image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

image

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado "Arrastrame al infierno" ~John Constantine~

Mensaje por Uruk Ishi Ir el Vie Feb 02, 2018 2:36 am

~18:48 P.M universidad de Takemori~

Parecería una clase muy normal si se refiere al excéntrico profesor, de coleta atada pues su cabellera blanca larga pareciera un estorbo y su ropa formal lo hacía ver como aquellas serias figuras de autoridad, pero claro, algo siempre ha de llamar la atención aunque sea por instantes, una breve fracción de segundos que la vista se ve tomada por aquellas dos plumas por encima de su cabeza que eran peinadas para disimular, camuflarlas sin mucho esmero entre algunos mechones. Camiseta de mangas largas, oscura con un alto cuello de tortuga, guantes blancos y pantalones de color café oscuros combinando con unos zapatos de satín negros, luego sus aros, plumas o algunas piedras preciosas que al movimiento de su cabeza bailaban gráciles como amuletos. Artes sacras y oscuras es el contenido de este programa en curso, ambientando a un gran salón de clases en el edificio universitario… Este excéntrico se paseaba de esquina a esquina frente a la pizarra con diversos escritos, el complemento de sus temas siempre se basan en una suposición, algo que lleva a pocos a querer desentrañar el misterio y la historia de cómo la corrupción puede prevenirse, consecuencias y dominio de cada elemento como es debido siempre y cuando no se dé instrucciones a su vez perjudiciales y que expongan a los alumnos al peligro, ya que no todo siempre son palabras en un papel de examen, si no que parte de sus talleres también exhibe la practique de cosas tan sencillas como que siempre encuentre el correcto uso de las propiedades mágicas…

Una larga explicación era y la voz d, todos sus alumnos con libros a mano subrayados en el resaltante color amarillo de sus marcadores mientras dictaba la clase, algunos con cuaderno aparte, pues cada dato que el delirante “humano” (Sí así puede definirse a cierta vista de incautos al ver a este personaje de ojos turquesa tan nombrado) o bien conocido ahora; Profesor Devique, saliva siempre vivaz pues irse por las ramas es su privilegiado talento, pero explicativo para esta peculiar clase, una voz siempre neutra pero fuerte que retumba por cada esquina mientras sus manos actúan y acompañan cada gesticulación, da dinamismo a esta largo dato, solo pequeña fracción de toda su dicha  --… En sí, el diabolismo, marcó una gran diferencia dentro del concepto del satanismo, ya que esta es una rama que trama específicamente el manejo y uso de magia oscura mediante las entidades demoníacas o energía espiritual “corrompida” recuerden y apunten; Cualquier clase de invocación que rinda culto a Satanás siempre conlleva a una fracción del alma corrompida, esta energía se alimenta explícitamente de nuestra existencia, vivencias, emociones y ambiciones, tales como los demonios del deseo o “deseos”; Drudes. Quienes desean la maldición de otro individuo; Nuestros pequeños Goblins. O quienes simplemente desean su destrucción; Balgors. El tiempo nos ha dado una gran enseñanza; Es que nunca se debe tratar con uno sin tener conocimiento en protecciones… Tampoco debe buscarselos, es sabio quien no busca, porque ellos están ahí, esperan y te encuentran.. Y ellos te…- Su voz cambiaba, temblaba en la maña y nuevamente su mente viajaba, llevándolo a entre pausas y respiros bajar la mirada y frotar sus manos, algo muy feo había imaginado o “recordado” casi como el silencio lo envolvía y la melancolía toca su triste sonata dentro de él, aguardando devorarlo, pero las responsabilidades, su papel principal ahora era la soga que dejaba atado al peli blanco a tierra firme, tomando una bocanada de aire y mostrando esa amplia sonrisa a los presentes tas captar toda la atención con un abrupto aplauso, era hora de despertar y resistir estos últimos minutos, esta clase quienes dependen de ese ser.

