image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Viral & Kiba el Sáb Ene 13, 2018 2:15 am

Desde que Kiba había despertado de su muy largo letargo en el sello de los quien rayos sabe cuantos años, que no solo había estado investigando acerca de como era la actualidad en ese mundo (Cosa que ya a estas alturas, tenía más que interiorizada y acostumbrada), si no que además, había estado investigando todo lo que se sabía de su época, todo lo que se sabía de la historia como tal y todo lo que había sucedido luego de la desaparición de los Mandamientos….Principalmente, investigaba acerca de que había estado haciendo el culto que rendía tributo a Aoz luego de la caída de sus “Representantes” y también, intentaba averiguar que había sido de los Kemonoyasei. La información relacionada a aquello llegaba a ser bastante difícil y complicada de conseguir, por no decir casi imposible por lo muy antiguo que resultaban los instantes a los que tanto ese culto como ese clan pertenecieron. A veces, incluso, debía simplemente guiarse por la corazonada y leer textos en donde se mencionara lo que sea que tuviera la más mínima semejanza con los Mandamientos o los Kemonoyasei, a veces encontrando pistas de qué pudo haber sido de ellos con tantos años y a veces, perdiéndose en las fantasías de los humanos o meras coincidencias, algunas con un poco más sentido que otras.

Con el tiempo, había podido llegar a distinguir un “Camino” que se forjó para ambos, los cuales, eran de esperarse que pasaría con el pasar de los tiempos. Por un lado, parecía que los Kemonoyasei continuaron su vida como cualquier otro clan, más que con el tiempo fue dispersándose y desintegrándose hasta ya no haber criaturas quienes se cataloguen como tal. Por otro lado, los Mandamientos habían empezado a fallar en sus batallas y eventualmente, habían empezado a ser derrotados, lo que llevó también a la desintegración del culto. Sin embargo, esto no fue algo que lo paró: Por las huellas que aquel grupo dejó en la historia, pudo ver como luego de que el culto se dispersara, distintos grupos seguidores de Aoz continuaron actuando por cuenta propia, a veces renaciendo aquel culto, volviendo a morir y así durante continuos periodos de tiempo. Era aquello lo que llamó la atención de Kiba y lo que hizo que enfocara su interés en ciertos aspectos de la historia que, en la escuela, nunca veían. Investigaba acerca de todos los movimientos que parecieran haber sido realizados por los Mandamientos, buscando pistas acerca de las misiones que sabía, habían llevado a cabo….pero que no sabía  ni cómo, ni donde, ni cuando las hicieron. Aquellos eventos de la historia, eran ahora sumamente importantes para el zorro por la mera razón de que, seguir los mismos pasos ahora que el culto había renacido gracias a la vuelta de los Mandamientos, podrían hacer uso de todo el oculto y perdido proceso que los seguidores a Aoz muertos hace ya miles de años, hicieron. Le sería de gran utilidad para poder continuar con sus objetivos, para acercar el día que tanto buscaba traer, el día en el que Aoz llegaría. Y, además….Sabía que esos pasos le servirían para cumplir la promesa que hizo.

Hallar sin embargo, esa información, era inclusive más difícil de lo que era ya de por sí encontrar a los Mandamientos en los textos de historia. Esto forzaba a Kiba a actuar cual rata de biblioteca, moviéndose de un sitio a otro en busca de información, investigando hasta por el último rincón de internet, viajando a hablar y/o interrogar con diversas personas y/o criaturas….O simplemente, ir por algunos libros que pudiera tener cerca. Ahora mismo, gracias a Internet había encontrado un par de libros que probablemente pudieran servirle para seguir la pista de los anteriores soldados de los Mandamientos, aunque desgraciadamente estos no pudieran leerse por completo en internet. ¿Dónde podía entonces, encontrarlos? Afortunadamente, eran libros relativamente normales, y buscando por ellos….encontró que se vendían en una librería no muy lejana -Con respecto a lo que él considera lejano-, la cual, para su irónica desgracia, se encontraba en uno de esos lugares que en escala del 1 al 10, le pone un 12 en odio. Era un sitio desagradable, repulsivo, sin muchas cosas buenas que rescatar….uno de aquellos sitios que ponían a prueba la paciencia del zorro, pues para él….no había nada bueno. Simplemente, era un lugar donde cada segundo, no era más que pura agonía y desesperación. Sobre todo para alguien que tenía un muy buen olfato.

- …. El centro comercial…..

Murmuró entre dientes, parado frente a las puertas de aquel horrible sitio, con las manos en el interior de su chaqueta negra. Bajó la mirada, soltó un profundo suspiro y agitó la cabeza hacia los lados, pensando en alguna otra alternativa a tener que entrar allí. “Hmpf….En internet no encontré otro lugar donde conseguirlos…” Murmuró relativamente molesto. No tenía nada en contra de los centros comerciales realmente, más bien, el problema era por todas aquellas personas que se venían a meter allí como si se tratara de un parque de atracciones o de un lugar de entretenimiento. La enorme masa de personas, ya de por sí era un problema para Kiba, pues bien se sabe que para él, eso es una horrible molestia. A eso tenías que sumar la horrible contaminación acústica que hay por todos lados y, aunque ya haya aprendido a soportarla por las malas, no deja de ser irritante. Y para finalizar, estaban las altas probabilidades de encontrarse por allí a personas sudadas y parecidas. La gran cantidad de personas ya de por sí daba demasiados olores juntos que muchas veces eran para nada bonitos, y peor era cuando tenía que soportar olores tan….directos. “Ya qué…..” Se quejó internamente antes de empezar a caminar resignadamente hacia el interior del lugar, como siempre, pasando absolutamente de quien sea, sin mirar directamente a los ojos a nadie y concentrándose en encontrar aquella librería lo más pronto posible para poder escapar de allí, valga la redundancia, lo más pronto posible.

Luego de pasar un rato caminando entre tiendas para encontrar el establecimiento, seguido de otro rato para buscar entre los muchos libros que había….pudo encontrar algunos de los que buscaba, mientras que para su mala suerte, otros ya se habían agotado. Si, aquellos eran libros normales, pero eso no los hacía ni por asomo “Comunes”….Eran de esos libros que pocas personas compraban y, por lo mismo, llegaba a aumentar un poco la dificultad para encontrarlos. Aunque bueno, salir de allí con algo era mejor que nada. Kiba no pensaba en quedarse otros 5 minutos allí buscando otra librería o algo por el estilo, pues ya se encargaría de eso una vez terminara de leer los que tenía ahora en mano. Se dirigió de inmediato a la caja registradora, los compró y se los llevó en una simple bolsa. “Por fin….” Se dijo así mismo mientras salía de la librería y giraba ahora en todas las direcciones, buscando la salida para poder salir de ese lugar de una vez por todas.

Caminando entre las personas otro rato más….Logró ver a lo lejos la salida. No pudo evitar dejar salir una leve sonrisa en su rostro, pues luego de bajar las escaleras para llegar al primer piso, estaría prácticamente de cara con la salida y tendría la enorme libertad de irse a recostarse a casa a leer un rato, un pequeño tiempo para él mismo que ahora, muy pocas veces llegaba a tener por el poco tiempo que los mandamientos y la escuela le daban. Empezó a dirigirse a dichas escaleras e incluso las comenzó a bajar con la intención de irse, más antes, algo le llamaría la atención. De un momento a otro se detuvo, mirando al cielo pensativo y olfateando un poco un aroma que quizá, debió de haber ignorado con tal de salir. “Ese olor….¿Lo conozco?” Se preguntó confuso por aquella mezcla de aromas que le salía tan familiar pero que no llegaba a reconocer por la enorme cantidad de olores que interferían.... más de todas formas, decidió tarde, no darle importancia y seguir con su camino.


Última edición por Viral & Kiba el Dom Ene 14, 2018 10:28 am, editado 1 vez
avatar
Salón : 3 A Dromes : 4071
Reputación : 8
Mensajes : 122
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Lariv & Laina el Sáb Ene 13, 2018 12:59 pm

La azabache estaba tapándose la cabeza con la almohada otra vez, si, otra mañana donde tenía que estar cubriéndose para no oír a la loba, pero difícilmente podría no hacerlo esta vez-¡LO PROMETISTE LAIIINA!-Se escuchaba por..¿Décima vez?-¡VAMOOOS POR FAVOR! ¡MAÑANA SEGURO ME CARGAN DE TRABAJO, QUIERO APROVECHAR EL DIA! -La Meshitsukai solo podía gruñir levemente por cada grito, dios, le dolía la cabeza, la noche anterior había llegado muy tarde porque se la había pasado haciendo encargos de un lado para otro-¡LAAAINA!-Y no, sabia que aunque le dijera eso la loba no la dejaría en paz “¿Por qué diablos prometí algo así? ¿En qué momento lo hice?” Empezaba a dudar de la palabra de su compañera y antes que oyera de nuevo la voz chillona de su compañera llamándola otra vez, porque la estaba escuchando, es que estaba tomando aire de una forma tan exagerada para avisarle que gritaría de nuevo-¡NI SE TE OCURRA LARIV!-Levanto algo la voz, su paciencia estaba llegando a su límite, si gritaba una vez más, si lo hacía de esa manera seguramente no lo aguantaría, tenía demasiado sueño y se estaba poniendo de muy mal humor para tolerar algo así de la loba-Esta bien, esta bien.. lo siento-Ah, estaba usando ese tono que le indicaba que estaba triste, realmente quería esa salida-Por favor Laina, ¡No quiero ir sola!-Insistió otra vez-No recuerdo haberte que dicho que si en un inicio…de hecho, no recuerdo ni siquiera cuando me lo preguntaste-Saco la cabeza bajo la almohada un momento solo para no tener que hablar muy alto y que le entendiera-¡Si lo hice! Estábamos cenando y te estabas quedando media dormida en la mesa, te lo pregunte varias veces-Ahora si que la chica no tenía ni idea de que le estaba hablando, ¿Dormirse ella en la mesa? Le dolía la cabeza para siquiera recordar algo así “Habrá sido otra cosa y ella lo interpreto de esa manera..” No iba a pensarlo si quiera, y ella no dejaría de molestarla hasta que le dijera que si...no le quedaba de otra-Dame unos minutos en lo que despierto..-Musito luego de unos segundos largos en silencio, intentaba recobrar el sueño bajo su almohada, estaba cansada para si quiera enojarse o discutirle sobre lo que le hablaba-¡YUJUUU! IRE ARREGLARME-Grito de forma innecesaria, aunque la azabache sabía a qué quería llegar con eso, despertarla, que no se durmiera otra vez “No pensé que diría esto nunca en mi vida…pero quiero estar dentro de mi medallón” Pensó en lo que se acurrucaba en la cama bajo las tapas, ya no intentando conciliar el sueño, si no que su calma y un mejor humor mientras miraba el colgante que traía consigo aun cuando dormía.

No sabía cuánto se demoraría la loba en arreglarse, pero sabia que tenia suficiente tiempo de sobra en lo que esta se bañaba, antes de salir siempre lo hacía y luego estaba un buen rato arreglándose la cola por un montón de motivos que no le interesaba mucho, mientras tanto Laina preferiría quedarse resguardada de todo bajo las sabanas mirando aquel colgante al cual no sabia si querer u odiar “Si tan solo no me hubieras encerrado esa noche..” La ansiedad no llegaba ante esos recuerdos, sino que la tristeza. Puso cuidadosamente los dedos encima de aquella joya para empezar hacer girar el símbolo que traía en medio “…una giro completo a la derecha, medio hacia la izquierda..” Siguiendo las instrucciones que recordaba haberle dado su rey para que al final de estar el objeto brillara por un instante y empezara a sonar una melodía que siempre le traía tranquilidad “Ni siquiera puedo enojarme contigo…no tienes la culpa.. No eres un ser vivo.. ¿O si?” Aquel ultimo cuestionamiento venia porque ella misma había nacido de la oscuridad que existía en su mundo, y no hablaba de la maldad, sino de la oscuridad misma de la cual aún tenía recuerdos de cuando lo era, de ver a la gente tener miedo caminar en ella o simplemente de ignorarla porque era eso, nada y al mismo tiempo algo que estaba ahí, algo sin ¿Vida? No era ni siquiera consciente de lo que veía, ni de como pasaba el tiempo, no sentía, ni pensaba, era solo estar en muchas partes de manera estática, a veces esperando a que la luz la eliminara de esas zonas ocultas o la ayudara a trasladarse.

Abrazo por unos segundos aquel medallón esperando a que terminara la melodía, y una vez lo hizo se levanto de la cama mirando todo lo que le rodeaba, preguntándose cuantos seres “no vivos” estarían pasando lo mismo en aquel instante, no podía sentir pena por ellos pues sabia que ellos no sentían nada, pero no dejaba de sentirse algo desolado-Se que están ahí..-Musito mirando de reojo su habitación para luego agitar un poco su cabeza, debía dejar de pensar esas cosas y levantarse, sino seguramente la loba gritaría hasta que le pitaran o los oídos o algo peor.


Unas horas después

Ambas chicas se encontraban caminando por la calle en dirección al centro comercial luego de haber pasado por una que otra tienda. La loba ya llevaba al menos un par de bolsas consigo que contenían como era de esperarse algún que otro libro y lápices, sobre todo distintos tipos de lápices, marcadores, algunos papelitos de colores que se pegaban y adornos de cabecitas para los lápices obviamente.

-Lariv..estas llamando la atención al estar moviendo la cola de esa manera...-La voz de la Meshitsukai no era muy fuerte, incluso estaba rozando a lo que era un murmullo porque obviamente no quería hacer notable que la cola de su amiga era real, al menos la mayoría de las veces preguntaban de donde la había comprado, o eso había notado en las últimas horas-Lo siento, ¡Es que estoy feliz! ¡Ya quería salir a comprar! Sobre todo contigo, ¡Es como una salida de amigas! Y eso me emociona aún más-Laina solo arqueo una ceja “¿Amigas..?” No iba a preguntárselo directamente, no quería escuchar otra vez una explicación sobre lo que era como cuando llego al departamento y se la encontró por primera vez, diciéndole que seguro serian buenas amigas y prometería portarse lo mejor posible para no fastidiarla entre un montón de cosas más-¿No tienes más amigas Lariv..?-Pregunto, intentando ver si la próxima vez le cargaba el muerto a ellas (?)-Hm.. tal vez, aunque no las considero amigas.. es decir, las humanas son extrañas y dudo que mis compañeras de trabajo me consideren su amiga de todas formas, soy más como una mini jefa o algo así por ser la sensei de los dibujitos-Rio suavemente en lo que la contraria tomaría eso como un no definitivo-Ya veo..-Quería preguntar que le hacia pensar que ellas dos eran amigas, sin embargo, ya estaban entrando al centro comercial donde había mas ruido, mas gente y no tenia ganas de hablar entre un bullicio así, iba a tener que gritar, prefería esperar y preguntarlo luego...darle razones para alzar la voz a Lariv no era la mejor idea.

Camino unos cuantos pasos y escucho a su compañera gritar como de costumbre, aunque le sorprendió lo que dijo-¡KIIBA!-Aquello si que no lo esperaba, estaba gritando el nombre del zorro, ¿Por qué? Puso su mirada hacia donde estaba la loba y pudo notar la razón rápidamente, ahí estaba, tenia una bolsa de compra así que seguramente había venido a comprar y estaba por irse “…eso si es mala suerte” Opino para si misma, recordando un pequeño suceso donde habían utilizado mal aquella frase. Saludo con la mano al albino mientras Lariv…era Lariv-¡Kiba! ¡Un gusto de verte otra vez! ¿Qué tal? ¿Qué haces por aquí?-Lo único que le sentaba mal en este instante era como la demonio estaba emocionada, moviendo la cola de un lado para otro cuando solo era el señor instintos de perro, suponía que iba en serio cuando decía que su circulo de amigos era pequeño, aunque no pensaba que se emocionaría con el chico que tenía enfrente porque no era Viral-¡YA SE! ¡KIBA ACOMPAÑANOS!-Alcanzo a escucharle decir de repente a su compañera, haciendo que la mirara de reojo sin cambiar su expresión tan neutral, pero quería ver si le decía el porque esa idea tan repentina.

Fuera lo que fuera, no se la iba a decir ahora porque se había puesto detrás del chico y lo estaba empujando para entrar al centro comercial-Vamos, vamos acompañanos~ ¡Sera divertido si vamos los tres juntos! ¡Prometo comprarle algo a ambos para que se vean igualitos!-No sabía si le estaba dando una sugerencia con una pésima recompensa o en serio lo estaba obligando a ir con ellas, lo que ocurriera, Laina se estaba haciendo la tonta, mirando hacia otro lado como si no tuviera ni relacionada de que estaba pasando enfrente de esta para ver si su “amiga” se olvidaba de ella y podía huir en el descuido, aunque apenas entro al zorro al lugar se dio la vuelta para tirarla del brazo-¡LAINA TU TAMBIÉN ENTRAS!-Se le escucho decir en forma de regaño en lo que la de mechones rojos suspiraba “Al menos sonaba un buen plan en mi mente” Se dijo así misma rindiéndose, no iba hacer que la demonio hiciera mas escandalo en el lugar, suficiente tenía con el que le hacía al zorro en lo que lo arrastraba, empujaba, realmente se estaba esforzando a que fuera con ellas, llamando la atención de una manera innecesaria en proceso, como si no fuera suficiente que ambos tuvieran orejas y cola para hacerlo, también estaba la ajena a ambos con los mechones rojos haciendo un gran contraste con su cabellera negra, si es que podría decirse que era negra porque parecía ser mitad de un color y mitad del otro, al menos sus oídos pasaban mas desapercibidos para la gente, pero no dejaba de desagradarle que les vieran como si fueran bichos raros.

Al final los tres terminaron en una tienda grande del primer piso, el lugar se veía lleno de ropa con un poco de otras secciones que seguramente encontraría en mayor cantidad en los pisos de arriba. La loba llevo al pobre Kiba hacia el lugar donde estaba la ropa de hombre, y sin perder el tiempo tomo unas chaquetas poniéndoselas enfrente para hacerse una idea de cómo podrían lucir en el chico, todas de colores oscuros, pero parecía que ninguna llegaba agradarle a la demonio pues las terminaba dejando de lado casi de inmediato, mientras tanto Laina simplemente aparentaba estar mirando hacia otro lugar, cubriéndose la boca con una de sus manos, no podía evitar que la escenita le diera gracia y si no se reía o mostraba abiertamente que se estaba divirtiendo viendo eso, era porque no tenia ganas de poner a prueba la paciencia del albino, agregando que la misma tampoco lo hacía muy seguido, prefería mantener sus emociones guardadas.

-Hm..no, definitivamente no..-Volvió hablar Lariv para mirar de reojo a Laina-Mejor vamos al piso de arriba, si les compro ropa seguramente no la usaran-Menciono esto en lo que hacia una pequeña mueca de desagrado, arrastrando nuevamente a Kiba para que las siguiera, iban a ir al ascensor, iba hacer más rápido si iban por ese lugar según la demonio. Una vez se aseguro que los tres estuvieran dentro apretó el botón del tercer piso de los cinco aparentes que había sin contar el de estacionamiento bajo el subterráneo-Laina, ¿No importa si es un aparato tecnológico?-Apenas pronuncio aquellas palabras suspiro, sentía que ahora le iba a pasar esto únicamente por estar riéndose del albino-Agradecería que no me compraras nada la verdad..-Su compañera se dio vuelta de inmediato al escuchar aquella respuesta para mirarla y hacerle pucheros-…pe-ero, pero si he visto que ya no haces que las cosas hagan ¡KABOOM! Muy seguido-La azabache desvió ligeramente la mirada “Maldita seas…no lo digas frente a la gente” Se sentía algo acorralada en ese sentido, no podía discutirle mucho el tema en ese lugar porque no estaba precisamente ellos tres solos en el ascensor, había otro par de personas que se bajaron en el segundo piso-Haz.. lo que quieras-Termino por murmurar, de todas maneras, aunque lo “aceptara” no significaba que lo iba a usar, ni que lo traería consigo, a saber, que iba a comprarles también realmente, ya veía que encontraba otra cosa en el camino que le emocionara mas que lo que tenia en mente en este instante.

Por otra parte, la loba estaba feliz de haber convencido momentáneamente a su compañera. Se dio la vuelta y se quedo mirando la puerta del ascensor, esperando que se abriera de nuevo para ir a revisar el tercer piso por completo y ver si encontraba algo bonito. No creía necesario que sacara al chico a fuerza de ese lugar, porque no era muy espacioso y se llenaba de gente rápidamente, así que suponía que saldría por cuenta propia cuando llegaran al piso correcto, mientras que la azabache los seguiría por sí sola, solo debía vigilar no perderla de vista a ratos, no sabía con exactitud hasta cuando toleraría seguir con las compras en un lugar como en el que estaba, era consciente de que no le agradaban los lugares llenos de gente como el albino “Autistas..” Opino la loba para sus adentros, moviendo ligeramente la cola al ver que se había abierto el ascensor. No dudo ningún instante en salir para ir a mirar algo que le llamo la atención….en cambio la azabache se quedó mirando los botones del lugar, tenía ganas de quedarse ahí y escapar, ella no pensaba tocar el piso de las maquinitas ni por si acaso (?) De hecho, no quería seguir en el lugar en sí, se le estaba haciendo demasiado fastidioso, llevaba cuantas horas recorriendo una que otra tienda y tenia sueño.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 18229
Reputación : 2
Mensajes : 141
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Viral & Kiba el Sáb Ene 13, 2018 7:57 pm

Ya simplemente quería llegar de una vez por todas a su hogar para poder echarse a leer un rato y ver que podía llegar a descubrir desde un sitio tan cómodo como resultaba su cama. Más, sin embargo, a cada paso que daba en dirección hacia la bendita salida de aquel sitio, fue como si cada pelo en su ser se erizara y no hicieran más que gritar al albino "Peligro", como si sus instintos realmente le dijeran que tenía que huir. Pronto entendería a que vino eso....cuando ese MUY sonoro "KIIBAAA" resonó y llegó a sus oídos, quedándose en ese entonces totalmente quieto y paralizado. "Tiene que ser una broma...." Internamente rogaba por haberse equivocado, por creer que eso fue una mala jugada de su mente, pero realmente sabía que no era así. Escuchó su nombre fuerte y claro, sin contar que había reconocido el sonido de esa voz a la perfección. "Con que ella era el aroma que reconocí....O mejor dicho ellas" Pensó internamente para el instante en que notó que si antes no había logrado reconocerlas, además de ser por la enorme cantidad de olores que había a los alrededores, fue porque ambos se habían combinado y a eso aún no se había acostumbrado.

El chico soltó un profundo suspiro, bajando la mirada y guardando un par de segundos antes de voltearse a ver en donde sentía un par de pisadas encaminándose hacia él. Allí, pudo ver a las dos chicas en medio del centro comercial, una aparentemente mucho más emocionada que la otra..."Tal parece que alguien vino aquí por las malas", pensó al ver la expresión con la que iba en el rostro. Claro que, tratándose de Lariv quien estaba ahí con ella, no le sorprendía en lo absoluto que hubiera traído de formas forzadas a la pobre azabache. Solo esperaba que no lo fuera a retener mucho tiempo allí. Tenía mucho que leer, investigar y poco tiempo propio que aprovechar – Ehm...Hola Lariv, Laina – Dijo moviendo tan solo un poco la mano que tenía libre a modo de saludo para cuando estas llegaron con él y, como no, Lariv empezase a hablar tan emocionada como siempre – Todo bien, supongo....Yo...solo venía a comprar un par de libros para la escuela – Obviamente, mintió, cosa que probablemente, tan solo Laina pudiera llegar a notar ya que estando ella en su clase, podría saber que no había razón por la que Kiba necesitase ir a comprar nada. De todas formas, creyó que no comentaría nada ya que, por cómo le conocía, sabía que no le acabaría importando demasiado. De todas formas, y a pesar de haber hablado con un neutral y ligeramente aburrido tono de voz que indicaba no tener muchas ganas de estar allí en ese momento...Pareció que Lariv no captó dicha indirecta y estaba convencida de llevarlo con ellas a..... a cualquier tipo de compras que ellas hubieran venido a hacer en primer lugar - ¿E-eh? ¿Acompañarlas? No se si sea una buena idea, de hecho ya ib- ¡Hey! - Poco pudo decir antes de que la loba le empezara a empujar para llevarlo forzadamente al centro comercial, del cual quería escapar. Ni si quiera lo convenció la idea de que les ofreciera comprarles algo, ya que realmente no había nada que le pudiera interesar, pero.... - No tengo elección, ¿Verdad? - Murmuró en voz baja, resignado y resoplando por lo bajo. Al parecer, ni si quiera Laina fue capaz de escapar de ella. Hoy iba a ser un día muy largo....

Ya resignado, el albino caminaba forzadamente junto a las dos, ignorando totalmente a las miradas que se ganaban a los alrededores ya que ninguno de los 3 pasaba disimuladamente con esas apariencias llamativas...Sin darle importancia a ello, e intentando aguantar a las enormes cantidades de personas que tenía por todos lados, les acompañó a las tiendas hacia las que Lariv los llevaba porque, obviamente, ni Laina ni Kiba elegían alguna por la mera razón de que ninguno de ellos quería estar allí para empezar.  Hacia donde Lariv los llevó, fue sorprendente y lamentablemente, a una tienda de ropa, en donde durante unos instantes el albino llegó a pensar que sería en donde empezaría a jugar con la vestidura de Laina o algo parecido....pero no pudo haberse equivocado más. - …..... ¿Esto es realmente necesario? - Decía el chico mientras la loba continuaba tomando y tomando variadas chaquetas para ponerlas enfrente suyo – Creo que la chaqueta que tengo ahora está bien....creo - Murmuraba, suspirando en voz baja y con una expresión clara que indicaba que lo único que quería, era que eso terminase ahora mismo. "¿Cuan mala suerte necesité para que pasara esto?" Se repetía en su cabeza una y otra vez, porque simplemente era incapaz de procesar cuantas probabilidades tenía de que, el primer día en varios meses que si quiera se acercaba hacia un centro comercial, coincidía con uno en el que Lariv hubiera ido con la emoción -Que supuso, traía encima- de ir con Laina. Afortunadamente, la compra de chaquetas no duró demasiado – Gracias a dios – Dijo en voz baja cuando la loba se percató de esa verdad: Seguramente ni Laina ni Kiba acabarían usando la ropa que ahora hubieran comprado de no necesitarlo. Más de todas formas....no es como que le dejara escapar, pues lo arrastraría a Laina y a él hasta el ascensor para subir a quien rayos sabe que tipo de tiendas.

Ya dentro del elevador, el chico se posicionaría en una esquina del mismo, buscando apartarse un poco más del grupo de personas que había allí. Se mantuvo al margen todos, más no pudo evitar arquear una ceja al escuchar el comentario de Lariv, volteando entonces a mirarles de reojo con una media sonrisa divertida en el rostro. Inmediatamente pensó que eso no era más que una broma por parte de la loba, aunque si se le veía cierta seriedad en lo que decía, como si de verdad quisiera comprarle algo así...Rodó los ojos y dejó salir una pequeña risa cuando la loba mencionó que ya no hacía estallar las cosas como antes lo hacía. No podía negar que eso era algo bueno para ella y, de hecho, un avance con respecto a cómo hacía las cosas hasta hace tan solo un tiempo atrás. Pero...de todas formas, esos detalles le seguían dando risa como desde en un primer momento. Prefirió no comentar nada, ya que aquella frase fácilmente llegaba a ser sumamente confusa para las personas normales como las que tenían al lado, aunque la falta de contexto evitaba que eso pudiera llegar a ser sospechoso...más era de suponer que, para Laina, lo humillante permanecía (?).

