image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas
» ~Reflejo de secretos y verdades~ [Priv. Amnesia]
Hoy a las 11:02 am por Amnesia

» Despedida
Ayer a las 7:50 pm por M. Levka Nikoláyevich

» You?...Again? (Priv. Velkan)
Ayer a las 5:38 am por Velkan Alexander Belmont

» Coffee Time. (Priv. Velkan)
Ayer a las 4:16 am por Velkan Alexander Belmont

» Rhodes Ann
Sáb Sep 22, 2018 10:04 pm por Khaeli Dunkheit

» ID. AKURA YUUMA
Sáb Sep 22, 2018 10:01 pm por Khaeli Dunkheit

» Caso 152463122 - A: Culpas y venganzas Pt.1 [Priv. Saya Vlad]
Sáb Sep 22, 2018 9:56 pm por Shiryuu & Meneth

» Cambios para mi ficha
Sáb Sep 22, 2018 9:36 pm por Rechy Syphiras

» Pie de lombrices y crema [Finalizado]
Sáb Sep 22, 2018 9:12 pm por Rechy Syphiras

» [Tablilla] White rose queen
Sáb Sep 22, 2018 6:04 pm por Aphrodite P





















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!












HAPPY BIRTHDAY
Hana Iwafune
¡TE DESEA TAKEMORI!
¡Y hoy inauguramos este hermoso espacio para los beios cumpleaños del mes! ¡Perdonen nuestra tardanza en volver! Pero aquí estamos para poder celebrar junto a nuestra Hanita, también conocida como Trinity su cumpleaños (un pelín atrasadito, perdón uwu). ¡Y es que esto es un momento especial! Porque ella es un usuario que siempre ha estado con nosotros desde hace muchos añitos, apoyándonos y ayudándonos un montón. ¡Siempre está allí para todos! Es que es un amor de persona y una excelente moderadora de eventos. Personalmente, les queremos desear un maravilloso cumpleaños a nuestra hermosa Trini Porque la amamos mucho en el staff. ¡Y no se queda corta! Que también es muy querida por los usuarios mismos, por supuesto que si. Así que muy feliz cumpleaños.
¡Y te tenemos un regalito!



Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Una encantadora Vampira {Priv. Iorun}

Mensaje por Kanato Sakamaki el Mar Feb 20, 2018 9:37 pm

Era una de esas tantas noches de inmsonio, otro de aquellos anocheceres en los que todas las luces de la mansión yacian apagadas exepto las de su habitación básicamente ya era una costumbre de todas las noches, lo único que variaba eran las tareas que realizaba. En esta ocasión se encontraba realizando algunos pequeños arreglos a su peluche favorito llamado "Teddy" ese peluche que lo acompaño por años saciendo su sed de soledad, era su compañero, su amigo, su confidente y además dentro de el aguardaba su tesoro mas apreciado, su madre.
— ¡Ya estas listo! — exclamó con una voz alegre y risueña para después abrazar delicadamente a su peluche.
El arreglo se debía a que el botón de su ojo derecho aquel el que no estaba tapado por el parche, se encontraba demasiado desgatado por lo que ameritaba cambiarlo por uno nuevo. — Vayamos a tomar un poco de aire fresco Teddy — dijo nuevamente con aquel tono encantador para luego tomar su chaqueta y salir de la mansión.

Y hay se encontraba, sus pies lo habían llevado hasta una especie de jardines adornados de hermosas flores color rosas, la noche ya había invadido la ciudad y el clima era moderadamente fresco en donde ligeras brisas de viento impactaban contra el cuerpo de uno. Su ropa yacía un tanto desprolija y arrugada como era de costumbre mientras que algunos rebeldes mechones de cabello sobresalían de su peinado.
Ya era bastante tarde por lo que la cantidad de gente que transcurría por el sitio era reducida o apenas visible — Sentemonos aquí — le susurró en las orejas a Teddy como si este pudiera escucharle ¿Acaso el estaba consciente de que su oso de peluche no era más que eso... Un simple oso de peluche relleno de la cenizas de su difunta madre? Tal vez si quien sabe de lo único que estaba seguro era que no le importaba y no necesitaba saberlo.

Se sentó en una de las tantas bancas que había, colocó a Teddy mirando hacia al frente y lo alzo levemente hasta llevarlo a la altura de su mentón para acto seguirlo abrazarlo con ternura y suavidad. La colorida vegetación, la obscuridad que rodeaba al lugar junto a los faroles que iluminaban pequeñas porciones del sitio hacían de esto una atmósfera tranquila y melancólica.
No se dio cuenta sino hasta observar con mas detenimiento su alrededor que a unos cuantos metros en frente de el se encontraba un conjunto de flores color lila. Sus ojos se abrieron ligeramente en un claro signo de sorpresa [color=#a702ff}— Mira Teddy esas flores eran las favoritas de mamí —[/color] dijo en un tono dulce para después abrazar con mas fuerza a su oso mientras fugazes fragmentos de su infancia comenzaban a aparecer disimuladamente en su mente. Recordó como su madre acariciaba su rostro de forma cariñosa, como jugaba y despeinaba su cabello de manera amorosa — Yo planeaba r-regalarte para tu cumpleaños un enorme ramo de esas f-flores que tanto te gustaban — exclamó con voz entrecortada y apagada.

