image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas
» CAMBIO DE NICK
Hoy a las 6:38 pm por Rhodes Prince

» Reserva de físicos
Hoy a las 6:28 pm por Kisa Hitsugaya

» Nozomi Himura
Hoy a las 6:27 pm por Kisa Hitsugaya

» LIBRO DE FIRMAS
Hoy a las 6:08 pm por Nozomi Himura

» Demon Blade [Lloyd ID]
Hoy a las 5:33 pm por LLoyd Skarandler

» Just a little peek at myself ~ Cambria's File.
Hoy a las 5:21 pm por Kisa Hitsugaya

» ~ Tiendita de firmas Omodoro-San!
Hoy a las 5:16 pm por Omodoro-San

» Una cita familiar... Espera ¿que? (Priv. Anya)
Hoy a las 4:33 pm por Accel Kiwi

» Breezeblocks [Priv. Sayori]
Hoy a las 2:34 pm por Hayari

» CENSO DE ABRIL
Hoy a las 2:27 pm por Simon Blackquill





















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

image

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Friends for blood? || Priv. Faye

Mensaje por Mary Holden el Mar Abr 17, 2018 5:57 am

Los días de la azabache solían ser tranquilos todo el tiempo. Lo agitado del día o los días solía ser el estar arreglando la sala del club, los entrenamientos que cada vez se volvían mas intensivos para su persona, algún que otro problema que tuviera que arreglar respecto a los integrantes de Stride o respecto al papeleo que de repente tenia que llenar porque a la presidenta le daba pereza pedir los permisos correspondientes de cada salida que se le ocurría formar, pero en muchos casos por no decir todos, terminaba no haciendo. Así solía ser casi todo el tiempo desde que… un día sin más, cuando fue a comprar materiales para el club la atacaron de la nada, los daños con los cuales termino no fueron severos, sin embargo, eso no dejaba el hecho de que la habían atacado, es decir, no creía que la bomba que le había caído al lado de su persona hubiera sido casualmente botada a su lado porque a alguien se le cayó, ¿Quién llevaría algo así en los bolsillos? Al menos Mary suponía que nadie, y no estaba pensando de manera incorrecta o paranoica al ver que era como ella lo creía, la querían matar o eso pensaba la mayor parte del tiempo que salía.

Tiempo después volvieron a ocurrirle cosas extrañas, ella tenía una costumbre bastante insegura a decir verdad, sobre quedarse a las mil y tantas ocasiones fuera del instituto en las noches, entrenando o simplemente patinando porque era pasión, sin embargo, desde aquella vez que sintió que la seguían sin importar a donde iba, desde que escucho esas palabras que la atemorizaron sobre que ella debería estar muerta, desde que intentaron atacarla con distintas armas en distintos lugares por los cuales solía pasar (que por cierto nunca eran muy seguros, pero acortaban caminos) no sabía si pensar que lo que estaba viviendo era real o había imaginado todo aquello por el miedo, pero desde entonces, nunca más volvió hacerlo. El miedo que sintió aquella noche lo sintió tan real que prefería fingir que estaba loca en su mente cada vez que lo recordaba, no obstante, sin importar que hubiese ocurrido antes y cuánto podría haberlo negado por un montón de razones, sabía que ahora, ahora podía confirmarlo, la querían muerta.

La chica de cabellos negros se encontraba en este instante sobre una camilla de hospital que parecía estar moviéndose a sus ojos, veía gente rodeándola que hablaba, pero no alcanzaba a entender o si quiera escuchar lo que decían, todo era tan confuso “¿Qué ocurrió?” Comenzó a preguntarse, intentando enfocar la mirada, pues veía muy borroso sin importar cuanto se esforzará. El cuerpo le dolía en cierto lugar, sentía un ardor inexplicable y aunque intentaba asimilar ideas sobre todo lo ocurrió, nada venía a su mente.

Horas antes.

