Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Octubre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!



BÚSQUEDA
Se buscan temas
POR Jestro Jokster
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

CLUB DE COCINA BUSCA MIEMBROS
¡Anímate a ingresar al club de cocina! Da click aquí para más información!
TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡TAKEMORI TE DESEA LO MEJOR!






Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Iorun el Dom Feb 25, 2018 11:52 am

Aunque Iorun disponía de residencia propia dentro de los límites del instituto, había optado por mandar construir otra en la ciudad. Habían tardado en torno a cuatro años construirla, teniendo en cuenta que Iorun había pagado por acelerar todo lo posible las obras sin hacer disminuir la calidad del trabajo final. Era una casa de estilo victoriano, más que nada, porque era la época que más le gustaba a la vampiro, al menos estéticamente hablando. Lo que más destacaba no era tanto la casa en si misma, si no los extensos y cuidados jardines que la rodeaban y las altas vayas de hierro forjado que rodeaban el perímetro, situándose la casa casi en el centro de todo. La cantidad de vegetación era tal, que el edificio quedaba parcialmente oculto tras ella, y a las paredes de piedra, se aferraban distintas variedades enredaderas, como los jazmines. Lo más extraño de que un vampiro escogiera ese estilo de construcción era que una de sus características eran los amplios ventanales y miradores, y por tanto había demasiados sitios por donde podía pasar la luz, pero eso lo solucionaban con opacos cortinajes y cristales que podían oscurecerse.

El interior de la casa, su decoración, también seguía el estilo victoriano, pero bastante menos recargado que el original y con habitaciones más amplias y menos sobrecargadas de cosas, además de fundirse con lo último en tecnología. Destacaban los suelos de maderas cubiertos de alfombras en varios tramos y los techos de madera taraceada, y puertas de acceso altas de doble hoja. Iorun sentía especial afecto por las cosas hechas a mano por que, a su modo de ver, cuando se hacían a mano nunca jamás podría haber dos cosas iguales aunque se pretendiera que así fuera, por eso todos los muebles habían sido pedidos por encargo, en maderas nobles, al igual que muchos otos objetos de la casa.

La casa, tenía capacidad para albergar a todo el servicio y como a 10 personas más en las habitaciones del segundo piso. Todas ellas equipadas con todas las comodidas, aunando tecnología y un estilo antiguo en cuidadoso equilibrio. Iorun, había escogido para Hiru una habitación contigua a la suya, con su propio baño y vestidor, televisión de plasma, y un ordenador de sobre mesa que parecía que había salido de alguna novela de ciencia ficción de una época demasiado adelantada en comparación a la actual a pesar de su simple diseño, aparte del moviliario de inspiración victoriana que caracterizaba a aquella casa junto a un ventanas con balcón,. todo ello en tonos claros y... alarmantemente lleno peluches, desde el suelo hasta la cama, pasando por algunos muebles. Y es que Iorun antes, solía utilizar aquella habitación como una prolongación de la suya propia, de ahí el estilo ligeramente infantil de los objetos que contenía, como pilas de mangas y de libros de otras temáticas que saturaban las estanterías y los inquilinos en forma de esponjosos y peludos peluches de aspecto tierno, incluso había algunas muñecas de época... por que realmente eran de épocas pasadas.

También, debía admirtir que había escogido ese cuarto porque comunicaba con el suyo por medio de un acceso oculto tras los paneles de madera que cubrian una de las paredes.

Tras llegar a la casa, bastante entrada la noche, Iorun no se entretuvo en formalidades. Le llevó directamente a la habitación, y con toda la dulzura y la delicadeza que motivaban su amor por él, procuró ser sumamente cuidadosa a la hora de aplicarle el tratamiento curativo y regenerativo de sus poderes vampíricos de línea de sangre. Tardó entorno a una hora, pero cuando finalizó, de las heridas de Hiru solo quedaban finas líneas rojizas donde debían haber quedado cicatrices, pero incluso aquellas marcas, acabarían desapareciendo hasta convertirse en tan solo en un suave y casi invisible tejido de un tono ligeramente más claro al de su piel. Todo el daño interno había sido completamente restaurado, como si nunca hubiera ocurrido. Tras el tratamiento, la energía de Iorun se vió mermada, por lo que sus propias quemaduras tardarían un tiempo en sanarse. No obstante, no era algo que la importase siempre y cuando Hiru, su mundo, estuviera bien.

Después le preparó un baño de agua caliente, y al final le dió un compuesto de hierbas que lo haría dormir profundamente, hasta la noche siguiente, ayudandole a concebir un sueño reparador que descansase tanto su cuerpo como su mente. Además de ayudarle a soportar lo extraño que debía ser tener sangre ajena tu raza corriendo por las venas. Se quedó con él toda aquella noche y parte del día, acurrucada contra él, velando su sueño, hasta que no la quedó más remedio que salir a ocuparse de asuntos apremiantes.

Aún así, acabó liquidandolo todo rápidamente, pues quería estar presente cuando él se despertase. Por ello, a última hora de la tarde, regresó a la habitación, esta vez vestida con ropa sencilla de estár por casa, que le daba un aspecto bastante infantil. Se trataba se un sweater de angora blanco hasta mitad del muslo y un bolsillo en el centro sobre el estómago, con orejas y ojos negros de panda en la capucha, junto a unos calcetines largos por encima de la rodilla también con la carita de un panda en la parte superior.

Se coló silenciosamente en la habitación, cerrando muy suavemente la puerta tras de si, escuchandose tan solo un leve click, cuando se terminó por encajar. Se deslizó de puntillas hasta la cama, dejando ropa límpia sobre una silla cercana, de un estilo semejante al que le había visto llevar que ella misma había mandado hacer como medida provisional hasta que él decidiera que tipo de ropa concreta quería. Tan solo se escuchó el leve crujido de la colcha de seda y plumas que cubría la cama cuando se acercó a gasta hasta él y se tumbó a su lado, frente a frente, tan cerca que podía sentir la caricia de su respiración sobre su rostro.

No sabría decir cuanto tiempo estuvo allí simplemente observándole con un brillo de profunda adoración y ternura en los ojos, pero no se decidía a despertarle. Estaba tan adorable dormido tan plácidamente que casi se le antojaba un delito despertarlo, hasta por un momento, pensó que podría pasarse toda la vida contemplándolo de esa forma y sentirse muy feliz por ello. Pero, en algún momento, la ganaron las ganas que tenía de hablar con él, volver a escuchar su voz y que la abrazara, además de querer contarle muchas cosas. Se sentía como una colegiala, o más bien supuso que así se debían de sentir, pues nunca había experimentado nada como aquello, tanta emoción y un deseo irrefrenable de mimarlo y consentirlo, además de que su adolescencia había acabado hacía muchos siglos.  

-Hiru...- susurró acercándose un poquito más a su rostro- Amor- le dió un beso de esquimal y le acarició la mejilla con cariño- Es hora de despertarse...-siguió con aquel tono delicado y mimoso, hasta darle un breve pero cálido beso en los labios... para después esbozar una pequeña sonrisilla entre traviesa y maliciosa y morderle ligeramente el lóbulo de la oreja.- Si no te despiertas, te comeré a besos hasta que me digas que pare...-le susurró divertida cerca del oído.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 31101
Reputación : 1
Mensajes : 70
Ver perfil de usuario
Iorun
VAMPIROS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Suwako Giru el Dom Feb 25, 2018 3:56 pm

Hiru descansaba en la cama que Iorun, su razón de vivir, le había preparado... Mientras dormía no notaba la clara diferencia entre la suavidad de el colchón y lo cálido de la habitación en comparación a lo duro e incómodo del suelo de la azotea y el frío terrible de dormir a la interperie. Pero claramente podía sentirla... Era dificil de explicar, pero despues de todo estaba dormido.

Escuchó entonces como una dulce voz le llamaba, sabía perfectamente a quien pertenecía. Lentamente abrió los ojos y la miró, algo borrosa al comienzo, pero luego pudo verla claramente, con su sonrisa y mirada dulces. Hiru sonrió pero luego cerró los ojos y ojos y dejó salir unas lagrimas, de felicidad claramente; estaba tan agradecido que sentía que no se merecía tanto, y mucho menos tener a alguien tan especial como su querida Iorun.
-¿Pero qué tonterías estoy diciendo? Esto es por lo que he luchado... Deja ya de llorar y disfruta de la recompensa por haber tomado finalmente una decisión...

-Perdona mi vida; es solo que no estoy acostumbrado a agradecer estar vivo por la mañana... La emoción me ha podido- dijo, notando a su vez el cambio en su voz, la cual aún sonando algo inocente sonaba un tanto más madura, pero aún tenía algo de ese tono infantil. Tomó su mano y le sonrió dedicandole una hermosa sonrisa, se levantó y la miró mejor -Cada vez que te veo te veo más y más hermosa- se sonrojó y se rascó el mentón con su dedo índice, mirando toda la habitación -Es increíble, es realmente grande esta habitación... Ehmmm, ehmm, p-pues... ¿Es tu habitación mi amo?- dijo algo nervioso, aunque a la vez impresionado con el estilo de la habitación, el cual le encantaba.

En un momento miró debajo de la colcha que le cubría y se sonrojó aun más -¿Has sido tú quien me ha tratado tan profesionalmente mi vida?- dijo con una temblorosa sonrisa y ruborizado.


-Hablo- -Pienso- -Narro-
"Sí, este soy Yo... Mucho gusto en conocerte"

avatar
Salón : 1 A Dromes : 44970
Reputación : 3
Mensajes : 178
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Iorun el Dom Feb 25, 2018 6:49 pm

Su sonrisa se iluminó aún mas cuando le vio abrir los ojos y no se alarmó cuando vio algunas lágrimas deslizándose por sus mejillas, de hecho, le contagió la emoción. Sus ojos se humedecieron un poco, llenos de afecto y felicidad, pero no rodó ninguna lámina por sus mejillas. En su lugar besó una de las que se deslizaban por el rostro de su amado. Estaba algo cambiado, parecía como si hubiera crecido y no refiriéndose al plano físico, pero al mismo tiempo conservaba ese encanto tan suyo. "Es perfecto" para ello lo era.

Cuando el se incorporó ella hizo lo mismo, quedando de rodillas a un lado frente a él, con las manos apoyadas entre las rodillas, ella sonrió, cautivada cuando la dijo que era hermosa... ya la habían llamado así en otras ocasiones, pero dicho por él, tenía un significado especial.

-No amor, te puse aquí para que estuvieras cómodo y no molestarte mientras atendía otros asuntos. Aunque yo la he usado bastante, como puedes ver.- dijo aludiendo a la cantidad de muñecos y demás objetos- la mía es la que está justo al lado. Puedes tener tu propio cuarto o venirte a la mia... ¡si prefieres dormir conmigo yo feliz, me hace mucha ilusión!- dijo entusiasmada, ya pensando que arreglos tendría que hacer y en pasar todas las "noches" con él- aunque bueno, tu tienes hábitos diurnos... lo que tu quieras estará bien amor- ella no podía permitírselo, ya que el sol era mortal para su raza. Se mostró algo triste ante esa idea.

Entonces le vió sonrojarse No pudo evitar dejar escapar una risita ahogada, tapándose los labios con una de sus largas mangas, cuando le vió levantar la colcha, para descubrir que... bueno, digamos que habría que hacerle pijamas. Aunque a una parte de si misma le encantaba verlo así especialmente... a la otra le encantaba verlo en general.  

-Sí, no te preocupes, estas completamente recuperado. Como si no te hubiera pasado nada...lo siento mucho, no quería hacerte daño- le aseguró, deslizando los dedos, en una caricia, por el lugar donde debería haber una cicatriz evidente en su hombro, y en su lugar solo quedaba una suave línea blanquecina perceptible al tacto. Al hacerlo, su rostro denotó cierta tristeza y culpabilidad por haberle hecho daño, pero procuró serenarse para que él no se preocupara-¿Mi amado Hiru está ruborizado por qué piensa que he podido verle desnudo? -preguntó con una inocencia que no era tan inocente como pudiera sonar- No tienes de que avergonzarte, mi vida, eres muy atractivo... El hombre más guapo del mundo- dijo en un cálido susurró de sincera admiración y ternura para inclinarse después un poco hacia delante y darle un delicado beso en la mejilla muy cerquita de la comisura de sus labios- Tranquilo que no te he visto desnudo... ehm bueno...- le vino a la mente cierta imagen y se ruborizó- no del todo...-notaba como le ardían las mejillas y desvió la mirada, tapándose el sonrojo con las manos. "Oh, vamos Iorun, que tienes una barbaridad de años a tus espaldas, no es la primera vez, compórtate... aunque tampoco es que fuera habitual la verdad" le dijo su yo habitual sereno y templado por siglos de existencia "¡Pero es que esto es distinto!" replicó otra, nacida de sentimientos que no había experimentado hasta entonces. Entonces, su cerebro al rescate le recordó algo...-¡Oh! tengo una cosa para ti... antes de que se me olvide, bueno en realidad tengo varias cosas- se dió la vuelta, se acercó a la silla y le dejó la ropa en el regazo- Imagino que, querrás vestirte, es nueva... no sabía muy bien que te podría gustar, así que pedí que te hicieran algo semejante a lo que ya llevabas, pero podemos pedir lo que tu quieras- comentó, instándole a vestirse para que se sintiera un poco más cómodo.

En ese momento se le vino a la cabeza que... no sabía donde vivía, tampoco se lo había preguntado, se había limitado a llevárselo consigo, sin preocuparse por ese detalle, movida por el deseo de cuidarlo y protegerlo, cubrirlo de mimos y comodidades. Se paró a pensar en las circunstancias en las que se había encontrado con él por primera vez, la verdad es que, cuando le vio quedarse dormido en la azotea, simplemente pensó que era una extravagancia impulsada por su ego... pero unido a lo que había dicho la diosa, acerca de que él no había tenido nombre... eso sonaba a mucha soledad, y a una ausencia profunda de raices, pues ¿quien no tiene nombre?, es lo primero que te dan. ¿Y cómo llegó esa vehemente y arrogante entidad a apropiarse de su cuerpo?¿de donde había salido?, le quería hacer muchas preguntas, que seguramente no serían sencillas, pero no quería que se entristeciera... Así que decidió dejarlo para otro momento, al fin y al cabo, tenía muchas cosas que contarle.

-Estas en tu casa amor, no tengas reparos en pedir lo que quieras, lo que necesites ¿vale? y puedes preguntarme lo que quieras sobre cualquier cosa también, que no te de vergüenza. Incluso cualquier cosa que quieras sabes sobre mi- le dijo tras esa breve pausa, con mucho cariño y muy sinceramente- ¿Tienes hambre? podemos pedir lo que más te apetezca- dijo con entusiasmo.

Se había cruzado de piernas sobre la cama, mirándole atentamente mientras sacaba un móvil del bolsillo de su sweater. Pero no lo miraba, tenía la vista fija en él, a pesar de que le había animado a vestirse... se quedó un rato procesando ese hecho.

-Eeeh perdón...-se puso la capucha de conejito cuando reaccionó, que le tapaba hasta los ojos y rogó por que de paso, no se la notase el sonrojo- no mirare...
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 31101
Reputación : 1
Mensajes : 70
Ver perfil de usuario
Iorun
VAMPIROS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Suwako Giru el Dom Feb 25, 2018 7:48 pm

Cuando ella le había dado aquel beso él simplemente no supo que hacer más que disfrutarlo. Hiru era una persona que nunca comprendió el significado de Amistad, Amor u Odio; para él, antes de que llegase Giru-Suwako a su vida todo era hacer lo que era necesario para sobrevivir... Pero ahora, tenía a Iorun consigo, no sólo tenía una razón para vivir, própositos, un lugar al que llamar hogar y alguien que se preocupara por él, sino que tambien tenía una perfecta idea de lo que podía significar Amar.
-Espero que no sea algo apresurado el decir que estoy enamorado de ella... Pero nunca me había sentido así antes, aunque bueno, nunca nadie me había dado la oportunidad- se dijo a si mismo.

Miró la ropa que Iorun le había mandado a hacer y sonrió; estaba encantado debido a que en lo personal esa era su manera de vestir, pero más que todo es porque estaba acostumbrado... Esa ropa de antes era una donación que había logrado "tomar", de hecho, Hiru no había sobrevivido gracias a su nobleza y bondad, sino más bien a que comprendía la manera en que funcionaba el mundo, y aquellos que no nacían con la suerte debían hacer todo lo que pudiesen para seguir viviendo -Aun cuando yo era el único dentro de mi cuerpo, hice muchas cosas de las que no estoy orgulloso... Estafar, robar y engañar... Pero no me siento mal de haber hecho ese tipo de cosas ya que al menos pude mantenerme con vida para vivir el día de hoy; ahora que soy alguien renacido espero que este mundo me dé la oportunidad de demostrar que puedo ser alguien admirable y humilde. Y aun así de no ser ese el caso, sólamente quiero estar con ella... Eso es lo único que quiero.

