image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas
» Un encuentro no deseado -Takeshi Hajime-
Hoy a las 6:51 pm por Sunareh Akashiya

» Ausencia owo
Hoy a las 6:06 pm por Alice Donakis

» Una Ausencia que no es una Ausencia(?
Hoy a las 6:04 pm por Alice Donakis

» Ausencia de mis tres pj
Hoy a las 6:03 pm por Alice Donakis

» • Ausencia •
Hoy a las 6:01 pm por Alice Donakis

» LOST GARDEN +18 [Cambio de botón]
Hoy a las 5:23 pm por Invitado

» Antaros University (afiliación hermana)
Hoy a las 4:12 pm por Luka Crosszeria

» Aztlán — afiliación élite
Hoy a las 4:12 pm por Luka Crosszeria

» Cierre/Apertura de temas
Hoy a las 3:38 pm por Sebastian Michaelis

» It's Sowtime
Hoy a las 3:37 pm por Sebastian Michaelis





















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Miér Ene 31, 2018 4:18 pm

Salir cuando aun estaba el sol era algo que no le gustaba mucho a la azabache por el hecho de que ser una encapuchada en pleno día solía llamar la atención, y no iba a negar que de noche también la llamaba bastante al ser su túnica de color blanco, pero al menos le era más fácil pasar desapercibida que en un día con tanta gente caminando por aquí y para allá. Para su suerte, no faltaba tanto tiempo para que oscureciera, aunque eso no quitaba el hecho de que tenia que irse ahora y no después. Dio un pequeño suspiro mirando la hora por última vez, realmente iba a tener que salir de esa manera. No le era un problema, en lo absoluto, lo había hecho muchas veces, es solo que en esta ocasión…

-¡LAINA! ¡LLEVA TU CELULAR!-Aun no se ponía la máscara, ni tampoco se había puesto la capucha por lo que la loba podía ver perfectamente como todo su rostro le decía “NO.”-¡LAAAIIINAA!-Ya que parecía no captar la indirecta, movió la cabeza de izquierda a derecha un par de veces para darle su negativa-Grita todo lo que quieras, hoy día tengo trabajo importante y no tengo ganas de que se arruine gracias a tus llamadas-Dijo de manera algo cortante. Cuando se trataba de trabajo que realmente le interesaba solía ponerse de esa forma, así la chica con cola entendería que estaba hablando en serio, al menos en la mayoría de las ocasiones-Prometo no llamarte, ¡PERO LLEVA EL CELULAR!-La azabache se reviso por ultima vez lo que traía encima ignorándola, el diamante que estaba cambiando de color como lo había anunciado Fox en una ocasión muuuy atrás, sus dagas que estaban bajo su vestuario, el medallón que estaba colgando bajo la túnica, tapado obviamente. No podía estar visible ni por si acaso. Llevarlo era un riesgo, pero dejarlo en casa…la verdad es que lo encontraba mas que un riesgo, si bien Lariv no hacia explotar cosas como ella lo hacía, ni era de quemar edificios o romper objetos de casualidad, la verdad es que le tenia miedo de todas maneras a dejarlo en su habitación por cualquier cosa que pasara, y eso incluía las travesuras de la bufona que rondaba cerca suyo a las mil y tantas. No podía confiar en nadie para dejarle ese preciado objeto, si algo le pasaba quería que fuera únicamente por su responsabilidad de no haberlo cuidado bien, no porque lo dejo tirado en la cama cubierto de quien sabe cuantas sabanas, aparte, si ocurría algo muy grave (lo cual dudaba que llegara a suceder pero de todas maneras) podía pedirle a alguien cerca que repitiera x palabras para ponerse a salvo…y necesitaba tener la joya cerca, sin embargo, la posibilidad de que algo así pasara era tan baja que le era más improbable que la opción de que Spill quitara el campo/ sello/ lo que sea puesto sobre su mundo para dejarla volver.

Reviso nuevamente la hora, ya, no podía perder mas tiempo con su compañera. Tomo la máscara y empezó a caminar hacia su cuarto mientras la loba la seguía detrás suyo, moviendo la cola de un lado para otro, sin embargo, no era porque estuviese feliz, sino que impaciente y/o enojada porque no le estaban prestando mucha atención, hasta que le cerro la puerta en la cara poniéndole el seguro a la misma y revisando sus bolsillos para ver si tenía las llaves-¡Laaaina!-Le escucho decir mientras se ponía la máscara-Ya te dije que no Lariv, aparte, esta descargado-Oh si, había olvidado cargarlo, pero apropósito por si justamente esto pasaba-No me esperes, no llegare temprano y tú debes descansar-Un sonido de desilusión se escuchó tras la puerta en lo que la Meshitsukai se ponía la capucha antes de abrir la ventana que estaba al lado de su cama. Esta era bastante amplia, por lo que siempre que la mangaka se ponía insoportable o simplemente no quería que se enterara de que iba a salir, lo hacia por ese lugar. Algo llamativo si le preguntabas, aunque siempre se fijaba que no hubiera nadie afuera cuando lo hacía, le echaba un pequeño vistazo disimulado a toda la calle, los departamentos, y lo que fuera que estuviera cerca antes de salirse por ahí rápidamente para caer en cierta sombra que formaba gracias a los arbustos o el árbol que estaban relativamente cerca de donde era la zona de caída. Como era de esperarse su cuerpo pasaba a ese estado de oscuridad que fácilmente se entraba a la sombra, como si estuviera cayendo a una especie de piscina pequeña sin mucho fondo de la cual salía casi de inmediato para irse a otras mas cercanas, hasta que encontraba una mas grande que le ayudara a ir por caminos que sabia que eran pocos transitados o le ayudaban ir más rápido al lugar que tenía que ir.


Horas después
Bosque, ciudad de Éadrom


El hablar, estaba claro que no era lo suyo, lo había dejado a entender hace mucho tiempo, pero ahora que estaba ahí, cerca de la zona de reunión viendo a un grupito de gente que vestía igual que ella con la diferencia de pequeños detalles algo notables si les prestaba atención, escuchándolos hablar sobre su persona como si fuera un chisme, le hacía estar segura de que no le dirigiría la palabra a nadie ni por ser amable. Le estaban recordando a los chicos del instituto, igual que ellos murmurando lo que parecía el chisme del momento a pesar de que ya había pasado tiempo “….Si quiera tuvieran mas respeto.” No iba a decir nada al respecto, que hablaran lo que quisiesen mientras no fuera nada relacionado con que mato a algunos de sus compañeros, que por cierto solo habían sido ¿Tres? Ya casi ni recordaba, pero estaba segura de que el zorro no esta ni enterado de que le había dado una baja más, o tal vez sí, ya no importaba, no es como si fuese a cambiar su situación actual si se enterase.

Se encamino enfrente del pequeño grupito con la intención de que la vieran apropósito, porque incluso les dirigió la mirada solo para que notaran la diferencia de máscaras. Se había percatado que nadie tenia su modelo curiosamente, y entre todos los seguidores que tenia el albino, había visto que era muy repetido el diseño “Igual que en casa” Se decía así misma, mirando cada una de las túnicas para ver si había algo distinta a las que conocía en su hogar. Sus hombres vestían igual solo que de negro, quizás había una que otra mascara mas variable para diferencias, pero no dejaba de ser muy parecido y eso, eso le estaba molestando. No porque quería que su uniforme fuera exclusivo, para nada, seria muy infantil de su parte tener aquel pensamiento. La razón por la que le molestaba era porque le recordaba los últimos días de palacio, corriendo de un lugar a otro, y ella teniendo que ayudar con los clones a orientar ciertos grupos para que se prepararan para los ataques, en el este, en el sur o en el norte, y el oeste era el lugar seguro de la gente donde se suponía que no pasaría nada, no obstante, eso no dejaba de ser una suposición. Se estaban preparando para un ataque, para la guerra y ..y habían decidido mandarla a este mundo tan distinto, tan extraño…tan agobiante.

Dirigió su mirada hacia arriba unos segundos, buscando las estrellas que ya eran visibles entre las hojas de los arboles grandes que había en el lugar intentando no pensar en nada de eso, contando cada una de las pequeña luces como método de distracción. Estar alterada no le ayudaría, y menos ahora que era cuando más creía que debía estar en calma, es más, se estaba diciendo a sí misma la frase que su rey solía decirle seguido “La oscuridad trae la calma y la paz…tu como su representante debes estarlo siempre” Seguía caminando a la vez que recordaba esas palabras, a veces le parecía innecesario porque a decir verdad es que casi siempre lo estaba, solo que en estos momentos no le era tan fácil por obvias razones. Entre los pasos que daba iba mirando de manera disimulada a cada uno de los encapuchados, porque a diferencia de cierto ser, ella no tenia el olfato tan desarrollado para encontrar a las personas, y aunque era el único sujeto que debía estar de negro era increíble como no lo encontraba “Tal vez aún no ha llegado... o lo hizo y no esta exactamente en el lugar...ahg, no me importa” Termino prefiriendo alejarse del grupito, ya estaba harta de que más de alguno le quedara mirando y comentara algo a penas pasara. Si, ella había insultado al jefe, y lo volvería hacer si quisiera hacerlo, pero no veía ni creía tener la necesidad de hacerlo, además no era un insulto realmente, era la realidad “Es un zorro… con el olfato de un perro rastreador..” Se quedo pensando un momento en el asunto, era algo estúpido en lo que podía distraerse para que no le diera un ataque de ansiedad “Los zorros de por si son buenos rastreadores…” Intento pensar en lo que sabia del reino de la naturaleza y sus habitantes “…pero el no deja de ser el señor perro rastrero que mueve cosas sin vida” Continuo hasta que escucho una voz que interrumpió sus pensamientos.

Había abierto los ojos, y no se notaba claramente porque tenia la mascara puesta, pero lo había cerrado para meditar un rato en lo primero que se le viniera a la cabeza-¿Kuratsukai?-Si no fuera porque tenia la cara cubierta, hubiera visto que alzaba una ceja para responder. Estaba tan acostumbrada a responder con gesto a pesar de que incluso en el palacio se la pasaba con la mascara casi todo el día. Termino por asentir con la cabeza, aquello de que casi no hablaría iba en serio-Me dijeron que le pasara esto-La azabache se quedo mirando que tenia algo entre las manos “…Ah” Fue su respuesta mental. No le gustaba mucho lo que estaba viendo aun si sabia como funcionaban, hoy día no llevaba sus guantes de retención de magia para no hacer explotar la mini maquinita que ayudaba a la comunicación y había roto en mas de una ocasión, y no, no estaba hablando solamente del día en que decidió ir hacerle de molestia a Ghost Fox, en otros lugares ya se había topado con gente que los portaba y por eso sabía aquel día que tenía que romperlos antes de que si quiera hablaran, aunque… ese día solo hizo que dejaran de seguir parloteando, porque ya habían avisado casi a gritos lo que había pasado.

Tomo el aparatito con cuidado, y lo quedo mirando unos segundos-Solo debe ponérselo, ya esta como decir…configurado para que pueda hablar con nosotros-La chica imagino que le daba explicación porque pensaba que intentaba ver alguna forma de configurarlo o lo que sea, cuando la verdad estaba recordando de qué manera lo tenían puesto los modelos en las cajas que vio del producto o sus mismas victimas-Gracias-Respondió de manera neutral, intentando disimular que no recordaba en absoluto como iba el objeto. Si, sabia que iba en la oreja …o al menos recordaba haber visto que el último que traía algo similar lo tenía acomodado en la oreja. Se quedo mirando al encapuchado que tenía enfrente, fijándose justamente en el oído donde creía que podía estar, no lo alcanzaba a ver del todo bien, ni tampoco iba a esforzarse a verlo bien, si se le quedaba mirando demasiado tiempo podría interpretarse de mala manera, además de ser irrespetuoso “¿Realmente tengo que usar esta cosa?” No iba a reclamarle a Kiba, mientras no lo estuviera haciendo para molestarla porque le iba fatal con la tecnología, tampoco lo veía muy creíble porque suponía que cuando estaba como el encapuchado de negro, se tomaba las cosas en serio o al menos eso le había dado entender. Que él separaba las cosas, cuando era Kiba, era su compañero del instituto y… ¿un amigo?, cuando era el señor perro Ghost Fox, era su jefe y un mandamiento.

Dejo de perder el tiempo intentando adivinar qué hacer con la cosa que traía en sus manos, e hizo un movimiento como si ya se lo fuera acomodar mientras empezaba a caminar hacia otro lugar, diciendo antes-Con permiso-La verdad es que no sabia si incluso lo de simular le saldría bien y como no quería hacer el ridículo tampoco, prefirió alejarse, subirse a un árbol y ya ahí quedarse mirando con más detenimiento el aparato que estaba haciendo que en su cabeza hubiera un pequeño lio. Si, se informo de que eran, como eran, para que servían y las distintas formas que podían tener, como funcionaban, pero no pensó que tendría que ponerse una en ningún momento. No lo había pensado hasta ahora “…tampoco traje el celular para preguntarle a Lariv o buscarlo por…aah..” Bien, tal vez la idea de no haber traído el móvil no había sido la mejor. Chasqueo la lengua y se guardo la cosa esa en uno de sus bolsillos de mala gana, si decían algo los escucharía de todas maneras, y dudaba si quiera dar un reporte, si necesitaba darlo, sabía que debía apretar el botón de la chatarra esa y hablar por el micrófono. Lo único que odiaba de toda la situación, es que sentiría que estaba haciendo algo así como un trabajo mediocre si no podía informar algo a tiempo por...sus ridículos problemas.

Cuando se dio cuenta de que había comenzado a haber un murmullo mas fuerte, se levanto de la rama en la que estaba sentada para saltar a las próximas y acercarse un poco mas al grupito. No pensaba bajar de momento, se sentía mas cómoda ahí arriba que ahí abajo donde se curiosamente percataban mas su presencia cuando debería ser al revés.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 21059
Reputación : 2
Mensajes : 144
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Miér Ene 31, 2018 10:25 pm

Apenas entró a su habitación por la puerta de la misma, se dirigió de inmediato para cerrar las persianas de su ventana, previniendo que alguien pudiera verlo. Se acercó a su closet donde, tras un pequeño cajón ligeramente camuflado entre sus ropas, se hallaban aquellos objetos que ya tanto habían llegado a representar al albino o... mejor dicho, a Ghost Fox. Tomó y sacó su larga, oscura y totalmente negra salvo por los símbolos que le representaban. Continuó tomando y amarrándose en el brazo la cinta, para finalizar tomando la máscara en la mano izquierda, cerrar el cajón, el closet y salir de allí de una vez, salir de su habitación mientras se colocaba la máscara en el rostro, volviendo a tomar aquella identidad que desde hace tantos años le había marcado y había puesto en su destino un inquebrantable camino fijo que debía seguir, para el cual jamás había rechistado y que, hasta ahora, nunca había pasado por su cabeza si quiera la idea de llegar a hacerlo, casi como si hubiera nacido para ese puesto aunque no hubiera sido originalmente él quien debía tomar el mando de "Dolor"….Más, que aparentaba ser uno de los pocos Mandamientos, posibles Mandamientos o inclusive contando a los Mandamientos anteriores, que realmente se tomaban su labor con algo de seriedad.

Descendía las escaleras, buscando salir de una vez de su casa e iniciar la misión que tenía pendiente para ese día cuanto antes. Allí abajo, cruzado de brazos, apoyando la espalda contra la pared y con los ojos cerrados, parecía estar esperando al albino, aunque no reaccionó en lo absoluto una vez el mismo bajó hasta que el mismo, casi ignorándolo, se acercaba a la puerta de salida – ¿Lo traes contigo? - Preguntó de la nada el rubio, casi qué de forma sarcástica, abriendo ligeramente un ojo en dirección a su hermano menor, quien se quedó totalmente quieto justo enfrente de la puerta para voltearse a fijar su mirada en él. ¿Lo había visto? - No es nada – Viral soltó un profundo suspiro, antes de empezar a caminar hacia las escaleras – Ya sabes que a mí no me interesa en lo absoluto, pero.... no todos piensan así - El rubio las subió y una vez llegó hasta arriba, volvió a dirigirle una última mirada - Así que cuidado hasta donde llegas – Y eso, fue lo último que dijo antes de salir de la visión del albino, probablemente dirigiéndose hacia su propio cuarto - ¡Ya te dije que no es nada! - Insistió, aparentemente molesto - ¡Lo que digas, orejón! - Se escuchó desde el cuarto de Viral, a lo que Kiba soltó un pesado y resignado suspiro, agitando la cabeza hacia los lados en forma de negación - Me acabará sacando canas y no me daré cuenta - Murmuró, cubriéndose con la capucha y abriendo la puerta - ¡Escuché eso! - Más sin interesarle, cerró de un portazo una vez salió de la casa, asegurándose antes que nadie o no muchas personas estuvieran presentes. Aún había algo de tiempo antes de que la misión empezara, pero como siempre y como líder....le era mejor llegar antes.

Caminar por la calle se le hacía demasiado incómodo ahora mismo, en definitiva, no estaba acostumbrado a ir de esa forma. Con ello, resultaba qué él no era el único incómodo....Cada quien pasaba cerca del chico, tendía a alejarse un poco, pues con esas pintas tan negras y "Ocultas" que llevaba, no inspiraba mucha confianza...Si no todo lo contrario. Claro que aun así, no llegaba a poder catalogarse "Cómodo" con las ropas que se traía, como era cuando tenía que hacer sus deberes o incluso, cuando debía ir a la escuela. "Tsk, como desearía poder venir con las ropas de Ghost Fox, maldita sea...." Se repetía con la ceja tiritante. Si bien la larga gabardina de cuero y abierta –Para tener así más "Espacio"- que traía puesta, le ayudaba para cubrir totalmente su cola, o bien que su capucha le ayudara a esconder su rostro y sus orejas de igual forma....no podía negar que ocultarlas bajo esas cosas y no bajo una túnica como lo hacía habitualmente, le resultaba increíblemente incómodo. Primero, le desesperaba no tener el más mínimo espacio para mover la cola por el poco espacio que esta tenía incluso estando abierta y, segundo, sentía que se quería jalar los pelos con tener por tanto tiempo las orejas pegadas al cráneo y aplastadas con la capucha de la misma que obviamente, fue diseñada para cubrir solo una cabeza humana. Claramente estar en esas condiciones y peor, en esas calles tan transitadas, no era lo suyo. Pero ya estaba allí, ¿Qué más podía hacer? Si bien habían varias criaturas sobrenaturales por la zona, haciendo que sus aspectos de zorro fueran tan normales como el resto...sabía que podría encontrarse a gente de la escuela allí y ...no quería que nadie lo reconociera. Al cabo de un rato, y sabiendo que ese mismo día el chico tendría una misión, suspiraría y se resignaría a irse, y fue entonces cuando algo lo detuvo, perplejo allí en medio de las miles de personas y criaturas que había a los alrededores.

….¿Eh....?


Un rato después....


Fue llegar a su casa, abrir apresurado y cerrar la puerta de un portazo para quitarse la gabardina de forma brusca, soltar un profundo suspiro de alivio mientras sus orejas se movían inclinándose hacia enfrente y, se volteaba a ojear su cola, la cual también empezaba a mover, como cuando estiras un músculo tieso – Al fin.... - Se apresuró a llegar a la mesa y dejar encima la gabardina, sacando de esta todo lo que tenía en sus bolsillos, los cuales eran variados objetos que necesitaría para el día de la misión, dejándolos todos encima de la mesa. En ese instante, el albino se apresuró a tomar la gabardina y a subirla un tanto apresurado, topándose con su hermano de camino - ¡OYE! - Se quejó cuando casi lo empujó por las escaleras en lo que estaba bajando. Kiba lanzó la gabardina por ahí encima de su cama, para regresar a tomar todas esas cosas que debía llevar, el cristal con el que alertaría a los demás y algún que otro papel que dejó encima para poder saber cómo actuar en la misión de hoy – Eh... - Musitó Viral, más no le tomó en cuenta antes de subir corriendo a su habitación para cambiarse.


Mas tarde...


Junto a un par de soldados, Kiba se mantuvo explicándoles más detalladamente qué era lo que iban a hacer para que supieran como dirigir al resto de soldados. La misión sería sencilla, atacar y acabar con todo ser vivo que encontrasen dentro de las zonas que ahora visitarían y aprovechar de registrar cualquier tipo de indicio mágico que pudieran obtener....Al igual que "Los Testigos", se trataban de personas que durante un largo tiempo han estado intentando actuar en contra de Los Mandamientos tras verse conscientes del peligro que representan, más sin embargo y a diferencia de los últimos nombrados, aquellos no son un grupo tan antiguo, tan especial, ni nada por el estilo. Como ellos hay miles que intentan frenarles de cualquier forma repartidos a lo largo del mundo, investigando individualmente para poder averiguar más métodos de ponerse en su camino en su fin de liberar a Aoz...Y la única diferencia con este grupo era qué, de entre los muchos que habían, eran los que más habían progresado en ese ámbito, los que más personas y aliados habían logrado conseguir últimamente y, los que aparentaban poder a largo plazo llegar a convertirse en una probable amenaza, tal y como lo eran los Testigos hoy en día. Por ello, Kiba prefirió cortar aquella mala hierba de raíz y de una vez por todas, dando un solo golpe furtivo con el cual los exterminará antes de que lleguen si quiera a ser capaces de dar una sola buena batalla y aprovechando también de inspirar la desesperanza sobre los grupos menores o aliados que les siguieran, deshaciéndose también de las pequeñas hormigas que pudieran intentar solo fastidiarles el día sin ir a más de eso.

Ya para cuando fuera la hora, el albino se dirigiría junto a sus hombres al bosque donde solían reunirse siempre y, una vez estuvieran allí, el albino tomaría el cristal que tenía para sí y, induciéndole la energía justo y necesaria, este "Activaría" aquellos a los que se relacionaba, haciéndolos brillar y dando la típica señal de que el ataque ya iba a llevarse a cabo, por lo que deberían de llegar al punto de encuentro lo antes posible. Habiendo ordenado a los hombres que traía consigo anticipadamente que ordenasen a los que fueran a llegar, el albino podría quedarse un rato sentado en la rama de un árbol, con la espalda apoyada en esta, casi recostado y reposando un poco, después de todo....¿Cuando había sido la última vez que descansó? No lo recordaba, entre distintas misiones de los Mandamientos, distintas ejecuciones, la escuela y planear este ataque, sin dudas le había quitado el sueño por más de lo que estaba acostumbrado....y aunque no lo demostraba en lo absoluto, lo sentía. Fácilmente se hubiera caído dormido de haber sucumbido a la idea de "5 minutos solamente", pero no, no lo hizo y esperó pacientemente a que sus hombres terminaran de llegar. Poco a poco, esa oculta y perdida zona del bosque terminó repleta de aquellos hombres de blanco, siendo el él único de ropas negras, más irónicamente el único que no estaba a la vista gracias a la altura que tenía la rama en donde se encontraba.

Pasó un rato antes de que llegase hacia él, un aroma que ya reconocía con bastante facilidad. Incluso entre tal multitud de personas, no se le hacía tan difícil reconocerle, casi como si lo hiciera inconscientemente. El chico miró de reojo hacia abajo y, luego de mirar un poco, fue capaz de reconocer a "Kuratsukai" allá abajo, justo cuando intentaba aparentemente colocarse el auricular...y guardándolo en el bolsillo al cabo de un rato. El albino no hizo más que soltar unas pequeñas risas en voz baja, antes de volver a recostarse parcialmente en el árbol. "Bueno, si no se lo pone, será más sencillo dar la orden, supongo" Se dijo así mismo mientras tomaba el cristal que le pertenecía y, al cabo de un rato, se iluminó en un color verdoso, indicándole que ya todos habían llegado. En ese instante, el albino activaría el auricular, inmediatamente comunicándose con todos los presentes...Menos con Laina - "Como sabrán, el ataque lo llevaremos a cabo ahora mismo. La misión será rodear toda la zona y atacar todos al mismo tiempo el "Pueblo", la "Mini-ciudad", o como quieran llamarlo. Tengan presente que no vamos a un lugar donde vivir, vamos a como podrían llamarlo...una Central. Allí dentro no vive un solo civil, todo ser vivo que vean, es un enemigo que ha de ser erradicado. No tomaremos prisioneros, tenemos toda la información que necesitemos. Acaben con todos y no dejen a nadie con vida....Todos aquellos que no hayan escuchado órdenes distinta por parte de vuestros superiores o por mi, seguirán a sus líderes de escuadrones y llevarán a cabo el ataque mientras el resto nos fijamos de ciertos detalles. Ghost Fox, cambio y fuera...." - Y dicho eso, desactivó el auricular.

Dicho eso, los portales se abrieron por obra de los magos que tenía entre sus filas e inmediatamente, todos empezarían a entrar, salvo unos muy pocos hombres armados, separados del resto de personas. Para cuando la mayoría formaba esas largas filas con la intención de entrar, el albino descendería por el árbol cuidadosamente y evitando que alguien le viera para llamar la atención. Se dirigiría caminando hacia Kuratsukai, quien obviamente no había recibido sus instrucciones y quien probablemente ahora estaría siguiendo al resto....o eso se imaginaba – Los comunicadores funcionan mejor en las orejas que en los pantalones - Murmuró de forma sarcástica una vez estuvo detrás de la chica, a lo que un par de sus hombres se voltearon a verle y él, con un gesto de su mano, le indicó que siguieran con su camino, algo que hicieron - Sígueme - Dijo haciendo un pequeño gesto con la cabeza, antes de alejarse un poco de la gran cantidad de soldados que aún pasaban por los portales, algunos intrigándose por qué Ghost Fox no estuviera con ellos en la delantera aunque, despreocupados, pues incluso si no los seguía....Siempre era porque tenía algo más grande qué hacer, y así era – Cuando esa.... "Ciudad" enemiga sea atacada, se enviarán refuerzos desde una dirección en concreto, con un armamento demasiado potente. Por ello nosotros iremos luego de un rato....nosotros nos encargaremos de que esos refuerzos nunca lleguen - Comentó a su acompañante, caminando por el bosque y señalando con la mano hacia el grupo que quedó alejado de quienes se dirigían a la batalla - No podemos reducir los números de soldados para destrozar la ciudad, así que llevo a los más capacitados a enfrentar los refuerzos.....Me disculpo por no haberte informado antes, fue un imprevisto – Se excusó, deteniéndose cuando vio que algunos de sus magos cerraban los portales, esperando las futuras indicaciones que tendrían para volver a abrirlos en otra dirección en específica - Claro que aún queda un rato antes de que esa misión empiece porque será hasta que se envíe la alerta de ayuda, así que.... - Soltó un profundo suspiro de cansancio, sentándose en el suelo y recostando su espalda contra el tronco de un árbol, dejando en esos instantes de "Aparentar" y adoptando una respiración más....agotada - Creo que podemos descansar un rato como.... - Respiró hondo una vez más, antes de tomar cuidadosamente su máscara y retirarla de su cara - Kiba y Laina.... - Realmente estaban a una buena distancia de las demás personas, además de estar cubiertos por los árboles de los alrededores, haciendo que si alguien se les acercara -Lo cual sería por una verdadera y extraña urgencia únicamente-, se las pudieran colocar con bastante facilidad, más no le daría una real importancia a si la chica se la prefería dejar ese pequeño rato que tendrían de tranquilidad antes de iniciar la misión - Y no te preocupes con lo del auricular, supongo que fue mi culpa el no haberte hablado de ellos o como usarlos....no se me ocurrió - Murmuró sin muchas energías, aunque bromeando de todas formas. Se veía con bastante facilidad que no estaba en sus mejores días....Se veía bastante más pálido, agotado y cansado. Definitivamente no estaba en muy buenas condiciones, pero con máscara y capucha de verdad que lo llegaba a aparentar bien....
avatar
Salón : 3 A Dromes : 6901
Reputación : 8
Mensajes : 125
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Jue Feb 01, 2018 2:57 am

Y de repente el murmullo que de la nada se había formado desapareció de golpe de la misma forma que había llegado. Laina cerro los ojos, estaba concentrándose en escuchar lo que decía el zorro, como había dicho antes, el que no tuviera puesto el aparatito no impedía que lo escuchara, lo hacía y con eco, lo cual era un poco desagradable en este momento, porque no solo lo escuchaba de su auricular, sino que alcanzaba a escuchar el de algunos, sin embargo, no había cerrado los ojos para escuchar lo que decían los aparatos, estaba buscando…como decir, la voz del real para saber donde se ubicaba. Se había dedicado a buscarle mas que prestarle atención a lo que decía y al terminar su “tiempo”, tenia una idea hacia que dirección tal vez podría estar, estaba un poco insegura. Debía reconocer que los aparatos hacían que sonara igual que el real, o bueno, casi. No solo la voz le iba ayudar a saber donde se encontraba, también era la ubicación de donde venia el sonido. Abría los ojos de reojo, mirando el lugar donde creía que estaba con cierta sutileza para luego volver a mirar hacia al grupito que tenia al frente sin mucho enteres, cerrando los ojos y volviendo a intentarlo un par de veces hasta que creyó acertarle.

Dio un pequeño suspiro en lo que veía que se abrían lo portales. Tan solo ver tal acto hacia que se le revolviera el estómago, buscando con la mirada ver hacia otro lugar casi de inmediato, sacudiendo levemente la cabeza intentando espantar esos pensamientos, esos sentimientos que vinieron de golpe. Se bajo del árbol, sin embargo, no se movió una vez lo hizo, solo se quedo viendo como los encapuchados empezaban a entrar en los portales uno tras otro “Técnicamente no recibí sus ordenes de ir hacia allá, no tengo puesta la chatarra esa” Se dijo así misma, cruzando los brazos, como si estuviera dudando si ir o no “Y si el lugar de donde creo que estaba hablando es correcto, entonces debe saber que no lo tengo puesto” Parecía estar buscando una excusa para no ir, pero la verdad es que si estaba dudando o mejor dicho estaba buscando una manera de distraer su mente, dudando con algo estúpido, ya que los portales eran igual a su problema en cierta manera y también a Spill, que se traducía a…exacto, su desesperación, la que llevaba muy adentro y no la demostraba más que con raras acciones estúpidas a la mil veces “Mejor me dejo de tonterías..” Termino por decirse así misma dando un par de pasos antes de escuchar las palabras del albino. Iba a suspirar, quería hacerlo y ….simplemente termino por chasquear la lengua antes de mirarle sin darse la vuelta aun-Sigue sirviendo mientras pueda escuchar lo que dicen a través de él-Murmuro, sabiendo que su respuesta no era del todo cierta, de hecho ya veía que le daba alguna especie de regaño si es que no le decía de forma sarcástica para que servían las cositas esas “…Así que si acerté…” Por otra parte, en su mente ya estaba pasando la idea de que si la había visto no ponerse el aparato, es decir, si estaba en el lugar donde creía haberle escuchado “Seguro se estuvo divirtiendo verme mirar el objeto como si fuera un bicho raro” Sintió una leve calidez en sus mejilla que obviamente era de la vergüenza que le daba pensar tal cosa, ya que esa ocasión había sido una de las pocas en la que había actuado de forma abierta al no entender como iba el funcionamiento de ciertos objetos, en esta ocasión, solo no sabía cómo se acomodaban, pero no dejaba de verse…algo vergonzoso frente a otras personas “Es normal…él lo entiende” Se decía así misma en lo empezaba a caminar detrás del encapuchado de negro al pedírselo. Agradecía que la máscara hubiera tapado su involuntaria acción corporal, al igual que el rostro que había puesto al no saber que hacer exactamente con la chatarra entre sus manos hace un rato.

Se quedo en silencio siguiendo a su acompañante desde atrás, no como en otras ocasiones que solía ir solo medio paso detrás, casi al lado acompañándolo, no, esta vez estaba realmente atrás de él, mirando de reojo el lugar a las mil y tantas, esperando que la bufona no apareciera ni por si acaso y escuchando lo que tenia que decirle el albino-No te preocupes, a veces pasa-Contesto en voz baja en lo que pequeños recuerdos le venían a la mente, aquello no era bueno, si seguía recordando esas cosas tan continuamente llegaría un momento que eso le afectaría “…calma.” Se repitió así misma, recordando esa parte especifica de la frase que anteriormente se había dicho, parando de caminar en el instante en que el contrario lo hizo, siguiendo con la mirada sus movimientos, notando como la respiración del chico cambiaba repentinamente “¿Hm?” Sin querer, aquello la saco de sus pensamientos, eso no era normal en él, de todas las ocasiones que se había topado, no recordaba haberle escuchado ninguna vez de esa manera mas que en el centro comercial por obvias razones. La idea de preguntarle si estaba bien se asomaba por su mente, sin embargo, no estaba segura de hacerlo.

