image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Friends for blood? || Priv. Faye

Mensaje por Mary Holden el Mar Abr 17, 2018 5:57 am

Los días de la azabache solían ser tranquilos todo el tiempo. Lo agitado del día o los días solía ser el estar arreglando la sala del club, los entrenamientos que cada vez se volvían mas intensivos para su persona, algún que otro problema que tuviera que arreglar respecto a los integrantes de Stride o respecto al papeleo que de repente tenia que llenar porque a la presidenta le daba pereza pedir los permisos correspondientes de cada salida que se le ocurría formar, pero en muchos casos por no decir todos, terminaba no haciendo. Así solía ser casi todo el tiempo desde que… un día sin más, cuando fue a comprar materiales para el club la atacaron de la nada, los daños con los cuales termino no fueron severos, sin embargo, eso no dejaba el hecho de que la habían atacado, es decir, no creía que la bomba que le había caído al lado de su persona hubiera sido casualmente botada a su lado porque a alguien se le cayó, ¿Quién llevaría algo así en los bolsillos? Al menos Mary suponía que nadie, y no estaba pensando de manera incorrecta o paranoica al ver que era como ella lo creía, la querían matar o eso pensaba la mayor parte del tiempo que salía.

Tiempo después volvieron a ocurrirle cosas extrañas, ella tenía una costumbre bastante insegura a decir verdad, sobre quedarse a las mil y tantas ocasiones fuera del instituto en las noches, entrenando o simplemente patinando porque era pasión, sin embargo, desde aquella vez que sintió que la seguían sin importar a donde iba, desde que escucho esas palabras que la atemorizaron sobre que ella debería estar muerta, desde que intentaron atacarla con distintas armas en distintos lugares por los cuales solía pasar (que por cierto nunca eran muy seguros, pero acortaban caminos) no sabía si pensar que lo que estaba viviendo era real o había imaginado todo aquello por el miedo, pero desde entonces, nunca más volvió hacerlo. El miedo que sintió aquella noche lo sintió tan real que prefería fingir que estaba loca en su mente cada vez que lo recordaba, no obstante, sin importar que hubiese ocurrido antes y cuánto podría haberlo negado por un montón de razones, sabía que ahora, ahora podía confirmarlo, la querían muerta.

La chica de cabellos negros se encontraba en este instante sobre una camilla de hospital que parecía estar moviéndose a sus ojos, veía gente rodeándola que hablaba, pero no alcanzaba a entender o si quiera escuchar lo que decían, todo era tan confuso “¿Qué ocurrió?” Comenzó a preguntarse, intentando enfocar la mirada, pues veía muy borroso sin importar cuanto se esforzará. El cuerpo le dolía en cierto lugar, sentía un ardor inexplicable y aunque intentaba asimilar ideas sobre todo lo ocurrió, nada venía a su mente.

Horas antes.

Como en otras ocasiones, tuvo la necesidad de salir del resguardo del instituto para ir entrenar, comprar un par de cosas para si misma y ¿Por qué no? Ver un par de tiendas que le picaban la curiosidad hace un buen tiempo, eran nuevas, sin embargo, en el camino hacia estas escucho un disparo cerca de donde estaba ella. No quería saber nada al respecto porque tenia miedo que fuese alguien que quería hacerle daño. Negaba con la cabeza, en su mente que eso fuera real, porque era muy fantasioso, mas fantasioso que las criaturas que se escondían en el instituto bajo una apariencia humana que a veces no era del todo creíble. Intento disimular que no había escuchado nada mientras repasaba sus opciones de que hacer luego de terminar su entrenamiento y fue cuando lo sintió, “un empujón muy fuerte, un ardor inexplicable seguido de un dolor muy agudo” en el hombro seguida de una voz desconocida que le decía a otro que era un idiota por haber fallado de esa forma. Mary ni siquiera pensó en como reaccionar, solo escucho donde provenía la voz, cuanto le dolía el hombro de la nada y aprovecho el hecho de que había salido con sus patines para huir del lugar mientras se hacia presión en el lugar dañado. No se había percatado o quizás sí, porque no dejaba de apretarse con fuerza la zona a la vez que se mordía la lengua, aguantándose el dolor que sentía, aunque claro, moverse de manera no era una buena idea cuando te habían disparado, menos si cada movimiento que hacías no te estaba ayudando a detener la hemorragia que tenías, hasta que finalmente paso lo que tenía que pasar, perdió la consciencia.

Actualidad.

La voz de una paramédica era la que resonaba mas en el lugar sin importar que Mary no le entendiera, ahí estaba dando indicaciones a otras personas mientras se movían con la camilla. Nuevamente a la azabache sentía que estaba viviendo una escena de película al haber recordado parte de lo que pasaba-¿Dónde….? ¿Dónde estoy..?-Murmuro en voz baja. No esperaba una respuesta a decir verdad o al menos no una que entendiera al estar, casi en otro lugar en su mente. Lo único que pudo entender o quizás imagino fue que le dijeron “En el hospital” Sus ojos se quedaron viendo a las luces veía pasar en lo que parecía escuchar que le preguntaban su nombre-Ma-Mary…-Por suerte no llevaba el uniforme del instituto, si no sabrían que estudiaba ahí, y eso no seria nada bueno porque llamarían a sus padres, cosa que obviamente no quería aun si no se encontraba del todo bien.

“Mary, ¿Sabes tú tipo de sangre?”

La mente de la chica divagaba en tantas cosas que no quería que pasaran, no quería que sus padres enteraran, no quería morir, ¿Y si su herida era muy grave como explicaría en el instituto lo que había ocurrido? ¿Cómo haría que el hospital no informara nada? Era una norma de procedimiento. Quería huir, eso sin duda, pero en ese instante no podía. La chica no pudo formular mas palabras, aunque quiso, sentía que todo perdía el color, incluso las luces que de por si estaban en un techo blanco, ya no se veían tan amarillas y la paramédica o la enfermera, no sabia quien era, tampoco ya no tenia sus colores en su delantal y solo formulo una O con los labios. Escucho otra pregunta, seguramente le preguntaron cual, de los dos tipos, no obstante, no recordaba si llego a contestar o no, porque volvió a perder la consciencia mientras escuchaba una pelea de fondo que parecía entre los que la estaban atendiendo. Lo único que recordaba haber escuchado es que las reservas se habían agotado o no quedaban suficientes al mismo tiempo que había otra voz que hace tiempo no escuchaba, pero prefirió ignorar.

“¿Por qué siempre estas causando problemas Mary?”



Pienso-Hablo-Narro
[Mary & Chrome] ahora es [Mary Holden]

Fc ♡:



RoUs y JiRy Forevah ♡:

Cosas Zhukhulentozas:



¡Únanse y conozcan a la mejor mascota de todas!


avatar
Salón : 3 B Edad : 19 Dromes : 80306
Reputación : 10
Mensajes : 287
Ver perfil de usuario
Mary Holden
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Friends for blood? || Priv. Faye

Mensaje por Faye el Miér Abr 18, 2018 5:58 pm

Soundtrack:
¿Por qué no desapareces?
¡Quién querría a un fenómeno como tu!
Estarías mejor muerto
- ¡Basta! ¡Por favor basta! - Gritaba una versión pequeña de él, estaba rodeado de oscuridad, todo era de un negro angustia, respirar era una tarea casi imposible, el azabache se encontraba de rodillas, agarrando su cuello a causa de las dificultades para respirar, sudor caía por su frente y por su rostro recorrían frías y cristalinas lágrimas, tenía sus vendas cubriendo todo su cuerpo, pero la piel le ardía como si estuviese dentro de un horno, no quería estar ahí, deseaba estar en cualquier lugar menos ahí.

Entones todo se aclaró, ahora sí se encontraba en un lugar, todavía recordaba ese salón, ese horrible establecimiento, era imposible que olvidara aquellos sucios pupitres e incómodas sillas... Y mucho menos a los huéspedes que las ocupaban, sentía sus filosas y siniestras miradas, era deslumbrado por aquellos ojos semejantes a los de un reptil, acechando a su presa y burlándose porque esta no tendría escapatoria, escuchaba sus risas, como hablaban entre ellos a lo bajo, y pese a no escuchar, sabía perfectamente lo que decían, sentía esas burlas, insultos, como puñales clavados en su espalda, como lanzas perforando sus pulmones o balas atravesando su cabeza, los odiaba y ellos a él, pero la agonía aun debía llegar.

Era la figura de aquella niña, no recordaba como era, pero si su silueta y aquella retorcida y ruin sonrisa, con esos expresivos y malvados ojos, sujetándolo del mentón, para obligarlo a verla a la cara, aproximándose lentamente con tal de quedar a escasos centímetros de distancia, culminando con ambas manos alrededor del cuello del indefenso chico vendado, era un estrangulamiento, pero irónicamente, en este caso, era una salvación.

Anormal.


Eres un inútil.


Jamás serás alguien en la vida.


Todos te odian.


¿En verdad crees que alguien se enamoraría de ti?

Soundtrack:

Y con un fuerte y desalentador grito, despertó, su cuerpo estaba por completo rodeado de llamas, su cama y sábanas seguramente debería ser cambiadas a causa de que tanto el colchón, como la ropa de cama, estaban totalmente arruinadas, con un enorme agujero producto de las quemaduras, si no es porque despertó lo suficiente pronto, incluso la casa habías ido incendiada. Mochi se encontraba en un rincón, asustada, temblaba por lo que acababa de ocurrir, aunque no era ni la primera, ni la última vez que ocurriría.

Todo su cuerpo estaba bañado en sudor, su respiración era agitada. se sentó en el borde de la cama para apoyar su frente en las palmas de sus manos, estas temblaban incesantemente - Mierda... - Pronunció a lo bajo a causa de la frustración. Llamó a Mochi para que se sentara en su pierna y darle algo de cariño, aunque temblaba, quería tranquilizarla y al poco rato, ya estaba durmiendo nuevamente. Con cuidado, el azabache la dejó en el suelo, tomó vendas, algo de ropa y se fue al baño.

