Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Octubre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!



BÚSQUEDA
Se buscan temas
POR Jestro Jokster
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

CLUB DE COCINA BUSCA MIEMBROS
¡Anímate a ingresar al club de cocina! Da click aquí para más información!
TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡TAKEMORI TE DESEA LO MEJOR!






Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Miér Ene 31, 2018 4:18 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Salir cuando aun estaba el sol era algo que no le gustaba mucho a la azabache por el hecho de que ser una encapuchada en pleno día solía llamar la atención, y no iba a negar que de noche también la llamaba bastante al ser su túnica de color blanco, pero al menos le era más fácil pasar desapercibida que en un día con tanta gente caminando por aquí y para allá. Para su suerte, no faltaba tanto tiempo para que oscureciera, aunque eso no quitaba el hecho de que tenia que irse ahora y no después. Dio un pequeño suspiro mirando la hora por última vez, realmente iba a tener que salir de esa manera. No le era un problema, en lo absoluto, lo había hecho muchas veces, es solo que en esta ocasión…

-¡LAINA! ¡LLEVA TU CELULAR!-Aun no se ponía la máscara, ni tampoco se había puesto la capucha por lo que la loba podía ver perfectamente como todo su rostro le decía “NO.”-¡LAAAIIINAA!-Ya que parecía no captar la indirecta, movió la cabeza de izquierda a derecha un par de veces para darle su negativa-Grita todo lo que quieras, hoy día tengo trabajo importante y no tengo ganas de que se arruine gracias a tus llamadas-Dijo de manera algo cortante. Cuando se trataba de trabajo que realmente le interesaba solía ponerse de esa forma, así la chica con cola entendería que estaba hablando en serio, al menos en la mayoría de las ocasiones-Prometo no llamarte, ¡PERO LLEVA EL CELULAR!-La azabache se reviso por ultima vez lo que traía encima ignorándola, el diamante que estaba cambiando de color como lo había anunciado Fox en una ocasión muuuy atrás, sus dagas que estaban bajo su vestuario, el medallón que estaba colgando bajo la túnica, tapado obviamente. No podía estar visible ni por si acaso. Llevarlo era un riesgo, pero dejarlo en casa…la verdad es que lo encontraba mas que un riesgo, si bien Lariv no hacia explotar cosas como ella lo hacía, ni era de quemar edificios o romper objetos de casualidad, la verdad es que le tenia miedo de todas maneras a dejarlo en su habitación por cualquier cosa que pasara, y eso incluía las travesuras de la bufona que rondaba cerca suyo a las mil y tantas. No podía confiar en nadie para dejarle ese preciado objeto, si algo le pasaba quería que fuera únicamente por su responsabilidad de no haberlo cuidado bien, no porque lo dejo tirado en la cama cubierto de quien sabe cuantas sabanas, aparte, si ocurría algo muy grave (lo cual dudaba que llegara a suceder pero de todas maneras) podía pedirle a alguien cerca que repitiera x palabras para ponerse a salvo…y necesitaba tener la joya cerca, sin embargo, la posibilidad de que algo así pasara era tan baja que le era más improbable que la opción de que Spill quitara el campo/ sello/ lo que sea puesto sobre su mundo para dejarla volver.

Reviso nuevamente la hora, ya, no podía perder mas tiempo con su compañera. Tomo la máscara y empezó a caminar hacia su cuarto mientras la loba la seguía detrás suyo, moviendo la cola de un lado para otro, sin embargo, no era porque estuviese feliz, sino que impaciente y/o enojada porque no le estaban prestando mucha atención, hasta que le cerro la puerta en la cara poniéndole el seguro a la misma y revisando sus bolsillos para ver si tenía las llaves-¡Laaaina!-Le escucho decir mientras se ponía la máscara-Ya te dije que no Lariv, aparte, esta descargado-Oh si, había olvidado cargarlo, pero apropósito por si justamente esto pasaba-No me esperes, no llegare temprano y tú debes descansar-Un sonido de desilusión se escuchó tras la puerta en lo que la Meshitsukai se ponía la capucha antes de abrir la ventana que estaba al lado de su cama. Esta era bastante amplia, por lo que siempre que la mangaka se ponía insoportable o simplemente no quería que se enterara de que iba a salir, lo hacia por ese lugar. Algo llamativo si le preguntabas, aunque siempre se fijaba que no hubiera nadie afuera cuando lo hacía, le echaba un pequeño vistazo disimulado a toda la calle, los departamentos, y lo que fuera que estuviera cerca antes de salirse por ahí rápidamente para caer en cierta sombra que formaba gracias a los arbustos o el árbol que estaban relativamente cerca de donde era la zona de caída. Como era de esperarse su cuerpo pasaba a ese estado de oscuridad que fácilmente se entraba a la sombra, como si estuviera cayendo a una especie de piscina pequeña sin mucho fondo de la cual salía casi de inmediato para irse a otras mas cercanas, hasta que encontraba una mas grande que le ayudara a ir por caminos que sabia que eran pocos transitados o le ayudaban ir más rápido al lugar que tenía que ir.


Horas después
Bosque, ciudad de Éadrom


El hablar, estaba claro que no era lo suyo, lo había dejado a entender hace mucho tiempo, pero ahora que estaba ahí, cerca de la zona de reunión viendo a un grupito de gente que vestía igual que ella con la diferencia de pequeños detalles algo notables si les prestaba atención, escuchándolos hablar sobre su persona como si fuera un chisme, le hacía estar segura de que no le dirigiría la palabra a nadie ni por ser amable. Le estaban recordando a los chicos del instituto, igual que ellos murmurando lo que parecía el chisme del momento a pesar de que ya había pasado tiempo “….Si quiera tuvieran mas respeto.” No iba a decir nada al respecto, que hablaran lo que quisiesen mientras no fuera nada relacionado con que mato a algunos de sus compañeros, que por cierto solo habían sido ¿Tres? Ya casi ni recordaba, pero estaba segura de que el zorro no esta ni enterado de que le había dado una baja más, o tal vez sí, ya no importaba, no es como si fuese a cambiar su situación actual si se enterase.

Se encamino enfrente del pequeño grupito con la intención de que la vieran apropósito, porque incluso les dirigió la mirada solo para que notaran la diferencia de máscaras. Se había percatado que nadie tenia su modelo curiosamente, y entre todos los seguidores que tenia el albino, había visto que era muy repetido el diseño “Igual que en casa” Se decía así misma, mirando cada una de las túnicas para ver si había algo distinta a las que conocía en su hogar. Sus hombres vestían igual solo que de negro, quizás había una que otra mascara mas variable para diferencias, pero no dejaba de ser muy parecido y eso, eso le estaba molestando. No porque quería que su uniforme fuera exclusivo, para nada, seria muy infantil de su parte tener aquel pensamiento. La razón por la que le molestaba era porque le recordaba los últimos días de palacio, corriendo de un lugar a otro, y ella teniendo que ayudar con los clones a orientar ciertos grupos para que se prepararan para los ataques, en el este, en el sur o en el norte, y el oeste era el lugar seguro de la gente donde se suponía que no pasaría nada, no obstante, eso no dejaba de ser una suposición. Se estaban preparando para un ataque, para la guerra y ..y habían decidido mandarla a este mundo tan distinto, tan extraño…tan agobiante.

Dirigió su mirada hacia arriba unos segundos, buscando las estrellas que ya eran visibles entre las hojas de los arboles grandes que había en el lugar intentando no pensar en nada de eso, contando cada una de las pequeña luces como método de distracción. Estar alterada no le ayudaría, y menos ahora que era cuando más creía que debía estar en calma, es más, se estaba diciendo a sí misma la frase que su rey solía decirle seguido “La oscuridad trae la calma y la paz…tu como su representante debes estarlo siempre” Seguía caminando a la vez que recordaba esas palabras, a veces le parecía innecesario porque a decir verdad es que casi siempre lo estaba, solo que en estos momentos no le era tan fácil por obvias razones. Entre los pasos que daba iba mirando de manera disimulada a cada uno de los encapuchados, porque a diferencia de cierto ser, ella no tenia el olfato tan desarrollado para encontrar a las personas, y aunque era el único sujeto que debía estar de negro era increíble como no lo encontraba “Tal vez aún no ha llegado... o lo hizo y no esta exactamente en el lugar...ahg, no me importa” Termino prefiriendo alejarse del grupito, ya estaba harta de que más de alguno le quedara mirando y comentara algo a penas pasara. Si, ella había insultado al jefe, y lo volvería hacer si quisiera hacerlo, pero no veía ni creía tener la necesidad de hacerlo, además no era un insulto realmente, era la realidad “Es un zorro… con el olfato de un perro rastreador..” Se quedo pensando un momento en el asunto, era algo estúpido en lo que podía distraerse para que no le diera un ataque de ansiedad “Los zorros de por si son buenos rastreadores…” Intento pensar en lo que sabia del reino de la naturaleza y sus habitantes “…pero el no deja de ser el señor perro rastrero que mueve cosas sin vida” Continuo hasta que escucho una voz que interrumpió sus pensamientos.