Otro día de clases encontraba su fín, cada alumno despidiéndose, pues ahora solo en el gran salón se hallaba Irmiya, con su dedo índice y pulgar frotándose los ojos, pues recuerdos se convierten en fantasmas, imágenes superpuestas que alternan esta realidad, ilusiones que solo él puede comprenderlas, el amargo recuerdo que cual plaga poco a poco entristece y marchita el alma y el sentimiento de este hombre y rompe con su labor cotidiano, con la pasión… Son esas situaciones, esos fallos que se cubren de una penosa culpa y una aberrante rabia. Una niña, una niña la cual la tierra se la traga, cual mismo lodo en un ciclón oscuro, marrón como solo el fango puede presentar esas imperfecciones sean tanto de piedras, rastos de césped… Era esa imagen de nuevo, aquella niña la cual algún perdido día ha tenido la oportunidad de salvar pero no, su voz no podía recordarla, pero jamás pudo tener esa misma suerte (dentro de la desgracia) de borrar de su mente aquellos ojos brillosos, lagrimas cargadas que brotan de esa inocencia y desaparecen en el fuego ferviente “¿Cómo poder ignorarlo?... Esa pobre criatura de nuestros señores… Pobre niña, pobre alma perdida en la divinidad de su nuevo mundo… El infierno. Que desagradable es saber que parte mía halla sido la causante de tu eterno dolor” Maldecía por lo siguiente en sus adentros aquel mago de cabello rubios “Constantine”, nunca era un cien por ciento aquí… Irmiya aceptaba que él accedió dejar vivo a ese mago (Hablando furiosamente, ya que el trato real fue combatir codo a codo con las fuerzas malignas… y Fallar). Pero cada uno tiene su verdad, jamás podía olvidar como esa noche se desquicio, perdió los estribos y rompió en su santidad el respeto a otro ser, un igual que respira, piensa y sobrevive… “Pero le pagaría un boleto de ida, nunca retorno a ese condenado hijo de...” que Elegua se apiade de ese impuro deseo, el desliz de sus conceptos morales por algo que es mayor a él, el no tener control de esa emoción que atraviesa su pecho en angustia, pues tomar el nombre de una madre no es chiste y al decirse en serio debe de tener una gran explicación.



~1:34 A.M Bar “Red Wood”~ Zona prohibida

Que la noche venga cayendo, pues a veces se debe romper las reglas, en este caso consejos, hay quienes no buscan problemas… Pero quien tiene el don de poder ver ese velo espiritual, estar en constante contacto con almas perdidas en este plano y sentir cada peso de sus lagrimas siendo trasmitidas por él, pues parte de su delineado se corría cuando caminaba aventurándose en esa oscura y fría noche en las zonas mas peligrosas, barrio de mala muerte donde las pequeñas pandillas paseaban, sirenas, alarmas, la pestilencia de las alcantarillas cercanas mientras más y más caminaba entre cada rincón oscuro, pasillos entre esos decadentes edificios mientras la capucha negra desgastada lo recubre solo dejando ver esos finos labios blancos. Aquel bar era una vieja pocilga, bastante grande por dentro, pero sin ventanas pues estas solo eran vidrios rotos arreglados a mala gana con cinta aisladora y retazos de cartón que improvisaban la cobertura de cada hueco en el ventanal, luces intermitentes y con solo abrir la puerta chillona de madera vieja ya podía escucharse la música fuerte, el olor a tabaco que generaba una ligera cortina de humo, subía hasta lo alto y no dejaba apreciar de que color era aquel techo, damas con pocas prendas paseándose, alcohol y botellas tiradas, platica de borrachos enojados y gritos. Las dos mesas de pool estaban ocupadas, uno por una pandilla de 4 grandes motoqueros juzgando los chalecos de jean desgastados, cadenas y casos de moto a mano, brazos cubiertos de tatuaje y largas barbas, ni siquiera uno que mostraba ser el mas grande se molestó en retirarse los lentes ahumados.

