image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!












HAPPY BIRTHDAY
Hana Iwafune
¡TE DESEA TAKEMORI!
¡Y hoy inauguramos este hermoso espacio para los beios cumpleaños del mes! ¡Perdonen nuestra tardanza en volver! Pero aquí estamos para poder celebrar junto a nuestra Hanita, también conocida como Trinity su cumpleaños (un pelín atrasadito, perdón uwu). ¡Y es que esto es un momento especial! Porque ella es un usuario que siempre ha estado con nosotros desde hace muchos añitos, apoyándonos y ayudándonos un montón. ¡Siempre está allí para todos! Es que es un amor de persona y una excelente moderadora de eventos. Personalmente, les queremos desear un maravilloso cumpleaños a nuestra hermosa Trini Porque la amamos mucho en el staff. ¡Y no se queda corta! Que también es muy querida por los usuarios mismos, por supuesto que si. Así que muy feliz cumpleaños.
¡Y te tenemos un regalito!



Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado La coincidencia no existe, sólo la ilusión de la coincidencia... (Yuu Narukami)

Mensaje por Rowena Edelweiss el Jue Mar 08, 2018 10:05 pm

Las noches frías como aquella, despertaban en la milenaria dragona recuerdos que, a pesar de haber sido sometidos al implacable paso de los años, de los siglos, se presentaban tan nítidos como el primer día que los atesoró en su memoria. Rememoró la densa niebla de las calles de Londres, aquel brumoso velo blanquecino que difuminaba la luz proyectada por las farolas, aquel olor a humedad y el eco de sus zapatos reverberando en cada callejuela por la que pasaba... incluso, volvió sentir aquella impactante mezcla de estupor, temor y asco que sintió al ver a una de las primeras víctimas de Jack el Destripador. Rápidamente aquella imagen fue sustituida por otra, por la hermosa plaza de San Marcos, en Venecia, durante uno de sus famosos carnavales allá por el año 1300 d.c. Recordaba el correr por las calles, toda una proeza teniendo en cuenta cuanto dificultaba la tarea el vestido y los zapatos. Sintió nuevamente la emoción, escuchó el arrullo del agua de los canales al subir a las góndolas...recordaba bailar...Ante esta idea, una nueva imagen tomó las riendas de sus memorias. Era el palacio de invierno del Zar de Rusia, aquella monumental construcción, soberbia y maravillosa, estaba tan abotargada de boato que superaba ampliamente lo indecente, pero bailar en aquellos salones no tenía precio.

Exhaló una delicada nube de vaho sobre el cuello de su abrigo blanco y esbozó una pequeña sonrisa que, para quien la observara no parecía venir a cuento, pero para su línea de pensamientos, tenía mucho sentido. Aquella fria noche en la ciudad de Eadrón, era muy distinta a todas aquellas que había recordado, y así debía ser, por eso la vida era interesante, porque nunca sabías que ibas a encontrarte a la vuelta de la esquina. Lo más curioso era que, Rowena, no acostumbraba a salir de noche, la circunstancia que se estaba dando aquel día era bastante excepcional y esa pequeña transgresión, tan simple e inocente, la provocaba un curioso cosquilleo de emoción en el pecho.  

Se detuvo un momento junto a una de las calles que brotaban de la bulliciosa avenida por la que transitaba, junto a una ingente cantidad de jóvenes y demás juerguista que se entregaban a los placeres que les ofrecía la noche de Eadron. Consultó su ubicación en google maps, para asegurarse de que no se hubiera pasado de largo el local donde la habían citado. Arqueó una ceja al ver que estaba en la calle paralela y no en esa, resopló, tenía que dejar de ir por la vida montada en una nube... ahorraría muchísimo tiempo. Como pudo, se abrió camino entre la riada de personas que transitaban hasta una larga y tortuosa callejuela pobremente iluminada a la que daban las puertas de  servicio de varios locales. Se planteó seguir por la avenida hasta un ramal que conectara con donde quería ir que fuera menos tétrico, pero apartó esa idea de su cabeza. No era ninguna adolescente asustadiza, ni una dama delicada, un poco de oscuridad y suciedad no suponían un problema.

Enfiló por el callejón, en un principio todo fue bien... hasta que se topó con un tipo de alimañas que de vez en cuando, se refugiaban en esa clase de agujeros para fumar, beber, y probablemente, drogarse. Eran tres individuos más o menos jóvenes, cada cual más repulsivo que el anterior. En seguida repararon en la presencia de Rowena, y por supuesto ella en la suya, incluso antes de verlos, pues la gema de su espalda la avisó de que alguien tenía turbias intenciones hacia su persona. Tras una serie de comentarios soeces, que por supuesto incluían a sus voluptuosos senos, los cuales se adivinaban bajo el abrigo, que no había abrochado por completo... por que ¿para qué? si para ella aquel tiempo no llegaba ni a un poco de fresco. Tampoco podía decirse que el sencillo vestido de seda azul claro que llevaba debajo tuviera un escote exagerado, más bien discreto, pero con semejante talla de pecho eso era un detalle menor... por no mencionar que cuando alguien quería hacer sentir a una mujer sumamente incómoda y asquearla, "elogiar" algo tan evidente era el recurso más trillado.  

Rowena, los ignoró por completo, pensando pasar de largo, hasta que se plantaron en mitad de la calle y empezaron a avanzar hacia ella. La dragona puso los ojos en blanco, "lo que hay que aguantar", inmediatamente, giró a la derecha por un desvío y apretó el paso. Pensó que se cansarían de seguirla y volverían a ocuparse de su vana y depresiva existencia, pero no hubo suerte. La llamaban, de formas que hacía que se la revolviese el estómago. "Es impresionante la capacidad que tienen ciertos especímenes para retorcer de forma tan repulsiva el lenguaje", pensó.

-Largaos u os arrepentireis de haberos cruzado conmigo- advirtió ella cuando escuchó que uno se adelantaba a su espalda para alcanzarla.