Había abierto los ojos, y no se notaba claramente porque tenia la mascara puesta, pero lo había cerrado para meditar un rato en lo primero que se le viniera a la cabeza-¿Kuratsukai?-Si no fuera porque tenia la cara cubierta, hubiera visto que alzaba una ceja para responder. Estaba tan acostumbrada a responder con gesto a pesar de que incluso en el palacio se la pasaba con la mascara casi todo el día. Termino por asentir con la cabeza, aquello de que casi no hablaría iba en serio-Me dijeron que le pasara esto-La azabache se quedo mirando que tenia algo entre las manos “…Ah” Fue su respuesta mental. No le gustaba mucho lo que estaba viendo aun si sabia como funcionaban, hoy día no llevaba sus guantes de retención de magia para no hacer explotar la mini maquinita que ayudaba a la comunicación y había roto en mas de una ocasión, y no, no estaba hablando solamente del día en que decidió ir hacerle de molestia a Ghost Fox, en otros lugares ya se había topado con gente que los portaba y por eso sabía aquel día que tenía que romperlos antes de que si quiera hablaran, aunque… ese día solo hizo que dejaran de seguir parloteando, porque ya habían avisado casi a gritos lo que había pasado.

Tomo el aparatito con cuidado, y lo quedo mirando unos segundos-Solo debe ponérselo, ya esta como decir…configurado para que pueda hablar con nosotros-La chica imagino que le daba explicación porque pensaba que intentaba ver alguna forma de configurarlo o lo que sea, cuando la verdad estaba recordando de qué manera lo tenían puesto los modelos en las cajas que vio del producto o sus mismas victimas-Gracias-Respondió de manera neutral, intentando disimular que no recordaba en absoluto como iba el objeto. Si, sabia que iba en la oreja …o al menos recordaba haber visto que el último que traía algo similar lo tenía acomodado en la oreja. Se quedo mirando al encapuchado que tenía enfrente, fijándose justamente en el oído donde creía que podía estar, no lo alcanzaba a ver del todo bien, ni tampoco iba a esforzarse a verlo bien, si se le quedaba mirando demasiado tiempo podría interpretarse de mala manera, además de ser irrespetuoso “¿Realmente tengo que usar esta cosa?” No iba a reclamarle a Kiba, mientras no lo estuviera haciendo para molestarla porque le iba fatal con la tecnología, tampoco lo veía muy creíble porque suponía que cuando estaba como el encapuchado de negro, se tomaba las cosas en serio o al menos eso le había dado entender. Que él separaba las cosas, cuando era Kiba, era su compañero del instituto y… ¿un amigo?, cuando era el señor perro Ghost Fox, era su jefe y un mandamiento.

Dejo de perder el tiempo intentando adivinar qué hacer con la cosa que traía en sus manos, e hizo un movimiento como si ya se lo fuera acomodar mientras empezaba a caminar hacia otro lugar, diciendo antes-Con permiso-La verdad es que no sabia si incluso lo de simular le saldría bien y como no quería hacer el ridículo tampoco, prefirió alejarse, subirse a un árbol y ya ahí quedarse mirando con más detenimiento el aparato que estaba haciendo que en su cabeza hubiera un pequeño lio. Si, se informo de que eran, como eran, para que servían y las distintas formas que podían tener, como funcionaban, pero no pensó que tendría que ponerse una en ningún momento. No lo había pensado hasta ahora “…tampoco traje el celular para preguntarle a Lariv o buscarlo por…aah..” Bien, tal vez la idea de no haber traído el móvil no había sido la mejor. Chasqueo la lengua y se guardo la cosa esa en uno de sus bolsillos de mala gana, si decían algo los escucharía de todas maneras, y dudaba si quiera dar un reporte, si necesitaba darlo, sabía que debía apretar el botón de la chatarra esa y hablar por el micrófono. Lo único que odiaba de toda la situación, es que sentiría que estaba haciendo algo así como un trabajo mediocre si no podía informar algo a tiempo por...sus ridículos problemas.

Cuando se dio cuenta de que había comenzado a haber un murmullo mas fuerte, se levanto de la rama en la que estaba sentada para saltar a las próximas y acercarse un poco mas al grupito. No pensaba bajar de momento, se sentía mas cómoda ahí arriba que ahí abajo donde se curiosamente percataban mas su presencia cuando debería ser al revés.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 35520
Reputación : 2
Mensajes : 151
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo


Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Mar Feb 27, 2018 7:15 pm

Rodaría los ojos con una ligera sonrisa ante su sarcástico comentario, soltando con igual sarcasmo un simple – Ja-ja.... - como respuesta, aunque realmente.....¿Quien sabía? Quizá y el suelo realmente podría terminar estando más cómodo de lo que el colchón de este sillón podría estar. No sabía si estaba viejo o lo que sea, con tanto que Viral lo solía usar para dormir en vez de su cuarto, que al fin y al cabo casi le sirve más como una bodega personal que como una habitación en sí......E incluso así, había oído cada tanto al rubio decir que tarde o temprano tendría que conseguir otro sillón y deshacerse del actual, cosa que casi siempre había estado ignorando, restándole total importancia, hasta ahora poder entender el porqué de eso. El albino no recordaba la última vez que se había sentado en ese sitio o …. o que directamente había bajado a hacer cualquier cosa en el primer piso que no fuera comer, cosa que muchas veces también se limitaba a hacer en su cuarto....pasando la mayor parte del tiempo en su hogar allí, y el resto del tiempo, o pudriéndose en la escuela o paseando de misión en misión por parte de los mandamientos.

Ya para cuando le ofreciera descansar encima de sus piernas, y esta le respondiera además con que no se sentiría incómoda o algo por el estilo con tenerlo allí.... Sintió un pequeño alivio que ayudó también a relajarlo, aunque de todas formas sabía que podría decirlo por nada más que respeto y ya, para intentar calmarle, aunque decidiendo ignorar ese hecho ya que por lo menos desde el punto de vista del albino, si se negaba, terminaría en esa posición de todas formas – Si tú lo dices... - Murmuró, aún un poco inseguro y en un muy bajo tono de voz. Sin embargo, mientras se levantaba se detendría por ese repentino dolor que le llegó, apretando un poco los dientes en lo que se llevaba la mano hacia ese extremo de su cuerpo que comenzó a doler, apretándolo para intentar sobrellevarlo, intentando también de no moverse, o por lo menos, intentándolo hasta que sintió las manos de su contraria ayudarle a hacerlo - ¿H-hmp....? - Se ruborizó un poco antes de acabar acostado con las cabezas sobre las piernas de su contraria, haciéndose en esos momentos para él imposible quejarse de lo que sea por....lo cómodo que llegó a resultar, siendo incluso más de lo que había creído que sería, agradeciendo en voz baja, algo avergonzado por lo mismo, aunque inentando evitar que esto se notara....del todo.

Ante la pregunta de su contraria, el chico le miraría durante unos instantes de reojo, antes de volver a apartar la mirada – Bueno.... - Musitó, antes de soltar un profundo suspiro - … Si, mucho mejor.... - Contestó en ese mismo y bajo tono de voz que a pesar de mantenerse inseguro, se notaba a leguas de distancia que no mentía - Resultaste ser mejor almohada de lo que creí.... mucho mejor ~ - Admitió, ya calmando un poco el movimiento de su cola y mirándole de reojo con una ligera sonrisa, antes de cerrar los ojos - ….. En serio, gracias. Creo que..... lo necesitaba – Dijo antes de reír un poco en voz baja - Pero, ya sabes.... si te empieza a incomodar o a molestar, no te cortes en avisar - Continuó, antes de girar un poco la cabeza, quedando ahora mirando en dirección a la televisión, en el canal en donde había quedado, sin tener idea si quiera qué estaba dando ya que había atinado a dejarla justo en comerciales, aunque bueno....no es como que lo que sea que empiecen a pasar, no sea igual o más aburrido que los comerciales en sí. Definitivamente, la televisión no serviría para nada en quitarse el enorme aburrimiento que traía ahora encima.

El chico se encontraba....realmente, bastante cómodo y tranquilo en esa posición, incluso más de lo que estaba acostumbrado habitualmente, incluso para la hora de dormir. Quizá fue por eso que al quedarse así, viendo televisión y casi sin prestarle atención a esta por lo enormemente aburrida que era, comenzó de a poco a sentir un gran peso sobre sus ojos que intentaba disimular y aguantar, aunque ya le era complicado....bastante complicado, tomando en cuenta lo enormemente cansado que su cuerpo continuaba, habiendo descansado aún insuficiente tiempo y ahora, además, dejándolo recostado de una forma tan cómoda - Si quieres cambiarla.... - Mencionó, tomando el control con una mano sin salirse de sus piernas para luego, estirarse y dejarlo apoyado en el apoyabrazos – No tengo problemas... - Finalizó, fingiendo suspirar, aunque realmente ocultaba un bostezo de cansancio. Cada tanto, e involuntariamente, cada pestañeo se iba volviendo más largo y pesado que el anterior, llegando un punto en el que incluso podría decirse que estaba cada tanto cerrando los ojos y volviéndolos a abrir al rato. El sueño empezaba a llegar, y por más que el chico había intentando contenerlo y contenerse, no fue mucho el tiempo que logró aguantar - …. - No se percató en que momento fue que sus ojos se empezaron a cerrar involuntariamente, abriéndolos de golpe y un poco sobresaltado al darse cuenta de ello – Hmprf... - Se llevaba constantemente el brazo a los ojos, restregándose el antebrazo con ellos para buscar despertarse, resultando esto completamente inútil y eventualmente, llegando el momento en el que sin darse cuenta, empezaría a cerrar sus ojos y en ese simple segundo.....caería dormido, notándose en como su cabeza se fue ligeramente de lado y como su cola de golpe, se quedó totalmente quieta.