Sin embargo extrañamente aun lograba mantener su sonrisa hasta que de repente aquellos recuerdos que trataba de dejarlos de lado aparecieron invadiendo por completo su mente, las memorias del cuerpo de su madre en la cama con sus muñecas ensangrentadas se apoderaron de su cabeza que no podia hacer nada para disiparlos, lo único que atino a hacer fue abrazar aun con mas fuerza a su peluche sin embargo lo que el ignoraba era que ya no se trataba de un delicado abrazo sino de un estrujamiento, ferozmente colocó una de sus manos sobre la cara del peluche para luego de forma inconsciente apretarlo con la máxima fuerza que su frágil cuerpo le permitiera todo por culpa de aquellos horribles recuerdos — ¡Dijiste que nunca me dejarias solo! — dijo en un tono lo suficientemente alto como para que una persona a su alrededor lo escuchase a la vez de que sus ojos comenzaban a tornarse mas brillosos, estaba a punto de quebrarse en llanto y no fue sino hasta que el botón del oso de peluche saliera disparado hacia el frente alejándose unos cuantos metros y aterrizando sobre el centro de la calle del jardín producto de la presión que estaban ejerciendo sobre el. Esta simple acción fue suficiente para que el muchacho recobrará la conciencia y volviera en si para después aun con la evidecia de sus ojos llorosos, pararse de manera apresurada con el objetivo de levantar el boton salido en caso de que nadie mas lo hiciera por él...


image host
♡:

Narración - —Dialogos— - *Pensamientos*
avatar
Salón : 1 A Dromes : 22614
Reputación : 6
Mensajes : 77
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Una encantadora Vampira {Priv. Iorun}

Mensaje por Iorun el Miér Feb 21, 2018 7:55 am

-Se ha quedado una noche preciosa- Comentó Iorun mientras el ajetreado y luminoso ritmo nocturno al salir del teatro tras su última actuación en Madane Butterfly- ¿No crees, Demian?.

El aludido era su guardaespaldas, un Damphir considerablemente atractivo, pero estropeaba su encanto con una expresión dura e insondable. Siempre demasiado ocupado en analizarlo todo en busca de peligros potenciales, preocupado por lo que pudiera pasarle a su protegida. El hombre se limitó a asentir con educada pero fría cortesía ante la pregunta de Iorun. Ella exhaló un leve suspiro ante su falta de expresividad. Le tenía un gran aprecio, aunque no lo demostrara abiertamente, pero la gustaría que prestara atención a otros detalles de su persona a parte de asegurarse de que nadie la tocara un pelo o se hiciera un solo rasguño. Tan intensa era la mirada y el aura del vampiro, que no necesitaba hacer mucho más que fulminar a alguno de los que pretendía acercarse a la cantante para disuadirlos.

-Había un jardín cerca de aquí.- con solo anunciar eso, Demian supo perfectamente lo que iba a venir después- ¿Vamos a dar una vuelta? la noche es joven aún- ahora fue el turno de resoplar del guardaespaldas, pero no intentó quitarle aquella idea de la cabeza, a pesar de que detestaba hacer cosas que estuvieran dentro del plan inicial.

Iorun bajó la larga escalinata con ese entusiasmo ligero y comedido que la caracterizaba, mientras se abrochaba los último botones de su abrigo de corte victoriano, el cual cubría el vestido que llevaba debajo. El resto de su atuendo se componía de unas medias claras, recorridas por el dibujo de un fragmento de la partitura de Claro de luna de Debussy, que las recorrían de arriba abajo, junto a unos zapatos de un blanco inmaculado que parecían hechos para una muñeca.

-Aun nos quedaba una caja de bombones ¿verdad?- no necesitaba decir más, Demian dio inmediato aviso por el auricular oculta en su oído para que otro de los guardaespaldas trajera los mentados dulces.

Enseguida, otro Damphir, más joven que Demian, salió del coche que aguardaba cerca de la entrada del teatro y entregó una primorosa cajita dorada a la vampiro. Una vez en el jardín, las pequeñas delicias de chocolate comenzaron a desaparecer lentamente por la mano de Iorun, mientras intentaba mantener algo parecido a una conversación con el circunspecto Demian.

La suave y refrescante brisa de la noche mecía suavemente la vegetación, arrancándole un leve rumor de revoloteo de hojas y ramas, adornado con el delicado perfume de las flores. En seguida, la vampira abandonó laz zonas más iluminadas, dirigiéndose a zonas más apartadas, donde reinaba un agradable y envolvente silencio. Hasta que la quietud se resquebrajó momentáneamente por el reclamo de una voz infantil que denotaba tristeza y algo semejante a miedo.

Entonces, a escasa distancia de su persona, la vampira pudo ver con claridad como un pequeño objeto aterrizaba sobre el cuidado y mullido césped. Sin pensárselo, se acercó y se inclinó para recogerlo. Era un botón. Entonces percibió una presencia cerca de ella. Cuando alzó la vista para mirarle, alerta, se encontró una triste mirada empañada y enrojecida por un llanto reciente y unas marcadas ojeras, junto a una carita de rasgos dulces y aniñados que no denotaban más alegría que su mirada. Al principio creyó que se trataba de un niño pequeño, pero era demasiado alto para tratarse de un infante.