Como cabía esperar de mentes tan simples, con el cerebro más pequeño que la cloaca que tenían por boca, se rieron de su advertencia. Entonces, notó como uno de ellos la agarraba por un brazo y tiraba bruscamente de ella. Lo que pasó a continuación fue visto y no visto. Rowena agarró al desgraciado, lo obligó a soltarla y lo estampó de cara contra la húmeda y sucia pared que tenía enfrente, le retorció un brazo, y entonces se oyó un claro crujido, y el tipo lanzó un ahogado grito de dolor. Le había roto un dedo.

-Eso ha sido un hueso...tienes 205 más- dijo con frío encanto.

Entonces oyó un familiar chasquido a su espalda, ese inquietante click y el chasquido típico de un arma que se había cargado y retirado el seguro.

-Se acabó el juego, zorra- le espetó una de las alimañas.

"Ah... tenía que haberlo imaginado", a pesar del riesgo que suponía el arma, Rowena no daba muestra alguna de miedo, preocupación ni nada que se le pareciese, pues no era la primera vez que la apuntaban con un arma, ni con cosas peores incluso. Como mucho, se intuía que actuaba con cierta prudencia. Soltó al desdichado del hueso roto y se giró lentamente. Su semblante no denotaba ninguna emoción más que una calma imperturbable y la gelidez de un iceberg en la mirada.

-Disculpa...¿esto es un intento de intimidación? porque empieza a rozar lo patético- pronunció aquellas palabras con una encantadora sonrisa, pero su voz era una fría y cortante crítica que puso nervioso al hombre del arma.

Mientras, su mente ideaba alguna clase de estrategia que la permitiese noquear al ser despreciable del arma, miró de reojo a su derecha, donde podía verse la calle principal a un algo lejos, con un alto trasiego de gente. Correr estaba descartado, si el tipo tenía buena puntería, acabaría con un balazo en el cuerpo y no era una idea que la sedujera. El otro secuaz del que llevaba el arma, alargó la mano a la altura de sus senos... en un veloz acto reflejo, ella le pegó un fuerte manotazo que la apartó. Volvió a ser amenazada con el arma. El que acababa de recibir el golpe, la empujó contra la pared, golpeando ruidosamente un cubo de basura cercano "Casi que prefiero el balazo" pensó cuando vió que se le echaba encima...
avatar
Dromes : 20810
Reputación : 0
Mensajes : 35
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La coincidencia no existe, sólo la ilusión de la coincidencia... (Yuu Narukami)

Mensaje por Yuu Narukami el Sáb Mar 10, 2018 5:34 pm



La coincidencia no existe, sólo la ilusión de la coincidencia...
ROWENA &  NARUKAMI -
- Viernes 21:00 Hs -


 
 
 


.01


Sin duda los días de paz no eran duraderos en Eadrom , algo que Narukami claramente tenía sabido como detective, incluso luego de aquel evento de la escuela la cual un sujeto casi se adueñaba de la misma consiguiendo  innumerables cantidades de gente a su lado algo que para aquel muchacho fue uno de los casos más complicados el cual tomo una gran cantidad de tiempo poder resolver y hacer que toda aquella fatídica situación terminara en un final feliz, ¿pero cuánto duraría aquello? Días , años , meses, no lo sabía perfectamente, después de todo, luego de la paz regresa la guerra y así era el ciclo sin fin de convivir en una ciudad sobrenatural, la mayoría buscaba poder , así como tarde o temprano seguramente aparecería otra persona con hambre de tenerlo todo, incluso a las personas de Eadrom.

—Umm , ciertamente Hermana , ¿cómo va todo? Me entere que conociste a una nueva amiga, hahaha , curioso de ti no eres alguien de muchas amistades, espero que esto sea un gran paso para formar tu manada… que dices , sabes que mis relaciones a veces suelen ser pasajeras , realmente la gente desaparece cuando menos te lo esperas hasta incluso tú lo sabes perfectamente…. , sé que la extrañas pero tu vida debe continuar así como la mía, umm debo cortar lo siento voy de camino a casa y la señal es algo débil te veo luego procura portarte bien — con respecto a aquella llamada que hacía , era dirigida a su querida hermana “Natsuki Hatayama” , la última de su familia y alguien a quien apreciaba con su vida misma, era en si una de las razones por la cual permanecía en aquella ciudad, buscando la paz de la misma el día a día. Incluso su pensamiento se tornaba algo serio cuando se trataba de proteger a las personas que amaba, y no iba a dejar que ninguna escoria se hiciera consigo a una persona inocente. —¿Ahh? — en lo que disponía a recorrer su camino a casa , escucho un claro sonido metálico caer, haciéndole pensar por un momento se trataba de algún gato callejero , algo por lo cual lo dejo pensante un momento, ya que aquella forma tan rápida de impactar contra el suelo, no era precisamente la fuerza que aplicaría un animal más bien una persona por lo que aquel pensamiento se derivó a otra opción alguien revisando la misma buscando comida , sin duda alguna tampoco era una opción para Narukami por lo que , comenzó a quitarse sus lentes tornando una mirada algo seria en lo que buscaba la procedencia de aquel sonido.

Era de suponer para aquel detective que las calles de Eadrom eran inseguras, en aquellas horas por lo que rápidamente se percató de un peligro a la lejanía, una mujer siendo sometida por delincuentes los cuales se estaba aprovechando de la misma, algo que hizo que a aquel caballero le hirviera la sangre al notar como maltrataban a una mujer, algo que nunca perdonaría incluso por un solo empujón. Rápidamente redujo de manera instantánea a uno de los criminales rompiéndole un brazo en el proceso, incluso en su mirada no se notaba ninguno expresión más bien una mirada vacia la cual no buscaba tener “prisioneros” más bien castigarlos, dejando a aquella escoria armada sumamente herido y tirado en el suelo quejándose por aquel dolor, con respecto a los sujetos restantes pues solamente huyeron al ver su presencia notando que se trataba de una persona que no iba a estar con rodeos. —Ambulancia, no hay  nada de eso para ti , abusar de una mujer es algo que no tiene perdón en este mundo, tienes la culpa de no tratarla con el debido respeto — menciono entre ojos en lo que suspiraba un poco , sin duda alguna estaba cansado de tratar con esa clase de personas pero por el momento aquella mirada de Narukami se dirigió hacia los ojos color llamativos de la fémina ofreciéndole una mirada aun algo seria debido a la situación pasada. —Mis sinceras disculpas, puede irse a casa señorita — un claro viento hizo que sus cabellos se movieran un poco, incluso aquella luna era lo único que iluminaba aquella escena mostrando el aspecto de aquel muchacho que estaba frente a ella, un caballero el cual hablaba con sumo respeto a una mujer que había salvado esa noche, no quería tampoco su agradecimiento, le bastaba con que estuviera bien en aquel momento. Claramente el sujeto adolorido se desmayo debido a tanto sufrimiento por parte de aquel brazo roto, por lo que supo que aquella situación estaba totalmente controlada, solo asintiendo hacia aquella mujer para luego comenzar a observar de manera fija a la fémina frente suyo.