Por primera vez en mucho tiempo, una vez el chico se quedó totalmente dormido, pudo descansar en una total calma, paz y tranquilidad que ya había llegado a extrañar....No solo estaba totalmente cómodo como para poder descansar en esa posición, si no que además, inconscientemente sabía que no había motivo real por el que tuviera que levantarse....No tenía que ir a la escuela, no tenía que ir a investigar nada, no tenía que preparar alguna misión para los mandamientos....Nada, esta vez su cuerpo sabía que podía darse el lujo de dormir totalmente calmado, y sin la necesidad de permanecer "Atento" a alguna alarma o algo parecido. Estando aún dormido, de esa forma que aunque no lo fuera a admitir en esos instantes o quizá no supiera...le gustaba, se movió un poco, girándose para acabar acostado de costado, con la cara en dirección hacia Laina, mostrándose en su expresión esa "Calma y fragilidad" que ves en las personas dormidas, pero que nunca puedes ver cuando están despiertas...... El chico no tuvo la menor idea de cuanto fue el tiempo que permaneció así, totalmente dormido, con la cola y las orejas abajo, totalmente echado sobre el sillón y las piernas de su contraria, hasta que luego de un largo rato..... - ...Hmrf.....¿.....? - De a poco, empezaba a abrir uno de sus ojos, aún confuso y sin procesar aún nada. "¿Qué rayos.....? ¿Acaso yo.......?"


Extras:


avatar
Salón : 3 A Dromes : 21381
Reputación : 8
Mensajes : 133
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Miér Feb 28, 2018 1:15 am

La chica no noto cuándo el contrario se sonrojo por haberle ayudado, estaba mas preocupada de no llegar hacer una bruta y causarle mas dolor del que ya sentía, que en sus gestos faciales o cualquier reacción que tuviera este “Con delicadeza…” Se dijo así misma en esos momentos, trayendo a su cabeza un viejo recuerdo de algo que no le era del todo agradable y que rápidamente espanto como pudo de su mente. Una vez el chico se hubiera acomodado bien, no sabía si quedarle mirando o fingir que estaba observando la casa, la televisión o cualquier cosa. Por unos segundos, quito la mirada del albino, sin fijarse en nada exacto donde estaba, sintiendo la calidez sobre sus piernas, algo muy normal si tomabas en cuenta que pues... tenías otra persona encima, sin embargo, para alguien que este tipo de cercanía nunca se le había dado, le era extraño, nuevo, no el que una persona estuviera cálida (?) sino, el hecho de tener alguien encima de estas.

Al instante de realizarle la pregunta, intento quedarle mirando fijamente, pero simplemente no pudo por los nervios, cada tanto apartaba la mirada a hacia la tele como si algo en esto la atrajera cuando solo era su manera de “escapar” hasta que le diera su respuesta a la cual no supo que responder, solo soltó una pequeña risa que seguramente si hubiera dejado salir con total libertad, hubiera notado que esta era por su nerviosismo y no porque acababa de darle “gracia” lo que dijo-Claro, te diré si me canso de tenerte encima mío~ -Dijo con cierto tono de sarcasmo notable y una pequeña sonrisa, intentando decirle de manera indirecta que, no tenia nada de que preocuparse, ya que, no era ningún esfuerzo físico… solo uno mental, aunque claramente eso no lo diría, tampoco es que fuera la gran cosa o quizás… “El príncipe Shi…¿Shiryukai?” Intento recordar bien su nombre, pero a decir verdad por mas que lo intentara no lo recordaba “…Bueno, no importa… solo sé que él daría lo que fuera por estar así con la princesa” Recordó lo difícil que le era llevarse con él al tener constantemente una diferencia de opiniones respecto a variados asuntos que en muchas ocasiones prefirió quedarse callada para no discutir con este, al mismo tiempo que intentaba mantener toda la distancia posible con él, ya que el contrario tenía una manía porque querer siempre invadir su espacio personal, llegando a incomodarla demasiado en ciertas situaciones, sin embargo, este instante que esta viviendo no era así.

Volvió a mirar al zorro con una pequeña sonrisa en el rostro. Aun si se sentía algo incomoda por el muy poco espacio que había entre los dos o cualquier razón que tuviera, era ella la que quería estar así con el contrario…para que este estuviera cómodo y pudiera descansar claramente, de lo cual temía que no fuera así por el simple hecho de que quizás ella no sería tan cómoda como pensaba que podría llegar hacerlo, sin embargo, la respuesta del chico le había confirmado que no era así y podía estar tranquila….en ese aspecto al menos, ya que en otros… aun buscaba como calmarse.

Al cabo de unos minutos, se quedó mirando la televisión, aun si lo que estaban dando no le entretuviera en lo más mínimo, prefería intentar distraerse con cualquier cosa con tal de no prestarle atención a sus nervios, y así estuvo hasta que el albino volvió hablar-Hm…está bien-Respondió en voz baja, pensando si realmente habría algo que le entretuviera en la televisión, fijándose mas en Kiba que en esta ahora que este le había cedido el control, preguntándose el porque aquel ofrecimiento de la nada “¿Cortesía?” Se pregunto, mirando el control esta vez, con ganas de cambiar el canal porque no dejaba de haber demasiada publicidad de aparatos que ofrecían como si fueran una maravilla. Miro de reojo al contrario para después tomar el mando y simplemente empezar a cambiar el canal, dejándolo en uno que sabía que daban películas con el fin de encontrar algo buena en esta, aunque la verdad cada cosa que viera ahí, no hacia mas que preguntarse quien eran aquellos que creaban esas cosas, pues siempre que veía algo donde había peleas le parecía todo tan irreal y en algunos casos, hasta desesperante.

Se quedo mirando un buen rato, hasta que noto que el contrario se había ¿Movido de golpe? No sabía, lo había mirado como reflejo, y solo se encontró con que estaba frotándose los ojos “¿Sueño..?” La idea le agradaba por obvias razones, sabía que el contrario necesitaba dormir y por aquello, decidió bajarle el volumen a la chatarra para que no le molestara el sonido, y si le decía algo al respecto porque suponía que el zorro no iba a querer dormir tan fácilmente, ya estaba planeando decirle que prefería saber lo que decían por los subtítulos que, por cierto, estaban en inglés. (?) Cada tanto iba viendo al chico para saber si ya se había dormido. No porque tuviera planeado hacer algo, para nada, es solo que a pesar de que ciertamente el sillón no era el mas cómodo, el cansancio también le estaba rindiendo cuentas, mas, si no tenía nada con que entretenerse. La película que estaban dando no la entendía del todo bien, había llegado a la mitad de esta y aunque intentaba comprender la situación, no lo hacía, agregando que, estaba mas pendiente de su compañero y la película en sí, no le estaba agrando del todo porque estaba basada en la antigüedad al parecer, había un rey que andaba con una y que otra mujer, lo cual no comprendía del todo bien, solo le traía recuerdos y mas recuerdos de los cuales prefirió pasar.

Sin pensarlo mucho movió una de sus manos con cuidado para llegar a su pequeño bolsillo de la chaqueta en el que traía su joya, la cual se quedó mirando unos segundos sin pensar nada mas que la melodía que esta trasmitía y le ayudaba a calmarse la mayoría de las veces. Poco a poco fue cerrando los ojos, recordando como era estar dentro de esta mientras aquella melodía que tenía en su mente pasaba a tararearla en voz baja en lo que guardaba nuevamente su joya, recordando la extraña, pero única brisa que solo solía sentir dentro de su medallón mientras se balanceaba ligeramente la hamaca en la que dormía. A Laina le gustaba esa sensación de tranquilidad, ese silencio, aquello que le indicaba que no tenía que preocuparse de nada mientras estuviera ahí…y el movimiento de nuevo del albino hizo que se callara, mirándolo “¿Lo desperté?” Fue lo primero que se le vino a la cabeza, pensando que tal vez en su propio relajamiento no se había percatado de que este se había quedado dormido y ahora el mismo se había despertado, pero cuando fue a verlo parecía todo lo contrario “¿Quizás solo se estaba acomodando...?” No sabía que pensar al respecto, mas que apagar la televisión que ni siquiera estaba viendo y echar la cabeza hacia atrás, mirando esta vez al techo, volviendo a recordar la melodía en su cabeza únicamente.