Miro de reojo a su alrededor solo por si acaso y luego se arrodillo enfrente del chico, dejando descansar las manos sobres sus propios muslos, notando que el chico se sacaba su mascara y la llamaba por nombre “…¿Laina?” Se extraño, sabía que no debía hacerlo, pero de todas maneras estaba extrañada que le llamara así, no porque en estos instantes fuera “Kuratsukai” o aquel nombre que le había dado no fuera el suyo, era ese, simplemente...había estado tan metida en uno que otro recuerdo en el buen rato que estuvo esperando a que estuviesen todos que, por alguna razón había olvidado que aquí le llamaban de esa manera cuando estaba sin la máscara...y eso le había hecho sonreír solo un poco por unos segundos sin que se percatara. Había bajado la vista a mirar sus manos mientras estaba un poco pensativa, claro, no se notaba porque ella aún seguía con el rostro cubierto. No lo había notado hasta ahora, pero cada vez que estaba con su uniforme solía ponerse más seria y fría de lo que acostumbraba inconscientemente, mientras que sin este solía ser simplemente formal y si algunas ocasiones lo requerían fingía ciertas emociones, rara vez se le veía mostrar alguna genuina, ya que la princesa tenia que tener un x comportamiento en lo que la guardiana de la ciudad otra, no podían parecerse demasiado, sin embargo, ambas cumplían la misma función, proteger a su reino, pero en las ocasiones que había estado demostrando emociones últimamente no habían sido fingidas, eran reales y su forma de actuar no era exactamente el de la princesa.

Levanto una de sus manos para llevársela al rostro con cuidado y quitarse la máscara, dejándola sobre sus piernas, había comprobado con anterioridad que no había casi nadie suficientemente cerca, y si venia alguien lo sabría por el sonido o por ver a su compañero mover las orejas de manera automática, que sí, que lo había notado, de hecho mas que notado, sabia con anterioridad que lo hacia porque los del reino de la naturaleza tenían habitantes como él, y cierta persona de ese lugar con la cual solía hablar tenia facetas de un mamífero con orejas peludas pequeñas que noto que se movían al menor sonido, curiosidad que se quedo guardada para sus adentros obviamente y encontraba totalmente normal si tomaba en cuenta como eran los animales realmente.

Volvió a mirar a Kiba, notando algo que no había visto bien antes, no le había prestado demasiada atención por desviar la mirada hacia sus manos al poco tiempo por distraerse con sus pensamientos, su cara estaba algo pálida, lucia agotado y aunque la chica no lo demostró en su rostro porque seguía igual de neutro como de costumbre, sintió una angustia algo grande en su interior-No era necesario de todas formas-Murmuro dando un pequeño suspiro ante su comentario, preguntándose nuevamente si debía consultarle sobre su estado-Averigüe yo misma sobre que eran y su funcionamiento, verlos repetidamente veces antes de conocerte hizo que me entrara la curiosidad. Podía darme una idea para que servían con tan solo ver las acciones de quienes lo traían puestos…pero preferí asegurarme e informarme bien, por lo que conozco la absurda variedad de diseños que tiene esa cosa, el problema es que nunca me preocupe de averiguar cómo se colocaban en uno…ni tampoco lo creí necesario hasta ahora-Encogió levemente los hombros mostrando su aparente desinterés en el tema-Vi como lo tenían colocados varias personas, sin embargo, no me acuerdo bien de casi de ningunos.. y debo admitir que el saber que unos diseños se acomodan distinto a otros no me ayuda en este caso-Agrego al poco tiempo apartando la vista un instante para volver a mirarle.

Realmente su estado le estaba preocupando “¿Estará bien para esta misión..?” Entendía que tal vez habían oportunidades y oportunidades para hacer ciertas cosas, y no entendía por el momento porque no pudo aplazar esta, suponía que tenia sus razones, pero el hacer algo así en las condiciones que le estaba dejando ver en ese momento, ella lo encontraba inaceptable, no porque fuera a entorpecer la misión que sería lo típico que le fuera a decir alguno de sus hombres, sino porque era peligroso para su salud de primera, y de segunda porque podría terminar muy mal justamente por la forma en que estaba. En su mente llego a pasar incluso la idea de que quizás este mismo se lo diría o le pediría algún favor, no obstante, recordó al zorro que vio en el ascensor con ese orgullo tan..-Kiba-No importaba, si quería decírselo lo averiguaría ahora-¿Estarás bien?-No, no iba a preguntarle si él estaba bien, eso era ridículo cuando su cara te decía que no directamente, tampoco le diría que su cara se veía de tal forma, estaba segura de que él lo sabia perfectamente o al menos tenia una idea, no obstante, no dejaba de tener la impresión de que le daría la típica respuesta de “si, estaré bien blablablá” que en la mayoría de los casos terminaba siendo una burda mentira.

El rostro de la chica seguía sin mostrar aquellos signos que le dirían que realmente estaba preocupada, al contrario, seguía igual de neutra, lo único que podía decirle tal cosa al chico era el tono que había empleado en su voz. Podría decirse que aun estando con parte de su uniforme le costaba soltarse un poco o que realmente no sabia expresarse bien, también podría ser el hecho de que no quería mostrar como se sentía para no hacer que el contrario empezara a sobreexigirse por el simple hecho de no llegar a preocuparla, no importaba, de todas maneras lo estaba, lo estaría y seguramente estaría media misión fijándose que no le ocurriera nada.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 21059
Reputación : 2
Mensajes : 144
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Jue Feb 01, 2018 11:57 am

Poder descansar un rato sin la presión de ser "Ghost Fox" durante un rato, en definitiva, le haría bien, por más poco tiempo fuera el que tuviera. Curiosamente y aunque por lo general preferiría estar aislado y solo como sucedía casi todo el tiempo, ahora mismo la situación no era así si no, que incluso podría decir que la presencia de su contraria le llegaba a agradar. Le hacía un poco más llevadero tanto el aburrimiento que solía sentir instantes antes de que sus misiones empezaran y ahora, sobre todo, sobrellevar el mal estado que se tenía encima, producto de tantas labores que le habían quitado demasiadas horas de sueño, inclusive más de las que estaba acostumbrado. Como siempre y al creer tener que actuar casi siempre por sí solo, se veía obligado a preparar distintas labores de los Mandamientos, sin descanso alguno pues para cuando tuviera un objetivo cumplido, tenía una larga lista detrás que debía llevar a cabo apenas terminara el actual. Era eso lo que evitaba que el chico pudiera "Descansar" y, lo que hacía que no le pasara si quiera la idea por la cabeza de esperar a estar de nuevo en buenas condiciones. Consideraría eso un atraso con todos los objetivos que tiene planeado a futuro, y eso no era algo que pudiera permitirse. Por si fuera poco, y al ser Kiba prácticamente un "Símbolo", no podía no estar presente en este tipo de batallas....Y tampoco es como que alguien pudiera hacerse pasar por él como para darle el más mínimo descanso de estas batallas.

Si su contraria se había percatado o no de su decadente actual estado, no pudo saberlo en ese instante y tampoco le daría muchas vueltas en el asunto, pues lo último que querría sería preocuparle. No podía decir que estaba bien, pero él consideraba que incluso así se hallaba en condiciones como para seguir actuando como si nada....Aunque por obvias razones eso no podría estar más lejos de la realidad. Buscaría no tocar el tema o por lo menos, no decir absolutamente nada al respecto él, y creyó que la azabache haría lo mismo cuando habló acerca de los comunicadores - ¿Hm? - Preguntó abriendo nuevamente sus agotados ojos que incluso llegaban a pesar bastante más de lo normal para prestar atención a su contraria, arqueando su ceja ante lo que le decía. No esperaba que realmente entendiera del todo el cómo funcionaban esas cosas y el saber que así era, le hizo ahorrarse una buena explicación que seguramente le sería aburrida y agotadora de dar. Sabía que lo mejor era que la chica supiera como usar esos aparatos y más en una misión donde ese era el mejor método de comunicación entre todos sus soldados, así que le resultaba bastante mejor que supiera cómo funcionaba. Aunque sin embargo, no pudo ocultar que le causó cierta gracia que incluso sabiendo cómo funcionaban, cosa que al estar tan relacionada a la tecnología y conociendo las dificultades que Laina tenía para esas cosas....el problema fuera esta vez que simplemente, no tenía idea de cómo colocárselo o ajustárselo en la oreja – Y se supone que esa es la parte fácil...mientras que lo complejo es entender cómo usarlo - Comentó con cierta gracia y un tono que, aunque denotaba lo agotado y cansado que se encontraba, también demostraba lo divertido que se hallaba, quedando en esos instantes con la nuca apoyada sobre el tronco con los ojos cerrados y una ligera sonrisa por lo mismo.

El tiempo pasaba, y el chico pudo haber llegado a creer que quizá podría ahorrarse cualquier tipo de explicación con respecto a su estado actual o lo que sea. Prefería no hablar de ello, y también que no se tuvieran que preocupar por él. Creía poder lidiar con eso solo, siempre lo hacía al fin y al cabo....Creyó que simplemente no tocarían el tema, pero se equivocó aan cuando la azabache parecía no demostrar o ...mejor dicho, no querer demostrar, preocupación al respecto, pareció haberlo notado, después de todo se hacía bastante...obvio, a decir verdad - - Cuando escuchó su nombre, abrió los ojos para verle y soltó un profundo suspiro ante su pregunta – La verdad.....No tengo idea - Respondió con cierta sinceridad. Sabía que no estaba en un buen estado y aunque se creyera capaz de soportarlo, eso no indicaría que se encontrara "Bien" que digamos - Creo que sí, pero...a saber. Supongo que este es el tipo de cosas que debe soportar alguien con deberes que hacer...¿No? - Dijo mientras elevaba la vista ver hacia arriba a las estrellas que empezaban a verse en el cielo oscuro que acompañaba al bosque. No era idiota, sabía que quizá no era la mejor elección para sí mismo, pero también sabía que tenía deberes que cumplir.....y para ello no tenía excusa - … Tranquila, ya he pasado por cosas peores... - Comentó bromeando e incluso con una ligera sonrisa, buscando que pudiera ir a la misión tranquila pues, aunque quizá haya sido una simple confusión suya el creer haber notado algo de preocupación en sus pocas palabras, prefería creer que no le había dado motivos para que estuviera preocupada.

Aprovechando el tiempo que tenía antes de que iniciara, el albino miró hacia donde había observado antes a la azabache guardando el comunicador, señalando allí con el dedo también - ¿Me lo permites unos instantes....? - Preguntó, esperando en ese instante que le diese durante un momento el auricular con el cual se podrían comunicar con mayor facilidad mientras estuvieran en plena misión. Cuando lo tuviera en sus manos, lo observaría un poco y le señalaría los 3 pequeños botones que esa cosa tenía - Solo por si acaso...aprovecho de decirte de que sirven estas cosas. El de arriba sirve para comunicarte conmigo o con quienes tengan más rango, los soldados comunes solo lo usan cuando se es una verdadera emergencia....Tú y los demás, para informarnos de lo que sea - Señaló en ese instante, el botón que estaba un poco más abajo de ese – Con este hablas con los demás soldados para solicitar apoyo o para alertarles de lo que veas conveniente... - Señaló el botón que ambos tenían entre medio - ...Y con este lo enciendes o apagas. Los otros dos botones sirven también para subir o bajar el volumen, solo debes apretarlo y soltarlo en vez de mantenerlo apretado. En lo personal lo tengo en el más bajo posible porque... - Movió ligeramente las orejas – A veces son gritones - Bromeó, antes de elevar de nuevo la vista y quedar mirándole directamente - Quédate quieta... - Murmuró antes de acercarse un poco más a ella, sin quedarse viendo directamente su rostro si no, su oreja. Con cuidado, le comenzó a colocar el auricular, sin terminar de procesar del todo lo relativamente cerca que quizá se encontraba en esos instantes, prácticamente con su rostro encima del de su contraria. No tardó demasiado, incluso cuando miraba de ser cuidadoso a la hora de colocarlo – Ya está - Dijo antes de volver a tomar su distancia, soltando nuevamente un suspiro de agotamiento – Con eso será suficiente. Si te estorba, puedes deshacerte de él y ya intentaremos luego con otro....Es mejor eso a que te estalle dentro del cráneo - Continuó, definitivamente más "Relajado" y menos serio que "Ghost Fox", realmente actuando más como .... Kiba, como un Kiba que hasta ahora tan solo Viral había visto...y ahora, Laina también.

No pasó mucho antes de que el cristal de Kiba empezara a brillar en un tono violeta, indicándole que ya era el momento. Vería el resplandor salir de entre uno de sus bolsillos bajo su túnica negra y apenas lo viera, respiraría hondo y apoyaría ambas manos en el suelo – Ya es hora – Dijo antes de levantarse y erguirse, quizá con un poco de dificultad. Estiraría su mano hacia su contraria para ayudarle a levantarse, nuevamente aparentando casi por completo que se hallaba en buen estado, aunque fuera obvio que no era así - Ya debemos regresar - Comentó antes de llevar su máscara hacia su rostro y nuevamente colocársela, volviendo a adoptar la figura y manto de Pain. Hizo un gesto con su mano y se comenzó a dirigir hacia donde los demás hombres se encontraban. Allá aún a una buena distancia, se veía que estaban preparando el portal, cosa que aún le daba unos pocos minutos antes de que la misión comenzara como tal...Por eso mismo y de la completa nada, el albino se detuvo en seco, casi pareciendo una estatua de un momento a otro. Guardó completo silencio y se quedó observando desde esa distancia a quienes preparaban los portales, casi como si pensara en si debía dirigirse ahora o se podía dejar unos segundos más. Soltó un profundo suspiro de resignación....y se decidiría finalmente por hacerlo. ¿Qué más podía hacer? Ya había llegado hasta allí... - ….Como Kiba.... - Se volteó a verle de reojo, aunque este último apenas se veía por el negro de los ojos de la máscara que tenía puesta y tan solo se pudo haber notado que le dirigía la mirada por aquel movimiento de cabeza – Hay una última cosa que debo hacer con Laina, si no te molesta – Dijo claramente refiriéndose a que, incluso a pesar de estar cubiertos ahora bajo esos mantos, pretendía actuar "Normalmente". El chico dejaría salir de entre sus mangas su mano derecha, la cual sujetaba cuidadosamente y con la palma hacia arriba, una pequeña caja negra con una cinta roja que la adornaba. Estiraría su mano en dirección a la azabache, tendiéndole dicha caja y sin necesidad de decirlo, claramente ofreciéndosela - ….Es solo...un presente. Espero que sea de tu agrado - Debajo de su máscara, una ligera sonrisa pudo haberse reflejado. No había necesidad de que lo hiciera ni tampoco de que le regalase absolutamente nada, pero.....Simplemente le fue inevitable comprárselo. Entendería perfectamente si no le agradaba o algo, no le molestaría, es solo que......fue algo casi involuntario hacerlo, y porque no decirlo, creyó que le quedaría bien (?).

Ese mercado mágico en donde se hallaba casi a completamente forzado le había tenido todo el tiempo con los pelos de punta. Habían demasiadas personas, muchas personas de su escuela viendo si es que había algo que les interesara y la verdad es que en ese lugar, te encontrabas tanto con basura y trucos viejos de magia humana, como con objetos de verdadero interés y raros que te sorprendería encontrar con tanta facilidad en una simple calle que incluso llegaba a parecer una feria. Como siempre no fue por gusto, si no que tenía que recopilar "Información" acerca de unas cuantas personas y el grupo de personas que iba a atacar hoy en particular.....Y sabía que allí, algún que otro vendedor ambulante tenía las respuestas que necesitaba. Las había conseguido, y ahora solo veía si podía conseguir un...un par de objetos y libros que le serían de utilidad para el futuro, pero no, la desesperación le ganó y decidió tirar todo por la borda. Sin embargo, cuando decidió irse de una vez a su casa, fue que lo vio....quedando totalmente impresionado al verlo.

….¿Eh....?

Una caja. Allí, una vieja vendedora yacía con una ligera sonrisa en su puesto, el cual casi nadie veía o al cual casi nadie se acercaba. Sin embargo, entre todas las cosas que tenía, como distintas prendas, joyería, collares y demás.....hubo una simple caja que llamó totalmente su atención, haciendo que se acercara a esta como una polilla dirigiéndose hacia una bombilla en plena noche. Eran....simples broches, broches rojizos que no dejaban de llamar su atención por un simple detalle, un simple detalle que le confundió totalmente....Al verlos, inevitablemente pensó en ella. Se notaba que estaban hechos con bastante cuidado y dedicación....Y quizá eso, acompañado de su total color rojizo, hizo que el albino creyera que quizá Laina no se vería mal con esas cosas. Pensó que quizá su mente yacía ahora divagando entre estupideces sin sentido, que ya no sabía lo qué el mismo pensaba y debería irse de allí y ya.... Pero sentía la duda. ¿Y si se lo compraba.....? No, ¿Porqué hacerlo? Él no era así....el no...no era de regalarle cosas a la gente, que el supiera.....He allí que sus dos mitades chocaban una con la otra: Su razonamiento que le indicaba "¿Por qué hacerlo?", mientras que sus impulsos insistían en "¿Por qué has de tener una razón para hacerlo?". Luego de deliberar unos segundos...Tomó una decisión. Lo que hizo a estas alturas, ya era obvio....¿No? Al fin y al cabo, y aunque muchas veces intente evitarlo, muy por dentro sigue siendo un animal...y un animal.....fácilmente sucumbe ante los instintos e impulsos – Me lo llevo - Confirmó, mientras tomaba la caja y aprovechaba de pedir también una cinta roja con qué decorarla - ¿Es para tu novia, jovencito? - Preguntó tiernamente la anciana, a lo que el albino se ruborizó un poco – No, solo una... amiga - Respondió un tanto avergonzado por la pregunta, curiosamente sin molestarse como había pasado tantas veces en un inicio en su escuela. La anciana no pudo contener las risas, más el albino le ignoró para poder dirigirse a casa. Lástima que allá otra persona también notaría ese regalo y peor....Ese "Alguien", sabía a la perfección que Kiba no era de regalar cosas a alguien.....Por lo mismo era casi seguro que a partir de ahora, Viral le estuviera molestando con respecto a ello.
avatar
Salón : 3 A Dromes : 6901
Reputación : 8
Mensajes : 125
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Vie Feb 02, 2018 6:06 pm

Ver al chico en ese estado le era un poco incomodo en el sentido de que le daban ganas de enviarlo a descansar de inmediato o hacer algo al respecto para que pudiera sentirse mejor, sin embargo, había algo en su mente que le decía constantemente “Ahora no puedes hacer nada” Y eso era que ella no era la jefa aquí, lo cual le era un tanto extraño ahora que lo pensaba, es decir, estaba acostumbrada a seguir ordenes de alguien constantemente, eso era verdad, no obstante, todo lo que era combate, estrategias, entrenamiento y un sinfín de cosas que debía preocuparse a diario era algo en lo que tenia control absoluto, una zona en la que el Rey casi no se entrometía, no porque no supiera que hacer, decir, para nada, es simplemente que este le había encargado la zona mientras él veía como solucionar otros problemas que eran mas “importante” en esos instantes y si había alguna duda, Kuratsukai no tenia problemas de darle un reporte completo de su trabajo con detalles incluidos, los cuales rara vez pedía pero siempre que hacia planes muy grandes o notorios, los escribía y se los presentaba a su alteza para tener algo así como un doble permiso.

Se quedo mirando al contrario sonreír, y mas que por su comentario fue realmente ese gesto de él, el que la hizo sonreír un poco-Se supone-Repitió algo divertida, manteniendo esa pequeña sonrisa por mas tiempo. A pesar de ser ella la que no sabía, la que no hace muchos minutos le daba vergüenza pensar que había estado haciendo el tonto con el comunicador por no saber ponérselo, de que la había visto y no se había percatado, ahora le estaba dando cierta gracia sin saber la razón exacta-..pero ya ves-Añadió al poco tiempo y riendo por lo bajo por un momento, para terminar apartando la vista hacia el lugar como si simplemente estuviera mirando por curiosidad. Quería ignorar que estaba cansado, que se encontraba tan mal para dejarle a él la oportunidad de que le dijera algo, pero al notar con el pasar del tiempo que no decía nada y ella se estaba desesperando un poquito por eso, formulo la pregunta y la respuesta no le gusto del todo “Al menos es sincero...” Pensó al principio, quedándose en silencio para dejarle hablar tranquilamente-Hm..-Respondió ante su comentario-Son...gajes del oficio-Murmuro esto con cierto de cansancio, mirando la máscara sobre sus piernas con mas detenimiento. Los recuerdos, realmente los recuerdos no la dejaban tranquila, tantas situaciones parecidas a la que su compañero estaba sufriendo ahora con la diferencia de que no eran tan riesgosas sus decisiones y… tenia a su querido casi padre vigilando que no le pasara nada grave, tenía alguien cuidándola, a fin de cuentas, sin embargo, aun así la veías trabajando sin que se percatara pues, su vida era eso, su vida es eso, incluso ahora podría decirse que seguía esforzándose y trabajando al máximo.

La voz del albino la trajo de vuelta del gran recuento de situaciones que pasaba por su mente, algunas mas dolorosas que otras pero al final la situación era la misma. Levanto su mirada a penas escucharlo para mirarle, y luego asintió con la cabeza manteniendo la misma expresión que tenia en un inicio, esa tan neutral que no te decía ni que pensaba, había vuelto a ella después de un rato de estar en silencio y no la había cambiado en ningún momento porque se imaginaba que el albino no quería preocuparla, cosa inevitable una vez escucho su respiración, y solo para que no supiera que pensaba al respecto de la situación con el fin de que no se empezara a sobre esforzar en su presencia, había decidido no demostrárselo e incluso si era necesario, hacerle pensar de momento que…no le importaba en lo absoluto o no demasiado, no quería volverse…como decir, una preocupación mas y totalmente innecesaria para al chico. Por otra parte, ya estaba pensando que, aunque esta misión para su persona no era algo que le fuera del todo prioritaria ya que no le confirmaba que le fuera ayudar en un futuro, en este caso lo sería, no por ella, si no que por su “jefe”, por el bien de este al menos, ¿Por qué? Ni ella lo sabía, y no, la razón no era porque literalmente el fuera su única ayuda para volver a casa, ¿Demostrar agradecimiento tal vez? No, no estaba del todo segura de que fuera aquello, solo de que tenía el pensamiento de simplemente querer ayudarle y ya, ¿Necesitaba una razón?

Por unos segundos, la azabache no tenia ni idea de que le estaba hablando el contrario-¿Hm?-Solo se quedo mirando el lugar donde le apuntaba para después rápidamente sacar el comunicador y pasárselo. No es que estuviese distraída, es que simplemente no pensó que se lo pediría, ya sabia como funcionaba o eso creía, así que no veía la necesidad de que se lo pidiera “…¿Enseñarme a colocármelo?” Era la única idea que concordaba, sin embargo, pensaba que el mismo podría mostrárselo simplemente indicándoselo con el de él, que, por cierto, si lo había visto, no con demasiada atención porque tampoco se veía del todo bien cuando la capucha le estaba cubriendo, eso y que realmente ya no estaba interesada en el tema, definitivamente pensaba ir a la misión con la chatarra en su bolsillo, aparte de que…lo veía un poco incomodo o al menos esa era la impresión que tenía.

Se quedo en silencio, prestando atención a la explicación de los botones y asintiendo un par de veces cuando terminaba de explicarle el funcionamiento de cada uno, sonriendo al final por el comentario del contrario, casi parecía que iba a reírse, pero no lo hizo. Había recordado el instante en que uno de los hombres de Kiba salió corriendo y gritando cuando la descubrió allá, en esos templos que aparentemente pertenecían a unos sujetos que se hacían llamar los Testigos. Seguramente aquel soldado se estaba comunicando con él y los demás, sin embargo, ella no había dejado que diera el reporte por completo-Ya lo creo-Comento con un tono en el que se notaba que aquello le había parecido divertido-…creo que tuve la oportunidad de apreciarlo-Agrego al poco tiempo con una sonrisa un poco mas burlona, esperando que pudiera entender a que refería, ya si no lo hacia no importaba, el asunto no dejaría de darle gracia.

No le respondió ni siquiera con un gesto cuando le pidió que se quedara quieta, diría que no alcanzo, pero al ver que se acercaba de la nada podría decirse que dejo de respirar unos segundos y se quedó paralizada, había pensado en la idea de cerrar los ojos, pero no lo hizo porque quería saber que iba hacer y al notar que solo quería acomodarle el comunicador aparto la mirada. No movió la cabeza ni nada, solo los ojos, intentando no pensar en la cercanía del zorro y como eso hacia que se sintiera tan incomoda de golpe, mas si se le venia a la mente el recuerdo de que él ya había estado así de cerca, podría decirse que mucho mas cerca y había sido el día que se quedó atrapada con él en el ascensor “…tendré que buscar una forma de no avergonzarme cada vez que lo hace, si no…” Se mordió la lengua para aguantarse la pena que le estaba dando el momento. Ciertamente no había sido mucho tiempo, solo unos cuantos segundos, pero aquellos le habían parecido tan eternos que al instante que se alejó sintió un alivio interior que casi, solo casi… reflejo con un suspiro.

No podía culpar al albino de que no estuviera acostumbrada a la cercanía, y bueno, sabia que a él tampoco le era muy cómodo o al menos se había quedado con esa impresión después de que estuvieron quien sabe cuántos pisos, prácticamente pegados el uno al otro mientras bajaban para irse finalmente del centro comercial. Ni las doncellas las había tenido tan encima en su vida, aunque la verdad no prefería contarlas porque si bien no estaban tan encima de ella, el simple hecho de que la vestían, arreglaban, bañaban…le hacía pensar que eran mas incomodas por razones aun mas vergonzosas. De repente la idea de que tal vez podría pensar en el zorro como una doncella cada vez que se le acercara demasiado se le asomo por la mente, haciendo que se mordiera mas fuerte la lengua para no reírse ni nada. El solo imaginarlo como una, hizo que se llevara la mano empuñada a la boca para tapársela en lo que “tosía”, dando la apariencia que se estaba aclarando la garganta o simplemente se había ahogado con algo, ahora si el contrario se había percatado de que estaba aguantándose la risa, suponía que pensaría que era por el comentario que acababa de dar recién-He estado familiarizándome bastante con su chatarra últimamente, así que dudo que vaya a pasar tal cosa a estas alturas-Soltó con cierto tono de broma y una sonrisa que claramente no iba a poder ocultar por mas que lo intentara, la idea del zorro con traje de doncella la estaba matando por dentro (?)-..pero aun así agradezco que me ayudaras a no romperlo en el intento de acomodarlo-Desvió ligeramente la mirada aun cuando lo que decía seguía siendo en broma, no creía ser capaz de romperlo solo por estar experimentando en estar intentando ponérselo en el oído, no era tan bruta.

La azabache no había notado la luz en la túnica del contrario ni en la suya si es que su piedra también había brillado de esa manera, no tenía ni idea la verdad por estar un tanto más concentrada en no explotar de risa por algo que estaba segura que le sería difícil de explicar con pocas palabras, por lo que en el instante que dijo que ya era la hora dio un pequeño suspiro para calmarse “Se acabo el tiempo de pensar estupideces.” Pensó para si misma, volviendo a recuperar la compostura que había perdido interiormente y tomando su máscara para acomodársela, pasando a cambiar su semblante rápidamente a una más seria. Asintió con la cabeza ante lo que le pareció mas una orden que un comentario una vez se levanto con la ayuda del contrario.

La verdad es que estos últimos minutos se le habían hecho bastante cortos, tal vez porque se entretuvo con el contrario o porque se estaba preocupando del mismo, no lo sabía, quizás ni habían pasado muchos minutos, pero ella pensó que sí y habían pasado volando, daba igual, ahora había vuelto a ser la Meshitsukai de la oscuridad que por ciertas razones en vez de seguir la ordenes de su Rey estaba siguiendo las de otra persona cuyo estado físico le había vuelto a preocupar. No por ser Kuratsukai dejaría de preocuparse, para nada, no importaba quien fuera, si la princesa, si Laina o la recién nombrada, estaba segura de que en cada una de esas “facetas” se preocuparía por él, y que la razón que daría no cambiaría demasiado, por lo que al comenzar a caminar en dirección a quienes parecían estar preparando los portales que obviamente no iba a mirar hasta que le fuera algo obligatorio, lo estaba haciendo detrás del chico, no sabia porque le daba le impresión de que si caminaba a su lado no se daría cuenta de que le había ocurrido algo mientras avanzaban, sin contar que, de por si tenia la costumbre de caminar detrás de sus superiores por cosas de protocolo.

Paro de caminar casi, junto con él. Estaba atenta a sus movimientos por si las dudas, y también porque no quería chocar con él obviamente-¿Hm?-El que dijera esas palabras le tomo un poco de sorpresa “…como Kiba” Repitió algo confundida en su mente, intentando mirarle a los ojos-Claro, no hay problema-Murmuro intentando pensar en alguna idea que le dijera que podría querer “Kiba” en un momento como este. La idea de que tal vez no se distrajera intentando cuidarlo se le vino repentinamente al mismo tiempo que se decía no, no creo que sea eso, si fuera para aquello se lo diría directamente como Ghost Fox….o eso creía, ya no estaba segura de que pensar porque no tenía ni siquiera una pista de que quería el zorro hasta que vio la cajita pequeña que le estaba ofreciendo. Sintió una pequeña presión en el pecho al verla, le era difícil de explicar el porqué, bueno tal vez no tanto, sin embargo, no quería si quiera pensarlo en este instante, y si hubiera estado sin su mascara el contrario hubiera visto claramente como abría un poco mas los ojos de lo normal por la sorpresa “Un presente…” Le era difícil de digerir, no exactamente porque fuera Kiba quien se lo diera, es decir, si podría ser una de las pequeñas razones, pero no conocía al albino lo suficientemente bien para decir “Él no hace esas cosas” no de una manera segura al menos.

Tomo la cajita de regalo con cuidado de no estropearle la cinta y se la quedo mirando-…Gracias-Musito con cierta dificultad, le era difícil hablar ahora que tenia un pequeño nudo en la garganta “¿Por qué…?” Empezó a preguntarse, considerando la idea de que era una broma que tal vez quería hacerle, aunque no tuviera ningún sentido en este momento. Miro de reojo al encapuchado antes de abrir la caja para observar el contenido el cual le hizo parpadear un par de veces. Agradecía realmente que tuviera puesta la mascara porque había abierto algo la boca para habla, iba hacer una pregunta estúpida de la cual ya sabia la respuesta, pero no la formulo, por lo que solo termino tragando algo de saliva, sin mencionar que en su rostro mostraba totalmente su confusión, aunque fuera de todo lo extrañada que estaba con la situación, debía admitir que le había gustado el regalo y termino haciendo que una pequeña sonrisa se asomara en su rostro “Realmente eres extraño” Comento para sus adentros sin dejar que esa sonrisa que no podía ser vista desapareciera aun, guardando la tapa de la cajita en uno de sus bolsillos para luego coger el brochecito y guardar la caja igualmente con el fin de poder acomodarse bien el obsequio que acababan de darle en uno de los mechones que quedaban siempre sobre su máscara.

La chica no tenia un espejo enfrente para poder acomodarse bien aquel accesorio, ni creyó que lo necesitara pues mas que ayudarle a sujetar su pelo de una forma específica, quería utilizarlo como adorno que podría ayudarle de paso a que uno de sus mechones no le tapara la vista como lo hacia en ciertas ocasiones, además de decirle de forma indirecta al contrario que si le había gustado el regalo, después de todo, Laina no era alguien de usar accesorios encima, le eran molesto, con suerte ocupaba el medallón porque debía traerlo consigo todo el tiempo y el collar que llevaba a veces en el cuello, ese claramente era parte de sus gustos, pero no dejaba de serle molesto en algunas ocasiones. Fuera de eso, no le gustaba andar con anillos, ni aretes, ni pintura, le recordaban a la princesa que fingía ser y que medio mundo amaba.

Una vez con el broche acomodado volvió a mirar al chico, quería decir algo, pero realmente las palabras no le salían, ¿Cómo decirlo? Así como hace un rato le pareció extraño que le llamara solo Laina, ahora le era extraño que le dieran un regalo justamente por el mismo motivo que antes. A ella no le daban regalos, era a la princesa, a la querida hija del rey y le gustara o no tenia que ser agradecida con estos, usarlos entre otras cosas por “normas”, esas que son invisibles, que no están escritas, pero sabes que están ahí. Claro, eso no significaba que el Rey no le fuera a dar algo de sus gustos, le gustaba consentirla, pero de ahí a que llegara a utilizarlo tanto como le gustaría hacerlo le era difícil, agregando que, en esta ocasión no estaba usando el broche por obligación, lo hacía porque quería y realmente le había gustado.

Bien, ahora tenia otro motivo por el cual ser diferenciada a los demás hombres del albino e incluso supieran casi de inmediato cuál era su género, claro eso era lo que encontraba de menos la azabache, y que tampoco podría asegurar del todo ya que, había visto cada persona últimamente que… no le extrañaría que un chico ocupara brochecitos-…bueno, como Laina quisiera decirle a Kiba que si tengo problemas con alguna especie de reglamento de uniforme va ser su culpa-Termino diciendo al fin con un tono que claramente decía que estaba bromeando, aunque si realmente tenía algún problema parecido pues entonces si iba a tenerlos porque no pensaba quitarse el broche solo porque el jefe lo decía o algún profesor en un futuro. (?)