THE WHITE KNIGHT
FC! and gifts:
 
Gracias por el regalo Curie <3

Hablar - Pensar - Actuar-

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 27 Dromes : 173748
Reputación : 21
Mensajes : 468
Ver perfil de usuario
Yuu Narukami
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La coincidencia no existe, sólo la ilusión de la coincidencia... (Yuu Narukami)

Mensaje por Rowena Edelweiss el Sáb Mar 10, 2018 9:20 pm

Lo que sucedió a continuación, no se lo habría terminado de creer ni aunque se lo hubieran dicho de antemano. De la oscuridad de la noche, como una exhalación, apareció un hombre que dejó fuera de combate al hombre de la pistola en cuestión de un par de segundos, oportunidad que aprovechó ella para quitarse al que tenía encima de un empujón y un fuerte golpe en la boca del estómago, que lo dejó aturdido. El fue bastante menos considerado que ella, que solo había roto un dedo a uno de esos desdichados. En lo primero en lo que reparó fue en ese aura amenazante e inmisericorde que desprendía, que se sumaba a una voluntad que parecía inquebrantable. Resultaba tan evidente el peligro que hasta delincuentes tan primarios como aquellos se percataron, abrumados, de lo que se les venía encima. El del dedo roto intentó recuperar el arma que había dejado caer el desdichado del brazo roto, pero Rowena ya lo había previsto y se adelantó para pisarla aprovechando que había caído cerca de ella, atrapándola bajo el zapato. El hombre le lanzó una torva mirada pero no hizo más por recuperar la pistola, estaba demasiado asustado por la presencia del oportuno héroe anónimo como para intentar nada.  

A decir verdad, lo que más impresionó a la dragona, no fue la breve exhibición de artes marciales del desconocido, si no lo que dijo después. En aquellos tiempos raro era ver a alguien ayudando a otra persona cuando lo necesitaba, la mayoría pasaban de largo, incluso cuando les era posible prestar ayuda, pero no lo hacían para no “complicarse la vida”, pero más extraño resultaba que las palabras y las acciones de alguien estuvieran en consonancia. Y en ese hombre lo estaban, o al menos en ese momento, así era.

Cuando su mirada se cruzó con la suya, ella ya había esbozado una enigmática sonrisa y entornó los ojos, estudiándolo con una cautivadora curiosidad que no logró disimular ni en su expresiva mirada ni en su semblante. Se trataba de un hombre joven, que andaría en torno a los veintipico, su mirada denotaba seriedad incluso cierta gelidez, aún más teniendo en cuenta el percance por el que acababa de pasar. Era bastante más alto que ella, y tenía el pelo y los ojos de una coloración bastante inusual… la gema en su espalda, no supo definir el tipo de raza al que podía pertenecer, de hecho, la transmitió una intensa sensación de confusión y misterio. Por unos momentos, aquella imagen la resultó maravillosamente familiar. Quizá fuera por aquella oscuridad, tenuemente iluminada por la luz de la luna, o por la situación, o por el porte de aquel caballero desconocido, tan imponente y circunspecto... o quizá una mezcla de todo ello. Pero aquella estampa la traía vivos recuerdos de las múltiples historias que había escuchado a lo largo de su extensa vida sobre caballeros, de esos que provenían de los cuentos de hadas, y que claramente, se consideraban demasiado idílicos como para existir. A pesar de que sabía que era sumamente improbable encontrar a alguien así fuera del mundo de su mente, aquella imagen de la realidad y aquel hombre la habían incentivado aquel recuerdo.

-¿Por qué os disculpais?- preguntó intrigada mientras se agachaba a recoger el arma del suelo como si fuera alguna clase de repulsivo animal venenoso, y sacó el cargador, para dejar ambos sobre la tapa del contenedor y se acercó un poco más a su oportuno caballero salvador. Desde luego no tenía intención de irse a su casa como una dama traumatizada por lo ocurrido. Primero porque no estaba asustada en absoluto, y segundo porque siempre había sido una mujer que cuidaba de sí misma- Os agradezco vuestra intervención,... - dijo realizando una pequeña pero solemne reverencia.
Al incorporarse, aquella soñadora sonrisa de su rostro seguía allí, perenne, junto a su mirada de curiosidad y serenidad, como si observara algo que la fascinara e intrigara a partes iguales. Si en algún momento aquella desagradable situación la había asustado, no dió muestras de ello.

- Mmmm ¿con qué nombre debería referirme al caballero que me ha prestado ayuda y con el que acabo de contraer cierta deuda que insisto en compensar?- le hablaba de forma semejante a como habría hecho la dama de las historias que pululaban por su cabeza. No obstante, por muy distraída y soñadora que fuera su mente, tenía los pies lo suficientemente plantados en la tierra para darse cuenta de cuando, quizá, se dejaba llevar demasiado por esa otra faceta suya y debía detenerse... más por cómo podrían tomárselo los demás, que por ella misma.

