image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

image

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Palabras y nubes al atardecer // Priv. Suwako Giru

Mensaje por Kuroki Tanaka el Mar Feb 06, 2018 6:06 pm

- Juuu… ¡Ñaaaaaaaaamm!

Tanaka dejó escapar un bostezo tan profundo como el interior de un agujero negro. Mejor símil imposible. Sus pulmones aspiraron aire con la misma fuerza que aquel elemento cósmico, pero llegado el punto en que no les quedó capacidad de almacenamiento no tuvieron más opción que expulsarlo de golpe. Ni siquiera se molestó en ejecutar la inútil tarea de cubrirse la boca con la mano, puesto que no había nadie cerca. Sintió las lágrimas brotar de su rostro y los músculos de su rostro relajarse a medida que su expresión regresaba a su habitual neutralidad emotiva.

Esto sí que es vida, se dijo mientras se estiraba cómodamente. Acostado en el suelo de la azotea, con la cabeza apoyada en su cartera, los brazos cruzados sobre su abdomen, las piernas tendidas a todo lo largo, Tanaka contemplaba el pálido color del atardecer con distraído regocijo, intentando adivinar formas en las nubes pasajeras. Un fuerte viento se levantaba en rachas, pasando a ras y removiendo ligeramente su cabello y uniforme, pero él lo aceptaba como una caricia pasajera.

A pesar de haber pasado casi todo el día dormitando en clase, manteniendo en ocasiones solo una atención parcial cuando se le llamaba la atención, el chico aún tenía ganas de dormitar un rato, y puesto que era día de limpieza en el salón decidió trasladarse al lugar tranquilo más cercano. Todo un testimonio de su pereza era que ni siquiera hubiese reunido la energía para alcanzar su propia habitación, pero también estaba el caso de su nuevo compañero, su roomate, que era algo molesto en ocasiones (como todas las personas que osaban dirigirle la palabra) y probablemente no le permitiría relajarse apropiadamente.

No, le apetecía estar solo un rato, hundido en la vaga contemplación de la nada, entre pensamientos random, hasta el momento en que su conciencia se evadiera brevemente de la realidad en dirección a los confines pertenecientes a su querido amigo y protector, Hipnos/Morfeo, que lo recibiría en sus brazos amigablemente y le concedería el tan ansiado descanso.

Sí, nada mejor que esto. Todo va bien. Exacto. Hasta ahora su vida escolar le había reportado pocas preocupaciones. No socializaba mucho en clase, así que nadie lo molestaba demasiado, tampoco resaltaba demasiado, de manera que nunca llamaba la atención hacia su persona, y por azar del destino tenía por vecino de enfrente a un estudiante tan alto y corpulento que bloqueaba por completo la vista de Tanaka al profesor, permitiéndole sus esporádicas siestas. Y había conseguido exitosamente ocultarle su presencia al incordio andante que era su hermana. Aunque la había visto un par de veces por los pasillos se había cuidado de hablarle. Mientras más tiempo transcurriera entre el ahora y el fatal (e inevitable, era lo peor) instante en que finalmente aquella enloquecida plaga descubriera que su hermano menor estaba en el salón contiguo y lo abrumara con sus indeseadas interacciones, mucho mejor para él.

Supongo que podré evitarla siempre que se mantenga fuera de problemas. Tanaka no odiaba por completo a su hermana. Le tenía el nivel justo de aprecio y cariño de dos que comparten lazos cercanos y crecieron juntos deben tener, y nunca dudaba en ayudarla si se lo pedía (algo de lo que Tomoko siempre se aprovechaba). Pero el chico amaba demasiado la paz y la tranquilidad, los días monótonos y relajados, y su hermana, demasiado extraña, demasiado diferente, demasiado descarada, siempre encontraba la manera de romper su mundo ideal y convertirlo en un carnaval.

Solo para locos, se dijo recordando aquel pasaje de “Lobo Estepario” que tan adecuado parecía. No, gracias, no para mí.

Apartó de su mente el rostro macabro de su hermana mayor y centró su atención en una bonita nube que flotaba sobre él, teñida del dorado del ocaso. Parecía tan suave y esponjosa, su movimiento era suave y quedo. Cerró los ojos y se imaginó a sí mismo recostado sobre ella, la sintió mullida y acogedora, y se dejó llevar por la fantasía hasta que casi perdió la conciencia.


Última edición por Kuroki Tanaka el Miér Feb 07, 2018 6:31 pm, editado 1 vez


Ni pienso, ni hablo ni nada de eso. Me da pereza.



IDs:





avatar
Salón : 1 B Dromes : 9652
Reputación : 7
Mensajes : 42
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palabras y nubes al atardecer // Priv. Suwako Giru

Mensaje por Suwako Giru el Miér Feb 07, 2018 2:03 am

Los días pasaban tan lento que parecían milenios, era lo que pasaba cuando estabas aburrido, el tiempo cuando te aburres es infernalmente largo, casi eterno, como cuando estás con esa persona que tanto amas, que al despedirte de ella para ir a dormir la noche parece interminable, así como un verano no que va a acabar.
Estaba buscando quien me entretuviese, pero parecía que no había nadie que lograse ser atraído por mi aura de problemas; es que era natural que me topase con personas que deseaban ponerme en mi lugar por andar de arrogante y petulante, pero se les voltea la partida y resulto ser Yo, Suwako Giru, quien los pone en su lugar… Si, así mismo era.

-Todos están tan aburridos… Desearía poderme pelear con alguien, ahora mismo no me molestaría que me diesen unos buenos golpes para estimular mis huesos y músculos- después de un suspiro no hice mas que irme despacio hacia mi “zona especial”, exactamente, la única área de todo el instituto que tiene el nombre de Suwako Giru en ella, la azotea, y no, no miento, en alguna parte puse mi nombre, pero chiquito para evitar problemas por rayar las zonas del instituto.
Subiendo las estúpidas escaleras que ya les he dicho que deberían subir como si fuesen escaleras eléctricas cada vez que Yo, Suwako Giru, pusiese mi pie en ellas, obviamente molesto porque no me hicieron caso… Esperen a que domine todo este instituto que las reemplazaré por un ascensor, un ascensor con paredes de oro, una pantalla plana con equipo de sonido surround y además un mini bar, una nevera portátil y un inodoro por si se debe contestar una llamada, ya me entienden, pero claro, no es como que Yo, Suwako Giru, tenga esas necesidades, claro que no… Solo los incultos e imperfectos tienen tales necesidades.

