Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Diciembre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

BÚSQUEDA
Se buscan temas
POR Jestro Jokster
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas
» Se buscan roles
Hoy a las 10:54 am por Millicent Valnor

» Dragon's Heir | Priv
Hoy a las 9:38 am por Zackary Argyreon

» La estatuilla
Hoy a las 8:43 am por Lucielle Valnor

» ¡Búsqueda!
Hoy a las 7:43 am por Troya

» ¡Juguemos juntos!
Hoy a las 7:33 am por Troya

» I can't help falling in love with you~ - Priv. Trent
Hoy a las 1:23 am por Trent Strauss

» Negocios turbios [Priv.Velkan]
Ayer a las 9:20 pm por Saya / Ayami

» ►Boisseúx Graphics◄ {Taller Gráfico} |ABIERTO|
Ayer a las 9:17 pm por Troya

» LIBRO DE FIRMAS
Ayer a las 8:17 pm por Kureiku Han

» TROYA ID *-una niña maldita-*
Ayer a las 8:16 pm por Luka Crosszeria



MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por Hayari el Mar Ene 09, 2018 6:36 pm

El sol comenzaba a ocultarse tras lo edificios de la ciudad, tornando el cielo de un carmesí muy hermoso, el ambiente era plenamente tranquilo, había muy poca gente por las calles y los pocos que quedaban, comenzaban a emprender el camino de regreso a casa.

Haya había decido salir esa mañana a dar una caminata por el parque mientras escuchaba música en su teléfono, lo estaba disfrutando tanto que no había caído en cuenta de la hora que era, haciéndose casi de noche, por lo que en ese momento se encontraba caminando de regreso a casa.

Caminaba despreocupada aun disfrutando de la música, en su teléfono sonaba "3 libras" de A perfect circle, aunque las calles se encontraban casi solitarias, la violácea no parecía inmutarse, de hecho caminaba muy despacio disfrutando del atardecer, tratando de retrasar al máximo el llegar a su casa, donde seguro su escandaloso padre le esperaba para comenzar a molestarla.

Vestía algo ligero, una playera de tirantes  de color azul y unos jeans blancos con tenis estilo convers del mismo color, a la espalda una mochila donde llevaba algunas pertenencias como su cartera, un suéter la llaves una botella de agua, etc. La temperatura comenzaba a bajar así que hizo una breve parada en una calle que ya se encontraba desierta, para sacar el suéter y ponérselo y estando de paso buscar sus llaves.

-¿Donde estan?.... -susurra para si misma, mientras busca en el fondo de la mochila. -Tsk... No creo haberlas dejado en casa...



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 47590
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por "El acechador" el Miér Ene 10, 2018 12:58 pm

La noche era oscura siendo los negocios y las casas los que iluminaban la calle, bañándola de un tono sepia. Era uno de esos días que pasaban lentos, como si alguien se hubiese olvidado de darle cuerda al tiempo. A estas horas ya había salido de mi madriguera. Oculto bajo el manto de la noche observaba a la gente caminar, a veces haciéndose pasar por una persona común y corriente. Necesitaba estos paseos nocturnos para despejar mi mente, vivía escondido de mis persecutores y necesitaba estas salidas si quería conservar mi cordura. No era bueno estar encerrado durante mucho tiempo, además ya había vivido suficiente tiempo atrapado como para no querer salir.

- ¡Brrr! - hacía frío, de eso estaba seguro. Caminaba por el lado mas oscuro de la acera, acariciando con mis dedos la pared, la farola, el cristal de una ventana; cualquier cosa que se interpusiera en mi camino. Era curioso, me gustaba ver, oler, tocar y saborear. Las calles no se librarían, sus luces captaban mi atención mientras mis ojos se volvían locos cuales niños que jugaban a ver todo lo que podían. Mi nariz buscaba olores como si del hocico de un perro se tratase, seguía el rastro juguetón imaginandome que sería aquello que desprendía tal aroma. Y mis orejas.. ¿escuchaban algo? En efecto, en las solitarias calles una persona trataba de buscar algo en su bolso desesperada. Seguí mi camino observándola detenidamente. Parecía preocupada. De un momento a otro sacó una prenda de su bolso y algo plateádo y brillante cayó de su bolso.

El movimiento descendente del objeto paró en seco golpeándose con la palma de mi mano, la chica pegó un brinco sorprendida por mi repentina aparición. - Se te iba a caer esto.. - ahora que lo veía mejor parecían unas llaves. - No era mi intención asustarte. - sonreí aparentemente amable. Mas su aspecto me recordaba a alguien en concreto. Se podía notar esa aura que era típicoa de un ser de las oscuridad.

- ¿Cómo te llamas? - pregunté siguiendo con aquella falsa amabilidad mientras mi mano se deslizaba bajo mi capa acariciando la empuñadura de una de las múltiples dagas que llevaba escondido, me estaba preparando para cualquier cosa. Sin querer la daga se soltó de su atadura y cayó al suelo rebotando varias veces hasta caer hasta los pies de la desconocida. La plateada hoja resplandecía bajo la luz de las farolas. Me quedé de piedra, ¿qué debía hacer? Acababa de echar por los suelos mi máscara de inocencia. Pero otra pregunta más importante estaba sonando dentro de mi cabecita, ¿sería cual liebre y huiría o cual lobo atacaría? La incertidumbre me impedía hacer nada.
avatar
Dromes : 35670
Reputación : 5
Mensajes : 44
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por Hayari el Miér Ene 10, 2018 8:37 pm

Buscaba ya con un poco mas de impetud, y estuvo a punto de desistir de su labor, pues la noche ya  había caído sobre ella, cuando escucho el sonido metálico al jalar una de las cosas que había dentro de la mochila, justo entonces a su lado apareció un joven, deteniendo la caída de las llaves con su mano, a lo que la violácea respondió con un brinquito hacia atrás por la sorpresa. Miro desconfiada al extraño, lucia ropajes que le cubrían completamente el cuerpo, eso la puso mas alerta, pero igual se comporto amable.

El chico le ofreció las llaves y una disculpa por el susto. -Gra-gracias-Contesto tomando las llaves y negó con la cabeza al escuchar la disculpa. -Solo me he sorprendido...- Cerro su mochila mientras fingía no prestar atención al joven y la coloco en su espalda.

-Me lla-mo... Pero su respuesta fue interrumpida al ver salir lo que parecía ser una daga de entre las ropas de chico, cayendo frente a sus pies... se quedo estática mirando unos segundos la daga, hasta que comprendió lo que significaba aquel objeto, el miedo la invadió en ese mismo instante, recorriendo con un fuerte escalofrió su cuerpo, ahora no podría controlarlo.

