image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

image

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Los pétalos caidos de la Saxifraga [Priv. Jeong]

Mensaje por Sayori el Dom Feb 04, 2018 4:16 pm

Los pétalos caidos de la Saxifraga




El día lluvioso en Eadrom dominaba cada centímetro cuadrado del epicentro de la ciudad. Las gotas de agua frita caían a un tamaño alto, que la velocidad de los automóviles debía disminuir a causa de la humedad y la falta de fricción que produce el pavimento encharcado contra las llantas. Era un panorama bastante hermoso a pesar de la oscuridad, cuya de a toques era alumbrada por las luces de los carros. Ni siquiera era tarde, aproximadamente las tres de la tarde y ya daba la impresión de querer anochecer. Fue avisado en el pronóstico local la posible lluvia. Usualmente cuando viene un frente frio de nuevo, todo por la estación presente de invierno, primero las brisas arrastran las cargadas nubes creando así las precipitaciones pequeñas. Las llorosas siempre traen para el dia siguiente una helada de dias o incluso semanas enteras. La temperatura oscila entre unos ocho grados centígrados con la tendencia en bajar hasta los menos dos y así la calma perdurará en chaquetas y abrigos gruesos.


Se dice que los caracteres frios jamás les da frío o al menos menos que los expresivos. Claro, teorías. De guantes puestos, gabardina de tonos fúnebres y un gorro de lana negro con rayas grises; además de unas botas al estilo militar quiso el estudiante Clai a travezar la lluvia cuando esta logró calmarse de a gotas simples. Un paragua trasparente se abrió emitiendo su sonido caracteristico tras la fuerza del metal. La briza corria tan delicada, los pies salian de la tienda que le brindó refugió durante el aguacero y los charcos pringaron al dar sus pasos con aquellas botas grandes. Era como si el día fuera un reflejo de su expresión. Estaba haciendo una recarga en su servicio de el teléfono-celular cuando fue atrapado. Iba por el sendero peatonal rodeado por una corta cuadra de edificios de viviendas cuando en su rostro cayó un rayo de luz invadiendo su vista, teniendo la necesidad de usar su derecha a cuidarse de ello. Al cruzar la calle estaba una tienda de flores y habían empleados volviendo a sacar los productos que usualmente deberían estar de exposición. Pero hey, la lluvia era fuerte, si los dejaban tomar agua por su cuenta las flores mas delicadas y las hojas pequeñas serían maltratadas.


Las personas lo evaden. Clai estaba siento obstaculo entre los caminantes tras haberse quedado estatico mientras observaba el negocio. Viajaba entre sus pensamientos; una serie de historias como recuerdos cinematográficos corrían en su espacio mental deteniéndose en una toma específica. Las cejas se fruncieron a reacción y sus labios quedaron apretados. Estaba a lo lejos una flor que tanto adoraba su hermana. Exactamente una flor de noruega cuya tiene presencia en su mayoria en aquel pais helado. Era imposible que existiera una exportación de la flor a Japon. Es un brote muy delicado, pequeño, pero igual de hermoso en la forma de los petalos y pistilos.


Esos pasos se le fueron inconscientemente a por ellas. Soñaba en esos días en lso que se iba con su hermana de paseo por las altas montañas de Noruega en donde jugaban a buscar objetos diferentes y lindos. Ella le trajo unas rocas de una forma muy peculiar, en cambio Clai, obsequió unas flores pequeñas. observó muy bien la calle y de dos miradas cruzó por el anden peatonal. Caminó con la expectativa de que su vista no le había fallado y como un curioso cliente bajó su paragua a cerrarlo. La lluvia no eran mas que gotas inocentes. La flor esa muy parecida, pero no sabía si tan solo era una de imagen similar o si en verdad era la que tantas sonrisas compartió con su hermana. "Bergfrue" Pronunció con su debido acento nórdico. A pesar de estar ya para su tercer año de vida en su pais de Origen, no se sentía que el japones era lo suyo. en su acento algunas palabras se evidenciaba su procedencia de un pais extranjero.


