image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas
» ¿Qué música estás escuchando?
Ayer a las 10:47 pm por Zackary Argyreon

» El rincón de Dante {Galería}
Ayer a las 9:49 pm por Rhodes Ann

» La Casa VIP
Ayer a las 9:49 pm por Rhodes Ann

» Cambios para mi ficha
Ayer a las 8:55 pm por Alice Donakis

» Ante el ocaso de las viejas costumbres (Priv.: Scarlett Mark)
Ayer a las 8:24 pm por Scarlett Mark

» Ancient, timeless, blissful charms
Ayer a las 7:51 pm por Alice Donakis

» ¿Por qué tienes tu personaje actual?
Ayer a las 6:53 pm por Nero Angyros

» Cambios de botón
Ayer a las 5:41 pm por Invitado

» Mythological prince's search
Ayer a las 4:03 pm por Zackary Argyreon

» ~Reflejo de secretos y verdades~ [Priv. Amnesia]
Ayer a las 11:02 am por Amnesia





















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!












HAPPY BIRTHDAY
Hana Iwafune
¡TE DESEA TAKEMORI!
¡Y hoy inauguramos este hermoso espacio para los beios cumpleaños del mes! ¡Perdonen nuestra tardanza en volver! Pero aquí estamos para poder celebrar junto a nuestra Hanita, también conocida como Trinity su cumpleaños (un pelín atrasadito, perdón uwu). ¡Y es que esto es un momento especial! Porque ella es un usuario que siempre ha estado con nosotros desde hace muchos añitos, apoyándonos y ayudándonos un montón. ¡Siempre está allí para todos! Es que es un amor de persona y una excelente moderadora de eventos. Personalmente, les queremos desear un maravilloso cumpleaños a nuestra hermosa Trini Porque la amamos mucho en el staff. ¡Y no se queda corta! Que también es muy querida por los usuarios mismos, por supuesto que si. Así que muy feliz cumpleaños.
¡Y te tenemos un regalito!



Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado ♦ The cursed treasure ♦ {Priv. Demian}

Mensaje por Aiden Rohan el Dom Feb 11, 2018 3:24 pm

Taberna en el muelle

Day/Night 10:58 pm



♦ The cursed treasure ♦ {Priv. Demian} Ciudad Éadrom :Otros

Tryna say live, live and let live


E

sos malditos incompetentes no sabían nada de las marcas de su espalda, debía encontrar rápido a alguien que pudiera descifrar todo aquello, pero al parecer los marines modernos de mapas poco y radar mucho, eso le tenía un poco amargado, ya no sabía a cuantos antros de mala muerte había ido buscando “ayuda” para entender el mapa y en cada lugar el mismo asunto, no saben leerlo o siquiera reconocían las formas, ¿Era tan difícil encontrar a un marine con dos dedos de frente? Entendía que era mágico pero por favor ¿De verdad esa gente se dedicaba a la mar?¿Sin saber leer un mapa? Sin duda no podía estar ya más ofuscado por mucho que su carita de niño bueno mostrara totalmente lo contrario.

Su última esperanza era en aquella cantina de Éadrom en los muelles, realmente aquel sitio apestaba, era viejo y la comida tenía pinta de llevar varios meses podrida, la peor de las situaciones para el, pero si quería algo debía buscarlo incluso si para ellos debía engatusar algún marine feo gordo y apestoso que lo llevara hasta donde indicaba el mapa, después de todo no era difícil convencer a cualquiera con su carita de niño bueno .

Sin más que hacer se sentó en la barra para preguntarle al “camarero” si es que a eso se le podía llamar así, si conocía alguna persona que pudiera leer el mapa, este obviamente sabía más bien poco, pero al parecer había allí muchos interesados en “tesoros” mágicos, al parecer un bucanero que pasaba por allí casi todas las noches, acompañado de toda su tripulación, por lo menos habria alguien que entendiera eso ¿no? Si lo estaban buscando es que debian saber que es, tras una breve descripción de cómo sería el supuesto bucanero decidió ir a sentarse.  No quería decir mucho a más gente de la debida así que simplemente pidió algo para beber aunque tras ver el estado del baso prefirió simplemente jugar con la bebida hasta que se asomara quien en teoría tenía el conocimiento que necesitaba para dicho mapa, aunque evidentemente estar en un lugar así no le pegaba en absoluto y era consciente de las miradas que le echaban, una profund amusca de disgusto cruzó su rostro  antes de suspirar y sacar su teléfono móvil mirando la foto que apenas había logrado sacar de sus hombros.




avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 19 Dromes : 65484
Reputación : 7
Mensajes : 145
Ver perfil de usuario
Aiden Rohan
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ♦ The cursed treasure ♦ {Priv. Demian}

Mensaje por Demian Serkin el Jue Feb 22, 2018 10:46 pm

L
a repentina noticia de que aquello que más ansiaba había llegado a él como por arte magia, parecía más que una mera ilusión para él. Había pasado un año desde que se había habituado a la vida en Éadrom, visitando constantemente sus tierras como si de estas brotase su esperanza tal como las judías de Jack. Eadrom era un lugar mágico, o al menos cargado de ello, pero la posibilidad de que la clave se encontrase allí era mínima; su en su corazón yacía el pálpito y la certidumbre de que encontraría lo que buscaba. Pocos fueron los que le creyeron en su navío y muchos estafadores intentaron sobornarle y atraparle en sus redes, pero el ser más astuto y voraz le hicieron un nombre en aquella instancia. Tanto como para tener sus pequeños contactos en aquellas tierras. Takao sabía que si le mentía, le cortaría un dedo por hacerle perder el tiempo. Así que si le había llamado, era porque realmente era verídico, o eso esperaba. La duda asolaba el Serveyana Korona y el mínimo desliz podía llevar a su capitán hacia un botín.

El bareto estaba como siempre, no hacía falta inspeccionar nada; conocía aquella instancia casi tan bien como a su barco. No obstante al entrar no pudo evitar buscar con la mirada a alguien que destacase lo suficiente en aquel lugar. Una cara que a lo mejor no era muy frecuente. Fue cuando sus ojos vislumbraron una figura de un joven albino con un rostro demasiado angelical como para pasarse por lugares así. Sonrió de lado, mas no se acercó al momento, primero, iba a pedir su cerveza de siempre al tabernero.

¿Ya está aquí? ─ preguntó en un tono bajo, mientras apoyaba un brazo sobre la barra. Takao, le observó, mientras limpia la jarra en la que le serviría la cerveza.

─ En la mesa del fondo ─ dijo, acompañándolo de un gesto brusco con su cabeza.

Sus sospechas fueron confirmadas. Era aquel muchacho, demasiado fino y emperifollado como para pertenecer a una taberna de esa clase.

Más te vale que esta vez estés en lo cierto o de lo contrario, ya sabes cuales serán las consecuencias ─ advirtió tomando la jarra, pero antes, el tabernero le agarró de la mano para que parase.

─ Debes saber...Que ese crío no es una criatura cualquiera. Es el mismo ser en carne y hueso, el tritón que contiene el mapa hasta Findel ─ susurró, con su voz ronca y gastada por el paso de los años.

¿Tritón? La leyenda dice que es una sirena, una mujer, llevo soñando con ella desde que encontré el primer fragmento, esto no encaja ─ tan pronto como su disgusto fue notorio, deslizó su mano hacia la funda que contenía su pistola. Definitivamente estaba mintiendo. El viejo alzó ambas manos, en señal de paz.

