Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Octubre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!



BÚSQUEDA
Se buscan temas
POR Jestro Jokster
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

CLUB DE COCINA BUSCA MIEMBROS
¡Anímate a ingresar al club de cocina! Da click aquí para más información!
TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡TAKEMORI TE DESEA LO MEJOR!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[EVENTO] The Furious Princess and the Masked Pedophile

Mensaje por Yuno Gasai el Vie Feb 16, 2018 12:30 am

"Soy Gasai Yuno, estudiante Universitaria de Takemori, un ángel guardián caído que ama con locura. Mi única misión en la vida es proteger a mi ser querido, Aoshin-sama.

He estado enfocándome en mis estudios, pues quiero terminar mi carrera para poder ayudar económicamente al amor de mi vida. Realmente odiaba su trabajo como guardaespaldas, pues me preocupaba que saliera herido. Por eso me apresuraba a terminar mi carrera, para que él no estuviera sacrificando su vida para conseguir dinero.

¿Qué cosas me gustaban...? Me gustaba cantar, me gustaba interpretar voces, así que pensé que podía ser una gran Seiyu, también me gustaba la actuación, el dibujo, la pintura. Resumiendo, amaba el mundo de las artes, y era por eso que..."


-¡Ah...!

"...era por eso que observaba, con mis ojitos brillosos, la promoción para tomar el papel como la princesa Oujoko.

Hace tiempo no me desempeñaba como actriz sobre el escenario. Mamá y papá cancelaron repentinamente mis clases artísticas para llevarme lejos de lo que me gustaba, con el pretexto de que querían que me enfocara estrictamente en los estudios, cerrándome así las puertas a lo que en ese tiempo, amaba: Mi pasión.

¿Estaba bien...? ¿Estaba bien que fuera un poco egoísta y sacara un poco de tiempo para regresar a una de mis pasiones...? P-Pero ¿y qué tal si por mi ineptitud Ao-kun salía herido...?"


-Ao-kun...

"¿Qué me diría Ao-kun si estuviera a mi lado...?"

-........

"Sonreí con timidez. Quizás estaba preocupándome de más, ¿cierto? Shin-sama era fuerte y si había algo que amaba de él era que... Me alentaba a tomar mis propias decisiones personales. Así que Ao-kun estaría feliz de que yo estuviera desenvolviendome en una de mis pasiones, ¿verdad...? Entonces, no había nada que pensar. Lo invitaría a la obra y..."

-¡¡¡AAAAAAAAAAAHHHH...!!!

"¡Era horrible! ¡Lo peor que podía pasarme! ¡N-No tenía un compañero...! A-Ahora que lo pensaba... ¡No tenía muchas amistades! ¡E-Esto no podía estar pasándome! ¡No podía desperdiciar una oportunidad como esta! ¡Una oportunidad para demostrarme a mi misma que puedo seguir en lo que amo! ¡Tenía que ayudarme a mi misma, y también a Ao-kun...! ¡A-Así que puse manos a la obra y...!"

-¡¡¡T-Tu...!!!

"No sabía a quien había tomado del brazo. No sabía su nombre, no sabía su raza, no sabía quien era ese chico de cabellos azabache que ahora llevaba conmigo. Solo sabía que necesitaba de él. La obra era en parejas y ya no quedaba nadie. Así que en mi imprudencia, agarré al primer pobre diablo de la mano y si dejarle hablar o sin darle explicación alguna, me lo llevé a rastras hacia salón de Teatro del Instituto.

-Gomen... Gomen... - Eran las únicas palabras que decía, repetidamente, como si tuviera miedo de que se enojara conmigo y me agrediera. -Y-Yo... U-Um... - No expliqué nada más. Necesitaba de una persona para el papel del príncipe y ese tenía fachada de buena gente, así que...

-¡D-Disculpe...! - Fue lo que mencioné en voz alta cuando abrí la puerta de un manotazo, nerviosa y con mi rostro ruborizado al llamar la atención del Director de la Obra. -¡Y-Yo...! ¡Vengo por el papel de la princesa Oujoko! - Hice una reverencia y me quedé inclinada hacia al frente. -¡Y éste chico es mi... Mi Oujisuke! - B-Bueno, no quería decirlo de esa manera. El único Oujisuke de mi vida era mi Aoshin-sama, pero... ¡Necesitaba actuar para generar ingresos a futuro y ayudar a mi verdadero Oujisuke-kun! ¡Entonces, que así fuera!

~~ Minutos más tarde ~~

Yuno se encontraba frente a Akira con un libreto en las manos al cual no dejaba de abrazar con una leve sonrisilla en el rostro y rubor en sus mejillas. Lo había logrado. El Director le había repartido los papeles a ambos y ahora solo tendrían que memorizarlo y participar para el Gran Evento. Así que esos dos se estarían viendo la cara a menudo hasta que presentaran la obra.

-¡G-Gomen-ne...! - Le hizo una reverencia leve a Akira. -Realmente deseaba estar en la obra y tuve que arrastrar la primera persona... No. Una persona que se pareciese a Oujisuke-kun. Usted reunió todas esas características. - Decía con la mirada al suelo. -Um... P-Permítame presentarme. S-Soy Gasai Yuno. Estudiante Universitaria de Takemori. Tengo un gran gusto por la actuación y las artes. E-Espero que podamos llevarnos bien, muchacho. - Por primera vez la chica le miró a los ojos y le dedicó una sonrisa amable.

~~ Días más tarde ~~

Ambos, Akira y Yuno habían estado reuniéndose en el teatro después de clases para practicar la obra. La pelirosa sacaba tiempo en el apartamento para poderse estudiar el material. Caminaba de lado a lado, repitiéndolo en voz alta, repitiéndolo en su cabeza y hasta repitiéndo los diálogos frente a su Aoshin-sama, viéndolo a él como su Oujisuk... ¿¡Cómo!? Si. ¡La pelirosa había puesto a su Ao-kun a leer el libreto y participar con ella!

Aunque Yuno tenía un... pequeño dilema. La princesa tenía una personalidad contraria a la de ella, la que definió como Tsundere. Ugh. Ella que había dicho que nunca sería así, y mira nada más. Ahora tenía que interpretar una chica de ese estilo. Pero todo fuera por la pasión al teatro, ¿verdad?

¿Qué hizo la loca enamorada para superar la situación? Fácil. Analizaba la personalidad de su Ao-kun, como también analizaba la personalidad de las chicas del Instituto que cayeran dentro de esa personalidad. Incluso también buscó información en sus personajes favoritos del anime, y con ayuda de Akira -ya que el pobre tenía experiencia con tres tsunderes en su vida-, también logró perfeccionar su técnica. Ahora Yuno no era una yandere, ahora ella era una... ¡Yandere Tsunderizada! ¿O una Tsundere Yanderizada...? Nah. La primera va mejor con su personalidad.