Timidamente acarició el petalo de una de las flores. Y sin mas que decir, el solo sonrió forzado. Ese rostro tan sólo expresó un sentido de melancolia hacia lo que probó pero nunca pudo vivir como el en verdad quería.


-...Es hermosa...-






-Yo hablo./ "Yo pienso"/ Yo actúo.

Una vez mi Padre dijo...:

"Las emociones inexpresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde de peores formas."
-Sigmund Freud

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 20 Dromes : 13473
Reputación : 7
Mensajes : 259
Ver perfil de usuario
Sayori
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pétalos caidos de la Saxifraga [Priv. Jeong]

Mensaje por Jeong Min Hee el Miér Feb 07, 2018 9:34 pm

 El invierno era la estación favorita de Hee Min, no por nada en particular solamente le gustaba sentir el frio del ambiente y el contemplar la hermosa nieve que acompañaba dicho clima. Ese día la temperatura era algo alta y con el pronóstico de lluvia que azotaría la cuidad, hacía que aquel ambiente fuera de lo más agradable para estar fuera de casa.

Entendía que por el gran aguacero que ocurría fuera de la tienda se le haría difícil el tener que transitar con su vehículo por las calles de regreso a su hogar, pero también dejaba que la mayoría de las personas evitaran los lugares abiertos y se refugiaran debajo de cualquier parada para no dejar que la lluvia los alcanzarse. “Quiera o no, este tipo de clima me ayuda bastante cuando tengo que escoger una víctima.” Un pensamiento oscuro pero acertado… El agua se llevaba toda evidencia dejando sin nada a los oficiales y personas peligrosas que le seguían el paso.

No obstante, disfrutando de aquel diluvio que se generaba afuera la joven azabache tenía que realizar sus tareas en el trabajo en el cual había sido contratada no hace mucho. Si tuviera que elegir entre el irse a pasear un rato o quedarse contando flores y escuchar las órdenes del jefe, decidía el subirse a su automóvil; y no por que le desagradaba lo que hacía o que odiara a sus compañero o jefe… si no porque era para ella un acto que debía de hacer.

La actitud que tomaba con las otras personas era tan diferente a lo que sentía realmente dentro de sí, se comportará como si fuera una mujer de lo más amable y dulce sin dejar de ser madura. Pero solamente era una farsa que había creado para mantener sus instintos bajo control, desde hace tiempo aprendió que las personas te hacían caso cuando parecías más una víctima inocente que una perra malagradecida también porque con ello podría tener una visión eficaz ante las personalidades de los demás.

— Esto ha estado muy tranquilo… ¿debería tomar mi tiempo para comer ahora?  — se preguntaba indecisa sobre lo que tenía que hacer una vez que termino con la mayoría de las tareas a realizar. Todavía no conocía del todo a sus nuevos compañeros del trabajo por lo que antes de poder elegir sobre si irse a comer o no quiso ver lo que estaban haciendo para saber si algunos de ellos aceptaban el ir a acompañarla.
Su caminata era suave y con sigilo para observar, tal vez en ese momento no se daba cuenta que posiblemente la tacharían como stalker o algo parecido.. Pero en verdad no le importaba lo que ellos pensarán si solo hacía algo tan ligero como eso.

Jié se encontraba limpiando la bodega detrás de la tienda como era su costumbre. La azabache decidió mejor no interrumpirlo y volteo su mirada hacia la peli rosada que estaba sosteniendo algunas flores en sus manos para acomodarlos en un adorno para exhibición. “El jefe está regando algunas plantas en la otra habitación... Tal vez si le pregunto a Lily” Imaginaba que la rubia estuviera tarareando alguna canción mientras esperaba detrás de la caja registradora. Así que por lo menos le haría compañía a medida que esperaba algún cliente que pasará por la puerta principal. Su sorpresa fue el verla ocupada ayudando a una persona a elegir un arreglo de rosas.

— Al final sí que tendré que esperar un rato… ¿mmm? — mascullaba una vez que trataba de volver a su área para retomar su trabajo. Antes de darse la vuelta por completo con el rabillo del ojo noto a un hombre que se encontraba al exterior de la tienda, deteniendo su paso le puso más atención para darse cuenta que pudiera ser un posible cliente.  — … — Miraba de nuevo a Lily y con leve suspiro decidió que era lo mejor ayudarle ya que no había notado la presencia de la nueva persona.