Sonrió encantado y tomó las ropas y se puso antes que nada la nueva playera -Estoy realmente agradecido contigo amor; aunque aun espero el momento en el que pueda tambien devolver el favor- dijo mientras se ponía los pantalones y la veía fijamente, pues, porque le encantaba verla y quería asegurarse de que no le viese.
-Sobre la habitación, realmente me encanta como está decorada... Tiene ese toque de ti que adoro, además por la manera en la que está acomodada y ambientada puedo conocerte mejor- miró las estanterías, el televisor, los muñecos, todo... Estaba completamente fascinado -Hay muchos libros, me encanta la lectura... Una vez tuve un libro llamado "Negromantiuz Prohibitoruhm", pero no comprendía la lengua en la estaba escrito, pero por los dibujitos estoy seguro que iba de terror- dijo alegre, luego señaló al enorme televisor -Es realmente increíble, he visto muchos de estos cuando me asomaba a ver en casas de las personas pero nunca uno así...- sonrió y se acercó a ella y tomó sus manos -Pero, aquí tengo todo lo que quiero ver... Lo único que complace mis ojos y hace latir mi corazón- dijo para luego besar su mano.

Se sentó a un lado de ella y la abrazó fuertemente -Estoy realmente feliz de haberte conocido Iorun...- luego se separó un poco de ella y se puso el dedo en los labios y puso una mirada interrogante, tenía una expresión de curiosidad en su rostro Mi amor, eres adinerada tal parece... ¿Tú familia es poderosa o algo así? ¿No habrá problema si se enterasen de mi existencia o pondrán alguna queja porque soy un simple humano sin siquiera casta?
-Solo quiero estar seguro, porque igualmente, si he de luchar por el derecho de poder estar con ella pues que así sea...


-Hablo- -Pienso- -Narro-
"Sí, este soy Yo... Mucho gusto en conocerte"

avatar
Salón : 1 A Dromes : 44970
Reputación : 3
Mensajes : 178
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Iorun el Dom Feb 25, 2018 10:10 pm

Al oirle hacer aquellos comentarios acaerca de la habitación, pero sobre todo sobre la televisión, podía confirmar lo que había sospechado... que la vida no había sido generosa con él y que, probablemente, algo debía haber pasado con sus padres. Quiso preguntarle, pero entonces le puso un dedo en los labios y no pudo. Después vino el abrazo y pensó que no la importaría quedarse así para siempre.

Pero entonces, vino aquella pregunta. Se quedó paralizada durante unos segundos ante la inesperada curiosidad de Hiru, sabía que era probable que en algún momento la formulase, pero no supuso que ocurría tan pronto... Era una pregunta dura, que entrañaba ciertas... dificultades, y que les podía traer problemas más adelante, aunque ella estaba dispuesta a enfrentar cualquier cosa por él. Se separó del abrazo lentamente y le miró largamente a los ojos, cavilando que decirle, no quería que se asustara, no quería que se preocupara en exceso por lo que estaba a punto de contar, y por ello procuró hacerlo con toda la claridad posible, mientras tomaba una de sus manos entre las suyas como para darse ánimos así misma.

-Mi familia es poderosa sí... somos una de las mayores fortunas de Estados Unidos, y tenemos varias empresas dedicadas a diversas areas de la medicina y la innovación en este ámbito, además de otras cosas, pero no tan importantes- comenzó con lo que era fácil de contar, con el contenido neutro, para darse tiempo a ordenar sus ideas- Pero dentro de la sociedad vampírica, yo no soy solo una mujer a la cabeza de un basto imperio, si no Iorun Voldaren- remarcó su apellido- soy la líder del clan Voldaren, que se remonta a los inicios de los primeros vampiros sobre la tierra. Soy una sangre pura- le miró con dulzura, pero también se apreciaba por su tono, que estaba hablando con seriedad- No estoy muy segura de si estás muy familiarizado con los tipos de vampiros que hay, pero digamos, que los sangre pura son los más poderosos, y se lo deben a la pureza de su sangre. Los clanes se suelen preocupar por mantener esa pureza, por tanto, es habitual que los sangre pura... se casen entre si, de hecho es lo que se suele esperar de ellos... No te negaré, dentro de mi clan también hay algunos vampiros de la vieja escuela que piensan así, y es lo que esperan que haga, pero lo cierto es que la mayoría de los miembros lo único que quieren es que haga bien mi labor protegiendo al clan, pues no es como si yo fuera la última Voldaren sobre la tierra, hay otra rama familiar secundaria.- dijo para quitar importancia a lo dicho, y no mentía, pero no mencionó que era una rama débil en comparación con la suya.

Aunque no lo demostraba abiertamente, estaba asustada, no quería que Hiru se inquietase o que percibiera que lo suyo podría ser problemático o que él no era apropiado para ella, porque en su corazón nadie podía encajar mejor que él.

-Yo no pienso como ellos... de hecho, siempre he despreciado esa obsesión y no lo considero algo vital- hizo una pausa para coger aire y apretó un poco la mano que sostenía entre las suyas, se podía apreciar un atisbo de tristeza y desprecio en su mirada hacia lo que decía- Yo soy fruto del deber de la pureza de sangre. Fui concebida como un instrumento para alcanzar un fin, para cumplir unas expectativas, y se me ha entrenado siempre en esa dirección. Lo que pasa es que... me salí de la línea marcada- le guiñó un ojo para restar un poco de tensión.- Hace mucho decidí que nunca daría a luz a ninguna criatura con ese propósito, ni estaría con alguien a quien no amase- le sonrió con dulzura- Y ya encontré a la persona con la que quiero estar hasta el final de lo tiempos- le dió suave beso- No te negaré que algunos pondran mala cara y protestaran, de hecho es lo que mejor se les da, quejarse. Pero bien saben cual es mi voluntad, y saben que deben respetarla, les guste o no.- aseguró con contundencia, sin dar lugar a discusión- En cuanto a que seas humano amor, eso no supone un problema, los miembros del clan no son solo vampiros, hay otras razas, incluida la tuya, independientemente de tu casta, como has comentado.-suspiró y le acarició la mejilla, sosteniéndole la mirada, una profunda e intensa miraba que reflejaba todo el amor que sentía por él- Por favor Hiru, amor, no te preocupes por lo que te acabo de decir, lo único que importa es que te amo, que nos amamos, y estoy completamente segura de que quiero dedicar mi vida a hacerte feliz, lo que piensen los demás no es importante y no va a perjudicarnos pues tampoco lo permitiría. Mientras estemos juntos no habrá obstáculos que no podamos superar- dijo aludiendo de alguna forma a lo que les había dicho aquella diosa- Si deseas ganarte el respeto del clan... es algo que puedes conseguir, sin problema, como dije, hay otros humanos que han llegado a estar muy bien considerados. Pero tranquilo, de eso podemos hablar luego... ¿vale?-la verdad es que no quería seguir dando vueltas a ese tema, en su fuero interno, lo que más deseaba era tumbarse en la cama con él y acurrucarse entre sus brazos y no pensar en nada, más que en lo feliz que la hacía el simple hecho de estar con él.

Dicho aquello, se sentó en el borde la cama y dió una palmaditas a su lado para que Hiru se acercase. Esperó a que se acomodara para proceder a preguntarle algo que no paraba de darle vueltas en la cabeza.

-Oye amor...¿Como llegó Giru hasta ti? ¿que pasó?¿qué fue de tu vida antes de llegar al instituto?- le preguntó con toda la suavidad posible mientras le miraba con preocupación y curiosidad, además del amor perenne que siempre se adivinaba en su mirada cuando le miraba.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 31101
Reputación : 1
Mensajes : 70
Ver perfil de usuario
Iorun
VAMPIROS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Suwako Giru el Dom Feb 25, 2018 11:38 pm

Hiru escuchó cada palabra que Iorun le dijo, él sabía que todo era demasiado maravilloso, y una de las frases que no recuerdo de donde la sacó pero que siempre tiene en mente es "La vida no es fácil; así que si algo es demasiado bueno empieza a buscar contras antes de disfrutar"... Pero no le causó mucho impacto lo que ella le dijo respecto a que algunos de su raza podrían verlo mal y no aceptar su relación, lo que realmente molestó a Giru fue que se creyeran con el derecho de decidir por Iorun quien era para ella el indicado.
-¿Pero qué se le va a hacer? Incluso entre los Humanos existen familias y linajes que hacen este tipo de cosas... Es realmente una desgracia que alguien nazca con un proposito impuesto por otras personas; todo ser viviente debería nacer sólo con el próposito de vivir, con la meta de ser feliz y con la misión de disfrutar de estar vivo...- cerró los ojos y se rascó la barbilla -Siendo así las cosas, creo que es un punto bueno de no tener familia; nadie me diría qué hacer ni por qué vivir... Yo mismo he construido mi futuro.

Suspiró, aflojó los hombros y simplemente sonrió estirando sus brazos y moviendo el cuello de un lado a otro, luego le dedicó una sonrisa a su amada y se sentó a su lado tomando su mano. A su pregunta sería díficil contestarle en retrospectiva, siendo que Hiru no recuerda muy bien que era de su vida antes de permitir a Giru-Suwako residir en su interior.
Hiru entrecerró los ojos y miró hacia arriba intentando recordar mejor los detalles, aunque lo recordaba muy bien todo, pero a su mente venían algunas memorias que no recordaba tanto como ahora.
-Suwako Giru, "El Chico-problema", "El Dios y Rey de la Arrogancia" o como una vez la Diosa le llamó "Aquel que quiere más aun teniendo todo"- dijo con un tono de seriedad bastante claro, sin embargo despues de dejar salir un respiro soltó una diminuta risa -Puedo recordar que estaba tirado en el suelo frío, estaba todo sucio y me sentía adolorido. Miré a un lado y observé una espada clavada en el suelo, a mi lado, con un brillo carmesí que me atraía...- se rascó detrás de la cabeza y siguió -Recuerdo que estaba empapado, parecía que había llovido entonces, y yo me encontraba inconsciente o muy agotado antes de despertar. Tomé la espada y esta me habló, en ese momento no lo supe pero era Suwako Giru hablando desde dentro de mí... Olía a sangre por el lugar, así que estuve preocupado de no haber cometido alguna locura pero me pidío no entrar en panico, me dijo que todo estaba bien... Pregunté qué quien era, me contestó que era el alma sin redeción de un joven que murió con pena y no podía encontrar la paz, así que entró en mi cuerpo para experimentar las cosas que no había podido experimentar en vida, que lo haría junto conmigo y que seríamos inseparables.

Giru abrío los ojos por completo y observó a Iorun, sin embargo luego volvió a sonreir y le dió un dulce beso en su mejilla y se tiró en la cama por completo dejando estirados sus brazos y las piernas fuera de esta -Me había dicho que yo había aceptado, y que ambos eramos uno solo... Suwako Giru. También me dijo que tenía una misión que cumplir, y que tenía tambien las intenciones de ayudarme a ser mejor persona...

Giru recordó entonces un momento en el cual apreciaba como la lluvia caía sobre este tirado en el suelo, levantando su mano hacia el cielo y sin capacidad de moverse... Recordó que el olor a sangre era realmente fuerte, y supo que había pasado con él algo en ese momento -Ese recuerdo... Me pregunto si yo... He muerto ya. No, sería imposible que siguiese vivo- intentó convencerse, aunque recordaba sentirse en ese momento como se sintió cuando recuperó el control de su cuerpo y pudo luchar contra Giru-Suwako.

Se quedó pensativo un momento, intentando ver si llegaban nuevos recuerdos fugaces a su mente pero no podía recordar nada más... Chasqueó la lengua y empezó a subir y bajas sus piernas y entonces tomó a Iorun del hombro y la bajó hasta su brazo, la miró y con una sonrisa tonta y los ojos cerrados le dijo -No logro recordar nada más antes de eso y después de ello todo se pone muy random... Simplemente caminé hasta encontrarme con el instituto- le guiñó y saco la puntita de la lengua.
-Pero el pasado no me importa ahora mismo, estoy concentrado en superar el presente para poder vivir el futuro... Lo único que necesito saber es que estoy contigo y estaré sin importar qué; no debes preocuparte, demostraré que soy merecedor de estar a tu lado amor mío, estudiando bastante, haciendome más fuerte y callando de cualquier manera a quien quiera ponerse entre nosotros.
Tomó fuertemente su mano y se acercó más a su rostro, se sonrojó un momento y se detuvo pero se determinó y beso sus labios, luego sonrió -Pero realmente, deberíamos olvidarnos de Giru... Se supone que no podrá tener otra oportunidad de poder alcanzar o seguir el camino verdadero hacia la felicidad si su nombre aun existe en este mundo.

Tras la historia de Giru, hay algo que no logró tomar en cuenta en ese momento... Que al momento de despertar, tenía consigo algo que no tenía antes, aparte de la espada.


-Hablo- -Pienso- -Narro-
"Sí, este soy Yo... Mucho gusto en conocerte"

avatar
Salón : 1 A Dromes : 44970
Reputación : 3
Mensajes : 178
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Iorun el Lun Feb 26, 2018 7:14 am

Iorun respiró aliviada al detectar que las explicaciones que le había dado no habían causado un efecto tan negativo como temía en Hiru. De hecho, lo había encajado bastante bien, cuando normalmente, los que acababan enterándose de cual era su estatus, solían alejarse. No podía reprochárselo, mezclarse con alguien como ella podía traerles problemas independientemente de el tipo de relación que se estableciera... pero no podía evitar sentirse molesta y dolida por ello, pues el peso de su sangre parecía una barrera que no podía vencer, que siempre pesaría más que lo que ella era más allá de su herencia. Incluso, hacía siglos que había abandonado la idea de poder compartir su vida con alguien y no creía posible que hubiese nadie aguardando por ella, que encajase... hasta que encontró a Hiru, y entonces tantos años de dolor empezaron a cobrar sentido.

Cuando su amor empezó a contar la historia de como había acabado con aquel loco alojado en su cuerpo.  Le escuchó en silencio, observándolo atentamente. Era extraño, nunca había oido hablar de un fenómeno semejante y no podía evitar preguntarse si había sido un hecho fortuito que la espada acabase con Hiru, y no con otra persona, o la diosa aquella le había elegido por alguna razón. Entrecerró ligeramente los ojos y frunció un poco el ceño cuando dijo que había despertado y olió sangre... Su experiencia la había confirmado que cualquier cosa que tenía que ver con sangre, sobre todo si uno no sabía bien de donde venía, no solía llevar a nada bueno o traía desagradables sorpresas.

-Definitivamente...tienes muy buen corazón- le dijo cerrando los ojos y esbozando una dulce sonrisa cuando la besó en la mejilla.

Debía ser una persona realmente dulce para aceptar a Suwako dentro de sí, independientemente de que también hubieran influido otra clase de motivaciones. Podía entender que hubieran establecido una extraña simbiosis, que al final resultó ser destructiva para el propio Hiru, más que beneficiosa. No le hizo preguntas al respecto de lo que contaba, porque quería dar demasiadas vueltas a ese asunto, al menos no mientras no detectase algo que pudiera poner en peligro a Hiru de alguna forma...

Cuando la atrajo hacia sí no opuso resistencia alguna, la encantaba el estar cerca de él, cada que estaba así, sentía un agradable cosquilleo en el pecho. Le sonrió cuando puso esa cara tan mona y tan graciosa. Le gustaba que fuera tan expresivo, ella tenía tendencia a ser algo más comedida, aunque bastante menos cuando estaba con él, por que sentía que a su lado podía relajarse y no necesitaba esconder sus emociones.

-Ya te has ganado el derecho de estar a mi lado... siempre estaremos juntos, pase lo que pase, te lo prometo-le susurró con absoluta seguridad.

Poco después, cuando comenzó a decir que haría todo por estar con ella y que no mirasen al pasado su corazón volvió a acelerarse, aunque le seguía resultando extraña la sensación, era emocionante y excitante, y nunca antes nadie había conseguido dispararle así el pulso, con tan solo unas palabras, pero es que era exactamente lo que quería oír dichas por su razón de vivir. No podía ser más perfecto, ni en un sueño. Ella asintió, conforme con aquello de dejar atrás a Giru y el pasado, pero no dijo nada inmediatamente pues sentía que tenía el cerebro completamente nublada por las emociones que la absorbían con aire soñador.

