image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas
» Comienza una nueva etapa. [Con Nero Angyros.]
Hoy a las 7:21 am por Lily Evans

» The Beginning || Priv Aredhel.
Hoy a las 4:21 am por Khaeli Dunkheit

» Dance With Me II // Priv. Helena Blackstone
Hoy a las 3:44 am por Kylian & Kyria

» TIENDA DE ITR
Ayer a las 11:46 pm por Dylan Kuroki

» Primer contacto... || Priv. Ailis
Ayer a las 11:26 pm por Nykhal Drakhsen

» Ausenciaâa
Ayer a las 11:12 pm por Alice Donakis

» Reserva de físicos
Ayer a las 10:25 pm por Alice Donakis

» Hol mich. [Mephisto - ID]
Ayer a las 10:21 pm por Alice Donakis

» Un consejo extra para una decisión tomada
Ayer a las 10:20 pm por Amber Myogi

» Saludos Mortales Del Séptimo Universo.
Ayer a las 8:55 pm por Sayori





















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Mi heroe inesperado. (Zephyr)

Mensaje por Megan & Megara el Mar Ene 30, 2018 12:32 am

Los días eran monotonía, pero no le molestaba. Estaba feliz, aunque sentía que algo faltara en su vida. Tal vez romance, aunque no sabía si era en el sentido literario de la palabra o en el literal.
Se encontraba terminando su turno en el local de comida rápida donde tenía trabajando ya bastante tiempo. Estaba en los vestidores, escuchando a sus compañeras hablar del amor. ¡El maldito y jodidamente hermoso amor! ¿Cómo podían hablar de esas cosas tan hermosas frente de la pobre Megara? Merecían un castigo divino, que se les rompiera el condón en el momento justo que se lo pusiera el susodicho o peor, que no se le parara en el momento de la acción… Al menos esos pensamientos pasaban por la cabeza de Mili, mientras suspiraba, cerrando su casillero ya lista para salir.
—Adiós Negara. Nos vemos mañana— Se despidió una chica de ojos marrón y corto cabello rubio en puntas rosadas. Era una de sus compañeras nuevas, con algunos meses de haber iniciado en el empleo.
—Adiós Susana— contesto ella con una sonrisa sincera. El que no le gustara que hablaran de lo que tanto añoraba para ella no significaba que fuera grosera o no sintiera empatía por sus compañeras.
—Hasta el siguiente sábado Mili. No me extrañes—Se despidió una segunda chica. Ella a comparación de Susana (quien tenía 17) era de la misma edad que Megara. No debemos olvidar mencionar, que Mili era un apodo que Megara tenía desde hacía muchos años.
—Adiós Luka. Recuerda que te toca el turno de la tarde la siguiente semana. No llegues tarde o te pueden despedir~ — Bromeo la peliverde mientras las miraba salir de los vestidores.
—Ah…—un suspiro melancólico salía de sus labios, haciéndola ver un poco desanimada —¿Por qué el hombre perfecto es tan difícil de encontrar?—  susurraba mientras caminaba a la salida de aquel lugar de trabajo al tiempo que las luces se apagaban.

Megara había tenido el último turno. Este casi siempre terminaba a las 11 pm, horario en el que salían después de hacer el corte de caja, terminar el aseo y dejar todo en orden para que el gerente del primer turno abriera al día siguiente a las 8 de la mañana. Solo se quedaban dos empleados más en el local, que de hecho apenas empezaban su turno. Ellos eran los vigilantes.
Los hombres, uno de unos 30 años y otro ya de unos 68 o 70 despidieron a la chica con la mano y una amigable sonrisa.
Mili  lucía un hermoso suéter rojo de cuello alto. Falda de pastelones en color negro al igual que sus largas medias. Botines de tacón corto (de 3 cm de alto) y su cabello estaba atado con listones negros en dos coletas. Sujetaba en su mano un maletín escolar, que era su inseparable accesorio desde la preparatoria y a la fecha seguía resistiendo la guerra de la educación.
Debía llegar a casa antes de que diera media noche, pues a esa hora su hermana salia ese dia a hacer turno nocturno en el hospital, por lo que si no llegaba antes de que ella saliera, tendría que pasar al hospital por la copia de la llave de casa, porque ella había olvidado las suyas en el casillero de la escuela.
Fue esa razón la que le obligó a cortar camino. El atajo le ahorraría solo 10 minutos en su caminata a la estación de autobuses más cercana, la cual solía costarle unos 20 minutos a pie. Entrar por esas laberínticas calles le hacía llegar en 10 minutos, pero el precio era que ese lugar no era muy recomendable transitarlo en la noche.

