6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7


STAFF
PARA AYUDAR...

Rhodes Prince

ADMIN PRINCIPAL
MP
Mamiko Sakakibara

ADMIN SECUNDARIA
MP
Demian Serkin

ADMIN SECUNDARIA
MP
Sebastian Michaelis

MOD GENERAL
MP
Alice Sadao R.

MOD FICHAS
MP
Noire N. Reiss

MOD GRÁFICOS
MP
Luka Crosszeria

MOD EVENTOS
MP
Trinity

MOD EVENTOS
MP
Kisa Hitsugaya

MOD FICHAS
MP
Aries Star

MOD EVENTOS
MP
Trent Strauss

MOD GRÁFICOS
MP
Harry Blume

MOD CHAT
MP
KHAELI DUNKHEIT

MOD
MP
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Inicio letal...Un encuentro fortuito. [Priv.Jeong Min Hee]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

+18 Inicio letal...Un encuentro fortuito. [Priv.Jeong Min Hee]

Mensaje por Nykhal Drakhsen el Sáb Ene 27, 2018 2:43 am

Ese día en específico había decidido subir a uno de los edificios más altos que encontró entre las calles de la ciudad, no por algo en específico pero tampoco resulto ser una decisión al azar, quería meditar y aunque el bosque le proporcionaba la calma necesaria para lograr entrar en un estado de completa calma, en ese instante él necesitaba reflexionar respecto a otros asuntos; las personas. Había descubierto que tenía una hija y eso lo tenía verdaderamente descolocado ¿Por qué ella se lo oculto?, recordaba perfectamente como aquella extraña relación se había dado y su sinceridad al respecto ¨nunca te amare pero te protegeré el tiempo que estemos juntos¨ ¿esas palabras merecían que le ocultaran la existencia de su hija?, no podía culparla, en Aoygvázer cualquier ser relacionado con él era ejecutado ¿un hijo suyo?  Sin duda encontraría la muerte como en algunas ocasiones sucedió, antes o después del nacimiento, incluso después de años pero siempre sucedía y por eso se lo había dejado claro ¨no tendré ningún hijo contigo¨ y aun así…sucedió y él no lo supo hasta hace algunas semanas, desde entonces se había estado cuestionando respecto a la necesidad de interacción con otros seres.

Sabía que en él muchas cosas habían cambiado desde su llegada a Éadrom, consiguió un trabajo como profesor, pero incluso ante sus alumnos había ocultado su verdadera naturaleza pues hasta el momento no habían asociado al profesor con aquel misterioso ser que vagaba vendado por la ciudad, le resultaba más sencillo de esa manera, años de costumbre combinado con su escasa capacidad de interacción con otros seres le habían conferido la facilidad de alejar a las personas con solo su apariencia pues ¿Quién se acercaría a él con esas pintas?  Por lo general lo evitaban al verlo transitar por las calles, incluso se  había encontrado con algunos alumnos que simplemente lo evitaban al no reconocer al que por las mañanas resultaba ser su profesor y ese era precisamente el objetivo de las vendas y la actitud distante, la intención de no ser reconocido…que lo evitaran pues el hecho de ser profesor solo se debía a las necesidades básicas que el dinero podía ofrecer en ese mundo, la convivencia no era su prioridad aunque a veces, solo a veces aquello resultaba ser verdaderamente…solitario.

Y eso lo llevo hasta ese sitio a meditar, el transcurrir de las horas parecía no importarle en ese instante, el tiempo para él transcurría de una manera diferente, lo percibía de otra forma, como algo efímero e inalcanzable y el tiempo por su parte miraba a Nykhal de la misma manera, alguien eterno y etéreo pese a su apariencia corpórea, si se lo proponía podía vagar como energía sin la necesidad de interacción, volverse uno con el flujo sin embargo eso implicaba tomar un lado, luz u oscuridad, no importaba que en él ambas energías coexistieran en armonía formando una inusual dualidad pues siempre que tomaba su forma incorpórea tenía que elegir cualquiera de los dos pero no ambos y eso implicaba sumergirse por completo en alguno de los estados y eso a él no le gustaba, la luz y la oscuridad…él era un punto intermedio y por eso prefería su estado tangible donde podía elegir utilizar un elemento u otro, ser solo ¨Nykhal¨.