Una vez llegaron al tercer piso, vio como Lariv y las demás personas del ascensor empezaron a bajar. El chico se asomó un poco para observar las tiendas y el piso en general, notando entonces como nadie se acercaba al elevador, lo que le era mucho mejor. Kiba tocó disimuladamente la mano de Laina con un dedo para llamar su atención, haciéndole un gesto con la mano cuando le mirase, indicándole que se quedara quieta. Permaneció allí, parado, y en el instante que notó que Lariv ya había caminado un par de pasos lejos del ascensor, apresuró a apretar el botón del quinto piso y de inmediato el de cerrar las puertas - Eso servirá, supongo...Creo que no soy el único que estaba desesperado por salir de este sitio. ¿No? – Soltó con un profundo suspiro de alivio, ya estando ahora mismo solo con la joven en el ascensor, el cual cerró sus puertas y empezó a subir – Por cierto. Bien a ahí con lo de...dejar de....explotar cosas – Le dijo a la chica con la mirada aún en la puerta del ascensor, con una leve risa por el mero hecho de que eso le siguiera haciendo gracia, aunque intentase aguantarla y realmente no buscara en lo absoluto reírse o burlarse de ella...De la nada, parecía como si el chico se hubiera desconcertado, alzando entonces la mirada hacia el techo del ascensor mientras su oreja se movía un poco - ¿Hm...? - Sintió un extraño ruido, uno que no le terminó de tranquilizar, más volvería a ver hacia enfrente suyo, intentando tranquilizarse. "Quizá solo fue mi imaginación" Se dijo así mismo. Más notó perfectamente cómo es que lo que sea que escuchó, pareció ser real....cuando lo escuchó de nuevo y mucho más fuerte, ya para cuando llegaban al quinto piso - ...Esto no me agrada - Comentó. El ascensor, cuando llegara al piso cinco, no frenaría, si no qué de hecho continuaría subiendo un poco más de lo que se supone que hace, llegando a atascarse un poco de donde se supone que el ascensor se abre. Instantes después, parecería que durante unos segundos, el ascensor caería, para luego volver a mantenerse firme, justo entre el piso 5 y el piso 4. El albino perdería el equilibrio por el repentino movimiento, más lograría apoyarse en la pared del ascensor - Joder...Tiene que ser una broma - Dijo molesto, chocando ligeramente su cabeza contra la pared del ascensor. "Hoy NO es mi día...." Ya no podía procesar cuanta era la mala suerte que tenía encima - ¿Estás bien? - Preguntó volteando a ver a Laina. Realmente, era difícil de creer la mala suerte que ahora tenían con ellos si para la vez que se escapaban de Lariv en pleno centro comercial....pasaba esto - … Creo que ahora quien echa a perder la tecnología con solo tocarla soy yo - Bromeó mientras pasaba la palma de su mano por su rostro, soltando un profundo suspiro como el que sueltas cuando te das cuenta de la mala jugada que la vida te hace pasar.
avatar
Salón : 3 A Dromes : 4071
Reputación : 8
Mensajes : 122
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Lariv & Laina el Dom Ene 14, 2018 1:07 am

La loba estaba feliz de poder ver a alguien que conociera después de bastante tiempo, apenas y si había podido ver a Viral, por no decir que realmente casi no lo había visto, lo cual suponía que, hacia feliz al rubio, el no tenerla cerca por un buen periodo, para la chica esto no era mas que como un regalo de su parte que tenia que darle de manera casi obligatoria cada tanto, su merecido descanso de su presencia (?) Suponía que ahora que estaba libre, tal vez podría fugarse de ambos o dejarlos por ahí en el camino para ir a visitarle, mientras tanto quería divertirse con ellos un rato, apreciar las pocas horas que tenía para pasarla con las personas que apreciaba.

-¿También fuiste a comprar libros? ¡Wow!  Espero que hayas encontrado los tuyos... los míos estaban casi agotados... y se suponía que no eran los más vendidos-Comento, antes de que saltara con la idea de la nada de que las acompañara. Estaba totalmente decidido en su mente que el albino iría con ellas, así no se sentiría culpable de dejar a la azabache sola en una hora más-Oh claro que será una muy buena idea, estoy segura de que con tu compañía va hacer que Laina esté más emocionada que lo que ha estado conmigo en estas ultimas horas-Dijo esto mientras empujaba al zorro en lo que la Meshitsukai solo volvía a soltar un suspiro sin entender cual era la manía de la contraria intentando hacer que tuviera amistades y sociabilizara más seguido “Me temo que no Kiba…me temo que no” Contesto mentalmente ante el murmullo del chico en lo que bostezaba, cubriéndose la boca y seguía caminando casi a la misma altura que los aparentes semi animales para no recibir otro “regaño” por parte de su compañera.

En la tienda, aparte de intentar ignorar a la gente que los estaba mirando cada tanto por lucir extraños, Laina intentaba conseguir su calma, no porque estuviera enfadada ni nada a pesar de que su paciencia en estos momentos no fuera la mejor por todo el ruido de fondo que había, sino que el ver al zorro aguantando a la loba en su lugar le era demasiado chistoso-Muy necesario, hay que ver cómo podrían lucirte contigo y si realmente se bien en ti o no-Escuchaba la respuesta de Lariv en lo que aparentemente le probaba mas chaquetas-Si por ahora, pero un día estará sucia y tal vez necesites otr…-No termino de hablar al ver que no le gustaba nada a ella en específico, de hecho, no era eso la razón por la que paro, según lo que había entendido por parte de su compañera, es que por fin entendía que no importaba si le gustaba o no como lucían en el chico o en ambos (porque a veces también se daba la vuelta y miraba por encima como se le verían a Laina cosa que le impresiono un poco a la azabache, porque, pues, eran chaquetas de hombre no de mujer, ni siquiera rozaban lo unisex en el diseño.), ellos simplemente no la ocuparían porque no les gustara o cualquier otro motivo que tuvieran.

La pequeña diversión del momento se había acabado para la Meshitsukai, pasando a un tormento que iba creciendo cada segundo en ese ascensor. Estaba demás decir que se sentía un poco avergonzada con las palabras de la demonio, sobre todo porque había escuchado la risa de Kiba a quien miro de reojo, ahí estaba divirtiéndose ahora él. No podía culparlo, seguramente si las cosas fueran al revés ella también se reiría sin querer o se le escaparía una que otra sonrisa, pero no por eso dejaba de serle menos vergonzoso el asunto, sobre todo con la gente a su alrededor que aseguraba al cien por ciento que no tenia ni idea de que carajos hablaba la supuesta chica que andaba haciendo cosplay en pleno centro comercial. Por otra parte, creía que si aquello seguía así, seria un día de bullying constante, un rato le tocaría a ella y luego al zorro, y así sucesivamente si realmente su compañera se iba a empeñar en hacer que pasaran el día juntos.

Sus pensamientos habían empezado a centrarse en como buscar una manera de escapar de la loba de repente, al mismo tiempo que el pensamiento de “Se lo prometiste” Le pegaba de vez en cuando, pero es que simplemente no creía ser capaz de aguantar aquello otra hora más, aun si el zorro las acompañaba para hacerle gracia cada tanto y sin querer. (?) Por aquello se había puesto a prestarle mas atención a los botones del ascensor que a otra cosa, tenia ganas de apretar el boton de cerrar las puertas una vez bajara la loba, sin embargo, su atención había sido llamada por el chico, indicándole que esperara “¿Eh?” Miro lo que hacía y se tapó la boca para que no se notara la pequeña sonrisa que se había somado en su rostro por un instante-No...llevo horas queriendo regresar a casa..-Volvió a cubrirse la boca, esta vez, para bostezar, se sentía extrañamente mas cansada que antes “No dormí casi nada…y estoy segura de que Lariv tampoco lo hizo.. ¿De dónde saca tantas energías?” Comento esta vez para si misma en lo que acomodaba la espalda en la pared del ascensor, relajándose al fin por la tranquilidad-Ah.. solo me conseguí algo por ahí que me está facilitando el trabajo…aunque gracias a eso también he podido acostumbrarme más rápido… como decirlo, me da tiempo para reaccionar-Explico cruzando los brazos, mirando de reojo a sus propios guantes, lo había pensado antes y lo consiguió a pesar de las pocas esperanzas que tenia en un inicio de conseguirlo, de alguna manera logro obtener el paradero de alguien que tuviera telas especiales, ya con ellas se consiguió alguien que le hiciera los guantes que tenía consigo, parecían los mismos de siempre, pero no lo eran, estos retenían la magia en la tela unos segundos antes de traspasarla, lo cual en una pelea no le sería algo muy conveniente pero si era para el uso cotidiano y lo usaba para impedir su intento de usar los objetos de manera correcta, pues sí que le venía muy bien.

No dijo nada por su risa, es más, intento ignorarla de momento, cerrando los ojos y dando un pequeño suspiro, si Lariv no se daba cuenta, tal vez alcanzaba irse al departamento a descansar, sino seguramente seria atrapada en el camino posiblemente con el zorro o tal vez sin él, quien sabia. Se estaba quedando levemente dormida mientras pensaba en aquello de que posiblemente podría ser descubierta... hasta que escucho un sonido extraño, abrió levemente los ojos mirando de reojo al chico por el comentario que había dicho para luego volver su vista al suelo, se sentía algo mareada, seguramente por estar volviendo a despertarse o al menos eso quería pensar, también se sentía algo atontada, la típica sensación que podía sentirse al estar recién despertando, como cuando no podias estar dentro de todos sus sentidos hasta que sintió el movimiento brusco por parte del ascensor donde intento equilibrarse casi de inmediato y con algo de dificultad. Como era de esperarse la azabache no tenia ni idea de que estaba pasando exactamente, aunque se hacia una idea por los comentarios del albino y sacaba algunas conclusiones por lo reciente-Estoy bien..-Murmuro, dando un pequeño suspiro a la vez que se volvía acomodar contra la pared al ver que ya había dejado de moverse el ascensor-Pues…creo que para tu primera vez exageraste con tu elección sobre que echar a perder-Bromeo soltando una pequeña risa divertida, esta vez sin cubrirla como en ocasiones pasadas, aquello no iba a poder esconderlo aunque lo cubriera con ambas manos, realmente se le había salido con ganas-…Ve el lado bueno, no salimos heridos y…no hay gente haciendo la situación mas fastidiosa de lo que es..-Agrego sin tener tanto ese tono burlesco que indicaba que estaba hablando en broma, pues no lo hacía, al menos con solo estar en ese lugar sin Lariv, sin gente ruidosa ya le era bastante placentero, sobre todo cuando se sentía tan agotada. Agradecía de hecho que en vez de quedar encerrada con un montón de gente solo lo hacia con Kiba, pues este era bastante calmado y le había demostrado que en serio se parecían en ciertos aspectos, solo esperaba que no tuviera alguna especie de claustrofobia, lo dudaba, pero, de todas maneras.

Después de unos minutos, volvió a escucharse un pequeño sonido casi inaudible al mismo tiempo que la luces del ascensor se apagaban para luego volver a encenderse, pero unas mas suaves, indicando algo que la chica ignoraba y a lo cual se resigno a decir “Gracias..” En su mente, pues la vista le había empezado a doler, fuera por el cansancio o la falta de sueño, no importaba, le dolía, a esto se le sumaba el hecho de que había notado algo de hace un buen rato, su mareo no había parado desde que le dio “¿Aun no arreglan esta cosa…?” Se preguntaba cada cierto tiempo, se estaba poniendo nerviosa en su interior porque sabia que significaba eso, el cansancio repentino, los mareos, le encantaría pensar que solo eran parte de su cansancio por no dormir, sin embargo, sabia que engañarse no le serviría de nada-Kiba… ¿De casualidad no tienes algún dulce por ahí?-Pregunto de la nada, pensando que tal vez, solo tal vez con aquello aguantaría lo necesario o un buen tiempo mas antes de que si quiera tuviera problemas para mantenerse parada. Ya al escuchar su respuesta, simplemente decidió sentarse en el suelo, bien, si sentía peor sería más fácil disimularlo sentada que parada y de paso no sobre esforzaría su cuerpo.Apoyo la cabeza contra la pared unos segundos antes de sacar de su bolsillo su medallón, o si, en todo este tiempo había preferido traerlo ahí que, colgando, porque pasaba mas desapercibido y la verdad, al ser algo de mucho valor a simple vista para la gente desconocida, no tenia ganas de tentar a nadie a quitárselo solo porque les “daría mucho dinero”.

Se le quedo mirándolo unos segundos, esperando ver alguna reacción de este, algún brillo que le indicara que estaba en un caso de emergencia, pero nada de aquello ocurrió, era de esperarse, ni cuando había podido pararse bien de la cama había brillado porque al parecer podía aguantar de esa manera bastante tiempo antes de que si quiera empezara agonizar de verdad, realidad que obviamente no tenia ganas de conocer “Me encantaría que al menos tu me indicaras cuando necesito comer algo..” Pensó esto mientras volvía a guardarlo en el bolsillo, aunque, a decir verdad, con los nervios que sentía en su interior tenía ganas de hacer que la musiquita del objeto sonara.




Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 18229
Reputación : 2
Mensajes : 141
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Viral & Kiba el Dom Ene 14, 2018 12:01 pm

Suspiró pesadamente para mover la cabeza ligeramente a los lados con una leve sonrisa, intentando verle el lado gracioso a la situación para no terminar del todo desesperado o algo parecido – Si...creo que exageré un poco - Respondió afirmativamente mientras recargaba la espalda contra la pared del ascensor y de a poco, se dejaba caer aún apoyada sobre la misma, hasta terminar sentado en el suelo con la cabeza mirando hacia arriba, más con los ojos cerrados. Si bien el día le había ido bastante mal por el mero hecho de tener que ir a un centro comercial, para luego tener que aguantar otro rato extra en el centro comercial por encontrarse con Lariv, y ahora tenía que aguantar aún otro rato más en el centro comercial por terminar atrapado en un elevador...En parte, aquello que Laina decía tenía razón. Efectivamente pudo haber sido peor, fácilmente se hubieran podido subir otro grupo de personas al elevador y hubiera tenido qué, además, estar encerrado con varios desconocidos quien rayos sabe cuánto rato. En su lugar, tan solo había quedado atrapado con la azabache, quien realmente no le suponía ninguna molestia e incluso podría decir que era de las pocas personas –Por no decir únicas- que le podrían llegar a agradar – Supongo que tienes razón....Probablemente sea mejor estar aquí atrapado contigo que con cualquier otra persona - Comentó sinceramente, con la mirada aún hacia el techo del ascensor mientras empezaba a cerrar los ojos. No era molesto, más sabía que al cabo de un rato, la situación se iría volviendo cada vez más....aburrida, y era solo eso lo que hacía de la situación fastidiante – Solo espero que no se demoren demasiado en sacarnos de aquí - Murmuró en lo que estiraba el brazo para tocar el botón del ascensor para emergencias, aunque a saber si esa cosa seguía funcionando o se había echado a perder junto con el resto de la maquinaria.

Durante un rato, hubo un silencio entre ambos que, por lo menos a Kiba, seguía sin incomodar. El albino, quien estaba aún con la espalda contra la pared y ligeramente cabizbajo con los ojos cerrados, llegaba a parecer dormido, aunque no era así. Aquello se notó cuando, apenas se escuchó ese extraño ruido, su oreja se movió ligeramente de lado en dirección a de donde se escuchaba eso y, cuando las luces empezaron a parpadear hasta prenderse las "Luces de reserva" o lo que sea que fueran, el albino entreabriera un solo ojo mirando hacia arriba. "Definitivamente parece que estaremos aquí otro rato" Pensó resignadamente antes de llevarse la mano hacia la cara, con el dedo pulgar e índice por encima de sus sienes como se hace cuanto te da dolor de cabeza o te cuesta procesar alguna estupidez que acaba de suceder. Si en todo este rato, no había escuchado a quienes se supone que debían de ver el problema, entonces podía suponer que el botón no estaba funcionando y, por ende, era posible que aún ni si quiera se hubieran dado cuenta de qué el ascensor estaba parado. O quien sabe, quizá se equivocaba, en todo caso esa última opción era la que Kiba prefería creer por el momento. Mas, sin embargo, a cada rato que pasaba, podía dudar de aquello y podía acabar confirmando que efectivamente nadie aún tenía idea de que rayos pasaba. Y para más, lo que no sabía, era si es que curiosamente nadie usaba el ascensor justo ahora o si simplemente creyeran que no funcionaba y se fueran sin notificarlo a nadie. Como sea, ambas situaciones eran igual de jodidas para ambos. Si la cosa seguía así, podría pasar un buen rato hasta que si quiera alguien se percatase de que había un par de chicos atrapados en el elevador. Irónicamente parecía que la única persona que ahora pudiera ayudarles a alertarles de su paradero era Lariv...claro, si es que no suponía que se habían escapado, aunque técnicamente fue así.

En cuanto la chica se le dirigiera a él, el chico voltearía a verle y resoplaría por lo bajo mientras movía la cabeza de lado a lado negativamente – Lo siento, no traigo nada a mano – Supuso que, entre todo el rato que llevaban allí, era normal que le hubiera entrado el hambre. De seguro a él también le hubiese llegado de no haber desayunado antes de venir aunque, tenía que tomar en cuenta que a él nadie lo obligó a venir......y por ende, nadie lo sacó de la casa apurado, quizá eso pudo haber pasado o era lo que suponía que ocurrió con Laina. Tratándose de Lariv, no era como si eso fuera sorprendente o algo - Si aguantas a que salgamos de aquí, podemos conseguirnos algunos … - Cerró los ojos y apoyó la nuca contra la pared en sus espaldas. Ya simplemente deseaba quedarse dormido de una vez para hacer así que el tiempo pasara rápido, pero sabía que no funcionaría, muy difícilmente podría dormirse en esa situación. Prefería estar constantemente atento a si algo más sonaba raro o si, en el peor de los casos, el ascensor pasaba a desmoronarse. Realmente deseaba salir de ahí de una vez por todas, y le resultaba bastante fastidioso tener que esperar a que alguien se percatara de que algo pasaba, luego esperar a que se den cuenta que hay gente allí dentro, y luego esperar a que empiecen a tomar medidas......Definitivamente se estaba jugando muy cruelmente con su paciencia, casi como si fuera una competencia entre la máquina y Viral para ver quién de los dos puede destrozarla más rápido.

Cuando escuchó a su contraria empezar a moverse, abriría de nuevo los ojos para mirarle de reojo, observando en ese breve instante el colgante que sujetó entre sus manos sin decir la más mínima palabra...aún. Ver un objeto así con Laina le pareció ligeramente extraño, ya que no pensaba que a ella le gustase o si quiera interesara llevar ese tipo de objetos con ella, por lo que supuso que....Si, definitivamente debía de ser algún tipo de recuerdo o por lo menos, un objeto con valor sentimental como para que la azabache lo quisiera guardar. O era eso lo que se le ocurría al albino, por lo menos – Es un bonito colgante - Murmuró por lo bajo mientras la chica parecía guardarlo – Ha de ser un objeto de tu mundo...¿No es así? - Ladeó ligeramente la cabeza. Aquello se le hacía más que obvio, ya que dudaba que fuera a guardar cualquier colgante, arete o lo que sea que fuera de este mundo. No veía que a la azabache eso le fuera a agradar o importar, como sucedía con prácticamente la mayoría de chicas de su edad. Era por ello que le llamó tanto la atención...más de todas formas, evitaría ser "Invasivo" y no insistiría más en el tema, dejando a la chica hablar si así lo quería o, por otro lado, dejar pasar aquella pregunta si realmente no quería contestarla - … ¿Qué tan difícil se te ha hecho el venir a otro mundo? Claro, sin contar lo de la tecnología, ya que eso lo tengo claro … - Realmente sentía curiosidad acerca de ello. Si bien el pasó por un proceso similar, no era lo mismo a lo que Laina debía de pasar. Más el simple hecho de hacer esa pregunta....hizo renacer una de las dudas que tuvo cuando la chica admitió su procedencia por primera vez ante él, en aquel templo derrumbado en la misión donde debía encontrar los cristales negros - .... ¿Por qué viniste? - Era algo que no cuadraba. Viendo cómo se llevaba con las computadoras el primer día de clases, podía suponer que no debía de llevar mucho tiempo entre ellos. Lo que le hacía suponer qué si vino aquí, no fue precisamente por elección … - ¿Fue un accidente, o te trajeron por la fuerza? - No lo había pensado antes, pero eran realmente las únicas opciones lógicas para que ella estuviera aquí, ahora – Hmprf... Lo siento - Agitó la cabeza hacia los lados, volviendo en sí - Supongo que el estar tanto tiempo aquí encerrado me pone bocón.... - Suspiró - Ahora estás con Kiba, no con Pain, no tienes por qué decirme nada - Aclaró antes de volver a apoyar su nuca contra la pared del ascensor. Kiba sabía cómo mantener aquellos dos nombres totalmente aislados uno del otro, sin mezclarlos en lo absoluto. Según él, era mejor así para los demás, y para sí mismo.
avatar
Salón : 3 A Dromes : 4071
Reputación : 8
Mensajes : 122
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Lariv & Laina el Dom Ene 14, 2018 3:07 pm

Una pequeña sonrisa se asomo nuevamente en el rostro de la chica al escuchar la respuesta de Kiba permaneciendo más tiempo de lo que normalmente solía vérsele en rostro, quizás porque estaba relajada o aún seguía media dormida, ni ella misma se había percatado realmente, solo ocurrió-Me gustaría suponer que por la cantidad de gente que había…deberían estar mas atentos a alguna anormalidad, pero puede que aquello también cause un efecto contrario…por estar muy ocupados-Comento, soltando un suspiro y cruzando los brazos nuevamente. Si bien, quedarse atrapado en ese lugar no era lo mejor, perder la calma o fastidiarse repentinamente tampoco era la mejor idea, y por ello que la Meshitsukai simplemente solo se resigno a esperar con paciencia, cerrando lo ojos cada tanto, pareciendo que se estaba quedando dormida, lo cual no estaba lejos de lo que realmente ocurría, podría decirse que estaba entre despierta y dormida, atenta a cualquier sonido por si pasaba algo.

Cada minuto que pasaba hacia dudar a la azabache sobre si seria o no buena idea dormirse en aquel lugar, es decir, solo tenia al zorro al lado no creía que le fuera hacer algo mientras se quedaba dormida y si pasaba algo extraño, despertarse no le iba a costar nada, porque lamentablemente para ella, tenia un sueño bastante ligero, agregando que de por si la situación la mantenía en una alerta constante por como se encontraba. Si abría los ojos cada tanto era para mirarse así misma mas que nada, y ver si ya había ocurrido lo que considerarían algo extraño para el resto de las personas. En su mente había empezado a contar las horas que había pasado sin comer algo “…Sali a trabajar y al volver no quise tomar nada, estaba agotada y se me olvido..” Mas que las horas, estaba empezando a recordar los hechos “…y al despertarme por los gritos de Lariv.. tampoco me levante hacerme el desayuno, espere a que terminara de ducharse para yo hacerlo” No, no recordaba ningún minuto en que todo ese periodo largo de tiempo hubiese comido algo, se había pasado de largo sin comer nada, y como no iba ir necesariamente al instituto pues tampoco estaba del todo atenta, como si el centro comercial no fuera un lugar donde debía cuidar su “aspecto”, aunque bueno, debía admitir que era más fácil pasar desapercibida allí que en el anterior mencionado.

La respuesta del contrario era la que esperaba en el fondo, dudaba que después de su supuesta comprar para libros para el instituto que obviamente no era real o al menos no del toda, hubiese comprado algo para comer, o tuviese algo antes de siquiera salir, ¿Por qué llevar algo de comer cuando irías y volvías? Podías aguantarte, eso creía que era lo más lógico-Hm..-Contesto como diciendo “Esta bien” u “Okay” sin mucho ánimo, pensando que ese “después” no le servía de momento aunque le encantaría que fuese así. Lo que menos le preocupaba es que la gente pudiera verla de esa manera, porque creía que no la alcanzarían a ver, es decir, planeaba escaparse a penas saliera del ascensor por lugares poco transitados. Había visto que en las tiendas no había demasiadas sombras para usarlas como una ruta de escape así que se había estado fijando en lugares que, si le ayudasen como alguna emergencia, ¿De qué? No tenia ni idea, era una costumbre que había tomado desde que llego a este mundo en parte, antes lo hacia pero no tan seguido, en fin, su mayor preocupación es que el chico aquí al lado supiera su secreto, su mayor problema de estar ahí en ese instante, no quería que nadie mas se enterase, le bastaba con Lariv que lo había notado pero hasta ahora, por lo que le había dado entender, no estaba segura de que lo que había visto era real y por aquello mas de una vez la miraba de manera extraña, a veces por periodos largos como si buscase que algo pasara con la azabache y con preocupación “Lo normal..” Se dijo así misma en ese instante.

Mirar su propio colgante era algo que en muchas ocasiones encontraba como de doble filo, a veces le traía una paz y una calma muy grande, mientras que en otras sentía rabia, impotencia e incluso empezaba a tener esa ansiedad de volver a su mundo rápidamente. La mayoría de las veces Laina sabia cuando mirarlo y cuando no, pues se basaba mas o menos en la situación o en sus emociones, sin embargo, no faltaba la ocasión que creía que le ayudaría y terminaba siendo todo el efecto contrario. En este instante, mirarlo no le había hecho nada, seguía igual de neutra ante la situación, pero con la ganas de hacer girar el símbolo para traerle tranquilidad, distraerse, algo, porque la preocupación que sentía en su interior no la estaba ayudando como era de esperarse-Hm…-Volvió a contestar a su pregunta de la misma manera que antes, mirando de reojo al albino para asentir con la cabeza-…un regalo de -Dudo por instante como llamarlo-…su alteza real-Termino por decir, sin pensar muy bien en cual habría sido mejor opción de decirle al zorro, aunque no le importaba demasiado lo que pudiera concluir en este minuto, no sabría demasiado mas que la diferencia de tiempos de la cuales venían y tal vez, que tenia relación con alguien importante o ella lo era, quien sabia, eso no le aseguraría nada de todas formas.

Una vez guardo bien su joya se posiciono de tal manera que pudiera abrazar sus piernas y apoyar la cabeza en estas, mirando nuevamente de reojo al contrario por la pregunta que le acababa de hacer-…el constante cambio de día a noche al principio fue fastidioso-Murmuro, intentando pensar en que mas le había sido difícil. No le importaba contarle al contrario, suponía que al igual que ella buscaba una manera de distraerse y pasar el tiempo más rápido-Estaba acostumbrada a vivir en un eterno…-Intento buscar la palabra correcta-Atardecer, creo…el lugar donde vivo apenas se ven los últimos rayos de luz del sol y pareciera que va oscurecer, pero no lo hace…es así de estático...aunque eso es lo natural en mi reino, en otros hay sol eternamente..o esta nublado…depende de la zona-Ahora que se detenía a pensar, por lo que había aprendido con el tiempo, se había dado cuenta que aquello de tener un clima exacto en X lugares, en vivir sin una noche o un día soleado era extremadamente desequilibrado al menos para el medio ambiente, pero claro, nunca lo había notado porque casi cualquier problema que tenían lo habían sabido arreglar con magia o habían buscado alternativas para que eso no afectara de mala manera al lugar donde vivían.