Cuando guardó silencio, depositó una mano sobre una de sus mejillas y le miró con un brillo intenso - Solo tengo una pregunta más, Hiru...- acercó un poco más su rostro al de él, hasta que solo quedaron sus ojos en su campo de visión- ¿De verdad eres real?- dijo con un brillo acuoso en los ojos de felicidad como si no se acabara de creer que pudiera sentirse así- Eres tan tan..perfecto- dijo mientras deslizaba los dedos desde su mejilla hasta acariciarle los labios. Poco después, cubrió la poca distancia que los separaba y le besó, alargando más el contacto de lo habitual, con los ojos cerrados, disfrutando intensamente de aquel dulce y cautivador contacto. Inconscientemente, acercó un poco más su cuerpo al suyo, enredó los dedos en sus rubios cabellos a la altura de la nuca, para traerlo un poco más hacia ella. Cuando la faltó el aire se separó un poco y abrió los ojos...entonces se percató de que igual había sido un poco impulsiva, además de que estaban en un contacto bastante estrecho, sí que no pudo evitar sonrojarse ligeramente- Eeeeh...- se levantó como impulsada por un resorte y soltó una risita nerviosa- Me he dejado llevar... - dijo mirando al suelo con las manos entrelazadas tras la espalda, como una niña a la que hubieran pillado infraganti. Entonces de nuevo su cerebro pareció venir en su ayuda- ¡Oh! ¿Te apetece ver la casa?- se acercó para tomarle de la mano con una sonrisa.  

- Hay personas que tienen muchas ganas de conocerte- comentó emocionada y sonriente.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 31101
Reputación : 1
Mensajes : 70
Ver perfil de usuario
Iorun
VAMPIROS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Suwako Giru el Lun Feb 26, 2018 7:58 am

Con ese beso llegaron muchas emociones nuevas a Hiru, entre ellas la satisfacción total de su ser, sintiendose completo finalmente y sin que nada le faltase... Pero también una ligera preocupación; quería que ese tipo de momentos nunca acabasen y pudiese estar con ella para siempre, pero la vida es tan cruel que podría darle a Hiru una probada del cielo sólamente para arrebatarselo.
Intentaba pensar pero simplemente se dejó llevar. Cuando se separaron para darse un respiro, Hiru pensó en lo cerca que estuvieron, en lo acelerado de su corazón y el agradable calor que ambos crearon estando tan cerca, así que tuvo la reacción común de sonreir nervioso e intentar decir algo para recuperar la compostura mientras sus manos temblaban -To-to-to-todos llegamos a d-dejarnos llevar mi amor, i-inclusive yo... N-no pasa nada, es más...- escondió un poco la cabeza mientras se rascaba detrás de esta e intentaba disimular su sonrojo -Yo debería dejarme llevar un poco tambien...

Se levantó y se puso la mano en el pecho y le guió el ojo -Estoy super seguro de que soy real amada mía, estoy hecho de carne y hueso, poseo sentimientos y un corazón que late por ti... Aunque, quizá pueda que sea una ilusión despues de todo- miró al cielo y se perdió en sus pensamientos, pero pronto reaccionó y sacudió la cabeza -Digo, sí, soy ciento por ciento real, al igual que lo que siento por ti mi amor.

Se metió las manos a los bolsillo y entonces se asustó por un momento, puesto que no encontraba en sus bolsillos el mango de la espada pero luego recordó y simplemente se echó a reir -Vaya, parece que empiezo a conocerme mejor a mí mismo nuevamente...- dijo bastante risueño -Parece que soy algo tonto jejeje, espero que no le moleste a Iorun que sea así, aunque intentaré ser más serio para dar buena impresión a su familia y gente- mientras hablaba consigo mismo había levantado el puño a la altura de su corazón y sonreía muy contento dejando ver un brillo en sus ojos.

La miró y le mostró el pulgar y le guiñó el ojo -Estoy interesado en conocer el lugar, además, tambien quiero conocer a las personas que han estado contigo todo este tiempo; quiero ser parte de esta familia- la tomó de la mano, la levantó la hizo girar y luego la bajó mientras la mantenía sostenida, poniendo sus rostros muy cerca y dandole otro apasionado beso para después dedicarle una sonrisa inocente con los ojos cerrados.

Le dejó a su lado y empezó a mirar de lado a lado algo preocupado, parecía que había recordado algo entonces -Mi amor ¿Donde están los audifonos?- dijo aun mirando de lado a lado buscandolos.
-¿Por qué me preocupo por algo así ahora mismo?


-Hablo- -Pienso- -Narro-
"Sí, este soy Yo... Mucho gusto en conocerte"

avatar
Salón : 1 A Dromes : 44970
Reputación : 3
Mensajes : 178
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Iorun el Lun Feb 26, 2018 3:25 pm

¿Como podía ser tan adorable cuando se sonrojaba?, le daban ganas de provocarlo aún más solo por el placer de verle avergonzado de forma tan encantadora, pero esa era una intención un tanto maliciosa... así que la desechó... solo lo haría a veces. Le miró y se rió divertida y enternecida por la forma en que había expresado cuan real era junto a un comentario acerca de conocerse a unos mismo... a lo que ella respondió

-Eres increíble, ponlo en tu lista de virtudes, junto a adorable y maravilloso- dijo guiñándole un ojo - Y no te preocupes, seguro que les caes genial... aunque algunos de ellos son...algo peculiares- dijo con tono misterioso- pero ya lo verás, les encantaras.

Entonces hizo algo que no esperaba. La levantó y todo empezó a girar a su alrededor. Iorun se rió, encantada, felíz, como no había reido si quiera en su infancia. Todo su mundo era aquel hombre maravilloso, solo él había conseguido hacerla reir así, sólo él había logrado llegar a lo más hondo de su corazón y su alma, como si hubieran formado parte de un todo un día y al siguiente los hubieran separado cruelmente... pero el hilo rojo del destino no podia romperse, finalmwnte se encontraron y entonces todo volvió a completarse. Le devolvió el beso, disfrutando de cada instante de aquel comtacto, atesorandolo en su memoria, sentía la emoción de cada beso como si fuera el primero y siempre dejaba en su interior uan calida sensación que la haçia pensar en cuando llegaría el siguiente. Cuando acabó la preguntó por los audifonos...tardó un rato en responder, estaba aturdida y emebelesada por aquel beso y la felicidad que le encendía las mejillas.

-Ah sí, están aqui guardados, cariño.-dijo mientras se acercaba a la mesita de noche y abría el cajón, sacando lo que andaba buscando- Aquí tienes- se los entregó con una sonrisa, para un momento después, tomarle de la mano y llevarlo fuera del cuarto, escaleras abajo, hacia donde se encontraban todos reunidos.

-Aquí es- dijo deteniendose frente a una puerta cerrada de doble ojo cerca del recibidor- Tú tranquilo, todo ira muy bien ¿vale?-le dió un ultimo breve beso de ánimo y justo cuando se disponía abrir la puerta se oyó un fuerte estruendo al otro lado , como si algo hubiera impactado al otro lado contra ella. Iorun resopló y miró al suelo masajeandose las sienes... -Paciencia Iorun... paciencia- murmuró de forma ligeramente amenazante hacia lo que había al otro lado de la puerta.

Cuando abrió, todo el alboroto que había organizado en aquella sala de estár les arrolló como si se tratase de una corriente de aire. Los gritos que se escuchaban con más claridad eran los que intercambiaban un joven de trabajado físico y cabellos rojos, que daba la espalda a la puerta y otro individuo de apariencia un tanto salvaje, de pelo rubio largo que destacaba ``por tener un físico realmente potentes, de hecho parecía tener más músculos marcados bajo la piel de los que parecían posibles en un ser vivo.

-¡¿DE QUE CREES QUE VAS, IMBECIL?!- le espetó el rubio al otro, mientras le apuntaba con el dedo acusadoramente y con el otro sujetaba un mando de consola al otro lado del sofá.

-¡¡YO NO TENGO LA CULPA DE QUE SEAS INÚTIL UN EN ESTE JUEGO!!- le respondió el pelirojo en el mismo tono.

Mientras, una mujer joven de pelo castaño y aspecto maternal, vestida de sirvienta intentaba, sin mucho éxito, calmar los ánimos ya hablaba con demasiada suavidad.

Más allá, una mujer joven y estilizada, vestida de forma ligeramente semejante a una maid y de aspecto un initimidante y mirada inquietante lanzaba al aire una daga para atraparla un momento después, con un hombro apoyado en la pared y una mirada que indicaba que estaba aburrida.

A la derecha, Había una mesita para el té, en cuyas butacas había sentadas un par de mujeres, o más bien una mujer que parecía una niña en todos los aspectos físicos y otra de apariencia normal, de cabello oscuro y forma de vestir sobria. Al otro lado, en otra mesa, un chico rubio que aparentaba tener más o menos la edad de Hiru, justo levantó la vista de un libro para mirar hacia la puerta y les saludó con la mano alegremente, ajeno a la pelea que se desarrollaba, como si fuera algo normal.  

-¡CALLAOS YA LOS DOS!¡AMBOS SOIS IMBECILES, NO TIENE CASO QUE DISCUTÁIS POR ESO!- sentenció la niña de cabello rosa y recargado atuendo de lolita, imponiendo brevemente su voz por encima de la de los otros dos.

Enseguida los susodichos replicaron a la niña, indignados. Por último, junto a la puerta un joven de rostro intemporal con un ojo cubierto por sus níveos cabellos, vestido de mayordomo, les saludó con una reverencia refiriéndose a ellos como Iorun-Sama e Hiru-san.

Iorun estaba claramente disgustada ante aquella falta de decoro y cortesía tan flagrantes, por lo que su aura empezó a oscurecerse, al igual que sus ojos, emanando una intensa sensación de amenaza y advertencia que se intensificó casi de forma sofocante, cuando el salvaje rubio le lanzó al pelirrojo y este lo esquivo. Al final acabó atrapándolo Iorun con un rápido movimiento, pues iba rumbo de golpear a Hiru. Lanzó una mirada espeluznante a los dos muchachos, y por supuesto, para cuando eso ocurrió, todos se habían percatado de su presencia y estaban claramente tensos y algo amedrentados.

-Shion... Vincent- pronunció con tono preocupante antes de ladear la cabeza ligeramente y sonreír, que habría podido considerarse un gesto dulce, si no fuera por su aura, y la tensión que se  podía apreciar, como si en cualquier momento fuera a suceder algo terrible. Los susodichos se pusieron lívidos, aunque el rubio procuraba disimularlo- ¿qué estaís haciendo? ¿es que os tengo que enseñar modales a vuestra edad?.

-¡L-Lo siento!¡Nada de esto tenía que haber ocurrido!¡por favor, acepte mis disculpas!¡No volvera a suceder!- dijo Shion, el muchacho pelirrojo, de forma precipitada.

Iorun lanzó una mirada feroz al otro, Vincent, que masculló una disculpa de mala gana y optó por sentarse y no destacar más. Entonces, inmeditamente, aquella aura de intimidación se disolvió como si nunca hubiera existido e Iorun, volvió a sonreír con gentileza y emoción.

-¡Disculpas aceptadas! ¿Qué no se vuelva a repetir ¿eh? hay que ser más cuidadoso- dijo mientras le tiraba el mando de vuelta a Vincent.- Cómo os dije, tendremos un nuevo miembro en la familia.- se colocó tras Hiru, y le puso las manos en los hombros, haciendole avanzar un poco, para que todos le pudieran ver bien- Mi querido Hiru- no disimuló el amor que emanaba de su tono.

Shion fue el primero en componer una gran sonrisa y acercarse. Siempre había sido el más abierto y amigable de todos.

-Al fin te conocemos, cuando llegaste aquí estabas hecho polvo, !pero ahora tienes mucho mejor aspecto!- en vez de estrecharle la mano le dió una calurosa palmada en la espalda, quizá un poco más fuerte de lo que dictan las formas- Yo también soy humano y uno de los guradespaldas de Iorun-sama- dijo con evidente orgullo.

-Va venga, no lo acapares Shion, ¡déjanos algo a los demás también!- se le había acercado la muchacha de las dagas, que era considerablemente atractiva y lo miraba de arriba abajo con un brillo goloso y lascivo en los ojos- Yo soy Isabelle, cariño...-alargó la mano para tocarle el pelo, pero de pronto, se sintió de nuevo aquella asfixiante tensión proveniente de Iorun, al lado de Hiru, que lanzó una punzante mirada a la mujer

-Es una súcubo...que sabe muy bien cuales son los límites que nunca debe traspasar ¿a que si?- añadió Iorun con aquella sonrisa oscura.

-Jo!, nunca me dejas divertirme- se quejó la demonio. Volvió a mirar a Hiru detenidamente, pero esta vez mantuvo las distancias- Es un placer, guapo...

-Yo soy Claire, soy una humana convertida, estoy a tu servicio -dijo la mujer vestida de maid de aspecto maternal al tiempo que hacía una respetuosa reverencia-si necesitáis cualquier cosa podéis pedírmelo a mi o a Neith.- dijo señalando con un gesto al vampiro que les había recibido a la puerta el cual volvió a hacer una cortés reverencia.

-¡Ey ey, dejadme sitio!- gritó el muchacho rubio intentando abrirse camino hasta Hiru- ¡Hola! me llamo Will, bueno Willian, pero puedes llamarme Will- dijo con entusiasmo- Soy un excelente tirador, y domino toda clase de armas de fuego, si algún día quieres aprender, yo te enseño !Es genial que haya otro humano que no sea un alborotador como Shion!- el mencionado pelirojo no tardó un instante y protestar acerca de la veracidad de esa afirmación.

Mientras los presentes se arremolinaban entorno a Hiru con expectación, Iorun se mantenía discretamente a su lado. Hasta le cogió de la mano y entrelazó sus dedos con los suyos para darle ánimos, aunque no creía que le hicieran falta, en general estaban siendo todos bastante amigables.
Las últimas en acercarse fueron Gwendolin y Eloise, dos vampiros Damphir. Eloise fue parca en su presentación y Gwendolin fue... muy ella. Le miró de arriba abajo con gesto ceñudo, y con los ojos entrecerrados. Estaba bastante graciosa con los brazos en jarras y esa cara de malas pulgas.

-En dos horas, en mi estudio...¡Se puntual!- le espetó de pronto antes de salir airadamente por la puerta.

Iorun se acercó un poco al oido de Hiru- "Es Gwendolin, es mi diseñadora personal, esa es su forma de decir que le has caido bien, quiere hacerte ropa" le comentó en voz baja y dejó escapar usa risita.

- ¡Y ese de allí que pasa de todo es el irascible balgrok, Vincent!- añadió Shion- Joder, al menos saluda, ¡pero que borde eres!-

El susodicho miró a Hiru por encima de su hombro sin apenas interés y siguió con su juego, dejando caer un simple.

-Pst, otro flojo humano...

Inmediatamente saltó Shion para recordarle que un flojo humano, osea él mismo, le había hecho morder el polvo en el último entrenamiento, después se volvió hacia Hiru le preguntó si le interesaba ser guardián, y como Shion se caracterizaba por ser directo y poco discreto, no tuvo reparos en decir claramente que así tendría la escusa perfecta para estar a todas horas con Iorun. Y lo decía muy complacido. Iorun, tiró suavemente del brazo de su amadísimo Hiru y lo se lo llevó un poco a parte del resto.  

-Puedes ser guardián si quieres, piensa en la oferta que te ha hecho Shion, es una buena forma de integrarse... Además...-se acercó un poquito más a él hasta que estuvo a tan solo unos pocos centímetros- tendrías que seguirme a todas partes - y le guiñó un ojo con gesto pícaro al tiempo que se mordía ligeramente el labio inferior, y le dió un beso en la mejilla. Al retroceder y que sus labios pasaran tan cerca de los suyos la provoco una intensa necesidad de besarlo... pero no queria que se pusiera nervioso ante tal muestra de amor ante tanta gente. Asi que se lo guardo para luego.-además, podremos entrenar juntos... suelo participar en sus prácticas.

Gentecilla:
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 31101
Reputación : 1
Mensajes : 70
Ver perfil de usuario
Iorun
VAMPIROS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Suwako Giru el Lun Feb 26, 2018 10:49 pm

Cuando le dió sus audifonos Hiru se sintió aliviado en su interior, lo que no comprendía exactamente debido a que nunca supo porque llevaba esos audifonos de dudosa utilidad. Iorun lo tomó de la mano y juntos salieron de la habitación, nada más salir los ojos de Hiru empezaron a observar todo el lugar, estaba maravillado con todo, era realmente la primera vez que sus ojos veían tanta imponencia y majestuosidad... Oh, claro, hablando de nivel de arquitectura; para él la obra máxima y perfecta de toda la creación era su amada que dulcemente le tomaba de la mano.

