image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas
» ID. AKURA YUUMA
Hoy a las 10:54 am por Yuuma

» Rhodes Ann
Hoy a las 10:37 am por Rhodes Ann

» Dudas con respecto a creación de personaje
Hoy a las 6:37 am por Luka Crosszeria

» Negocios turbios [Priv.Velkan]
Hoy a las 4:58 am por Velkan Alexander Belmont

» TIENDA DE ITR
Ayer a las 11:56 pm por Accel Venom

» Caso Extracurricular: El robo de panecillos [Priv.Lily]
Ayer a las 4:57 pm por Saya Vlad

» Ven a mi búsqueda, pues tengo algo para ti.
Ayer a las 3:12 pm por Caim

» LIBRO DE FIRMAS
Ayer a las 3:02 pm por Everett

» RECUPERA TU COLOR
Ayer a las 12:14 pm por Rhodes Ann

» TRANSFERENCIA DE PUNTOS
Ayer a las 5:58 am por Luka Crosszeria





















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!












HAPPY BIRTHDAY
Hana Iwafune
¡TE DESEA TAKEMORI!
¡Y hoy inauguramos este hermoso espacio para los beios cumpleaños del mes! ¡Perdonen nuestra tardanza en volver! Pero aquí estamos para poder celebrar junto a nuestra Hanita, también conocida como Trinity su cumpleaños (un pelín atrasadito, perdón uwu). ¡Y es que esto es un momento especial! Porque ella es un usuario que siempre ha estado con nosotros desde hace muchos añitos, apoyándonos y ayudándonos un montón. ¡Siempre está allí para todos! Es que es un amor de persona y una excelente moderadora de eventos. Personalmente, les queremos desear un maravilloso cumpleaños a nuestra hermosa Trini Porque la amamos mucho en el staff. ¡Y no se queda corta! Que también es muy querida por los usuarios mismos, por supuesto que si. Así que muy feliz cumpleaños.
¡Y te tenemos un regalito!



Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[EVENTO] Juego de dos // Tanaka, Nykhal.

Mensaje por Kuroki Tanaka el Vie Feb 16, 2018 10:55 pm


Tanaka lanzó un vistazo por entre las gruesas cortinas del telón. Las luces no se habían apagado aún, así que la masa de espectadores que ocupaban las gradas era perfectamente distinguible en la leve penumbra. Charlaban entre sí, reían, y jugando con el programa en sus manos aguardaban impacientes a que la obra diera comienzo. Se veían muy pocos asientos vacíos. La casa estaba prácticamente llena.

… ¿Cómo diablos me metí en esto?, pensó Tanaka con un leve dejo de congoja. No. Más bien, ¿quién fue el gracioso que me metió en esto?

Kuriki Tanaka, para quien no había mayor placer en la vida que no hacer absolutamente nada, evitaba todos los eventos de los que podía librarse. Festivales, torneos deportivos, actividades extracurriculares, no hacía distinción entre ninguno de ellos. Todas eran actividades fútiles que le reportaban más problemas que placeres. Y alguien con su poca predisposición a acceder por compromiso o vergüenza nunca tenía ninguna dificultad en decir no. Así, sin más, con la misma expresión vacía y sin emociones, simplemente “no” o “Lo siento, no me apetece” o “Había olvidado que tenía que bañar al gato que no tengo. Eso me recuerda que tengo que comprarme un gato…”.

No, Tanaka no había saltado dentro de esta trampa para osos voluntariamente. Había leído el anuncio, sí, pero ni se le había pasado por la mente cometer la tontería de inscribirse. Se había limitado a seguir de largo y prestar oídos sordos. “En serio, que mal uso del tiempo. ¿Qué se gana actuando? Meh…”, había pensado entonces.

Desafortunadamente para él, alguien tenía una idea distinta. Ese Alguien macabro lo había inscrito y para cuando vino a darse cuenta tenía a todo el staff encima, llevándole de la mano, entregándole un guión y diciéndole mil cosas que en su confusión Tanaka ni siquiera escuchó. Había hecho su mejor intento por negarse, excepto gritar, porque le daba pereza gastar energía, pero no le habían hecho el menor caso. La gente del teatro tenía una tendencia atroz a solo escuchar lo que les interesaba, como aplausos y alabanzas

Sigh Tanaka lanzó un suspiro desconsolador, un suspiro abismal que contenía dentro de sí toda la tristeza del mundo, o al menos algo que se le parecía bastante. Se apartó de las cortinas y buscó un sitio en las sombras donde terminar de masticar su miseria. Ni siquiera quiero hacer esto.

Pensó en las posibles alternativas. Podía escapar justo ahora y quien fuera que estuviera en la reserva podría interpretar su papel, pero imaginaba que la gente del teatro también podía ser muy vengativa y no le apetecía tener que pasarse su próximo año escondiéndose de ellos. Ya suficiente tenía con ocultarse de la psicótica de su hermana. Podría fingir una enfermedad súbita y escaquearme… Era una buena idea, pero también había notado que la gente del teatro podía ser muy despiadada. Probablemente lo tirarían al escenario de todas formas. En serio, creo que esta profesión abarca lo peor del género humano.

Suspiró otra vez. Nop, no tenía escapatoria. Para bien o para mal tendría que desempeñar su papel lo mejor posible. Si no lo hago bien probablemente me lincharán… Diablos, los nazis se quedan cortos al lado de estos… Bueno, mi papel…

- Hey, chico, llamado de los cinco minutos.

-Vale.