En ese instante sus pensamientos viajaban con rapidez por cada canal y puerta de su mente, en ese laberinto interno que solo él podía entender y que quien quisiera sumergirse en el jamás encontraría la salida, eran sus barreras mentales, aquello que impedía que entraran a ver sus más oscuros secretos, los más felices así como sus tristezas y tormentos, no se dio cuenta del transcurrir del tiempo ni siquiera noto cuando el cielo comenzó a pintarse con los matices violetas que avisaban el crepúsculo, había ido ahí precisamente para ver el cielo en ese estado, plasmarlo en su memoria y sumergirse en el paisaje que la ciudad a sus pies le brindaba mientras el manto oscuro de la noche comenzaba a caer.

Sin embargo ni siquiera eso estaba haciendo bien en ese instante, sus ojos se encontraban en un punto de la ciudad, ahí donde todos hablaban y caminaban y que donde él se encontraba no era más que murmullos al estar sentado en la orilla del edificio observando la creación del Dios de ese mundo, seguía sin comprender como les era tan sencillo creer en un ser que jamás habían visto y seguirlo con tal fervor, que no tuvieran miedo a lo desconocido y los terrores que albergaban detrás del velo porque creían que ese dios omnipotente los salvaría de lo que amenazaba más allá de lo que comprendían y conocían.

Pero no era solo eso lo que lo tenía en ese estado de profunda meditación, no, sus cuestionamientos llegaron al momento de observar diferentes escenas; Unos críos caminando de la mano con un hombre de edad avanzada que parecía ser su abuelo, no muy lejos de ellos había una pareja, a su lado un grupo de amigos parecían reír y divertirse, no podía escucharlos pero verlos lo hizo cuestionarse demasiadas cosas, él había decidido convertirse en profesor en la academia takemori solo por aburrimiento y como manera de conseguir dinero pero específicamente porque eso le proporcionaba una especie de distracción , sin embargo en ese instante realmente comenzó a considerar la idea y cuestionarse lo que en el pasado negó y que alejo ¨¿Qué se siente acercarse a las personas?¨ nunca lo intento, no por miedo o al menos no como todos lo percibían, se debía a su renuencia a encariñarse pues incluso con sus alumnos del instituto no sentía ese afecto que todos podían llegar a generar después de meses de compañía. Sin embargo sus pensamientos se vieron abruptamente interrumpidos, algo pareció moverse en la parte menos transitada de las calles o ¿tal vez había sido su imaginación?


apariencia:



Gracias Dante por el ava y la firma! son hermosas<3

—Hablo— Narro ¨Pienso¨
Cédula de identidad.:
avatar

Dromes :
41991
Reputación :
6
Mensajes :
201

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Inicio letal...Un encuentro fortuito. [Priv.Jeong Min Hee]

Mensaje por Jeong Min Hee el Lun Ene 29, 2018 11:54 pm

 Al menos llevaba cinco minutos desde que se despidió de su jefe y salió de su trabajo rumbo a su hogar para por fin quitarse la estúpida sonrisa que tenía sobre su rostro.

Y no era porque se encontraba de mal humor o algo parecido, sino que simplemente no era de ella ser tan amable y gentil… Muy a pesar de que sabe que está actuando no dejaría que por ningún motivo aquella reputación se arruinara solo porque se dejaba llevar por su verdadera naturaleza.
Creció ocultando lo que era, lo que sentía y como actuaba. Haciendo que le diera más posibilidades de seguir actuando sin levantar ninguna sospecha en su contra; quisiera o no esa pequeña actuación suya le ayudaba mucho más de lo que pensaba.