Volvió a mirarle al escucharle su pregunta, para después fijar su vista al piso sin querer decir nada “No vine porque quise…” Tocar ese tema con ella no siempre era la buena idea, le recordaba de golpe las posibles guerras y que el Rey la había echado prácticamente para protegerla, o eso había entendido de Spill, y aunque le era creíble porque así era el Rey, no quería creerlo, quería hablar con él y que le dijera otra razón mas coherente, mas responsable porque ella había sido creada para eso, para luchar y proteger a su nación, no para ser la princesa, ni la chica en peligro que debía ser sobreprotegida como en un cuento de fantasía. Su siguiente pregunta hizo que soltara un pequeño suspiro, no estaba molesta con él, estaba molesta con la bufona-A la fuerza-Respondió algo cortante a pesar de escuchar sus siguientes palabras que le decían que no era algo de que estuviese obligada a contarle-No se me dijeron las razones…-Murmuro volviendo a su tono normal “No una razonable para mi…o al menos la que concluyo no lo es” Continuo en su mente-…Asi que solo puedo pensar que fue una decisión apresurada o… que realmente me quisieron sacar del camino de la manera más fácil-Dijo esto último con una pequeña sonrisa en el rostro al haber recordado cuando conoció al chico, claro, está desapareció al momento que termino de hablar. Le hacia gracia pensar que sin querer había terminado siendo la molestia de otra persona y quería eliminarla al igual que lo había querido hacer el chico a su lado en un inicio “Supongo que…ser el dolor de cabeza de otras personas es mi trabajo” Intentaba verle el lado gracioso al asunto por mucho que este lo tomara con seriedad, pero tampoco tenia ganas de desesperarse en ese lugar, cuando estaba encerrada y para más da, débil.

Suspiro levemente en lo que acomodaba bien la cabeza encima de las piernas, para quedar mirando hacia el pequeño hueco que quedaba entre estas, se estaba empezando a sentir fatal. Todo le daba vueltas por lo que prefirió cerrar los ojos, buscando algo de alivio, sin embargo, los terminaba abriendo de todas maneras a ratos porque daba igual como los tuviera, nada le hacia sentir exactamente mejor. De repente le dolían levemente ciertas partes del cuerpo, sentía algo parecido a unas punzadas que duraban un instante y se iban, algo que sin duda podía soportar sin problemas, no le era nada realmente, pues a veces ese pequeño dolor desaparecía y no volvía hasta dentro de un par de minutos. Empezó a preocuparse cuando sintió frio en su espalda y en otras partes que eran las que estaba apoyada contra el ascensor, esa sensación de que todo lo ajeno que ella tocara se sintiera mas frio era lo que le indicaba que ya había caído en ese estado desagradable que tanto odiaba. Su cuerpo tendía a hacerse un poco transparente a ratos, pero no era por completo, ni todo al mismo tiempo, para nada, sino que eran pequeñas zonas de este, razón por la que se había puesto de esa manera, si cubría parte de este podría tener al menos una probabilidad levemente mas alta de que el contrario no la viera, aunque estaba segura de que no tanto como le hubiese gustado porque siempre solían ser parte de sus brazos, sus manos, sus pies o sus piernas los que generalmente pasaban a ese estado tan extraño por unos segundos, volvían hacerse totalmente visibles y si es que no tocaba esa zona nuevamente, pasaba a otro lugar.

Trago algo de saliva al tener la sensación extraña de que quería vomitar por un instante, sabía que no sería así porque realmente no había comido nada en horas, pero de todas maneras lo hizo intentando quitarse la desagradable sensación que por suerte desapareció. Aquello era lo mas parecido que sabia que tenia a sentir hambre o al menos según las palabras de la loba eso era lo que le ocurría algunas personas con fatiga, pero el resto…. A ella no le dolía el estómago, si no gran parte del cuerpo de manera momentánea y extraña, tampoco lo sentía vacío, si, sentía débil, aunque eso era normal para tantas cosas que ni siquiera lo veía algo relacionado directamente al problema de tener hambre, lo mismo con los mareos.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 18229
Reputación : 2
Mensajes : 141
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Viral & Kiba el Dom Ene 14, 2018 7:00 pm

Aquello que Laina decía tenía sentido para el albino y de hecho, encajaba con lo que él creía. Lo malo es que ambas variables eran igual de probables y, al mismo tiempo, totalmente opuestas – Esperemos tener suerte... - Soltó resignadamente. En el caso por el que apostaba, no existía ningún tipo de punto intermedio o algo parecido. Todo se limitaba a qué o los iban a encontrar pronto, o se iban a tardar siglos si es que no tenían un gran y puro golpe de suerte. Más, viendo como había pasado tanto rato allí sin presenciar el menor tipo de ayuda en lo absoluto, le hacía creer que ya debía ir apostando por el golpe de suerte o simplemente dejar de pensar en eso y aguantar lo más que pudiera, aunque aparentemente su contraria pareciera estar un tanto peor qué él, ya sea porque su paciencia sea menor, porque esté muerta de hambre, de sueño, aburrimiento o lo que sea, aunque...curioso era que con todo eso pudiera incluso sonreír, algo de lo que no se quejaría pero que de todas formas le intrigaba si tomabas en cuenta que por lo general....fuese difícil ver algo como eso en ella. Tan estresante era la situación que incluso llegaba a quitarle al albino las ganas de tomar cualquiera de los libros recién comprados que tenía aún consigo y ponerse a leer. Aunque intentase mantener la calma y simplemente despejarse, sentía que ahora, los pelos de punta que tenía por no poder salir hacían que incluso le llegara a dar una horrible flojera tener que abrir el libro a leer tan solo el prólogo.

Aunque no lo hiciera muy seguido, efectivamente el relajarse para hablar un poco servía para hacer de ese encierro en el ascensor un poco más llevadero. Si nunca lo había intentado con otras personas que no fueran Viral, era únicamente porque sentía que casi todas las personas que conocía, por no decir absolutamente todas, le resultaban fastidiosas, incómodas, idiotas......Y el intentar acercárseles le resultaba mucho más que molesto, razón por la que acabó siendo tan asocial como es ahora. Sin embargo, ese no era el caso ahora mismo. Debía admitir que junto a su contraria no se sentí de esa forma ya que, desde que la había empezado a conocer, había visto que su presencia era mucho más...¿Agradable? Que las de otras personas, y eso ahora le ayudaba a sobrellevar un poco la situación actual. Quizá fue por eso que ahora se relajó un poco y quizá comenzó a hablar un poco más de lo que solía hacer si realmente no tenía una verdadera necesidad para hacerlo. Tenía claro que quizá lo que intentó preguntar era algo que no era de su incumbencia y a lo mejor la azabache preferiría no contar, más para su enorme sorpresa, la situación no fue así. Por más poco que hablara por las preguntas que el albino hacía, cada simple detalle que contaba era algo que el zorro tomaba en cuenta. "Así que sin tecnología y con reyes....¿De ese tipo de mundo vienes?" Pensó para sus adentros. Era interesante que ella tuviera algún tipo de relación con lo que era la realeza de su mundo y más aún, el hecho de que a pesar de que ya no estuviera en su mundo...La chica lo seguía trayendo. ¿Quizá simplemente en su mundo debía, por alguna ley o algo, llevar el colgante a todos lados y nada más se le quedó esa costumbre....? ¿O algo más? Sea lo que sea...no podía negarlo. Era interesante.

Algo que lo desconcertó sin dudas, fue cuando empezó a hablar sobre los problemas que tuvo al ingresar a este mundo que no fueran la tecnología....problemas que, realmente, jamás hubiera imaginado - ¿El cambio...día y noche? - Ladeó la cabeza un tanto confundido, creyendo que quizá se referiría a que los horarios del amanecer y anochecer entre ambos mundos eran diferentes a lo que estaba acostumbrada. Más las siguientes palabras que escucharía de su contraria, destruirían esta idea totalmente - ¿Entonces vienes de un lugar donde cada zona posee un eterno estado del tiempo y del clima....? - Preguntó, arqueando la ceja y elevando la vista hacia el techo del ascensor, pensativo para luego soltar un interesado "Hm", junto con una leve sonrisa – Eso es nuevo... - De tantas anécdotas de seres de otros mundos que había logrado escuchar o leer a través de viejos textos, eso era algo que jamás había escuchado. No se oía de todas formas, muy......"Equilibrado" para un mundo, pues tenía la sensación de que si eso se aplicase en el mundo donde él vivía, todo se desmoronaría inmediatamente. Claro que de todas formas no podía suponer mucho, pues era probable que su mundo se las arreglara a su forma para poder funcionar o quizá incluso funcionaba de por sí de una forma distinta con la cual, todo eso fuera posible.

Ya para cuando creía que el silencio podría volver a llenarles a ambos durante un rato por la pregunta, probablemente un poco exagerada por parte de Kiba....fue que le escuchó - ... - Se le quedó mirando de reojo en completo silencio. ¿Así que de verdad le había acertado? ¿La chica había venido aquí porque un tercero quiso deshacerse de ella o algo parecido? Sus palabras fueron las que se lo confirmaron totalmente. Y es más, sus palabras le confirmaron también qué el hecho de que ella fuera llevada a este mundo no fue algo que hubiera querido hacer un cualquiera, un enemigo o lo que sea. Quien sea que le haya hecho venir a este mundo por las malas, debió tratarse de algún superior suyo...¿Porqué? Simplemente porque se haya referido a ese suceso como una "Decisión apresurada" o porque dijera que "No le dieron razones" para eso. Llegó por unos segundos a pensar que si aquel colgante que se le había sido entregado por la realeza, quizá cabía la posibilidad de que sirviera para algún miembro de la realza y que esta misma hubiera sido quien le ordenó o, mejor dicho, le forzó a venir. Claro que eso solo fue una vaga suposición....Y que seguía estando más presentemente la idea de que había sido enviada aquí por nada más que un superior a ella y ya - Ya veo.... - Suspiró profundamente antes de verle de reojo – Es irónico. Ahora, se tomó la decisión apresurada de llevarte a otro mundo, y creo que esta vez no será necesariamente algo forzado. ¿Verdad? - Comentó, intentando calmar un poco más la situación con una pequeña broma que esperaba, le hiciera gracia o por lo menos le hiciera ver que no tenía por qué continuar hablando de algo que, aparentemente, le llegaba a molestar o por lo menos afectar un poco.

Durante unos instantes, pareció que a Kiba, todo se le calmó un poco más. Efectivamente hablar un rato le había quitado de encima el aburrimiento que traía y ahora, podía sobrellevar la situación un poco mejor de lo que lo hacía en un inicio. Más sabía que quizá la cosa no fue del todo igual para la azabache, tomando en cuenta que parecía estar con hambre y/o muerta casi desde un inicio. Como se le estaba haciendo costumbre en el rato que llevaba encerrado ahí dentro, dejaba su cabeza apoyada contra la pared del ascensor, se mantenía con los ojos cerrados, casi pareciendo haber dormido, y cada tanto abría los ojos para mirar alrededor y fijarse tanto en si podía apreciar alguna diferencia en el ascensor (Principalmente en sus luces) o en Laina, quien suponía, debía de estar pasándola mal. Más sin embargo, entre aquellas fugaces y muy cortas miradas, creyó apreciar algo que lo sacó totalmente de contexto. "¿Uhm...?" Durante unos segundos, juró haber visto mal de reojo a Laina, pues creyó que...que alguna parte de su cuerpo faltaba, como si de golpe se hubiera visto una parte del ascensor que se debía ver, aunque para cuando volvió a verle apenas notó ese detalle, todo estaba bien. Creyó que debió de haber visto mal o que el sueño le empezaba a llegar sin él darse cuenta, por lo que lo dejó pasar....por el momento, más a escondidas e intentando pasar disimuladamente...se le quedó viendo de reojo hasta que allí...pasó de nuevo - … ¿Qué rayos....? - El albino frunció el ceño y se enderezó, apoyando ambas manos en el suelo - ... Laina, ¿Estás bien? - Se levantó y se acercó un poco hacia la chica, deteniéndose enfrente de ella e inclinándose con una rodilla al suelo, para quedarse viendo fijamente el hombro de la chica, pues fue lo que vio durante unos segundos, simplemente desaparecer. Allí, mientras lo veía...notó por el rabillo de su ojo como esa extraña sensación se repitió y, alcanzó a ver durante un breve instante como un pedazo transparente en su pierna volvía a la normalidad – Ya te diste cuenta, ¿No es así? - Se le quedó mirando, claramente sabiendo por la posición en la que estaba y la posición de sus manos, que intentaba evitar que le viera...disimular aquel problema - ¿...Qué es.... lo que tienes? - Esta vez habló un poco más serio, casi preocupado podría creer alguien. Ahora entendía que quizá los malestares que se traía desde que quedaron atrapados se debía a ese "Algo más..." o algo por el estilo.
avatar
Salón : 3 A Dromes : 4071
Reputación : 8
Mensajes : 122
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Lariv & Laina el Lun Ene 15, 2018 12:16 am

Como espero, la reacción del zorro era la que creía que tendría, después de todo, la forma en que se equilibraba su mundo, la forma en que se llevaba incluso para ella era un misterio ahora que tenia en cuenta muchas cosas que funcionaban para el actual y le traían muchas preguntas que esperaba en un futuro poder resolver-Podría decirse que sí..-Contesto, pensando si agregar algo más-…cada una estas zonas parece estar perfectamente ubicadas y hechas para los seres que viven ahí-Murmuro intentando recordar algo que había leído en los libros de su majestad sin permiso-…aunque tengo entendido que no son así por mera comodidad como se suele creer sino…para tener ventajas en la zona, ya sabes...para que el terreno sea difícil de robar porque sus habitantes están en su total potencial en estos-No pensaba contarle exactamente en el desastre que se estaba convirtiendo en su mundo, porque no lo creía necesario de momento, agregando de que por si estos lugares llevaban demasiados milenios de esta manera, antes de que una guerra fuera proclamada nuevamente. Los recuerdos que conservaba de la antigua guerra le eran confusos en esos instantes, sin embargo, de lo que podía rescatar de estos no veía nada que le indicara que antes de las primeras guerras su mundo fuera distinto, por lo que ella misma también solo podía concluir que siempre tuvieron una especie de paz disfrazada, algo así como yo no te ataco mientras tu no lo hagas, no obstante, eso no significa que no estaré preparado para cuando lo intentes- …nuevo y peligroso-Musito de manera que no se le entendiera del todo lo que había dicho al escuchar su comentario.

Era difícil para la azabache esconder su molestia sobre su estado, aquello de estar en un mundo diferente al suyo contra su voluntad, lo intentaba, pero simplemente no podía, siempre había un pequeño rastro de cómo se sentía por muy pequeña que fuera, un gesto, su voz, su comportamiento, una simple mirada, en alguna parte de su ser siempre terminaba reflejándola y por lo detallista que solía ser el chico para fijarse, suponía que este se daba cuenta de su molestia cada vez que se la reflejaba-¿Eh?-Ese comentario le había tomado por sorpresa, razón por la que levanto la vista para mirarle, captando que quería decirle, haciendo que la chica le respondiera con una pequeña sonrisa antes de asentirle con la cabeza para volver a acomodar la cabeza como antes a los segundos después, si bien podía esconder que se sentía de mal en peor, no dejaba de buscar algún alivio en lo que sería su típico comportamiento ahora que habían vuelto al silencio.

Tenía ganas de seguir hablando solo para distraer su mente de las sensaciones que traía consigo, ignorar el mareo, la debilidad y los repentinas nauseas o el dolor repentino que sentía a las tantas, pero forzar una conversación no iba consigo, ni tampoco empezar una, es más, hablar en si con alguien por demasiado tiempo no era lo suyo y suponía que para el zorro tampoco, además de que si empezaba hablar de la nada de cualquier cosa, intentando porque si, no solo seria fastidiosos para ambos, sino que también sospechoso “…¿Por qué de todos los lugares tenia que terminar encerrada en el ascensor..?” Empezó a cuestionar su situación con cierto desagrado, pensando que incluso el instituto habría sido un mejor lugar para todo este problema que tenía, no solo porque al menos tenia una ruta de escape o podría moverse, sino que además tenia comida disponible casi todo el tiempo, es más, estaba segura de que en ese lugar no debería ni siquiera ocurrirle una sola vez, si lo hiciera seria únicamente irresponsabilidad de ella por no cuidarse.

Los minutos pasaban, y de nuevo la idea de quedarse dormida le parecía una de las mejores, pero al final siempre terminaba cerrando los ojos por un cierto periodo de tiempo con la mente totalmente en blanco, para luego abrirlos mirando su cinturón “…Far” Dijo en su mente hablando en su idioma natal, refiriéndose al rey, preguntándose porque tantas veces, por que ella tenia que estar ahí y no con él. Preguntárselo era una tortura innecesaria que solo le provocaba dolor de cabeza, pero al menos pensar en algo le hacia alejarse de sus dolencias físicas hasta que.. escucho la voz del contrario, parecía extrañado por algo y aunque suponía que era, levanto ligeramente la vista para mirarle, notando que este se le estaba acercando e incluso estaba preguntándole algo-Solo estoy cansada por no haber dormido casi nada..-Respondió, intentando disimular que no tenia ni idea de que hablaba, aunque cuando escucho su siguiente pregunta y noto que estaba mirando específicamente a su hombro, la misma miro de reojo y luego soltó un suspiro de agotamiento “Era obvio que no iba a poder evitar que esto sucediera…aun si hubiéramos salido de este lugar, no tendría como explicar mi manera tan patosa de caminar” Se dijo así misma, convenciéndose primero de que de todas maneras tendría que decirlo en algún momento y que de nada le servía ocultárselo a estas alturas, ya lo había visto y no como la loba, lo había visto totalmente.

-Nada grave de momento..-Comento al notar la preocupación en la voz del contrario para intentar “calmarle” aun si no era necesario, de todas maneras lo hizo, aunque no de la mejor manera, ya que le estaba previniendo que después podría pasar algo peor-Quisiera decir que es parte de mi cansancio…pero realmente es porque.. tengo…hm..-Dudo si llamarle de la manera que siempre lo hacía, pero era la más simple y fácil de explicar-..hambre-Dijo esto mientras levantaba una de sus manos para hacer el gesto de que pusiera eso entre comillas y que era la forma más rápida de explicárselo-…No te preocupes.. es algo normal…mi cuerpo se vuelve algo inestable por la falta de comida…sobre todo cuando la que hay en este lugar no es exactamente la mia-Termino de decir, haciendo énfasis en la palabra comida mientras volvía acomodarse como antes, si era sincera, intentar mirarle como lo había estado haciendo empeoraba su forma de sentirse, ya que ahora le era difícil enfocar bien la vista con tanta vuelta de aquí para allá-…se pasara cuando coma algo decente..-Iba a mencionar algo mas, pero no lo hizo porque sintió una reacción en su bolsillo de su chaqueta “No hacía falta el aviso…” Se dijo así misma, sabia que no era la reacción de que ella estuviera en peligro ni nada, sino que le estaba avisando de otra cosa que ya sabia con anterioridad, algo que descubrió en el momento que vio al encapuchado acompañado de una sombra, si, le estaba diciendo que cerca había un usuario que tenia su elemento, y solo lo hacia en casos como este, cuando se sentía débil, cosa que nunca prestaba atención porque solia decirse asi misma que con la comida del lugar estaría bien, además, ¿Cómo le explicaría a un extraño que ella se comería la oscuridad que producia y en el proceso seguramente parte de su energía? Era complicado, y muy problemático, agregando que solo sabia cuando alimentarse al estar justamente cerca de ese estado, antes de aquello se olvidaba completamente de que debía hacerlo, porque de nuevo, aun no se acostumbraba a esa realidad.

Miro de reojo al zorro y dio un pequeño suspiro con algo de dificultad, suponia que lo que le acababa de explicar no le habia dejado del todo tranquilo y tal vez le habia traído mas de alguna duda o intranquilidad, podria decirlo por lo que acababa de ver en su rostro, pero es que ni siquiera eso podía hacer bien en estos instantes-...Antes preguntaste que era lo mas dificil de venir a este mundo, ¿no?-Pregunto en voz baja y haciendo un poco mas de presión en sus piernas, el dolor le habia vuelto pero de una manera un poco menos tolerable o quizas seguia siendo el mismo pero era ella la que estaba mas debil-…no solo fue ver que la forma que llevan el lugar, la tecnologia o el ambiente, diria que eso son simplemente detalles…lo dificil es saber que tienes que acostumbrarte a alimentarte…-Comento ya soltando lentamente sus piernas al sentir un pequeño alivio porque se habia ido el dolor-…Alimentarte de algo distinto y que sabes que solo se mantendra estable por cierto tiempo que no puedes controlar porque no sientes hambre….solo te sientes de una manera fatal cuando ya estas en limite... que poco a poco se va volviendo mas peligroso-La chica no lo estaba mirando al hablar, no queria, menos cuando ya le era dificil no reflejar en su rostro que no se sentia del todo bien.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 18229
Reputación : 2
Mensajes : 141
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Viral & Kiba el Lun Ene 15, 2018 11:14 am

Ante su primera respuesta, no hizo más qué quedársele mirando con una ceja arqueada, claramente escéptico y a sabiendas de que lo que sea que hizo que fragmentos de su cuerpo "Desaparecieran" durante unos segundos, era sin dudas algo más que una simple falta de sueño - Mmmhmmmm... - Soltó en un tono sarcástico y que denotaba fácilmente que no le creyó en lo absoluto. Por un lado, debió de agradecer qué se sincerara un poco más luego de que se volviera tan obvio el hecho de que el albino no se creía el cuento del sueño -Aunque hasta hace unos breves instantes atrás, si hubiera sido así-, aunque originalmente, por alguna razón, ya sea porque no terminaba de confiar en él, porque no lo veía necesario aún o porque no quería y ya....quisiera guardarse el secreto, y a saber si alguien más a parte de él ya se había dado cuenta de eso hasta el momento. Dudaba que Lariv se hubiera percatado, ya que, si hubiera sabido que la azabache se hallaba en esas condiciones, seguramente le habría intentado echar una mano o algo, quizá incluso evitando salir en el instante que lo hicieran con tal de ayudar a su compañera.

Lo que dijo apenas ya aceptó que no era el sueño lo que le tenía así, no fue del todo algo tranquilizador para ser exactos. "¿De momento?" Resonó en su cabeza múltiples veces, deduciendo inmediatamente que lo que sea que ahora tuviera, sería entonces en un futuro un grave problema del cual preocuparse. Definitivamente aquello no le calmó en lo absoluto y, aunque no se acabara de notar gracias a cómo podía "Aparentar" su estado actual de ánimo, hizo el efecto totalmente contrario - … ¿Si....? - Cuando vio que por fin aparentaba dejar de guardárselo y se disponía a continuar hablando, no hizo más que guardar un completo silencio mientras se quedaba también totalmente quieto, buscando no presionarle ni apurarle. Permitirle tomarse el tiempo que necesitara para decirlo. Aunque en él tuviera cierta impaciencia por saber qué era lo que sucedía con la chica, la disfrazaba sumamente bien, se centraba en hacer que esta no fuese visible o por lo menos, era lo que intentaba. Más sin dudas cuando concluyó su primera idea, la respuesta que le dio fue totalmente distinta a cualquiera de las que pudo haber esperado en esa situación. "...¿Hambre......?" Aquello lo descolocó totalmente. ¿De verdad era que solo el hambre le podía poner ese estado? Dudaba ahora mismo de ello...Pero al mismo tiempo, dudaba que estuviera mintiendo a estas alturas.

En un principio, nada le cuadraba. Todo parecía un sin sentido y hubiera permanecido así hasta que escuchó la explicación de la chica. "Con que eso sucede..." Suspiró profundamente, bajando un poco la cabeza y cerrando los ojos durante unos instantes – Con que la comida de este mundo no funciona como la del tuyo....Supongo que tiene sentido - Exhaló resignadamente, volviendo a erguirse intentando pensar en alguna solución para la azabache, aunque en esta situación no había mucho que pudiera hacer. Solo esperaba que ese "Peligro" al cual se había referido antes tardara en llegar y no estuviera ya sorpresivamente a medio camino o algo por el estilo – Solo con comer … - Pensó en voz alta – Bueno, supongo que apenas salgamos de aquí será mejor llevarte a comer algo. Se supone que por el centro comercial hay muchos sitios de donde sacar comida, así que.....esperemos tener suerte – Dijo antes de moverse hasta un lado de la chica y apoyar su espalda contra la pared para dejarse caer sentada al suelo a su lado y poder estar un poco más pendiente de cómo iba la chica, pues para que ella dejara de aparentar hasta en sus simples expresiones que todo iba bien.....es que debía de encontrarse quizá peor de lo que imaginaba.

Durante unos breves segundos permaneció inmóvil en esa posición, sentado con la rodilla derecha levantada y el brazo encima de esta, con la vista un tanto seria en la pared contraria. No podía dejar de pensar en qué hacer, aunque internamente sabía que no podía hacer nada mientras se mantuvieran allí atrapados. Aquello hacía que, de nuevo, volviese a tener los pelos de punta. ¿Había alguna forma de poder apurar a quienes estaban allí afuera? Si que había como, solo que era relativamente riesgoso y no se iba a arriesgar a tirar el ascensor abajo como seguramente hubiera intentado Viral tras los primeros cinco minutos de permanecer allí encerrado....solo o con gente común y corriente. No se podía tranquilizar, y seguramente no sería capaz de hacerlo mientras se mantuvieran en ese sitio, encerrados. Así se mantuvo, sumido totalmente en sus pensamientos, buscando otra salida, otra forma de poder llamar la atención de los que estaban afuera....hasta que la voz de la azabache le hizo volver en sí - ¿Eh...? - Le volteó a ver un tanto extrañado de que esta vez fuera ella quien "Empezara" a hablar, pues era algo a lo que no se había acostumbrado. Por todo aquello que relataba, dudaba si la forma de alimentación que ella tenía era propia de su mundo o... o de lo que sea que ella fuera, pues le era extraño pensar que todos en ese mundo sentirían la necesidad de "Acostumbrarse" a alimentarse en este mundo, como si allá no se tuviera que hacer por alguna razón qué...relacionaba, solo por suposición, con la distinta distribución de climas y demás que el mundo de la azabache tenía - ¿Así que de esa forma se refleja el hambre en ti? - Le miró de reojo para luego soltar un profundo suspiro – Cuando dices que debes acostumbrarte a alimentarte...¿Es que en tu mundo no lo hacías? ¿O allá los seres que viven son...como plantas a la hora de alimentarse? - Luego de decir eso, él mismo tuvo una ligera sorpresa, pues no había procesado como eso calzaba a la perfección con la explicación de que las comidas de este mundo son distintas a las del suyo.

Aquella idea le hizo pensar bastante sobre lo curioso que su mundo le resultaba....no pareciéndose a nada de lo que conocía. Le hubiera gustado quizá preguntar o informarse un poco más acerca del mismo, pero jamás le había gustado atosigar a las personas en preguntas cuando no actuaba como Mandamiento con buenos motivos para hacerlo - Tu mundo de verdad parece funcionar de una forma bastante....extraña para mí - Confesó - No termino de imaginar cómo funciona con climas y tiempos distintos en cada zona o...como los habitantes parecen funcionar como... -Alzó la vista, pensativo, buscando las palabras para describir la idea que tenía con lo que había escuchado de su contraria - ¿Baterías que se recargan solas, de alguna forma? - Le miró de reojo - No creo poder terminar de entender cómo te encuentras ahora mismo, pero si tienes la suficiente paciencia, me encargaré de que esos dolores de cabeza desaparezcan pronto - Mencionó, aludiendo indirectamente al instante en que la llevara de vuelta a su mundo. Era útil tener a una aliada lo suficientemente hábil como era ella, pero sabía que no podía retenerla aquí y que, aunque le sirviera mantenerla otro tiempo más, debía simplemente buscar la forma de llevarla de vuelta, más claro, aprovechando su actual presencia para encargarle a hacer aquellas cosas que sus subordinados comúnmente no podrían hacer y las cuales no confiaría a sus compañeros Mandamientos por....por saber como se comportaban en general - ¿Sabes? Quizá haya una forma de ... suplantar o algo lo que te alimenta en tu mundo. Algo que sea mejor que la comida "Normal" de aquí - Se encogió de hombros y volteó la cabeza para verle mejor - ¿Qué es lo que "Comes" allá? O, mejor dicho.... ¿Cómo lo describirías? - Ladeó un poco la cabeza, atento a la respuesta que la azabache le fuese a dar. Sabía que era posible que, al venir de otro mundo, lo que sea que la alimentara quizá ni si quiera existiera en este mundo....pero intentarlo, o intentar reemplazarlo, no les hacía perder nada.
avatar
Salón : 3 A Dromes : 4071
Reputación : 8
Mensajes : 122
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Lariv & Laina el Lun Ene 15, 2018 5:42 pm

Miro de reojo nuevamente al albino al escuchar que se estaba sentando al lado de ella, mirando únicamente con un ojo antes de cerrarlo y volver a su posición. No ver nada parecía la mejor solución para las dolencia que sentía de momento, aunque eso no era necesariamente del todo aliviador-…Salir de aquí, estando yo de esta manera...dudo que sea una buena idea..-Murmuró, preocupándole el hecho de las personas que la fueran a ver y el escandalo que podía armarse. Pensó en unas cuantas soluciones para salir del lugar sin ser vista, pero mas de alguna contaba con algún problema, y es que no sabría cómo estaría su estado para entonces. Por ejemplo el volverse en una sombra no era algo que simplemente hiciera y ya, además de que una vez lo había hecho estando de esa forma, y podía asegurar que el resultado de eso le había asustado un poco “…hacer que sostenga el…” Negó mentalmente, a penas la idea le cruzo en la cabeza fue un rotundo no, para nada, él notaria de inmediato que algo no iba bien si lo tocaba, y si no le decía algo antes de tomarlo, perfectamente por reacción, por cualquier estupidez que pudiera ocurrírsele podría hacer que terminara en el peor resultado de todos.