Tanaka asintió y buscó un lugar algo más luminoso. El vestido le hacía un poco más difícil caminar…

Oh, sí, esa es la otra parte. El gracioso “alguien” que lo había metido en esto también había encontrado hilarante anotarlo para el papel de princesa. Seguramente se estaría desternillando de la risa cuando lo hizo, pero ni a Tanaka ni al grupo le habían hecho tanta gracia. O sea, el chico había intentado usarlo como excusa para escaquearse, pero a la gente del teatro les pareció maravilloso. Algo de “teatro de límite, romper esquemas, transgredir reglas” o cualquier otra tontería. Y el rostro de Tanaka se adecuaba perfectamente al papel.

Lanzó un vistazo al vestido, una pieza clásica que le recordaba a la vestimenta del siglo XIX victoriano. Era de color azul turquesa, bastante hermoso, debía admitir, y le caía suavemente sobre los hombros, dejando su cuello desnudo a los ojos ajenos. La parte inferior era una enorme campana adornada de encajes y vueltas que ocultaba sus pies. El corsé, por suerte, no estaba demasiado apretado, y él era un chico delgado, así que no le costaba respirar.

Eso y la peluca rubia lo hacían lucir “come una bellissima damigella”, en las palabras del director, que por algún motivo chapurreaba un italiano mal hablado, tal vez confundiendo el teatro con la ópera. A Tanaka realmente no le importaba la parte de aparecer travestido enfrente de un escenario lleno a rajatabla. Esas cosas le daban bastante igual, sobre todo porque nunca pensaba en ellas. Lo único que le atraía en la vida era la vagancia, y por ello el “aparecer” era lo que en realidad le dolía.


Dejó escapar otro suspiro, el último, pues el momento se acercaba. Una vez más tendré que resignarme a mi destino. Estoy empezando a cansarme un poco de ello... pero supongo que no puedo evitarlo. Es la cruz de ser un holgazán el aceptar los azares de la vida tal y como vengan... y pensandolo bien creo que el drama no se me dá mal.


Vio como las luces comenzaban a descender. El murmullo intranquilo que hasta ahora llenaba el interior del teatro empezó a morir, hasta crear un silencio expectante cargado de electricidad. El director le hizo una señal, y Tanaka, presto, fue a colocarse en su marca, justo en el borde del escenario.


Por suerte tengo una memoria casi perfecta, o no me habría molestado en leerme el guión. Espero que todo salga bién... La única fortuna de Tanaka era que, por una vez, no tendría que pasar demasiado trabajo para entender a su personaje. Se parecía sospechosamente a su hermana mayor, y dioses si había vivido una eternidad de sufrimiento a su lado. Ni siquiera tendría que actuar mucho, solo imaginarse su cara despótica y ya.


“Tres, dos, uno...” La mano del director marcó el conteo y el telón comenzó a descorrerse. El público aplaudíó como bienvenida, y luego hizo el silencio más total y pesado.


La escenografía era la de una sala de estar de la casa real. Los colores daban la impresión de estar sumergido en un mundo de bronce y oro; las gruesas cortinas, los finos tapices, la mueblería de caoba y ébano, dolo iluminado por una agradable luz cálida y acogedora.

En el centro de la escena, sentados en regios sillones de cuero frente a una mesita, el Rey y la Reina bebían el té, dando pequeños sorbos a sus tasas.

Durante un rato los dos actores intercambian un pequeño diálogo para ubicar en tiempo y espacio al público, ponerlo al corriente de la época y el lugar en la que se desarrolla la obra y  sus personajes. “El reino sin nombre, época actual.”

- Por cierto, querido… el cumpleaños de nuestra pequeña Oujoko se acerca… Me temo que es mañana.

Cualquiera esperaría escuchar esas palabras pronunciarse con un ligero tono de felicidad casual, pero no. Hay un leve temblor atemorizado que la reina esconde bebiendo de su taza sin atreverse a mirar a su marido.

- Oh, cierto… Lo había olvidado.

El rey intenta reírse de ello, pero una nube cubre su rostro. El público debe estarse preguntando qué sucede, se dice Tanaka, que permanece fuera de la vista. Pues van a averiguarlo.

Acomoda su cabello. Cierra los ojos. Invoca la imagen de su hermana. E irrumpe en escena.

Entra por el lado izquierdo del escenario, caminando con pasos seguros, que prácticamente intentan sonar más pesados de lo que son. Como si intentara aplastar una hormiga cada vez que ponía un pie en el suelo. El público aplaude con timidez pero se corta ante el grito que Tanaka (La Princesa) suelta:

- ¡Mamá!

Su voz es la clara y musical de Tanaka, pero distorsionada al ser llevada a un chillido que impone autoridad. La reina la mira asustada.

- ¡Papá!

Un escalofrío recorre al rey, pero los dos se levantan con sonrisas fingidas a recibir a la princesa.

- Hija…

La princesa detiene su avance y mira al vacío, como recordando algo particularmente molesto. Con una mueca realiza una reverencia bastante vaga, a lo que sus altezas responden con una leve inclinación de la cabeza. Los dos la contemplan a la expectativa. El público casi cree reconocer el miedo, como si la princesa fuera a sacar al punto un arma y amenazarlos de muerte.

- Padres –dice la princesa Oujoko/Tanaka, que ha logrado recobrar la compostura de una princesa, a duras penas. –Mañana es mi cumpleaños.

-Sí, hija, lo sabemos
–responde la reina con una tímida sonrisa- Justo estábamos discutiendo…

- No es necesario. Sé perfectamente como me gustaría celebrarlo, con vuestra venia.

Esta vez, los reyes retroceden un paso, visiblemente aterrorizados, pero luchando por mantener dos sonrisas forzadas en su rostro. Es una lucha difícil.

- ¿Es así, mi pequeña flor…? –pregunta el Rey con un hilillo de voz- ¿Estás completamente segura?