[5:30 A.M. Fuera del mundo de las Pesadillas]

Era muy temprano, aun así no se quedaría por casa esa mañana. Se dio un baño, se vendó y puso algo de ropa cómoda, no tenía hambre, por lo que desayunar era innecesario. Con nervios, Faye bajó las escaleras, los temblores no paraban, una vez estuvo abajo, dejó una notando avisando que saldría a caminar y dejó la casa.

Caminaba sin rumbo, realmente no importaba a donde iba, sólo quería olvidar aquella pesadilla recurrente. Caminó por bastante tiempo, dando vueltas sin sentido, por calles vacías y desoladas, con su capucha en la cabeza y las manos en los bolsillos, no era de extrañas que algunas personas no acostumbradas a verlo, temiesen al verle pasar por fuera de sus casas, aunque eso no importaba, no le importaba al sujeto portador de ojos dorados, sólo quería desaparecer por un rato.

Y eso lo llevó a caminar por horas, cuando se quiso dar cuenta ya no se encontraba en su cuadra, mucho menos en la zona residencial, no, ahora estaba en la ciudad, los comercios poco a poco abrían sus puertas, los delincuentes regresaban a sus casas luego de una noche llena de robos o asesinatos y la gente partía a cumplir sus rutinas - Que fastidio - Comentó para si mismo observando como también las parejas hacían su rutina, ya fuese para acompañarse al trabajo, para hacer ejercicio o sólo una cita programada desde temprano, sin duda no sería un buen día para el desdichado cabellos de carbón.

Compró un jugo de manzana, sería su desayuno, al encontrarse más tranquilo, el hambre había llegado a su cerebro. Ahora caminaba mucho más tranquilo, bebiendo aquel dulce juego, su expresión seguía siendo de fastidio, pero eso era usual en Faye cuando no estaba con su mejor amigo cerca, cualquier mirada hacia su persona era respondida con una peor.

Soundtrack:

Fue al cabo de un rato cuando se topó con algo... Interesante. Justo por fuera del hospital, se topó con una enfermera que paraba a cada transeúnte, una bocina sonaba urgente "Necesitamos donantes O-", no tomó mucho tiempo en que la misma chica se pusiera frente al azabache para pedírselo, aunque al verle la cara, se detuvo en seco. Faye suspiró pesadamente y mirando a un lado, habló en voz alta - Soy O- y puedo donar... Vamos antes que me arrepienta - Comentó entrando al hospital sin invitación alguna, una vez en el mostrador, la recepcionista sin estar muy convencida, decidió comenzar con una entrevista rápida, la cual fue interrumpida por nuestra amada momia - No fumo, no bebo alcohol, no tengo enfermedades, ayer comí una dieta balanceada y no sufro de anemia ¿Suficiente? Porque si es urgente, no le veo el caso a perder el tiempo con más estúpidas preguntas - Habló en seco, sin rodeos, la mujer que guardaba silencio, mostró una expresión molesta, estaba por responder, cuando un doctor apareció en escena, era alto, con una expresión amable y gafas, cabello castaño y piel levemente bronceada - Oh, no se preocupen... Sólo fue una falsa alarma, en realidad si había sangre en la bodega - Sus palabras calmaron a las enfermeras y a la recepcionista, quién observaba victoriosa al azabache por no tener que seguir tratando con él - ¡¿Cómo que no hace falta?! ¡Doctor! ¡Me fui a fijar y esa sangre caducó! ¡No puede darle sangre caducada a una paciente! - Gritó una mujer algo más baja, de cabello corto y negro, enseguida ambos comenzaron una discusión, el doctor defendiendo la utilidad de la sangre guardada y la doctora, sobre lo peligrosa que podía ser, las enfermeras y la recepcionista no sabían donde ponerse, hasta que nuestro paciente amigo, dio una patada al mostrador.

[13:00 horas. Hospital]

- ¡Silencio! ¡Voy a donar mi sangre y punto! ¡Así que pueden cerrar su puta boca y llevarme a quién la necesita! ¿Es por allá? ¿Si? Bueno, a la mierda, voy solo - Habló fuerte, amargado y con una voz tran profunda, que nadie siguió la discusión - Luego seguiremos esta discusión - fue lo último que dijo antes de seguir a Faye por la espalda. Fue una última cosa lo que llamó la atención del azabache, un par de muchachos entrando al hospital, normales a simple vista, pero por sus expresiones, algo tramaban, principalmente el intercambio de miradas con el doctor apenas entraron. Se acercaron al mostrados y uno de ellos habló - Venimos a ver a una amiga... Nos enteramos que sufrió un accidente - Dijo calmado y confiado ¿Calmado y confiado? ¿Alguien que viene a ver a un amigo que sufrió un accidente? Faye no será bueno reconociendo intensiones cuando se trataba de mujeres a las cuales se ha enamorado, pero hay que ser idiota para no darse cuenta de que algo malo pasaba.

La recepcionista les explicó que ahora mismo estaba en urgencia y los chicos simplemente se sentaron a esperar, Faye no les despegó la vista hasta entrar a la habitación de urgencias, donde comenzó todo el proceso de donación, como era urgente, se pasaron muchos pasos, confiando en las palabras del joven.

Soundtrack:

Y ahí estaba, a un lado de una... ¿¡Chica!? Claro, había ignorado por completo de que se trataba, ahora mismo sus ojos se posaron en la accidentada, dormía con un pacifismo tal, que seguramente de estar en medio de una guerra, todos arrojarían sus armas al suelo y levantarían bandera blanca. Esos finos y delicados rasgos faciales, parecía como de ser tocados, se fragmentarían en millones de pequeños trozos, esparciéndose por toda la habitación. Incluso podía sentir su débil respiración a causa del accidente, débil, frágil, pero viva. Estaba tan embobado viendo a la joven, que ni se percató cuando la doctora dejó la habitación, ahora estaban a solas, algo que sin duda debería ponerlo nervioso, pero, debido al trance, no podía importarle menos, sólo quería apreciar unos segundos más su rostro, quería protegerla... Sí, protegerla, fue en ese momento donde recordó todo lo ocurrido ¿Un accidente dicen? Un ataque con arma de fuego no era un accidente ¿Quién podía ser lo suficiente ruin para disparar a alguien tan... ? Aaah... Su cabeza pasó de estar completamente en paz, a un enojo comparado con la erupción de un volcán, simplemente no podía perdonar a quién la haya atacado y poco a poco, aquella expresión de embalsamado, pasó a una completamente amargada, su boca enseñando aquellos afilados dientes, su ceño fruncido, los músculos totalmente tensos y sus ojos reflejaban ira, violencia... Pero al mismo calidez y protección.
avatar
Salón : 1 B Dromes : 11218
Reputación : 28
Mensajes : 64
Ver perfil de usuario
Faye
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Friends for blood? || Priv. Faye

Mensaje por Mary Holden el Dom Abr 22, 2018 2:12 am

De repente la chica se vio así misma, estaba enfrente… y por un momento pensó que estaba frente a un espejo, aunque creía que había algo mal en este porque... sus ojos estaban rojos, sin embargo, cada movimiento que hacia con sus manos se reflejaba en este “¿Soy yo?” Se pregunto, mientras veía a su supuesta yo reflejada en el espejo asintiendo con la cabeza “¿Ya me olvidaste?” Un tono burlón se hizo presente en la voz que le contesto, haciendo que Mary diera un paso hacia atrás que no repitió su clon, así como tampoco su expresión de miedo. Su otra yo parecía acercarse lentamente hacia ella a la vez que esta daba hacia atrás con cada paso que la otra avanzaba, intentando moverse más rápido porque la contraria para alejarse, pero sin poder lograrlo hasta que sintió que no podía dar ningún paso más, había chocado contra una pared tal vez, sus pies no podían moverse y ella se acercaba “Éramos buenas amigas” La azabache negó con la cabeza, miraba hacia otro lado por unos segundos antes de cerrar los y …despertar.

Aun cuando su respiración se oía débil, al abrir los ojos esta se agito de golpe a la vez que intento sentarse, no obstante, el dolor que sentía le golpeó fuertemente provocando que apenas la chica pudiera moverse. No se había percatado con quien estaba, donde o que, hacia ahí, ni siquiera lo había pensado, solo había despertado asustada porque había soñado con “Jane”. Cerro los ojos una vez más, intentando tranquilizarse a sí misma como al dolor, para al cabo de un minuto abrirlos nuevamente, mirándole lentamente y con detenimiento el lugar. Primero miro el techo que era blanco, al frente que no podía visualizar bien los objetos lejanos, recién notaba que aun no estaba enfocando demasiado bien. Miro su mano, analizando lentamente que tenia algo en esta “¿Qué es eso?” Veía que estaba conectado a una especie de tubo que tenia algo rojo, el cual empezó a seguir de a poco el recorrido hasta llegar hasta una mano ajena “..¿Hay una persona aquí?” Aun le costaba procesar lo que sucedía, parecía una computadora recién iniciando todos los programas, pero una muy lenta que parecía costarle iniciar todo “Estamos conectados por un ¿Tubo? ..creo que es un cable rojo..” Siguió intentando razonar “¿Por qué..?” Se pregunto ahora, levantando la vista lentamente y viendo el rostro del chico que tenia enfrente de una manera confusa “Es…una persona normal” Se dijo de la nada, para después con su mano desocupada, aquella que no tenia ninguna aguja metida en esta frotarse los ojitos y mirar bien “Es…¿Un chico?” Se quedo viendo cada faceta del contrario, su ropa, las vendas, su rostro poco visible, el cabello que se asomaba, incluso el gesto que estaba haciendo, y en cada cosa que observaba, sentía una presión en el pecho “¿Eh?” La voz podría decirse que casi no salía de la azabache “¿Quién es? ¿Qué hace aquí?” Miro nuevamente por lo que estaban conectados, esta vez, viendo con mucho mas detenimiento aquello que los conectaba “¿Qué es eso?” Se empezó a preguntar ahora, sintiéndose aun mas nerviosa. Volvió a mirar el lugar rápidamente, sintiéndose cada vez mas desorientada, intentando moverse de nuevo. Quería sentarse, quería moverse, sin embargo, a penas lo intento, el dolor agudo de nuevos se apoderaba de su hombro-A-ay..-Dejo escapar un pequeño quejido, decidiendo quedarse quieta en la cama de una vez.