Frente a los ojos del Joven, la Hibrido, de un segundo al otro, se envolvió en una especie de llamas azules, que al desaparecer revelaron su verdadera forma. Su físico había cambiado por completo, su aspecto era mucho mas maduro su cabello tenia algunas mechas azules y había crecido hasta casi tocar el piso ademas su estatura había aumentado y sus pies se habían convertido en cascos como los de un caballo.

Fijo su mirada ahora azul celeste sobre el joven y con un movimiento rápido tomo la daga del piso.
-No se que planeas hacer... pero no te sera fácil... Le apunto con el arma tratando de lucir amenazante y amedrentar al Joven, esperando que este desistiera de sus planes.



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 47590
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por "El acechador" el Jue Ene 11, 2018 10:39 am

Podía escuchar mi propio corazón latiendo dentro de mi pecho. Por un momento hubo silencio entre los dos. La que hace un momento parecía una chica humana tranquila y normal y corriente ahora era un demonio afeminado. Envuelta en unas llamas azules transformó su cuerpo rápidamente. Estaba en lo cierto, era un súcubo.

Dí un pequeño salto hacia atrás alejándome del monstruo y mantuve las distancias. Su cuerpo había cambiado hasta parecerse a un demonio en cuestión de segundo, seguramente estaba subestimando su poder. No obstante debía hacerlo por mis padres, ella debía ser el demonio que andaba buscando. Aunque no me esperaba que luciera tan inocente como ella lo hacía, su postura, su voz y su aura no eran las de una asesina sino las de una inocente. No obstante ahora era mi enemiga y no podía distraerme con dudas.

- Solo he venido a cazar cazadores. - dije en voz baja. Moví ambas manos hacia mis caderas y empuñé otras dos dagas. Ya que todas eran robadas ninguna era igual que la otra, pertenecientes a dueños distintos. Me posicioné con las manos frente a mi rostro y barriga preparado para cualquier cosa. No conocía sus poderes ni su capacidad de lucha, esperar a que atacase ella sería lo mas acertado en estas situaciones. Y eso hice, permanecí bajo aquella farola de luz tenue esperando ver los súbditos del "amo" sabían hacer.
avatar
Dromes : 35670
Reputación : 5
Mensajes : 44
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por Hayari el Sáb Ene 13, 2018 6:01 pm

Estaba asustada, su corazón latía tan fuerte, pero no podia darse el lujo de dudar o verse vulnerable, aquella persona no podía ser buena o tener buenas intenciones, si debajo de su ropa escondía armas como la que tenia ahora ella en las manos.

No le quitaba la mirada de encima y pudo ver que movía sus manos debajo de su ropa, en seguida se tenso, lista para cualquier ataque de parte de él, entonces le escucho. -Cazar cazadores...- Repitió en su mente, por mas vueltas que le diera al asunto, no lograba entender que tenia que ver eso con ella.

Pero entonces noto que el sujeto sacaba sus manos de entre sus ropas y pudo vislumbras dos Dagas mas, una en cada mano... Sintió que la sangre la abandonaba, pero no había tiempo para cavilaciones, no dejaría que el le atacase primero... Si tenia suerte podría lastimarlo y salir huyendo del lugar.

No lo dudo, y sin decir nada, tomo un poco de impulso y arremetió contra él, usando la daga para tratar de lastimarlo en uno de los brazos, no quería matarle, solo quería huir y no creía que la dejara irse así sin mas... no sabia si saldría bien librada pero al menos lo intentaría...



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 47590
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por "El acechador" el Dom Ene 14, 2018 11:25 am

La demonio tardó en reaccionar, pero de un momento a otro saltó contra mi. Incluso estando yo en guardia consiguió sorprenderme, rápidamente arremetió con su cuchillo. El sonido de el acero chocando contra el metal hizo eco por las solitarias calles. Había sido suficiente rápido como para detener su movimiento con mis cuchillas. Apuntaba a mi brazo, aunque algo era seguro: no parecía querer matarme.

Los dos retrocedimos para prepararnos para atacar de nuevo. En este momento, durante el mísero segundo en el que daba un paso hacia atrás, dudé de si ella era realmente aquella persona la cual buscaba. La verdad es que había pasado mucho tiempo desde que había visto por última vez a la mujer. Yo solo era un niño y, a decir verdad, a penas recuerdo sus rasgos faciales.

La chica volvió a arremeter una segunda vez, ahora apuntando al vientre. Lo hacía exageradamente notorio como si quisiese que su mano fuese vista, ¿a caso tenía miedo de darme de verdad? Algo era seguro, si ella era quien yo creía que era ya me hubiese matado. Agarré mis dagas con fuerza desahogando mis dudas en ellas esta vez dejé que me alcanzara. En sus ojos no veía la mirada de una asesina, era mas parecida a la de un cervatillo inocente que corre por los bosques buscando su libertad. La cuchilla se acercaba a mi cuerpo peligrosamente. Apreté los dientes con fuerza y cerré los ojos.



Por un momento solo se escuchó el suspiro ahogado de la contraria, sorprendida de haberme alcanzado. Bajé la mirada lentamente hacia mi vientre y ahí estaba. La cuchilla realmente no se había clavado de mala manera, solo la punta atravesaba mi piel. La chica, petrificada en el sitio no sacó la cuchilla, seguro que ahora mismo estaba asustada. - Me he confundido.. - comenté dolorido dando un paso atrás sacándome el acero del cuerpo. Rápidamente me llevé una mano a hacer presión en la herida que lentamente tenía mi ropa de un color rojizo.

- .. lo siento.. - comenté mientras me alejaba de ella. No me podía permitir herir a un inocente y si eso significaba que yo fuese herido merecía la pena.






Muchas gracias Dante~
avatar
Dromes : 35670
Reputación : 5
Mensajes : 44
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por Hayari el Mar Ene 16, 2018 12:42 pm

El ataque fue frustrado por el rápido movimiento del hombre, que logro impedir que la daga diera en el blanco interponiendo en el camino de esta, su propia cuchilla.

En cuestión de segundos los dos dieron un salto hacia atrás, estaban listos para atacar nuevamente, pero la violácea solo quería escapar, en realidad no quería seguir atacándolo, la única intención que tenia era lastimarle lo suficiente para distraerle y huir... Tenia otras dos opciones, utilizar su poder de seducción y convencerlo de que la dejarla escapar, pero no creía poder acercarse lo suficiente a el para poder ponerlo en practica, o podía salir volando de lugar, pero eso la expondría demasiado a un ataque físico con aquellas dagas y podría resultar peor... así que su mejor opción seria continuar con el ataque y esperar a que su primer plan resultara.

Arremetió nuevamente contra él, esta vez atacando la zona del abdomen. Tenia miedo de lastimarlo, si... ya lo había hecho alguna vez y odiaba esa sensación, pero esta vez podía jugarse la vida... y  solo necesitaba un rasguño no mas, algo que lo distrajera y entonces si saldría volando huyendo de ahí.
Pero su ataque volvió a ser detenido por las cuchillas del Hombre. Sus miradas chocaron en ese momento, en lo ojos de aquel joven Haya no pudo notar maldad, eso la descoloco un poco, por que entonces no entendía por que lo hacia...

