6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7


STAFF
PARA AYUDAR...

Rhodes Prince

ADMIN PRINCIPAL
MP
Mamiko Sakakibara

ADMIN SECUNDARIA
MP
Demian Serkin

ADMIN SECUNDARIA
MP
Sebastian Michaelis

MOD GENERAL
MP
Alice Sadao R.

MOD FICHAS
MP
Noire N. Reiss

MOD GRÁFICOS
MP
Luka Crosszeria

MOD EVENTOS
MP
Trinity

MOD EVENTOS
MP
Kisa Hitsugaya

MOD FICHAS
MP
Aries Star

MOD EVENTOS
MP
Trent Strauss

MOD GRÁFICOS
MP
Harry Blume

MOD CHAT
MP
KHAELI DUNKHEIT

MOD
MP
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Yellow and pink equals to friendship.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Yellow and pink equals to friendship.

Mensaje por Denki Kaminari el Lun Ene 01, 2018 4:39 am

“A true friendship is all we have shared.”

La alarma de su móvil empezó a sonar, resonando en el interior de su habitación. Un gruñido se escapó, por mero instinto por la forma tan súbita en que había sido despertado. Sin dejar de esconderse debajo de sus sábanas, para evitar el resplandor del sol, buscó aquel aparato electrónico y, visualizó la hora, que marcaba las 11:00 a.m. Ni muy tarde, ni muy temprano, el punto medio de esos dos momentos del día. Para él, resultaba una proeza el tener que levantarse a tales horas el sábado, ¿por qué? Por el día, que era donde radicaba el problema. Es decir, estaba acostumbrado a amanecer a las siete u ocho, pero por mera obligación y, por supuesto, el sábado pocas veces se veía necesitado de un agente externo para abrir los ojos después de una buena siesta.

Generalmente, se habría levantado resignado, más no era el caso. Simplemente resopló denotando su agotamiento, para después sentarse a las orillas de su colchón, posteriormente tronando su cuello, en una satisfactoria sensación. Lo próximo que hizo fue su rutina diaria: asearse, vestirse y tomar su desayuno y, finalmente, abandonó su habitación, dirigiéndose al centro de la ciudad de Éadrom. ¿Qué es lo que iba a hacer? Pues bien, había quedado desde hace unos días de encontrarse con la que, él mismo consideraba, se trataba de su mejor amiga, su besta frenda foreva’, tal y como el rubio acostumbraba a llamarla: Mina Ashido.

Por mero instinto, empezó a recordar el cómo se habían conocido, y una sonrisa se asomó en su rostro.

...

Kaminari avanzaba por los pasillos del edificio en el que tomaba clases, al interior del instituto. De un instante a otro, sin darse cuenta, fue que llegó a las jardineras. ¿Cómo y por qué? No tenía la más mínima idea, dado que el sueño que padecía en ese instante le permitía pensar con claridad. Ahora disponía de cierto tiempo libre y debía de aprovechar para descansar en… ¡Ah! Ya recordaba por qué había llegado a dicho lugar. Bien, ahora sólo le restaba el tener que encontrar un lugar idóneo para recostarse y dormir un par de horas.

Bien… Este parece un buen lugar. Si a alguien se le ocurre hacerme algo, terminará electrocutado. —habló consigo mismo, tan pronto visualizó un árbol relativamente alto.

Con suma facilidad subió al mismo, y como si de Robin Hood en Shrek o Katniss Everdeen en los juegos del hambre —en el primer libro— se ubicó encima de una de las ramas, cerciorándose de que esta fuera capaz de soportar su peso. Por un instante, pensó en la posibilidad de aprovechar su posición para aparentar que se trataba de un cazador, acechando a su presa, pero el sueño era tanto que ni siquiera poseía la fuerza necesaria para ello. Cuando estuvo seguro de todo, se puso sus auriculares, sin reproducir la música, los brazos los ubicó detrás de su nuca, utilizándolos como si de almohadas se tratasen.

Y, se recostó, cayendo rápidamente en un profundo sueño. Se sentía la bella durmiente, sólo que él era rubio y utilizaba electricidad… Ah, y se trataba de un hombre. Porque claro, él era un príncipe, de un planeta alienígena inexistente, pero el título nadie se lo quitaba, ¿cierto? Aunque claro, ese era otro tema a parte, que podría debatirse en algún futuro no muy cercano.