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 21059
Reputación : 2
Mensajes : 144
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Sáb Feb 03, 2018 12:13 am

No pudo evitar hacer una ligera mueca que formaba una sonrisa conforme los comentarios que su contraria iba haciendo, realmente divirtiéndose durante esos muy pocos instantes que tendrían antes de tener que adoptar los mantos que los caracterizaban y con los cuales tendrían que completar su misión - Seh seh....de nada, ya para cuando lleguemos quizá pueda enseñarte como ponértelo tú misma - Respondió con una ligera sonrisa y entrando de a poco y sin darse cuenta, en una mayor confianza con la encapuchada. Definitivamente, con el tiempo se había estado llevando mejor y mejor con ella...sin dudas, mucho mejor de cómo se habían llevado en un primer encuentro que aparentemente empezó con el pie izquierdo. Sin embargo, por más mal que pudieron haber empezado –Con el albino literalmente decidido a darle caza, y a la azabache decidida a pasar por encima suyo y de cualquiera de sus hombres-, con el paso del tiempo no solo se llegaron a entender...si no que incluso parecieron llegar a congeniar de tal forma que, aunque el albino fuese casi por naturaleza alguien asocial a quien jamás le gustó la idea de acercarse a nadie de forma voluntaria incluso desde antes de ser sellado, quizá precisamente por el exceso de atención que llegó a tener con lo "Calmado" que era y la calma que le gustaba tener....Una calma que con su contraria, si podía tener, y que realmente apreciaba.

Quizá había sido por ello que cuando vio un objeto qué simplemente le recordó a ella y qué, al mismo tiempo, le daba la enorme sensación de que le podría agradar y, por lo que él creía, quedaría bastante bien en ella... No pudo si quiera llegar a dudar su decisión antes de que tuviera el objeto comprado en sus manos para poder regalárselo. Ese simple gesto de su parte extrañó bastante a Viral cuando vio el regalo allí sobre la mesa junto a los demás objetos que el albino llevaría a esta misión, e incluso llegó a extrañarle a él mismo porque...porque sabía que él no hacía estas cosas. Descontando al rubio, ¿Cuándo había sido la última vez que había hecho un regalo? Haciendo memoria....la respuesta es simplemente, nunca. Por ello quizá, a la hora de entregarle aquel broche, sí que sintió ciertas dudas de si hacerlo, o de si hacerlo ahora mismo, o de si quizá debió haber sido otro el regalo....Varias preguntas de ese estilo atacaron su mente en ese instante y es qué....Precisamente eso pasaba. ¡El tipo jamás había dado antes un regalo de esa forma! Sin embargo y haciendo cada una de esas pequeñas dudas a un lado, terminó por hacerlo. "Solo es un regalo y ya.....no es para tanto..." Se repitió internamente mientras le estiraba la caja, aunque más profundamente no era como qué se lo creyera.

Aquellas sensaciones que simplemente fue incapaz de evitar, durante unos instantes se hicieron un poco más profundas cuando la pequeña cajita pasó desde la palma de su mano hacia las de Laina, aunque claro....no demostrara eso ni en su voz, ni en su rostro, siendo esto último por muy obvias razones – No es nada - Contestó en un murmullo, notando –E incluso movimiento involuntariamente sus orejas ante ese minúsculo sonido- el cambio de su tono de voz, casi como si hubiera perdido algo de confianza o que, simplemente, eso le hubiera tomado bastante....desprevenida. Con una actitud aparente más relajada de la que realmente tenía en esos instantes, recargó su peso sobre una de sus piernas mientras apoyaba una de sus manos sobre su cadera, esperando a que su contraria abriera aquella cajita y pudiera observar los broches rojizos que tenía en su interior. Una vez procedió a colocárselos, un ligero alivio reemplazó esa sensación de duda y angustia que le rodeaba, haciendo que soltara un pequeño suspiro satisfecho y viendo como incluso con la máscara puesta, aquel detalle quedaba a sus ojos tan bien como lo había imaginado - Espero que te guste - Comentó calmado, realmente esperando ello pues lo último que querría, es que lo usara netamente porque él se lo había dado. Escuchó sus palabras, e inconscientemente se cruzaría de brazos con una ligera sonrisa y una ceja alzada, demostrando bajo la máscara que aquel comentario le había divertido al igual que los que se habían estado repartiendo allí hace unos minutos, con bastante más confianza y a nivel personal, qué a nivel de guerreros, uno bajo el mando del otro – Si....Dudo que tu jefe tenga problemas con eso - Respondió en tono sarcástico y, claramente, refiriéndose así mismo – Y para el "Encarcelamiento..." Creo que cumple con la normativa. Creo - Continuó en el mismo tono bromista, refiriéndose claramente a la escuela como tal y dejando a la deriva la idea de si llevar esa cosa le sería o no un problema, a lo qué el albino creía que la respuesta era que obviamente no ya que terminaba concordando con los colores de su casa y no era un objeto extremadamente llamativo que digamos...aunque, ¿Quién sabe? Nadie podía asegurar cómo reaccionarían en ese sitio ya que, por lo menos ante los ojos de Kiba, allá casi siempre actuaban de formas irregulares, comúnmente insensatas y todo por seguir una serie de reglas concretas que aparentemente solo servían para intentar "Mantener el orden" y qué, incluso con ellas, no podían ni evitar en qué los chicos taparan los inodoros con los rollos de confort por diversión.

De golpe, una de las orejas de Kiba se movería hacia un costado, aunque de todas formas no se pudiera ver por la capucha, causando que el albino voltease y viera como los portales se empezaban a abrir, dando así por finalizado a ese pequeño rato de descanso que ambos tuvieron antes de ir a la batalla. El chico suspiraría, antes de dirigir una mirada de reojo por el rabillo del hueco del ojo de la máscara hacia su compañera - Bien...Kuratsukai, creo que ya es hora – Hizo un gesto de qué le siguiera con el mano – Cuida mis espaldas, y me aseguraré de cuidar la tuya – Dijo junto a una pequeña sonrisa, en lo que se dirigía hacia los portales con un paso que no llegaba a ser del todo apresurado - ¿Sabes? Si te soy sincero.... - Volvió a dirigirle una mirada de reojo, en esos últimos instantes qué les quedaban antes de terminar totalmente a la vista de los demás - … Estoy algo ansioso por ver cómo te quedan sin la máscara. Algo bueno tendrá el siguiente día de clases - Bromeó, antes de volver a alzar la vista hacia adelante y llegar a aquel espacio donde los árboles parecían empezar a escasear en un radio circular en ese punto exacto del bosque.

En el momento que los portales estuvieron totalmente listos, dejando ver del otro lado, Ghost Fox hizo un gesto con su mano para indicar a sus seguidores que avanzaran y todos los que quedaban, de la forma en qué se les había ordenado hacerlo, corrieron cada uno a un portal en concreto, causando que algunos se fueran a cerrar luego de que los soldados que habían sido enviados a esa zona hubieran entrado en su totalidad. Así, tan solo terminó quedando un portal abierto, el cual estaba destinado entre algunos subordinados, para Kiba y Laina - ¿Lista? - Preguntó en lo que esa característica energía verdosa empezaba a brillar por cada rincón de su cuerpo, llegando a aparentar totalmente bien el mal estado en el que se hallaba realmente. Incluso, uno podría llegar a pensar que no había riesgo alguno, que de verdad si podía actuar de esa manera era porque podría encontrarse mejor de lo que creía, pero eso sería algo qué tan solo se comprobaría luego de la misión y no antes de tiempo - ... ¡Adelante! - Gritó antes de correr inmediatamente hacia el portal que tenía justo por enfrente de él, entrando de lleno en el mismo y apareciendo corriendo por el otro lado: Otro bosque, totalmente distinto al que estaban y bastante más...."Árido" que el otro. Apenas entró, continuó corriendo hacia enfrente, pues escuchaba el sonido de camionetas armadas y llenas de gente dirigiéndose hacia su posición: Allí estaban los refuerzos que debía destruir....Y no temía ni a ellos ni a su mal estado porque, al fin y al cabo....sabía que Kuratsukai estaba con él.

Un largo rato más tarde...


Los refuerzos que habían sido enviado para ayudar al ataque que había sufrido la ciudad enemiga, y los cuales Kiba, junto a Laina y un conjunto menor de sus hombres debieron de detener, fue más grande, intenso y fuerte de lo que en un primer instante habían creído. La batalla duró más de lo esperado, y el esfuerzo que se debió usar para enfrentarlos, también fue mayor de lo que hubiera creído que tendría que usar o de lo que le hubiera gustado usar. Guardar las apariencias en esas exigentes condiciones, sin dudas le costó bastante. No podía dejar que sus enemigos o sus propios aliados vieran lo débil, cansado y abatido que se encontraba, por lo que tuvo que llevar su cuerpo al límite e intentó apresurar la misión, usando sus poderes de una forma devastadora, con la intención de arrasar con los enemigos de una simple vez. Eso fue algo que no sería difícil de notar: Parecía realmente impaciente por acabar esa misión de una vez por todas. Avanzaba y no dejaba que ningún enemigo le parase, dirigiendo sus tropas a aquellos puntos de control en donde se encontraban esos refuerzos que habían sido enviados para salvar la ciudad, sin ningún tipo de éxito.

Aunque hubieran dado una buena batalla al fin y al cabo y aunque se hubieran resistido mejor de lo que esperaba, todo acabó tal cual Kiba lo había planeado: Sus enemigos habían terminado siendo aplastados como ocurría con el resto de sus ataques planificados. Poco a poco, los "Puntos de control" de aquel grupo fueron cayendo uno por uno y, ahora mismo, Kiba yacía derribando el mismo, imbuyendo toda la base de aquel edificio con su energía verdosa para luego, destrozarla, haciendo al resto caer de golpe y dejando a los sobrevivientes y a aquellos que aún intentaban pelear o bien, escapar, ser asesinados tanto por cualquiera de los pocos hombres que tenía a la redonda, como por Laina. Lo habría hecho él mismo, pero apenas hizo aquella demostración de poder, el albino simplemente se dedicó a observar.....pues buscaba aparentar la enorme extenuación que tenía. su respiración era ya increíblemente difícil de mantener e incluso, había una brevedad de segundos en los que creía empezar a asfixiarse – H-hmprf... - Por más que haya intentado aparentarlo completamente, el albino no pudo evitar tambalearse un poco hacia el costado, apoyando su mano contra el tronco de un árbol y con la mirada hacia abajo, intentando volver en sí en lo que recuperaba su equilibrio e intentaba enfocar su temporalmente borrosa vista. Afortunadamente, sus hombres no parecieron notarlo, pues se hallaban ocupados terminando con los pocos sobrevivientes qué quedaron a aquella misión que ya a estas alturas, podían considerar como cumplida, y ahora solo limpiaban los restos. Antes de que alguien le viera de esa forma, se intentó erguir lentamente, cuidando de no hacer movimientos demasiado bruscos mientras también, activaba el comunicador.

- "Misión completada, refuerzos neutralizados. Soldados, pueden retirarse. Me quedaré personalmente a registrar las ruinas..." - Alertó por ambos medios de comunicación al mismo tiempo, aclarando que de allí en adelante pretendía terminar de registrar esos sitios por sí solo, quizá con el motivo oculto de poder así evitar que alguien lo viera en ese estado. De todas formas, no tardaría en escuchar las confirmaciones de su orden por el auricular, ocasionando que de a poco, los portales se empezaran a abrir y sus compañeros se empezaran a retirar uno por uno, mientras el albino daba cada paso más forzado y dificultoso que el otro, pudiendo en el instante que notó o creyó estar completamente solo, pues el último portal que quedó abierto era precisamente el que utilizaba él personalmente...dejar de fingir, respirando notablemente más apresurado y entrecortado que antes. Intentó continuar caminando, más su tambaleo se volvía cada vez peor y peor que antes, sin hablar de su visión, la cual se veía cada tanto horriblemente borrosa - - Se detuvo de golpe, volteando de reojo hacia atrás. Si bien sus sentidos se hallaban bastante desorientados...... en un breve instante donde funcionaron correctamente, pudo escuchar que no estaba solo - Creí decir que ahora avanzaba solo... - Murmuró, antes de suspirar sin ánimos para discutir y volver a mirar hacia enfrente, aún caminando – Como sea...si deseas acompañarme, el punto de control estaba....justo, justo por a...a..... - Finalmente pasó. De un momento a otro, todo pareció empezar a moverse en cámara lenta. Sintió como todo su cuerpo perdió totalmente sus energías y como de la nada.....dejó de sentir su cuerpo. Vio como poco a poco, su cuerpo se desplomaba por el suelo, descendiendo contra el mismo a gran velocidad, pero viéndolo el de una forma tan lenta...mientras dejaba de escuchar y su visión se distorsionaba hasta nublarse totalmente, dejándolo caer en la competa oscuridad y en la total nada de la inconsciencia.
avatar
Salón : 3 A Dromes : 6901
Reputación : 8
Mensajes : 125
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Sáb Feb 03, 2018 11:21 pm

Levanto una de sus manos únicamente para llevársela al oído que tenia el comunicador con la intención de revisar por encima como estaba puesto el aparato, para luego sonreír ligeramente al escuchar su comentario-Puedo aprender con solo verme a un espejo...creo-Dijo con supuesto tono inseguro, pero sin dejar ese toque bromista mirando el rostro del albino. A veces el mismo le parecía estar bastante relajado a diferencia de ella que le costaba tomar ese estado aun estando con él que era con quien mejor se llevaba hasta ahora, sobre todo en aquel instante que llevaba el uniforme encima, lo cual suponía que al menos ahí donde estaba no era normal que un traje le hiciera cambiar tanto de actitud, aunque bueno tampoco es que el cambio por parte de la azabache fuera muy drástico, solo hacia que cada tanto pareciera ser más fría o inexpresiva de lo que ya era, mucho mas frente al albino que había conocido a una Laina más emotiva que podía verse presente justamente en este momento, no de manera tan abierta como en otras ocasiones pero ahí estaba bajándole el volumen a la maquinita que tenia acomodada en el oído con el fin de que no la aturdieran en un futuro por andar de gritones, y que de por si al primer intento de bajarle el volumen a la chatarra hizo un gesto de disgusto porque el sonido para ella ya estaba demasiado alto, podría decirse que el pequeño pitido que daba para saber en que volumen estaba cada vez que le daba al botoncito, al inicio le había sido una tortura hasta que pudo dejarle ya en el mínimo. Por otra parte, la chica tampoco le parecía muy cómodo la forma en que la cosa esa se llevaba puesta, era tan extraña que le hacía creer que difícilmente se acostumbraría algo así, pero que tampoco quería reclamar aun si el albino le había dicho que si le incomodaba podría tirarlo.

El ser una princesa en su reino no le hacia tener comportamientos tan caprichosos, todo lo contrario, le obligaban a no tenerlos cuando se trataba justamente de situaciones como esta, claro ahí no estaba en su reino ni había nadie vigilándola, no obstante, no por eso la chica se aprovecharía de la situación para intentar pasar de aquello. Era tan apegada al reglamento casi siempre, que difícilmente podrías verla rompiéndolo en el palacio, en otro reino, en el pueblo, donde sea, ella siempre lo respetaba, incluso en ese mundo aunque nadie lo notara, pues aquello que podría decirte que hacia algo por reglamento casi siempre eran pequeños detalles que la gente solía pasar cuando no vivías en la realeza, y eso lo decía mas que nada por la gente de su pueblo que vivía con mas libertad y no estaba forzada a seguir el reglamento del castillo, no del todo porque no todo lo de ahí era para que ellos lo siguieran, como los excesivos modales, sino fuera por ellos tal vez la azabache no hubiera dicho nada luego de que tomara el regalo, no porque no estuviera agradecida, si no porque simplemente sabia que si hablaba su voz no iba a sonar del todo bien al tener ese nudo en la garganta, y eso paso cuando tuvo que agradecer, hasta ella misma se había percatado de que había sonado extraña.

Las palabras por parte del albino le hizo sonreír con un poco más con ganas en lo que mentalmente soltaba un comentario que estaba segura que si decía en voz alta el chico no tendría ni idea a que se refería o al menos parte de él se quedaría volando, intentando procesar las palabras de la chica para intentar entenderle y que tal vez en el proceso, terminar malinterpretando todo de una manera que no le gustaría a la encapuchada “Se que aun no estando en el palacio sigo el reglamento, pero te puedo asegurar de que esta vez me lo he puesto porque yo he querido hacerlo” Fueron aquellas palabras que omitió con una amplia sonrisa que no podía ser vista.

La chica quería decirle“Mi color favorito es el rojo” o algo por el estilo, pero no lo hizo por el simple hecho de que tenia aun esa dificultad para hablar, incluso después de que soltó ese comentario sobre el supuesto problema que podría tener por el uniforme, seguía teniéndolo a pesar de que ya había hablado con mas “confianza”…que la verdad es que seguía con esa molestia en la garganta que no la dejaría tranquila por un buen rato al igual que la extrañeza, estaba segura de que no la dejarían hasta preguntarle al zorro el porque del regalo, sin embargo, por no querer sonar grosera o simplemente por la timidez que sentía en el momento pero no estaba haciendo notar por obvias razones, no lo haría.

Una pequeña risa casi inaudible salió al escuchar la respuesta del zorro, sintiéndose un poco más relajada ante la situación, dejando que la conversación la distrajera del asunto que no paraba de darle vueltas en la cabeza-Oh, eso suena fantástico, temía que le fuera a disgustar la idea de que ya no lo confundieran conmigo-Soltó mas en forma de broma que de reproche, que sí, que incluso fuera de trabajo con él la estaban confundiendo con el señor instintos de perro y eso le disgustaba, peero...que mientras no fastidiara ninguno de sus trabajos, ni la metiera realmente en serios problemas, le daba igual que lo hicieran-…yo solo digo, dudo que señor mandamiento del Dolor este con brochecitos en el pelo-Dijo esto en un tono mas burlón para luego volver a reírse por lo bajo-…y bueno, en el peor de los casos voy a perder un par de horas de tortura-Menciono esto ultimo para referirse obviamente a las clases con cierto tono sarcástico y con una sonrisa, aunque la verdad creía que el peor de los casos era que terminara en dirección con Lariv intentando ser una adulta responsable o diciéndole que no se preocupara. Insistía, no la odiaba, ni le caía mal a pesar de lo ruidosa que podría llegar a ser o molestosa en algunas ocasiones, fuera de eso sabia que era una compañera con la cual podía contar para cualquier cosa, es decir, se había hecho pasar por su tutora, al principio le ayudaba a pagar el arriendo, sin mencionar la cantidad de cosas que había vuelto a comprar solo porque ella las había dañado un…poquitito o como la había ayudado adaptarse a este mundo mas rápido, es solo que lo escandalosa que solía ser y la forma que llamaba la atención, podría decirse que era lo único que no aguantaba del todo.

Al ver que su compañero se había volteado para mirar hacia al frente hizo lo mismo, notando que los portales estaban listos y sin percatarse termino suspirando al mismo tiempo que él, para luego asentir con la cabeza, diciendo de esa manera que ya estaba lista, sin embargo, no se sentía del todo preparada, no mentalmente al estar algo intranquila, le estaban rondando una que otra cosa en la cabeza, una de ellas era él estado del albino por la cual comento “Asegúrate de cuidar únicamente tu espalda” Mentalmente al escucharle decir que cuidaría la de ella-Da lo por hecho-Fue su respuesta real en lo que comenzaba a seguirle nuevamente. Otra cosa que le preocupaban era las confusiones que le había producido el mismo pero que al menos podía apartar de sus pensamientos fácilmente y por último estaba el problema de regresar a su reino y el estado en que podría encontrarse este, aquello le daba como una patada en el estomago cada vez que lo pensaba, dejando en si algo parecido al dolor físico, pero aún más insoportable.

El siguiente comentario que dio el chico le hizo pestañear un par de veces al estar confundida “….¿Por qué?” Empezó a preguntarse otra vez, sintiendo extrañamente una calidez en sus mejillas-¿Hm?-Fue lo único que pudo responder, agradeciendo nuevamente que tenía puesta la máscara porque suponía que estaba sonrojada por tal comentario “…eres muy extraño” Volvió a decir, intentando pensar en cualquier otra cosa que no fuera lo que acababa decirle el albino a la vez que seguía caminando detrás de este, mirando hacia otros lugares que no fueran el encapuchado una vez este se diera la vuelta, ni los portales, prefería ver a los hombres como se empezaban a movilizar por órdenes de Fox, el lugar, las estrellitas con la mente totalmente en blanco, todo de la manera mas disimulada hasta que le pregunto si estaba lista-Obviamente~ -Contesto de inmediato y sin dudar, mirándole. Para entonces ya estaba mas tranquila, no tenia nada en mente mas que el pensamiento de “Hay que acabar esto lo más rápido posible” De esa manera, podría proteger al zorro sin que se diera cuenta, aunque de todas formas tenia algo así como un plan una vez estuviera del otro lado. Diría que corrió con este apenas dijo que fueran adelante junto con los demás soldados, pero no lo hizo, espero a que este atravesara el portal para crear a dos de sus clones que irían escondidas entre las sombras de los demás hombres en el momento que pasaran el portal. No se detuvo a mirar, lo hizo de reojo porque creía que era mejor seguir el ruido de lo que ya parecían algunas cosas explotando. (?)

Al rato después.

La pelea había durado más de lo que a la azabache le habría gustado, no porque estuviera cansada o algo por el estilo, si bien, tampoco venia con el cien por cierto de sus baterías a pesar de que el albino le había dicho cuando iban a reunirse los mandamientos de nuevo en clases, era justamente por él, que no le gusto que durara tanto. Noto como había querido adelantar todo, hacer cada cosa lo más rápido posible, como estaba ocupado demasiada energía de golpe, porque si, lo estaba observando cada tanto y solo por eso termino creando otro par mas de clones para que se fueran adelantando a otros puntos de control con el fin de que destrozaran todo o se adelantaran a comenzar con el exterminio del lugar. Cabe decir que, para no estar taaan preocupada durante toda la misión ni distraerse, la Meshitsukai dejo a cargo una de sus clones para que lo ayudara especialmente si necesitaba alguna clase de ayuda, fuera la que fuera.

Cuando ya solo parecieron quedar los restos de una batalla ganada y medio mundo aparentemente estaba acabando con esto fue despareciendo lentamente los clones que rondaban cerca suyo, dejando únicamente dos, que era lo que comúnmente solía tener casi siempre consigo en cada uno de sus trabajos, a veces sin la necesidad de tenerlas por el simple hecho de que no eran necesarias. Una de estas clones, por lo que había notado se había ido a esconder cerca de donde estaba el zorro, vigilándolo como era de esperarse, pues imaginaba que para esas alturas con suerte podría consigo mismo, mientras que la otra andaba terminando con los pocos enemigos que rondaban ya para esas alturas. Laina, estaba prácticamente en lo mismo, revisando la zona para que no se escapara ni se escondiera nadie, incluso los que parecían haber conseguido un buen escondite los había terminado encontrando para terminarlos de un solo corte.

Apenas escucho la orden de Kiba a través del comunicador, llamo a la clon que estaba terminando con quien suponía ser el ultimo hombre que quedaba vivo. Iba hacer algo que daba por hecho que al zorro no le iba a gustar, pero le daba igual, en este instante le daba absolutamente igual. Él había dado por terminado la misión y que todos podían retirarse, es decir, estaban libres de sus órdenes, eso fue lo que ella había escuchado o mejor dicho la traducción de sus palabras por conveniencia, por lo que apenas tuvo al ser oscuro enfrente de ella hablo, pero en otro idioma-Lana-Lo hacia en voz baja y con una seriedad notable. A penas recibió sus órdenes, Lana fue hacer lo que le pidieron mientras que Laina comenzaba a caminar hacia el lugar donde suponía que estaba Ghost Fox por la ubicación de su clon.

No se quiso apresurar el paso para llegar al lado del albino, porque pues aunque llegara donde él lo antes posible, no podría poner en marcha lo que tenía planeado hasta que todos se fueran, por lo que se tomo su tiempo en recorrer el lugar, ver de paso si no había alguien mas vivo por ahí, sin embargo, no encontró nada de nada, y una vez se dio cuenta de que la mayoría de los portales ya se estaban cerrando por no decir casi todos a excepción de uno que suponía que era para el zorro, hecho a correr. Por otro lado, la otra clon de Laina se había quedado observando y escuchando atentamente a lo que hacia chico, estaba preparada para lo que tenía pensado hacer la azabache desde un inicio, le había trasmitido la idea a penas al crearla y sabía que tendría que ir con cuidado, por lo que a penas el albino se empezó a mover esta lo hizo a través de las sombras cercanas y con mucho cuidado de no llamar su atención, no sabia que tan fuerte estaban las percepciones del contrario. Solo y únicamente cuando sintió que la original estaba lo suficientemente cerca, salió del lugar donde se ocultaba para ponerse detrás de este que al parecer no tardo en darse cuenta de que lo estaban siguiendo, no obstante, la respuesta que le dio le extraño un poco. No le dijo nada, se quedo en silencio mirando al frente al ver que Laina ya estaba a la vista, frente de Fox, atrapándolo sin querer al instante que parecía desvanecerse por el cansancio que estaba mostrando desde un inicio.

La chica que no se encontraba muy lejos estaba escuchando ya de por si a Kiba, y en lo que mas se estaba preocupando de escuchar en vez de su voz era su respiración, su corazón, que era quienes lo delataban con facilidad a pesar de que estaba intentando aparentar nuevamente ahora que tenia a la copia de ella detrás de él. Podría decirse que corrió lo más rápido que pudo al notar que este se iba a caer, sin embargo, tampoco estaba tan lejos para tener que correr para entonces. Lo dejo reposar entre sus brazos en lo que la respiración de esta se calmaba, digamos que creyó por unos segundos que no lo iba atrapar por lo que se alteró un poquito en el proceso.

Miro de reojo a su clon que ahora se acercaba informándole en su idioma natal como había estado los últimos minutos “Me lo suponía…” Comento para si misma, no veía la necesidad de decirlo en voz alta porque estaba segura de que su copia ya sabia su respuesta “…al menos nos ahorraste dos cosas a los dos “ Pensó esto un poco mas divertida mirándole con una sonrisa que obviamente no podía verse “…tu no tendrás que regañarme, ni yo tendré que aprovecharme de que estas débil para noquearte” La verdad es que no le gustaba la idea, pero es que no veía otra solución de momento. No quería que justamente lo que acababa de pasar ocurriera.

Ya una vez la chica se tranquilizó, le pidió ayuda a su compañera para poder acomodar al chico en su espalda. Estaba segura de que si lo llevaba como princesa y alguien lo veía, aparte de que su dignidad se iría al suelo como jefe, este al enterarse no le iba a gustar nada, y si era sincera tampoco quería llevarlo de tal manera, ni tampoco tal cual saco de papa, prefería llevarlo como niño pequeño que se había quedado dormido en un largo camino a quien sabe dónde, y agradecía que el chico no era tan alto porque si no, eso sí que le seria molesto, por las piernas-Lena, deja de reírte y adelántate asegurarte de que no haya nadie conocido cerca del portal tanto de este lado como por el otro-Murmuro con cierto tono de molestia que también denotaba que lo que estaba haciendo le daba algo de gracia. La contraria asintió soltando unas risitas que no dejaban de salir de hace un buen rato en lo que se iba, haciendo que la azabache se preguntara que era lo que le hacia tanta gracia en lo que comenzaba a caminar sin prisas hacia el portal con el chico en su espalda. No iba a perder el tiempo mirando hacia su espalda por obvias razones, aun si su jefe no le pesaba prácticamente casi nada, era incomodo tener su cabeza apoyada en uno sus hombros, con ambos brazos del contrario moviéndose involuntariamente delante de ella con cada paso que daba, haciendo que soltara un suspiro-Sabes…-Empezó a murmurar de la nada aunque sabia que el contrario no podría escucharla-…En estos instantes me estas recordando a mis hombres cuando están agotados y creen que no puedo notarlo-Se callo unos segundos para sonreír con cierta nostalgia, casi soltando una carcajada antes de seguir hablando en voz baja-…siempre me agrado eso de que dieran todo de si para protegerme o proteger a nuestra nación, pero….-Se detuvo unos segundos para volver acomodarlo nuevamente con unos pequeños impulsos que estaba intentando dar con las manos y su espalda en lo que se encorvaba al sentir que se estaba cayendo-…nunca deje que ninguno de ellos llegara a estas condiciones-Termino de decir para continuar caminando, soltando otro suspiro-Supongo que esa es una de las diferencias que tienes con ellos...claro, aparte de que el jefe aquí eres tú, no yo..-Murmuro esto en un tono mas bromista sin dejar de caminar-Ah, y que ellos nunca cayeron sobre mi-Soltó de la nada, riendo por lo bajo. No sabía por que estaba diciendo todo eso, no creía necesitar un motivo, menos en este preciso instante, solo sentía la necesidad de decirlo, algo así como desahogarse un poco.

Al estar frente al portal volvió a escuchar unos intentos de reprimir la risa de su copia, haciendo que frunciera levemente el ceño por la extrañeza-Despejado-Fue lo único que dijo entre las risas-…tu compostura por favor..-Susurro en forma de regaño antes de entrar al portal. En todo lo que había hablado hasta ahora lo había dicho lo mas bajo posible para no despertar al zorro, pues imaginaba que a pesar de estar cansado igual podría llegarse a despertar por los sonidos muy fuertes, sobre todo si quien los producía estaba prácticamente al lado de su oreja, por lo que estaba teniendo el sumo cuidado cada vez que abría la boca, aunque a partir de ese punto ya no volvió a decir nada hasta llegar a la casa del contrario para pedirle a Lena que registrara al albino y buscara las llaves que suponía que traía encima para abrir la puerta de su hogar.

Quién sabe qué hora era cuando llegaron, pues todo en las calles estaba bastante silencioso y no había gente por las calles, o al menos no había casi nadie, lo cual la chica agradeció internamente un montón de veces. El ser una encapuchada con mascara llevando a otro encapuchado, mientras otra tipa con las mismas vestimentas los siguiera desde atrás no era la mejor vista para cualquier persona que pasara por ahí, tenía claro que llamaría la atención de cualquiera y la verdad es que no quería tener que deshacerse de nadie o estar metida en algún escándalo, por lo que al momento que llego a la habitación del chico volvió a soltar un gran suspiro de alivio, muuuucho alivio, claro luego de haberlo recostado encima de la cama con cuidado.

Se quedo mirándolo unos segundos con ambas manos en la cintura, como si estuviera decidiendo que hacer ahora a pesar de ya saber-Lena…-No alcanzo a dar la orden y la contraria ya estaba asintiendo con la cabeza para marcharse a buscar lo que le iba a pedir. Mientras tanto, Laina volvió a mirar al albino para volver acercarse a este y quitarle la máscara con cuidado, dejándola encima del velador, acto seguido le toco la frente por si las dudas “Es bueno saber que no tienes nada mas aparte de cansancio…” Bien, ahora seguía la parte que no le agradaría mucho si el albino se despertaba o alguien externo la viera, porque iba hacer algo muy fácil de malinterpretar, la cual solo consistía en sacarle la túnica y ya, no pensaba sacarle nada mas de ropa, como mucho la chaqueta si lo creía necesario pero es que sinceramente una vez logro sacarle una prenda, prefirió proseguir por quitarle los zapatos y taparlo, no es como si fuera a buscarle una pijama entre los cajones o algo, la verdad es que no quería adivinar en primer lugar donde se encontraba semejante vestimenta, ni tampoco saber de paso que tal vez ni dormía con esta o solo usaba una polera y la ropa interior, no quería saberlo. El tan solo pensarlo hacia que la cara se le pusiera completamente roja, porque pues… no dejaba de ser una chica con la crianza de una señorita.

Para cuando termino, simplemente decidió salir del cuarto y bajar hacia la cocina donde estaba esperándola su copia con una taza de café que estaba fría. Le dio las gracias antes de hacerla desaparecer, y tomar la taza para irse nuevamente a la habitación del zorro. Se hubiera quedado en la cocina o en el sofá, pero el hecho de pensar que llegara su hermano y la encontrara ahí no le agradaba la verdad, por lo que termino quedándose sentada en el asiento que estaba frente al pc, mirando cada tanto al albino. Aquello le daba cierta tranquilidad, saber que estaría descansando le aliviaba en verdad, aunque... por otra parte ella se sentía sumamente agotada. No por el hecho de cargarlo, sino porque también había estado utilizando su propia energía de manera excesiva e incluso ahora lo estaba haciendo. Había dejado a Lana en ese lugar registrando, haciéndose pasar por Fox junto con unos hombres, solo por si ocurría algo inesperado y/o si encontraba algo que realmente creyeran que debía ser visto por el jefe real con urgencia para así traerlo de inmediato, sin embargo, dudaba que lo que fuera a traer su copia llegara a las manos de Kiba tan pronto, pues lo que menos que quería era que al despertar empezara a trabajar nuevamente, de eso nada. Lo ataría a la cama si era necesario para que al menos descansara un día entero como correspondía, mientras tanto, solo le quedaba tomarse el café y pensar en cualquier estupidez para matar el tiempo, porque no, no pensaba dormir.


Última edición por Lariv & Laina el Dom Feb 04, 2018 5:02 pm, editado 1 vez



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 21059
Reputación : 2
Mensajes : 144
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Dom Feb 04, 2018 3:41 pm

La gran falta de sueño que el albino había tenido producto de sus constantes misiones sin descanso día tras día, más los pesados horarios que la escuela le imponía, habían causado que poco a poco, las energías y la salud del zorro fueran disminuyendo conforme pasaban los días o incluso las semanas. Desde hace ya un tiempo que se había podido apreciar como poco a poco se iba decayendo, aunque claro, tan solo en los muy breves instantes donde se encontraba lo suficientemente cansado como para distraerse y dejar de aparentarlo tal y como había estado haciendo en cada instante de la misión. Su cuerpo estaba ya en su completo límite, e incluso se podría decir que luego de los primeros instantes de esta misión, no hizo más que sobreexigirse constantemente, algo que, por el momento, tan solo una persona entre todos quienes estaban a su cargo, estaba enterada. Durante toda la batalla podía sentir como su cuerpo se entumecía, como cada movimiento que hacía con la intención de evadir algún ataque enemigo, le desgastaba aún más, como cada golpe que frenaba producía un mayor dolor del que debería por el mero hecho de que su cuerpo pareciera estar bajando sus capacidades. El solo hecho de mantenerse caminando derecho y sin tambalear, producía en él grandes mareos, que le producían también dolores de cabeza al intentar aparentarlos como si nada. Y aún así, por más que hubiera intentado continuar de pie....fue incapaz de ello.

