6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7


STAFF
PARA AYUDAR...

Rhodes Prince

ADMIN PRINCIPAL
MP
Mamiko Sakakibara

ADMIN SECUNDARIA
MP
Demian Serkin

ADMIN SECUNDARIA
MP
Sebastian Michaelis

MOD GENERAL
MP
Alice Sadao R.

MOD FICHAS
MP
Noire N. Reiss

MOD GRÁFICOS
MP
Luka Crosszeria

MOD EVENTOS
MP
Trinity

MOD EVENTOS
MP
Kisa Hitsugaya

MOD FICHAS
MP
Aries Star

MOD EVENTOS
MP
Trent Strauss

MOD GRÁFICOS
MP
Harry Blume

MOD CHAT
MP
KHAELI DUNKHEIT

MOD
MP
Conectarse

Recuperar mi contraseña


One Step Closer to Death

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado One Step Closer to Death

Mensaje por Satoi Madarame el Sáb Ene 06, 2018 7:26 pm

Se encontraba atado a una mesa. Tanto sus tobillos como muñecas estaban siendo apretados con fuerza por sogas. De momento, tenía colocada una mordaza en la boca que lo hacía sentir una sensación de ahogo. Todo se encontraba oscuro, quizás por la venda que le colocaron en sus ojos. No estuvo consciente hasta hace unos segundos de lo sucedido, mas se sentía ligeramente aturdido.

Casi podía aseverar que se hallaban en la misma casa a la cual él entró por encargo de la jefa de la señorita.

— Por favor, llévale estas medicinas a Min Hee. La pobre ha estado muy enferma durante la semana y no ha podido salir de cama. Creo que vive sola y es una pena que sus familiares cerca no estén cerca para visitarla. Me encantaría poder ir personalmente; pero creo que no será bien visto por el resto de los empleados. Te lo puedo encargar, ¿verdad, Satoi? Además ustedes parecen llevarse bien.

— Lo haré con gusto, señora Yan, sólo espero ella no se moleste por la intromisión. No somos... tan cercanos.

— ¡Bah, te preocupas demasiado por detalles! Yo me encargaré de avisarle que irás a verla. Ella me ha dicho que eres una persona amable y que siempre has sido agradable con ella cuando lleva los productos a la tienda de Kanae-san.

— Ah, la jefa tiene una opinión muy similar de Min Hee, es quien más le agrada en esta tienda. Si usted le avisa, entonces no tengo ninguna clase de inconveniente.


Claro, ninguna clase de inconveniente... pensó al recordar la conversación. ¿Cómo una inocente entrega de medicinas se había convertido en aquella escalofriante situación? Simple: todo por haber juntado los cabos luego de ver algo que no tuvo que mirar.

Madarame caminaba tranquilamente aquella noche, noches antes de que Min Hee ‘’enfermara’’, un poco desviado de su ruta usual ya que debía conseguir un poco de comida para re-abastecer su refrigerador. Sus pasos pausados resonaban con gracia al son de la luz de la luna que sólo eran acompañadas por el parpadeo de los faroles en las acercas. La velada era muy silenciosa, tan silenciosa que por un momento le hizo cuestionarse si aquello era natural. ¿Por qué ignorar su instinto que por tantos años desarrolló? La despreocupada vida de la ciudad casi lo obligaba a no cuestionarse ninguna situación.

Al doblar en la siguiente cuadra, el sonido de un grito tenebroso, lleno de angustia y miedo, que retumbó en sus oídos hizo que se ocultara entre un poste y la pared de un callejón. ¿Qué sucedía? Se quedó mirando el cielo por unos instantes, preguntándose si haría bien en seguir por ese trayecto. La curiosidad lo carcomía, su defecto era el no temerle, o más bien dicho, desafiar a la muerta sin importarle qué pudiera ocurrir. Botó aire por la boca y giró con suavidad su rostro hacia el lado que daba a la calle. Al mismo tiempo, volteó la mirada para que así sus pupilas se toparan con algo o no...

¡Mierda! rápidamente se encogió en su sitio al ver la escena. El corte había sido limpio, digno de un profesional. ¿Me habrá visto? Debo salir de aquí?.

En aquel instante lo pensó, ''¿tendría que denunciar haber visto a la Asesina de Hielo?'', quizás sí, moralmente hablando, mas, ¿quién le creería sin prueba alguna? Y si fuera del caso que le creyeran, ¿cómo podría ayudar eso si de todos modos la fémina era un as del engaño?

Se retorció un poco en su lugar, intentando hacer que su cabeza tocará so hombro para así poder soltar la mordaza. Si seguía con vida era únicamente por un motivo que conocía a la perfección. Aquellas mismas tácticas se usaban en la milicia: primero se sacaba la información al secuestrado y, si no servía para nada más, dejaban escapar su vida en un parpadeo. Sabía que la muerte a manos de ella no sería la más agradable. La vio cometer un crimen, lo más frustrante era que si no hubiera dicho al ver la cuchilla nada de eso habría ocurrido.