-Lo siento- se disculpó encogiéndose levemente de hombros, procediendo a tutearle pues no quería que se pensase que con su forma de hablar pretendía tomarle el pelo, pues en ningún momento fue esa su intención- Te pregunto tú nombre y soy la primera en no presentarme, me llamo Rowena Edelweiss... pero puedes llamarme Wen, si lo prefieres.-le seguía sosteniendo la mirada con esa extraña expresión y tranquila seguridad.
avatar
Dromes : 20810
Reputación : 0
Mensajes : 35
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La coincidencia no existe, sólo la ilusión de la coincidencia... (Yuu Narukami)

Mensaje por Yuu Narukami el Mar Mar 13, 2018 4:31 pm



La coincidencia no existe, sólo la ilusión de la coincidencia...
ROWENA &  NARUKAMI -
- Viernes 21:00 Hs -







.01


Ciertamente la ciudad de Eadrom era una la cual sucedían cosas sumamente extrañas, podías conocer desde personas normales hasta toparte con un vampiro, algo que Narukami tenía ya por claro después de tantos años vividos en aquella ciudad, pensando que este podría ser su última aventura en aquel gran lugar, sin duda alguna las amistades que hizo con el tiempo fueron algo que ayudaron bastante con la vida de aquel albino, desde su llegada, desde la guerra falsa de Eadrom, e incluso del gran caso de aquel sujeto el cual casi se adueñaba de aquel lugar. Muchos pensamientos se pasaban por la mente de aquel detective uno los cuales lo hacían retroceder muchos años en el pasado sobre todo recordar aquellas épocas en las cuales había disfrutado incluso hasta su instancia en Takemori.

Una leve sonrisa se postro en sus labios en lo que entrecerraba su mirada hacia la fémina, contemplando perfectamente que sabía del uso de armas al ver como sacaba aquel cargador, poniéndose a pensar en aquel momento que ella podría tener alguna experiencia con las mismas sobre todo el modo en el actuó tan calmada sin pedir ayuda. —Si yo no llegaba a tiempo, ibas a encargarte de ellos , ciertamente...—sentencio de forma directa en lo que llevaba una mano a su mentón estando expectante a aquellos ojos los cuales eran sumamente llamativos, incluso en la forma que mantenía su serenidad al tener tal encuentro con aquellas escorias de la sociedad que solo buscaban aprovecharse de una inocente mujer. —No deberías tomar el arma de aquella forma la policía te hará muchas preguntas … —suspiro un poco al ver aquel acto imprudente de la fémina , quitándole la misma de sus manos en lo que con un poco de su magia genera una alta temperatura para borrar posibles huellas de la misma, incluso se tomó la molestia de ponerse en cuclillas y dejar aquella arma caliente sobre las manos del desmayado delincuente , con una ligera sonrisa en venganza de tales actos.

—Narukami, Narukami Yuu, ese es mi nombre, pero dejémonos de juegos, fácilmente pudiste hacerte cargo de ellos no eres una simple humana puedo sentir un gran poder emanando de ti , mah supongo que querías que alguien viniera por ti, ¿acaso ahora vas aprovecharte de mí bondad? — bromeo un poco en lo que analizaba profundamente aquellos ojos de la muchacha, teniendo una mano en su mentón en lo que trataba de descifrar de que raza podría tratarse, hasta incluso dio un paso hacia su persona estando más cerca de su espacio personal para poder sacar algún tipo de conclusión sobre el asunto. —Wen ,entonces, algo familiar para alguien que apenas conozco pero a de suponer que el destino me puso frente a usted por alguna razón señorita Edelweiss , ha de suponer que no me dejara ir de todas formas verdad? Deberíamos dejar este escena del crimen , mientras la acompaño a casa ya podrá pensar en algo más por el camino — , una clara mirada despreocupada se notó en su rostro mientras disponía a caminar pasando de ella en lo que guardaba sus manos en sus bolsillos, realmente poco le interesaba lo sucedido más bien quería cumplir con su deber, si aquella mujer se trataba de alguna oportunista pues la dejaría ir sin duda alguna , no estaba para perder el tiempo , menos con alguien que hasta podría aprovecharse de su buena suerte. Narukami en lo que avanzaba fuera de la zona de riesgo ocurrida, observo detenidamente de reojo a aquella mujer estando expectante de que podría tratarse de alguien nuevo en la ciudad, algo que le generaba cierta desconfianza, aun sabiendo que su actitud parecía sumamente educada, no podía juzgar un libro por su tapa, esa era su principal ley por lo que prefería mantener un perfil bajo hasta que ella decidiera hablar un poco más.—¿Profesora de Takemori?, Interesante, eres docente, ten más cuidado aunque sean unos ladrones tontos tienen su forma de robarte las cosas sin que te des cuenta — , respondió en lo que levantaba levemente su billetera en la mano izquierda en un contoneo algo cómico , incluso hasta ofreció una sonrisa divertida al hacerle notar que se estaba olvidando de algo. —Atrápala, por ahora estas limpia así que puedes seguir caminando a mi lado señorita Edelweiss— rio un poco en lo que entrecerraba aquella mirada ,estando expectante al camino que seguiría con aquella profesora, sin duda alguna estaba curioso por saber un poco más de su persona.





THE WHITE KNIGHT
FC! and gifts:
 
Gracias por el regalo Curie <3

Hablar - Pensar - Actuar-

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 27 Dromes : 173748
Reputación : 21
Mensajes : 468
Ver perfil de usuario
Yuu Narukami
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La coincidencia no existe, sólo la ilusión de la coincidencia... (Yuu Narukami)

Mensaje por Rowena Edelweiss el Mar Mar 13, 2018 8:49 pm

Desde luego, era un hombre bastante observador y no tenía reparo alguno en hacerlo notar. No le había pasado desapercibido el hecho de que sabía utilizar armas, aunque a juicio de la dragona, afirmar algo así era muy apresurado. Sabía cómo se manejaban, sus partes y como desmontarlas... obviamente no todas ellas, pero las más habituales si. Al parecer había metido la pata con respecto a tocar la pistola. La verdad es que Rowena no estaba muy familiarizada con esa clase de cosas y el hecho de estár muchas veces en otro planeta no la ayudaba demasiado a hacer las cosas con la cabeza necesaria, al menos a veces. Arqueó ligeramente una ceja cuando le vió hacer... no sabría decir muy bien qué, y devolverle el arma al que estaba tirado en el suelo. Suposo que sería algo relacionado con  las huellas dactilares.