Y allí entre esa gente caminó el Uruk ishi de icógnito, dejando ver únicamente una de sus manos en cuanto se acercó a la barra a pedir un trago de whisky, señalando en el estante de espejos polvorientos una botella fina de etiqueta roja. Uñas largas y delicadas pintadas de un lila muy claro, anillos brillantes de plata con piedras y un tatuaje en esa palma, bajo su gran única oculto estaba su morral cargado, apenas unos mechones blancos resaltaron a la vista entre la capucha en cuanto se agachó agradeciendo la bebida en silencio y dejando un billete morado sobre la mesa donde la bartender cual furia avalanzó su mano y deslizó el dinero hasta la caja registradora. Buscó una mesa, la segunda cerca de la ventana, entre dos puestos ocupados mientras arrojaba con un fino sacudir de su mano algunos bollitos de papel y enderezaba una botella de cerveza vacía, cómodo se sentía, más los comentarios que rondaban en su nuevo entorno eran afilados y bien definidos que eran a causa de él, principal objetivo de burlas, pues es difícil que no llame la atención la mano de una señora de una larga capucha negra “Que es una vieja de mierd*” “¿Tú dices? Más bien lo veó como una tía algo loca” “Meh, muchachos, miren sus labios, es un tío, de esos raritos. Es muy común, trabajan por estas zonas”. Por más calmo que se vea el Uruk, bajo la capucha sus ojos estaban abiertos de par en par y pupilas contraídas, dientes chillando dentro de su boca conteniendo las ganas de arrojarles la bebida, pues siempre odiaba eso, los perjuicios… Más no estaba seguro, aquí no hay reglas, aquí cada olor desagradable disfraza los cuerpos y esencias, aquí estamos en una parte olvidada de la ciudad, un lúgubre lugar donde el crimen menor se pasea descarado y los más grandes se ocultan en sus sombras. Mantén la postura chamán.. Pues la espera es larga y aunque saques un cigarro armado y lo poses en tus labios… descubrirás que has olvidado tus fósforos en casa… Así solo se vé a este misterioso personaje tantear en sus bolsillos algo de fuego, pero con el cigarro apagado posando sobre el labio inferior, medio whisky sobre la mesa sin hielo y esas voces que ofensivas no temen el seguir siendo escuchadas.



Última edición por Uruk Ishi Ir el Mar Abr 17, 2018 5:53 am, editado 1 vez


"Todo aquel que crea en la magia, está destinado a encontrarme"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear(?
Orunhé #cc0000 grita // Neiwa #0033cc llora // Mai Rai #ffcc33 ríe
Profesor de Artes oscuras y sacras ~ Chamán ~ Médico brujo

Cute Trance (?:

MAGIC!
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 32 Dromes : 183010
Reputación : 4
Mensajes : 137
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "Arrastrame al infierno" ~John Constantine~

Mensaje por John Constantine el Lun Feb 19, 2018 7:25 pm

El baño del bar es tan asqueroso como la zona principal. El urinario esta verde y creo que existe vida dentro… O existía porque acabo de ahogarlos a todos. Me voy a lavar las manos y me doy cuenta de que tal vez mis manos quedarían mas limpias si no tomo la llave para hacer correr el agua. Hago correr el agua y me limpio las manos, pero no la vuelvo a cerrar. No pienso volver a ensuciarme las manos luego de habérmelas limpiado tocando esa cosa asquerosa. Salgo de el baño para volver a un lugar casi igual de asqueroso que allá adentro.

Existen momentos en los que no puedes perder, en los que vas por el camino brillante y la onda de sincronicidad parpadea por todos lados a tu alrededor, como dinero caído del cielo y solo tienes que recogerlo. Ahora es uno de esos momentos, así que vuelvo a la mesa de pool donde aposte unos cuantos billetes a que les ganaría a la pandilla que anda ahí. La ida al baño fue una oportunidad para que hicieran trampa y movieran las bolas para tratar de ganarme. Inocentes.

- Bien, por fin pude liberar la cerveza… ¿Es mi turno?

Tomo el taco y analizo las bolas. Las movieron como sospeche. Pusieron la bola de tiro justo al lado de otras dos bolas separándola de la bola 6, que es la que me toca golpear. Creí que podrían hacerlo mejor, pero supongo que intentaban no pasarse de listos. Para mí es un tiro fácil, llevo años estafando en juegos de mesa desde que me regalaron un monopoly a los 10 años, siempre le ganaba a mi pobre hermana, pero esta vez es dinero de verdad. Golpeo la bola para que choque con uno de los bordes de la mesa y que vaya en dirección de 45° para chocar con otro de los bordes y golpear la bola 6 que parecía ser tan esquiva.

- Demonios…

- Tienes suerte…

- Pura magia, John…

¿Magia? Supongo. De cierta manera si. Pero a veces es tan fácil como andar en bicicleta. Solo debes pedalear sin que te tiemblen las piernas. Recojo el dinero que me gane con mucho esfuerzo… vuelvo a suponer.

