Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Octubre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!



TRAMA
Mythological
Prince's Search

POR Zackary Argyreon
BÚSQUEDA
Búsqueda de un universitario
POR Rudi Di Costanzo
LIBRE
Se ofrece rol dragonil
POR Skye D.
BÚSQUEDA
Búsqueda de un
ardiente dragón

POR Nekushi Kuishiro
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!
TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡TAKEMORI TE DESEA LO MEJOR!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Sobre un atardecer pacífico... // Priv. Haruki, Yuzu y Lia.

Mensaje por Kuroki Sakamoto el Lun Abr 02, 2018 7:01 pm

Era el atardecer de un día normal. Nada importante había sucedido en ninguna parte. En los periódicos no se leían noticias de que ninguna guerra hubiera estallado en algún rincón remoto, las bolsas de los distintos centros económicos se mantenían estables, ninguna catástrofe natural había pasado para empeorar la situación de un mundo ya sobrecargado por la estupidez humana. Era, simplemente, un día pacífico y aburrido para todos, esos que son especialmente problemáticos para los noticiarios y diarios, que no tenían nada sensacionalista que reportar a sus televidentes y lectores, pero agradable sin manera para los ciudadanos del mundo y de Éadrom, que vivían su rutina sin nada nuevo en que pensar y sin experimentar ningún suceso fuera de lo normal.

Probablemente lo más interesante que algunos vieron ese día en Éadrom fuera cierto gato negro que, con una pañoleta roja atada al cuello y una bolsa de comida rápida en la boca caminaba tranquilamente por la acera del parque central.


Parque al atardecer:


Al caminar su pelaje, bien cuidado y limpio, destellaba como turmalina bajo la luz llameante de un atardecer temprano. Pocas personas transitaban por el lugar, de manera que su avance era sencillo, sin tener que esquivar los pasos de nadie y recibiendo pocas miradas curiosas a su paso.

El gato que así se movía vino a detenerse en una curva del sendero. Miró a ambos lados, comprobando que los bancos adyacentes estaban desocupados, antes de saltar con presteza sobre el que tenía justo enfrente. Sus pequeñas patas acariciaron la textura de las barras del asiento, y asintiendo con gesto satisfecho puso su carga sobre ella.

Fue entonces que Sakamoto se permitió soltar un suspiro de alivio. Llevaba un buen rato caminando desde la tienda de comida japonesa hasta el parque, y antes de esta desde la estación. Vivía en los dormitorios del instituto, así que había tenido que recorrer una distancia significativa hasta ahí, recorrido que hizo en el autobús, bajo la mirada atónita de los otros pasajeros. Era, realmente, una tarde tranquila para él también, y le había apetecido sentarse a comer en un lugar público para relajarse un poco de la tensión de vivir en la misma habitación que cierta persona.

Levantó la mirada y estudió el paisaje. Frente a él, una extensión de césped se abría, pensada para que los dueños de mascotas los pasearan y jugaran con ellos, o para que grupos se reunieran para pasar un buen rato sentados sobre un mantel. El campo se extendía también a sus espaldas, donde un pequeño parque infantil con columpios y otros aparatos complementaba la imagen. El cielo mostraba el hermoso color del ocaso y un murmullo ambiental, mezcla de la brisa entre los árboles, la charla apagada de la gente y el ruido natural de una ciudad más al fondo, completaban la imagen.

─ Ahhh… -Sakamoto suspiró con su pequeña voz felina, aguda e infantil como la de un niño, mientras alzaba la cabeza, cerraba los ojos y trataba de hundirse en la tranquilidad, de convertirse en parte del pacífico escenario- Es bueno hacer esto de vez en cuando.

Un poco más tarde, ya relajado, abrió la bolsa, las típicas de comida para llevar, aunque marcada con el símbolo de un salmón sobre la cubierta de papel, y hundiendo la cabeza sacó un pequeño plato plástico que colocó sobre la banca, sobre el que fue colocando pieza tras pieza de una especie de pan con forma de pescado que fue extrayendo con la boca.