Bajaron las escaleras las cuales Hiru pensó eran interminables aunque no las vió en ningún momento dejandose llevar por todo lo que le rodeaba -Por suerte estoy contigo, seguro me perdería si fuese sólo- dijo con su caracteristica sonrisa de ojos cerrados y cabeza levemente inclinada, era muy suyo esa acción.

Durante el recorrido hacia la sala donde se dirigían cuando Hiru se sentía pequeño en comparación con todo lo que le rodeaba observaba a Iorun y volvía a sentirse grande; ella era su todo, ella era la persona que hacía sentir a Hiru el ser más afortunado e increíble del universo.
-Pero en serio, este lugar es ampliamente grande y extenso- obviemos la redundancia, él era así -Es comparable con el ego de... Aish ¿Por qué es tan díficil olvidarse de ese sujeto?
Cuando se detuvieron ante una puerta Hiru sabía que ese era el lugar donde conocería a las demás personas así que tomó respiro, se acomodó sus audifonos, desordenó su pelo (?) y apretó dos botones más en su Gakuran, puesto que solo usaba uno y ese era el del medio.
Ella le dió animos con un beso justo despues de decirle que todo saldría bien, así que se relajó y dejó caer su cabeza a un lado mientras sonreía, sin embargo, se escuchó un alboroto al otro lado y rapidamente abrió los ojos y observó a Iorun -Calmado, estoy con ella... Aun si dentro aparecen miles de personas con espadas con intenciones de liquidarme seguro que ella no lo permitirá. Además, ha dicho que les caeré bien, ella conoce a su gente- asintió y se preparó para conocer a todos.... Pero, no estaba preparado para un grupo de personas tan diferentes y únicos.

Al abrirse la puerta todo era mas diferente de lo que creía; en lugar de una enorme mesa con personas super serias y de aspecto amenazante en una habitación poco iluminada mirandole con miradas juzgantes vió... Bueno, ese grupo de personas tan peculiares, pero a pesar del alboroto de unos jovenes el ambiente era bastante agradable.
Iorun le presentó "ayudandole" a ponerse en frente y este levantó la mano y puso una agradable sonrisa emanando un aura de "tímido pero sociable". Rapidamente fue recibidio por un joven pelirrojo, el cual era bastante animado, era del gusto de Hiru su personalidad. Le dió un palmada que despabiló por completo a Hiru quien aun no terminaba de creer si estaba completamente despierto puesto que besar a Iorun le hacía sentirse soñando nuevamente.

Los demás no tardaron en darle la bienvenida también. La chica que vió estarse entreteniendo con una daga tambien le recibió pero la manera en la que miró a Hiru pusieron algo nervioso aunque teniendo a su amada consigo sabía que nada podría pasarle.
La criada que emanaba un aire de serenidad tambien se le presentó, le dijo que podía contar con sus servicio y Hiru asintió alegre... Recordó algo que dijo Giru-Suwako una vez -"No necesitas amigos si tienes maids... Ya sabes, sirvientas. Ellas son la imagen perfecta de la lealtad y estarán siempre dispuestas a hacer lo que pidas... Pero se debe recordar que el lazo entre Maid-Amo es sagrado"- un comentario que entonces le pareció bastante extraño proviniendo del mismo que siempre practicaba maneras de conseguir un Harem de Lolis.
Un joven rubio con mucha energia tambien le dió la bienvenida, ya Hiru se había deshecho de sus nervios y pudo estarse más calmado. Todo era agradable, en especial con su amada Iorun tomandole de la mano para hacerle sentir aun más seguro.

Entonces una loli observó a Hiru, este al verla echó una sonrisa ya que se le había contagiado el amor a las lolis de su antiguo huesped, pero esta le dijo que se presentara en su estudio en dos horas y con puntualidad y su sonrisa desapareció y sus ojos qse nublaron -He hecho algo malo ya... Lo he arruinado sin siquiera abrir la boca, perdoname Iorun- sin embargo Iorun le explicó y este pudo sentirse más aliviado.
Su atención fue dirigida por Shion a un joven en el sofa, quien parecia estar muy concentrado en su juego; esto no molestó en lo absoluto a Hiru, de hecho, le gustaba que le diera más importancia a sus asuntos que a él, así son las personas más dedicadas... Al menos para él.

-Todos son tan únicos y agradables, haré mi mejor esfuerzo por encajar y ganarme su confianza- miró a su preciada Iorun y sintió que tenía el poder para hacerlo, no tenía duda alguna.
Shion le propuso ser guardián, lo cual a Hiru le dio mucha emoción, entonces Iorun también dio más animos aun, a su manera, así que aun estando decidido en el momento en el que se le mencionó elevó su interés el 999%.

Hiru asintió a Shion y le sonrió a Iorun con su mirada de determinación absoluto y se puso el puño en el pecho -Más que ser un honor y un place, el poder se tu guardian Iorun es mi deseo... Y será tambien, junto con hacerte feliz, mi razón de vivir- dijo decidido y en su tono de voz más maduro.
Finalmente desabrochó los botones que posteriormente se había abrochado y pusó sus manos en sus bolsillos y dio una gran sonrisa a todos -Soy Hiru, con H, doy gracias a todos por ser tan cordiales y agradables al momento de recibirme, pero en especial, gracias por acompañar, servir y proteger a Iorun; ella es muy especial para mí. Espero poderlos conocer mejor a todos y poder vivir divertidas experiencias junto con todos ustedes, parecen ser una muy unida familia y pues...- evitó soltar lagrimas apretando el puño y poniendo un pie adelante -Gracias por permitirme ser parte de esta... Finalmente encontré un lugar al que llamar hogar y personas a quienes llamar familia.

Se volteó a ver a Iorun y en un tono más bajo le dijo sonriente -Y a una persona a quien dedicar mi vida... Ahora dime Iorun ¿Lo he hecho bien?- decía con su caracteristica sonrisa de ojos cerrados mientras se rascaba detras de la cabeza.


-Hablo- -Pienso- -Narro-
"Sí, este soy Yo... Mucho gusto en conocerte"

avatar
Salón : 1 A Dromes : 44970
Reputación : 3
Mensajes : 178
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Iorun el Mar Feb 27, 2018 9:24 am

Todo había ido muy bien, ciertamente, también ayudaba el hecho de que ella misma hubiera hablado con todos ellos antes de aquel encuentro, sobre todo para dejar claro a los demonios ante todo, que había un límite que no toleraría que sobrepasaran con Hiru. Aún si ella no hubiera intervenido previamente, la bienvenida no habría sido muy distinta, pues desde la muerte de su padre, se había preocupado por rodearse por compañeros algo más abiertos de mente de lo habitual, que no fueran solamente meros empleados o subordinados a sus ordenes. Puede que no fueran amigos íntimos, pero habían establecido los vínculos necesarios y suficientemente fuertes como preocuparse los unos de los otros y tenerse un buen nivel de confianza.

Iorun le miraba con una mezcla de orgullo y adoracion mientras dedicaba aquellas emotivas palabras, primero a ella y luego a los demás. Le amaba tanto que no podía explicar la inmensidad de sus sentimientos con palabras y le llegaron tan profundamente sus palabras que no puedo hacer mas que darle un calido apretón, con su otra mano en el centro del pecho y asegurarle en un susurro que le haría el hombre mas felíz del mundo. A Claire la caló tanto aquella declaración que se apreciaban sus ojos llenos de lágrimas detrás de las gafas y las manos entrelazadas a la altura del pecho. Shion, por su parte hizo un comentario de esos que le caracterizaban, poco discretos, aludiendo a que Will acaba de perder su oportunidad con Iorun, a lo que el muchacho rubio respondió diciendo que nunca había intentando tener semejante relación con ella. Al final Shion admitió que se lo había inventado solo para picarle. Iorun sonrió dulcemente a su amado, y le dió un suave apretón en la mano.

-Ah... ¡No digas esas cosas que me emociono!- añadió Shion, poco después, con una amplia y amigable sonrisa y se acercó a él, pasandole uno de sus musculosos brazos sobre los hombros- Todos le debemos pertenecer a esta gran familia a Iorun-sama, y si ella quiere que estés aquí... pues nadie va a dudar de que tengas un buen fondo y seas de fiar...- la verdad es que eso no era del todo cierto, algunos tenían en su naturaleza desconfiar hasta que conseguían poner a prueba al nuevo integrante y confirmar que no suponía un peligro, pero Shion no era de esos.- Además, ahora te tocará sudar sangre y dejarte los codos estudiando para ayudarnos a proteger a tu chica, te advierto que soy muy exigente jejejeje-dijo el pelirojo con una mirada que denotaba que iba totalmente en serio, a pesar de que su amable y alegre sonrisa no había desparecido de su rostro.

Vincent gritó que hablase por él, a lo que el pelirojo contestó quehiciera el favor de callarse y no estropear los momentos bonitos. Mientras  el resto se enzarzaban en una caótica discusión, manteniendo al margen a los tranquilos Claire y Neith, Iorun centró su atención en Hiru y sus palabras. Le dedicó una tranquilizadora sonrisa y se puso de puntillas para darle un beso en la frente.

-Perfectamente amor, hoy ya te has ganado el corazón de algunos de ellos. Sobre todo el de Shion, le encanta la gente directa y sincera. Seguro que os acabáis haciendo muy buenos amigos. Incluso de Will, aunque no te fíes mucho de su carita de "niño bueno" está completamente obsesionado con las armas, incluso les pone nombre. Aún así sigue siendo encantador- comentó ella, aún sosteniendo la mano de él entre las suyas.- Dame un momento...- dicho aquello, se aclaró la garganta ruidosamente, sonido que tuvo efecto inmediato. Los gritos y el barullo en general, cesó y todos se giraron para prestarla atención- Queridos mios, os agradezco mucho vuestra cortesía, vuestra amabilidad y vuestra paciencia, sé que muchos estaís deseando poder tenerlo un rato para hablar con él, pero...os vaís a tener que esperar- dijo guiñandoles un ojo con picardía- Regresad a vuestras ocupaciones, no os robaré más tiempo.

Poco a poco,  fueron abandonando el cuarto. Will quiso saber si luego comerían todos juntos, y ella le aseguró que sí.

-Ten cuidado con los demonios- dijo ella mirando fijamente a la puerta una vez se cerró tras ellos, y le miró- Es decir... no te harán nada, pero su naturaleza es un tanto...mmm, caótica. Piensa que son como una especie de hermanos mayores rebeldes y un poco irascibles- comentó dedicándola una sonrisa- Y bienvenido a la familia Voldaren- susurró, dedicándole su más encantadora y amorosa sonrisa, para después darle cálido beso- Antes de seguir recorriendo la casa, aún hay que hacer algo más antes...-dicho aquello, lo llevó hasta el sofá.

Le instó a sentarse primero y entonces ella se acomodó a su lado, acurrucándose contra su costado, sacó un par de móviles, uno blanco y otro negro, de diseño sencillo pero moderno. Modelos que no podían encontrarse en ninguna tienda, ya que eran por encargo con un montón de protocolos de seguridad.

- Esto es para tí...-le entregó el negro- aquí están los números de todos los integrantes de la casa, además de que te permitirá usar muchos de los servicios que hay, como pedir algo al servicio de cocina...-dijo mientras abría un aplicación y de ahí descargó una innumerable cantidad de platos que Hiru podía pedir desde su terminal. También le mostró un mapa de la casa (sala de música, comedor, baños, sauna, piscina, estudio etc), incluido el jardín, y la agenda a Iorun, algo que tendría que consultar a menudo cuando acabase su formación como guardián pues debería preparar cada escenario para que fuera lo más seguro posible. En ella quedaban reflejadas todas las actividades que la vampiro realizaba, desde las practicas de piano y canto en música, pasando por las reuniones de negocios, las clases de medicina y las representaciones de ópera.- Con esto puedes contactarme en cualquier momento y saber donde estoy- le mostró como, en ese momento, un puntito luminoso con su inicial, parpadeaba sobre la habitación con el rótulo de, sala de estar este. Después le enseñó el suyo blanco, sonde parpadeaba un punto con una H- es por seguridad, si alguna vez quieres cancelar la localización entonces haces esto...- y la desconectó- Creo que con eso ya sabes lo básico...¿dónde te gustaría ir ahora? ¿a la sala de música?¿a la de juegos? ¿o quieres comer algo antes?- entonces se dibujó en su rostro una sonrisa pícara y traviesa, mostrando de forma juguetona, sus colmillos de vampiro.

Le rodeó el cuello con los brazos, desde la posición en la que se encontraba, apretando ligeramente sus senos contra su brazos al estrechar el contacto.

-Yo si tengo hambre...¿me das un mordisquito, porfa?- susurró en su oído, con un ojo cerrado con aire risueño. Su voz era dulce y cariñosa, además de un poco atrevida y divertida, con una pizca de malicia o la más mínima mala intención.

La gracia residía en que podía entenderse de dos formas, o como refiriéndose a su sangre por ser vampiro, o refiriéndose a algo más... físico. Soltó una risueña risita y le hizo una pedorreta en el cuello que le haría cosquillas y un mordisquito en la oreja que no le dejó marca alguna. Entonces calló en que a lo mejor, podía haberlo asustado.

- No te preocupes amor, nunca jamás se me ocurriría beber tu sangre, incluso aunque me lo pidieras me costaría muchísimo... tendría que ser extraordinariamente extrema la situación y siempre con tu aprobación. -le aseguró para que no asustase ante su pequeña broma- ¿tranquilo vale?, nunca nunca te haría ningún daño... lo eres todo para mi- le dió un tierno beso para despues alejarse un poco volviendo a su posicion original.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 31101
Reputación : 1
Mensajes : 70
Ver perfil de usuario
Iorun
VAMPIROS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Suwako Giru el Mar Feb 27, 2018 8:00 pm

Después de haber dicho las palabras Iorun y los demás parecían estar realmente felices con Hiru; este realmente había dicho las cosas como su corazón las sintió y las dejó salir, era una persona que decía lo que su corazón sentía y no podía evitar demostrarlo igualmente a todos.
-No es por nada, pero inclusive yo he quedado cautivado- decía con algo de orgullo pero por sobre todo satisfacción.

Iorun entonces pidió a todos que les dejasen un momento, a lo cual todos hicieron caso sin rechistar. Will había mencionado si todos podrían comer juntos lo que hizo que Hiru recordara algo importante, su necesidad de alimento.
-Comida… Que hambre tengo, ahora que lo pienso, mientras no pensará en comida creo que podría resistir al menos 3 días sin comer. Cosa que antes he hecho gracias a lo terco que era el Giru-Suwako. Aunque, en realidad, mas que por esa razón, se debe a Iorun- la miró con una sonrisa y una mirada de amor –Ella es la única necesidad que tiene mi mente, corazón y cuerpo- cerró los ojos sonriente hasta pensar mejor en lo que se había dicho, ruborizándose ligeramente y poniendo una tonta sonrisa –Esa última parte agradezco no haberla dicho en voz alta, inclusive yo le he encontrado un sentido diferente al poético que intentaba darle…. No, no, no, no pienses en ese tipo de cosas ahora… ¡QUE NO!- inevitablemente ya estaba muy sonrojado.

Ella le advirtió sobre tener cuidado con los demonios, que por obvias razones suelen ser algo problemáticos, sin embargo esto no sería nada del otro mundo para él; si pudo soportar todas las locuras y problemas en los que se metía por culpa de su huésped parasito entonces dudaba que personas tan agradables como sus nuevos camaradas pudiesen causarle problemas mayores a Hiru de los que había logrado librarse.
Fue entonces cuando su amada le llevó a sentarse en el sofá, muy cómodo por cierto, y le dio un móvil, lo cual dejó perplejo a Hiru debido a que era la primera vez que tenía tanta tecnología en sus manos. Iorun le explicó todas las funciones y cosas que podía hacer con este, además de guiarle un poco en cómo se usaba y Hiru rápidamente comprendió sin necesidad de una segunda instrucción.

Ella le preguntó si deseaba ir a alguna otra parte de la mansión, mencionando si quería comer algo antes lo cual hizo que sus ojos se iluminasen.
Pero entonces ella se acercó más a Hiru con más contacto físico del que habían estado antes, bueno, solamente con sentir levemente sus pechos acariciando sus brazos este estaba temblando de los nervios y se le subió la temperatura al igual que el rubor… Parecía que era muy vulnerable a este tipo de contactos, o de hecho, se ponía demasiado nervioso con cualquier cosa que podría catalogarse como “provocativa”.
Le hizo entonces una pedorreta en el cuello poniéndolo más tembloroso aun pero haciéndole soltar una leve risa y un leve mordisco en la oreja que hizo que instantáneamente se le levantaran los pelos y abriera por completo los ojos.
-Si esto sigue así, creo que perderé la compostura… Aunque aun sigo temeroso con este tipo de cosas, apenas estoy conociendo la felicidad en el amor, no sé si estaré preparado para llegar a ese nivel superior del que he escuchado hablar.

