Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Octubre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!



BÚSQUEDA
En busca de dulces
POR Jestro Jokster
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!
TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡TAKEMORI TE DESEA LO MEJOR!






Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Hayari el Mar Ene 23, 2018 11:09 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Breezeblocks


Ya se le estaba haciendo costumbre levantarse temprano para ir a la Uni, por lo que ese día se paro algo asustada al no oír el despertador. Su reloj biológico ya se había acostumbrado a la nueva rutina que se le había impuesto.
La violácea froto sus ojos para desperezarse y miro su celular acto seguido, Eran las 9 de la mañana y era Sabado... Ahora sabia por que no había sonado la alarma... se recostó con el brazo sobre la frente y cerro los ojos tratando de dormir de nuevo, pero 5 minutos después se dio por vencida.

-Genial Hayari toda la semana deseando dormir mas tiempo y el único día que puedes hacerlo decides despertar temprano sola..-Se incorporo molesta de la cama y camino a su ventana, abriendo las cortinas para dejar pasar la luz que apenas se asomaba en el horizonte, contemplando lo que perecía ser un día con bastante sol, lo cual de dio algo de animo para continuar de mejor gana su día.  
Después camino al armario y tomo una toalla, para dirigirse al baño a darse una ducha. Unos minutos después cambiada con un conjunto deportivo, se encontraba preparándose el desayuno, esta ves solo para ella pues Ren había salido de viaje por una semana aprovechando que Haya ya había agarrado una rutina y estaba seguro de que no la rompería para ser una ermitaña.

Después de desayunar decidió gastar el resto del la mañana, practicando su puntería con el Arco, colocando algunos blancos en el patio trasero... mientras estaba al pendiente de como iba clima pues le habían nacido ganas de ir y disfrutar del mar, acababa de pasar el invierno y el clima no se prestaba para salir y nadar en la playa, por lo que la híbrido comenzaba a extrañar la sensación del mar en su vida.

Después de unas horas estando segura de que el clima no cambiaría y era perfecto para su cometido, se alisto para salir a la playa, llevaba puesto un bañador de cuerpo completo bajo su ropa pues el plan era disfrutar del oleaje, aun llevaba el conjunto deportivo que constaba de un pans algo suelto, color blanco y una sudadera del mismo color, terminando con una playera negra y unos tenis deportivos blancos, también llevaba una mochila en la cual había metido su ropa interior por si encontraba donde cambiarse, una par de toallas chicas y unos sándwiches  como bocadillos para pasar la tarde, ya que planeaba regresar algo tarde a casa, odiaba admitirlo pero la casa sin su padre era aburrida.

- o - o - o - o - o - o - o -

El sol comenzaba a ocultarse tras las olas del hermoso mar, tiñendo el cielo de un carmesí vivido y hermoso, Haya había disfrutado de una tarde placentera nadando entre el oleaje del mar pero había salido de él antes de que el sol se ocultase para enjuagarse el agua salada del cuerpo en una pequeña regadera junto a la playa y se había recostado sobre una de sus tollas para secarse con los pocos rayos del sol que quedaban, mientras disfrutaba de la vista y saboreaba uno de los sándwiches. Todo estaba muy calmado y había sido una de las mejores tardes que había pasado en aquella ciudad.



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 42090
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo


Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Sayori el Dom Feb 11, 2018 2:57 am

la noche se iba adentrando en el misterio dando a cabida la fogata con el sonido de las brasas. La luz de el fuego alumbraba el punto central de la reunión. Estaba la carpa construida, la comida bien guardada pero asequible a el que deseara, quedaban unas dos latas de cerveza sin abrir aun y dos botellas de agua grande; chocolates y galletas además de la respectiva bolsa en donde arrojaron todos los derechos. Eran muy cuidadosos en no dejar ni una huella de donde pasaban. La luna era llena, y a medida que pasaban las horas su esplendor saldría a ir ubicándose en el centro del cielo. Claro que para eso habría que esperar.


Las cuerdas acompañaron el sonido del oleaje de fondo, los golpes por la percusión improvisada de la guitarra y de las piernas de Alex daban el ritmo de la melodía conjunta. Cantarle a la fogata para que ésta se sintiera en paz y no los atacara durante la noche, regalandoles una bella compañia a la vegetación y agradecer al mar por dar origen a la vida. Estos jóvenes eran muy espirituales y creyentes de las energías de la naturaleza. Aunque Clai se niegue a la existencia de dioses, al menos eso de que todo tiene vida por lo tanto tramite su fuente propia de energía, le resulta obvio.

Los labios de Clai se movieron liderando la canción en compañía de las chicas. I'm yours era una canción tan sencilla de tocar pero tambien una de las mas divertidas de interpretar con las amistades. Cuando llegaba el momento de el tarareo de la melodía con letras esféricas y sencillas era el momento en el que los lazos se conectaban.

D-d-do do you, but do you, d-d-do
But do you want to come on
Scooch on over closer dear
And I will nibble your ear


Hubo un momento en el que kuro se detuvo creando el suspenso antes de pronunciar.

Scuby Doo do do du Oh



Claro que esto le sacó risas a varios, inclusive a Clai. El pelinegro había obviado la presencia de la nueva integrante, no quería pasar un mal rato por tan solo tener una sola persona de el exterior. Una vez que la canción se terminó tiró la espalda contra el suelo con las manos entrelazadas sobre el pecho suspiró con los ojos cerrados. Deseaba que siempre fuera así. Sin sentir nada de estrés, sin tener que preocuparse por los asuntos familiares ni mucho menso una carrera que, puede que sea muy bueno y tenga talento para ello, la verdad no es que sea lo que él hubiera escogido.


Las personas pasaban por su alrededor, se repartían alguna que otra botana. Sintió que Alex caminó en búsqueda de agua y que las chicas siguieron con melodías conocidas entre ellas. Kuro quiens abe de el, Clai no lo sintió cuando bajó la guitarra a un lado. "Creo que voy a fumar" Pensó al abrir los ojos. Tenía a Beibi mirándole. El chico le correspondió con una levantada de cejas siempres antes de poner las manos estiradas hacia el frente dando un impulso a sentarse. En silencio el chico se fue levantando despacio y de su bolsillo buscó si tenía con él los utensilios necesarios. Claro que vivía el momento cuando se le daba, pero aun así aquellos pensamientos en los momentos de calma volvían aparecer. la marea podría arrastrar todo, pero al final esta basura volveria a una costa. Al mundo de Clai. No había fumado desde ya hace tres horas y para él eso ya era mucho.


-Regreso en un rato.

-Vale -Contestó Beibi.

De a pasos calmados revolvió los cabellos lisos de la nuca dándose un pequeño masaje. Se acercó a tomar la penúltima lata de cerveza como su fiel acompañante para después a buscar un lugar alejado con vista al oceano. Ya la luna alumbraba las aguas y de a brillos estas con las olas presentaba un espectaculo. Clai fue a verlo.


"Las emociones inexpresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde de peores formas."
-Sigmund Freud

-Yo hablo./ "Yo pienso"/ Yo actúo.
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 25649
Reputación : 8
Mensajes : 268
Ver perfil de usuario
Sayori
HUMANOS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Hayari el Mar Feb 13, 2018 3:06 am

La serenata marchaba bien, todos cantaban disfrutando del calor de la fogata, algunas sonrisa y risas por aquí y por acá, percusiones de Alex que ambientaban el escenario de aquella velada junto con el cantar de la cuerdas de la Guitarra de Kuro, al final de la cancion, Kuro agrego una estrofa mas creando un ambiente divertido pues todos rieron al escucharle. Haya había terminado su cerveza y ahora se encontraba mas relajada y un poco mareada, pues no acostumbraba a beber alcohol y por ende su cuerpo reaccionaba mas rápido ante aquel elemento.

Continuaron la noche sentados frente a la fogata, las chicas incluyendo ella, continuaron cantando algunas melodías que conocían, compartieron comida y Haya pudo probar los masmelos, que le parecieron deliciosos. La luna aun no estaba en lo mas alto pero ya se podía ver hermosa, era Luna llena, a lo lejos se oía el mar con ir y venir y Haya sintió ganas de ir a caminar por la playa y al parecer alguien mas había tenido la misma idea. El pelinegro se levanto y le dijo a Beibi que regresaba. Haya se espero unos segundos mas para después disculparse con Gon por tenerla que mover de la posición ta cómoda que tenia en su hombro. -Disculpa Gon necesito ir a... tu sabes...-Susurro lo ultimo para la chica colorida.
-Oh!!! Claro Haya quieres que te acompañe?- Sonrió la chica comenzando a incorporase para permitir que se levantara.
-Oh, no, no si te vas quien le hara compañía a la hermosa voz de Beibi-
Beibi que las miraba, interrumpió a las chicas.
-Aja, déjala ir sola Gon quizá quiera hacer otra cosa...-Dijo mientras hacia un gesto con las cejas y ladeaba la cabeza.
-OH!!! Claro Gon sonrió picaramente al entender la indirecta de su amiga La tendrás difícil... suerte.Dijo al despedirse, Haya no entendió sus palabras, pero igual agradeció a la chica y salio a paso tranquilo camino a la playa.