-A ver, lo practico denuevo... - La pelirosa se metió dentro del papel y... -¡No se en que momento me enamoré de un idiota...! - Automáticamente pensó en Aoshin cuando dijo eso y se puso las manos en las mejillas, sonrojándose de más. -¡Omaigaaaaaaaaaaaaa! - Su corazón empezó a latir con emoción. -¡Aaagh! ¡Esto es un fastidiooooo! ♥️ - Sin embargo, no pudo decir esa última frase con emoción tsunderística, sino con una sonrisilla de enamorada, ¡pues la muy tonta se había puesto a pensar en Ao-kun y se puso toda melosa! Al punto de que casi se le sale lo de "¡Shin-samaaaaaaaaa!"

-¡D-Disculpa, yo...! - Bajó la cabeza apenada. -M-Me salí del papel. N-No sucederá denuevo, lo prometo. - Le miró y le sonrió, dispuesta a seguir los consejos del chico.

-¡No se en que momento me enamoré de un hermoso idiot...! - Y cada vez que iba a esa línea no podía evitarlo. Sonreía y lo decía emocionada, con dulzura. La chica parecía cualquier cosa, menos una tsundere. Por más fácil que sonara, la pobre Yuno no podía decir esa línea con la fuerza que necesitaba hacerlo el personaje.

-Tengo una idea, Tohsaka-kun. - Dijo mirándole con una sonrisa. -Vayamos de compras. Quizás, si me disfrazo como la princesa quizás pueda meterme mejor en personaje y hacer mejor esa línea. - Dejó salir una leve risilla.

Reunida con Akira no solo habló de los personajes, del libreto. También hablaron de los objetos que ambos podían aportar para que la obra se viese más real, los sonidos backstage que podían usar, las vestimentas, en fin, un bosquejo y un mundo de ideas. El Director de la Obra era tacaño y les había dejado a ambos con solo el escenario y las luces, algo que fue deprimente para la chica. Ella necesitaba ver más vida. ¡Era un escenario, una obra, por Dios! ¡Necesitaban adornarlo para cuando llegara el gran día de la presentación! Además... Quería actuar con toda la pasión de su alma para poder sorprender a su Ao-kun...

No solo se reunió con Akira. También tuvieron que reunirse con los otros compañeros que participarían en la obra. Aunque estos otros compañeros no tenían una participación tan marcada como los dos protagonistas, pero tampoco querían excluírlos del grupo de trabajo. Sus compañeros también aportarían y ayudarían a traer objetos para la obra. Uno de ellos -el que hacía de la rata- se ofreció a grabar sonidos para que la obra tuviera vida. La que hacía de la madre de Oujoko  ayudaría con los vestuarios -además de las compras que salieron a hacer-. El que hacía del padre de Oujoko y una de las que hacía de amigas ayudarían a Yuno a hacer los dibujos para el background. Otra de las amigas de Oujoko se encargaría de la iluminación, de abrir y cerrar los telones, y así el pequeño grupo aportaría su grano de arena para que la obra quedara bien.

Así que... Así fue como ese dúo terminó con el agua hasta el cuello. Pero a la misma vez, era divertido. Yuno había salido de su vida rutinaria de estudios para hacer algo diferente. ¿Y entonces...? ¡Pues que comienze la Obra!

~~ ¡¡Día de la Obra!! ~~
Escena 1
Acto I

Vestimenta de Princesa. Con peluca incluída.:

La princesa Oujoko se encontraba sentada en la cama de su habitación victoriana, la cual estaba algo desordenada. La cama estaba desarreglada, habían unos tacones fuera de lugar, algunos vestidos tirados en el suelo, pero eso no le preocupaba a la chica, pues estaba concentrada en pintarse las uñas de las manos de color carne. La jóven era hermosa, de largos cabellos marrón, engreída, irreverente, perezosa, que cumplía ese día sus veinte años. El día de hoy había logrado mantener su cuarto recogido, a regañadientes y obligada por su madre.

Ejemplo de la Habitación, pero con desorden.:

-No creas que porque sea tu cumpleaños harás lo que quieras. - Dijo imitando en un tono burlón a su madre regañándola. -¡Blablabla, patrañas! ¡Ni en mi cumpleaños me pueden dejar en paz! ¡Tsk, que molestia! - Dió un palmazo sobre los colchones, para darse cuenta que...

-¡Ay, nooooooo! - Exclamaba con un tono de voz lloroso. -¡Mi pintura se ha arruinadoooooo! ¡No puede ser! ¡Necesito salir de esta casa para respirar! ¡Ya me tienen harta!

-¡Oujoko! ¿¡Ya terminaste de arreglar tu cuarto!? - La chica que hacía el papel de madre se acercó a la puerta imaginaria que separaba la habitación del resto de la casa, y hablaba a través de la puerta imaginaria, sin mirar a Oujuko por supuesto, pues querían dar el efecto de que había una pared.

-¡Siii, mamá! - Mencionó con un tono de voz que dejaba saber que ya estaba harta de la situación.

-¡Espero que así sea! - La madre abandonó la escena.

-Tsk, que fastidio. ¡Toda mi vida he estado encerrada en este Castillo, deseándo ser libre! Es como si mis padres no vieran más allá de sus narices. ¡No notan que los tiempos han cambiado! - Golpeó nuevamente la cama, pero esta vez con ambas manos. -¿Yo? ¿Una princesa? - Se levantó de la cama y empezó a caminar hacia adelante, poniéndo su mano derecha sobre su pecho, pero sin mirar directamente al público. -¿Yo, la heredera de una gran familia con fines políticos? - Y con esto intentaba explicarle en un resumen al público cuales eran los conflictos que tenía.

-No... ¡Yo no quiero esto en mi vida! ¡Yo no quiero vivir así! ¡A mi no me interesa la política! ¡No me interesan las riquezas! ¡No me interesan los trajes largos y mucho menos el gran amor! - Se emocionó al decir esta parte, dándole fuerza a sus palabras para que entendieran lo que era un "No." -Yo lo único que quiero... - Bajó su cabeza con una mirada melancólica. -¡Yo lo único que quiero es ser una Cazadora de Monstruos!

-¡¡Oujoko!! ¡¡Deja de ver telenovelas!! - La chica que hacía se la madre dijo esas palabras, haciéndo una aparición fugaz como si estuviera pasando de una parte del Castillo a otra.

-¡¡¡SE ACABÓ!!! - Movió las manos frente a su pecho hasta llevarlas a los extremos de su cuerpo en un gesto que decía "¡¡Basta!!" -Ya no puedo seguir así. ¡Yo necesito ser feliz!

Las luces se apagarían y el Teatro quedaría en oscuridad por algunos minutos. Se escuchaba a los actores moviéndo las cajas que habían puesto para simular la cama victoriana y al parecer, dos chocaron entre ellos puesto que se escuchó a alguien diciendo: "¡Mas cuidado, idiota!" en voz baja. "¡Perdón, no te vi!"; ""¡Shhhh!" Los mandó a callar un tercero.