Soltó un quejido mientras seguía retorciéndose. ¿Cuántos habrían sido ya? Podía sentir que ella estaba cerca. Respiró hondo en un intento de tranquilizarse y no desesperar. Debía cooperar si quería salir vivo de aquel infortunio...


Gracias, Dante.

| HablaPiensaActúa |
avatar

Dromes :
106644
Reputación :
6
Mensajes :
390

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: One Step Closer to Death

Mensaje por Jeong Min Hee el Mar Ene 23, 2018 5:12 pm

Es el final, el telón de aquella obra suya por fin había caído después de mucho tiempo de estar actuando. ¿Qué esperaba? ¿Un final feliz? No, nada de eso. Lo que deseaba era satisfacción de hacer lo que creía era lo mejor para ella, a pesar de saber que estaba siendo mal de alguna manera.  Pero... ¿A quién engañaba? Disfrutaba de aquello por eso lo volvía a hacer una y otra vez.  

“Esto ya se ha salido de control... he dejado pistas sin saberlo” la solo idea de pensar que había cometido un error la fastidiaba y al mismo tiempo le atemorizaba. El ser tan cuidadosa y teniendo cierta experiencia sobre lo que hacía no significaba que fuera perfecta... Habrá un momento que se equivocará y eso provocará su muerte. “Tal vez sí que es el fin” una sonrisa algo retorcida se dibujaba sobre su rostro a medida que con su diestra sostenía una de sus armas de fuego todavía con el seguro puesto en ella; lentamente como si fuera ya su locura la que la controlaba no pudo evitar soltar una risa de lo más espontanea dejando ver lo mal que su cabeza se encontraba. Se replanteaba una idea sobre que debería hacer con la molestia que se encontraba en su sótano, deseaba que su estancia fuera de lo más cómoda (?) o por lo menos saber lo que sabía.  

No tenía mucho tiempo antes de que las cosas se empezarán a tornar más estresante de lo que ya estaba, así que sin atrasarse cerró todas las puertas de la casa con seguro y bajo las cortinas hasta la mitad para no levantar sospechas a las personas que se encontraban afuera. Lo siguiente que hizo fue ponerse el arma atrás en su espalda y abrió la puerta que llevaba al sótano para poder revisar a su querido invitado.  

— …. — sus pasos resonaban por las escaleras hasta la puerta de seguridad que daban hasta un cuarto refrigerado donde tenía al azabache encerrado. Una ceja se alzó al ver como este se había librado de la mordaza cerrando la puerta detrás suyo nuevamente. — Siento mucho que las cosas hayan salido así... Satoi — su voz sonaba seria, algo que no acostumbraba hacer delante de él. Sus pasos se oían recorrer por un lado de la mesa metálica dirigiéndose a un lugar desconocido de la habitación — Debes entender que es por seguridad ¿verdad?  —

Una hora antes

—¿mmm? ¿Satoi vendrá a traer medicina? Entiendo. — Una de sus jefas del trabajo le había llamado ese día para saber cómo se encontraba del "resfriado" que había pescado y que no la dejaba levantarse de cama por toda esa semana. —Si claro, no hay problema con ello. Muchas gracias por llamar. — colgaba su teléfono con cuidado a medida que soltaba un pequeño suspiro cansado. Aquella llamada la tomo de sorpresa, no estaba esperando que alguien viniera a su casa y mucho menos en ese momento que tenía cosas por hacer. “Debería limpiar antes de que llegue” Llegaba a ser una persona ordenada, casi rosando a lo obsesivo y era más que obvio por el pequeño secreto que escondía detrás de las paredes.  

Y no era lo único que tenía que hacer, ya que también debería arreglarse lo suficiente para parecer un poco enferma, lo suficiente para que el contrario se lo creyera. Pero... No tendría tiempo para bajar todos sus artículos por lo que decidió esconderlos en el cuarto de lavado una vez que escucho que tocaban la puerta. —¡Un momento! — gritaba por dentro de la casa cerrando varias habitaciones en el proceso que se acercaba a atender a su nuevo invitado.

—¡Bienvenido!, lo siento si te he hecho esperar. — decía con una gran sonrisa en el rostro una vez que le abría a Satoi. —¿No deseas pasar? Has tenido que viajar para llegar hasta aquí después del trabajo. Asi puedo por lo menos invitarte un café  —


SNOW
No matter what you do. You'll die anyway
avatar

Edad :
25
Dromes :
8745
Reputación :
2
Mensajes :
36

Ver perfil de usuario
HÍBRIDO

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.