...

Siguió avanzando por las calles. Revisó una vez más la hora, que marcaba pocos minutos después del mediodía, perfecto según su parecer. No estaba completamente seguro de que llegaba tarde al punto de encuentro que había pactado con la pelirrosa, puesto que desconocía con precisión la puntualidad con la que ella se presentaría en esta ocasión. No se había dignado a llamarla, ni siquiera mencionó que estaba en camino.

Al final de cuentas, la conocía, por lo que sabía que tarde o temprano llegaría. Además, hoy tenían algo muy importante que hacer, que habían planeado tras mucho tiempo. Un trabajo que sólo un par de héroes, como ellos dos, serían capaces de hacer.


—Hablo | "Pienso" | Narro
—#947531 | "#B38317" | Default



cosas bestosas(?):

<3:
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
23139
Reputación :
7
Mensajes :
43

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Yellow and pink equals to friendship.

Mensaje por Mina Ashido el Sáb Ene 06, 2018 9:03 pm

La luz del sol le pegaba con fuerza en la cara, las cortinas totalmente abiertas, mientras se escuchaban los gritos de sus padres y hermano, las pisadas corriendo por la casa. A pesar de ser visitas, eran bastante molestos, imprudentes y poco respetaban el espacio personal. Con ambas manos sobre el rostro, intentando esconder los ojos del sol que los quemaba, giro una y otra vez en la cama buscando un poco de fresco entre las sabanas, que habían logrado tomar la temperatura del directo astro sobre ellas. El lugar perfecto había sido definido por su cuerpo, además de la posición, un pie afuera de la cama, mientras el resto del cuerpo se mantenía adentro, para equilibrar temperaturas. Extendió los brazos, dispuesta a volver a dormir, a disfrutar, a soñar con aquel chico rubio explosivo de esclavo, las uvas y la tina de agua en perfecta temperatura, cuando el teléfono celular comenzó con su explosión de sonido de alarma: “Gran finale” de Studio Killers, se escuchaba a todo parlante, al mismo tiempo que ahogaba gritos de odio hacia la humanidad, en su almohada.
 
La cama ya se encontraba vacía, desarmada, mientras la mata de cabellos rosa caminaba al baño con desgano. El reflejo en el espejo la miro, y sintió una pequeña punzada en el pecho que la hizo tomar aire y sacar la sonrisa animosa, agitada, que solía mostrar. Cepillar los dientes, lavar la cara, peinar… intentar peinar el cabello, limpiar los cuernos y cambiar su ropa, todo listo, todo marcado en su lista mental y ya se encontraba nuevamente en la habitación colocándose las zapatillas, mientras una mujer alta y estilizada le entregaba la mochila a regañadientes, gruñendo, mientras farfullaba sobre el desorden de la habitación. Los gritos la siguieron hasta la puerta de la casa, terminándolos con el cierre de la puerta, las piernas comenzaban a correr, y los ojos se centraron en el objetivo: Alcanzar a tomar el bus de la mañana para llegar a tiempo.
 
Sentía el corazón agitado, el cuerpo energizado, el cabello enredado y desaliñado. El bus en la parada, como si esperara su presencia, cerro las puertas tras la entrada de la agitada peli rosada, la cual pago y se acomodo en uno de los asientos del pequeño transporte. Con cuidado saco el teléfono junto a los audífonos, acomodada en su lugar, para comenzar con la música del camino, junto a los recuerdos vivientes que comenzaban a formarse en su cabeza, al ritmo de la música.
 
La sonrisa tonta, de una niña pequeña apareció en su rostro, junto a la risa del recuerdo, de como habían comenzado a conocerse y planear locuras:

____

Bostezaba mientras caminaba por los pasillos del cuarto piso del instituto, manos tras la cabeza, y la vista, junto con sus pensamientos, perdidos en el tiempo y espacio. La imaginación flotaba a miles de kilómetros luz de donde se encontraba, entre ovnis y planetas lejanos; sueños de poder salir de aquella cárcel del conocimiento, de esas paredes que parecían infinitas hacia el cielo. Suspiro, antes de sentir que una mano le tocaba el hombro, volteándose, sin prestar mucha atención de quien se tratara, asintiendo a sus comentarios, sonriendo y colocando las palabras justas en el momento exacto. De un instante a otro, algo la impacto, algo le golpeo con fuerza y lanzo hacia atrás, dejándola caer de trasero al piso. Sobo su espalda baja con cuidado, frunciendo el ceño, observando a la figura femenina que le observaba desde las alturas con desdén. Se levanto de un salto, limpiando su falda con pequeños golpecitos, al mismo tiempo que volvía a sentir un golpe que le dejaba palpar el suelo otra vez
 