-¿Es tuyo?- preguntó con educación y un aterciopelado atisbo de dulzura en la voz- toma- se lo ofreció para colocárselo en la mano- Me llamo Iorun, es un placer pequeño caballero ¿cómo debería referirme a ti, pequeño caballero?- se presentó y preguntó por su nombre, con un toque risueño y encantador en su entonación,e incluso una leve reverencia teatral, en un intento de distraerle de lo que fuera que le afligiera. Guardó un pequeño y expectante silencio que empleó en analizarlo con estudiado disimulo.

Era un muchacho de aspecto, la verdad, demacrado, bastante poco saludable. Bajo su atuendo podía adivinarse una delgadez demasiado acusada para un niño que parecía estar ya en la adolescencia,  y su ropa era considerablemente llamativa, como de otra época, de hecho parecía del estilo que solía llevar ella.

-Oh, no te preocupes por él, viene conmigo. No te hará nada-aseguró firmemente para que el niño no se preocupara por lo imponente que podía resultar la presencia de Demian.- ¿El osito es tuyo verdad? ¿me lo enseñas? me encantan los peluches- confesó dedicándole una mirada gentil y una tranquila y amable sonrisa.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 23401
Reputación : 1
Mensajes : 70
Ver perfil de usuario
Iorun
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Una encantadora Vampira {Priv. Iorun}

Mensaje por Kanato Sakamaki el Miér Feb 21, 2018 11:16 am

El botón que recientemente había colocado no pudo resistir frente a la presión que estaban ejerciendo inconscientemente sobre el, la pieza salio disparada y no tardo en aterrizar suavemente contra el césped. El joven apresuradamente se paró del banco para levantarlo sin embargo era tanta la exaltación que tenía en aquel momento que omitió el pequeño detalle de que alguien más lo recogió por él.

Tomó bruscamente el objetivo obviando por completo la pregunta de la desconocida e incluso su presencia, tan solo le interesaba recoger el preciado boton. Dio media vuelta dándole la espalda a la mujer para luego decir en un tono apenado y arrepentido — Lo lamento Teddy, disculpame no se que me ocurrió, no debí tratarte así. — tras esto le dedico un suave y tierno abrazo iguales a los que daba antes del colapso. Insignificantes gotas provenientes de los ojos del joven caían sobre la cabeza del peluche dejando ligeras marcas en este.

De repente escuchó la presentación de una persona y recién hay se percató de que no se encontraba sólo. Guardo el pequeño boton en uno de sus bolsillos e hizo un burdo intento de secar sus lágrimas para después dar media vuelta y mirar a la muchacha de frente.
Y hay fue cuando vio a una mujer que sobrepasaba su altura por varios centímetros junto a una delicada cabellera castaña, se podia notar a simple vista que la joven vestía bastante elegante — Muchas gracias por lo que ha hecho señorita — dijo en su clásica entonación dulce — Puede llamarme Kanato — pronunció a la vez que dedicaba una enternecedora sonrisa tratando de olvidar lo ocurrido sin embargo sus ojos aún empañados hacían dudar de ello.

Alzo ligeramente su cabeza para poder contemplar con detenimiento los ojos azules de la mujer para luego girar su vista y observar a un hombre bastante imponente y de aspecto lo suficientemente serio como para intimidar a alguien, básicamente era  todo lo contrario a mi sin embargo según las palabras de la joven no debía de preocuparme ¿quén era el? ¿acaso seria una especie de protector? No lo sabia.
Sus pensamientos se pararon en seco cuando la mujer preguntó por su peluche y si daba permiso de enseñárselo a lo que el joven asintió con la cabeza y exclamó sonriente — Su nombre es Teddy y es mi fiel compañero — dijo mientras lo alzaba para mostrárselo a la mujer dejando al descubierto su vestimenta que consistia en su clásico chaleco color rosado y un enorme parche que tabapa uno de sus ojos.

— ¿de verdad le gustan los peluches? — pronunció mientras bajaba al oso para luego rápidamente y sin siquiera pedir permiso tomar con suavidad la mano de mujer y llervarla corriendo hasta el banco en donde estaba anteriormente sentado. Ni siquiera se molesto en obtener su permiso y mucho menos le importó aquel hombre que parecía protegerla ya que después de todo era parte de su personalidad hacer ese tipo de cosas sin previo aviso.