Sus ojos nuevamente se estaban cerrando para cuando se dio cuenta de que el zorro se había dado la vuelta, abrió estos levemente, fijando la vista en este mientras dormía “Me pregunto cuando fue la última vez que dormiste así… ¿Anoche a la fuerza?” Sonrió un poco ante aquel pensamiento, abriendo aun mas los ojos para verle mejor “Bueno…yo tampoco lo recuerdo con exactitud, aunque... seguramente fue hace mucho más tiempo yo... o tal no vez no, quien sabe” Se dijo esto último ya mirando hacia el techo de reojo antes de volver a mirarlo unos minutos. Le traía cierta ternura verle de aquella forma y al mismo tiempo le era extraño, obviamente ya había visto a alguien dormir, sin embargo, nadie que le importara realmente. De repente unas ganas de hacer algo se le vino a la cabeza, miro a su alrededor y volvió mirar al chico, levantando una de sus manos para acercarla lentamente a la cabeza del contrario, insegura si debería hacer aquello o no, deteniéndose en el acto por un ¿Suspiro? No estaba segura. Había sentido como si el corazón se le hubiera detenido por ese instante hasta que fue consciente de que no había sido nada de lo que tenía que preocuparse “...Tal vez no debería, pero...” Trago algo de saliva, antes de proseguir y poner la mano sobre la cabeza del chico, teniendo cuidado de no tocar sus orejas ni ser muy bruta en el instante que la apoyo. Ya con “el primer paso” logrado puso sentir un pequeño alivio y por otra parte una tensión muy grande, mirando nuevamente al albino a la cara para asegurarse de que este no se hubiera despertado antes de comenzar a acariciarle suavemente el lugar donde estaba apoyada su mano, no quería despertarlo, ni llegar a molestarlo, ni nada que pudiera provocar un feo desenlace. Sin percatarse, llego a sonreír un poco, tal vez de los nervios o quizás por la diminuta sensación de emoción que sentía en el pecho y no sabía exactamente como describir solo por lo que hacía a la vez que veía dormir al chico, hasta que quito la mano y volvió a dejarla donde la tenía antes dando un pequeño suspiro.

Cada caricia que le había brindado al zorro la había puesto aún más en tensión por miedo a que este despertase y le preguntara que estaba haciendo o el por qué lo estaba haciendo. La segunda pregunta no le tenía una respuesta ahora que lo pensaba, solo sabía que después de estar un buen rato mirándolo dormir le había entrado las ganas de acariciarlo, y estaba segura que si le respondía que era porque le encontraba muy mono o no le creería o tal vez le miraría extraño “Bueno… si se ve, hm…¿Tierno?” Ya ni estaba segura de lo que estaba pensando, ¿Ella pensando en como se veía una persona? Dio otro pequeño suspiro, volviendo echar la cabeza hacia atrás, mejor era dejar el asunto atrás, no es como si fuera a matar a alguien por hacer aquello, quizás causar el enojo de muchas chicas que obviamente no le interesaban a ella y a su compañero… al parecer tampoco, pero, al fin y al cabo, no era nada importante, solo había seguido un impulso y ya.

Por lo menos agradecía estar más tranquila para entonces, quizás un poco nerviosa cada vez que miraba directamente al chico cuando dormía porque recordaba lo había hecho hace poco, pero nada más y....su cansancio el cual no era suficiente para hacerla caer dormida como el contrario o eso pensaba, porque al pasar de los minutos, sin percatarse, termino quedándose dormida mientras observaba al chico.
avatar
Salón : 3 A Dromes : 35520
Reputación : 2
Mensajes : 151
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Miér Feb 28, 2018 2:39 pm

El chico no sabría decir en qué momento fue que ese simple cerrar de ojos pasó a algo más, perdiendo la conciencia y acabando totalmente dormido de un minuto a otro por el enorme cansancio que traía encima desde hace ya quien rayos sabe cuánto tiempo. Caer dormido fue extremadamente sencillo, mucho más de lo que le resultaba seguir intentando aguantar las ganas de hacerlo, realmente......Ya completamente dormido fue que se empezó a acomodar inconscientemente sobre las piernas de su contraria, dejando ver esa faceta ya totalmente distinta a la que cualquier persona que pudiera conocer al zorro o a Pain había visto: La típica de un simple animal (?) completamente exhausto, agotado, y ahora también.....frágil e indefenso, como casi cualquier persona que se encontrara total y completamente dormida. Mientras se encontraba así, descansando, no hizo más que soltar un pequeño suspiro, antes de llegar a sentir la mano de su contraria sobre su cabeza, empezando inconscientemente a mover solo un poco su cola al sentir luego sus acaricias, dibujándose también una pequeña, involuntaria y calmada sonrisa en el rostro del albino, notándose que aunque seguramente jamás lo admitiría estando consciente.....no le llegó a molestar en lo absoluto, incluso pareciendo acurrucarse un poco sobre las piernas de su contraria.

Realmente, disfrutó de aquella pequeña siesta como no lo había hecho durmiendo en su propia cama desde hace mucho tiempo ya, ya que.....lo necesitaba. Definitivamente, le hacía falta poder descansar un poco con esa calma que tuvo ahora, sin la necesidad de pensar en despertarse por algo que tuviera que hacer o algo por el estilo, aunque de todas formas, el chico no hubiera querido empezar a haberse quedado dormido en primer lugar..... Más que nada por la chica que le acompañaba, considerando que no era quizá lo correcto dormirse en lo que la dejaba a ella cuidándolo otro rato más, técnicamente sola. Más aún y con eso en mente, fue incapaz de soportar caer totalmente dormido.....Hasta que empezara a abrir los ojos de a poco, completamente confuso y desorientado, un rato más tarde y sin saber realmente, cuanto fue el tiempo que permaneció dormido. "Joder....Creo que de verdad me quedé dormido......" Pensó para sus adentros, maldiciendo y llevándose una mano a la cara para luego empezar a frotar sus ojos, intentando enfocar su visión para empezar a ver claramente de nuevo. "¿Cuánto tiempo permanecí dormido......?" Se preguntó, viendo a la tele para ver si por suerte, el canal puesto tuviera hora, cosa que no fue así, puesto que la televisión estaba apagada desde hace quien rayos sabe cuanto rato. Seguramente, la había apagado Lai... -- Instantáneamente y una vez recordó y procesó "Donde" se había quedado dormido, volteó a ver a la chica, un tanto ruborizado de mejillas.

Se le quedó mirando, ladeando un poco la cabeza al notar como es que se encontraba la azabache ahora mismo. "… Parece que no soy el único que estaba conteniendo el sueño...." Se dijo así mismo internamente, dibujándose de a poco en su rostro, una ligera sonrisa divertida, a la que se llevó una mano encima para cubrirla, como si inconscientemente creyera que podría seguir despierta y podría verlo. Si bien en un inicio, no pudo evitar sentir una enorme vergüenza interna por entender que sin querer y sin previo aviso, se había quedado dormido frente a ella y de hecho, justamente sobre sus piernas..... Se distrajo casi de inmediato al ser él quien la viera dormir a ella. Durante unos instantes, no hizo nada. No se movió ni emitió ningún sonido, simplemente...quedándosele mirando, verificando que realmente se había quedado dormida. No podría negar que verla así la hizo ver....adorable.....o quizá, hasta linda (?), más seguramente no habría mucho que le pudiera decir con tal de molestarle, ya que ella misma le había visto a él quedarse dormido también....y desconocía aún, cuanto fue el tiempo que permaneció así. Por la diferencia de la luz que entraba a la casa una vez se despertó por primera vez, y una vez despertó por segunda....podía hacerse una idea, pero nada en concreto.

El albino voltearía a ver sus propias manos, formando puños con esta para verificar cuanta era la fuerza que tenía ahora mismo y.... aunque podía sentir aun esas ligeras molestias que perduran luego de un periodo de ejercicios extremos, definitivamente se encontraba mucho mejor a como se encontraba cuando recién había despertado en su cama, casi completamente adolorido y con grandes dificultades para si quiera caminar, o reír sin algún tipo de dolor. Viendo que se encontraba un poco mejor, y lo suficientemente bien, el albino se empezaría a sentar con cuidado, haciendo los movimientos más lentos y suaves que pudo hacer, buscando no hacer algo demasiado brusco para que la contraria se despertara, o evitando hacer un ruido que produjera el mismo efecto en ella. Ya cuando estuvo fuera de las piernas de su contraria, se levantaría con cuidado, para estirarse bastante, pasando a estirar incluso sus orejas y la cola, a la par que soltaba un muy profundo y largo bostezo. No había dudas, realmente sentía que aunque su cuerpo no estuviera en las mejores condiciones o que aún seguramente fuera incapaz de hacer muchas cosas que haría normalmente.....ya iba mejorando, mucho más que como estaba cuando despertó antes. El buen sueño le hizo bien (?).