- Sí, lo estoy –responde la princesa, que al punto adopta una expresión de sospecha- Ni siquiera te he dicho lo que quiero, ¿por qué me preguntas si estoy segura?

- Oh, es que, ya sabes… -murmura el Rey sin mirarla, dándole un codazo bastante fuerte a su esposa.

-  …solo queremos lo mejor para ti, querida… -dice la Reina devolviéndole la atención a su marido.

La princesa los contempla con suspicacia, pero luego suelta un suspiro. Es un suspiro magistral, pues el actor es especialista en ellos.

- Haber, que sé que el año pasado la cosa se me fue un pelín de las manos. No se suponía que ese tiburón de dos cabezas saltara tanto, ni que ese paje casualmente pasara por ahí.

-Sí, pobre hombre. Creo que pudieron volver a colocarle el brazo.
–dice el rey apenado.

- Y el año antes de ese tampoco fue mi culpa. ¿Cómo iba a saber que los dragones no se podían guardar bajo techo?

-El seguro todavía no nos ha llamado por la póliza del palacio de mis padres, cariño –dice la reina con tristeza.

- Bueno, es que era un palacio invaluable –responde el rey consolándola de la manera equivocada.

La princesa da un pisotón autoritario para reclamar su completa indivisible atención. Sus padres se cuadran como soldados frente al tirano de turno.

- Pues no tienen nada que temer.

- Ah, ¿no? –pregunta el Rey con timidez y un deje de duda y, sí, por qué no, esperanza.

- No. Este año todo lo que quiero es irme de fiesta con mis amigas. Con el resto pueden hacer lo que quieran me da igual.

Los reyes se miran por un momento, sin entenderlo bien, o más bien, sin atreverse a aceptar una realidad tan apetecible.

- Cariño… -dice su madre con un hilillo de voz- ¿Adonde irías exactamente con tus amiguitas?

- A una discoteca.


- Ahm… ¿qué tipo de discoteca? –pregunta el rey con suspicacia.

- Pues, una normal, ya saben, dj, copas, camareros guapos, lo normal.

- … ¿No hay… ya sabes… esa afición tan hermosa tuya…?

La princesa Oujoko /Tanaka, los mira, y la mirada es esa tan especial que su hermana le dedica cuando quiere que el chico entienda cuántas cosas podría hacerle si se niega a su voluntad, una mezcla despótica, psicótica y abiertamente asesina.

- ¿Te refieres a las bestias místicas, madre querida?
–le pregunta en un gruñido homicida.

- … Sí –responde la Reina retrocediendo, o intentando retroceder, porque está firmemente abrazada a su esposo, como esperando lo mejor, y este está congelado.

La princesa los mira un segundo más y luego lanza una carcajada, que empieza siendo maniática, luego es divertida, y finalmente muere siendo la recatada risita que todas las princesas decentes deberían emitir por regla.

- Oh, madre, ya no soy una niña –le dice acercándose con expresión feliz y conciliadora.- Ya las quimeras, los grifos y las hidras no me atraen tanto como antes. Eso está en el pasado. Ahora soy una adolescente, y me gustan las cosas normales. El rock, los chicos, el alcohol, las drogas, como a todos los demás.

Los reyes la escuchan, y por un instante parecen embargados por la felicidad más grande.

- ¿De veras, mi tesoro?

-Sí, papá.

-¿No nos mientes, sol de mi vida?

-No, mamá.

Los reyes se miran un instante antes de romper en lágrimas de felicidad. Su sufrimiento finalmente ha terminado.

- No más accidentes terribles, cariño. –dice la reina llorando con su esposo.

- No más demandas judiciales millonarias, amor mío –dice el rey llorando con su esposa.

- ¡Somos libres! –exclaman al unísono.

La princesa asiente y los deja llorar en actitud expectante antes de intervenir.

- Entonces… -les dice casualmente mientras juega con su cabello- ¿con respecto a la fiesta…?

-¡Sí! –le responden su padres sin dudarlo. -Solo asegurate de que no te reconozcan como la princesa. Fuera de eso, haz lo que te plazca, drogas, sexo, lo que quieras, amor.

- ¡Graciasmamagraciaspapafueunplacerverlosvoyamihabitaciónunsegundolosquiero!

Las palabras salen como disparadas por una ametralladora antes de que la princesa misma salga de escena antes de que puedan quitar el permiso concedido.

Tanaka llega hasta el borde del escenario, donde ya no es visible, y respira. No le ha ido tan mal. De hecho, fue bastante bien. Supongo que mi hermana puede ser útil de vez en cuando. Casi se había divertido interpretándola, tanto que por un segundo olvidó que era la princesa Oujoko, pero lo importante era el papel y hasta ahora todo iba bien.

EN en el escenario, los reyes se congratulaban por haber criado a una hija tan razonable, aunque le había tomado algo de tiempo madurar. Tanaka se descubre mirando con atención a sus poses y palabras, intentando beber su actuación. “Espera… realmente lo estoy disfrutando.

Finalmente los reyes salieron de escena y el escenario quedó vacío.

Ahora viene el momento importante. Tanaka rezó porque su rostro pudiera capturar el papel que ahora le tocaría representar, y salió a escena, arrastrando el vestido tras sus pasos.

Se colocó en el centro del escenario, mirando el lugar por donde sus padres habían salido, el extremo opuesto del tablón, y puso una cara muy especial. Una mueca maléfica, que mezclaba el desprecio y el egocentrismo en una sola cara. Una máscara terrible.

- Ingenuos –dijo la princesa al escenario vacío, como una sentencia terminante. Una sola palabra que resuena en el teatro con la fuerza para aplastar galaxias.