Lego a la orilla de mal y se arremango el pans ya seco de las piernas para poder dejar que el mar le mojara los pies, se quedo parada un segundo ahí disfrutando de la poca brisa del mar, ya no tenia frió la fogata había cumplido su función calentando su cuerpo, respiro profundo deseando poder entrar y nadar un poco pero el agua estaba fría y adememas tendría que cambiarse de nuevo.

Después de unos minutos continuo caminando por la orilla dejando que sus pies se mojaran por el agua salada, al menos ese era su consuelo... La playa era hermosa, debía admitir que aquellos chicos si sabían elegir donde disfrutar de la naturaleza, ahí sin luces de la ciudad ni la fogata, se veía el cielo mas estrellado que desde su casa, inmenso y hermoso lo admiro, unos segundos, maravillada por la cantidad de estrellas que había en el, algunas parpadeantes y otras estáticas, Aun recordaba la primera vez que vio el cielo, fue de las cosas mas hermosas y maravillosas que descubrió cuando llego al plano mortal, en el inframundo no existía un cielo, todo era oscuro y cubierto por tinieblas, no existía un mar, o un sol siquiera, suspiro agradecida de haber tenido la oportunidad de salir de aquel lugar.

Caminaba tranquila mientras veía los alrededores y entonces a lo lejos distinguió la pequeña luz roja del tabaco encendido del pelinegro, miro en su dirección y decidió esperar que el le mirara para acercarse, no quería interrumpirlo o incomodarlo, por algo se había ido solo a caminar.  



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 42090
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Sayori el Mar Feb 13, 2018 6:11 pm

La marea corría tan suavemente llenando espacios de agua salada en donde no estaban antes. la luz de la luna reflejada en las aguas de a picadas pareciera como si estas tuvieran iluminación propia. El misterio del mar de que puede traer o llevar, además de poseer la fuerza divina de dar vida y destruir de tal manera un Dios sea cautivó el pelinegro reposando su cuerpo en una roca alta, sentado con las piernas cruzadas encendió un cigarrillo. Probablemente esta era una de las razones del porqué el hombre primitivo creyó que el océano es una entidad divina, pensó recordando que hace días atras había leído un libro acerca de la mitología japonesa por un trabajo de expresión que tuvo que entregar. Como la mente humana necesita tener siempre una figura divina superior a uno para así mantener el control de lo moral y entre las posibilidades encontró como un buen ejemplo el mismo japón. Lo que no se esperaba era que el mismo mar le atrajera y le obligará a sentarse a hablar. Creando una pequeña conversación silenciosa entre ambos por unos largos minutos posibilitando la relajación del humano. Su mente fluia haciendo memoria de lo que había leído comparándolos con el tema de la sumisión humana en cuento a tener siempre presente una jerarquía como ser social.


De dos dedos sujetó el cigarro a punto de acabarse y de una calada mas retuvo el humo en sus pulmones bañandolos de nicotina y residuos dañinos para expulsarlos de una suave exhalación. El mar para el no lo podría considerar un Dios, debido a que realmente no cree en el mas allá, ni en el ser espiritual sin teorías ni comprobación. Pero si creía en algo relacionado y era la fuerza espiritual que está da. Le daba paz. Utilizar la nicotina para bajar los niveles de estrés mientras apreciaba un ambiente libre funcionaba como una medicina temporal para su creciente mente en la que habitaba un pequeño demonio psicológico, el responsable de el sentimiento de ahogo de su alma causado por los rencores acumulados de su pasado. Clai apartó el cilindro a punto de acabarse y lo estrelló en una roca.


No estaba tan alto, unos dos metros era lo único que lo levantaba con respecto a la playa, era un pequeño bulto de piedras entrantes al mar que creaban un pequeño risco de allí se podría bajar con cuidado a la arena blanca. Guardó el residuo apagado dentro de su bolsillo derecho del pantalón, saboreando el gusto mentolado que le dejó el cigarro. Sus ojos plantados en la luna poco a poco se le cerraban, no por el sueño si no por la idea de dejarse llevar y así caer con los brazos abiertos. Pero no, tan solo miró a su costado tomando la cerveza y abriendola. La agitó un poco y a su boca acercó la boquilla metálica de la lata. De un trago largo se refresca la garganta para posteriormente ocultar su boca entre el dobles del brazo del suéter y depositar un pequeño eructo causado por la burbujeante cerveza. Al colocarla sobre la superficie plana de nuevo, prefirió prender el último antes de regresar hasta que vió a lo lejos la silueta de una mujer. La luz de la luna a poco la alumbraba.


-Hayari... -Masculló nombrandola. Los párpados relajados parpadearon suave abriendo tan solo un poco la boca dejando pasar las corrientes diminutas de aire. Se había planteado una fotografia de dos seres mirándose directamente a los ojos por segundos en el que la brisa del mar movía sus cabellos secos. No la invitó pero tampoco la ignoro. Simplemente la miraba cautivado de la belleza de la dama al ser iluminada por la luna como si ella fuera la misma reencarnación de la entidad de los océanos.




"Las emociones inexpresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde de peores formas."
-Sigmund Freud

-Yo hablo./ "Yo pienso"/ Yo actúo.
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 25649
Reputación : 8
Mensajes : 268
Ver perfil de usuario
Sayori
HUMANOS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Hayari el Jue Feb 22, 2018 4:23 pm

El pelinegro se encontraba sobre un pequeño risco formado por un montículo de piedras a unos cuantos metros de la arena, Haya lo vio terminar un cigarrillo mientras veía muy atentamente la olas del mar, también vio como con todo respeto a la naturaleza guardo la colilla en su pantalón, después lo vio sacar otro y encenderlo, pensando en la historia que tendría para contar para explicar por que tenia aquel vicio, ella nuca había fumado y en realidad no le llamaba mucho la atención,
el aroma no era tan de su agrado, pero había escuchado algunas historias de personas con aquel vicio y muy pocas lo hacían por mero placer.

En ese momento Clai volteo notando su presencia, las miradas se encontraron y a pesar de que él pronuncio su nombre, ella no pudo escucharlo gracias a la distancia que aun los separaba, una sonrisa ladina se dibujo en sus rostro, comenzando a acercarse al risco a paso tranquilo sin desviar la mirada de la de él, en completo silencio.
Cuando al fin llego al risco, desvío la mirada para encontrar la forma mas adecuada de subir, a pasos algo torpes por el efecto de la cerveza, logro llegar hasta donde se encontraba el chico duro, sentándose justo a un lado de él profiriendo un fuerte suspiro.-Es hermoso ¿verdad? es de mis cosas favoritas de este mundo... ademas del cielo.- Soltó sin inhibición alguna, mirando y refiriéndose a el inmenso mar que se extendía frente sus ojos, se sentía bien, en un estado de confort con un pequeño mareo que le causaba un cosquilleo en el cuerpo y a su parecer era agradable y relajante.

-Esta playa es hermosa, jamas imagine que hubiera un lugar tan hermoso en Éadrom.-
-Giro para mirarlo y dedicarle una cálida sonrisa, la brisa movía los cabellos de ambos, el sonido de las olas rompiendo en las rocas creaban un rugir majestuoso, el reflejo de la luna en la marea parecía danzar mientras se dejaba mecer por esta.

-Así que Clai... cuanto tiempo llevan de conocer este lugar?- No podía quedarse callada quería saber mas sobre aquel lugar y sobre ese grupo de chicos que le habían invitado a pasar una noche junto a la fogata, así que empezó por lo menos personal para no incomodar al contrario se ajusto un mechón de pelo tras la oreja que se le pego en la cara gracias a la brisa soltando una risita boba, realmente estaba relajada.
[/size]



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 42090
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Sayori el Vie Feb 23, 2018 6:20 am

La brisa corría masajeando los cabellos negros lisos. La mirada permanente en la chica duró hasta que ella comenzó a acercarse. Sintió un golpe en el corazón a causa de darse cuenta que la estuvo mirando por mucho tiempo. Terminó por apartarla a el mar distrayéndose mientras ella se acercaba. Volvió a besar el filtro de el cilindro de tabaco otra vez olvidándose de explotar las dos bolitas que hacían el efecto mentolado. Lo sacó de su boca y con la izquierda  explotó las cápsulas ubicadas en la parte por donde  recaen los labios. Antes de dar otra calada retiró unas cenizas y tomó de la lata de cerveza; relamió el exceso  de estos y de nuevo recayó el cigarrillo a un lado de su boca fumandolo mientras escuchaba a la chica.


La voz de ella le resultó agradable, calmada y madura. Agarró la lata de cerveza húmedo de humo al exhalar aún con el cigarrillo aprisionado al lado derecho de los labios, hizo espacio para que ella se sentara cómodamente volviendo a colocar la lata a un lado con cuidado de que no se riegue o se caida por el risco. Aun miraba el mar, el reflejo de la luna sobre este para ser mas exactos. la noche de por sí era bella.


En silencio afirmó  con una sonrisa muy sutil, pues la chica tenía toda la razón acerca de la belleza de la playa y del cielo. Había un millón de estrellas decorando estratégicamente el lienzo. Retiró el cigarro con la mano izquierda hacia el lado contrario de donde se sentó Hayari, no le iba a obligar a tragarse el humo tan así que lo exhalaba hacia el lado contrario de ella dejando que la brisa se lo lleve lejos de ambos cuerpos. Estaba con las piernas cruzadas apoyando los brazos sobre estas encorvando la columna. Inclusive cuando la chica en sus palabras terminó por preguntando algo, el hombre tan solo mantuvo su mirada a el mar entretenido con este mientras se consumía el tabaco.