Iorun le calmó, le dijo que nunca le haría daño y no bebería su sangre a menos que este esté de acuerdo y realmente lo requiera. Le dio un dulce beso y Hiru la levantó, le dio un beso esquimal y la cargó entre sus brazos y la miró con una mirada que intentaba ser dulce pero parecía más seductora que tierna.
-Todo lo que quieras de mí, lo que necesites o lo que desees saber… No dudes en ningún momento, porque soy todo tuyo, y todo tuyo es mi corazón, sangre y cuerpo- a pesar de que sonó algo tentador la parte final no se puso nervioso, parecía que estaba comprendiendo la manera de jugar de su amada, aunque desconocía si realmente lo hacía para jugar con él o era realmente lo que ella quería.
-Y por favor- le dijo con su característica sonrisa –Sé directa conmigo; no comprendo como funcionan las indirectas o el sarcasmo, así que si quieres decirme algo, basta con que me lo digas, y cumpliré tu deseo, mileidi- le guiño el ojo, luego se dirigió con ella a la puerta y la abrió –Yo también siento algo de hambre, creo que no he comido desde los chocolates que me llevaste… Que ahora lo pienso mejor, estoy muy seguro de que los has preparado tú amor mío- dijo pasando la lengua por sus labios –Todo lo que hagan tus manos es sin lugar a dudas algo divino.


-Hablo- -Pienso- -Narro-
"Sí, este soy Yo... Mucho gusto en conocerte"

avatar
Salón : 1 A Dromes : 44970
Reputación : 3
Mensajes : 178
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Iorun el Miér Feb 28, 2018 8:31 am

Iorun habría enrojecido hasta las orejas si eso hubiera sido posible en una raza con una tensión tan baja, pero desde luego si que puso todo lo colorada posible. No sabía si lo que la cautivaba más eran sus palabras o esa actitud seductora que había adoptado de forma inesperada, o una mezcla de ambas junto al hecho de que la había levantado en volandas tan tranquilamente. La verdad es que no esperaba para nada que reaccionase de aquella manera, pensaba que solo se pondría nervioso y se le atascarían las palabras de esa forma tan tierna... y no iba a negar que, la gustaba generar ese efecto en él, no obstante tampoco quería forzar nada, de hecho, para ella el solo darle un beso ya era la sensación más increíble que había sentido jamás, y aún quedaban muchas cosas por experimentar con él antes de atravesar otros umbrales, y como ser eterno que era, las prisas nunca habían sido lo suyo. Pero una parte de si misma, no podía evitar ser algo juguetona a veces... tendría que intentar mantenerla más raya.

-Y yo tuya amor, en todos los sentidos- respondió ella embelesada- para ti, solo para ti, para siempre-
-La verdad es que solo lo hacía ... para que te sonrojaras, te pones tan adorable cuando te pones nervioso.- dijo mientras juntaba el indice de cada mano con aire entre compungido y avergonzado.- Pero prometo portarme mejor en adelante...- dijo con una dulce e inocente sonrisa, aunque aquella parte de si misma tan traviesa siguiera allí, un poco más contenida.- Aunque solo sea un poco- añadió en un risueño susurro, con esa expresión pícara, aunque más suave que la que había utilizado en la ocasión anterior.  

No había pretendido que la siguiera el juego, aunque no podía negar que había resultado agradable verle adoptar esa actitud tan provocadora. También debía reconocer que la  la sed de sangre había jugado un poco con su mente... de hecho, aún recordaba el sabor de su sangre, era algo que no podía olvidar. Aún con todo, no la gustaba la idea de que pudiera estar presionándolo sin quererlo, prefería que las cosas surgieran cuando llegara su momento... sin forzarlo.  

-Ya haces mucho más que cumplir mis deseos... de hecho eres mucho mejor que mil sueños cumplidos y lo que más feliz me hace en el mundo es verte feliz a ti, tu sonrisa es la luz de mi vida - dijo con una expresión amorosa y un brillo de ternura en los ojos. Entonces le rodeó el cuello con los brazos y se inclinó hacia delante para darle un beso en la mejilla- ¿Te diste cuenta?- susurró con un evidente gesto de sorpresa y no pudo evitar volver a sonrojarse ligeramente cuando elogió los dulces- Pero nunca habrá chocolate más dulce y divino que tú- le dijo con los ojos brillantes de adoración por él- Lo eres todo para mi- le dijo, después de deslizar los dedos por su mejilla, para que la mirase. Y le dio un mimoso beso de esquimal, con los ojos cerrados y una expresión dulce en el rostro- Pues si hay hambre... habrá que comer algo. ¿Hay algo que te apetezca en concreto?- mientras miraba la infinita lista de platos en su móvil se le ocurrió una idea, lo que la hizo incorporarse -¡tengo una idea! ¿y si hacemos nosotros la comida?  al menos el primera plato o el postre... !Seguro que a los otros les encanta! ¿qué te parece?- Iorun no era la cocinera experta, pero se defendía- No te preocupes si no se te da bien, si seguimos cuidadosamente la receta seguro que nos sale algo genial. ¡Nos divertiremos mucho, ya veras! ¡Pero tú eliges el plato!, ellos comen de todo, así que no te preocupes por ese detalle.- Le rodeo el cuello con un brazo, para sostenerse incorporada sin bajarse de sus brazos, de forma que ambos pudieran ver el móvil y la lista de recetas de diferentes países.- Y después de comer... si quieres puedo tocar algo en el piano para tí ¿te gustaría? puedo interpretar lo que tu quieras para ti- y le dio un dulce beso en los labios-¡Me pasaría el día entero besándote o incluso solo cogiéndote de la mano!- dijo con infantil entusiasmo- Va amor, a la cocina- ladeó la cabeza y le guiño un ojo-

El contacto del cuerpo de su amor contra el suyo resultaba tranquilizador y cautivador, era especialmente cálido si se comparaba con el de ella, con solo estar cerca de él todas las cargas que había acumulado a lo largo de los cargos se hacían más ligeras, pero estando tan cerca y que fuera tan tierno y amoroso con ella, la hacía sentir como que vivía una nube de la que no quería bajarse nunca.Y bueno. Ya que la había cogido, aprovecharía y se quedaría ahí un poquito más.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 31101
Reputación : 1
Mensajes : 70
Ver perfil de usuario
Iorun
VAMPIROS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Suwako Giru el Miér Feb 28, 2018 3:28 pm

Juntos miraban al móvil y Hiru con mucho cuidado intentaba escoger algo que fuese del gusto para todos pero especialmente para su amada, estaba realmente intentando encontrar algo, como si fuera una especie de prueba donde debía acertar con la receta correcta para poder ganar -Es una manera infantil de verlo... Pero estoy seguro, a pesar de que todos coman de todo siempre hay algo que les guste más. Allí radica un dilema, quizá todos tienen un plato en concreto muy diferente al de los demás...- mientras aun veía el movil miró a Iorun y sonrió, dando un leve suspiro -Complacer a todos está en un nivel muy lejos de mí, pero soy el perfecto para complacer a la persona que más me importa... Así que... ¿Podremos cocianr algo conmigo?- se imaginó como un rollo de sushi, dentro de un sandwich y dentro de un pastel -¿Qué cosas estoy pensando? Jajajaja

Se dirigió con ella cargada a la puerta y la abrió sin siquiera bajarla, no fue sencillo pero tampoco fue complicado, solo bastó con acercarse un tanto más a la puerta y usar una de sus manos como si fuese un tiranosaurio, mientras lo hacía la punta de su lengua era visible, le miró y sonrió cuando finalmente lo hizo y le dió una leve patadita a la puerta para abrirla por completo y salieron de la habitación -Eso me hizo pensar en esas escenas donde dos recién casados entran a su casa felices- dijo a Iorun con un tono entretenido y una clara risa.

Miró de lado a lado y ladeó la cabeza, entonces le pidió a su amada que le mostrase el mapa para encontrar la dirección hacia la cocina -Podemos cocinar, aunque nunca he tenido talento para la cocina ni la música... Aunque podría ser algún tipo de negación- dijo refiriendose a Giru-Suwako quien dominaba muchas cosas pero muy a pesar de sus intentos por hacer buena cocina o algo de música siempre resultaba en desastre -Pero eso es seguro porque no te tuve a ti para inspirarme a preparar la mejor de las comidas- dijo con una sonrisa y le acercó más a él y la apretó suavemente como dandole un abrazo y meciendola un poco entre sus brazos para luego darle un beso en la frente.
-Algo si está claro, nada de ajo ni naranjas... Las naranjas nunca me han sido de gustar- dijo con algo de disgusto en su rostro y un tic en su ojo derecho -Pero es más fácil preparar un dulce, así que un postre podríamos hacer, teniendo en cuenta que eres una dulzura debes saber muy bien cómo mezclar sabores dulces para conseguir una unión perfecta entre los ingredientes... Algo parecido a ti y a mí... Además de más fácil siempre resulta más divertido...
Viendo el mapa del móvil de Iorun se puso en marcha lentamente intentando memorizarse el recorrido, luego se puso a pensar en lo divertido que será preparar algo con su amada y dejó salir una infantil y pura sonrisa mientras sus ojos parecian brillar.
-Siempre odié ver a las personas demostrarse amor, sin embargo, era porque nunca creí que algún día podría enamorarme, y mucho menos con el pesado de Suwako arruinando mi reputación... Pero ahora que he conocido a Iorun, me doy cuenta de lo hermosas que son las muestras de amor, y lo precioso que es demostrarle a la persona que más te importa y amas que es alguien especial para ti y hacerle mismos y cariños.
La miró con una sonrisa decidida y una sonrisa -Algún día te llevaré de esta forma hasta el fin del mundo, y ambos formaremos parte del todo y nuestro amor será de aquellos que superan el tiempo...


-Hablo- -Pienso- -Narro-
"Sí, este soy Yo... Mucho gusto en conocerte"

avatar
Salón : 1 A Dromes : 44970
Reputación : 3
Mensajes : 178
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Iorun el Miér Feb 28, 2018 6:59 pm

Iorun se rió al ver como intentaba abrir la puerta, y al final le echó una mano. Y también hizo eco de su risa cuando comentó que aquella escena le recordaba  a una pareja de recién casados. El matrimonio nunca había sido algo que la preocupase ni la llamase demasiado la atención. Ella simplemente ansiaba encontrar a su amor,  aquel que encarnaría su mundo y al que protegería con su vida hasta el final... y ya lo había encontrado. Ahora su mente y su corazón estaban concentrados en hacerle feliz.

-Mmmm, ¡buena idea! ¿que tal alguna tarta? a todos les gusta el chocolate, podríamos hacerla de eso y quizás rellena de alguna fruta... fresas o melocotón. O simplemente toda de chocolate, nunca hay bastante chocolate en una tarta de chocolate- comentó con un matiz goloso en su tono de voz- Entonces con naranja ¿no?- dijo con aire risueño a modo de broma y le sacó la lengua- Mira, podemos hacerla de tres tipos de chocolates distintos, puestos como a capas (tarta), podemos hacer también la clásica de bizcocho de chocolate, cobertura de chocolate y más chocolate entre medias (tarta), o quizá alguna de frutas... Cómo tu quieras, pero yo voto por chocolate- comentó con entusiasmo.

-Un amor eterno, cada vez más profundo y más hermoso- añadió y le susurró al oido- Eres y siempre seras mi vida, mi alma y mi inspiración. Te amo más que a mi vida.

Entonces escuchó un fuerte golpe, como si algo hubiera caído al suelo en una habitación cercana... en una habitación que solía estar cerrada con llave y a oscuras por una buena razón, que solo ella conocía y aún así, ni la propia Iorun sabía cuan sensata o insensata podría considerarse esa decisión... aún.

-Amor, bájame un momento por favor, creo que algo se ha caído en el cuarto de aquí al lado.- se había planteado muy seriamente la opción de dejarlo pasar y volver mas tarde, cuando se hubiera dormido por ejemplo...pero sabía que si lo hacía, una parte de si misma estaría preocupada el resto del día y otra, incómoda por ocultarle cosas a Hiru. Incluso, si lo hacía por su bien, no lograba quedarse tranquila- Será solo un instante.

La puerta de aquella habitación estaba blindada, y tenía varios métodos de seguridad bloqueando su acceso, desde un código de lectora que solo Iorun tenía en su móvil, pasando por huello dactilar e incluso una llave de seguridad analógica. Sabía que eso podía resultarle raro a Hiru, en algún momento tendría que darle una explicación, pero no en ese momento. Una vez superados todos los protocolos de seguridad, un fuerte olor a oleo impregnó el aire, junto al clásico olor a rancio de las habitaciones cerradas.

Por la habitación había repartidas varias gruesas cajas de madera, la mayoría grandes. selladas con clavos y cadenas selladas a su vez con pesados cerrojos. Todas ellas contenían lienzos, y muchos de ellos no eran normales. De hecho, Hiru podía captar el olor a pintura, pero ese otro aroma que para Iorun era aterradoramente evidente: sangre, muchos tipos distintos de sangre entre las que podía detectar el aroma de la de su padre. Los pocos cuadros que estaban fuera de las cajas estaban colocados sobre atriles y cubiertos sábanas blancas, todos, salvo uno, justo en frente de la puerta, contra la pared. Ese cuadro estaba tirado en el suelo boca abajo sobre la sábana que lo había estado cubriendo. Iorun encendió la luz, y cuando vió el cuadro caído, la desconfianza la llevó a quedarse unos segundos clavada, mirándolo con recelo y a acercarse con cautela a él. Lo levantó con cuidado, y lo miró con una expresión contenida, como quien no está seguro de lo que va a ver y teme que sea algo desagradable... y es que hacía tan solo unos pocos días, había tenido un sueño terrible sobre ese cuadro, y eso es el que la había llevado a sacarlo.

Exhaló un quedo suspiro y sostuvo el cuadro frente a su rosotro, se trataba d eun hombre ataviado al estilo de la época victoriana (cuadro)

-Es mi padre, o al menos este es el aspecto que tenía cuando pinto este autoretrato. Esta muerto- hablaba de él de forma un tanto desapasionada, como quien habla de un conocido más que de un padre- Era un pintor increíble, de hecho, algunos cuadros famosos que hay por el mundo son suyos, pues ha tenido muy diversos pseudónimos- la verdad es que estaba diciendo todo aquello, no solo por que creyese que a Hiru le surgían las dudas al ver aquella pintura, si no también para distraerse de sus propios pensamientos,unos mu oscuros referentes a su pasado.- Mi madre en cambio, sigue viva, un día te la presentaré, ¡estoy segura de que le encantarás!.- comentó con entusiasmo aunque se podía apreciar una ligera nota de tensión bajo aquella alegría, como si la incomodase estar allí. De hecho, no tardó en tomarlo de la manos y sacarlo apresuradamente de allí, incluso le hizo pasar casi delante de ella en una ademán protector.

Cuando cerró tras de sí, sintió un inmenso alivio... aunque aún le rondaba por la mente el haber descubierto que la pintura estuviera fresca y lo improbable que resultaba que se hubiera caído el cuadro por sí solo. Entonces, levantó la vista y se encontró con el encantador y atractivo rostro del hombre que daba sentido a su vida y aplacaba sus temores, para ella, tenía los ojos más bonitos del mundo y el solo mirarlos la hizo sentir como una oleada de alivio y amor, expulsaban a lo profundo de su psique todo aquello que la inquietaba, sin eliminarlo, pero al menos ya no sentía aquella desagradable tensión en el pecho de angustia. Sin pensarlo, se acercó a él y le abrazo, escondiendo el rostro entre su hombro y su cuello, temblando ligeramente.

-No sabes cuanto ni como te he esperado- susurró pasados unos segundos, de forma muy dulce y emotiva, y llena de alivio, amor y gratitud, como si con su sola presencia la hubiera de salvado de algo terrible, y en cierta manera así era. Le abrazaba con amor, pero al mismo tiempo, con una necesidad casi infantil, como si temiese que fuese a desaparecer, pues abrazarlo a él era abrazar todo lo que más amaba en el mundo y lo que daba sentido a su existencia. Los dedos sobre su espalda se crisparon, clavándose ligeramente en la ropa, agarrándole para mitigar el leve temblor que la embargaba y como una muestra de afecto que no había podido contener.