─ No culpes al informante, es lo que me han dado ante mis ojos, compruébalo antes de cegar mi vida...No la arriesgaría por nada ─ concluyó.

Parecía que sus palabras hicieron mella en él, al menos lo suficiente como para que forjace una tregua hasta saber si ese joven tenía lo que necesitaba.

Te has librado por esta vez ─ sentenció, dándole un largo buche a la cerveza.

Caminó hasta la mesa que le indicaba, parándose en frente del chico. De primera vista, no era más que un niñato. Aquella leyenda tenía siglos y ese joven parecía que acababa de atravesar la pubertad. Conforme más lo miraba, más sentía que todo aquello no era más que una farsa; Mas aún, a pesar de todo, logró hallar la calma y sonreír con su meticulosa máscara encantadora.

Así...Que buscas un experto en mapas ─ dijo en un tono lo suficientemente alto como para que le escuchase solo él ─ Y yo que creía que solo eran las mujeres las que no poseían ese conocimiento ─ dijo con una genuina sonrisa, sentándose en el asiento de al lado, al mismo tiempo que dejaba la cerveza en la mesa ─ Podrías ir a un cartógrafo, ¿Sabes? ─ cuestionó con una pequeña sonrisa ladina ─ Dime, ¿Por qué precisas del conocimiento de un humilde marine? ─ Cuestionó, fijando su mirada en él y su profunda mirada rojiza.




Última edición por Demian Serkin el Miér Mar 14, 2018 12:41 pm, editado 1 vez



Otras cosillas:

Gracias a la genialosa de Noire por la firma ♡
avatar
Edad : 24 Dromes : 771966
Reputación : 29
Mensajes : 1171
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ♦ The cursed treasure ♦ {Priv. Demian}

Mensaje por Aiden Rohan el Jue Feb 22, 2018 11:20 pm

Taberna en el muelle

Day/Night 10:58 pm



♦ The cursed treasure ♦ {Priv. Demian} Ciudad Éadrom :Otros

Tryna say live, live and let live


U

n suspiro salió de sus labios, por lo menos el wifi llegaba  aquella zona, de no ser así hacía rato que le hubiera dado  un sincope por el aburrimiento, finalmente había optado por probar algo de su bebida pues hacía un calor algo molesto allí dentro y realmente al ser un pez en gran medida necesitaba hidratarse aunque fuera un poco. Durante un rato olvido donde se encontraba mirando mensajes desde la pantalla de su móvil sin prestar atención a nada más que a lo que tenía enfrente, hasta que algo se movió cerca de el alertandole alzando su mirada al instante encontrándose con  gente que no había visto al llegar.

Alzó suavemente una ceja al ver al hombre que hablaba con el tabernero, viendo que se acercaba a él, en cuanto lo vio de frente pensó que no podía ser al que se refería el tipo aquel,¿No era demasiado joven?, por alguna extraña razon se lo imaginaba barbudo, canoso y con pistas de no haber rozado el agua en décadas, pero para su sorpresa era todo lo contrario, hasta tal punto que tuvo que ocultar una sonrisa de satisfacción al ver que se acercaba a su mesa.

Se quedó quieto echando su espalda hacía atrás para poder mirarle bien, manteniendo su expresión en una neutral y tranquila, sin tener ninguna intención de que descubriera su verdadera faceta. Por un momento se quedó ensimismado con lo que tenía delante, si ese era al “marine” que debia engatusar no le iba a resultar fácil,pero iba a ser Muy agradable, por lo menos estaba bueno y alegraba a la vista ,”no, no cálmate Aiden, primero el mapa “ por mucho que sus ojos se comieran al mayor con gran insistencia tenía que recordar su objetivo, además el trabajo siempre iba antes que el placer (?), por muy buenorro que estuviera si no sabía leer el mapa d enada servia echarse a sus brazos y eso lo tenía bien claro.

Asintió suavemente con su cabeza en cuanto escuchó su pregunta - Si …-una sonrisa afloro de su rostro sin ofenderse ni un poquito pues desgraciadamente si sabía leer mapas, pero aquel era un caso especial por obvias razones -Bueno, mi nivel de cartografía no es el mejor eso es seguro -comentó suavemente encogiendo apenas sus hombros. Miro de reojo como se sentaba a su lado mirandole fijamente - Ya -aquellas palabras le decían que el moreno sabía lo que tenía “entre sus manos” y si eso era así quizás sabría leer el mapa, aun no queria hacerse esperanzas pues ya había encontrado algún que otro patán que había fingido saber y al final no sabía ni leer una brújula.

Intento pensar bien sus palabras - Bueno eres digamos que el último de una larga lista de desilusiones -”por no decir putos fracasos” pensó con desdén sin quitar su cara de niño bueno - He estado más de un año buscando a marines de todos lados y ninguno sabía que hacer con lo que le daba -paso su mano por su pelo echando un mechón tras su oreja - El último lugar es este, pense que con toda la magia alguien habria que podría leer el mapa , pero hasta hoy no había encontrado a nadie -le miro de reojo - pero imagino que tu amigo -refiriéndose al tabernero mientras lo miraba de reojo- te habra dicho algo, sino no me hubieras preguntado -tomo su móvil sacando la foto donde apenas podían verse sus hombros y la marca del mapa - Si no sabes leerlo no importa seguire buscando- su tono era suave pero por dentro estaba loco por que fuera ya un hecho el que alguien entendiera aquel garabato que cubría su piel.

-Ten -le entro su teléfono para que pudiera ver las imagenes tomando su vaso entre sus dedos- He intentado sacarlas lo mejor que puedo, pero sin un espejo o un ayudante solo alcanzó hasta ahi -comento restándole importancia, si sabía leerlo podría leer el trozo que le había mostrado- si sabes leerlo … te lo enseñare completo -sonrió apoyándose sobre la mesa esperando a ver si podía descifrar algo de aquella imagen o por el contrario tendría que regresar a la universidad en busca de otro lugar de mala muerte para encontrar más marines caza tesoros.




avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 19 Dromes : 65484
Reputación : 7
Mensajes : 145
Ver perfil de usuario
Aiden Rohan
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ♦ The cursed treasure ♦ {Priv. Demian}

Mensaje por Demian Serkin el Lun Mar 26, 2018 3:34 pm

L
e resultó muy extraño que un chico tan joven y delicado se presentara ante él con un mito de hace más de mil años de antigüedad ─ puede que incluso más ─ afirmando que lo tendría. Takao estaba demasiado ciego o creía muy firmemente en la magia de Eadrom. Mientras golpeaba con su índice la desgastada mesa, observaba al albino fijamente, inspeccionándolo de hito en hito. Su cabello albino, sus ojos rojos...encajaban con la dama de su sueño, pero eso era lo que le faltaba: No era una mujer. Por tanto, no podía ser el de la profecía.

Con paciencia, esperaba a que revelase un pequeño atisbo de debilidad y estafa: En sus palabras, en su forma de moverse o incluso en algún tic que tuviera de más. Sus ojos dorados se posaban fijamente en su figura y, teniendo en cuenta que el muchacho era hermoso, estaba justificado el que lo mirase con tanta insistencia. No tenía ni una sola imperfección, tan siquiera un mísero grano pre-explotado en el rostro. Ni un lunar, absolutamente nada que poder destacar salvo una suave y tersa superficie blanquecina.

Ya me he dado cuenta.

