Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Octubre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!



BÚSQUEDA
Empecemos a conocernos
POR Yukiro Nimura
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

CLUB DE COCINA BUSCA MIEMBROS
¡Anímate a ingresar al club de cocina! Da click aquí para más información!
TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡TAKEMORI TE DESEA LO MEJOR!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

– All you need is love and a cup of coffee [Priv. Lariv & Laina]

Mensaje por Emilie Baskerville el Mar Feb 20, 2018 2:31 am

Era increíble como con el tiempo comenzabas acostumbrarte a diferentes aromas, detectándolos a una distancia considerable o bien persiguiéndote a todos lados, existiendo esa sensación que hasta tu ropa se encontraba impregnada con dicho elemento. Una fragancia por el contrario a lo esperado, generaba un deleite por su capacidad de poseer distintas presentaciones aun si se trataba de la misma semilla tostada, usada de manera acorde al gusto del menú y de su clientela casi habitual. Siendo una más dentro de la lista de quienes habían caído ante él, aun si el sabor a café me era desagradable para beberlo, mentiría si dijera que no pasaba al menos unos minutos al día olfateando al aire tras sentir como en la cocina iniciaban una nueva preparación. Sin negar el haberme llevado más de un regaño por mi despiste, pero bien no había influenciado en mi rendimiento ni tampoco ocasiono problema alguno en el trabajo, cual no pasase más que un grito de atención por parte de alguno de mis superiores.  

– ¿Desean pedir algo más? – Comente dedicando una leve sonrisa a quienes por ahora eran los únicos clientes en el lugar, apartándome con la promesa de traer su pedido y retirando la hoja del cuadernillo para acercárselas al encargado en la cocina. Una misión más completada en ese día.

Llevaba poco de tiempo de instalarme en la ciudad junto al comienzo de un nuevo trabajo, y sin embargo, aún me era complicado el adaptarme a ese nuevo estilo de vida. Pero de igual forma no podría quejarme, al menos poseía lo básico para vivir e independiente de mantenerme más ocupada que antes, prefería eso a estar la mayor parte del tiempo encerrada en casa como los años vividos junto a mi abuelo. Aun si sus intenciones solo eran para mi bien.

Suspirando pesadamente apoyando parte de mí cuerpo sobre el mostrador a modo de espera, observando los alrededores del local que salvo a unas cuantas personas, permanecía despejado. Había sido una tarde algo lenta y por ende el aburrimiento se hacía más presente con el pasar de los segundos. Dejando solo unos minutos de contemplación cuales fueron interrumpidos ante la llamada para hacer la entrega, realizando ese proceso cual casi parecía mecánico de acercándome nuevamente a la mesa dejando cada taza y bocadillo correspondiente al pedido, retirándome de manera inmediata para continuar apoyada sin hacer nada más que mirar en dirección a la puerta. Como queriendo con la mirada invocar a más personas, al menos así tendría algo de interacción al encontrarse los demás demasiado ocupados o distraídos conversando entre ellos. Eso era lo malo de ser la “chica nueva”, inclusive con respecto al área de trabajo donde era una situación más complicada de ejecutar. Sobre todo, cuando te tienen catalogada como la torpe o “manito de hacha”.

Debatiendo si era bueno o no entrar a la cocina ayudar, al surgir el posible inconveniente de terminaría con más trabajo del inicial o para el que me contrataron desde un principio. Optando finalmente por quedarme en mi posición, tras distraerme el nuevo sonar de la campanilla de la puerta anunciando el ingreso de un nuevo cliente al local. Mirando rápidamente en dirección a mis demás compañeros quienes o bien ignoraban de lleno o estaban muy absortos en lo que hablan para atender. Esperando un tipo de señal si debía o no ser la que atendiese, para luego rendirme y acercarme a la mesa presupuestada, tomando entre mis manos el menú junto al cuadernillo y un lápiz con la idea de así poder realizar el pedido sin olvidarme de nada en él.
Edad : 20 Dromes : 27254
Reputación : 4
Mensajes : 18
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: – All you need is love and a cup of coffee [Priv. Lariv & Laina]

