Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Octubre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!



BÚSQUEDA
En busca de dulces
POR Jestro Jokster
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!
TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡TAKEMORI TE DESEA LO MEJOR!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizada Ficha de Milo

Mensaje por Milo el Dom Feb 11, 2018 10:03 am

Datos personales
   Nombre: Milo
   Apellidos: Carece de apellidos
   Apodos: Sólo Milo
   Fecha de nacimiento: Desconocida
   Edad: Seguramente tenga más de mil años, de los cuales apenas recuerda gran cosa. Pero su apariencia física equivaldría al de un chico de unos 18 o 19 años.
   Sexo: Hombre
   Orientación sexual: Se descubrirá más adelante en el rol.
   Ocupación: Parado
   Raza: Dragón de oro.
   Residencia: Afueras de Eadrom.

   
Descripciones

   Descripción física: 1.68 m, 48 kilos. Empezando desde arriba, Milo es poseedor de una brillante melena dorada envidia de muchos. No llega más debajo de su barbilla y tampoco la cuida como debería. Jamás se ha peinado porque no tiene necesidad de ello. Sus ojos son del mismo tono que su cabello, dorados como el sol. Sus pupilas son rasgadas, lo que muestra a la gente que no es humano. De rostro redondeado y facciones suaves. Su nariz es pequeña y sus cejas, finas. Los labios son de un suave tono rosado. Normalmente uno esperaría de un dragón que tuviera la piel rugosa como sus escamas, pero el en caso de Milo, al ser un dragón de oro, la suavidad de este se refleja también en su piel como humano. Huele ligeramente a cenizas, pero también a naturaleza y vegetación. De cuello alargado y hombros estrechos. Pese a que le arrancaran las escamas, no hay una sola marca de esto en su piel. Está bastante delgado, ya que no come como le gustaría. Sus extremidades son largas y bien formadas.

Aunque no le gusta llevar ropa, como es costumbre humana no le queda más remedio. Lleva lo más cómodo que pueda encontrar. Pantalones no demasiado estrechos y camisetas o sudaderas, todo de algodón. Lo que no lleva nunca es calzado.

Como dragón posee innumerables escamas que más bien parecen láminas de oro puro. Estas recubren todo su cuerpo, desde lo alto de su cabeza, hasta el final de su cola. Las escamas que hay en su vientre son las más frágiles de todo su cuerpo y pueden ser cortadas por una espada o arma de filo. Posee cuernos en su cabeza y una cresta que le recorre todo el lomo. Su cola termina en forma de mazo recubierto de púas. Sus alas, de una gigantesca envergadura nacen de sus hombros. Desde la cabeza hasta la cola mide cerca de 20 metros, por lo que se puede deducir que también es tremendamente pesado.

   Descripción psicológica: De alma pura y amable. Diversos sucesos de su vida le han convertido en alguien desconfiado.

Lo primero que alguien piensa al verle es que es un chico apañado, algo simple, aunque hermoso. Inocente a la vista de todos, hasta tierno en lo que hace. Milo es extremadamente callado, bien porque todavía no domina muy bien el idioma o porque desconfía de la gente con la que habla. Es bastante orgulloso, pero no presume. Cree que siempre ha de mantenerse serio y amable con la gente que se gana su confianza.

Una vez has conseguido entrar en su círculo de confianza, Milo se muestra mucho más abierto. Se esfuerza por hablar con los demás y caerte bien. Sonríe a menudo e incluso es capaz de dar muestras de cariño y dejar que le toquen. Nunca ha conocido el amor, por lo que no lo entiende cuando lo ve en las demás personas de la calle. Igualmente, no sabe lo que es el sexo. Lo oye de bocas ajenas, pero ni lo ha visto ni sentido.

El punto más importante en la personalidad de Milo son sus miedos. Le aterra el contacto con otras personas. Igualmente, odia hablar de su pasado. Si alguien le pregunta alguna vez se vuelve extremadamente arisco y seguramente trate de huir, bien físicamente o cambiando de tema la conversación. Igualmente tiene miedo de mostrar su verdadera forma de dragón. Piensa que absolutamente todos los humanos son codiciosos y, al ver el oro, perderían la cabeza e intentarían aprovecharse de él. Ama ser dragón, pero le aterra que lo vean en esa forma

   Gustos: Ama volar, aunque rara vez lo hace por temor a ser descubierto. Adora comer por sobre todas las cosas. Es capaz de hincharse hasta reventar y al cabo de unos minutos vuelve a estar hambriento. Le gusta la música, aunque no es capaz de entenderla. Le agrada que le cuenten historias fantasiosas. No sabe leer, prefiere que le lean. Le gustan las cuevas. Son lugares donde puede guardar sus tesoros.