Entonces el chico cerro los ojos y dejo que la daga le hiciera daño, Hayari pudo notarlo, soltando un suspiro ahogado ante aquel acontecimiento, había sentido como la daga atravesaba la piel del hombre, y estaba asustada, creía haberlo herido de muerte, soltó lentamente el arma pero no pudo realizar otro movimiento, se quedo petrificada, con la sangre en los pies mirando la zona afectada en el cuerpo del contrario. Vio como el retiraba la cuchilla su cuerpo y como su ropa se teñía del carmesí de la sangre que brotaba de la herida, quiso decir algo pero sus palabras se ahogaron en su garganta, estaba realmente asustada.

-Me he confundido, lo siento... Fueron las palabras que la sacaron del trance... Entonces lo miro a la cara, le estaba doliendo, pero el chico no tenia intenciones de quedarse y ahora que Hayari sabia que todo había sido un mal entendido no podía dejarlo así... no podía dejarlo irse con una herida que ella le había provocado.

Su cuerpo se envolvió en las llamas azules, cambiando su  físico al del inicio, luciendo como una humana nuevamente.
Espera... dio unos pasos hacia el... estirando su mano como queriendo tocarlo para evitar que se fuera.-Por favor espera... yo... lo siento mucho. Continuo comenzando a caminar tras de el al ver que no se detenía.-Déjame ayudarte, mi casa ya esta cerca... y puedo limpiar la herida para que no se infecte... por favor... Sentía culpa y no quería que la herida se infectara o le causara problemas mas adelante, ademas su padre estaría en su casa y el también podría ayudarle. -Solo... déjame hacer eso y después podrás irte, lo prometo
Se quedo tras de el esperando su respuesta, tenia algunas lagrimas acumuladas en los ojos, era producto de todos los los sentimiento que se agolparon en su pecho al recordar algunas cosas del pasado, pero Haya estaba tan concentrada en aquella persona que no lo había notado.



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 47590
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por "El acechador" el Mar Ene 16, 2018 4:55 pm

Le dí la espalda, debía irme rápido si quería curarme a tiempo. Dí un paso y por el rabillo del ojo noté como algo intentaba alcanzarme. Giré mi rostro en alerta para encontrarme con una mano temblorosa que, en un intento pobre de llamar mi atención, se dejaba caer lentamente. La chica había vuelto a cambiar, ya no era un demonio sino una frágil humana. Con sus ojos cristalizados por sus lágrimas clavó su mirada en mi herida, desviandola de vez en cuando a mi rostro. Me quedé tan helado como ella, me sentía mal de alguna u otra forma. Me sentí culpable de haberme herido a mi mismo como si eso de alguna forma le hubiese hecho daño a ella.

Le dí la cara, abrazando mi herida sin saber que hacer. Ella me ofrecía humildemente su ayuda y por alguna razón sufría al verme así. "Me había confundido yo, no tú pequeña liebre. Yo decidí asustarte y alarmarte y sumí el riesgo de dejarme herir por tí. Tú no habías hecho nada."

La miré de arriba abajo. Ella abrió sus labios y dejó escapar sus pensamientos, quería ayudarme. No lo entendía, ¿por qué? Observé su tembloroso cuerpo, no parecía tener malas intenciones, ¿Debía hacerle caso? Miré mi pecho, separando la mano de la herida. ¿A caso tenía opciones? La verdad es que la simple idea de dejarme ayudar se me hacía mas placentera que la de tener que recorrer las calles de camino a casa moribundo.

La volví a mirar de arriba abajo. Clavé mi mirada en sus ojos y le regalé mi confianza asintiendo con la cabeza a su propuesta. Apreté mi herida con fuerza y esperé a que me guiase, ya la seguiría y dejaría que me curara, luego debía huir. O al menos eso planteaba hacer.




Muchas gracias Dante~
avatar
Dromes : 35670
Reputación : 5
Mensajes : 44
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por Hayari el Miér Ene 17, 2018 12:15 am

La respuesta del chico se hizo esperar un poco, Haya pudo notar que le miraba de arriba a bajo algo desconfiado, pero no le culpaba, después de todo ella le había lastimado con esa daga y seguro creía que le volvería a lastimar, después  pareció meditar su opciones alternando la mirada de la violácea a la herida.
Y tras las ultimas palabras de la violácea volvió a mirarle de arriba abajo tomando su decisión, asintió ligeramente con la cabeza sin decir ni una palabra, fue entonces cuando una lagrima resbalo por la mejilla de la híbrido, sin su consentimiento, esta lo noto sorprendiéndose al darse cuenta de las lagrimas acumuladas en sus ojos, las limpio rápidamente y con un intento de media sonrisa, hizo una seña para que le siguiera.

ok... y-ya esta muy cerca. Dudo un poco en acercarse a el y ayudarle su ropa ya tenia bastante sangre así que decidió no alterarlo y emprender la caminata mientras mas rápido llegaran, menos sangre perdería, recogió las llaves del suelo, que había tirado para poder tomar la daga y camino hacia su casa, el chico le seguía de cerca y ella solo miraba de reojo de vez en cuando para estar segura que aun seguía tras de ella, pero no dijo nada, en realidad no sabia que decir... -Disculparme es solo que creí que querías  matarme... En realidad solo quería hacerte un rasguño y salir huyendo... ¿fue en defensa propia? No, no podría decirle aquello, pero es que aun no entendía como había ocurrido todo aquello y ahora se arrepentía por haber atacado primero, si hubiera tratado de aclarar las cosas quizá él no estaría herido... Dijo en su mente sintiéndose culpable por aquello.

Después de unos minutos llego finalmente a su casa, fueron los minutos mas silenciosos de su vida, camino a la puerta y al llegar saco las llaves para quitar el seguro, sus manos temblaban un poco, en realidad toda ella temblaba desde que había regresado a su forma humana, no había dejado de hacerlo ni un segundo y todo gracias a las emociones que le inundaban en ese momento, aun quedaban vestigios de miedo y en mayor cantidad le invadía la culpa... Respiro profundo y trato de relajarse, ya estaba ahí y pronto podría ayudar al joven... abrió la puerta y colocándose aun lado, dejo el camino libre para que el joven entrara.
-A-adelante... Lo miro a los ojos, pero no pudo sostenerle mucho la mirada y la desvió apenada hacia el piso.

croquis de la pequeña casa...:

-¿Te duele mucho? soltó al no saber que otra cosa decir después de entrar a la casa, Lo miro unos segundos y se dirigió al comedor, dejando las llaves y su mochila en la mesa, cuando noto que en el se encontraba una hoja doblada por la mitad. La tomo y leyó su contenido, colocándose algo nerviosa después de leerla, pues en ella le había escrito su padre, explicando que estaría ausente toda la noche y que no le esperara despierta.