~~ Detrás del Escenario ~~

-¿Y las cortinas nunca bajaron? - Preguntó la chica con los ojos abiertos de par en par.

-Parece que se atascaron un poco. Pero ya están arreglándolo. - Mencionó el chico que tenía un traje de rata, aunque no tenía puesto el casco, por lo que se podía ver su apariencia.

-¡Oh, Dios! ¡Espera! ¡Me toca participar en esta escena! - Salió corriendo para ponerse en posición en el escenario.

~~ Escena 1
Acto II~~

Dos personas vestidas de la Realeza estaban sentados a la mesa, tomando lo que parecía ser una taza de té. Estaban en silencio y mantenían una postura elegante. La mujer vestía un largo vestido morado, mientras que el hombre vestía de color azul marino y a su lado tenía un bastón. Oujoko entró caminando a lo que parecía ser, el salón principal del Castillo.

-Mamá, papá...

-¿Qué se te ofrece, princesa?

-¿¡Ves!? ¡Por eso la niña no respeta! ¡La sigues mal acostumbrando aún teniéndo esta edad!

-¡Por favor, Ousachi! ¡Deja que Oujoko diga lo que tenga que decir! - Habló su padre, un poco molesto por la actitud de la madre. Luego giró su rostro para ver a su hija. -Habla, querida. - Mencionó con un tono de voz compresible.

-Verán. - Hizo una pausa dramática. -Como ya saben, hoy es mi cumpleaños número veinte, y me gustaría salir a celebrarlo con unas amigas. - Su tono de voz había cambiado a uno suave.

-¿Con unas amigas? ¿Quienes son esas amigas? ¿A dónde irás? ¿Por qué no me dijiste antes? ¿Cuándo planeas volver?

-¡No presiones a la niña de esa forma! - Regañó a su esposa. -A dónde piensas ir, mi querido retoño?

-Me gustaría ir a la discoteca.

-¿¡QUEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!?

-¡Ahora eres tu el que grita! - Reclamó.

-¡Por favor, mamá, papá! - Juntó sus manitas. -¡Es mi cumpleaños número veinte! ¡Ya soy mayor y nunca les he fallado!

-¡Correción! ¡Eres una vaga! ¡Te dije que lavaras los platos y allí están, sucios, como si se lavaran solos!

-¡T-Te prometo que cuando llegue de la fiesta los lavo!

-¡Ese es el problema, Oujoko! ¡Prometes, y prometes, y nunca cumples! ¡Te apuesto a que no recogiste tu habitación! - Su marido le puso la mano en el hombro a la esposa.

-Saldrás a la discoteca...

-¡¡Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!

-...solo si dejas de insistir con la tonta idea de ser una Cazadora de Monstruos.  

-¿¡QUÉ!?

-Como escuchaste, Oujoko. Eres la Heredera de esta familia y pronto te casarás para unificar el Reino Sin Nombre con el Reino con Nombre. Esta unión matrimonial nos traerá una gran ventaja política. Así que... - Su padre dió algunos pasos para quedar frente a Oujoko, tomarla con ternura de la barbilla y subirle la mirada. -...si quieres salir, olvídate de la idea de cazar monstruos. Son tonterías, es peligroso y podrá acabar con tu vida.

-Como si ya no me estuviera muriendo por estar aquí...

-¿Qué dices? - Oujoko suspiró resignada y se apartó, para caminar hacia el público que tenía al frente, pero denuevo, sin mirar al público.

-Esta bien. Ustedes ganan. ¡Como siempre! Me olvidaré de mis sueños, de mis metas. ¡Olvidaré seguir mi pasión...!

-¡Tonterías de niña! - Interrumpió su madre, dando un manotazo sobre la mesa y levantándose a la vez que exclamaba esas palabras. Oujoko suspiró.

-...y seguiré con el legado de la familia... - Bajó la mirada.

-No olvides cumplir tu palabra, Oujoko.

-No lo olvidaré. - Mencionó con un tono de voz melancólico. Sin embargo, Oujoko logró reponerse rápido. Dejó salir una sonrisilla diabólica que solo el público lograría ver. Hizo la expresión de "Yes!" con la mano derecha, a escondida de sus padres, y empezó a mover sus manos a modo de baile, como diciéndo: "¡Wipiiii! ¡Tengo el permisooo! ¡Ahora se pone buena la cosa!"

Pero su felicidad no duraría tanto tiempo, pues su madre interrumpió nuevamente.

-¿Y? ¿Quiénes son esas amigas? - Preguntaba mientras caminaba hacia su hija con su actitud recta, estricto, de una madre que solo daba órdenes pero que no comprendía. Oujoko se apartó de ella y se fué caminando del lugar, para detenerse en seco y girar su rostro hacia su madre. Quedaba con esto buscar no darle la espalda por completo al público.

-Las de siempre. - Respondió con una mirada tajante y un tono seco en su voz.

-Antes de que te vayas, tengo una petición que hacerte. No. Una órden. - Oujoko se giró por completo con una expresión ácida en su semblante.

-¿Si, madre? - Intentó fingir una voz dulce que no salía.

-Te hemos dado el permiso, pero quiero que bajo ninguna circunstancia revles tu verdadera identidad. ¿Qué dirá la gente si ve a la ... Princesa del Reino Sin Nombre metida dentro de una discoteca? - La miró de arriba a abajo con repulsión.

-¿Y qué pretende usted que haga?

-Has una llamada a nuestros Asesores de Moda, esos de Harajuku, y pídeles que te cambien la apariencia. ¡Que te hagan un disfraz! ¡Que te pongan un antifaz! ¡Lo que sea! ¡Pero NO reveles tu identidad! De lo contrario...

-Es como si se avergonzara de mi, madre... - Volvió a mencionar con una sonrisa que a Oujoko se le hacía difícil de hacer. Pero a la vez había sido una frase improvisada por Yuno que le llegaría al corazón al público, quienes quedaron en un silencio total al escucharla. Oujoko quedó sorprendida por lo que dijo su hija, quien le daba la espalda. La mujer quizo correr detrás de ella, pero su orgullo como Reina no la había dejado ir a abrazarla.

La madre giró hacia el público con una expresión dura en el rostro, apretándo el puño y moviéndo la cabeza en negación. Se mostraba la lucha interna que tenía adentro de ella: Se debatía si debía seguir en su papel como Reina, o si debía, por primera vez, actuar como una madre comprensiva.

A la misma vez, su padre miraba sorprendido a su esposa y a su hija. El hombre tomó su bastón, caminó hacia su mujer y le puso la mano en el hombro.

Las luces se van apagando y esta vez si se cerró el telón.

Esta vez no se escucharon voces detrás del telón. Los estudiantes lograron mover los objetos con éxito y sin ningún ruido. El cambio de escena duró poco más de un minuto, y ahora aparecería Oujoko nuevamente en su habitación.