Un móvil de utilería aparece en sus manos. La princesa marca un número y lo coloca en su oído.

- …¿Giovanni? ¿Cómo estás, tesoro? –saluda con una voz acogedora y feliz- Escucha, necesito un favorcillo… Sí, mándame con alguien a palacio una muda de ropa que cualquier plebeyo usaría… sí, luego te explico… No, nada muy llamativo… Tu colección de otoño pasada servirá, sí. Tienes mis medidas, ¿no?... Excelente, cariño, te debo una. Y ya sabes, le pasas la cuenta a palacio. Eres un amor.

Da un beso y marca otro número.

- ¿Mikata? Soy yo –su voz ha vuelto a cambiar. Ahora expresa una seriedad casi adulta- Todo está en orden. Sabes que hacer… Sí, las dejé en el lugar convenido, puedes acercarte por el seto y llevártelas en el auto, no son muy pesadas… Tres maletas, sí. ¿Cuento contigo? … Gracias, Mi-chan, eres la mejor… Vale, te hablo luego.

Cuelga el teléfono y lo baja. Durante un segundo la princesa mira el suelo. Tanaka reúne toda su fuerza de voluntad. No está acostumbrado a mover tanto su rostro, ni a forzar tanto a sus pulmones. La proyección necesaria para que todo el auditorio lo escuche es demasiado fuerte, pero…

Esto me gusta.

Levanta la cabeza y mira al público. Sus ojos se clavan en ellos, los ve, quiere que sepan que el/ella puede verlos ahí.

- Finalmente el momento ha llegado.

Con un gesto dramático coloca una mano frente al rostro y adopta una pose de determinación. Las luces se apagan a un tiempo, y un solo reflector la ilumina.

- Mis tontos padres han caído ante mi astucia. Las estrellas se han colocado a mi favor, pues mi destino me invoca con voz segura.  Desde pequeña he conocido mi verdadero llamado como nadie más lo ha conseguido hacer. Reconocer quién soy realmente, solo yo he podido. El resto ve en mí a una vulgar princesa, cuyo destino yace en saludar a un populacho malagradecido, languidecer en palacios rancios y contraer matrimonio con el primer monigote que pase…

Un segundo de silencio, uno solo.

-¡¡¡NOOO!!!

Es un grito cortante y profundo, lleno de ira contenida por años. Algunos espectadores saltan en su asiento.

- No yo –continua la princesa- Mi futuro es mío para elegir, mi camino es mío para recorrer, mi vida mía para vivir. Nadie más, ni siquiera mis padres, me separarán de mi verdadero llamado…

Aguarda un instante antes de proclamar…

- ¡Yo soy Oojuko, el terror de las bestias místicas, y seré la mejor cazadora de monstruos de todos los tiempos!

El eco se desvanece. El telón cae mientras ella ríe descontrolada. La escena termina.


Ni pienso, ni hablo ni nada de eso. Me da pereza.



IDs:





avatar
Salón : 1 B Dromes : 21552
Reputación : 7
Mensajes : 42
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO] Juego de dos // Tanaka, Nykhal.

Mensaje por Nykhal Drakhsen el Mar Feb 20, 2018 8:16 pm

Cuestionarse la manera en la cual termino haciendo casting para la obra de teatro no tenía mucha ciencia, había hecho una apuesta con sus alumnos donde aseguraba que no serían capaces de pasar la prueba que les había impuesto, si lo lograban ellos le pondrían una prueba –o castigo- según sus exigencias y claro, aunque eso había sido una especie de incentivo para motivarlos, en realidad Nykhal los estaba retando burlándose –de forma pasiva- de sus limitadas capacidades, motivo por el cual sus alumnos –a conciencia de la a veces retorcida forma de pensar del maestro- indignados se dieron a la tarea de pasar la prueba y como consecuencia el ¨castigo¨ fue que se presentara al casting de la obra el cual curiosamente paso al realizarlo y le dieron el papel principal del ¨príncipe¨, claro, Nykhal no estaba dispuesto a continuar con esa farsa pero sus alumnos no le permitieron escaparse ¨¿teme actuar profesor?¨ Esa interrogante fue la necesaria para que el orgullo de Nykhal se antepusiera y aceptara realizar dicho papel el cual le fue otorgado por el director con las palabras de que Nykhal –el cual al momento de hacer la obra iba vestido de manera decente y no cubierto de vendas- resultaba ser el ¨príncipe ideal¨ ante el porte y presencia que denotaba y lo colocaron como ¨Oujisuke¨.

Fue de esa forma que nada más recibir el guion y tras una serie de dificultades al leerlo –al no estar completamente acostumbrado a la escritura terrana- se dio cuenta que lo que el guion tenia de absurdo e hilarante, lo tenía de interesante y divertido hasta cierto punto ¿Quién había pensado en semejante obra? Sin duda los terranos tenían demasiada imaginación la cual sin duda le vendría bien a los bardos y trovadores de Aoygvázer pues tal vez de esa manera las canciones e historias de los juglares de su dimensión serían más entretenidas y no tan aburridas y solemnes como solían ser en su mayoría.

Y fue así que el día había llegado, el teatro estaba completamente lleno, algo que realmente no se había esperado aunque tampoco era que le importara mucho, sus vestimentas le habían sido dadas y al colocárselas se sintió de lo más extraño, un traje como los que usaban los príncipes en Aoygvázer, una vestimenta que distaba en demasiá a lo que él acostumbraba a usar y que de cierta forma lo hacía sentir incomodo pero no había más opción que continuar, había aceptado y ya estaba ahí por lo que faltar a su palabra no era una opción.