-am... puedes... puedes sentarte en la sala o en una silla del comedor. dijo doblando la hoja y metiendola a la bolsa de su pantalón.



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 47590
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por "El acechador" el Mar Ene 23, 2018 3:24 pm

La caminata había sido corta, decorada con algunos tropezones que aligeraban la seriedad de la situación. Mi mente estaba dando vueltas recordando todo lo que acababa de pasar una y otra vez. Era una humana pero al mismo tiempo un demonio, era extraño. No obstante sus ojos no reflejaban la corrupción de la maldad, sino unos ojos cansados de ver tanta maldad. Parecía una buena persona, tal y como un poderoso alce que solo usaba sus cuernos para defenderse.

Escuché el sonido metálico de unas llaves y alcé la mirada sorprendido. Me abrió la puerta y me dejó pasar. Recorrí el marco de la puerta con mi mirada preparándome para lo que habría dentro. Cogí aire por la nariz y me dispuse a entrar con pasos torpes. La primera sala era inmensa, decorada de una forma peculiar. Estaba todo limpio, o al menos para mí eso era pulcridad.

La chica me preguntó si me dolía para luego marcharse a la cocina que se encontraba en la misma habitcación. No contesté a su pregunta, simplemente me pareció bastante obvia. No obstante ignoré su orden de acomodarme, no sentía la necesidad de hacerlo.


Seguía observado inmenso hogar lleno de colores y olores tan peculiares para él. Caminó lentamente por la sala observando todo lo que le rodeaba ignorando aquellas gotas de sangre que manchaban el suelo con pequeños puntos carmesí, recuerdos de lo que antes fue una herida. Entrecerró los ojos mientras se paseaba por los marcos de fotos que habían colgados y por las mesas, observando con detenimiento a los individuos intentando acertar quienes eran. La chica salía en varias de ellas, aunque se la veía mucho mas joven. Kebran suspiró, imaginándose que hubiese pasado si se hubiesen matado. Ella seguramente tendría familiares y logros que terminar, seguramente ella tiene una vida. El pequeño ladronzuelo resopló reflejando la riña interna que estaba llevando consigo mismo en esos momentos.

¿Qué edad tienes? - pregunté en voz baja, con miedo a oir la respuesta.




Muchas gracias Dante~
avatar
Dromes : 35670
Reputación : 5
Mensajes : 44
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por Hayari el Miér Ene 24, 2018 12:15 am

Hayari miraba al chico mientas este se paseaba por la sala mirando cada detalle de la casa, mientras pesaba en que hacer ahora que Ren no estaba para ayudarle, asi que realmente no prestaba real atención a los movimientos del joven, cuando su voz la saco de sus pensamientos, noto que se encontraba mirando las fotografías que se encontraban en la pared.

-Am... tengo 20 años-Contesto la pregunta, en realidad estaba registrada con esa edad oficialmente en la universidad, aunque su edad verdadera era de 28 años, decidió que seria mejor decir la de su registro, aun que si lo pensaba bien, no entendía a que venia la pregunta,, ya que en ese momento estaba muy fuera de contexto.
Bajo la mirada a los pies del joven y noto el caminito de gotitas de sangre en el suelo de la sala, recordando que tenia que ayudarle con la herida, no tenia tiempo para continuar divagando en tonterías, se estaba desangrando.

-Espera aquí iré por las cosas para curarte la herida...- Salio corriendo al baño en busca del botiquín y algunas toallas para ayudarse a limpiar la herida. Mientras tomaba las cosas, recordó que alguna vez se había cortado la mano, mientras trataba de cocinar algo y su padre le había curado, así que pensó en replicar los mismos pasos que vio a su padre hacer mientras le curaba aquella vez, esperando que resultaran bien las cosas, pues en eso momento se encontraba sumamente nerviosa, tanto que aun su cuerpo no dejaba de temblar. Una lagrima resbalo por su mejilla, tubo que sentarse un momento en la taza del baño, necesitaba desahogar las emociones que estaba reprimiendo por tratar de estar tranquila y mantener la calma... Es que de un momento a otro creyó que moriría y ahora estaba tratando de reparar un error, si hubiese aclarado las cosas desde el principio Susurro dejando salir algunas lagrimas mas, esta era la segunda vez que pensaba aquello...

Seco las lagrimas rápidamente, ya era suficiente ahora tendría que afrontar la realidad y enmendar el error... se miro al espejo y trato de borrar el rastro de las lagrimas para así salir de baño con las cosas en mano, caminando a paso rápido hasta llegar donde el joven, coloco las cosa sobre el sofá y suspiro profundamente. -Bien... a-acércate déjame ver que tan profunda es... su voz no sonó firme pero su mirada se clavo en el chico y esta brillaba con determinación.



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 47590
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por "El acechador" el Jue Ene 25, 2018 3:09 pm

¿Veinte años? Sería como arruinarme mi propia vida.. ¿En que estaba pensando? Me sentía estúpido. Era un precoz a la hora de precipitarme en las conclusiones, debía tener cuidado y ser paciente. No es que no lo haya sido ya, haberme dejado hacer durante todo ese tiempo.. Da igual, debía ser mas considerado y tomar precauciones para no herir a ningún inocente.

La chica me pidió que la esperara quieto, esta vez le hice caso y me dejé llevar por mis pensamientos. Un sinfín de imágenes se repetían en bucle en mi mente ¿y si hubiese muerto alguien? Me preguntaba en silencio. ¿Hasta que punto soy responsable de las desdichas de los demás? Como quitarme ahora esta sensación de impureza. Buscaba la redención por mis pecados, no herir a una inocente. No me quiero imaginar como sería su vida si yo se la arrebatase. Si me hubiese matado la justicia la perseguiría, nadie podría probar que lo hizo por defensa propia. Una demonio tenía las de la ley de perder aquel caso.

El sonido de sus pasos volviendo consiguieron que me girase para observarla, me temblaban las manos. El simple hecho de imaginarmela en mi piel, viviendo una vida que no es vida, sientiéndote culpable por todo sin haber hecho nada..

Me sacó de mis pensamientos con aquella voz que emanaba terror hiriéndome en lo mas profundo, si ella estaba así era por mi. Me había ofrecido su ayuda y me dejó entrar en su morada para ayudarme a remendar un error que cree ser suyo mas la verdad es muy diferente. Sus ojos reflejaban el paso de las lágrimas, por un momento quise estirar el brazo y limpiarle sus mejillas con los dedos, pero no me sentía capaz de tal azaña.