Y ahí estaba, corriendo como loca, huyendo de un ser que la perseguía. Entre seres sobrenaturales se podían reconocer, si bien no saber la raza, sí que eran “no humanos”. Megara era una súcubus, si, pero no era del tipo peleadora, ni siquiera tenía más habilidades que sus ilusiones y su fuerza y resistencia, lo normal de su raza, pero no tenía nada para pelear y sacar sus alas era una idiotez, por que se arriesgaba a que se las arrancaran.

—¡Auxilio!— No sabía si alguien respondería, pero ella igual grito por ayuda, mientras ese monstruo deforme de varios ojos, boca babeante con cientos de dientes, que parecía más una masa de carne putrefacta con múltiples apéndices cual tentáculos provistos de afiladas cuchillas se arrastraba hacia ella a una velocidad que ella misma no podía creer. —¡Ayúdenme!— ¿Que más podía hacer que pedir ayuda? Solo esperaba que alguien la escuchara y le salvara la vida…o seria tal vez la siguiente víctima de aquella masa asquerosa que no sabía bien como definir.
avatar
Dromes : 21615
Reputación : 0
Mensajes : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Mi heroe inesperado. (Zephyr)

Mensaje por Zephyr el Mar Ene 30, 2018 10:21 pm

Las heridas arden, pero sanan. Tarde o temprano, siempre lo hacen. Pero Zephyr sufre un problema mayor: sus heridas no tienen el tiempo para sanar. Noche tras noche, persecución tras persecución, lucha tras lucha. Siempre intentando sobrevivir. Siempre saliendo con un hilo de vida de peleas con seres monstruosamente violentos, que con sus fuerzas hacen hasta lo imposible por eliminarlo. La carne se le desgarra, pero vuelve. Los huesos se le rompen, pero se re-acomodan. Y aunque la sangre se va perdiendo, poco a poco, la voluntad sigue firme. En su mirada aún se ve el fuego de la ira, que lo empuja a dar un paso más cada vez que siente el peso de todo su cuerpo aumentar, hasta dejarlo de rodillas en el suelo.

Esa es una de «esas» noches. La marca comenzó a arder desde temprano, dejando salir los hilos de sangre que cayeron por su cuello. Al tocarse la marca podía sentirla arder. Esa noche, por muy joven que fuese, ya estaba preparando su «entretenimiento nocturno». Se hallaba oculto en un edificio abandonado cuando el dolor le despertó. En las heridas se podía ver su mal estado, siendo apenas capaz de levantarse. Pero hizo el esfuerzo, tal como todas las noches, dejando que el sueño que estaba rondándole se esfumase. Estaba cansado, pero tanto tiempo había pasado tras dormir durante la noche, que ya no era capaz de recordarlo con claridad.

El estigma sangraba, siendo lo único con importancia en ese momento. A su alrededor se hallaba una criatura sedienta de sangre, acechando por las sombras colindantes. Con la mano derecha sosteniendo la empuñadura de su espada, y la mirada que su único ojo sano le podía brindar en los alrededores, se puso en guardia. Estaba fuera del edificio, pero estaba muy oscuro. No había luna esa noche, ni tampoco luces por las calles. El sonido más mínimo provocó el reflejo que toda una vida de luchas en la oscuridad creó. Pero su espada abanicó, dejando que, sea lo que sea estuviese ahí, saliera indemne de su ataque. Varias cajas y diarios viejos fueron tirados con fuerza, partidos por el pedazo de hierro. Era la basura dejada por las personas, nada más que eso.