...¿Cuánto tiempo? —Susurró pensativo.En medio de su silencio sonrió tan solo unos tres segundos de lado antes de dar una calada mas, exhalando muy suave. — Ellos no lo sé. Tengo entendido que ellos nacieron en Eadrom o al menos  Gon llegó desde pequeña a esta ciudad. Pero yo llevo conociendo este espacio desde que conocí a esas personas. Creo que... Sería hace dos años.—Al contestar le echó una vista  a Hayari por el rabillo de su ojo, los ojos ajenos parecían brillar con el reflejo de la luna quedándose en silencio antes de volver a consumir el cigarrillo. —¿Fumas? —Preguntó para romper el silencio, regresando a su mundo luego. —Yo no soy de Eadrom. Llegué hace tres años. Ha sido un milagro haberlos conocido. Como un respiro mas te muestran este tipo de escenarios tan... Bellos como dices.



"Las emociones inexpresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde de peores formas."
-Sigmund Freud

-Yo hablo./ "Yo pienso"/ Yo actúo.
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 25649
Reputación : 8
Mensajes : 268
Ver perfil de usuario
Sayori
HUMANOS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Hayari el Mar Feb 27, 2018 6:35 am

Ahí bajo la luz de la luna, que los iluminaba tanto que podían verse sin problemas, se quedo un par de minutos observado el rostro del chico duro, notando aquellas sonrisas tan sutiles que quizá la mayoría del tiempo fueran imperceptibles, pero en ese momento la violácea pudo constatar que no era tan cerio y reservado como lo parecía, teniendo como evidencia también, lo relajado y ameno que había estado en la serenata bajo la luna, riendo ante los chistes de Kuro, pero incluso ahí sin chistes ni canciones, podía dedicar algunas sonrisa.

Desvió la mirada nuevamente al mar, escuchando la las palabras suaves de él, inspirando la brisa salada que se levantaba al chocar las olas. Sonrió al escuchar lo de sus amigos, entendiendo que él al igual que ella, no pertenecían a esa ciudad y resolviendo algunas otras dudas que tenia, con tan solo esa respuesta.

El silencio se hizo entre ellos y la siguiente pregunta la hizo mirar nuevamente al pelinegro, pensó un poco en la respuesta, nuca había fumado y aunque el aroma no era mucho de su agrado, si que tenia curiosidad por saber que era lo que todos los fumadores le veían al tabaco. -En realidad no... pero me gustaría intentarlo, ¿me enseñas?. Comento esperando que Clai aceptara.

Después Clai, continuo explicando que el tenia 3 años de vivir en la ciudad y la casualidad de conocer a su amigos, Haya sonrió de lado recordando lo poco sociable que era en realidad y que a pesar de que ya llevaba algún tiempo en Éadrom, ella no tenia con quien salir a conocer rugares como ese.
-Yo recién llegue a esta ciudad, tengo 6 meses de haber llegado y creo que si tienes suerte de tener amigos como ellos... Son muy amenos y divertidos.- Sonrió y los ojos brillaron bajo la luna, mientras desviaba la vista para mirar el mar con cierta nostalgia recordando cuando era una chica mas libre, sin ataduras ni cicatrices.
-Son los primeros que an invitado a hacer algo como esto.- Termino sincerándose, mientras le mostraba una cálida sonrisa agradecida por ello.
-Entonces me enseñaras?- Volvió a preguntar mirando el cigarrillo que aun sostenía en los dedos.



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 42090
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Sayori el Jue Mar 01, 2018 3:11 am

La brisa en la cercanía del mar siempre resultaba ser mas fuerte de la  que se siente dentro de la ciudad, atraía el frio de las aguas, la sal y unas que otras pequeñas gotas invisibles al ojo humano que recorrían altas velocidades y largas distancias hasta chocar con los labios de los dos seres. Ambos sabían lo especial que el océano es posibilitando tener inclusive charlas silenciosas muy agradables con tan solo tenerlo cerca. Se notaba que amaban las pequeñas cosas de la naturaleza con la fibra de sus esencias. El chico suspiraba entre sonrisas y la chica hablaba. La voz de ella no le era molesta. Era increíble para el chico porque usualmente cuando hablaba con chicas desconocidas de temas que le gusta pero estas eran las que marcaban el ritmo de la conversación le era facil aburrirse, caso contrario con Hayari. Ella tenía algo que tan solo escucharla le daba una cierta paz. No la llevaba a la locura, todo lo contrario, era como si la chica entendiera perfectamente cómo se siente Clai al ver el mar.


Si... Tengo suerte.—Susurró.


A través de la brisa el humo del cigarro se hacia inexistente. Estaba corriendo hacia el lado contrario de hayari librandola de tener que aguantar el aroma de este, permitiendole disfrutar la brisa del océano de una manera mas limpia. Este detalle lo percibió el pelinegro. Podría el ser un fumador excesivo sin embargo no era de los que amaban influenciar a los demás. Su vicio era algo que lo ayudaba a mantenerse con los niveles de estrés bajos, sin este podría explotar en cualquier  momento; su guerra pequeña con su demonio interno.


—¿Estás segura? —Con la mano izquierda sostenía de a dos dedos el pequeño Cilindro. Sentía ya el calor cerca de los dedos. — No es tan agradable hacerlo... pero si insistes. —Lo tiró al suelo justo al frente de el y lo apagó.


Buscó con la derecha dentro de su bolsillo la cajetilla arrugada de cigarrillos. Era de color negro, tenía una carabela gravada en todo el frente y una franja al final con el sabor mentolado inscrito, además de las propias advertencias. De maniobras con mano la abrió obsequiando uno a la chica guardandola al instante  para pasarle el mechero.


— Trata de encenderlo dentro de tu camisa o haciendo una buena casa para el fuego. Está haciendo mucha brisa y esta  te puede molestar. — Le señaló desinteresadamente el cigarrillo de ella, indicando con la izquierda de cómo debería hacer para que el fuego no se le apagase. —Préndelo un poco y succiona un poco hasta que empecé a fluir el humo...


La dejó ser, que ella jugara con cigarrillo como desee, pues sabía lo que iba a pasar si en verdad ella decía la verdad de ser amateur con el tabaco. Apoyó ambas palmas, con cuidado de no derramar la lata de cerveza, hacia atras. Estirando un poco los músculos de la espalda mientras le dedicaba una larga vista al cielo. En eso movió cuidadosamente los labios como si talareara en silencio una canción.


—Ahora son tus amigos tambien. Procura guardar algún número. —Dijo en voz baja y escuchable para ella, regresando la vista a sus cabellos púrpuras.



"Las emociones inexpresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde de peores formas."
-Sigmund Freud

-Yo hablo./ "Yo pienso"/ Yo actúo.
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 25649
Reputación : 8
Mensajes : 268
Ver perfil de usuario
Sayori
HUMANOS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Hayari el Jue Mar 01, 2018 4:17 pm

Escucho el susurro y sonrió de lado ante aquella afirmación, si que la tenia, al menos sus amigos parecían ser auténticos y tras tantos años de conocerlo, dudaba que fueran a traicionarlo, como le había pasado ella, seguro ya les había confiado algunos secretos y ellos no los divulgaban a diestra y siniestra. Recordó lo que Gon había dicho de su hermana y sonrió un poco, bueno eso no se podría llamar traición, solo estaba jugando un poco con el, no había dicho nada de vital importancia y debía admitir que le picaba la curiosidad de saber de que se trataba, pero no indagaría, lo había escuchado mordas ante el tema, podría ser delicado...

La voz del chico la saco de sus cavilaciones y firmo con la cabeza ante la pregunta, observando sus movimientos y escuchando sus advertencias, encogiéndose de hombros en respuesta, en ese momento no le importaba de mucho, solo quería vivir la experiencia y si le era desagradable, seguro no haría de nuevo.

-Gracias.- Tomo el cigarrillo de la cajetilla y después el mechero que le ofreció,
escuchando mirando los consejos que le daba, tomo el cigarrillo a dos dedos, imitándolo y lo coloco en los labios de lado del filtro, de inicio el sabor y el aroma era bastante agradable, mejor que el del humo. Trato varias veces de encender el mechero tratando de replicar las instrucciones pero la brisa le apagaba la flama.

Mientras estaba entretenida con la lumbre, escucho el ultimo comentario de Clai, se aparto el cigarrillo de los labios dibujando una amplia sonrisa. -¿Puedo empezar con el tuyo?- Soltó sin inhibiciones...-Claro, después de esto...- Levanto el cigarrillo levemente para que supiera que habla de el. Entonces regreso su atención a lo que estaba haciendo segundos antes, colocando el cigarrillo nuevamente en sus labios y utilizando las dos manos para mantener la flama en el mechero, acerco la flama al cigarro y succiono un poco varias veces sin tragar el humo, logrando encenderlo, apago la flama y retiro el cigarro de los labios soltando el humo. El sabor era amargo y bastante fuerte, le desagrado un poco.
-Listo...- Dijo frunciendo un poco el ceño y devolviendo el mechero al azabache.-Ahora ¿como se hace?, eso de tragar el humo? No comprendía como funcionaba así que utilizo mal las palabras, creyendo que se tragaba el humo y después se liberaba. E impaciente probo hacerlo ella sola, succionando un poco del filtro y descubriendo que era imposible tragar el humo, así que lo dejo en sus mejillas y soltó después sin pasarlo a los pulmones.