~~ Escena 1
Acto III~~

-¡...y quiero que me dejen irreconocible! - Mencionaba mientras hablaba por su... ¿¡Smartphone!? -¡Si, si, si! ¡Para dentro de una hora! ¡Para YA! - Colgó el móbil.

-¡Tsk! - Había regresado a su habitación. -¡Estos padres que no se adaptan a los nuevos tiempos! ¡Ni que estuvieramos viviendo en la época de los hombres de las cavernas! ¡Aaagh! - La princesa estaba nuevamente encerrada en su habitación. Tomó su Smartphone e hizo una llamada mientras sacaba unas maletas y comenzaba a meter ropa dentro de ella.

-¿Hola? ¿¡Jazmine!? ¡Mira, necesito un favor y escucha con atención...! ¡Llama a las muchachas, que pienso fugarme de casa! ¡Si, si, si! ¡Así como lo oyes! ¡Ya estoy harta de esta represión! Nos vemos en una hora, ¿vale? He dicho que me voy a la discoteca, pero necesito que me lleven a...

Y nuevamente el telón comenzaba a cerrarse. Oujoko no había terminado su oración. El punto era dejar al público con la intriga. ¿Qué planeaba hacer la princesa? ¿A dónde quería que la llevaran? Ya sabían que iba a escaparse, pero ¿de qué manera lo haría? ¡Eso lo averiguaremos en los próximos Actos!
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 310585
Reputación : 35
Mensajes : 422
Ver perfil de usuario
Yuno Gasai
ÁNGEL CAÍDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO] The Furious Princess and the Masked Pedophile

Mensaje por Akira Tohsaka el Dom Feb 18, 2018 6:34 pm

Mi nombre es Akira Tohsaka, el primogénito de la familia Tohsaka, y estoy narrando estos hechos en tercera persona por razones ajenas a mi comprensión. De hecho, estas ni siquiera son las palabras de Akira, aquello sería impropio del enrulado que nunca hace monólogos, soy tan sólo una suerte de narrador omnisciente… Ehm, ¿Vamos de vuelta, sí?

Desde su llegada a Eadrom, Akira no había tenido lo que se llamaría días... “tranquilos”.

- ¿E-eh?

Y cuando se encontró siendo raptado por una pelirosa desconocida, sospechó que ese tampoco lo sería. La vio de reojo gritándole a algún cartel promocionante (a saber lo que el cartel le habría hecho previamente) antes de correr en su dirección y llevárselo sin explicaciones, por más que hubiesen sido solicitadas.

-¡Y éste chico es mi... Mi Oujisuke!

El pelinegro giró sus pupilas en una dirección y luego la otra, acercándose lentamente al oído de la pelirosa para susurrarle:

- Creo que me has confundido, mi nombre es Akira.


[...]

No mucho después, la situación comenzó a cobrar mayor sentido, una vez que comprendió que estaba siendo solicitado para el papel de una obra.

- Mmmh…
-removía sus labios trompeados de un lado al otro mientras estudiaba el libreto, antes de subir la mirada hacia su compañera- Debo advertirle, tengo nula experiencia en las obras teatrales. ¿Segura que quiere arriesgarse a este papel conmigo?

Lo cierto es que, en un caso normal, habría rechazado el papel sin pensárselo mucho más. Se consideraba un chico extrovertido (hasta cierto punto, en cierto contexto, entre ciertas personas…), pero el escenario… era algo muy diferente. Sin embargo, no podía ver el inmenso brillo que escapaba de los ojos de la joven al ver el libreto, y decirle que no. Realmente no podía.

- …¿Así que me parezco a Oujisuke-kun?

Interrogó mientras buscaba en el libreto: Oujisuke es un perfecto príncipe, amable y bondadoso, un poco lento para entender ciertas cosas.

De párpados caídos hasta la mitad de los ojos, se le dibujó en el rostro una expresión de indignación.

“Diantes, sí suena a mi”.

- Bueno… no puedo asegurar milagros, pero haré lo que pueda -le ofreció su mano, compartiendo un amigable estrechar de manos- Akira Tohsaka. Será un placer compartir esta obra con usted.

Aseguró con cordialidad, cerrando los ojos e ilustrando una enorme sonrisa.


[...]


Se cubrió los labios para esconder una suave risa tras éstos. No sólo resultaban adorables las emociones de la pelirosa, sino el casi nulo control que ella tenía sobre éstas. Sin embargo, aquello era un grave conflicto con respecto a la obra.

- Pues, tengo bastante experiencia sobre mujeres con… -dejó la oración inconclusa por breves instantes, repasando mentalmente algunas escenas de su hogar, mayoritariamente aquellas donde uno que otro plato volaba sobre su cabeza- … con buen carácter. Creo que puedo darle algunas ideas.

Sugirió, dejando el libreto a un lado unos momentos.

- Pues… las ‘tsunderes’ usualmente se enojan porque les cuesta aceptar sus sentimientos. Ya que a usted no le cuesta aceptarlos, debería buscar alguna razón para actuar enojada hacia el príncipe. Digamos, piense en alguna razón que esta persona que imagina pueda darle para enojarse. ¡Por más boba que sea! Sólo… déjese llevar por la emoción.


[...]


Por más bien que se las ingeniaba para alentar a su compañera en la obra, el propio Akira seguía cargando con un conflicto crucial: Jamás había actuado en su vida. Y esto sobresalía a la vista en cada escena que habían intentado realizar, no sólo en su falta de experiencia sino de que sus nervios siempre sacaban lo peor de él. Pero…

“¿Realmente nunca había actuado?”

Aunque no era precisamente actuación, Joker era el alter-ego que había creado en su tiempo con los Phantom. Aunque ese carácter no funcionaría con el príncipe, quizás…

- ¡Un momento!

El enrulado se retiró hacia la utilería por unos momentos, rebuscando entre varios cachivaches un elemento crucial que había reconocido tiempo atrás. Habiendo dado con su objetivo, lo alzó en alto con satisfacción: ¡Un antifaz!

Sexy mask:

Muy diferente al que había utilizado en sus tiempos de héroe, pero encajaba perfecto con su objetivo. Lo aplicó sobre sus ojos, los cerró por unos momentos mientras respiraba profundo, y…

Una sonrisa de punta a punta se dibujó en sus labios.

- Escena I
Acto IV

- ¡INJUSTICIA!

El segundo abrir del telón presenta un escenario muy diferente: Oujisuke aparenta estar en una especie de… ¿Catacumba? La cortinas a su espalda, pintadas de piedra mohosa parecen insinuar aquello. Su grito fue acompañado de un frustrado golpe al piano frente a él… cuyas teclas de cartón se hundieron un poco. Ninguno de los presentes sabían si Akira pretendía darle al príncipe una fuerza sobrehumana, o sólo estaba muy metido en su papel. Se levantó apresuradamente, dando un golpe a su capa que la hizo ondear dramáticamente tal como su larga peluca azulada.