Carraspeé y me llevé una mano al bolsillo del abrigo y rebusqué en él, lentamente temiendo espantarla. - Pensaba.. - Mi voz sonó seca y fría, escondiendo aquel matiz de timidez. Saqué una fotografía en blanco y negro bastante deteriorada. - .. pensaba que eras otra persona.. - con un ligero ademán le indiqué que cogiera la foto, la verdad es que se parecían bastante. Tenían algunas facciones del rostro iguales y su cuerpo era similar, aunque si sabía que ella, a diferencia de la desconocida, si le hubiese matado sin dudarlo. - Si-siento lo ocurrido.. Te confundí con ella. - mi voz bien podía disimular mis sentimientos tras una mascara de frialdad, pero mis ojos temblaban al mínimo escapandose de la mirada contraria.

Finalmente quité mi mano de la herida y me dispuse a dejarme curar, quitándome la capa y la felpa del pelo dejándo caer mis rizos. Dolorido me quité los ropajes dejando al descubierto mi maltratado pecho, estaba lleno de marcas de heridas. Parecía un lienzo de algún niño travieso que se había dedicado a llenarlo de manchas y rayas, mas la verdad era mas dolorosa. Descié mi mirada al suelo donde dejé caer la ropa, me avergonzaba mostrar mi cuerpo.




Muchas gracias Dante~
avatar
Dromes : 35670
Reputación : 5
Mensajes : 44
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por Hayari el Lun Ene 29, 2018 1:29 am

El hombre movió su su manos lentamente entre su ropa y Haya tembló inconscientemente, recordando las escenas anteriores pero no se movió de su lugar, ella sabia que el no le aria daño, bien pudo atacarla por la espalda mientras caminaban a su casa y no o hizo, pero su cuerpo parecía sufrir los estragos de la pelea anterior.

De sus ropaje saco una foto en blanco y negro que le extendió, pidiendo que la tomara con un ademan y explicando que la había confundido con otra persona, La vos del joven sonaba fría y segura, no había temblor alguno ella a diferencia de la suya. L]a violácea tomo la foto tratando de que su mano no temblara, acercándola a rosto lo suficiente para poder distinguir a la persona que ya hacia retratada en ella.
Era una mujer que justamente se parecía un poco a ella. -Con la poca luz de las farolas de la calle habrá sido fácil confundirme- pensó mientras analizaba el rostro de la mujer, después de un unos segundos, devolvió la fotografía a su dueño, un poco mas relajada tras resolver cual había sido el malentendido, pero no se disgusto con el joven sin embargo ahora tenia algunas nuevas preguntas emergiendo tras aquella aclaración, muchas de ellas no era siquiera de su incumbencia, pero ese no era el momento de entrevistarlo, tenia que curar la herida.

Le miro de nuevo a los ojos, pero él le desvió la mirada, entonces el chico comenzó a quitarse la ropa de la parte superior frente a ella. Cuando por fin tuvo el pecho masculino al descubierto frente a ella, Haya contuvo el aire, y no por el hecho de tenerlo al descubierto ya que en el inframundo la gran mayoría de los demonios de la Raza de su madre iban semidesnudos, así que eso no era nuevo para ella, mas bien era el hecho de que aquel torso masculino, se encontraba lleno de cicatrices.

Miro la cara del chico que parecía afligido y apenado, por primera vez en todo ese tiempo a los ojos de Hayari, parecía tan vulnerable, soltó el aire en un suspiro y se acerco lentamente a el para poder observar la herida mejor, no quería incomodarlo así que se mordió la lengua para no decir nada...
-Ve-veamos...- Soltó mientras se inclinaba un poco al abdomen del chico para ver la herida. Alterno la vista de la cara de él a la zona afectada un tanto insegura. -Voy a... Si te lastimo dime... solo quiero asegurarme de que... no necesites sutura...- se mordió el labio inferior y frunció el ceño concentrándose  y delicadamente coloco el dedo pulgar y el dedo indice de su mano derecha a los lados de la herida de manera que esta quedara en medio, y para poder ver la profundidad de la lesión realizo un poco de precion.
 



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 47590
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por "El acechador" el Lun Ene 29, 2018 12:00 pm

Tragó saliva, comenzando a tiritar la mandíbula del frío al no llevar toda la ropa puesta. No obstante se mantuvo firme esperando ser curado. Inspiró, expiró, y se de un movimiento de hombros intentó relajar su cuerpo, cerrando los ojos para no ver lo que hacía.

Se hizo la oscuridad bajo mis párpados y por un momento me planteé el hecho de si esto era seguro o no. Aún así le di el don de demostrarme que podía confiar en ella, estaba mas vulnerable que nunca, malherido y con los ojos cerrados. Podía escuchar nuestros latidos del corazón en la silenciosa habitación la cual era interrumpida de vez en cuando por su voz.

Sus dedos se acercaron a mi cuerpo, los podía notar hasta antes de tocar mi piel. Desprendían un calor humano que no había sentido en mucho tiempo, ni si quiera en mis propias manos. Era el calor de la vida, alimentado por la llama de la ilusión; eso explicaría por qué mi cuerpo siempre permanecía tan frío pues perdí ambas hace mucho tiempo.

Noté un cosquilleo en mis mejillas, me incitaba a sonreir pero no lo hice. Sus manos me recordaron a etapas felices, ese calor que solo sentí por parte de mi madre o quizás de Miki. Había cerrado los ojos y con ellos el mundo que me rodeaba, me encontraba ahora en un lugar vacío y oscuro perfecto para soñar. Sentía que apretaba sobre mi herida, y mas tarde el cosquilleo de una gota recorrer lentamente mi ombligo. Era dolor, mezclado con otros sentimientos que, en conclusión, de alguna u otra forma me agradaban. Me recordaban que estaba vivo. No me gustaba sufrir, no me malentiendas, pero cuando no te puedes permitir si quiera los mas mínimos servicios médicos tener alguna herida no era nada que tomarse a la ligera. Pensar ahora que alguien estaba curándome, arreglando lo que solía hacer yo solo.. Eso se sentía relajante.

De alguna manera conseguí olvidarme del mundo que me rodeaba y concentrarme en soñar despierto mientras notaba como mi vientre era manipulado, si no fuese por que me encontraba de pie me hubiese relajado aún más. Inspiré de nuevo, y finalmente, solté todo el aire lentamente por la boca. ¿Hasta que punto debes de sentirte tan solo como para agradarte sentir como alguien te cura una herida con sus propias manos? Y es que los humanos somos seres socio-dependientes y todo eso de vivir solo y refugiado suena muy bien hasta que lo pones en práctica y, peor todavía, esa elección no está en tus manos. Sentía esa necesidad de relacionarme con otro ser, alguien con quien pasar aventuras y que de alguna manera me aligerara el peso de este viaje que parece no acabar nunca. Añoraba esos días en los que Miki me ayudaba a escalar cada problema que aparecía en mi recorrido porque, ahora que ya no está no sabía como superarlos por mi cuenta. Echaba de menos hablar con alguien, aprender cosas nuevas y explorar mundos nuevos.