Instantes antes de caer al suelo, perdiendo totalmente su conciencia y sus sentidos en el proceso, pudo observar de una forma bastante borrosa una figura encapuchada de blanco. Apenas si logró distinguir que era una persona por lo extremadamente borrosa que se vio, pero alcanzó a distinguir bien una figura humanoide antes de terminar en la total oscuridad, no sin antes sentir como en vez de caer sobre el duro suelo, en vez de sentir ese golpe que indicaría que se había desplomado.... Sintió como algo evitó totalmente su caída, o, mejor dicho, como alguien evitó que terminara en el suelo de golpe. Durante una brevedad de segundos y con una increíble lentitud y debilidad, el párpado de uno de sus ojos ocultos por entre su máscara se entreabrió solo un poco, permitiéndole solo por un simple segundo, enfocar bien lo que veía y permitiéndole observarla "Laina...." Fue lo último que pudo llegar a pensar en el breve instante qué, aunque no pudiera terminar de distinguir su máscara, sí que pudo distinguir el broche que le había regalado antes volver a perder totalmente su conciencia. No tenía como saberlo en ese estado, pero aunque no se hubiera dado cuenta de ello por el enorme cansancio que se había apoderado de él, no pudo haberse encontrado más...cómodo. Como si en ese instante su cuerpo se hubiera relajado de tal manera que, incluso aunque hubiera tenido la más mínima de sus fuerzas para intentar despertar, hubiera sido incapaz de ello, casi como si lo hubieran recostado en una bien acolchonada cama donde descansar como no había hecho en tanto tiempo.

Posponer la misión por su propio estado habría pasado en algún momento por su mente, pero sabía que no podía hacerlo. La larga lista de deberes qué él mismo se había impuesto para equilibrar la vagancia de sus compañeros era extremadamente larga, y sabía qué si quería cumplir sus objetivos, debía de realizar todo lo que se había encomendado al pie de la letra. Nunca fue alguien especialmente cooperador con sus demás compañeros si no se trataba de Viral, y era porque, al desconfiar tanto de los demás...si él tenía una misión que hacer, prefería hacerse cargo él mismo para asegurarse de que las cosas salieran bien, o por lo menos así lo haría hasta que pudiese encontrar a alguien realmente de confianza que le demostrara que no debía de actuar por siempre solo, pero....es que hasta esa persona en quien tanto confía, su hermano mayor, sigue sin ser alguien a quien pudiera dejarle ese cargo al saber cómo actúa: Como un maldito y temperamental bruto. Todo ello lo llevó hasta donde ahora estaba, sin fuerzas algunas, totalmente sumido en el agotamiento más extremo y sin fuerzas algunas con la cual intentar si quiera resistirse a su estado actual. Sabía lo riesgoso y contraproducente qué era actuar de esa forma, pero....Era lo que tenía que hacer. Como Mandamiento del Dolor, no podía dejarse ver derrotado, ni agotado si quiera. Debía de representar aquella figura imponente e intimidatoria, con la intención de fomentar el miedo y respeto hacia los mandamientos. Era demasiado peso si quien realmente se esforzaba en ello eran tan solo unos pocos en el grupo... Pero no se iba a quejar. Alguien lo tenía que hacer, ¿No?

Durante todo el tiempo que duró el viaje con la azabache cargándole sin que él pudiera si quiera darse cuenta al respecto de ello, se habría podido ver al albino con una expresión total de paz y tranquilidad, la cual no había tenido en mucho tiempo ya. No dormir en tanto tiempo, había hecho que el descansar ahora mismo, hiciera que se sintiera casi como si hubiera entrado al paraíso. Y, ¿Por qué no decirlo? Escuchar la voz de Laina, incluso en ese estado casi totalmente desconectado de la realidad....había ayudado en parte a que se encontrara así de calmado y "En paz". Parte de él, hubiera querido y deseado poder mantenerse en ese estado tan calmado por un buen rato más o … Quizá, hasta por el resto del día. Normal, tomando en cuenta el largo tiempo que llevaba sin descansar absolutamente nada desde … desde hace tanto ya que ni él era capaz de recordarlo con exactitud. Sin embargo e independiente de eso, otra parte de sí buscaba despertar a toda cosa, guiado como siempre por su terquedad y su sentido del deber. Para su fortuna o quizá, su desgracia, era esa la mitad que siempre solía acabar tomando las decisiones por él y la que más le representaba.

...H-hgr.....

Y tal y como era de esperar, la terquedad terminó ganando como era habitual en el zorro. Se empezó a mover y más temprano que tarde, pudo sentir que no estaba en el suelo, no estaba en el pasto, ni en la tierra, estaba sobre algo bastante.....Suave, cómodo y con algo encima. Inconscientemente, empezó a hacer memoria "No recuerdo haber ido a la cama..." Murmuró para cuando ya se dio cuenta donde estaba, producto de la enorme desorientación que de golpe había tenido. "Estaba...Estaba en......¿Estaba en medio de una misión?" Apenas se dio cuenta de ello, su preocupación aumentó. ¿Había caído en medio de una misión? ¿Dónde diablos estaban entonces? De golpe, se intentó sentar, pasando a llevar las sábanas que le cubrían hasta la cintura y sintiendo en ese instante un gran mareo por el movimiento brusco que había hecho – Hgh...Dios... - Murmuró por lo bajo mientras se llevaba la mano a la cabeza por el repentino dolor que le había llegado. Sentía todo su cuerpo sumamente adolorido por como se había estado sobreexigiendo instantes antes de la misión, siendo esto casi lo primero que empezó a sentir apenas la conciencia volvió a él. Abría los ojos con cuidado, pues todo aún se veía ligeramente borroso y tardaba en empezar a aclararse para el albino. "¿Huh....? ¿Mi casa?" Se dijo así mismo cuando, aún sin recuperar del todo su vista, pudo distinguir donde se supone qué estaba "¿Cómo es qué.....? " Y cuando ya se preguntaba como rayos fue que logró llegar hasta allí, recordó el broche que había visto justo antes de desvanecerse "Así que Laina.......supongo que te debo una" Se dijo así mismo en lo que regulaba su respiración y se restregaba la mano por los ojos, empezando de a poco a aclararse su vista hasta poder ver bien y... - …. ¿Laina? ¿Eres tú? - Preguntó notablemente sorprendido cuando pudo ver bien de una vez, y la pudo distinguir en un rincón de su habitación - ¿Cuanto llevas aquí....? ¿Me trajiste aquí? - Suspiró pesadamente, antes de hacer a un lado las sábanas para posicionar ambos pies sobre el suelo y de a poco, intentar pararse, más siendo esto más difícil de lo que esperaba e incluso haciéndole soltar inconscientemente un que otro quejido, tanto de dolor como de cansancio. Aún no se había recuperado....definitivamente le faltaba mucho que descansar para volver en sí.


Extras:


avatar
Salón : 3 A Dromes : 6901
Reputación : 8
Mensajes : 125
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Dom Feb 04, 2018 10:10 pm

Una vez se sentó en la silla del cuarto sintió nuevamente cierto alivio que ya se debía al cansancio que sentía físicamente. Dio un pequeño suspiro mirando hacia el techo antes de quedarse mirando unos segundos hacia donde estaba el zorro para luego levantar un poco la taza que aun traía en las manos, iba a darle un sorbo, pero a penas lo intento se percato de que aun no se había sacado la máscara. Rodo los ojos diciéndose así misma idiota para dejar la taza enfrente de la pantalla de la computadora con mucho cuidado de que no fuera a caerse por ubicarla mal y luego sacarse aquello que le estaba estorbando, la dejo sobre sus piernas, aprovechando también de sacarse la capucha de paso. Ahora si podía intentar tomar lo que contenía la taza con tranquilidad, pues veía que la noche se le haría bastante larga en lo que esperaba que su clon aun activa llegara y que no iba a poder dormir con la inquietud que le rondaba en la mente aún.

Las situaciones de cuantas veces vio a algunos de sus hombres caer en cama de manera grave no dejaban de venírsele a la mente, y aunque sabia que no era la misma porque estos habían caído por una razón distinta al cansancio que era lo que tenia el albino, le hacía tener cierta preocupación cada tanto como para estar dirigiéndole la mirada cada cierto tiempo o para reaccionar a la más leve respiración que fuera notoria. Para cuando termino de tomar lo que tenia dentro de la taza volvió a dejarla donde la había puesto anteriormente y procedió a levantarse, dejando su mascara en el asiento con el fin de acercarse a la cama del albino y poner su mano a una distancia prudente del rostro del chico, cerrando los ojos y haciendo que su mano fuera moviéndose lentamente hacia abajo como si fuera un detector “Solo es cansancio...” Se dijo al terminar, abriendo los ojos y sonriendo ligeramente mientras veía al rostro del albino. Sabia que la probabilidad de que fuera otra cosa externa era bastante baja, pues estaba segura de que Lena, la clon que le había asignado no dejaría que le pasara nada de ese tipo, pero de todas formas procedió a hacer algo así como una revisión por si las dudas, ya que también existía la posibilidad de que aquello que imaginaba que podría tener el chico, hubiera ocurrido antes, sin embargo, no detecto nada y con eso ya pudo quedarse mas tranquila, volviendo al asiento.

El recuerdo que le había estado atormentando por los largos minutos que se demoro en tomar esa taza de café, era algo que ni siquiera pertenecía realmente a sus recuerdos, sino a los de su yo de otra vida, el que si había estado presente en las antiguas guerras. Sus hombres cayendo después de horas de haber ganado las primeras batallas, adoloridos y agonizando, otros, simplemente quedando inconsciente de la nada. Para cuando los médicos pudieron darse cuenta de que tenían era un poco tarde para algunos de los soldados, mientras que otros tuvieron la suerte de salvarse, sin embargo, fue una perdida que Kuratsukai nunca olvido, todo porque fue lo que sintió como su primera derrota de la cual nadie más que ella y sus subordinados se enteraron. La razón, el enemigo había desarrollado un peligroso veneno que era especialmente para los habitantes de su reino, no uno simple hecho a base plantas o algo que soltara un animal como había sido en ocasiones anteriores, era magia, obviamente del elemento luz… recorriendo lentamente el cuerpo de sus víctimas, expandiéndose y dañándolos internamente hasta su muerte, el cual no podía ser detenido fácilmente. Los efectos variaban según el usuario que había hecho uso de este tipo de veneno tan extraño que ahora se le consideraba muy común, además de variable, pues había llegado a desarrollarse para cada reino con el pasar del tiempo, al igual que sus tipos de usos.

El que aquello hubiese llegado entrar al cuerpo del zorro lo creía tanto posible como no, pues estaba segura de que aquel tipo de magia/conjuro no existía en este lugar o esa era la impresión que le habían dado hasta el momento, sin embargo, existiera o no, conocía a alguien que era capaz de usarla contra el chico solo porque era quien la estaría ayudando hacer lo que esa persona no quería, razón mas que suficiente para que hubiera estado varios minutos en la duda hasta que se resigno a la decisión de comprobarlo por si misma. No había sentido nada, y aunque la verdadera forma de revisión era teniendo contacto con el posible afectado, sabia que sus sentidos eran mas agudos y que con ello se podía evitar el hacer algo tan incomodo, agregando que antes le había tocado la frente al chico, eso también le hubiera bastado para sentir algo extraño…. o eso quería creer.

Dejo su cabeza descansar en el respaldo de la silla, cerrando los ojos mientras que con el pie hacia un leve movimiento para hacer que el asiento se moviera ligeramente de un lado a otro con cuidado para evitar que se produciera algún sonido molesto en lo que la azabache volvía a despejar su mente, intentando librarse de tantas preocupaciones que se le habían venido encima con solo un recuerdo constante, para finalmente quedarse dormida unos minutos, despertando con la llegada de Lana quien traía una taza consigo en las manos, haciendo que la Meshitsukai mirara de reojo hacia la pantalla del computador. Pues sí, había llegado mucho antes y había ido hacerle un café antes de hacer su presencia realmente notoria como para que la chica se percatara, o quizás la había notado, pero había preferido ignorar su presencia, pues al saber que era su copia no habría razón por la cual preocuparse, daba igual a estas alturas. Tomo la taza y cerro los ojos, sintiendo como su clon le tocaba la frente en lo que ella le daba un sorbo a su café, en esta ocasión lo encontró tibio, por lo que después de recibir los recuerdos que le había dado su clon en lo que probaba la bebida, la apoyo encima de sus piernas, sin soltarla, esperaría a que se enfriara más antes de tomarla.

Horas después

Quién sabe cuántas horas pasaron antes de que escuchara al albino despertar, el sol aun no salía pero si miraba por la ventana parecía que no tardaría demasiado en salir. Se había quedado mirándolo en silencio para dejarlo orientarse solo, en lo que volvía a darle una ojeada al libro que sostenía entre sus manos. En todas esas horas había terminado por pedirle a Lana que le trajera algo de su departamento en silencio, cualquier cosa para entretenerse en lo que pasaba el tiempo le vendría bien y por suerte al parecer su clon no tuvo problemas en el camino, pues no demoro en llegar con un libro en la mano que trataba de plantas medicinales. Laina había olvidado de momento que había estado investigando aquello para saber con que contaba en ese mundo en cuanto a medicinas naturales.

No sabía como reaccionar ahora que lo había despertarse, por lo que solo asintió con la cabeza al mismo tiempo que respondía-Si, soy yo-Lo había dicho casi murmurando con una calma y cierta amabilidad notable, para no reflejar que aunque el chico ya hubiera descansado seguía preocupada de su estado, porque por mucho que descansara uno o dos días, tenia el pensamiento de que aquello podría volver a repetirse con lo terco y orgulloso que aparentaba ser, y como era de esperarse, eso no le agradaba en lo absoluto.

Cerro el libro de manera brusca en el momento que vio al chico intentando levantarse, para intentar llamar su atención e intentar detenerlo de paso, acto seguido lo dejo encima del teclado-Kiba-Levanto un poco más la voz, demostrando parte de su molestia por tal acción-Quédate en la cama por favor-Dijo ya con un tono que más una petición, sonaba a una orden, una orden que se intento de decir de buena manera-Y sí...fui yo quien te trajo-Contesto al fin una de sus preguntas con una voz más amigable que la anterior, sin tener intenciones de contestarle la otra porque la encontraba irrelevante. Se levanto de la silla con el único fin de ponerse enfrente del zorro y cruzar los brazos al ver que no le iba hacer caso-Acuéstate-Volvió hablar de nuevo en ese tono mandón, no le importaba si al chico le gustaba o no la idea, con el quejido que había soltado le había dado a entender que aun le faltaba por descansar-…No se cual sea el apuro de querer volver a desmayarte allá afuera o donde sea, pero te puedo asegurar que no voy a dejar que te levantes en esas condiciones-Y al decir esto lo hizo con cierto tono amenazante por el simple hecho de que veía que si se lo decía con palabritas dulces no la iba a escuchar, de todas manera le tomo las piernas sin ser del todo cuidadosa y lo subió a la cama sin darle mucho tiempo de que el mismo se acomodara para taparlo, soltando un suspiro-Lo digo en serio Kiba, si tengo que atarte a la cama para que te quedes ahí todo el día, lo voy hacer. Tú, necesitas descansar y no me importa cuál sea tu razón que tengas para no hacerlo en este instante-Termino de decir, dejando que al fin se notara la preocupación que traía encima desde el momento en que lo vio y escucho mal.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 21059
Reputación : 2
Mensajes : 144
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Lun Feb 05, 2018 12:33 pm

Si, definitivamente era ella. Le era bastante extraño pensar qué había sido ella quien le había traído....pero debía agradecer que fue ella quien lo encontrara y no cualquier otra persona. Para empezar, habría sido bastante incómodo que cualquier otro de sus soldados lo encontrase en un estado tan deplorable, pues aquella reputación y aquella fama que se había ganado como Mandamiento del Dolor podrían ir yéndose por el retrete si es que se le ocurría abrir la boca o algo parecido. Por otro lado, si uno de sus enemigos se lo encontraba así....o quedaba la posibilidad de que decidiera escapar en vez de arriesgarse a que hayan refuerzos por algún sitio, más sin embargo corriendo seguramente el rumor de haber visto tan derrotado y abatido a Pain, aumentando la fuerza de los opositores a Aoz y fomentando darle guerra....O bien, si era lo suficientemente valiente o estúpido, podría aprovechar el encontrárselo así para haber acabado con su vida en ese mismo instante, sin haber sido capaz él de defenderse y ni si quiera de haberse percatado que iba a morir. Realmente, entre todas las personas que pudieron haberle encontrado.....agradecía que hubiera sido ella y no otra persona quien le hubiera atrapado antes de desplomarse. Incluso tomando en cuenta a Viral, quien sería la segunda más confiable opción....sabía que seguramente despertaría con algo no muy bonito pintado en la cara de haber sido él.

Si bien, ante los ojos del albino hubiera sido más que suficiente que ella simplemente le hubiera dejado en su casa y se hubiera ido....Le era bastante extraño y una sorpresa también que se hubiera quedado allí, vigilándole por quien rayos sabe cuánto rato, pero.... a juzgar por la poca y tenue luz que amenazaba a un temprano amanecer saliendo por debajo de las persianas de las ventanas por donde su hermano lo lanzó el día en el cual conoció a "Laina" como tal, es que había sido bastante el tiempo que le había estado esperando, vigilando, o.....cuidándolo. No entendió del todo porqué lo hizo, porqué decidió quedarse allí cuando perfectamente podría haberlo dejado sin ningún tipo de cargo de conciencia o algo por el estilo. No sabía si era porque así era quizá su actitud hacia sus compañeros, preocupada incluso aunque no lo quisiera demostrar......O a lo mejor, era que quizá.....¿Sería capaz de haberle considerado a estas alturas algo más que un jefe o un simple conocido? Decidió no pensar en eso ahora mismo, aunque no podía negar qué en sus adentros, esa duda y esa curiosidad no se iban en lo más mínimo de su ser. Quizá se le notaba, quizá no.....seguramente el estar en tan malas condiciones ayudaría a camuflar cualquier tipo de reacción en su parte. Una ventaja de tan mala suerte, ¿No?

Intentar levantarse no fue la mejor idea que había tenido, definitivamente. Cada movimiento medio forzado que hizo durante la batalla, cada golpe que recibió y cada golpe que dio, se encargaron de dejar ahora en él secuelas, un par de moretones y demás, cosas que definitivamente no hubieran ocurrido si su cuerpo hubiera estado en óptimas condiciones. Esos dolores hicieron que ahora, que intentaba levantarse, lo hiciera con lentitud y cuidado. Cuando la sábana cayó, recién pudo notar que ya no solo no tenía su túnica y su máscara encima, si no, que incluso le habían sacado la chaqueta y aparentemente los zapatos, seguramente ya por eso se hallaba más cómodo....pero igualmente, seguramente si le había quitado todo eso de encima, seguramente era porque esperaba que el albino se mantuviera en cama, cosa que obviamente, el zorro no pretendía hacer - ¿Eh....? - Algo que comprobó relativamente rápido y solo con escuchar la voz de su contraria. Que estaba molesta fue obvio, más no dijo nada al respecto aún y tan solo le dirigió la mirada, como si no entendiera porqué de la nada se había enfadado. Ya sabía de antemano que deseaba que se quedara allí, aunque el zorro no lo quisiera, y ya tenía claro que ella le trajo, más cuando se levantó y se paró frente a él con los brazos cruzados para decirle que se acostara...el albino no pudo evitar alzar una ceja, aún sin decir nada. Sintió como...como si todo se volcara de repente. ¿De verdad le estaba diciendo que hacer? (?).

- No recuerdo un par de cosas antes de desvanecerme, pero estaba seguro de que seguía yo siendo tu jefe antes de llegar aquí - Mencionó en un tono claramente sarcástico en vez de molesto, con una ligera y burlona sonrisa de lado en lo que intentó levantarse de todas maneras – Estaré bie- ¡O-oye! - Ni si quiera pudo terminar de excusarse antes de sentir como la chica le sujetaba de las piernas para volver a dejarlo en el colchón de la cama contra su voluntad, sin tener ni de cerca él las fuerzas como para intentar resistirse ni mucho menos para intentar levantarse por una segunda vez apenas su espalda chocó con la cama. Respiró pesadamente y se le quedó mirando hasta que le tapara, tal cual debió haber hecho cuando aún seguía inconsciente. "Me siento como un niño...." Se quejó internamente entrecerrando los ojos, hasta escuchar las palabras de su contraria - - Suspiró profundamente, apoyando ambas manos a los costados de la cama para poder sentarse en esta, con la espalda apoyada en la pared que tenía a su lado – Como digas mamá....Pero no voy a dormir tan temprano - Mencionó sarcásticamente y apoyando la nuca contra la misma pared, en lo que dirigía de nuevo su mirada a su contraria – Supongo que no tengo como convencerte de que estoy bien o mínimo que puedo levantarme.... ¿No es así? - Ya tenía claro que no sería así. Solo le quedaba esperar a averiguar cuanto tiempo sería el que Laina decidiría pasar allí vigilándole, para entonces.....parecía que terminaría siendo su prisionero o lo que sea. Y no, no pretendía arriesgarse a comprobar si es que iba en serio con eso de las cadenas – Tampoco es que tenga interés en el bondage - Murmuró con sarcasmo para sí mismo, haciéndose el tonto si es que Laina alcanzaba a escucharle (?).

Tener que quedarse todo el día en cama era algo que, con solo verle, uno comprobaba que la idea no le gustaba para nada. Tenía muchas cosas aún por hacer por los mandamientos, y eso sin contar la misión que dejó inconclusa por desvanecerse de la nada....notándose quizá esa ligera preocupación en la seriedad que su rostro adoptó durante unos segundos, más la cual decidió hacer a un lado durante un rato, sabiendo que preocuparse ahora mismo no le serviría de nada - ... Por cierto, no me dijiste...¿Cuanto rato llevabas conmigo inconsciente? - Preguntó en lo que le veía de reojo – Supongo que te debo las gracias....aunque me tengas aquí por la fuerza - Continuó con ese tono burlón e incluso con una ligera sonrisa en el rostro. De que se lo agradecía, era verdad.....literalmente solo contaba con dos personas para ese tipo de cosas y sabía que con Viral su confianza estaba a medias por saber cómo se comportaba. Claro que incluso así, no iba a negar que, si se le daba la oportunidad de levantarse o lo que sea, la iba a tomar. Ya se debía de empezar a preparar mentalmente para los regaños que seguramente recibiría de su contraria de aquí a un rato más - Tomando en cuenta que no obedeciste mi orden, termina siendo raro que ahora yo deba hacerte caso a ti ... - Rio por lo bajo – Pero bueno....no me queda de otra – Se encogió de hombros para luego ver por la ventana. De a poco se iba sintiendo mejor, y aunque se hallaba adolorido...ahora que por fin descansaba, su cuerpo pedía a gritos quedarse así, sin moverse, como cuando te despiertas por la mañana y todo lo que quieres es no salir de la cama. Esa misma sensación, con la diferencia de que es él quien realmente intenta levantarse aunque no tenga la "Obligación" como tal de hacerlo – Solo por.... curiosidad – Murmuró, de repente – Cuando me desplomé de la nada...... ¿Pensaste primero en Pain...o en Kiba?
avatar
Salón : 3 A Dromes : 6901
Reputación : 8
Mensajes : 125
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Lun Feb 05, 2018 5:52 pm

Como era de esperarse, la azabache ignoro cualquier palabra que le dijera el zorro antes de que al menos le asegurara que se iba a quedar en la cama. No iba a escucharle ningún tipo de excusa, si tenia algo importante que hacer estaba dispuesta a mandar a Lana o a Lena hacerlo si es que realmente no necesitaba que ella directamente fuera, claro, dejando a una de sus dos clones en su lugar, cuidando y vigilando que el contrario no se levantara de la cama por todo el día de hoy. Para mala suerte del chico, Laina era igual de terca o quizás hasta un poco más que él cuando se le atravesaba una idea. Si decía que haría tal cosa, es que lo haría sin importar el método, ni cuanto le costara.

Ya al escuchar sus palabras que parecían ser un ”esta bien, me quedare aquí” de manera indirecta pudo nuevamente sentir un mini alivio interno el cual no reflejo, le siguió viendo seriamente y al momento en que el albino la llamo mamá, arqueo una ceja unos segundos, dejándolo pasar al saber que solo estaba bromeando con ella-Con tal de que te quedes en la cama-Respondió dejando de a poco ese tono de agresividad que había tenido hace unos segundos atrás, podría decirse que al menos ya se estaba tranquilizando ahora que sabía que no iba seguir intentando levantarse de la cama-Podrías intentar estar diciéndome mentiras toda la mañana y la tarde si quieres, pero no te voy a escuchar si lo que quieres es levantarte-Contesto a su pregunta de esa manera para que diera por hecho que no le iba a dejar hacer lo que quisiera el día de hoy, y que si, estaba la posibilidad de que le acompañara toda la tarde aunque la misma estuviera cansada por no haber dormido…mucho.

La azabache había escuchado aquel murmullo, era de esperarse cuando aún seguía cerca del chico, observándolo, sin embargo, al no entender de que estaba hablando, prefirió hacer como que no le escucho o mejor dicho, que lo ignoro simplemente. Creía que si el chico se enteraba de que no tenía ni idea de lo que acababa de decirle, se aprovecharía para quien sabe que cosa, fuera burla o lo que sea, no le interesaba darle la oportunidad, por lo que fue a sentarse a la silla de nuevo-…no importa-Fue su respuesta al notar que estaba exigiéndole nuevamente una de sus preguntas anterior a la vez que se sentaba-..pero si tanto quieres saber-Hizo como que estaba pensando cuando realmente solo estaba mirando al velador al lado de la cama de chico-Casi toda la noche creo.. no tengo ni idea-Encogió los hombros para mostrarle que no le interesaba, y era algo de lo que había pasado totalmente hasta ahora-…es una pena que no hubiera un reloj en tu habitación para poder fijarme-Dijo ya en un tono mas bromista mientras una pequeña sonrisa se asomaba en su rostro.

Dio un pequeño suspiro ante su siguiente comentario, pensando si decir o no lo que realmente tenía planeado o al menos lo que se le había pasado por la mente hacer, porque no tenía exactamente un plan muy fijo, ya que no sabía si el zorro le dejaría hacerlo-Te lo ganaste-Dijo por mientras mirando hacia la puerta por unos instantes y luego al chico nuevamente-Si no te hubieras desmayado era posible que solamente hubieras terminado en tu cama luego de haber recibido un gran golpe en la cabeza, sin recordar del todo porque terminaste ahí y…sin tener que aguantar mi presencia ni estar todo el día en cama….pero como te desmayaste-Suspiro profundamente antes de continuar-No solo me ahorraste el quedar como una bruta, sino que también me confirmaste que en serio necesitas un buen descanso, te gustara o no-Sabia que decirle aquello no era la mejor idea, de hecho…quizás podría hacer que el chico enfrente perdiera confianza en ella por estar diciéndolo, es decir, literalmente le estaba diciendo que lo iba atacar de manera sorpresiva, sin importar cual fuera la razón, buena o mala, eso de por sí, creía que iba a ser motivo suficiente para que al menos el zorro pudiera tenerle algo mas de desconfianza a ella, y si fuera así, tampoco lo iba a culpar, no obstante, no por eso dejo de mirarle a los ojos mientras le decía aquellas palabras o dudo en decírselo, se habia mantenido firme y seria hasta al momento-…y si te preguntas cual es la diferencia de una a otra situación para que yo me quedara, aparte del regaño que no quisiera recibir-Dijo esto último ya con una pequeña sonrisa en el rostro que desapareció al poco tiempo para seguir hablando con mas seriedad-…es que, estoy segura de que eres tan terco para aferrarte a la idea de que…como podías continuar la noche anterior, podrías levantarte el día de hoy y no descansar ni por si acaso-Ahora si quito su mirada del chico para mirar hacia la ventana por unos segundos-…además de que no quisiera terminar peleándome contigo-Musito, en lo que se quedaba viendo lo que parecían ser pequeños rayitos de luz del sol que pegaban contra la cortina, pero entraban de todas maneras al cuarto porque no estaba del todo bien cerrada-En cambio…en este minuto no tienes como convencerme ni siquiera de manera dudosa de que estas bien-Volvió a mirarle, haciendo como si no hubiera dicho esas palabras en voz baja, retomando su tono de voz y seriedad que se había ido en la frase anterior que había demostrado, algo así como un pequeño flaqueo o mejor dicho, la preocupación que sentía.

Una pequeña sonrisa apareció en su rostro al escucharle decir sobre que no había hecho caso a su orden, pues recordó su razonamiento del momento-..Yo si seguí las ordenes de mi jefe-Dijo con cierto tono burlón-Termine mis servicios y fui…a tratar asuntos más personales-Sonrió más ampliamente-Él dijo que podíamos retirarnos-Hizo énfasis a la palabra poder, para hacerle entender que no le había dicho debía retirarse si o si, haciendo que de paso se riera por lo bajo. Realmente estaba divirtiendo haciéndose pasar como alguien totalmente inocente, usando sus propias palabras en su contra, y se le notaba en el rostro.

Apenas escucho la pregunta de Kiba, abrió un poco la boca para responder, pero no lo hizo porque unos golpecitos en la puerta la interrumpieron haciendo que diera un pequeño suspiro-Puedes pasar Lana-Contesto sin mucho ánimo, mirando la puerta abrirse y ver entrar a su sombra que entro mirando primero a Laina la cual le asintió con la cabeza, para decirle que procediera a lo que iba hacer-….-La azabache se quedo en silencio viendo a su copia acercarse al albino para posar su mano en la frente de este, haciendo lo mismo que había hecho consigo, traspasarle los recuerdos de lo que había visto y hecho en el último punto de control donde el mandamiento pensaba ir. En tales recuerdos podría ver como le había suplantado sin su permiso nuevamente y como los subordinados que había llevado consigo tampoco lo habían notado, es más, hasta le habían estado llamando como él en algunas ocasiones, aparte de la información que había conseguido y buscado con mucho cuidado, claro-Me disculpo en lugar de Lana si no pudo conseguir lo que querías saber, pero espero que eso te calme un poco, porque supongo que la idea de dejar algo incompleto de la manera que lo hiciste…no creo que sea de tu agrado-Comento en lo que la sombra hacia una pequeña inclinación en forma de respecto antes de salir de la habitación, dejando la puerta cerrada. Se quedaría detrás de esta hasta que tuviera nuevas ordenes o la misma Laina decidiera que era hora de hacerla desaparecer.

-…En cuanto a tu pregunta-Murmuro de la nada, para continuar donde lo había dejado antes de que su clon interviniera-Estaba pensando en mi amigo…-Dijo eso con cierta pena en su interior, que por suerte no se reflejo en su rostro en esta ocasión, ni aparto la mirada un segundo como creyó que lo haría al momento de decírselo mientras lo miraba-…Kiba-Prosiguió hablando, sin estar muy segura si seguir o no, porque no creía que fuera el mejor momento, sin embargo, no dejo que esto se notara en su voz-…mira, sé que quizás no te interese saberlo-Dio un pequeño suspiro-..pero como supongo que te lo habrás imaginado…En el lugar donde yo provengo tenia algo parecido a tu puesto-No iba a decirle demasiado para no aburrirlo, pero creía necesario explicarle un poco antes de decirle a lo que realmente quería llegar-Por lo que se, que es no tener a nadie del todo confiable para cumplir tu trabajo, ser prácticamente alguien que medio mundo parece admirar y al mismo tiempo respetar demasiado ya sea por esa admiración o el miedo que te tengan por imponer demasiado…y no poder flanquear en ningún minuto porque debes mantener esa imagen, entre otras muchas cosas..-Pensó unos segundos en su medallón, en lo que significaba, en lo que era ella, en lo que siempre seria y para que había venido a este plano en primer lugar-…por lo que, aunque no parezca muy confiable en estos minutos ya sea porque te dije que tenía pensado noquearte…o porque aun no me conoces demasiado-Intento reprimir la sonrisa que quería aparecer en su rostro en el momento que nombro lo primero-…Quiero que sepas que… puedes contar conmigo para lo que sea, no solo las misiones en sí, si no lo que debas hacer fuera de estas también…-Sabía que el decir aquellas palabras significaba una gran responsabilidad, que se estaba involucrando mas de lo que a ella le convenía, hablando respectivamente sobre que.. lo único que tenia que hacer ella era buscar una forma de volver a casa, sin embargo, mas que el hecho de no querer perder un aliado por su imprudencia y sobre cargo de trabajo, no quería perder a una persona con la cual podía ser ella misma, con la cual podía compartir sin problemas y se sentía a gusto, no quería perder a su amigo.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 21059
Reputación : 2
Mensajes : 144
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Mar Feb 06, 2018 7:35 am

Decir que las intenciones de la azabache a hacer que el albino se quedase en cama por todo el día eran algo más que decidido, se quedaba completamente corto. Tampoco era como si el albino fuera a planear alguna mentira o algo por el estilo para poder levantarse...ya instantes antes de que le dijera esas palabras suponía que sin importar lo que dijera, seguiría con esa idea en mente, probablemente hasta que mejorara signos de mejora, algo que muy claramente, no ocurriría en un buen rato....Aunque bueno, por lo menos si debía quedarse allí de manera forzada y con alguien que estuviera ahí vigilándole, igual que en el caso del ascensor.....suponía que fuera mejor que esa persona fuera Laina que cualquier otra persona. Con ella no sería tan fastidioso, aunque sí que le entraba la duda de si realmente se quedaría todo un día ahí solo para verificar que él estuviera bien, una duda la cual se desvaneció un poco una vez se enteró de cuanto fue el rato que estuvo ahí esperándole. "¿Toda la noche....?" Pensó un poco sorprendido, sin saber si terminar por sentirse o no culpable por "Retenerla" allí cuando realmente quien se estaba reteniendo a sí misma...y a él, era simplemente ella.