- Gracias Tommy, buen juego.

A veces… solo de vez en cuando y en extrañas circunstancias, es bueno estar vivo. Estas listo para todo. Amor, aventura, muerte o gloria… da igual lo que sea, es la sed lo que importa. Hablar de sed me recuerda que tengo una vejiga vacía y con ganas de celebrar ¿Pero que puede ser? No soy tan amigo de la cerveza, solo bebí para que no se enojaran conmigo. El vodka parece una buena opción, pero no se si tengan algo decente en este bar de mala muerte. Tal vez un escoces… podría matar a un escoces.

- ¡Hey! Dame un escoces ¿vale? Y deja la botella.

No esta tan mal de sabor, aunque tampoco iba a esperar más. Ahora lo que falta es un compañero de tragos, uno con ganas de beber y hablar de aventuras pasadas. Pero en un bar como este no hay muchas posibilidades de eso. Aun asi, me siento en racha y nunca sabes lo que te puedes encontrar si miras a tu alrededor ¿No? A veces merece la pena mirar.

Veo, veo… En una de las mesas hay un grupo de hombres hablando de deportes, mientras en otra están pasando las penas por el amor no correspondido o porque no encuentran trabajo y gastan sus ultimas monedas en un bar como este. Mis amigos jugadores siguen en la mesa de pool mientras la otra esta con una banda de motoqueros que parecen estar pasándola bien por cómo se ríen. ¿No hay ninguna chica aquí? Bueno, aunque la hubiera, no sé si me acercaría a una si es que le gusta pasar el tiempo en este antro. Unas burlas me llaman la atención, pareciera que estuvieran dirigidas a aquel personaje sentado en la oscuridad. Para nada sospechoso con esa capucha oscura que cubre la mayoría de su rostro. Con una de sus manos toma el vaso que estaba frente a el (¿o ella?) y se lo lleva a la cara.

Súbitamente mi corazón se detiene, logro reconocer esas manos y el pelo que sobresale de la capucha. Me sorprendo a mi mismo al darme cuenta lo fácil que me ha sido llevar este tiempo lo que ocurrió con la pequeña en aquella casa. Como si mi consciencia no tuviera ningún problema con lo ocurrido y siguiera con la vida como si nada hubiera pasado ¿Realmente puede ser así de frio? Tal vez es solo mi mente tratando de salvarme de mi mismo sabiendo que la ultima vez que ocurrió algo parecido termine internado por mi propia voluntad en Ravenscar. Obviamente algo así no volverá a pasar. Dudo un par de minutos si es que debo ir a sentarme o a hablar con él. La ultima vez termine con un golpe en la cara gracias a él, tampoco es que no lo mereciera, pero aun así, no debería haber sido el único que debería haber sido golpeado.

Me tomo el vaso al seco y junto ánimos para dirigirme a su mesa. No se que esperar de el, tal vez me reciba con un puñetazo o con una patada en los huevos (Como lo haría el 70% de las personas que me conocen) pero hay algo mas. Las cosas que me suceden nunca son al azar y no creo que haya sido el azar el que lo trajo a este bar de mala muerte justamente donde estaba yo. En fin, me decido a acercarme mientras tiene un cigarrillo en la boca, lo que hace que yo también quiera uno, pero parece no encontrar el encendedor. Una gran oportunidad para empezar con el pie derecho.

- Maravilloso ¿eh?
– le enciendo el cigarrillo con mi encendedor, que curiosamente nunca se le ha agotado la bencina que lleva dentro – La sincronicidad nos vuelve a reunir como si estuvieramos destinados a pelearnos para el resto de nuestras vidas.

Acerco una silla y pongo mi vaso junto con mi botella sobre la mesa lentamente, como si esperara un nuevo puñetazo.

- Mira, me doy cuenta de la enemistad entre nosotros después de todo lo que sucedió en aquella casa… - no se como continuar, es como si la idea que quería dar si hubiera evaporado de mi mente mientras Uruk me mira casi con desprecio – Se que es un poco de mal gusto autocompadecerte luego de tomar alcohol, pero este lugar… A veces pienso como si este fuera el lugar donde siempre debería estar…

Tomo un trago de escoces para intentar ser mas claro con lo que quiero decir, mientras el otro mago no dice ni pio, solo me mira con unos ojos de odio. Si las miradas apuñalaran, ya habría muerto hace mucho tiempo.