Allí estaba la puerta, esa puerta que siempre me pregunto si tiene algún candado; que debería tenerlo para poderlo conseguir y tener Yo, Suwako Giru, la llave ya que últimamente muchos invasores invaden invadidamente invalidando la validación de las baladas en validas en la… Digo, pues que me invadían el territorio… Y sin mi permiso, cosa mas odiosa no había.
Ah pero claro, entonces volvía a pasar… Otra persona estaba en mi lugar… -Otra vez; seguro es nuevo aquí... Que molestia- Pero estaba muy relajado… Dormido… Simplemente me rasco detrás de la cabeza y me le acerco un poco, y entonces le miro para poderle dar un consejo:
-No vayas a encariñarte con el lugar amigo... Actualmente estoy cansado cómo para sacarte por mí mismo. Descansa y TE VAS DE AQUÍ- me fui alejando de él hasta llegar a un punto alejado donde también empecé a ver el horizonte, volví a verle y desde lejos le dije:
-Esta es la zona bajo el poder de Suwako Giru invasor, procura no ensuciar que a veces me toca dormir aquí.


-Hablo- -Pienso- -Narro-
"Sí, este soy Yo... Mucho gusto en conocerte"

avatar
Salón : 1 A Dromes : 25165
Reputación : 3
Mensajes : 177
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palabras y nubes al atardecer // Priv. Suwako Giru

Mensaje por Kuroki Tanaka el Miér Feb 07, 2018 7:40 pm

Su conciencia casi había desaparecido al más allá cuando el sonido de una puerta que se abría lo devolvió a la realidad. Como la única puerta en la azotea era la de entrada, Tanaka supo que alguien la había abierto. Sin embargo, debido a que mantenía los ojos cerrados, no supo si llegó a traspasar el umbral hasta que una voz murmuró unas palabras por lo bajo en un tono que se le antojó algo molesto.

Su mente emitió un suspiro de resignación. “Justo cuando me estaba quedando dormido…” Aguardó con tranquilidad. Pudo escuchar unos pasos leves que se acercaban a su posición, y a continuación el visitante se dirigió a él. Escuchó el tono seguro y levente arrogante que habló sin molestarse en mirarlo. El dueño de la voz, evidentemente un estudiante como él por la juventud que se intuía en su timbre, “cortésmente” le permitió quedarse. Parecía bastante convencido de que la azotea le pertenecía por derecho. Tanaka esbozó una pequeña sonrisa invisible en su interior sin que su rostro perdiera la neutralidad. Algunos chicos de instituto tienden a comportarse como niños de primaria. Supongo que es algo inevitable.

A él le daba igual lo que el recién llegado creyera, siempre y cuando no continuase interrumpiendo su descanso, así que le lanzó un “Hum” de asentimiento. Satisfecho al oír los pasos que se alejaban de él y seguro de que había suficiente azotea para que los dos la compartieran sin estorbarse, Tanaka trató de recuperar su estado de relajación. Antes de que pudiera conseguirlo su nuevo acompañante le habló desde la distancia, reafirmando su dominio, revelando su nombre y confesando un hecho algo curioso.

Mmm… debe de ser algo incómodo el dormir a techo descubierto. No puedo imaginar por qué lo hará. Tal vez su compañero de habitación sea tan molesto como el mío y disfrute de la soledad. De cualquier manera, el recién llegado seguramente esperaba una respuesta que Tanaka, francamente, no se sentía gon ganas de emitir. Balanceó dos escenarios, uno en que finjía haberse quedado dormido y uno en que respondía. En el primero, voy la imagen de un chico molesto, curiosamente con aspecto infantil, incordiándolo aún más. Los niños pueden ser criaturas muy poco razonables, pensó con un suspiro. Por otra parte, tal vez si le respondía eventualmente guardaría silencio y le dejaría en paz.

Con resignación, se propuso imaginar la situación de quedarse ahí toda la noche. Un bostezo escapó de su boca antes de ser seguido por palabras.

- Dormir aquí suena en extremo inconveniente.-su voz reflejaba somnolencia. Era casi un murmullo que rebasaba el silencio solo lo suficiente como para poder ser escuchada-  Dejando de lado el evidente atractivo poético de dormir bajo las estrellas y aún si tienes un futón escondido por alguna parte, se me ocurren mil excusas para no hacerlo. Descartando el frío de la noche, la probabilidad de quedar empapado bajo una lluvia repentina y el evidente peligro para tu salud, imagino que tendrás que caminar bastante para buscar algo de comer o ir al baño. Y no puedo empezar a pensar en lo que sucedería si te descubrieran.

El viento sopló un instante con algo más de fuerza y revolvió su cabello. Uno de sus mechones se posó sobre uno de sus ojos. Tanaka levantó con pereza una de las manos que descansaban en su abdomen para apartarlo y luego la regresó a su posición original.

- No importa cómo lo mire, mi impresión es que dormir aquí es pasar trabajo inútilmente. Se me ocurren lugares mejores, todos ellos bajo techo. Te recomendaría pedir una habitación en los dormitorios si no la tienes. –sonrió en su interior- Estoy seguro de que Suwako Giru no tendría problemas para lidiar con compañeros de habitación molestos.


Ni pienso, ni hablo ni nada de eso. Me da pereza.



IDs:





avatar
Salón : 1 B Dromes : 9652
Reputación : 7
Mensajes : 42
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palabras y nubes al atardecer // Priv. Suwako Giru

Mensaje por Suwako Giru el Jue Feb 08, 2018 7:56 am

Él solo esperaba poder mirar el horizonte y despejarse de sus problemas, esos problemas que tanto le persiguen después de que él mismo los consiguiese… Es que esa es su vida, su costumbre, su forma de vivir.
Para Giru que el “intruso” estuviese allí ya era de por sí una molestia, pero que le respondiera fue algo aún más molesto para él…. Sin embargo, escuchó sus palabras y notó la falta de malas intenciones, arrogancia, envidia, egoísmo o cualquier otro sentimiento que a Giru le molestara sentir en las palabras ajenas, así que no se molestó en calcular la distancia, trayectoria y fuerza necesaria que tendría que utilizar para que su zapato impactara en la boca del muchacho… Aunque eso sí, nunca calcula el viento, cosa que muchas veces le juega en contra.