Atuendo:

- Veinte años de espera para desposar a la última princesa del reino Sin Nombre… -observaba melancólicamente por una ventana de utilería, tras la cual movían gotitas de papel simulando lluvia- ...Si tan solo conservásemos las bellas costumbres del medioevo, ¡Tanta espera nos ahorraríamos! -Alzaba su puño en alto, el cual temblaba por la presión a la que era sometida- ¡Apenas si tendría que esperar a su primer…!

Lo interrumpió el fuerte resonar de un reloj -el cual era realmente alguien haciendo sonidos con la boca- advirtiendo la noche. Aquello lo trajo de regreso a la realidad.

- ¡Cierto! Aún quedan unas horas, bien podría…


El príncipe comenzó a caminar en círculos mientras se frotaba el mentón, y es en mitad de su monólogo que baja el telón.


Escena I
Acto V


- ¿Oujoko?

Los padres de la princesa aguardan afuera de la puerta de su habitación, la cual se encuentra vacía. Simulan impaciencia, dando a entender que llevaban ya un tiempo a la espera. Se escucha un repiqueteo a una puerta fuera de escena.

- ¿Quién será a estas horas? -Consultó el padre, intrigado-.

- Pues que espere, tenemos asuntos más importantes ahora -respondió la mujer, dando un repiqueteo aún más furioso en la puerta de su hija- ¡Oujoko!

En la ventana al lado opuesto del público se apoya el inicio de una escalera, y momentos después asoma la cabeza el príncipe. Este se asoma, mirando con intriga alrededor de la habitación, y se vuelve hacia la puerta cuando escucha aquel choque aún más fuerte todavía.

- ¡OUJOKO!

Gritó la mujer, furiosa. Comprendiendo, el prínicpe vuelve la mirada al frente con una expresión de estupefacción, antes de bajarse rápidamente de la ventana. Las cortinas vuelven a cerrarse, concluyendo la escena con el eco del golpetear del príncipe.


Escena I
Acto VI


Las jóvenes se encuentran en el interior de la Hummer, la cual es tan solo una lámina de cartón pintada, pero con tanta habilidad que poco dista de la original. Y mientras Oujoko conversaba con sus amigas, el público podía ver lo que ocurría en la sección delantera del vehículo. Dos brazos enguantados toman al conductor de sus hombros, el cual ilustra una… bastante sincera expresión de pánico, antes de ser jalado con suma brusquedad por la ventana opuesta al público. Y quien salta hábilmente desde afuera no es sino el príncipe.

- ¡PRINCESA!

Exclama con una inmensa sonrisa, ajustando el espejo para que las jóvenes pudieran ver su rostro -bueno, su máscara- en el reflejo. Sus amigas alzan la voz entre miedo, confusión y… ¿Palabras de aliento? La repentina presencia del enmascarado no había sido tomada tan mal como habría de esperarse, quizás por su impecable y brillante sonrisa.

- Sus cadenas terminan hoy, oh preciosa y trágica Oujuko… -alzó una mano en gesto dramático mientras hablaba, causando preocupación por el claro descuido del conductor, empeorado por las bocinas y gritos que se oían desde el exterior del vehículo- …¡Porque yo he venido a salvarte de tus ataduras!

Dicho eso, soltó completamente el volante, ahora sí causando gritos de pánico entre las jóvenes. Saltó en dirección a la princesa en una escena que quizás no estaba tan planificada… y abriéndose la puerta posterior, ambos caen fuera del vehículo. Las amigas de la princesa se abalanzan a toda velocidad sobre el volante…

- Oh dios, ¿¡Tú sabes conducir!?

- ¿¡Por qué sabría conducir si tengo un conductor!?

- ¡VAMOS A MORIIIIIIIIR!


[Narro] - [Digo] - ["Pienso"]

Do you know what lies in your heart?

"Bueno, si son idiotas, alguien tiene que preocuparse por ellos, ¿No? Y quién mejor que otro idiota."
Gracias Vin ♥️:
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 59890
Reputación : 8
Mensajes : 167
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO] The Furious Princess and the Masked Pedophile

Mensaje por Yuno Gasai el Mar Feb 20, 2018 7:02 pm

Bien, parecía que su raptado había aceptado -gracias a los Dioses- participar en la obra. Él era su boleto de entrada para probarse a si misma y ver si podía seguir con la carrera de actuación. No era que quisiera tratarlo mal, pero necesitaba un parejo y agarró al primero que le dió esa impresión para desarrollar el papel de Oujisuke. La cuestión es que el indicado le había dicho que no había participado nunca en una obra. Eso era un pequeño detalle, pero no era nada del otro mundo. Yuno tampoco quería ser Elitista en ese aspecto si ya él le estaba haciéndo el favor.

-No se preocupe, señor. Yo puedo enseñarle. - Le respondió con una sonrisa amable en el rostro. Él no tenía experiencia en obras de teatro, Yuno si la tenía desde la infancia, así que adoptaría al mago para enseñarle sobre la actuación, trucos artísticos y demás para que el pudiera desarrollar bien su papel, y lo haría de forma divertida en caso de que él quisiera seguir actuando en algún futuro. -Debería inscribirse a una clase de Teatro del Instituto cuando tenga oportunidad. ¡Son divertidas! - Mencionó con un tono de voz lleno de felicidad.

Así que sería como complementarse. Yuno le enseñaría a su compañero a actuar, mientras que Akira le enseñaría a ella como desarrollar el papel que le había tocado, el de una tsundere. Algo que pensó que se le haría difícil, hasta que...

-Pues… las ‘tsunderes’ usualmente se enojan porque les cuesta aceptar sus sentimientos. - Y era precisamente esa razón por la que Yuno detestaba ese "prototipo" de persona. ¿Por qué negarse a un sentimiento tan hermoso como lo era el amor...? Consideraba esas chicas unas malas agradecidas. Si tan solo supieran lo que otras personas anhelaban por ser amadas, por suerte, Yuno había encontrado el amor años después... -Ya que a usted no le cuesta aceptarlos, debería buscar alguna razón para actuar enojada hacia el príncipe. - ¿Qué razones tenía ella para enojarse con su Aoshin-sama? Hmmmm. Se quedó pensando. No tenía ninguna razón para enojarse con él, hasta que... -Digamos, piense en alguna razón que esta persona que imagina pueda darle para enojarse. ¡Por más boba que sea! Sólo… déjese llevar por la emoción. - ... Akira dijo las palabras mágicas y la pelirosa rápidamente visualizó a su amado besando otra mujer.

-¡¡¡SHIN-SAMAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!! - Acto seguido, lanzó la mesa hacia atrás y salió corriendo por la puerta para ir a reclamarle a Aoshin porque demonios estaba besando otra persona en sus pensamientos.

[...]

Los días de práctica fueron complicados al inicio, pero también fueron divertidos. La pelirosa se mantenía animando a Akira y ayudándole con las posturas, el tono de voz, la manera de decir las cosas y demás; A su vez, él la ayudaba a medir su "pequeño" temperamento cada vez que imaginaba a su Ao-kun besándose con otra mujer para hacer el papel. ¿Grave error? Quizás. Pero era en lo que la pelirosa podía pensar -de momento- para que el enojo tsunderical saliera a flote.