- ¡De acuerdo! Tal ves no debí haber intentado un plan tan arriesgado como ese, pero no siempre todo sale como debe. A veces para ganar debes perder algo. Lo importante es sobrevivir. Ese es el propósito de todo… Porque te pones a dudar el para que hacer lo que haces. Intentas poner todo en su lugar. Lo que vimos y hicimos aquella noche… ¿Qué se supone que debíamos hacer? Nuestro mundo tiene que ver con la magia, y en mi caso con las mentiras, no podemos huir de eso. Sabemos a lo que nos enfrentamos y sabemos que ocurre si fallamos. Los arquitectos si fallan un edificio se cae, pero para nosotros fallar significa perder a alguien…






"John Constantine: Clase obrera, fumador empedernido, alcoholico, bisexual, hechizero de Liverpool que tiende a sacrificar la vida de sus amigos en la mayoria de sus aventuras. Es muy confiado, probablemente sus ultimas palabras serán: "Bueno, mierda. Eso no funciono."
avatar
Edad : 26 Dromes : 31922
Reputación : 2
Mensajes : 63
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "Arrastrame al infierno" ~John Constantine~

Mensaje por Uruk Ishi Ir el Miér Abr 18, 2018 11:26 am

Sus manos cual exploradoras continúan buscando en algún compartimiento la solución al desespero del fumador, quien no era de necesitarlo habitualmente pero bien saben que el alcohol y el tabaco son grandes aliados, también tomando en cuenta que su infinita paciencia peligraba pues su pulso comienza a temblar mientras los comentarios avanzan y a sabiendas de poder escucharlos estos solo se encargaban de subir el tono de su voz, todo era suma para que se impaciente “No quiero ni imaginar con cuantos criminales comparto este bar ahora mismo” “¡Animo mi Uruk!¡De seguro no son tan malos, puedes hacer amigos!” dijo tan animado y tanto jocoso el pequeño demonio, ansioso de hacer algo que estar ahí sentados esperando, pero su sugerencia se convirtió en broma tras escucharse la ruptura de un cristal el chamán solo ladeó la mirada para ver que se trataba de un hombre con la mitad d una botella en la mano y otro en el suelo entre una lluvia de esquirlas, sobándose la nuca y maldiciendo “-¡No te acerques a mi perra, hijo de p…!-” –Si… No creo eso Mai, te aseguro que estoy con la gente más desagradable del plano viviente- musitó muy por lo bajo sacudiendo levemente el cigarro entre sus labios “¡ENTONCES VAMOS A PARTIRLES LA CARA!” exclamó el Orisha y ante ello Uruk cerró los ojos arrugando su nariz, claro que creía que eran espantosas sugerencias, ninguna se acoplaba al plan y ninguna ayudaba a serenarse… Y ¿Cómo hacerlo? Ya que la inestabilidad y los sobresaltos de Uruk provocan que ambas entidades se “aburran” y puedan con mucha más insistencia provocar esos dolores de cabeza, sus conflictos internos que apresuraban el buscar d aquellas manos mientras palpan ahora en el morral “Vamos, que esté en el fondo”.