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 42090
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Sayori el Vie Mar 02, 2018 3:54 am

Había una sola cosa que adoraba de ver a la chica y esto era los cabellos púrpuras. Le había pensar mucho al respecto que si eran de verdad es decir sin ningún producto de tintes así como los de Gon por ejemplo, que esos si se notaban que el cabello de ella era pintado o  alterados  en su fisonomía así como el cabello de Clai, este era planchado y con químicos. Resultaba que desde que es adolescente se lo ha venido alisando pues prefiere mil veces tener el cabello liso y largo que ondulado y con un aspecto algo extraño. Hayari los tenía a su vista naturales, eso sospechó.  Ese detalle de la chica lo mantuvo visualmente entretenido. Luego, estaba el otro detalle de verla intentar prender el cigarrillo con tanta dificultad debido a la brisa. Se veía curiosa ella, le traía recuerdos de cuando intentaba prenderlos con tanta rapidez pero estos no colaboraba. Le hizo sonreir ladino ladeando el rostro recordó cuántas veces le ha tocado  prender los cigarrillos desde adentro de su camisa, usandola como bloque de brisa.


De un momento los ojos púrpuras fueron clavados entusiasmados en Clai. Le sorprendió sacándolo de sus casillas con un pequeño rubor en los pómulos. Se había dado cuenta el hombre que estaba mirando perdidamente en sus acciones y en su cabello.


—Ums... Si... Esta bien. — Parpadeó echando un poco el torso hacia el lado contrario de ella, pasando a desviar la vista inclinando la cabeza a su vez.


No quería parecer un acosador o algo asi por quedarse mirándola por tanto tiempo. Tan solo le llamó la atención algunos pequeños aspectos de ella y obviamente  se veía chistosa tratando de prender un cigarrillo e incluso usarlo. Al menos era bueno controlando emociones. De nuevo aquellos ojos serenos la buscaron tras escucharle seguir hablando. Aprovechó mientras a sacar su teléfono móvil del bolsillo desbloqueando la pantalla apareciendo en el menú principal con el fondo de su Violonchelo.


Solo tienes que respirar a través de este. —Respondió poniendo poca cosa al asunto. — Tu misma te darás cuenta como. Hay veces que no lo paso directamente, tampoco fuerte claro. Solo. No te ahogues tonta. Estos son fáciles comparados a los  maduros. —Le miró de reojo.


Recordó que quizás no le había explotado las cápsulas de sabor. Le dejaría sufrir un poco antes de contarle el secreto de estos. El mentol sirve como analgesico, la irritación al  tragar esos químicos se reduce al sentir frio.  De todas maneras, le dio igual. De dos movimientos con el pulgar derecho buscaba la agenda del celular, para así agregar su contacto a su vez  se inclinaba  a recoger la lata de cerveza. Mientras veía la pantalla tomaba unos dos sorbos largos terminando por completo. — Dame tu número.



"Las emociones inexpresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde de peores formas."
-Sigmund Freud

-Yo hablo./ "Yo pienso"/ Yo actúo.
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 25649
Reputación : 8
Mensajes : 268
Ver perfil de usuario
Sayori
HUMANOS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Hayari el Lun Mar 05, 2018 6:10 am

De verdad estaba liada con eso del cigarrillo, pero aun no había satisfecho su curiosidad, se quedo viendo el cilindro, mirando como las brasas consumían el tabaco en el pequeño cilindro de papel, y como el humo de la combustión salia por el, le era increíble creer que el hombre hubiera creado ese tipo de cosas para buscar placer, refugio o tranquilidad, en el inframundo jamas vio cosas como esas y aun seguía asombrándose de todo lo que los mortales han creado en ese mundo.

La boca sabia amarga y con ese sabor a papel o el tabaco quemado quizá... intento darle una calada mas al cigarrillo escuchando las instrucciones del pelinegro, al cual vio de reojo mirando su teléfono móvil, soltó un poco del humo como el le aconsejo y despacio aspiro el restante, la sensación del picor en la garganta no se hizo esperar y la reacción de aquel toxico nuevo en sus pulmones le hizo toser enseguida, soltando algunas bocanadas con un poco de humo. -Cof cof cof... Dios! Cof cof..- Se cubrió la boca con la mano izquierda mientras la tos pasaba -Lo hacen ver tan fácil cof cof cof...-.

La violácea lo miro ya un poco mas tranquila, recuperando el aliento, sus ojos estaban algo lloroso a causa del escozor en la garganta gracias al humo, sonrió levemente, había quedado como tonta, como bien le había dicho, pero igual no le importaba mucho en ese momento, aclaro la garganta para contestar la petición. - Es 4080561377- lo miro por unos segundos, siempre tan serio, pero debía admitir que tenerlo a él y a los demás como amigos era algo que le entusiasmaba, quizá ahora podría tener a alguien con quien pasar las horas libres en la universidad, claro si es que coincidía con las horas de ellos o las de él, pues en realidad Clai era el que le quedaba mas cerca en el campus y definitivamente era alguien con quien le agradaría pasar tiempo, parecía tener el mismo amor por la naturaleza como ella y su compañía era bastante pacifica,relajante y agradable, ademas de que tampoco era tan callado como pareciera serlo. Desvió la mirada a la lata que sostenía el pelinegro. -Aun te queda un poco?- Hizo un gesto con la cabeza para referirse a la lata. -Creo que prefiero el sabor amargo de la cerveza.- Explico, aun sostenía el tabaco con la mano derecha mientras se daba un descanso para aliviar la irritación de la garganta, mientras pensaba en darle otra oportunidad o dejarlo por la paz.



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 42090
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Sayori el Dom Mar 11, 2018 3:59 am

La suave brisa del pacifico inundaba con sal y frescura los dos seres que sentados con las rodillas flexionadas contemplaban su magnitud. Las aguas se condena trayendo a la arena miles de conchas de moluscos que ya estaban desocupadas y libres como una ofrenda al mar. La luna resplandecía  a pesar de ser opacada por algunas nubes que con la brisa paseaban en el denso cielo de la noche. Llenaba de recuerdos a Clai la inmensidad del mar; muchos de su niñez en Japón cuando paseaban con la familia perdiéndose los dos pequeños hermanos Sayori en largas caminatas por la orilla de la playa recogiendo conchas perfectas sin tener que alejarse tanto de la cabaña (El punto de reunión de la familia en sus vacaciones de verano.) A diferencia de aquellas veces, la brisa estaba mas helada de lo que recordaba por la simple razón de la estación  en la que se encontraban los dos universitarios. Invierno trae una marea helada de centígrados muy bajos por lo tanto  el frio podría llegar a congelar la nariz a cada uno.


El humo corría hacia Clai golpeándolo con el aroma del cigarrillo e impregnando de las cenizas y el aroma de este en la ropa. No le molestó la salinidad  refrescaba tolerancia. En silencio escribió el número de la chica guardándolo al instante con el nombre de ella según la pronunciación Japonesa lo haría, pues asimiló que quizás tenga raíces asiáticas. Una vez en su agenda hundió el botón de bloqueo a un costado del móvil guardándolo enseguida en el bolsillo derecho del pantalón. El ambiente  y los recuerdos lo tenían disperso.


De una mirada corta observó a la insistente dama. "Que tonta"Pensó sin culpas. Con la izquierda, la misma mano que sostenía la cerveza ya terminada la apretó fuerte arrugando la lata mostrándole a la chica  que esta ya estaba vacía. La dejó a su lado, estirando a arrebatarle el cigarrillo. La dejó sufrir lo suficiente. Aplastó en el filtro dos dibujos de dos  círculos (uno rosa y otro azul) liberando el mentol de el cigarrillo, regresandole con un gesto  humillante, elevó una ceja y esperó a que ella lo volviera a agarrar.


—Estos son fáciles señorita CofCof —Fingió una tos corta al darle el apodo. — El mentol hace que pase mas facil sin tanto malestar. Intentalo así, es como fumar una menta. Cof... COF — Volvió a hacerle la parodia inclinando su cuerpo hacia ella.


Una vez entregado volvería a acomodarse  con las piernas estiradas y las manos hacia atras como apoyo. Había una melodía que  gracias a los recuerdos volvió a el presente. Estaba que la murmuraba. Los ojos melancólicos lo gritaban. Aprovecharía el silencio para dejar que los labios  intentaran moverse.


—... Apuesto que un niño calmaría su llanto con la melodía de cuna del océano mientras en su bote regresa... — Comentó al aire, ladeando la cabeza en acomodo relajando los ojos frívolos en una suave sonrisa melancólica. El reflejo de la luna lo atrapó.



"Las emociones inexpresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde de peores formas."
-Sigmund Freud

-Yo hablo./ "Yo pienso"/ Yo actúo.
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 25649
Reputación : 8
Mensajes : 268
Ver perfil de usuario
Sayori
HUMANOS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Hayari el Mar Mar 20, 2018 3:40 pm

A la luz de la luna Hayari pudo perfilar el rostro del chico que parecía estar sereno, mientras miraba la pantalla de su móvil, cosa que le brindaba una luz extra para poder mirar el esmeralda de su ojos, profundos y tranquilos brillaban con los movimientos de la luz de la pantalla, su pelo caía sobre su frente y el viento jugaba revoloteando las hebras azabache, al igual que lo hacia con su cabello purpura.