Se sentó junto con ella para después sonreír y decir — ¡tome puede sostenerlo si quiere! — lo dijo en un tono mas alegre de lo usual. Aquella acción quizás para ella no significaría nada pero, para el si. Era la primera vez después de mucho tiempo que el daba permiso para que alguien mas sostuviera a su oso, alzo con las dos manos a Teddy para que la mujer lo tomará. Por la forma de hablar tan amable y dulce de aquella mujer, el joven no se mostraba preocupado o con miedo de lo que llegará a pasar.


image host
♡:

Narración - —Dialogos— - *Pensamientos*
avatar
Salón : 1 A Dromes : 22614
Reputación : 6
Mensajes : 77
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Una encantadora Vampira {Priv. Iorun}

Mensaje por Iorun el Jue Feb 22, 2018 8:33 am

Rápidamente el niño le quitó el botón de la mano y se apresuró a ponerse al oso de peluche que había sobre el banco. A pesar de que la vampiro mantuvo la compostura, no pudo evitar pensar en lo extraño del comportamiento del niño, sobre todo cuando comenzó a hablar al muñeco con marcada afectación, al como si fuera un ser vivo al que hubiera hecho algún daño y tuviera que disculparse con él. Una actitud curiosa, y al mismo tiempo un tanto preocupante en un chico tan mayor... podía entender que un infante llorase o se asustase por que su juguete favorito se hubiese roto, pero se supone que con los años eso quedaba atrás. Independientemente del desconcierto inicial, decidió dejar un poco de lado lo que acababa de presenciar y prosiguió su presentación normal.

Cuando se volvió a acercar se dirigió a ella con una notable dulzura, tan tierno como un cachorrillo de rostro triste y compungido. Que aquel chiquillo se comportara de forma tan cariñosa, acentuaba la tendencia de la vampira a comportarse con gentileza y amabilidad, y aún más si percibía tanta tristeza en su semblante, incluso a pesar de que en ese momento se mostrara tan sonriente.

-Un placer conocerte, Kanato
- respondió ella con dulce cordialidad en el tono de su voz.

Como cabía espera, no tardó en reparar en la presencia de Kanato, estaba convencida de que hasta un ciego lo habría percibido, pues su simple presencia solía provocar una lidera inquietud dificilmente ignorable. Salvo si llevabas muchos años a su lado, en tal caso te acabas acostumbrando. Por suerte, el pedirle que la enseñara a su acompañante esponjoso y peludo apreció distraerle de la existencia de su hosco e imponente guardaespaldas.

-Teddy, que bonito nombre y me encanta su chaleco- comentó con entusiasmo- y claro que me gustan ¿a quien no? Son tan adorables.  

Un instante después la había tomado inesperadamente de la mano y la llevaba hasta el banco donde había estado el muñeco. Notó como Demian se tensaba un tanto, pero no hizo nada, siempre se ponía muy nervioso cuando alguien ponía la mano encima y que se tratase de un niño no le hacia estar, ni mucho menos, más tranquilo. Iorun le lanzó una mirada tranquilizadora, a pesar de que incluso ella estaba alerta, lo que ocupaba su mente no era una inminente sospecha o sensación de peligro, si no el curioso comportamiento del chico. Extraño porque se comportaba con educación, incluso la llamaba de usted, pero luego la tomaba de la mano sin pensárselo ni pedir permiso. Quizá eso tuviera más que ver con que se trataba de un niño muy confiado.

-Muchas gracias- le dijo con una agradable sonrisa, rápidamente se limpió con un pañuelo bordado que sacó de su bolsillo, cualquier posible rastro de chocolate de los bombones y lo tomó cuidadosamente entre sus manos.- Con permiso señor Teddy- dijo mirando al peluche, siguiendo el hilo a Kanato- Que suavecito es- declaró risueña y lo sentó sobre sus rodillas. Deslizó los dedos de una mano por el tejido del chaleco- Me gusta el color y huele muy bien- y entonces, reparó en el parche- ¿por qué lleva parche?- preguntó mirando con curiosidad al joven- ¿le ha pasado algo malo a tu amigo?. ¡Oh! que descortesía la mía- volvió a sacar la cajita de bombones- ¿quieres? están muy ricos, y comer chocolate siempre sube el ánimo- comentó con una divertida sonrisa.

Mientras, Deminan se movió discretamente a una mejor posición, junto a su protegida, pero manteniendo cierta distancia.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 23401
Reputación : 1
Mensajes : 70
Ver perfil de usuario
Iorun
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Una encantadora Vampira {Priv. Iorun}

Mensaje por Kanato Sakamaki el Jue Feb 22, 2018 12:22 pm

Aquella acción de tomar su mano sin permiso era algo muy común en el ya que la mayoria de las cosas las hacia sin previo aviso, simplemente lo hacia y ya, por consecuencia muchas veces se metió en problemas por estos actos. Sin embargo esta vez nada malo había ocurrido, la mujer se lo había tomado con total calma.

La joven no dudo en tomar al peluche con sus delicadas manos, era la primera vez en mucho tiempo que Teddy yacía en las manos de otra persona que no fuera Kanato.
Le encantaba el tono tan calmado y dulce con el que hablaba la mujer era algo que le causaba satisfacción y a la vez lograba tener mas confianza hacia la persona con la que conversará
Mientras la mujer inspeccionaba a su oso no pudo evitar formar una mueca de sonrisa puesto a que estaba feliz de que Teddy tuviera una nueva compañía y además era la primera persona que conocía que también le agradaban los peluches quizás no al mismo nivel de el pero por lo menos ya tenía a alguien con sus mismos gustos.