De repente tenia ganas de llamar a su madre, a su padre, sentía miedo porque no recordaba casi nada, ni reconocía bien el lugar, y no era solo miedo, si no que también eran nervios muy grandes, tenia a alguien que no conocía en frente, estando conectada a ella sin saber por qué. No quería mirar al desconocido, no quería hablarle, prefería evitarle la mirada, ¿Qué hacia ahí? No dejaba de preguntarse hasta que, al fin los recuerdos le vinieron a la cabeza. Las ganas de llamas a sus padres desvanecieron rápidamente, el susto podría decirse que casi se desvaneció, sin embargo, ahora se sentía insegura e incluso algo solitaria pues, sentía que no podía confiar en nadie que le rodeaba, y tampoco tenia a alguien con esas características.

Volvió a mirar al chico con cierto miedo combinado con sus nervios que podía reflejarse en su leve temblor del cuerpo-Di-Disculpa.. ¿E-En do-donde estamos..?-Se atrevió a preguntar con cierta inseguridad notable-¿Qu-Que son estos cables?-Agrego otra pregunta al poco tiempo, sin saber que más decir o hacer exactamente, porque al intentar ocultar su rostro en la bufanda que solía traer siempre noto que, ya no la tenía, empezó a rebuscar con la mirada y termino encontrándola ahí, encima de un mueble. Miro de reojo su ropa, y se dio cuenta que ya no estaba, sino que, con otra distinta, la que normalmente utilizabas en un hospital. También estaba cubierta por las sabanas de la camilla que intento subir un poco para cubrirse, necesitaba cubrirse el rostro para hablar tranquilamente, al menos algo, pero no, no lo lograba, ni mantener la mirada para esperar la respuesta del contrario ni poder formular una palabra aparte de-Mi..mi..bu-bufanda-En voz muy baja cuando volvió a mirarla de reojo.



Pienso-Hablo-Narro
[Mary & Chrome] ahora es [Mary Holden]

Fc ♡:



RoUs y JiRy Forevah ♡:

Cosas Zhukhulentozas:



¡Únanse y conozcan a la mejor mascota de todas!


avatar
Salón : 3 B Edad : 19 Dromes : 80306
Reputación : 10
Mensajes : 287
Ver perfil de usuario
Mary Holden
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Friends for blood? || Priv. Faye

Mensaje por Faye el Lun Abr 23, 2018 7:31 pm

Música:

Estaba totalmente inmerso en sus pensamientos, en lo que le había llevado a estar en aquella situación, en las recientes emociones que le había provocado todo lo ocurrido, desde la amargura por un sistema tan lento cuando una persona estaba en riesgo, hasta la emoción que hacía saltar su corazón al ver a aquella chica dormir, sin olvidar el enojo por pensar en los posibles agresores, de los cuales claro, tenia una diminuta pista. Muchos podrían pensar que su reacción de enojo y deseo de protección, es simplemente producto de su intento por gustarle a alguien, pensando en la absurda posibilidad de que al protegerla, esta se enamoraría de él, pero no era el caso, el azabache no es esa clase de persona que utiliza tácticas tan baratas como esperar a que alguien esté en peligro para agradarle, no, él podía sentirse reflejado en aquella muchacha con cara de ángel, recordaba como era acosado en su infancia, cuando era visto como una abominación débil y pisoteable, en su memoria repasaba aquellos días donde su vida era un infierno y nadie era capaz de defenderlo aunque sea un poco, por eso estaba enojado, ver como alguien se había aprovechado para hacer daño a una chica que seguramente no había hecho nada para merecerlo ¡Y por la espalda! La sangre de Faye hervía de la ira, pero otro sentimiento predominaba esta vez "¡La próxima vez los detendré, lo juro!" pensaba observando a la inconsciente chica.

El tiempo transcurría mientras el azabache no quitaba los ojos de Blanca Nieves ¿Cual sería su nombre? ¿Sería menor o mayor que él? No aparentaba mucha edad, aunque con lo extrañas que resultaban ser las personas de esta para nada normal ciudad, no sería sorpresa si sobrepasa el centenar de años. ¿Tendrían algún gusto en común? ¿Podría hablarle sin que se asuste? O más bien ¿Podría si quiera hablarle? Recién caía en la cuenta en que haría si ella despertaba y estaba él a su lado, en la habitación no había nadie más y si bien habían otras camas, nadie las estaba ocupando, estaban solos ¿Se tomarían bien encontrar a un total desconocido conectado a ella y que el mismo la esté mirando? ¿Qué debería decirle? Muchas preguntas rondaban la cabeza del vendado sujeto, ahora todo parecía resultar mal, no encontraba la forma de que algo pudiese salir bien entre ambos, si no podía agradarle a la gente cuando estaban despiertas ¿Por qué le agradaría a alguien a quién ve dormir? ¡Eso es acoso, Faye! - Maldita sea... - Comentó muy a lo bajo mirando al suelo, quizás lo mejor sería que volviese la enfermera, lo desconectase y simplemente se fuese para su casa, para no volver a verla, era lo mejor ¿No? Tanto para él como para ella.

Fue cuando un pequeño quejido llamó su atención, estaba tan dentro de sus melancólicos pensamientos, que no se había percatado que la contraria había salido de su sueño eterno ¡Quizás debió aprovechar la oportunidad de besarla antes! Quizás así despertaba y se convertiría en su príncipe azul... Vaya idiotez. La joven temblaba ¡Por supuesto! ¿Qué más iba a hacer? Estaba al lado de un extraño, pero peor aun, era un extraño con una expresión lo suficiente amenazadora como para sentir una guadaña rebanar tú espalda. Guardó silenció, observándola con timidez e incomodidad, no sabía que decirle, no sabía como responder su pregunta, hasta que finalmente escuchó su última pregunta, de inmediato una ráfaga de oxígeno llenó sus pulmones, como si hubiese tomado el elixir de la vida y sus energías hubiesen regresado ¿Por qué? ¿Porqué debía tener miedo? ¡Ella es la que debería estar asustada! ¡Maldición, Faye! ¡Sufrió un accidente y tú teniendo miedo de hablar a una chica! ¡Le dispararon y tú todavía piensas en como puedes hablarle!

Ambos ojos dorados se dirigieron esta vez al fondo de la habitación, estaba bastante lejos para alcanzarlo con su mano, por lo que tendría que desconectarse, pero eso era obviamente una mala solución. No se dio cuenta en que momento los cables de su cabeza se desconectaron, pero hizo algo que sin duda no debía - Oh... Sí, ahora te la alcanzo - Comento intentando sonar lo más seguro y confiable posible, levantándose de la silla en la que se encontraba sentado mientras donaba, observó el objeto y rápidamente, estiró con fuerza su brazo que no estaba conectado, soltando de inmediato las vendas de su brazo zurdo. Estas con velocidad volaron en dirección a la bufanda y como si estuviesen vivas, se enroscaron atrapándola. El brazo izquierdo del azabache quedó completamente desnudo, dejando así ver todas las cicatrices a causa de quemaduras, aunque sería más específico decir que todo su brazo era una gran cicatriz tostada. De inmediato retiró su brazo con fuerzas para que las vendas regresasen, teniendo por fin aquella prenda de ropa en sus manos - Ten... - Comentó en voz baja entregando el objeto, cayendo en cuenta de lo que acababa de hacer. Desvió el rostro a un punto donde la chica no pudiese verlo - Por favor... No veas - Dijo nervioso, intentando vendarse nuevamente el brazo desnudo, para finalmente tomar sentarse, sin mirar a la chica.

Pasó unos segundos así, hasta que juntó el valor para hablar, debía ignorar lo que había pasado recién, ahora no era importante - Estás en el hospital y te estoy donando sangre, alguien te atacó - Quería decir "Tuviste un accidente", pero seguía sin creer que lo haya sido, quería ser realista.

Y antes de que pudiese seguir hablando, una enfermera entró, no era la doctora, si no una mujer más joven, se veía la poca experiencia en sus ojos - Ya está listo - Dijo con miedo al ver al azabache, mientras quitaba las agujas y el tubo, para luego dirigir su mirada a la chica - Oh, despertó... Ahora mismo iré a buscar al doctor, aunque ya se ve mucho mejor - Comentó intentando fingir felicidad y amabilidad, aunque por el temblar de su cuerpo, quería dejar la habitación cuanto antes - Unos amigos vienen a verla igual, el doctor les dio permiso para pasar, es bueno que haya despertado para verlo... Y-Y-Y usted si quiere... Puede marcharse - Lo último fue dirigido a la momia, aunque sin mirarlo. Y así como entró, salió, casi corriendo, para buscar al susodicho doctor.

- Bueno... Nos vemos - Fue lo último que dijo el azabache mientras se dirigía a la puerta, topándose con el par que había visto en un inicio, estaban charlando y riendo como típicos jóvenes, hasta que cruzaron miradas, la altanería de sus sonrisas no fue borrada, como si su objetivo aquí fuese mayor al miedo que pudiese generar Faye - ¡Muchas gracias hermano por salvar a nuestra amiga! ¡Ahora nosotros nos hacemos cargo! - Dijo uno de ellos estirando su mano en dirección al vendado, pero esta fue rápidamente repelida de un golpe - No soy tú amigo - Salió por los labios de Faye, su mirada estaba llena de ira y violencia, pero dejó el lugar de todas formas, cerrando la puerta a su espalda - Pff... Y a este que le pasa - Mencionó el otro, antes de fijar sus miradas en la chica.