Como en otras ocasiones, tuvo la necesidad de salir del resguardo del instituto para ir entrenar, comprar un par de cosas para si misma y ¿Por qué no? Ver un par de tiendas que le picaban la curiosidad hace un buen tiempo, eran nuevas, sin embargo, en el camino hacia estas escucho un disparo cerca de donde estaba ella. No quería saber nada al respecto porque tenia miedo que fuese alguien que quería hacerle daño. Negaba con la cabeza, en su mente que eso fuera real, porque era muy fantasioso, mas fantasioso que las criaturas que se escondían en el instituto bajo una apariencia humana que a veces no era del todo creíble. Intento disimular que no había escuchado nada mientras repasaba sus opciones de que hacer luego de terminar su entrenamiento y fue cuando lo sintió, “un empujón muy fuerte, un ardor inexplicable seguido de un dolor muy agudo” en el hombro seguida de una voz desconocida que le decía a otro que era un idiota por haber fallado de esa forma. Mary ni siquiera pensó en como reaccionar, solo escucho donde provenía la voz, cuanto le dolía el hombro de la nada y aprovecho el hecho de que había salido con sus patines para huir del lugar mientras se hacia presión en el lugar dañado. No se había percatado o quizás sí, porque no dejaba de apretarse con fuerza la zona a la vez que se mordía la lengua, aguantándose el dolor que sentía, aunque claro, moverse de manera no era una buena idea cuando te habían disparado, menos si cada movimiento que hacías no te estaba ayudando a detener la hemorragia que tenías, hasta que finalmente paso lo que tenía que pasar, perdió la consciencia.

Actualidad.

La voz de una paramédica era la que resonaba mas en el lugar sin importar que Mary no le entendiera, ahí estaba dando indicaciones a otras personas mientras se movían con la camilla. Nuevamente a la azabache sentía que estaba viviendo una escena de película al haber recordado parte de lo que pasaba-¿Dónde….? ¿Dónde estoy..?-Murmuro en voz baja. No esperaba una respuesta a decir verdad o al menos no una que entendiera al estar, casi en otro lugar en su mente. Lo único que pudo entender o quizás imagino fue que le dijeron “En el hospital” Sus ojos se quedaron viendo a las luces veía pasar en lo que parecía escuchar que le preguntaban su nombre-Ma-Mary…-Por suerte no llevaba el uniforme del instituto, si no sabrían que estudiaba ahí, y eso no seria nada bueno porque llamarían a sus padres, cosa que obviamente no quería aun si no se encontraba del todo bien.

“Mary, ¿Sabes tú tipo de sangre?”

La mente de la chica divagaba en tantas cosas que no quería que pasaran, no quería que sus padres enteraran, no quería morir, ¿Y si su herida era muy grave como explicaría en el instituto lo que había ocurrido? ¿Cómo haría que el hospital no informara nada? Era una norma de procedimiento. Quería huir, eso sin duda, pero en ese instante no podía. La chica no pudo formular mas palabras, aunque quiso, sentía que todo perdía el color, incluso las luces que de por si estaban en un techo blanco, ya no se veían tan amarillas y la paramédica o la enfermera, no sabia quien era, tampoco ya no tenia sus colores en su delantal y solo formulo una O con los labios. Escucho otra pregunta, seguramente le preguntaron cual, de los dos tipos, no obstante, no recordaba si llego a contestar o no, porque volvió a perder la consciencia mientras escuchaba una pelea de fondo que parecía entre los que la estaban atendiendo. Lo único que recordaba haber escuchado es que las reservas se habían agotado o no quedaban suficientes al mismo tiempo que había otra voz que hace tiempo no escuchaba, pero prefirió ignorar.

“¿Por qué siempre estas causando problemas Mary?”