   Disgustos: El contacto humano por sobre cualquier cosa. Hablar de su pasado le trae malos recuerdos, por lo que intenta evitarlo cuando le es posible. Los olores fuertes como la grasa y el café le repugnan. Es frágil ante el frío. Aunque siempre vivió en una mazmorra o estuvo mecido por el frío del mar, el frío le hace sentirse enfermo.

   
Poderes

   Habilidades: Como todo dragón (o la mayoría de ellos) posee alas con las que puede volar. Aunque su peso le dificulta el vuelo. Al principio se tambalea un poco, pero cuando consigue acomodarse a las ráfagas de viento, es capaz de planear.
   
   Poderes:  

   - Aliento de fuego: En su vientre hay potentes cámaras de gas inflamable. Al contacto con una pequeña llama, este se prende fuego y es lanzado en forma de llamaradas hacia un objetivo.

  - Recarga: Puede usarlo durante todos los turnos, pero si lo hace se agotará fácilmente. Por lo que esperará de uno a dos turnos en cada uso.
       
   -Contra: Por desgracia, al usar esta última habilidad, el oro del que está recubierto Milo se calienta y tarda varias horas en enfriarse, por lo que el dragón tiene que tener cuidado para no causar ningún incendio accidental, además de que puede sufrir un grave daño si en algún momento se le echa agua fría encima.
 
   Debilidades: Milo es débil ante el frío sobre todo. Además, al ser un dragón de considerable tamaño y, además, recubierto de escamas de oro macizo, es tremendamente pesado, lo cual le dificulta la tarea de volar.

   
Historia
   Historia: En Occidente se cree que encontrar un huevo de dragón es un milagro. Más milagro si el huevo es enteramente dorado.

Como todas las mañanas, la vieja Antonia salió a pasear por la playa de arena blanca que estaba frente a su casa en Sicilia. Nunca se imaginó que su vida cambiaría de esa manera cuando un reflejo dorado captó su atención. Se acercó a la orilla, allí donde las olas chocaban incesantemente y golpeaban una enorme roca dorada. La mujer, que no era precisamente rica, tomó el objeto y lo cargó hasta su casa con la fuerza de sus brazos, que no era mucha. Maravillada, analizó aquella roca que había arrastrado el mar. Dándole pequeños golpes descubrió que no era maciza, sino que había un enorme hueco dentro. Con una sonrisa radiante se dirigió al mercado de la ciudad, dispuesta a ganar una enorme suma de dinero por su nueva adquisición. Sin embargo, topó con un par de hombres que, apalizándola, le robaron el preciado huevo de oro. La anciana nunca sabría quiénes eran esos hombres ni qué habían sido de su preciada roca dorada.

Pasaron tres años hasta que el huevo finalmente eclosionó. Cubierto de un líquido viscoso y temblando, apareció Milo en el mundo. Claro que, en ese entonces, se le conocía como “El secreto del Vaticano.” Así era. Aquellos hombres que robaron a la anciana no eran nada más ni nada menos que siervos de la iglesia. Al ver el huevo en manos de una anciana no dudaron en quitárselo y mostrárselo a los altos mandos de la ciudad. El destino de aquel huevo fue decidido entre paredes sagradas. Sería puesto bajo custodia en las mazmorras de la basílica. Nadie debía saber acerca de la existencia de tal preciado objeto. Por eso, lo primero que Milo vio al nacer, no fueron más que paredes oscuras y hombres que lo miraban con una mezcla en sus ojos de terror y fascinación. El Vaticano sabía de la existencia de tales criaturas. Las habían intentado ocultar todo el tiempo posible, matándolas cuando todavía podían para que sus fieles no se escandalizaran. Con Milo pretendían hacer lo mismo, pero al ver sus doradas escamas, rápidamente cambiaron de idea, inundados por la codicia.

El crecimiento de un dragón se produce con mucha lentitud. El pequeño dragón tardó 383 años e innumerables papas en dejar de ser pequeño. Llegado a la adolescencia y siendo considerado peligroso por todos los hombres, fue encadenado a esa oscura mazmorra. Sin entender por qué era encerrado de esa manera, el reptil empezó a tener dudas de si sus cuidadores realmente querían lo mejor para él. Las torturas comenzarían en los años siguientes.