—No, no le ah pasado nada — respondió ante la curiosidad de la mujer por el parche — Es solo una simple decoración...¡A Teddy jamas le pasara algo malo mientras este conmi...— no pudo terminar de decir la frase cuando le vino a la cabeza el reciente recuerdo de su amado osito siendo maltratado por él. Esas imágenes hicieron que su sonrisa se esfumara instantáneamente sin embargo trató de mantener su cordialidad ante el ofrecimiento de la mujer — ¿Levantan el animo? En ese caso...tomaré uno — pronunció siguiendo con su tono tierno y amable para luego tomar un chocolate con forma de corazón ya que estos eran de sus preferidos.

Dio una serie de bocados hasta acabar con el dulce para después decir — Muchas gracias...es una lástima yo no tengo nada que ofrecerle pero, si gusta puede abrazar a Teddy — dedicó una genuina sonrisa a la mujer para después continúar — ¿se encuentra triste señorita? Ya que si lo abraza puede que se sienta mejor — un manto de inocencia cubrían sus palabras, una inocencia que lo caracterizaba bastante y gracias a ella no tenía problemas en decir o hacer cosas que a la mayoria de personas les daría vergüenza.

De repente miró disimuladamente al hombre que acompañaba a la joven. Aún no entendía del todo quien era aquella mujer como para tener a alguien cuidandola por lo que con suma confianza se acerco un poco más a ella para luego decirle en un tono de voz mas bajo que el normal — Señorita...¿Quien es usted? — No se refería a algo simple como su nombre que ya lo sabia a pesar de que en ningun momento lo llegó a pronunciar y solamente la trataba de usted. La pregunta iva dirigida  a algo mas personal, algo más profundo puesto a que dentro de el había nacido una extraña curiosidad y su intención era averiguar algo más de su acompañante.


image host
♡:

Narración - —Dialogos— - *Pensamientos*
avatar
Salón : 1 A Dromes : 22614
Reputación : 6
Mensajes : 77
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Una encantadora Vampira {Priv. Iorun}

Mensaje por Iorun el Sáb Feb 24, 2018 1:40 pm

A pesar de que, aparentemente, Iorun centraba su atención en en el oso, disimuladamente estudiaba al niño. La verdad es que no lo veía como el adolescente que su desarrollo físico denotaba, más allá de esa delgadez preocupante. Tampoco se comportaba como un pubescente tipo, ni siquiera parecido, de ninguna raza que ella conociera y había conocido a muchos miembros de dichas razas de muy diversas edades. Además, parecía un poco inestable emocionalmente, pasaba rápidamente de dar muestras de estar triste a contento, aunque con un leve transfondo de aflicción.

Por lo demás, era un niño tan adorable como el osito al que llamaba Teddy, Iorun siempre había tenido cierta debilidad por los seres de aspecto dulce e inocente, pues sabía la facilidad con la que podían ser corrompidos, y de alguna forma, pensaba que debía evitarlo. Al final, Kanato aceptó el dulce y ella se alegró, quería ver si podía animarlo un poco.

-No es necesario que me des nada, Kanato- dijo con suavidad, quitando importancia a ese hecho.

No pudo evitar mirarlo con curiosidad cuando la preguntó si estaba triste. No creía haber dado muestras de tristeza en ningún momento, pero supuso que lo habría comentado por el comentario que había hecho sobre los bombones. No obstante, si era cierto, que a pesar de sonreir habitualmente y mostrar un carácter, a veces, sentía cierta tristeza de forma recurrente.

-No estoy triste, solo algo desanimada a veces-comentó, quitando importancia al asunto con una sonrisa. Entonces la sugirió que abrazase a su osito. No pudo sorprenderse y enternecerse al mismo tiempo. Teniendo en cuenta el afecto que Kanato demostraba hacia aquel peluche, lo que la estaba permitiendo hacer era una muestra clara de confianza- ¡Muchas gracias!

Iorun abrazó dulcemente al esponjoso peluche, y no sabría decir si es que se estaba sugestionando por las palabras del niño, pero se sintió extrañamente mejor al abrazarlo. Cuando lo soltó, se lo devolvió a su dueño.

-Muchas gracias Teddy por hacerme sentir mejor.- dijo esbozando una tierna sonrisa- Y gracias Kanato por dejarme a tu amigo un rato.

Vió por el rabillo del ojo a Demian, que adoptaba discretamente una posición que la acercara más allá y que le permitiera vigilar al niño. "Desde luego... este hombre no sabe estarse quieto ni tranquilo" aunque claro, su trabajo era preocuparse por su seguridad, por eso procuraba no reñirle demasiado.