Además aquel simple gesto, el abrazarlo, la transmitía una intensa sensación se seguridad, de protección. Ella siempre había sido la encargada de cuidar de otros, ahora sentía que alguien cuidaba de ella en todos los sentidos y hacía desaparecer esa horrible sensación de soledad.

-Te amo... nunca permitiré que te pase nada, no importa lo que tenga que hacer- susurró, con la cabeza acurrucada sobre su hombro cerca del cuello, sobre el que se precipitaron silenciosas lágrimas de sus ojos cerrados- Estaremos siempre juntos, te lo prometo- en su fuero interno, temía que él se viera involucrado en algo peligroso con respecto a lo que pudiera desarrollarse en el futuro, pero desconocía hasta que punto podía ayudarla, apoyarla, incluso protegerla en dichos acontecimientos, ni cuan vital iba a resultar su ayuda para que todo se solucionase.    

Había perdido la noción del tiempo, no estaba segura de cuanto había estado abrazándolo ahí, en mitad del pasillo, pero no lo había soltado hasta que había sentido que la ansiedad y el leve temblor que la provocaban. Entonces, con el rastro húmedo de lágrimas en el rostro, le besó con suavidad y amor, apoyando las manos en su pecho, sintiendo .Al separarse se apresuró a secarse las lágrimas con el puño de una de sus mangas.

-No te preocupes... es que estoy tan feliz que a veces se me saltan las lágrimas y me pongo más mimosa de lo normal- dijo recuperando un poco su sonrisa habitual y le guiñó un ojo en un gesto tierno. Le tomó de la mano tirando de él con renovada alegría hacia la cocina. Pues e suponía que aquel debía ser un día feliz y no quería estropearlo- Vamos, o no tendremos lista la tarta a tiempo.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 31101
Reputación : 1
Mensajes : 70
Ver perfil de usuario
Iorun
VAMPIROS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Suwako Giru el Miér Feb 28, 2018 8:31 pm

Cuando ella entró al cuarto la notó algo rara, quizá preocupada porque dudaba que su amor pudiese temer a algo, sin embargo, no terminaba de estar claro en que era lo que le preocupaba del todo.
Ella le mostró el cuadro de su padre, sintió al ver aquella pintura lo que podría decirse "un no se qué" que le mantuvo mirandola fijo por unos momentos hasta que instintivamente miró a Iorun preocupado de que la pintura cobrase vida y le dijese algo a Hiru.

Entonces ella le tomó de la mano y salieron de esa habitación, que tenía a Hiru algo irritado de la nariz y con ganas de estornudar en cualquier momento, tenía un olor demasiado fuerte para el gusto de este.
Él la miraba primero con una mirada de niño curioso que se aguantaba las ganas de preguntar, pero luego decidió sonreirle para hacerle sentir mejor y más segura.

En ese abrazo, pudo sentir todo el amor que ella sentía por él, pudo sentir cómo su corazón palpitaba y la fuerza en la que lo tenía le decía que ella quería sentirse segura con él, así que tambien leabrazo con fuerza pero delicadeza y bajó su cabeza hasta que su barbilla tocó la parte superior de su cabeza, entonces miró a la puerta con una mirada de seriedad muy fuerte y cerró los ojos.
-Iorun, tambien te amo. Quiero que sepas que estoy dispuesto a protegerte de cualquier cosa, de ayudarte a superar cualquier problema y de compartir tu dolor... No quiero que tengas preocupaciones para ti sola, quiero que puedas contar conmigo, quiero ayudarte a superarlo todo así cómo tú me has ayudado a mí...

Vió cuando se secó las lágrimas y simplemente le sonrió dulcemente, cerró sus ojos y de uno de ellos brotó una lagrima... la tomó con su dedo índice y usó su otro índice de su otra mano para secar una lagrima de ella.
-Ya, no llores más... Tus lagrimas tambien son mias, y mis lagrimas son tuyas... No llorarás sola, porque me tienes ami. Eternamente a tu lado, aun si no puedo vivir eternamente, mientras esté vivo dejaré en tu corazón la fuerte esencia de mi amor por ti... Y te protegeré a toda costa, porque eres mi vida, y por mi vida lucho...

Mientras le tomaba de la mano entonces sonrió y le mostró el pulgar mientras le guiñaba -Andando, es cierto que la tarta no se hará sola... Debemos ir, y quiero que sepas, que si hay algo de lo que quieras contarme, estoy dispuesto a escucharte... Porque eres la única persona que tengo en esta vida a la que siento muy cercana a mí y si no tengo tiempo o interés para escuchar lo que quieras contarle a alguien, pues entonces no existí para tener a alguien que no sea un pesado egotista manipulador psico-chiflado conmigo- entonces a su mente vinó una silueta que no logró recordar...
-¿Ehmmm? ¿En qué parte de mi subconsciente ha quedado guardada esa silueta que desconozco?- pensó, pero no le dió vueltas al asunto; lo único que importaba para él en ese momento era Iorun, su amor.


-Hablo- -Pienso- -Narro-
"Sí, este soy Yo... Mucho gusto en conocerte"

avatar
Salón : 1 A Dromes : 44970
Reputación : 3
Mensajes : 178
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Iorun el Jue Mar 01, 2018 9:52 am

Las palabras de Hiru la reconfortaron, pero, no sabía si se sentía preparada para compartir ciertos detalles escabrosos acerca de su pasado, o más bien, aún no había reunido el valor suficiente como para liberar semejante carga. Al fin y al cabo, la habían criado para ser una líder, y los líderes no podían vacilar, tenían que saber siempre el camino que debía seguirse... o al menos aparentarlo... en definitiva, debía ser una rosa, si ella se mantenía fuerte, los que la seguían encontrarían inspiración en ella y se sentirían seguros. Ella había asimilado este rol y no era sencillo desembarazarse de él de la noche a la mañana, incluso a pesar del agotamiento que la suponía mantener dicho rol.

Aún así, no pretendía apartar a Hiru de sus temores, no pretendía excluirlo, simplemente... no sabía como explicar ciertas cosas, o si era el momento para hacerlo. En cierto modo, la encantaría poder olvidar ciertos temas, pero hacerlo no llevaría a nada bueno.

-No te preocupes, Hiru, mi vida... te prometo que te contaré todo, no pretendo excluirte y créeme que lo que más quiero es poder compartirlo todo contigo, pero hay cosas que requieren un poco de tiempo porque son...complicadas- aclaró, sin soltarle la mano ni dejar de avanzar. Le miró y le dedicó una cálida y tranquilizadora sonrisa.- Pero después de haberte mostrado algo cómo lo que acabas de ver, no te dejaré en la ignorancia. Puedo contarte algunas cosas ahora, para que puedas resolver algunos de los interrogantes que seguramente te estén rondando la cabeza. Pero...lo que no te cuente, que no te inquiete, ¿vale? sólo dame algo de tiempo, te prometo que te lo contaré todo- entonces se detuvo y le dedicó su más encantadora y confiada sonrisa, acercándole la mano libre con tan solo el meñique estirado, con la intención de sellar la promesa tal y como solían hacerlo los niños- Confía en mí -ladeó la cabeza suavemente con aire risueño.

El que mencionase que el no era eterno, como ella, la hizo sentir durante unos momentos una sensación de vacío terrible. Por supuesto que desde el principio había sido totalmente consciente de la mortalidad de Hiru, y aún así había decidido seguir adelante con aquel amor... pero no por ello resultaba menos doloroso pensar que un día, el ya no estaría con ella. Aunque una parte de si misma ansiaba poder evitar ese aciago final y que él viviera con ella para siempre, y desde luego, esa sería una de sus prioridades.

-Quien sabe lo que deparará el futuro... a lo mejor la muerte nunca llega a alcanzarte- comentó con aire misterioso, aunque en ese momento se sintió algo egoísta, pues sabiendo que la eternidad era un peso pesado quería que él lo fuera para no tener nunca que llegar al día en que tuviera que despedirse de él, y nunca más pudiera abrazarlo.

En las cocinas se encontraban Claire y Neith, como era de esperarse. El aire estaba colmado de muy diversos aromas, entre los que podía identificarse el curry y la soja en especial, junto a algo de carne roja. Por suerte, ambos vampiros ya habían terminado de cocinar y no les supuso un problema dejarlos solos.  

-Bueno... Lo primero es sacar todos los ingredientes, así nos aseguramos de que no nos olvidamos ninguno.- comentó con entusiasmo mientras los vampiros abandonaban la cocina cerrando tras de sí. Momento que aprovechó para sacar su móvil y tras mandar la orden, el sistema cerró los accesos a la cocina.- Bien... así aseguramos un poco de intimidad-dijo esbozando una pequeña sonrisa y le alcanzó un delantal- toma, o nos pondremos perdidos, ¡ya lo veras!- dicho aquello, permaneció en silencio unos segundos.

Mientras meditaba sobre que decir se le quedó mirando fijamente, con su habitual expresión dulce y amorosa en el rostro, pero al mismo tiempo,

-Mi padre... era un vampiro extraordinariamente poderoso, y con esto quiero decir que incluso estaba por encima de poderosos pura sangre de otros clanes.- mientras hablaba, le iba pasando pasando diversos ingredientes, como el bote de harina, el azúcar o las tabletas de chocolate que habría que fundir.-su poder era sumamente peligroso e inquietante, firmemente vinculado a su talento como artista- se bajó y esta vez se agachó para abrir uno de los armarios de abajo, para recoger todos cacharros que iban a necesitar- Esto es importante, porque la línea de sangre de los Voldaren es muy... voluble, no consiste en una serie de poderes predeterminados que se heredan y ya está, si no que cambian en función del usuario que los manifiesta, pues su definición dependen de muchos aspectos, como la personalidad, sus conocimientos, como es su cuerpo etc. Por ejemplo, mi padre y yo solo tenemos un poder en común, y no funciona exactamente igual para ambos. Ello se debe a que, cuando nuestro poder despierta, este proviene de una especie de parásitos que viven en nuestro torrente sanguíneo, lo cuales establecen una simbiosis con nosotros. Obviamente, los parásitos de mi padre  y los mios son muy distintos, de hecho, para curar tus heridas utilicé los poderes de los que te estoy hablando- observó que había sacado dos tabletas distintas, una con más proporción de chocolate y otra con algo menos. Abrió las dos y partió una onza de cada una, ofreciéndoselas a Hiru con una pequeña sonrisa. -Dime cual te gusta más- ella también los probó, abandonando momentáneamente su gesto serio y cansado.-  A mi me gustan las dos, así que la que tú quieras.

Una vez decidido el tipo de chocolate, partió la tableta en trozos más pequeño y los colocó al baño maría en una cazuela con agua hirviendo.

-El poder más aterrador que poseía mi padre era la del simple hecho de pintar... No se exactamente como funcionaba ni cual era todo su alcance, pero te aseguro que era terrible y letal. Bastaba con que pintase un retrato tuyo para que le desgracia se cerniese sobre ti o sobre tus seres queridos... y no cualquier tipo de tragedia, no... seguramente lo peor que te puedas imaginar no alcanza para que te hagas una idea de lo espeluznante e infame que podía llegar a ser...- su expresión denotaba que no estaba rememorando precisamente alegres recuerdos, incluso podía percibirse un atisbo de preocupación e incertidumbre... incluso algo de miedo- El cuadro que has visto los pintó él, y los que hay en las cajas de la habitación también los hizo él... son los que no quemó mi madre cuando el murió- no quiso dar muchos más detalles sobre ellos en ese momento acerca de los cuadros en cuestión.. así que cambió un poco de tema- Bueno, ya está todo listo, vamos a empezar a mezclar los ingredientes para la masa. Ve midiendo lo que necesitamos de cada cosa en esa báscula digital de ahí mientras yo busco un bol para mezclarlo todo.

Dicho aquello, se agachó para abrir los armarios inferiores para sacar el recipiente mencionado y comenzar a echar harina en su interior.

-Desde que desperté mis poderes... Tengo extrañas pesadillas, que se han agudizado desde que murió mi padre y desde hace un tiempo...- hizo una breve pausa, sin apartar la vista de sus manos cubiertas de harina- tengo más y más, y no sé a que se deben, ni como pararlas, ni que sé se supone que debería hacer.- exhaló un amargo y doloroso suspiro, dejando el bote de harina sobre la encimera.

A pesar de que no les taba mirando directamente en aquel momento, su semblante había cambiado notablemente, como si sus defensas se hubieran resquebrajado, y rebelasen a una mujer realmente agotada, no solo por la falta de sueño, si no por la angustia que provocaban sus pesadillas y todos los pensamientos asociados a ellas. Entonces apoyó la cabeza en el hombro de su amor, recostando parte de su peso contra el costado de él y cerró los ojos.

-Siento que hay algo que se me escapa... y no se qué hacer para solucionarlo- dicho aquello abrió ligeramente los ojos - no sabe cuanto echo de menos poder dormir del tirón, o incluso, simplemente cerrar los ojos sin el temor de ver algo algo aterrador que ni entiendo ni puedo parar.- volvió a cerrar los ojos y se quedó así un rato, disfrutando de la cálida sensación de seguridad que le proporcionaba el amor y la cercanía de Hiru, y de unos pocos segundos de descanso sin llegar a dormir.-¿Hay algo más que quieras saber?.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 31101
Reputación : 1
Mensajes : 70
Ver perfil de usuario
Iorun
VAMPIROS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Suwako Giru el Jue Mar 01, 2018 6:33 pm

Hiru estaba batiendo algo de chocolate derretido en un bol al cual le había puesto algunas nueces trituradas. Ella se recostó a su lado y este le sonrió, pero estaba intentando analizar todo lo que ella le había dicho.
-Parece que la muerte de su padre le ha afectado bastante... Parecía que era alguien muy poderoso, y aun así murió. Eso me hace sentir que yo, que soy un simple humano, tengo probabilidades enormes de morir en cualquier momento- le vió y sintió un calor en su corazón -Pero no voy a dejarme morir tan fácilmente; no quiero que ella tenga que lidiar con perder otro ser amado más... Es por ello, que me haré fuerte, porque tengo una buena razón para hacerlo.

Probó la mezcla que había hecho y se quedó un momento degustando... luego puso una sonrisa tonta -¿Cómo le he hecho para que me quedara salada?- se rascó detrás de la cabeza y con el dedo tomó algo de la mezcla y se la puso en la nariz a Iorun.
-De saber si tengo algunas cosas, pero prefiero darme un tiempo entre informaciones; no quiero terminar perdido por tener que manejar mucha información a la vez... Ya sabes, soy algo tonto- sacó la lengua y le mostró el pulgar -Pero adorablemente tonto puedo decir...

Entonces pensó en lo molesto que era no poder dormir bien a causa de los malos sueños; él tambien los había experimentado incontables veces, inclusive en sus peores pesadillas sintió cómo sus huesos se rompían y solamente quedaba como una masa deforme y gelatinosa de pelo y piel... Parecía que desde que se libró del "Dios y Rey de la Arrogancia" los malos sueños habían desaparecido junto con este, dandole a entender que compartían estos. Sin embargo, si su amada Iorun tenía problemas para tener un sueño tranquilo y tener una buena noche de descanso entonces él tampoco podría descansar nada sabiendo que su amor no puede dormir bien.
Le tomó la mano y le dedicó una sonrisa que esta vez reflejaba determinación y seguridad, para hacerla sentir aun más segura con sus palabras -Sé lo molesto que es tener que dormir y vivir una terrible pesadilla; ya lo he vivido muchas veces... Pero ahora mismo, estoy despierto, y siento que estoy dormido, porque es díficil para mí el pensar que esto no es un sueño... Para mí la única pesadilla que ahora podría aterrarme sería no tenerte a mi lado; pero me esforzaré para no permitir que nada se interponga entre nosotros... Es más, no lo permitiré.

Tomó algo más de su mezcla de chocolate con el dedo índice y se lo llevo a Iorun a la boca para que probara, le sonrió de forma tonta y dejó escapar una risilla -¿Verdad que está algo salado?... Creo haber confundido la azucar con la sal, aunque no estoy seguro, creo que algo hice mal...- después de eso se acercó a ella y la besó en los labios de manera romantica y cariñosa.
-Este sabor si me es más de mi agrado... El dulce sabor de tus labios, acompañado por la hermosa presentación de tu rostro levemente ruborizado... Es perfecto- le abrazó fuertemente y empezó a acariciar su pelo.
-Creo que puedo hacer algo amor... Esto... Y-yo podría...- su tono de voz se puso ligeramente más bajo y él demostraba algo de nerviosismo, pero la miró a los ojos tomandola de los hombros y se decidió decirselo finalmente.
-Si te hace sentir más segura, y logro calmarte y alejar tus males... Podría dormir contigo... B-bueno... O al m-menos podría acompañarte hasta que te du-duermas. S-sólo quiero que tengas una buena noche y dulces sueños, e-es eso lo que quiero. Y además... Estar a tu lado.