No había pasado por alto lo suspicaz que se mostraba, una mezcla extraña de amabilidad y una forma de hablar muy directa. No era habitual, las personas solían hablar dando muchos rodeos, pero él no, el parecía dejarlo todo caer tal cual.

-Por supuesto, yo vengo todas las noches a este callejón para ver si me viene a salvar mi príncipe azul, ¿cómo lo has descubierto?- dijo con marcado tono irónico, siguiéndole el juego -Sí, es cierto, pensaba hacerlo yo misma- dijo encogiéndose levemente de hombros cuando comentó que bien podía haberse ocupado ella del problema- Estaba buscando el momento adecuado para librarme del de la pistola. Pero al final viniste tú, así que no hizo falta...- no tenía ningún problema en admitirlo, nunca la había gustado eso de fingir ser una dama en apuros. -Pero independientemente de eso, agradezco tu intervención. Ya no se ven esa clase de cosas- alegó con una amable sonrisa.- Y con respecto a ser poderosa...bueno, supongo que eso es relativo, pero mi poder no es uno que pueda usar a la ligera con tanta gente alrededor-aseveró.

Hablar de fuerza, poder o sinónimos, nunca la había hecho demasiada gracia, al fin y al cabo ella para ser un dragón, era débil, como siempre le habían hecho notar los miembros de su clan.

Podía haberle dicho cual era su raza, pero él no era el único suspicaz allí. Le devolvió la mirada, entrecerrando los ojos en un gesto de curiosidad y algo de desconcierto. Era evidente que la estaba estudiando, como si la midiera, y ella hacía lo mismo aunque no en tanta profundidad. La gema de su espalda era un hervidero de incertidumbre. Era evidente que no se trataba de un humano, tampoco de un mago, ni un demonio, por suerte, pero tampoco podía relacionarlo, de primeras, con ninguna raza que conociera. Aunque teniendo en cuenta que tampoco sabía mucho de él no podía aventurar nada.


-"No creo en la casualidad ni en la necesidad; mi voluntad es el destino". -dijo con cierta solemnidad y sonrió, citando a un escritor ingles- La verdad, me gusta pensar que mi existencia no es simplemente, fruto del azar, si no que tiene un significado... Como si formara parte de algo más grande- declaró con cierto aire esperanzado, soñador, pero creyendose cada palabra que decía.- Al final, todo ocurre por alguna razón.

Le siguió fuera del callejón, observandole atentamente. Puede que Rowena no fuera la mujer más centrada del mundo, su fuerte estaba en la creatividad, la imaginación y en una inquebrantable voluntad, incluso a pesar de muy inteligente. Pero podía percibir que la estaba vigilando, cosa que no podía decir que la sorprendiese, en los tiempos que corrían, la bondad, la confianza y la amabilidad eran atributos que uno no podía manifestar ni entregar a la ligera pues, por desgracia, la gente solía ser más bien mezquina y aprovechada. No obstante, no estaba en la naturaleza de Rowena dejar de comportarse con amabilidad, salvo si detectaba algo anormal o peligroso. Algunos la tachaban de ingenua, por esperar lo mejor de la gente y por creer que podía haber algo bueno en muchas cosas que otros tachaban por completo de destables e insalvables. Uriel no se había sacrificado para que ella fuera uno más dejándose llevar por el resentimiento y la desconfianza.

Entonces Narukami reveló algo sobre ella que no tenía forma de saber, y se quedó clavada en el sitio, mirándole perpleja sin comprender cómo había podido acceder a esa información.

-¿Cómo...?- entonces, notó la ausencia de la cartera, y un momento después vió que la tenía él en la mano y su expresión fue el más claro ejemplo de contrariedad- ¡Ey...!- exclamó sin ocultar que estaba indignada y más aún cuando se lo estaba tomando a broma.

Cogío la cartera y se tomó su tiempo para contestar después de que le dijera que tenía la suerte de ir con él porque estaba "limpia". Le miró de abajo arriba, y ladeó ligeramente el rostro cuando sus miradas se cruzaron. La suya era intensa y estaba llena de interrogantes, pero la muchacha soñadora estaba dejando entre ver a otra bastante decidida.

- Hay ciertos límites para la desconfianza, Señor Narukami-concluyó, su tono de voz se había vuelto algo más frío, pero al final suspiró y se la guardó en el bolsillo interior.-Ahora la cuestión es ¿esta usted limpio, señor Narukami?- cuestionó, esbozando una media sonrisa, sin disimular el escrutinio al que le estaba sometiendo

- Si tanto te interesaba saber de donde soy o que profesión tengo, podrías habérmelo preguntado- comentó, a pesar de que su tono volvía a ser suave, pues ya había dejado clara su opinión hacía un momento-  vale que la gente tienda a mentir, vale que lo normal es desconfiar... pero si vas a hacer algo así, al menos, podrías intentar preguntármelo sin más y si desconfías igual... pues ya confirmas con la cartera, supongo- dejó escapar una leve risita, ya volvía a ser la chica risueña que solía- Si haces trampas, se pierde el encanto del descubrimiento, y de una conversación interesante- comentó.- No tengo intención de ir a casa, tengo un asunto del que ocuparme... si lo deseas me puedes acompañar. Imagínate que voy a reunirme con unos mafiosos o algo así y te lo pierdas- dijo con tono de broma, jocoso y volvió a sonreir como solía hacerlo.- Entonces ¿me acompaña Señor Narukami?, a mi también me gustaría tener la oportunidad de conocerle un poco mejor, y seguirá pudiendo hacerme preguntas, si lo desea, aunque esta vez no podra recurrir a ninguna clase de tarjeta- comentó con aire divertido, aunque algo misterioso.

Comenzó a caminar por la calle principal, procurando ir por el costado para evitar las mayores aglomeraciones de gente.

