image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Chance or destiny? — priv. Listbeth Evans.

Mensaje por Aaron Sayn-Wittgenstein el Vie Ene 05, 2018 9:18 am

El que sigue, por favor. — la extremidad derecha del vampiro se encontraba ascendiendo de manera perpendicular, permitiendo que su mano acariciase aquellas hebras que parecían caer de manera delicada sobre las facciones de su rostro. — ¿Podrían poner algo más de empeño, muchachos? Estoy aburriéndome. — y no estaba mintiendo al respecto. Aquellos individuos atacaban aparentemente con todo lo que tenían y tan solo conseguían que los movimientos del vampiro fuesen efímeros. Sin realmente mover los pies de su lugar era la zona superior de su cuerpo la que parecía girar rápidamente de lado a lado, esquivando tanto los golpes ascendentes como los descendentes, incluso así también los que accedían desde sus laterales. ¿Qué clase de educación habían recibido? — Domina el viento, señor Anderson. ¿Por qué no lo utiliza para aumentar su rango en lugar de buscar potenciar sus golpes? — ¿acaso debía de explicar a cada uno la mejor utilidad para sus respectivas habilidades? Lo cierto era que cada uno poseía su propio estilo pero aquél masculino había estado intentando desde algunos días emplear el elemento ventoso para potenciar su fuerza sin siquiera conseguir rozar el cuerpo del vampiro que le estaba enseñando. Efectivamente, la terquedad del otro solo conseguía que su persona mostrase algo de desinterés: estaba allí para enseñar pero si no iban a tomar sus consejos, ¿por qué molestarse? — El que sigue. A ti todavía te falta mucho.

El fuego es más útil si lo utilizas para limitar la movilidad de tu adversario, señorita Winston. — y aquella recomendación parecía ser tomada en cuenta porque los movimientos que había comenzado a realizar aquél vampiro tuvieron que sufrir una pequeña alteración debido a que, cada dos o tres golpes que la contraria realizaba, una especie de llamarada invadía el suelo obligando a que cambiara de posición. — Bien. — pero aquellas llamas no serían suficientes y por esto sería aquél quien emplearía un efímero movimiento con su extremidad diestra, aquella que se encontraba alzada para acariciar de manera narcisista sus cabellos. Con aquél deslice al mismo aire una pequeña corriente de oscuridad brindaría lo necesario para que las llamas sucumbieran a su autoridad, imponiéndose así como la personalidad del masculino lo hacía con los individuos pertenecientes a su clase. — Ha mejorado, señorita. Pero sigue siendo algo... ¿impaciente? — señaló con un sencillo gesto de su rostro la posición trasera de aquella. Al girar, sobre la altura de su nuca se encontraba una especie de cuchillo completamente negro realizado con la misma materia que había empleado para apaciguar las llamas dejadas por la muchacha castaña en el suelo. — Cada elemento es capaz de ser utilizado de manera ofensiva y defensiva, y esto no aplica solo a elementos sino a cualquier habilidad en general. — el masculino no mostró mucho más interés en la clase en general. Aquél día había conseguido probar el nivel de todos sus estudiantes y tan solo algunos pocos se podría decir eran capaces de llevar de la mejor manera sus enseñanzas.

Sean capaces de reconocer sus virtudes y defectos, y expriman el potencial de sus capacidades. — advirtió aquello al momento de escuchar la campana que avisaba el final de la clase. Todos los estudiantes se fueron rápidamente al terminar puesto ninguno parecía tener intención de compartir siquiera un solo segundo para con aquél. Era capaz de reconocer las muchas cosas que decían de su persona, especialmente por culpa de aquella rigurosidad con la que trataba a sus estudiantes, ¿pero no era esa la razón por la cual enseñaba? Efectivamente estaba allí para ser capaz de educar a la nueva generación de individuos, que fuesen capaces de dominarse a sí mismos y así mantener a raya a quienes aún no pudieran hacerlo. Había utilizado la ducha del propio Instituto para poder refrescarse y a pesar de que ya eran entrada la tarde aún no había almorzado, algo que se reflejaba en la oscuridad propia de sus ojos los cuales, poco a poco, mostraban poseer un tono efectivamente más opaco.
avatar
Dromes : 23625
Reputación : 0
Mensajes : 14
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chance or destiny? — priv. Listbeth Evans.