Mensaje por Lariv & Laina el Mar Feb 27, 2018 9:25 am

La loba rara vez solían darle ataque donde se sentía afligida por estar constantemente dibujando casi sin descanso y no necesariamente por no poder dormir, o porque estuviera encerrada, sino porque no había podido ver a su querido rubio el cual esperaba algún día le diera una conversación decente que no tratara sobre que se alejara o lo dejara en paz (?) Aquello le era tan aburrido, mas cuando no le dejaba dibujarlo bien. Hoy era uno de esos días que era plena mañana y se le ocurría abrir la puerta de golpe de la habitación chillando para desestresarse, seguido de otro grito que no le pertenecía, si no de su compañera-¡Lariv!  ¡Cállate! Entiendo que trabajes mas que yo, pero eso no te da derecho a irrumpir las pocas horas de sueño que tengo, yo no interrumpo las tuyas-Hizo un gesto de disgusto, bajando las orejas y la cola-Lo siento Laina..Pensé que aún no habías llegado-Hablo bajito, sentía la culpabilidad en la garganta-Solo…déjame dormir, no me siento muy bien…y no, tampoco voy a desayunar-Si, apenas escucho lo de no me siento muy bien, la loba ya había levantado la cola moviéndola de un lado a otro para ofrecerle algo de comer, pero como siempre la azabache parecía leerle la mente… o tal vez la cara, la gente solía decir que ella era muy fácil de predecir-…porque quiero seguir durmiendo y porque son las tantas de la tarde-Apenas termino de decir aquello la contraria que había salido de su habitación, apenas asomándose para hablar con ella, volvió a su pieza cerrando la puerta…con seguro en lo que la loba procesaba la hora que era “….¿Cuántos días pase esta vez en mi habitación?” Fue la primera pregunta que se hizo antes de ir a bañarse, poner su pijama a lavar y tomar su libreta con materiales para dibujar incluidos, todo llevado en una pequeña cartera junto con una carpeta de cartón a la hora de la salida.


Horario mental de Lariv:

10:00 Am
Cafetería Nowhere, Ciudad de Éadrom


La carpeta de cartón con la cual había salido ya no la traía, era de esperarse, ahí tenía todo lo que sería su trabajo en sí de quien sabe cuanto tiempo, porque no, a pesar de que se pregunto cuanto tiempo paso encerrada, no se dio el tiempo para ver el calendario y ver los días, ella quería desayunar (cuando era plena tarde, si (?)) Y luego ver a su hero si le era posible... a saber a qué dios le rezaría hoy día para suplicarle que el tiburón gato estuviera en casa durmiendo en el sofá cuando fuera a verlo, así podría dibujarlo tranquilamente y tendría tiempo de sobra para pensar en que tipo de excusa le daría el día de hoy para estar dentro de su casa, claro, si es que no se había aburrido de pedírselas. (?) Pero ahora eso no importaba, si no que el presente, y este era que estaba frente a una cafetería que se había encontrado de paso mientras volvía de dejar su trabajo en la editorial “El lugar ideal para tomar un buen desayuno y acompañada aunque… aquí no puedes hablar con los que te acompañan de manera indirecta” Se dijo así misma, moviendo un poco la cola antes de entrar, mirando todo de reojo y sintiendo el aroma del lugar que es lo que la había despertado de su sueño de poder a ver al rubio el día de hoy.

Se acerco a la primera mesa que vio desocupada, una cerca de la vista hacia afuera obviamente, hoy tenía ganas de dibujar algo que no tratara de sus mangas, cosas normales y comunes como su compañera medía dormida intentando tomarse el café que le había servido, cosa que hoy día no podría hacer porque se le notaba con ganas que en primer lugar, no estaba de humor sobre todo considerando la forma en la despertó y en segunda, que estaba muy cansada como para si quiera permanecer despierta en la mesa, la tercera que era plena tarde la ignoraba porque igualmente pudo haber hecho café y comer el plato indicado, cosa que no quiso hacer por darle el gusto a su compañera, solo y únicamente por hoy ¡Una oferta muy buena sin duda!

Inmediatamente apenas se sentó, saco de su cartera su pequeña libreta, dejándola en una pagina blanca abierta para empezar a buscar su lápiz indicado que quería usar en esta ocasión, moviendo las orejas al escuchar que alguien venía para luego levantar la cabeza y mirar a la ajena de reojo-¡Hallo!-Saludo con una sonrisa antes de volver a mirar hacia abajo buscando en su bolsito-Donde..ahg, deme un momento-Hablo en un tono mas bajo a la vez que comenzaba a mover la cola impacientemente porque no encontraba su lápiz-No seas caprichoso… no usarte no es excusa para que te escondas-Murmuro antes de poder encontrarlo al fin y sacarlo como cuando obtenías un premio maravilloso, mostrándolo antes de dejarlo encima de la libreta-¡Ahora sí!-Anuncio entusiasta, no había mirado la carta, pero si el letrerito de afuera que decía ciertos menús, aunque como estaba segura de que.. al no ser la hora, tal vez no venderían los que ella quería hacer parte del desayuno-Quisiera un café de vainilla... No sé si aquí se le pueda echar crema, pero si se puede lo quiero con esta por favor-Empezó a mover la cola de nuevo entusiasmada, hace tiempo que no entraba a una tienda de este tipo-Y de acompañamiento…¿Venden algún sándwich que tenga carne?-Ahora que se ponía a pensarlo, no recordaba el nombre que le ponían a los panes con algún acompañamiento en algunos lugares-¿Tostadas con huevo y tocino tal vez?-Murmuro insegura, tal vez debería mirar la carta, pero es que estaba impaciente por comer algo que no fueran sus botellitas de supervivencia llenas de bebidas energéticas o puré de alguna fruta que odiaba pero que comía de todas maneras por el bien de su salud. (?)
avatar
Salón : 3 A Dromes : 32800
Reputación : 2
Mensajes : 149
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.