-¡Esa máscara queda muy bien con el papel, Tohsaka-kun! - Mencionó animaba. -¡Ahora tenemos una cosa menos de la que preocuparnos! ¡Yaaay!

Y fue entonces cuando llegó el tan aclamado día y pasó lo que pasó: Comenzó la obra que tanto estuvieron practicando y fue el turno de su compañero.  

~~ Detrás del Escenario
- Escena I
Acto IV~~


- ¡INJUSTICIA!

Yuno se encontraba detrás del escenario cambiándose las vestimentas. La chica que hacía el papel de una de sus tres amigas había terminado de vestirse, así que le estaba ayudando, mientras que las otras dos ayudaban a mover la Hummer, es decir, la lámina de cartón pintada de Hummer que Yuno había diseñado con sus habilidades artísticas. La pelirosa estaba siguiendo  el libreto: En escenas anteriores, sus padres le habían pedido que le hiciera una llamada a los Asesores de Moda para que le cambiaran la apariencia  y evitar que la reconocieran en la "baja sociedad" del Reino Sin Nombre. Así que si iba a cambiar de apariencia, entonces, ¿por qué no hacerlo realmente? De esta forma se le daría realismo a la obra.


Yuno se había recogido el cabello para que pareciera corto, y se había peinado diferente. Así parecería una figura de apariencia andrógina y pasaría por desapercibida entre la sociedad. Nadie le reconocería como la princesa.

~~ Escena I
Acto V ~~

En esta escena la princesa Oujoko no tuvo tanta participación activa como en las escenas anteriores. Fue una escena enfocada para dejar ver la locura del amable príncipe y el como éste estaba dispuesto a seguir su amada princesa hasta el fin de los tiempos, con el fin de soltar sus ataduras y hacerla feliz... A su extraña manera. Fue una escena diseñada para dejar ver el caos que se formaba conduciendo el auto sin que al príncipe le preocupase en lo más mínimo los accidentes que pudiesen haber.

- ¡PRINCESA! - Y Oujoko puso su mano frente a sus labios dejándo un espacio para que el público pudiera ver que también había abierto la boca por la sorpresa. Abrió los ojos de par en par, sorprendida por la aparición del príncipe, a la vez que miraba a los dos lados, como buscando saber cómo llegó hasta ahí: Si fue corriendo, en una moto, o si fue ¡volando!

- Sus cadenas terminan hoy, oh preciosa y trágica Oujuko… - La princesa ponía cara de terror mientras negaba con la cabeza en innumerables ocasiones. …¡Porque yo he venido a salvarte de tus ataduras! - Y la princesa se levantó un poco de la silla haciéndo el gesto como si estuviera abrazando el asiento donde estaba, así a lo: ¡Tu no me llevarás de aquí, quien-quiera-que-seas!

Y luego de eso, reaccionó también a los gritos de sus amigas gritando, cuando el príncipe soltó el volante. Ambos cayeron fuera del vehículo y rodaron por el suelo en maniobras que les dió trabajo practicar, pues terminaban dándose golpes contra el suelo o entre ellos cada vez que se tiraban de la bendita Hummer de cartón. Una vez hasta se dieron un cabezazo practicando la escena.

- Oh dios, ¿¡Tú sabes conducir!?

- ¿¡Por qué sabría conducir si tengo un conductor!?

- ¡VAMOS A MORIIIIIIIIR!

La Hummer con las chicas bajaron los escalones del teatro y se dirigieron hasta el público... ¡Si, señoras y señores! ¡Hasta el público, para tener interacción con ellos! ¡Para que ellos también se sintieran como si estuvieran dentro de la obra! Las chicas salieron por una de las puertas laterales del teatro. Ya luego entrarían por otro lado y regresarían al backstage sin ser vistas.

Oujisuke y Oujoko le dieron tiempo de reacción al público para que apreciaran a sus compañeras, se asombraran y terminaran de reírse. Los niños pequeños exclamaban cosas como: ¡Wooooooow! ¡Mira, mamá!" y demás frases de asombro. Cuando las chicas salieron de escena, el público volvió la mirada al escenario para ver a Oujisuke y a Oujoko levantándose tambaleantes, como si estuvieran atontados por el golpe.

-¿Qué demonios haces? ¿¡Quién te crees que eres para ponerme las manos encim...! - Y tal como libreto, Oujisuke interrumpió los reclamos de la princesa, la tomó en sus brazos, la hechó hacia sus espaldas y se la llevó corriendo tipo Fantasma de la Opera, bueno, no así, pero dió esa impresión al estar el pelinegro enmascarado. Oujoko empezó a "golpear" al príncipe con puños en la espalda y a mover sus piernas de arriba hacia abajo para tratar de "safarse" del secuestro.

-¡Aaah, suéltame, aún faltan 5 horas para que cumpla la mayoría de edad! ¡Idiota! - Para este momento la princesa ya había dejado de moverse tanto. Quería que el público se concentrara en sus diálogos y no entre tanto movimiento. Claro, no significaba que ella se había quedado inmóvil, sino que se limitó a "golpear" con los puños en la espalda al príncipe, seguido por un "palmazo" en su cabeza. Movió un poco las piernas, pero fuera de eso lo dejó sin tanto movimiento exagerado.

- No te preocupes Oujoko, en otros países ya ha transcurrido ese tiempo. No te hubiera llevado conmigo si fuera de otra manera… ¡Me lo recomendó mi abogado!

-Tu abogado debe ser un mono… Sin querer insultar a los monos. - Suspira. La princesa parecía haberse resignado con ese último comentario, pero volvió a meterle un golpe detrás de la cabeza al príncipe. -¡Ya bájame! ¿¡Quieres!? ¡O tendré que matarte, idiota! ¡No quieras pasarte de listillo!

~~ Detrás del Escenario ~~

-¡Oh si si si si! ¡Voy yo, voy yo! - Dijo el niño rata que estaba semi-vestido del animal, poniéndose el casco del roedor. -¡Ya casi! ¡Ya casi! - Era una de esas personas que no demostraba expresiones en el rostro y parecía serio, pero al parecer el escenario lo motivaba y bueno... El papel de Rata le había gustado. Era un villano que iba a molestar a la pareja después de todo. El muy rata había ayudado con los efectos de sonido para que la obra fuera mejor. Así que también empezó a preparar sus objetos para sorprender la pareja en las alcantarillas... Cuando cambiaran de escena, claro estaba.
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 310585
Reputación : 35
Mensajes : 422
Ver perfil de usuario
Yuno Gasai
ÁNGEL CAÍDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO] The Furious Princess and the Masked Pedophile

Mensaje por Akira Tohsaka el Jue Feb 22, 2018 9:36 pm

Escena 2
Acto 1


- ¡Hahaha! No hay que temer princesa, jamás ha estado en mejores manos.