-Bueno, veamos, puesto que seguro que tienes la cartera a buen recaudo... y que a mi no me van mucho esos trucos en los que pareces ser bastante habilidoso, tendré que recurrir a hacer preguntas a la vieja usanza- volvió a sonreír y se dió unos golpecitos con un dedo en los labios con gesto meditabundo- ¿A qué te dedicas? supongo que será algo que requiera tener conocimientos avanzados de artes marciales, manos rápidas, una marcada suspicacia, y capacidades para obtener información ya que pareces darle importancia a la veracidad de esta...- le miró de reojo con un intenso brillo de interés en la mirada- Seguramente se trate de un trabajo peligroso... y los trabajos que suelen encajar en esa descripción son los de policía o cosas semejantes. ¿Ando muy desencaminada?- volvió a mirar al frente- En cuanto a mi... soy profesora de ingles y literatura, tengo más años de los que casi puedo recordar, y soy escritora... Si quieres saber más adelante, dispara, estoy deseando ver a que conclusiones llegas- estaba muy tranquila, no se apreciaba atisbo algo de tensión ni en su cuerpo ni en su expresión, en parte, por que la gema no había detectado ninguna clase de hostilidad hacia ella, y por otra, porque tampoco era sencillo intimidarla y seguridad en si misma no es algo que la faltase- Por cierto...Yuu... es un bonito nombre, ¿con qué kanji lo escribes?- dijo esbozando una nueva sonrisa curiosa y amable.


"Yuu Narukami...", le miró de nuevo de reojo mientras caminaba, no con impresión de estar vigilandolo, simplemente lo observaba en silencio, como si pudiera atravesarlo con ella, y ver lo que escondía. "Qué interesante se dibuja la noche..."
avatar
Dromes : 20810
Reputación : 0
Mensajes : 35
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La coincidencia no existe, sólo la ilusión de la coincidencia... (Yuu Narukami)

Mensaje por Yuu Narukami el Vie Mar 16, 2018 4:58 pm



La coincidencia no existe, sólo la ilusión de la coincidencia...
ROWENA &  NARUKAMI -
- Viernes 21:00 Hs -







.02


Ciertamente aquella fémina que apenas había conocido era algo observadora, Narukami comenzaba a tener sospechas de que podría tratarse de una trampa la cual podría salirle muy caro confiar mucho en una persona la cual apenas se había topado sobre todo en la situación en la que se encontraron ambos , después de todo algunos remanentes de aquel clan aun buscaban la cabeza del detective luego de haber lidiado con su líder, una historia un tanto larga de contar pero sabiendo que aún quedaba sujetos que quería hacerse con Eadrom , o intentando convencer gente para unirse a aquel bando oscuro. *Umm si se tratara de uno de ellos podría darme cuenta al instante por ahora solo le seguiré la corriente veré que tan inocente podría ser…* , aquella caminata era un tanto ligera ya que esperaba hacer tiempo para mantener una charla un tanto más fluida con aquella mujer, después de todo quería conocerla más a fondo sobre todo si trataba de ocultar.

—Es parte de mi trabajo , si usted no cuida sus cosas no es mi problema —
rio levemente mientras continuaba aquella caminata con las manos en sus bolsillos estando expectante a la charla que tenía con Rowena, sobre todo en el momento que hacia aquellas preguntas las cuales parecían sumamente curiosas por parte de su persona . —¿Limpio? Realmente no lo estoy , ¿cree que estas manos están totalmente limpias? Si quieres paz siempre encontraras la guerra, señorita Edelweiss, recuerde eso — la explicación que le ofreció fue clara incluso detuvo su paso para girarse y mantener su vista fijamente en aquellos ojos de color los cuales profundizo aquella misma mirada como si se adentrara en un pozo por parte de sus iris de tal forma que generaba un aura en la cual no se podía bromear con aquel sujeto ni hacerle daño a las personas que más quería en aquella ciudad por lo que si realmente era alguna seguidora del caos era momento de que confesara , lo demás vendría solo para su gusto, sin duda alguna aun con aquella pequeña desconfianza, tenía un ápice de esperanza en que algunas personas ya habían cambiado su forma de ser que parte de aquel caos del pasado ya había terminado para traer momentáneamente un poco de paz a la ciudad.

—Woah, realmente eres curiosa, permítame presentarme de nuevo , Narukami Yuu, detective profesional de esta ciudad el único e inigualable de la misma , héroe que detuvo la catástrofe de la anterior falsa guerra — respondió sin más decir con una ligera reverencia cual caballero ante la dama presente , ofreciéndole una grata cortesía a aquel título que le habían dado la mayoría en la ciudad, ya que aquel acontecimiento de hacía ya un año fue uno de los más grandes tanto de Takemori y Eadrom , sin duda alguna no fue algo que pudo lograr solo , detener a aquella persona fue algo con lo que tuvo apoyo de sus preciados amigos los cuales valora mucho hasta el día de hoy aunque ya no estuvieran en aquella ciudad o mejor dicho quedando pocos de ellos rondando por la misma. —Significa Dios del rayo ,para ser más exactos de hecho tiene muchos significados dependiendo de la forma en que lo escribas, veamos , como , Coraje , Calificado , abundante ,ayudar , ternura , amigo ,permanencia, entre otros, se extiende mucho, se ve que estas muy interesada en saber de mi información , Rowena Edelweiss, ciertamente es un nombre Ruso,¿ qué te trajo a Eadrom? , sobre todo para moldear la mente de los jóvenes creo que es momento de pasar la pelota .

*Rowena* , un nombre característico de la madre Rusia, sin duda alguna tenía muchos misterios detrás de aquel bello rostro algo que podría ser como una rosa con espinas si no se le trataba adecuadamente, sin duda alguna Narukami tendría que tener cuidado con sus palabras pero por el momento seguiría aquella caminata hasta saber un poco más.






THE WHITE KNIGHT
FC! and gifts:
 
Gracias por el regalo Curie <3

Hablar - Pensar - Actuar-

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 27 Dromes : 173748
Reputación : 21
Mensajes : 468
Ver perfil de usuario
Yuu Narukami
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La coincidencia no existe, sólo la ilusión de la coincidencia... (Yuu Narukami)

Mensaje por Rowena Edelweiss el Mar Mar 20, 2018 8:53 pm

Rowena arqueó las cejas ante la respuesta de Yuu a su pregunta sobre si él estaba "limpio" o no, su expresión denotaba cierta sorpresa, y una pizca de incredulidad, pues sentía que se dirigía ella como la jovencita que aparentaba ser, cuando probablemente era ella la que más había vivido de los dos. Soltó una pequeña risita, hasta que se puso frente a ella, clavando aquella mirada tan seria y afilada en la de ella. Probablemente, para otros seres con menos experiencia que Rowena en los devenires de la vida, o con una psique más frágil, se hubieran sentido claramente intimidados, pero ella no. Le sostuvo la mirada tranquilamente "Si, si, captó el mensaje,  me portaré bien", pensó para sí, risueña, y ese aire sereno y desenfadado se reflejó en su limpia y clara mirada. No tenía nada que esconder... bueno...sí, pero no a él directamente.