Aunque claro, era algo difícil tener que mantenerla. Si no fuera por que mataba para saciar su naturaleza todo lo demás se volvería imposible. “Cada persona tiene una adicción… asesinar es la mía.” un tanto irónico si volvía a recordar su niñez. Al final todos se convierten de acuerdo a lo que ven y por cosa del destino ella supo lo que era en realidad.
— No tengo ningún pedido o trabajo por esta noche. — mascullaba sacando su celular (el otro celular) del bolsillo y revisando tanto los mensajes como su agenda. — Será una noche tranquila al parecer.. —

Esa idea no le fascinaba en absoluto, de hecho pensaba que era mucho mejor el tener que salir Snow por los lados más oscuros de la cuidad que estando en casa escuchando música y bebiendo unas copas de vino. No obstante era mucho mejor que seguir rodeada de tanta gente haciendo comentarios sobre qué tipo de flor le llevaría a su pareja, esposa o madre. En la escala de cosas que le molestaban a la azabache ese se llevaría el puesto cuatro.

El sonido de sus pisadas se volvían cada vez más fuertes a medidas que avanzaba hacía el estacionamiento donde había dejado su automóvil. De la tienda donde trabaja tenía que caminar unas calles más adelante dando la vuelta contraria de la autopista. Era un poco alejado lo sabía pero era eso o tener que pagar una multa de transito por estacionarse en un lugar que no debía… Al final de cuentas era ciudadana modelo.

“Posiblemente deba cambiar de lugar la próxima vez.” no recordaba que hubiera otro estacionamiento por el lugar… pero investigaría una vez que llegará a casa. Cuando abría su bolso para buscar las llaves de su automóvil a unos metros antes de llegar a este el sentimiento de alerta la golpeo de forma repentina. — ¿…?— levantaba su rostro observando a su alrededor en busca de esa “persona” que hizo sentirla insegura.  ¿Se trataría de un vampiro? ¿O de un licántropo?

— ¿Hola?... ¿Quién está ahí?— sus palabras sonaban impostadas a medida que su vista se dirigía directamente a los lugares donde se encontraban más oscuros.
Sin obtener una respuesta la joven azabache movía su mano dentro del bolso ahora en busca de una navaja que tenía oculta ahí. Sus armas de fuego las había dejado en casa y poseía unas cuchillas en un compartimiento en su automóvil. Por lo que prosiguió a seguir su caminata pero con cautela esperando a que aquella persona se fuera o la dejará irse con tranquilidad.

No sabía que era lo que se encontraba con ella pero pudo verlo con el rabillo del ojo moverse a la dirección en la que caminaba. —¡!— Tornando sus ojos se un color carmesí Hee Min con la rapidez que pudo hacer lo evadió dejando que su bolsa cayera al suelo agarrando con su diestra la navaja con firmeza. “¿Dónde se encuentra?” por la acción hecha no pudo ver de que “persona” se trataba o que era lo que tenía con ella… lo único seguro era que radiaba una especie de hostilidad una vez que sintió que este se acercaba.


SNOW
No matter what you do. You'll die anyway
avatar

Edad :
25
Dromes :
8745
Reputación :
2
Mensajes :
36

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Inicio letal...Un encuentro fortuito. [Priv.Jeong Min Hee]

Mensaje por Nykhal Drakhsen el Jue Feb 15, 2018 12:18 am

Había decidido no darle demasiada importancia al movimiento que creyó mirar, imagino que tal vez se había tratado de una mala percepción visual y no muy lejos del sitio logro vislumbrar la silueta de una persona ¨no fue nada¨ pensó manteniendo su postura, mirando todo lo que lograba observar estando ahí, la inmensa ciudad a sus pies, sus habitantes, las diferencias y similitudes con Aoygvázer y por primera vez en mucho tiempo se permitió sentir nostalgia porque por más que intentara negarlo, extrañaba el mundo que lo rechazaba, por más que intentaba convencerse que el lugar no era importante, lo cierto era que Aoygvázer era el único hogar que conocía pese a que los Dioses querían eliminarlo —Malditos sean los cinco— Mascullo con coraje en referencia a los Dioses principales que regían sobre los otros en Aoygvázer, por culpa de ellos había perdido la oportunidad de ver crecer a su hija, de tener una vida como la de cualquier otro ser.