Añoraba esa sensación de sentirme vivo, ese calor que ahora sentía en estas dedos que me tocaban el cuerpo.




Muchas gracias Dante~
avatar
Dromes : 35670
Reputación : 5
Mensajes : 44
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por Hayari el Jue Feb 01, 2018 11:43 am

Al no recibir respuesta Haya se concentro en limpiar la herida, no parecia profunda solo era superficial, solo había llegado a la piel, por lo que el trabajo seria mas sencillo, con un parche seria suficiente para que sanara de manera perfecta.

Tomo la toalla sin decir nada mas, la empapo en agua oxigenada y miro la cara del chico, parecía temblar un poco, pero no quería arruinar su concentración o eso pensó que hacia al verle los ojos cerrados. Coloco la toalla sobre la piel del chico, el contacto fue frió gracias al agua, lo escucho suspirar profundo y volteo a mirarlo nuevamente esperando ver un gesto de dolor en su cara, pero no, él seguía "concentrado", entonces continuo con su tarea, limpio perfectamente la herida y de paso limpio el rastro de sangre que había en su vientre con movimientos circulares suaves para no lastimarlo mas, pero el sangrado de la herida no paraba, chasqueo la lengua colocando la toalla sobre la herida pensando en que hacer y después de unos segundos  busco entre el botiquín un sobre de color verde. Había recordado que cuando ella se había cortado aquel día, su sangrado era profuso y por mas que Ren le hacia presión en la herida, el sangrado no paraba, sacando del botiquín un sobre de esos  y colocando su contenido en la herida logrando parar el sangrado.

Rompió el borde del sobre con los dientes pues la otra mano la tenia ocupada sosteniendo la toalla sobre la herida. Y cuando lo tuvo abierto trato de colocar el contenido, que era un polvo color amarillo que contenía coagulantes, pero al tratar de ponerlos sobre la herida, los polvos no entraban por la posición en la que se encontraban. Suspiro ante el fracaso y elevo la mirada a la cara del joven, que aun mantenía los ojos bien cerrados.

-Am... disculpa...-Trato de llamar su atención, pero el parecía sumergido en una especie de trance...

-Oye!!... necesito que te sientes en el sillón, el sangrado no para y no puedo ponerte esto en la posición en la que estamos.- Dijo cuando por fin llamo su atención elevando el sobre para que pudiera verlo.
No sabia como llamarle, no sabia su nombre y no quería ser descortés, pero tampoco quería que se desmayara por la perdida de sangre. La violácea seguía presionando la toalla contra la herida mientras esperaba que él siguiera sus instrucciones.
De alguna manera había terminado arrodillada frente al chico para una mayo comodidad y tener una mejor perspectiva de la zona afectada, por lo que le miraba desde abajo ahora con una cara seria.



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 47590
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por "El acechador" el Lun Feb 12, 2018 1:30 pm

El calor que sentía en mi abdomen fue contrastado de forma efectiva por el frío de una toallita que consiguió hacer que tensara los músculos de la impresión, pero aún asi no me disgustó. Seguía en trance casi como cuando a un pollito se le tapan los ojos con las manos y siente la necesidad de dormirse sin saber realmente por qué. Me sentía como un juguete con el que estaban jugando, pero esta vez no de forma bruta y con intenciones de romperme sino mas bien al contrario.

La chica llamó mi atención, mas me costó percibirla. Abrí los ojos despacio casi a regañadientes para toparme con un sobre entre los dedos de la chica, la cual estiraba su brazo para que lo pudiera observar. Estaba arrodillada a mis pies, era gracioso.. Nunca nadie se había arrodillado ante mi, fue tal la impresión que hasta me dio vergüenza.

Asentí rápidamente con la cabeza, aún mareado por ese sueño extraño que se apoderaba de mi energía. Caminé torpemente hacia el sillón y me senté lentamente, dolorido por la herida que se encontraba en un punto crítico a la hora de hacer esfuerzos para sentarme o levantarme. - Au, au, au, au... - me quejaba repetidas veces mientras poco a poco conseguía sentarme del todo.

Presioné mi labio superior con el inferior, nervioso a mas no poder mientras observaba fijamente las manos de la curandera aficionada siguiendo sus movimientos. No tenía miedo, mas bien eran simples nervios: no era mi casa, ni una persona conocida; ni si quiera sabía que era lo que me estaba poniendo sobre la herida. Pero a estas alturas simplemente me dejé llevar, le dí una oportunidad de herirme gravemente y no la aprovechó. Otra oportunidad mas distante pero no imposible sería quererme vivo para devolverme con mi amo, pero ¿para qué preocuparnos ahora? Tenía el amuleto, sí; podía huir en cuanto me diese la gana.


El castaño seguía divagando mientras sin darse cuenta apretaba la llema de su dedo pulgar contra sus dedos en un gesto extraño que demostraba su nerviosismo. Inspiró con fuerza y lo soltó todo de nuevo por la nariz tratando de relajarse, sentía que juzgar a la chica y desconfiar de ella de alguna u otra manera era cruel. No veía maldad en sus ojos aunque era un demonio y por ahora todos los demonios con los que se había relacionado intentaban de aguna u otra forma herirle. No obstante al mismo tiempo se sentía a gusto al sentir la amabilidad de la contraria convertida en un intento de curarle. Veía en sus ojos y gestos a un animal inocente cual liebre pero feroz como un oso. Tenía un poder aparentemente increíble y aún así vivía como cualquier otro. Ahora mismo se sentía miserable el ser un mísero humano, cual único poder se basa en algo robado.. Ni si quiera el amuleto era suyo, entonces ¿cuál era su poder? El vivir como esclavo servicial, no, ni si quiera era bueno como esclavo.




Muchas gracias Dante~
avatar
Dromes : 35670
Reputación : 5
Mensajes : 44
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por Hayari el Vie Feb 23, 2018 2:57 pm

Lo vio abrir los ojos lentamente, enfocándola a ella y luego al sobre que sostenía en su mano, su rostro demostraba un poco de desconcierto quizá al verla ahí arrodillada frente a él. Si lo pensaba bien esta en una poción bastante extraña no comprometedora pero si extraña.