-Pues... es una pregunta un poquito complicada... y personal- comentó con calma, sin cambiar su tono de voz afable- Pero si tuviera que responder brevemente, diría que soy una persona que ansía ser felíz, de verdad, aunque solo sea un rato- comentó con aire risueño, aunque su comentario entrañara más profundidad de la que se percibía en su expresión- Y también soy alguien a quien le gustan las personas como tú...-le guiñó un ojo y se puso en pie- ¿Quieres que vayamos a dar una vuelta?¿te apetece comer algo?yo aún no cené- comentó ella con entusiasmo. También con la intención de que Kanato no hiciera muchas más preguntas de ese estilo si estaba distraído con otras cosas.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 23401
Reputación : 1
Mensajes : 70
Ver perfil de usuario
Iorun
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Una encantadora Vampira {Priv. Iorun}

Mensaje por Kanato Sakamaki el Dom Feb 25, 2018 11:48 am

Escuchó con suma atención las respuestas de la mujer — No se preocupe puede abrazarlo cuando quiera — mencionó dulcemente para después tomar a Teddy y enredar sus brazos en el formando un abrazo.
La respuesta a su última pregunta fue corta pero a la vez compleja de analizar ¿ansia ser feliz? ¿acaso la mujer había pasado por momentos igual de horribles que Kanato? Se preguntaba a si mismo sin embargo decidió no indagar más sobre el tema ya que de alguna forma percibió que la joven no quería profundizar demasiado.

— ¿Como yo? — susurro débilmente para después observar a la mujer levantarse e invitarlo a dar una vuelta — S-si vayamos a caminar — respondió de manera amable — Me encantaría dar un paseo y observar las flores ¿me acompaña? — preguntó mirando fijamente los ojos azules de la muchacha.

Sus pies comenzaron a caminar lentamente junto a la mujer, el ambiente era tranquilo y la cantidad de personas alrededor eran bajas, algunas yacian sentadas en las bancas mientras que otros se encontraban con sus respectivas parejas — Ese hombre... habló refiriéndose al sujeto que acompañaba a la mujer — no paró de vigilarme en ningún momento es como si yo fuera el chico mas peligroso del mundo de alguna forma...¡es gracioso jajajaja! — exclamó alegremente lanzando una suave carcajada al aire.

Para el era algo bastante gracioso que un sujeto evidentemente mas fuerte que el lo estuviera vigilándo con temor a que hiciera algo peligroso, después de todo su magia no estaba enfocada en dañar a las personas sino todo lo contrario estaba diseñada en proteger y curar.
Durante la caminata su vista estaba dirigida hacia el suelo y en ningún momento la apartó de hay, era una especie de acción inconsciente que tenia el hecho de bajar su cabeza y caminar de esa forma.

—Usted es muy bonita...— pronunció de forma directa y sin mostrar una mueca de vergüenza mientras giraba su mirada hacia la mujer. No lo dijo queriendo expresar algún sentimiento de amorio ya que a Kanato por el momento no le interesaban esas cosas de tener pareja y demás solamente, lo exclamó inocentemente por que nació de el decirlo y asi fue además le interesaba saber la reacción que tendría la joven, era una mala costumbre que tenía el observar las diferentes reacciones de la gente frente a ciertas cosas que el hacia.

— Señorita... — dijo de forma seca y no tan dulce como la de antes para después colocarse enfrente de la mujer — ¿por que es tan amable conmigo? Es un poco sospechoso que se aparezca en medio de la noche, se acerque a mi, me de unos chocolates y luego me invite a dar una vuelta — clavo sus ojos en los de la mujer con una expresión más que seria acompañado de una sonrisa cínica — ¿acaso usted y ese hombre planean secuestrarme? — preguntó fríamente ya sin un ápice de amabilidad hasta que...no aguantó más y dejo salir una notable carcajada — jajajaja solo bromeaba disculpeme, usted no se ve como una mala persona — expresó aun riéndose para después parar y volver a mostrar ese rostro enternecedor junto a una amigable sonrisa.

Últimamente estaba leyendo demasiados libros relacionados al horror y misterio por lo que aquella situación en la que se encontraba le trajo a la mente una historia similar que leyó y que no tuvo un lindo final.

Tras esta "bromita" se colocó a un lado de la mujer y nuevamente sin pedir permiso se aferró a su brazo de manera suave como si fuera un niño — Venga acompañeme — dijo mirando fijamente a la joven con un tono sumamente dulce y tierna para después jalar delicadamente su mano y soltarla.
Caminó en dirección hacia un jardín de flores color lila y se pocisiono en frente de estas — Estas flores son muy bonitas ¿no? — exclamó con cierto aire de melancolía en sus palabras pero aun manteniendo su sonrisa.


image host
♡:

Narración - —Dialogos— - *Pensamientos*
avatar
Salón : 1 A Dromes : 22614
Reputación : 6
Mensajes : 77
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Una encantadora Vampira {Priv. Iorun}

Mensaje por Iorun el Jue Mar 08, 2018 10:35 am

Iorun miró al niño con ternura. Se le antojaba tan frágil y desvalido... que lo raro hubiera sido que no despertara en ella esa faceta especialmente dulce y protectora. No puedo evitar preguntarse, cómo un chico adolescente podía parecer tan inocente y al mismo tiempo, tan terriblemente desconsolado e infantil. Mientras paseaba junto a Kanato por el plácido jardín, empezó a reflexionar sobre el paso que escondía aquella expresión aniñada y tierna. Obviamente, era muy difícil precisar nada sin tener ningún detalle, pero se atrevió a dilucidar que probablemente, aquella actitud tan peculiar en un muchacho de su edad debía sustentarse en algo trágico en alguna medida.