Volvió a sentir una reacción en el bolsillo y supuso que era por la cercanía del zorro, por la que precavidamente tomo el objeto, tapándolo completamente para pasarlo hacia el otro bolsillo que tenia esa chaqueta. No se fijo si brillaba o no, no le importaba, prefería que el chico pensara que era simplemente un adorno estúpido con algún valor o importancia en su vida, a que supiera que era un objeto mágico que al menos, según ella era bastante mas jodido y despiadado al momento de buscar lo que requería. No podía culparlo, el objeto solo hacia su “trabajo”, no era consciente de lo que hacía y tampoco tenia un pensamiento para decidir de si ser cuidadoso o no, estaba programado de esa manera, que, por cierto, ella no podía controlar, no tenia ni idea de cómo, ni sabia de otra persona más que su rey de poder hacerlo.

A pesar de haber cambiado el objeto de lugar, no podía dejar de sentirse intranquila al no saber su rango, nunca antes había tenido este problema, y es que de todo el tiempo que había estado en ese lugar, no había estado muy rodeada de seres de su elemento cuando aquello le ocurría. La primera vez no, pero las siguientes si, de una loba revoltosa que agradecía que respetara su cuarto de una manera…demasiado exagerada, y en un anterior caso también ocurrió con el chico, pero no se había percatado porque estaba cubierta totalmente por su túnica y con la cara cubierta, aunque si estaba sin esas cosas, suponía que tampoco lo notaria porque estaba recién empezando, no estaba de una forma avanzada como hasta ahora-Podría decirse que si…-Contesto a su pregunta, buscando una explicación en su mente para hacerle entender de mejor manera-…Hm…solo los de mi especie no acostumbran alimentarse…y somos pocos, los demas se alimentan como tu, como los demas...somos nosotros los bichos raros-Respondió a su duda con cierto tono de broma al final, dejándole otra de camino seguramente, de la cual no tenia problema en explicarle, de hecho en este instante a pesar de que solía desagradarle las preguntas, le estaban pareciendo bastante “cómodas” si es que podía decirle así, únicamente porque le hacia pensar en algo distinto, porque se estaba distrayendo-Y…pues.. no nos alimentamos como plantas, podríamos si estamos dentro de la zona que nos pertenece, pero lo ideal es que no lo hagamos porque resuena de una manera desagradable en el mundo…-Intento explicar, sin decir demasiados detalles, sin embargo, suponía que a diferencia de otras situaciones en las cuales había estado con el chico, esta vez  este no quería una explicación sin detalles porque aparte de no poder hacer cuadrar las cosas fácilmente con lo obvio como la mayoría de las veces, terminaba confundiéndose o con más dudas de las que ya tenía. Aparentaba estar notoriamente más interesado en saber mas sobre el tema, cosa que pudo corroborar después cuando el mismo se lo confeso. No le parecía extraño, ella también había sido muy curiosa al llegar y a diferencia de este, había tenido la libertad de averiguar como se le placiera, porque quería y porque tenia que hacerlo si no quería destacar, además de volver a su mundo, pero en cambio él, no podría porque no estaba en este, la única que podría decirle cada pregunta que se le ocurriera era ella, y aun así, no le aseguraba poder responderle todo lo que quería averiguar por mera curiosidad.

Negó con la cabeza suavemente ante su siguiente pregunta-No nos recargamos solos, aunque... podría decirse que pues es justamente es eso...cada cierto tiempo necesitamos esa recarga, pero como dije antes, no es buena idea que lo hagamos por si solos…de por si nuestra existencia afecta ya a nuestro mundo..y-Se quedo en silencio, apretando sus piernas con algo de fuerza-…y vamos contra la lógica de este mundo… contra la del mío también seguramente…o tal vez no, es decir, de alguna forma puedo estar aquí…-Murmuro con algo de dificultad-…Lo siento, seguramente tu mente es un caos en este minuto porque nada de lo que digo tiene mucho sentido…-Agrego al poco tiempo, dando un pequeño suspiro de alivio y soltando sus piernas, las punzadas se estaban haciendo un poco mas fuertes. Aquel punto era nuevo sin duda, nunca había durado tanto tiempo sin alimentarse y estaba haciendo el esfuerzo por aguantar todo aquello, e incluso estaba volviendo a disimular lo más posible sus gestos, no quería terminar preocupando más al chico que tenía al lado-…Gracias..-Musito con cierto tono de estar aliviada al escucharle decir esas palabras, no estaba segura si hablaba solo de la situación actual o de algo más, no quería pensarlo por ahora porque aquello le traerían recuerdos que solo harían que al final, terminara con una ansiedad horrible con otras emociones fuertes que no eran convenientes.

En todo ese tiempo, o en la mayoría de este, había preferido quedarse “mirando” hacia el hueco que tenia entre su estomago y piernas, si es que no mantenía los ojos cerrados para no sentirse peor, pero ahora que le había escuchado esa ultima pregunta al albino, hizo el esfuerzo de levantar la cabeza y mirarle-…Oscuridad-Murmuro sin mucha claridad-…Mi alimento-He hizo nuevamente énfasis, esta vez en la palabra alimento-Podría decirse que es la oscuridad…pero no es la que se alcanza a ver aquí, sino la que producen los seres mágicos…supongo que es justamente por la magia…nunca me pare a pensar en estas cosas con exactitud.. digamos que el alimentarme no era exactamente mi preocupación…por el pacto que hice..-Termino de decir sin pensar en sus palabras, intentando mirar al zorro para finalmente taparse los ojos con una de sus manos.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 18229
Reputación : 2
Mensajes : 141
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Viral & Kiba el Lun Ene 15, 2018 10:32 pm

La chica tenía razón. A estas alturas, salir con ella en ese estado era un riesgo por como las personas reaccionarían a los alrededores. Sin dudas, si continuaba de esa forma hasta que los llegasen a sacar de aquí, tendrían que fingir algo – Supongo que si conseguimos salir de aquí....Tendré que llevarte a cuestas - Suspiró profundamente antes de ojear de reojo la puerta – Y decir que te desmayaste, o que tienes diabetes y se te bajó el azúcar. Luego de eso...el resto es sencillo – Con eso tenía ya pensado que hacer si salían de allí con Laina en esas condiciones. Sin embargo, lo que le preocupaba es...que pasaba si la condición de Laina iba de mal en peor. Tenía como disimular varias cosas y demás. No le preocupaban los fragmentos de su cuerpo desapareciendo como simple síntoma, pues incluso para la gente común y corriente, eso podría disfrazarse fácilmente o bien, podría excusarte si tenían algo de cuidado. Lo que realmente le tenía los pelos de punta y lo que realmente le preocupaba, era que pasaría si con el tiempo que llevaran encerrados allí, la situación de Laina empezara a empeorar. No sabía que podría empezar a suceder más adelante a este paso, y no tenía las ganas de descubrirlo. Quería salir de allí...cuanto antes.

Tal y como eran sus suposiciones, los únicos seres que se alimentaban de...esa forma tan extraña que Laina le describía, eran los que pertenecían a su raza, y no todo el mundo. Con eso en mente, su mundo pasaba a tener un poco más de lógica para el albino, aunque le seguía llamando la atención de igual forma como lo había hecho desde en un inicio. Aquello, sin embargo, en lo que erró, fue en eso de que aparentemente los seres no eran capaces de consumir aquello que los alimentaba desde su propia zona. Durante unos segundos creyó que las zonas en donde vivían, transmitían a los propios seres como ella lo que sea que los alimentase y de esa forma, pudieran mantenerse funcionando constantemente, explicando así porqué Laina no se ha acostumbrado a saber cuándo comer o a sentir un tipo distinto de hambre....pero no, parecía que la cosa era más compleja de lo que él pensaba. "Entonces no son tan plantas como creí que eran" Se dijo así mismo en sus pensamientos. No sabía si aquello le haría más difícil o más fácil el encontrar una fuente de alimento o energías alternativa para Laina, pero ansiaba en poder averiguarlo pronto para tener un pequeño detalle menos de quien preocuparse, y una persona menos de quien preocuparse ahora mismo.

Las palabras de la azabache ahora mismo, más que aclarar las dudas que tenía, le ayudaba a desechar ideas erróneas y recrear en su mente nuevas posibilidades de forma en que ella funcionase en su mundo....Más esto parecía volverse cada vez más complejo y difícil de entender, incluso para el albino – Si....creo que algunas neuronas debieron de haber estallado intentando comprender y todo eso pero.... no te preocupes, estaré bien - Comentó bromeando, intentando también calmar a la chica pues, lo último que necesitaba en ese estado tan decadente en el cual ahora se encontraba, era de preocuparse por pequeñeces como la de no explicar de forma tal que pudiera entenderle del todo, después de todo y al estar hablando, bien como ella decía, de un mundo que parecía ir en contra de todo lo que él conocía y con lo que convivía.....era más que difícil de explicar, obviamente. No quería ni imaginar entonces, como debería ser intentar explicar algo tan complejo....con la concentración que debía tener alguien en tan mal estado, sintiéndose así de mal. Suspiró pesadamente y asintió ligeramente con la cabeza a su contraria, como una forma silenciosa de decir "No es nada", ante el ligero gracias que escuchó.

Ya estaba pasándose varias ideas por la cabeza sobre qué haría con ella apenas salieran, pues sabía que solo llevarla a comer, no sería más que una medida temporal para un problema grave, cuya gravedad podría ir creciendo de mal en peor y, esta situación, se lo había demostrado a la perfección. Más, para poder si quiera empezar a hacer cualquier cosa, necesitaba tener una idea de qué era eso que necesitaba, qué rayos era esa cosa que consumía en su mundo que parecía no encontrar aquí como para poder quitarse de encima aquellos malestares que, ahora que lo pensaba y tomando en cuenta la vez que se "Escapó" de computación a comer antes de ir a la enfermería......pueden haber perdurado ya un largo tiempo sin que él se hubiera dado cuenta. Ya se estaba pasando varios líos mentales que, parecieron desaparecer de un momento a otro una vez escuchó su respuesta, abriendo un poco los ojos tanto de la sorpresa, como de la confusión - ¿Oscuridad.....? - Esperó a que aquella explicación terminara antes de decir la más mínima palabra, y aunque encontró la solución ante aquel grave problema que parecía atormentarle, varias dudas que no se relacionaban del todo al tema, surgieron en el albino.

El albino se le quedó mirando unos segundos de reojo, para luego simplemente cruzarse de brazos y quedarse mirando al techo en un completo silencio. Pasó un rato antes de qué, exhalando profundamente, volviera a hablar - ¿No creías necesitar ayuda, o no querías ayuda? - Comentó de repente, volviendo a voltear a verle de reojo instantes antes de apoyar ambas manos contra el suelo para levantarse del suelo, irguiéndose nuevamente de pie – Me viste en el campo de batalla...Tú sabes perfectamente de qué elemento soy usuario, ¿No es así? - Hubo otra pausa – Bueno, por lo menos....estoy seguro que conoces uno de ellos - Estiró su brazo por enfrente de él, con el puño cerrado y los nudillos hacia el suelo, apretando y generando una negra energía rodear su brazo la cual desapareció apenas aflojó la mano – Bueno....supongo que hasta aquí aparentas que todo va bien, porque dudo que puedas continuar - Arqueó la ceja, dirigiéndole la mirada y parándose frente a ella – Lo siento pero... esta vez no te voy a pedir permiso, y no te dejaré tranquila hasta que lo hagas – Se acuclilló frente a la azabache – Puedes considerar que esta vez no actúo como compañero o jefe – Se le quedó mirando – Si no quizá...hasta como un amigo - Murmuró en un tono relativamente bajo, asincerándose un poco consigo mismo pues, aunque no le gustara del todo admitirlo...parecía que luego de haber encajado bien con ella en clases y tras convivir con la azabache tanto en la escuela como con el grupo, había podido desarrollarle un pequeño afecto. Por ello, quisiera o no, el chico pasó sus brazos por debajo de los de la chica, sujetándola firmemente - Sujétate e intenta levantarte - Murmuró, a sabiendas de que quizá era su estado el que la obligaba a estar allí recostada y, acto seguido, hizo fuerza para ayudar a levantarle, ayudando también a la chica al apoyar la espalda de su contraria en el ascensor para que le fuera más fácil levantarse – Ahora, solo concéntrate en tomar todo lo que necesites. Mi fuente de energía es....distinta, y más fácil de conseguir que la tuya – Dijo instantes antes de cerrar sus ojos y dejar fluir aquella energía verdosa de su cuerpo la cual, poco a poco, pasó a ennegrecerse totalmente en una potente energía oscura a grandes cantidades que parecía generarse desde su propio cuerpo e incluso, parecía empezar a llenar un poco el suelo del ascensor.
avatar
Salón : 3 A Dromes : 4071
Reputación : 8
Mensajes : 122
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Lariv & Laina el Mar Ene 16, 2018 7:59 am

Abrió los ojos por unos instantes al escuchar su respuesta-Si es que conseguimos salir de aquí-Repitió haciéndole entender que había notado su frase alentadora para luego sonreír de golpe acompañado con el sonido de la respiración que podría ayudar a interpretar la situación, pues realmente su rostro no se veía del todo bien al estar tapándose por sus piernas-La excusa del desmayo por alguien que sufre un ataque de pánico suena bastante bien, o la falta de azúcar porque tiene hipoglucemia..-Comento, “corrigiéndole” la enfermedad que había dicho, claro que alguien que tenía diabetes también podía bajársele el azúcar por ciertas circunstancias, aunque no recordaba que fuera algo muy común, así como tampoco lo era que un ascensor se estropeara de la nada o que terminaras siendo la compañera de banco y curso de tu jefe que conociste en un lugar muy apartado, pero bueno, aquellos eran detalles sin importancia en este instante, seguramente algo se les ocurriría si llegaba ese momento.

Unas pequeñas risas casi inaudibles se le escaparon a la azabache por el comentario del zorro, de alguna manera aun estando en ese estado bastante desagradable, podían bromear, lo cual era algo extraño, ¿Nuevo tal vez? Claramente en su memoria no había recuerdo de haber estado de chistes con alguien en momentos menos indicados, así que podría decirse que si-…puedo intentar explicarte luego si te interesa matar algunas neuronas más-Ofreció al mismo tiempo que bromeaba, al menos esos pequeños chistes que tal vez para otro tipo de personas serian desagradable porque no parecía el momento indicado para aquello, hacían que su estado agonizante fuera menos doloroso, sin embargo, de cada explicación a explicación que saltaba, sabia a donde terminarían de llegar y no sabía cual seria la reacción del contrario, después de todo el estar dándole tantas respuestas que él mismo pedía era como perder un tiempo valioso para la salud de la propia, sin contar que la preocupación del contrario podría ir ascendiendo solo porque se le había ocurrido advertirle que iba a ser peor.

Laina sabia que tarde o temprano tenia que decirle cual era su alimento le gustara o no, después de todo, sino se lo decía podría terminar en un estado muy lamentable si es que no desaparecía en el proceso, claro, estaba segura de que no sería lo último porque hace poco se lo había dicho, sin embargo, eso no significaba que le fueran ayudar, ¿O sí? Sentía cierta inseguridad ante la situación, y es que a pesar de nunca haberse tenido que preocupar por su comida, estaba demás decir que nunca había tomado esta de una fuente diferente a la de siempre, sabia como hacerlo pero no lo había hecho porque no había necesidad, y ahora que si la había, que desde hace tiempo lo necesitaba, siempre dudaba en hacerlo porque desconocía el resultado, es decir, la cantidad de oscuridad que generaba su rey era algo fuera de lo común por lo que tomar la que necesitara de él nunca había sido algo preocupante, ¿Pero otros seres? No sabia si seria lo mismo, y era aquello lo que le preocupaba al menos en este caso, para Kiba.

Empezó a sobarse las sienes ambas manos en lo que esperaba la respuesta, la reacción de su acompañante ante su respuesta, y si, tenia una idea de mas o menos cual sería-En un inicio creía que no la necesitaba…ahora en este instante no la quería..-Dejo de hacer lo que hacia para abrir los ojos y mirarlo, al menos ya no le daba tantas vuelta todo. El inicio de su respuesta iba mas allá de lo que recientemente estaba ocurriendo, también lo estaba diciendo por hechos anteriores, desde que descubrió que debía alimentarse de otra manera ahora que no tenia a su rey consigo, sin duda aquello era un factor que no había tomado muy en cuenta cuando la trajeron a ese mundo a la fuerza, y como era de esperarse, solo se percato de este una vez cayo en un estado lamentable.

Dio un pequeño suspiro, no podía mentirle aunque quisiera, sabia que si lo hacía no le creería en absoluto porque sabia de sus habilidades gracias a lo que le había permitido ver en aquel templo, y estaba segura de que él no la tomaría como una idiota que no sabia reconocer las habilidades de su oponente o de otras personas-Lo se..-Murmuro escuchando que mas tenia que decirle, mirando por un instante hacia otro lugar para luego al sentir la energía mirarle inmediatamente. No necesitaba verlo para saber que había hecho, lo sentía, mas en este minuto que su cuerpo estaba buscando ese tipo de energía, ni hablar de su joya que había vuelto a reaccionar el tiempo que el chico hizo aparecer aquella esencia oscura.

Sus siguientes palabras la descolocaron un poco-¿Eh?-Realmente no había entendido a que se refería, y las que dijo después tampoco o al menos no quería entenderlas, quería pensar que no iba en serio aunque sonara absurdo pensarlo-Ki..-Iba a decir algo acerca de su cercanía, aquella no le era muy cómoda, y menos cuando estaba preocupada de lo que hiciera el medallón en sí, en vez de lo que este tratara de hacer, no obstante, las palabras del albino le interrumpieron, dejándola sin palabras al escucharle decir la palabra “Amigo” que no dejaba de resonar en su mente, ¿La tomaba como una amiga? De repente su mente estaba llena de dudas, demasiadas que dudaba poder buscarle una respuesta en este instante-E-espera Kiba-Intento detenerlo solo con su voz, porque resistirse con su cuerpo era inútil, no tenía fuerza para apartarlo-No creo que sea muy buena idea que..-No siguió hablando porque el hecho de que el chico la estuviera obligando a levantarse cuando estaba algo adolorida. Prefirió cerrar la boca para omitir cualquier gesto de dolor, fuera de sonido o alguna mueca y afirmarse del contrario en lo que empezaba a temblar ligeramente, no por que le costara mantenerse de tal forma (aunque si fuera una de las razones, pero no la principal en sí), sino porque ahora que había tocado al contrario, que había hecho contacto con algo cálido sintió que la pared del ascensor estaba demasiado fría en comparación a lo abrigado que estaba el chico, haciendo que cerrara los ojos unos instantes antes de notar lo cerca que estaba de él. Por un momento olvido el asunto de lo que intentaba alejarlo solo por cuestiones de costumbres y un muy leve sonrojo se asomó en su rostro. Debía admitir que no estaba acostumbrada aquello, tal vez si a que invadieran eventualmente su espacio personal por unos instantes por culpa del instituto o porque en las calles hubiera demasiada gente entre otras muchas posibilidades, sin embargo, la razón que tenia ahora para que fuese invadida la incomodaba en cierta forma, después de todo, venia de otro tiempo y había sido criada tanto como una princesa como una guardiana, cada ser que se le acercaba, sin contar a las doncellas que alguna veces la atendieron siempre tuvieron una distancia prudente por respeto y porque pues, por ser una chica.

Agradecía que para entonces el albino hubiese cerrado los ojos, porque hasta ella podía sentir levemente algo de la calidez de sus mejillas “…no es el momento para pensar esas estupideces” Se dijo así misma, cerrando los ojos también, haciendo que le fuera más fácil ignorar la situación en la que se encontraba aunque aun sintiera la calidez del chico, y la energía que el mismo producía obviamente-Hm..-Asintió sin mucho esfuerzo, no le quedaba de otra después de todo, el zorro se lo había dicho, no la dejaría tranquila hasta que lo hiciera y aquello le traía una pequeña molestia porque si o si la estaba obligando a alimentarse de él-…Avísame si te sientes mal…-Musito con cierta inseguridad, porque de nuevo, era eso lo que le preocupaba, no estaba segura de si aquello fuera demasiado o no para Kiba, no quería experimentarlo, agregando que en un inicio no quería darle un problema que no era suyo, creía ser capaz de llevarlo a si sola hasta que…llego a este punto.

Por estar débil, le era un poco más difícil manejar la oscuridad, pero podía hacerlo, mas cuando su medallón estaba atrayéndola hacia a ella, claro, no dejaba que este la absorbiera por el simple hecho de que aun tenia miedo de lo haría aquel objeto una vez entrara en contacto con la oscuridad ajena de alguien en un momento como este. Antes de que siquiera aquella energía oscura llegara hacia su bolsillo la absorbía simplemente al apegarla alguna parte de su cuerpo, la atraía con la finalidad de aparentemente moldearla a este unos instantes antes de que pasara a ser del mismo. En algunos casos podría apreciarse como esa zona del cuerpo parecía no desaparecer como antes, si no que en vez de volverse de trasparente pasaba a ser oscuro, delatando por ese breve periodo de tiempo que era la chica realmente, nada que le preocupase a estas altura, se estaba preparando mentalmente a que el contrario la llenara con mas de alguna pregunta, fuera de su mundo, de ella o que simplemente lo dejara pasar, quien sabia, hasta incluso veía que le decía algo mas como un regaño por el suspiro que había dado en un inicio apenas se entero cual era su alimento.

Intentaba apresurar el proceso lo que mas podía para salir de esa situación tan extrañamente incomoda, absorbiendo la energía mayormente con las manos al serle relativamente un poco más fácil cuando lo hacía por aquella zona que por otras, tal vez por la costumbre o porque simplemente le era mas “cómodo” de esta manera. La misma podía sentir como esta fluía extrañamente en su cuerpo, haciendo que lentamente desaparecieran sus síntomas, la mayoría, ya que el cansancio seguiría con ella aunque en menor medida, eso no se le quitaría porque realmente tenia sueño, nada que la chica fuese a tomar en cuenta, menos cuando se estaba sintiendo un alivio interior tan grande que no sentía desde hace un buen tiempo. Lo había dicho antes, la comida del lugar la mantenía estable, no necesariamente bien, y no estar precisamente como debía, se había estado sintiendo débil en algunos aspectos en el último tiempo que, podía sobre llevar sin problemas.

Para cuando termino de tomar lo que creía necesario, noto que el objeto en sus bolsillos había dejado de reaccionar, dándole mas tranquilidad de paso. Abrió los ojos para desviar ligeramente la mirada hacia otro punto del ascensor, no quería volver a sonrojarse por algo que en este minuto estaba considerando estúpido. No creía que el albino fuera hacerle algo, ni que tuviera segundas intenciones, nada, pero no le quitaba el hecho de que le incomodaba tanta cercanía y no sabia como decirle que se alejara-Kiba..-Hizo como que se aclaraba la garganta para intentar llamar su atención en lo que le apartaba suavemente con una de sus manos-….Lamento haberte preocupado de manera innecesaria-Mascullo. Ahora en este instante no sabia que decir al respecto, expresarse no era uno de sus puntos fuertes-…No quería darte más problemas…lo tome como algo que debería resolver por mi cuenta..-Siguió hablando, refiriéndose a antes obviamente, hasta el momento en que su condición aun era pasable-…y después simplemente no quería arriesgarme a que por culpa de no saber llevar un horario terminaras mal…-Había vuelto a poner la mirada en él, fijándose mas que todo en su condición. No creía que fuera un ser débil, pero de nuevo, no sabia como comparar su rey con él, ni tampoco tenía la idea de cuanta oscuridad iba a necesitar para estar bien o al menos estable.


Última edición por Lariv & Laina el Mar Ene 16, 2018 7:42 pm, editado 1 vez



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 18229
Reputación : 2
Mensajes : 141
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Viral & Kiba el Mar Ene 16, 2018 2:34 pm

Una pequeña, disimulada y algo divertida sonrisa se formaba en el rostro del albino quien podía de una vez, tomarse las cosas a modo de juego con alguien, algo que, hasta el momento, tan solo podía hacer con Viral. Aparentemente y sin darse cuenta del todo, la chica le había acabado cayendo bien y, viendo como hasta ella había pasado de ser tan callada con todo el mundo a hablar un poco más libremente con el albino, podría creer que quizá él le caía bien. Quizá eso, en combinación a los ratos que debía pasar junto a ella tanto como "Pain", como en la escuela o cada tanto en tiempos extra como resultaba cuando le ayudaba con computadoras y demás, había sido lo que hizo que el chico lograse empezar a verle más con una amistad que como una simple compañera o subordinada. Debido a la gran falta de relaciones del chico, sin embargo, incluso él dudaba si la había llegado a considerar como tal...más ello le quedó claro cuando notó como se había empezado a preocupar por ella, algo más de lo normal en como hubiera sido en casi cualquier otro caso. Quizá no conocía del todo lo que era el sentir afecto hacia alguien como para poder reconocerlo a la primera...pero si se conocía lo suficiente a sí mismo como para saber cuándo actuaba fuera de lo normal.

Pareció haber dado en el blanco, pues lo que él creía, se confirmó con las palabras de la azabache quien, o persistente o terca, había efectivamente, intentado arreglárselas solas, en un inicio por creer que sería capaz de sobrellevar aquellos malestares por sí sola o algo por el estilo....Algo fácil de entender, tomando en cuenta que si no había tenido estos problemas en ningún momento de su vida allá en el mundo del que proviene. Más sin embargo aquello que no terminó de entender y, que omitió por el momento, fue el hecho de que incluso ahora que se hallaba en esa situación tan decadente, no quisiera recibir ayuda. No sabía si eso era por simple orgullo o por algo más, pero a estas alturas eso no importaba mucho al zorro, pues tenía la mente totalmente enfocada en tratarla primero y luego entender el resto de la historia. El hecho que conociera su elemento le confirmaba, al igual que sus palabras, la idea de que ella realmente no quería ayuda y ya pero....al mismo tiempo, el que estuviera admitiendo todo ello, quizá también le decía que había alcanzado el punto máximo que podía aguantar. Eso...o simplemente no quería mentirle. Sea cual sea su razón para dejar de aparentar todo ello, el chico iba a ayudarle con su propia oscuridad, quisiera o no.