Pienso-Hablo-Narro
[Mary & Chrome] ahora es [Mary Holden]

Fc ♡:



RoUs y JiRy Forevah ♡:

Cosas Zhukhulentozas:



¡Únanse y conozcan a la mejor mascota de todas!


avatar
Salón : 3 B Edad : 19 Dromes : 66988
Reputación : 7
Mensajes : 274
Ver perfil de usuario
Mary Holden
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Friends for blood? || Priv. Faye

Mensaje por Faye el Miér Abr 18, 2018 5:58 pm

Soundtrack:
¿Por qué no desapareces?
¡Quién querría a un fenómeno como tu!
Estarías mejor muerto
- ¡Basta! ¡Por favor basta! - Gritaba una versión pequeña de él, estaba rodeado de oscuridad, todo era de un negro angustia, respirar era una tarea casi imposible, el azabache se encontraba de rodillas, agarrando su cuello a causa de las dificultades para respirar, sudor caía por su frente y por su rostro recorrían frías y cristalinas lágrimas, tenía sus vendas cubriendo todo su cuerpo, pero la piel le ardía como si estuviese dentro de un horno, no quería estar ahí, deseaba estar en cualquier lugar menos ahí.

Entones todo se aclaró, ahora sí se encontraba en un lugar, todavía recordaba ese salón, ese horrible establecimiento, era imposible que olvidara aquellos sucios pupitres e incómodas sillas... Y mucho menos a los huéspedes que las ocupaban, sentía sus filosas y siniestras miradas, era deslumbrado por aquellos ojos semejantes a los de un reptil, acechando a su presa y burlándose porque esta no tendría escapatoria, escuchaba sus risas, como hablaban entre ellos a lo bajo, y pese a no escuchar, sabía perfectamente lo que decían, sentía esas burlas, insultos, como puñales clavados en su espalda, como lanzas perforando sus pulmones o balas atravesando su cabeza, los odiaba y ellos a él, pero la agonía aun debía llegar.

Era la figura de aquella niña, no recordaba como era, pero si su silueta y aquella retorcida y ruin sonrisa, con esos expresivos y malvados ojos, sujetándolo del mentón, para obligarlo a verla a la cara, aproximándose lentamente con tal de quedar a escasos centímetros de distancia, culminando con ambas manos alrededor del cuello del indefenso chico vendado, era un estrangulamiento, pero irónicamente, en este caso, era una salvación.

Anormal.


Eres un inútil.


Jamás serás alguien en la vida.


Todos te odian.


¿En verdad crees que alguien se enamoraría de ti?

Soundtrack:

Y con un fuerte y desalentador grito, despertó, su cuerpo estaba por completo rodeado de llamas, su cama y sábanas seguramente debería ser cambiadas a causa de que tanto el colchón, como la ropa de cama, estaban totalmente arruinadas, con un enorme agujero producto de las quemaduras, si no es porque despertó lo suficiente pronto, incluso la casa habías ido incendiada. Mochi se encontraba en un rincón, asustada, temblaba por lo que acababa de ocurrir, aunque no era ni la primera, ni la última vez que ocurriría.

Todo su cuerpo estaba bañado en sudor, su respiración era agitada. se sentó en el borde de la cama para apoyar su frente en las palmas de sus manos, estas temblaban incesantemente - Mierda... - Pronunció a lo bajo a causa de la frustración. Llamó a Mochi para que se sentara en su pierna y darle algo de cariño, aunque temblaba, quería tranquilizarla y al poco rato, ya estaba durmiendo nuevamente. Con cuidado, el azabache la dejó en el suelo, tomó vendas, algo de ropa y se fue al baño.

[5:30 A.M. Fuera del mundo de las Pesadillas]

Era muy temprano, aun así no se quedaría por casa esa mañana. Se dio un baño, se vendó y puso algo de ropa cómoda, no tenía hambre, por lo que desayunar era innecesario. Con nervios, Faye bajó las escaleras, los temblores no paraban, una vez estuvo abajo, dejó una notando avisando que saldría a caminar y dejó la casa.

Caminaba sin rumbo, realmente no importaba a donde iba, sólo quería olvidar aquella pesadilla recurrente. Caminó por bastante tiempo, dando vueltas sin sentido, por calles vacías y desoladas, con su capucha en la cabeza y las manos en los bolsillos, no era de extrañas que algunas personas no acostumbradas a verlo, temiesen al verle pasar por fuera de sus casas, aunque eso no importaba, no le importaba al sujeto portador de ojos dorados, sólo quería desaparecer por un rato.