Taiyaki:


Era Taiyaki, un pastel japonés relleno. Aquellos lo estaban con crema de pescado y queso, ordenados específicamente por él. Ahora que finalmente había comenzado a dar clases de Historia en el instituto, finalmente podía permitirse aquellos pequeños placeres sin tener que pedirle dinero a Tomoko. Acostumbraba llevar un billete o dos ocultos en la bufanda y podía comprar lo que quisiera, siempre que pudiera cargarlo en la boca y que el vendedor fuera lo suficientemente sensato como para  no tomarlo por un demonio o una alucinación.

─ Disfrutemos de la paz mientras podamos –dijo con filosofía mientras tomaba uno de los Taiyaki entre sus patas delanteras y empezaba a masticarlo, manteniendo el equilibrio con habilidad. Era una lástima que no pudiera acompañarlo con una taza de té, pero ya estaba fuera de sus habilidades motoras.


Los gatos no hablan, ¿sabes? Y tampoco piensan. Pero hey, que yo no soy un gato.

Ficha // Crono



.
avatar
Dromes : 22202
Reputación : 2
Mensajes : 16
Ver perfil de usuario
Kuroki Sakamoto
SEMI ANIMALES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Sobre un atardecer pacífico... // Priv. Haruki, Yuzu y Lia.

Mensaje por Haruki Nishinomori el Mar Abr 10, 2018 8:54 pm

"Los niños no deben jugar cuando oscurece". ¿Cuántas veces había escuchado esa frase Nishinomori en sus cortos siete años de vida? Sabía que era peligroso perderse en la noche, sobre todo de camino a casa ya que los árboles a penas y dejaban paso a los suaves rayos de luz provenientes de la luna. El bosque sí que era un sitio de tener cuidado, ¿pero y el parque?

No andaba junto a ningún adulto, pocas personas mayores eran las que conocía y ellos solían estar ocupados. El atardecer era muy bonito, casi tan emocionante como las pinceladas de un cuadro impresionista. Él iba dando cortos saltos, haciendo que sus cortos cabellos cobrizos se moviesen simultáneamente al ritmo de sus brincos. Una sonrisa se dibujaba en su rostro, y no era para menos: iría a jugar al parque junto a sus amigas.

Era usual, o le solían decir, que los niños y las niñas no jugaban juntos por muchas, muchísimas razones; sin embargo, Haruki tenía muchas amigas y no encontraba diferencias entre jugar con ellas o jugar con su único amigo niño (Uma).

El parque fue el lugar acordado. Había una parte con juegos infantiles. A él le gustaba meterse a la caja de arena a construir castillos, mas casi siempre era usada por infantes de menos edad. Por otro lado, habían columpios, toboganes, barras de metal y otras estructuras muy divertidas y funcionales para jugar al escondite. Sólo pensar en lo divertido que era, hacía recorrer una chispa de energía por todo su cuerpo. Por naturaleza, era hiperactivo, pero, el pasar una tarde así de agradable, hacía que sus ansias aumentaran todavía más.

Con un gran salto final, terminó de adentrarse en el parque. Estaba dando la espalda a una banca, en la cual le pareció ver a un gato con una pañoleta roja muy genial¡Yo quiero una! pensó en tanto realizaba un recorrido visual, intentando encontrar a sus amigas. Al verlas a lo lejos, estiró sus brazos en dirección al cielo y comenzó a moverlas para llamar su atención¡Yuzu, Liaponnu! gritó a todo pulmón, con una gran sonrisa en su rostro.

Al asegurarse de haber llamado su atención, bajó los brazos y guardó un leve silencio, silencio que sirvió para que escuchara... ¡¿Al gato hablar?! Rápidamente se giró para ver que no fuese su imaginación. ¿Cómo era eso posible? Además estaba comiendo un Taiyaki con gran maestría— ¡YUZU, LIAPONNU! ¡HAY UN GATO MÁGICO! gritó sin discreción, muy asombrado, esperando que lo acompañaran a ver al "señor Gato de la Pañoleta", como mentalmente lo acababa de nombrar.