Mientras sus pensamientos se sumergían en la amargura que provocaba el rememorar la infinidad de cosas de las cuales fue privado por culpa de una condena que no le pertenecía al no saber su origen y a la cual fue sometido antes de convertirse en lo que los Dioses lo habían convertido, otro movimiento logro captar su atención, la silueta que había mirado un par de minutos atrás de pronto cambio su forma de actuar lo cual le resultó extraño y pudo haber ignorado aquel detalle de no ser por la criatura que logro visualizar en la oscuridad una sonrisa blanca.

Pronto sus sentidos se pusieron en alerta ¨¿es posible…?¨ su cuestionamiento mental no termino de hacerlo cuando aquel ser de casi 3 metros se dejó ver, sin duda alguna se trataba de un Luthëra aunque Nykhal parecía escéptico, había creído que ya no aparecerían más luthëras en esa dimensión pero al parecer se había equivocado…el velo seguía abierto pero ¿Dónde?  Debía investigar de que sitio estaban saliendo solo así podría regresar a Aoygvázer sin embargo ¿valía la pena? En Aoygvázer no lo esperaba nadie y en la tierra se encontraba Yuno así que ¿para qué regresar? Realmente no deseaba quedarse en Aoygvázer pero quería tener la posibilidad de ir y venir cada que quisiera y mientras divagaba en esos pensamientos, aquella criatura comenzó a acechar a la persona que había visto antes.

Nykhal lo pensó por algunos segundos, podía esperar a que el Luthëra se distrajera al atacar a la persona que estaba acechando aunque eso terminaría en dos muertes segura, la de la persona y la del monstruo o podía evitar la primer muerte interviniendo y dejando en alerta al Luthëra de su presencia…considero la primera opción sin embargo termino por respirar profundo, tenía el tiempo contado, el Luthëra se estaba preparando, parecía jugar al haberse quedado quieto aunque Nyk conocía los patrones de ataque de esos especímenes, analizaban a su presa primero, les gustaba olfatear el miedo antes de lanzarse y si esperaba unos minutos más seria muy tarde.

Fue por ese motivo que decidió apresurarse, abrió un portal la idea era dirigirse a donde estaba el luthëra sin embargo la alteración en su energía le jugo en contra dejándolo varios metros de distancia atrás —¡Mierda!— Sentencio al tiempo que comenzaba a correr, debía llegar antes que el Luthëra el cual ya se había decidido a atacar, había esperado suficiente y justo cuando brinco en dirección de la joven, Nykhal logro sacarla del camino del monstruo, su idea principal había sido interponerse y cortar al Luthëra con la cuchilla pero por la distancia en la que se encontraba había terminado por optar lanzarse y empujar a la joven lejos de la criatura, la había cubierto con su cuerpo colocando una mano detrás de la cabeza de la joven para amortiguar la caída y con su mano –la cual sostenía la cuchilla- se apoyó en el suelo para evitar aplastarla con su cuerpo —Levantate y no te apartes de mí, si corres te atacara— Ni siquiera le pregunto cómo estaba, simplemente se puso de pie y recito esas palabras mientras se ponía a la defensiva…el luthëra había ¨desaparecido¨ pero seguía acechándolos valiéndose de la oscuridad de su alrededor solo que ahora el monstruo estaba siendo más cauteloso.


Luthëra:

Nyk Corriendo(?):



Gracias Dante por el ava y la firma! son hermosas<3

—Hablo— Narro ¨Pienso¨
Cédula de identidad.:
avatar

Dromes :
41991
Reputación :
6
Mensajes :
201

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Inicio letal...Un encuentro fortuito. [Priv.Jeong Min Hee]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.