Caminó con suavidad ante el hombre de apariencia elegante y con una sonrisa amigable fue como le daba la bienvenida — ¿Estabas buscando algo en específico?  — su voz era algo dulce al dirigirse al desconocido al encontrarse a unos pocos metros cerca de él.


SNOW
No matter what you do. You'll die anyway
avatar
Edad : 25 Dromes : 21164
Reputación : 3
Mensajes : 52
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pétalos caidos de la Saxifraga [Priv. Jeong]

Mensaje por Sayori el Lun Feb 12, 2018 10:39 pm


Sintió la suavidad de el pétalo de la flor con tonalidades blancas y por el centro de esta unas violetas, poseía pistilos delicados y  un tamaño muy curioso en cuando a su sencillez. Clai sonrió, podría  no ser la flor que el tanto vio en las montañas de su antigua tierra, Noruega, pero al menso esta era muy parecida. Como le gustaría llevarse una. Tan solo necesitaba era una sola, disecarla o preservarla de alguna manera a que esta durara el mayor tiempo posible. Esta era una flor que cuando se marchitan pierden  totalmente su forma. No como las rosas que siguen siento bellas incluso secas.


-No...- Respondió con un tono de voz delicado, suave hasta el punto de ser melancólico.


La presencia de la vendedora  no  fue incomoda a Clai, ese era su trabajo atenderlo con cualquiera duda que traiga el pelinegro. De un pequeño movimiento  soltó  la pequeña demostrando a la mujer  su estado intacto. Los dedos no quedaron marcados en el pétalo, tampoco se vio deformada. la mano del hombre siempre ha sido delicada y de presión leve, al menos su derecha. Los ojos fueron directamente a el origen de la voz femenina perdiéndose unos segundos antes de volver a ver  las otras flores que acompañaban su favorita.


-Descuida... Solo llegue aquí porqué me atrajo mucho  una flor que estas vendiendo. -Débilmente la señaló.- Esa de allí. Me recordó a una que  vi en Noruega. ¿Qué tan lejos traen sus flores? pareciera que estas fueran de muchas partes ademas de Japón... -Comentó,  caminó pasando por el lado de ella. obviando la parte de tener  contacto visual con la persona. habían pequeñas mas interesantes para el en el momento, como por ejemplo ver que otras flores reconocía. Se acercó a tocar como pluma las rosas purpuras.- La que te señale ¿Te sabes el nombre? -Susurró a un volumen apropiado como para que la fémina lo hubiese escuchado.


-Yo hablo./ "Yo pienso"/ Yo actúo.

Una vez mi Padre dijo...:

"Las emociones inexpresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde de peores formas."
-Sigmund Freud

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 20 Dromes : 13473
Reputación : 7
Mensajes : 259
Ver perfil de usuario
Sayori
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pétalos caidos de la Saxifraga [Priv. Jeong]

Mensaje por Jeong Min Hee el Vie Mar 02, 2018 12:01 am

Sabia que no era su trabajo el acercarse a los clientes a atenderlos, la mayoría del tiempo se la pasaba detrás de la tienda ayudando al jefe a regar plantas o el hacer el inventario requerido. No obstante eso no quería decir que nunca le tocaría estar delante de la tienda como su compañera de trabajo que se dedicaba a hablarles a los clientes.

Tenía experiencia tratando con las personas y gracias a la personalidad entrenada podía llegar a mostrarse de lo más amable de lo que pudiera pensar. En este tipo de situaciones sacaba su sonrisa de lo más alegre y cambiaba su voz a una melodiosa o dulce para que los oídos ajenos se sintieran de lo más cómodos con su presencia.

Por lo que no era de esperarse que esta mantuviera aquella sonrisa sobre sus labios y observará las acciones que el azabache realizaba notando un cierto interés por las flores que se encontraban en exhibición por fuera de la tienda. Se topaba varías veces con los ojos de este a medida que hablaba y cambiaba su posición para ver un poco más, aunque con el volumen de voz con la que se dirigía le hacía entender que no era una persona de lo más extrovertida.