Hiru la miró con dulzura, con dulzura infinita y un amor imposible de ocultar. Besó sus dos manos y luego besó su frente -Tú estuviste cuidando de mí mientras me recomponía de aquella batalla, ahora quiero ser yo quien esté a tu lado y te ayude a eliminar esos malos sueños... Y si las cosas se ponen complicadas, tomaré tu mano y cerraré los ojos para intentar luchar contigo contra lo que te esté perturbando...


-Hablo- -Pienso- -Narro-
"Sí, este soy Yo... Mucho gusto en conocerte"

avatar
Salón : 1 A Dromes : 44970
Reputación : 3
Mensajes : 178
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Iorun el Jue Mar 01, 2018 8:46 pm

Iorun arrugó ligeramente el ceño cuando detectó aquel olor salado en el chocolate. "¿Cómo se las habrá ingeniado para echarle justamente sal?" pensó, apretando suavemente los labios para reprimir una risita ante aquel pensamiento.

-Eres perfecto y precioso- dijo sin pensárselo cuando dijo que era tonto pero adorable, lo cual la hizo sonreír "Mi adorable tontito" pensó con dulzura.

No podía decir que la sorprendiese demasiado que Hiru hubiera tenido también pesadillas, cuando aquel espíritu tan sumamente cargante habitaba su cuerpo. Seguro que tener semejante inquilino metido dentro y molestando constantemente tenía muchos efectos secundarios muy desagradables, a parte de las pesadillas. Pero como no conocía la naturaleza de sus malos sueños, no estaba segura de hasta que punto podían compararse con los suyos... esperaba que los suyos hubieran sido más suaves, y entonces, volvió a sentir rabia hacia aquel espíritu, no obstante, fue un sentimiento pasajero, al fin y al cabo, ya era agua pasada, y ya estaba allí ella para impedir que nada volviera a atormentarle, de hecho, ni a tocarle un solo pelo con la mas mínima intención de hacerle daño. Si a alguien se le ocurría tan peregrina idea, podía tener por seguro que su vida sería sumamente corta.

Le dedicó una sonrisa tierna y una mirada relajada y tranquilizadora, carente de la tensión y la angustia que habían expresado hacía tan solo unos momentos. La firmeza con la que había pronunciado aquellas palabras resultaba tan tranquilizador, tan perfecto en todos los sentidos, sentía que, de alguna forma, él sabía que hacer y que decir en cada momento para alejar los tormentos y dejar solo seguridad y amor. Nunca jamás había creído con tanto fervor en nadie como en él, y sin duda alguna, sabía que todo cuanto decía era puro y cierto.

-Para mi tú eres mejor que cualquier sueño, amor.- dijo con una expresión dulce y la mirada rebosante de amor y adoración hacia él, que lo significaba todo para ella.

Cuando la acercó el dedo manchado de chocolate sonrió y sus labios se cerraron suavemente sobre él para lamer el chocolate. Frunció ligeramente el ceño al percibir la sal mezclada con el dulce del chocolate y fue a decir algo pero entonces sus palabras se disolvieron en aquel beso romántico. Se lo devolvió con gusto y no pudo evitar sonrojarse de forma un poco más acentuada llevándose las manos a las mejillas cuando el aludió a ese detalle. Después, incapaz de decir nada que no fuera que lo amaba con locura, le devolvió el abrazo, para mirarle un momento después un tanto sorprendida cuando la tomó por los hombros con notable seriedad, parpadeó y ladeó ligeramente la cabeza, expectante.

"¿Cómo se puede ser tan sumamente adorable?"
fue en lo primero que pensó cuando le hizo aquella propuesta. Estaba ganando mucha confianza en si mismo, hasta el punto de que la pilló desprevenida con semejante proposición, algo que solo había conseguido él, y nadie más, en muchísimo tiempo. La verdad es que no podía estar más feliz ante la idea de tenerlo también todo para ella incluso mientras dormía. Soltó una suave risita dulce y risueña, que cubrió parcialmente con su mano para intentar contenerla al verlo ponerse tan nervioso por estár proponiéndola ir a dormir juntos. Era tan inocente, tan falto de intenciones solapadas... tan maravilloso en todos los sentidos... por algo la tenía fascinada y enamorada más allá de lo que las palabras eran capaces de definir.

-Nada me haría más feliz amor, de hecho, si no lo hubieras mencionado tú te lo habría propuesto yo... pero parece que sabes exactamente lo que necesito incluso antes de que se me ocurra a mi.- le miraba intensamente a los ojos, con sus más cálidos sentimientos a flor de piel, y le dió un mimoso beso de esquimal, con una tierna sonrisa en los labios- Pero, ahora que lo pienso...- dijo con aire inocente y un poco misterioso- si te tengo a mi lado no querré dormir, porque la realidad superará con creces cualquier deseo que tenga de dormir o cualquier sueño que pueda tener- Estaba tan cerquita de su rostro que podían notar su suave respiración acariciar sus labios, y el roce de su cuerpo contra el suyo- No te vayas cuando me duerma, quédate- le pidió en una dulce súplica- seguro que si me despierto agobiada por alguna pesadilla me tranquilizará mucho verte a mi lado y podré relajarme. Un abrazo tuyo y todo lo malo desaparecerá- dijo con tono esperanzado ladeando suavemente el rostro y sonriendo con los ojos cerrados.

Entonces le besó, disfrutando del calor y agradable contacto de sus labios contra los suyos, lentamente, como si saborease cada segundo de aquel momento. Al separarse, tomó suavemente su rostro entre sus manos, con mucho cariño y se puso de puntillas para darle un beso en la frente.

-Y así también podré cuidar yo también de tí.- le guiñó un ojo- Seguro que... conseguiremos solucionar este problema juntos, ya lo verás- aún no era consciente de cuan importante y decisivo iba a ser ese juntos.

A pesar de que su instinto la decía que no creía que con eso fuera a bastar para alejar las pesadillas, no dio vueltas a esa sensación, al menos, aquellos dichosos sueños habían dado lugar a algo bueno. Todo lo que significara tenerle cerca era un sueño hecho realidad para ella. Además, también la relajaba el pensar que, durmiendo a su lado, le sería más fácil protegerle a él de lo que pudiera suceder... nunca se sabía, así que prefería estar siempre cerca de él.

-Vamos a ver cómo podemos arreglar este chocolate- comentó entonces, alejándose un poco de él para tomar otro bol.- Atento y aprende de la maestra-dijo guiñándole un ojo con aire resuelto.

El proceso de elaboración fue rápido y preciso. En seguida, tuvo una pasta homogénea de chocolate con nueces, y le ofreció un poco en una cuchara.

-¿Está bueno?- dicho aquello, un momento después, le besó, con algo más de profundidad de los normal, saboreando intensa pero brevemente, el chocolate d su propia boca. "Eso, por pillarme desprevenida con él beso de antes" pensó traviesa- Si que lo está...-confirmó-Pero es que si viene de ti, no puede saber mejor.- aseguró con una cariñosa sonrisa y tan solo una pizca de risueña e inocente picardía- Te amo más que a nada... no lo olvides nunca- y le miró con todo su amor.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 31101
Reputación : 1
Mensajes : 70
Ver perfil de usuario
Iorun
VAMPIROS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Suwako Giru el Vie Mar 02, 2018 9:07 am

Hiru estaba realmente contento de haber logrado hacer sonreir a su amada; parece que funcionó el haberle recomendado que podía dormir con ella. Ahora podría estar con ella aun más tiempo, aunque le preocupaba que ella no fuese a dormir por su presencia.
-Necesitamos que duermas mi amor, no quiero que estés cansada si algo acontece y debemos luchar contra el mal, ya sabes- empieza a hacer rápidas sucesiones de golpes en el aire mientras tiene una pose de pelea -Y bueno... Supongo que puedo cantarte alguna canción para dormir mientras tomo tu mano. No, que digo,
ya estás grande para eso jejeje-
se rascó detras de la cabeza con su sonrisa tonta.
-Aunque a mí en lo personal no me molestaría el que me canten algo lindo para dormir; en especial con la hermosa voz que tiene estoy seguro que llegaré al cielo antes de llegar al país de los sueños.

Ella estaba reparando "la gracia" de Hiru, y él estaba aprendiendo de la maestra, lo cual hacía observando atentamente con mucho cuidado cada cosa que ella hacía, en especial el distinguir la azúcar de la sal.
-Vine a fallar en algo tan básico... Que tonto- dijo para si mismo y soltó una risa.
Cuando ella acabó de hacerlo le ofreció la cuchara y Hiru probó el chocolate, lo hacía lentamente, disfrutando el sabor y sus ojos cerrados de estar abiertos soltarían lagrimas de felicidad...
-No está bueno, está ma....- entonces ella le besó y él a pesar de la sorpresa siguió con el beso, mientras ambos probaban del chocolate.

Al separarse del beso Hiru se relamió los labios e hizo su adorable gesto de sonrisa con ojos cerrados -Estaba por decir que no estaba bueno sino que maravilloso,
pero parece que inclusive decir Divino le queda pequeño.

Él la tomó de la cintura y la levantó, mientras la tenía arriba le dió un beso esquimal y chocó su frente con la suya -Primero olvidaría mi nombre antes de olvidar que te amo.... Uhmmm, espera... ¿Cómo me llamaba?- dijo haciendo una graciosa cara de despistado para luego sonreirle y bajarla -Nah, es broma jejeje sé que me llamo Bakaru- dijo soltando otra risa.

Entonces se puso a limpiar lo que se estaba ensuciando, parecia hacerlo con aparente gusto -Siempre es bueno echar una mano con la limpieza...- se puso a pensar un rato y entonces se le vino una "idea" graciosa a la cabeza... Giró lentamente la cabeza para ver a Iorun y sonrió de manera pícara.
-Una bromita más, esta última jejeje

Caminó hacia Iorun sonriendo y entonces se puso la mano en el corazón y puso cara de sorprendido -Oh no...
recordé que soy alergico a las nueces... Que tonto-
se echó lentamente al suelo observando el lugar donde caería, entonces cuando estuvo en el suelo cerró los ojos y estiró el brazo... -Espero que no se preocupe mucho,
creo que pude haberme excedido con esta broma... Mejor le digo que no voy en serio antes de que se preocupe demasiado.


-Hablo- -Pienso- -Narro-
"Sí, este soy Yo... Mucho gusto en conocerte"

avatar
Salón : 1 A Dromes : 44970
Reputación : 3
Mensajes : 178
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Iorun el Lun Mar 05, 2018 7:37 am

Iorun no pudo evitar dejar escapar una alegre risa cuando hizo aquel comentario, acerca de lo importante que era descansar para poder luchar contra el mal. No pudo evitar imaginarse a si misma y a Hiru con los típicos trajes ajustados de los super héroes, y tuvo que contenerse para soltar una carcajada ante tal imagen, reduciéndola a una alegre risita. No recordaba la última vez que se había reído tanto ni tan a menudo.

-Nunca se es lo suficientemente mayor para que canten para uno antes de dormir- le susurró- yo puedo cantar para ti siempre que quieras- y le sonrió con dulzura.

La vampiro sonrió complacida ante los elogios de su amado y al mismo tiempo, se sonrojó un poco ante tanta atención. Negó ligeramente con la cabeza como diciendo no es para tanto, y se relamió para quitarse el exceso de chocolate de los labios.

-Tú si que eres divino…- susurró, dejó el bol con la cuchara, y se quedó mirándole como embobada, con completa adoración.

Era tan dulce y tan expresivo, si sentía tan cómoda junto a él, tan amada y protegida, que a veces sentía como si flotase en un sueño. Le amaba más de lo que jamás había imaginado que podría amar a nada ni a nadie. Miró aquella carita tan encantadora, tan adorable que solía poner y sintió que era capáz de dar cualquier cosa por él, porque nada perturbase esa felicidad. Daría lo que fuera por él.

Salió de su ensueño cuando la levantó por la cintura. Le puso las manos sobre los hombros y esbozó una amorosa sonrisa, devolviéndole el beso de esquimal. Se rió nuevamente cuando fingió que se le había olvidado su nombre, y aún más cuando le dió uno equivocado.

-Para mi sería imposible olvidar tú amor. Es lo que me hace vivir- dijo con los ojos ligeramente entrecerrados y una cálida y tierna expresión de amor, mientras tomaba su rostro entre sus manos dulcemente.

Le besó cariñosamente en la mejilla, y una vez en el suelo continuó con el pastel. Justo cuando estaba echando toda la mezcla en un molde redondo para meterlo en el horno, Hiru la dijo algo que la dejó totalmente perpleja, con los ojos muy abiertos. ¡cómo se te ha podido olvidar algo así!, pensó mientras notaba que la invadía una intensa sensación de miedo y alarma.

-¡¿Qué?!- le dijo con una mezcla de incredulidad y tono de reproche, y se arrodilló a su lado con el móvil en la mano, dispuesta a enviar un mensaje a Claire para que trajera una inyección de epinefrina. Al fin y al cabo, ella era médico- tranquilo, amor mio. No te pasará nada.- en los primeros instantes, el impulso de cuidarlo no la había permitido apreciar el teatro que se traía entre manos, pero...

Le observaba atentamente, con una mirada preocupada y analítica, pero sin perder la cama. Su experiencia como médico y líder de clan habían forjado una voluntad y unos nervios de acero en ella, por lo que no tardó en detectar que había cosas que no cuadraban, como lo poco que se quejaba de los síntomas habituales de un shock anafiláctico, y que no detectaba los clásicos síntomas visibles. Incluso le puso los dedos sobre la barbilla y le pidió que abriese la boca.

Se quedó con el dedo suspendido sobre el botón de enviar mensaje en el móvil, y al final acabó guardándolo en el bolsillo. Le dedicó una mirada en que podía detectarse cierto enfado por fingir algo así, pero rápidamente fue sustituida por otra más suave pero misteriosa. Su primer impulso fue el de reprenderlo, pero en su lugar, pasó una pierna sobre su cuerpo, quedando de rodillas, sentada sobre su vientre, con una a cada lado del abdomen de Hiru. Ladeó ligeramente la cabeza y le dedicó una enigmática sonrisa...

-¿No te había comentado que soy médico, amor?- le susurró y le guiñó un ojo- se como funciona un shock anafiláctico y tú no estás teniendo uno- dicho aquello, entrelazó los dedos de sus manos con los de ella y las colocó a cada lado de la cabeza de la cabeza de su amor- Esto merece un castigo ejemplar…- dijo con tono travieso, se mordió el labio inferior, mientras le sostenía la mirada con una mezcla de malicia y picardía- Mmmm… ¿qué podría hacer?¿Qué mereces por haberme asustado?- se preguntó con un ronroneo seductor, consciente de que tanto lo que decía como la posición en la que se encontraban podía resultar turbadora para él y ponerle nervioso… o quizá no. Se inclinó un poco hacia delante, hasta, que estuvo a pocos centímetros de su rostro, pareció que fuera a besarlo pero pasó de largo, rozando sus mejilla con la suya hasta rozar con los labios su oído- ¿Qué te gustaría que te hiciera?- le susurró con un tono entre pícaro y provocador, rozando suavemente su cuerpo contra el suyo durante unos momentos.

Entonces le soltó las manos y volvió a incorporarse, sin apartar su risueña mirada de la suya, deslizando lentamente los dedos desde sus hombros, por el pecho hasta los costados de su cuerpo y… poco a poco su sonrisa se fue ampliando…

-¡Cosquillas!- exclamó con infantil entusiasmo y una jocosa risita, atacándole sin piedad en zonas de su torso donde solían encontrarse estas. Sin intención de dejarle escapar fácilmente.

avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 31101
Reputación : 1
Mensajes : 70
Ver perfil de usuario
Iorun
VAMPIROS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Suwako Giru el Lun Mar 05, 2018 2:09 pm

Hiru estaba por levantarse y dejar de fingir, o mejor dicho, dejar su intento de actuación, pues había visto que realmente su amada se había preocupado por él. Previendo que podría pasar algun malentendido decidió decirle que se trataba únicamente de una broma.
-Ay no, la he preocupado bastante, le diré que estoy bien...