-Tengo claro que no camino junto a ninguna clase de santo, Señor Narukami, no espero que seáis un hombre intachable, eso sería muy infantil, insensato y... ridículo por mi parte. Todos tenemos nuestros demonios, nuestros "cadáveres bajo la alfombra"- dijo entrecomillando cómicamente sus últimas palabras, al tiempo que le dedicaba una divertida mirada de soslayo- nuestros secretos...-añadió en un tono algo más bajo, para darse cierto aire misterioso- Nadie es perfecto, y nadie debería considerar que la perfección consiste en ser irreprochable en todos los aspectos. Aunque haya muchos individuos por ahí que se paseen con infulas de superioridad moral, esa gente si que es peligrosa,... hay pocas cosas que den más miedo que un narcisismo tan grande que no permita reconocer los propios errores o flaquezas...-de pronto se paró en seco y ladeó ligeramente la cabeza como si se acabase de percatar de algo- ¡Oh! ya estoy divagando otra vez, perdona... a veces se me va la cabeza ¿en qué estábamos?- preguntó dejando escapar una pequeña risa nerviosa al haberse descubierto así misma embarcándose en un monologo frente a él, y le dedicó un leve además de disculpa- ¡Ah, sí! ya me acuerdo...-hizo una breve pausa para ubicarse en la conversación- Igualmente Señor Narukami, no me refería a lo que haya podido hacer o acontecer en su pasado... sino a cuan limpias son sus intenciones con respecto a mi persona. Aunque realmente no buscaba una respuesta...-comentó con cierto misterio- porque ya se la respuesta- dejó caer con una rotundidad sorprendente aplastante.

Le lanzó una significativa mirada, una mirada profunda e indescifrable, como si pudiera leer en él como si se tratase de un libro abierto, con ilustraciones incluidas. Sonrió de forma enigmática, en parte para picarle la curiosidad y por otra para ver como acababa reaccionando ante semejante declaración. Era completamente consciente de su desconfianza, y se comportaba con cierta prudencia para no avivar aquella llama, pero una conversación no podía considerarse interesante sin el toque justo de provocación y misterio.

Cuando Yuu volvió a presentarse, esta vez agasajandola con una mayor cantidad de detalles acerca de su persona, se detuvo, observándole como si le viera por primera vez. Tardó unos instantes más de lo protocolario en devolverle aquella reverencia, situación que la divirtió y no dudó en seguirle la corriente, pero lo cierto es que no podía disimular su intriga, su curiosidad. Presentarse a uno mismo como héroe, no era cualquier cosa, era una seña de identidad que marcaba profundamente y que habría multitud de incógnitas. Ella, personalmente, no creía en los héroes... bueno sí, en uno, su hermana mayor, pero probablemente esa silenciosa adoración se debía sobre todo al inmenso afecto y fascinación que sentía por ella, incluso teniendo en cuenta que había había muerto ya hace mucho tiempo.

-Detective y héroe... vaya, si va a resultar que sois todo un personaje- dejó caer arrastrando suave y cadenciosamente las palabras, como si tuvieran un significado oculto que no expresaba, si no que solo podía intuirse y solo conocerse en toda su amplitud si tuviera acceso a las complicadas línea de pensamiento de la dragonas. Mientras, le miraba atentamente, sin que aquella imperecedera sonrisa propia de ella desapareciera de su rostro- Ahora comprendo esa suspicacia y esas miradas tan duras y directas... ser un héroe, ser detective...-enroscó un dedo diestraidamente en uno de los mechones que resbalaban por encima de su hombro derecho y le observó por el rabillo del ojo- son un título y una profesión que llevan aparejadas una buena cantidad de enemigos... Se que no sirve de mucho decir esto pero...-le miró, girando la cabeza hacia él y esbozó su más cálida limpia y sincera sonrisa- No tiene que preocuparse por mi presencia, no tengo ninguna intención oscura hace su persona... de hecho, lo único que debe temer de mí es que se me vaya nuevamente la cabeza y empiece a divagar nuevamente- comentó con evidente entusiasmo volviendo a mirar al frente- Es sorprendente la capacidad que tiene la mente para hilvanar unos temas con otros, cuando en apariencia no tienen relación. Y aún así nuestras mentes siempre están trabajando en paralelo con múltiples hilos de pensamiento, manejando enormes volúmenes de información, seleccionándola, clasificándola, decidiendo que entra en el plano de lo consciente y que no...-se calló abruptamente de nuevo y volvió a soltar otra risita- Ya lo he vuelto a hacer... perdón- se disculpó con aire un tanto travieso y risueño.

No podía decir que estuviera forzando aquel aspecto de su personalidad, aquella tendencia a dejar ir sus pensamientos, a Rowena todo lo que tuviera que ver con fingir o forzar, no se le daba bien en absoluto. Pero debía admitir que no se estaba conteniendo tanto como solía, pues su intención era deshacer esa brizna de tensión que se adivina en el ambiente que les rodeaba. Pensaba que contra más natural se mostrara ella, más posible era que él acabara por dejar un poco más apartados esos recelos tan palpables, que ni su educada forma de dirigirse a ella ni su cortesía podían encubrir, sobre todo después de aquella aprensiva mirada que la había lanzado hacía poco. Obviamente, su estrategia no contaba con fundamentos muy sólidos, por no decir que simplemente se dejaba llevar por su intuición y su particular forma de ser, pero al menos podía decir tranquilamente que lo había intentado.