«¿En dónde está?» se preguntó. Bastaría un segundo sonido, el crujido de una madera, para que se lanzase como animal furioso hacia esta. Un corte hacia abajo, usando el peso de su espada más su fuerza, capaz de partir a un humano a la mitad. Pero falló nuevamente. Era una criatura ágil y peligrosa, lo suficientemente astuta para aprovechar esa apertura y atacar con sus garras el abdomen de Zephyr, en la parte izquierda. Sucedió justo tras su ataque. La herida empeoró las demás, y este cayó al suelo. La respiración se le tornó pesada, el pecho le estaba ardiendo, y su brazo derecho ya se encontraba entumecido por la fuerza mal aplicada en sus ataques.

Mierda… no voy a conseguir nada así —murmuraba, con su voz sufriendo el efecto de su agitación. Al no poder verla, se dio cuenta de la desventaja de la pelea. Hizo a un lado su espada y preparó la ballesta de su brazo izquierdo, esperando con los pernos listos para dispararse a la mínima señal. Esta vez, su ataque fue exitoso. Tres pernos impactaron en la criatura, soltando un rastro de sangre oscura que se veía incluso en el pavimento cubierto por las tinieblas. Zephyr se puso en pie. La criatura, desde las sombras, sintió que no se trataba de una presa fácil, y decidió huir. Pero el espadachín no estaba dispuesto a dejarla escapar. Sin embargo, la criatura, fácilmente, le sacó mucha ventaja con unos segundos tras iniciar antes.

El monstruo se apartó lo antes posible, distrayendo su atención con otra presa. Empezó a perseguir a la muchacha, oliendo su verdadero ser. La libido del monstruo fue creciendo a medida que se acercaba a la succubus. Estiraba sus afiladas extremidades, intentando alcanzar a la mujer demonio mientras la perseguía. Los gritos de esta tampoco le amedrentaban. Sólo por las heridas que Zephyr le propinó con su ballesta, la velocidad de la abominable bestia se había visto disminuida.

¡No huyas, hijo de puta! —se escuchó un grito. Era Zephyr, dándole caza al monstruo, que a su vez iba cazando a la succubus. Fue con ambas manos sosteniendo su espada por un lado, y la armadura que, si bien aumentaba su peso, ahora le estaba sirviendo para ir más rápido. Las calles tenían una inclinación, y todos iban en dirección a la parte inferior. El peso de sus pasos fue menor, pero aún estaba agitado. Tuvo que lanzar una de sus pequeñas bombas para golpear por la espalda a la criatura y derribarla. Ese momento fue clave, en el que Zephyr saltó con su espada en manos, lanzando el golpe de gracia.

No obstante, la bestia no se rindió, y se sacaría a Zephyr de encima con un golpe, estrellándolo contra un muro. Cuando se puso de pie se pudo ver el cambio en su mirada. Unos ojos inyectados en sangre, con la saliva de la bestia saliendo a borbotones. Un monstruo en celo, interrumpido por un guerrero que estaba sangrando contra el muro, intentando no morir dentro de su armadura.

Gr… —se puso de pie. Gruñidos salían de su boca, asfixiando los quejidos del dolor. La bestia rugió, lanzándose al combate. Múltiples cortes apareciendo por el cuerpo de Zephyr, mientras intentaba bloquear con su espada lo mejor que podía. Pero se hizo con una apertura, dándole un tremendo puñetazo con el brazo de metal. Varios huesos rotos como premio para el monstruo, seguido por un corte con su espada que, lamentablemente, no alcanzó su destino—. Mierda… —sus energías iban agotándose, y aún estaba empezando la noche.