Tras las palabras del joven Giru solo se resintió; escuchar que dormir en la azotea no era buena idea le hizo molestar por varias razones… Primero que nada, Giru puede llegar a ser tonto e infantil, pero incluso él sabe que dormir allí no es nada cómodo o agradable para cualquiera así que escuchar cómo le decían algo que ya sabía le hizo pensar que el chico creía que Giru jamás había pensado en esto. Segundo, estaba insultando el lugar que a Giru “pertenece”, el lugar que él siempre acostumbra a limpiar para poder dormir allí… Y tercero…

-No es como que quisiera dormir aquí…- seguía mirando el horizonte buscando formas en las nubes –Sé que estaría mejor en una habitación pero… En realidad, eso de “compañeros molestos”….- se detuvo un poco y soltó una leve risa –Pues los desagradecidos dicen que Yo, Suwako Giru, soy el “compañero molesto”, y no pueden tolerarme… Y pues, he pedido una habitación para mí solo. Pero no me la han querido facilitar a pesar de las amenazas y las advertencias. ¿Quienes se han creído?

Él miró nuevamente al chico, tenía la seriedad en su rostro mientras lo hacía, pero solo estaba allí acostado como si el dirigirse sin respeto a Giru no le fuese a meter en problemas. Sin embargo, simplemente se puso a pensar en lo difícil que estaba su situación y en la verdad en las palabras del joven, además de agradecer que este dijese bien su nombre, cosa que muchos hacen poco. Sacó de su bolsillo un chocolate Sorpresa, de esos que tanto le encanta… Siempre los compraba esperando que al abrirlo se encontrara con el Chocremado de Vainilla, un extraño chocolate que está relleno de dulce crema de vainilla que derrite la boca del que lo prueba.
Al abrir el chocolate y probarlo se molestó al comprobar que era el sabor que más odiaba en el mundo, naranja… Chocolate con trozos de naranja.
-¡LO ODIOOOOOOOOO!- lanzó el chocolate y entonces se recostó de las verandas… Pensó en lo que antes el chico le dijo y entonces suspiró –De no ser por mi entrenamiento, seguro moriría de frio y hambre en este lugar. Se me hace difícil conseguir la comida y este es el lugar más seguro donde puedo dormir. A veces tengo la suerte de lograr quedarme en un salón, pero ya ni me importa.

Se molestó y entonces lanzó su zapato al joven pero al no calcular el viento y su trayectoria este cayó a pocos metros de este…
-¡Te vas de aquí! Yo, Suwako Giru, no toleraré que hables mal de mi lugar de descanso…


-Hablo- -Pienso- -Narro-
"Sí, este soy Yo... Mucho gusto en conocerte"

avatar
Salón : 1 A Dromes : 25165
Reputación : 3
Mensajes : 177
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palabras y nubes al atardecer // Priv. Suwako Giru

Mensaje por Kuroki Tanaka el Jue Feb 08, 2018 8:51 pm

No había disentido con la esperanza de que su interlocutor guardara silencio. Esperaba con toda seguridad una réplica, pero calculaba un intercambio corto para poder regresar a su siesta, así que escuchó con calma la primera de las réplicas del chico.

- Así que prefieres dormir aquí a compartir una habitación… -meditó cuidadosamente las implicaciones, buscando palabras que llevaran la charla a un punto muerto en lugar de alimentarla- Debes de ser una persona muy complicada. Si fueras razonable y calcularas de manera apropiada el equilibrio entre las molestias de ambas situaciones, descubrirías que has elegido mal.

Oh, estoy seguro de que la molestia eres tú. Y por supuesto que espera que la gente responda a cada una de sus peticiones como si fueran órdenes. Tanaka ni siquiera lo había mirado una sola vez, pero aún así se estaba haciendo una clara imagen del chico, y de la enormidad de la molestia que representaba para su descanso.

Pero sorpresivamente a sus palabras siguió el silencio. Tanaka, que no esperaba un éxito tan inmediato, suspiró satisfecho y trató, una vez más, de recuperar la relajación. No le costaba nada ignorar su presencia, en tanto no hiciera ningún otro…

Pero no. El chico profirió un grito enojado sin aviso previo. Tanaka lanzó un leve murmullo inaudible y por primera vez se permitió abrir un ojo para ver si aquel alarido había sido proferido en su contra. No creo haber dicho nada  extremadamente molesto, pero este chico parece carecer por completo de madurez.

Por el único ojo abierto buscó al que hasta ahora no había sido más que un incordio. Un estudiante de cabellos rubios  se recostaba contra la baranda de la azotea, atisbando el horizonte. ¿Yankee?, fue la pregunta fugaz que se le ocurrió, antes de volver a cerrar el ojo. No parece haber sido dirigida a mí, y aún si lo fue no gano nada preguntando. Lo ignoraré… pero se está volviendo extremadamente molesto el hacerlo.

La siesta bajo el atardecer que había planeado estaba casi arruinada. En realidad, Tanaka había sido demasiado optimista en sus cálculos, creyendo que alguien así podía comportarse como un adulto y no interrumpir a los desconocidos y…

Un objeto impactó cerca de su cabeza. Escuchó el sonido con los ojos cerrados y abrió los ojos para ver, aunque no se incorporó. El tal Suwako lo contemplaba molesto, y con palabras dignas de un infante retiró su previa oferta de permitirle permanecer como castigo por la conversación que Tanaka ni siquiera había deseado tener en primer lugar.

Suspiró una vez más mientras levantaba la espalda del suelo y se sentaba. No miró al chico, más bien perdió la mirada en la nada. Evidentemente aquí no encontraré tranquilidad. Tal vez debí regirme por mi propio consejo y buscar reposo en mi habitación. Es evidente que este chico es aún más molesto que mi propio compañero de habitación.

Habiendo tomado la determinación de irse se puso en pié con extrema lentitud, como si le costara un esfuerzo colosal el conseguir que cada uno de sus músculos trabajara para levantar su peso. Caminó hacia el objeto que le habían lanzado, reconociéndolo como un zapato, y volteando se lo lanzó suavemente al otro en un arco que lo hiciera sencillo de atrapar.

- Creo que realmente no haya suficiente espacio aquí arriba para ambos –le dijo con una expresión por completo vacía- Me temo que tu ego es demasiado grande, así que te cedo el puesto. Disfrútalo, Suwako Giru.


Ni pienso, ni hablo ni nada de eso. Me da pereza.