— ¡Oh! Ya entiendo entonces — la voz de la chica sonaba alegre volteando a ver la flor que este había señalado. — Por supuesto que tenemos diferentes tipos de flores, muchas de ellas, si no la mayoría han sido cultivadas aquí. Siendo traídas ya así o en semillas. — lo decía con naturalidad tratando de responder la pregunta que el chico le había hecho — El dueño tiene un jardín exclusivo. — ya al final le da una leve sonrisa amable cruzando un poco sus brazos. Pensaba que con eso era suficiente para él.

“¿el nombre de esa flor?” una mirada algo confundida se mostraba en ella unos cuantos segundos antes de poder acordarse de la respuesta. Esta conocía casi todos los nombres de las flores por su gusto hacía ellas, pero también había otras que desconocía por completo. — Se le llama saxifraga… Has dicho que te recordó una que habías visto en Noruega ¿No es así? — se atrevía a preguntarle un poco muy a pesar si este le agradaría en contestarle — ¿Es la misma? —


SNOW
No matter what you do. You'll die anyway
avatar
Edad : 25 Dromes : 21164
Reputación : 3
Mensajes : 52
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pétalos caidos de la Saxifraga [Priv. Jeong]

Mensaje por Sayori el Jue Mar 15, 2018 3:51 pm


Se abrió paso por el corredor principal de la tienda echando el vistado a las flores expuestas del lado izquierdo primero. El no era un fanático de las flores, ni mucho menos de adornos, o jardines o todo lo relacionado al diseño de interiores y exteriores; mucho menos darlas en un detalle sea a alguien vivo o algún fallecido en un cementerio. La expresión florencia a causa de los recuerdos que una le trajo en especial. El realmente extrañaba vivir en Noruega, estar cerca a su hermana menor y escuchar las historias alocadas de su abuelo sobre vikingos o cuando el estaba en los barcos con su padre hace décadas.


Las manos las apoyó en las caderas, reposando sobre ambos pies subió la vista a los adornos de el techo, bajando sin prisa a las macetas, los fertilizantes e incluso las típicas vitaminas y favorecimientos del crecimiento de las flores. Caminó curioso por una en particular, estos eran unos sobres con el extraño nombre de Comida de planta o algo así, volteó a ver la descripción del producto. Según explicaba, era un polvo que se le echa al agua de las flores cortadas y esto las mantendrá florecidas y hermosas por mas tiempo al contrario, si uno le echara agua convencional. Algo útil que quizás compraría si se decidiría en llevarse algunas. Puesto que era una oportunidad única, encontrar la flor de Saxifraga en Japón no se ve en todas las floristerías.


—Eso parece ser...


Bajó el sobre guardándolo con los otros caminando de regreso por el corredor dándose su tiempo. Esta vez miraba los Claveles del lado derecho, había Begonias de colores profundos tambien. Abrazó el paragua contra el pecho entretenido con las muestras mientras escuchaba hablar a la dama.


Pues creo que sí, he escuchado que ese es su nombre común o algo parecido. No se si el de la clase o si es el común. Pero si. — Regresó la mirada corta a ella unos segundos antes de volverla a el siguiente arreglo de Begonias. — Es una flor de Noruega. Allá en las montañas se ve muy común en ciertas épocas del año. Son frías. Bueno, de tierra fría. Creo que por eso están bien florecidas en esta época invernal. Realmente no soy experto en flores, Dígamelo usted... o su Jefe. —Le dijo clavándole una sonrisa falsa.


Solo en esa acción se dió cuenta de la belleza misteriosa de la sonrisa femenina. Tazando de pies a cabeza notando lo pálida que la chica era, los músculos que involucran en las facciones del rostro, analizando con profundidad en tan poco tiempo. Desvió la mirada a las flores y de nuevo a ella borrando la minúscula sonrisa que una vez le demostró.