Viendo como aparentemente sus palabras le dejaron muda, el chico simplemente hizo aquello que tenía en mente con tal de ayudarle a aceptar esa oscuridad que, seguramente, si se hubiera encontrado en unas condiciones tan solo un poco mejores a las que ahora tenía como las suficientes para mantenerse de pie por sí sola, hubiera rechazado aceptar. Aquello se le hizo más que obvio cuando Laina volviese a hablar, intentando convencerlo de lo contrario en los instantes que la levantaba del suelo, con el albino, claramente ignorando su punto – Lo aceptó - Dijo en un leve murmullo, más que gracias a la cercanía que ahora mismo tenían el uno con el otro, no debiese de haberse vuelto difícil de escuchar por su contraria - Quizá no sea una buena idea - Admitió, pues al nunca haber entregado parte de sus energías a otra persona y, menos a alguien que directamente se alimentaba de estas, no sabía cuanta sería la que fuera a necesitar para que la chica se recuperara del todo – Pero es la única opción que se me ocurre, y no pienso dejarte así - Dijo en un tono de voz seguro y decidido que demostraba perfectamente que no podría hacerle cambiar de opinión. Un poco contrario a lo que le había dicho hace unos instantes atrás....ahora mismo él no tenía un sitio concreto de donde recuperar las energías que le daría. Era cierto que él tomaba su fuerza de muchos sitios y muchas personas, por lo que se le hacía relativamente fácil encontrar una nueva fuente y aquello le hacía que fuera más sencillo encontrar un sitio donde hacerlo, tal y como le había dicho....Pero, estando atrapado en un ascensor, no tenía mucho que hacer. Allí encerrado tan solo podría tomar las energías del único ser vivo que le acompañaba, a quien por muy obvias razones...no le quitaría nada. Seguramente ahora pasaría un pequeño mal rato o algo por el estilo, pero no le preocupaba pues, apenas salieran, la enorme cantidad de gente le ayudaría a "Recargar" sus fuerzas con relativa facilidad....Cosa que su contraria no puede hacer. Parece que quien tiene más complejo de "Planta", resultó ser otra persona.

Sintió como las manos de la chica se sujetaron en él, dándole a entender que por fin había cedido y qué, de una vez, tomaría las energías que el chico le estaba ofreciendo, causando que el mismo soltara un pequeño suspiro de alivio al saber que no tendría que continuar insistiéndole o algo por el estilo. No se acostumbraba, tampoco, a la idea de estar tan cerca de alguien.....Nunca lo hacía, con nadie, ni si quiera con Viral, pero en esta situación lo vio completamente necesario, tanto como para convencerla de que tendría que tomar sus energías sí o sí, como para facilitarle el acceso a la misma. Finalmente, pudo terminar de comprobar que ya había cedido a su petición cuando le pidió que le alertase lo que sea, a lo que una leve sonrisa se dibujó en el rostro del albino – Tranquila...Estaré bien - Respondió ante su notable inquietud, la cual solo le podía decir que, o no se había alimentado de la oscuridad de otro ser hasta ahora, o ya lo había hecho....y había tomado "Demasiada", quizá porque debía tomar demasiada, o porque la tomó de un ser posiblemente débil que no pudiera aguantar las cantidades que requería. Sea lo que sea que hubiera pasado, o si no lo había hecho.....lo descubriría ahora mismo, pues había sentido como la oscuridad que él emanaba y, sobre la cual no sobreponía ningún tipo de "Control" para que la chica pudiera moverla lo más fácilmente posible, empezaba a entrar bajo el control de la chica.

El albino relajó cada músculo de su cuerpo y reguló su respiración de una forma tranquila, prácticamente "Abandonando" la oscuridad que él mismo generaba una vez ésta ya se había creado en el plano material. Cuando comenzó a sentir como aquella oscuridad, anteriormente suya, empezaba a moverse por sí sola, abandonando su cuerpo para trasladarse a la de su contraria, sintiendo cada tanto un pequeño "Vacío" en sí, seguido de un peso por sobre todo el cuerpo, el cual rápidamente se regulaba y fácilmente podrías relacionar a un muy repentino "Cansancio" o quizá un muy breve mareo que no tardaba en desaparecer. Más sin embargo, al estar constantemente tomando sus propias energías para convertirla en oscuridad y exteriorizarla, causaban que de a poco, cada vez que ese peso o ese mareo caían sobre él, fueran creciendo de a poco, al igual que cada instante parecían durar tan solo un poco más. Su respiración se vio ligeramente afectada, tomando un ritmo tan solo un poco más apresurado que en un inicio, más el cambio fue bastante bajo y difícil de llegarse a percatar. Mientras todo aquello se llevaba a cabo, el chico entrabrió su ojo izquierdo, observando de reojo el cuerpo de la chica para asegurarse que funcionaba y, al notar como lo que parecía sucederle anteriormente, ahora sucedía de una forma "Diferente"…., pudo creer que efectivamente estaba funcionando. Volvió a subir la vista y se sorprendió un poco al ver a la chica sonrojada, a lo qué inmediatamente volvió a cerrar el ojo, inconscientemente sonrojándose él un poco pues, hasta ahora, no había pensado en lo incómodo que podía resultar aquella cercanía pues, hace unos instantes atrás, tan solo pensaba en ayudarle a recibir aquella oscuridad que necesitaba....nada más.

A medida que el rato pasaba, la respiración del chico aumentaba un poco, sintiéndose cada vez más agotado a la par que el latir de su corazón se aceleraba un poco, como si se encontrase haciendo ejercicio o algo así. El cansancio, al igual que los mareos, iban en aumento, más seguían dentro de lo que Kiba era capaz de contener. Quizá, aquello que más le jugó en contra, fue el hecho de que no tuviera él de donde obtener energías a los alrededores....pero eso no importaba, ya se solucionaría apenas salieran del ascensor. Ahora mismo tenía como prioridad sanar aquellos malestares en Laina y entendió que lo había logrado cuando sintió como la oscuridad que generaba había dejado de ser absorbida, instante en el que dejó de generarla en primer lugar. En ese instante, el chico volvería a abrir los ojos más de inmediato bajaría la cabeza con la mirada al suelo, recuperando el aliento con una respiración algo apresurada - ¿Hm...? - Cuando escuchó su nombre y sintió la mano de la chica, el zorro recordaría aquella distancia incómoda que tenían entre ambos –La cual hace un rato había terminado olvidando por la sensación de cansancio que le inundaba-, a lo que retrocedería un paso atrás, soltandola para luego, apoyar ambas manos en la pared, al lado –Con tal de no caminar demasiado-, con la mirada igual de baja y la respiración aun regulándose. Escuchó cada palabra de la azabache, guardando aún un completo silencio y centrándose primero en recuperar el aliento, aunque, de todas formas, prestándole atención - ... - Le miró de reojo, aunque por estar cabizbajo y con los cabellos por encima, difícilmente se pudo haber notado que le miraba - … "¿Quién demonios te crees que soy?" - Dijo, citando aquella frase que tantas veces había escuchado decir a su hermano mayor, antes de erguirse totalmente, apuntando con el rostro hacia el techo con los ojos cerrados antes de inhalar profundamente antes de exhalar con la misma fuerza, aparentemente, terminando de "Regular" su respiración, aunque internamente el agotamiento no se había ido.  

El albino entonces volteó a ver a la azabache, apoyando su mano izquierda y, la mano derecha, la estiró en dirección a la frente de la azabache, "Reteniendo" con su pulgar el dedo índice para luego soltarlo y darle un ligero golpe con ese dedo justo entre los ojos y un poco derriba de la nariz – Si esto me fuera realmente un problema, dudo que pudiera mantener mi puesto como Mandamiento del Dolor- Comentó con una ligera sonrisa, intentando tranquilizarla - Además....no tienes porqué disculparte...Fui yo quien te obligó, ¿No es así? Si lo hice...fue porque quería hacerlo y ya - Soltó un profundo suspiro, moviendo de lado a lado su cabeza durante unos instantes – No puedes con eso sola, creo que ya lo comprobaste. Por eso, voy a pedirte una cosa... - De a poco, bajó su mano – Quiero que prometas qué hasta que no encuentres otra forma de lidiar con ese problema, u otra persona que te ayude, acudas a mi cuando necesites volver a alimentarte. ¿Está bien? - Se notaba que hablaba seriamente, aunque, también...se notaba que ya había empezado a preocuparse por ella y porque eso se pudiera llegar a repetir. En ese instante, volvería a subir la mano en un puño, salvo por el meñique que estiró en dirección a la azabache - Es costumbre que cuando haces una promesa...se entrelazan los dedos meñiques - Explicó levemente en un murmullo de forma rápida - ...Y al que rompe la promesa se le corta el meñique - Añadió con un tono que aclaraba estar bromeando, aunque sabía que así es que había comenzado esa "Costumbre" para empezar.
avatar
Salón : 3 A Dromes : 4071
Reputación : 8
Mensajes : 122
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Lariv & Laina el Miér Ene 17, 2018 7:57 am

Las preguntas que hace unos instantes la habían abrumado no se iban, las tenia en mente, pero al mismo tiempo las ignoraba porque se decía así misma que era algo que debería pensar después. Lo importante en este minuto era detener al zorro, pero a juzgar por las respuestas que le dio, comprendió que este era igual de terco que ella cuando quería serlo, sin mencionar que, no creía estar en posición para criticarlo o si quiera rogarle lo contrario, la misma chica sabia que significaba seguir de esa manera por mas tiempo y aquello no era algo que pudiese permitirse en este minuto, aun tenia que hacer, una misión que cumplir. Por mucho que no le gustara la idea, fuera por orgullo, porque le preocupase realmente la persona que tenia enfrente o por lo que fuera, iba a tener que aguantarse. Callar cada razón que se le viniese a la cabeza, cada excusa o frase y simplemente hacer lo que tuvo que haber hecho desde un inicio.

Ya una vez “rendida” a la única opción que le ponían enfrente y que le dejaban tomar, solo le quedaba hacer aquello que en su interior no dejaba de hacerle sentir cierto disgusto e inseguridad. Volvió abrir los ojos para mirar de reojo al chico al escuchar su respuesta, y aunque no fue la mejor idea que lo hiciera porque el simple hecho de verlo ahí, tan cerca hacia que se apenara ligeramente, manteniendo por un poco mas de tiempo ese sonrojo que no dejaba de parecerle molesto en este instante, sobre todo si pensaba en la posibilidad del chico notándolo. Por otra parte, además de conseguir de conseguir vergüenza por la cercanía, también pudo obtener algo de tranquilidad por la sonrisa que vio, de alguna manera le recordó a esa persona que con solo una sonrisa la calmaba y le transmitía seguridad en los momentos que dudaba incluso de sus capacidades (algo que sin duda pasaba cada muchos siglos). Gracias a ese gesto estaba segura de que si empezaba a sentir que algo iba ir mal podría simplemente parar y tener una fuerte voluntad para decirle no, ya que realmente, esta al absorber lo que seria su “comida” no empezaba a tener una especie de adicción como un vampiro que podría no detenerse porque sabría demasiado bien, es cierto que la sensación podría ser muy agradable, pero dejarse llevar no era algo de su persona en primer lugar, y en segunda, tampoco es que fuera a sentir si quiera algo parecido. Quien realmente podría arruinar todo en ese instante no iba a ser su persona exactamente, sino su joya, claro tomando en cuenta las suposiciones negativas que le eran difícil de alejar de su mente, pero ya no le “perturbaban” como en un inicio.

Algo que noto de manera un poco tardía, fue que desde que había comenzado a absorber aquella energía oscura, cada vez que estaba haciéndolo a través de sus manos esta tardaba más de lo normal, y aunque al principio no sabia la razón por estar preocupada de que la misma no tocara su medallón, además de las posibles reacciones del zorro o algo que fuera a decirle, cuando se le ocurrió mirar de reojo a sus manos se percato de la razón. Tenía puesto los guantes que eran para ayudarle a no destrozar objetos tan fácilmente del cual solo planeo sacarse uno con cuidado, pues, aunque se estuviese “alimentando” en aquel instante, no dejaba de lado el hecho de que recién se estaba recuperando y no podía hacer demasiados esfuerzos, ni moverse mucho aunque lo quisiera. Una vez se lo saco, con algo de dificultad se lo guardo en el bolsillo o al menos lo intento para cubrir parte del objeto, así de paso le ayudaría a que este no hiciera de las suyas en lo que se volvía acomodar. Había intentado hacer todo aquello sin moverse demasiado, ni atraer la atención del zorro, no quería que abriera los ojos y la mirara a la cara, sabia que sus mejillas no tardarían en sonrojarse nuevamente una vez estuviera totalmente consciente de esa cercanía tan…incomoda.

Era de esperarse que una vez terminara de resolver aquel pequeño “conflicto” que tenia en sus manos volviese a cerrar los ojos, concentrando únicamente en sus sentidos, no necesitaba ver para saber la condición del contrario exactamente, se estaba guiando únicamente en el sonido de su respiración, aunque debía admitir que cada tanto abría uno de sus ojos un poco para observarlo por si las dudas, notando en una de esas ocasiones que el contrario estaba ¿Sonrojado? Al principio se pregunto si era por algo grave, sin embargo, entre tanta pregunta y pregunta de su razón, termino llegando a la conclusión de que quizás no era nada de las cosas algo exageradas que estaba pensando, sino que al igual que ella podría estar incomodo.

Alejo todo tipo de pensamiento al minuto después para concentrarse en lo que tenia que hacer con tal de no distraerse, y una vez se sintió de una manera bastante estable paro. No quiso seguir adentrando mas de aquellas energías a su cuerpo porque, a pesar de que había conseguido traer esa tranquilidad a su mente antes de empezar, de que el zorro aun no mostrara un cansancio exagerado que le dijera “¡Hey! te estas pasando” seguía esa preocupación ahí. En el pensamiento de la azabache desde un inicio había estado la idea de tomar lo justo y necesario, que, aunque quizás no fuera lo que el contrario quería exactamente, le parecía suficiente. Laina notaba la diferencia de comer demás o lo justo necesario de la comida mundana con la que era de ella realmente, la notaba en una gran medida porque podía sentirlo de alguna manera. Esta última le ayudaba a sentirse “completa” a diferencia de la otra que solo le daba la impresión de solo ayudarla a no deshacerse, era algo que sin duda le era difícil de explicar cada vez que tenia que ponerlo en palabras en su mente, pero podía asegurar que aunque fuera lo justo y necesario, no necesitaría mas en un periodo algo extenso comparado a la otra.

Dejo que el contrario se alejara, en lo que volvía a cerrar los ojos por unos segundos al no querer mirarle en lo que se acomodaba, claro, diciendo aquellas palabras que creía necesarias expresar aunque le costara. Ya para cuando termino solo se quedo en silencio, mirándole y sintiendo cierto resentimiento contra si misma solo por escuchar esa respiración. Ante su pregunta solo se le quedo mirando en silencio mientras en su mente decía mas de alguna respuesta que no pensaba decir, porque no creía que fuera la “correcta” para lo que ella pensaba “…el jefe de cuya organización aun no me he informado del todo” Fue una de ellas “Un zorro con instinto de cazador desagradable” Fue otra “Un ser de un mundo distinto cuya capacidad máxima desconozco y dudo poder comparar con la de mi rey en estos momentos por falta de información” Respuesta de ese tipo cruzaron su mente una tras otra sin darle una que realmente dijera “Esto es lo que pienso de ti” hasta que llego una de las cuales no dejaba de traerle un montón de dudas “Un compañero...hm.. ¿Un amigo?” Lo había pensado solo por recordar las palabras del albino de no hace mucho rato había dicho, y que, en este instante no dejaba de hacerle meditar, haciendo que la Meshitsukai bajara levemente la mirada, quedándose en silencio ante la pregunta. No sabia como contestarla con exactitud si tenia tantas formas de describirlo tanto de forma desinteresada, desagradable como agradable.

El golpecito que sintió mas las palabras del zorro hicieron que volviera a mirarle y saliera de aquel mar de dudas en el que estaba, apoyando los dedos de una de sus manos por unos segundos en la parte que había sido “golpeado” como un acto de inercia, no porque realmente le hubiese dolido-…yo no te culparía tomando en cuenta que vengo de un lugar donde muchas cosas funcionan diferente. Perfectamente podría ser algo que podría estar dentro de tus limites como no... y ante la inseguridad, preferí ser prudente...-Dijo esto último bajando gradualmente la voz. No lo había dicho con la intención de ofenderlo, ni decirle que no fuera capaz, de hecho, de todos los seres con elemento oscuridad que había conocido hasta ahora, creía que era el mas capacitado para lo que necesitaba, pero eso no significaba que realmente lo fuera, era solo su opinión, y ahora que veía su condición, podía estar segura de que no estaba equivocada. No había absorbido todo lo que realmente debería haber hecho por razones antes dichas, pero eso le había bastado como prueba, si es que podía llamarle así, ya que realmente no tenía planeado volver hacerlo, ni en ningún momento había pensado en probar a su acompañante de tal forma.

Saco con cuidado su guante del bolsillo para ponérselo, sin dejar de prestarle atención al contrario como era de esperarse-¿Hm…?-Cuando escucho que quería pedirle algo, además de levantar la mirada nuevamente porque la tenia fija en la prenda que se estaba acomodando, se notaba ligeramente que estaba extrañada, mas que eso, que tenia realmente la curiosidad de saber lo que fuera a pedirle y cuando la respuesta de la pregunta que tanto se estaba haciendo de momento fue respondida, pestañeo un par de veces mirando el gesto que hacia con la mano…y que entendió una vez escucho la explicación que este le dio. Levanto su mano dudando si hacer tal promesa, pues para ella eso significaba mucho, era algo que no rompería por nada del mundo ya que, si lo hiciera, su orgullo, su honor serían los heridos, cosas que le eran muy importantes en su vida y que a veces encontraba fastidiosas porque la retenían o la obligaban hacer acciones que no querían, no obstante, sabía que si la hacía, aquellas acciones, aquellas promesas, era por una razón y no porque sí.

Miro de reojo al chico al rostro, luego a su mano tomando una decisión al fin sobre lo que haría tras pensarlo un poco-…mientras estés bien…-Murmuro, en lo que finalmente la chica estiraba el meñique igualmente con la mano empuñada, para entrelazarlo con el del chico. Aquellas palabras las había dicho sin pensarlas mucho, solo lo había dicho y ya, haciendo notar que el asunto aun le preocupaba en cierta manera, él le preocupaba y ella misma ya se había dado cuenta con esas palabras que ni pensó. En un principio tal vez no lo había notado, o no había querido notarlo, no se había parado a cuestionarse porque realmente no quería que le pasara nada grave, es decir, le había matado hombres, lo había fastidiado y le había llamado perro, agregando que ella no era exactamente la señorita preocupaciones por el mundo entero, todo lo contrario, las personas por las que se preocupaba no estaban en ese lugar o eso quería creer, sin embargo, ahí estaba, demostrando de manera algo extraña que le importaba su salud sobre la de ella, después de todo, si lo veía desde otro punto, ella podía “revivir” una vez mas antes que ocurriera un desastre en su mundo a diferencia del albino, claro, si es que todo en el lugar que provenía estuviese bien entre otras cosas que podría considerar detalles a omitir de momento por conveniencia. (?)


Última edición por Lariv & Laina el Jue Ene 18, 2018 7:21 pm, editado 1 vez



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 18229
Reputación : 2
Mensajes : 141
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Viral & Kiba el Miér Ene 17, 2018 8:01 pm

No estaba del todo acostumbrado a otorgar sus energías a otros seres. Es más, de por sí no estaba acostumbrado a entregar su energía como tal, que era aquello que controlaba a la perfección... La oscuridad, que vendría a ser más su elemento secundario que primario, era más difícil de entregar en grandes cantidades de lo que le resultaría normalmente. Convertir su propia energía vital en plena oscuridad era lo que volvía aquel proceso tan agotador. Más, otro factor que había que tener en cuenta, era el hecho de estar en uno de los pocos sitios donde podría estar completamente aislado de las constantes fuentes de energía que puede tener. Aislado de cualquier ser vivo, de cualquier persona o de cualquier planta que pudiera transmitirle la más mínima ayuda que en general siempre tenía....también fue algo que le jugó totalmente en contra. De todas formas, aquello no acabó siendo lo suficiente como para detener la enorme terquedad que a veces el albino podía tener, la cual, sin dudas había heredado y aprendido netamente de Viral. No llegó a sentirse realmente mal, y lo único que llegó a experimentar fue un par de mareos y un constante cansancio del cual no creía que le llegara a costar recuperarse. Claro estaba que, era probable qué aunque llegase a comenzar a sentirse realmente mal, se hubiera contenido el tiempo que fuera necesario. Si bien no era la forma de actuar que tenía con subordinados y/o compañeros....si era la muy rara forma de actuar que había demostrado con las pocas personas a quienes había podido llegar a considerar alguna vez, amigos.

Tan solo fueron unos instantes los que necesitó para terminar de recuperar toda la compostura en su ser, aunque ahora sentía un cansancio que permanecía y por el cual, seguramente llegaría a dormir al sillón de su casa hasta que Viral lo saque de ahí o algo por el estilo. Era normal que la azabache estuviera preocupada acerca de sí el chico sería capaz o no de contener aquella cantidad de oscuridad que sacaría de su cuerpo, pues ni él mismo tenía claro cuanta sería la cantidad que le arrebataría, y suponía que al haber ella viajado de otro mundo.....La cantidad que tomaba podía haber crecido sin ella darse cuenta o algo por el estilo. Aquello lo comprobó con sus palabras, notando que tampoco pretendía buscar dejarlo vacío o algo por el estilo – Bueno, bueno … - Dijo en medio de un suspiro – Ya comprobaste que no hay nada de qué preocuparse ~ - Dijo algo confiado de que podría lidiar con eso, aunque en sus adentros no sabía si la chica se había limitado también en cuanta energía quería absorber y, por ello, tampoco supiera cuanta era la real cantidad que pudiera llegar a absorber. Aquello tan solo podría descubrirlo con el paso del tiempo, y quizá, ni si quiera así llegara a enterarse de la verdad. Pero no era algo que le terminase de preocupar....tanto, pues tenía pensado ahora "atarla" por decir de algún modo, a que deba dejar que le entregase aquella oscuridad que necesitase cuando necesitase. Y si aceptaba ello...el albino podría permanecer más calmado con mayor facilidad, aunque seguramente su cuerpo no del todo si la chica se excedía por accidente o algo por el estilo.

Logró tranquilizarse total y completamente una vez las palabras afirmativas de Laina se hicieran escuchar, dibujándose sin darse cuenta en ese momento, una pequeña pero perceptible sonrisa sobre el rostro del contrario en los instantes que sus meñiques se entrelazaron. Era la segunda promesa que había pactado con su contraria, y se aseguraría de cumplir ambas a cualquier costo tal como acostumbraba a hacer con la más mínima promesa que hiciera. La primera que le había hecho, ya de por sí podría considerarse un pequeño dolor de cabeza para el albino por el tiempo extra que le había costado el conseguir a cambio que la "Intrusa" que encontró en media misión empezara a servir para él. Ahora podría sumarse otro, y es qué tendría que descubrir por las malas si realmente era capaz de otorgarle a la azabache la oscuridad que esta necesitara, ya que, desconocía cada cuanto tendría que volver a "Recargarle" aquellas energías para que pudiera mantenerse estable y en buenas condiciones. Debía tener cuidado con eso, lo sabía, pero......sabía también que estaba, dentro de lo que cabía, "Seguro". ¿Porqué? Las palabras de la azabache le confirmaban qué él no era el único que se preocupaba por el otro. Si aquello era solo porque se tratara de quien buscaría el método para regresarla a casa, o....algo más, era algo que por el momento solo la azabache sabía.

Confiaba en que la chica cumpliría su promesa, pues no parecía ni había demostrado ser el tipo de persona que no cumpliera su palabra - Está hecho, entonces – Dijo el chico notablemente más tranquilo que hasta hace unos instantes atrás, mientras desentrelazaba sus dedos para bajar la mano de nuevo, apartándola de la chica – Si en algún momento tienes alguna....emergencia con eso - Apoyó la espalda contra la pared en donde estaba apoyado hace unos minutos para luego simplemente dejarse caer lentamente hacia el suelo, sentado y soltando una exhalación de completo alivio, como cuando logras descansar luego de haberte agotado con constantes ejercicios - Creo que sabrás donde encontrarme.... - Bromeó con un tono de voz obvio ya qué, sabía que ahora sabía dónde vivía, donde estudiaba y, de encontrarse actuando para los Mandamientos como Pain o Ghost Fox, no le sería difícil ubicarle....tomando en cuenta que, de hecho, ella tan solo iba a responder a sus órdenes directas y no a cualquier otro soldado o propio mandamiento. Realmente, se podría decir incluso que Laina tenía más formas de encontrarles de las qué el propio Viral o cualquier otro mandamiento tenía, en gran parte, de hecho....por simples casualidades que compartieron.

Creyó que durante unos segundos podría mantenerse tranquilo, calmado y relajado, mientras recuperaba las fuerzas que había gastado...pero no, estaba totalmente equivocado. Casi al mismo instante en el que se sentó, escuchó un sonido no muy perceptible para el cual, su oreja se movería en su dirección inmediatamente y, a lo que Kiba, subiría la cabeza - ¿Hm? -Durante otro par de segundos, permaneció algo intranquilo, más no tardó en suspirar y tratar de ignorarlo, creyendo que seguramente el ascensor continuaría haciendo múltiples ruidos similares a ese. Durante unos segundos permaneció inmóvil y en silencio, recuperándose de todo lo que sucedía hasta que, de la nada, el ascensor parecería volver a emitir constantes y extraños ruidos, esta vez mucho más fáciles de escuchar que hasta hace unos segundos atrás - ¿Qué demonios....? - Murmuraría con la mirada entrecerrada, mirando hacia arriba que era de dónde venían aquellos constantes ruidos – Tengo un muy mal presentimiento de esto – Dijo pensando en voz alta mientras apoyaba una mano en el suelo y otra en la pared para comenzar a levantarse de a poco hasta qué, de la nada y sorpresivamente igual que hace unos instantes atrás, pareciera como si aquello que retenía al ascensor se " Soltara" durante unos instantes, pasando repentinamente a caer solo un poco más antes de detenerse bruscamente, casi que de un tirón - ¡Hgh! - El cansancio que traía ahora mismo el lobo, más la mala posición en la que se encontraba en ese instante, hicieron que el lobo perdiese totalmente el equilibrio y cayera de costado en el suelo – Hmprf....Definitivamente esto va mal.... - Murmuró nuevamente, en lo que sacudía su cabeza y apoyaba una mano en el suelo para levantar un poco su cuerpo del suelo, más con las rodillas aún en el mismo - Quizá para cuando nos encuentren ya sea tarde - Bromeó el albino mientras se llevaba la mano libre hacia la cabeza.
avatar
Salón : 3 A Dromes : 4071
Reputación : 8
Mensajes : 122
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Lariv & Laina el Jue Ene 18, 2018 8:26 pm

Si bien, el chico no parecía estar tan cansado como la azabache lo esperaba en un inicio, esta no podía dejar de pensar que tal vez el mismo estaba ahora aguantándose el cansancio o al menos pensando la posibilidad de que aquello fuera así, para no preocuparla. Le había visto sonreír para intentar calmarla seguramente, y no podría decir que no lo había conseguido, lo había hecho sin duda, lo mismo con esas palabras que ahora decía totalmente confiado, podría ser que estas no fueran verdad porque no sabía el detalle de que ella no había tomado toda la oscuridad que necesitaba o quizás sí, daba igual, el escucharle de esa manera fue como un granito de arena más para ayudarla a no preocuparse como lo hacía. Soltó un pequeño suspiro de alivio y asintió ligeramente como solía hacerlo siempre-Si ya vi….señor mandamiento-Dijo esto último con un tonito algo burlesco, para luego sonreírle por unos instantes. Estaba claro que ya estaba mas calmada, y se encontraba mucho mejor, aunque el sueño que sentía nadie se lo quitaba, pero aquello ya era un detalle que la chica prefería ignorar y ya, algo fácil de tolerar, además de hacer que pasara por un cierto periodo de tiempo antes de que volviera.