Narro Pienso Hablo


¡Magia!:



avatar
Dromes : 95050
Reputación : 10
Mensajes : 319
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Sobre un atardecer pacífico... // Priv. Haruki, Yuzu y Lia.

Mensaje por Yuzuyu S. el Jue Abr 26, 2018 12:33 pm

Llevaba esperando las horas de la tarde con muchas,muchisímas ganitas!! El quedar con tus amiguitos a jugar siempre es motivo de alegría,a que sí,a que sí..?
El señor árbol que habita en el bosque,se puso muy contento cuando le expliqué que tenía muchos amiguitos de mi edad!! ¡¡Tan, pero tan contento, que me animó para que viniera hoy a jugar con ellos en el parque !!; incluso a la hora que habíamos decidido venir a jugar le parecía bien!! ..Estaba tan,tan,tan emocionada con la idea de jugar en el parque junto a Li-chan y Haruru que llegué al parque mucho antes de lo indicado, pero no fui la única porque al ratito de llegar, vi a Li-chan aparecer..

▬ ¡¡Li-chan!! ▬ moví ambas manitas en el aire para asegurarme me viera.

Al ver se acercó me puse muy contenta. ▬ Tu también has llegado prontito..,hehe..,solo falta Haruru.. ▬ musité mientras la miraba con una gran sonrisa.
Me coloqué bien cómoda dentro del cajón de arena.. ▬ ¿Quieres jugar un poco conmigo hasta que llegue Haruru..? ▬ la miré un poquito de lado,mientras mis manitas ya estaban sobre la arena, que poco a poco comenzaba a tener forma de una montaña.

Ambas nos pusimos a echar tierra sobre la super-montaña que estaba intentando hacer antes de vernos..
¡ Tenía una gran idea ! Quería hacer una montaña enorme, con un túnel profundo y grande para dejar pasasen piedritas y tal vez un río....pero..,necesitaba ayuda..,yo solita me iba a tardar muchito!!
Li-chan se puso a mi ladito a jugar..¡Que bien!
▬ ¡Li-chan!.. a ti...te gustan los... ▬ parpadeé algo sorprendida al sentir nos llamaban(?) Ladeé la cabecita,viendo a Haruru haciendo movimientos muy graciosos con las manitas..
▬ Hehehe..es Haruru.. ▬ musité,levantándome mientras limpiaba mis manitas llenas de arena sobre mi faldita azul..
Li-chan y yo nos pusimos en marcha para ir junto a Haruru...pero de pronto comenzó a gritar diciendo había un gatito mágico!!!!(?)

Al oír esas palabras mis ojitos se abrieron en demasía..¡Un gatito mágico! ..Sugoii..!

Comenzamos a correr para ir lo antes posible al encuentro del minino mágico.. ▬ ¡¡Haruru!! ▬ dije,mientras llegábamos hasta él,viendo a un gatito con un pañuelo,sentado en un banquito comiendo(?)..
▬ ..¿Nani?... ▬ parpadeé confusa..¿Los gatitos comían de esa manera?..


Hablo"Pienso" ▬ Actúo


Si me pierdo,miren aquí o///o:

avatar
Dromes : 54364
Reputación : 5
Mensajes : 174
Ver perfil de usuario
Yuzuyu S.
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Sobre un atardecer pacífico... // Priv. Haruki, Yuzu y Lia.

Mensaje por Lia Fáil el Dom Abr 29, 2018 7:36 pm

¡Rawr! ¡Raawr! *Se escuchaba una otra y otra vez aquel dulce gruñido rondando las calles de Éadrom, era difícil imaginar aquellos dos conceptos juntos puesto que son naturalmente opuestos uno del otro. El rugido generalmente empleado por animales de grandes dimensiones y toscos movimientos combinado con la dulzura de una voz infantil con gran entusiasmo por dominar las antiguas artes druídicas del cambio de forma.* ¡Oh, mira! ¡Un pajarito! Raaawr, Señor Pajarito. *El pequeño pajarillo voló de cerca junto a la pequeña niña cuyo atuendo era similar a la apariencia de un osezno bebé y después continuó su vuelo junto hacia sus familiares. Lia estaba muy emocionada estrenando su nuevo rugido por donde quiera que iba, levantando sus manos que imitaban unas filosas garras e intentando actuar como un oso salvaje cualquiera.* ¡Ten un bonito día también, Señor Pajarito!