Mensaje por Lisbeth Evans el Vie Ene 19, 2018 9:35 am

Su profesor de aquella clase no había asistido por enfermedad o eso habia dicho su sustituto antes de quedarse dormido sobre la silla del profesor cinco minutos despues del anuncio. Vaya forma de controlar a una masa de alumnos de diechiocho años en adelante para evitar que hicieran lo que querian y causar alboroto. Pues si pensaba que asi iba a tener la clase controlada estaba muy equivocado, en cuanto toda la clase se dio cuenta de que dormía profundamente comenzaron a alianzarse los grupitos, levantar la voz hasta que pudiera oirse en la otra esquina del instituto y demas barbaridades que se hacen a esas edades.

Por mi parte aproveche que un grupo de estudiantes salia del aula para hacer exactamente lo mismo y comenzar a recorrer los pasillos del instituto intentando divisar algo que hacer, era mejor que pasarse toda la hora encerrada en el aula esperando a que el timbre sonara y nos dejara salir. Aunque como era natural a aquella hora no es que hubiera mucho movimiento por los pasillos así que me limite a obsevar la clases de otros profesores que estaban por donde pasaba, con cuidado de que estos no notaran mis presencia claramente tampoco tenia intenciones de que me pusieran un castigo, aunque seguramente toda mi aula se llevaria uno en cuanto vieran el alboroto que estaban causando.

- Solo hay clases aburridas el dia de hoy es una autencia pena....-mumuraba para mi misma en un susurro practicamente mientras seguía movimiento a un lado del otro del instituto, hasta que llegue a los ventanales que daban proximos a la pista de entrenamiento o el patio, en el había un grupo de alumnos con un profesor al cual no reconoci en ese momento ¿sería uno de los nuevos que habían llegado recientemente? Era posible y por lo que observaba estaban placticando sus poderes, así que al final me sente en el ventanal y me quede observando aquel espectaculo que estaban dando, en verdad había algunos que daban pena usando sus poderes, yo sabía usar el fuego mucho mejor que algunos de ellos.

- Si fuera mi profesor, le enseñaria encantada como usar el fuego correctamente - mencione para mi misma mientras observaba aun la clase de aquellos alumnos, el profesor estaba de muy buen ver eso sin lugar a dudas, lastima que la mayoria de los profesores estan tan delicados que no se dejaban tocar por una mujer menor que ellos.

Al final la clase termino en cuanto sono la campana, el sol daba en el ventanal en el que me encontraba así que me parecía una perdida de tiempo moverme de donde estaba al menos por el momento, de todas formas ya se habrian dado cuenta de los destrozos y ausencias que había en mi aula, así que no me iba a regresar para llevarme una bronca del profesor de turno, seguramente debido a la tranquilidad de alli y lo que calentaba aquel solecito al final mis ojos terminaron por cerrarse un poco permaneciendo casi dormida recostada en el ventanal de aquela solitario pasillo.
avatar
Salón : 3 B Dromes : 22008
Reputación : 5
Mensajes : 132
Ver perfil de usuario
Lisbeth Evans
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Re: Chance or destiny? — priv. Listbeth Evans.