-¡Detente pedazo de…mala persona! – Imposibilitada de gritar alguna otra obscenidad, pudo distinguir la figura de aquella mal educada persona, la misma que alguna vez la había llevado a la enfermería con sus agresiones. Se levanto, dispuesta a pelear, lista y preparada para golpear el rostro feo de la contraria, cuando su cuerpo cambio la dirección para comenzar a correr por los pasillos escapando, no era de las que peleaba en las escuelas, no era de las que causaba problemas, solo escapaba de clases o se ausentaba, una que otra broma, pero no pelear.
 
El corazón se le detuvo cuando noto que el camino terminaba delante de ella, devolviéndose por donde había venido a toda velocidad, tal vez la había perdido, a pesar de no ser muy alta, sus piernas eran largas y agiles. Sintió la mirada contraria buscándola, al mismo tiempo que doblaba en una curva de los pasillos - ¿Qué clase de instituto es este? Parece un laberinto- Gruño para si misma, encontrándose otra vez con un callejón sin salida, volviendo a retroceder, tropezando con el cuerpo de su compañera de juegos bruscos. Suspiro, dejándose caer al piso, con una sonrisa, para liberar el liquido viscoso que correspondía a su don especial, deslizándose bajo de las piernas de la joven, deslizándose con mayor rapidez, observando como volvía a perderle con la velocidad alcanzada. Sonrió más tranquila, intentando controlar sus piernas ante tal resbaladizo tacto contra el piso, cuando lo sintió, sintió que el piso ya no estaba allí, que el cuerpo flotaba por el cielo unos segundos, antes de comenzar por el efecto de la gravedad.
 
Fue presa de un pequeño ataque de miedo, mientras la pequeña caída se detenía unos segundos en unas ramas que le sostenían, intentando aferrarse a ellas, el crujir le advirtió que no seria de mucha ayuda. Y cayo, volvió a caer, junto con sus manos que intentaban aferrarse a cualquier cosa, cuando lo sintió, algo grueso, y algo mas largo, con fuerza, aunque de un tacto diferente -¿Una pierna…? – Notando como se había aferrado por puro instinto a una extremidad. Una sonrisa tonta e infantil apareció en su boca, mientras la risa comenzaba a fluir por el momento.
____
 
-…- El bus se detuvo de golpe, despertándola, el sueño la había consumido de la nada y los recuerdos se habían vuelto totalmente vividos, aun sentía las rasguñaduras en los brazos y el dolor de latigazos de ramas en la espalda. El transporte volvía a moverse -¡ESPERE!- grito corriendo a la puerta de bajada, saltando hacia el exterior para volver a correr hacia el lugar programado con anterioridad, acelerando el paso al notar como en el reloj del teléfono marcada un poco más de las 12:30 pm.

La ultima curva cuando, pudo deslumbrar el cabello rubio, la forma de moverse, y como el chico esperaba a la pelirosa- DENKIIIIIIIIIIII- grito, agitando el brazo, dando pequeños saltitos, al mismo tiempo que terminaba por acercarse a él.



Hablo Narro Pienso


avatar

Salón :
1 A
Edad :
17
Dromes :
24680
Reputación :
0
Mensajes :
12

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Yellow and pink equals to friendship.

Mensaje por Denki Kaminari el Sáb Ene 27, 2018 10:36 pm

-----
En su mundo, estando en los brazos de Morfeo, sólo existían imágenes de todo aquello que le gustaba, de lo que soñaba: videojuegos, una novia hermosa —porque claro, él quería una— y, por supuesto, su vida como súper héroe. Igualar… No, superar el poder de Superman, el ser más sorprendente que alguien como Spiderman y, por supuesto, igualar la popularidad de Batman, además de darse los lujos que él tenía. Así eran sus sueños, mientras descansaba situado sobre aquella rama del árbol. Dormía plácidamente, como casi hacía la mayoría del tiempo. Para él, no había mejor momento que aquel en que cerrabas los ojos sobre tu colchón. Por supuesto, ahora se encontraba encima de aquella rama. No era la misma comodidad, pero para él era más que perfecto y no se quejaba.