- Mejor no grites -
Se apresuró el que habló en un inicio, sacando un revolver de su bolsillo y apuntando a la chica - Sabes a que venimos ¿No? Tuviste mucha suerte de que mi compañero fuese un estúpido... Pero de dos balas no te salvas - Comentó con una retorcida sonrisa en sus labios, acompañado de unos ojos completamente abiertos a causa de una segura demencia, el otro, reía como si de un patán se tratase. Los ojos de ambos estaban por completo clavados en la señorita - ¿Y bien? ¿Por lo menos suplicarás para divertirnos un poco? No tenemos inconvenientes en conversar un rato... Sólo no hagas más difícil nuestro trabajo -
avatar
Salón : 1 B Dromes : 11218
Reputación : 28
Mensajes : 64
Ver perfil de usuario
Faye
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Friends for blood? || Priv. Faye

Mensaje por Mary Holden el Mar Mayo 01, 2018 7:23 pm

El eterno silencio no le estaba ayudando a quedarse tranquila, de hecho, la estaba poniendo más nerviosa, estaba temblando más inconscientemente y cuando lo escucho hablar no pudo evitar dar un pequeño salto “¿Eh?” La voz nuevamente no le volvía salir para decirle que no le estaba pidiendo que se la trajera porque pues no quería que por el intento de alcanzar algo que la verdad no quedaba al alcance de ninguno de los dos le terminara doliendo la mano, el brazo o lo que fuera por la desconexión bruta que causaría el contrario por tal acción, aunque a decir verdad, en el fondo le agradaba la idea, ya que ella sin su bufanda se sentía desprotegida ante cualquier persona en el mundo y perdía toda la confianza que le había costado ganar, como si aquella bufanda fuera su escudo protector ante las constantes criticas que solía escuchar de su persona y valiera la pena cualquier dolor que pudiera causarle solo para recuperarla.

La azabache se quedo viendo atentamente las acciones del contrario, llegando hasta sentir un escalofrió por ver la venda de mismo agarrar su bufanda como si estuviera viva “¿Acaso en esta ciudad no hay seres humanos..?” Empezó a preguntarse, sintiendo mas miedo que antes solo por saber que el chico que tenia enfrente al parecer realmente era una especie de momia con poderes mágicos. Curiosamente no fueron las vendas visibles en todo su cuerpo la que la asustaron, si no la forma en que la estaba mirando a penas se percato de su presencia y el hecho de que fuera un chico, después de todo Mary no era alguien que criticara a la gente por su forma de vestir genero ni por nada hasta que la conocía o al menos tenia una imagen de estos, aunque más que criticar podría decirse que los evaluaba para saber si aquellos eran buenas o malas personas según sus acciones, sin embargo, eso no dejaba de lado que aunque supiera que si alguien era buena o mala, si era una persona, si era un chico sobre todo, no pudiera parar de sentir miedo, nervios o temblar.

Una vez la chica tomo su bufanda asintió con la cabeza para poder decirle gracias al chico, ya que cuando intento agradecerle de forma verbal, su voz no apareció ni por si acaso, muchos menos cuando vio las heridas del contrario que no sabía si debía preocuparle o no, es decir, no lo conocía, pero lo que acababa de ver le decía que aquello era doloroso y lo peor es que no sabia si era algo reciente o no. A penas escucho las palabras del chico, desvió la mirada diciendo un casi inaudible-Lo siento..-Porque no quería incomodarlo, después de todo la había ayudado a conseguir su bufanda la cual no dudo ponerse al poco tiempo por mas que le doliera el hombro, ella la necesitaba alrededor de su cuello y tapando gran parte de su rostro. Dio un pequeño suspiro de alivio al sentirla en su lugar al mismo que un ligero quejido de dolor “Este lugar parece un..” No alcanzo a terminar lo que estaba diciéndose en su mente cuando escucho al desconocido hablar, el cual al poco tiempo le confirmo lo que estaba apunto de decir “...un hospital” Repitió mentalmente antes de mirar al contrario y negar con la cabeza reiteradas veces con cierto nerviosismo-N-no, a mi no me atacaron-Se apresuro a decir levantando la voz al no querer que nadie se enteraba de eso-A mi no me.. eso no fue lo que ocurrió-Hablo un poco mas bajo y mas “tranquila” aunque la verdad estaba apenada porque poco más le había gritado al contrario-...l-lo siento...-Agrego al poco tiempo, mirándose así misma mientras intentaba ocultar su rostro en su bufanda. Las mejillas como de costumbre ante una mala acción se había sonrojado “No se le grita a las personas Mary, mala, eso no se hace” Se dijo así misma en modo de castigo porque sabia que siempre había formas de comportarse y la que acababa de tener no era la correcta, mucho menos con alguien que le estaba ayudando, y la había vuelto ayudar anteriormente con la bufanda-...y gracias po-por ofrecerte..-Musito en voz baja al tener vergüenza de decir esas palabras al mismo tiempo que le miraba. Mary sentía como tenia las mejillas mas abrigadas por el hecho de que se le estaban poniendo mas rojitas.

Al ver que entro la enfermera Mary rápidamente desvió la mirada hacia cualquier parte del lugar y posando una de sus manos cerca de la bufanda, sabia que si estaba en un hospital este debía ser publico y que el estar con la bufanda puesta no se lo permitirían, aunque bueno en una clínica tampoco, sin embargo, al estar pagando tendrían que dejarla porque era la cliente y un montón de estupideces que sabía que no eran buenas para el cliente, pero que si este quería podían hacerse de todas maneras o al menos algunas cosas.

La ángel que no sabia que era un ángel se quedo en silencio dejando que la desconocida hiciera su trabajo, no obstante, al minuto que dijo “unos amigos vienen a verla” se le tenso todo el cuerpo “¿Amigos...?” Se repitió mentalmente, sintiendo como su mismo corazoncito se le aceraba del miedo, de los nervios “Yo no tengo... yo..”  El miedo rápidamente se apodero de su cuerpo porque sabia que si alguien vendría a verla no serian amigos “No creo que sea Mamiko ni los chicos del club... a ella no le importa como me encuentre y los chicos... apenas...” El tan solo pensarlo hacia que su cuerpo se estremeciera más, sin embargo, ¿Qué podía hacer? ¿Decirle a la enfermera que no quería visitas? Si la voz no quería salirle, incluso abrió un poco la boca para intentar formular una palabra sin tener éxito alguno “Alguien dígale que yo no quiero...” Termino diciéndose mentalmente, viendo como la enfermera se iba y luego al chico al cual en vez de pedirle alguna clase de ayuda solo pudo asentirle con la cabeza para poder despedirse, sintiendo un nudo muy grande en la garganta. A penas la puerta se cerró o al menos vio que se juntó detrás del desconocido que ni siquiera había dicho su nombre antes de irse para intentar devolverle el favor algún día o al menos darle un gracias decente, la chica se levantó lo más rápido que pudo de la cama aunque le era sumamente doloroso ya que sabia que eran sus ganas de vivir contra un dolor que en algún instante tal vez, solo tal vez, pensaba que dejaría de afectarle como ahora “Vamos Mary..corre, corre” Se decía así misma en el instante que termino por pararse de la cama. Sus pasos eran sumamente lentos a pesar de todo el empeño que le estaba poniendo para moverse, sin embargo, cada minúsculo movimiento que hacía sentía que de alguna forma se reflejaba en su hombro adolorido impidiéndole moverse tanto como quería de manera inconsciente “¿No debieron haberme anestesiado...?” Se pregunto, intentando distraer su mente del dolor, ayudándose con el típico porta sueros que solía haber al lado de las camillas de hospitales para caminar.

La azabache no tenía una idea de que lo iba hacer, solo que quería escapar ahora ya, alejarse de ese sitio porque presentía que lo que iba a pasar no iba hacer nada bueno “Como no saben mis datos... como no han hablado conmigo antes les dieron permiso para entrar... ¿Por qué? Eso sigue siendo muy descuidado... ¡Sigue siendo peligroso!” El pánico la estaba dominando y para cuando se dio cuenta que estaban abriendo la puerta, fue demasiado tarde para esconderse, estaban ahí, apuntándole con la pistola apenas la vieron mientras ella intentaba mantenerse de pie a pesar de que no se sentía del todo bien aún. Trago algo de saliva en lo que apoyaba su otra mano el objeto, fingiendo que se estaba apoyando mejor en este y escondiendo el rostro en la bufanda-...y-yo..-Mary estaba intentando respirar con calma para tranquilizarse, sabia que lo que haría a continuación para intentar salvarse el pellejo era lo único que podría hacer, aparte de intentar ganar algo de tiempo.

La risa de los hombres hicieron que pegara un pequeño salto del susto haciendo que los mismos se empezaran a reír aun mas por su reacción-Vamos habla, di algo interesante antes de que mueras-Volvió hablar el hombre que tenía el arma, acercándose a la chica que mostraba como si no ya casi no pudiera mantenerse en pie-...y-yo n-no..-Volvió a intentar decir lo de antes al igual que a respirar profundamente antes de que tomara el porta sueros con fuerza, sintiendo como una energía extraña recorría sus manos y luego el objeto que tenia entre estas para después sin pensarlo mucho, golpear al tipo que tenía el arma al estar mas cerca. El simple golpe que le dio hizo que a la chica le dolieran sus manos, mas una que otro pues al instante que hizo el impacto sintió como aquella sensación extraña de tener una energía circulando cerca fuera aun mas intensa.