El chico asintió con la cabeza moviendo su melena compuesta por rizos y torpemente comenzó a moverse hacia el sofá, esto preocupo aun mas a Haya pues creía que ya estaba sufriendo los estragos de perder tanta sangre. - Con cuidado...- Dijo al escuchar las quejas del contrario, le miraba realmente preocupada. Se acerco así de rodillas hasta su poción en un movimiento un tanto gracioso, colocándose aun costado de la piernas de el para poder seguir teniendo un mejor acceso a la zona dañada. Le preocupaba que se pusiera mal de un momento a otro, así que continuo con su tarea para no perder mas tiempo -Esto dolerá... ya casi terminamos.- espolvoreo el contenido del sobre, en los bordes de la herida esperando unos segundo a que hiciera efecto el coagulante.
-Te encuentras bien?- Dijo elevando la mirada dándole una leve ojeada su rosto para asegurarse de que así fuera y después continuo, acercando algunas cosas del botiquín. entre ellas saco unos cuantos parches, un tubo de pomada, una caja de tabletas y unas gasas estériles. Escucho la respuesta del chico y no dijo nada mientras se concentraba en terminar el trabajo. Tomo las gasas abriendo el paquete, saco una, a la cual le coloco una buena cantidad de la pomada del tubo, y después la coloco de manera que la pomada estuviera en contacto con la lesión, después coloco uno de los parches sobre el apósito para asegurarse de que no se moviera de su lugar, se quedo un rato mirando su curación y no pudo evitar mirar las demás cicatrices en el cuerpo de él, su mano se movió sola y con la yema de su dedo indice, acaricio la mas cercana a la herida preguntándose como es que había terminado de esa forma. Se dio cuenta de lo que hacia y se coloco nerviosa, rápido carraspeo alejando su mano de él tratando disimular lo que había hecho.

-Listo he terminado, esto te ayudara cicatrizar mas rápido... Le extendió el tuvo de pomada para que el lo tomara, se lo estaba regalando.-Le pones a una gasa limpia, lo colocas en la herida y le pones un parche encima.- Comenzó a darle instrucciones mientras se incorporaba, quedando de pie frente a el. -Tienes que hacerlo todo los días, después de limpiarla bien... y mas o menos en 5 o 7 días quedara completamente cerrada. Continuo recordando la rutina que siguió cuando su padre le curo aquella vez, lo miro satisfecha por su trabajo. -ahora creo que necesitaras un poco de azúcar... te apetece un vaso de zumo de Durazno? es lo mas dulce que tengo... y así aprovechas a tomarte el antibiótico.- Señalo la cajita que había dejado sobre el sofá aun lado de él, de pronto había hablado mucho y muy rápido como vomito verbal por sus acciones en el cuerpo del chico.


Última edición por Hayari el Mar Feb 27, 2018 3:39 am, editado 1 vez



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 47590
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por "El acechador" el Lun Feb 26, 2018 12:12 pm

El pequeño Kebran volvió a cerrar los ojos, pero esta vez no de sueño ni relajación, sino de dolor. Hizo una mueca que expresaba su sufrimiento mientras apretaba con fuerza los dientes. Intentaba disimularla, le preocucaba preocupar a la chica (valga la rebundancia). A veces le sobraba humildad incluso en momentos críticos como este.

El polvo se disolvía en la carne viva de mi herida quemándo con su tacto sanador. No pude evitar gimotear de dolor casi como un perro apaleado, estaba perdiendo fuerzas incluso para disimular mis emociones. Me preocupaba en parte. Abrí los ojos cuando el escozor me lo permitió que segundo a segundo iba amainando. Entonces la chica sacó una serie de objetos todos de la misma caja, esto era sin duda lo mas parecido a ir a un centro médico que había tenido en mi vida. - Gracias. - murmuré mientras ella aún estaba preparando las cosas.

Sentí un cosquilleo en mis mejillas que me incitaba a sonreír justo como cuando te hacen un regalo y no te lo esperas. Por dentro solo podía rezar por que mis labios no se dejasen llevar por la emoción y acabasen riendo.. eso haría la sitación aún más incómoda para los dos. No fue hasta notar como me tapaban la herida cuando sentí que quizás me estaba divirtiendo demasiado que me curasen. No me malinterpretes, de las incontables veces que había sido agredido, quemado, rajado y estrangulado se podían contar con los dedos de una mano en cuantas luego me habían asistido. Llevaba como prueba un cuerpo que hacía de lienzo para la violencia, lleno de marcas que nunca se curaron adecuadamente. Por eso no era extraño el que me agradase ser cuidado, ¿a caso hay humano que en su miseria no añore la amabilidad de otros? Puede, pero ese no era yo.

De repente perdí el hilo de mis pensamientos volviendo a la tierra. La desconocida comenzó a acariciar una de las marcas. Me quedé estático sin saber que hacer o decir, simplemente deseaba que no me preguntase a cerca de esta. Cualquiera pensaría que con tantas heridas era lo normal no saber de memoria el origen de todas estas, pero en mi caso era distinto, yo las recordaba como una maldición escrita en piel.  Sentía el dolor con solo verlas, era un rencoroso a la hora de sufrir que buscaba venganza usando mi propio cuerpo como una listado de nombres. Cada herida era un objetivo, a veces varias eran del mismo dándole así mas prioridad . Llevaba en mis propias carnes una lista de venganza y parecía interminable.

No obstante ella no preguntó y se alejó, quizás avergonzada, pero así era mucho mejor, no quería volver a recordar. Me volví a vestir mientras la chica hablaba, me había regalado una pomada y me estaba dándo indicaciones de como curarme. Asentí incluso sabíendo que me sería imposible tratármela por mi mismo, simplemente no quería preocuparla mas de lo debido. - Gracias, de nuevo. - Temía repetirme, pero no quería ser descortés. Dispuesto a volver a mi guarida y dejarla tranquila me levanté torpemente, pero antes de si quiera poder decir nada ella se adelantó rápida cual gacela ofreciéndome aún mas. -¿Qué es.. Durazno?- pregunté inocente. La verdad es que nunca había oído esa palabra antes, ni si quiera leído. ¿Qué sería?




Muchas gracias Dante~
avatar
Dromes : 35670
Reputación : 5
Mensajes : 44
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por Hayari el Jue Mar 01, 2018 12:21 pm

La violacea lo miro vestirce asintiendo levemente ante sus agradecimientos con explicaba los cuidados para la herida.
Cuando le respondio que no sabia lo que eran los Duraznos, parpadeo un par de veces algo confundida y luego dibujo una media sonrisa esperando que el estuviera jugandole una broma, pero mirando bien su rostro y sus movimientos supo, que estaba hablando en serio, relajo la cara borrando la sonrisa inmediatamente, no quería que pensara que se burlaba de el.

-Bueno el durazno es una fruta que crece en los arboles, es de color amarillo o aveces rosado y su cascara es como terciopelo.- Soltó tratando de explicar lo mejor posible, mientras comenzaba a caminar a la nevera.- No creo poder describir su sabor, pero aveces es dulce y otras es ácido un poco amargo, dependiendo de su madurez, obviamente el sabor del zumo es exagerado pero eso lo hace muy rico. se acerco a la nevera abriéndola y sacando un embace de cartón de su interior colocandolo sobre la pequeña isla. - Ven acércate y no olvides las tabletas del sofá- Se giro para sacar un par de vasos de las gavetas, colocandolos en la isla también. -Mira esta es la imagen de la fruta- Cuando lo tuvo cerca le acerco la caja después de servir un poco de su contenido en los vasos, para que pudiera observar la fotografía del la fruta en ella.