Echaría una rápida mirada a su contraria, observando que aún siguiera dormida antes de caminar hacia la cocina, cuidando sus pasos para evitar un crujir o algo parecido. Ya allí dentro, iría a una de las típicas habitaciones de servicio que algunas casas, como esta, tenían en la cocina, en donde abriría un closet allí mismo y entre tantas cosas, algunas mas viejas que otras, empezaría a buscar – Hm.... Creo que era esta - Murmuró en voz baja, tomando una manda y estirándola para comprobar su largo, además de ver que no estuviera sucia o algo así - Sep, es esta... - Se respondió a sí mismo, antes de dejarla sobre su propio hombro para encaminarse de nuevo a la cocina, cerrando la puerta con cuidado de evitar un portazo o algo así, y luego, nuevamente dirigirse al sofá, donde Laina había quedado descansando aún - Si yo descanso.... - Musitó en un tono lo suficientemente bajo, como para que hasta a él le hubiera sido problemático escuchar, en lo que se ponía por detrás de ella - …. Tú también deberías tener derecho a hacerlo... - Continuó, antes de mover con cuidado aquella manta alrededor de su contraria, cubriéndola con ella. Apenas lo hiciera, el albino volvería a caminar con cuidado hasta el otro lado del sofá, donde se sentaría con cuidado al lado de su contraria, mirándole de reojo durante unos simples segundos antes de suspirar. "Creo que te debo una por esto....." Pensó, pasando luego a mirar al techo con una ligera sonrisa, en lo que apoyaba los brazos en la parte superior del sofá y elevaba ambos pies hasta la mesa que tenían justo frente a ellos, ya lo suficientemente descansado como para que el sueño le entrara nuevamente.... Pero sin las ganas de despertar a su contraria o dejarla sola, manteniéndose, simplemente.... pensativo, esperando a que despertara....O que Viral entrara de forma escandalosa, lo que seguramente la despertaría.


Extras:


avatar
Salón : 3 A Dromes : 21381
Reputación : 8
Mensajes : 133
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Miér Feb 28, 2018 11:02 pm

Cada caricia que la chica le daba al albino lo hacia con sumo cuidado de no llegar a ser muy brusca para no despertarlo, además de hacerlo correctamente, porque pues…Kuratsukai no era de estar dándole cariñitos a nadie, ni la princesa tampoco, es decir, un abrazo era un abrazo, pero una caricia… ni siquiera alguna especie de mascota, ya que realmente nunca tuvo una... y cada vez que quiso dar una muestra de afecto hacia alguien porque lo creyó conveniente por la situación, no porque esta quisiera exactamente, siempre fue algún abrazo o un beso en la mejilla u otras maneras, pero nunca una caricia, claro si es que no contabas su joya, a esta si podría decirse que la había tratado como tal, porque la encontraba muy especial por obvias razones.

Entre cada suave caricia que le daba la azabache al contrario, se había quedado concentrada mirando el rostro de este mientras su mente se iba a otra parte, haciendo que realmente no estuviera pendiente de este hasta que escucho un pequeño sonido que la hizo reaccionar. Rápidamente miro hacia donde provenía y pudo ver la cola de chico moviéndose “…¿Eh?” La duda de la razón de porque esta se movía le llego casi de inmediato, viendo al chico de reojo para ver que este estaba sonriendo. Algunas ideas del porque rápidamente se le vinieron a la mente, siendo una de estas que... pues al chico le agradara lo que estaba haciendo a pesar de estar dormido o simplemente estaba teniendo un muy buen sueño “…Creo que puedo intentar comprobarlo” Apenas se dijo esto, aparto la mano mientras miraba la cola del contrario que parecía detenerse “…¿Entonces si es por..?” Volvió a acariciarle la cabeza suavemente, notando como la cola del chico comenzaba a moverse en lo que en el rostro de la Meshitsukai aparecía una pequeña sonrisa divertida “¿Puedo tomar eso… como que no hay problemas en que siga entonces?” Pregunto aquello como si su compañero le fuera a responder cuando era bastante obvio que no, agregando que de por si era una pregunta retórica. Mientras, volvía a dejar de acariciarle, únicamente para probar si lo creía era real una vez más, cosa que volvió a suceder, su cola dejo de moverse hasta que volvió a brindarle esas suaves caricias.

El miedo de que el albino despertara seguía ahí como era de esperarse, pero ya no era el mismo que tenía en un inicio, no al saber que al contrario aunque no lo quisiera admitir (porque suponía que no lo iba hacer) de todas maneras le agradaba lo que estaba haciendo. Se tomo la pequeña libertad no solo de acariciarle la cabeza por encima, si no también de que con mucho cuidado ir hundiendo los dedos en el cabello del chico para después moverlos con suavidad bajo este a la vez que sonreía ligeramente, llegándose a preguntar si algún día sería capaz de hacer aquello con el chico estando consciente “No hago mas que romper normas contigo…” Se recordó, pero sin sentir la culpa de siempre, sino que casi llegando a hacerle algo de gracia el asunto, mordiéndose la lengua para no soltar esa risa que quería escapársele en lo que alejaba la mano. Ya había podido comprobar que el chico movía la cola cada vez que empezaba hacerle cariño y, además, mantenía esa pequeña sonrisa que le agradaba ver en el rostro, sin embargo, no se arriesgaría a estar dándole esas caricias hasta que este despertara porque no sabría explicarse el por qué lo hizo, agregando que, sus parpados también habían empezado a sentirse pesados… el estar en esa posición, relajada, sin preocupaciones mas que el albino que tenía enfrente al estar ignorando las que tenía de por si, había hecho que simplemente se dejara llevar por el cansancio de su cuerpo. Apoyo las manos cada una a su lado e intento dejar la cabeza apoyada hacia atrás al instante que sintió que no iba a poder seguir luchando contra su propio sueño para no terminar cayéndose encima de Kiba en el momento que dejara de estar del todo consciente, aparte de no querer un dolor de cuello al despertar.

La azabache una vez se quedó dormida, no fue consciente de casi nada de lo que ocurrió, tal vez si de manera inconsciente que ya no tenía al chico sobre sus piernas cuando este decidió quitarse de ahí, pero no de que este se hubiese levantado y menos de que había ido a buscar una manta para cubrirla, de hecho a los minutos después de que este la cubriera con la manta, simplemente se acomodaría sin querer hacia el lado donde se encontraba Kiba, apoyando la cabeza sobre este, buscando de alguna manera acurrucarse como siempre lo hacia cuando estaba sobre su cama, intentando subir los pies en el sofá con el fin de poder apegar las piernas a su cuerpo y abrazarlas, para después empezar a buscar algo con que cubrirse completamente, despertándose poco a poco en el proceso hasta el momento donde sintió la manta con su mano, percatándose no solo que por alguna razón creía que no debería tener una manta encima, sino que también tenía apoyada la cabeza en algo blando que no era exactamente como su almohada “…¿Yo no estaba en la casa de ..?” Empezó hacer memoria lentamente, sin llegar abrir los ojos aun, hasta estar mas o menos segura de lo que “ocurría”, cosa que no duro mucho porque el escuchar la respiración de alguien mas cerca, hizo que abriera los ojos casi de golpe, mirando lo que tenía al frente, notando la mesita y sobre esta, los pies de su compañero-…..-Ya al notar eso, se movió sin mucha prisa para sentarse correctamente en el sofá, bajando los pies que había subido en este y mirando únicamente sus piernas con un ligero sonrojo en el rostro porque aunque estaba media consciente de que no había pasado tanto rato sobre el contrario, dormitando mas que durmiendo en si desde el instante en que decidió acomodarse (o eso quería creer, ya que siempre que se encontraba en ese estado no tenía nada muy claro), de todas maneras se había acercado demasiado a este sin su permiso, seguramente haciéndole pasar un momento incómodo.

-Lo siento..-Murmuró sin querer mirarle. Se disculpaba tanto por haberse apoyado sobre él mientras dormía, al igual que el hecho de haberse dormido, aunque mas por lo primero que lo segundo en sí. De ahí, ya no sabía que hacer o decir, más que mirar la manta que tenía encima con cierta curiosidad “… ¿Por qué me tapo con esto? …Pudo haberme despertado simplemente, aunque...” Se atrevió a mirarlo de reojo antes de bajar la mirada “Seguramente también quería que descansara...” Volvió a mirarle, esta vez con la intención de decirle algo, pero en el instante que abrió un poco la boca, se empezó a escuchar el sonido típico de un teléfono de casa, haciendo que la chica simplemente diera un suspiro, volviendo a bajar la mirada, esperando que el albino fuera atender, ya le diría después lo que quería decirle.
avatar
Salón : 3 A Dromes : 35520
Reputación : 2
Mensajes : 151
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Jue Mar 01, 2018 11:19 am

Consciente o no, el chico nunca hubiera imaginado como es que actuaba su cuerpo involuntariamente ante simples acaricias pues, desde que tenía memoria, no recordaba que alguien lo hubiera hecho salvo quizá, en su muy pronta infancia. Realmente, no era capaz de recordar que alguien le hubiera hecho algo así.....O que se dejara, para empezar. Definitivamente, haber sabido que su cola lo traicionaba cuando le acariciaban de esa forma, moviéndose involuntariamente de lado a lado –Cosa que probablemente, podría llegar a pasar incluso y aunque el chico estuviera consciente, puesto que la maldita cola era una de las cosas más difíciles que tenía de controlar dentro de todo lo "Animal" que tiene consigo-, le hubiera hecho caer en una total vergüenza o quizá, hasta en una gran incredulidad por su parte. Afortunadamente para cuando ya había despertado, la chica había dejado de hacer eso, quedándose claramente dormida. Era probable que en un tiempo, si es que no lo hacía desde ya....pudiera intentar avergonzar a Kiba con ese hecho, algo que él negaría una y otra vez que sucedió..... Y sobre todo, negaría también que eso le pudo haber gustado, aunque internamente estuviera seguro que si movía la cola de esa forma, no era por...nada (?), algo que seguramente Laina ya tuviera claro....para mala suerte del albino (?).