Cuando la vi, a usted, me la imaginaba con un tono de voz mas sereno, inclusive un poco seria. —Era bueno en eso. — Creo que me he equivocado en mi suposición o quizás hace bien su trabajo... Separar lo personal de lo profesional da de que hablar positivamente. —Regresó a quedar al frente de ella bajando los brazos, haciendo sonar la punta del paraguas contra el suelo. — En Noruega se llama "Bergfrue" —Pronunció perfectamente el Noruego, era normal en el de por si su habla tenía el acento atravesado aún en algunas palabras con "R". Quiso retomar el tema principal, dándole el nombre por el cual conoce a la flor de Saxifraga.



-Yo hablo./ "Yo pienso"/ Yo actúo.

Una vez mi Padre dijo...:

"Las emociones inexpresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde de peores formas."
-Sigmund Freud

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 20 Dromes : 13473
Reputación : 7
Mensajes : 259
Ver perfil de usuario
Sayori
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pétalos caidos de la Saxifraga [Priv. Jeong]

Mensaje por Jeong Min Hee el Mar Mayo 08, 2018 12:47 am

“¿saxifraga eh? Al final si que tenía razón después de todo” daba un suspiro tipo de alivio al notar que en verdad su memoria no le era tan mala, si bien la joven mujer recordaba a la perfección muchas de las cosas el tener conocimiento de más le hacía olvidarse de lo más básico.

Conocía la mayoría de las flores que existían sobre la tierra, o mejor dicho lo que una vez aprendió en libros y lo que su madre una vez le contó sobre ellos “A pesar de tener un gran jardín en casa, ella quería hacer un invernadero para las plantas más exóticas que quería comprar… seguramente también se le hubiera ocurrido el abrir una floristería”

Una sonrisa salía de sus labios al recordar algunas viejas cosas que alguna vez vio, por lo que se fue tan rápido como esta vino desde el principio. Reconocía que el trabajo lo había tomado no solo porque necesitaba tener uno, si no que era lo que más quería hacer, ya que seguramente no se imaginaba haciendo otra cosa.

Por lo que dejo que él contrario siguiera caminando por el lugar para ver si se le ocurría algo y comprara una que otra cosa de la tienda, no era su intención incomodarlo demasiado ya que solo estaba ahí para resolver sus dudas esperando a que mi compañera rubia se desocupara para atenderlo como es debido.
— Esta usted en lo correcto sin necesidad de ser experto en flores, — una sonrisa de lo más amistosa se dibujaba en ella al oír como el azabache empezaba a hablar sobre la flor en cuestión… — solo con conocer la región donde vive es suficiente para conocer la flora que tiene, al igual que hace uno al viajar. — No sabía por que pero Hee Min supuso que aquel joven había ido a Noruega o que vivió un tiempo en dicho lugar lo suficiente para reconocer la flor…¿será por eso que se detuvo enfrente de la tienda?

La atención de la mujer cambio de nuevo al cliente al escuchar lo que este decía sobre ella, si bien aquellas palabras no le importaban demasiado si que este logro dar al clavo con eso de ser un poco más “seria” fuera del trabajo — … — Si bien lograba disfrazar su verdadera identidad con una sonrisa inocente y siendo más amable estaba de acuerdo que le cansaba en tener que estar de esa forma. —Agradezco el cumplido — era lo que respondía sin dejar de lado dicha sonrisa que solo se hizo un poco más grande dejando ver levemente sus dientes… no importaba que clase de pensamiento tenía, con esa expresión se notaba aún más hermosa de lo que era.

— ¿Bergfrue?— trataba de pronunciar el nombre… sin mucho éxito, era nueva tratando de hablar aquel idioma, por lo que era muy normal el esperarse ese resultado. — Si que he escuchado que le llamaban así, pero por diferentes lados se le conoce como Saxifraga. Creo que por eso el jefe le puso así al final — Le comentaba poniendo una de sus manos sobre su barbilla en posición de estar “pensando” mirando un poco al techo a la derecha. — Ellas florecen a finales de enero —


SNOW
No matter what you do. You'll die anyway
avatar
Edad : 25 Dromes : 21164
Reputación : 3
Mensajes : 52
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Los pétalos caidos de la Saxifraga [Priv. Jeong]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.