Lo vio bloquear su teléfono y mirarla, una mirada corta suficiente para que la violácea parpadeara y regresara la vista a la lata que sostenía en la mano, viendo como arrugaba el aluminio que se encontraba ya bacio, apretó los labios curvando un poco las cejas, como respuesta ante la acción del oji-verde, pero no dijo nada entonces lo vio dejar la lata y cuando menos se dio cuenta ya le había arrebatado el cigarro de la mano, miro que apretó con la yema de los dedos en la zona del filtro dos círculos de diferentes colores y tras un gesto que le hizo fruncir el ceño, le regreso el cigarro.
Lo tomo levantando una ceja al escuchar lo que decía sonriendo de lado y hasta soltando una risita boba, rodando los ojos al cielo, eso ya se lo había dicho... - Clai!! - Protesto entre las risas cuando la imito, quizá era efecto del alcohol pues seguro en sus 5 sentidos se hubiese molestado y contestado de otra forma, pero ahora estaba relajada y bastante contenta, con ese cosquilleo en el cuerpo. Le presto mas atención al los dibujos del filtro  escuchando las palabras de contrario, arqueando las cejas con la nueva información, riendo nuevamente al escucharlo imitarla. -Vaya me has salido un maestro muy duro con tu nueva aprendis.- Soltó entre sonrisas, mirándolo a la cara. -Pero es muy buena información la que me has brindado- Se llevo el cigarrillo a los labios mientras el pelinegro se alejaba de ella.
Probo a darle otro jalón al humo, sintiendo la frescura del mentol inundando su boca, arqueando las cejas por la sorpresa, era una sensación muy extraña pero agradable ademas que le daba un sabor diferente al humo del tabaco quemado, uno mas agradable. Haciendo igual que antes, soltó un poco del humo mientras alejaba el cilindro de sus labios con la mano derecha, probando a pasar el resto por los pulmones, fue como respirar de esas pomadas mentoladas que te medican cuando estas enfermo de la gripa y tienes la nariz tapada, el frescor de la menta se sintió en sus pulmones, pero eso no hizo que el picor desapareciera del todo, provocandole nuevamente a toser.  -Cof cof, eso estuvo mejor... Cof Cof - Soltó tapándose la boca, esta vez fue muy poco lo que tosió recuperándose rápidamente.

Escucho las palabras del pelinegro después de recuperarse por completo del malestar en sus pulmones alejando un poco el tabaco para poder mirar el mar, alejando su mano contraria de la cara al mismo tiempo - No existe canción mas bella...- Soltó perdida en el oscuro del mar y los destellos blancos de la luna entre las olas.

Regresando su atención al humo que corría hacia Clai, negó con la cabeza despacio, inclinando su cuerpo hacia el azabache, estiro la mano derecha con la que sostenía el cigarrillo entre los dedos, al que le faltaba un poco para ser terminado, colocando el cilindro entre los labios del contrario rosando con la punta de los dedos estos. -Definitivamente esto no es para mi- Sonrió de lado regresando a su posición, inspirando fuerte la brisa salada que les brindaba el mar, buscando que el toxico abandonara por completo de sus pulmones. Estiro los brazos al cielo sintiendo como los músculos se contraían y la columna se acomodaba en su lugar, brindandole alivio al relajarse soltando un pequeño quejido de satisfacción.

Comenzó a levantarse de su lugar  girándose para mirar al pelinegro -Ven vamos quiero mostrarte algo- Dijo estirando la mano derecha por si quería apoyarse de ella para levantarse.  



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 42090
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Sayori el Vie Mar 23, 2018 8:19 pm

Claro que Sayori sería un profesor escricto duro, e incluso de esos que te hacen restregarse contra la pared a causa de la angustia y la molestia que el mismo provocaría en el interior de sus alumnos, uno de grandes conocimientos y una mente increíble pero de conocimientos muy egoístas. Sin sonreir, sin mover ningun musculo de su boca se perdió entre el aroma del mar recorrer su nariz sin dedicarle una mirada, acurrucado en sí mismo tan solo la escuchó paciente permitiendo que el humo estrellara su piel ensuciando las prendas de paso.


No existe canción mas bella...



El sonido de la voz volvió alejándose de los cómicos "CofCof" que lanzaba al toser. Despacio rodó los atractivos orbes de color verde pálido a ella, observándola ser durante unos segundos enteros antes de volver a ver el mar. ¿Quizás ella se esté refiriendo al mar? Prefirió seguir escuchandola. Si de esto se tratase, por supuesto que tendría la razón ella al halagarlo. El mar era el que le había dado el recuerdo de la canción que tarareaba en silencio antes de ser interrumpido por la voz femenina.


...¿Cuál canción? — Quiso preguntar, interrumpiendo el sonido tan agradable de la brisa salada recorrerlos. Entonces, fue allí cuando recibió el cigarrillo.


Clai recibió el cilindro terminando a causa de la combustión con paciencia. Besó el filtro abrazandolo con los labios resecos. Se limitó a disfrutarlo. Cerró los ojos sujetándolo con solo dos dedos de la derecha. Llenó los pulmones del tóxico y placentero químico de la nicotina extendiendo la caja torácica como si esto fuera aire puro. Tan acostumbrado ya estaba del ardiente humo y del adictivo sabor que relajado expulsó el humo abriendo los ojos a reacción del movimiento contrario. "¿Qué va a hacer?" Pensó siguiéndola con la mirada.


Comprendió, quería llevarlo a otro lugar. Rodó el cigarrillo hacia el lado izquierdo dejándolo presionado contra los labios disfrutando el humo entrar de vez en cuando al permitirlo. No le aceptó la mano, el solo se levantó por su cuenta, palpando el trasero limpiandolo de los granos de arena incrustados por la presión al estar sentado. Le echó un vistazo a su ropo a ver si se había manchado, pues de color negro era el pantalón. "Bien" Todo correcto. Recogió la lata de cerveza manteniendola en la mano mientras la otra la guardó dentro del bolsillo del pantalón agarrando los objetos de adentro.


¿Algo como qué? —Pregunto tranquilo, curioso por el descubrimiento de ella. Apuntó el cilindro a punto de terminarse hacia Hayari disfrutando la vista que ella le daba. Sus cabellos eran atrayentes y combinaban perfectamente con el fondo. En el momento del que ella le guió agradeció por la personalidad de ella. Tranquila, agradable y sobre todo brillante de forma neta. Ciegamente iría al lado de ella un poco hacia atras a la espectativa de saber que mas había en este lugar de la playa de Eadrom que él aún no se había dado cuenta, con lo detallista que era con la naturaleza.

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 25649
Reputación : 8
Mensajes : 268
Ver perfil de usuario
Sayori
HUMANOS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Hayari el Lun Mar 26, 2018 5:33 pm

La violácea sonrió al verlo levantarse por si solo, cosa que no le sorprendió, pues después de todo era el chico "duro" del grupo, de ante mano sabia que quizá así lo haría, tranquila retiro su mano mirando los movimientos ágiles del chico, viendolo agarrar la lata y meter la mano en su bolsillo.
-Por cierto hablaba de la canción que producen las olas del mar al chocar con la arena de la playa- Se giro para ver las olas romper en el pequeño risco, acercándose un poco a la orilla, el viento le revolvía los cabellos ahora que tenia mas altura y podía darle de lleno, por tanto tuvo que sostener con una mano un mechón purpura que jugueteaba en su rostro peinandolo con los dedos hacia taras de la cabeza dejando la mano ahí un momento para evitar que este regresara a molestarle. Giro la vista de nuevo al pelinegro al escuchar la pregunta, encontrándose con los orbes esmeralda y el cilindro del cigarrillo apuntándole, sonriendo suave se acerco a el. -Shhhh.. no lo arruines, vamos.- Respondió colocándole un dedo en los labios y haciendo un gesto con la cabeza para que la siguiera, comenzando a caminar entre las piedras para poder bajar del risco, tan cuidadosamente como lo había hecho cuando subió, pues su pies estaban descalzos y podría lastimarse y era bastante propensa e eso. Normal mente ella no actuaba de esa forma pero se encontraba tan relajada y bajo los efectos del alcohol que se estaba dejando llevar por su "yo" interior, aquel que había guardado bajo llave cuando toda su vida se vio envuelta en una bruma de inseguridades y desconfianza. Ademas el pelinegro no le generaba desconfianza, en esos momentos le transmitía un aura de tranquilidad y le agradaba compartir silencios y palabras que para nada le incomodaban, incluso su personalidad fuerte no le molestaba en lo mínimo o al menos no en ese momento.
-Antes de vivir en Eadrom, tenia que esperar las vacaciones para poder visitar el mar, ha sido una grata sorpresa que ahora lo tenga tan cerca. - Rompio el silencio, suspirando despues con algo de fastidio. -Es una pena que aun haga frió... me metería a nadar sin pensarlo dos veces.- Sonrio ante la idea, de hacerlo de todos, después de todo tenia una toalla y su traje de baño en la mochila.