En el instante que el hombre se cayó, este soltó el arma la cual la chica se apresuro para patear y hacer que terminara lejos del compañero que tenia con tal de que no la tomara, sin embargo, este no fue directo hacia el objeto sino que a la chica a la cual termino agarrando del hombro que le dolía-¡Du-Duele!-Se quejo lo más alto posible que pudo antes de que le taparan la boca con una mano a la cual la azabache no dudo en morder mientras intentaba apartar al sujeto sin mucho éxito, pues el dolor, el ardor que sentía en sus manos impedía que hiciera mucha fuerza, eso y que el dolor del hombro se había vuelto tan insoportable que creía que no iba aguantar mucho tiempo de esa forma, que iba a caer inconsciente nuevamente y no quería “Jan-¡Tu puede Mary! Por mamá, por papá... ¡P-por ese campeonato al cual quieres asistir!” Se empezaba a decir, buscando una razón por la cual aún debía luchar, aun debía mantenerse despierta.



Pienso-Hablo-Narro
[Mary & Chrome] ahora es [Mary Holden]

Fc ♡:



RoUs y JiRy Forevah ♡:

Cosas Zhukhulentozas:



¡Únanse y conozcan a la mejor mascota de todas!


avatar
Salón : 3 B Edad : 19 Dromes : 80306
Reputación : 10
Mensajes : 287
Ver perfil de usuario
Mary Holden
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Friends for blood? || Priv. Faye

Mensaje por Faye el Miér Mayo 02, 2018 7:51 pm

Soundtrack:
¿Qué estaba haciendo? En ese preciso instante estaba detrás de la puerta, escuchaba a todos hablar adentro y no entendía porque su sangre hervía con tanta ira, sus puños se apretaban con fuerzas y sus dientes parecía que se romperían de un segundo a otro a causa de la presión, leves flamas brotaban de todo su cuerpo mientras su cabeza era un caos de preguntas "¿¡Para qué entrometerte!? ¡No la conoces!... ¿¡Pero como podría dejarla así!? Se nota que tiene miedo, le teme a todo pero principalmente, esta por morir ¿¡En serio piensas dejarla así!? Aunque en caso de ser alguien perseguida ¿Cambiará de algo que le ayude ahora? ¿Y si mañana muere? ¡Pero no puedo dejarla sola!" Se gritaba y contradecía a si mismo una y otra vez mientras se encontraba afuera. Recordaba los ojos con que le miraba la chica, era muy distinto al miedo que suelen enseñarle, no era un rechazo, si no que realmente tenía miedo de estar ahí ¿Porqué cosas debería haber pasado en su vida para llegar a ese punto?

Las flamas de Faye alcanzaron un punto donde eran insostenibles, el dolor que le causaban tanto física como emocionalmente había llegado a su punto cúlmine y estalló. De inmediato corrió por el pasillo "Espérame" pensó para si mismo mientras se alejaba de la puerta.


[Minutos más tarde]
Soundtrack:


- ¡Pff! ¡Realmente nos diste un susto! ¿Qué clase de monstruo eres, ah? - Hablaba aquel que la tenía acorralada, en su rostro no se veía miedo, incluso cuando su compañero había sido tumbado - ¡Y tú levántate! ¿O piensas dejarme todo el trabajo? - Hablaba como si el jefe de operación se tratase, aunque parecía serlo, un hombre alto, rubio, de musculatura no muy marcada, pero su agarre se podía notar la fuerza que poseía, quizás lo más llamativo, aquellos dos ojos inyectados en sangre - Pero déjame decirte algo... Estamos en Éadrom ¿Crees que seríamos humanos comunes tras el premio gordo? - Fue lo último que dijo antes de sonreír con malicia, dando paso a una frenética risa. Un poco más lejos, tumbado en el suelo, el joven más bajo, de cabello azul y ojos oscuros, volvía a estar de pie, con un hilo de sangre corriendo por su frente - Oh... Pensé que podría dormir un rato... Aunque sí que me dolió ¿Me quieres decir que clase de abominación eres? ¿Aunque sea morirás si te perforamos la cabeza con una bala cierto? Te recomendaré algo, mejor deja de resistirte, agradece que sólo venimos por ti ¿O quieres que tú mami y tú papi también mueran? ¿O aquellos chicos con los que juegas a correr? Nos tomas a la ligera si piensas que no podemos - Hablaba mientras caminaba por la estancia, para recoger el arma y volver a apuntar a la joven - Sólo se una buena chica y muere ¿Quieres? ¡Nadie extrañará a un estorbo! - Gritó finalmente, riendo con una locura completamente obvia - Entonces nadie los extrañará si los incinero ¿Cierto? - Se escuchó casi a la vez como el sonido de la puerta cerrarse.

Al criminal no le dio ni un segundo para darse vuelta, cuando vio una sombra pasar por su lado y seguido, a su compañero, quién retenía a la chica, se agarrado con toda brutalidad por las cuencas de los ojos y la frente, para seguido ser arrojado contra su persona, soltando nuevamente la pistola. Se estrellaron contra la pared y por unos segundos se mantuvieron tumbados. Ahí estaba de pie el azabache, con una mirada de lo más siniestra, dándole la espalda a la joven - Debo decir que me impresionar... Para parecer una cobarde, demostraste fuerza... Y eso lo respeto - Fue lo último que dijo antes de esbozar una sonrisa - ¿¡Y tú quién matryoshka haces aquí!? ¡Te metes en un gran problema si te entrometes en esta operación - Pronunció aquel de cabello azul, mientras de su cuerpo comenzaba a brotar hojas y el rubio mostraba sus verdaderos ojos... O mejor dicho colmillos. Rápidamente un pie les cayó encima a ambos - Ya se los dije... Vengo a incinerarlos vivos - Hablaba con cierta malicia en sus palabras, estaba convencido de hacerlo, aquella demente sonrisa lo demostraba en conjunto con las grandes flamas que salían de su cuerpo, comenzando a levemente quemar el pecho del que parecía ser un elemental de plantas.

[Minutos antes]

Soundtrack:

Mientras la joven era torturada física y psicológiamente por aquellos dos bravucones, en el exterior de la habitación, el azabache corría en dirección a las camillas, esperando el momento justo en el que se generace un punto ciego entre las cámaras de seguridad y la gente presente, para así provocar un desastre con las camillas que se encontraban justo en el pequeño vestíbulo, obstruyendo el paso así por un buen rato - Con esto nadie nos interrumpirá - Hablaba entre dientes, no se iría satisfecho sin hacer sufrir a aquella sabandija, pero en el momento en que se escuchase a alguien gritar, de inmediato irían a ver y seguramente lo tomarían como el principal criminal, no, debía hacerlos sufrir y demostrar su culpabilidad.

Hizo lo mismo, pero aun más rápido, con el otro lado, su corazón latía a mil por hora. Una vez listo, preparó algo en su teléfono y entró a la acción, no sin antes escuchar las horribles cosas que aquellos malandros decían.

[Ahora]

Soundtrack:

El fuego no hacía más que crecer por el cuerpo del portador de perlas doradas y por ende, los cuerpos de los agresores también, quienes no paraban de gritar de dolor - ¡Detente! ¿¡Quieres matarnos!? - gritaba uno de ellos intentando soltarse de aquella fuerte presión, pero a causa del dolor de las quemaduras, era imposible. Faye también sentía dolor, como su piel era nuevamente quemada, pero no le importaba, el gozo de verlos pagar por lo que estaban haciendo, era suficiente para amenarlo.

Fue sólo unos cuantos segundos de tortura antes de que un nuevo invitado entrase - Bien... Detente, realmente no pensé que te meterías en mi camino hasta este punto... Debí seguir mi instinto desde el momento en que te vi en la entrada - Se trataba del doctor que previamente había intentado echarlo, en su mano portaba una pistola, aunque por su apariencia, se notaba que esta tenía un silenciador, a diferencia de la que ahora se encontraba en el suelo - Linda Mary ¿Realmente quieres esto? - Preguntaba aquel hombre mirando a la chica con una sonrisa en el rostro - ¿No escuchaste lo que mis lacayos dijeron? ¿Realmente quieres que más gente sufra por tú muerte? ¡Deberías desaparecer! - Gritaba abriendo sus ojos al punto de casi saltar de sus cuencas, con aquella característica sonrisa en su rostro, hasta que sintió al problemático vendado avanzar - Quieto - Pronuncio alto y claro, pero el contrario no se detuvo, se plantó frente a él y tomó el arma, llevando la boca de la misma a su propio pecho - Vamos, dispara... Pero te juro que no soltaré el arma y en lo que me desangro, me encargaré de llevarte conmigo al infierno... Pero de no conseguirlo ¿Crees que puedas quitar el arma de mi cadáver? ¿O piensas completar el encargo con la inservible arma que trajeron ellos? - el doctor comenzó a reír, parecía que realmente disfrutaba toda esta situación.

- Bien Mary, esto está en tus manos... Tienes un arma ahí ¿Piensas dispararme? Si lo haces... Por lo menos le dispararé a este infeliz, pero si te disparas, prometo que nadie cercano a ti tendrá que sufrir - Su voz transmitía desconfianza, malicia y un increíble sadismo, pero el azabache mantenía su postura firme y confiada, ambos lacayos del hombre se encontraban en el suelo, el dolor los había dejado fuera de combate definitivamente y sólo estaban frente al jefe final - ¿Antes no deberías soltar tú monólogo de chico malo? - contestó la momia maldita, clavando su dorada mirada en los fríos ojos del pésimo médico, quién no hizo más que reír - ¿Porqué la gente mata? ¡Por dinero! ¡Su cabeza tiene mucho dinero! ¿Crees que me importa la medicina y que estoy donde estoy por ser un corderito que ayuda a las personas? ¡Hahaha! ¡No tienes idea de cuantas personas han salido de aquí en lápidas para llenar mis bolsillos - Fue lo último que dijo quitando el seguro del arma. Faye simplemente río en bajo para luego mirar a la chica, sonriendo confiablemente, sus ojos transmitían una sensación, por más que no existiesen palabras, su ambarina mirada decía "Puedes hacerlo".
avatar
Salón : 1 B Dromes : 11218
Reputación : 28
Mensajes : 64
Ver perfil de usuario
Faye
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Friends for blood? || Priv. Faye

Mensaje por Mary Holden el Lun Mayo 14, 2018 10:19 pm

En la cara de la chica se reflejaba el dolor que sentía en compañía de la tristeza, las lágrimas que había estado aguantando para que no salieran empezaron brotar de repente y en lo único que se concentraba era mas en el dolor que sentía por parte del agarre que en las palabras que estaba escuchando de los ajenos. Le hubiera gustado poder ignorarlas por completo, pero no fue así, no fue lo suficiente despistada y cuando pudo procesar bien las palabras que dijeron mas lagrimas comenzaron a salir de su rostro “Nadie extrañara a un estorbo” Se repitió en su mente más de una vez, aquellas palabras le dolían mas que el propio dolor físico “¿Mamá y papá me extrañarían...?” La pregunta quedo rondando en su cabeza con un intento de animarse así misma mientras miraba al suelo. No quería mirar a ninguno de los desconocidos, ni mostrarles cómo se sentía tan mal por sus expresiones faciales y para cuando el chico de las vendas había interrumpido en el lugar Mary había entrado en un trance, donde empezaba a debatirse así misma si valía la pena seguir viva, si valía la pena seguir luchando porque ella era un “estorbo” así se había considerado gran parte de su vida, o al menos desde que le empezaron a gustar los deportes y vio que no era aceptable para una señorita el que los practicara “...papá estaría feliz de tener un hijo varón” Se dijo de repente, como aceptando la idea de que ese día tenia que morir, que debía dejar aquel mundo para no dañar a nadie.