Alzaba una ceja mientras se colocaba en la silla hacia atrás, en una postura más relajada. Por algún extraño motivo no creía en la delicadeza que mostraba y era por eso que no le quitaba su aguda mirada de encima.

Tomó la cerveza y le dió un sorbo escuchándole atentamente. Lo que contaba parecía cierto, pero su forma de actuar de hacían dudar de cualquiera de sus capacidades. Lo que le incitó a permanecer en silencio hasta que viera oportuno hablar. No era muy difícil deducir que era cierto que buscaba algo, pero que al mismo tiempo no sabía en lo que se estaba metiendo.

luego de un satisfactorio y refrescante suspiro, limpió la espuma de su labio superior con la lengua antes.

Así que Takao te dijo que podía encontrar a alguien ─ dijo con su peculiar acento ruso, tras mirar de reojo acorde la indicación del joven. ─ Es cierto que sé leer muchos mapas, pero los mágicos son otro asunto, todo depende de si también conoces sus leyendas a fondo. ─ Su índice pasó por el antebrazo del chico, acariciándole lentamente con la yema del dedo. ─ No hace falta que sigas buscando, soy tu experto

Sus palabras eran seguras─ De hecho, lo estaba─ al mismo tiempo su deseo porque no se alejase con el único tesoro que siempre le ha obsesionado tener, afloraba en él, mas pudo lograr disimularlo. No había mapa que hasta el momento no supiera leer. Había dedicado tanto de su vida ha entenderlos y buscarlos que los conocía mejor que su propio cuerpo. Es más, estaba deseando leer algún fragmento; Aunque, debía admitir que nunca creyó leerlo de un teléfono móvil. Creía que aquellos aparatos eran infernales, nunca lograba entenderlos y tampoco se molestaba en ello, pero a pesar de sus convicciones esta vez dejó a un lado sus ideales y tomó el aparato con un poco de recelo, observando la pantalla. Allí pudo comprobar que lo que decía era cierto, más esperaba que él solo lo trajese en un objeto como una concha o una especie de pergamino marino, pues para su sorpresa él lo tenía grabado en su cuerpo.

La leyenda no está escrita tal cual es la realidad ─ Susurró con asombro para sí mismo.

Seguidamente, contempló al albino con el ceño fruncido, entonces su sueño y la leyenda habían sido malinterpretados de alguna forma o por tal vez había sido mal traducida. Podría haberle preguntado al tritón, pero si estaba pidiendo ayuda para descifrar un mapa de su propio cuerpo del cual debería conocer la leyenda, no iba a tener ni idea de lo que significaban los escritos antiguos.

Este fragmento indica primero cómo llegar a la isla Findel, tal como dice el nombre al revés es la isla delfín. Una antigua leyenda dice que se llama así, por cómo se moviliza a través de los tiempos. No siempre está en la misma época, ni en el mismo lugar ─ Aclaró ─ Una leyenda marina muy antigua. Todos los marinos lo conocen, pero no todos saben leerlo ─ explicó inclinándose hacia él ─ Antes que nada quiero saber ¿Cuántos años tienes?

La pregunta era la que más le intrigaba, tal vez su juventud se debía a que los años no pasaban, pero por el momento, mirándolo por encima supo distinguir que era una tritón joven. Arrugó el entrecejo extrañado por la carencia de sentido.

Quiero verte ─ repuso con un tono un poco más bruto ─ Muéstrame tu cuerpo.

Su idea estaba clara, necesitaba verlo en persona. Había esperado muchos años por ese mapa y esta vez no iba a dejar cabos sin atar, antes de subirlo a su barco necesitaba comprobar que realmente no era una falsedad.





Otras cosillas:

Gracias a la genialosa de Noire por la firma ♡
avatar
Edad : 24 Dromes : 771966
Reputación : 29
Mensajes : 1171
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ♦ The cursed treasure ♦ {Priv. Demian}

Mensaje por Aiden Rohan el Lun Mar 26, 2018 4:23 pm

Taberna en el muelle

Day/Night 10:58 pm



♦ The cursed treasure ♦ {Priv. Demian} Ciudad Éadrom :Otros

Tryna say live, live and let live


D

ebía admitir que la mirada insistente del mayor no le sorprendía,estaba costumbrado a que le inspeccionaron a fondo, no por algo se había buscado bastante bien la vida, cuando tienes una cara bonita las cosas se consiguen más fácil y en aquel caso esperaba un resultado similar.

Asintió mirando de refilón al camarero- al menos eso me dijo -su expresión se mantuvo serena y atenta realmente esperaba habr encontrado a alguien que supiera más que él y por lo que escuchaba al menos no era un bocazas que hablaba sin saber, al menos de momento -Bueno conozco partes de esta, la pregunta es si tu las sabes -sintió aquella caricia sonriendo levemente -¿Si?-ladeo apenas su cabeza como un gesto inocente y dulce- eso espero, realmente me he echo ilusiones -aunque su tono sonará ilusionado por dentro sabía que había una gran probabilidad de que no tuviera idea de nada, pero esa faceta de niño bueno siempre tenía su encanto.

Se quedó en silencio mientras el moreno observaba la pantalla de su móvil, una sonrisa afloro en su rostro tras escuchar su susurro, quizás esa vez sí había dado con el adecuado, después de todo nadie antes había podido saber que era aquello , muchos le habían dicho que ni siquiera era un mapa, cosa absurda pero sin embargo la reacción del otro no se había hecho esperar en cuanto contemplo el fragmento.  Le hizo cierta gracia la mirada que le echó al parecer estaba contrariado o quizás ¿decepcionado? tal vez se esperaba a otra persona o otra cosa, a fin de cuentas no era común tener que depender de alguien para encontrar un tesoro pero en esta ocasión era así.

Ladeo su cabeza observando por encima la pantalla de su móvil mientras escuchaba con atención las palabras ajenas , realmente de solo escucharlo entendía el porque nadie lo había encontrado aún -comprendo-sonrió realmente satisfecho pro que supiera leer aquel fragmento, entonces ya no debía buscar más “por fin podré avanzar” tuvo que contener su entusiasmo de inmediato, no podía mostrar demasiada alegría por poder seguir el mapa a fin de cuentas él solo quería que le guiaran hasta allí no tenía ningún intención de ayudar  a otra persona que no fuera él- Nadie antes había logrado decir nada sobre este fragmento eres el primero, así que supongo que si eres el experto que tanto he buscado  -confirmó con tranquilidad antes de alzar su mirada quedando sus ojos fijos sobre los ajenos ¿su edad? - ¿Te preocupa si soy un menor en un lugar poco adecuado?-bromeo antes de reírse levemente- tengo diecinueve -contestó sincero pues no había motivo por el cual ocultar su edad, no era un dato relevante a menos para el.

Abrió sus ojos impactado sin esperarse que fuera tan directo - Ah -desvió su mirada haciéndose el tímido mirando de reojo a su tripulación,  - Está bien pero -le miro encogiendo sus hombros- preferiría que fuera a solas y ….. en otro lugar - no es que tuviera un problema real con enseñar su espalda a nadie pero tampoco tenía ganas de que más de uno estuviera comiendo con los ojos, a parte de que quería seguir su papel de inocente y delicada flor , le era más fácil convivir así que con  su real faceta .Se levantó lentamente de su sitio tomando suavemente el brazo del moreno - Ven , sé adónde podemos ir para que lo veas entero- comentó mientras se dirigía a la puerta de la taberna.