Y eso lo llevó a caminar por horas, cuando se quiso dar cuenta ya no se encontraba en su cuadra, mucho menos en la zona residencial, no, ahora estaba en la ciudad, los comercios poco a poco abrían sus puertas, los delincuentes regresaban a sus casas luego de una noche llena de robos o asesinatos y la gente partía a cumplir sus rutinas - Que fastidio - Comentó para si mismo observando como también las parejas hacían su rutina, ya fuese para acompañarse al trabajo, para hacer ejercicio o sólo una cita programada desde temprano, sin duda no sería un buen día para el desdichado cabellos de carbón.

Compró un jugo de manzana, sería su desayuno, al encontrarse más tranquilo, el hambre había llegado a su cerebro. Ahora caminaba mucho más tranquilo, bebiendo aquel dulce juego, su expresión seguía siendo de fastidio, pero eso era usual en Faye cuando no estaba con su mejor amigo cerca, cualquier mirada hacia su persona era respondida con una peor.

Soundtrack:

Fue al cabo de un rato cuando se topó con algo... Interesante. Justo por fuera del hospital, se topó con una enfermera que paraba a cada transeúnte, una bocina sonaba urgente "Necesitamos donantes O-", no tomó mucho tiempo en que la misma chica se pusiera frente al azabache para pedírselo, aunque al verle la cara, se detuvo en seco. Faye suspiró pesadamente y mirando a un lado, habló en voz alta - Soy O- y puedo donar... Vamos antes que me arrepienta - Comentó entrando al hospital sin invitación alguna, una vez en el mostrador, la recepcionista sin estar muy convencida, decidió comenzar con una entrevista rápida, la cual fue interrumpida por nuestra amada momia - No fumo, no bebo alcohol, no tengo enfermedades, ayer comí una dieta balanceada y no sufro de anemia ¿Suficiente? Porque si es urgente, no le veo el caso a perder el tiempo con más estúpidas preguntas - Habló en seco, sin rodeos, la mujer que guardaba silencio, mostró una expresión molesta, estaba por responder, cuando un doctor apareció en escena, era alto, con una expresión amable y gafas, cabello castaño y piel levemente bronceada - Oh, no se preocupen... Sólo fue una falsa alarma, en realidad si había sangre en la bodega - Sus palabras calmaron a las enfermeras y a la recepcionista, quién observaba victoriosa al azabache por no tener que seguir tratando con él - ¡¿Cómo que no hace falta?! ¡Doctor! ¡Me fui a fijar y esa sangre caducó! ¡No puede darle sangre caducada a una paciente! - Gritó una mujer algo más baja, de cabello corto y negro, enseguida ambos comenzaron una discusión, el doctor defendiendo la utilidad de la sangre guardada y la doctora, sobre lo peligrosa que podía ser, las enfermeras y la recepcionista no sabían donde ponerse, hasta que nuestro paciente amigo, dio una patada al mostrador.

[13:00 horas. Hospital]

- ¡Silencio! ¡Voy a donar mi sangre y punto! ¡Así que pueden cerrar su puta boca y llevarme a quién la necesita! ¿Es por allá? ¿Si? Bueno, a la mierda, voy solo - Habló fuerte, amargado y con una voz tran profunda, que nadie siguió la discusión - Luego seguiremos esta discusión - fue lo último que dijo antes de seguir a Faye por la espalda. Fue una última cosa lo que llamó la atención del azabache, un par de muchachos entrando al hospital, normales a simple vista, pero por sus expresiones, algo tramaban, principalmente el intercambio de miradas con el doctor apenas entraron. Se acercaron al mostrados y uno de ellos habló - Venimos a ver a una amiga... Nos enteramos que sufrió un accidente - Dijo calmado y confiado ¿Calmado y confiado? ¿Alguien que viene a ver a un amigo que sufrió un accidente? Faye no será bueno reconociendo intensiones cuando se trataba de mujeres a las cuales se ha enamorado, pero hay que ser idiota para no darse cuenta de que algo malo pasaba.