La obra dio inicio y Nykhal miraba desde un costado del escenario, en aquel sitio cubierto por las gruesas cortinas y que solo tenían acceso para el staff y actores del lugar, sabía que ¨la co-protagonista¨ en realidad no era ¨ella¨ si no ¨él¨ aunque no tenía demasiada relevancia para Nykhal más que la curiosidad de saber cómo terminaría toda aquella historia siendo ambos hombres, sin duda para el público resultaría en algo diferente por ver y claro, conforme la obra avanzaba sin duda resaltaban las dotes actorales del joven en cuestión y Nykhal solo observaba tras bambalinas en lo que llegaba su turno y tras una serie de acontecimientos y las ¨verdaderas intenciones¨ de la princesa, el telón se cerró dando paso a la parte que a Nykhal le corresponde como el ¨príncipe Oujisuke del reino con nombre¨ un hombre amable, bondadoso y huérfano, claro lo de huérfano no tenía demasiado problema para él pero ¨amable y bondadoso¨ sin duda le había ocasionado cierto conflicto al no ser virtudes que lo caracterizaran en su día a día, aunque claro, solo era una actuación.

Al abrirse el telón, Nykhal se encontraba sentado con gesto pensativo y algo preocupado, la escenografía a su alrededor tenia tonos cálidos y elegantes aunque sin parecer demasiado ostentosos. Los ojos de Nykhal estaban fijos en la representación de una chimenea y termino por soltar un suspiro casi melancólico —Mi futura esposa Oujoko aún no es mayor de edad pero ¿Qué son unas cuantas horas?— Se cuestionó al tiempo que se ponía de pie y comenzaba a caminar de un lado a otro frente a la chimenea mientras el gesto pensativo continuaba en su semblante —No debería de haber problema, ¡será mi esposa! Tengo derecho de verla y la diferencia de edad ya no será una excusa— Termino por decir al tiempo que caminaba deprisa hacia un costado de la escenografía donde estaba colocada una puerta tan solo sostenida por hilos y al atravesarla el telón se cerró. Nykhal se apresuró para ¨cambiarse¨ la ventaja era que solo tenía que cambiar la corbata y colocarse un saco, lo peinaron rápido y no le quedo de otra más que aceptar ese estúpido ¨peinadito¨ pues de nuevo tenía que salir a escena pues solo fue cuestión de un par de minutos en lo que volvían a cambiar la escenografía.

Y al abrirse de nuevo el telón, Nykhal se encontraba ¨manejando¨ un auto negro hecho de cartón y cajas perfectamente pinteado y moldeado para darle un aspecto más realista —Solo espera un poco Oujoko, nos conoceremos y seremos felices juntos— expresaba con cierta esperanza en su voz sin perder esa expresión solemne de su rostro, por dentro aquella actuación le daba nauseas, un hombre enamorado de alguien a quien ni siquiera conoce solo porque le dijeron que debía casarse con ella para ser rey resultaba absurdo pero al final de cuentas solo era ficción y fue de esa forma que del techo bajo la escenografía de una casa, Nykhal bajo del auto y se dispuso a tocar la puerta.

No tardó demasiado en que dos personas se presentaron ante él —¿En qué podemos servirle joven?— Cuestionaron los reyes del país sin nombre y Nykhal se colocó una mano sobre el pecho e hizo una reverencia perfecta y educada pues aunque muchos no lo crean, Nykhal realmente posee unos modales excepcionales, que no le guste demostrarlo es algo completamente diferente —Mi nombre es Oujisuke el futuro rey del país con nombre y quien será el esposo de su hija Oujoko, considero conveniente que al ser hoy su vigésima primavera seamos formalmente presentados— Educado sobre todo y con una sonrisa de ensueño marcando sus facciones, la reina se abanicó de manera casi exagerada deleitada por tales modales —Pase, debe estar en su habitación vayamos juntos— Terminaron por decirle sin embargo al llegar a la habitación de oujoko –la cual de nuevo había sido colocada en la escenografía al levantar la casa y solo bajar la que correspondía a la habitación- se encontraron con una nota “¡Ahí nos vemos, viejos”.

—¡Oh no! ¿Qué mal hicimos para mereceré una hija así?— Cuestiono la reina al tiempo que se recargaba sollozante en el pecho del rey quien buscaba consolarla a lo que ¨Oujisuke¨ sin mediar palabra salió corriendo de escena y el telón cayo de nuevo para al abrirse a los segundos mostrar de nuevo a Nykhal sobre el auto persiguiendo una hummer y otros carros dispuestos en la escenografía —Oh mi princesa, te daré la libertad que tanto anhelas...a mi lado— Menciono al tiempo que ¨aceleraba¨ el sonido del auto acelerando proveniente de una bocina no se hizo esperar, sonidos de coches esquivando, frenando de forma repentina entre otras cosas se presentaban por medio de los sonidos pre-grabados hasta que Nykhal hizo que el auto de escenografía se colocara delante de la hummer, el sonido de autos chocar, llantas al derrapar, claxon sonando sin cesar de nuevo llegaron en el momento preciso y Nykhal ¨bajo¨ del auto para después dirigirse a ¨la joven¨ de la hummer. —¡Escapemos juntos princesa!— Y sin darle tiempo a replicas, tomo a ¨oujoko¨ en brazos cual princesa y corrió hasta perderse detrás del cartón pintado como escenografía de la calle y al levantarse dicho cartón el escenario de las alcantarillas apareció —este será el atajo a nuestra felicidad— Ahí estaba de nuevo esa sonrisa galante y principesca que distaba demasiado del Nykhal real pero debía entrar en papel aunque estaba seguro de algo…primero se entregaba voluntariamente a los Dioses de Aoygvázer para ser ejecutado antes de volver a actuar en una obra.