Tomó aire con fuerza en cuanto salió, por fin respiraba aire fresco y no cargado con olores nauseabundos,miró de reojo el muelle girandose seguidamente hacía la entrada esperando a que su sexy cartógrafo saliera a acompañarle, debia admitir que le había tocado la lotería con el, de los marines que había visto sin duda este era el más guapo y al que sin duda no le importaría engatusarlo hasta el final.

En cuanto vio que se aproximaba camino hasta donde comenzaba la playa quedándose frente la marea por un instante mirando de reojo al moreno  antes de comenzar a desabrochar su camisa un tanto nervioso , era la primera vez qu le iba enseñar a alguien que entendía el mapa su espalda . Deslizó la tela por sus hombro dejando expuesta su piel dejando caer lentamente la camisa hasta el suelo suspirando - Bueno  puedes verlo - quizás el mar no había sido necesario para enseñarle nada pero, estaba claro que faltaba una parte del mapa y esa solo se mostraba con el agua, tenía el presentimiento de que el pirata no se conformaría con la mitad de este.




avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 19 Dromes : 65484
Reputación : 7
Mensajes : 145
Ver perfil de usuario
Aiden Rohan
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ♦ The cursed treasure ♦ {Priv. Demian}

Mensaje por Demian Serkin el Mar Abr 17, 2018 6:48 pm

D
emian sentía que había algo extraño en la forma de actuar del desconocido que tenía delante. No lograba descifrar el qué, pero sentía una extraña afinidad a su forma de ser. De alguna forma los veía iguales y eso hacía que el espectáculo que formaba se hiciera más excitante entre ambos, más por el tema de saber hasta dónde sería capaz de llegar por obtener la respuesta deseada. Era por ello que no le quitaba la vista de encima; debía admitir que el físico no era para nada desagradable, era como apreciar una delicada pintura, de belleza envidiable y valor incalculable.

Era por eso que había permitido que se adentrarse en su mente, dejando que le embaucase con sus encantos. Él sonrió, complacido por la respuesta obtenida. Lo malo de jugar al conejo y el lobo es que había que escoger bien los papeles.

Bien, ahora que he dicho parte de esa leyenda, me gustaría que tú me dijeses si sabes a qué conduce el mapa ¿Cuál es su profecía? ¿A qué riesgos piensas que te estás enfrentando?

Él parecía empezar a confiar un poco más en sus atributos como marine. Empezaba a tomar ventaja en aquel juego. Sonrió por ello. A poco estaba de conseguir lo que quería y cada vez el recorrido se hacía menor. Agradecía el enorme bullicio que ensordecía cualquier conversación de la que se pudiera tener allí. Por tanto a no ser que se acercaran muchos nadie más sabría del mapa. Demian se acomodó de nuevo en la silla, removiendo una vez más su copa, ya mareada de tanta revuelta. Eso expresaba su claro entusiasmo e interés en el tritón.

Eso es porque soy el mejor, amor. No vine con intenciones de decepcionar a una hermosa criatura como tú ─ Alardeó, alzando la copa hacia él como un gesto de aprobación hacia sus gustos variados. ─ Lo cierto, es que me da igual qué edad tengas. Seas menor o no, no cambiará mis principios o moralidad, al fin y al cabo soy un pirata.

A pesar de todo lo pedido él no pareció huir en cuanto reclamó algo tan alocado como que se desnudara frente a él. No le sorprendería verlo, a pesar de su hermosura ya había visto muchos cuerpos ─ De todo tipo a decir verdad ─ Humedeció sus labios de una manera un poco lasciva, casi desbordante de pecado. Aunque el motivo por el que lo hacía era por aquel mapa y la esperanza de encontrarse al fin con el tesoro que más había ansiado durante su vida como corsario.

Reconoció que de nuevo lo que estaba haciendo no era más que una falsa, pero los grandes estafadores sabían agarrarse a las oportunidades y el chico las estaba poniendo en bandeja.

No te preocupes, amor, prometo que este humilde servidor no mirará tu cuerpo con otro fin que no sea el de comprobar la veracidad del mapa ─ Dijo con una sonrisa traicionera.

Ambos se debatían a ver quién interpretaba mejor su papel: Demian por mostrar su encanto seductor y el joven por fingir que se creía todo aquello. Parecía mentira que a pesar de reconocer ese tipo de actos, mínimo no fueran más al grano o se delataran mutuamente. Le resultó difícil pensar que no sabía que se había dado cuenta, de o contrario no lograba pensar cómo era que todas aquellas cortesanas habían terminado descubriendo sus engaños. Tal vez las mujeres eran más intuitivas o los secretos duraban poco en los puertos de Londres. Miró de reojo a sus hombres antes de ceder a su petición, dejando la jarra a un lado junto al pago correspondiente.

Le acompañó hasta la playa pacientemente. En el trayecto no paraba de mirarlo y no era porque no quisiera evitarlo. La emoción por verlo le embargaba. Era de esperar. Su corazón parecía salirse del pecho y su estómago era el centro de sus emociones que ahora parecía la turbina de un avión. Ese afán de descubrimiento lo había consumido durante mucho tiempo, hasta pudrir su alma sacrificando vidas de miles de sirenas, botines e inocentes con tal de seguir los rumores hasta aquel mapa. La respiración se le hizo más profunda a cada paso que daban, era insoportable y pareciera que el camino se le hizo más largo de lo habitual.

Una vez alcanzaron la arena, ahí estaba, a escasos segundos de verlo. Con cada prenda que abandonaba el cuerpo del tritón daba un fuerte trago de saliva. Debía reconocer que mínimamente la belleza del joven tritón no era como la de cualquier otro que hubiera visto; cabía decir que solo con el resplandor de su piel blanquecina le embelesaba, pero lo que más captó su atención fueron las marcas que conformaban el extraño mapa, garabateado en su cuerpo. Sus ojos se abrieron, pendientes a cada línea, cada trazo que mancillaba su tez y a pesar de ello no podía parecer visión más hermosa; tanto como para dejarle sin aliento y obviamente sin palabras.

Simplemente extraordinario ─ agregó pasmado.

La tentación le hizo acercarse y acariciarle la espalda, necesitaba tocarlo de verdad, comprobar que no era un sueño ni mucho menos un engaño. El suave tacto de su piel al pasar sus ásperos dedos lo confirmaba. No era una pintura, tampoco estaba grabado a la fuerza, simplemente estaba ahí formando parte de las miles de fibras que conformaban aquella suave y tersa corteza.


Aprovechó para comenzar a leerlo, paseando la yema de sus dedos para crear una ruta imaginaria en su cabeza, con la esperanza de no solo apreciarlo, sino de grabarlo en su mente.

No está completo ─ susurró decepcionado a modo de reclamo.

No tardó mucho en deducir dónde estaba el resto del mapa. Seguramente en su otra parte original. Aquel ser que tenía dos formas ocultaría una parte en su falsa esencia y la más importante en su forma original. No dudo. Una vez supo dónde estaba la parte clave, agarró y le pegó la espalda a su pecho, al rodearle la cintura con el brazo para que no escapara. Con su otra mano le desabrochó el pantalón.

Lo siento, amor, pero llevo esperando mucho tiempo por él ─ Comentó en su oreja, empujando su ropa hacia abajo para despojarle de estas.

Era muy seguro de sí mismo, todo lo que quería, lo poseía; Lo tomaba sin permiso. No necesitaba de la aprobación de nadie, ni tampoco lo quería. Era lo que le había convertido en el sucesor del primer capitán. El joven no sabía donde se estaba metiendo realmente.