Colocando una suerte de cinta de correr bajo el escenario, el príncipe corría mientras los asistentes iban girnado detrás una cortina que ilustraba el fondo de las alcantarillas, dando la ilusión de movimiento. Pero el andar del pelilargo fue ralentizándose cada vez más, hasta detenerse en seco, volviéndose hacia la princesa con una expresión notablemente seria, bajándola al suelo. Tras unos instantes de silencio:

- ¿Juzga a mi abogado por mono? ¡Eso es muy discriminatorio!

Exclamó con una notable indignación, apoyando una mano en su cadera en posición de taza. Pero aquella discusión concluyó así, pues tras la explosión de humo que soltaron los asistentes, desde el otro lado del escenario en conflicto de aquella escena: ¡La rata mutante! El traje original era prácticamente sacado de una película clase B de los 50, pero quien interpretaba la rata, amante del cine de terror, se las ingenió por convertirlo en una figura terrible, de pelo crispado y luces rojas refulgiendo en sus ‘ojos’.

- ¡LA BESTIA! -Exclamó el príncipe en un tono notablemente alarmado, cruzando un brazo alrededor de la princesa como si hiciera de escudo humano- No debería sorprenderme, la princesa aún-menor ha de ser codiciada por todos los reinos Con y Sin Nombre. ¡Pero no ha de temer! -exclamó mientras se llevaba la otra mano al pecho, bajo su capa- Su príncipe de ensueño la salv-...

Sus palabras se detuvieron cuando su mano comenzó a tantear bajo las telas con cada vez más insistencia.

- Su príncipe… ¿dónde demonios dejé esa cosa...?

Detuvo su abrazo, tanteándose el pecho, los bolsillos delanteros y traseros, y cualquier otro punto de sus prendas donde pudiese haber quedado el arma. Y mientras tanto, la princesa se adelantó hacia la criatura.

- Oh, así que la princesa no sólo ruge como león, tiene el valor de uno…


Exclamó el príncipe, cuya expresión de sorpresa fue convirtiéndose en una sonrisa cada vez más grande, mientras se frotaba el mentón con notable satisfacción.

- Y su ferocidad…

Añadió luego, viendo cómo le propinaba a la rata unos violentos golpetazos que prácticamente se sentían reales. Bueno, tras enterarse de la motivación de la pelirosa, le había sugerido que pensara en la rata como una mujer que le coqueteaba a su pareja, por lo que quizás no sólo ‘parecían’ reales… más aún, Akira le había enseñado ciertas posturas de combate, para que sus movimientos se vieran creíbles y luciera una princesa realmente ‘badass’.

Tras soltar un terrible rugido, la bestia pretendió contraatacar, y la princesa dio un salto hacia atrás, eludiendo. Pero resbaló, a lo que el príncipe se apresuró para atajarla en sus brazos.

- ¡Cuidado! -Exclamó, tomándola con delicadeza- Una rosa tan bella como mortal no debe clavarse sus propias espinas… -añadió en un tono más suave, tomándola por el mentón con sus dedos mientras presumía su brillante e impecable sonrisa, ilustrando tanto satisfacción como orgullo por su prometida…

Pero por el rabillo del ojo percibió peligro: La rata estaba adoptando una posición de combate, llevando la mano derecha al mango de la katana que carga; ¡Era la temible teenage mutant samurai rat! La criatura estaba doblaba las piernas para abalanzarse en un mortal desenvaine, cuando…

- ¡Ya recordé!

Exclamó el príncipe mientras llevaba la mano a la oreja de la princesa, y de allí retiró una… magnum, que apuntó hacia la bestia en pleno salto. El disparo fue estruendoso -gracias a la asistencia detrás del escenario, cuando realmente soltó una bala de pintura que manchó de verde el pecho del la criatura.

- Lo siento, honorable criatura, no puedo perdonar la vida de quien desea a mi futura esposa.

Exclamó el príncipe, antes de darle la muerte más honorable que podía a aquella rata samurai: Volarle los sesos en un verdoso manchón.  


[Narro] - [Digo] - ["Pienso"]

Do you know what lies in your heart?

"Bueno, si son idiotas, alguien tiene que preocuparse por ellos, ¿No? Y quién mejor que otro idiota."
Gracias Vin ♥️:
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 59890
Reputación : 8
Mensajes : 167
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO] The Furious Princess and the Masked Pedophile

Mensaje por Yuno Gasai el Sáb Feb 24, 2018 11:25 am

Acto I
Escenas 2 & 3

- ¡LA BESTIA!

-¡¡¡UN MONSTRUO!!! - Exclamó emocionada poniéndo sus manos en sus mejillas con sus ojitos brillando de la felicidad. ¡Así es! ¡Una rata gigante había salido a atacar! ¡Lo sabía! ¡Los monstruos existían! ¡Y por eso ella, la Gran Cazadora de Monstruos, acabaría con su primer "encargo"! ¡Era un entrenamiento, así a lo video-juegos, donde subirías de nivel para luego hacerte una gran Cazadora!

¡Esa era su primera oportunidad de demostrar lo que valía! Dió un pequeño grito de emoción, aunque esto fue opacado cuando vió que... - Su príncipe… ¿dónde demonios dejé esa cosa...? ...¡el idiota no sabía ni controlar un arma! Oujoko rodó los ojos y negó con la cabeza en señal de decepción. ¿¡Y así iba a casarse con ella!? ¡No, no, no, no, no! ¡Una princesa no podía esconderse detrás de un idiota! ¡Así que tenía que poner manos en acción! La princesa decidió tomar el asunto en sus manos y corrió hacia al frente para defenderlos... No, para defenderse, ¡para demostrar lo que era capaz de hacer y demostrar su valentía! Sin embargo, pisó algo lioso y cayó de trasero contra el suelo. -¡D-Demonios! - Exclamó enojada y a la misma vez sorprendida por su primera metida de pata como la Cazadora que era. ¿¡Cómo pudo ser que cometió un error tan elemental como ese!?

Golpear la rata, tirar la rata al suelo. ¡Tirar la rata por los aires! ¿Cómo lo hacía? ¡Cualquiera en sus cuatro cabales pensaría que la rata estaba sujeta a sogas transparentes que colgaban del escenario! Y en efecto, así era. La rata fue lanzada por los aires hacia el público gracias a esas sogas invisibles, y regresaba al escenario simulando usar el aire como habilidades de velocidad. Los niños del público eran los más emocionados por esto.

Eventualmente la rata dejaría salir un gran rugido y se lanzaría en contra de la princesa usando la habilidad aérea mencionada. Oujoko se lanzó hacia atrás y nuevamente resbaló con la cosa ligosa, volviéndo a caer nuevamente hacia atrás. ¡Esto era el colmo! ¡Ya era la segunda vez que le pasaba! "No puede ser..." - Se escuchó la voz de Oujoko por medio de una grabadora detrás del escenario, simulando ser los pensamientos del personaje, mientras caía, esta vez, en cámara lenta, la rata moviéndose de igual forma para tomar posición de ataque. Fue entonces cuando...