Pero, claro, no existía un descanso completamente perfecto, sin inconvenientes de por medio. Mucho menos en una zona como la que estaba situado. El sonido de una rama quebrándose ocasionó que se removiera incómodo, sin llegar a despertarlo. No fue hasta que sintió el contacto de un par de manos con una de sus piernas y, abrió los ojos completamente desubicado. ¿Qué pasaba?, ¿dónde estaba?, ¿quién era? Por lógica, las últimas dos preguntas sólo se las hacía para sumarle dramatismo al momento, dado que no era tan estúpido como para ser incapaz de responder las mismas, ni era corto de memoria. La primera de las interrogantes era aquella que generaba en su ser un interés, una intriga que se acrecentaba. Su mirada, por mero instinto bajó; y, lo que vio, lo desconcertó más de lo que ya estaba.

¿Qué…? —sin poder terminar aquella oración, sintió como poco a poco, empezaba a descender, producto de la gravedad. El soporte bajo de sí había terminado por colapsar, lo que ocasionaba que su cuerpo empezara una caída libre. Pero claro, con aquel contacto aun manteniéndose o, quizá, el mismo había concluido. No estaba seguro de ello, dado que ahora estaba enfocado en no morir o recibir el menor daño posible con el suelo. Agradecía que no hubiese concreto.

El golpe fue seco, duro, y seguramente resonó por un radio un tanto amplio. Fue entonces que visualizó a la persona que pudo haber sido la culpable de aquella situación. No la conocía, no recordaba haberla visto antes, pero sabía que no la olvidaría desde ese instante. Posiblemente, ella sería una candidata a volverse su archienemiga en algún futuro no muy cercano.

¿Estás bien? —pero él no era una persona agresiva, que se molestara con aquellas situaciones—. Fue un buen golpe, ¿no lo crees? —bromista, tan característico en él. Se levantó poco a poco, mientras se limpiaba aquel rastro de suciedad, producto de una combinación de césped y tierra—. Déjame ayudarte —ofreció su mano; el tono de su voz denotaba que estaba adolorido, pero siempre procuraría ayudar a la otra parte. Después de todo, es lo que hacía un héroe—. ¡Mi nombre es Kaminari Denki! —se presentó, tan pronto ella aceptó la ayuda.

Una sonrisa cálida en su sonrisa, amigable. El dolor parecía disiparse poco a poco.


-----
Cuando escuchó su voz, que tanto recordaba, simplemente esbozó una sonrisa, que poco a poco fue aumentando en su tamaño; y, extendió los brazos, caminando en dirección a ella. Terminó por darle un abrazo, uno rápido—. ¡MINA! —exclamó con evidente alegría tras encontrarse con su mejor amiga—. Ven, tenemos que ir al lugar. —indicó y, tomando la iniciativa, como si de un líder se tratara, empezó a avanzar, esperando a que la pelirrosa lo siguiera.

Fueron un par de minutos, caminando, en los cuales él no emitió alguna clase de palabra. Pero cualquiera que observara su semblante, sería capaz de apreciar las ansias que tenía por hacer ese algo que tanto había esperado. Oh sí, era un plan que llevaba ya varios meses fabricándose y hoy, finalmente, darían el paso para darle inicio al mismo.

Hey, Mina —llamó a la chica que caminaba a su lado—. ¿Recuerdas donde estaba el lugar? —cuestionó, deteniéndose súbitamente. Había caído en la cuenta de que estaba caminando sin conocer el camino correcto hacia aquella infraestructura que ambos purificarían con el uso de fuego. Es decir, terminarían incendiándolo, pero claro, sonaba mejor si lo mencionaba así—. ¡Oh! ¡Sí! ¿Crees que solo con fósforos sea suficiente?, ¿o deberíamos comprar algo más?

Entusiasmo en su mirada, expectante por la respuesta de la fémina. Aún estaban a tiempo de conseguir todo lo necesario para efectuar su tan heroico acto.


—Hablo | "Pienso" | Narro
—#947531 | "#B38317" | Default



cosas bestosas(?):

<3:
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
23139
Reputación :
7
Mensajes :
43

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Yellow and pink equals to friendship.

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.