Otras cosillas:

Gracias a la genialosa de Noire por la firma ♡
avatar
Edad : 24 Dromes : 771966
Reputación : 29
Mensajes : 1171
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ♦ The cursed treasure ♦ {Priv. Demian}

Mensaje por Aiden Rohan el Mar Abr 17, 2018 8:10 pm

Taberna en el muelle

Day/Night 10:58 pm



♦ The cursed treasure ♦ {Priv. Demian} Ciudad Éadrom :Otros

Tryna say live, live and let live


L

as preguntas ajenas le pillaron con la guardia algo baja pero aun así no hizo gesto de ello más bien ladeo su cabeza como si estuviera pensando alguna cosa - Veras, es algo difícil de explicar, no conozco demasiado salvo que lleva a algún tipo de lugar secreto donde se encuentran en teoria sirenas que están emparentadas directamente a mi , aunque mi madre nunca me habló de ello - no supo si contar del todo su situación o inventarse retazos- Evidentemente el mapa no me lo pudo ocultar pero nunca quiso hablarme de ello, para ella era como una maldición  es más nunca me dejaba pisar el mar por miedo - partes eran verdad partes eran mentir a lo que contaba era convencer al otro- no se que hay allí a parte de una civilización y de el evidente tesoro, quiero saber que es esto y conocer a los que están relacionados conmigo- su tono era algo triste había actuado toda su vida y no le era difícil hacerlo ahora- Necesito saber porque yo y que me comprendan, quiero vivir en el mar  y estar con mi especie  y eso ella no lo entiende - gran parte de sus palabras no eran del todo mentira pero realmente quería saber que era el tesoro y si podía quedarse evidentemente hacerse la víctima e que se busca a sí mismo era más convincente con su personalidad de niño bueno, aunque debía resaltar que lo de vivir en el mar era cierto ver el mar y no tocarlo a veces era una auténtica tortura.

Sonrió suavemente comenzaba a percibir que tanto “amor” provenían de un auténtico embaucador, con los atractivo que era y esa soltura al actuar seguramente tendría a cualquiera en su mano o al menos eso presentia, casi parecía que ambos seguían un juego del cual  Aiden no pensaba perder - Jajaj bueno supongo que da igual la edad que tenga entonces- no iba a decir en alto que le parecía una pregunta rara pero si que queria saber el interés en un dato como ese.

Se llevó una mano a una mejilla asintiendo “tímidamente” mientras le miraba de reojo- No lo dudo pero no acostumbro a quitarme la ropa delante de nadie y  me resulta un poco incomodo - aquello era  a grandes rasgos una mentira “piadosa” no tenía problema en enseñar cacho si había que engatusar a quien fuera  pero con este quería tener cuidado era un tema delicado y cuando más lo fuera el  más podría desenvolverse.

Durante todo el camino pudo sentir cómo le miraba fijamente no necesitaba echar la vista atrás para saber que no le quitaba el ojo, supuso entonces que deseaba el mapa más de lo que mostraba externamente , empezaba a estar cien por ciento seguro de que el moreno sabía bien de que trataba l mapa, es interés sólo podía residir en alguien que conociera la forma de leerlo  y no solo eso sino de que sabía que había al final del camino.

Se quedó en silencio antes de escuchar sus palabras sonriendo suavemente - Más bien extraño - por no agregar que le parecía feo y antiestético, debía admitir que a quien se le ocurrió la idea de dejar el mapa en el cuerpo de un sirénido era un cabronazo a grandes escalas, la marca de nacimiento más grande que podría existir. Abrió sus ojos de golpe al sentir sus dedos sobre su piel quedándose sin aire por un instante sin esperarse que fuera tan directo al mapa dejando que este mirara a gusto , desviando su mirada lentamente hacía él sin poder moverse.

-Aún no -comento con un tono “coqueto” si es que se podría llamar así  haciendole en parte gracia el tono de decepción sin duda había acertado con que querría ver el mapa por completo .

Dio un pequeño salto al sentir el pecho contrario contra su espalda sin esperarse que le fuera a agarra sintiendo el calor proveniente del ajeno mirando la mano que ahora rodeaba su cintura- que….-sintió sus mejillas arder por primera vez en todo ese momento sintiendo algo de vergüenza de verdad más por la impresión que por en si el acto de desnudarse - espera ..-susurro antes de escuchar aquella voz sobre su oreja sintiendo toda su piel erizarse  sintiendo un fuerte escalofrío por su cuerpo ,  dejando que finalmente le despojara de su pantalón temblando por un instante perdiendo por un momento su papel centrándose en  las manos ajenas sobre su cuerpo .

Una vez se vio desnudo apretó sus brazos contra él tratando de recuperar un poco el control de la situación dándose media vuelta para mirarle con sus ojos entrecerrados- No hacía falta ser tan brusco -aun cuando su tono era calmado sus mejillas aun estaban algo colocaras por la impresión que había sentido, realmente en aquella situación estaba tentado a posar sus labios contra los ajenos, pero no era cuestión y tampoco el momento aunque hubiera deseado que esas mano siguieran tocando su cuerpo - No  por algo te traje hasta aquí -una se sus manos se había posado disimuladamente sobre su pecho mientras hablaba queriendo aprovechar la situación para poder sentir un poco de aquel cuerpo - podías haberlo pedido no te lo iba a ocultar- su tono tímido e inocente volvió con normalidad mientras se daba media vuelta quedando nuevamente de espaldas posando su mano sobre la suya para que el soltara y poder ir al mar.

-Solo dame un momento- caminó hasta la orilla sentándose donde llegaba la marea rozando sus pies con el agua, lo suficiente para que su cola comenzará a mostrarse casi al instante , mientras su mirada se clavaba sobre sus piernas observando cómo algo tan común se volvía afilado , brusco, casi monstruoso ante sus ojos, quizás aquella cola no pegaba con él pero sin duda le había dado algo con lo que podía “jugar” - No suelo mostrar demasiado  mi cola pero, sabía que necesitarías verlo al completo -le miro de reojo esperando su reacción de alguna forma esperando que no le molestase o incomodarse su forma real.




avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 19 Dromes : 65484
Reputación : 7
Mensajes : 145
Ver perfil de usuario
Aiden Rohan
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ♦ The cursed treasure ♦ {Priv. Demian}

Mensaje por Demian Serkin el Mar Ago 07, 2018 8:47 pm

P
udo apreciar que no sabía prácticamente nada del pergamino, ni de su leyenda. Su inocencia en el tema parecía arrebatadora, aunque intuía que su cara también influía en su percepción, pero mentiría si en algún momento su historia llegase a importarle lo más mínimo. Sin embargo, se acomodó en el respaldo fingiendo el poco interés que le prestaba. Eso sí, admitía que era un excelente actor. Sabía que lo que quería era embarcarse con él, esa historia la vería lógica de ser que el mapa estuviera desligado de su cuerpo, pero teniendo en cuenta que no poseía cámaras de fotos modernas ni móviles. No había otra opción que llevárselo con él. Un pequeño contratiempo del que seguro acabaría encontrando solución.

Bueno ─ dijo tras una pausa meditada ─ Me apena mucho tu historia, se ve que le tienes sentimiento a ese pequeño deseo por encontrar la parte de tí que se ha perdido a pesar de tu buena vida aquí  ─ mencionó con una leve sonrisa condescendiente.