-Aqui tienes- Le acerco el vaso con el zumo, para que pudiera probarlo, mientras le dedicaba una sonrisa gentil, por su mente rondaban mil un preguntas, tenia que aceptar era un chico muy extraño, y ahora se preguntaba que clase de vida llevaba para no conocer aquella fruta. Ahora estaba mas relajada, sabiendo que la herida estaba limpia y había dejado de sangrar, y quizá podría tratar de satisfacer su curiosidad, esperando no incomodarlo, bebió un poco del vaso que había servido para ella.

-Am... a todo esto... Cual es tu nombre?... Yo me llamo Hayari... Se atrevió a preguntar con una suave sonrisa en los labios. Antes de todo quería saber su nombre, o tener un nombre con el cual recordarlo.



Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 47590
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por "El acechador" el Lun Mar 05, 2018 11:17 am

La mujer se sorprendió extrañada aparentemente por mi ignorancia, no obstante no le dio mucha importancia y me explicó con todo el detalle que pudo de qué se trataba. Parecía amable, me trataba como a un conocido aún sabiendo que no lo éramos lo que me hacía desconfiar de vez en cuando haciéndome sentir mal por juzgarla sin conocerla.

Me levanté del sillón y recogí la medicina para llevarla a la encimera que separaba la cocina del salón. Estaba decorada con algunos vasos vacíon, algunos casi sin terminar, rastros de una vida ajetreada. No le dí importancia, y me senté en un taburete al otro lado de la barra para poder observar de frente a la chica. - Oh, ¿melocotón? - comenté sorprendido al reconocer la imagen del cartón de zumo - Mi amiga los llama así, aún recuerdo que los recogíamos en verano para comer. - Agarré el vaso y le dí un sorbo probándolo. Hacía años que no recordaba su sabor, se había perdido como muchas otras cosas por el camino de la memoria. A ser sincero me sentí decepcionado, solía recordar su sabor mas fresco y dulce aunque quizás eso fuese fruto de mi imaginación al tratar de traer de vuelta algo que hacía ya tiempo no recordaba.

Cogí una pastilla y me la metí en la boca para mas tarde tragármela junto con el jugo. Aún estaba bebiendo cuando la chica preguntó por mi nombre. Casi me ahogo en el zumo. No sabía que decir, si contestarle de verdad o inventarme algo. Obviamente no tenía la confianza suficiente como para decirle mi nombre, el cual parecía estar maldito: a todos a los que les confiaba mi apodo acababan mal o simplemente se distanciaban de mí. Opté por no decírselo, recurriendo a un viejo acrónimo. - Me llamo Ace, se pronuncia "eis". - Di otro sorbo del zumo redimido por haberle mentido, haciendo tiempo entre conversación y conversación. - ¿Y tú? ¿Qué eres? - aunque fuese raro, sentía mas curiosidad por su raza que por su nombre. - Pareces humana, pero ya he visto que no lo eres.. ¿Eres un demonio entonces? - pregunté inocente. No sabía si esta pregunta sería indecente o no. Ella me había preguntado el nombre, algo bastante privado para mí por lo que la raza no sería nada comparado con su pregunta ¿no? En cualquier caso, era algo que llevababa carcomiendome la cabeza desde que la ví transformarse. - Yo soy un humano... que yo sepa.. - intenté animarla a contestar confesándole mi propia raza dando otro sorbo del zumo al terminar.




Muchas gracias Dante~
avatar
Dromes : 35670
Reputación : 5
Mensajes : 44
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por Hayari el Sáb Mar 17, 2018 1:00 pm

La violácea sonrió mientras lo escuchaba, aclarando su duda del por que no conocía, aquella fruta, viendo que no era así y que realmente se debía a la diferencia entre las denominaciones. -Aah si... así lo llaman en otros lugares, discúlpame no quise confundirte.-

Después de haberle preguntado por su nombre tomo otro trago del vaso mientras miraba las acciones del chico, sin pasar desapercibido por ella la reacción ante la pregunta, se sintió mal por incomodarlo, pero no dijo nada, esperando la respuesta. -Eis...- Susurro para si misma grabando aquel nombre en su memoria, entonces el ataco con la siguiente preguntas, después de una corta pausas. La incomodidad se hizo notar en Hayari, de un jalón bebió todo el contenido de su jugo mientras escuchaba las palabras del chico.
girándose a dejar el vaso al fregadero para que no le viera a la cara. Comenzo a lavar el vasi sin poder contestar hasta que lo escucho dándole ánimos diciendo que el era humano. Suspiro tratando de reljarse.

-Bueno en realidad, soy parte de las dos, soy... una híbrido de Demonio y Humano.- Decir aquello le costo tanto, que lo había dicho bajando el volumen a su voz, casi susurando con vergüenza, omitiendo especificaciones y limitándose a contestar lo que el chico le pedía. Habia tratado todo ese tiempo de aparentar ser una humana cualquiera, que de repente verse descubierta por un humano, le daba tanto miedo... su cuerpo tembló un poco al recordar el pasado. Termino de lavar el vaso y se giro sobre los talones, aparentando estar mas tranquila.

-¿Y tienes mucho tiempo viviendo aquí?- Pregunto mirándolo directamente, tratando de guiar la conversación a otro lado. -Yo llevo poco de haber llegado.- Siguió mientras recargaba ambas manos sobre la barra tratando de relajarse un poco. -Y creo que es un lugar muy bello... por cierto- Desvió la mirada a las tabletas que se encontraban en la barra -Esas debes tomarlas una vez al día por los 7 días -Señalo el medicamento con un dedo.




Actuó - Hablo - Pienso
Ficha

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 28 Dromes : 47590
Reputación : 3
Mensajes : 117
Ver perfil de usuario
Hayari
HÍBRIDO

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por Demian Serkin el Mar Ago 14, 2018 3:15 pm



TEMA
CERRADO
Tema cerrado por inactividad.
Este tema lleva inactivo más de dos meses y por tanto, muy a nuestro pesar, debe ser cerrado y enviado a la papelera, pero ¡No temas! Si deseas recuperarlo solo tienes que pedir su apertura aquí.
Lugar: Calles.
Atte: Staff ITR.
RHODES PRINCE PARA ITR



Otras cosillas:

Gracias a la genialosa de Noire por la firma ♡
avatar
Edad : 64 Dromes : 815440
Reputación : 30
Mensajes : 1184
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: No todas las ratas muerden tan duro [Piv. Kebran]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.