Al instante en que sintió que ya no estaba el dolor físico como antes, que la habían soltado levanto un poco la cabeza dándose cuenta que el hombre que estaba a punto de matarla ya no estaba con ella, si no que contra la pared mientras que el otro parecía estar quemando y el chico que se había antes estaba...¿Enfrente de ella? No comprendía nada, estaba confundida “¿Cuándo entro?” Fue lo primero que se le vino a la cabeza luego de que escuchara sus palabras que en el fondo le dolieron en cierta forma “Yo no soy Jane...lo siento” Fue su siguiente pensamiento, refiriéndose a su antigua personalidad doble a la cual había decidido dejar atrás, esa que no tenia miedo ser grosera, prepotente y pegarle a todo el mundo, algo que ella sentía y creía con muchas fuerzas que no era parte de si, sino que una mascara innecesaria que había creado para intentar enfrentarse al mundo que no dejaba de ser cruel con ella.

La ángel comenzó acariciar suavemente su hombro con la punta de sus dedos al arderle, al dolerle demasiado la palma de la mano, como intentando darse auto consuelo para que no le doliera tanto la zona vendada en lo que miraba la situación sin entender porque ese chico estaba ahí, porque la estaba defendiendo, quería preguntar pero las palabras no le salían, solo podía ocultar su rostro en su bufanda, temblar ligeramente mientras miraba a los agresores sufrir por unos segundos antes de apartar la mirada. A Mary no le gustaba el sufrimiento, ni el propio ni el ajeno, no le gustaba dañar a las personas, sin embargo, hace unos segundos atrás se había sentido totalmente obligada ya que no quería morir “..basta” Decía mentalmente a la vez que movía los labios de su boca sin producir sonido alguno, solo había dicho la palabra en su cabeza porque su voz no quería salir aunque lo estaba intentando “...no quiero esto.. no quiero estar aquí... tengo que huir...” Su temblor se estaba haciendo mas notorio, su mirada se estaba dirigiendo hacia las posibles salidas del lugar, la ventana, la puerta, no veía nada mas aparte del conducto de ventilación que obviamente solo en películas podría ser una gran vía de escape o al menos eso pensaba la chica de cabellos oscuros. No dejaba de pensar una forma de escapar del lugar, no obstante, al ver llegar a alguien más, empezó a sentir mas miedo “..¿Por qué?” Mary quería comprender porque ella se había vuelto un objetivo, lo sabía, pero seguía sin entender el porqué del todo, ya que ella no comprendía que ganaban las personas malas con todo esto, porque no sentían culpa, dolor, porque el dinero les era mas importante que la vida de una persona, porque el puesto en un top podría afectarles tanto como para querer matar a alguien inocente, ¿Acaso ella había hecho algo tan malo para que le sucediera esto? La ángel se repetía constantemente que siempre se esforzaba para no molestar a nadie, para hacer todo lo mejor posible hasta el cansancio y aun así seguir, entonces... ¿Por qué la vida...? ¿Por qué el destino la castigaba tanto? ¿Por qué el supuesto dios en el que creían sus padres la odiaba tanto? ¿Había sido mala chica?  Todo ese cuestionamiento estaba pasando por su mente a la vez que se dejaba caer sobre sus piernas en el suelo, mirando al piso.

Mary había escuchado las palabras del contrario, estaba negando con la cabeza mientras se tapaba los oídos porque no quería escucharlo, porque quería negar la realidad, porque no quería ver y prefería pensar que todo era un mal sueño mientras se decía así misma “Despierta, despierta, no es posible que un ajeno se este ayudando. Que alguien que apenas acabas de conocer este defendiéndose y luego se meta el arma en la boca, no es posible que dejen entrar extraños a la recamara de una paciente que no ha dado sus datos, es contra las normas” Por mas que se repitiera esas palabras en su mente, sabia que no era mentira, simplemente no entraban a su mente como ella quería.

Levanto la mirada solamente cuando el extraño la desafío a dispararle, miro el arma botada en el piso y  luego volviendo la mirada hacia los dos hombres “...si muero, nadie saldrá herido” Pensó para sus adentros mirando nuevamente el arma, estirando el brazo que tenía bueno para tomarla “... si me disparo” Continuo diciendo “...nadie del club tendrá problemas... ni mis padres.. ellos estarán bien... y el chico de al frente” A medida que iba metiéndose esa idea en la cabeza, soltó el seguro del arma y lentamente empezó a posicionar el arma para apuntarla hacia su cabeza “...todo seria mejor si yo... “ Justo cuando pareció que iba a tirar del gatillo mientras miraba la cara de “felicidad” del extraño doctor y la del chico que la había ayudado hace poco, se detuvo y cambio la dirección de golpe hacia al agresor que le pedía que se suicidara, disparándole sin darse mucho tiempo para apuntar, dándole casualmente en el brazo primero, y en el segundo disparo -que sorprendentemente se atrevió a disparar- tomo el arma con ambas manos, sintiendo como esa extraña energía otra vez circulaba por sus manos por arma y por la bala cuando para intento dispararle en el abdomen, pero termino llegando en el pecho-¡ES MENTIRA! LOS MALOS SIEMPRE MIENTEN ¡LOS MALOS NO TIENEN CORAZÓN! ¡SOLO PIENSAN EN HACER DAÑO! ¡MUCHO DAÑO! ¡USTEDES SON LOS VERDADEROS MONSTRUOS!-Grito de repente, soltando el arma y poniéndose a llorar nuevamente, pero esta vez siendo de una forma mas notoria porque se podía escuchar que estaba sollozando incluso cuando llego a taparse el rostro-...¿por qué son así?... como pueden no sentir cuando una persona sufre... como pueden no sentirse mal cuando alguien llora...-Su voz en ese instante era débil, muy débil y baja, podría decirse que estaba balbuceando, ignorando que el dolor en sus manos se había hecho mas fuerte e incluso el que sentía en su hombro-...el mundo es cruel...-Termino diciendo, alejando un poco sus manos para verlas, parecían estar ¿Quemadas? Tenían la apariencia de eso y estaban sangrando, no exageradamente, pero lo hacían.

La chica ya no le importaba si el tipo estaba vivo o no, si la mataban o no, en ese instante que estuvo a punto de dispararse recordó cuando le dijeron que las personas malas no eran confiables, que siempre mentían y que nunca había que escucharlas. Se lo habían dicho cuando era una niña, pero había pasado tantos años que casi no lo recordaba, ese recuerdo más el pensamiento de que si se quitaba la vida ahora, se sentiría mal porque el esfuerzo que había hecho el chico que no conocía seria en vano... no lo encontraba justo para él...no obstante eso no significaba que iba a seguir teniendo las mismas ganas de vivir como antes.



Pienso-Hablo-Narro
[Mary & Chrome] ahora es [Mary Holden]

Fc ♡:



RoUs y JiRy Forevah ♡:

Cosas Zhukhulentozas:



¡Únanse y conozcan a la mejor mascota de todas!


avatar
Salón : 3 B Edad : 19 Dromes : 80306
Reputación : 10
Mensajes : 287
Ver perfil de usuario
Mary Holden
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Friends for blood? || Priv. Faye

Mensaje por Faye el Lun Mayo 28, 2018 5:08 pm

Estaban entre la espada y la pared, o más bien entre la pistola y el pecho, la situación no estaba en su control, aunque eso no era algo de extrañar, nunca lo estaba, su vida siempre giraba en una constante improvisación, pasando de un problema a otro, sobreviviendo por azares de la vida más que por propia voluntad, sus planes siempre se originaban uno o dos segundos antes de encontrarse cara a cara con los problemas, aunque quizás por esa razón en general, pese a ser arriesgados, tenían esa facilidad por pensar rápido en algo. En esta ocasión, el azabache simplemente había llegado a eso, por su propia mano ayudar a la muerte, confiando completamente su futuro en las manos de una joven que no parecía si quiera poder con su propia vida, con esa frágil expresión de deshacerse en cualquier momento, algo que seguramente terminaría ocurriendo si algo no cambiaba en su vida, el joven vendado lo sabía, conocía esa mirada, tenía completamente en claro que aquella chica debía tomar fuerzas y avanzar, caminar, dar ese paso que le faltaba para dar un vuelco en su existencia, uno que seguramente no sería este.