Las palabras que dedicó a Demian la sacaron de sus divagaciones. Primero miró a Kanato enarcando levemente una ceja, y luego a Demian de reojo, que los seguía de cerca, y que seguro que había oído el comentario del muchacho. Le conocía tan bien que casi podía oírlo refunfuñar en sus pensamientos.

-Bueno, no se lo tengas en cuenta Kanato, es su trabajo... Siempre se preocupa por todo. Y en cierta medida su experiencia le ha enseñado que el peligro se puede ocultar hasta detrás de las intenciones más inocentes- comentó con suavidad, pero se apreciaba la seriedad de sus palabras. No quería asustar al muchacho así que rápidamente añadió- Eso no quiere decir que yo considere que eres una amenaza, ni mucho menos- aseguró, dedicándole una cálida y sincera sonrisa- yo tengo fé en que hay bondad en las personas... Pero Demian, mi guardaespaldas, tiene una visión más pesimista y pragmática.-aseveró. No quería dejar en mal lugar a su servicial guardián, y quería ser justa con él, además de aclarar el por qué de su comportamiento a su pequeño y encantador acompañante.

Poco después, Kanato rompió el silencio, dejando caer únicamente de improviso que la vampiro le parecía guapa. Iorun le dedicó una profunda mirada y le sonrió con dulzura y agradecimiento, tardó un momento más de lo normal en responder porque la había pillado de improviso semejante cumplido, o más bien, la forma en que lo había dicho. Estaba acostumbrada a que alabasen su aspecto, pero generalmente se trataban de palabras vacías o con segundas intenciones. La forma en que lo había dicho Kanato denotaba sinceridad, como cuando dices algo sin pensarlo mucho, porque simplemente te sale de dentro.

-Gracias, Kanato. Tú eres encantador y muy dulce- le devolvió el cumplido con sinceridad.

Repentinamente, el tono de su acompañante cambió. Se había notar cierta desconfianza, quizá algo de hostilidad y frialdad. La vampira arqueó las cejas y se cruzó lentamente de brazos. Parecía hablar completamente en serio, pero al mismo tiempo, plantear que podían querer secuestrarle suponía una idea tan peregrina que no le daba crédito. Pero lo que más llamó la atención de Iorun no fue tanto lo que decía, como el hecho de que había cambiado repentinamente de actitud sin motivo aparente. Parecía bastante voluble con sus emociones, por lo que debía tener poco control sobre estas.

Decidió no responder nada concreto, limitándose a negar categóricamente con la cabeza ante sus "acusaciones" o más bien, inquietudes. Quizás Kanato fuera un personaje susceptible de ser secuestrado por razones que ella desconocía, pero lo veía poco probable. De nuevo, confirmando la premisa de que no debía tener demasiado control sobre sus emociones, comenzó a reírse asegurándola que no le parecía mala persona.

-No te haremos nada malo, Kanato, puedes estar tranquilo- se limitó a añadir mientras cavilaba acerca de como abordar al niño.

Se dejó llevar por el de la mano hasta un parterre de flores, devolviendole la sonrisa. Eran unas encantadores flores moradas, como no había letrero alguno o cartel que indicara de que tipo eran no podía estar segura de que nombre recibían... no obstante creía conocerlas.

-Son muy bonitas Kanato, creo que se llaman "Pensamientos", aunque no estoy del todo segura- las contempló durante unos momentos y luego desvió la mirada a un pequeño estanque rodeado de flores que requerían una cantidad mayor de humedad que las que estaban mirando- Aunque a mi me gustan más las flores blancas, sobre todo las Kalas y los lírios- aclaró obsequiando al niño con una afable y amable sonrisa ante aquella sutil melancolía que encerraba su voz- Cómo esos de allí- y los señaló con un gesto de la cabeza- ¿A ti hay algún tipo de flor que te guste en especial? o quizá de algún color específico... a mi siempre me han gustado las de color blanco- dijo acercando la punta de los dedos al tierno capullo entreabierto de una rosa blanca cercana y acarició suavemente el borde de los pétalos- Algunas de estas flores me traen hermosos recuerdos...-comentó con aire melancólico mientras miraba aquella rosa- eso es lo que las hacen realmente hermosas y apreciables... el significado que tienen. Por ejemplo, las primeras flores que me regaló una persona muy importante para mi, fueron rosas blancas.- dijo esbozando una sonrisilla soñadora y volvió a mirar Kanato con esa dulce expresión.

Sorry <3:
Perdona por tardar tantiiiisimo en contestarteee, no es por tí ni mucho menos, es que estoy en tantos foros y tengo tantos temas que a veces me lio y se me pasa contestar temas, y como he tenido lio estos días en mi vida normal, pues mas. Lo siento muchiiisimo >.<, si ves que tardo no dudes en darme un toque por mp o algo, si quieres, pero prometo estár más atenta. De nuevo lo siento mogollón.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 23401
Reputación : 1
Mensajes : 70
Ver perfil de usuario
Iorun
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Una encantadora Vampira {Priv. Iorun}

Mensaje por Kanato Sakamaki el Mar Mar 13, 2018 6:58 pm

— ¿pensamientos? Que nombre tan peculiar — musitó al escuchar la denominación que tenían, observó detenidamente el racimo no buscando algo en particular, simplemente lo contemplaba en silencio, como si aquellos pétalos lo hubiesen hipnotizado y lo único que pasaba por su mente eran fugaces recuerdos de su infancia que se difuminaban apenas segundos después, sus remembranzas eran tantos alegres como trágicas por lo que era difícil que tuviera una emoción en concreto en aquel momento.