Ya para un rato luego de aquel vergonzoso incidente, el albino yacería despierto, simplemente mirando al techo, totalmente acomodado en el sillón con tanto las piernas encima de la mesita, como los brazos por encima del respaldo del sillón. En una primera instancia, el zorro no hizo más que mantenerse divagando entre sus propios pensamientos, notándose completamente distraído....aunque tampoco era como si tuviera algo más que hacer, salvo esperar a que su contraria despertase pues, precisamente por querer dejarle descansar el rato que necesitaba –Y el que seguramente no hubiera descansado voluntariamente, conociendo que podía llegar a resultar casi igual de terca que él-. En medio de aquel silencio, escucharía a su contraria moviéndose un poco, inclinando ligeramente su oreja y pasando a ver de reojo a la contraria que tenía a su lado. "Parece que ya despertó" Pensó para sus adentros, aunque una vez notó que solo se acomodaba... "….O no....." Notó que se equivocó. La chica seguía completamente dormida, y así, pudo ver y sentir como involuntariamente, se acomodaba sobre su hombro - - Se ruborizó un poco, e inmediatamente miraría al techo, intentando no darle importancia a eso, o por lo menos no la suficiente como para llegar a sentir....esos pequeños nervios que a veces la chica despertaba en el zorro. Porque claro, no pretendía quitarla de allí, después de todo, él había estado descansando sobre sus piernas, además de que.....no era como si le molestara, realmente (?).

Incluso y aunque inicialmente intentase ignorarla, no pudo evitar verla de reojo..... haciéndosele imposible evitar dibujarse en su rostro una pequeña sonrisa, al ver también que posición adoptaba en el sillón, aparentemente buscando acomodarse. "….Realmente....es más adorable de lo que intenta aparentar" Dijo en sus pensamientos, conteniendo las ligeras risas que querían salir, para luego observar cómo es que su contraria pareció empezar a abrir sus ojos, volviendo a tirar la cabeza hacia atrás, para observar al techo, notándose como es que le restaba importancia a cómo es que estaba acomodada la chica sobre él. Ya no era solo qué no le molestara el hecho de que se apoyara en él porque ella le hubiera permitido hacer lo mismo sobre sus piernas –Cosa que aunque no quisiera admitir, al igual que las acaricias.....le termino agradando, consciente o inconscientemente (?)-, si no que simplemente.....no le molestaba. No le significaba ninguna molestia, como hubiera creído..... aunque seguramente, tampoco era como si pudiera permitir a otra persona hacerlo..... probablemente porque tan solo se podía llegar a sentir así de "Cómodo" con ella por la confianza que se empezaban a compartir, y que no tenía con ninguna otra persona, descontando a Viral puesto que.... la confianza entre Viral y él, era distinta a la que tenía con Laina.

No fue mucho el tiempo que la chica tardó en despertar, procesar todo, y tal cual imaginaba que iba a pasar....se levantase algo apresurada. El chico no hizo gesto alguno, ni tampoco dijo nada, con intención de evitar que la chica se sintiera incómoda o lo que sea. Simplemente, se mantuvo mirándole de reojo...hasta que escuchó nuevamente su disculpa, soltando un profundo suspiro en lo que bajaba la cabeza, con una ligera sonrisa en el rostro - ¿De nuevo? Ya te dije que... No tienes que disculparte por nada - Mencionó, completamente calmado, aunque aún con un ligero rubor en las mejillas, en lo que quitaba los brazos del respaldo del sillón y bajaba los pies de la mesa, para sentarse bien de nuevo - Además.... Tú me dejaste dormir apoyado en ti, ¿No es así? - Se encogió de hombros - Espero no haber resultado tan...incómodo - Bromeó, nuevamente apartando la mirada con esa ligera sonrisa aún presente, aunque sin terminar de irse toda la vergüenza que sintió por eso mismo, la cual buscaba aparentar de una mejor forma a como no-aparentó el cómo se sintió con las caricias de antes, cuando se quedó dormido, por culpa de su maldita cola (?).

Cuando notó la mirada de su contraria encima suyo, el chico voltearía a verle, guardando silencio y esperando a que su contraria hablara, cuando notó que tuviera la intención de hacerlo, aunque.....parecía casi como si le costara hacerlo. De todas formas, simplemente le esperó y cuando abrió su boca..... - ¡Ay.....! ¡Maldita sea! - Se quejó, llevándose las manos a ambos oídos con un pequeño gesto de dolor y disgusto al escuchar sonar tan repentinamente el maldito sonar del teléfono de la casa. El problema que tenía el chico, no era directamente con el sonido del teléfono en sí, pues ya se había logrado acostumbrar tanto a esos ruidos, como a otros con los que debía vivir en su día a día. El problema, era simplemente cuando se distraía, como ahora. Estando tan concentrado en lo que la chica le quería decir.....hacía que perdiera la noción de los alrededores y, un ruido tan fuerte como ese, llegase a hacer exactamente el mismo efecto que lograba un screamer en las personas comunes y corrientes. Un verdadero dolor de cabeza, que, para su mala fortuna, pasaba más veces de las que le gustaría - Si me disculpas un momento... - Dijo, soltando un profundo suspiro de resignación y agotamiento, levantándose y caminando hacia el teléfono que estaba encima de uno de los muebles, haciendo un gesto con la mano para que el mismo se iluminara en esa extraña luz verde, y se levantara, para acercarse un poco a la mano del albino, quien lo tomaría en el aire - ¿Diga.....? - buenos usos par sus poderes sobrenaturales (?).
avatar
Salón : 3 A Dromes : 21381
Reputación : 8
Mensajes : 133
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Vie Mar 02, 2018 11:25 am

La chica con las mejillas algo sonrojadas, miro de reojo al contrario al escuchar su respuesta. Iba a contrarrestarle aquella respuesta, sin embargo, termino por quedarse callada, escuchando lo que este le decía “Pero…yo te deje, en cambio tu…” Sabía a que se refería el albino, era como estar a mano prácticamente, no obstante, no era algo que quería que ocurriera, la azabache no había querido dormirse en primer lugar, ni tampoco hacer que el contrario si o si fuera su almohada solo porque ella había sido-..no lo fuiste-Murmuro, contestando a su comentario a la vez que miraba hacia la mesita con cierta vergüenza notable. Era de esperarse, la chica no estaba acostumbrada a lo que había pasado recientemente, es más, no estaba acostumbrada a casi ninguna de las situaciones que pasaba con el contrario que estuvieran fueran de lo que era intercambiar información importante y a veces no tenía ni la más remota idea de que ocurría, solo podía sacar conclusiones para guiarse, manteniendo la calma todo el tiempo posible.

Todas las situaciones que había vivido con este hasta el momento, aquello de ser amigos, que en vez de botar ayudara a un líder, que lo cuidara personalmente, que se quedara dormida o la comida que le había hecho probar, la forma en que se expresaba con este, cada cosa nueva que experimentaba con él, no podía decir que era del todo agradable, porque estar encerrada en un ascensor no lo fue, ni tampoco ver que el chico se desmayaba del cansancio enfrente de ella o la forma que la había engañado por culpa de no saber la existencia de un tipo de comida muy extraña, pero si lo fueron en otras situaciones, como aquellas donde se lanzaban una que otra pequeña broma de la cual podía reírse sin miedo a que le dijeran algo, la comodidad que tenía al estar con este cuando no estaban muy cerca el uno del otro…aunque en estos instantes, no era algo que le fuera a molestar/incomodar realmente, es decir, lo había tenido durmiendo en sus piernas hace poco, y aquello también le había sido agradable, el verlo dormir…y otras cosas. En fin, la cosa era, que todo eso, no dejaba de ser algo nuevo para ella y mas de una vez, se comenzaba a preguntar si estaba bien, ya que, sus normas no decían nada sobre hacer amigos, y aunque tenía una idea de cómo se trataban estos en su mundo, en el actual las cosas eran diferentes, el zorro le hacia el favor de recordárselo mas de una vez inconscientemente… o eso creía.

Se había quedado pensativo unos segundos, preguntándose si debía decir algo al respecto en este instante además de agradecer porque le había dejado dormir unos minutos mas o porque la había dejado dormir sobre este. No iba a decir que había sido lo mas cómodo del mundo porque ni siquiera estuvo del todo consciente cuando puso la cabeza ahí “Bueno..si no lo hubiera sido..me hubiera despertado” Se respondió la pregunta para si misma en su mente, porque si, había dado su respuesta al albino sin pensarlo mucho, aunque de todas maneras esta no había cambiado nada ahora que se ponía a pensarlo bien, y aunque tenía las ganas de intentarlo de nuevo para confirmarlo, no fue ni capaz de decirlo por el teléfono de la casa sonó, asustándose mas por la reacción del chico que por el sonido de este en siv-Claro… ve-Murmuro, respondiéndole en lo que dirigía su mirada hacia sus propias piernas, sintiendo las mejillas aún más abrigadas por haber pensado la opción de…de pedirle al chico que si la dejaba comprobar algo “...Dormir me hizo mal” Se comento así misma, ignorando la situación actual en el teléfono.