Mensaje por Aaron Sayn-Wittgenstein el Vie Ene 19, 2018 2:58 pm

¿Podríamos intentarlo una vez más? — la voz de un masculino se escuchó en lo que el vampiro se volvía lentamente hacia aquella dirección apreciando que era uno de los primeros a los que había enfrentado. Su mirada se mostraba serena, apacible, algo que al profesor realmente le causaba cierto interés. En esos momentos no dijo nada al respecto aunque su mirada se tornó un poco más brillante que antes, así como cuando se había enfrentado a sus alumnos momentos atrás. — Adelante. — el otro no tardó en abalanzarse sobre el docente envolviendo sus extremidades en una especie de neblina rojiza que poco a poco se convertía claramente en una tormenta de fuego, rodeando sus extremidades superiores e inferiores, buscando golpear a su objetivo. Aaron se encargaría de apenas deslizar unos lentos movimientos de la zona superior de su cuerpo, utilizando la elasticidad de su tronco para evitar cada uno de los puñetazos que el mismo estaba tratando de asestar. — Piensa demasiado en cada movimiento que hace. — advirtió el profesor al momento de dar un ligero salto hacia atrás, retrocediendo algunos metros para poder sacudirse lentamente lo que era la gabardina blanca que estaba utilizando en aquella ocasión. — ¿Por qué no lo golpeo? — el alumno masculló con algo de molestia, más consigo mismo que otra cosa, sin comprender en realidad la falta que parecía tener de autocontrol e insuficiente capacidad para controlar completamente sus movimientos.

Ya lo dije: usa mucho la cabeza para pelear. El pensar requiere que la información del combate pase del cerebro a través de cada célula del cuerpo antes de llegar a su destino, la extremidad necesaria a utilizar. Esto solo hace que su cuerpo pierda velocidad. — era consciente de que sus palabras claramente no podían ser descifradas de un momento a otro, ni que mucho menos aquello era algo fácilmente puesto en práctica por cualquier individuo por más que su capacidad de combate fuera siquiera la mitad de lo que era la de aquél hombre. Sin embargo en efecto era una técnica de combate claramente algo muy avanzado que, y por obvias razones, el dominio de la misma no sería algo en lo más mínimo sencillo siquiera. Antes de que el muchacho pudiera regresar a la ofensiva, fue el cuerpo del vampiro el que rápidamente se deslizó cual fuera uno solo con el mismísimo viento hasta posicionarse detrás del menor. Su mano derecha se encargó de simular una especie de arma mortal, la cual se encontraba envuelta en una bruma oscura, advertía que si aquello fuese un verdadero combate entre ambos pues, obviamente, el menor hubiera muerto en aquél mismo instante. — A la hora de pelear no debe pensar, debe actuar. No hay que ver, hay que reaccionar. En su primer ataque tuvo tres puntos débiles en los cuales podría haberlo matado, y al acercarse de esa manera solo abrió la brecha completamente entre ambos. — no dio más explicaciones al respecto pero pudo notar, y por su posición, que ahora no eran los únicos estudiantes en aquél lugar. La silueta de una figura se postraba en el ventanal haciendo que claramente el vampiro mostrase una cierta incertidumbre al respecto.

Ya puedes irte. Continuaremos en otro momento. — el estudiante volteó la vista en dirección hacia la misma que su profesor antes de asentir lentamente, tomando su bolso para poder retirarse pasando por una de las cuatro puertas que poseía aquél lugar en cuestión. Lentamente avanzó en aquella dirección, recuperando la tonalidad oscura de sus orbes aunque sin perder el tono rojizo de éstos. Al estar a una distancia considerable para con aquella silueta se pudo percatar de que no se trataba sino, y por muy extraño que pareciera, de una chica cómodamente dormida en uno de los ventanales de aquél espacio abierto que habían utilizado en aquél lugar. — Si no me equivoco, aún es horario de clases, jovencita... — se había advertido de que el horario aún continuaba, especialmente porque la suya no era la última clase del día ni mucho menos en realidad. Su mirada se volvió en dirección hacia el reloj de bolsillo que ocupaba, aquél que descansaba en el hemisferio derecho de su cuerpo por lo que era tomado con la extremidad correspondiente. Llevó su extremidad izquierda hasta el hombro contrario, palmeando lentamente aquél punto en cuestión luego de inclinarse lentamente hacia ella dada la diferencia de estaturas, buscando en efecto despertarla. — Y usted no está en mi clase, por lo tanto... no debería de estar aquí. Vuelva a su clase, por favor. — no sabía si en realidad la habría despertado con aquél toque anterior, pero pronunciar aquello no le costaba en lo más mínimo, incluso si a pesar de todo debía de repetir sus propias palabras una vez la contraria hubiera recuperado la conciencia.
avatar
Dromes : 23625
Reputación : 0
Mensajes : 14
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chance or destiny? — priv. Listbeth Evans.