La recepcionista les explicó que ahora mismo estaba en urgencia y los chicos simplemente se sentaron a esperar, Faye no les despegó la vista hasta entrar a la habitación de urgencias, donde comenzó todo el proceso de donación, como era urgente, se pasaron muchos pasos, confiando en las palabras del joven.

Soundtrack:

Y ahí estaba, a un lado de una... ¿¡Chica!? Claro, había ignorado por completo de que se trataba, ahora mismo sus ojos se posaron en la accidentada, dormía con un pacifismo tal, que seguramente de estar en medio de una guerra, todos arrojarían sus armas al suelo y levantarían bandera blanca. Esos finos y delicados rasgos faciales, parecía como de ser tocados, se fragmentarían en millones de pequeños trozos, esparciéndose por toda la habitación. Incluso podía sentir su débil respiración a causa del accidente, débil, frágil, pero viva. Estaba tan embobado viendo a la joven, que ni se percató cuando la doctora dejó la habitación, ahora estaban a solas, algo que sin duda debería ponerlo nervioso, pero, debido al trance, no podía importarle menos, sólo quería apreciar unos segundos más su rostro, quería protegerla... Sí, protegerla, fue en ese momento donde recordó todo lo ocurrido ¿Un accidente dicen? Un ataque con arma de fuego no era un accidente ¿Quién podía ser lo suficiente ruin para disparar a alguien tan... ? Aaah... Su cabeza pasó de estar completamente en paz, a un enojo comparado con la erupción de un volcán, simplemente no podía perdonar a quién la haya atacado y poco a poco, aquella expresión de embalsamado, pasó a una completamente amargada, su boca enseñando aquellos afilados dientes, su ceño fruncido, los músculos totalmente tensos y sus ojos reflejaban ira, violencia... Pero al mismo calidez y protección.
avatar
Salón : 1 B Dromes : 2628
Reputación : 8
Mensajes : 29
Ver perfil de usuario
Faye
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Friends for blood? || Priv. Faye

Mensaje por Mary Holden el Dom Abr 22, 2018 2:12 am

De repente la chica se vio así misma, estaba enfrente… y por un momento pensó que estaba frente a un espejo, aunque creía que había algo mal en este porque... sus ojos estaban rojos, sin embargo, cada movimiento que hacia con sus manos se reflejaba en este “¿Soy yo?” Se pregunto, mientras veía a su supuesta yo reflejada en el espejo asintiendo con la cabeza “¿Ya me olvidaste?” Un tono burlón se hizo presente en la voz que le contesto, haciendo que Mary diera un paso hacia atrás que no repitió su clon, así como tampoco su expresión de miedo. Su otra yo parecía acercarse lentamente hacia ella a la vez que esta daba hacia atrás con cada paso que la otra avanzaba, intentando moverse más rápido porque la contraria para alejarse, pero sin poder lograrlo hasta que sintió que no podía dar ningún paso más, había chocado contra una pared tal vez, sus pies no podían moverse y ella se acercaba “Éramos buenas amigas” La azabache negó con la cabeza, miraba hacia otro lado por unos segundos antes de cerrar los y …despertar.