- ¿Sabes? Podrías haber encendido el computador para ver qué hora era... - Mencionó con la ceja arqueada y claramente bromeando, a sabiendas de qué aunque quizá ya no explotaba las cosas de formas tan continuas como lo había dado a entender Lariv en el centro comercial....esa broma con la cual le podría molestar, no iba a desaparecer por más tiempo que pasara sin lugar a dudas. Aquello que, si le tomaría por sorpresa sin dudas, sería el instante en el que le revelara qué, sin importar lo que pasara e incluso si sus fuerzas no hubieran flaqueado lo suficiente como para hacer que se desvaneciera de un simple momento a otro tal y como ocurrió en medio del combate....Iba  a terminar ahí acostado de una manera u otra. Primero, su rostro reflejó su enorme confusión al respecto, sobre todo por el detalle del golpe en la cabeza, tardando solo unos instantes en entender a qué se refería. Se mantuvo con la ceja arqueada y sin apartar su mirada de su contraria, escuchando atentamente a sus palabras. "¿De verdad pretendía noquearme si no me desvanecía en medio de todo eso?" Se preguntó así mismo con bastante curiosidad al respecto. Sin embargo, en todo eso hubo algo que incluso gracia le llegó a dar...y fue sin dudas qué, irónicamente, el recibir el golpe del que le estaba hablando pudo haber sido ligeramente más cómodo para ambos, tanto por el hecho de que como Laina decía, ella se hubiera ido (Siendo esto gracioso por la ironía de que veía más serio que se desmayara a recibir un golpe en la nuca...(?)) evitándole la molestia de quedarse a cuidarlo y, él, tendría el libre albedrío de levantarse cuando quisiera, aún si no estuviera en las mejores condiciones como para hacerlo, tal cual había intentado ya antes y tal cual seguramente, volvería a intentar con las menores muestras de mejora, sean o no estas lo suficientemente notables.

El chico se cruzaría de brazos y soltaría un profundo suspiro, terminando de procesar todo eso que le había dicho. Definitivamente no había pensado nada de eso con malas intenciones si no todo lo contrario, hacerle descansar tal y como ahora mismo le insistía en hacerlo.....Incluso pudo llegar a detectar ese ligero tono de preocupación en su tono o en sus palabras, más seguía siendo algo ligeramente difícil de digerir – Sep...tengo más que claro que no te podré convencer diga lo que diga... - Murmuró en voz baja antes de devolverle la mirada - ….Aunque no te pueda convencer de eso, supongo que hay una cosa que podría pedirte... - Arqueó la ceja antes de quedársele mirando – Para la próxima, intenta hablar conmigo antes de empezar a planear darme con un bate en la cabeza -  Murmuró con cierta gracia y aun bromeando, viendo de restarle importancia a eso que había planeado – Aunque debo admitir que ahora mismo me gustaría estar pagándote para poder reducirte el sueldo - Miró de quitarle seriedad al asunto e incluso ver una ligera sonrisa al decir esas palabras. Sabía que no podía dejar pasar ese hecho y....lo tomaría en cuenta para el futuro, pero tampoco podía negar que aquello que pretendía hacer....precisamente, era lo que el necesitaba. Y bueno, todo terminó exactamente igual que como hubiera acabado de haber recibido ese golpe, así que nada cambiaba. ¿No es así?

A lo que se quedaría viendo con un poco de incredulidad, con la ceja arqueada y la boca entreabierta, sería a la excusa que daría para haber estado allí presente en medio del campo de batalla incluso cuando él dijo a sus soldados que se retirasen. No pudo evitar dejar que una ligera sonrisa divertida se formara en su rostro, antes de mover la cabeza en forma de negación de lado a lado mientras se llevaba una mano a la cara – Sabes a que me referí....Bah....Malditos juegos de palabras... - Murmuró, creyendo que quizá hubiera sido el cansancio del momento el que evitó que pudiera pensar y/o decir las mejores palabras para esa situación, pues él no era del todo el tipo de jefe que daba órdenes tan...."Opcionales" - Tendré cuidado de no hablar subjetivamente de nuevo...menos contigo - Bromeó. Sabía que eso era probable que simplemente no se fuese a repetir, pero...de todas formas tendría cuidado con ello.

Cuando escuchó el nombre de "Lana", el albino no podría evitar poner una expresión total de confusión mientras veía como la puerta se abría, pensando en...."¿A quién rayos trajo y por qué?", más sus dudas se resolvieron relativamente rápido al ver que la figura que entró, era una Laina totalmente oscura o, mejor dicho....uno de sus clones - …. ¿Le pones nombres a tus clones? - Preguntó arqueando nuevamente la ceja a modo de burla, pues no sabía la enorme diferencia que llegaba a haber entre los clones que ella tenía, y los que él hacía. El chico vio, aún confuso, como esa figura se le acercaba hasta poner la mano sobre su frente, casi como si le estuviera tomando la fiebre o algo parecido. "¿Ahora la clon también hará de médico o.....?" Pensó sarcásticamente, hasta que algo más pasó. Aquellos recuerdos que de pronto llegaron a su mente, de la más completa nada, le hicieron quedar anonadado durante unos instantes en los que terminaba de procesar toda la información que, de golpe, le había llegado - ... - Se miró la palma de su mano, casi pareciendo estar totalmente distraído, aunque escuchaba con atención las palabras de su contraria - ...Me conoces bien - Murmuró - Tengo lo que necesito....Gracias, es solo qué......Con respecto a lo del sueldo, ahora te hubieras ganado un aumento y otra reducción por hacerte pasar por mi...de nuevo - Continuó con ese tono bromista que indicaba que no estaba molesto, principalmente porque tenía todo lo que necesitaba y todo terminó de forma positiva con respecto a lo que pretendía averiguar allí, aunque por su expresión siguiera un tanto "Confundido" hasta que, luego de un rato, pudo terminar de asimilar todo. Su normal reacción sería inmediatamente comenzar a trazar sus futuros movimientos, como siempre, pero.....sabía que la azabache no le permitiría hacer nada del estilo ni por casualidad.

Había recibido varias sorpresas en muy poco tiempo. Varias como qué planeaban noquearlo de un golpe mientras estaba desprevenido y débil, que lo habían suplantado, que tenían toda la información que necesitaba, que la chica había pasado ahí toda la noche, pero sin dudas aquello que más le impactó fue cuando escuchó la simple palabra de... amigo. Apenas lo hizo, su oreja se movió por si sola y el albino volteó a verle con una sorpresa imposible de llegar a disimular. Tampoco podría llegar a describir lo que sintió en ese momento, salvo qué a pesar de la ligera vergüenza, sintió también una especie de calidez en el pecho. Podría para muchos eso no ser nada del otro mundo, pero para quien había vivido casi toda su vida acompañado de una sola persona....eso era mucho decir. Enmudeció totalmente, y no pudo hacer más que escucharle. "Contar....contigo" Pensó para sus adentros, bajando la mirada y la cabeza. El cabello que terminó por sobre su rostro hubiera impedido que se viera del todo aquella sonrisa que se formó en su rostro. ¿Estaba dispuesto a confiar en alguien más? ¿Luego de tanto tiempo únicamente confiando en Viral y ...en nadie más? - ...Si me aseguras que a la próxima intentarás dialogar antes de golpearme por sorpresa... - Murmuró en un tono relativamente bajo, mientras se sentaba ahora en la orilla del colchón - ...Creo poder entregarte mi confianza....no lo arruines - Comentó bromeando, antes de apoyar las manos sobre el colchón e inclinándose hacia adelante, como si se planeara intentar levantar una vez más, a sabiendas de que la azabache vendría para hacerle recostarse de nuevo. Más cuando estuvo lo suficientemente cerca de él, llevaría su dedo índice y medio justo hacia la frente de su contraria, dándole un suave golpe similar al que le había dado en el ascensor hace unos cuantos días ya, con exactamente el mismo gesto – Creo que está de más decir que...De igual forma, puedes contar conmigo para lo que necesites.....Incluso si no involucra "comida" o electrodomésticos - Dijo aludiendo tanto a las ayudas que le dio con los computadores en general y a su problema de obtención de oscuridad como forma de alimento.

Se le hacía raro llegar a relacionarse de esa forma con alguien después de tanto tiempo. Podría incluso decir que había sido la primera persona luego de Viral a la que había desarrollado...¿Afecto?. Por ello fue que tanta fue su duda a la hora de llamarle como una ... "Amiga", por el hecho de no tener claro del todo como lo era tener una, aunque no supiera que su contraria se hallaba en una peor posición al respecto - Se que posiblemente con la oscuridad ya no necesites comer, pero... - Comenzó de repente - ¿No quieres bajar al primer piso a comer algo? ... Prometo descansar en el sillón y luego volver a recostarme sin exigirme demasiado - Finalizó, con una ligera sonrisa y la ceja arqueada a sabiendas de que, si no especificaba esos detalles, seguramente no tendría oportunidad de bajar. Aunque bueno, tampoco estaba seguro de que incluso diciendo eso le permitiera bajar.....De todas formas, no perdía nada intentándolo.
avatar
Salón : 3 A Dromes : 6901
Reputación : 8
Mensajes : 125
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Vie Feb 09, 2018 12:22 am

Una pequeña sonrisa se formulo al escuchar el comentario del albino al mismo tiempo que una ceja se arqueaba levemente,  estaba claro que el chico se estaba burlando, sin embargo, actuaría como si nada, ella tenía confianza en sí misma respecto al tema, ya no era como la vez que le estuvo enseñando a ocupar el PC, pues en esa ocasión necesitaba mucho autocontrol a diferencia de la actualidad, que ya casi le parecía natural el hacer algunas cosas sin magia y  aun si se equivocaba otra vez, siempre contaba con sus guantes, que, por cierto en este instante no tenía puesto por obvias razones-Los computadores hacen ruido al encenderse, muy menor pero el suficiente para alguien que tiene tan buena audición, además, no es como si me importara saber la hora, no tengo nada importante que hacer~ -Canturreo esto último apropósito para decirle de manera indirecta que nada le impedía quedarse todo el día para cuidarlo, le gustara o no iba hacer que se quedara en la cama, y aunque este ya parecía haber accedido a su petición, de todas maneras lo vigilaba por una simple razón, y es que estaba segura de que el zorro era alguien testarudo que intentaría levantarse a penas pudiera, lo cual no era del todo agradable en estos instantes, pero tampoco tenia derecho a quejarse respecto a su actitud, la de mechones rojos sabia que ella en su lugar seguramente haría exactamente lo mismo.

En lo que le había dado la explicación de lo que tenia mas o menos pensado hacer si el contrario no se desmayaba, estuvo atenta a sus gesto faciales, a cualquier reacción realmente aunque tuviera mas o menos una idea de como era el contrario y tampoco esperaba que actuara de mala manera solo por haberle contado aquello, sin embargo, sentía que no estaba demás estar atenta, mas cuando su motivo real de estar en ese estado de alerta en su interior era porque tenia miedo de que se molestara con ella, no obstante, como era de esperarse de la chica, esta no volvió a demostrar esta preocupación ni ninguna otra, más que cuando lo dijo en voz baja, concentrado su mirada en la luz de la ventana sin motivo alguno. Se quedo en silencio escuchando lo que tenia que decir el albino, diciendo con suerte un-¿Hm?-Al ver que este tenia una petición. Una pequeña sonrisa se mostro en su rostro por la forma en que le había pedido que mejor intentara ser alguien de palabras que de golpes con él-Lo tendré en cuenta-Dijo con un cierto tono de broma, sin dejar esa pequeña sonrisa-...y aunque supiera que me bajarías el sueldo por querer cuidarte, no cambiaria nada de lo que hice o hubiera hecho-Agrego en cierto tono burlón-Por lo que podrías desquitarte con mi sueldo como quisieras~ -Continuo diciendo, riendo por lo bajo mientras se tapaba la boca con una de sus manos. La verdad es que ese comentario por parte del zorro no lo espero, le hizo gracia sin duda y por lo mismo quiso seguirle el mismo para de paso aclararle que ella no se dejaba controlar por un simple montón de dinero, menos en estos instantes que aquello solo le era “relevante” si no tenia suficiente para pagar la renta, cosa que rara vez ocurría porque para empezar, los trabajos que hacia en algunas noches le daban suficiente dinero que siempre se encargaba de administrar bien.

Una pequeña risa mas notable se hizo presente en la chica al escuchar las palabras del contrario al decirle que ella sabía de qué hablaba cuando dijo sus últimas ordenes, claro que lo sabía pero negaría con la cabeza mostrando cierta confusión para hacerse la tonta aunque era más que obvio con esas risitas que se le escapaban que si sabía-Pues.. yo agradezco que mi jefe haya dicho pueden en vez de deben retirarse, gracias a eso no siento la culpa de no haber obedecido ordenes-Comento bromeando, volviendo a reírse, tapándose la boca para no reírse muy fuerte y así poder contenerse un poquito, terminado por hacer como se aclaraba la garganta para tranquilizarse-Lo siento-Murmuro, ya un poco mas seria. No es que se hubiera reído de una manera alocada como cuando no puedes parar de hacerlo porque realmente te estas muriendo de risa, no, pero si creía que el hacerlo ahora estaba pasándose de ser una falta de respeto y que aunque el chico fuera un amigo para ella, debía controlarse de todas maneras, estaba bien que pudiera liberarse algo con él, sin embargo, no al punto de perder algo de la compostura que solía tener como lo había hecho Lena cuando estaba cargando el zorro.

Para cuando su clon entro, se quedo mirando directamente a este hasta que el zorro hizo una pregunta que la verdad no esperaba, ni tampoco encontraba extraña. Dio un pequeño suspiro mirando nuevamente a su clon y luego al albino-Algo así-Contesto sin muchas ganas, pues no quería llegar a darle una explicación, aun si pareciera que el chico solo quería burlarse porque le daba un “nombre” a sus clones, cosa que entendía y al mismo tiempo no respecto al motivo-Son apodos realmente. Otra vieja costumbre que también traigo de donde vengo-Encogió un poco los hombros para demostrar el poco interés que tenía en el tema. Si era sincera, no era algo que quisiera explicar pues era una historia entre muchas comillas, algo larga, ya que tendría que contarle varios detalles de paso para que entendiera, pero todo se resumía a que era una simple estrategia de seguridad y de paso, para ayudar a algunos guardias que tenían algún complejo de querer “diferenciarlas”. Eso último era absurdo para la Meshitsukai sin duda, sin embargo, si tomaba en cuenta que Lena y Lana no siempre compartían la misma información ya fuera por cualquier motivo momentáneo, pues si que servía bastante el saber cual era cual, aunque aquellos eran casos exclusivos y que no se daban a menudo.

Una sonrisa que mas de diversión, mostraba algo de orgullo se asomo por unos instantes en el rostro de la chica al escuchar las palabras del contrario, digamos que le gustaba esa sensación de haber hecho un buen trabajo y que se lo reconocieran en algunas ocasiones en las cuales, eran esas en las realmente alguien podría haberla visto sonreír de tal manera como lo había hecho hace unos segundos si no fuera porque siempre estaba con la máscara-…pobre sueldo imaginario, no dejas de subirlo y bajarlo, ¿Qué tal si me dejas uno fijo para que no se maree?-Bromeo, mostrando una sonrisa, que ahora si era de estar más divertida-…Y no te preocupes por detalles~ -Agrego casi de inmediato-No he utilizado tu imagen para mal...creo-Esta vez se aguantó su risa, tapándose la boca de inmediato para “ayudar” a omitirla. La verdad es que parecía que ese creo lo había dicho para molestar, no obstante, por su mente no pudo evitar cruzar el momento en que, si utilizo su imagen para conseguir información y luego matar al informante que no era mas que uno de sus hombres, fuera de esa vez, no la había utilizado para mal. La otra ocasión donde había tomado su lugar, no había hecho nada malo, es decir, había estado guiando a sus hombres, si, sin embargo, no fue porque ella quisiera, solo fue algo que surgió de la nada, y al final termino por ser algo que ayudo a ambos, lo mismo había ocurrido con ciertas ocasiones donde también podría decirse que fue “él” sin querer, pero eso ya era otro punto aparte del que estaba segura que el chico no estaba enterado ni tampoco pensaba informárselo de momento por el simple hecho de ser irrelevante.

Era de esperarse que Laina estuviese atenta a la reacción que tuviera el chico en ciertas situaciones específicas, una de ellas era como quedaría después de recibir la información de parte de su copia, por si le daban ganas de levantarse nuevamente de la nada al tener algo que le interesara hacer ahora ya o algo por el estilo, sin embargo, vio que no paso aquello, pero si lucia algo ¿Confundido? Tal vez al estar aun asimilando cierta información. La siguiente reacción era la que de verdad no sabía si tener que fijarse en ella o no, fue cuando le llamo amigo, y es que pareció que no dudo al decir esa palabra, pero lo hizo en algún instante, en vez de decir aquello pensaba decir Kiba o ambos, no se decidía realmente, pues había pensado en ambos en todo momento, en como estaban de mal, en cómo no quería que lo estuvieran, como quería ayudarlos, en que debería hacer para no perjudicarlos y molestarlos, y es que en algunas ocasiones cuando lo pensó, le era difícil pensar en ellos como una persona diferente a la otra por mucho que lo aparentaran, pues en ambos veía a alguien especial a quien debía ayudar.

La de mechones rojos se quedo en silencio, mirando a Kiba sin demostrar la preocupación o mejor dicho, la duda que tenia al respecto sobre como le respondería. Realmente en estos instantes quería que el albino confiara en ella para esos problemas, no quería volver a verlo de manera tan agotado, ni que porque ahora que había demostrado como ella reaccionaba ante esa situación, luego lo viera fingiendo delante de su persona solo para no preocuparla-…puedo asegurarte que la próxima vez hablare contigo, pero si tu me aseguras que no serás terco como una mula si es una situación como esta-No iba a mentirle y decirle que si le aseguraría eso con tal de ganarse su confianza, para nada, aun si no le era conveniente en estos últimos minutos había preferido ser honesta y directa con albino, algo que la verdad era muy común en ella, difícilmente se le podría ver mintiendo sobre algo al respecto, y casi siempre que lo hacía tenía una buena razón-Si no, siempre puedo hablar contigo y recurrir a los golpes después si no funciono el hablar-Dijo esto ya con un tono más bromista mientras arqueaba una ceja al ver que el chico nuevamente se estaba acercando a la orilla del colchón. Puede que tal vez no estuviera bromeando respecto a lo que acababa de decir hace poco,  pues cuando se trataba de este tipo de asuntos la chica solía ir muy en serio, por lo que no seria de extrañar que algún día aplicara lo que acababa de decir, como ahora que estaba considerando la idea de mandarlo a dormir a ver si se quedaba quieto en la cama de una vez, pero al acercarse al chico con las intenciones de repetir lo de hace unos minutos atrás, se percato de que él albino al parecer había hecho eso apropósito para darle ese golpecito que aún no sabía cómo interpretar, y que hacía que la chica por mucho que no le doliera, tuviera la reacción en algunas ocasiones de sobarse la zona “afectada” por unos segundos, esta ocasión era una, y lo estaba haciendo mientras le miraba algo confundida “¿Cómo se supone que deba interpretar eso..?” Se volvió a preguntar como en las ocasiones anteriores. No es como si le molestara o le incomodara aquel gesto, todo lo contrario, se podría decir que le agradaba en cierta manera y no tenía idea del porqué.

Iba a decirle algo como que realmente no estaba demás porque, aunque ella le había ofrecido su ayuda, no había dado por hecho que podría contar con la del albino, no porque no creyera que este se la daría, simplemente fue un detalle del cual su mente paso en ese instante, al estar ya contando con la promesa que no sabia si arrepentirse o no de ella, y el trato que tenía Ghost con Kuratsukai, fuera de eso sentía que no podía pedirle ayuda porque sería algo así como abusar o ser una incompetente. Al final, no quiso decir nada mas que asentir con la cabeza y mirar ligeramente hacia otro lugar luego de eso por unos segundos, antes de que el zorro volviera a llamar su atención al hablar de la nada. Al principio le quedo mirando algo confundida, pero después al ver a que venia el tema solo arqueo una ceja y después dar un pequeño suspiro con una ligera sonrisa “Bueno… yo no sentiré hambre, pero estoy segura de que él sí, y le vendría bien comer” Si bueno, aun no se acostumbraba a todo eso de comer cada tantos horarios a pesar de haber tenido uno en un tiempo atrás al estar representando muy seguido a la princesa-Esta bien-Dijo como si le hubieran obligado a decir esas palabras con una pequeña sonrisa en el rostro que no se le quitaba. Aparte de que posiblemente el albino tuviera hambre, también estaba la posibilidad de que tampoco quisiera pasar todo el día encerrado en el cuarto, cosa que comprendía bastante bien, si no fuera porque sabía que necesitaba ese descanso-…pero no te sobre esfuerces, si necesitas ayuda para caminar pídela-Añadió al poco tiempo con cierto tono de regaño en lo que la puerta volvía abrirse, mientras Laina se daba la vuelta para sacarse la túnica, ya no la necesitaba y creía que le seria un poco incomoda a partir de ahora, si se la había dejado era únicamente porque había sentido algo de frio, tal vez por estar tomando bebidas frías en vez de calientes, o simplemente porque se quedo dormida en un mal lugar, como fuera, no se la estaba quitando hasta ahora para dejarla doblada encima del asiento junto con su mascara y  las dagas que por poco había olvidado que siempre las llevaba bajo el vestuario.

Por otra parte, la puerta se había abierto gracias a la clon que estaba fuera de la habitación, haciendo algo así como una especie de guardia al otro lado de la puerta. No necesitaba que Laina le diera la orden para abrirla, al estar escuchando, la situación le basto a la misma para querer abrirla y una vez la azabache termino de sacarse su vestimenta para estar mas cómoda, miro a Lana que se asomo seguramente para ver si le ordenaba algo, sin embargo, solo le dijo unas palabras antes de que la misma desapareciera-Takk for ditt arbeid-Si, lo había dicho en su idioma para que el zorro no le hiciera preguntas al respecto, aunque no estaba del todo segura que se fuera a librar de eso. Ahora solo le quedaba ver si su querido compañero quería su ayuda para levantarse o realmente se iba hacer el tercoorgullosofuerte para hacerlo solo, porque de que no podía levantarse sin que le doliera algo lo tenia claro.




Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 21059
Reputación : 2
Mensajes : 144
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Vie Feb 09, 2018 9:21 pm

Arqueó la ceja con una ligera sonrisa, totalmente convencido de que el no querer encender el computador pudo haber llegado a sonar a excusa....tanto porque no quería encenderlo por haberle dejado mal sabor de boca el ya haber estallado múltiples aparatos en simples descuidos aunque ahora eso no sea así....como por que quizá simplemente no se le había ocurrido. Dudaba que el sonido del computador prendiéndose hubiera sido capaz de despertarlo tomando en cuenta que no solo terminó dormido, si no que al haberse desmayado y al haber tenido sus sentidos tan atrofiados, seguramente le hubiera costado despertar incluso aunque afuera todos los autos de la calle hubieran empezado a sonar, tal cual había sucedido en el estacionamiento del centro comercial en donde estuvieron atrapados un buen rato hace un tiempo atrás. Sin embargo y dejando eso de lado, pudo sentir tanto un ligero alivio como un ligero "Ugh" simultaneo en cuando se enteró que, tenía prácticamente todo el día libre, razón por la que se pudo haber quedado a su lado tanto tiempo y por la cual pensaba continuar allí hasta que mostrara signos de mejora o mínimo, hasta que el día acabase. Por un lado, eso le quitaba la preocupación de encima de que quizá hubiera estado ahí casi que de "Manera forzada", quizá hasta perdiéndose algo que había organizado y ahora comprobaba que no era así, por lo que no tenía por qué "Sentirse mal"…..pero por otro lado, le comprobaba que definitivamente tendría que tener el cuidado de un enfermo por quien rayos sabe cuántas horas.

Entre tanta broma y broma, hubo un detalle, un simple detalle que le llamó ligeramente la atención - ¿Huh...? ¿Enserio? - Arqueó la ceja con una ligera sonrisa. Aunque si le había dado gracia por estar hablando como si de verdad tuviera una empresa o algo por el estilo, pudo creer quizá de sus palabras que aparentemente, él valía más que el sueldo (?) - Por un lado...me alegra escuchar eso - Comentó aún con ese tono jocoso, aunque escondiendo cierta verdad detrás de sus palabras. Qué aparentemente iba a cuidar de él contra su voluntad por qué aparentemente, ya se empezaba a preocupar por él...más que por Pain o Ghost Fox. Claro que aquellos pensamientos se verían interrumpidos por más y más bromas que iban y venían entre los dos, como con Kiba no sucedía con otras personas que no se trataran de ella o de Viral... Bromas qué seguramente, de tratarse de otra persona, sin dudas podrían hacerle enfadar bastante..... Aunque bueno, esto no aplica mucho con Viral si consideras qué haga lo que haga, casi siempre lo hace enfadar – Definitivamente no volveré a dar palabras tan subjetivas enfrente tuyo - Murmuró aún con gracia por eso, en lo que la chica reía – Te zapearía si pudiera levantarme - Bromeó instantes luego de que se "Disculpara". No podía negar que incluso estando en esas condiciones, acostado contra su voluntad y forzado a descansar por quien rayos sabe cuánto rato, como si necesitara atención médica o algo.... Se volvía más agradable y pasajero estando con la azabache que completamente solo. Aunque eso no quitaba el hecho de que intentaría estirarse por lo menos, en un rato más quizá.

El tema de los clones fue algo sin dudas que le hizo bastante gracia, pero qué, al mismo tiempo, había logrado confundirlo un poco. No veía la necesidad o lo que sea de necesitar nombrar a un clon de una forma diferente por el mero hecho de que sus clones, por lo menos, eran todos réplicas idénticas de sí mismo en personalidad e incluso si él lo deseaba, estos podían pasar a volverse simples marionetas controladas mentalmente por él mismo dependiendo de qué tan lejos o cerca se encontraba, por lo que no tenía visto a aquellos clones de la azabache como seres "Individuales", por el mero hecho de jamás haber conocido a alguien que pudiera clonarse de esa forma – Espero que esa costumbre no se relacione a esquizofrenia o …. soledad - Bromeó en tono bajo, para luego de inmediato mirar a otro lado y silbar por lo bajo, haciéndose como el qué no dijo nada. Entendía que era probable que tuviera sus motivos para llamarlas de distintas formas ya qué dudaba que lo hiciera por simple capricho o algo por el estilo....Con lo que le conocía, sabía que no era el tipo de persona que actuaba de esa forma. Más de todas formas, no perdería la oportunidad de tomarle el pelo un poco o molestarle un rato, tal cual habían estado haciendo mutuamente desde que despertó o ….desde que se conocen, realmente. Bueno....desde que se conocen como Laina y Kiba, más específicamente.

Esa sonrisa divertida no se fue en su rostro, y aunque aparentemente llegaba a parecer ser normal ya para él el tenerla en el rostro o algo parecido, aquello simplemente se limitaba a cuando podía relajarse un poco entre bromas y demás con Laina, y a veces con Viral. Claro que otras personas y, especialmente en su escuela....casi nadie, o directamente nadie la veía. Nah, simplemente ocurría cuando se empezaban a tomar el pelo mutuamente...tal como hacían ahora con el asunto ficticio del supuesto sueldo - O simplemente lo quito.....Así es más sencillo - Bromeó respecto al sueldo que por obvias razones, no pagaba (?). De hecho, quizá e incluso si lo hiciera....lo que acababa de decir terminara siendo verdad. Sobre todo, con esa simple palabra que dijo - …. Ese "Creo", no me terminó de dejar muy tranquilo, pero... - Se encogió de hombros - ¿Gracias? - Mencionó en un tono sarcástica y sonriendo ligeramente ante eso. Sabía que en este último momento debió de haberse esforzado para tomar su puesto de la mejor manera posible y sin dejar dudas, aunque por otro lado, la primera vez....la primera vez estaba más que seguro qué simplemente lo había hecho para poder continuar avanzando, sin molestarse en ver si alguien se percataba y lista para escapar o pelear si alguien se daba cuenta. Quizá no podía tomar en cuenta ese instante ya qué, eso fue antes de que se volvieran aliados para empezar, pero...de todas formas podría usarlo para sacarlo en cara y continuar bromeando, como siempre hacían entre los dos.

Cuando escuchó que a la próxima accedía a ir más por las palabras que por el golpe concreto que planeaba darle –Aunque de todas formas no lo necesitó, porque terminó desplomándose sin darse cuenta justo sobre los brazos de su contraria en vez de terminar de cara al suelo-, le sonrió agradecido, aunque pronto rodaría los ojos aún sin borrar esa sonrisa divertida de su cara – Mula no, zorro, zorro - Murmuró a modo de corrección en lo que movía ambas orejas, como buscando llamar la atención de los ojos de la contraria para enseñarle a qué se refería, obviamente bromeando y no hablando en serio. Ya para cuando repitiera la idea de los golpes, le enseñaría las palmas de las manos, como diciendo que se relajase – Ya, ya, tranquila.....Soy pacifista....estando sin máscara - Dijo en tono aún burlón y divertido, sin perder la gracia que tenían aunque sabía que hablaba en serio - Está bien, está bien.... Prometo intentar dejar de ser tan cabezadura para eso - Terminó cediendo rodando los ojos con esa sonrisa aún presente – Y si lo hago....supongo que tienes derecho a ser ruda como ahora - Comentó en lo que estiraba la mano hacia ella para estirar el meñique de igual forma en que lo había hecho en el ascensor, aunque esta vez comprometiéndose él a una promesa con ella, en vez de como había sido al revés cuando quedaron atrapados en ese centro comercial.

No pudo evitar soltar un par de risas en un bajo tono de voz cuando le diera aquel golpecito que había empezado a hacer inconscientemente y sin un motivo real.....Para luego, dejar salir una sonrisa de oreja a oreja, mientras cerraba los ojos y se estiraba con ambos brazos como si hubiera estado en una incómoda posición por quien sabe cuánto rato –Cosa realmente exagerada-, en el instante que la chica le diera el permiso para poder levantarse a bajar a comer algo. "Realmente es como una madre, tengo que preguntarle hasta esas cosas para evitar que me regañe" Pensó para sus adentros aún divertido, mientras escuchaba sus huesos tronarse por el movimiento que hizo – Claro, claro, no te preocupes....estaré bien - Respondió entre leves risas, volviendo a sentarse en el borde del colchón de la cama, moviéndose un poco hacia enfrente y estirando las piernas para pararse justo enfrente. Se irguió con cuidado, para no pasar a llevar su aún algo lastimado y expuesto cuerpo, principalmente para no herirse más de lo que ya estaba por accidente y recibir más regaños de su actual "Veterinaria". Ya una vez parado, se volvería a estirar con algo de cuidado, más esta vez aprovechando de estirar también las piernas antes de soltar un profundo suspiro y voltearle a ver – Venga, vamos. También te haré comer, aunque no quieras - Bromeó incluso cuando estaba diciendo la verdad, justo en los instantes que pudo ver como la puerta se abría - ¿Hm....? - Ladeó un poco la cabeza, mirando una y otra vez tanto a la clon, como a la Laina original, sin entender por, su puesto que rayos fue lo que le dijo - … Mejor no preguntaré - Dijo encogiéndose de hombros y haciéndole una seña a la azabache para salir de la habitación.

Cuando se encaminaba hacia las escaleras, durante unos segundos, fue como si de golpe se hubiera...."Desconectado" de la realidad. Un paso en falso con el que aparentemente se empezó a dirigir vertiginosamente hacia las escaleras, sin moverse en lo absoluto para intentar "recuperar" el equilibrio o algo así, probablemente habiéndose desmayado de nueva cuenta...más instantes antes de que esa caída fuera irrevertible, el albino volvería a pisar justo enfrente suyo en la escalera, parándose de inmediato y levantando la mano en señal de que nada malo ocurría - ¡Estoy bien, estoy bien! - Se volteó a ver a la azabache y a la clon, si es que seguía allí - … Una broma pesada – Se encogió de hombros con una ceja arqueada y una sonrisa cabrona – Si caíste, me doy por realizado - Bromeó, antes de apoyar la mano en el pasamanos de la escalera y empezar a bajar las mismas un tanto lento y tomándose el tiempo que necesitara, para no sobreexigirle a su cuerpo en lo absoluto y poder así bajar sin necesidad de alertar, asustar o preocupar a la chica que tenía tras suyo, probablemente atenta a lo qué sea que el albino pudiera reflejar como un mal síntoma.