¿Quién se tomaría la molestia de cuidar y alimentar a un enorme dragón? Solo alguien que quisiera aprovecharse de este. Y resulta evidente que lo que el Vaticano quería de Milo eran sus doradas escamas. Todavía recuerda el día en el que le arrancaron la primera. Su rugido fue tan atronador que amenazó con derrumbar todo el edificio. La siguiente vez tuvieron más cuidado y lo drogaron, creyendo que así no sufriría tanto. Pero el dolor nunca desaparecía. Durante siglos arrancaron sus escamas, las fundieron y cubrieron con ellas todas las paredes del Vaticano, crearon crucifijos, baldaquinos, cálices y demás objetos a su costa.

Pero llegó un momento en el que su cuerpo de dragón no pudo resistirlo más. Prácticamente no le quedaban más escamas que fuesen arrancadas. El Vaticano empezaba a plantearse terminar con el dragón que apenas podía moverse y ya no reaccionaba ni ante los constantes arranques ni a las drogas. Una noche de plenilunio, decidieron sacrificarlo por fin, pero cuando bajaron a las mazmorras no había ningún dragón. Los enormes grilletes estaban vacíos, sin garras que agarrar. En su lugar, en el suelo, yacía inconsciente un chico de apenas 16 años cuyos cabellos eran rubios como el oro.

Cuando abrió los ojos todo parecía diferente. Estaba tumbado en una superficie cómoda y suave. Ropajes de seda y algodón envolvían su cuerpo y la poderosa luz del sol se colaba por la ventana a su lado, cegándole parcialmente. Alzó las manos y se frotó los ojos. Una voz de hombre acaramelada y empalagosa le dijo algo en italiano. Milo, asustado, se apartó de ese hombre que lo miraba a los pies de su cama. Se puso en pie por primera vez en su vida y trató de escapar forzando la puerta de la habitación, la cual estaba cerrada con un poderoso cerrojo. Volvía a estar encerrado con ese hombre que se acercaba sigiloso hasta él. Milo intentó morderle ante la risa sarcástica del hombre. Fue cuando aquellas manos desconocidas se posaron sobre su suave piel cuando un rugido salió del pecho del menor. De nuevo las escamas que había perdido aparecían en su piel, más fuertes, más brillantes. Su tamaño aumentó tanto que las vigas y el piso no soportaron su peso y aquella habitación quedó hecha pedazos. El hombre lo miraba horrorizado entre los escombros. Milo, sintiéndose libre por primera vez en su larga vida, extendió sus poderosas alas y se alzó en el aire. Con unos aleteos torpes e inexpertos emprendió su escape. Sus alas cubrieron el sol y cegaron a todo aquel que intentó mirarle. Nadie, en toda Italia había visto jamás una criatura tan majestuosa surcar el cielo.

Milo voló sin detenerse. Cruzó océanos y tierras donde las miradas de los humanos seguían siendo temerosas y maravilladas. Llegó hasta una enorme isla del Pacífico, cerca de una ciudad llamada Eadrom y allí se derrumbó. Aterrizó inconscientemente, destrozando todo aquello que se quedaba a su paso y trazando enormes surcos en el terreno con sus gigantescas garras. Volviendo a su forma de humano, quedó sin sentido durante días.

   Otros datos: No es raro que se guarde sus escamas doradas en los bolsillos, cargando consigo sin querer un pequeño tesoro.

   Apariencia humana:
Spoiler:
   Apariencia verdadera:
Spoiler:
   Nombre del físico: Natsume Takashi
   Anime/Manga/videojuego: Natsume Yuujinchou

Firma: http://www.institutoroltakemori.com/t17950p675-libro-de-firmas#201173
avatar
Dromes : 25268
Reputación : 0
Mensajes : 5
Ver perfil de usuario
Milo
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Finalizada Re: Ficha de Milo

Mensaje por Luka Crosszeria el Dom Feb 11, 2018 11:27 am



¡FICHA  
ACEPTADA!

¡Diviertete!





Bienvenid@, disfruta de la estancia en Takemori y diviertete mucho. Si te encuentras banead@  del chat, puedes solicitar que te desbaneen en este tema.
En poco recibirás el color y rango, por favor se paciente ^^
Gracias.



Gracias Caesar ~<3
Luka:
Away from you:
Next to you:
avatar
Edad : 24 Dromes : 630878
Reputación : 26
Mensajes : 991
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.