Mensaje por Lisbeth Evans el Lun Ene 22, 2018 6:40 am

¿Ruido? Parecía que alguien estaba cerca de donde me encontraba, pero debía de fijarse mucho si quería verme desde donde me encontraba, sentada en el marco de aquella ventana que daba al exterior del instituto, para ser mas precisos estaba justamente dando al patio hasta donde solo hacia unos minutos habían etado dando una clase de educación ¿fisica? o mas bien de como saber usar los poderes respectivos de cada uno. Donde se podía decir que el profesor, al que no conocía de nada, estaba de muy buen ver, lastima que no nos diera clase a los de tercero, hubiera sido entretenido tenerlo en una clase y hacer que viera lo bien que podía llegar a manjear el fugo, aquella idea me dibujo una pequeña sonrisa en el rostro.

En cuando al sonido que me había despertado de aquella pequeña siesta, parecía que aun continuaba e incluso se podía decir que se intensificaba un poco, cuanta frustación tenia una de las voces, de todas formas no era algo que me importrar mucho era un tema que no tenía nada que ver conmigo. Y hubiera seguido sin ser asunto mio, de no ser por que la voz de alguien desconocido comenzo a hablarme, sobre que aun era horario de clases y que no debía de estar allí durmiendo...lo ignore, no al menos hasta el momento en que note como la mano fría de este se poso sobre mi hombro dando unos suaves golpecitos

-....-no me quedo mas que contestarle, aunque si pensaba que iba a volver a clases estaba equivovado, y cuando abrís los ojos para volverme al profesor que estaba hablandome, fue cuando me di cuenta de que  era el mismo profesor al que había estado observando en el patio- Vaya, si el profesor que haría a una alumna caer en el pecado de la lujuria - mencione así sin mas mirando a aquel profesor, que parecía contrariado por mi presencia en aquel lugar, aun cuando se suponía que aun había clases por todo el recinto-  No es mi culpa, si el profesor encgardo de mi aula se queda dormido nada mas entrar  en ella y deja que tengamos tiempo libre para hacer lo que queramos - termine por responder mientras me levantaba de aquel resquicio de la ventanda y me ponía en pie en el pasillo justo en frente del profesor llegando a estirarme un poco elevando los brazos hacía arriba.

No solía tener problemas con los profesores a decir verdad, pero no por ser profesor iba a dejar que hiceran lo que ellos querían, a veces mi lado rebelde solía aflorar y ese era el resultado de todo aquello. De todas formas en verdad debía de ser la unica alumna en todo el pasillo, seguramente el resto de mis compañeros de clase que habían escapado en el mismo momento que yo, debían de estar fuera en el patio lo bastante escondidos para que ningun profesor los interrumpiera, seguro que alguno incluso estaba haciendo alguna indecendia en algun lugar del instituto con su pareja, sin ser descubiertos ...por el momento.

- Mas que preocuparse por mi, ¿no debería de preocuparse por el resto de alumnos que se han escapado? podría ser que alguno estubiera haciendo algo que no debería en el recinto escolar - mencione relamiendo mis propios labios un poco mientras miraba al profesor de forma divertida y juguetona al mismo tiempo- De todas formas dejeme decirle que no tengo intenciones de regresar a casa cuando afuera...hacer un día tan bueno -termine por mencionar y en un rapido gesto me acerque al profesor dejando un beso en su mejilla, cerrando un ojo en una expresión divertida y luego colocarme en la ventana y saltar por ella hacía el exterior llegando a quedarme afuera y comenzar a caminar tranquilamente, si se le ocurría seguirme o no, ya era decisión suya simplemente.
avatar
Salón : 3 B Dromes : 22008
Reputación : 5
Mensajes : 132
Ver perfil de usuario
Lisbeth Evans
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Re: Chance or destiny? — priv. Listbeth Evans.