Sin embargo, y aunque lo adolorido de su cuerpo no llegase a causar grandes dolores en su cuerpo, si debió confirmar que el levantarse a caminar tan poco si le hizo...cansarse, algo anormal en él si se tomaba en cuenta lo poco que se había movido, aunque claramente se debía al estado de faltas de energías en el qué su cuerpo estaba y para el cual aún le quedaría reposar un poco más para poder recuperarse del todo. Sin embargo, eso no fue algo que llegara a considerarse peligroso o riesgoso, mucho menos si tenía planeado volver a recostarse en poco. Por ello, iría tranquilamente hacia la cocina, que estaba unida a la sala de estar y separada por nada más que una barra que dejaba ver de un lado a otro y donde había sillas para poder sentarse a comer allí - Toma asiento, veré que tenemos.... - Murmuró en lo que se acercaba al refrigerador y lo abría, para empezar a tomar y mover un par de cosas, hurgando en el para ver que había - Hmf..... - Volteó a verle de reojo - ¿Has probado ya la gelatina? - Le volteó a ver de reojo de nuevo durante una brevedad de tiempo, antes de tomar un plato que contenía un trozo gigante de gelatina y moverse hacia atrás para retirarla sin pasar a llevar nada más, pero pasando a impedir que la chica pudiera ver qué rayos había sacado. Con el pie, lo cerró, en lo que el albino se volteaba a dejar apoyada la gelatina en un costado donde, irónicamente, esta seguía sin verse para quien estuviera sentado del lado de la barra que daba con la sala de estar - Supongo que te gustará...Espero - La dejó allí para acercarse a donde estaban los cubiertos y sacar un par de cucharas, acercándose a dejar una enfrente de la azabache y la otra en donde él se sentaba, más para cuando alzara la vista y le quedara viendo, quedando también durante unos segundos......callado y sin moverse, como sorprendido - ... - Se quedó así durante unos instantes, sin decir absolutamente nada y sin hacer tampoco nada, hasta que finalmente empezó a mover su mano derecha cerca del rostro de Laina, casi inconscientemente. Con los dedos índice y medio de la mano derecha, tomaría suavemente el mechón que sujetaba los broches que le había regalado – Parece que no tuve que esperar a la escuela... - Dijo en voz baja, antes de empezar a apartar su mano lentamente, dibujándose una inconsciente y "Feliz" sonrisa en su rostro - Sabía que te quedarían bien... - Pensó en voz alta, sin terminar de procesar lo que hacía ahora mismo y durante unos instantes incluso distrayéndose totalmente del desayuno que habían ido a tomar.
avatar
Salón : 3 A Dromes : 6901
Reputación : 8
Mensajes : 125
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Dom Feb 11, 2018 3:49 am

Su cabeza se movió ligeramente hacia abajo asintiendo a su pregunta con una sonrisa en el rostro que obviamente no se iba ir por un buen rato a este paso. Las bromas que hacia con el albino siempre terminaban haciendo que la chica terminara expresando como se sentía a pesar de que aun esto no le era “normal” o común, de hecho aun le era un poco difícil el procesar porque con él sentía esta libertad, pero suponía que justamente era porque lo veía como un amigo y no como una autoridad que es la forma en lo vio en un inicio-Ya te dije, estaba pensando en un amigo cuando te ayude, no en mi jefe-Agrego al poco tiempo de hacer aquel gesto con la cabeza y en un tono burlón. La chica hubiera dicho algo mas como que, si hubiera pensado únicamente en su jefe, entonces tal vez hubiera terminado en el suelo y seguramente seguiría ahí porque pues, había algo en sus costumbres que siempre habían sido muy despiadadas, y es que un líder que no sabia cuidarse solo, que no sabia cuando detenerse, que terminaba siendo un irresponsable e incompetente se le dejaba caer a su suerte, y en la mayoría de los casos se le dejaba de seguir, es por eso que siempre intentaba no ser una inútil o no dejar que alguien la ayudara, ella estaba acostumbrada aquello. Si le preguntabas y tenias la suerte de que respondiera, era muy seguro que te dijera que lo que justamente caracterizaba mucho al lugar de donde provenía es como te juzgaban constantemente y que mantener su imagen era lo mas importante si tenias un gran puesto, por lo mismo la joven era tan recta para alguna de sus cosas, como el comportamiento que solía tener en todo momento o el cómo se criticaba, claro esto no se veía porque la mayoría de las veces su autocriticas eran mentales.

Si no fuera porque la azabache creía que ya había sido bastante irrespetuosa con el contrario al estar burlándose de su mala forma de dar ordenes hace unas muchas horas atrás, le hubiera dicho en broma si acaso quería que ella se sintiera culpable, pero no lo hizo porque, de todas maneras ya se sentía de esa forma al haberse sobrepasado un poco (según su pensamiento) con las bromas, y la forma en que tenían de molestarse-Lo siento-Volvió a decir, mirándole a los ojos para luego quitar su mirada y fijarla en otra parte al momento que le dijo que si pudiera le daría un golpe, seguramente porque había dicho algo que al menos para el chico creía que lo ameritaba. Sabía que lo había dicho en un tono bromista, sin embargo, sabia que a veces las bromas ocultaban verdades y también disfrazaban emociones, aunque en este instante no supiera que pensar de lo que había dicho él, se seguía sintiendo un poco mal. En su cabeza no dejaba de rondar el pensamiento de que se había tomado demasiada libertad y eso no correspondía, que estaba mal y debía controlarse.

Arqueo una ceja por unos segundos al escuchar el comentario del zorro al mismo tiempo que lo miraba “Si supieras…” Se dijo así misma sin comentar nada sobre lo que había pensado. Estaba demás decir que ella comprendía que la estaba molestando, sin embargo, el tema le había hecho recordar ciertas cosas que hacia que la Meshitsukai tomara algo de seriedad que no se reflejaba del todo porque no dejaba de bromear con el contrario, a excepción de los últimos instantes que tal vez si se hubiera notado de alguna forma u otra con la manera que respondía-Seguridad, normas de seguridad~-Murmuro por lo bajo como para intentar una especie de pista con la cual podría, tal vez, matarse un rato la cabeza si es que le interesaba, porque ella no iba a decirle nada más. No porque estuviera prohibido o algo, simplemente no lo haría porque no quería y… no lo encontraba necesario, ya si volvía hablarle algo del tema, tal vez seria para que no la considerara una loca, porque pues sí, ni ella encontraba del todo necesario darles apodos a sus propios clones en ciertas ocasiones.

Aun si no hace mucho se había sentido culpable por haberse pasado (según ella) con alguna broma, esto no dejo que su animo se desvaneciera, en primera, para que el zorro no le preguntara nada y en segunda, porque tampoco es que ella se dejara caer tan fácilmente, seguía igual con el albino, disfrutando de ese ambiente que únicamente sentía que podía formarse con él y que le agradaba bastante. No había notado y de hecho, seguía sin notarlo del todo el como tanto ella, como el contrario se la pasaban con una sonrisa en la cara cada vez que estaban a solas y bromeando respecto a algo-Me fascina la idea de hacer trabajos voluntarios y sin paga… es taaan divertido-Dijo con un sarcasmo muy notable que sabía que el zorro posiblemente podría ignorar para decirle algo extraño si es que no tenia otro tipo de respuesta para ella.

Ante su ”gracias” solo rio en silencio antes de decirle algo-De nada…aunque, solo decía porque no sé qué tipo de exigencias tengas para considerar que he tomado tu imagen de buena manera, dime tu ya que lo viste.. ¿Crees que salió muy femenino?-Y al terminar de decir aquello de nuevo sonrió bastante divertida-Creo que no pudiste verla caminar por obvias razones, pero no creo que se note en su forma de caminar que no eres tú-Nuevamente se aguantó la risa, esta vez no se tapó la boca, solo se mordió fuertemente la lengua para finalmente dar un suspiro e intentar calmarse, otra vez creía que tal vez se estaba pasando un poco respecto a las bromas, pero es que la idea de que el jefe caminara de una forma muy femenina aun estando con la túnica, hacia que la misma tuviera ganas de explotar un poco de la risa, lo mismo cuando se había imaginado al zorro de doncella. Para suerte del mismo, Laina no tenia una forma muy característica para caminar mas que cuando usaba vestidos incómodos y era la princesa, en esos instantes tenia que estar tan preocupada de que su forma de caminar fuera de una manera, su forma de hablar otra, su forma de poner las manos, donde mirar, como actuar, entre muchas otras cosas, razón por la que dejaba a cargo el máximo de clones por el castillo vigilando y encargándose de todo el trabajo que ella solía hacer a diario para esta concentrarse únicamente en lo que tenía que hacer como la “princesa” que obviamente no era.

Ya, había entendido que ni con los temas serios podía permanecer sin bromear con el chico, aunque claro, estaba segura de que eso únicamente seria con Kiba y no con Fox como tal, con eso de que ahora le estaba aclarando que era un zorro y no una mula e incluso había movido sus orejas. Dejo que en su rostro se mostrara una pequeña sonrisa divertida nuevamente en lo que se decía “…¿Perro?” Como una broma que obviamente no dejaría salir de sus labios, sino que se la quedaría en su mente, suficiente había tenido con pasarse una vez-Esta bien… Zorro-Dijo como si le acabara de convencer de algo, tal vez, de equivocarse dos veces en su especie, claro, contando que la primera vez le dijo algo relacionado con un animal, fue con un perro por la forma en que había podido encontrarla a pesar de que intento hacer su rastro algo difícil de seguir.

Las palabras de Kiba hacían que fueran poco creíbles al estar bromeando en algunas ocasiones o con los gestos que hacía, aparte de demostrar que parecía estar cediendo a la peticiones de la azabache de mala gana aunque no lo demostrara del todo, por lo que la misma se sentía un poco intranquila de todas maneras a pesar de que le dijera que sí, claro, la misma no demostraba esta preocupación solo sonreía y hasta a veces se reía por lo bajo, porque debía admitirlo, le daba gracia como reaccionaba o la forma en que le respondía, aquello hacia tanto que cierta parte de su preocupación se quedara, así como aliviaba otra parte, cosa que se desvaneció casi por completo al ver que este ahora le estaba ofreciendo el dedo meñique como lo había hecho en una ocasión anterior, haciéndole una promesa-¿En serio crees que estoy siendo ruda? Yo encuentro que estoy siendo muy amable-Comento antes de estirar el meñique para entrelazarlo con el zorro en el momento que él también lo hiciera, con un tonito burlón notable para que supiera que estaba bromeando, aunque esto tuviera su cierto grado de verdad, ya que, si realmente hubiera sido ruda, tal vez él en estos momentos no estaría de una manera agradable para sus gustos, ni para los de ella, sin embargo, como había dicho antes, si tenia que hacer algo para que este descansara, lo haría.

Ya una vez dándole la respuesta positiva al zorro para que pudiera bajar a comer y sentir haber cerrado casi todos los cabos sueltos, fue cuando se dispuso a quitarse el uniforme para estar cómoda, sin embargo, en todo ese proceso había olvidado un pequeño detalle que solo noto una vez vio que el zorro se estaba levantando por si solo y se estaba estirando, no supo como relaciono eso a lo que pensó, pero fue por aquello que miro directamente su propio pecho para ver que tenía el medallón ahí, colgando y a la vista, en todo ese tiempo se había olvidado de dicha joya como si esta no importase o no fuera relevante. No es como si esta hubiera estado en peligro algún momento al estar en la casa del chico, sin embargo, había olvidado totalmente su existencia, y antes de que el zorro le dijera algo o se dispusiera a salir, se quito el colgante para guardarlo en el bolsillo de su chaqueta, prefería evitar que en algún momento mas adelante se volviera tema de conversación solo porque no hubiera uno o al albino le entraran las dudas las cuales creía que no formularia por la forma que había demostrado ser este en el tiempo que había compartido juntos, incluso ahora agradecía que no consultara respecto a lo que había dicho; En su mente había dicho algo como “Gracias por no hacerlo” Sin embargo no lo dijo en voz alta, solo lo había pensado y a cambio le había sonreído al chico antes de verlo salir por la puerta de la habitación.

La clon ya no estaba, la había hecho desaparecer, y cuando lo hizo sintió un pequeño alivio, como si se hubiera quitado una carga de encima, y es que, como la misma no estaba “recargada” al cien por ciento, ni tampoco estaba dentro de su reino, el llevar uno o dos clones, le era un poco más difícil de lo que acostumbraba, pero, que de todas maneras usaba si lo creía necesario, sin contar que pensaba hacer que aquello con el tiempo que pasara en ese lugar se le fuera haciendo mas llevadero, algo así como una especie de mini entrenamiento especial que le vendría bien para su resistencia. Por otra parte, el que su copia no estuviera en estos momento significaba que tendría que tener mas atención en Kiba por si llegaba a ocurrir algo inesperado, como lo de recién que le dio la impresión de que se iba a caer. Se movió casi de inmediato para agarrarlo, estirando el brazo casi de golpe para luego ver que el mismo se detenía y al parecer le había jugado una broma de mal gusto. Solo miro hacia un lado ante tal respuesta, bajando el brazo que había estirado para soltar un suspiro de alivio. No iba a decirle nada, pero bien sabía que esto que acababa de decirle podría como no ser verdad. Ahora que sabía que la azabache realmente se preocupaba por él, estaría segura de que en alguna que otra ocasión podría fingir algo para hacer que esta lo hiciera en menor grado, y aunque aquello no le agradaba, lo entendía. De todas maneras, aun si el chico le decía que estaba bien, bajaría la escalera lentamente con él para ver que no le pasara nada, lo último que quería es que cayera de una manera dolorosa por ese lugar.

Hizo caso a la petición del zorro en lo que le seguía con la mirada una vez se sentó en la mesa, preguntándose un par de cosas en lo que le escuchaba en silencio-Hm...me temo que no-Respondió, llenándola de mas dudas de las que ya tenia del momento, no iba a decírselas, porque estaba segura que en el chico terminaría explicándoselo en algún minuto, no obstante, las otras dudas que tenia no se las callaría-Sabes, siempre me pregunte porque ustedes tienen que estar comiendo continuamente..-Murmuro, quitándole la mirada de encima, sin prestarle mucha atención a lo que hacia en el refrigerador-A veces me hacen pensar que su comida no es muy buena o tal vez tampoco comen la correcta, luego recuerdo que al parecer yo soy la rara que no tiene que alimentarse muy seguido-Dijo esto último soltando un pequeño suspiro para ver de reojo al albino que ahora parecía buscar los cubiertos-Y no te preocupes…me guste o no me la comeré de todas formas-Murmuro un poquito de mala gana, como había dicho en una vez anterior, la de cabello semi rojo no era alguien que había sido criada para ser caprichosa, mucho menos con lo que era comida, sobre todo teniendo en cuenta de que, como no sentía hambre, pues, rara vez algo que se llevara a la boca se lo estaría comiendo con mas ganas.

Tenía puesta la mirada en los cubiertos antes de que notara que el contrario se la había quedado mirando de la nada, obviamente no entendía que le sucedía y el que la viera de esa manera le era solo un poquitín incomodo “…¿Tengo algo encima?” Fue lo primero que se le vino a la mente hasta que vio que la mano del contrario se le estaba acercando “¿Eh?” Las preguntas de que iba hacer se asomaron rápidamente por su mente hasta que vio que simplemente estaba… ¿Apreciando el broche en su cabello? Aquello era extraño, incluso desvió ligeramente la vista por unos milisegundos antes de volver a mirarlo para escucharlo hablar “¿Eh?” Volvió a resonar en su mente, recordando lo que había dicho antes de irse a la misión. Un ligero sonrojo empezó a aparecer en su rostro y se hizo un poco mas presente al escuchar sus siguientes palabras-Gracias… su-supongo-Hablo con cierta dificultad como había ocurrido en la ocasión anterior, al igual que en esta tenia el nudo la garganta. El chico le era sumamente extraño cuando le decía esas cosas, y mas cuando le tocaba el cabello de la nada, eso no era normal, no para ella, y el pensar en el chico como una doncella no le servía ni para las risas con los nervios que sentía de momento en su interior, pero que no reflejaba en su rostro mas que con el ligero sonrojo que tenía además de como intentaba no mirarle tan directamente a los ojos, el resto de su rostro seguía tan neutro como de costumbre, haciendo que quizás, solo quizás el tono rojo en sus mejillas no encajara.

Para la chica no era normal que alguien ajeno se le acercara tanto, eso estaba claro, ni que tampoco alguien que no fuera una chica la “tocara”, y si bien tenia entendido que en este mundo a muchos les importaba poco lo que era respetar el espacio personal de otra persona o la misma privacidad, no dejaba de encontrar extraño que el albino mismo hiciera aquello cuando había demostrado ser alguien que no era de esa manera a menos que la situación lo requiriera, sin embargo, verlo tocando su cabello de la nada, decirle esas palabras y que incluso se pusiera a sonreír cuando claramente no estaban bromeando ni nada, porque de hecho ni conversando estaban en ese instante le era tan extraño. Tal vez para otras personas aquella situación no era nada de otro mundo, sin embargo, para Laina que no estaba acostumbrada en lo absoluto a algo parecido si quiera, hacia que los nervios por dentro se la comieran y se preguntase así misma si debía hacer algo, si debía decirle algo más, si debía expresarse de alguna manera. Ni el príncipe del reino de la naturaleza que era el hombre más cercano a un amigo que pudo haber tenido, si es que si quiera a su relación podría tomarse a una amistad, se había atrevido a tocarla, porque era una falta de respeto hacerlo sin su consentimiento, aparte de algo de descarado siendo supuestamente la princesa alguien totalmente pura en todo sentido, claro, tenia entendido de sobra que el zorro no tenia ni idea de todo esto, por lo que no iba a reprocharle nada, ni tampoco le veía capaz de poder hacerlo con la forma que se sentía, ni siquiera para poder mencionarle sobre la gelatina nuevamente. Sentía que no le podría salir la voz, por lo que solo se quedo en silencio, esperando que aquella situación tan incómodamente extraña pasara por si sola.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 21059
Reputación : 2
Mensajes : 144
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Dom Feb 11, 2018 7:47 pm

Cerró los ojos, dejando salir una ligera sonrisa pues, en cierto grado, no podía evitar qué escuchar eso de alguna forma le agradase – Si ya lo tengo claro....a tu jefe no lo golpearías, creo - Murmuró en un bajo tono de voz en respuesta a su contraria. Entre bromas y bromas, siguieron soltando disparates y así, con la confianza que aparentemente habían llegado a obtener en el periodo de tiempo que ya habían estado conociéndose. Más en medio de todo ello, le tomaría bastante por sorpresa la disculpa repentina de su contraria, notándose una ligera confusión en su rostro, sin terminar de entender a qué iban esas disculpas....y terminando por procesarlo o creyendo haber entendido a que iban, más obviamente, sin haberle dado una real importancia a ese asunto – No hay nada que perdonar - Respondió arqueando la ceja y sonriéndole de lado, buscando que no se carcomiera la cabeza o algo por el estilo por simplicidades como esa. Ahora mismo no importaba lo que sea que se dijeran, puesto que el albino constantemente separaba mucho lo que era Ghost Fox de lo que era Kiba, casi manteniendo ambas personalidades como criaturas totalmente desligadas una de la otra. Ante sus ojos no había necesidad de que aludiera en lo absoluto a él como su jefe o que intentase mantener esa relación de jefe-subordinada, pero claro...también entendía qué a más de una persona, eso podría terminar de resultar incómodo en un inicio o bien, podría ser algo difícil a lo que acostumbrarse.

No negaría que aquello que la chica dijo para excusar el darle un nombre a sus clones le terminó dando muchas más preguntas que respuestas, aumentando esa curiosidad que sentía acerca de porqué rayos lo hacía. Tenía claro que no era porque sí y ya, sabía que había una razón de por medio.... Pero simplemente, no había absolutamente nada que se le viniera a la mente – Aaaha...aaha...~  - Respondió con un tono bastante sarcástico y burlón, haciendo como si no le creyera, como si intentase ocultar que estaba loca o que lo hacía casi como una niña ponía nombre a sus peluches y demás, aunque claramente sabía que la cosa no era así. Sentía ganas de preguntarle al respecto, aunque también sentía que no era el momento como para empezar a hablar de ello y por lo mismo lo dejaría para otro día. Cuando tuviera la oportunidad, vería de ver si podía explicarle a que venía esa manía. Por mientras....solo le quedaba continuar jodiendo y bromeando hasta que le dejara levantarse, o hasta que fuera la hora de dormir, lo primero que pasara. Claro que por el momento no tenía mucho apuro en ello. Aunque no le agradase tener que estar ahí postrado por quien rayos sabe cuánto rato más....se la estaba empezando a pasar bien. Tan solo rodó los ojos con una ligera sonrisa en la cara cuando terminaron de hablar sobre su sueldo imaginario, realmente divertido al respecto. Lo último que necesitaba, era hacer de los mandamientos un empleo real. Seguramente quedaría en la quiebra con los seguros de vida al poco tiempo o algo por el estilo.

Una vez se comenzó a burlar acerca de la imitación que tuvo acerca de él, y aunque realmente hablaba más de ella misma qué de él en sí....se le quedó viendo con la ceja arqueada y una leve sonrisa, cruzado de brazos fingiendo estar indignado, salvo por esa expresión que demostraba que simplemente, se divertía - Ja....Ja....Ja.... - Rio con un muy claro tono falso y de burla, pero siguiéndole el juego al fin y al cabo - Nah...creo que te las arreglaste para caminar lo suficientemente masculino - Bromeó, pues incluso hablando en serio, diría que la imitación que tuvo y que vio a través de los recuerdos del clon que había entrado hace un rato a la habitación, fue bastante acertada y difícil de distinguir como una impostora. Claro que incluso tomando eso en cuenta, no podía dejar de estar cada tanto tomando esas suposiciones en duda, al ver como la chica parecía estar conteniendo más y más risas, como si hubiera imaginado, pensado o recordado algo que pudiera quizá dejarlo en vergüenza..... Algo a lo qué, podría apostar, prefería y estaría mejor si no llegaba a averiguar de qué rayos es que trataba lo que sea que pasara por su cabeza en esos instantes.

Una segunda promesa fue la que hicieron con los meñiques, teniendo ya cada quien uno prácticamente prometiendo no llegar a sobreexigirse más de la cuenta, y asegurándose de qué entre ellos, aparentemente, se cuidarían. Apenas hizo esa promesa, desentrelazó los meñiques para volver a separarlos, arqueando la ceja con una ahogada risa cuando afirmó estar actuando bastante bien, al contrario de como él afirmaba o, seguramente a lo que Laina se refería, "Exageraba" - Porque no he intentado llevarte la contraria - Argumentó, llevando ambas manos hacia detrás de su propia nuca y apoyándolas allí mismo – Pero si hubiera seguido insistiendo....ahora mismo ya estaría atado. Con cadenas. Y a saber si me hubieras noqueado si aun así insistía ~ - Continuó bromeando, aunque realmente y de no haber hecho esa promesa, no sabía si quizá si hubiera terminado haciendo eso. Con lo que conocía de ella por el momento no se hubiera sorprendido del todo....Más de todas formas, tampoco había mucho que le pudiera recriminar del todo, tomando en cuenta que sabía que quizá no lo había hecho del todo bien incluso a pesar de no haber tenido una mano derecha a quien poder dejarle el peso por una simple misión...-Aunque ahora sabía que podría depositar esa confianza en Laina o Kuratsukai-, la chica era de otro mundo, con otras costumbres y...a saber si allá eso podría haber terminado siendo normal o algo. Lo dudaba pero.....¿Quien sabe?

Apenas la convenciera, el chico se alegraría en parte de poder levantarse un poco a estirarse un poco, para quitarse lo que para él era una muy incómoda sensación de estar "Acostado todo el día", aunque este apenas empezara a emerger, y es qué el chico no estaba del todo acostumbrado a descansar en lo absoluto, ni estando en malas condiciones, ni estando herido, ni estando enfermo y demás, y era aquella muy mala costumbre la cual había terminado heredando como casi todos los guerreros de su clan lo habían hecho. Cualquiera que hubiera estado allí, tanto como Viral y Lariv, podrían recordar lo mal visto que era prácticamente cualquier señal de debilidad por lo más mínima que fuera, y eso sin contar todo el "Trabajo extra" que durante ese tiempo Kiba se había llevado encima....y el qué una vez el golpe de estado se llevara a cabo, terminara por reemplazarse con las mismas cantidades de esfuerzo o trabajo con los mandamientos. Para él, el quedarse a descansar unos simples instantes era bastante extraño y poco común, aunque no podía evitar admitir lo muy agradable que podía resultar a veces.....siempre y cuando no tuviera esa sensación de responsabilidad, diciéndole constantemente que había algo que debía hacer. Ahora mismo intentaba hacer esas sensaciones a un lado, distraerse y tal pues sabía que la chica no le permitiría en lo absoluto actuar como Pain durante un solo instante más.... ¿Y cómo distraerse de todo eso....? Meh, por el momento lo haría con el desayuno y ya – De hecho.....ya que nos alimentamos de materia y tú de energía, la proporción puede hacer que quien se alimente más seas tú....o al revés, nadie tiene como saberlo ~ - Murmuró como respuesta a su contraria en relación a la comida, ayudándose así a distraerse un poco de todos los quehaceres que debería estar haciendo.....aunque fue más fácil de lo que pensó, pues una vez notó en cómo se veía con aquellos broches que le había regalado.....es que todo lo demás dejó de tener la más mínima importancia.

Ni se dio cuenta para cuando quizá se acercó un poco más que de costumbre a su contraria, totalmente enfocado en ese pequeño regalo para el cual tanto había pensado si debía comprar y para el cual....no se arrepentía de haberlo hecho, y que le hacía sentir un gran alivio al pensar que había dado en el blanco y le había terminado gustando a la azabache. Cuando soltó aquellos cabellos en los que el rojo broche yacía y al escuchar nuevamente la voz de Laina, empezó a volver en sí - ¿Hm...? - Una vez le dirigió la mirada un tanto confundido por haberle escuchado, parece que.....¿Tartamudear?, no hizo más que confundirse aún más al notar lo sonrojada que se encontraba. En ese instante, el albino terminó de procesar lo cerca que quizá se encontraba y el cómo había actuado hace poco, ruborizándose un poco y retrocediendo un poco, intentando esconder la ligera vergüenza que sintió en esos momentos -  Uhm... Lo siento, creo que sigo algo dormido – Dijo intentando excusarse, aunque probablemente haya sido más uno de esos instantes en los que actúa más impulsivamente de lo que debería por el hecho de tener allí presente, aunque no quiera, esos fuertes instintos animales que le hacían muchas veces querer moverse sin pensar antes en ello... O quizá incluso eso sucedió de hecho, gracias a lo cansado que se encontraba, lo suficiente como para ni si quiera percatarse que pudo haber actuado sin pensar. Claro que al haber estado actuando impulsivamente.....era correcto decir que no había dicho nada que no creyera, ni hecho nada que consciente o inconscientemente, no quisiera hacer (?).

Intentando ahora cambiar el tema para evitar una situación incómoda por esos impulsos que apenas lograba controlar, ya irónicamente habiendo logrado distraerse totalmente y hasta llegar a olvidar todas esas cosas que aún debía hacer....Se volteó a tomar el plato en donde yacía la gelatina, para llevarla con cuidado hasta la barra en donde ambos estaban sentados y dejarla en medio. Hecho eso, el albino se sentaría nuevamente, pasando a volver a dirigir la mirada a la azabache y distrayéndose unos segundos para ver el broche...antes de volver a darse cuenta de lo que hacía, mirando a otro lado con un leve rubor, suspirando pesadamente y agitando la cabeza de lado a lado. "Ya, contrólate" Se murmuró así mismo, a sabiendas de que actuar de esa forma seguía sin ser algo "Normal" en él - Bueno... - Comenzó a hablar, buscando romper el silencio antes de que pasara a convertirse en uno incómodo y pasando ahora a tomar una cuchara - Saca cuanto quieras, ya mala suerte de Viral si es que no comió antes.....Ese no es mi problema - Murmuró dejando salir unas leves risas, antes de sacar un trozo de la misma con su cuchara y llevársela a la boca como sin nada, sin procesar lo "Raro" que quizá pudo haber resultado aquel producto para su contraria.....
avatar
Salón : 3 A Dromes : 6901
Reputación : 8
Mensajes : 125
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Mar Feb 13, 2018 2:46 am

Ante su comentario prefirió guardar silencio mientras ponía una sonrisa burlona que esperaba que, si el albino la viera, le diría que dudara de lo que creía además de que podría estar bromeando, sin embargo, ella no diría nada mas al respecto. No creía necesario contarle sobre ese tipo de costumbres que traía consigo, ese tipo de realidad, ni quería que el zorro por saberlas empezara a tomarlas en cuenta y le trajera algún tipo de desconfianza. Dudaba que el chico de todas maneras comenzara a dudar de ella por saber varias costumbres de esta, ya que si bien podría tenerlas, no hace mucho le había mostrado como se estaba forzando por cambiar una de estas, y esta de botar al líder, aunque quizás pasara en este mundo de una manera menos seguida, también podría cambiarla o mejor dicho, podría hacer la excepción con él, después de todo ella misma lo había dicho, no estuvo mirando a su jefe en el momento que lo vio totalmente agotado, estaba viendo a su único amigo y por muy que por una parte fuera su autoridad, sobre puso lo que mas le importaba en ese instante, en este instante.

Asintió con la cabeza para decir que había entendido al momento que le dijo que no había nada que perdonar. Dudaba que el chico entendiera el motivo de sus disculpas con exactitud al no haberse explicado, pero al ver que este no pedía información y solo lo dejaba pasar, le hacia entender que lo que fuera por lo que se estaba disculpando ella, ya no le importaba, sin embargo, esto no significaba que dejaría de sentir algo de culpa consigo misma, y si no siguió insistiendo con el tema es porque simplemente no quería arruinar el ambiente que tenían ambos en ese momento. Le gustaba esa sensación de ser libre para expresarse con él sin las reglas que normalmente tenía para comportarse, que por haberse reído o de haber puesto cualquier tipo de gestos con la cara, ella era feliz, agregando que también le agradaba el poder bromear con el chico de esa manera tan libre aunque hace un rato se le había pasado un poco la mano según ella.

Lo que no entendía es como podía llevarse tan bien con el contrario a veces, ya fuera porque ambos sabían cuando empezar a charlar, cuando simplemente quedarse en un silencio que si bien con el pasar de los minutos podría ser aburrido si no estaban haciendo algo como en el ascensor, no dejaba de ser cómodo para ambos como cuando empezaban a bromear sin parar con una que otra cosa como lo hacían en estos instantes. Le era extraño por mucho que hubiese ocurrido en mas de una ocasión tal situación, tal vez aun no eran las suficientes para acostumbrarse, o quizás era por el hecho de que aun le costaba procesar que no siempre se hablaba con alguien por algún intercambio de información importante, por trabajo o cualquier otra manera posible que en el fondo tenia la etiqueta de obligación, como fuera, era algo nuevo como el hecho de que no tenia que preocuparse de ser un poco más amable o más fría o si el tonto vestuario que traía consigo estaba bien puesto y no se había arrugado. Lo había dicho antes, sin querer el albino le había hecho darse cuenta de que con él no era la princesa, ni Kuratsukai, solo Laina y ya. Ni con la loba esto lo había notado a pesar de haber actuado muchas veces de manera que no lo haría ni la princesa ni la encapuchada de blanco en cuanto a decisiones se refería, como encerrarse en su cuarto por no tolerar alguna idiotez de ella.

En cuanto a las siguientes bromas que siguieron haciéndose, como en casos anteriores prefirió guardar comentarios y solo reír o mostrar alguna sonrisa o algún gesto al respecto, como cuando dijo que ella solo aparentaba ser amable porque solo no le había llevado la contraria, el pensamiento de decir “Si supieras que yo normalmente no doy ningún tipo de aviso, no pensarías lo mismo” Sin embargo prefirió guardárselo mientras se reía por lo bajo en lo que le decía-Es muy probable~ -Ante su sugerencia de que si no hacia caso, tal vez terminaría de las formas que la misma había mencionado antes-..pero ¿Sabes? Pude haberlo simplemente hecho desde un inicio, en cambio no lo hice, fui muy considerada-Dijo en un tono sarcástico mientras sonreía divertida, lo acababa de decir era obviamente una forma indirecta de decir lo que había pensado no hace mucho, con alguna falta de detalles que quizás eran un poco relevantes, pero lo había dicho.