El encuentro no había resultado tal cual lo había pensado, aunque sus expectativas habían sido mínimas lo cual no debía quejarse teniendo en cuenta que una sirena iba a entrar voluntariamente en su flota. Loco estaba si no creyese que de allí no saldría más. Parecía que aunque fingiera no saber en qué se estaba metiendo, realmente no comprendía que, dada su condición, para alguien como él era lo que mucha gente denominaría “una ganga”

Por supuesto que no, amor ─ agregó con su embaucadora sonrisa ─ La edad es lo de menos en mi tripulación. Sin embargo y como diría un gran sabio: “La curiosidad mató al gato” y me muero por saber si ese rostro angelical representa la edad real.

Toda su vida había podido averiguar la edad de cualquier tritón o sirena que se encontrase, sin embargo eso solo lo podía apreciar en las escamas y no en sus rostros. Su curiosidad por conocer la edad de su nuevo tesoro le extasiaba.

Seguro que no ─ contestó un poco sarcástico. ─ Pero si necesito ver el mapa completo, tendrás que hacerlo amor, a pesar de que te de vergüenza.

Tenía en cuenta la fantasía con la que intentaba embaucarle, no descartaba la posibilidad de que en algunas ocasiones usara su cuerpo para ello. Aún así carecía de importancia, teniendo en cuenta que sus planes eran completamente diferentes a los que seguramente había pensado.

Jamás en la vida había visto tanto preliminar para mostrar un fragmento de mapa. Ni en el tráfico de drogas y mucho menos en el sexo nadie se extendía tanto para mostrar la “mercancía”. Eso le irritaba. Teniendo en cuenta los años que llevaba esperando por él y la poca vida que le tocaba vivir como humano, no tenía exactamente todo el tiempo del mundo para seguir coqueteando con el tritón. Entrecerró los ojos y aguantó el aire lo máximo que pudo hasta emitir un suave suspiro que por suerte para el albino, logró calmarle.

¿Y cuándo exactamente me lo mostrarás, encanto? ─ agregó, contenido en sí mismo.

No le culpaba por divertirse, sin embargo no era un hombre de los que merecieran una medalla al honor y mucho menos a los buenos tratos. Sin embargo, con tal de no perderle, parecía que se estaba volviendo un santo.

Por fin, tras todo un paseo de insana espera, logró acercar. El sol de la mañana había alcanzado la cumbre y ahora lucía más agresivo en lo alto del cielo. La playa, como no estaba llena de gente, sin embargo allá dónde se dirigían no pasa nadie a no ser que tuviese un buen calenton.

Llevaba ni sabía cuánto tiempo observando su espalda sin tan siquiera parpadear por un segundo. Podía imaginar las selectas palabras que debía dedicarle al sirenio. Es más, ni hacía necesidad de imaginarlas, tan siquiera pensarlas, pues su cuerpo habló por sí solo, cuando involuntariamente a una orden de su cuerda cabeza comenzó a desnudar al joven. En el proceso ambas pieles conectaron. sabía lo que estaba sintiendo en aquel momento por el escalofrío que desprendió. Apreciaba el calor de su piel a pesar de no estar acostumbrado más que al frío y áspero tacto de una piel mojada y cubierta de escamas. Sin embargo, él le recordaba al tacto acaramelado de las dulces y hermosas mujeres con las que solía acostarse. En su mente se grabó por un momento aroma afrutado de su cabello y, por un momento, enterró su nariz en su cabello: Su respiración aumentó. Podía escuchar el latido de ambos corazones, marcando un ritmo en una revolucionada armonía, la electricidad transmitida entre sus pieles. El deseo del pirata por poseer, atrapar su mayor tesoro entre sus manos, casi parecía que lo estaba saboreando con cada prenda que le quitaba, y cuanto más descubierto lo dejaba, más le faltaba el aliento, como si aquella fuera su primera vez.

Era estúpido pensar que mientras lo hizo, no disfrutó. Mientras lo tenía entre sus brazos percibió su debilidad, que por un instante se atrevió a mostrar entre tanta capa de falsa inocencia. Eso le excitaba. Así fue que entre el forcejeo del albino, rodeó con sus brazos la cintura ajena, presionando la espalda contra su pecho por un segundo más, dejando claro quién era el cazador y por supuesto, quién decidía cuándo terminaría todo. Sin embargo, más allá de gozar de su autoridad, su única intención fue la de ver el mapa, así que extendió sus brazos dejando que se apartase de él.  

Ahora sí que no le podía mentir, veía en su rostro el rubor de sus mejillas, aún sentía en su propia piel el calor ajeno. Su perfume incluso había impregnado sus prendas. No pudo evitar torcer una sonrisa satisfactoria.

¿Estás seguro, amor? Yo creo que es justamente lo contrario ─ mencionó, socarrón, acariciando su mejilla sonrosada. ─ Incluso parece que quieres seguir probando por tu cuenta ─ agregó, tomando la mano con la que le acarició el pecho, le besó el dorso y la devolvió a su propietario ─ No creas que mis intenciones han sido impuras. Solo quiero ver el mapa ─ afirmó con entraña credibilidad.  

Por fin.

Se había acercado el momento en el que el tritón se atrevió a mostrar el resto del mapa. Era como haber estado vagando por el desierto durante un año y de pronto se acercase un extraño con una nevera y una gran jarra de agua fresca para empezarte a servir el agua lentamente, con la intención de torturarte. Ver caer el agua gota a gota sobre el vaso, sentir como la garganta tan seca como la arena por la que restas, exige beber del exquisito elixir de la vida, haciendo siempre el gesto ilusorio de tragar. El joven se había demorado lo suficiente como para llevar a Demian a esa condición, tanto fue su desespero que por la cabeza se le pasó la idea de empujarlo de una vez contra el agua. Desconocía el autocontrol que podía llegar a tener, pero con aquel joven, estaba explorando los límites.  

Poco a poco, conforme se mostraba su cola, fue dando pasos hasta hacer un gesto que jamás creyó que haría ante nadie: Hincó la rodilla en la arena y se arrodilló ante el sireno, acariciando ahora su cola con mucha más satisfacción. No solo el mapa, la cola, todo el tritón era una especie desconocida y exótica. Jamás había visto una criatura con su cola y su belleza: la brillantez de sus escamas, la extraña forma de alga que tenía en el extremo, todo era completamente diferente.

Lo quiero ─ susurró, haciendo oídos sordos de lo que le había dicho.

Apenas le había escuchado desde el momento en el que obtuvo lo que quiso.

Sabes lo que pasará ahora, ¿verdad? ─ comentó tras un suspiro.

Había logrado volver en sí y estaba claro que tenía planes para él y su nuevo tripulante. El tritón, se convertiría en la joya del Serveyana Corona.






Otras cosillas:

Gracias a la genialosa de Noire por la firma ♡
avatar
Edad : 24 Dromes : 771966
Reputación : 29
Mensajes : 1171
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ♦ The cursed treasure ♦ {Priv. Demian}

Mensaje por Aiden Rohan el Miér Ago 08, 2018 11:42 am

Taberna en el muelle

Day/Night 10:58 pm



♦ The cursed treasure ♦ {Priv. Demian} Ciudad Éadrom :Otros

Tryna say live, live and let live


E

l presentimiento de que ambos estaban jugando un papel lo tenía muy marcado y presente no llegaba a confiar del todo en que se había tragado al cien por cien aquella historia, pero eso le daba igual mientras consiguiera lo que quería, igualmente tenía las de ganar a fin de cuentas el mapa estaba en él  no había forma de quitarselo de en medio a menos que sacaran una foto bastante grande y extensa de su cuerpo cosa que obviamente no dejaría que ocurriera.