Mensaje por Aaron Sayn-Wittgenstein el Lun Ene 22, 2018 12:02 pm

Haré de cuenta que no escuché eso. — advirtió con tranquilidad ante aquellas primeras palabras que la fémina utilizaría para interactuar con el profesor, unas que a decir verdad no le sorprendían en lo más mínimo. ¿Cuántas chicas de aquél instituto se habían acercado a su persona para entregarle cartas respecto a sus sentimientos? Un número que siquiera contó, en realidad, porque a primeras no estaba allí para encontrar a una chica con la cual compartir sus días y, mucho menos, si ésta era una estudiante aunque habría que admitir que ésta última característica no era, en efecto, excluyente. ¿Quién dijo que un estudiante no podría complacer sus necesidades? Más bien el tema radicaba en la mentalidad de su persona, la de alguien de antaño con ciertas características que difícilmente podrían cambiar y otras que, para mala suerte de sus parejas anteriores, fueron costumbres en su época haciendo que su propia moral fuese incluso algo más importante que otras cosas. — Lo cierto es que no eres responsable de la falta de responsabilidad del sustituto, pero sí eres culpable de no acusar al mismo frente a alguien superior a su persona para que sea, valga la redundancia, sustituido por otro con verdaderas intenciones de enseñar lo que corresponda a la clase que anda suplantando. — era una capacidad oratoria muy poco vista la de aquél hombre, siempre procurando explicarse de la mejor manera y sin faltar el respeto, e incluso sin tutear, a sus estudiantes ni a ningún otro, independiente estuviesen en su clase o no.

¿Por qué me preocuparía por el resto de estudiantes cuando es usted la que ha estado espiando mi clase durante varios minutos? — y sí, era consciente del tiempo que había permanecido en aquella ventana porque, claramente, desde el momento en que se había percatado de su presencia fue su interés el que más se aseguró de investigar la silueta de la distancia. Esto advertía que a pesar de haber ganado fácilmente los combates anteriores, su capacidad para la acción no llegaba siquiera a un cuarto de la capacidad completa de aquél hombre. Emitió débilmente un suspiro ante aquella situación que estaba planteándose frente a su persona, porque si bien era consciente de que las palabras contrarias eran acertadas, también era consciente de que ella era una de esas estudiantes que se había escapado, ¿acaso eso no significaba tener que tomar la responsabilidad de su persona en la ausencia del otro? El silencio se aseguró de que la cabeza de Aaron mantuviera la maquinaria en todo momento funcionando, meditando con meticuloso interés al respecto antes de dibujar una apacible sonrisa en sus finos labios, dejando que su expresión fuese incluso más atractiva que antes, si es que uno podía atreverse a decir de sí mismo lo sexy que era. — Además su responsabilidad para con la clase de la que se escapó es tan alta como la de los demás estudiantes, por lo que por el hecho de seguir aquí no quita que no esté en su clase y por ende un docente deba de responsabilizarse por su seguridad, ¿me equivoco? — ladeó el rostro al sentir aquél contacto labial, algo que en verdad sí le había sorprendido. Ninguna de las estudiantes anteriores que había tenido, de aquellas que sí le habían enviado cartas y mensajes de amor a través de diversos medios, por lo que claramente esto despertó cierto interés en la personalidad tan extrovertida de la contraria.