Gracias Dante por el ava y la firma! son hermosas<3

—Hablo— Narro ¨Pienso¨
Cédula de identidad.:
avatar
Dromes : 63827
Reputación : 7
Mensajes : 224
Ver perfil de usuario
Nykhal Drakhsen
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO] Juego de dos // Tanaka, Nykhal.

Mensaje por Kuroki Tanaka el Mar Feb 20, 2018 10:00 pm



Todo estaba saliendo bien hasta ahora. La obra acababa de empezar, y Tanaka estaba descubriendo que aquello no le resultaba tan pesado como había esperado. Cierto era que se agotaba bastante rápido, pero en las escenas en que el foco escapaba de su atención conseguía reponerse lo suficiente.

Su co-protagonista estaba desempeñando un buen papel, aunque el guión realmente dejaba qué desear. Supongo que no se puede esperar mucho de un director que usa un acento italiano falso, escribe sus propios guiones y recluta a estudiantes de instituto para representarlos.

Al menos el personal de escenografía estaba dando lo mejor de sí. Hasta ahora las transiciones habían pasado cómodamente. El telón bajaba dos veces por escena, con aplausos no tan moderados como cabría esperarse, y de vez en cuando un par de risas escapaban del público, especialmente durante el primer intercambio entre los dos protagonistas.

- ¡Aaah, suéltame, inútil, aún faltan 5 horas para que cumpla la mayoría de edad!
–gritó la princesa/cazadora de demonios/Tanaka mientras el príncipe la arrancaba de la Hummer y la llevaba triunfalmente en brazos.


- No te preocupes Oujoko, en otros países ya ha transcurrido ese tiempo. No te hubiera llevado conmigo si fuera de otra manera… ¡Me lo recomendó mi abogado!
-responde el príncipe.


- Tu abogado debe ser un mono… Sin querer insultar a los monos— suspira con maestría digna de Tanaka, pero se repone al momento- ¡Y me importa un bledo lo que te dijera tu abogado! ¿Por qué demonios crees que estoy huyendo? ¡Que no me pienso casar contigo, pesado, parásito de la sociedad! A la monarquía deberían catapultarla de vuelta al Medioevo, retrógrado que no ha trabajado un día de su vida! ¡Yo voy a ganarme la vida con dignidad y aportar a la sociedad cazando monstruos!


No era el mejor de los diálogos, pero al menos la gente se rió antes de que los protagonistas desaparecieran por un agujero y el telón cayera de nuevo. Tanaka no intercambió palabra alguna con su co-estrella. Todo el aliento que pudiera recuperar debía reservarlo para el escenario, y además nadie había tenido el sentido común de presentarlos. Ya lo haré luego, pensó antes de que el veloz cambio de escenografía terminara y les dieran el aviso.

El telón se levantó para mostrar una sucia alcantarilla, por la que el príncipe avanzaba con la princesa/Tanaka en brazos. Un sonido grabado de pisadas en el agua acompañaba sus pasos.

- ¡Suelta! –gritó Oujoko dándole un zape al príncipe, que la soltó. La princesa puso el pié en el suelo y se limpió el traje que llevaba, una vestimenta casual, jeans azules, una polera con senos de silicona y una peluca rubia de pelo corto que dejaba la impresión de que la princesa se había cortado el pelo.

- Escucha, mequetrefe. He aguardado con ansias el momento en que mis padres finalmente soltaran la garra y me dejaran escapar para poder vivir mi vida. No sé qué fantasías tienes en mente, pero te puedes ir olvidando de mí. Además…


La princesa estudió al príncipe con una mirada calculadora y una expresión de desagradable reprobación.

- ¿Qué clase de patético hombre accede a un matrimonio arreglado? ¿Qué no tienes lo que se necesita para buscarte una novia por tu cuenta? ¿O es que estás detrás de mi reino? En ese caso, puedes ir y casarte con mi madre. Yo soy una mujer independiente del siglo XXI, haber si te enteras, subnormal.

Le hablaba con superioridad mientras apuntaba a su pecho en el dedo. De repente, un chillido espeluznante hizo eco en el interior del teatro. Oujoko, al momento, se colocó frente al príncipe y puso una mano para impedirle avanzar.

- ¿Qué escuchan mis oídos? No puedo equivocarme, es…

Algo apareció en el escenario. Una rata gigantesca entró, moviéndose como un zombie y alzando la cabeza cada vez que los altavoces dejaban escuchar un chillido. No era más que otro estudiante vestido con un traje, que tenía varios parches visibles y al que le colgaba un ojo por un hilo hasta la mejilla.

- Ja, una rata mutante de alcantarilla, abominación del más bajo nivel. Para héroes solitarios de nivel 1 al 3. Esto será pan comido. Tú... –le dijo la princesa al insufrible ese- ¡Quédate ahí y contempla mi grandeza!

La princesa dio un paso para enfrentarse al monstruo y Tanaka, girando un pié, cayó hacia atrás con un “Ah, he pisado algo resbaloso” algo forzado. El príncipe se apresuró en sostenerla y Tanaka hizo que la princesa lo mirara con expresión asombrada, aunque el rubor se lo ahorró.
Espero que no haya ningún malentendido aquí, pensó Tanaka mientras miraba el rostro del “Príncipe”.

- Te toca –murmuró de manera que solo este pudiera escucharlo, al mismo tiempo que un altavoz reproduce la voz grabada de Tanaka y le permite al público escuchar la siguiente introspección de la princesa.

Mi corazón no deja de latir rápido, no sé qué sucede conmigo—

La princesa/Tanaka, gira su mirada en dirección a Oujisuke, que se apresta a pelear contra la rata.