- ¡Cuidado! - Oujisuke rompió el momento de tensión, corriendo hacia la princesa y tomándola en brazos con delicadeza. - Una rosa tan bella como mortal no debe clavarse sus propias espinas… -Entonces la tomó del mentón con sus dedos mientras presumía su brillante e impecable sonrisa.

"Mi corazón no deja de latir rápido, no sé qué sucede conmigo. ¡N-No puede ser...! ¡Detente, corazón!" - Nuevamente el efecto de la grabadora se hizo presente dejándo saber los pensamientos de la princesa. La chica llevó sus manos a su corazón, y un efecto de sonido viniéndo detrás del ya mencionado escenario hizo: ¡Doki! Fue un sonido chistoso. De hecho, para hacer este efecto: Yuno había hecho el sonido con una voz tan finita que no parecía la voz de una persona, parecía algún gatito o pequeño animalito sonando kawaii.

- Lo siento, honorable criatura, no puedo perdonar la vida de quien desea a mi futura esposa.

Las palabras del príncipe trajeron de vuelta a la reealidad a la princesa. Quien comenzaba a reponerse a la vez que éste apuntaba con el arma a la rata de alcantarilla.

-¡N-no necesitas defenderme! Espera… ¡¿Futura esposa?! - Y el príncipe le disparó a la rata, quien con movimientos exagerados de dolor y agonía caería al suelo, haciéndo obvio su destino más cruel.

-Así es. - El príncipe sonrió y disparó nuevamente a la rata para arrematarla. La rata, en el suelo, levantó las dos patas simultáneamente y volvió a dejar caer de lado su cabeza, dejándo su larga lengua fuera de su gran bocota.

-¡E-Espera...! ¡Ese era mi trabajo, idiota! ¿¡Por qué la mataste...!?

-Ustedes...

La discusión sería interrumpida por una voz misteriosa. Ambos gigaron sus cabezas para ver que sorprendentemente la rata estaba... ¿¡QUÉ!? ¿¡Estaba viva!? ¡Y levantaba una mano...! ¿¡Cómo era posible...!?

-Éste es... - Coff coff. -...mi último aliento de vida... - Y como película de mala calidad, el personaje explicaría lo obvio a los presentes. ¡Aunque aquello era una exageración! ¡Por el disparo exagerado del príncipe se supone que la rata estuviera muerta! -Ambos están cerca de un portal que los llevará... - Pausa dramática. -...a la Tierra Prometida.

-¿¡La Tierra qué...!?

-¡La Tierra Prometida! - Alzó la voz, inclinándose hacia al frente para mirarla mal. Tosió y cayó muerta hacia atrás. Finalmente...

-¿¡Y dónde está ese portal...!? ¡Oh, por Dios! - Se acercó a la Rata, puso su oído sobre su pecho y volvió su mirada al príncipe cuando comprobó que... -¡Ahora si está muerta! - Dijo con un tono melodramático, con sus ojos abiertos como plato. -¡Noooooooo! ¿¡Por qué!? - Voz melodramática, como si estuviera sufriendo por la muerte de la Rata Gigante Feósia. -¿¡Por qué tenía que morir!? ¡Yo quería matarlaaaaaaaaaaaaa! ¡Waaaaaaaaaaaaaa! - Y comenzó a hacer como si estuviera llorando.

Quedó en el suelo algunos segundos, llorando, hasta que el príncipe fue hacia ella para tomarla de la mano y levantarla.

-¡Princesa! ¡Tenemos que hablar...!

-¿¡De qué tenemos que hablar, idiota!? ¿¡Del tiempo que ha pasado al otro lado del mundo para confirmar mi mayoría de edad!? ¿¡Es eso, idiota!? ¡No! ¡Yo no quiero saber de bodas! ¡Yo no quiero saber de Reinos! - Le soltó la mano al príncipe para caminar de lado a lado sobre el escenario.

-¡Pero princesa! ¡Tenemos que enriquecer nuestra relación...!

-¿¡Sabes lo que yo realmente quería y que nadie me ha preguntado!? - Giró enojada para ver al príncipe. -¿¡Lo que quería, y nadie me ha tomado en cuenta!? - Caminó hacia él, deteniéndose. Bajó la mirada... -Yo quería... - Subió la mirada con furia con pasión y determinación en sus ojos. -¡Yo quiero ser una Cazadora de Monstruos! ¡Es la única miserable cosa que quiero en la vida, y todos ustedes se ensañan con que me case contigo para unir los Reinos y...!

Las palabras de la princesa serían interrumpidas por el sonido de un video de Youtube de aguas embravecidas. Los muchachos de atrás del escenario se las habían ingeniado para encontrar un video a última hora -puesto que nadie encontró uno sin voces de fondo- y la pusieron en un micrófono para... Ya saben, para ambientar. Un sonido improvisado y ahora Oujoko y Oujisuke debían reaccionar a él. Yuno sabía que tenía que hacerlo, así que, dentro del personaje, miró sorprendida hacia el público (sin tener contacto visual con nadie) y luego miró hacia su compañero.

-¿¡Es agua lo que escucho...!? - La narración sobre sus sueños se vió interrumpida por el peligroso sonido del agua en las alcantarillas. -¿¡En dónde me has metido, idiota...!? ¡Aaaaaaaahhhh! - Señaló asustada detrás de Oujisuke. ¡Era horrible lo que venía! ¡Un gran golpe de agua!

Los estudiantes de la clase de Teatro dibujaron y cortaron (en cartulina) ondas que simulaban agua, y venían alzando de arriba hacia abajo (como el movimiento del mar embravecido, aunque en este caso era un río) las cartulinas para darle vida a ese cuerpo de agua. Por debajo de los pies se veían los zapatos de los actores que hacían de corriente de agua, pero eso era lo de menos, quizás. La cuestión es que el río embravecido ahora se dirigía en dirección a la princesa. El cuerpo de la rata empezó a rodar fuera del escenario cuando los actores le pasaron por el lado, simulando que el golpe de agua se lo había llevado. ¡Era todo una horrible tragedia y los problemas de la princesa parecían interminables! ¡Este era su fin!
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 310585
Reputación : 35
Mensajes : 422
Ver perfil de usuario
Yuno Gasai
ÁNGEL CAÍDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO] The Furious Princess and the Masked Pedophile

Mensaje por Mamiko Sakakibara el Lun Feb 26, 2018 4:17 pm



EVENTO CERRADO

¡Gracias por participar! Pronto se publicarán los resultados.






Fan:



¡Feliz Aniversario, Take!:
avatar
Salón : 3 A Edad : 20 Dromes : 724662
Reputación : 68
Mensajes : 1483
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: [EVENTO] The Furious Princess and the Masked Pedophile

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.