IDs:





avatar
Salón : 1 B Dromes : 9652
Reputación : 7
Mensajes : 42
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palabras y nubes al atardecer // Priv. Suwako Giru

Mensaje por Suwako Giru el Vie Feb 09, 2018 2:47 am

Giru pudo atrapar su zapato; aparentenmente el joven se dió la molestia de devolverselo. Sin embargo, estaba por irse, y de una manera dejaba a Giru un mal sabor de boca.... ¿O era el Chocolate con trozos de naranja? A final de cuentas Giru estaba resentido consigo mismo y con el joven... Escuchar que hablaban de su ego era algo que le molestaba porque siempre consideró que este era la razón de sus desgracias, y pues sí, tenía razón.
-Ya se retira... Aparece aquí de la nada, me molesta un tanto y se va dejandome una mala sensación... ¿Pueda ser que acabo de echar a un chico en mi misma situación?- intentaba pensar porque se sentía mal, pero ha de ser porque el chico se dirigió a Giru de forma vacia haciendo que este no supiese interpretar esto... Sin ninguna gota de sarcasmo, burla o desprecio.... Esto lo complica.

-Es cierto... sé que mi ego es enormemente grande...- se ponía el zapato que le habían lanzado devuelta, observaba también el atardecer y se relajó... Nunca fue su intención que esto acabara así.
-Oye... No deberías perderte de como el cobarde sol se oculta de sus problemas y se va a llorar a otra parte del mundo porque Yo, Suwako Giru, he logrado destacar más que él- decía con un tono levemente arrogante pero con gracia...

Se acercó al joven un poco más y suspiró...
-Esto empezó mal y seguro pintaba que no mejoraría... Pero, es porque no es mi talento el saber tratar con las personas, y tú no ayudas mucho ni nada- decía intentando echar algo de la culpa al joven para sentirse mejor -Podemos convivir en esta gran azotea... No tengo problemas, pues Yo, Suwako Giru, podré ser el dueño de esta zona pero no por ello deba estar sacando a todos así...- observaba el ocaso.... -Cuando oscurezca por completo, no tendré otro lugar para ir... Quedaré aquí... Pero sería agradable quedar con una buena experiencia así no me siento tan mal conmigo mismo. Podemos estar aquí ambos, pero sin hablarnos... Cómo solamente pudo ser y debía ser

Giru se alejó de él, dejandolo independientemente elegir su respuesta y se puso a observar el ocaso... Realmente, recordó que estar allí solo era una de las tantas cosas que nunca le gustó.
-Quizá pueda cortarle con Ego.... Por desagradecido y no dar las gracias al menos


-Hablo- -Pienso- -Narro-
"Sí, este soy Yo... Mucho gusto en conocerte"

avatar
Salón : 1 A Dromes : 25165
Reputación : 3
Mensajes : 177
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palabras y nubes al atardecer // Priv. Suwako Giru

Mensaje por Kuroki Tanaka el Sáb Feb 10, 2018 12:51 am

Iba a voltear para irse cuando Suwako Giru le dio la razón mientras se colocaba el zapato.  Tanaka asintió sin cambiar en lo más mínimo la expresión neutral de su rostro. Supongo que tiene suficiente sentido común como para darse cuenta.

A continuación le transmitió que le cedía nuevamente permiso para contemplar el atardecer con un juego de palabras algo rebuscado. La mente de Tanaka remarcó dos cosas. La primera, el chico, como todos los infantes, cambiaba de idea con demasiada facilidad. Me pregunto cómo puede vivir con una personalidad tan… fatigante. Yo no soportaría la tensión de tener que actuar así todo el rato. La segunda, que ni su apreciación artística de la realidad era capaz de escapar de la ingente megalomanía del muchacho. Dejando de lado el crédito que debería cederle por ser capaz de construir una imagen con cierto peso, diría que su ego puede ser bastante más grande de lo que pensaba. Tal vez tengo a la reencarnación de Luis XIV enfrente… Pobre chico, debe ser agotador.

Suspiró por puro cansancio. Tanaka era capaz de cansarse solo viendo el esfuerzo que otros realizaban, y no se le ocurría que aquella forma de actuar pudiera ser algo natural para el joven. Mantener esa fachada debía ser una tarea verdaderamente cansina.

Escuchó quedamente al chico mientras se le acercaba y correspondiendo a su suspiro adoptaba una actitud condescendiente. Para su sorpresa, Suwako Giru era capaz de la autocrítica. El espectáculo era aún más digno de contemplar que el mismo atardecer. Las personas pueden ser algo curioso, se dijo Tanaka asintiendo. Desarrolló todo un monólogo de disculpa y reparación, que ciertamente conservaba todo los tintes de su curiosa patología, pero no dejaba de ser una concesión.

Por otra parte, sus últimas palabras eran algo deprimentes, aunque le extrañaba que Suwako Giru (Tanaka no podía sino decir el nombre completo de una personalidad tan llena de sí) fuera capaz de mostrar vulnerabilidad o  de que realmente tuviera un lado poético. Tal vez ni siquiera se da cuenta de ello. Tanaka sintió algo de lástima por él, aunque solo se lo permitió porque no le costaba nada.

Giru finalmente regresó a su puesto, dejando a Tanaka exactamente en la misma posición y la misma cara. Mmm… Tanaka dudaba. Aunque ciertamente había recibido “permiso” para quedarse y en teoría le apetecía hacerlo, el chico ya había dado muestras de explosividad y personalidad variable. Sería el colmo quedarse, solo para que cambiara de idea a los cinco minutos y volviera a echarlo.

Suspiró. El factor decisivo fue la distancia entre el dormitorio y aquel lugar. Justo ahora me da pereza caminar. Y, si he medido a este chico molesto correctamente, mientras considere que es superior a mí no me molestará.

- Gracias, me quedaré.-respondió con la misma voz inexpresiva.

Lanzó un vistazo a los bancos, preguntándose si no estaría más cómodo acostado en uno de ellos. Vio de reojo la silueta recortada del joven contra el atardecer. Oh… no. La lástima que sentía por el chico estaba creciendo, y eso era malo. Tanaka sabía que por lo general tendía a arrepentirse de decisiones tomadas a base de sentimentalismos, puesto que cada vez que consentía en ayudar a  la lunática de su hermana lo pagaba muy caro. Por otra parte, el Tanaka compasivo era partidario de dirigirle la palabra, al menos para hacerle algo de compañía.

Mmm… No tengo la menor duda de que volverá a molestarse. Pero… También era posible que si tomaba su oferta literalmente y se quedaba ahí, en silencio, se lo tomaría como otro ataque. Lidiar con niños es realmente un incordio. Después de todo, los niños se parecían en demasiadas cosas a los locos, sobre todo en su irracionalidad. Supongo que no puedo simplemente quedarme callado. Al menos comentaré sus propias palabras.