Se quedo mirando las manos de ambos en el momento que los dedos se entrelazaron con cierta curiosidad al ser una extraña forma (al menos para ella) de hacer promesas, bastante sencilla comparadas a las formas que tenían en su mundo, ya que en este realmente, mas que promesas se podría decir que hacían juramentos, curiosamente también usando algo de magia en el proceso, en algunos casos para hacer que se impidiera el cumplimiento de este, en otros por simple protocolo del lugar, y a veces en vez de magia se usaba la misma sangre de los participantes o solamente la del usuario o ambas.

Al instante que levanto la mirada pudo ver en el rostro del contrario una sonrisa de la cual no sabia que pensar, se preguntaba cuál era el motivo exacto, no habían estado bromeando, no que ella se percatara “¿Por lo que dije o por que hice la promesa?” Estaba pensando cual era la razón, es decir, no había visto antes al zorro sonreír porque si, siempre era por bromas, incluso cuando lo hizo por hacerle la venganza a su hermano …había una razón. Cruzo los brazos una vez se separaron, y dejo su vista siguiendo los movimientos del chico en lo que dejaba atrás su cuestionamiento para prestarle atención-Claro ~ -Murmuro, recordando extrañamente las veces que este le había encontrado “…No como tú, pero sí creo poder encontrarte” Comento para sí misma, sin saber si eso debería hacerle gracia o no, ya que en su momento había sido desagradable. Sin importar el camino fastidioso que tomo por si las dudas, o cuando intento alejarse, el chico la había encontrado como si nada e incluso le había dicho que se lo ahorrara, porque era bastante obvio que no iba a poder escapar de él ni ocultándose, cosa que le preocupaba bastante en su momento y le hacia preguntarse reiteradas veces como o por que podía hacer tal cosa. Hizo una sola suposición, es más, lo había hecho a base de una especie de extraño halago/insulto que no espero que estuviera cerca de la realidad una vez la supiera.

La azabache aparto la vista para mirar al suelo del ascensor, intentando meditar alguna solución para su problema, pues había escuchado el suspiro del albino que reflejaba parte del obvio cansancio que adquiriría por su culpa, pero que a simple vista no era detectable. Era evidente para la chica que si volvía a ocurrirle lo mismo en poco tiempo podría terminar siendo peligroso para él en algún punto, claro, suponiendo que estas siempre fueran seguidas. Terreno en el cual no quería entrar, así que estaría mas atenta así misma a este tipo de situación (que a decir verdad suponía que no debería pasar hasta dentro de un buen tiempo por razones obvias) y buscar una solución pronto, alguien mas fuerte obviamente no iba a ser fácil de conseguir, otro tipo de comida no lo veía muy viable, y la otra solución que se le ocurría no estaba dentro de sus opciones porque estaba segura de que algo así no existiría dentro de su mundo. Dentro de sus constantes cuestionamientos sobre lo que podría hacer escucho un sonido que antes no habría podido captar por el simple hecho de su débil estado que hacia que cada una de sus capacidades se entorpecieran de una manera sorprendente. No miro hacia arriba, ni mostro interés como lo hizo el zorro al creer que no seria gran cosa, pero al escuchar nuevamente sonidos cada vez mas notables no pudo evitar mirar hacia arriba, preguntándose qué pasaría ahora “…¿Volverá a subir y bajar como antes..?” Se dijo mentalmente en lo que separaba sus propios brazos-…Somos dos-Contesto inconscientemente, sin apartar la mirada del lugar donde la tenía hasta que el lugar se movió de una manera no tan esperada por parte de la chica. Lo había esperado en cierta forma, pero no supo predecirlo para alcanzar a posicionarse, es más, termino cayéndose sentada, amortiguando parte de la caída con las manos en lo que rápidamente dirigía la mirada hacia el contrario-¿Estas bien Kiba?-Pregunto, viendo que al parecer no se había pegado fuerte. No lo había visto levantarse por estar mirando al techo, sin embargo, si había escuchado que se estaba moviendo y pensó que tal vez por aquello, no había caído en una buena posición comparado a la que esta había caído. Tampoco creía que se hubiese dañado realmente o al menos no quería pensar en aquello, pues la misma desconocía cual era el estado real del chico, ni como eso podría afectarle, considerando que esta al estar débil se volvía totalmente vulnerable, por no decir que inútil cuando llegaba a situaciones extremas.

Había algo que no había dicho la Meshitsukai porque no lo encontró necesario, e incluso pensó que tal vez el albino podría haberlo deducido si es que la había visto. Aquellas “recargas” eran para que realmente su cuerpo no se desvaneciera, pues aun con el pacto, aun estando ligada con un objeto a este “plano” del mundo, necesitaba que la estuvieran manteniendo cada cierto tiempo en ese lugar, después de todo, era como estar “luchando contra la lógica que se aplicaba al mundo” y por ello cada vez que tenia "hambre" empezaba a debilitarse de una manera tan lenta hasta al punto de llegar agonizar, ya que era su cuerpo el que lentamente se estaba deshaciendo.

La chica no quiso moverse de donde estaba, ni siquiera lo estaba pensando, el sonido del ascensor o al menos el movimiento le había dado a entender que tal vez, uno por parte de ellos por mínimo que fuera podría hacer que el lugar se pusiera….quizás un poco más peligroso de lo que aparentaba ser-…. ¿Tarde para el ascensor o para nosotros..?-Pregunto con el mismo tono de broma que el chico mientras volvía a mirar el techo de reojo-…¿Crees que sea nuestro castigo por intentar escapar de Lariv?-Consulto esta vez con una pequeña sonrisa en el rostro para luego mirar la puerta del lugar por unos segundos antes de mirarle nuevamente en lo que encogía levemente los hombros-Tal vez…debimos hacer salido y luego huir hacia otro lado-Sugirió sin mucho ánimo, porque conociendo la loba, seguramente eso no hubiera funcionado. Tenia el olfato igual de irritable que el del zorro, seguro en el momento que desapareciera del rango que los quisiera se lanzaría encima de alguno de los dos.

No paso mucho antes de que el ascensor volviera a hacer algunos sonidos extraños y repetir el proceso de hace un rato atrás de una manera un poco mas brusca, antes de aparentemente empezar a subir dando pequeños “saltos” en el camino antes de volver a bajar de la nada de golpe un poco y terminar frenándose en lo que las luces de reserva se apagaban, dejándolos a oscuras mientras se escuchaba que las puertas del ascensor se abrían algo. La azabache rápidamente miro hacia la puerta por inercia, sin embargo, a través de esta no veía mas que una especie de pared oscura, no era un lugar donde se pudieran bajar como era de esperarse, y al alzar un poco más cabeza para intentar mirar hacia abajo, tampoco veía que el siguiente piso estuviese cerca, es más, no creía estar segura de donde estaba el siguiente, por lo que intento levantarse con mucho cuidado por las dudas, para acercarse solo un poco a la puerta, quería intentar mirar bien tanto hacia arriba como hacia abajo, quizás sonaba una locura pero si el próximo piso de bajada estaba cerca podrían salirse de ahí intentándolo, o tal vez no, la puerta de esas paradas de seguro estarían cerradas y…el espacio entre el ascensor y la puerta no era demasiado para una persona normal. Ella tal vez podría intentarlo para averiguarlo, sin embargo, en el caso extraño que lo lograra, dejaría al albino solo y eso no era algo que fuera hacer ahora, es más, no veía la urgencia de salir mientras la maquinita no explorar-No…parece que estemos cerca siquiera de una puerta donde suele parar esta cosa…-Comento con cierta extrañeza, para “informarle” si es que podía decirlo de esa manera a su acompañante al tener la facilidad de ver en lugares oscuros. Lo que más le extrañaba es que no pudiera ver ni siquiera el marco de las puertas de alguna de las paradas, ¿Tal vez ella no las había visto por descuido? ¿O no las había identificado? Solo por las dudas volvió a ver, pero es que la posición en la que estaba tampoco le dejaba ver algo diferente, le parecía todo tan igual. Chasqueo la lengua del fastidio que le daba no poder verificarlo bien “¿Estamos entre medio de dos pisos?” No recordaba que la distancia de un piso a otra fuera demasiada, y si no veía ninguna salida debía ser por algo que seguramente desconocía.

Volvió a su lugar con lentitud y cuidado como lo había hecho anteriormente en lo que daba un pequeño suspiro-¿Crees que ya estén intentando reparando esta cosa o solo este empezando a empeorar?-Hablo en voz baja en lo que seguía moviéndose despacio, hasta que le dio la impresión de que el lugar había tambaleado, ahí fue cuando simplemente prefirió quedarse quieta, tal vez había sido parte de su imaginación, pero si pasaba algo más, no quería que fuera por andar de “inquieta” por el lugar. (?)



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 18229
Reputación : 2
Mensajes : 141
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Viral & Kiba el Vie Ene 19, 2018 6:23 pm

Aparentemente resultó no ser el único que se había percatado de aquellos muy extraños ruidos que provenían desde la maquinaria del ascensor por derriba de ellos, y normal que fuera así, tomando en cuenta la "Tensa" situación en que se encontraban con un ascensor defectuoso que parecía estar a solo unos instantes de caer. Ya hace unos instantes atrás, cuando penas se quedaron encerrados, había demostrado no estar quizá en perfecto estado e incluso había llegado a "Caer" un poco. Acto que, tras pasar todos esos ruidos que no paraban de incomodar a los dos que yacían en el interior del ascensor, se repetiría. El brusco movimiento del ascensor "Soltándose" durante una brevedad de tiempo, cayendo durante unos instantes, bastaría para hacer caer al chico y, parecía que a la azabache también - Si, si, estoy bien … - Murmuró en lo que con un pequeño quejido se intentaba levantar con cuidado, debido al ligero dolor que le dio el golpe de aquel repentino movimiento, más que nada por lo temporalmente que se halló durante esos instantes luego de haber entregado parte de sus energías a la chica - ¿Tú estás bien? - Preguntó de vuelta mientras se apoyaba en la pared del ascensor para finalmente erguirse completamente. Lo más probable es que aquel cansancio y debilidad que se traía no fuese más que un … "Efecto secundario", de haber perdido bastante energía "De golpe", cosa que hacía que no se preocupara tanto por sí mismo. Por lo menos, aún. Si la próxima vez, tomaba más...tendría que comprobar cuál era la máxima capacidad que tenía para entregarle aquella oscuridad que ella necesitaba.

Ante la broma, no hizo más que soltar una pequeña risa entre dientes, intentando también ignorar un poco la seriedad de la situación para poder permanecer relajado y no con los pelos de punta, como seguramente estaría cualquier persona normal en la situación en la cual se encontraban ambos - ¿Un castigo divino.....? Quién sabe... - Respondió sarcásticamente - Probablemente se hubiera percatado y nos hubiera arrastrado de todas formas....Como en la entrada del centro comercial. Cuando intentaste quedarte atrás para abandonarme con la loba - Bromeó nuevamente, recalcando esa última parte como si estuviese molesto, aunque por la expresión ligeramente divertida que poseía en su rostro, se notaba que simplemente estaba jugando con ella. Suspiró profundamente, a sabiendas de que seguramente cualquier otro intento de escape hubiera sido totalmente inutilizado por la loba. Si tenía los sentidos tan refinados como él y Viral....eso no lo sabía, pero suponía que se estaría al pendiente de ellos cada segundo para asegurarse de que no se le iban a escapar. Por ello fue que tuvieron que aprovechar el más mínimo descuido para salir de ahí, ¿No?....Y.....acabaron encerrados de todas formas. Aunque esto último no se debió por nada más que un increíble golpe de pura mala suerte. De tantos recorridos que había estado haciendo el ascensor en el día, resultó justo ese instante, justo ese momento, el que decidiría para fallar.....Y claro, todos los idiotas que pasaban por ahí decidirían seguir con sus vidas y no reportar nada. Después de todo, ¿Cuántas probabilidades había de que alguien hubiera quedado atrapado ahí?

Cuando las cosas ya parecían volver a mantener un cierto margen de tranquilidad, como lo tuvieron luego del primer repentino sube y baja del ascensor, la cosa se repitió, con mayor intensidad. Kiba, estando justo en el extremo de una de las esquinas del ascensor, pudo quedarse afirmado de ambas paredes en lo que el ascensor se movía de arriba abajo, guardando el equilibrio en lo que este volvía a frenarse de una vez, más llevándose en ese instante, aparentemente, las luces que le quedaban al ascensor – No me digas qué... - Alcanzó a murmurar, hasta que el sonido de la puerta entreabriéndose y, luego de que sus ojos se acostumbraran con relativa facilidad a la oscuridad en la que ahora estaban, pudiera ver que efectivamente, la puerta parecía estar algo abierta. El chico bajó la mirada con un profundo suspiro de resignación, entendiendo entonces que la electricidad del ascensor se había ido completamente tanto como para si quiera mantener las luces de emergencia o, como para mantener bien y activo el funcionamiento básico de la puerta. "Estamos en problemas" Pensó para sus adentros, dudando si a para esas alturas, Laina tuviera la suficiente información acerca de ciertos aparatos tecnológicos como para poder saber lo mal que iban las cosas ahora mismo. Por lo menos, si es que entendía que ahora sí que tenían un problema entre manos....no se le notaba del todo. Solo esperaba que esa cosa pudiera aguantar el tiempo suficiente hasta que, por lo menos, ya supieran que había un par de personas allí presentes – Genial....creo que nuestra suerte va de mal en peor... - Respondió con una ceja arqueada. ¿Como es que podían tener una tan mala racha solo por no querer ir a comprar ropa?

Llevándose una mano hacia el rostro, tapando media cara, el chico se resignaría a quedarse mirando en dirección a la puerta semiabierta del ascensor – Ni idea. Si es que se dieron cuenta, es probable que intenten arreglarlo y, de todas formas, la situación solo nos empiece a empeorar – Se encogió de hombros. Se cruzó de brazos y se notaba como ahora esos intentos de no mantenerse con los pelos de punta, cada instante iban desapareciendo - … ¿Crees tú que Lariv ya se haya dado cuenta de que no estamos con ella? - Dijo intentando volver a relajarse un poco y, lo consiguió, volviendo esa breve sonrisa divertida a su rostro y aludiendo claramente a lo distraída que a veces Lariv podría ser. Más esos pequeños instantes de tranquilidad, no tardarían demasiado en desaparecer. La expresión de Kiba volvería a formarse en una totalmente seria, neutral y concentrada, apenas escuchara un sonido....completamente distintos a todos los que había estado escuchando antes. Este era demasiado, demasiado pequeño y difícil de distinguir.....y no parecía venir de maquinaria alguna, lo que lo hacía más extraño aún- ¿Hm...? -  En medio de aquella confusión, el albino levantaría la palma de su mano en señal de que guardara silencio. ¿Podría ser que alguien intentaba abrir una de las puertas que daban con el ascensor o algo así para poder arreglar la situación? ... No, no era como si estuvieran abriendo algo.....y Kiba no podía terminar de entender qué era lo que estaba escuchando.

Se quedó unos instantes mirando hacia arriba con los ojos entrecerrados, totalmente concentrado. Entendía ahora que ese sonido venía sí o sí de afuera y, qué si ahora era capaz de escucharlo, era por el mero hecho de que la puerta se había abierto. Finalmente, cuando pudo descubrir qué rayos era ese sonido...fue que se alertó - …. ¡QUIETA! - Inmediatamente, su cuerpo resplandeció en aquella energía verdosa hecha de su propia aura con la cual, se elevó a una relativa velocidad mientras se dirigía hacia el techo, sin antes saltar ni hacer ningún tipo de fuerza contra el ascensor para evitar forzarlo más de lo que ya de por sí, se balanceaba. Antes de chocar contra el techo, llevó sus garras contra el techo en los que imbuía ambas en aquellas energías que aún le quedaban y, de un fuerte zarpazo, podría abrir una abertura en el techo que, con ayuda de aquella aura con las que las energizó, logró aumentar el largo y la profundidad del corte y dar también con el resto del espacio en donde se movía el elevador. Allí, se podía ver como la cuerda que sujetaba al ascensor estaba de a poco rompiéndose, siendo ese el ruido que había estado escuchando apenas. En el instante que Kiba ya pudo verlo, el mismo cedió y se rompió totalmente, dejando caer el elevador. El albino, inmediatamente y tan rápido como pudo, pasó por aquel agujero, abriéndolo un poco más al entrar él por la fuerza independiente del tamaño no muy grande que tuviera y, apenas pudiera, sujetaría en el aire el trozo de la cuerda que se había roto del ascensor con una mano mientras que, con la otra, sujetaba la otra mitad de la cuerda - ¡HGR...! - Apretó los dientes con fuerza en el instante que ambas cuerdas se tensaran totalmente, sintiendo el fuerte tirón en cada uno de sus brazos y como ambas cuerdas se le empezaban a resbalar. En ese instante, se ayudó, creando debajo de sus mangas unos pequeños hilos de oscuridad –Como los que creó para atar a Viral-, los cuales se amarraron dolorosamente a sus muñecas para luego sujetar también cada extremo de la cuerda. Más, sabiendo que el peso del ascensor era demasiado incluso para él, el albino tuvo que hacer uso de sus poderes, rodeando en ese momento el ascensor de aquella energía verdosa y ejerciendo por debajo de este, una fuerza adicional que le ayudara a soportar el peso – S-si sales de ahí pronto, te lo agradecería - Comentó en un tono sarcástico e incluso con una ligera y forzada sonrisa, antes de cerrar los ojos nuevamente de la exigencia física que le causaba el estar jaloneando con un brazo un objeto que llegaba fácilmente a pesar más de una tonelada, sin estar el en las mejores condiciones para hacerlo. Quizá dejarlo caer no hubiera sido tan malo, pero...sabiendo lo viejo que era el ascensor.....dudaba que llegara a tener el maldito sistema de seguridad que la mayoría tenía, y no quería arriesgarse.
avatar
Salón : 3 A Dromes : 4071
Reputación : 8
Mensajes : 122
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Lariv & Laina el Vie Ene 19, 2018 11:50 pm

Se podría decir que la chica arqueo una ceja al escuchar su respuesta, aunque imaginariamente porque no había hecho aquel gesto realmente. Prefería no “discutir” respecto sobre estados de salud, si él decía que estaba bien le creería mientras no viera lo contrario, como el quejido que escucho por su parte, le hizo desconfiar un poco de sus palabras, pero fingió no hacerlo por el simple hecho de que ese sonido no le aseguraba nada de lo que realmente debería preocuparse, y si creía lo contrario se tomaría así misma como una paranoica, lo cual era algo desagradable para si misma-Estoy bien...mucho mejor la verdad-Respondió, bajando gradualmente la voz, refiriéndose a otra cosa con sus ultimas palabras en lo que revisaba rápidamente su bolsillo por encima de la ropa con una de sus manos. No había escuchado el sonido de que algo se había caído, ni sentido que no estuviese ahí, tampoco había visto algo en el suelo en la mirada de reojo que había dado al lugar luego de ver a Kiba, pero de todas formas la paso para asegurándose, una vez sintió el bulto donde debería estar dio un pequeño suspiro de alivio.

Volvió a mirar al albino que estaba levantándose, a diferencia de ella que preferiría quedarse un rato mas en el piso por seguridad-También puedes llamarle karma-Sugirió con una sonrisa divertida-Ya sabes, por haber estado riéndote de lo que me pasaba con la tecnología-Bromeo, en lo que esta vez ella era la que soltaba una risa la cual se estaba cubriendo con una mano para después bajarla y apoyarla al piso-Y yo no intentaba abandonarte, estaba intentando distraer a Lariv para que escaparas, pero preferiste quedarte ahí parado-Contesto con un tono que hacia poco creíble su excusa, ya que era como quería que sonara realmente-…Totalmente inocente-Dijo esta vez levantando la mano derecha como si estuviera jurándolo mientras tenia una sonrisa algo burlona en el rostro. Era notable que la azabache estaba jugando con el chico al haber escuchado sus palabras, y sobre todo al haber visto esa sonrisa que se lo indicaba, por lo que seguirle el juego no le pareció mala idea, sobre todo cuando la situación parecía ir muy mal. No creía que había que ignorar que podría estar en peligro dentro de unos minutos, pero aun si ellos eran muy tranquilos por fuera, no significaba que en su interior no se sintieran alterados de alguna manera, por lo que hacer un par de bromas estarían bien para mantenerlos calmados o al menos eso pensaba la chica.

Para cuando se levantó intentando averiguar si estaban cerca de alguna parada en las que el elevador solía detenerse podría decirse que se encontraba bastante tranquila al no saber exactamente el gran problema que estaban metidos ambos en aquel lugar, sin embargo, eso no significaba que no lo sospechara, había pensando en una que otra idea de lo que posiblemente podría pasar por muy extraño que le sonara, y no creía estar del todo errónea al escuchar al zorro que al parecer estaba perdiendo la calma-Posiblemente..-Respondió quedándose unos segundos en silencio al estar pensando-…pero dudo que aunque sepa donde estemos, venga a buscarnos-Dio un suspiro que aparentaba cansancio, cuando realmente podría decirse que estaba un tanto molesta-…es decir, lo que al final quería uniéndote a esta absurda salida es que pasaras mas tiempo conmigo-Rodo los ojos al no entender a su compañera con la obsesión de que se llevara bien con el albino para ser los amigos de la vida, siendo que le había dicho tantas veces que no buscaba amistades aunque….no podía negar que el chico le agradaba, pero no estaba segura de sí podría llamarle como tal simplemente porque no tenia idea de que era realmente aquello y le hacía pensar bastante, mas que todo, le hacia preguntarse consecutivas veces varias cosas una y otra vez.

La chica no había notado los cambios del todo en el rostro de su compañero, simplemente porque se había quedado mirando al piso mientras reflexionaba un poco, aquel asunto le estaba haciendo sentirse confundida por no decir que también un lio en la cabeza, mas de lo que debería hacerle. La Meshitsukai que aquello no debía ser así, es más, que no debía pensarse tanto porque uno normalmente sabia que era un amigo, o eso al menos tenia entendido, que normalmente lo sentías, pero ella se preguntaba ¿Qué sentías? ¿La comodidad de hablar con esa persona? ¿O acaso se refería a la extraña libertad que sentía con el contrario para expresarse un poco más? Porque teniendo en cuenta que, si este tuviera su túnica, su máscara, no habría sonreído en ninguna ocasión, ni menos reído frente a él, ni a nadie porque realmente ni con Lariv se había soltado, de hecho, la hacia entrar en cierta tensión que desaparecía cuando estaba muerta de sueño y en la mesa, ahí al menos solo había convivido con una Laina media torpe por estar adormecida pero que intentaba mantener sus modales, y en algunas ocasiones decía cosas incoherentes. (?)

Había ignorado lo que sea que había dicho el albino por estar metida en sus pensamientos, sin embargo, volvió en si al escucharle decirle que se quedara quieta, había estado tan distraída por algo de tiempo y ya creía haberse perdido de algo importante-¿Hm..?-Aquel sonido que se había escuchado antes con mucha dificultad la azabache no lo escucho o al menos no creyó haber escuchado algo por no estar prestándole de toda atención, a lo máximo pensó que había imaginado algo, cosa que no fue así, y se dio cuenta de su importancia una vez vio al zorro empezar a moverse para aparentemente abrir el techo. A penas le vio hacer eso, solo pudo pensar rápidamente que se había cansado de esperar a que el lugar diera indicios de estar derrumbándose o romperse en cada bajada, por lo que lo primero que hizo al ver que hacia fue sacar su medallón para ponérselo en el cuello, si saldrían ella no podría estar cuidando de que no se cayera de su bolsillo, de eso estaba segura, y ya que su joya era mas importante que cualquier cosa para la azabache, se dio el tiempo de ponérselo antes de lograr ver que hacia el chico nuevamente-Lo siento-Contesto ante su comentario a la vez que se movía rápidamente para salir por el agujero que había hecho el zorro, y que sin pensar mucho termino a sujetando de la cintura al momento que vio que dejaba caer el ascensor. No tenia de donde afirmarse la verdad, solamente el cable que estaba ahí y por el cual no pensaba subir antes que el chico, sabía que él estaba débil por lo que prefería quedarse atrás en caso de que perdiera el equilibrio, aunque dudaba que fuera la mejor idea estar colgando de él en ese instante-…-Quería decir algo pero las palabras no le salían, de nuevo estaba apegada al chico de una manera obligatoria y de nuevo estaba sintiendo ese ligero calor en sus mejillas “….tuve que haberme quedado en casa..” Comento para si misma, creyendo que esta salida no había podido salir peor para ella porque simplemente no podía estar peor, tal vez desaparecer en ese cubículo tecnológico que mas le parecía basura no habría sido mala idea sino fuera porque aún tenía una misión que cumplir.

No iba a quedarse mucho tiempo así, abrazando el chico para que la sostuviera en ese lugar cuando este no se encontraba en total condiciones, para nada, lo primero que hizo a penas salió fue mirar a su alrededor buscando algo mas en que afirmarse, pero no encontraba nada, solo el cable arriba de su cabeza que sostenia Kiba. No había una escalera, un fierro o algo por ahí que le ayudara afirmarse para no serle un peso extra al zorro, y como no quería terminar en una condición mas extraña porque se resbalara o lo que sea, se podría decirse que lo “escalo” únicamente para pasar los brazos por encima de los hombros del contrario, sintiéndose aun mas apenada de la situación-…Jeg beklager-Murmuro, intentando disculparse, pero haciéndolo en su idioma natal sin querer y con cierto acento que delataba que no estaba en un estado muy neutral, al menos no para quienes la conocían, ya que sabían que esta solo tenia el acento cada vez que estaba intranquila de alguna forma en su interior.

Paso cierto tiempo antes de que volviera hablar por la vergüenzaincomodidad que sentía. Si se ponía a prestar atención podía escuchar la respiración del chico muy cerca o sus latidos tal vez, o un montón de cosas que no quería notar y prefería ignorar-…¿Subes tu primero y luego me acomodo abajo...? o... ¿Prefieres que me quite lo antes posible?-Murmuro, intentando mantener la voz lo mas calmada posible, ni que se le fuera el idioma de nuevo en el que hablaba con el contrario al de sus tierras en lo que miraba hacia cualquier lado que no tuviera en dirección al rostro del albino. Si antes habían estado cerca, ahora estaban demasiado cerca, quizá para otras personas podrían estar hasta abrazándose en una situación normal, claro esta, pero no, solo estaba a sujetándose para no caerse de quien sabe cuantos metros y encima de un ascensor que obviamente había terminado por la caída, porque las malditas paredes no tenían ni siquiera un pequeño fierro para afirmarse o algo que la ayudara a no estar pegada del albino de esa manera.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 18229
Reputación : 2
Mensajes : 141
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Viral & Kiba el Sáb Ene 20, 2018 1:26 pm

Hubo unos cuantos instantes de tiempo en lo que ambos parecieron calmarse con relativa facilidad, bromeando el uno con el otro quizá ya con un poco más de confianza incluso a como lo habían estado haciendo el primer día de clases de la azabache. Ante su broma, Kiba no hizo más que rodar los ojos con una leve sonrisa y una expresión de "Si, claro", más sin decir nada al respecto. Más esos instantes relajados tampoco fueron a llegar demasiado y de a poco, se fueron acabando, por obra y gracia del maldito ascensor. El albino tampoco podía terminar de entender por qué es que Lariv quería hacer que se uniera un poco más con Laina y, el escuchar esas palabras de su parte, si le sorprendió un poco pues, aunque no lo supuso, era de esperarse tratándose de Lariv. Con ello ya podía suponer entonces que no había nadie que estuviera totalmente seguro de que ellos dos estaban ahí y eso, como no, solo dificultaba la idea de que pudieran encontrarlos...mucho más si es que Lariv y Viral entendían a la perfección que "Desaparecer", cada tanto, llegaba a ser totalmente normal para esos dos. Probablemente hubieran llegado a pasar un largo tiempo en aquel maldito ascensor, de no ser por qué aquella cuerda que evitaba que el ascensor se hiciera trizas, empezaba a deshacerse cada vez más....hasta finalmente, ceder.