Una sonrisa suave cruzó su rostro, al parecer la curiosidad del moreno era bastante o no confiaba del todo y necesitaba saber más de  él , igualmente aquella respuesta tan halagadora funciono y no pudo evitar echar una suave carcajada sin duda se le daba muy bien engatusar - No te preocupes, tengo diecinueve años, mi cara va acorde a mi edad - encogió suavemente sus hombros por un momento - Igualmente la gente no suele pensar que vaya a la universidad todos creen que soy un poco más joven , aunque si sabes mucho de sirenas comprendo el porqué de tu curiosidad, mi madre aparenta prácticamente mi edad solo que yo salí más bonito -el ego lo tenía bien suvido pero lo dijo con un tono entre broma e “inocencia” que tan bien se le daba como para no darle una real importancia aunque para él era así.

Noto aquel leve sarcasmo salir de sus labios aguantando la mueca de incredulidad, no sabía si fueron imaginaciones suyas o no pero sin duda el otro tenía una idea de él y comenzaba a sospechar que ambos estaban viéndose las cartas  desde el inicio de aquel juego - Claro, no pasa nada a fin de cuenta ambos son hombres -aquello sabía que sonaba muy ridículo viniendo de él más que nada por su aspecto- solo que prefiero que solo seas tu quien lo vea -manteniendo su insistencia de igual forma dudaba que alguno de aquello pelagatos supiera leer un mapa y mucho menos navegar, estaba claro que el único espabilado era el que tenía en frente.

Le miro de reojo ladeando su cabeza - en cuanto esté cerca del mar, no servirá de nada si te muestro algo incompleto ¿no? - notaba la impaciencia en el otro pero no sabía que sería peor a fin de cuentas no parecía de las personas que le gustasen las cosas a medias.

Su cuerpo tembló bajo las manos ajenas, aquella forma tan desesperada por despojarle de su ropa no hacía más que encender sus mejillas, jamás había dejado que otro le desnudara por su cuenta, siempre llevaba las riendas cuando se trataba de el mismo, pero el pirata no tenía intenciones de dejarse llevar, estaba claro que si quería algo iba a tomarlo aunque fuera por la fuerza y por un instante se estremeció por completo  al pensarlo, tal vez por  sentir el peligro que aquello conllevaba o la excitación que aquello le producía pues nunca antes había experimentado un momento así con nadie, la mayoría se amoldaba pero esta era la primera vez que intentaban  manejarlo. Entrecerró sus ojos por un instante sintiendo su respiración sobre su pelo sintiéndose hasta cierto punto intimidado debía reconocer que comenzaba a sentir que se estaba metiendo en un juego peligroso , pero eso le divertía ¿Quién no querría entrar al juego? A fin de cuentas la idea de irse con un pirata atractivo y carismático  era el sueño de cualquier jovencita con ganas de aventuras y aunque su único motivo era el de conseguir su propio propósito podía divertirse por el camino.

Dio un suave respingo al sentir que en lugar de aflojar reafirmaba quien era el que mandaba entre ambos tensando todo su cuerpo dejando escapar un leve suspiro , no estaba seguro si debía infundir temor , pero estaba claro que quien tenía el control en la situación era el moreno. Apreto por un segundo sus labios tratando de calmar su respiración un tanto fuerte ahora que le había soltado  abriendo levemente sus ojos - Yo bueno…-no supo que contestar aquella y solo pudo reírse por un momento- No, lo lamento no era mi intención -sintió aquella mano rozar su mejilla sintiendo un leve cosquilleo y aunque todo fuera un teatro entre ambos era sumamente sobrecogedor -...-se quedó en silencio mientras tomo su mano sintiendo como su corazón se aceleraba  más de lo debido por sus palabras y sus gestos, tenía que tener cuidado, aquella cara bonita era un depredador y más lanzado que él y se descuidaba terminaría por ser devorado por completo - ah...si lo se… se que lo que quieres es el mapa-desvió su mirada tragando saliva reordando el motivo de ambos para estar alli necesitaba relajarse.

No espero que se fuera a arrodillar s u lado y menos con aquella expresión, pensó que no le gustaria o que simplemente se centrará en trazar mentalmente el rumbo pero no espero que fuera a tocar su cola, sin querer movió su aleta como acto reflejo al sentir el roce, odiaba con todas sus fuerzas aquella forma , recordaba las otras sirenas y no se parecían nada a él, era tan distinto que destacaba demasiado ante el resto.

-¿Uh?-parpadeo confuso, no entendía muy bien a que se refería el otro pero más que disgustado parecía fascinado.

Negó suavemente con su cabeza- haha no la verdad es que no, pero intuyo que querrás ir al final del mapa … o eso espero -sonrió suavemente- llevó mitad de mi vida buscando quien sepa leer el mapa , así que …. espero que me lleves contigo - no sabía muy bien si el pirata quería simplemente dibujar el mapa e irse o le daba igual llevarle con él, de igual forma podía seguirle pero prefería ir directamente con quien sabía llegar hasta el sitio.

Movió su cola encogiendola por un instante - Se que no soy que se diga el prototipo de pirata para tu barco pero me puedo quedar quieto en una esquina, me conformo con llegar al lugar - su tono era relajado y en cierta medida sincero, sabía que el pirata querría lo que fuera que estuviese allí - eres la única persona que ha visto el mapa entero -confirmo para que supiera que no había mostrado a nadie antes el mapa- seguramente nadie haya llegado allí jamás…. -sonrió de lado a lado y por un instante se dejó llevar- suena bastante intrigante ¿no crees? - sonrió abrazando su cola.




avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 19 Dromes : 65484
Reputación : 7
Mensajes : 145
Ver perfil de usuario
Aiden Rohan
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ♦ The cursed treasure ♦ {Priv. Demian}

Mensaje por Demian Serkin el Dom Ago 12, 2018 8:01 pm

D
emian pensó por un instante en los planes que tendría para el tritón, pero antes quería saber más sobre él. En cuanto a su actuación, la verdad le daba bastante igual. El joven parecía ser también bastante egocéntrico, nadie diría que tras afirmar eso fuese el rey de la modestia, tal y como le había querido vender en un principio.

Ya veo, que eres muy atractivo ─ confirmó,inclinándose para posar el codo en la mesa y el mentón sobre su mano. ─ Pero eso no tiene nada que ver con tu edad ─ señaló, mientras se acariciaba el mentón pensativo ─ Así que diecinueve años ¿Hn? Sí que eres bastante joven para lo que suele vivir una sirena en general. Aunque no sé cómo se aplica la ley para ti, dado que hasta tú afirmas que eres muy diferente al resto.

Aguardaba en él la calma, y eso quería transmitir externamente, pero el deseo por conocer el origen de su raza le mataba por dentro.

Ahora las cosas se tornaban diferentes. El tritón había mostrado el resto del mapa y tras aquel pequeño roce entre ambos parecía estar mostrándole cada vez más su verdadera personalidad. Eso significaba que en aquel duelo interno entre ambos él estaba ganando y eso también le encantaba.

Cuando el tritón confirmó por fin lo que por encima sucedería con él, se alzó, dejando de acariciar sus escamas para observarle desde arriba.