Aun cuando su respiración se oía débil, al abrir los ojos esta se agito de golpe a la vez que intento sentarse, no obstante, el dolor que sentía le golpeó fuertemente provocando que apenas la chica pudiera moverse. No se había percatado con quien estaba, donde o que, hacia ahí, ni siquiera lo había pensado, solo había despertado asustada porque había soñado con “Jane”. Cerro los ojos una vez más, intentando tranquilizarse a sí misma como al dolor, para al cabo de un minuto abrirlos nuevamente, mirándole lentamente y con detenimiento el lugar. Primero miro el techo que era blanco, al frente que no podía visualizar bien los objetos lejanos, recién notaba que aun no estaba enfocando demasiado bien. Miro su mano, analizando lentamente que tenia algo en esta “¿Qué es eso?” Veía que estaba conectado a una especie de tubo que tenia algo rojo, el cual empezó a seguir de a poco el recorrido hasta llegar hasta una mano ajena “..¿Hay una persona aquí?” Aun le costaba procesar lo que sucedía, parecía una computadora recién iniciando todos los programas, pero una muy lenta que parecía costarle iniciar todo “Estamos conectados por un ¿Tubo? ..creo que es un cable rojo..” Siguió intentando razonar “¿Por qué..?” Se pregunto ahora, levantando la vista lentamente y viendo el rostro del chico que tenia enfrente de una manera confusa “Es…una persona normal” Se dijo de la nada, para después con su mano desocupada, aquella que no tenia ninguna aguja metida en esta frotarse los ojitos y mirar bien “Es…¿Un chico?” Se quedo viendo cada faceta del contrario, su ropa, las vendas, su rostro poco visible, el cabello que se asomaba, incluso el gesto que estaba haciendo, y en cada cosa que observaba, sentía una presión en el pecho “¿Eh?” La voz podría decirse que casi no salía de la azabache “¿Quién es? ¿Qué hace aquí?” Miro nuevamente por lo que estaban conectados, esta vez, viendo con mucho mas detenimiento aquello que los conectaba “¿Qué es eso?” Se empezó a preguntar ahora, sintiéndose aun mas nerviosa. Volvió a mirar el lugar rápidamente, sintiéndose cada vez mas desorientada, intentando moverse de nuevo. Quería sentarse, quería moverse, sin embargo, a penas lo intento, el dolor agudo de nuevos se apoderaba de su hombro-A-ay..-Dejo escapar un pequeño quejido, decidiendo quedarse quieta en la cama de una vez.

De repente tenia ganas de llamar a su madre, a su padre, sentía miedo porque no recordaba casi nada, ni reconocía bien el lugar, y no era solo miedo, si no que también eran nervios muy grandes, tenia a alguien que no conocía en frente, estando conectada a ella sin saber por qué. No quería mirar al desconocido, no quería hablarle, prefería evitarle la mirada, ¿Qué hacia ahí? No dejaba de preguntarse hasta que, al fin los recuerdos le vinieron a la cabeza. Las ganas de llamas a sus padres desvanecieron rápidamente, el susto podría decirse que casi se desvaneció, sin embargo, ahora se sentía insegura e incluso algo solitaria pues, sentía que no podía confiar en nadie que le rodeaba, y tampoco tenia a alguien con esas características.

Volvió a mirar al chico con cierto miedo combinado con sus nervios que podía reflejarse en su leve temblor del cuerpo-Di-Disculpa.. ¿E-En do-donde estamos..?-Se atrevió a preguntar con cierta inseguridad notable-¿Qu-Que son estos cables?-Agrego otra pregunta al poco tiempo, sin saber que más decir o hacer exactamente, porque al intentar ocultar su rostro en la bufanda que solía traer siempre noto que, ya no la tenía, empezó a rebuscar con la mirada y termino encontrándola ahí, encima de un mueble. Miro de reojo su ropa, y se dio cuenta que ya no estaba, sino que, con otra distinta, la que normalmente utilizabas en un hospital. También estaba cubierta por las sabanas de la camilla que intento subir un poco para cubrirse, necesitaba cubrirse el rostro para hablar tranquilamente, al menos algo, pero no, no lo lograba, ni mantener la mirada para esperar la respuesta del contrario ni poder formular una palabra aparte de-Mi..mi..bu-bufanda-En voz muy baja cuando volvió a mirarla de reojo.