Lo condujo a la orilla de la playa, dirigiéndole una corta mirada, para después desviarla a los pies del oji-verde -Necesitaras quitarte esos...- Señalo los zapatos con el dedo indice, sonriendo de lado y dando media vuelta, para caminar a la zona donde rompen las olas, dejando que estas le mojaran los pies un poco mas allá de los tobillos, disfrutando de aquella sensación con una amplia sonrisa en los labios recogiendo el pantalón del conjunto deportivo que ya llevaba arremangado para evitar que se mojara también. Volteo a verle -¡Andaaaa! esto se siente realmente bien.- Animo al chico duro a mojase los pies solo un poco, antes de mostrarle lo que quería, de cualquier manera tendría que hacerlo.

Estiro los brazos a la Luna para doblarlos detrás de la nuca, dándole la espalda al chico, ahí en la naturaleza que le ofrecía la playa, sentía que pertenecía a un lugar.
Esperaba que el pelinegro de verdad se animara a hacerle caso, si no, seria difícil mostrarle las maravillas ocultas de la playa.


Última edición por Hayari el Mar Abr 03, 2018 4:40 am, editado 2 veces



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 42090
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Sayori el Jue Mar 29, 2018 5:41 pm

La canción que es producida por el mar al moverse a través de el oleaje hasta llegar en grandes olas hasta la orilla, aquel sonido como si estuvieras volando se reflejaba. ¿Como pudo no notarlo? Estaba al frente suyo la mejor canción que ha podido escuchar. No hay mejor sinfonía que logre apartarla del primer puesto. Entonces el hombre suspiró como si estuviera totalmente enamorado , mientras observaba la extensión del cuerpo hídrico en una suave sonrisa hacia el lado izquierdo de su rostro condimentando su expresión. Clai podría verse como un ser apagado, negro irónicamente, e infundido entre todos sus pensamientos detrás de el flequillo que le cubre gran porción de el rostro, pero había algo claro en su psiquis, y a pesar de estar en tinieblas es una persona de gran sentir y muy delicada al daño emocional.


Ah... Si, esa canción.


Había comentado entre los sus´piros soñadores. Deseaba correr sin los zapatos y saltar lo mas alto que pudiese, cerrar los ojos a causa de una gran sonrisa que se los impide abrir y sobre todo caer al agua y que esta cree miles de burbujas en su cuerpo haciéndole cosquillas e impulsandolo de nuevo a la superficie. Quizás en soledad lo hubiera hecho, quizás si no estuviera tan helada el agua o mas bien, si tuviera ropa de repuesto. Porque mínimo Beibi se la había arrebatado cuando en la tarde Clai la lanzó al mar.


Había aceptado en silencio con una pequeña afirmación de cabeza la petición de hayari. Quería ver qué tan lejos le llevaría; quería perderse. Sin sentarse haciendo equilibrio retiró los zapatos, guardó las medias dentro de estos y los dejó en un lugar visible pero alto y seguro. Su expresión hacia ella había cambiado regresando a su muralla contra flechas ardientes escondiéndose de nuevo en la expresión seria que tanto le caracterizaba. Observó a la chica caminar a humedecerse. pensando cortamente "Eso debe estar bien frio" sin detenerse,. fue a imitarla tratando de caminar con cuidado de no cortarse con alguna de las piedras.


El mar lo abrazó por los pies haciéndole cosquillas con las burbujas al chocar con las rocas estremeciéndose por el frio, erizandole cada uno de los vellos obligándolo a sonreir. Las botas del jean oscuro se le mojaron dandole un mas la sensación de frio al bajar la oleada y estos enfriarse por la brisa. De dos saltitos con pies juntos corrió hasta adelantarse. Apretaba los puños con entusiasmo a lado y lado del cuerpo. La mirada verdosa brillaba con el reflejo de la luna la ligera pero significativa sonrisa perduró. Ambos cuerpos supieron los pequeños que serían a comparación del gran mar y la luna vigilandolos. No había espacio para las palabras. El agua le llegaba hasta las rodillas por haberse adentrado un poco mas. Entonces, Clai se volteó moviendo los cabellos rápido brillando con una expresión a punto de cristalizarse. Fue allí donde le sonrió satisfecho relajando los puños.


No se que mas hermoso me puedes mostrar para que le gane a la luna en este punto, azul y gigante. Si esto ya de por si es la mejor obra de arte creada de forma inerte. Sencillamente no sé.



"Las emociones inexpresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde de peores formas."
-Sigmund Freud

-Yo hablo./ "Yo pienso"/ Yo actúo.
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 25649
Reputación : 8
Mensajes : 268
Ver perfil de usuario
Sayori
HUMANOS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Hayari el Vie Abr 13, 2018 5:56 pm

Inspiraba profundo cerrando un poco los ojos disfrutando el momento mientras esperaba que el azabache se le uniera, la sensación del mar y la arena moviéndose debajo de sus pies, deslizándose con cada ola undiendola mas y mas en ella como si quisiera atraparla y no dejarla ir, le confortaba le hacia sentir que pertenecía mas a ese plano que al inframundo, de verdad deseaba sumergirse completa en el agua salada.
Abrió los ojos dándole la cara a la luna brillante, bajando los brazos a colocarlos a sus costados, al ver por el rabillo del ojo que el azabache había aceptado unirse al pequeño ritual que hacia a la belleza de la luna. Sonrió ampliamente, contagiada de la sonrisa que este dibujaba en su rostro, sus pupilas brillaron al verlo disfrutar de la misma emoción que ella, e incluso adentrarse mas a la profundidad, sintiendo casi la misma emoción que el pelinegro emanaba en ese momento. El viento cruzaba a través de ambos cuerpos, que vibraban en aquella emoción que la naturaleza ejercía sobre ellos.

-La naturaleza esconde muchas sorpresas.- Se adentro al igual que él olvidando su ropa, dejando que el agua salada la mojara, manteniendo su sonrisa amplia -Esta bastante fría y aun así tengo el deseo de sumergirme- Susurro compartiendo sus deseos.
Estando ya junto a él miro la luna una vez mas. -Tienes razón quizá no le gane, pero igual es digno de ver.- lo tomo por la muñeca tirando suave de ella para llevarlo hacia la orilla del mar. -Vamos.- Cuando estuvo donde las olas tocan la arena y regresan al cuerpo de agua principal, se detuvo soltando suave el agarre del pelinegro. -Te mostrare algo que solo puedes ver en las playas que están alejadas de las luces de la ciudad, solo mira la arena.- Dijo sonriente mirándole a los ojos, cuando termino de hablar bajo la mirada a la arena, hundió la punta de su pie en la arena y suave le dio un empujón para que esta se dispersara, inmediatamente en la arena que se regó, aparecieron unas luces pequeñas de color verde muy parecidas a las luciérnagas. Hayari abrió la boca sonriente satisfecha ante el acontecimiento, repitiendo la acción un par de veces mas.

-Se trata de unos micro organismos que al contacto con la sal del mar sueltan su fluorescencia, alguna veces cuando son demasiados, brillan junto con el ir y venir de las olas, llenando las playas de pequeñas luces... es un espectáculo realmente hermoso.-
Explico regresando la vista al pelinegro. -¿Te he sorprendido?- Pregunto curiosa echando las manos tras su espalda entrelazando los dedos, en un gesto infantil, satisfecha de haberle mostrado aquello al oji-verde, esperando que él lo valorara tanto como ella lo había hecho en su momento.



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 42090
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Sayori el Miér Abr 18, 2018 10:29 pm

No solo la sensación del agua recorrer las piernas mojando por completo el pantalón hasta el nivel por encima de las rodillas cayendo gotas traviesas al chocar con las olas del mar en su punto máximo de luna, con la marea alta y vientos peligrosos según los marineros. Si no tambien la brisa salada, fresca y llamativa que recorría a ambos haciendo que los cabellos bailaban, se entumecieron por la recolección de sal en en el aire. Terminarían totalmente despelucados ambos y si llegaran a tener un gorro este ya se hubiera ido muy lejos. menso mal Clai, lo había dejado en el campamento. Los zapatos los había dejado en una roca en lo alto seguros al igual que las medias. Las manos las tenía libres, entonces en una caricia contra la superficie del mar después de pasar una ola las humedece. la sonris que una vez tenía se disminuyó en cantidad pasando una sola inclinación de las comisuras, relajado y serenos como siempre lo es en las cosas que realmente le apasionan. Los sentía como si las aguas fueran su pareja a la cual había que tratarle con amor. Cuando las olas pasaban el no las rompía, sencillamente confiaba en el mar y el mar le daba sus respuestas. Como muy bien dicho antes, Clai no cree en Dioses pero si cree que todo está regido bajo un campo magnético que irradia energía y estas interactúan según las energías vayan rodando. Algo parecido al concepto de las auras.


El hombre estaba distraído en su mundo de cuatro pareces, el mar y el, cuando de repente la chica rompió la puerta desplomando las cuatro paredes oscuras jalandolo por la muñeca lejos de su mundo íntimo. Ella tan vivas le llamó la atención y Clai regresando al mundo real caminó de nuevo hacia donde ella estaba exprimiendo la camisa que por los bordes se había mojado. Al parecer ella le quería mostrar algo mas y sin reproche se dejó guiar confiando en el descubrimiento. Las personas que le gustan el océano no deben ser malas personas. De hecho, podrían ser fáciles.