Firma
○ [Hampnie Hambart] ahora es [Zephyr]
avatar
Dromes : 140444
Reputación : 12
Mensajes : 370
Ver perfil de usuario
Zephyr
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Mi heroe inesperado. (Zephyr)

Mensaje por Megan & Megara el Jue Mar 08, 2018 9:43 pm

Todo paso tan rápido que no entendía nada. Ella se encontraba ahí, agazapada, abrazando su maletín, con lágrimas en los ojos no solo porque pensaba que iba a morir, sino que su tan preciada virginidad se la iba a quedar un asqueroso monstruo como aquel y encima iba a matarla en el proceso.
Estaba ya casi viendo su vida pasar frente a sus ojos, cuando todo se detuvo y cambio de colores abruptamente justo frente a ella.

Algo había detenido al monstruo que dio gritos de dolor y cuando Megara se dispuso a abrir los ojos vio, entre acuosas visiones, la figura de un hombre que salía volando hacia una pared. Grito ahogadamente, solo se abrieron sus labios pero su grito quedo desvanecido en su garganta mientras apretaba las uñas contra el maletín escolar.

—¿Qué hago?— se preguntó mientras sentía sus piernas temblar horrores. Podría ser una sucubus, pero aun así no era tan fuerte como otros demonios, de hecho ni siquiera ella misma se consideraba peligrosa ni a ella ni a los de su raza, tal vez por su inexperiencia en vivencias.

—Hermana…— susurro mientras su voz se perdía entre el furor de aquella pelea. Apretó los labios, no quería gritar, para no exponerse, pero ver que aquel hombre le había dado tremendo golpe al monstruo le helo la sangre haciéndola taparse la boca. Por un momento aquel ser pelinegro le causo más miedo inclusive que la bestia con la que peleaba.
—Tiene que haber algo…— miro los trozos de madera y escombro que había regado en el piso. Tomo un trozo de madera astillada entre sus temblorosas manos. Tomo aire de un profundo respiro. Avanzo y apuñalo a la bestia al momento de soltar un grito para llamar su atención.
Aquel sentir de la madera rasgando la carne fue casi nauseabundo para ella. No podía simplemente no gritar. Estaba aterrada.

Soltó el madero a la fuerza, la sangre de esa bestia había llenado sus manos y salpicado parte de su ropa. El monstruo volvía a tener atención en ella que empezaba a lazarle todo lo que se le ponía enfrente. —¡Levántate y corre!— grito mientras las lágrimas limpiaban su rostro de aquel vitae que le manchaba. Ella solos seguía lanzando cosas, hasta que tropezó y cayó de bruces al suelo, soltando un potente grito al ver como la bestia se lanzaba sobre ella, tomándole de los tobillos para atraerla a ella.

—¡Suéltame! ¡Déjame en paz monstruo asqueroso!—

En su desesperación por soltarse alcanzo a tomar otro trozo de madera, con el que golpeaba los tentáculos de la bestia con esperanza de que le soltase.
avatar
Dromes : 21615
Reputación : 0
Mensajes : 7
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Mi heroe inesperado. (Zephyr)

Mensaje por Zephyr el Sáb Mar 24, 2018 10:50 pm

Derribado contra la pared, Zephyr miró a la bestia acercarse. A largos y lentos pasos, esta se aproximó con ira palpable. Estaba tirado contra el muro, recuperando fuerzas que habían abandonado su cuerpo, sin poder hacer más que observar con impotencia a la criatura que se aproximaba cada vez más. Estaba ya a unos metros, afilando sus garras y colmillos para desgarrarle la piel y, así, satisfacer ese sangriento deseo que toda criatura salvaje posee en su interior y desea complacer.

¡Mierda, las piernas no me responden! —gritó, lleno de rabia.

Casi podía sentir sus dientes rechinar, por la presión a la que los sometía apretándolos entre ellos. Su corazón latió abruptamente, pero se detuvo de golpe. Su ojo se abrió, y la expresión en su rostro reflejó vivamente la estupefacción.