La penumbra del momento se aseguró de ser lo suficientemente fuerte para que apenas se pudiese percibir el cuerpo del vampiro que rápidamente se envolvía en sombras negras. Rápidamente éstas se deslizaron por el aire como si fuesen una nube de tormenta hasta que finalmente su cuerpo se materializase delante del cuerpo de aquella rubia, haciendo que la observase por encima de su hombro. — ¿Acaso no dije que un profesor debía de responsabilizarse por su seguridad en horario de clase? — apenas de reojo su mirada terminó regresando hacia delante, comenzando a mover sus pies a la par que los de ella procurando no adelantarse ni retrasarse del ritmo que la otra estaba ofreciendo al caminar. En esos momentos es que se odiaba a sí mismo, ¿por qué tomar aquella actitud? Fácilmente hubiera podido regresar a su habitación pero volvíamos al mismo tema moralista que se platicó anteriormente, el cual le resultaba en ciertas ocasiones más importante que su propia capacidad de raciocinio. — Tendré que acompañarla, le guste o no. — aunque con lo acontecido anteriormente estaba seguro de que no le era de su incomodidad, ¿podríamos decir lo mismo de él? El vampiro no mostraba en realidad algún tipo de reacción, tan solo aquella inexpresividad que se había vuelto tan típica en su persona durante el transcurso de los años, obligando a que cualquiera que se le acercase tuviese que batallar por obtener algo más que semejante indiferencia.
avatar
Dromes : 23625
Reputación : 0
Mensajes : 14
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chance or destiny? — priv. Listbeth Evans.

Mensaje por Lisbeth Evans el Miér Ene 24, 2018 6:38 am

¿Que haría cuenta de que no había escuchado eso? Ja!, eso si que había tenido hasta gracia en aquel momento, seguro que era el tipico profesor que siempre estaba siendo acosada por alumnas y por eso las palabras que había dicho tampoco le habían suspuesto ninguna sorpresa, aunque esa clases de profesores siemrpre llaman mucho la atención y hasta ese momento de su clase, yo no me había percatado de su presencia en el instituto...creía entender a que se debía, chicas timidas que piensan que van a encontrar el amor escondidas detras de un arbol, mientras miran al amor de sus sueños cruzar....seran tontas.

-¿Y tener que ir hasta la sala de profesores o la dirección para acusar que un profesor sustituto se ha quedado dormido en clases? Cuanta desconsideración por mi parte, el pobre hombre debía de estar agotado, despues de la noche que ha debido de pasar, sería de mala educación por mi parte, ir a chivarme y ademas no dejar que descansara - comente con una tono ciertamente gracioso y divertido, manteniendo una sonrisa traviesa en el rostro, la verdad no sabía que tipo de noche habría pasado el profesor en cuestión, aunque se rumoreaba mucho de el de lo que hacía fuera del instituto-Debo de ser consideraba con mis profesores y procurar que descansen, sensei - mencione nuevamente con aquel tono travieso que tanto me caracterizaba en ciertas ocasiones.

Que sorpresa, se había dado cuenta de que había estado espiando sus clases, bueno tampoco era algo que me preocupaba en exceso, seguramente alguien mas se habría dado cuenta sería por la falta se seres magicos que había en aquel recinto escolar. Pero ahora entendía mejor por que al final había acabado por aparecer frente a mi en el pasillo sin venir a cuento y es que habíar estado con cierta curiosidad de quien habría estado espiando su clase. No pude evitarlo y una risa escapo de mis labios cuando escuche que un profesor debía de hacerse cargo de mi.

- Creo que ya soy bastante mayorcita como para que alguien ande cuidando de mi y mucho menos un profesor del instituto, aunque....si ese profesor quisiera darme cuidado especiales y fuera usted - mencione con tranquilidad y con cierto aire seductor pasando mi mirada de arriba a abajo del profesor sin disimular en lo absoluto - Creo que no dudaria en dejarme hacer por usted - dicho aquello, haber si tambien pasaba aquello por inadvertido y como que no lo había escuchado en lo mas minimo, me haría mucha gracia desde luego que eso tambien hiciera como no lo había escuchado.

De todas formas tampoco me iba a quedar a averiguarlo, pensaba marcharme y descansar en algun lugar tranquilo, ya luego a la noche me escaparía de las habitaciones para pasar un tiempo en la ciudad y encontrar algo con lo que divertirme, que en efecto hacía ya mucho tiempo que no lo hacía. Los estudios y mi trabajo me habían tenido practicamente ocupada durante todo el tiempo, ya era hora de salir y disfrutar un poco de mis travesuras en la noche.