Otro lugar: Departamento de L^2
Unos minutos antes

La loba se encontraba buscando entre sus papeles por aquí y por allá, mandando a volar uno que otro boceto o borradores de sus mangas actuales-Aaah, yo se que lo deje por aquí… solo espero que no lo hayan roto otra vez-Murmuraba en voz baja en lo buscaba en un cajón en este instante, mientras demostraba con su cola al estar moviéndola de un lado a otro su impaciencia del momento hasta que saco una libreta, reviso rápidamente varios números hasta que encontró uno que estaba rodeado de corazones-¡Al fin!-Tomo el teléfono personal que tenía sobre su escritorio en su cuarto y empezó a marcar rápidamente, apenas sonó el tono de que ya estaba llamando, la loba movió más rápido su cola-por favor contesta…contesta..-Susurraba en voz bajo-..prometo no pasarme en la semana por allá.. pero por favor, es urgente-Seguía murmurando “De todas maneras no podre ir.. estoy llena de trabajo otra vez.. debería dejar de aceptar adelantar algunos tomos..” Continuo lo que decía en su mente hasta que escucho la voz conocida del hermano menor del rubio en el teléfono-¡KIIIIIIIIIIIIIIIIIIIBAAAAAAAAAAAA!-Le grito de la emoción a penas pudo salirle la voz, tal vez se había excedido pero realmente le emocionaba que le hubiesen contestado y que el teléfono realmente estuviese funcionando-Kiba, dime que Laina esta contigo por favor, por favorporfavorporfavor, poooor faaavor-No hacia ni falta mirarla, su propia voz parecía estar indicando varias cosas a la vez, además de su obvia desesperación, el tono de preocupación y tristeza que traía encima.

Laina que no estaba ni cerca del teléfono había escuchado algo extraño proveniente de este. El problema es que estaba tan concentrada en sus pensamientos, que no tomo en cuenta que casi acababan de dejar medio sordo al zorro por su culpa. (?) Sin embargo, una vez volvió en sí, pudo reconocer el tono de voz de su compañera, haciendo que se quitara la manta que traía encima aun para dejarla en el sofá antes de caminar hacia donde se encontraba el chico, dando un pequeño suspiro en lo que alcanzaba a escuchar algo de lo que decía su revoltosa compañera-Si no.. ¿Sabes donde podría estar?-Ya, en la mente de la de mechones rojos, Lariv de seguro se había puesto mas paranoica que antes.

Para cuando tuvo el teléfono en mano, volvió a tomar algo de aire antes de hablar-Lariv…-Y escucho un chillido que sabia que era de la emoción, además de que no se lo espero del todo y alejo rápidamente el auricular de su oído-¡Laina! De verdad estas ahí, eso es bueno… ¿Entonces si fuiste tu la que escuche en la madrugada entrar a su cuarto? ¿No que ibas a salir de la ciu…? Espera.. ¿Qué haces ahí? ¿No estabas con tu..? Ahm, esa cosa que llevas..cuando-Laina solo quedo en silencio esperando que terminara de mover la lengua, mientras observaba a Kiba de reojo, era una buena excusa para pensar que decirle en lo que Lariv daba sus discursos-La deje por ahí guardada-Contesto rápidamente, con tal de hacerle de dejarle de complicarle la vida a la pobre loba que intentaba ocultar el hecho de tener una túnica y una máscara ante los oídos del zorro-Vine a.. hacer un trabajo que tenía que hacer del instituto, y si, fui yo la que fue buscar algo que se me había quedado-Se invento la primera excusa que se le vino a la cabeza, no tenía planeado decirle a la demonio que ella trabajaba con Kiba, ni nada por el estilo, simplemente porque no era de andar contándole sus cosas, ya que suponía que conocía los mandamientos aunque no sabía hasta qué punto-Ah… por un momento pensé que te habías a unido a esa cosa de los..hmmmmm…olvide como se llamaba, pero empezaba con M, puedes preguntárselo luego a Kiba, podría interesarte…o tal vez no.. ¿En qué trabajabas?-Laina se llevo una mano a la cara-¿Qué querías Lariv?-Hablo ya, buscando con terminar la conversación rápido-Ver si estas viva obviamente, aparte de lo de tu cuarto, porque no te sentí a ti exactamente, no olía a ti, de hecho… no olía a nada.. ¡Y para saber si vas a llegar esta noche!-Eso último se le notaba con un tono de regaño-Es probable-Respondió, cuidando lo que decía además de “Oler a mi…” Se repetía mentalmente eso, mirando de nuevo a Kiba-¡No se te ocurra desaparecer de nuevo! ¡Ahora tienes responsabilidades Laina! ¡El Lunes tienes clases! -Alejo otra vez el teléfono de su oído porque la contraria ya estaba alzando demasiado la voz y para cuando termino darle una especie de regaño que pensó por un instante que sería eterno, volvió hablar-Probablemente este en la noche allá, ¿Tranquila?-Si, ¡Mucho mejor! Ah…¡Y dile a Kiba que la promesa no iba en serio! Y si no escucho nada, ¡Pues entonces no he dicho nada!-A penas intento preguntar sobre que promesa o comentar algo para decir si, se dio cuenta de que había colgado el teléfono “…siempre igual” Dejo la chatarrita en su lugar, mirando hacia donde se encontraba el albino-Lariv dice que…que no tomes en serio algo sobre una promesa-En el rostro de la azabache se notaba su confusión-..Y que si no escuchaste nada…que ignoraras el mensaje-Encogió los hombros una vez se sentó en el sofá otra vez, al lado del chico.

De nuevo sintió esa pequeña incomodidad de saber que debía decirle algo, sin embargo, no sabía que decir exactamente en lugar de lo que casi había preguntado antes-..por cierto, ¿Estuve demasiado tiempo dormida?-Por lo dijo lo primero que se le vino a la cabeza entre las tantas dudas que había tenido al despertar, aunque la pregunta correcta era si había pasado mucho tiempo sobre él, la cual no se atrevió a consultar pues, tenía la leve impresión de que tampoco se lo diría.
avatar
Salón : 3 A Dromes : 35520
Reputación : 2
Mensajes : 151
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Vie Mar 02, 2018 3:33 pm

Intentó hacer como si no hubiera escuchado aquel simple murmullo de su contraria, aunque realmente lo hubiera hecho y sus mejillas se hubieran ruborizado tan solo un poco más de lo que ya estaban. Si el chico resultaba incómodo, o no......si llegaba a resultar cómodo sin darse cuenta (?), sería algo que por el momento, preferiría no saber e ignorar, para evitar empezar a pasar por su cabeza distintas preguntas que no se quería hacer. De todas formas, tampoco tuvo mucho tiempo para pensar en ello, pues no pasó demasiado antes de que el teléfono de la casa sonara de una forma que casi le reventara los tímpanos y le diera un infarto por la sorpresa (?), algo que detestaba que ocurriera, incluso y aunque no fuera de las peores cosas que a veces le toca vivir casi diariamente. Ya luego de soltar un profundo sonido de resignación, se levantaría de mala gana a tomar el teléfono para ver quien rayos era quien le estaba llamando, pues no era para nada normal que alguien les llamara.......Si no, extremadamente raro. Después de todo, tanto Viral como Kiba, no eran de dar su número de teléfono a ….. a casi nadie realmente, por no decir simplemente nadie. De hecho, posiblemente no fuera más que la escuela quien pudiera llamarles, si no era algún otro número equivocado..... Más para sorpresa del albino, no, no sería ninguna de esas dos opciones. Sería algo mucho peor (?).

Apenas dijera sus primeras palabras en aquel teléfono, con un tono de voz claramente aburrido, resignado y sin muchas ganas de contestar, escucharía ese grito-pitido-lo que sea del otro lado de la línea, nombrando con más fuerza de la que le gustaría su nombre. Casi inmediatamente, el albino haría un gesto de dolor, apretando los ojos y apartando el teléfono de su cabeza, mientras se cubría la oreja con la mano, sobándosela y mirando el teléfono, notablemente desagradado - …. Hmp.... - Respiró hondo, antes de acercar nuevamente el teléfono a su oreja, más guardando cierta distancia entre ambos para evitar un incidente así de nuevo: Lo último que quería, era quedar sordo por eso – Si, soy yo.... - Confirmó rodando los ojos, notando obviamente, tanto por ese....ese grito, como el tono de su voz, quien rayos era....Si, no había contado con que la loba también tuviera el número de teléfono de su casa (?). Notó claramente para que rayos llamaba –Creyendo en un primer instante que quizá, lo hacía por Viral- una vez preguntara por la azabache, a quien miraría de reojo en lo que se acercaba, aparentemente habiendo notado también quien era la que estaba llamando – Ehm.... Espera un poco – Dijo por el teléfono, antes de tenderle el mismo a Laina. Su problema ahora.