Bienvenido a bordo ─ confirmó.─ Espero que hayas tomando tus pertenencias, si no, no pasa nada. No hay tiempo que perder y ya te daré lo que necesites cuando lleguemos al barco ─ comentó, lleno de júbilo ─ No te preocupes, amor, yo te llevaré al final del mapa y saciaré toda tu curiosidad. Has dado con el marine adecuado ─ dijo altanero. Luego, mostró una pequeña sonrisa pícara ─ Bueno, he visto más que el mapa entero también, encanto, pero no te preocupes, prometo que no te pondremos una sola mano encima. Son unos perros salvajes, pero sabrán comportarse ante un señorito tan delicado y valioso como tú.

El sonrió, un poco irónico. Las palabras del tritón eran bastantes certeras. Aunque lo que no sabía eran los motivos ocultos del pirata. Por suerte, aún no había visto ni una pequeña muesca de cómo era en realidad y aun no lo sabría hasta que se le antojase mostrárselo.

Poco a poco dejó de acariciar su cola y comenzó a prestar más atención a lo que decía. A pesar de que le costaba horrores despegar la vista de su cuerpo.

Eso es lo que te hace tan especial como el mapa, encanto ─ comentó, mirándolo convencido. ─ Tú también eres una criatura que jamás se haya visto, tan siquiera se han registrado datos de tí, ni una sola descripción o registro de tu cola o tus escamas, lo cual te hace igual de valioso que lo que se pueda ocultar en ese mapa.

Aquella conversación le hizo recordar que no estaban precisamente ocultos y hablar del mapa no era precisamente lo mejor que se podía hacer en una playa en pleno verano y aunque era muy probable que nadie pudiera saber de ello o tan siquiera que llegase a importarles, siempre era mejor prevenir que curar.

Antes de proseguir con la charla, se apresuró a quitarse su larga chaqueta de marinero para al tritón en su suspender al tritón entre sus brazos y, seguidamente, tomó rumbo fijo al barco. A pesar de no parecerlo tras la chaqueta, el pirata estaba bien dotado de una fuerte musculatura y ahora que no poseía la prenda que más ocultaba, tras aquella fina camisa de lino del siglo IIX se podía apreciar aún mejor la amplia complexión del azabache. Si había algo que caracterizaba al capitán del Serveyana Korona se podía decir que era la impresionante fuerza que poseía para ser, simplemente, un humano.

Es hora de irnos ─ alertó mientras iba hundiendo sus zapatos en la arena. ─ Y dime amor ─ repuso acomodándolo en sus brazos ─ ¿Has tenido alguna experiencia con marines? Y me refiero a los de verdad, auténticos bucaneros.

El sabía que si mantenía el ambiente calmo, no alertaba a todo el que estuviera alrededor y de alguna forma mantendría al tritón contento gran parte del tiempo. Al fin y al cabo lo que estaba haciendo era, prácticamente un secuestro. No podía evitarlo, tenía la mala costumbre de tomar todo lo que se le antojaba sin preguntar.






Otras cosillas:

Gracias a la genialosa de Noire por la firma ♡
avatar
Edad : 24 Dromes : 771966
Reputación : 29
Mensajes : 1171
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ♦ The cursed treasure ♦ {Priv. Demian}

Mensaje por Aiden Rohan el Dom Ago 12, 2018 8:22 pm

Taberna en el muelle

Day/Night 10:58 pm



♦ The cursed treasure ♦ {Priv. Demian} Ciudad Éadrom :Otros

Tryna say live, live and let live


S

onrió mordiéndose levemente su labio haciéndole gracia en parte que su lado ególatra hubiera aflorado con tanta naturalidad, un descuido por su parte - Hahah si cierto lo lamento -aunque había dicho esas palabras estaba halagado  porque le confirmara que le parecía atractivo. Se llevó un dedo a los labios planteandose lo que le había dicho, realmente era un tritón distinto al resto pero no sabía con exactitud en que masa parte del mapa y su cola, en teoría él había dado por hecho que su vida era igual a los demás y que solo era como una especie rara dificil de encontrar- Creo que soy igual menos por detalles que  en realidad me hacen demasiado distinto -encogió sus hombros suavemente intentando quitarle hierro al asunto.

Una sonrisa entusiasta asomo en su rostro , realmente estaba emocionado podía viajar a donde había deseado durante tantísimos años , era el momento de descubrir todo aquello que le rodeaba -Bien-le sorprendió algo las prisas del moreno pero realmente todo lo que tenía no le hacía falta en el mar, ni se le ocurriría llevar sus cosas a un sitio desconocido, además con tener algo que comer tenía más que de sobra- tranquilo no me hacen falta estaré bien con lo que traigo-con ellos se refería a su ropa y su móvil. Se rio ladeando suavemente su cabeza mientras asentia- si después de tanto tiempo he encontrado al único que podía leerlo -se mordió el labio halagado por sus palabras haciendo en cierto modo gracia aunque tuviera ese aspecto delicado podía defenderse solo- Está bien, estoy más tranquilo-aunque no le hubiera importado que él le pusiera sus manos encima.

Encogió sus hombros levemente- Bueno supongo que tendra que ver con el mismo mapa, aunque tu sabes quien destaca es el raro así que -explicando por encima que en su especie no es que fuera especial sino todo lo contrario.

Abrió sus ojos sintiendo aquella chaqueta sobre el mirandole mientras le tomaba en sus brazos aferrándose a él al instante - wow…-entre lo que veía y cómo le llevaba estaba encantado con aquel pirata , su vista fue deslizándose por su cuerpo entretenido mientras su cola se movía levemente balanceándose en el aire sorprendido que le tomara con aquella facilidad - no me esperaba esto -se río quedándose quieto mientras se centraba en observar el camino.

-Que prisas-comentó en un tono neutral mientras se dejaba llevar a fin de cuentas era lo que quería. Miró el rostro ajeno pensando por un instante- uhn…. he hablado con alguno pero no he navegado con nadie ya sabes entre que puedo nadar yo solo y que no voy mucho al mar pues -realmente siendole neutral el tema no le preocupaba ya había visto a tipos chungo a lo largo de su vida .

Miro a donde iba el mayor mordiéndose un poco el labio- no te gusta esperar por nada ¿verdad?-intentando conocerle un poco más y por lo que estaba viendo era directo, impaciente y bastante lanzado, cosa que no le disgustaba, aun así necesitaba saber con quién trataba aunque fuera por encima no podía estar todo el viaje en la inopia y aunque era bastante inseguro aquel rumbo que tomaba no estaba preocupado más que nada porque confiaba en que ya había pasado por malas situaciones y el estar rodeado de agua en un barco de mala muerte (?) no le asustaba , en el peor de los casos podía saltar por la borda o directamente cantar usando sus poderes para librarse de ellos.

-Cualquiera diria que me estas raptando-bromeó mientras le observaba entretenido para nada disgustado con la idea- en cuanto me seque podre andar, siento las molestias-comentó con un tono suave- es un poco pesado esto de tener que esperar -aunque realmente podía hacer que este proceso fuera más rápido realmente no le apetecía estaba demasiado comodo y agusto- una cosa -coloco una mano sobre el torso ajeno -sobre el mapa… ¿tus compañeros saben de el?digo es por si acaso no debo mencionarlo y esas cosas-preguntar de forma inocente solía funcionar bastante bien y más cuando había alguien al mando que tenía sus propios intereses.





avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 19 Dromes : 65484
Reputación : 7
Mensajes : 145
Ver perfil de usuario
Aiden Rohan
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ♦ The cursed treasure ♦ {Priv. Demian}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.