- ¿Así que piensa acompañarme hasta donde yo vaya? - mencione ladeando el rostro y girandome hacia el profesor deteniendo mis pasos mientras veía a este avanzar- No se yo que reputacion tendría si alguien lo viera entrar a la habitación de una alumna cuando se supone que esta en hora de clases, ¿no estaran esperandolo sus alumnos para comenzarla? - pregunte con un tono risueño mientras ponia uno de mis dedos sobre mis labios mirando al profesor, aunque mi parada duro poco puesto que comence a caminar hacia el profesor- Aunque digame senseí ¿los hacemos esperar un poco mientras ambos nos divertimos un poco juntos? - mencione sin tardar mucho en recorrer el brazo del hombre con mis brazos rodeando este mismo y apegando mi cuerpo al ajeno mientras mi rostro se quedo a escasos centimeros del suyo.

Ya que quería seguirme, o bien con aquello conseguía que se diera por vencido y se iba, o bien encontraba a un lobo disfrazado de cordero y acababas haciendo algo escondidos en algun rincon de aquella zona, de todas formas ahora era el turno de el y mover su ficha, ¿en que dirección? no lo sabía, solo me quedaba esperar a ver que hacía.
avatar
Salón : 3 B Dromes : 22008
Reputación : 5
Mensajes : 132
Ver perfil de usuario
Lisbeth Evans
SEMI ANIMALES

Volver arriba Ir abajo

Re: Chance or destiny? — priv. Listbeth Evans.

Mensaje por Aaron Sayn-Wittgenstein el Miér Ene 24, 2018 9:26 am

Sin importar la situación en la que un profesor se encuentre, jovencita, éste debe de tomar las responsabilidades para con su trabajo sin importar las consecuencias. Si no se encontraba apto para poder realizar la tarea en cuestión, ¿por qué no avisar previamente y evitarse una situación que podría, claramente, acabar con consecuencias negativas para su persona? — implicando que aquello, en efecto, no fuera sino una pequeña parte de lo que pudiera ocurrir. Lamentablemente durante los últimos tiempos en aquella ciudad estaban ocurriendo asesinatos y otro tipo de peligrosas situaciones que afectaban en su mayoría a jóvenes estudiantes, por lo que como profesor que era también incluía su responsabilidad de concienciar a los jóvenes para evitar que de ésta manera fueran ellos los que, por h o por b, terminasen saliendo en las noticias como desaparecidos o cuerpos hallados sin vida. — Seguramente el ir a chivar su situación hubiera sido lo más sensato, y ya aquí no puedo tomar esa responsabilidad porque, claramente, estoy tomando la de cuidarla a usted. — mencionó sin realmente darle mucha importancia al asunto. En realidad, ¿qué importaba a esas alturas lo que pensara el docente? Al fin y al cabo ya estaban fuera de la zona institucional, o al menos fuera de las paredes del instituto propiamente dicho, por lo que en esos momentos nada de lo que pensar podría tener un efecto importante en lo que ocurriera dentro de aquél inmenso territorio.

¿Entonces prefiere que me vaya? — preguntó mostrando cierta indiferencia ante aquella posibilidad, claramente no lo haría por lo mismo que había mencionado anteriormente en realidad, pero le daba aquella posibilidad a la fémina dada la situación en la que se le había puesto con sus palabras... algo que cambió radicalmente al momento de escuchar sus siguientes palabras. Claramente aquellas dibujaron una tranquila sonrisa en sus labios, dejando que un aire juguetón y ciertamente coqueto de su personalidad saliera a flote frente a aquella condición en la que se le había presentado. — Bueno, haré de cuenta que tampoco escuché eso. Podría ser algo peligroso, no para mí sino más bien para usted, señorita. — aclaró aquello con total naturalidad, emitiendo un débil suspiro mientras en su mente procesaba todo lo que estaba sucediendo. En realidad, parte de su mente meditaba al respecto de aquellas palabras las cuales había escuchado en más de una ocasión en realidad, algo que sin duda alguna había evitado realizar por un simple autocontrol de su propio ser. ¿Acaso un profesor no debía de evitar ese tipo de relacionamiento respecto a sus estudiantes? Era algo ilegal además de que, siendo una menor, era considerado algo poco más que un delito bastante grave a nivel social.