Se acercó con suavidad y se detuvo frente a la cerca a dos metros de él, esperando que fuera espacio suficiente para no pisar su amor propio.

- ¿Sabes por qué la modestia es una virtud, Suwako Giru? –era una pregunta completamente carente de tono y Tanaka sabía que estaba tocando un tema harto peligroso considerando a su interlocutor, pero tenía una mínima esperanza de que se pudiera razonar con él- No digo que un exceso de amor propio sea un crimen, al contrario. A muchas personas le falta una buena dosis de ella. Es casi patológico, vivir incontinuo siendo quien eres. Alabo tu capacidad para creerte mayor que una bola de gas de dimensiones cósmicas. Pero deberías considerar la utilidad de exteriorizar dicha creencia. Por ejemplo…

Su rostro mostró por primera vez un leve dejo de desagrado.

-…conozco a alguien que, a pesar de no tener tu ego, sí está demasiado convencida de que es superior al resto. Es un ser manipulador, inseguro, caprichoso y en ocasiones cruel. Pero esa persona es extremadamente buena ocultándole al resto del mundo lo que es realmente. Creo que tendrías una cantidad considerablemente menor de conflictos si no le anunciaras constantemente al mundo la grandeza de Suwako Giro. Tal vez te costaría hacerlo Oh, vaya si te costaría, -pero encontrarás que hay días en que no te apetece que la gente se aparte de ti, y esos días querrás no ser tan brillante como para que osen acercarse a ti ardan bajo todo el calor y la luz que emites.

Tanaka suspiró agotado. Odiaba hablar inútilmente, era un desperdicio de su aliento. Por lo menos esperaba que el extremo cuidado que había puesto en “engrandecer” la figura del irritante chico lo apaciguara lo suficiente como para escucharlo sin estallar. Tanaka no le daba tanta importancia a la percepción que los otros tenían de él. Le daba pereza.

- Dime, ¿realmente no tienes otro lugar adonde ir?



Ni pienso, ni hablo ni nada de eso. Me da pereza.



IDs:





avatar
Salón : 1 B Dromes : 9652
Reputación : 7
Mensajes : 42
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palabras y nubes al atardecer // Priv. Suwako Giru

Mensaje por Suwako Giru el Sáb Feb 10, 2018 6:25 am

Giru estaba mirando la puesta de sol e intentaba calcular el tiempo que tomaría que la noche llegase a todo Éadrom... O al menos a la parte en donde estaba él. Sin embargo, para su sorpresa, ni grata ni molesta, el joven respondió a sus palabras... Que hasta poco ya no eran propias de Giru sinó de su versión "madura" y capáz de "reprimirse", pues, mientras Giru hablaba consigo mismo y se resentía, esa pequeña parte de él que sabía que podía escapar de su condena aprovechó para salir.

Volteó y miró al chico con sus ojos rojos, pues como es común que cambien cuando su "verdadera personalidad" toma control -Tienes razón en muchos puntos Joven...- quedó un momento pensando, hasta ahora el chico no había dicho a Giru su nombre, no obstante, en lugar de tomarlo como descortesia lo tomó como una medida preventiva que decidió tomar el chico para no tener que preocuparse después -Siempre he creído que la única manera en la que puedo lograr que las personas estén a mi lado es demostrando ser alguien digno de tener tal compañia... Y he creído igualmente que requería de una grandeza superior para que estas se interesasen en mí, pero poco a poco he logrado ser testigo que estas personas suelen detestarme cuando tengo un nivel sobreexagerado de soberbia

Miró el cielo y pudo ver como se matizaba... No tendrían un rojo intenso como sus ojos pero era una hermosa tonalidad la que estaba adquiriendo -Pero debo confesar, que conozco que actualmente tengo una maldición impuesta por la misma deidad que me trajo a este mundo; esa maldición es la incapacidad de desprenderme de mi orgullo, y no es porque sea imposible, sinó por el hecho de que Yo, Suwako Giru, o al menos esta versión, puedo desaparecer por completo, ya que soy el responsable de tanta arrogancia...- sacó el mango de Ego y entonces lo mostró, en un instante el filo de la espada apareció y Giru sonrió -Mi verdadero cuerpo es esta espada... Este cuerpo no es mío...- dijo refiriendose al cuerpo actual que poseía, que le fue dado al llegar a este mundo. Aunque desconoce realmente mucho de su pasado, él sabe con toda seguridad que ese cuerpo no era su cuerpo original.

-Habré hablado de más...
Después de ese montón de detalles que Giru había revelado al chico por impulso mas que por deseo o necesidad este solamento soltó una carcajada y se acercó a este quedando en frente del chico.
-Creo que te sentirás mejor si te digo que Yo, el gran Suwako Giru, soy capaz de soportar el frio extremo y tengo una gran resistencia...- cosas que no eran mentira había comprobado una vez con un conocido anteriormente -Así que podré estar bien en cualquier lado. A todas estas... ¿No me dirás tu nombre?

Volteó a mirar al sol, directamente, cosa que hacía bastante seguido e increíblemente no le perjudicaba tanto, entonces volvió la mirada al joven y le miró con seriedad pero luego dejó salir una sonrisa -Y por favor, desde ahora dírigete hacia mí como Giru...


-Hablo- -Pienso- -Narro-
"Sí, este soy Yo... Mucho gusto en conocerte"

avatar
Salón : 1 A Dromes : 25165
Reputación : 3
Mensajes : 177
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palabras y nubes al atardecer // Priv. Suwako Giru

Mensaje por Kuroki Tanaka el Sáb Feb 10, 2018 6:53 pm

Tanaka asintió en silencio y con moderación a las primeras palabras de Giru, satisfecho al ver que el chico no había estallado en gritos ofendidos y que podía compartir una charla razonable. Cuando hayamos intercambiado un par más podremos quedar en un silencio satisfecho y podré terminar de relajarme en paz y tranquilidad.

- No te falta razón en creer que la grandeza es necesaria para conseguir… amistades –concedió - Las personas se sienten naturalmente atraídas a las cosas que resaltan, como las polillas a la luz. Pero tienes que recordar lo que les pasa a las polillas cuando se acercan a una luz que no ilumina en frío sino que arde con demasiada intensidad. Y, por otro lado, también podrías atraer sobre ti atenciones indeseadas. La moderación es recomendable en todos los aspectos de la vida.