Ni pienso, ni hablo ni nada de eso. Me da pereza.



IDs:





avatar
Salón : 1 B Dromes : 21552
Reputación : 7
Mensajes : 42
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO] Juego de dos // Tanaka, Nykhal.

Mensaje por Nykhal Drakhsen el Miér Feb 21, 2018 10:24 pm

De momento todo estaba transcurriendo a la perfección, la actuación sin duda no era lo suyo a pesar que no estaba saliendo tan mal como pensó que sería en un inicio y a pesar de eso estaba completamente seguro de que no volvería a repetir la experiencia de actuar, reconocía que la obra tenía cierta creatividad hilarante pero la falta de seriedad en la misma provocaban que no resultara del todo su agrado, tal vez como espectador le resultaría de lo más entretenido pero no estando de ese lado de la obra, aun asi como ya sabía, no había opción, ya había comenzado y solo debía terminar.

Las risas no se hicieron esperar ante la primera interacción y la transición de escenario entre las calles y la alcantarilla ¨—¡Aaah, suéltame inútil, aún faltan 5 horas para que cumpla la mayoría de edad!¨— Grito ella/él al llevarla en brazos, realmente no pesaba nada o al menos para Nykhal así era —No te preocupes Oujoko, en otros países ya ha transcurrido ese tiempo. No te hubiera llevado conmigo si fuera de otra manera… ¡Me lo recomendó mi abogado!— Respondió sin perder esa actitud gallarda mientras que en su mente solo rondaba una pregunta ¨¿Realmente existirá alguien tan estúpido como este personaje?¨ Sin duda el ¨príncipe Oujisuke¨ resultaba ser completamente contrario a todo lo que Nykhal representaba en la realidad.

Cuando la ¨princesa¨ termino su parte del dialogo, el telón bajo en el momento exacto después de las risas de los espectadores, no encontró motivo a cruzar palabras con el joven que lo acompañaba en esa absurda obra y no se trataba de antipatía, simplemente tenía el tiempo medido y no quería perderlo en burdas charlas pues el cambio de escenografía llego deprisa y Nykhal de nuevo se presentó caminando con la ¨princesa¨ en brazos.

Recibió aquel ¨zape¨ al tiempo que la soltaba y sus ojos la seguían en todo momento —Solo debías pedirlo princesa— Menciono con calma sin perder esa galantería y amabilidad característica del tonto príncipe que estaba representando. Al menos la parte que su co-protagonista estaba relatando tenía más verdad que toda la obra junta, ningún hombre en su sano juicio accedería a tan burda relación.

Su boca se abrió con la intención de decir algo más, parte de la actuación pues antes de decir palabra alguna el grotesco chillido se hizo presente con ayuda de los altavoces dispuestos en el escenario —¡Princesa...!— Exclamo pero ¨ella¨ ya se colocaba delante de él y seguía con su monologo hasta que la ¨rata¨ apareció.

¨¡Quédate ahí y contempla mi grandeza!¨

—¡Espera!— Grito al tratar de detenerla cuando se lanzó contra la ¨rata¨ hasta que el momento del tropiezo llego y él se apresuró para de nuevo tomarla en brazos con esa insufrible sonrisa galante, sin duda no volvería a sonreír por al menos un mes después de eso. La rata lanzo su ataque especial el cual se trataba solamente de una bola de unicel del tamaño de una pelota de basquetbol pintada de verde con amarillo y partes negras sostenida por un cable transparente —Lo siento pequeña criatura, no puedo dejarte seguir con tu vida, no si es para defender a mi futura esposa.— saco una pistola que tenía escondida en el saco y el sonido del disparo se presentó cuando él fingió disparar para desviar el ataque.

—¡N-no necesitas defenderme! Espera… ¡¿Futura esposa?!— Exclamo la princesa al tiempo que Nykhal volteaba a verle y con una sonrisa de ensueño le miro —Así es, te lo dije, seremos felices juntos— Y al terminar de decir aquello 3 disparos se escucharon, chillidos de dolor se escucharon por toda la sala mientras Nykhal bajaba al joven mientras la rata parecía intentar arrastrarse en dirección a ellos.

¨—!Me has vencido! Y ahora estoy obligado a revelarles que…— dos chillidos más se escucharon en la breve pausa —caminando por este sendero de sucias aguas llegaran a un portal que los llevara a la….tierra prometida— Y en un último movimiento exagerado y un par de chillidos más, la rata murió¨


—Te debo una explicación— Con delicadeza tomo la mano de la princesa y le miro directamente a los ojos en un gesto casi amable –lo más amable que Nykhal podía llegar a actuar al menos- y soltó un leve suspiro —Soy Oujisuke, el príncipe del reino con nombre y estamos comprometidos, una vez casados seré rey y gobernaremos juntos— Termino por decir esperando a que ella/él continuara ¨te toca¨ expreso apenas movimiento los labios para que continuará con su parte del guion.




Gracias Dante por el ava y la firma! son hermosas<3

—Hablo— Narro ¨Pienso¨
Cédula de identidad.:
avatar
Dromes : 63827
Reputación : 7
Mensajes : 224
Ver perfil de usuario
Nykhal Drakhsen
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO] Juego de dos // Tanaka, Nykhal.

Mensaje por Kuroki Tanaka el Jue Feb 22, 2018 4:53 pm

Tanaka contempló desde el suelo, con una mano frente al rostro y expresión de princesa sorprendida, la representación de su co-estrella con algo de moderada admiración, aprovechando el breve momento que en que no tenía que hacer nada para relajarse. Durante un segundo olvidó que estaba en el escenario y se sintió parte del público. Es curioso. Este chico está haciendo su mejor intento, pero es evidente que lo que hace no lo está disfrutando, pensó recordando las sutiles señales, el pequeño rictus en su boca cuando sonrió, invisible para todos excepto para él, algún gesto impaciente. Me pregunto por qué se habrá inscrito si le resultaba tan desagradable actuar. Bueno, pensándolo bien es probable que esté en el mismo barco que yo. Admiro su determinación, eso sí. Para no querer actuar está dando su mejor esfuerzo.