-…- Alza las cejas esbozando un gesto de sorpresa, párpados abiertos de par en par acompañando sus azuladas pupilas al contraerse cuando una chispa se enciende y el calor llega acompañado de una mano incentivada por la caballerosidad, instinto es el dar una profunda calada y sentir como el sabor del tabaco lo invade. “Vaya, pero que amable” no esperaba un gesto así en aquel lugar, más la sombra de la capucha cubría la identidad… Si no fuera porque reconoció aquella voz “¡A ESE SÍ, VAMOS A PARTILE LA CARA!¡AHORA!”. El albino ha quedado atónito por que de todos los lugares, todos los días y todos sus planes… Alguno de sus tan amados Dioses le han maldecido traído a Constantine “¿Qué tipo de señal es ésta?” no podía reaccionar más que en afilar la mirada observando a John y fruncir el ceño cual ira reprime y calor invade su pecho mientras resguarda los dos largos mechones de su cabello cual camaleón se tiñó de rojo notariado su naturaleza. “La sincronicidad nos vuelve a reunir como si estuviéramos destinados a pelearnos para el resto de nuestras vidas” Ya su humor había cambiado, pero no correspondía en obedecer al impulso de levantarse e iniciar reclamos… A lo cual su único consuelo fue seguir a Neiwa al escuchar su voz en la mar de resentimientos que genera en Mai “Calma Uruk… Por algo somos… Encomendados” “Por supuesto” pero su cabello delata la emoción de la ira, tanto que mientras acerca la silla s le imposibilita el chocar sus puños con la mesa agitando su botella, su copa y que caiga la botella d cerveza consecuente de estar vacía, expulsa el humo por su nariz cual bufar mientras sella sus labios y proceden aceptar la auto-invitación propia del descarado. Musita lento y por lo bajo entre dientes antes de dar otra calada –Empiezo a creerlo…- “¡Dioses!¡Si así esto está escrito! Me han hecho una prueba de fuego” Más como creyente religioso tiene escusas para no alterarse más de lo debido gracias a la tolerancia, los caballeros de atrás ante la presencia ajena habían receso un punto de su nuevo desconforme, debía de mantener la neutralidad, las circunstancias no deben interferir en el por qué hoy estaba aquí preguntando.

El despreció enmarca su mirada, tanto que cuando endereza la botella vacía aún continúa fija en él, como si cediera su palabra, pues Uruk cedía una segunda oportunidad, estaba tocando un día clave más ahora su vista se encontraba juzgándolo como si de pies a cabeza lo examinara “Si estas ebrio voy a…” “Uruk…” “…Tomar más de la cuenta…” y retira el cigarro solo para tomar de la botella directamente, un largo y seco sorbo antes de golpear la base nuevamente al terminar, apoyando su codo izquierdo en la misma mientras en la palma tatuada recuesta un lar de su mejilla y vuelve a posar el cigarro, escucha atentamente más con ese gesto d disgusto aun dibujado. Solo podía suponer por la forma en que tomaba otra copa y malpensar que estaría ebrio cual cubeta, ese superficial perjuicio pero dá una mayor oportunidad y reflexiona una respuesta a medida que avanzan las palabras… “No debiste, no Debiste… ¿Acaso intentas excluirte de la culpa por casi mandarme al infierno?” “Mi Uruk…” “¿A veces? Pudimos no haberlo hecho sin tan solo me hubieras dado más timpo y no…” “Mi Uruk…” “Debimos arriesgar nuestro pellejo ¡Yo le hecho por ti sin conocerte!” “¡Mi Uruk!” “Ne…” “¡La has condenado!¡¿Sabes cuantas almas pudieron tener es destino por ti?!” "¡Mi Uruk!” “…” Otra calada y esta vez toma una pausa antes de responderle, fija su mirada esta vez caen sus párpados en el claro sombreado del maquillaje y ennegrece el delineado, uñas que sostienen el fino cigarro y las brasas se consumen, lo golpetea sobre la punta de la mesa y ahí mismo lo deja mientras toma una bocana da de aire, el carmín del cabello va perdiendo su fuerza hasta aquel blanco y aún sin mirarlo alza su puño derecho sin abandonar la cómoda posición del brazo izquierdo donde se recuesta “¡MI URUK!” “¡YA SÉ!¡LO HE OÍDO!” pero al chocar con la mejilla ajena solo es su palma es solo un sorbido cachetazo, uno tan fuerte como premeditado que sus uñas no lo hieren, como castigando una ofensa cual dama acosada.