Y todo dio ese giro que terminaría con el final malo de algún video juego, los orbes del azabache se abrieron como platos al ver como la contraria parecía ceder ante las exigencias del desalmado villano - ¡No lo hagas! – Gritó con furia afirmando con más fuerzas el arma que tenía pegada a su pecho, pero fue sorprendido, alguien que no parecía con la fuerza y expresión de poder hacerlo, lo sorprendió, quedó completamente en silencio al observar como un muy suave sonido de dispare llenaba la habitación, tenía silenciador, sí, pero había sido tan impactante, que sentía una fuerte explosión retumbar sus oídos. Sus gritos dieron paso a que su silencio se alargara, el segundo disparo ni había alcanzado a darse cuenta cuando lo provocó, pero ahora aquel hombre caía de espaldas, hasta derrumbarse en el suelo, con una intensa expresión de dolor en el rostro - ¡Eres una maldita! – Gritó mientras algo de sangre escurría por su mentón, para luego comenzar a reír, su ropa se impregnaba de sangre, pero de un momento a otro, la zona donde llegó el primer disparó detuvo su agonía – Aunque debo admitir que por un momento, pensaba que lo harías… Pero descuida, era de mis menores temores… - Pronunciaba confiado, poniéndose de pie, su mojada ropa dejaba caer pequeños goteos de sangre al suelo, sus ojos eran completamente negros, aparte de unos pequeños luceros rojos, aunque algo andaba mal, la mancha en su pecho, seguía extendiéndose, de una forma preocupante, una herida de bala no provocaría una extensión así, prácticamente toda su ropa se veía envuelta en aquel carmesí color.

- ¿¡Pero qué está pasando!? –
Gritó asustado, sujetándose el pecho y apoyando la espalda contra la pared, su respiración se tornaba agitada, comenzaba a desesperarse, su plan se había ido por el retrete, sabía que todo iba mal cuando él mismo, siendo un doctor, daba por hecho de que muy probablemente, no saldría vivo de esta. El azabache, por su lado, miraba aun sorprendido, por un lado a la chica y por otro al agonizante sujeto, quién luego de unos segundos, ocultó su rostro con la palma de su mano y comenzó a reír – Está bien… Está bien… Te tomé a la ligera… Por hoy te dejaré vivir… Pero me volverás a ver… Y para la próxima no seré tan amable… - Pronunciaba arrastrándose a la puerta, sin separarse de la muralla, finalmente cuando estuvo con su mano en el picaporte, dio una mirada hacia atrás - ¡Y la próxima vez no será por dinero, será por…! –Estuvo por gritar su frase final, el desenlace del “Volveré” de todo villano, pero en esto alguien se plantó frente a su cara. Cuando se quiso dar cuenta, sus gafas estaban rotas y se encontraba al otro extremo de la habitación, sus costillas le dolían como si en su mayoría estuviesen rotas, había caído sobre una camilla, la cual le había lastimado la espalda. El azabache no se había aguantado y le había soltado una fuerte patada, lentamente caminó hacia el para levantarlo del flequillo – Escúchame bien… ¿Qué clase de villano de ficción crees que eres? ¿Crees que somos lo suficiente estúpidos para dejarte ir así sin más? ¿Para que puedas volver? No mi estimado… Esta será tú último crimen… Y posiblemente lo último que hagas – Con brusquedad, lo acercó a centímetros de su rostro – Crees estar en la cima del mundo… Pero te enseñaré lo que estar en lo más profundo – Pronunció finalmente, antes de soltar un fuerte golpe en su vientre, salpicando de sangre sus propias ropas. Cayó inconsciente, habían derrotado al jefe final.

Rascando su nuca se acercó a la joven, podía ver sus lágrimas caer, no sabía cómo solucionar una situación así, cuando se trataba de violencia, no tenía problemas… Pero emociones así, jamás se había visto enfrentando un oponente tan mortal. Simplemente tomó una botella de alcohol y se arrodilló frente a ella, removiendo las vendas de sus brazos – Esto te dolerá un poco… - Pronunció sin esperar respuesta de la contraria, viendo como estaba. Limpió las heridas de sus manos y las vendó, acto seguido se sentó a su lado – Pero estás equivocada… Claro… En el mundo hay gente cruel… Mucha, me atrevería a decir que en un 99%... Y mientras más destaque, es peor… Son como polillas a la luz… Uh… - Simplemente se le daba mal, había que reconocerlo, nuevamente se rascaba la nuca intentando encontrar una respuesta que darle – Pero… Aun así cuando la mayor parte del mundo es cruel… Hay un pequeño porcentaje de que conozcas a alguien… Que valga la pena de vivir la vida – Era el ejemplo de ello, era de lo único que podía estar seguro, pese a lo mal que siempre podía ir todo, para él siempre existiría alguien a su lado.

El sonido de pasos corriendo se hacía presente por el pasillo, la momia maldita sabía lo que significaba, estaba por terminar sus momentos en el hospital – Mira… No te conozco y no me conoces… No sé lo terrible que haya podido ser tú vida para que termines así… Pero si ellos te amenazaban con hacer daño a otros… Significa que hay gente a la que le importas… Gente que también te importa ¿No es así? Puedes pensar que morir no significará nada para ellos… Pero… Demonios ¿Quién te crees para pensar por ellos? Puede que tengas razón, como que no… Pero es algo que sólo ellos sentirán, no tú… Por eso… Uh… Quizás valga la pena que sigas viviendo – No tenía en claro que había dicho, los nervios habían podido con él y simplemente había soltado la primera idea que tenía por cabeza. Se puso de pie, para finalmente al sentir la puerta abrirse de golpe, llevar las manos a la cabeza y ponerse de rodillas en el suelo – Sí sí… Lo sé… Conozco el protocolo, sólo no apunten con armas ¿Quieren? La chica de aquí necesita atención… Y ver más armas no le ayudará en nada… Oh… Y creo que los que están ahí tirados puede que necesiten ayuda también – Los policías entraron con furia, atrapando al azabache y esposándolo, para luego inmovilizarlo contra la pared – Aunque honestamente… A quién deben arrestar es a ese hombre en el piso… No es muy buen doctor ¿Saben? – Sentenció con cierto aire humorístico, sabía que no le creerían, y no lo hacían, sólo lo hicieron callar antes de hacer pasar a unos doctores, entre ellos, la que estaba a cargo - ¡¿Pero que sucedó?! – Gritó la mujer, observando todo el espectáculo de sangre y desorden, finalmente miró a la chica en el suelo, acercándose, verificando su estado de salud – Dime donde te duele… Y si puedes explicarme que sucedió aquí… Será de mucha ayuda… El Doctor… ¿Hizo algo? – Preguntó totalmente convencida de que el causante de todo, había sido ese hombre en bata, el azabache sólo se quedó ahí, con el rostro aplastado y mirando a la joven, confiando nuevamente su vida en sus manos.
avatar
Salón : 1 B Dromes : 11218
Reputación : 28
Mensajes : 64
Ver perfil de usuario
Faye
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Friends for blood? || Priv. Faye

Mensaje por Mary Holden el Jue Mayo 31, 2018 8:15 pm

La chica dejo de oír al extraño, a los extraños a penas comenzó a verse las manos. Los ignoraba porque ya no quería saber que ocurría, sin contar que de por si los dolores que tenia se estaban volviendo insoportables como para si quiera poder concentrarse lo suficiente y prestarle atención a los ajenos. El hombro sin duda alguna era lo que mas le dolía y sus manos le ardían de una manera tan difícil de explicar para ella, incluso llegaban a temblarle cada tanto mientras la misma se preguntaba como había ocurrido eso “...las tenia así antes...cuando golpee al hombre.. hace un rato.. pero no dolían tanto..y ahora duelen mucho mas.. por disparar... ¿Por qué? ¿Lo que hice estuvo mal..? ¿Es un castigo?” Mary estaba notando que no solo sus manos dolían mas, sino que se encontraban mucho peor, las quemaduras / heridas se habían vuelto mas grandes en las palmas de sus manos e incluso podía notar que tenia pequeñas heridas del mismo tipo en la parte anterior de alguno de sus dedos. No recordaba haber tenido una herida similar en todo lo que había vivido, sin embargo, sentía que ya las había visto “Duelen..” Fue lo último que pudo decirte antes de que escuchara al chico vendado hablar para después apretar los dientes fuertemente y arrugando algo la cara por estar aguantando la combinación del dolor junto el ardor que sentía en sus manos luego de que le echaran aquel liquido-Tsk..-Termino quejándose en voz baja, pero sin decir nada, solo dejando que otro par de lagrimas se escaparan y terminaran deslizándose por sus mejillas mientras aun mantenía la mirada en sus manos. Veía como las vendaba pacientemente a pesar de que la chica no dejaba de temblar por mucho que la misma se esforzara por mantener las manos quietas, le era difícil.

Ya para cuando el contrario se sentó a su lado, la ángel con algo de dificultad y mucho cuidado intento mover su bufanda con una de sus manos para taparse el rostro o mejor dicho parte de este como siempre lo hacia cuando alguien estaba demasiado cerca de ella, aun si no era la mejor situación para estar intentando evitar mirar al chico o tener cualquier reacción que hubiese tenido en una situación normal, la de cabellos oscuros no podía evitar comportarse de esa forma, y si no se aparto algo del contrario fue únicamente porque no tenia la fuerza para moverse ni tampoco el como, solo se quedo ahí, mirando el suelo y escuchando lo que decía el azabache-... ¿Realmente lo crees...?-Murmuro con una voz débil que parecía estar apunto de quebrarse.

La chica ignoraba los sonidos de que mas gente estaba viniendo porque ya estaba divagando en su mente otra vez, pensando en las palabras que le había dicho el contrario y en las múltiples preguntas que se le estaban formando en la cabeza-Vivir por la demás personas...-Volvió hablar como antes y con los ojos aun mas llenos de lagrimas-...entonces, ¿Esta mal pensar en lo que yo quiero?-Tan solo pensar en un si,  le hacia sentir que el corazón se le iba a destrozar porque desde que había llegado a Takemori solo había pensado en lo que ella quería hacer, en nada mas...y si aquello estaba mal, entonces muchas cosas en su mente estaban mal y ella se sentía mal consigo misma, por ser “una mala persona.”