En todo ese tiempo, había ignorado completamente la presencia de un testigo. Zephyr había pasado por alto que una chica estaba presente al momento de su pelea. Esta se hizo presente de una forma violenta, tomando por sorpresa al monstruo con una puñalada hecha con un madero viejo y astillado.

El monstruo chilló de dolor, soltando una cantidad de sangre casi miserable para su enorme contextura corporal. Pero el dolor, allí presente, fue útil recordatorio de la presa a la que había decidido cazar, poseído por un apetito sexual promiscuo y predominante. Por ello, dio la media vuelta, quitando su atención de Zephyr, para perseguir a la succubus de cabellos verdes que tuvo el atrevimiento de atacarle cuando estaba distraído. No tardó en alcanzarla, luego de que esta se tropezara. Sosteniéndola de los tobillos con sus apéndices, la arrastró hasta sí, para empezar a rodear su cuerpo con el resto. Una decena de estos, apretando el grácil cuerpo de la chica, intentando rasgar sus ropas y buscar lo que cualquier animal en celo quería.

Fue difícil, pero logró ponerse en pie. Zephyr se dio de nuevo al ataque luego de sentir la presión de su sangre subir una vez más. Los pies le temblaron, y sus manos sostuvieron con toda la fuerza posible la empuñadura de su espada.

Sin pensárselo dos veces, se abalanzó una vez más. El monstruo no vio lo que ocurrió después, cuando un potente grito de Zephyr marcó el compás de una enorme herida. El corte con tamaña espada provocó la pérdida de una de sus robustas patas, y el desequilibrio consecuente. La criatura chilló. Se oyó en las cercanías sin mayores problemas. Por el dolor, terminó soltando a la succubus con todos sus tentáculos, e intentó utilizarlos de látigo en contra de Zephyr, pero este los bloqueó con su Dragon Slayer sostenida con su mano derecha. La prótesis que usaba como brazo se aferró a uno de estos y, usando la espada como punto de apoyo, cortó el tentáculo. La sangre salía disparada del miembro amputado, que se sacudía de un lado a otro, salpicando más y más el área. El olor era fuerte, irrespirable para aquellos débiles de estómago.

Aún sigo aquí, pedazo de mierda —su voz apenas se escuchaba, opacada por la agitada respiración que el esfuerzo físico le obligaba a llevar.

A esa corta distancia abrió fuego con su ballesta, ensartando media docena de pernos en el cuerpo del monstruo. Este lanzó una patada hacia Zephyr, pero lo bloqueó con el ancho de la hoja. El golpe fue amortiguado, pero no evitó que el guerrero saliera arrastrado por el suelo, rodara y se pusiera en pie una vez más. La cabeza le daba vueltas, y podía sentir la pérdida de sangre por el cuerpo. Las heridas viejas se abrían.

¡Mejor desaparece de aquí! ¡Sólo me estorbas! —gritó, dirigiéndose a la succubus.


Firma
○ [Hampnie Hambart] ahora es [Zephyr]
avatar
Dromes : 140444
Reputación : 12
Mensajes : 370
Ver perfil de usuario
Zephyr
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Mi heroe inesperado. (Zephyr)

Mensaje por Demian Serkin el Mar Ago 14, 2018 3:16 pm



TEMA
CERRADO
Tema cerrado por inactividad.
Este tema lleva inactivo más de dos meses y por tanto, muy a nuestro pesar, debe ser cerrado y enviado a la papelera, pero ¡No temas! Si deseas recuperarlo solo tienes que pedir su apertura aquí.
Lugar: Calles.
Atte: Staff ITR.
RHODES PRINCE PARA ITR



Otras cosillas:

Gracias a la genialosa de Noire por la firma ♡
avatar
Edad : 24 Dromes : 648466
Reputación : 29
Mensajes : 1171
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Mi heroe inesperado. (Zephyr)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.