La silueta de su acompañante moviéndose fue lo que lo sacó de sus pensamientos para retornar en la realidad, ambos se acercaron a un pequeño estanque rodeado de diferentes flores de llamativos colores — flores blancas... — susurró casi para si mismo, el era un completo desconocedor en ese tema por lo que los nombres que recibían le eran nuevos.

— me gustan las de color púrpura, me traen recuerdos...solía regalárselas a alguien especial...— en su vos re reflejaba cierta seriedad pero que se encargó de disipar poco después — ¡además son del mismo color que mis ojos! — bromeó abriendo levemente ambos ojos para que su acompañante se percatará de ello, acto seguido rió de forma aniñada.

Escuchó con atención y curiosidad lo que la muchacha decía, entendía perfectamente sus palabras, el significado de los recuerdos era lo que hacia valiosos no solo un conjunto de flores sino cualquier pieza, esas memorias que se encargaban de envolver de distintos sentimientos aquellos objetos otorgandole una importancia incalculable. Kanato dejo escapar una suave carcajada cuando se percató de la manera en la que Iorun se expresaba, levantó un brazo junto con su dedo índice apuntándole  — jajaja su rostro cambió por completo cuando nombró a esa persona, disculpeme pero me causó gracia — la risa que emitía era tierna e infantil — esa persona debe de ser muy especial para usted ¿verdad? — preguntó con cierta curiosidad.

Se colocó detrás de la muchacha para apreciar con más detenimiento los lirios, observando cada detalle que lo componían y entendiendo poco a poco porque a la chica se le hacían tan cautivadoras sin embargo su atención estaba especialmente puesta en una que sobresalía sobre las demás, quizás se debía a que por alguna razón su tamaño era ligeramente superior al del resto y por consecuencia sus detalles eran mas llamativos — es hermosa...quisiera tocarla — mencionó con tranquilidad pero su mente lo perjudicó, esa mente suya que le había jugada tantas malas pasadas en su vida...lo volvió a hacer y esta vez de una forma totalmente descarada.

— ¡m-me refiero a la flor no, a usted! — dio un par de pasos hacia atrás, alejándose de manera abrupta de la mujer ¿hacia falta aclarar ese detalle inaclarable? — ¡yo j-jamás la tocaría a usted! — otro error — ¡n-no me malinterprete, usted es una mujer muy atracti...— cada vez se enterraba más y más en un pozo que el mismo habia cavado, para ese momento sus mejillas estaban totalmente enrojecidas evidenciando un claro sonrojo — ¡lo que q-quiero decir es que usted es mucho más b-bonita que esa fea flor! — cuando pensó que todo había pasado, recordó — l-lo siento no quise insultar a esas flores que para usted simbolizan mucho — negó desesperadamente con la mano — yo...yo...es que... — su cuerpo temblaba levemente.

Intentó tapar su notorio sonrojo llevando a Teddy hasta la altura de su rostro, cubriendo la mitad de este, dejando solo al descubierto sus ojos que evitaban cualquier contacto con la mujer — disculpeme nunca quise faltarle el respeto, siempre arruino los momentos — comentó apenado mientras tomaba un mechón de cabello y jugaba con él, eludiendo cualquier contacto visual.

— ¿podemos seguir caminando? — mencionó como para cambiar el ambiente. Avanzó a paso lento y relajado — estuve pensando...me gustaría obsequiarle un peluche como modo de compensación por haberme combinado de esos dulces y además asi podrá abrazarlo cuando se sienta triste ¿como le gustaría que fuera? — pronunció esperando respuesta y dejando un pequeño mensaje oculto diciendo que esperaba tener un segundo encuentro con ella.

OFF:
No te preocupes Iorun, no pasa nada, no tengo problemas en esperar por lo que sientete libre de contestar sin sentirte presionada por mi imponente presencia (?)
¡Saludos! ♡


image host
♡:

Narración - —Dialogos— - *Pensamientos*
avatar
Salón : 1 A Dromes : 22614
Reputación : 6
Mensajes : 77
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Una encantadora Vampira {Priv. Iorun}

Mensaje por Demian Serkin el Mar Ago 14, 2018 4:05 pm



TEMA
CERRADO
Tema cerrado por inactividad.
Este tema lleva inactivo más de dos meses y por tanto, muy a nuestro pesar, debe ser cerrado y enviado a la papelera, pero ¡No temas! Si deseas recuperarlo solo tienes que pedir su apertura aquí.
Lugar: Jardines románticos.
Atte: Staff ITR.
RHODES PRINCE PARA ITR



Otras cosillas:

Gracias a la genialosa de Noire por la firma ♡
avatar
Edad : 24 Dromes : 771866
Reputación : 29
Mensajes : 1171
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Una encantadora Vampira {Priv. Iorun}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.