Fue inevitable para Mary ponerse a llorar con mas ganas -pero sin hacer escandalo, solo en silencio- a penas entro la policía, los médicos, sin saber que eso no estaba poniendo en mejor condición al chico vedado que junto a los demás hombres parecían un gran grupo de sospechosos en algo, porque realmente la imagen que había quedado al final no era justamente la mejor para los que eran inocentes, tal vez si para la chica porque sabiendo su salud, se sabia con antemano que mucho ella sola no iba a poder hacer, sin embargo, eso no la limpiaba de toda culpa cuando tenia un arma cerca.

Mary señalo su hombro junto a sus manos cuando la mujer que parecía una enfermera mas le pregunto que le dolía-...aquellos hombres-Apunto al par inconsciente que había entrado primero a su cuarto y se habían pasado por sus amigos-..Me estuvieron apretando el hombro..y no ha dejado de dolerme cada vez mas..-Hablo en voz baja, intentando que no parecieran balbuceos lo que decía y se entendiera, pues su llanto, la tristeza que llevaba consigo misma le era difícil de mantener “a raya”-¿Y el doctor..?-Reitero la pregunta la mujer-Intento matarme....a mi y a él-Dijo esto ultimo apuntando al chico vendado-¿Estas segura?-Pregunto sin mostrar mucha sorpresa, ni que quisiera confirmar porque estuviera insegura-Si... dijo que quería matarme porque...-Y en ese momento la chica de cabellos oscuros recordó en el problema que estaba por encontrarse en ese hospital “Mis padres...no deben enterarse.. o si no” Y seguido de aquel pensamiento, de lo que hace poco había hablado con el chico. No sabia que decisión tomar, ni que hacer, solo dijo lo primero que se le vino a la cabeza-¿Por que? Venga, no tengas miedo.. ahora estas segura-La chica trago algo de saliva-...porque iba a ser testigo de la muerte de ese chico...n-no quería dejar pruebas... o algo así dijo-Respondió casi, atropelladamente y con la voz temblorosa-¿A él?-La voz de la enfermera indicaba estar extrañada-Si.. es que... es que ayer..y-yo me perdí.. estaba intentando volver a casa y me perdí... y-y-y en eso me encontré a este chico...dijo que me ayudaría a ubicarme, pero mientras caminábamos aparecieron esos dos hombres de ahí... me dispararon.. recuerdo que estuvimos huyendo por un buen rato..y después perdí la consciencia-Mary comenzó a ocultar mas la cabeza en su bufanda por los nervios, no sabia que acababa de decir, el chico no tenia nada que ver en este asunto, pero también sabia que no era bueno que ella se metiera en problemas legales-¿Estas segura de lo que estas diciendo?-Volvió a insistir la enfermera-Si...é-él.. solo vino a...a..-Esta vez no continuo hablando para mirar al chico como pidiéndole ayuda con una simple mirada aunque hubiera mentido sin siquiera decirle antes que lo haría, el porque ni nada por el estilo, y eso, eso le hacia sentir mal consigo misma.



Pienso-Hablo-Narro
[Mary & Chrome] ahora es [Mary Holden]

Fc ♡:



RoUs y JiRy Forevah ♡:

Cosas Zhukhulentozas:



¡Únanse y conozcan a la mejor mascota de todas!


avatar
Salón : 3 B Edad : 19 Dromes : 80306
Reputación : 10
Mensajes : 287
Ver perfil de usuario
Mary Holden
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Friends for blood? || Priv. Faye

Mensaje por Faye el Jue Jun 14, 2018 6:47 pm

Había sido reducido por completo, por la fuerza bruta del cuerpo policial, no es como si no pudiese liberarse con algo de habilidad, pero no tenía razones para hacerlo, si era llevado a la comisaría siempre contaba con llamar a su mejor amigo para que lo sacase, no era ni la primera ni la última vez que era llevado por cualquier crimen que no cometiese… Aunque esta vez si podría tener algo de crédito con lo sucedido en aquella habitación – Claro que está mal… Cuando es lo único en lo que piensas, al momento en que alguien entra a tú vida, no puedes pensar de forma egoísta, se trata de ti y de esa persona… Y de todos los que entren, boba – Habló con reproche, con los ojos cerrados mientras era revisado por los policías de no tener nada, no entendían lo que quería decir el extraño sujeto vendado – Sólo tengo mi teléfono… Y es sólo eso, un teléfono, aunque si me siguen rompiendo las… Puede que se vuelva una bomba – Molestaba sin problemas a los oficiales, quienes trabajaban con una mezcla de enojo y miedo, en el fondo aunque sonara como una broma, algo en ellos les hacía creer que aquel artefacto, en manos de aquel joven si pudiese ser una bomba.

Pero de inmediato la expresión confiaba y tranquila de Faye, se volvió una impactada ¿¡Qué estaba haciendo!? Perfectamente diciendo la verdad se habría librado de todo y ahora podría ser atendida como correspondía, sin embargo ahora parecía estar entrañando un plan que el azabache no conseguía entender ¿Le estaba quizás ayudando? Esas cosas no conseguían caber en su cabeza, no entendía porque intentar ayudar a un desconocido que… Oh, bueno, quizás se contradecía bastante. Se quedó en silencio pensando unos momentos – Pues… Sí… No me llevo bien con mucha y gente y… Uh… Aunque no lo parezca convivo con alguien que tiene mucho dinero, atacarlo a él es un suicidio, pero atacar a su compañero si es algo más factible para extorsionar – Hablaba pensando en la marcha, realmente algunas cosas podrían ser ciertas, aunque aun no existía la persona lo suficiente estúpida como para querer secuestrar al vendado. Los agentes se veían confundidos, al tiempo en que la enfermera pedía hablar con ellos – Pero necesitamos una prueba – Terminó hablando en voz fuerte uno de los policías, sin quitar los ojos de Faye, quién simplemente estaba de pie, pensando que hacer, mirando ocasionalmente a la chica con una mirada que demostraba estar en aprietos.

Finalmente usaría su carta trampa, lo había reservado de tener que llegar a la comisaría con su hermano presente para tenerlo como testigo, pero quizás el mejor momento era este – Bueno… Tengo pruebas… - Mencionó rascándose la nuca y extrayendo el teléfono de su bolsillo, de inmediato comenzó a buscar entre sus archivos, los policías se veían muy nerviosos, preparados para reducirlo de activar algún mecanismo explosivo, finalmente un audio comenzó a sonar “¡Robaré los necesarios para salvar esta compañía!” – Ups, audio equivocado, lo siento, este sí es – “Y usaré a todo depredador de Zootopia si hace falta” – Diablos… No se imaginan cuanto uno puede perderse en esta cosa – Finalmente, sí, tocaba el audio correcto “¿Porqué la gente mata? ¡Por dinero! ¡Su cabeza tiene mucho dinero! ¿Crees que me importa la medicina y que estoy donde estoy por ser un corderito que ayuda a las personas? ¡Hahaha! ¡No tienes idea de cuantas personas han salido de aquí en lápidas para llenar mis bolsillos”. Los agentes no pudieron hacer más que mirarse perplejos, aunque la doctora no se veía para nada sorprendida, finalmente luego de compartir unas cuantas declaraciones con los agentes, llegaron los paramédicos para llevarse al doctor moribundo y sus secuaces – Los investigarán cuando estén bien – Dijo la enfermera al par, antes de dirigirse nuevamente al policía a cargo, con el que hablaron algo alejados.

El azabache aprovechó de acercarse a Mary, inclinándose frente a ella – Hey… Eso fue peligroso… Pero te lo agradezco… Creo que me ahorraste quedarme una noche como mínimo detrás de una reja… Disculpa por esto – Menciono en lo que podría ser un tono algo apenado, antes de sujetar las manos y el hombro de la chica, de inmediato calidez comenzó a salir de las manos de Faye, acompañado de unos sutiles brillos parecido a chispas o muy pequeñas luciérganas, al cabo de un rato las zonas lastimadas de la joven estaban por completo sanadas – Dejé la herida del hombro un poco pues… Herida, para no levantar sospechas… Espero que así puedas sentirte mejor – Mencionó con evidente vergüenza antes de rascar su mejilla con su diestra, le dolían las manos, ardían bastante, pero era una sensación que a la larga ya acostumbraba sentir – Para parecer real, puedes decir que te lastimaste un poco las manos en la pelea… No pareces el tipo de persona que quiere preocupar a otros, por eso quizás llegar con tantas heridas a casa podría causarte problemas… Con eso estamos a mano por librarme de la poli – Dijo finalmente antes de ponerse de pie, mirando de reojo – Por cierto… Si lo deseas, puedes llamarme Faye… Creo que dentro de todo aun no nos presentamos… Aunque no es que quede mucho más – Comentó finalmente antes de cruzarse de brazos y cerrar los ojos, sabía perfectamente lo que ahora venía, por fortuna como se encontraba la joven, era muy difícil que la tomaran como testigo por el momento, mucho menos para hacer preguntas de lo sucedido, de todo ello se encargaría el vendado.

Quiso ponerse en marcha para hablar con los policías y ofrecerse para testificar todo, pero antes de que pudiese hacer nada, la doctora se dirigió a ambos – Les pido que se queden un momento aquí… Estamos tratando un caso que llevamos en pie mucho tiempo y nos gustaría contar con algunas declaraciones de ambos… ¡Vendremos en un rato! – Fue lo que dijo la señora antes de salir de la habitación con el último policía, nuevamente estaban solos en aquel enorme lugar, la expresión de la maldita momia era de sorpresa, pero no pudo evitar soltar una leve risa antes de dejarse caer en el suelo y sentarse – Esto es hilarante… -


Cosos:


Gracias Bro <3
avatar
Salón : 1 B Dromes : 11218
Reputación : 28
Mensajes : 64
Ver perfil de usuario
Faye
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Friends for blood? || Priv. Faye

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.