Suspiró. No había perdido la cuenta de el número de veces que lo había hecho porque no la llevaba. Suspirar era algo tan natural en Tanaka como respirar. Hablar no tanto. Continuó escuchando a Giru, que a continuación dijo algo que al principio tomó como una figura metafórica, otra imagen que deseaba usar para darle colorido a sus palabras o para no hablar en específico. Creo que debe estarse refiriendo a sus padres. Es probable que haya adquirido su personalidad de ellos, y que él mismo considere el legado como una maldición… aunque me extraña que hable en esos términos. Tal vez sea parte del Personaje “Suwako Giru”, pensó.

Claro que cuando contempló a Giru desenvainar el mango de una espada… No, era una espada. Tanaka ladeó un tanto la cabeza. Durante un segundo apenas le había parecido que lo que lo que sostenía el chico era una empuñadura, pero ahí estaba la hoja, brillando en destellos escarlatas en el atardecer. Tanaka trató de preguntarse lo que había sucedido, pero decidió un par de segundos más tardes descartarlo por ser una tarea demasiado agotadora y esencialmente inútil. Debe haber sido un juego de la luz. Aceptó la explicación que se había proporcionado a sí mismo con rapidez sin molestarse en preguntar cómo no había visto esa espada antes si estaba ahí, y se limitó a olvidar todo al respecto, pasando a concentrarse en el hecho más apremiante de que Suwako Giru estaba, en efecto, empuñando una espada frente a él, aunque no de manera abiertamente amenazadora.

- Hmm…

Tanaka soltó un murmullo que podía ser interpretado como aceptación o comprensión, pero que solo era feedback, para no quedarse callado. Este chico… ¿será posible que sea de veras un incordio de nivel Tomoko? No se me ocurre ningún motivo por el que alguien vaya por ahí cargando con una espada, mucho menos creer que ES la espada. Suena como un leve ataque de psicosis. No, debe de ser una cosa de niños, pero, ¿qué estan haciendo los profesores de este lugar, dejándolo llevar eso en el terreno escolar? Tanaka no se sentía particularmente preocupado, porque no se sentía en peligro, al menos no de momento. De cualquier manera lanzó un vistazo fugaz a la puerta y calculó que podría salvar la distancia que lo separaba de ella en un instante si era necesario.  

Suwako Giru lanzó una carcajada y se acercó a él. Tanaka lo miró con la misma expresión inexpresiva que jamás variaba, pero con una mirada bastante viva que reflejaba una atención que hasta ahora no le había dedicado. He cometido un grandísimo, grandísimo error, se dijo Tanaka pensando, no en el hecho de haberse compadecido para dirigirle la palabra, sino en haber decidido quedarse en primer lugar. Escuchó los alardeos de Giru limitándose a asentir.

- Ya veo. –hizo una pequeña pausa cuando el chico le preguntó su nombre. Definitivamente no quería decírselo. Había logrado escapar de la influencia de su hermana durante un buen tiempo, y no iba a limitarse a caer en la influencia de otra molestia que podría hasta resultar más peligrosa.

Mmm… ¿no estaré siendo un poco paranoico? Tanaka lo consideró un momento. Ya había catalogado la actitud de aquel joven como infantil. Era más razonable pensar que era solo un jego de niños a creer que se encontraba con alguien cuya mente huía de la realidad. Después de todo, ERA en verdad un chico. Ni siquiera demasiado inmaduro para su edad. Era Tanaka el que tenía una razón y madurez por encima de su edad. Tal vez leer demasiado sí hace daño. O vivir junto a una sociópata.

Una vez más, Tanaka soltó un suspiro de resignación. Espero no estar cometiendo un segundo error.

- Mi nombre es Tanaka, Kuroki Tanaka. Eres bienvenido a tutearme si lo deseas… Giru.

Entonces… ¿Ahora qué? El chico estaba frente a él y sonreía amigablemente. Entre lo posible Tanaka prefería mantenerlo así durante un tiempo. Sabiendo ya que la intención de Giru era pasar la noche en aquel lugar, era él quien se debía retirar, tan pronto como fuera conveniente. Por tanto, tengo que seguir hablándole hasta que esté satisfecho. ¿Pero de qué?

- Ahm… ¿Estás disfrutando tu vida en el instituto? –Era una pregunta inocua, pero lo único en lo que podía pensar. No se interesaba demasiado por las charlas casuales, así que no tenía idea de lo que usualmente le interesaba al resto. –Yo llegué hace poco. Por ahora me está yendo bien. Aún no tengo amigosLo cual es una fortuna- ¿Qué tal tú? ¿Has hecho alguno?



Ni pienso, ni hablo ni nada de eso. Me da pereza.



IDs:





avatar
Salón : 1 B Dromes : 9652
Reputación : 7
Mensajes : 42
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palabras y nubes al atardecer // Priv. Suwako Giru

Mensaje por Suwako Giru el Sáb Feb 10, 2018 7:26 pm

Giru finalmente pudo calmarse al escuchar el nombre del joven... Tanaka, Kuroki Tanaka... Un nombre que podría apreciar. Sin embargo, dejó de sonreir tras escuchar las preguntas de Tanaka, pero no porque le molestasen sinó de hecho porque no quería seguir hablando de él...
-No creo que esté realmente interesado en escuchar mi respuesta... Seguro que sólo siente presión- suspiró -Pero bueno... Ha dicho algo interesante después de todo

Volteó a mirar al chico con sus ojos ardientes por mirar al sol, que ya estaba perdiendo poder... Es común, inclusive la gran bola de gas que aún solo siendo una estrella más grande que algunos planetas pero no más grande que otras de su mismo tipo ostenta el titulo de "Astro Rey" podía caer... O desaparecer... Eventualmente, el "Gran Rey y Dios de la Arrogancia" comprendió que caería algún día.
Lo miró con una mirada indiferente, simplemente guardó su Ego, la cual volvió a ser un simple mango de espada y entonces miró al cielo, ya oscurecido -Takemori es un lugar que se supone te enseñará lo que necesitas saber sobre Éadrom... Pero lo impresionante son las personas que aquí he conocido quienes me han enseñado sobre la vida...- miró al suelo y sonrió -No sabría decirtelo con total confianza, pero he hecho conocidos que me han hecho sentir bien, y otros no tanto... Más que amigos, he hecho enemigos y rivales... Pero nunca he sabido que es en realidad un amigo, y mucho menos el beneficio que estos otorgan

Mira con una sonrisa macabra al joven Tanaka y entonces le pone la mano en el hombro; Giru no sabía que con la expresión que tenía podían malinterpretar sus intenciones e inclusive podría hacer correr a cualquiera -Seamos amigos... Seré tu primer amigo en este lugar, y verás que Yo, Suwako Giru, no solo puedo acabar con mis enemigos, sinó tambien ¡Ser un buen amigo!

