image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas
» Un encuentro no deseado -Takeshi Hajime-
Hoy a las 6:51 pm por Sunareh Akashiya

» Ausencia owo
Hoy a las 6:06 pm por Alice Donakis

» Una Ausencia que no es una Ausencia(?
Hoy a las 6:04 pm por Alice Donakis

» Ausencia de mis tres pj
Hoy a las 6:03 pm por Alice Donakis

» • Ausencia •
Hoy a las 6:01 pm por Alice Donakis

» LOST GARDEN +18 [Cambio de botón]
Hoy a las 5:23 pm por Invitado

» Antaros University (afiliación hermana)
Hoy a las 4:12 pm por Luka Crosszeria

» Aztlán — afiliación élite
Hoy a las 4:12 pm por Luka Crosszeria

» Cierre/Apertura de temas
Hoy a las 3:38 pm por Sebastian Michaelis

» It's Sowtime
Hoy a las 3:37 pm por Sebastian Michaelis





















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Nuevos enlaces [Sayori]

Mensaje por Mikaela Lovegood el Mar Mar 27, 2018 4:36 pm



L
a mañana empezaba a hacerse cuesta arriba. Anoche no había logrado dormir, buscando algunas respuestas en la biblioteca a altas horas de la noche. A pesar de no estar permitido, siempre tenía la excusa del periódico para merodear en los archivos ─ Algo que usaba frecuentemente─. Es por ello que el ensordecedor bullicio de la música le había despertado. Una de sus muchas compañeras en la casa había tratado de sintonizar el viejo equipo de radio que se encontraba en el salón principal, con la emisora oficial de Takemori. Creía que aquello ya era una reliquia, pero se ve que podía dar un poco más de guerra; ahora en vez de una sosegada locutora hablando de cómo estaba la situación en Éadrom , lo que se oía era Run to the hills a todo volumen. Desgraciadamente, no había mando a distancia como en la actualidad y la chica no sabía cómo apagar el equipo sin uno. La música hacía retumbar las paredes de la casa, incluso su pequeña lámpara de star wars danzaba al ritmo del heavy metal; era imposible escapar o ensordecer tal barullo, ni siquiera la almohada contenía tal poder y para cuando la profesora encargada quiso cortar por lo sano desenchufando el aparato, ya estaba totalmente despierta. Sus ojeras eran imposibles de disimular, ni aún con un buen lavado se quitaba aquella expresión exánime. Se miró al espejo un par de veces, estirando las orejas hacia abajo como si eso pudiera ser la solución contra todo pronóstico.

Cuando su compañera asomó a su cuarto para pedir disculpas ya se estaba enfundando en sus medias, shorts vaqueros y camisa de asillas. Por suerte era uno de esos días festivos y como pertenecía a una casa dentro del instituto, podía acceder a varias secciones de la universidad. Mientras colocaba su libros y consolas dentro de la mochila, pensaba en qué lugares no había explorado aún, por suerte tenía un pequeño mapa de la biblioteca, donde marcaba los estantes que ya había ojeado.

Pensó que si la respuesta estaba allí, pudiera que no fuera tan fácil como ella creía. Como toda magia, se mostraría sólo cuando fuera realmente necesitada y de momento, no había indicios de que así lo viera. Una vez en la biblioteca se lanzó al fondo, a agarrar uno tras otro, tomo por tomo, aunque ya la tarea comenzaba a pesarle demasiado. Tanto fue que se estiró en el suelo con un montón de libros a su alrededor. Tomos tan gordos que parecía que contenían más vida que ella, y probablemente era así. Suspiró, cansada y agotada de ayer. Se encontraba en uno de esos días en los que el cuerpo pesaba y la mente no tenía ganas de trabajar en nada que no fuera dormir o hacer algo que realmente valiera la pena ─ entre grandes comillas ─  No tuvo que pensar antes de exhibir sus grandes dotes como arquitecta literaria; Apilando los libros uno sobre otro hasta crear una pequeña mesa, donde colocó su consola nintendo, abriendo su menú de juegos para jugar al clásico mario. Si bien era amante de todo tipo de juegos, también lo era de los grandes clásicos, no podía evitarlo. A su lado, colocó un par de bolsas de fritos y patatas que había traído como aperitivo ante la idea de quedarse todo el día investigando y, aunque sabía que eso estaba prohibido, no podía evitar dejar salir ese lado rebelde. Cuando tenía sueño, todo le parecía un poco más posible.

Venga, ¡uy! ¡Vamos! ─ decía involuntariamente, meneando el aparato de un lado a otro.

A pesar del insomnio, sus pulgares mantenían una agilidad envidiable. El sonido artificial que generaba la consola se podía oír perfectamente, al igual que su voz en el eco de la biblioteca, de vez en cuando, también se apreciaba el crujir de las patatas en su boca, cuando entre pausa y pausa, le picaba el gusano del picoteo.  

Un nivel más y alcanzo mi propio record ─ susurró entusiasmada.

Cuando jugaba, se olvidaba de todo lo demás, incluso de su propio agotamiento, así era que también olvidó el montón de libros que hacía de mesa y de un pequeño golpe los tumbó a todos, generando un rápido aunque bastante perceptible, ruido hueco.

Ala...

Se inclinó a ver lo libros, cerrando los que habían quedado abiertos, deseando con cada uno que no hubieran resultado dañados.
 