Ya para cuando pararon las bromas y se decidieron bajar, la chica no podía dejar de pensar en una que otra cosa, aparte de que le hubiera gustado a ella meterse a la cocina para darle algo a él de desayunar, sin embargo, el lugar donde estaban no dejaba de ser la casa de este, y la verdad el haber tomado café sin su permiso le había sentado algo mal en el fondo porque acostumbraba a pedir todo, no llegar y sacar, sin embargo, sentía que si no hacia eso, iba a quedarse dormida por más tiempo del que hizo en la madrugada, lo cuál le molestaba “Tal vez deba...disculparme por eso ahora” Se dijo así misma al recordarlo y mirando al chico de reojo-No digo que ustedes se alimenten menos o más.. si no que lo hacen muy a menudo, de hecho, tengo entendido que lo sano para ustedes es comer cada tres horas…eso es un poco agobiante… al menos para mi lo es-Dijo haciendo que se notara un poquito el disgusto que le traía esa idea-Mi pregunta es.. ¿Por qué tan a menudo? ¿Acaso el alimento que comen lo procesan muy rápido?-Encogió un poco los hombros en que hacia la pregunta de manera más retorica que queriendo saber la respuesta en sí, porque pues aun si tenía la duda, creía que no era momento de estar haciéndose ese tipo de preguntas, además de conseguir la respuesta en libros de por ahí.

Los ojos de la azabache, por mucho que no quisiera verle directamente, no se quitaban del rostro del contrario una vez lo tuvo tan cerca, ni de su mano o lo que fuera que moviera, parecía estar vigilando constantemente cada movimiento que hacía este por los nervios que sentía en su interior. Trago algo de saliva al ver que había notado que lo estaba mirando y rápidamente aparto la vista como si la hubieran pillado haciendo algo malo o como si hubiera intentando fingir que no lo estaba haciendo en sí, sin embargo, la misma sabia que la calidez en sus mejillas la estaban delatando porque eso significaba que estaba sonrojada y que posiblemente eso fue lo primero que noto al verla.

Agradeció tener las manos bajo la mesa en ese instante para que no la viera empuñarlas algo y evitar que le diera por taparse el rostro para que dejara de verla así, además de la vergüenza que sentía, y al escucharle hablar nuevamente-N-no-Intento responder, no obstante, al tener el nudo aun en su garganta y ver que las palabras otra vez le estaban saliendo extrañas, que estaban delatando como se sentía, llevo una de sus manos para taparse la boca y hacer como que tenía algo incomodándole para hablar, haciendo el típico sonidito para aclararse antes de seguir hablando-No te preocupes-Dijo de manera mas firme, sintiendo una pequeña presión en el pecho al decir esas palabras, quizás, sin darse cuenta había contenido su respiración para hablar o tal vez era otra cosa, no importaba, al decirlas y ver que el chico se alejaba para ir a buscar la gelatina se quedó mirando la mesa “No es nada.. entiende que aquí no es tan raro hacer eso… incluso para él” Se dijo así misma para tranquilizarse dando un suave suspiro, diciéndose así misma que debía recuperar la compostura y dejar de comportarse de esa manera.

Al notar que nuevamente el zorro parecía estar mirándola o mejor dicho, parecía estar mirando su broche, dirigió rápidamente la mirada a la gelatina, pensando en cuando le había dado este y lo mucho que se sorprendió al ver que el regalo era real, que no era ninguna broma como pensó en un inicio y era para su persona, además de ser de su color favorito. Miro nuevamente a Kiba, queriendo decir algo respecto a esto, pero no lo logro al no poder articular ninguna palabra por aquel nudo que se había formado en su garganta nuevamente “Vamos…” Se dijo así misma, sin embargo, antes de que pudiera decir lo que tenia pensado, el zorro se le había adelantado para invitarla a comer la cosa que tenia enfrente y no le había prestado mucha atención por estar pensando en otras cosas-Claro..-Murmuro intentando no demostrar que en este minuto no tenía interés de comer al querer decirle algo, no obstante, ahora que veía la comida enfrente su mente se distrajo unos segundos al ver como lo que tenia enfrente se movía por si solo “…¿Eso es normal?”  Se empezó a preguntar a sí misma, intentando pensar la última vez que vio alguna clase de alimento no vivo moverse “¡N-no te distraigas! ¡Eso no importa!” Termino por decirse mentalmente en lo que no dejaba de ver la gelatina como alguna clase de fenómeno-Kiba-Sentía que la voz ya se le estaba yendo antes de si quiera decirlo-…-Realmente intento, abrió la boca, pero las palabras no le salieron, al menos no las que quería decir-¿Eso es normal…? Que se mueva digo...-No iba a mirar al albino, prefería que pensara que su concentración estaba totalmente lo que suponía que era comida en lo que se regañaba mentalmente por ser una cobarde, ¿Qué le pasaba ahora para no querer decir unas simples palabras?

Miro nuevamente al albino. Al menos su rostro había vuelto a estar tan neutro como de costumbre, ahora solo le faltaba hablar-…no parece estar vivo-Lo que realmente quería decir, no lo que otra vez había dicho con tal de no quedar como tonta al abrir la boca de nada, pero eso no quito que esta vez sus palabras sonaran algo inseguras-...digo, no tiene rostro..ni parece querer o poder moverse del lugar donde esta a pesar de que acabas de...-Ya, se sentía un poco tonta diciendo eso. No por lo estúpido que fuera realmente a sonar el tema, si no porque estaba evitando decir lo que en verdad quería decirle al albino. Si era sincera, ni siquiera ella misma sabía que estaba diciendo, de hecho volvió a mirar al chico con una cara de confusión total, preguntándose si por estar hablando de la gelatina seria buena idea el decir aquellas palabras...



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 21059
Reputación : 2
Mensajes : 144
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Mar Feb 13, 2018 4:08 pm

Se le quedó viendo con la ceja arqueada, casi como si su expresión facial dijese un "¿Enserio....?", más sin llegar en lo absoluto a si quiera rozar la seriedad y manteniendo ese ambiente de bromas y demás. El chico suspiró con una ligera sonrisa en el rostro, moviendo negativamente la cabeza de un lado a otro, soltando un - …. ¿Gracias, supongo....? - Bastante sarcástico, aunque quizá, si veía la posibilidad de que la chica hubiera planeado realmente amarrarlo de una simple vez apenas llegó a recostarle luego de haberse desmayado, sea como sea, eso sería algo que probablemente preferiría no saber. Ya seguramente si en otra ocasión volviese a ocurrir algo similar que lo hiciera terminar demasiado cansado, débil o herido como para si quiera continuar de pie, dejándole incapaz de continuar batallando y su aun así intentaba continuar con sus labores....no le sorprendería terminar despertado y atado por la misma o algo por el estilo. No sabría si calificar una situación así como graciosa...o incómoda, aunque tampoco es como que tuviera planeada vivirla, después de todo....ya había prometido que intentaría ser menos impulsivo y más sensato a la hora de actuar como Pain, más ahora que parecía haber conseguido a alguien en quien realmente podría confiar tanto dentro como fuera de ese traje.

Debía admitir también qué, llegar hasta ese extremo en el que había terminado ahora, no era para nada algo normal de su parte. Simplemente debió de haber sido que se comenzó a sobreexigir más últimamente, con más labores que llevar a cabo, mezclándose eso con la presión que se metía así mismo para intentar actuar cada vez más rápida y eficientemente.....Pero algo bueno podía sacar de eso, ya sabía cuál era su límite e intentaría no llegar a ese punto nuevamente. Lástima que recién ahora pudiese encontrar un poco de apoyo en Kuratsukai, como no lo había recibido –O mejor dicho, no lo había "Visto"- en ninguno de los otros 10 Mandamientos desde luego de haber sido despertados...considerando a la gran mayoría de ellos como simples holgazanes que continuamente perdían el tiempo y actuaban como verdaderos mandamientos prácticamente cada tanto y por diversión. Por lo mismo es que había llegado a adquirir esa mentalidad de …. tener que hacer prácticamente todo por sí mismo, salvo claro cuando recibía alguna que otra ayuda por parte de Viral.....aunque eso era ya antes de ser sellados, pues en este nuevo mundo, incluso el rubio era capaz de admitir que ya no le era tan útil a los mandamientos. Después de todo, era literalmente la carne de cañón en las batallas....cosa que empezaba a perder utilidad en un mundo sin guerras como tal, y más en uno donde no puede sacar cuando le dé la gana a su maldito Enki.

Algo que le llamó un poco la atención respecto a la chica, fue que realmente desconociera o bien no estuviera acostumbrada a la forma en que se alimentaban en este mundo. Ya por lo que habían hablado en días anteriores había entendido que solo los de su raza eran los que se alimentaba por oscuridad, sin embargo....aparentemente incluso las personas comunes y corrientes, en su mundo se alimentaban de distintas formas a como ellos lo hacían....aparentemente menos frecuentemente – Si... más o menos - Respondió a su pregunta, encogiéndose de hombros y sin muchas formas de responderle, puesto que realmente.....Era lo común para casi todas las especies el tiempo que se aguantaba sin alimento – Las especies que deben de alimentarse suelen hacerlo con bastante frecuencia por lo mismo.....No pasa mucho antes de que el cuerpo necesite más. Y excepciones como serían, no se...los vampiros, incluso ellos se alimentan con cierta frecuencia... - Si aquella diferencia entre las criaturas de su mundo y el mundo de él se debían a simplemente magia, al tipo de comida que ingirieran o el tipo de seres que se pudieran encontrar por allá, sería algo que quedaría como una de las tantas dudas que surgían del albino en relación al mundo de proveniencia de la azabache.

Más cuando todo lo que hablaban sobre.....literalmente....como se alimentaban en este universo (?) se desviara totalmente del tema en cuanto el albino terminase prácticamente perdido observando ese pequeño regalo, el silencio que casi nunca tenían entre ellos volvió durante unos momentos...igual a cuando estuvieron encerrados en el ascensor: Un silencio incómodo que surgió de la nada, luego de quizá haberse tomado...demasiada cercanía el uno con el otro, y a lo que el albino seguía sin terminar de entender porque tanto le llegaba a afectar. Porqué ese silencio le incomodaba tanto tomando en cuenta que por lo usual, jamás le prestaba la más mínima importancia y al que de hecho, terminaba cuando casi cualquier otra persona –Como muy comúnmente sucedía en la escuela-, intentaba entablar una conversación con él. En esos casos, ese silencio le resultaba tan normal, tan común e incluso tan agradable a tener que soportar a algún o alguna idiota soltando quien rayos sabe que estupideces intentando llamarle la atención....que no dejaba de resultarle extraño que con una persona en concreto, eso sucediera totalmente al revés. Claro que, luego de escuchar esos.... ¿Tartamudeos? No pudo evitar mirarle de reojo antes de apartar la mirada, convenciéndose así mismo de que quizá eso fueron simples imaginaciones suyas o algo por el estilo. Parecía que no era él el único en esa situación incómoda y....extraña. Claro que de todas formas podría disuadir un poco todo eso con ayuda de la gelatina.....Sep, definitivamente esa cosa fue la perfecta excusa para cambiar el tema. De nuevo.

En una primera instancia, y cuando se sentó a sacar un trozo de gelatina para luego comerlo, ni si quiera llegó a notar la expresiones de su contraria, pues se intentaba distraer así mismo de lo que había hecho hace unos simples segundos atrás pues, en cierta manera, su actuar le había avergonzado, sobre todo por no estar en lo absoluto acostumbrado a acercarse más de la cuenta a.... a nadie realmente. Sin excepciones, podría decir que Laina había sido la única persona con quien se acercó tanto como lo hizo en el ascensor en los últimos.....técnicamente, miles de años. Sumido en sus pensamientos, pareció quedar en la completa nada, mirando a ninguna parte casi como si se hubiera quedado dormido con los ojos entreabiertos y la cuchara en la boca, y así se quedaría sin reaccionar hasta que la azabache pronunciase su nombre - ¿Hm? - Abriría los ojos de golpe, mirándole y reaccionando de una vez. Una vez escuchó sus preguntas, no pudo evitar mostrar una expresión de confusión, ladeando un poco la cabeza y las orejas por lo mismo - ¿...? - Más cuando escuchó sus siguientes palabras, pudo terminar de entender a qué se refería - Aaaah.... - Dijo luego de quitarse la cuchara de la boca y mordiendo con la punta de uno de sus colmillos un extremo de su propia lengua, para evitar que una sonrisa se le formara en su rostro, lo que delataría lo que pretendía hacer: Tomarle un poco el pelo antes de continuar comiendo.

Como si fingiera aún no saber a qué se refería del todo...miró unos segundos la gelatina y luego a la azabache - ¿Esto? ¿No lo tienen en tu mundo? - Preguntó tan tranquilamente en lo que sacaba otro trozo de la gelatina como si nada y se la llevaba a la boca, para tragarla casi de inmediato – Si, es normal, son los reflejos, tranquila - En ese instante, se tuvo que morder las paredes internas de sus mejillas para contener las risas y esas sonrisas que cada tanto le daban al estar bromeando con ella – No lo parece, pero si, si viven...o....aaaalgo así - Se encogió de hombros, mirando de no dar muchas explicaciones, como si estuviera obviando todo lo que decía - La idea es comer antes de que se despierte, porque luego de eso es un poco más incómodo - Suspiró pesadamente y arrancaría otro trozo de la gelatina con la cuchara para tragárselo, aún como si nada, aparentando que todo eso era algo extremadamente común en el mundo en donde estaban. Y si bien la chica no conocía la gelatina de ningún modo, tal y como había dicho y como había aparentado preguntándole si era normal que se moviera.....eso le daba todas las cartas para poder jugarle un par de bromas pesadas ahora misma – Tranquila, el sabor sigue igual de bueno, y los trozitos no es como que puedan pelear mucho por sí solos dentro de la boca ... - Continuó, fingiendo como si cada vez que cortases esa cosa, ese trozo adquiriera "vida propia" - Mira, te enseñaré - Haría un movimiento con su mano, como si le indicara a algo que se acercara y la cuchara de la contraria, levitaría con cuidado hasta la mano del albino, sujetándola por el mango. Lo hizo lento con la intención de no sobreexigirse, incluso y aunque realmente no había problemas con lo pequeño que era el objeto....pero no quería arriesgarse tampoco a recibir regaños de su contraria - Ahora... - Quitó un trozo de la gelatina con la cuchara de su contraria y la acercó - Di: "Aaaah...." - Y allí se quedó con la mano tendida y la mirada decidida, sin dudas sin intenciones de dejarla ir. Esperaría pacientemente a que abriera la boca...ya sea para seguirle el juego o para hablar lo que fuera. Apenas viera la oportunidad.....Avanzaría con la mano hacia adelante y haciéndole comer de la gelatina - ¿Y bien? - Preguntó, ya empezando a serle cada vez más difícil y ya casi imposible aguantar esas risas que estaban a punto de escapar.....


Extras:


avatar
Salón : 3 A Dromes : 6901
Reputación : 8
Mensajes : 125
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Jue Feb 15, 2018 1:14 am

Ladeo la cabeza al escuchar ese más o menos, volviéndolo a mirar, esta vez para mantener su vista en él-Ya veo..-Murmuro, bajando la vista unos segundos, como si estuviera meditando algo el asunto cuando realmente estaba intentando recordar la frecuencia con la que comían sus habitantes, pero ahora que lo pensaba, no tenía ni idea, había trabajado.. ¿Cuánto? Casi cinco milenios para ellos, pero nunca se había percatado de cuanto comían o cuantas veces lo hacían, ya que encargarse de que el pueblo no pasara hambre no era una de sus tareas, ni tampoco vigilar como estos se alimentaban en la mesa, tal vez alguna que otra ocasión los vio alimentándose de algo que estos consideraran postres, pero nada a lo que pusiera tanta atención porque, como se había mencionado anteriormente, esto nunca fue su preocupación o algo que rondara en la mente de la chica hasta que llego a este mundo.

No diría nada mas al respecto, tal vez hubiera comentado justamente lo que estaba pensando, sin embargo, dudaba que el albino tuviera interés alguno en esto y tampoco tenia ganas de llenarse de recuerdos nostálgicos que harían que su estabilidad emocional se fuera a la basura. Hoy día su preocupación no seria su nación o su estado, lamentablemente para ellos, por muchos que fueran y por mucho cariño que les tuviera, aun si estaban en una situación delicada, su preocupación mayor sería el zorro que tenia enfrente. Una parte de sí misma se decía como modo de excusa que era porque, como era Ghost Fox, y este haría que su forma de llegar a casa fuera mas “rápida” pues tenia que cuidar de él, cuando otra parte de ella que no tenia que ver con la culpabilidad ni la responsabilidad que tenía la misma, se decía que era porque simplemente era lo que quería hacer y ya, que no veía porque tenia que darse excusas así misma, tal vez al pueblo por haberse demorado tanto tiempo en regresar y rogar que la dejaran hacer su trabajo o algo por el estilo, pero a si misma no. La única que creía que podría “darse” si es que esta podría considerarse una excusa como tal, es porque ya no consideraba al chico enfrente una simple persona conocida que se topaba muy seguido ya fuera por ser compañeros en el instituto o porque tuvieran una extraña suerte de chocarse en los lugares menos esperados como el centro comercial, no, el había pasado a otro nivel, era alguien mas especial, alguien casi tan especial como alguno de los ciudadanos que cuidaba, con la diferencia de que a este no le tenia aprecio porque lo había visto crecer, reír, llorar o un montón de cosas y lo conocía desde lejos, sino que era porque se llevaba bien con este y aunque no lo conocía exactamente tan bien como alguna de las personas que protegía, estaba segura de que su relación con él era mucho mejor que con cualquiera de las antes mencionadas….y con quien había tenido situaciones mas incomodas hasta el momento.

La azabache más que percatarse sobre el silencio incomodo que se había formado en el instante que hubo nuevamente una cercanía que no entendía del todo la razón por la cual había pasado, se concentro mas en lo pensamientos que pasaban por su cabeza, buscando razones del porque la actitud del chico “¿Realmente le gusta tanto el broche?” Fue uno de los tantos pensamientos que llego a tener como “¿Me lo dio a mi porque es poco varonil?” Solo por este último llego a mirarlo de reojo, pensando en como se le vería a él, para luego alejar la idea, parecía que últimamente no hacia mas que ridiculizarlo en su mente, y por suerte el zorro no se enteraba de nada, aunque a diferencia de las ocasiones anteriores no le causo gracia, la tensión del momento no le había dejado sentirse con esa libertad y tampoco sus nervios.

Es cierto que el que se alejara le fue todo un alivio, sin embargo, ahora que se habían formado un montón de dudas en la cabeza y había recordado que al recibir el regalo no había agradecido de manera correcta, no le estaban haciendo sentir mejor “Quizás…debería volver a decírselo…pero de mejor manera” Empezó a decirse a sí misma, mirando cada tanto al albino que parecía estar concentrado en degustar el pequeño trozo de aquella cosa tan rara que tenía en delante hasta que a la chica se atrevió abrir la boca, no obstante, las palabras que salieron de esta no fueron las que ella tenía planeadas sino que otras que parecían habérsele ocurrido en el momento, lo cual no estaba taaan lejos de la realidad porque por su vergüenza, había comenzado a centrar mas sus pensamientos en la gelatina que en otra cosa-Eh..no, ni como comida.. ni como... ¿Ser vivo?-Dijo esto último con la duda aun en su mente al mismo tiempo que se reprochaba así misma “Perfecto.. ahora no podré hacerlo por..” Se sentía un poco fastidiada consigo misma, sabia que lo que acababa de hacer era algo cobarde. Cambiar de tema únicamente porque no se atrevía hablar, aunque bueno, si se ponía a pensarlo bien, por lo incomodo que se estaba poniendo la situación justamente por el broche que llevaba en el cabello, el hablar de este tal vez no haría que mejorara, sino que podría a pasar a ser peor.

El comentario que dijo después el albino hizo que se confundiera aún más, el rostro de la misma lo estaba demostrando-¿Reflejos..?-No es que no le había entendido, es que acababa de decirle que si estaban vivos y no podía procesarlo bien-…¿Comen criaturas vivas..?-Murmuro viendo la gelatina antes de que el contrario se lo confirmara, bueno, confirmara que estaba viva, el resto lo confirmo él con sus acciones, le había visto ya mas de una oportunidad sacar algo de la pobre cosa que tenia enfrente tambaleándose-….-La azabache ya no sabía que decir al respecto, es decir, sabía que muchas cosas de las que comían en ese mundo, en su reino habían estado vivas, pero ponerlas en el plato aun cuando lo estaban y arrancarle pedacitos como si nada-…¿Su sensibilidad es tan baja como para no despertarse después de que le has arrancado una parte de su ser…?-Eso había sido uno de sus pensamientos en una voz relativamente baja. Los pensamientos que había tenido antes respecto al broche los estaba haciendo a un lado lentamente por lo que estaba viendo y escuchando, todo aquello le era difícil de procesar porque no sabía exactamente que pensar, más cuando el zorro actuaba como si la situación fuera la mas normal-…creo que ya no quiero saber más-Murmuro algo disgustada, no sabía si ahora iba a poder darle si quiera una probada a lo que estaba comiendo su compañero, aun si el parecía tan a gusto y hasta daba la impresión de que realmente sabía bien, no dejaba de ver a lo que tenía enfrente con una especie de angustia mezclada por otro tipo de emociones que no comprendía del bien.

Laina se quedo en silencio, mirando lo que decía y hacia el zorro con cierto disgusto, mas que por la gelatina era porque le había visto usar esa energía tan extraña que cada vez que la veía le daban ganas de preguntar que era eso. Arqueo una ceja al ver que le estaba pidiendo que abriera la boca diciendo “Aaaah” Lo cual obviamente no iba hacer, primero porque era algo extrañamente vergonzoso y en segunda porque no quería comer esa cosa que se estaba moviendo por si sola-No, gracias creo q..-No alcanzo ni a decirle que prefería que él se comiera aquel alimento solo antes de que fuera atacada sorpresivamente por la cuchara que tenía el contrario en alto. (?) No había alcanzado a “esquivar” o hacer que el utensilio no hubiese entrado a su boca con el dulce en este, pero no por eso evito que por reacción atrasada se hiciera hacia atrás con la silla mientras que sentía que aquello que tenia en la boca se deshacía de una manera rápida en su boca si intentaba masticarla.

Como era de esperarse, la azabache por muy desagradable que encontrara algo, no iba a escupirlo, sus modales, sus enseñanzas se lo impedían, y aunque la sensación de tener eso en la boca le dio a primera estancia un escalofrió por la extraña textura de este, razón por la que se tapo la boca e intentando evitar hacer un gesto de disgusto. No le sentía el mal sabor aquello, en cambio era algo dulce y pues...le estaba recordando ligeramente a algo parecido a un jugo que había tomado antes una vez termino de tragar, pero este no dejaba se sentirse muy extraño en su boca e incluso llego a pensar que tal vez esa cosa se había despertado en su boca y estaba luchando ahí-¿Eh..?-Fue lo primero que dijo antes de contestar su pregunta-..pues…tiene una textura muy extraña y…y pasaba hacer hacerse en trocitos más pequeños sin que lo mordiera…-Musito con cierta inseguridad, ciertamente era muy distinto a todo lo que había probado hasta ahora, sin embargo, lo que la hizo hablar así no fue el dar su opinión como tal, si no el gesto que tenía el zorro en su rostro, haciendo que la misma se sonrojara un poquito. Iba abrir la boca para preguntarle si acababa de tomarle el pelo, sin embargo, lo encontró tan inútil por el rostro del contrario lo estaba diciendo en todo su esplendor “Idiota” Fue lo único que se abstuvo a decir y fue en su mente, porque ya no podía decir nada. Estaba consciente de que no hace mucho ya había hecho suficientes preguntas que eran demasiadas estúpidas y el chico que tenia enfrente no había hecho mas aprovecharse de su ignorancia, por lo que prefirió simplemente acomodarse con la silla para volver a su posición de antes y… y saber que, hacia ahora, no es como si fuera a ignorarlo toda la tarde por una simple broma, pero es que tampoco era muy maduro de su parte gritonearle, ni tampoco podía pegarle, el chico estaba mal físicamente para algo así, por lo que al final no pudo hacer nada más que apoyar uno de sus brazos en la mesa, para con la mano del mismo apoyar la mejilla en este y quedarse mirando hacia un lado mientras hacia un pequeño mohín. Si era sincera, no sabía exactamente como expresarse en ese instante, sentía una especie de vergüenza combinado con molestia que obviamente no iba a dejar salir de manera explosiva, y como en la mayoría de las ocasiones en las que no sabia que hacer, se iba a quedar callada, solo que esta vez tenia unas intensas ganas de decir: Te odio. Pero no lo hizo, porque no sabía cómo lo interpretaría el albino, ni quería que pensara que realmente lo odiaba, solo estaba molesta porque le había hecho una broma que tal vez la misma le hubiera si estaba en su lugar.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 21059
Reputación : 2
Mensajes : 144
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Jue Feb 15, 2018 6:59 pm

Comenzar a fingir acerca de esa cosa gelatinosa que tenían enfrente, que supuestamente y según la azabache se "Movía por sí sola", fue algo casi involuntario e innato por parte del albino. Últimamente y si no era en relación a algo que tuviera que ver con los computadores, los celulares, o los aparatos tecnológicos en general, no había tenido oportunidad alguna para bromear con Laina sin que ella se pudiera dar cuenta, en relación a algún aspecto "Extraño" de este mundo y que pudiera variar en relación al suyo. Sin embargo, apenas escuchó las palabras de su contraria, pudo de una vez encontrar la posibilidad de hacerlo. Quizá era un poco demasiado cruel hacerle creer que esa cosa que tenían enfrente estaba realmente viva y que, incluso así, pudiera despertar o algo parecido, pero....Bah, ¿Qué importaba? Era muy probable que tarde o temprano Lariv la comprase para su hogar, por lo que Laina la terminaría conociendo y el chico no tendría otra oportunidad para hacerle una broma pesada como esta. De hecho, y aunque si tenía ciertas probabilidades de ello, no sabía si es que volvería a presentársele una oportunidad como esta para poder aprovecharse del desconocimiento de la azabache sobre este mundo, más aún si cada día podía aprender más del lugar.....Si, definitivamente tenía que aprovechar ahora que podía. Ya luego lidiaría con las consecuencias si se enfadaba demasiado o algo parecido.

Ante ese "Ser vivo", asintió suavemente con la cabeza de forma afirmativa, intentando contener esa sonrisa que tanto quería formarse en su rostro. Intentar contener las risas que le daba fingir toda esa broma le llegaba a resultar más difícil de lo que creyó que le resultaría, pero por suerte fue que lo lograba controlar....por ahora. Nuevamente, y comiendo con esa expresión tan neutra que parecía estar hablando de algo de todos los días, simplemente le asentía. "Reflejos..." Se repetía internamente, conteniendo las risas que querían salir por su propia broma – Si, algunos...A veces - Respondió encogiéndose de hombros, respondiendo esa pregunta con mayor facilidad y neutralidad, pues era algo que a fin de cuentas, era verdad. No era como qué él lo hiciera, o como que allí lo hicieran. Distintas costumbres se repartían en distintos sitios del mundo y muchos se alimentaban de criaturas aún vivas, pero....el punto es que la azabache simplemente preguntó y lo hacían, de forma general....Por lo que técnicamente, no le mintió (?) - Bueno.... - Comenzó, con su "Explicación", incluso y aunque la chica pareció no querer saber más al respecto, explicándole de hecho precisamente por eso...para incomodarla un poco más con respecto a comer esa cosa - Muchos alimentos de este tipo llevan consigo químicos. Osea...líquidos artificiales, para cambiar o introducir características para que lo que sea que vayamos a comer pueda....adecuarse para nosotros – Nuevamente, no se pudo decir que le mintió, y de hecho, hablaba sin ser demasiado específico por lo mismo. En teoría...si, los químicos cambiaban a los alimentos en sí y, en este caso....si que tenían, solo que no para la razón que Laina creería que los tendría (?).

Tal y como esperaría cualquiera que se diera cuenta de la broma que Kiba estaba haciendo, apenas abrió la boca para decir precisamente que prefería no comer....Llevó la cuchara hacia ella, forzándole a comer de la misma – Dijiste que te guste o no...la comerías de todas formas. Y a eso no veo como puedas sacar otro juego de palabras ~ - Bromeó con una sonrisa cabrona en lo que retiraba la cuchara hacia atrás para luego dejársela enfrente, justo de donde la había tomado hace un rato atrás, y aludiendo claramente a que esta vez, las propias palabras de la contraria fueron lo suficientemente explícitas como para que no pudiera hacer una jugarreta como la que había hecho con las palabras del albino antes de haberse desmayado. Con esa sonrisa presente en su rostro, permaneció observando detenidamente y en completo silencio las reacciones de su contraria, pasando de a poco a aumentar ligeramente el tamaño de la sonrisa que había en su rostro, la cual aún permanecía como una simple "Sonrisa divertida", más que poco faltaba para hacerlo estallar en risas.  Más sin embargo una vez su contraria comenzó a hablar, respondiendo la pregunta qué él mismo le había hecho instantes atrás, poco a poco su expresión cambiaba nuevamente.....Ahora teniendo que arrugar la cara intentando disimular las risas, las cuales más temprano que tarde, llegaron a hacerse total y completamente visibles, llegando ya no a aparentar la risa que le daba todo eso ….Si no, simplemente intentando no soltarlas, puesto que no pudieron haber sido más obvias e imposible de disimular que en ese instante. Como era de esperar, su contraria se percató de ello, y eso fue algo que pudo notar al observar el repentino cambio de expresión de la azabache. Para ese momento, ya no pudo aguantar más.

Estalló en risas, dejando caer su cabeza sobre la mesa, al igual que con sus hombros, moviendo instintivamente la cola de un lado a otro con un poco más de velocidad que de costumbre. Le llegó incluso a costar respirar en cierto punto de tanto reír, por el hecho de estar aún no en muy óptimas condiciones para...para prácticamente nada. Apenas logró comenzar a respirar se irguió, respiró profundamente, miró de nuevo a Laina intentando comenzar a hablar y......poco pudo hacer antes de soltar unas pequeñas risas acompañadas de una sonrisa divertida, hasta que por fin pudo controlarse - Ya...ya....Lo siento, lo siento, tenía que hacerlo – Dijo encogiéndose de hombros - En mi defensa....Si es cierto lo de los químicos y que en algunos sitios si se comen seres con vida.......solo que en la mayor parte del mundo se considera algo asqueroso ~ - Se llevó la mano a la cara en un suspiro, antes de dejar salir unas últimas risas por la situación que tanto se había estado conteniendo, y llegando a punto de volver a descontrolarse en risas, más logrando volver en sí antes de eso, y volviendo a respirar un poco más calmado para recuperar el aire en sus pulmones – Disculpa, es que......Disculpa ~ - No pudo excusarse – Ya hablando en serio, no tiene nada vivo ni anormal...Y solo se mueve así por lo gelatinoso qué es.... - Acercó la cuchara, moviéndolo un poco la misma para hacer que se moviera – Como si rebotara, no tiene ningún movimiento propio - Suspiró pesadamente - ¿Tengo alguna forma de convencerte para que continúes comiendo, o ya perdí totalmente esa oportunidad … ? - Preguntó llevándose la mano libre hacia detrás de la nuca, con los ojos cerrados y una ligera sonrisa en el rostro. Él ya había comido lo suficiente y esperaría que la chica también comiese algo, aunque...ya para estas alturas, entendería perfectamente que no quisiera continuar. Después de todo.... sería técnicamente su culpa (?).
avatar
Salón : 3 A Dromes : 6901
Reputación : 8
Mensajes : 125
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Vie Feb 16, 2018 4:25 am

Estaba demás decir que las respuestas del albino que le estaba diciendo, estaba haciendo que al menos en su mente, su rostro se “deformara” por decirle de alguna manera, no es como si estuviese demostrando facialmente la forma en que le desagradaba lo decía, para nada, se mantenía en ese gesto tan neutral suyo mientras en su mente sentía que estaba haciendo los gestos de pena/asco/confusión/ extrañeza/lo que sea. Creía que si demostraba esos gestos, aparte de ser una falta de respeto a la cultura del lugar, creía que solo tal vez, taaal vez, el zorro podría ofenderse, es decir, lo tenía ahí comiendo esa cosa como si nada y ella estaba empezando a sentir pena cada vez que le arrancaba un pedacito.(?)

Las ideas que le daba, no le gustaban mucho, era como una especie de salvajismo a otro grado, es decir, entendía que animales se alimentaran de otro al estar vivos, sin embargo, para ellos que fácilmente podían evitar ese sufrimiento a otro ser vivo, aparte de ser algo desagradable, porque dudaba que alguien le gustara que su comida se moviera en su boca…o eso pensaba hasta ahora con lo que le decía el zorro y con lo que hacía el mismo. Prefería desviar cada tanto la mirada por el disgusto, en su mente estaban pasando ideas extrañas que casi se esfumaron al ver que el contrario quería darle de comer. En su interior, aun si probarlo ya estaba sintiendo una sensación de asco al punto de que, creía que al momento que esa cosa entrara a su boca, aparte de causarle escalofríos, también le daría muchas ganas de vomitar por lo asqueroso que tal vez podría saber o quizás por la desagradable sensación que le daría la misma. Eso no lo supo hasta que lo tuvo en la boca, y aunque si le dio un poco de nervios tenerlo en la boca, no fue tan repulsivo como creyó, la sensación era extraña, pero no al punto de ser desagradable y el sabor podría decirse que era entre lo agradable/pasable.