¿Qué haces? — Preguntó Callándose enseguida con la explicación de ella.


Las cejas las levantó, los labios se separaron en asombro, sutilmente todo en expresiones casi imperceptibles. había visto algo parecido en imágenes en el internet, estas tenían los títulos diciendo " Arena magica" O cosas por el estilo. Clai estaba al tanto de las imágenes captadas en el internet, porque estos además de ser un mecanismo de inyección a la inspiración tambien eran atractivas y merecen su contemplación. De verdad, este Pelinegro adoraba el mar, la libertad que se presentaban. — No me jodas... — Si, justo vió como esos microorganismos iban haciendo aparecer los colores. Enseguida clai echó la vista al cielo como si algo hubiera pasado de forma derrepente. Estaba viendo si la luz de la ciudad llegaba. Como muy bien ella lo dijo, solo ocurre en playas alejadas. Regresó la vista agachándose tocando la arena que ahora estaba con iluminación.


¿Cómo descubriste esto Hayari? Es sencillamente... Impresionate. — Cumplimentó. — Yo no tengo nada que mostrarte así como esto. — Dijo incorporándose con la columna erecta cruzado de brazos. — Es algo que he visto en fotografías en la Internet. Pero lo he visto como si marcara el oleaje. — Hizo el gesto de señalar tenue la extensión de la playa.— Exactamente, justo como me lo dijiste... ¿Cómo sabías que eso pasaría aquí también?



"Las emociones inexpresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde de peores formas."
-Sigmund Freud

-Yo hablo./ "Yo pienso"/ Yo actúo.
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 25649
Reputación : 8
Mensajes : 268
Ver perfil de usuario
Sayori
HUMANOS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Hayari el Jue Abr 26, 2018 4:34 pm

-Las expresiones del pelinegro, aun que sutiles como suaves pinceladas dibujadas en su rostro, pudieron ser notadas por la violácea que le miraba expectante. Los ánimos se elevaron cuando lo miro agacharse a tocar la arena, haciéndola recordar que cuando ella había descubierto aquel hermoso secreto que la playa escondía, hizo lo mismo, tratando de manchar sus dedos de aquellos colores.

Sonrió complacida de haber compartido aquel secreto con otro amante del mar, que al igual que ella, se sorprendía con cada detalle que como pequeños obsequios ofrecía en su majestuosidad, y por muy ínfimo que fuera, si le admirabas y amabas tanto, como ahora había descubierto que lo hacían ambos, serian bien recibidos y valorados pues para ellos no era algo pequeño, si no mas bien algo extraordinario y digno de admirar.

Y así CLai confirmo aquellos pensamientos en la híbrido, que con sus palabras había maximizado ese pequeño detalle que le había mostrado, que quizá para otros hubiese sido solo eso, un detalle mas de la vida que ignorar. -Es increíble los regalos que nos da el mar...- dijo suspirando como si de pronto estuviera tan enamorada de aquel cuerpo de agua. -Lo descubrí en una playa alejada de la ciudad en una excursión escolar, mientras caminaba sola por la orilla de la playa, en la noche oscura.- Dijo mientras volvía a mover la arena con los pies causando el mismo efecto. - También hicieron una fogata... pero yo pase toda la noche caminando sola viendo bajo mi asombro, como mis huellas eran iluminaban por esas lucesitas y regrese cuando todos dormían.- Explicaba mientras bajaba la vista a mirar la arena. En esos tiempos era una chica solitaria y le tachaban de rara en la escuela, por eso pasaba el tiempo sola.

-Cuando regrese a casa me puse investigar sobre el efecto y descubrí lo que te he dicho- Soltó unas risitas colocando su mano frente a sus labios. - También he visto esas imágenes, por eso lo se, que marcan el oleaje.- Suspiro suave levantando la vista al pelinegro - Ojala pudiera ser tan afortunada como esos fotógrafos y verlo algún día en vivo. -sonrió de lado con un brillo de anhelo en los ojos.

-En realidad no sabia si pasaría... leí que dependen mucho de la temperatura.- Luego bajo la vista a la arena -Es raro por que aquí esta haciendo frió... y el efecto es en climas cálidos.- Elevo la mirada a Clai con la cejas arqueadas en sorpresa como si hubiese descubierto algo. -Quizá el mar te a dado un hermoso regalo, por ser tan buen amante.- Dijo suavizando sus expresiones, dedicándole una sonrisa cálida al oji-verde.  



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 42090
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Sayori el Lun Abr 30, 2018 9:11 pm

Agradeció pasar el tiempo en tranquilidad con ella. Muy bien conocía el efecto en la arena por diversas fotografías en la web con el pie de página dando la descripción. El extraño fenómeno causado por lo microorganismos. Encantador como es de esperarse. El ondear del mar cubría de su ruido armonioso las palabras melancólicas de Hayari. Clai lo notó en la manera como la chica las pronunciaba. Inexpresivo como siempre, echó la vista de la chica hacia el mar varias veces mientras cada palabra iba quedando grabada en su conciencia. "Una chica solitaria. Eso explicaría su comportamiento en la Universidad y no solo allí. Aquí..." Pensó regresando la vista ella mirando como los labios se movían, así mismo de las cejas al fruncir o relajarse. Tal cual el parpadeo de los orbes púrpura brillantes. La flauta del recuerdo sonó.


"Aquí tambien"



Es una buena forma de descubrir algo. — Comentó entre el habla de ella al sentir una pausa tras escuchar la historia corta. Sus ojos regresaron a la luz natural del suelo. — Lo que trae la soledad no debería ser visto como un mal augurio. Sin ella, no hubieras visto esto de una forma reconfortante. Realmente no sé si sea cuestion de destino o qué. No creo en esas cosas. No creo que algo me haya dado un regalo aun así esto sea una evidencia según tu. Lo único que veo, es una posibilidad. Quizás tenga su explicación. Y si no. Sencillamente... — Dijo, deteniendo al considerar la opción de la magia. El terreno en donde estaban era considerado sagrado, las estatuas grande que recubren el campamento se declaró importante por tal razón. Los muros de la ciudad de la luz. La ciudad en donde toda criatura magica o sobrenatural puede estar a salvo y convivir con los humanos. Clai frunció las cejas apretando la boca cuando desechó esa teoría. Tuvo que apartarse a ir por sus zapatos. En el trayecto continuó metiendo ambas manos en los bolsillos del pantalón informal negro. — Sencillamente imposible.


¿Por qué se enfrascaba tanto en el no creer? La idea de soñar con la magia y fantasear con la idea de tener la posibilidad de conocerla en cierta forma lo encerraba para que nadie se lo arrebatara así como todo en su vida positivo ha sido robado. Quizas, algún día no cambie la mente pero habrá una pequeña puerta de su muralla.


Deberías volver. ¿Tu ya quieres hacerlo? — Intervino de nuevo agarrando los zapatos. Volteandose con calma hacia Hayari. Subió los zapatos columpiándolos — No quiero ocasionar algún mal entendido con esos locos del campamento.


Él quería quedarse justo en las rocas, no volver, dormir con el mar a un lado.



Podrían hostigarte hasta que quieras tu propia muerte. —Agregó tirando los zapatos a la roca en donde estaban sentados subiendo con facilidad de nuevo quedando sentado con las piernas estiradas. Suspiró fuerte. — Bueno, lo que quieras. Están acostumbrados que me pierda siempre. — Marcando desinterés sacó otro cigarro mas de su bolsillo. Ligeramente húmedo aún útil. Se dispuso a intentar prenderlo.




"Las emociones inexpresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde de peores formas."
-Sigmund Freud

-Yo hablo./ "Yo pienso"/ Yo actúo.
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 25649
Reputación : 8
Mensajes : 268
Ver perfil de usuario
Sayori
HUMANOS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Hayari el Miér Mayo 16, 2018 5:02 pm

Aquella pequeña charla, había transcurrido tan natural como el ir y venir de las olas en la playa. La violácea escuchó las palabras que salían de los labios Clai, borrando suavemente la sonrisa que le había dedicado segundos atrás y bajando la vista nuevamente al los pies.
No es que pensara que la soledad fuera un mal augurio, ni tampoco le disgustaba pasar tiempo sola, de hecho había aprendido a amar la soledad y disfrutar de ella y el hecho de entristecer por ello, era que, recordaba la razón por la que había decidido pasar el tiempo sola y retraerse en sí misma.

Elevó nuevamente la vista al notar la negativa de el pelinegro ante su idea del regalo del mar, cosa que no le sorprendió pues a simple vista a pesar de haber notado que Clai amaba tanto la naturaleza como ella, él no parecía ser una persona que creyera mucho en el misticismo o magia de las cosas, aunque esto le formuló muchas preguntas a Hayari, pues suponía que él, estando viviendo y asistiendo a la universidad de Éadrom, ya se habría dado cuenta sobre la clase de criaturas fantásticas y diferentes que había en el lugar, cosa que le daría pauta a creer en todo lo mágico que era el mundo en sí. Pero decidió no indagar, pues aún ella viviendo en aquel lugar tenía miedo de que descubrieran lo que era, y no quería tocar el tema en ese momento, ya que la estaba pasando bien.

-¡Oh! eres un hombre de ciencia...- Dijo cuando hizo la pausa sonriendo de lado -Bueno cada quien tiene sus creencias- Se encogió de hombros. Entonces lo vio moverse hacia sus zapatos escuchando aquella frase que la hizo arquear las cejas.