Sujetar aquel ascensor le era un esfuerzo extremadamente grande, tanto porqué el peso del mismo superaba con creces el límite de la fuerza física que Kiba alcanzaba en sus buenas condiciones, como por el hecho de que aún se hallaba extenuado por las pérdidas de energías que sufrió con tal de darle una de esas "Recargas" a Laina que ya tanto comenzaba a necesitar. Aquellos hilos que se habían enrollado, tanto en las cuerdas del ascensor y del techo como en las manos de Kiba,  apretaban con gran fuerza, ejerciendo una dolorosa presión sobre las muñecas del chico. De no haber logrado estar en las condiciones suficientes como para hacer usos de sus poderes y, crear una fuerza adicional por debajo del ascensor que tirase para arriba, ayudando a "Alivianar" el peso que debía soportar en uno de sus brazos, seguramente hubiera sido totalmente incapaz de aguantarlo. Sin embargo, hallándose tanto con esos poderes, como con la ayuda de los hilos negros, logró contenerlo y evitar que el mismo se fuera para abajo, evitando si quiera que se moviera cualquier centímetro hacia abajo mientras Laina siguiera dentro de él. Esperó a que saliera de allí, y apenas notó que ya estaba fuera del elevador, no tardó un simple segundo en deshacer los hilos negros que le ataban a la cuerda del ascensor, deshacer aquella fuerza que le ayudaba por debajo de la misma y, simplemente, soltar el ascensor de una vez por todas.

El ascensor, una vez se desligó totalmente del albino, cayó a una gran velocidad y precipitadamente por todos los pisos, alcanzando en ese momento el piso subterráneo y ocasionando un gran estruendo al chocar, destrozándose al instante. La respiración del albino se apresuró de golpe en ese instante, empezando a respirar como si hubiera estado conteniendo la respiración cada instante en el que cargaba con ese peso extra. La mano que se encargó de sostener el ascensor se hallaba totalmente adolorida y, a la altura de su muñeca, se podía ver las notables y algo profundas marcas rojas que causaron los hilos atados a este – Estoy....seguro de que esto cataloga como practicar con pesas... - Murmuró en aquel tono bajo y sarcástico, aún sin terminar de recuperar sus fuerzas o si quiera neutralizar su muy apresurada respiración. Con algo de esfuerzo y cerrando un ojo por lo doloroso que resultaba, intentaba mover los dedos de sus manos, intentando formar un puño para luego estirarlos y repetir el proceso varias veces, intentando quitarle lo tieso a estos. Luego de ello, el chico pasaría a mirar de reojo abajo, notando en ese instante a la azabache aferrada a su cintura para no caer. Hace unos segundos, prácticamente no le había prestado atención y no había terminado de procesar que se le había aferrado por el hecho de estar concentrando aguantando al ascensor con una mano, pero ahora, ya la situación calmándose un poco más....se logró percatar nuevamente de lo incómodo que era el cómo estaban ahora - ...¿Estás bien? - Preguntó, apartando la mirada - ¿Nada te pasó a llevar? - Preguntó, para estar al pendiente si por accidente o algo se había abierto alguna clase de herida con el ascensor por las prisas o, si quizá, el albino había soltado el ascensor demasiado pronto y eso había causado que uno de los trozos rotos del techo le cortaran algo.

Cuando logró calmar su respiración tan solo lo suficiente como para poder concentrarse en lo que le rodeaba, el albino empezó a mirar alrededor, buscando una forma de poder salir de ahí sin necesidad de llamar la atención de las personas que se encontraran cerca de donde sea que fueran a salir. Más sin embargo, sentiría el instante en el que la chica empezaría a moverse - ¿Uhm...? - Se sostendría con relativa fuerza de la cuerda que les mantenía a ambos a varios metros del suelo para evitar que los movimientos de la chica le hicieran soltarse y le miraría un tanto extrañado, notando entonces como avanzaba hasta quedar frente a frente, sujetándose en ese instante de los hombros del albino - ... - Abrió un poco los ojos de la sorpresa e inmediatamente, apartaría nuevamente la mirada hacia otra dirección, ruborizándose un poco debido a lo excesivamente cerca que se hallaban el uno del otro, incluso mucho más de cómo se hallaban hasta hace unos instantes atrás, cuando le entregó casi forzadamente sus energías - ¿E-eh...? - Al escuchar las palabras de la azabache las cuales, no logró entender en lo absoluto, volvería a verle aunque, no tardaría demasiado en volver a apartar la mirada, incapaz de quedársele viendo a la cara a esa distancia o si quiera poder formular alguna palabra - ... - Tenía la mente en blanco y no había nada que se le ocurriera o pudiera decir. Podía sentirlo, ese maldito sonrojo seguía allí presente en su rostro y no parecía apuntar a irse. Lo extraño de la situación hacía que no pudiera terminar de pensar con total calma y eso hacía que le fuera más difícil buscar una forma para salir de ahí o por lo menos saber qué hacer. Miraba a todos sitios, intentando distraerse, pensar en lo que sea, intentar enfocarse en la situación en sí y no en la chica....Y aparentemente, aunque resultara difícil, algo se le terminó ocurriendo.

Durante un rato, el chico permaneció en esa posición, buscando recuperar un poco de sus fuerzas y regular otro poco su aún agitada respiración, o por lo menos, así se mantuvo hasta que escuchó la voz de su contraria. Soltaría un suspiro para luego agitar negativamente la cabeza y quedarse mirando a otro sitio - ... No creo que subir por esa cuerda sea lo mejor... Ahora ya deben de haber reportado lo del ascensor porque estoy seguro que el ruido no debió pasar desapercibido y … llamaría demasiado la atención que saliéramos por una de las puertas como si nada – En ese instante, el albino bajaría la vista para mirar hacia abajo, más concreto hacia donde el ascensor yacía destruido – Yo nos llevaré hacia abajo, pero... - Se calló durante unos segundos, como si pareciera estar dudando. Más sabía que bajar allá era la única forma de poder salir de ahí desapercibidamente - ...Con permiso … - Dijo en voz baja, mientras que con el brazo libre que tenía y con el cual se encargó de cargar el ascensor antes, rodeó la cintura de su contraria, aunque más que parecer buscar abrazarla...parecía buscar sujetarla – Ehm....Mantente firme … - Murmuró ahora incluso más bajo que antes, mientras esa energía verdosa empezaba a emerger nuevamente desde cada centímetro de su cuerpo, mientras los hilos negros que lo ataban a la cuerda que daba con el techo, se desvanecían y el simplemente, la soltaba. Como era de esperarse, no cayeron, si no qué gracias a aquella energía verdosa que permitía al albino levitar y, al estar sujetando a la azabache que también se sujetaba de él...ambos permanecieron flotando en el aire.

Sujetándole firmemente ahora con ambos brazos, y con la mirada ruborizada en otra dirección, el albino empezó a descender hacia los pisos subterráneos. El estar en aquella posición tan....vergonzosa, no paraba de resultarle difícil de creer, y tan solo intentaba ignorarlo aunque simplemente, no podía quitarse eso de la cabeza. Definitivamente no estaba acostumbrado a tener tanta cercanía física con alguien.....con absolutamente nadie, de hecho. Por ello es qué casi cada simple segundo en donde descendía con algo de lentitud, para no pasar a exigirse más de lo que debería y perder el control de sus propios poderes para "soltarlos" y hacer que ambos cayeran, se le hiciera eterno. Más finalmente, y tras unos instantes, lograron llegar justo por encima del ascensor derrumbado, frente a una de las puertas que daba con un piso subterráneo. El albino aterrizó totalmente de pie sobre los destrozos del ascensor, dejando en ese instante desaparecer la energía verdosa que le acompañaba y le hacía flotar - … Ya está - Dijo mientras le soltaba de una vez y apartaba sus brazos de ella, a la espera de que hiciera lo mismo - ... Lamento....eso - Tan solo pudo mirarle fijamente durante un breve instante antes de volver a apartar la vista, pues hasta él se había llegado a avergonzar algo. Más intentando no pensar en eso, el chico caminaría hacia la puerta cerrada que daba con el subterráneo y, colocando ambas manos en lo que sobresalía de las puertas, hizo fuerza hacia cada lado para forzarlas a abrirse. Afortunadamente, no había nadie por esa parte del subterráneo que les hubiera podido ver salir...Aunque realmente le terminaba de preocupar más toda la incómoda situación de recién que los llegaran a ver salir de ahí.
avatar
Salón : 3 A Dromes : 4071
Reputación : 8
Mensajes : 122
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Lariv & Laina el Dom Ene 21, 2018 8:58 pm

Desde un inicio la azabache tenia entendido que al salir tendría que afirmarse de algo, sin embargo, al no querer perder el tiempo buscando ese algo y hacerle la situación más difícil de lo que ya aparentaba ser a el contrario, simplemente se terminó agarrando de la cintura de este sin pensarlo para luego buscar a los alrededores si había algo de lo que agarrarse, pero apenas escucho el sonido de fondo por el ascensor ya destrozándose completamente, miro debajo de ella para intentar ver el extraño cubilo destruido, cosa que al final no alcanzo haber bien al darse cuenta de su situación. Trago algo de saliva y por un momento dudo hacia donde mirar, si seguir mirando abajo o si tenia que ver al chico a la cara o si mejor a los lados para seguir buscando, tenia que admitir que aquella posición no era la mejor, de hecho, no creía que ninguna donde estuviera tan cerca de Kiba fuera algo bueno para ella, sus mejillas no tardaban en sonrojarse por la cercanía, por la vergüenza que sentía y eso le hacía pensar que era poco “profesional” o “indebido” entre muchas otras distintas formas que podría llamarle solo por el hecho de no tener que hacerlo, algo en su mente le decía que aquello no debería avergonzarle pues no estaban haciendo nada vergonzoso, indecente o lo que fuera, solo manteniéndose con vida de una caída muy fea.

No había dicho nada ante su anterior comentario porque sentía un nudo en la garganta y la mente la tenía algo en blanco, en lo que intentaba fingir estar buscando con la mirada algun agarre que le sirviera en las paredes, ya que a estas alturas creía haberlas visto completamente, notando que no había nada de lo que buscaba. No pensaba mirarlo ni de broma, no quería toparse con la mirada del contrario estando tan….. seguramente terminaría peor si lo hacía. Prefería quedarse callada, o eso planeaba hacer hasta que este le dijera algo que espero, así como no, que le hablara a lo cual respondió asintiendo con la cabeza y luego negó al escuchar su segunda pregunta-Estoy bien, no me ha pasado nada…-Murmuro con algo de dificultad, asegurándose de que entendiera sus respuestas aunque le hubiera costado pronunciar esas palabras para después hablar aún más bajo-….Noe ubehagelig-Dicho eso, hizo como intentaba aclararse un poco la garganta-.. ¿Cómo estás tú? -Pregunto esta vez ella de vuelta, había alcanzado a ver como agarraba el ascensor y lo que le estaba ayudando hacerlo, suponía que aquello debía doler además de aumentarle algo el cansancio que sentía- ….¿Tu mano está bien?-Agrego al poco tiempo, intentando mantener su voz como siempre. No quería dejar rastros de lo incomoda que estaba o de lo que sentía en general, aquello estaba prohibido en este instante, de hecho, era algo que se prohibía casi todo el tiempo a sí misma, mostrar cómo se sentía, dejarse dominar por sus emociones como para llegar a expresarlo, eso llevaba a la intranquilidad y a tomar malas decisiones en muchas ocasiones, sin embargo, eso había estado cambiando algo últimamente al no sentir la necesidad, no al menos con el contrario a pesar de en el fondo ser su jefe…y ya que no estaba constantemente trabajando como cuando estaba con su rey, ni en su nación donde trabajaba prácticamente todo el día todos los días, incluso cuando tenia que hacerse pasar por la princesa sentía que estaba trabajando por tener que fingir en parte ciertas cosas que obviamente no eran de ella, ni de su personalidad, pero ahora que no, se podría decir que se sentía un poco mas ¿Relajada? ¿Libre? Algo así.

Ya, después de que la posición le incomodara demasiado, aparte de que las ideas de que eso llegara hacer peor por un pequeño descuido y comenzaran a invadir su mente de forma constante, decidió moverse a una mejor posición, al menos una un poco menos vergonzosa de la que quedaría si se resbalaba o si terminaba haciendo algo que no debía. El quedarse enfrente del chico no era algo que le agradara por la falta de costumbre, además de sentir que estaba invadiendo demasiado su espacio personal. No dijo nada, solo se quedo callada, intentando no tragar saliva o que se notara en su respiración que la situación la estaba haciendo estar más intranquila aunque de todas maneras se notara en su rostro por lo rojo. Se quedo mirando hacia otro lugar, intentando concentrar su mente en otras cosas, hasta que decidió que tal vez debería darle una disculpa….lo intento, pero sus nervios la controlaron haciendo que hablara otro idioma y que por lo que había respondido el zorro, aseguraba que no entendía, o tal vez no había sido demasiado clara por estar tan cohibida y no había pronunciado bien las palabras-…que lo siento-Murmuro muy bajito, acto seguido se mordió la lengua intentando buscar algo de calma en lo que le dirigía brevemente la mirada de nuevo.

Realmente cada vez que le prestaba atención al albino no dejaba de sentir sus mejillas tan cálidas que hasta se preguntaba así misma un par de estúpidas preguntas para intentar distraerse, pero es que simplemente no podía. La ultima vez que había tenido alguien tan cerca y no hubiera sido la misma persona que tenían enfrente ahora, había sido su padre en aquel abrazo que aparento estar muy extraño desde un inicio. Dio un suspiro igualmente, uno suave al recordar aquello con cierta preocupación “Solo espero que este mejor yo…” Pensó esto, mirando hacia abajo, y estaba segura de que, aunque pareciera estar en una situación algo cercana a la muerte, su padre podría estar en una peor situación con el reino.

-..Hm-Fue su respuesta ante la negación del chico junto con la razón que este había dado, si era sincera, lo que menos pensaba en este minuto era como no llamar la atención, es más, estaba segura de que no había podido pensar bien en todo lo que había que tomar en cuenta solo por estar muriendo de vergüenza con cada segundo que pasaba de esa manera con el chico-..¿Llevarnos abajo?-Repitió en susurro, al no saber a que se refería “¿Él puede hacer eso?” Y de repente el recuerdo de la presentación de su persona hacia lo que parecía a el ejército de el mandamiento se vino a su mente “Ah..si, puede.” Se termino diciendo así misma para luego rodar los ojos mientras miraba a otra parte, estaba tan distraída con lo que pasaba en ese ahora ya, que había olvidado esa habilidad del zorro que en otra ocasión recordaba también haber sido utilizada contra todas las balas que ponían en duda su existencia en ese lugar de aquellos testigos…también recordó que gracias a él había sido rodeada en dos ocasiones seguidas, debía reconocer que la había hecho dudar en esas dos situaciones de salir con vida y ahora, técnicamente estaba atrapada como en esas ocasiones con él, aunque la diferencia es que en este caso el también corría cierto riesgo y su distancia no era nada prudente “….creo que tendré que acostumbrarme” Soltó como broma para si misma, aunque la verdad no le hiciera tanta gracia, no al menos si tenia que estar así de cerca, el resto era detalles que podría dejar pasar mientras quedara viva.

Miro al chico al escucharle pedir permiso al mismo tiempo que arqueaba una ceja la cual dejo como antes apenas sintió que la rodeaba con el brazo. Aparto la mirada rápidamente, y volvió a morderse la lengua en el interior de su boca, para luego asentir con la cabeza ante su sugerencia que no tuvo problemas de escuchar gracias a la cercanía. Dirigió su mirada hacia un lado distinto en lo parecía estar apegándose un poco mas al chico cuando realmente solo se estaba afirmando como este se lo había pedido como tal “….que diría el rey si viera esto..” Se decía intentando pensar en una de las reacciones graciosas del mismo, no obstante, aunque las recordara a la perfección, estas venían acompañadas de regaños que conocía muy bien y no le eran agradables justamente por lo mismo.

El que le rodeaba con el otro brazo la tomo por sorpresa, y si no fuera porque aguanto la respiración un segundo, hubiera pegado su rostro contra el hombro, pecho lo que fuera del contrario con tal de cubrirse la cara porque la vergüenza le había aumentado en su interior, pero no el sonrojo para su suerte, ese seguía igual y siguió de tal manera en casi todo el recorrido de la bajada donde no se atrevió a mirar al zorro en ningún minuto, segundo, lo que fuera hasta que llegaron abajo y recién pudo poner los pies encima del destrozado aparato tecnológico que Kiba había decidido echar a perder de una manera un poco mas exagerada para la Meshitsukai.

Una vez esa luz verde que le traía cierta curiosidad a Laina pero aún no se sentía en suficiente confianza para preguntar que era desapareció, y el chico aparto sus brazos, esta hizo lo mismo, mirándole al rostro de reojo-…no te preocupes-Musito, volviendo a mirar hacia otro lugar, al parecer ambos se la pasarían de esa manera, evitándose, al menos no se sentía tan “culpable” o mal por estar evitándolo, tenia dado por hecho que no era la única que se incomodaba a tal situación y llegaba a sonrojarse, pero de todas maneras no podía dejar ese pensamiento en su interior de que no debería ser de tal manera y eso estaba “mal”.

Solo volvió a ver a su compañero una vez escucho el ruido de la puerta abriéndose forzadamente y de nuevo desvió la mirada, ya no estaban cerca pero extrañamente aun le parecía algo vergonzoso observarle. Hacerlo le hacia recordar de inmediato como se sentía estar tan cerca de su persona, por lo que prefirió agitar un poco su cabeza espantando el recuerdo “Ya basta.. ni que realmente fuera una princesa para sentirme tan indignada o..ahg..” Sabia que las palabras que decía así misma eran en parte ciertas y en otras no, haciendo que terminara de fastidiarse consigo misma a la vez que caminaba un par de pasos para acercarse a la puerta, mirando de reojo el subterráneo-..uhm..-Hizo el pequeño ruidito de que quería decirle algo, sin embargo, en este instante se le estaba volviendo difícil, no tanto como hace un rato, pero lo era-Gracias...por... ya sabes, sacarnos-Murmuro al cabo de unos segundos que le parecieron eternos y sin mirarle, prefería mirar el extraño lugar que a decir verdad era…quizás la segunda o tercera vez que pisaba, veía y “examinaba”. Era distinto a los que conocía y al mismo tiempo, el que menos le importaba mirar, si lo hacia era por estar buscando una salida, quería irse de ahí, apartarse del chico e ir a su departamento… a su pieza y dormir, dormir olvidando la gran parte de todo lo que había sucedido porque si no, cada vez que lo viera tendría un problema o esa era la impresión que le estaba dando de minuto.

Aprovecho parte del silencio incomodo que esperaba que se formara si es que el albino no decía nada para sacarse el colgante del cuello con cuidado y luego ponerlo en su bolsillo. Suponía que pronto iba a salir, así que era mejor guardarlo, como lo había dicho antes, tentar a la gente a robarlo no era una idea muy buena, ni menos para la azabache que estaba segura de no tener mucha piedad a quien intentara quitárselo por obvias razones. Podría suponerse que era la forma más rápida de provocarla, o al menos buscar un muy desagradable lado de su ser, aparte de que un ser de luz se acercara.

Iniciar una conversación nunca había sido lo suyo, y una que tenia que empezar tras haber tenido un momento algo incomodo mucho menos, le hacía preguntarse si debía decir algo o no, es decir, el silencio nunca había sido molesto entre ambos, pero en este caso si podía sentirse algo la incomodidad, como si aquello que antes disfrutaban antes hubiera cambiado solo por una acción. De repente la preocupación de si su dudosa relación de amistad había cambiado empezaba asomarse en su cabeza. No creía que fuera así, no había pasado nada grave o fuerte para que cambiara, tal vez solo debía esperar a que pasara algo….un día tal vez, para poder volver a sentir ese ambiente tan agradable que tenían antes, no lo sabía-Kiba-Lo llamo antes de dar un pequeño suspiro, volviendo a tener la misma semblante tan tranquila y neutra de siempre, necesitaba controlarse, lo de recién había sido demasiado (?)-...Creo que...-No termino de hablar, estaba a punto de decir que mejor se fueran, pero de fondo ya podía escucharse algunos pasos por ahí que sonaban igual a un pequeño grupo de personas. La azabache ya había entendido a la perfección que los seres de aquel lugar eran fácilmente atraídos por cosas anormales, y a veces se sorprendían, se interesaban o reaccionaban de una manera exageradamente a la defensiva, normal y al mismo tiempo no. Por esto mismo, y por como solían malinterpretar las cosas, al escuchar los pasos de fondo que parecían acercarse a paso rápido, camino hacia al lado contrario de donde venia el bullicio, pasando cerca del albino antes para de paso tomar su mano sin querer cuando realmente quería agarrarle la muñeca, el brazo, otra cosa pero no la mano-…hay que irnos-Completo su frase al fin, sin mirarle si quiera, si no a la dirección a la que se dirigía, hacia atrás de unos autos que estaban estacionados ahí, los cubrirían del gentío.

Una vez estando ocultos, si es que podía llamarle así a lo hacían, soltó la mano del chico, mirando de reojo al grupito que se había formado delante del elevador “….Son como bichos atraído por la luz” Podía escucharse el murmullo de las personas, es más, la chica podía entender que decía la mayoría de la gente y cuando no lo hacia era porque el eco del lugar hacia difícil de entender cuando todos hablaban al mismo tiempo. Comentaban sobre que si había personas en el interior, que por que la puerta estaba abierta de esa manera, que si había algún extraño ser tal vez rodando por el lugar..y fue ese último comentario la que la hizo soltar un pequeño suspiro-…¿Crees que sea buena idea movernos ahora?-Pregunto en voz baja, mirándolo de reojo, sin tomar en cuenta lo que había pasado hace poco porque no se había percatado la verdad, en su mente tenía el pensamiento de que lo que había hecho era tomarle la muñeca, así que al instante que decidió hablarle de nuevo lo hizo totalmente tranquila, ya sin la vergüenza de hace un rato porque su mente estaba más concentrada en que no los pillaran por ahí, la gente estaba especulando cosas raras, y estaba segura que si salían de donde estaban pensarían algo extraño de ellos dos porque lamentablemente, no tenían una apariencia normal. El chico tenía orejas y cola de zorro, ella de por si tenía un pelo llamativo y sus orejas no eran normales, asumiendo que irse detrás de los autos no era la mejor opción, así como quedarse frente el ascensor porque empezarían a interrogarlos. Sin duda no sabía que hacer, aparte de intentar salir pasando desapercibidos por la gente, tal vez por la salida de los autos porque por las escaleras para dar con los pisos de arriba que uff.. estaba segura ninguna de los dos quería volver a pisar.  

Laina no iba a negar que tenia ganas de apresurar la salida del lugar para irse a casa, para pasar de esa situación, pero tampoco iba hacer notorio sus deseos, ni mucho menos apresurarlo a él. Luego de todo lo que había pasado, suponía que estaba cansado y se preguntaba así misma si despedirse en la salida iba a estar bien, no quería que le ocurriera algo en el camino, y estaba segura que por su respuesta en el ascensor que si le decía si quiera que le ayudara a caminar o que si lo acompañaba a su casa o lo que fuera, podría terminar ofendiéndolo, eso sin mencionar que dudaba que el albino quisiera pasar otro largo rato con ella, porque pues… lo de hace poco, la verdad ni la chica lo culparía si quería alejarse.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 18229
Reputación : 2
Mensajes : 141
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Viral & Kiba el Lun Ene 22, 2018 7:37 pm

Suspiró, sintiendo un ligero alivio cuando la chica le confirmó que se hallaba bien y que aparentemente el ascensor no había alcanzado a lastimarla de alguna forma, pues con esa cosa cayendo a esa velocidad, no hubiera sido difícil que algo como eso pasara y tampoco hubiera sido algo muy bonito. Más de todas formas, aquel alivio no perduró mucho, pues era bastante difícil sacar la idea de la cabeza de lo realmente cerca que ahora mismo se encontraban, en esa...tan extraña posición. Intentaba distraerse tanto de la extraña sensación que le daba el tener colgando a la chica de sí mismo, como del dolor que aún pasaba por los dedos de la mano que ahora tenía libre e intentar también sobrellevar el que pasaba por su otra mano, la cual aún yacía aferrada firmemente a la soga que los unía al techo y evitaba que compartieran el destino del ascensor - ¿H-hm...? - Irónicamente, y precisamente por el intento de distraerse de aquella situación, las palabras de la chica le agarraron desprevenido y...distraído - Oh, si, si. Tranquila, está bien...O funcional, creo - Murmuró con la vista pegada sobre su mano. Dolía aún, pero sabía perfectamente qué una vez le diera un poco de descanso, esta no debería tardar demasiado tiempo en sanar o recuperarse. Simplemente, era que, en muy poco tiempo, le había exigido quizá demasiado a su cuerpo...nada más.

El quedar ahora tan apegado ahora a ella, incluso más cerca que como estaban hace unos segundos o que como cuando estaban en el ascensor....si ayudó un poco a que su mente se distrajera totalmente de sus dolencias, aunque lo hacía para concentrarse ahora más en la vergüenza que el chico sentía, una vergüenza que quedaba muy fácilmente a la vista debido a la sangre que llegaba a sus mejillas, ruborizándolas notoriamente y, el constante y apresurado palpitar de su corazón, el cual incluso llegaba a dudar si Laina era incapaz de escuchar por la enorme cercanía que tenían el uno con el otro, llegando prácticamente a estar pegados o....abrazados - Hmf...No...no importa - Murmuró como respuesta a su contraria, intentando mantener la compostura y hacer sonar como si no le importase en lo absoluto, aunque aquello fuera una simple mentira pues no se hacía demasiado difícil notar la incomodidad que el chico se traía consigo ahora mismo. No hizo más que asentir con la cabeza cuando la chica le preguntó nuevamente lo que haría para luego, simplemente, bajar con ella.....ahora si totalmente sujetados el uno del otro, de una forma quizá mucho más vergonzosa de cualquiera de las otras formas o situaciones en la que habían estado juntos. Ni si quiera en la escuela, que era donde tantas personas solían haber, observándolos, insistiendo en que se debían de gustar y de más, es que se había sentido "avergonzado" o algo...si no precisamente ahora que no había nada ni nadie que pudiera verles o algo por el estilo.

Durante el descenso, por más que lo intentara, no pudo haber un solo instante en el que pudiera simplemente distraerse de la situación. Estaban...demasiad, demasiado cerca uno del otro, y no quería ver a la cara a Laina en esa posición, aun cuando sabía que, si ella le miraba, notaría que Kiba parecía estar apartando la mirada a propósito y eso podría ser quizá, más extraño incluso. Intentaba hacer lo posible por pensar en lo que sea, y en ello, le llegó a la mente la idea de los libros recién comprados que se le habían quedado en el elevador justo antes de saltar a sujetar el cable. Recordó que no los había agarrado y claro, era obvio pensar que, con las prisas del momento, Laina tampoco lo había hecho. Ahora mismo, aquellos libros que había comprado hace tan solo unos instantes, yacían enterrados en escombros y en trozos del elevador averiado y destrozado, si es que los libros no se habían hecho pedazos también porque tampoco es como que hubieran sido de una excelente calidad o algo por el estilo. Ese pensamiento fue el único que llegó a tener a parte de su cercanía con Laina en el descenso hacia el elevador destrozado y, aun así, no logró ser lo suficientemente "Preocupante" o lo que sea, como para hacer que su atención se fuera por más de unos simples y breves segundos.