Una vez se lo entregó, el albino no hizo más que cruzarse de brazos y apoyar la espalda contra la pared, mirando a la nada, intentando desconcentrarse para no escuchar por "Accidente" la conversación de Laina y Lariv pues....con lo alto que hablaba, no se le hacía difícil oírle hablar. Claro que, no pudo evitar dejar salir una simple y pequeña risa, acompañada de una sonrisa divertida cuando escuchó el cómo se excusó de por qué rayos había ido a casa de Kiba. En ese instante, le miró arqueando una ceja, sin borrar esa sonrisa de su rostro, más sin decir tampoco nada, aún, para no interrumpirle. Lo otro que le causó gracia, fue pasar a escuchar un poco el hecho de que se preguntaba si Laina se había metido con los mandamientos o no.....Cosa que obviamente, era cierta, pero que aparentemente, Laina prefería mantener al margen, o quizá simplemente no hablar de ello. Quién sabe. Ya luego de eso, apartaría la mirada, mirando de no prestar atención a lo que la loba decía por el mero hecho de no querer ser o sentirse "Invasivo" en la conversación que ambas tenían, y así, esperó pacientemente a que la loba volviera a dejar a la pobre azabache en libertad, quien ya había dejado claro hace un tiempo atrás que aparentemente no le agradaba mucho el recibir los sermones telefónicos de Lariv.

- …. Parece que tu martirio ya terminó. ¿Era mamá? - Preguntó bromeando y con la ceja arqueada, refiriéndose claramente a que Lariv parecía actuar casi de forma maternal con Laina, o por lo menos, así lo vio Kiba. Se erguiría nuevamente, dando un par de pasos hacia el sillón, mas deteniéndose cuando le dio el mensaje de parte de Lariv – La promesa.....¿Qué? - Arrugó la cara, en una expresión de completa confusión, sin entender a qué rayos era a lo que se refería. "Esta loba...." Pensaría para sus adentros, llevándose una mano a la cara y soltando un profundo suspiro, decidido a no intentar darle vueltas al asunto ni a averiguar a que rayos se refería. Probablemente, le era mejor si no lo sabía y ya – Coooomo sea.... - Respondería, antes de terminar sentándose en el sillón, tomando la manta y doblándola para que Laina se pudiera sentar a su lado nuevamente, dejando esta encima de sus propias piernas para luego, voltear a ver a su contraria ante su pregunta - ¿Hm? Pues.... No estoy seguro.... Después de todo, te dormiste estando yo dormido.... - Se encogió de hombros – Lo que sí, estuviste un par de minutos dormida luego de que yo despertara, si es a lo que te refieres.... - Le miró de reojo - Bueno.... Espero que hayas descansado lo suficiente, y lo suficientemente cómoda - Bromeó nuevamente, sonriendo ligeramente antes de llevarse ambas manos hacia detrás de la nuca.

Seguramente para ambos sería un tanto raro el tener que ahora quedarse un rato, ambos en casa del albino, sin "Algo que hacer", como había sucedido hasta ahora, principalmente para ayudar a Laina con lo que a computadoras se refería. Ahora, ya que simplemente..... tenía que cuidar al zorro, prácticamente estarían compartiendo un rato juntos, tal cual habían estado haciendo cuando quedaron encerrados en el elevador hace unos días atrás, solo que esta vez sin nada ni nadie que los estuviera "Obligando", o dejando sin otra oportunidad. De todas formas, no era como que esto le fuera una molestia al albino, si algo nuevo y a lo que no estaba acostumbrado, pero..... algo agradable, al fin y al cabo. Después de todo..... Se le había hecho prácticamente imposible desde siempre, encontrar a alguien con quien pudiera relajarse un rato tan abiertamente como lo hacía con Laina, casi de forma natural.
avatar
Salón : 3 A Dromes : 21381
Reputación : 8
Mensajes : 133
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Dom Mar 04, 2018 2:50 am

Era de esperarse que la azabache escucho la risa del albino que se hizo presente cuando la misma empezó a excusarse ante la loba del porque se encontraba en aquel lugar, sin embargo, prefirió hacer como que no lo había escuchado para seguir prestando “atención” a la contraria al otro lado del teléfono, y una vez terminara la conversación con esta, dejo el teléfono en su lugar para soltar un gran suspiro tanto de cansancio como de alivio en lo que oía las palabras burlescas del zorro-Al parecer…aunque a ella le gusta que la considere algo así como una hermana o amiga confiable-Volvió a encoger los hombros al decir aquellas palabras, mientras que por la mente de la chica empezaban a surgir los recuerdos de las veces que la preocupo por llegar muchos días después de haberse “desaparecido” cuando solo se había ido a trabajar a otra parte por varios días o no quería detener su investigación entre muchas mas razones que pudiera tener la Meshitsukai para desaparecer por tanto tiempo “No es como si pudiera hacerlo ahora… a menos que alguna semana tocara tener pocas clases” Pensó para si misma, divagando a medias entre todo lo que había pasado hasta ahora.

La chica al ver la cara de confusión en el contrario, sintió por unos instantes que estaba viendo su reflejo, en el sentido de que ella estaba igual y seguramente, aunque no fuera exactamente muy demostrativa facialmente, parecía estar siendo reflejada igualmente-No lo sé…-Comento sin mucho interés-Ya la conoces.. a veces sale con cosas extrañas-Agrego al poco tiempo, intentando hacerle entender que mejor no se comiera la cabeza por aquello, aunque no fuera necesario decírselo, era de esperarse que el zorro simplemente pasaría del asunto y eso se lo confirmaron sus palabras al verlo sentarse, quitando la manta que había dejado en el sofá en el momento que supo que tenía que ir atender una odiosa llamada-Lo estuve...-Murmuro con cierta inseguridad, pensando nuevamente en los hechos de hace unos minutos atrás-..Fue poco tiempo...o al menos yo lo sentí muy corto al estar media dormida pero estaba cómoda-Continuo hablando en voz baja, sin mirar al chico. De nuevo tenía su mirada posada en la mesita que tenía al frente una vez se sentó. No había querido quitarla de ahí por la vergüenza que sentía. No era demasiada, pero aun así la sentía “Me salvo el teléfono antes…pero dudo que ahora vaya a pasar algo más” Se dijo a si misma, intentando darse una especie de valor para hablar de una vez.

Trago algo de saliva a los minutos después de haber dado su respuesta. Curiosamente ya no se sentía tan incomoda como antes, solo un poco avergonzada tal vez… y aunque no había querido decirle nada al albino porque tampoco tenía ganas de forzar una conversación, además de sentir un pequeño nudo en la garganta, una vez paso un cierto tiempo de estar meditando algo, volvió abrir la boca ligeramente-Ahm..-No sabía como empezar-Se que aquí…muchas cosas son distintas… y una de estas es que no hay necesidad de estar disculpándose por detalles-Hablo en voz muuuy baja al inicio-Y que seguramente me escucharas pedirte disculpas mas de una vez aunque tu no lo encuentres necesario-Prosiguió “Es lo normal… tenemos distintas costumbres” Se justifico mentalmente antes de continuar-…aunque solo por esta vez, me arrepiento de haberlo hecho hace unos minutos atrás…-Levanto la mirada que parecía estar concentrada en estar mirando algo en suelo, al frente en donde sea porque no quería mirar al contrario directamente, pero que, sabía que no podía estar evitándolo por siempre y menos cuando sabía que este tipo de cosas se decían mirando a la otra persona a la cara (sin contar que a la misma le gustaba hacerlo de esa manera, era su forma de decir que lo decía en serio). Ahora que lo estaba haciendo con un ligero rubor en las mejillas, le estaba entrando un poco de nervios, ya que consideraba que era algo extraño lo que diría y no quería que se pusiera a reír de ella ni nada por el estilo-..pero solo para cambiarlo por un gracias…-Termino de decir, sin saber si especificar mas para que la entendiera-…ya sabes, por dejarme dormir encima de tu hombro…y uhm..-Prefirió callarse, mirando hacia otro lado para en ese entonces “Por dejarme dormir unos minutos más..” La chica ya creía haber dicho lo mas importante, la siguiente de lo que quería agradecerle prefirió omitirlo para que este no le dijera algo como que era obvio que la dejaría descansar, porque para ella aquello no era lo obvio, ni lo normal, ni nada “bueno” en si… y como no tenía ganas de escuchar ni tener un semi debate (ya que no creía que llegara hacer uno realmente) Prefirió guardárselo.

Laina esperaba que no hubiese dejado la situación “incomoda” en si con lo que acababa de decir, ya que, por muy incomodo o vergonzoso que podría resultarle estar ahora sentada al lado del chico, esta no se iría hasta que fuera de noche para asegurarse de que el zorro al menos descansaría ese día, por una parte, por otro lado además de querer estar ahí pasando el tiempo con este, no quería volver con Lariv donde seguro la estaría esperando con mas regaños o alguna cosa que seguramente no le agradarían. De todas maneras, la de mechones rojos no encontró ni encontraría nada grave el que ambos pasaran media tarde mudos, casi sin hablar, ya que, esa era la mejor manera que habían tenido para llevarse desde un inicio, y dudaba que eso cambiara demasiado incluso ahora que eran amigos.
avatar
Salón : 3 A Dromes : 35520
Reputación : 2
Mensajes : 151
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.