*Se despidió la pequeña moviendo su mano izquierda de un lado a otro mientras veía al ave alejarse, mirando hacia el cielo se dio cuenta de como el azul brillante del cielo comenzaba a palidecer, pronto se acercarían los matices naranjas y eso solo significaba una cosa.* ¡Hora de jugar en el parque! Rápido, rápido. *Aibhilín había prometido reunirse con Haruru y Yuzu-Yuzu en el parque para jugar a... Cualquier cosa, porque en el mundo de los niños no es necesario planear juegos, solamente hay que confiar en los encuentros espontáneos que surgen a diario. Se veían todo el tiempo en el bosque, a visitar al Gran Roble, a ambientar a la Súper Secreta Guarida del Oso, esta vez simplemente estaban cambiando de ambiente.* Al parque, al parque.

*Canturreaba mientras sus pequeños pies corrían atravesando arbustos, calles y rugiendo cada vez que quería. A alguno que otro adulto pareció llamarle la atención la niña disfrazada que corría sin pensar en detenerse, pero incluso antes de que pudieran preguntarle algo, la niña ya se había ido muy lejos. Así continuó durante varias calles hasta por fin encontrarse con el colorido parque.* ¡Yaaay! ¡Llegué prontísimo! *El pasto se iluminaba en un brillante color verdoso, bellas florecillas de colores se asomaban por cada rincón y todo el lugar parecía salido de un libro de realismo mágico. Recorriedo el lugar se dio cuenta que Yuzu-Yuzu ya estaba allí y pronto escuchó cómo le llamaba.*

¡Raawr! ¡Yuzu-Yuzu! *Rugio nuevamente la niña mientras corría hacia la contraria, ambas portaban una de las sonrisas más adorables al encontrarse.* ¡Sí, sí quiero jugar! *Lia ayudaba a amontonar la arena hasta que finalmente se formó aquella gran montaña, estaba tan concentrada que pronto consiguió comenzar a formar el surco para que un río pudiese cruzar por la construcción. Solamente desvió su atención cuando escuchó su nombre y al subir el rostro se dio cuenta que se trataba de Haruru.* ¡Yaay! ¡Ya llegó! *Sumándose al saludo extravagante de Haruru, Aibhilín también levantó ambas manos y gritó el nombre del niño.* ¡Hooli, Haruru! ¡Hooooli, Señor Gato Mágico! *Repitió al escuchar aquella frase* ¿¡Un gato mágico!? ¡Wooaaaaah!

*Corrió entonces hacia aquella banca aparentemente vacía en donde un gatito de oscuro pelaje comía con gusto un delicioso postre japonés, lo reconocía porque lo había comido una que otra vez.* ¡Raawr! *Rugió a modo de saludo, levantando sus dos manitas como si fuesen garras.*

Mira mi notita. c::


¡Así hablo yo!
Lo que pienso es un secreto.
Los Espíritus conocen la verdad
Así se cuenta mi historia.


¡Regalo de Papá! c: :
avatar
Dromes : 105649
Reputación : 4
Mensajes : 98
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Sobre un atardecer pacífico... // Priv. Haruki, Yuzu y Lia.

Mensaje por Demian Serkin el Mar Ago 14, 2018 7:09 pm



TEMA
CERRADO
Tema cerrado por inactividad.
Este tema lleva inactivo más de dos meses y por tanto, muy a nuestro pesar, debe ser cerrado y enviado a la papelera, pero ¡No temas! Si deseas recuperarlo solo tienes que pedir su apertura aquí.
Lugar: Parque central.
Atte: Staff ITR.
RHODES PRINCE PARA ITR



Otras cosillas:

Gracias a la genialosa de Noire por la firma ♡
avatar
Edad : 24 Dromes : 774066
Reputación : 29
Mensajes : 1171
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Sobre un atardecer pacífico... // Priv. Haruki, Yuzu y Lia.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.