-Tiene un nombre con mucha fuerza y carisma, y además es muy melódico... me gusta. Parece pensado para un héroe de novela- añadió con floreciente entusiasmo, como si se le hubiera ocurrido algo, pero el siguiente comentario que hizo acerca de su propio nombre cortó ese hilo de pensamiento-¿Sí? ¿Ruso? ¿Cree que es de Rusia de donde provengo? ¿o simplemente sugiere que es un nombre muy utilizado por los rusos?- entrecerró los ojos, sosteniéndole la mirada y se encogió levemente de hombros, sin desmentir ni afirmar- Interesante...- murmuró para a continuación añadir- Creo recordar que es de origen celta... y en Rusia celtas, pocos- era una forma elegante de decir más bien ninguno, aunque no se mostró petulante ni desdeñosa a la hora de dar aquella información- La verdad es que mi nombre es bastante menos poético que el de usted. Significa la de los "cabellos blancos"- enroscó un dedo entorno a uno de los susodichos- No es muy original, como puede comprobar... de hecho, si quiere averiguar algo más sobre mi persona, le sugiero que preste más atención a mi apellido... le revelerá mucho más de lo que parece si le echáis un poco de imaginación- añadió y le guiñó un ojo.

No tardó en cambiar de tema pues disponía de poco tiempo para el torrente de intrigantes interrogantes que la asaltaban constantemente y que exigían ser revelados.

-¿Cómo llegó a convertirse en un héroe?- preguntó de pronto- ¿Qué le empujó a seguir los pasos que te llevaron hasta tal final?- añadió mientras estudiaba atentamente su rostro, sin contener aquel intenso brillo de curiosidad en su mirada.
avatar
Dromes : 20810
Reputación : 0
Mensajes : 35
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La coincidencia no existe, sólo la ilusión de la coincidencia... (Yuu Narukami)

Mensaje por Yuu Narukami el Dom Mar 25, 2018 2:04 pm



La coincidencia no existe, sólo la ilusión de la coincidencia...
ROWENA &  NARUKAMI -
- Viernes 21:00 Hs -







.02


Quizás era obra del destino, quizás, no , ambos habían sido unidos en aquella noche por cosas de la vida, quien sabía que intenciones tenía cada uno sobre el pasar de aquella camina, lo único que se podía apreciar entre ambos sujetos es que parecían tener una charla sumamente curiosa para obtener un poco de información del uno con el otro , algo que para Narukami con el pasar de la noche hacia que se entretuviera un poco más con aquella curiosa fémina la cual esperaba obtener un poco más de ella.
—No soy nadie sin mis compañeros y gente que confió , realmente su ayuda fue muy útil en el pasado , terminar aquella guerra falsa no fue un trabajo fácil, aunque es algo que en la academia prohíben hablar así que tenga mucho cuidado de mencionar aquello — menciono con un tono algo serio pero al momento llevo un dedo entre medio de sus labios como señal de que debía sellar sus palabras hacia estudiantes curiosos que preguntaran sobre aquel suceso de hace más de dos años algo que sin duda para aquel albino quería olvidar. —Es bueno oír que no tiene ninguna intención oscura — aquel comentario hizo que Narukami llevara una mano tras su nuca ofreciéndole una grata sonrisa hacia la fémina en lo que disfrutaba su caminata junto a ella, realmente no parecía una mala persona pero tampoco podía juzgar un libro por su tapa, aun así su forma de mencionar las cosas que comentaba era algo que en cierto aspecto le causaba aún más curiosidad. —Despejar la niebla del camino de las personas es el trabajo de un detective, saber que puedes ayudar a los demás respondiendo sus dudas o resolviendo algo por lo cual buscaban hace mucho tiempo sin duda alguna es algo que realmente me atrae, por eso mismo elegí esta profesión al igual que mi madre la cual era una gran investigadora, quizás viene de familia, lo de  ayudar a los demás, a veces me preocupo mucho más por la sonrisa de las personas que estimo que por mi propia felicidad, almenos con saber que estarán bien ya es suficiente para mí— Él era sincero con la fémina , demostrándole que realmente se preocupaba por el bienestar pero no por la de la ciudad entera más bien por aquellas personas que eran parte de su corazón , gente con la cual confiaba y había reforzado su vínculo social en aquella ciudad dándole apoyo hasta incluso en la guerra falsa la cual fue la parte crucial de aquellas amistades las cuales con su apoyo logro aquel cometido de liberar la misma de aquel ser oscuro el cual estaba manipulando a todos.

—Héroe , más bien diría que llevo tiempo pero como dije considerarme uno no es la gran cosa, todos podemos ser héroes, solo hay que confiar un poco más el uno con el otro, apoyarse entre sí, esa es la verdadera clave de los vínculos sociales Wen— aquella mirada del albino se posó fijamente en los ojos de la dragona ofreciéndole una grata sonrisa y una sincera respuesta ante aquella duda que la cual estaba siendo curiosa, ¿Qué más podría decir? básicamente era lo principal de su psicología esperaba que con aquello almenos la mantuviera satisfecha en lo que disponían ambos de una larga caminata noctura.






THE WHITE KNIGHT
FC! and gifts:
 
Gracias por el regalo Curie <3

Hablar - Pensar - Actuar-

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 27 Dromes : 173748
Reputación : 21
Mensajes : 468
Ver perfil de usuario
Yuu Narukami
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La coincidencia no existe, sólo la ilusión de la coincidencia... (Yuu Narukami)

Mensaje por Demian Serkin el Mar Ago 14, 2018 4:42 pm



TEMA
CERRADO
Tema cerrado por inactividad.
Este tema lleva inactivo más de dos meses y por tanto, muy a nuestro pesar, debe ser cerrado y enviado a la papelera, pero ¡No temas! Si deseas recuperarlo solo tienes que pedir su apertura aquí.
Lugar: Bares y Discotecas.
Atte: Staff ITR.
RHODES PRINCE PARA ITR



Otras cosillas:

Gracias a la genialosa de Noire por la firma ♡
avatar
Edad : 24 Dromes : 771666
Reputación : 29
Mensajes : 1171
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La coincidencia no existe, sólo la ilusión de la coincidencia... (Yuu Narukami)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.