{_/}
(¬.¬)
/   >       ○ ○ [Emily Lovegood] ahora es [Mikaela Lovegood]
Corazón de un user(?) ♥️

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 24 Dromes : 113497
Reputación : 7
Mensajes : 46
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Nuevos enlaces [Sayori]

Mensaje por Sayori el Mar Abr 03, 2018 6:55 pm

La dulce primavera bañaba de pelaos rosas el sendero hasta los edificios del dominio de el instituto takemori en función académica; traspasarlos sin preocuparse de salir limpio era una acción imposible por la época aunque igual, a quien le molestaría estar en contacto con los fenómenos naturales  por  preferencia a nivel mundial de la grandiosa nación del sol naciente.  Inicio de grandes pruebas y parte mas relajada de el sistema académico ya que pronto, en tan solo unas semanas comenzarán de nuevo la epoca de examenes. Si buscas un buen puesto académico mas les vale dedicar horas al estudio. Por suerte, Clai no era de esos que necesitaba pasar mas de doce horas para poder ser prefecto en clase, el ya de por si tenía una excelente memoria y un proceso analitico  bastante alto para ese tipo de lecturas de su carrera que escuchar al profesor y realizar sus talleres le ahorraba varias horas de estudio. El tan solo necesitaba era releer algunos temas  para sacar notas tan altas.


Aquel día  el se había ofrecido por debajo de mesa para ganar algo de dinero de sus pobres compañeros que estaban apurados con talleres algo complicados de desarrollo para ellos, a ser su tutor en esas horas libres en la biblioteca. Tenía el permiso de instruir y los profesores que lo vieran en horas no adecuadas en algunas zonas sencillamente lo dejarían pasar por el prestigio que le tienen al azabache. ventajas de ser el favorito de las clases por las altas notas.


La mañana había llegado con su maleta negra a la espalda  libre de libros en las manos, pues, debía pedir prestado unos en la biblioteca  para realizar los estudios posteriormente en un salón cercano. Iba sereno en sus pasos sin nada realmente en la mente no mas de el recuerdo de la carta recibida el día anterior por su hermana menor, la cual le había contado cómo iban las cosas en la casa y sobre todo con ella misma.  De jeans azules naval algo  desgastados en la zona de las rodillas  y una camisa manga largas estilo suéter de color negro cuello amplio, sus gafas semi ovaladas y sobre todo el gorro de lana que tanto ama puesto y bien organizado  se dió paso por la zona de clinica y terapia en la parte de salud de los grandes estantes. "Ahora  que lo pienso... Hoy no  he visto la bibliotecaria llegar." Pensó cayendo en cuenta por el simple hecho de que la biblioteca estaba abierta  sin nadie a cargo.  Divagó un poco  torciendo la boca al agacharse soltando el maletín despacio. Sacaba a ver las carátulas de los libros pasando las páginas rápidamente allí abajo buscando el necesario para el estudio cuando de repente escuchó un estruendor. —...¿Hum? —Rodó la vista  buscando el punto de origen del ruido.


Su sentido aventurero y curioso se despertó. Quiso suponer que  sea la bibliotecaria teniendo un pequeño accidente  si no fuera por  el curioso ruido que había sonado segundos antes de el estruendor. "¿Será un conejo.... Digo una rata?" Se levantó en un quejido cerrando el libro llevándose con sigo buscando  si había algún animal dentro. Lo que no se esperaba era que fuera una chica con su campamento antisocial formado a un rincón. Definitivamente si se encontró un roedor.


...No se supone que deberías estar aquí... Con todo esto. — Su instinto oculto de  Presidente estudiantil habló. Cruzándose de brazos   dejando que su cuerpo se apoye sobre la  izquierda. — Muy bien va contra las reglas comer, jugar jugar videojuegos, hacer ruido en la biblioteca. Además... de dañar alguno. — Le señaló con el dedo índice con la mano que sujetaba un libro grueso.


Sus verdosos  abrazados con ojeras negras hablaban mas que sus propias palabras con aquel acento peculiar de Noruega. Pozos oscuros mas profundos que las mismas palabras marcaban su expresión en una tenue,  seca e incluso en un trasfondo melancólico oculto por las capas de cebolla en la que se esconde siempre. Arregló las gafas con la mano que sostiene el libro asegurando este tomo por debajo del brazo al acercarse a  tomar uno de los que ella había estado usando como una mesa.  


... Pareciera como si no tuvieras casa... — Comentó por lo bajo leyendo la portada de unos cuantos.




-Yo hablo./ "Yo pienso"/ Yo actúo.

Una vez mi Padre dijo...:

"Las emociones inexpresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde de peores formas."
-Sigmund Freud

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 20 Dromes : 15913
Reputación : 7
Mensajes : 265
Ver perfil de usuario
Sayori
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Nuevos enlaces [Sayori]

Mensaje por Alice Donakis el Vie Jun 15, 2018 9:39 pm

TEMA CERRADO
Tema cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de dos meses inactivo.
Si desean volver a abrirlo pedirlo aquí.

➢ Lugar: Edificios/Biblioteca


Dime, ¿Cuán grande debe ser el abrazo para olvidar mi soledad?


[Alice Sadao R.]Ahora es[Alice Donakis]
avatar
Salón : 2 B Edad : 19 Dromes : 798742
Reputación : 46
Mensajes : 2614
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Nuevos enlaces [Sayori]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.