Ya para cuando llegaron al suelo y se soltaron de una vez, pudieron tomar cierta distancia entre cada uno y salir de una vez hacia el subterráneo, aunque bueno, había que admitir que con eso...un silencio incómodo pareció llegar de la nada entre los dos. Uno que no había tenido lugar alguno hasta ahora. En ese momento, por más extraño que fuera...no tenía idea de qué hacer. Nunca le había pasado. ¿Sentir tanta vergüenza por una persona...? ¿Terminar en un silencio incómodo? Era la primera vez que le pasaba, y no tenía idea de cómo actuar al respecto. Ni en la escuela, cuando compañeras o demás chicas allí intentaban llamar su atención acercándosele de más o cuando acababa por A o por B con más personas en un completo y absoluto silencio....nunca tuvo problema con simplemente ignorar y hacer como si nada pasara, más ahora sí, y era ello lo que ahora tanto le confundía. No sabía que decir o que broma hacer para calmar la situación, de golpe, fue como si todo ello le hubiera puesto....totalmente en blanco - ¿Hm? - Cuando creyó escuchar algo por parte de su contraria, voltearía a verle de reojo - Por nada, supongo … - Respondió mientras se rascaba detrás de la nuca con una mano, sin poder terminar de dejar pasar aún todo lo anterior (?).

El chico se mantuvo allí en el subterráneo, intentando ignorar aquel incómodo silencio que se había formado entre los dos y el cual no parecía apuntar a irse, por lo menos por ahora. Tan concentrado se hallaba en intentar no pensar en eso...que terminó distrayéndose de todo lo demás, notándose en ese instante lo "Distraído" que se encontraba en la expresión de su rostro. Por ello, le volvió a tomar por sorpresa el instante en que la chica le hablara, y eso probablemente se le hubiera notada - ¿Hm? ¿Qué pasa? - Preguntó, más justo cuando escucha la respuesta de su contraria, los murmullos se hicieron aparecer - ... - Aquellos murmullos probablemente los hubiera escuchado desde antes, más sin embargo ahora no estaba del todo en sus 5 sentidos como para habérselo percatado. Movió sus orejas, intentando notar de donde es que venían aquellos sonidos, aunque el eco pudiera ser tanto positivo como negativo al respecto. No atinó en primera instancia a huir, aunque era lo obvio...Y sería Laina quien le ayudaría con eso. Más sin embargo, le tomó bastante de sorpresa....el que le tomara repentinamente por la mano, afortunadamente por la que aún tenía buena. Se ruborizó otro poco, abriendo un poco los ojos por la sorpresa y dejándose guiar por la azabache. "Tranquilízate Kiba, este no es el momento para perder la calma..." Se repetía internamente una y otra vez, suspirando aliviado el instante en el que le soltase e intentando concentrarse nuevamente en la situación en la que estaban ahora – Creo que irnos de aquí cuanto antes será lo mejor.... - Respondió agachado detrás de aquel auto y asomándose un poco por la ventana del mismo – Cada segundo que paso aquí, me recuerda los Dromes que tiré a la basura en esos libros - Bromeó, refiriéndose a aquellos que ya debían estar totalmente aplastados bajo los escombros aunque claramente, sin darle importancia ahora mismo.

El chico reposaría la espalda contra el auto y se miraría la mano izquierda, cerrando los dedos y formando un puño con la misma en lo que, durante unos breves instantes, aquella energía verde resplandecería para al poco, volver a desaparecer – Bien, creo que aún puedo usar un poco más de esto... - Miró de reojo hacia atrás, de donde venían las voces, y luego de ello voltearía a ver a Laina – Espero que tengas energías para correr - Bromeó - Porque creo que ya estamos cerca de salir de aquí - Volteó en otra dirección, señalando con el dedo en donde habían unas escaleras que los llevaría hacia el primer piso, cerca de la salida del centro comercial – A la cuenta de 3, ambos salimos corriendo para allá, sin dudar nada. ¿Está bien? - Cerró los ojos y respiró hondo – 1......2..........¡¡¡3!!! - Inmediatamente, salió corriendo en esa dirección, ignorando el cansancio y el dolor que se traía encima. Tal y como era de esperar, les escucharon, y el hecho de que un elevador se viniera abajo y luego dos chicos de la nada salieran corriendo....claramente les alertó. Primero les empezaron a gritar que quienes eran, que se detuvieran y demás....Ya luego, empezarían a correr tras ellos. Fue entonces y cuando ya estaban llegando a la escalera, que Kiba voltearía de reojo hacia ellos y, elevando su mano izquierda en un puño, reuniría aquella energía verdosa para luego liberarla al abrir la palma de su mano, causando una "Onda expansiva", que hizo saltar las alarmas y las luces de los autos, al mismo tiempo que los agitó un poco. Esto desconcertó a las personas que los seguían, ocasionando que frenaran y se taparan los oídos aunque....no fueron los únicos, el resto del camino Kiba lo corrió con las manos sobre la cabeza, tapando sus orejas. "Me voy a arrancar los tímpanos yo mismo a este paso", maldito mientras apresuraba en subir las escaleras y luego, continuar corriendo hasta la salida del centro comercial.

Para cuando lograran salir a la calle, el chico se detendría en la vereda, con la respiración bastante agitada, ligeramente agachado y con ambas manos encima de sus rodillas, intentando recuperar el aliento por el cansancio de todas esas situaciones ocurridas conjuntas la una a la otra. Elevaría la cabeza, cerrando los ojos y sintiendo el sol encima, pero sintiéndose también...mucho mejor que antes. ahora que estaba fuera de aquel ascensor, llegaba a él toda esa energía que le faltaba: Aquella energía que cada persona, cada animal y que cada árbol emitía....empezaba a llenarlo, no quitándole todo lo que traía encima de golpe, pero si haciéndole sentir un gran alivio y ayudando a sobrellevar con más facilidad el dolor, así como hacer que su cansancio empezara a desaparecer con mayor velocidad - Siento que cada vez que estoy contigo...nada es normal - Comentó el albino mientras se erguía y se llevaba una mano al rostro para luego dejar salir un par de risas, divertido por toda la situación ahora que todo había "Terminado" y podía notar lo ridículo que había estado actuando. Sus orejas, ahora que estaban libres y libres también del ruido de los autos, se estiraron y se movieron a los lados, sintiéndose un poco más "Libre" en ese sentido – Aunque debo admitir que eso hace que no me aburra - Continuó, mientras se estiraba, haciendo tronar un par de sus huesos. Parecía que lo del ascensor le iba a hacer tener que tronarse varias veces... (?)
avatar
Salón : 3 A Dromes : 4071
Reputación : 8
Mensajes : 122
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Lariv & Laina el Miér Ene 24, 2018 4:12 pm

Su mirada siguió puesta en la gente que se encontraba frente al elevador totalmente destruido luego de hacer aquella pregunta, sin embargo, eso no significaba que no estaba escuchando al chico, claro que lo hacía, se dio vuelta al oírle hablar y le miro de reojo de pies a cabeza buscando la bolsa que había olvidado que traía este. No estaba como era de esperarse, el comentario que había hecho el albino le había dado a entender eso desde un inicio, y la mirada que le dio fue simplemente para comprobar- … ¿Seguro? ¿No causara revuelo después? Ya sabes, si nos fotografían o nos graban…-Encogió los hombros sin mucho interés en que tuvieran una fotografía exactamente de ellos, sino en lo que pasaría después-A veces hacen escándalo por cosas muy pequeñas...-Siguió comentando en voz baja-…y lamento lo de tus libros para el instituto-Dijo eso último con un tonito de burla y una pequeña sonrisa en el rostro. La verdad es que le daba igual la razón de porque había mentido hace un buen rato, fuera porque no quería que Lariv le hiciera más preguntas o porque era personal, era cosa de él si quería contarle luego o no, como había dicho antes, le daba igual mientras no fuera algo que la involucrara, no obstante, si sentía un poco de culpa que perdiera sus libros, no creía que ella fuera la causante de aquel “accidente”, pero de todas maneras el sentimiento estaba extrañamente presente.

Volvió a mirar al contrario al escucharle hablar de nuevo, observando de reojo la mano de este al sentir esa energía extraña cuyo elemento aun no conocía, no la había visto en sí, porque no quería hacer notorio que le traía curiosidad o que la había sentido, razón por la que aparto la mirada casi de inmediato, viendo a través de las ventana del auto a la gente que parecía ir haciendo más escándalo en ascenso a cada minuto que pasaba por última vez antes de prestarle toda su atención a su compañero-Me temo que no muchas, estoy taan agotada-Bromeo esta vez ella con una diminuta sonrisa en el rostro, aunque no estaba tan lejos de la realidad si tomaba en cuenta que tenía sueño, bastante y traía el cansancio de estar toda una madrugada haciendo cosas por aquí y por allá. Ahora más que desgaste físico (porque había alcanzado a descansar algo en la cama y en el elevador cuando no estaba sufriendo), sentía uno mental, se había estado haciendo demasiadas preguntas en tan poco tiempo y lo que había pasado en ese lugar que mejor ni lo recordaba en este momento, la harían volver actuar extraño, podría ponerse el ambiente incomodo que había desaparecido no hace mucho gracias a la gente desconocida y aquello no era algo que quisiera. Prefería cuando estaban así, sin decirse mucho y cada tanto con una que otra broma que quedaba entre ellos.

Se quedo mirando el lugar que le había indicado con el dedo unos segundos antes de mirarle y asentir con la cabeza dando un suspiro-Esta bien-Confirmo por si las dudas, moviéndose para “prepararse” para salir corriendo. Una vez escucho al contrario decir tres comenzó a correr hacia las escaleras, preguntándose si en aquel lugar estaría Lariv, si alcanzarían a irse antes de que ella se diera cuenta de que estaban ahí o de si quiera seguía en el centro comercial porque pues, tenia entendido que sus días libres le gustaba ir a ver al rubio, cosa que le era extraño que no hiciera ese día y prefiriera una salida con ella, que después se transformaría a una salida de tres personas al instante de ver al albino “Sera que… ¿ella misma se iba a escapar luego?” La idea la causaba cierta molestia, y lo peor es que lo veía tan posible siendo la loba quien lo pensara. Si era así, al final ellos no tendrían porque haber pasado todo ese mal rato si hubieran sido pacientes, es más, pudo haberles dicho desde un inicio y los tres hubieran sido felices, pero no, tenía que complicar las cosas con sus ideas de que debía hacer amigos, y estaba segura de que a Kiba tal vez en un tiempo pasado también lo estuvo molestando de aquella manera.

No se percató de que hizo exactamente el albino, solo que junto con él tuvo que taparse los oidos en el momento que hizo sonar tantas alarmas que le eran mucho peores que la de un celular. Se cubrió los oídos mirando de reojo hacia atrás, notando que el chico igual estaba “sufriendo” por lo que se le termino escapando una disimulada risa. De todas las formas de huir, aquella le estaba haciendo bastante gracia, porque no es que escaparan de un gran peligro, solo de un montón de preguntas y perdidas de tiempo que estaba segura de que ninguno de los dos quería pasar, además de que la forma en que lo hacían era causando un escándalo que, por cierto, la azabache no tenia ni idea de como lo había causado el contrario al no estar prestando atención, pero si sabia que le estaba haciendo daño a los dos, y que en todos los años de su vida nunca había tenido ese tipo de escape tan...improvisado.

Ya cuando no sintió mas el tormentoso ruido que provocaban los automóviles se quito las manos de la cabeza, sin embargo, en el camino a pesar de que ya había pasado lo que ella consideraba divertido, se le seguían escapando algunas sonrisas entre lo que corría por el medio de la gente que le decían que tuviera cuidado o le gritaban un Oye! cuando ni siquiera las iba a alcanzar a tocar al pasar al lado de esta, no era tan torpe para que ocurriera aquello, menos cuando aun teniendo sueño y sintiendo un leve cansancio, se sentía extrañamente recuperada desde que el albino le había dado de “comer”. Debía reconocer que se notaba mucho el cambio de cuando se le alimentaba de comida que no era la correcta, aunque eso no explicaba otra cosa que sentía aparte, era un sentimiento extraño que creía que la llenaba mas que el hecho mismo de alimentarse con oscuridad, de sentir su cuerpo renovado, era distinto. Recordaba haber sentido algo parecido con el zorro cuando bromeaba, pero que nunca le prestaba atención porque era muy momentáneo y no duraba demasiado, o que lo hubiera sentido con el rey cuando compartían realmente como padre e hija. No veía posible poner aquel sentimiento, aquella emoción en palabras, pero si en gestos que se le escapaban sin querer.

Al igual que el zorro se detuvo en la vereda, pero al lado de este, apoyando las manos un poco mas arriba de las rodillas y estando esta algo inclinada, intentando recuperar parte del aliento en lo que se aguantaba las ganas de reírse. Se había quedado en silencio mirando al suelo aun cuando ya no sentía la necesidad, estaba procesando lo que acababa de pasar, absolutamente todo lo que había ocurrido y para cuando termino de hacerlo, de escuchar al albino, empezó a reírse llevándose una mano para cubrirse la boca- Y yo... -Le respondió, intentando calmarse-Debo admitir que haces que algunas cosas sean más divertidas -Agrego, refiriéndose a lo de recién, a la ayuda que había recibido por su parte para manejar la computadora y los pequeños momentos divertidos que le había entregado en las pocas ocasiones que había convivido con el contrario en general. Se levanto para estar derecha y finalmente dejar de reírse dando un suspiro, bajando la mano y manteniendo aun una pequeña sonrisa-Y también que definitivamente en mi mundo me meterías en problemas-Comento como si fuera una broma, pues le estaba sonriendo de una manera bastante divertida. Lo había pensado desde antes, y es que literalmente el que la estuviera haciendo reírse cada tanto o simplemente sonreír podría causarle problemas por el hecho de que muchos gestos como esos eran una falta de respeto fácilmente, no podías estar haciéndolos porque si, la gente de la realeza era tan seria casi todo el tiempo que ni ella misma se había dado cuenta de que no casi no lo hacia por estar preocupada de otras cosas, y aquello le hacía preguntarse ¿Lo extrañaría al volver a casa? Esperaba que no.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 18229
Reputación : 2
Mensajes : 141
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Viral & Kiba el Miér Ene 24, 2018 9:40 pm

Ya a estas alturas, el chico tenía dado por hecho que esos libros no los iba a encontrar de nuevo por ningún lado...por lo que el pésame le venía bien (?). Probablemente tendría que apuntar los próximos días a intentar encontrarlos en otro sitio, o....quien sabe, igual y como medida desesperada tendría que terminar pidiéndole un poco de ayuda a Lariv con ello la próxima vez que le viera. Tampoco le hacía mucho problema...si es que no se le iba de las manos su muy común emoción, o su frecuente impulsividad. No le preocupaba demasiado que fuera a intentar averiguar de qué rayos trataban o incluso si lo hacía, no sería difícil hacerlos pasar como simples libros de historia y ya....Lo que si no pretendía del todo hacer, por lo menos por ahora, era dejar que la azabache se enterara ya que no tenía la intención de darle "Falsas ilusiones" de que probablemente hubiera dado un paso más cerca a llevarla a casa o algo por el estilo. Apenas si estaba analizando un viejo rastro para ver si podía considerar que algunas de las tantas opciones que tenía fuesen posibles para luego, empezar a movilizar tanto a sus hombres como movilizarse él mismo. Antes de ello, y al no tener nada claro o certero....prefería simplemente guardarse cualquier avance o información incompleta.

Claro que todos aquellos pensamientos relacionados a los libros, no tardaron demasiado en extinguirse una vez empezaron a correr directo a las escaleras y, el fuerte ruido de las alarmas de los autos que fueron ligeramente "Empujados" por la onda expansiva que generó con su propia energía, quedando en esos instantes con la mente totalmente en blanco y concentrada en salir de allí antes de qué sus tímpanos terminaran de estallar o el mismo se arrancara las orejas debido al fuerte dolor que sintió en estas, llegando incluso a marearse un poco y a aturdirse. Era normal que eso le llegara a pasar cuando tenía tantos ruidos tan fuertes proviniendo de tantas direcciones distintas, y el eco no ayudaba precisamente en esa muy molesta situación...qué, por lo que vio, no fue el único al que molestó, ya que la azabache corrió también con los oídos tapados. Aunque bueno, de todas formas, es que toda esa situación logró dar con su objetivo, y el que era molestar y frenar a aquellos desconocidos que seguramente les iban a retener otro largo rato allí en el centro comercial, del cual tanto querían escapar los dos de una vez. También, sin embargo, debía de admitir algo y es que....Por mas, fastidiosa que hubiera sido una gran cantidad de instantes en todo el rato que llevaba allí, hubieron bastantes momentos...divertidos, y que quizá hacía que el albino no se llegara a arrepentir del todo el haber venido allí ese día, siendo la mayor razón que tenía por el momento, poder haber averiguado el problema de Laina, así como una "Solución" para el mismo. O por lo menos se aseguraría de que la chica no acabaría desapareciendo de un día a otro....Hasta que cumpliera su promesa.

El correr entre tanas personas para llegar a la salida, esquivando apenas a algún que otro sujeto que pasaba caminando y demás...sin dudas le pareció sumamente divertido, sobre todo en esos instantes qué podía notar como la gente se enfadaba y aún así, no alcanzaban a frenarle o a hacer algo al respecto. Una innata y socarrona sonrisa se formó en su rostro, como la que se le suele formar cuando logra vengarse de alguna de las bromas pesadas de Viral, a medida que se apresuraba a llegar a la salida, ya libre del ruido infernal de los automóviles en el subterraneo. Si, definitiva y extrañamente, ahora se estaba divirtiendo. Y así lo hizo, hasta que una vez ambos salieron de una vez de aquel sitio que fácilmente podrían considerar una prisión que atraía la mala suerte, ninguno de los dos tardó en tratar de recuperar las fuerzas que habían perdido en ese muy agitado día. Allí, por lo menos Kiba, no tardó demasiado en recuperar todo lo perdido, como era de esperarse que sucediera en un sitio donde tantas personas, criaturas y plantas le permitían recargarse....Solo tendría que llegar a su casa de una vez a tratar las heridas que habían quedado en sus manos y quizá, dormir el resto del día. A nadie le haría mal algo de descanso luego de haber levantado por si solo un ascensor.

- ¿Hm...? - Una vez escuchó que la chica pretendía hablar, volteó la cabeza para verle, mientras terminaba de recuperar el aliento. No pudo evitar arquear una ceja, mostrando también una ligera sonrisa cuando escuchara que, aparentemente en algunas situaciones....¿Se divertía con él? El albino parecía tener el mismo sentimiento con respecto a la azabache. Usualmente, y descontando aquel primer instante en el que se conocieron con el pie izquierdo.....prácticamente cada vez que se encontraba con ella, se podía divertir e incluso podía permanecer con una comodidad que por el momento, tan solo tenía con Viral...a veces. Claro que los únicos instantes que no pudo sentir precisamente esa comodidad y calma estando con ella, fue tanto cuando intervino en sus planes de conseguir los cristales negros, como ahora cuando salieron del ascensor para quedar colgando....pero eso era punto y aparte. O al menos, así lo veía el zorro - ¿Ja? Muchas reglas por allá, supongo – Supuso, metiendo ambas manos en los bolsillos - ¿No son precisamente los problemas los que hacen las cosas...divertidas? - Se encogió de hombros, caminando un par de pasos hacia una palmera que estaba al lado de ellos y de las cuales, habían varios por alrededor del centro comercial, para apoyar la palma de su mano en este.

Respiró profundamente, antes de voltear a verle de reojo – Bueno, bueno...fue divertido, doloroso, agotador.....y muchas cosas, pero creo que ya viene siendo hora de que regrese a casa a ver si puedo conseguir esos libros para la escuela en algún otro lado – Se giró hacia ella, acercándose un poco para llevar tanto su dedo índice como medio hacia la frente de la azabache, como un pequeño golpe que parecía más una especie de broma que otra cosa - Y creo que tu también deberías ir a descansar. Ya sabes, antes de que Lariv se asome por una de las ventanas y nos vea - Bromeó con una ligera sonrisa, dándose media vuelta para empezar a caminar, alzando la palma de su mano derecha a modo de despedida – Nos vemos en clase. ¡Oh!, y por cierto.... - Se detuvo de golpe, volteando a verle de reojo durante unos instantes pues, apenas si había logrado dar un par de pasos antes de parar - Deberías quizá intentar reír más seguido....  - Se encogió de brazos y volvió a mirar hacia adelante - … Tienes una linda sonrisa - Soltó ahora en un tono de voz quizá un poco más bajo pero, aún fácilmente audible, antes de volver a empezar a caminar hacia su casa con ambas manos en los bolsillos de sus pantalones negros. No lo dijo por "Molestar", ni tampoco por bromear, y era algo que cualquiera podría haber distinguido muy fácilmente en él....simplemente, dijo aquello que él consideraba...verdad.
avatar
Salón : 3 A Dromes : 4071
Reputación : 8
Mensajes : 122
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Lariv & Laina el Dom Ene 28, 2018 1:40 am

Los pensamientos de como era su hogar le hicieron preguntarse tantas cosas de repente. Nada referente a su estado o algo que le recordara su gran ansiedad, para nada, sino que, ahora que se había acostumbrado a ciertas cosas del mundo actual, le hacían preguntarse si podría acostumbrarse nuevamente al volver a las viejas costumbres. Un ejemplo de esto era la forma que tenían para bañarse, le encantaba la ducha, el como no tenia que preocuparse de calentar el agua o de estar echándose encima con algo…bueno, si era sincera no eran sus preocupaciones a menos que quisiera una ducha a escondidas y sin la ridícula e innecesaria atención que le ponían las doncellas del palacio casi siempre que decía que lo iba hacer, cosas que prefería no recordar porque le haría…. Tener, quizás, un mal humor por un buen rato, en fin, el punto era ese, el que tendría cada cosa distinta al volver que ahora adoraba de manera silenciosa y obviamente no admitiría ante nadie como las duchas.

Asintió con la cabeza ante su comentario, sin demostrar el disgusto que le daba en ese instante recordarlo. Modales para la mesa, para la presentación, para hablar, para caminar, para vestir para todo prácticamente, que casi, solo casi, creía que se ahogaría con ellas cuando le hacían pasarse por la princesa de su reino cuando no lo era-Demasiadas, así como lo hay en leyes en este lugar-Aun si decía algo que en el fondo era un poco desalentador, su sonrisa se mantuvo mientras el pequeño recuerdo de que incluso habían leyes especificas para su persona, para los de su clase de las cuales sentía que tan solo estar en ese lugar ya estaba incumpliendo varias-Tal vez-Sonrió un poco mas divertida-…Pero no es un lugar en el que si te metes en problemas puedas salir ileso, dudo que quieras divertirte de esa manera allá-Dijo en cierto tono de broma y desafiante aunque lo que decía era verdad, incluso, si se diera el extraño caso de que el chico lo hiciera, estuviera en su nación e hiciera algo que causara problemas, la que tendría que solucionar el asunto seria ella, lo cual no iba hacer algo fácil si su castigo era de los que mas desagradaba al menos cuando tenía que hacérselo a su gente, quizás no era parte de su gente, pero había algo en él en este momento que le hacia pensar que le seria difícil incluso haciendo vista gorda “Quizás… ¿Por qué me tome como su amiga?” No, sabia que no era aquello, no obstante, no quería matarse la cabeza pensando aquello en ese instante, creía que no era el lugar para hacerlo y ya estaba cansada mentalmente.

Se quedo mirando al chico, arqueando una de sus cejas al escucharle decir “libros para la escuela” al saber perfectamente que la última parte no era real, ni que hacia falta que la dijera porque ya no estaba Lariv presente, lo que le hacia preguntarse ¿Por qué estaba mintiendo? ¿Había alguna razón en especifica? Quería preguntárselo o hacerle notar que ya sabía su mentira, pero al sentir nuevamente el pequeño golpecito que era casi igual que el que le había dado en el ascensor, pero que en esta ocasión en vez de sobarse solo cerro los ojos por un instante, prefirió dejar pasar el tema en lo que se decía así misma que podría estar simplemente bromeando, y que, si realmente fuera algo importante o al menos de su interés, el zorro ya se lo hubiera dicho, o eso suponía.

Asintió con la cabeza ante su sugerencia-Ahora si podremos escapar de verdad-Comento con cierto tono bromista en este, riéndose por lo bajo cuando en realidad consideraba lo que acababa de decir el chico era la opción que elegiría al solo querer ir a descansar a su cama todo lo que quedaba del día, tal vez tomándose la noche nuevamente o tal vez no, lo vería al llegar a casa o en el camino, ahora solo importaba la idea de irse por el agotamiento que sentía.

-Nos vemos~ -Se despidió igualmente, haciendo una seña con la mano. Iba a darse la vuelta para irse por el camino que le llevaría a su casa, pero el repentino cambio de voz en el chico que daba la intención de que diría algo mas le hizo volver a mirarle-¿Eh?-Su comentario la dejo extrañada "¿Reir...Mas seguido?" Repitio mentalmente, sin saber si decirle algo al respecto o solo quedarse callada. Al final tomo la opción de quedarse callada porque las únicas cosas que se le ocurrían para decirle al albino era que aunque quisiera era mejor que no lo hiciera, porque el perder la costumbre de algo que llevaba milenios no era fácil y que, tampoco era buena idea acostumbrarse a tal cosa cuando al volver tendría que volver a ser la chica que conocía desde un inicio, alguien con un rostro bastante neutral que a penas demostraba como se sentía y que realmente todo el mundo conocía, solo él en estos instantes era la excepción a la regla, ¿Por qué? Ni ella misma lo sabía, no lo entendía y a veces ni se daba cuenta del porque con el albino se sentía un poco mas libre al momento de expresarse ni tampoco se ponía a procesarlo porque creía que era mejor no darles vuelta a esas cosas.

Su siguiente comentario le hizo volver a repetir lo mismo que había dicho antes pero en silencio, es decir, que solo abrió un poco la boca, disimulando que decía tales palabras que realmente no habían salido porque aquello si era algo mas inesperado, tanto para dejarle sin palabras. De nuevo sintió algo cálido en sus mejillas, y fue ahí cuando se dio la vuelta para que no la viera en el caso de que fuera a darse la vuelta como hace poco. El rubor a penas era notable en sus mejillas, pero, de todas maneras, ella no lo sabía, solo sentía la calidez en sus mejillas y ya. Ahora si que no sabia que decirle, ni lo veía necesario porque ya se estaba alejando, por lo que solo empezó a caminar rápidamente hasta su departamento, espantando el comentario que acababa de decirle el chico de la mente, porque este no dejaba de resonarle al ser de nuevo algo así como una nueva experiencia. Era difícil de explicar, es obvio que a lo largo de su vida siendo la princesa había recibido todo tipo de halagos de distintas personas, es solo que ahora no era la princesa, era ella simplemente y aquello no dejaba de serle tan.... extraño.

No tenia ganas de subirse a un transporte público, ni de hablar con nadie o sentarse o irse incomoda, solo caminaría de regreso a casa, intentando no pensar en nada de lo que había pasado, solo en ordenar su horario sobre lo que haría, lo que tendría que hacer y ver si le cuadraba para dejarse esta noche para descansar. Ya había tenido suficiente por hoy.



Extras:

avatar
Salón : 3 A Dromes : 18229
Reputación : 2
Mensajes : 141
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Maybe I shouldn't have come...Maybe (Priv. Laina)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.