Pienso-Hablo-Narro
[Mary & Chrome] ahora es [Mary Holden]

Fc ♡:



RoUs y JiRy Forevah ♡:

Cosas Zhukhulentozas:



¡Únanse y conozcan a la mejor mascota de todas!


avatar
Salón : 3 B Edad : 19 Dromes : 66988
Reputación : 7
Mensajes : 274
Ver perfil de usuario
Mary Holden
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Friends for blood? || Priv. Faye

Mensaje por Faye el Lun Abr 23, 2018 7:31 pm

Música:

Estaba totalmente inmerso en sus pensamientos, en lo que le había llevado a estar en aquella situación, en las recientes emociones que le había provocado todo lo ocurrido, desde la amargura por un sistema tan lento cuando una persona estaba en riesgo, hasta la emoción que hacía saltar su corazón al ver a aquella chica dormir, sin olvidar el enojo por pensar en los posibles agresores, de los cuales claro, tenia una diminuta pista. Muchos podrían pensar que su reacción de enojo y deseo de protección, es simplemente producto de su intento por gustarle a alguien, pensando en la absurda posibilidad de que al protegerla, esta se enamoraría de él, pero no era el caso, el azabache no es esa clase de persona que utiliza tácticas tan baratas como esperar a que alguien esté en peligro para agradarle, no, él podía sentirse reflejado en aquella muchacha con cara de ángel, recordaba como era acosado en su infancia, cuando era visto como una abominación débil y pisoteable, en su memoria repasaba aquellos días donde su vida era un infierno y nadie era capaz de defenderlo aunque sea un poco, por eso estaba enojado, ver como alguien se había aprovechado para hacer daño a una chica que seguramente no había hecho nada para merecerlo ¡Y por la espalda! La sangre de Faye hervía de la ira, pero otro sentimiento predominaba esta vez "¡La próxima vez los detendré, lo juro!" pensaba observando a la inconsciente chica.

El tiempo transcurría mientras el azabache no quitaba los ojos de Blanca Nieves ¿Cual sería su nombre? ¿Sería menor o mayor que él? No aparentaba mucha edad, aunque con lo extrañas que resultaban ser las personas de esta para nada normal ciudad, no sería sorpresa si sobrepasa el centenar de años. ¿Tendrían algún gusto en común? ¿Podría hablarle sin que se asuste? O más bien ¿Podría si quiera hablarle? Recién caía en la cuenta en que haría si ella despertaba y estaba él a su lado, en la habitación no había nadie más y si bien habían otras camas, nadie las estaba ocupando, estaban solos ¿Se tomarían bien encontrar a un total desconocido conectado a ella y que el mismo la esté mirando? ¿Qué debería decirle? Muchas preguntas rondaban la cabeza del vendado sujeto, ahora todo parecía resultar mal, no encontraba la forma de que algo pudiese salir bien entre ambos, si no podía agradarle a la gente cuando estaban despiertas ¿Por qué le agradaría a alguien a quién ve dormir? ¡Eso es acoso, Faye! - Maldita sea... - Comentó muy a lo bajo mirando al suelo, quizás lo mejor sería que volviese la enfermera, lo desconectase y simplemente se fuese para su casa, para no volver a verla, era lo mejor ¿No? Tanto para él como para ella.

Fue cuando un pequeño quejido llamó su atención, estaba tan dentro de sus melancólicos pensamientos, que no se había percatado que la contraria había salido de su sueño eterno ¡Quizás debió aprovechar la oportunidad de besarla antes! Quizás así despertaba y se convertiría en su príncipe azul... Vaya idiotez. La joven temblaba ¡Por supuesto! ¿Qué más iba a hacer? Estaba al lado de un extraño, pero peor aun, era un extraño con una expresión lo suficiente amenazadora como para sentir una guadaña rebanar tú espalda. Guardó silenció, observándola con timidez e incomodidad, no sabía que decirle, no sabía como responder su pregunta, hasta que finalmente escuchó su última pregunta, de inmediato una ráfaga de oxígeno llenó sus pulmones, como si hubiese tomado el elixir de la vida y sus energías hubiesen regresado ¿Por qué? ¿Porqué debía tener miedo? ¡Ella es la que debería estar asustada! ¡Maldición, Faye! ¡Sufrió un accidente y tú teniendo miedo de hablar a una chica! ¡Le dispararon y tú todavía piensas en como puedes hablarle!