-Tú mismo lo dijiste…- Y ahora reincorpora su postura para tomar su shot de la copa y vuelve a cargarla –Y te condenaste… ¿Quieres hablar de esa noche? En la que casi derribas dos edificios “arquitecto” pero tu única prioridad fue salvar tu pellejo rápido ¡Claro! Alguien experimentado en lugar de otorgarle una oportunidad ¡La asesina!…. ¿Crees que nuestra enemistad es por mí?¿O por ti?- (Por ambos realmente y su poco congenio) acerca la silla, encimando su cuerpo sobre el ajeno mientras esa fría mirada busca sumergirse en la ajena, amenazante y acechadora con su aliento impregnando su poco espacio personal -… Más cuando eres quien conoce su valor y no es humano del todo, creo que deberíamos pagar con nuestras almas si conocemos las armas para combatir esas fuerzas que solo traen oscuridad. Has apostado por ti, quien tenía más posibilidades que una inocente, ella no te pidió de rodillas “Arrástrame al infierno”…- descarga en un susurro y vuelve a su lugar –No pudo arrepentirme de haberme salvado, pero si sabía que la matarías no te hubiera escogido. Eres un desgraciado Constantine... Pero no puedo blasfemar a tus principios egoístas… Porque sé que la ley karmática te cobrará- Bebe de su copa y de inmediato vuelve a cargarla, toma El cigarro que deja su huella calcinada en la mesa –Eeeenserio hombre… Llegas y después de todo lo que pasamos me vienes con él “Son cosas que pasa, gajos de oficio” Realmente me avergüenza que encontrarlas la magia si es así tal cual intentas decirme. No soy un arquitecto, si fallo… Busco la forma de redimirme, no pongo escusas y sigo como si nada… O eso yo no acostumbro. Pero oye, creo que no te afecta, fue un “error” o “accidente” más- con calma su mano se sumerge en l bolso y sobre la mesa coloca un frasco envuelto en telas blancas –Déjame recordarte que aquí tengo la mano que sostuve n su último suspiro en este mundo- y quizás es el alcohol que ocasiona un leve mareo o que su ascendente fervor lo haya transportado a ese preciso momento, sus hirientes palabras llegaron hasta él como una condena de sentir la culpa -… Tú no sabes, no imaginas la impotencia de poder haber hecho algo… No quiero excusar mi debilidad pero rayos ¡Constantine!- y ante eso retiró de su morral una pequeña caja metálica donde guardaba sus cigarros armados, la abre y deja uno alado de su copa -… Eres..- Y sonríe tras un bufido que expulsa una vez más el humo por sus fosas nasales -… Eres un bastardo exagerado- niega con la cabeza, frotando el contorno bajo d sus ojos como si ocultara el sollozo del recuerdo, dos lagrimas que se desprendían y las yemas capturaron por la emoción –Pero, solo no vuelvas a hacerlo…- Por momento mantiene en incógnita el por qué del “perdón” que él otorgaba, solo en la ocurrencia de su moral mientras alza la copa y bebe una vez más, recostando esta vez su brazo sobre la botella d whisky y servirse con mucho cuidado, salpicando algunas gotas fuera de la copa –Bueno, claro que seguro eso no cambiara, no te importara tanto… Yo podré con todo y tú solo sigues y te embriagas…- bebe -… No tienes conciencia después de todo ¿No? No necesitas pensar en “errores” a menos que aprendas ¿Y qué has aprendido?- Pero ni tiempo dio a responder –Seguro nada ¿A que sí?…- “¡Mi Uruk, basta!”.

Era inevitable no tensarse con aquel sujeto, menos cuando el alcohol incentiva, solo para poder apaciguar la compañía ajena, guardó de nuevo el frasco, arrastrando el objeto con mucho cuidado hasta la bolsa y cerrarla, ocultarla bajo la gran capucha oscura que al abrirá brevemente a la altura del pecho delata aquellas prendas y pliegues de la túnica negra el blanco y dorado que portaba oculto -… ¿Sabes? igual ahora hablando de culpas… En primer lugar ¿Qué rayos hacías allí? Oh espera… ¿Y por qué ese demonio conocía tu nombre?- ahora sus parpados caían en la desconfianza, el renombrarle esa noche era volver aquel lamento, esa culpa inconsciente que azota y espera impaciente en encontrar la brecha. Algo era seguro, el chamán aun no descansa de esa noche, su desliz a la redención fue prófuga de su inconsciente lengua desinhibida de la mentira o quizás que es una oportunidad de poder encontrar respuestas… “Si los dioses marcan mi destino contigo, tendré motivos mayores …”.[/b]


"Todo aquel que crea en la magia, está destinado a encontrarme"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear(?
Orunhé #cc0000 grita // Neiwa #0033cc llora // Mai Rai #ffcc33 ríe
Profesor de Artes oscuras y sacras ~ Chamán ~ Médico brujo

Cute Trance (?:

MAGIC!
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 32 Dromes : 183010
Reputación : 4
Mensajes : 137
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "Arrastrame al infierno" ~John Constantine~

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.