El chico pensó todo esto mientras Oojisuke se enfrentaba a la malvada rata, un combate bastante corto y sin emoción que, luego de su intervención con voz más bien ofendida,  terminó en una revelación insospechada y una muerte caricaturesca. Es evidente que la obra es una comedia, pero creo que la hicieron de esta forma porque este guión no habría soportado una representación más seria. Y precisamente eso es lo que viene ahora, pensó recordando su parte del guión.

Tanaka, que había recuperado buena parte de su aliento, se puso en pié.

─ Justo ahora esa rata dijo que… -murmuró para sí misma de modo que todos pudieran escucharla, pero entonces se interrumpió y volteó a encarar al príncipe, recuperando su cinismo habitual y aplaudiendo con algo de leve reconocimiento.- No lo hiciste mal para ser un miembro inútil de la nobleza. Si no hubiera tropezado en tan mal momento habría retorcido su pescuezo con mis propias manos, pero no está mal, te lo concedo.

La princesa escuchó el fragmento de diálogo del príncipe, que evidentemente estaba tratando de venderle su candidatura a regente a la princesa, que preferiría votar por un molusco. Aún así, asintió levemente ante la señal del actor, le guiño un ojo para animarlo y luego permitió que la princesa soltara un suspiro de resignación (Alguien debería darme un premio por esos suspiros) y recostó la espalda en una pared mientras cruzaba los brazos y lo miraba con filosófico estoicismo. Cuando habló, lo hizo con voz seria y atona.

─ Sé perfectamente quién eres, Oujisuke del reino con nombre, y te informo que, aunque tú pareces haberlo sabido desde hace tiempo, yo estaba en la completa oscuridad respecto a este enlace. Mis padres, los reyes, ese par de… -gruñó un par de palabras, pero continuó- sabían perfectamente que hubiera preferido dinamitar el reino a acceder a un matrimonio arreglado, así que no me dijeron nada. De no ser por la indiscreción de un sirviente no me habría enterado hasta demasiado tarde, pero me enteré, y fue entonces que tomé la determinación de huir.

La princesa, con total seriedad, dio un paso al frente y dejó que sus miradas se cruzaran.

─ No tengo nada en tu contra, príncipe. No te conozco, así que esto no es personal, pero me gustaría que entendieras una cosa. Desde que era pequeña me ha fascinado el mundo de lo sobrenatural. Los monstruos, los fantasmas, las bestias que se ocultan en lo profundo de bosques tenebrosos y cavernas oscuras, esa es mi fascinación. Es lo que quiero hacer con mi vida. Y el día que me enteré de que había de casarme contigo tuve que  tomar una decisión. O elegía mi responsabilidad para con el reino y la monarquía, o elegía mi responsabilidad conmigo misma. Estoy aquí, así que sabes perfectamente cuál fue mi elección.

Suspiró y bajó la cabeza.

─ El reino no me necesita como monarca, o a ningún otro, para el caso. Las personas no deberían vivir bajo el control de un gobierno absolutista en pleno nuevo milenio. No, es preferible que al menos tengan la oportunidad de creer que tienen libertad, libertad para elegir a gobernantes que les roben, humillen, suban los impuestos, protejan a los ricos y se forren a base de gobernarlos, de vivir en la vana ilusión de libertad que trae consigo la democracia. Quiero que cuando mis padres mueran la monarquía muera con ellos, para que sus súbditos sean capaces de elegir su propio veneno.

Wow, esto es horrible, pensó Tanaka, estudiando el efecto de sus palabras en el público. ¿A qué tonto guionista se le ocurre mesclar un monólogo de política con una obra satírica?” El público los miraba expectantes, pero era evidente que el buen humor de antes se había perdido por aquella intervención tan inoportuna. “Este director es de lo peor. Pero no es mi problema. Solo quiero terminar con esto y divertirme mientras dure.

─ Así que ya lo vez, cariño –dijo la princesa recobrando el tono alegre y apartándose de él mientras abría los brazos y dibujaba una sonrisa- No tengo ninguna intención de contribuir con tus planes de dominación. Eres bastante apuesto y todo eso, pero no me siento justo ahora con ganas de atarme a nadie, menos para toda la vida. A partir de hoy soy completamente libre para cumplir mi sueño de ser la mejor cazadora de monstruos del mundo. El sueño de…

La princesa/Tanaka se interrumpió. Un sonido en los altavoces, bajo al principio, casi inaudible, comenzaba a subir de tono.

─ ¿Qué es eso…? -Tuvo tiempo de preguntar antes de ver una tromba de agua recortada en cartulina viniendo hacia ellos por el otro lado del escenario.



Ni pienso, ni hablo ni nada de eso. Me da pereza.



IDs:





avatar
Salón : 1 B Dromes : 21552
Reputación : 7
Mensajes : 42
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO] Juego de dos // Tanaka, Nykhal.

Mensaje por Mamiko Sakakibara el Lun Feb 26, 2018 4:19 pm



EVENTO CERRADO

¡Gracias por participar! Pronto se publicarán los resultados.






Fan:



¡Feliz Aniversario, Take!:
avatar
Salón : 3 A Edad : 20 Dromes : 681678
Reputación : 67
Mensajes : 1454
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO] Juego de dos // Tanaka, Nykhal.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.