Para mí buena suerte, tal vez, y no para la suya, la clase que usted estaba espiando era curiosamente la última de mi día. — confesó mostrando realmente indiferencia ante aquello. ¿Por qué sacaba el tema de las clases después de todo? ¿Estaba esto relacionado para con lo otro? Lo anteriormente dicho aún seguía en su cabeza, siendo algo que pocas estudiantes quienes se habían atrevido a realizar aquél tipo de indirectas tan directas para con su persona, las cuales había rechazado en reiteradas ocasiones sin mostrar mucho interés. Sin embargo, ¿por qué con aquella chica no podía simplemente rechazar sus palabras? El hecho de mostrarse desentendido solo le generaba despertar algo de interés para con su persona, una condición bastante particular que en efecto le ocasionaba mucha más confusión de lo que anteriormente hubiera podido llegar a ocurrirle. — No sería tan raro que un profesor entre al dormitorio de las chicas para llamar a una estudiante, siempre que la plática se realice en el pasillo como tal. Al fin y al cabo, varios son los que tienen ese tipo de trato con sus alumnas para ayudarlas a mejorar sus calificaciones. — y aquello era experiencia pura en realidad, porque así como él había ido a algunas habitaciones para platicar al respecto de sus clases, también recibía en su habitación a algunos estudiantes de ambos sexos cuando éstos poseían dudas al respecto de algo relacionado o mencionado en su clase.

Realmente no se impresionó con el actuar femenino en aquél momento, en realidad también fue algo que hubiera esperado de alguien que hubiera reaccionado con aquellos comentarios. Claramente su mirada se entre cerró como acto reflejo y fue su mano libre, la derecha, la que se deslizó lentamente por lo que era su cadera con algo de cuidado mostrando ese toque tan delicado que podía llegar a tener. Un roce lento hasta que sus yemas pudieran sujetar lo que era uno de sus glúteos con algo de fuerza, tomando firmemente aquella zona para reducir así las distancias entre su cuerpo para con el ajeno. En esos momentos no estaba pensando con claridad, tan solo estaba dejando que los instintos de vampiro actuaran, acercando un poco más su rostro para contra el contrario hasta sentir que incluso podía ser capaz de ser golpeado por la respiración de la fémina. — ¿Y si la diversión va más allá de lo permitido? — sus labios se encargaron de susurrar aquellas palabras de manera cuidadosa, cercana a los de ella en realidad pero sin llegar siquiera a rozarlos cuando gesticulaba cada una de sus palabras. Sin embargo sus ojos se habían tornado algo más brillantes que antes y, por razones obvias de cercanía, sus colmillos comenzaron a crecer de manera lenta en el interior de su cavidad bucal: una parte de sí se sentía excitada por aquella cercanía, claramente porque era capaz de oler el aroma de su sangre que parecía pedir a gritos ser tomada por el vampiro.
avatar
Dromes : 23625
Reputación : 0
Mensajes : 14
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Chance or destiny? — priv. Listbeth Evans.

Mensaje por Harry Strauss el Dom Abr 01, 2018 5:25 pm

Tema Cerrado
Éste tema ha sido cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de 2 meses de inactividad.
Si desean volver a abrirlo pueden pedirlo Aquí

Lugar: Instituto - Pasillos.




avatar
Dromes : 221908
Reputación : 7
Mensajes : 892
Ver perfil de usuario
Harry Strauss
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

Volver arriba Ir abajo

Re: Chance or destiny? — priv. Listbeth Evans.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.