"Te sorprenderás..."


Le siguió deteniéndose a un par de pasos de distancia, mirándolo recoger sus zapatos, fue entonces cuando este se volteo y Hayari supo de antemano que aquel pequeño y agradable momento estaba llegando a su fin. Negando suave con la cabeza respondió a la pregunta. -En realidad me gustaría dar una vuelta más a la playa.- Lo miro a los orbes esmeraldas. Las palabras siguientes le recordaron lo que Gon le había dicho antes de irse a caminar por la playa, ahora entendía mejor a lo que se había referido en ese momento.
Una sonrisa se asomo en sus labios imaginando lo que pasaría cuando llegara al campamento.

Al escuchar lo del hostigamiento rió nerviosa . -Eso suena a tortura… Supongo que Gon tiene sus métodos para sacar la verdad- Mientras hablaba lo veía subir a donde antes se habían encontrado sentados admirando el reflejo de la luna en las olas del mar.

-Bien, entonces supongo que te veremos después…-Dijo  con media sonrisa en los labios, dando media vuelta sobre sus talones, para disponerse a dar un último recorrido a la playa. Pero antes de comenzar a andar giro suave el rostro para mirar de reojo al pelinegro quien trataba de prender un cigarrillo. -Fue agradable charlar contigo.-  Elevo la mano en señal de despedida y comenzó a andar regresando la mirada al frente.

----------------------------------------------------------------------

Después de haber dejado a CLai en las rocas, dio un pequeño recorrido más por la playa, su plan original era recorrerla toda, pero la ropa mojada le estaba dando algo de frio asi que decidio regresar a la fogata para poder secarse y calentarse.

Cuando llegó al fin a la fogata solo se encontraban las chicas en el lugar. Gon recostada en la piernas de Beibi, quien se encontraba sentada con las piernas estiradas, los brazos hacia atrás con palmas de las manos contra el piso como soporte. Hayari las escucho hablando tranquilamente, pero hablaban tan bajo que no pudo escuchar el tema de la conversación, además de que Gon seguía tocando el ukulele en notas suaves como musica de ambientacion.

La violácea se acercó despacio carraspeando un poco la garganta para anunciar su llegada y no darles algún susto. -Hola chicas - Dijo suave acercándose a la fogata a un costado de ellas notando que los hombres ya no estaban en la escena.
-Hayitaaa! - Se incorporó la multicolores dejando el ukulele a un lado, al mirar a la híbrido acercarse a ellas. -¡Te has tardado años!- Luego miró varias veces a los costados de Haya y  por detrás de ella regresando la mirada a la violacea. -Te dije que la tendrias difícil…- Sonrió amplio la chica, Hayari ahora sabía a lo que se refería, pero no dijo nada no quería que  comenzara a hostigarla tal cual había dicho Sayori que lo harían.

-¿Y donde estan los chicos?-
Pregunto ignorando las palabras de Gon no sin antes dedicarle una pequeñísima sonrisa para no ser grosera.

-Se fueron a caminar también- Contestó la castaña echando el cuerpo hacia adelante para cambiar de posición  -Yo quería ir a descansar pero Gon insistió en que te esperamos para que nos contaras como te había ido con Yori.- Cuando menos se lo esperaba la híbrido ya tenía a la chica arcoiris frente a ella con una cara de picardía - ¡Cuéntanos Haya que sucedió!-

La violacea le miró soltando una risita nerviosa, preocupada de que comenzara a torturarla, a lo cual decidió soltar la verdad de una vez, asi le daria tiempo de secar su ropa para después ir a descansar un poco, había sido un dia largo para ella y ahora estaba bastante cansada. Les contó a ambas sobre la pequeña charla que había tenido con Clai exceptuando algunos detalles como el de la arena y que le había hecho meterse al agua pues eso lo sentía algo más personal.
Las chicas la escucharon atentamente, Gon no le despegaba los ojos de encima, mientras que Beibi solo miraba la fogata mientras escuchaba el pequeño relato.

-!Oww! al final solo has estado caminando sola en la playa…- Soltó decepcionada la chica arcoiris cuando Haya había terminado de contarles todo, a lo cual la violacea solo afirmo con media sonrisa en los labios. -Oh! por cierto me gustaría pedirles sus numeros de telefono para poder estar en contacto con ustedes - Dijo Haya recordando que a Clai ya le había dado el suyo. Corrió por su mochila y sacó su móvil para después apuntar el número de las dos chicas.

-Bueno, ahora si.- Suspiro pesado - me iré a descansar… por cierto ¿como nos acomodaremos?. - Beibi se levantó de su lugar, lucía ya algo cansada también - Nos toca el fondo de la carpa, vamos yo también quiero ir descansar -
-¡¡ooowww chicas, pero aun es muy tempranoooo!!- Se quejo la multicolores
-Bueno podemos contar algunas historias mientras nos da sueño- Propuso la castaña, a lo que Gon acepto, guardo el ukulele y entró con ellas a la carpa acomodándose en medio de ambas chicas. Así, pasaron así un par de horas mientras contaban sus historias hasta que por fin el sueño por fin las venció.



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 42090
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Sayori el Jue Mayo 17, 2018 7:41 pm

La única sonrisa que pudo dar fue la mental. Inexistente expresión goza estar acompañado de faros esmeraldas. Brilló a través de la niebla cenizal que recorrió el alrededor de el cuerpo. Escuchó a Hayari como un punto mas de su diario. Tal cual como ella propuso seguir caminando así mismo las palabras siguieron de largo en el sendero. Por el momento, la idea de la magia infundió cada fragmento de su pensar. Tantos hechos puestos al frente y ninguno aceptados. Siempre con ira los golpeaba con el martillo del pasado. "Alejaos, todos ustedes fuera! De esta mente no entrarán." Pues las murallas entre mas grande las pintes de colores mas echan capas de cemento. No era capaz de quitarse la máscara que su padre ha cocido sobre él. ¿Alguna vez se han preguntado cual es el nombre de tal señor tan nombrado en la historia de su pensar? Aquel hombre que Clai tanto odia.


Seguir a Hayari era dejarse llevar por algo de gusto en su interior. Aspecto que Clai sabia o al menos él creía que si anunciado quedaba arrebatado sería; justo como todo lo de su vida. La magia, la playa, Eadrom en sí, todas en conjunto e incluso un cabello Púrpura para nada pintado; la evidencia misma de un existir.


Pero Clai cubierto sobre su derecha evitará la el hablar de la luna que le hace todas las noches.


Bastó escuchar los paso de la chica llevar y ensuciarse de arena. Irse alejando poco a poco agriando cada vez mas el semblante melancólico de el azabache. El corazón le patió. En el momento que ella se alejó a unos metros mas Clai subió la mirada con el cigarrillo apretado sobre los labios, observó la imagen de la chica marcharse en sus pálidos verdes. Suspiró. Algo en su vida le dará la señal para acercarse. Por ahora, no la necesita ni seguir.


El cuerpo cayó con los brazos extendidos ensuciando la cabellera espesa negra por la parte de atras. Las estrellas lo bañaron y la luna lo alumbró por completo. Un cuerpo muerto de alma observó con melancolía cada una de ellas. Contando el número que sus ojos permiten ver. Y entonces, una estrella fugaz pasó tan rápido desde el punto norte hasta el sur.


"Ojalá mi mente me la arregles. Porque ya de mis manos se está saliendo de control. Es ella, o soy yo. Pero nunca los dos podrán vivir bajo el mismo plano Su alteza luna.— Pidió; Soltando el cigarro quemándose a propósito cuando este se deslizó por su mejilla hasta el suelo húmedo.— Solo arreglala, mas no me traigas mas tentación. A la púrpura no y ni a ninguna otra."


Sonrió con ironía cuando se dio cuenta que estaba hablándole con deseo a la estrella y luna que pasaron.


De allí no mas pasaron los minutos, quizás una hora en la que el Azabache se relajó descansando por fin después de tantas noches en vela. Estaba cómodo. Bañándose en la laguna de estrellas sintiendo su cuerpo inexistente y por fin, dejándose llevar de lo que sea que quiera la naturaleza con él. Perfecto hasta cierto punto. Aquel distante de pasos arribar. Dos hombres sencillamente sin hablar se sentaron a su lado. Clai, infundido en su fantasía de sueños solo vió la púrpura girar hacia él con una gran sonrisa, la misma que mostró cuando la brisa revolvía sus cabellos en el agua salada. La vió tan serena en contraste de lo que su rostro mostró. Lleno de sangre estaba. Cicatrices conformaron su sonrisa, abriéndose y quebrándose con la piel entera. Vio tambien como el hombre subía las manos a querer agarrarla y estas llenas de sangre se encontraban. Entonces. de una vista a los labios femeninos la vió murmurar "¿Por qué me quitaste la posibilidad de conocer el mundo mas allá del océano?" Tan solo. Clai sonrió como respuesta.


—Porque así es la vida.


...Continuará.



"Las emociones inexpresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde de peores formas."
-Sigmund Freud

-Yo hablo./ "Yo pienso"/ Yo actúo.
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 25649
Reputación : 8
Mensajes : 268
Ver perfil de usuario
Sayori
HUMANOS

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Breezeblocks [Priv. Sayori]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.