Ambos ojos dorados se dirigieron esta vez al fondo de la habitación, estaba bastante lejos para alcanzarlo con su mano, por lo que tendría que desconectarse, pero eso era obviamente una mala solución. No se dio cuenta en que momento los cables de su cabeza se desconectaron, pero hizo algo que sin duda no debía - Oh... Sí, ahora te la alcanzo - Comento intentando sonar lo más seguro y confiable posible, levantándose de la silla en la que se encontraba sentado mientras donaba, observó el objeto y rápidamente, estiró con fuerza su brazo que no estaba conectado, soltando de inmediato las vendas de su brazo zurdo. Estas con velocidad volaron en dirección a la bufanda y como si estuviesen vivas, se enroscaron atrapándola. El brazo izquierdo del azabache quedó completamente desnudo, dejando así ver todas las cicatrices a causa de quemaduras, aunque sería más específico decir que todo su brazo era una gran cicatriz tostada. De inmediato retiró su brazo con fuerzas para que las vendas regresasen, teniendo por fin aquella prenda de ropa en sus manos - Ten... - Comentó en voz baja entregando el objeto, cayendo en cuenta de lo que acababa de hacer. Desvió el rostro a un punto donde la chica no pudiese verlo - Por favor... No veas - Dijo nervioso, intentando vendarse nuevamente el brazo desnudo, para finalmente tomar sentarse, sin mirar a la chica.

Pasó unos segundos así, hasta que juntó el valor para hablar, debía ignorar lo que había pasado recién, ahora no era importante - Estás en el hospital y te estoy donando sangre, alguien te atacó - Quería decir "Tuviste un accidente", pero seguía sin creer que lo haya sido, quería ser realista.

Y antes de que pudiese seguir hablando, una enfermera entró, no era la doctora, si no una mujer más joven, se veía la poca experiencia en sus ojos - Ya está listo - Dijo con miedo al ver al azabache, mientras quitaba las agujas y el tubo, para luego dirigir su mirada a la chica - Oh, despertó... Ahora mismo iré a buscar al doctor, aunque ya se ve mucho mejor - Comentó intentando fingir felicidad y amabilidad, aunque por el temblar de su cuerpo, quería dejar la habitación cuanto antes - Unos amigos vienen a verla igual, el doctor les dio permiso para pasar, es bueno que haya despertado para verlo... Y-Y-Y usted si quiere... Puede marcharse - Lo último fue dirigido a la momia, aunque sin mirarlo. Y así como entró, salió, casi corriendo, para buscar al susodicho doctor.

- Bueno... Nos vemos - Fue lo último que dijo el azabache mientras se dirigía a la puerta, topándose con el par que había visto en un inicio, estaban charlando y riendo como típicos jóvenes, hasta que cruzaron miradas, la altanería de sus sonrisas no fue borrada, como si su objetivo aquí fuese mayor al miedo que pudiese generar Faye - ¡Muchas gracias hermano por salvar a nuestra amiga! ¡Ahora nosotros nos hacemos cargo! - Dijo uno de ellos estirando su mano en dirección al vendado, pero esta fue rápidamente repelida de un golpe - No soy tú amigo - Salió por los labios de Faye, su mirada estaba llena de ira y violencia, pero dejó el lugar de todas formas, cerrando la puerta a su espalda - Pff... Y a este que le pasa - Mencionó el otro, antes de fijar sus miradas en la chica.

- Mejor no grites -
Se apresuró el que habló en un inicio, sacando un revolver de su bolsillo y apuntando a la chica - Sabes a que venimos ¿No? Tuviste mucha suerte de que mi compañero fuese un estúpido... Pero de dos balas no te salvas - Comentó con una retorcida sonrisa en sus labios, acompañado de unos ojos completamente abiertos a causa de una segura demencia, el otro, reía como si de un patán se tratase. Los ojos de ambos estaban por completo clavados en la señorita - ¿Y bien? ¿Por lo menos suplicarás para divertirnos un poco? No tenemos inconvenientes en conversar un rato... Sólo no hagas más difícil nuestro trabajo -
avatar
Salón : 1 B Dromes : 2628
Reputación : 8
Mensajes : 29
Ver perfil de usuario
Faye
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Friends for blood? || Priv. Faye

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.