Para alguien que no podría definir "Amistad" ni "Amigo" tiene mucho entusiasmo en entablar una amistad con alguien que apenas conoce... De hecho, solo conocía su nombre, pero no le importaba.
Allí estaba muy emocionado, temblando esperando la respuesta de Tanaka.

-¿Si acepta ser mi amigo podré pedirle dinero? Eso es lo que hacen los amigos, después de todo... Se ayudan...- entonces apretó el puño y sonrió aún más -Y podremos hacer de este lugar, nuestro lugar secreto para flojear, conversar y comer... ¿Que te parece?

Se estaba haciendo de noche, ya vendría siendo hora de que Giru se echara a reponer sus fuerzas... Tuvo un día dificil, pero la oportunidad de hacer un amigo le sacaba una energia oculta que le permitía estar parado un momento más ignorando los dolores de sus cansadas articulaciones...


-Hablo- -Pienso- -Narro-
"Sí, este soy Yo... Mucho gusto en conocerte"

avatar
Salón : 1 A Dromes : 25165
Reputación : 3
Mensajes : 177
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palabras y nubes al atardecer // Priv. Suwako Giru

Mensaje por Kuroki Tanaka el Sáb Feb 10, 2018 10:32 pm

Sí, ciertamente las personas que se conocen aquí son impresionantes, se dijo Tanaka mientras lo escuchaba, algo más tranquilo porque Giro había guardado la espada, que Tanaka había decidido convenientemente no mirar. Y no me refiero solo a ti. Había notado cierta “extravagancia” en los otros estudiantes a los que había visto, pero había eludido todas las  oportunidades de conversación, así que todo lo que tenía era una idea superficial. Simplemente asumía que todos los estudiantes de instituto eran así, con extraños códigos de vestimenta y comportamientos. “Antes las cosas eran más simples”, pensó suspirando. Se dijo que estaba pensando en el mismo tono que lo haría un anciano nostálgico, siempre convencido de que el pasado siempre fue un lugar mejor y más cálido, pero a Tanaka el viejo modelo del estudiantado, respetuoso, tranquilo y obediente, se le antojaba idílico. Aunque probablemente yo mismo sería incapaz de dormirme en clase.

Enemigos y rivales, repitió para sí. No le extrañaba. Se necesitaba bastante resistencia solo para estar cerca de Giro, y aquellos que lo soportaran probablemente lo hacían a duras penas. Era normal que tuviera roces con ellos. Pero al menos no estás completamente aislado. Dicen que un buen enemigo vale por tres amigos, y que un rival es hasta más útil para el crecimiento personal que los mismos amigos. Creo que tienes bastante suerte, Suwako Giru, considerando. Oh, y si quisiera podría decirte que la amistad es un incordio. Chicos molestándote a cada rato con conversaciones irrelevantes y peticiones fastidiosas, y eres incapaz de negarte para no herir sus sentimientos. No merece la pena. Es preferible quedarte con enemigos y rivales. Así que sí, creo que te va hasta mejor que a mí., piensa Tanaka con una pequeña sonrisa mental.

- Eres un chico con suerte- murmuró, todavía contemplando el ocaso, que ya llegaba a su fin. El efímero instante en que el dorado más puro teñía el mundo estaba a punto de llegar. La vida desaparecería del atardecer y solo quedaría la muerte de la noche, un tipo de vida distinta a su vez.

Una mano se posa en el hombro de Tanaka, que aparta la mirada del horizonte para voltea a ver a Giro. La sonrisa en su rostro es escalofriante, pero por suerte el rostro siempre inexpresivo de Tanaka no refleja una reacción. Este es el momento en que dice algo aterrorizante y yo me arrepiento de no haberme ido cuando tuve oportunidad, se dice Tanaka sin mucha tristeza, más bien con cierta resignación fatalista. Lo que ha de suceder sucede, es una filosofía bastante pasiva, especial para aquellos que no poseen la voluntad ni las ganas para enfrentarse al destino.

Suwako Giro, joven de una arrogancia que rivaliza con el astro rey, y que probablemente lo supere en el interior de su imaginación, le ofrece su amistad justo cuando el sol vive su último segundo. Una luz dorada los baña antes de que el momento pase y desaparezca. Tanaka, que es de una tez casi blanca, se las arregla para palidecer aún más.

Es mil veces peor de lo que esperaba.

… N… n… Oh, por mil demonios. Es uno de los juramentos de su hermana. Lo ha invocado porque Kuroki Tomoko se ha colado en su mente para romper a reír a mandíbula batiente. Es una sonrisa perturbada y mordaz. Se ríe de él porque todos los intentos de Tanaka por huir de ella solo han terminado ganándole un destino aún peor. Es como huir de la sartén para caer en el fuego.

Suwako Giru acaba de ofrecerle su amistad, y lo peor es que a Tanaka no le queda la menor duda de que es una oferta sincera. Lo último que desea Tanaka es hacerse amigo de una molestia colosal como Giru. Apenas ha resistido un cuarto de hora con él compartiendo una azotea vacía. ¿Cómo diablos va a sobrevivir a la experiencia de ser su amigo? De acuerdo, de acuerdo. Creo que estoy entrando en pánico. Solo relájate y respira, se dice Tanaka. A pesar de que nada, absolutamente nada de su cuerpo o rostro ha dejado traslucir una sola palabra de lo que está pensando, sus ideas están en un lugar bastante incómodo. Porque Tanaka no es una mala persona. Es incapaz de rechazar una mano extendida solo porque le resulta inconveniente. Es incapaz de negar su ayuda. Por eso Tomo-chan puede aprovecharse tanto de él.

El chico frente a él no es malvado, al menos eso le parece. Solo es un niño irritante, piensa. Y supongo que de veras necesita un amigo o al menos probar que es capaz de tener uno… ¿Pero por qué tenía que ser yo? Malditas sean mis propias palabras. Y además… El mocoso dudosamente se tomaría el rechazo con tranquilidad.

Ese último pensamiento es definitivo. Cuando escucha sus últimas palabras, en las que le propone convertir la azotea en su lugar especial y le pide su respuesta, Kuroki Tanaka se rinde. Sabiéndose incapaz de rechazar a Giro, y aún más incapaz de afrontar las consecuencias de rechazarlo, seguir preocupándose por ello sería un desperdicio de sus fuerzas mentales. He de aceptar mi destino. Ya veremos.