Miro al albino arqueando una ceja al momento que le dijo esas palabras mientras tapaba su boca con una de sus manos “¿Qué es esto? ¿Una especie de venganza infantil por qué él dio mal sus órdenes?” Se pregunto a sí misma de manera burlona, sin tener muchas ganas de contestar en ese momento por distintas razones, una de esta era porque pues iba contra sus costumbres y la otra era porque le costaba digerir esa cosa tan rara en su boca, pero aprovechando que tenía la boca tapada con su propia mano, hizo hacia un lado de sus mejillas la gelatina para poder hablar sin que se le cayera-Te dije que comería, pero no cuando... -Murmuro en lo sonreía ligeramente una vez cerro la boca, claro esto el zorro no lo vería porque su mano estaba cubriendo sus labios y el gesto que casi podría decirse que por sí solo decían algo como “Claro que si tengo un juego de palabras” O “¿Qué decías?” Era de esperarse que la azabache, por muy infantil que podría parecerle aquello, no dejaba de parecerle divertido, mas si podía quitarle esa sonrisa al contrario de su rostro, no obstante, esa sensación pequeña sensación agradable que sentía se iría no solo por la dificultad que estaba teniendo por comer un pedacito tan pequeño de gelatina que estaba intentando no aparentar tener, sino que también por el recuerdo de su rey regañándola por actuar de esa manera. El alimento que tenía en la boca…como decirlo, como que quería tragarlo, pero al mismo tiempo no podía del todo, al instante que parecía querer hacerlo le daban nervios y devolvía parte de este hasta que termino lográndolo a los segundos después de una forma casi forzosa a la vez que cerraba los ojos. Bien, seguramente le daría mas razones al albino de que no se le fuera la sonrisa de la cara, porque, aunque disimulo a medias su disgusto de tener eso en la boca, era obvio que, con lo que se había demorado en tragar ese pequeño pedazo, había tenido algún tipo de problema.

Ya para cuando pudo responderle….y al poco tiempo notar lo que había estado haciendo el zorro, prefirió hacer como que lo ignoraba, sin embargo, le era un poco difícil escuchándolo reír con tantas ganas que podría decir que se le estaba contagiando algo de esa alegría como para que por unos segundos apareciera una sonrisa en su rostro, claro, podría ser que era porque el chico le estaba “pegando” eso o tal vez, porque no podía parar de ver como se le movía la cola de un lado para otro, como fuera, a penas noto que eso se había asomado a su rostro, se puso a mirar su cuchara en la mesa esperando a que el contrario parara con su ataque de risa, que ahora que lo pensaba un poco, tal vez no seria muy bueno para su cuerpo, pero que seguramente si le decía algo como que parara de reírse por eso, no le creería.

Al escuchar su defensa no se sintió exactamente convencida como para volver a dirigirle la palabra, menos cuando lo estaba escuchando reírse de nuevo, eso hacía que sus palabras fueran menos creíbles, aunque tampoco podría decir al cien por ciento que el chico le estaba mintiendo, menos si tomaba en cuenta que sí, era una situación que a cualquiera podría darle risa. Por lo menos podía pensar que si lo que decía era verdad, entonces no eran tan salvajes como les pareció en un inicio, pero eso no cambiaba la vergüenza que sentía por dentro y que hasta ahora había disimulado muy bien, por no decir que en unos instantes atrás había desaparecido al menos por uno o dos segundos, después… había vuelto. Miro de reojo cuando le explico que aquel alimento raro no estaba vivo, justo para ver el momento en que hacia que se moviera gracias a la cuchara de este, y la verdad la explicación que le había dado no le había aclarado del todo la duda, pero a diferencia que un rato, ya no pensaba preguntar nada.

La azabache le miraría de reojo ante su ultima pregunta, manteniendo su postura para luego escuchar la voz de su rey regañándole en la cabeza por andar de caprichosa en forma de recuerdo nuevamente. Dio un suspiro que demostraba parte de su molestia, ya no por lo que había hecho el albino, si no por tener que seguir reglas que en este instante no quería seguir-Jeg vil bare spise for oppførsel-Murmuro sin mucho interés, ni tampoco teniendo las ganas de explicarle que le había dicho, porque de hecho hacer eso también era de mala educación y se estaba aprovechando de que el zorro no le entendía, ni tenia idea del reglamento que ella seguía “Eres una especie de mala influencia para mi persona” Termino pensando en lo que tomaba la cuchara que le pertenecía para sacar un pequeño pedazo del postre y metérselo a la boca, sin demostrar que estaba haciéndolo con mucho disgusto, suficientes reglas había roto en poco tiempo para romper otra, que sí, que hacer gestos mientras comías también era una falta a las normas, aparte de la posición que había adaptado hace un rato en modo de berrinche en la mesa, eso tampoco se hacia y por eso se había acomodado de la manera que correspondía en esta, sin embargo, estaba evitando mirar al albino. (?)

No tenia planeado decir nada mas aparte de lo que había dicho, primero porque no sabia que decirle, no iba a reprocharle nada, ya que ella misma le había dado esa oportunidad al chico para que hiciera todo eso, y la verdad aunque pudo haberlo visto venir al ya conocer parte de su forma de ser, la cual le había demostrado que le gustaba hacer bromas, mas de ese tipo, no lo pensó ni por si acaso desde que empezó a decirle que la gelatina estaba viva, por lo menos ya podía comer mas tranquilamente, no obstante, la textura de la misma le seguía siendo tan extraña que por mas que lo intentara, no dejaba de darle algo de escalofríos y serle un poquito difícil de digerir con cada trocito que se echaba a la boca en silencio, meditando todo lo que había pasado desde que bajaron hasta lo de ahora, preguntándose si debía disculparse o no con el chico. Sus normas decían que acababa de ser grosera, y mucho, pero él que tenía otro tipo de costumbres, seguramente no tomaría las cosas que había hecho de la misma manera, no estaba segura, y aun si no lo interpretara de la misma manera, por costumbres de ella, sentía que de todas formas le debía la disculpa.

Dio un pequeño suspiro, dejando la cuchara un instante sobre la mesa para mirar al chico, sin dejar esa semblante tan tranquila suya que había estado manteniendo todo ese rato aunque por dentro se sentía un poco fastidiada-Yo…hm..-Desvió unos segundos la mirada. No es que dudara respecto lo que iba decir, es solo que ahora que lo pensaba, él se había disculpado y pues había “reconocido su error” en cambio ella, había preferido ignorarlo, lo cual ahora le sentaba un poco mal, sabía que si aquello hubiera pasado en su mundo, ya la habrían regañado bien feo-Lo siento-Dijo después de un breve tiempo en silencio, sin saber si agregar algo más.




Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 21059
Reputación : 2
Mensajes : 144
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Dom Feb 18, 2018 12:03 pm

Le fue una enorme sorpresa que incluso teniendo la gelatina o, desde su actual punto de vista, esa "Extraña cosa viva" dentro de su boca, la chica pretendiera seguir con esos juegos de palabras que aparentemente, tanto iba a empezar a tener que soportar de parte de la azabache y con los cuales debería empezar a tener sumo cuidado, si no quería que la misma se aprovechara de estos para poder ir haciendo lo que quisiera, tanto como Kiba como Fox … - …. Eres increíble - Respondió con un profundo suspiro, rodando los ojos aún con esa sonrisa y en un tono de voz sarcástico - ¿De verdad vas a empezar a arreglártelas para jugar con las palabras de cualquier cosa que diga o te diga? - Preguntó, más sin esperar una respuesta real y simplemente aguardando a que se diera cuenta que todo era solo una broma de muy mal gusto, pues tenía claro que de la forma en la que se intentaba aguantar sus propias risas, la chica no debería de tardar de demasiado en notar que le estaba tomando el pelo. Aunque bueno, ya luego se las intentaría arreglar si es que la chica pasaba a enfadarse o algo parecido. Esperaba que no fuera eso una broma demasiado pesada para ella... demasiado.

El ataque de risa que le llegó justo después de que la chica dejara en claro con una simple expresión facial, fue sumamente difícil de controlar y, de hecho, fue totalmente incapaz de hacerlo. Al mismo tiempo, su cola pareció en esos instantes desconectarse totalmente de sí, para empezar a actuar ahora de forma independiente y por sí sola, como solía suceder cada vez que parte de él actuaba por más impulso que otra cosa voluntaria. Generalmente se controlaba bien, pero la risa como esa, sin dudas era del tipo de cosas que no era capaz de controlar. Mas, sin embargo, y luego de esforzarse un rato, pudo terminar por empezar a apaciguar esas constantes carcajadas que de hecho no le hacían demasiado bien por el mal estado de su cuerpo y su reducida capacidad para respirar correctamente. Apenas y se empezó a regular nuevamente, respirando un poco más profundo para intentar recuperar el aire perdido, su cola nuevamente dejó de moverse como si fuera una especie de ventilador. Quizá debía de empezar a tener más cuidado consigo mismo en ese estado, incluso y si ese detalle fuera algo sumamente ligero...Pero sabía qué si no lo hacía, tarde o temprano le podrían empezar a llover los regaños de su contraria (?).

Esperaría la respuesta de su contraria en si iba a comer junto a él o si se negaría por lo enojada, más cuando le escuchó...... No tuvo la más mínima idea de qué creer – Ehh... - Ladeó la cabeza y una de sus orejas de lado, mostrando una total confusión, como si esperara que ahora le diera la traducción que, suponía, nunca llegaría. Solo se le quedó mirando, esperando alguna reacción, mirada o lo que sea que le indicase si iba a querer continuar comiendo o si le había dado una negativa. No tenía idea de qué idioma era el que utilizaba para hablar ni tampoco si este si quiera pertenecía a su mundo...Algún día se lo preguntaría, pero ahora que seguramente estaba enfadada por lo más mínimo que estuviera, preferiría no hacerlo. Ya después, cuando observara como la chica sujetaba su cuchara y la dirigía hacia la gelatina para arrancar un trozo de esta, sonrió ligeramente, entendiendo en ese instante que seguramente le había dicho que si....O que bien, se había acabado arrepintiendo o cambiando de decisión. Sea como sea, funcionaba para él. Sabía que la chica no necesitaba comer en sí.....Ya que esta se encargaba de ello con oscuridad, pero... Aún le quedaba esa costumbre de qué debería darle algo de comer, para no tener la sensación de que la mata de hambre incluso aunque le esté cuidando gratuitamente.....aunque parezca un secuestro en su propia casa al estar obligado.

Al igual que la chica, el albino tomó su cuchara y comenzó a sacar trozos de gelatina, quitándose en ese instante el hambre que le había dado al haberse mantenido sin comer desde hace ya rato, incluso antes de comenzar la misión que le tomaría casi todo el día de ayer. Un pequeño silencio se formaría nuevamente entre los dos en lo que comían, aunque como casi siempre, este no le llegó a parecer incómodo o algo por el estilo....simplemente, estuvo un tanto preocupado de que la chica estuviera enfadada aún y que pudiera continuar así, más no pretendía aún averiguarlo porque sabía que si era así...Lo mejor sería darle su "Espacio" durante un rato. Teniendo eso en mente, le resultó extraño escuchar a la chica de repente, a lo que subiría su mirada para verle directamente, con la cuchara en la boca por haber justo metido un trozo de gelatina a su boca - ¿Hm? - Esperó a que lograse encontrar las palabras que quería decir y.... No pudo evitar extrañarse un poco más. Se le quedó mirando con los ojos entrecerrados, confuso, para luego quitarse la cuchara de la boca y dejarla apoyada por ahí, sin apartar la mirada de su contraria, aunque guardando aún un completo silencio - ... - Como ya había hecho antes, el chico llevaría tanto su dedo índice como medio hacia su frente, dándole un ligero y suave golpe con el mismo – Hablo enserio cuando digo que no has hecho nada de lo que debas disculparte – En ese momento, le sonrió. No simplemente lo decía para calmarla, si no que realmente, no había visto nada que ameritara una disculpa en lo absoluto. Podía deberse a costumbres de su mundo o algo por el estilo, quizá allá debía de ser mucho más.... formal (?) Pero definitivamente eso no aplicaría para cuando estuviera con el cómo Kiba.

Ya para cuando se hubieran terminado la gelatina, el chico se levantaría, estirándose nuevamente, casi como si cada vez que se levantara le costara un poco porqué de hecho, era así. Realmente se cansaba bastante rápido....y eso se le notaba - Permiso – Dijo, tomando el plato en donde yacía la gelatina anteriormente y las dos cucharas, para llevarlas hasta el lavaplatos y.... - … Nmeh... Me encargo otro día - Y ahorrándose más flojera, simplemente lo dejaría ahí, para lavar cuando le diera la gana, porque tenía claro que Viral no lo haría - Bueno....supongo que ahora nos podemos quedar aquí abajo, por lo menos tenemos televisión... - Se encogió de hombros, soltando un profundo suspiro. Salió de la cocina y le hizo una seña para que viniera, a lo que el chico se dirigió a la típica sala de estar, donde se dirigió hacia el largo sillón que tenían enfrente de la tele y, entre ambas, una mesa de vidrio pequeña. El albino, tal y como le había dicho arriba, se echaría de espaldas en el sillón, con las piernas colgando en el respaldo de los brazos del sillón, y con la cabeza en la mitad del mismo, dejando un buen espacio para que la chica se pudiera sentar, prácticamente ocupando la mitad del mismo – Supongo que tampoco me darás permiso a mantenerme sentado.. - Bromeó, soltando un par de risas – Hmprf....No recordaba que esta cosa fuera tan incomoda para recostarse... - Murmuraba en un bajo tono de voz, y cerrando los ojos en lo que se movía un poco, aunque no podía terminar de creer que el mismo era un tanto incómodo para él. Seguramente habría tenido que traer almohadas de su cuarto o algo parecido para poder permanecer así, pero ya a esas alturas.....Nah, le daba demasiada flojera.
avatar
Salón : 3 A Dromes : 6901
Reputación : 8
Mensajes : 125
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Sáb Feb 24, 2018 9:55 pm

Como era de esperarse, la azabache no le diría nada al respecto sobre lo que acababa de decirle, es más, ni siquiera lo miraría luego de decir que “Solo comería por sus modales” en su propio idioma. Sabía que aquello no estaba bien, que si su rey estuviera ahí o cualquier que hacía respetar las normas le dirían algo, no obstante, como no había nadie, era de esperarse que nadie la regañaría, más que ella misma por interno. Se empezaba autocriticar su propio comportamiento, diciéndose que dejara de actuar como niña mal criada porque no era así o que avergonzaba a su nación con tales conducta, razón por la que después decidió dejar de comer para disculparse, aun si el albino no entendía la razón o quizás le daba igual o lo que fuera.

El silencio del chico ante lo que le acababa de decir le había puesto un poco nerviosa, claro, luego de ver que había terminado de comerse lo que tenía en la boca. Se llego a preguntar por unos instantes si realmente lo había ofendido con su comportamiento o si quizás, el contrario no sabía que decirle entre muchas otras cosas más, hasta que sintió ese golpecito en su frente que había visto venir al ver su mano, y antes de que este se lo fuera a dar ya estaba cerrando los ojos para después simplemente sobarse el lugar afectado. De nuevo, no le dolía, el hacer eso era más que nada algo inconsciente el igual que bajara la mirada mientras se preguntaba “¿Cómo se supone que debo interpretar eso..?” En parte, sentía que lo sabía, pero por otro lado no sabía cómo ponerlo en palabras y eso causaba pequeños enredos en su mente cada vez que quería expresarlo en palabras para sí misma, para comprenderlo mejor-Pues yo si sentía que te debía una disculpa-Musito mirando hacia el plato donde quedaba menos gelatina que antes, a la vez que bajaba su mano para dejarla cerca de su propia cuchara, sintiéndose extrañamente regañada de alguna forma por el contrario.

Volvió a comer un par de cucharadas en silencio, ya sin notar esa disgustosa sensación en su boca por la costumbre que se le había hecho y fijándose más en su sabor que en otra cosa hasta que esta se acabó. Miro al chico levantarse, y al ver que retiraría el plato, (que por cierto, no le gustaba mucho la idea porque fácilmente podría hacerlo ella mejor para que este no hiciera esfuerzos innecesarios(?)) dejo la cuchara sobre este, levantándose de su silla para después taparse la boca y bostezar, sin hacer muy notorio su falta de sueño, ya veía que si el albino se percataba de aquello, algo le decía que le diría que mejor se fuera a su casa a dormir o algo así, y no pensaba hacerlo, ni tampoco darle una razón al contrario para hacer lo que se le diera la gana. (?)

Se destapo la boca rápidamente una vez terminara de bosteza para no hacer más obvio el gesto, y siguió al chico hasta la salita, donde se puso a observar todo con cuidado en el simple reojo que le había dado. Arqueo una ceja ante el comentario del zorro, seguido de un ligero suspiro y una pequeña sonrisa que quedaría en su rostro por un buen rato en lo que se sentaba en el sillón, para luego mirar al albino que parecía estar quejándose a lo cual nuevamente sonrió por unos instantes al recordar cierta situación, que si bien no era la gran cosa, le hacía pensar que él y ella tenían más similitudes de lo que parecían a simple vista, claro, si lo que había pensado era real-…Puedo ir a buscar una almohada a tu cuarto si quieres-Murmuro mirando nuevamente de reojo el lugar, buscando algún cojín tirado por ahí, incluso busco de reojo con la mirada el mismo sillón en el que estaba, sin encontrar nada “Realmente podría ir a buscarla sin preguntarle, así podría ir por el libro que deje arriba.” Se sugirió a sí misma, sin decirlo en voz alta porque algo le decía que desde ya, ese ofrecimiento seria rechazado, y más si el contrario se enteraba que iría por el libro que tenía arriba para ponerse a estudiar/investigar, ya que suponía que si se ponía a leer cuando el chico le había dicho que tenían la televisión, de seguro querría que ella la viera con él “…Cada vez que veo esa cosa, solo dan programas aburridos... tal vez porque Lariv y yo no tengamos los mismos gustos…aunque cuando estoy sola e intento buscar algo interesante... tampoco logro prestarle mucha atención...” Si era sincera consigo misma, sabía que no le gustaba perder el tiempo con esa chatarra por el simple hecho de que sentía que podría distraerla demasiado si encontraba algo interesante (cosa que aún no hacía) y que tal vez, terminaría perdiendo mucho tiempo valioso que pudo haber usado de manera más útil que su entretención en sí.

Aun con la respuesta negativa del zorro que fue obviamente predicha(?) la de cabellos rojos se quedo pensando en alguna solución. No había cojín cerca o algo que se le pareciera, ni ella tenía alguna prenda que ayudara para hacerle de almohada, ni tampoco el chico, no se había puesto la chaqueta al bajar y dudaba que se fuera a quitar el pantalón o la playera que traía encima para algo así, es decir, si le ofrecía la idea y se le ocurría usar alguna de esas dos prendas, dudaba que lo hiciera, por lo que termino dando suspiro mirando hacia sus piernas como si se hubiera rendido, porque estaba segura de que si se levantaba a buscar algo el zorro también lo haría o al menos la amenazaría con hacerlo o algo parecido o tal vez ni siquiera eso y ella estaba haciendo demasiada drama en su cabeza por algo tan simple como lo era estar en el sillón estirado e incómodo. Hasta que se le ocurrió, sus manos estaban encima de sus piernas con los dedos entrelazados, aquella posición le era algo habitual que hacía sin percatarse, pero además de esto, le era cómodo dejarlas ahí “Uhm… no es algo raro, he visto a otras personas haciéndolo ahora que lo pienso…” Empezó a decirse así misma, como para justificarse mentalmente que no “estaba mal” o no era raro en aquel lugar el solo hecho de que alguien apoyara la cabeza en las piernas de otra persona, sin embargo, para ella había otro problema además de la posible negativa que nuevamente podría darle el contrario y era… la cercanía con este, de por si le era un poco incomodo que estuviera estirado al lado de ella en el sentido de que no acostumbraba a esto, incluso cuando se sentaba en este con Lariv, ambas tenían cierta distancia que le era muy agradable que ni siquiera ella misma debía tomar porque de por sí, la loba se aseguraba sola de tenerlo con…casi cualquier persona que se le acercara como Laina lo intentaba, y si no podía al menos lo intentaba soportar, pero sin llegar a resignarse a estar de esa manera por mucho tiempo.

Trago algo de saliva sin hacer mucho ruido, no quería hacer obvio que lo que iba a ofrecerle le incomodaba o la estaba poniendo nerviosa, para nada, quería mostrarse como si… le diera igual-Hm…-Miro al chico de reojo-Si estas muy incomodo puedes usar mis piernas de almohada-Y sugirió en voz baja ya, sin mirarle al estar prestándole su atención al control de la televisión que se encontraba encima de la mesita. Necesitaba concentrarse en otra cosa para no sonrojarse ni nada parecido solo por estar imaginando el instante. (?) De momento solo podía apegarse a la idea de que no ocurriría porque el chico era muy obstinado, pero si seguía quejando también estaba la posibilidad de que ella misma lo obligara. ¿?




Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 21059
Reputación : 2
Mensajes : 144
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Viral & Kiba el Sáb Feb 24, 2018 10:22 pm

Completamente relajado, y dejando en claro que de verdad no había motivos para disculparse, el chico simplemente hizo un gesto con la mano en señal de "Meh", aunque claro, sin perder esa sonrisa de su rostro – Insisto en que no hay nada que hayas hecho para molestarme, pero supongo que si eso te deja tranquila …. - Simplemente se encogería de brazos, con intención también de no darle mucha importancia al asunto pues realmente, no era como que lo tuviese. Por lo mismo no continuaría dando más tiempo a discutir sobre ello, y se limitaría a terminar de comer la gelatina no viviente que tenía en el plato frente a ellos, hasta que esta se acabase. Apenas se levantara de la barra que unía o bien separaba tanto a la cocina como de la salita de estar y dejara todo en el lavaplatos para encargarse de eso luego o ….. simplemente, dejar que se quedara ahí acumulándose con el tiempo hasta que se aburriera (?), iría al sillón a echarse en este, tal cual como le había dicho a Laina hace un rato atrás que lo haría, casi como "Condición" -Aunque esta no lo dijera como tal, era algo que el albino "Daba por hecho"- para permitirle bajar las escaleras incluso para desayunar.

Es cierto que el sillón le pareció bastante incómodo, más de lo usual, y el hecho de no tener ningún cojín cerca no le terminó de agradar, aunque bastante flojera le daba levantarse para volver a su habitación a buscar un par.....Nah, ya a estas alturas, prefería simplemente aguantarse y ya – Hmprf... - Se quejaba un poco en voz baja, cada tanto moviéndose un poco, como intentando encontrar una posición más cómoda, moviendo un poco sus orejitas y cola en señal de ligera impaciencia. Intentando distraerse de lo mismo, estiró la mano como pudo hasta tomar el control remoto que estaba en el mismo sillón, aunque justo en el apoyabrazos donde tenía sus piernas encima (?). Ya para cuando lo tomó, prendió la tele y empezó a pasar de canal en canal, notándose en su rostro más que nada la incomodidad en la que estaba que el propio aburrimiento que hubiera tenido de haber estado prestando real atención a esa TV que, realmente, casi nunca tocaba....por no decir nunca, realmente. Simplemente suspiró desganado y resignado, cambiando constantemente de canal ya sin llegar si quiera a prestar atención a que era lo que estaba pasando de largo, entrando casi en "Modo automático" o algo por el estilo.

Así siguió, hasta que escuchó las palabras de su contraria - ¿Hm? - Estiró la cabeza, quedando de cabeza –Por estar recostado de espaldas y la chica justo enfrente de su cráneo, por así decirlo- y mirándole, moviendo inconscientemente un poco las orejas – Nah...dejalo - Respondió en un segundo suspiro, moviendo un poco la cabeza de lado a lado antes de volver a dirigir su mirada hacia la televisión - Supongo que esto no es tan malo como desmayarse en medio del campo de batalla.... - Murmuró en un bajo tono de voz, bromeando e intentando distraerse a sí mismo, llegando ya al típico punto en que te empezabas a desesperar, como cuando sucede cuando tienes exceso de comezón o algo parecido. Ya incluso había llegado a poder ignorar sus malestares y cansancios por lo mismo. Probablemente, continuar durmiendo hubiera sido una mejor opción, y de hecho con lo agotado que aún se encontraba, le sería bastante fácil hacerlo y ya.....Pero...Nah, tampoco es como si pretendiera dejar a la azabache cuidándole sola mientras él dormía. No porque desconfiara o no creyera que pudiera hacerlo bien o lo que sea, si no, porque no se terminaba de sentir cómodo con que la chica se quedara tantas horas prácticamente sola en una casa que no era suya, cuidándole cuando eso lo hacía como nada más que un favor por ser ya de una vez... amigos.

Ya "Rindiéndose", dejaría de hacer fuerza con el brazo apenas dejara el control en la mesita enfrente, cerrando los ojos y respirando más pesadamente, tanto incómodo, como aburrido por no encontrar absolutamente nada en la televisión, y es que no estaba para nada acostumbrado en usarla más que en raras ocasiones.....Siendo esta una de ellas. Ya no tenía idea de que hacer y estaba seguro de que simplemente no había ninguna opción, sin contar que la TV parecía haberle traicionado mostrando cada cual programa más aburrido que el otro....probablemente, ya que no fue como si le prestara demasiada atención a la misma como para si quiera saber de qué trataba cada canal que iba dejando atrás. Por lo mismo y cuando volviera a escuchar a su contraria, abriría tan solo uno de sus ojos, notándose que le prestaba atención, aunque no dijera nada - - Esperó a que dijera algo, cuando lo hizo, fue él quien se quedó sin palabras, abriendo un poco los ojos de la sorpresa, de golpe dejando totalmente quieta su cola y llegando a ruborizarse algo - ¿...? - Inmediatamente, miró hacia otro lado, haciendo como si tosiera y moviendo la cola un tanto rápido de lado a lado.

Realmente suponía que no sería tan malo y que sería una buena opción.....Más lo que lo detenía, era.....era.......Ni él terminaba de entender en realidad que rayos le detenía, pero cierta incomodiad le hacía dudar, o por lo menos, le hizo dudar en un primer momento - ... ¿No te incomodaría a ti? - Preguntó, mirándole de reojo antes de apartar de nuevo la vista en un suspiro - Bueno....te prometí que dejaría de actuar tan terco, así que ….supongo que..... supongo que está bien.... - Continuó, mirando hacia otro lado aún, intentando ocultar lo raro que se sintió el haber "Aceptado" a algo que muchas personas podrían considerar como "Común y ordinario". Aún con ciertas dudas, el albino comenzó a levantarse de a poco, como buscando sentarse en el sillón para apenas lo hiciera acomodar la cabeza en las piernas de su contraria, aunque claro, de forma lenta para no llegar a sobreexigir mucho a su aún exhausto y agotado cuerpo – H-hgr.... - No podría hacerlo sin embargo, pues se quedaría quieto de golpe, bajando un poco la cabeza y llevándose la mano por una de sus costillas, apretando allí por el pequeño dolor que surgió en esa zona, como el que sientes luego de haber estado corriendo durante un muy largo rato sin descanso. En ese instante, no le tomaría mucho llegar hasta las piernas de su contraria...por simplemente, la ayuda que la azabache le brindó - .... Gracias.... - Murmuró en un tono de voz aún bajo y quizá hasta un poco inseguro, aunque......de todas formas, no es como que pudiera negar estar cómodo....quizá y más de lo que estaba en su cama (?).
avatar
Salón : 3 A Dromes : 6901
Reputación : 8
Mensajes : 125
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Lariv & Laina el Mar Feb 27, 2018 6:04 pm


Ver al zorro moviéndose cada tanto, pareciendo un poco mas a que estaba haciendo berrinche (?) de manera silenciosa porque no encontraba forma de acomodarse le era mas divertido de ver a la chica que la misma televisión a la cual no estaba poniendo ni atención. Se estaba concentrando mas en la actitud de su compañero que, por mucho que le parecía chistoso y le llevo a dar ciertas ganas como para llegar a expresar que su comportamiento le estaba haciendo gracia, no llego hacerlo mas que en un inicio con la pequeña sonrisa que había demostrado. Por aquello de querer ayudarle, además de tener una excusa para subir y buscar su libro, termino ofreciéndole al albino que, si quería que le trajera una almohada, pensando que tal vez, solo tal vez tuvo que haberse levantado y ya. No creía que Kiba le fuera a reclamar porque se pusiera a leer un libro de plantas medicinales a estas alturas cuando el mismo no parecía ni interesado en la misma televisión cambiando los canales sin darle oportunidad si quiera de mostrar bien que estaban dando en este, no obstante, a la de mechones rojos no le importo en absoluto, no es como si estuviera tan entusiasmada con la idea.

La respuesta que recibió fue la que espero, haciendo que nuevamente se dijera así misma “Tuve que haber ido y ya..” Como si algo le fuera impedir que lo hiciera ahora. Tal vez la extraña idea de que el albino no la dejaría, o quizás el hecho de que estaba en casa ajena y no podría pasearse por esta como si fuera la suya, fuera cual fuera, solo dio un suspiro de resignación a no hacerlo-Si crees que el sofá es mas cómodo que el suelo… tal vez~-Le respondió en un tono sarcástico y voz baja en lo que volvía a mirar al chico uno segundos antes de apartar la mirada, buscando algo que le fuera útil para que estuviera un poco más cómodo.

Por mas que intentaba buscar algo que le sirviera al albino con la vista, no hallaba nada y el mirar como el chico parecía seguir cambiando canales, pareciendo que ya a ese punto lo hacía porque si, hizo que arqueara una ceja “.. ¿Tampoco le gusta lo que pasan en esa chatarra?” Concluyo, haciéndola creer que estaba la posibilidad de que tal vez se divertiría mas con un libro en mano como lo solía hacer ella, lo que sí, se preguntaba de que tipo “La vez que nos encontramos en el centro comercial compro libros…que claramente no eran para el instituto… ¿Para qué eran entonces?” Lo miro reojo, queriendo preguntarle, pero sin hacerlo “No es bueno indagar en las cosas de los demás... menos si no quieren que lo hagan” Se recordó a si misma, antes de volver al tema inicial, la búsqueda de algo que le sirviera al contrario para descansar era primero, querer saber más de él...era un tema aparte que, no estaba segura si darle importancia o no.

Para cuando se le ocurrió algo y le ofreció la idea, empezó a cuestionarse a sí misma “¿Y…si no le es cómodo? Recuerdo haber visto a personas que le agradaba estar así…pero eso no significa que a él también… o puede que simplemente yo no sea muy cómoda…” En su cabeza, sentía que se estaba preocupando demasiado por algo que no debería darle tanta relevancia, si al zorro no le agradaba simplemente podía quitarse de encima y ya, no es como que fuera su obligación que él estuviera cómodo mientras descansara donde se le pegara la gana “Dudo que descanse bien o si quiera descanse si se está moviendo así por cómo se siente” Se recordó a si misma como estaba el chico hace no más de un par de minutos atrás, cuestionándose aquello de que no era su “problema” si él no estaba cómodo-.. ¿No?-Respondió a la pregunta que este le formulo de manera dudosa, haciendo que sonara extraño lo que el contrario le había preguntado, aunque la verdad ella estaba dudando sobre si estaría incomoda o no-Tu no te preocupes… si me incomodara o molestara, no lo ofrecería..-Agrego al poco tiempo, para después morderse la lengua y disimular que realmente no le importaba, aunque en realidad la norma de “Hombres y Mujeres no se tocan” no dejaba de rondarle la cabeza, más que todo porque esa norma siempre se respetó con muchísimo con ella al ser la “princesa” y el único que podía “tocarla” era el Rey, mediando un abrazo o alguna muestra de cariño que rara vez le daba.

Se quedo mirando hacia otro lado al instante que el chico acepto, en lo que empezaba a morderse nuevamente la lengua, esta vez un poco mas fuerte que antes por los nervios “Calma… No es nada del otro mundo Laina, no hace falta perder la calma por algo tan simple” Se dijo, intentando tranquilizarse, mirando a Kiba al escuchar que parecía estar quejándose “Y por eso debes descansar…” Comento para sus adentros, tragándose poco mas sus nervios para ayudarlo acomodarse con cuidado y apartando la mirada una vez este tuviera la cabeza en sus piernas, sin notar que casualmente¿? dejo una de sus manos en esta “…que no es nada” Se volvió a decir, soltando un pequeño suspiro-¿Mejor?-Pregunto en voz baja, mirándole de reojo y notando su falla del momento. Obviamente, quito la mano casi de inmediato, lentamente y con cuidado, y no como una bruta desesperada para no hacer evidente que estaba muy nerviosa, dejándola al lado de ella, en el pequeño espacio que no ocupaba el albino del sofá, preguntándose si debía disculparse al mismo tiempo que recordaba las palabras que este le había dicho en la mesa “…pero según mis costumbres debo hacerlo...” Respondió aquello que no había querido hace un rato para simplemente no darle vueltas al asunto, porque es así como creía que iba a terminar, dando vueltas en algo absurdo porque ella no iba hablar mucho sobre su mundo, no quería acabar con un muy mal humor que le haría querer irse de golpe de la casa del zorro aunque se hubiera dicho que hoy día no iba a pensar más en eso, que hoy día tendría otra prioridad “¿Se habrá molestado?” Se pregunto ahora, intentando ver con mas atención los gestos faciales del chico o los de su cola, sabía que este también reflejaba algunos estados de ánimo mediante esta por lo que pudo ver hace unos cuantos minutos atrás cuando le dio el ataque de risa a base de hacerla quedar como una idiota y que se enojase. ¿?.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 21059
Reputación : 2
Mensajes : 144
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: For mange uventede ting [Priv. Kiba]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.