Pero tal parecía ser que en el momento cuando se disponía a decirle que estaba bien al abrir los ojos le miró acercandose y se sorprendió -Oye Iorun, que estoy bien... Ha sido una peque....
Ella se puso encima suyo y este con una sonrisa nerviosa y un gesto sorprendido simplemente la miró -Parece que ya lo sabías... El que era una bromita mía jejeje ¿Cómo pudiste saberlo a pesar de mis grandes habilidades para actuar mi amor?- dijo con un tono algo nervioso, más preocupado por su sonrisa que por el hecho de que ella estaba sentada sobre él.

Ella le aclaró que era una médico experimentada y que sabía como funcionaban este tipo de situaciones, explicandole tambien las partes donde su "actuación" tuvo errores -O-oh, y-ya veo... Eres muy lista amorcito- dijo tragando algo de saliva.
-Queridita digo... Cualquier tonto hace tonterías jejeje, no me vas a hacer algo que no se pueda describir ¿Verdad? ¿Verdad que no? Amor...- estaba bastante nervioso y empezó a mover la cabeza de un lado a otro mientras sonreía, cerró los ojos y sacó la lengua -Este castigo es bueno; bromear de esa manera jajajaja. Iorun, mi amor, tú sí que eres muy buena, por poco y me cre......- se detuvo al mirarle mejor y comprender que ella no estaba bromeando con él, entonces simplemente le miró sonriente y suspiró.
-Y así acaba mi historia, que apenas hoy había comenzado un capitulo que me tenía por protagonista... Y claro, la estelar, Iorun, será quien...- ella le preguntó si le gustaría que le hiciese algo en un tono algo provocador, sonrojando a Hiru y poniendole nervioso por el roce entre sus cuerpos.

-P-p-p-pu-pues c-c-c-considera-rando que soy un me-menor de edad pupues, hay algunas co-cosas que... Digo, solo estás bromeando conmigo jajajaja, no sé por qué me preocupo tanto...

Ella seguía jugando con Hiru haciendole sentir sensaciones que le ponían nervioso pero no le disgustaban -Estoy en peligro... Hasta ahora me doy cuenta.
Fue entonces cuando ella empezó a hacerle cosquillas, cosa que a Hiru más que hacerle gracia le ponía muy vulnerable; era altamente cosquilloso y simplemente no pudo con ella.
-JAJAJAJAJA N-NO JAJAJAJA PA-PARA PARAAAAAA JAJAJAJAJAJA- gritaba entre risas que se detuviera, empezaba a dolerle de tanto reir y empezaba a quedarse sin aire -NO JAJAJAJAJA JAJAJAJA EN-EN SERIO JAJAJAJA PARA POR FAVOR JAJAJAJJAJAJAJAJAJJAAA AAAAAHG- empezó a moverse freneticamente intentando librarse de su "tortura", estaba realmente desesperado puesto que era la primera vez que conocía una debilidad tan devastadora suya.
-Muérdeme, MUERDEME, PERO DETÉN ESTA MASACREEEEE- decía desesperado, pero entonces sacó fuerzas y la tomó de los hombros con sus manos sueltas y entonces con fuerza la detuvo, se acercó a ella y la besó con gran pasión por un largo tiempo, de manera que ella pudiese sentirse mareada o extasiada después de haberla besado.

Al terminar de besarla rapidamente pero con cuidado la recostó en el suelo, a la misma posición en la que estba este antes, y entonces se posicionó sobre ella y sonrió de una manera algo pervertida y se relamió los labios -Es hora del festín; me toca probar a mí un poco- movió los dedos de las manos como si estuviese preparandose para tocarla toda como un desquiciado pero entonces le tocó la punta de la nariz y le sonrió -Quien bromea al último, es porque es más lento que quien le bromeó primero y debe mejorar su velocidad de... Bueno, tú sabes mi amor.

Se levantó y la ayudó a levantarse -Este tipo de juegos soy muy intensos- suspiró y observó la mezcla en el bol -El pastel jejeje, debemos al menos meterlo al horno si vamos a ponernos a jugar así jeje- dijo rascandose detrás de la cabeza.
Se acercó a ella y la miró seriamente -Soy sensible amor; parece que las cosquillas son una tortura muy eficaz contra mí. Pero verás, me las desquitaré un día...- se acercó a su oido y entonces le dió un leve mordisquito al lobulo de su oreja -Pero algun día puede ser muy pronto... Ya sabes que soy de actuar por sorpresa querida- dijo alejandose un poco y guiñandole el ojo.


-Hablo- -Pienso- -Narro-
"Sí, este soy Yo... Mucho gusto en conocerte"

avatar
Salón : 1 A Dromes : 44970
Reputación : 3
Mensajes : 178
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Iorun el Lun Mar 05, 2018 6:00 pm

Tal y como esperaba, su seductora y provocadora iniciativa le había puesto realmente nervioso, incluso debía estar haciendo una actuación más formidable de lo que ella misma pretendía, pues realmente parecía creer que le iba a hacer algo. Una parte de si misma pugnaba por soltar una risita ante la reacción de su amado Hiru, pero otra se sentía, hasta cierto punto, culpable por estar provocandole tanto estrés, lo ama tanto que no podía ni describirlo. Le hizo gracia aquel comentario, sobre que era menor de edad teniendo en cuenta lo provocador que podía llegar a ser él cuando quería.

Pensó que cuando empezara a hacerle cosquillas la tensión se relajaría, pero fue una ilusión de tan solo unos momentos, ya que pasados unos segundos dio muestras de divertirse más bien poco y estar empezando a agobiarse. Le "castigó" tan solo un ratito más, hasta que gritó que prefería que le chupase la sangre, entonces apartó las manos, pues no quería hacerlo sufrir. Entonces, inesperadamente la besó, con mucha intensidad... la sorprendió tanto que tardó un par de segundos en reaccionar y devolverle el beso. Al haberla pillado de improviso, quedó un poco a aturdida y sin pensarlo mucho, deslizó las manos por sus costados, sin intención de acercle cosquillas y le clavó ligeramente las uñas en la ropa, hasta hacer notar ligeramente la presión sobre su piel. Sintió una agradable ola de placer que recorría nacía en su pecho y se extendía por sus extremidades, dejando trase si un agradable entumecimiento.

Cuando el beso finalizó, suspiró, aún algo desorientada, por lo que acabó en la misma posición comprometida que él hacía un momento. La forma en que la miraba era completamente nueva, no sabía si reírse o sentirse avergonzada, así que optó una mezcla de las dos. Ahogó una risita, porque la verdad, estaba muy gracioso y no sabía si tomárselo muy en serio, aunque por otro lado, resultaba tentador. Cuando la tocó la nariz parpadeó sorprendida un par de veces y volvió a reír, dejándose ayudar para levantarse.

Por supuesto, la vampiresa había tomado nota acerca de la vulnerabilidad de Hiru, que aunque no pretendiese utilizarla en su contra... al menos no a menudo, nunca estaba de más saber cuales eran lo puntos débiles su amado Hiru. "No hay nada más intenso que lo que tú provocas en mí..." pensó ante las palabras de su amado, pero no lo dijo en voz alta, pues tenía una connotación que iba algo más allá del inocente romanticismo, aunque no lo había pensando con esa intención. El solo poder contemplarle o abrazarle ya suponía un cúmulo de sensaciones increíbles y un amor que no conocía limites.

-¿Ah, si?- le sonrió ante su comentario- Estoy deseando ver que se te ocurre para pillarme por sorpresa, aunque primero tendrás que descubrir cual es mi punto débil ¿no?- dijo mientras les miraba con los ojos entrecerrados, como si supiera exactamente lo que estaba pensando- No te será sencillo, tenlo en cuenta, y prepárate para alguna que otras sorpresa... por mi parte- le susurró con picardía al acercarse de nuevo a él hasta el punto de rozar sus labios con los suyos y le dio un suave beso antes de girarse para recoger el molde de la tarta con la mezcla dentro.- Te dejo meditar unos segundos acerca de como te las vas a arreglar para pillarme desprevenida... y tranquilo, no abusaré del recurso de las cosquillas, seguro que se me ocurren otras cosas más... interesantes- dijo mirándole sobre su hombro, con tono un tanto sugerente y al mismo tiempo misterioso, y le devolvió el guiño.

Le dió la espalda y se dirigió hacia el horno, al cual había ordenado comenzar a precalentar hacía ya un rato desde el móvil. Al abrirlo tuvo que apartarse, debido al intenso calor que desprendía, aviso de que debía ponerse una manopla para meter la mano ahí. Mientras lo hacía, vigilaba de vez en cuando a Hiru de soslayo por encima de su hombro. Ello provocó que mientras cerraba el horno se quemara, notó la desagradable mordedura del metal caliente mordiendo su piel y se apartó de un saltito y soltó una breve exclamación de sorpresa y dolor entre dientes. Rápidamente se llevó la yema de los dos dedos afectados a la boca. La saliva calmó un poco el dolor y entonces los sacó para observar las marcas rojizas que habían quedado.

-Ufff, duele mucho, y escuece...- murmuró, lo cierto es que le dolía bastante- Amor ¿me podrías traer hielo por favor? Está ahí en el dispensador de la nevera-Ahora que lo pienso...-dijo mirando a Hiru aún con una leve mueca de dolor. El fuego, el calor, la causaban un dolor atroz, incluso más que otros seres vivos- se que no viene a cuento pero...¿por qué pareces tan encariñado con esos auriculares?¿significan algo especial para ti?- le preguntó mientras metía la mano bajo un chorro de agua bien fría en el fregadero, con un cuenco abajo que poco a poco se iba llenando para así poner el hielo en el y enfriar algo más el líquido.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 31101
Reputación : 1
Mensajes : 70
Ver perfil de usuario
Iorun
VAMPIROS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Suwako Giru el Mar Mar 06, 2018 10:35 am

Hiru estaba pensando en como haría para pillar a Iorun desprevenida, y ahora mucho más que le había dicho que tenía pensado desquitarsela.
-Yo y mi bocota jejeje, me he dejado llevar y terminé por decírselo... Pero bueno, debo pensar alguna manera.

Mientras pensaba Iorun fue a meter el pastel al horno para que empezase a cocinarse finalmente. Sin embargo, ella se había quemado, en un descuido por mirar a Hiru.
Hiru notó que se había quemado y le miró atento, estaba allí parado como un idiota y su amada se había quemado... Por su mente solo pasaba una cosa.
-Soy todo un inutil... ¡Se suponía que debía protegerla! Se ha quemado, y todo por mi culpa... Debí ser yo quien llevara el pastel, así de quemarme no me importaría pero ella. Soy lo peor...

Fue rapidamente a por el hielo de ella algo resentido por permitir que se quemase, entonces fue con ella con cara de decepcionado. -Perdoname amor... Realmente debí estar más atento a ti- se metió el hielo en la boca y luego se metió el dedo de Iorun tambien, mientras lo hacía aun tenía cara triste y estaba resentido.

Ella entonces le hizo una pregunta que él mismo se hacía bastante, y aun no quedaba por respondersela de manera clara. Fue a por más hielo mientras se rascaba detrás de la cabeza y lo puso en el cuenco y con cuidado puso el dedo de Iorun allí.
-Estos auriculares... Pues, es algo extraño. Sé que estan conmigo desde que logro recordar. No es que me cueste dejarlos, pero ya es una costumbre para mí el cargarlos siempre alrededor de mi cuello. Inclusive suelo ponérmelos en ocasiones,
aunque quizá no sirven; nunca los he probado.


Su mirada cambió, ahora parecía pensar mejor en el tema... Entonces recordó una charla con Giru-Suwako.
-Estos auriculares te hacen lucir más interesante Giru...
-Si tú lo dices... Aunque son algo incómodos.
-No me lo digas a mí, eres tú quien los siente alrededor del cuello, yo no; además, intenta ponértelos en la cabeza ¿No que funcionaban?
-¿Como podría saber si funcionan? Pensé que eran tuyos...
-Oh... Pues, son tuyos... Y aunque sean incomodos o no funcionen solamente te diré que debes cuidarlos y apreciarlos...
-¿Por qué? ¿Son como la espada?
El silencio prevaleció unos momentos... Giru-Suwako soltó una risilla.
-Son un amuleto para atraer problemas... Pero eres un luchador, y yo un hombre de palabra... ¡CUÍDALOS Y PUNTO!

Giru reaccionó y tomó los auriculares, los contempló un momento y miró a su amada Iorun.
-Pero... No es nada importante supongo. Puedo quitármelos si te parecen que no aportan nada a mi persona...- se miró la muñeca y sonrió tontamente -Preferiría tener un reloj digital para poder ver la hora a unos auriculares que desconozco si funcionan...


-Hablo- -Pienso- -Narro-
"Sí, este soy Yo... Mucho gusto en conocerte"

avatar
Salón : 1 A Dromes : 44970
Reputación : 3
Mensajes : 178
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Iorun el Mar Mar 06, 2018 12:25 pm

La expresión tan culpable y preocupada de Hiru la enterneció, aunque no había sido en absoluto responsabilidad suya que se quemara, si no de ella por despistarse. Parecía realmente consternado, pero aún así y a pesar del dolor no puedo evitar sonreír cuando se metió el hielo en la boca, a pesar de lo compungido que estaba tenía una cara muy graciosa, y aún más cuando se metió su dedo herido en la boca.

-Amor, no digas eso… No ha sido culpa tuya, me he distraído, lo siento si te he preocupado, no quería que te pusieras triste- dijo evidenciando culpabilidad en su tono de voz- No ha pasado nada amor, mira- entonces le enseñó el dedo, cuya quemadura ya tenía bastante mejor aspecto debido a su sanación mejorada racial- ¿Ves? ya está casi curado.- dicho aquello le acarició la mejilla y se acercó un poco más a él- Pero si me cuidas un poquito más no me quejaré- dijo esbozando un pequeña sonrisa infantil y le dió un breve y dulce beso antes de que se fuera a por más hielo.

Arqueó levemente cuando escuchó lo que tenía que decir acerca de los auriculares. No sabía por qué, pero sentía que algo no acababa de encajar.

-Ahora tienes un móvil de última generación si lo que quieres es mirar la hora cariño… - comentó, recordándole el móvil que le había entregado hacía pocas horas y que debía de llevar encima- Guardalo bien y recuerda lo que te expliqué, con él podrás acceder a todos los servicios de la casa...pero si lo que te hace ilusión es tener un reloj digital…-se acercó a él y le dió un beso tierno en la mejilla- será tuyo. Puedes pedir lo que quieras, amor, y lo tendrás, no volverá a faltar de nada- cerró los ojos con una expresión alegre y tierna. Quizá lo estaba consintiendo mucho, pero es lo que quería; cubrirlo de amor, mimos y que todas sus necesidades estuvieran ampliamente cubiertas… sentía que debía compensar lo mal que lo había pasado y que nunca mas volviera a ocurrirle- Y no me molestan para nada tus auriculares, si los quieres conservar por mi bien…-aunque lo decía convencida, aún recordaba aquella maldita espada, y aquel maldito lunático.

“Mmmm… que extraño”. Su instinto la advertía de que había algo extraño en que Hiru tuviera en propiedad algo así, sobre todo teniendo en cuenta que era un chico que prácticamente no tenía nada y además había sido el anfitrión de un inquilino considerablemente problemático. Algo la daba mala espina, pero al mismo tiempo no podía evitar pensar que eran unos simples auriculares ¿qué daño podían hacer?. También tenía una pizca de curiosidad al respecto…

-Pues si quieres los probamos, amor.- dijo mientras empezaba a buscar algo que poder escuchar en su móvil.- Pero antes, me gustaría saber si tengo razones para preocuparme en relación a los auriculares…- hizo una pausa y le miró con seriedad -¿algo que debiera saber? porque de ser así los puedo probar yo en vez de tú, o directamente no los probamos ninguno de los dos..- le dijo mientras le tendía el móvil para que conectase los auriculares, con todo preparado para solo tener que darle al play. A lo mejor estaba diciendo un montón de tonterías y estaba preocupándose por nada, pero había desarrollado una intensa aprensión hacia cualquier objeto en posesión de Hiru que no hubiera pasado por ella antes-No voy a permitir que vuelva a pasarte nada amor, eso tenlo claro, sin importar lo que tenga que hacer- comentó con un claro tono de preocupación, pero al mismo tiempo con rotunda y absoluta seguridad, mientras sus ojos brillaban de amor y afán de protección en los ojos.

Lo cierto es que se sentía insegura con respecto a lo que podría ocurrir, pero por otro lado pensaba que era una tontería, que seguro que era un aparato corriente sin más.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 31101
Reputación : 1
Mensajes : 70
Ver perfil de usuario
Iorun
VAMPIROS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "El amor más insensato es el más verdadero" (Priv: Hiru <3)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.