Emite un pequeño sonido de asentimiento y lo acompaña por un ligero movimiento de cabeza.

- Claro. Seamos amigos.

Tanaka le tiende una mano delicada para que su nuevo amigo la aferre, esperando que no la apriete con demasiada fuerza.

Creo que el momento de ejecutar una retirada estratégica se acerca. Total, ya había sido completamente derrotado. Estoy seguro de que hay algo positivo en todo esto…


Ni pienso, ni hablo ni nada de eso. Me da pereza.



IDs:





avatar
Salón : 1 B Dromes : 9652
Reputación : 7
Mensajes : 42
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palabras y nubes al atardecer // Priv. Suwako Giru

Mensaje por Suwako Giru el Lun Feb 12, 2018 11:38 am

Después de recibir una respuesta afirmativa por parte del joven Tanaka a su propuesta de ser amigos Giru cerró los ojos y sonrió.
-Es este el primer paso a una mejor vida Giru... Un paso que nos pone en el camino de vivir una vida tranquila; una vida donde se puede dejar de buscar ser el más poderoso y centrarse en tener una buena vida junto a personas que podamos querer....- hablaba consigo mismo, o al menos con su "otra parte".

-El poder de la Amistad... Es el poder que esta vez he conseguido... Yo, Suwako Giru, estoy a un paso más cer....- observó a Tanaka y sonrió algo apenado -Estamos... Tanaka Kuroki y Suwako Giru están un paso más cerca de tener una vida común y corriente. Aunque ¿Quién quiere una vida como la de los personajes secundarios que encontramos por acá? Oh si si... Debería darte la bienvenida al mundo de "La posición estelar".

Sus ojos en algún momento regresaron al morado, señal de que su instinto volvió a tomar control sobre el cuerpo de Giru, sin embargo, ahora que Tanaka y Giru eran amigos las palabras de Giru eran medidas de manera que no hiciese sentir mal a Tanaka; haciendo de este una persona que está por encima de los demás "al igual que Giru".
Giru apretó la mano de Tanaka, la cual estaba un rato levantada esperando a ser estrechada mientras que Giru decía sus tonterias -Y desde ahora... Somos amigos. Si tienes algún problema no dudes en decirmelo y encantado estaré de aniquilarlo sea como sea... O al menos de dividir tu problema a la mitad encargandome yo de la otra jejeje. Oye... Dividir a la mitad... ¡CON MI EGO!- como era costumbre en él no podía evitar aprovechar el juego de palabras.

Giru se tiró al suelo y allí cerró los ojos y se quitó los zapatos intentando ponerse cómodo. Levantó la mano a Tanaka y le señaló -Ahora Broda... Somos amigos, espero que comprendas que desde que he llegado acá tenía la intención de echarme a descansar, cosa que no he podido hacer todo el día. Si me lo permites me voy a dormitar ahora... Cierras la puerta en cuanto te vayas, si necesitas algún favor me lo pides mañana...

Realmente estaba agotado, de por sí haber tenido un exhaustivo entrenamiento en el Bosque, como casi siempre acostumbra a hacer, es algo que cansaría a cualquiera. Sin decir además de lo cansado que habrá sido para él el tener que tratar con una persona tan.... tan.... tan indiferente como Tanaka.
-Espero que le gusten los chocolates con trozos de naranja... Así puedo dárselos a él en lugar de tirarlos por ahí....- apretó los dientes -Los odio....-


-Hablo- -Pienso- -Narro-
"Sí, este soy Yo... Mucho gusto en conocerte"

avatar
Salón : 1 A Dromes : 25165
Reputación : 3
Mensajes : 177
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palabras y nubes al atardecer // Priv. Suwako Giru

Mensaje por Kuroki Tanaka el Lun Feb 12, 2018 6:27 pm

Su nuevo mejor amigo, aceptado por una votación unánime mientras un tipo con una pistola les decía desde el estrado  a todos los representantes: “¡Sentarse, coño!”, se deleitó unos momentos en la magnitud de su logro mientras Tanaka calculaba las consecuencias del referéndum que acababa de efectuar.

Sigh… Tampoco puede ser tan malo. Igual necesitaba a alguien con quien hablar de vez en cuando. A favor de mi salud mental es algo necesario el socializar, pero se me hace que precisamente esa estabilidad mental peligrará dentro de poco. Fue asintiendo ante cada una de sus palabras, descubriendo que era un método infalible de mantener satisfecho a Giru, que parecía prestarle más atención a sus propias palabras que a cualquier otra cosa. Lo cual es una bendición, si me atrevo a decirlo.

Tanaka contempló el pronóstico de cómo serían el resto de sus días y suspiró, una vez más. Pero al escuchar las palabras que Suwako Giro pronunció tras estrecharle la mano su atención se desvió ligeramente a ellas.

Hooo… Eso es muy interesante. No lo había visto desde esa perspectiva. Tener a un camarada con esa tendencia a enfrentarse a los problemas podría quitarle a Tanaka muchos inconvenientes si lo manejaba adecuadamente.  Dividir a la mitad… Suena bastante efectivo.

-Mmm, lo tendré en cuenta Giru. Gracias.
–Dudó algunos segundos antes de añadir a regañadientes- Estoy igualmente a tu disposición si es que puedo serte de ayuda.

Esperaba que no, pero de cualquier manera debía decirlo. Esperaba también que no sería mucho pedir que estuviera al día con sus estudios, pero si no era así se resignaría a ayudarlo pensando en futuras oportunidades de reciprocidad.

-De acuerdo. Espero que duermas bien. Solo asegúrate de buscar otro lugar para dormir pronto. Los resfriados son un inconveniente evitable –Le dijo en su tono neutral a pesar de que el chico había hecho alarde de cierta capacidad para resistir las bajas temperaturas. Nunca se le debe hacer caso a los desvaríos de un niño, asintió para sí.

-Ten una buena noche.

Le deseó permitiéndose incluso una pequeña sonrisa antes de salir prácticamente huyendo por la puerta. Antes de irse, una parte de Tanaka lo detuvo y lo obligó a mirar atrás, a la imagen del chico, acostado en el suelo, perdiéndose gradualmente en la penumbra.

… Sí, es un buen chico después de todo.

Y pensando en ello, Tanaka fue a buscar finalmente su descanso, cerrando la puerta tras de sí.


Ni pienso, ni hablo ni nada de eso. Me da pereza.



IDs:





avatar
Salón : 1 B Dromes : 9652
Reputación : 7
Mensajes : 42
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palabras y nubes al atardecer // Priv. Suwako Giru

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.