image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado ¡CASTIGADAS! [Priv. Mamiko]

Mensaje por Hana Iwafune el Lun Dic 25, 2017 2:50 pm

¡Castigada! ¡Castigada, castigada! Dios, no dejaba de rondarle la palabra en la cabeza cada vez que intentaba pensar, o quizás realmente era bebé que no dejaba de decírselo al oído, ocultándose en su pelo y aprovechándose del pánico de que tenia puesta la gorra de su túnica amarilla que obviamente, casi siempre traía puesta.

Estaba sentada en una silla de una gran sala que estaba desordenada a mas no poder que tenía un montón de sillas, muebles desocupados, pinturas, había de todo para un remodelaje como era de esperarse, era.. ¡La bodega del instituto! Y mientras ella estaba sentada, tranquila como una niña buena mirando al profesor con cara de inocencia, se preguntaba una y otra vez ¿Cómo llego ahí? De repente el recuerdo vino a su mente. Estaba tranquilamente en clases, anotando apuntes sobre lo que explicaba su profesor hasta que un grito interrumpió en toda el aula escuchando decir a alguien “¡AH! PROFESOR ES ESE BICHO HORRENDO OTRA VEZ” La rubia miro por el rabillo del ojo al lugar mientras le contestaba mentalmente a la chica “Te has visto alguna vez en el espejo. Hoy día ni siquiera estas peinada” porque ya tenía una idea de que es lo que había visto y le ofendía, le ofendía demasiado.

Ahí estaba, su pequeño amigo peludo en la pared con una gran sonrisa burlona imaginaria que le ponía la can obviamente, porque dudaba que Bebé pudiera sonreír en realidad. Soltó un suspiro antes de levantarse a la vez que se decía “Esta día va hacer largo” Pues claro, paso al menos dos horas persiguiéndolo, y solo por aquello dos chicos quedaron con un ojo morado, se desordenaron mínimo 5 aulas, y un profesor quedo inconsciente en el proceso…todo por culpa de una arañita que esquivaba golpes y se burlaba de una manera hermosa de cada persona que intentaba matarlo. Era de esperar que tenia una maestría muy alta cuando las personas del supermercado u otras tiendas eran más escandalosas y rápidas.

El profesor se dio media vuelta para abrir la puerta, la habían tocado un par de veces y la rubia aprovecho para hablar en voz baja-¿Por qué no puedes quedarte en casa, eh? ¡Que vengas a mi castigo no hará que mi enfado sea menor!-Si, ya estaba comenzando a discutir con su pequeño compañero que le respondía con sus leves chillidos de resentimiento que no reflejaban culpa alguna.

El profesor se volvió a dar la vuelta ya estando acompañado de otro ser como él, y algo que le hacia preguntarse al menos una diez veces si era hombre o mujer. No dejaba de recorrerle con la vista de arriba abajo buscando algún indicador porque sentía que tenia una duda existencial que debía resolver ahora ya, y…¡casi! ¡Casi lo preguntaba! Pero no lo hacía porque debía comportarse, era una niña buena, una muy buena y que tenia modales, no escalaba paredes para llegar a clases ni andaba a una moto a exceso de velocidad cada vez que podía, ¡CLARO QUE NO!

-Glassfield, esta será tu compañera de castigo, Sakakibara –Hablo al fin el docente, dejándola con una cara de “¿EN SERIO ES MUJER?” El contrario parecía ignorar aquel gesto tan notorio, suponía que estaba acostumbrado y su acompañante parecía estar vigilando la puerta como un guardaespaldas de esos antros donde solo entraba gente exclusiva, ¿Qué le ocurría? ¿Tenia tendencia a creerse uno o realmente estaba intentando evitar que alguien pasara por esa puerta? -Ambas tendrán que limpiar este lugar y dejarlo impecable como castigo, además de si alguien necesita ayuda con algo de aquí…como acarrear sillas, tendrán que hacerlo. Hoy día hacen servicio comunitario, les guste o no-La rubia asintió con la cabeza un par de veces con una sonrisita de inocente antes de ver al mismo dirigirse a la puerta-Bueno chicas, las debo dejar y cuando termine su castigo vendré a ver el trabajo que han hecho. Si necesitan ayuda, por ahí anda el conserje dando vueltas, ¡Suerte!-A penas dijo aquello, el profesor se marchó con compañía no conocida para la rubia dejándola con la desconocida.

Un suspiro de alivio fue lo que soltó Trinity antes de bajarse al gorro-¡Me pones tensa cuando te pones a chismear cerca de mi oído cuando están los profesores bebé! ¡ADEMAS DEBERIAS ESTAR EN CASA! ¿NO TE BASTA CON TENERME AQUÍ?–Oh sí. Profesores fuera, araña suelta, siempre era lo mismo cuando tenía problemas en dirección por su peludo amigo que no dejaba de chillar “¡ME ABURRO EN CASA!” Era la respuesta del pequeñín “ALGUIEN COMO YO NO PUEDE ESTAR ENCERRADO POR SIEMPRE”Continuaba-¡OH CLARO QUE PUEDES! ¡ERES UNA ARAÑA! ¡LAS ARAÑAS VIVEN EN CASAS! ¡EN LUGARES CERRADOS! TIENES... ¡Tienes a Boko acompañándote en casa!-Había tomado al pequeño animalito entre sus manos y ya lo estaba sacudiendo de un lado a otro suavemente. Estaba enojada pero no era bruta con él obviamente, no dejaba de ser su hermanito querido.

-¡Pues enséñale a Boko a jugar videojuegos! ¡Yo te enseñe cuando tu no sabías! ¿Recuerdas? ¡ERAS UN GRANDISIMO NEEEEEWBIE!-Y en eso, su compañero le termino mordiendo la mano por indignación (¿?) ¡OBVIUS! Pequeño pero orgulloso el animal…que casi salió volando y tomo el impulso para saltar a una repisa mientras chillaba enojado “SOY MEJOR QUE TU EN LOS JUEGOS DE CARRERAS” En lo que la chica se acercaba a donde estaba para intentar sacarlo de ahí, no le convenía estar lejos de el-¡MENTIRAS! ERES PESIMO, ¡YA LLEVO 5 VICTORIAS SEGUIDAS CONTRA A TI!- Y obviamente el animalito se iba alejando, botando productos de limpieza en el camino para que no pudiera cogerlo “MEJOR EQUIPANDO A MIS PERSONAJES DE RPG, ¡TU ERES UN DESASTRE! ¡UNDERLEVEL!” Claro, la rubia los apartaba, casi le llegaban a la cara, pero gracias a eso terminaban desparramándose en el suelo de la sala-¡NO LES HE DEDICADO TIEMPO! TENGO EXAMENES, ¡TE APROVECHAS DE MI AUSENCIA SUCIA BOLA DE PELOS!-Y si así seguían por todo el trayecto de su pelea, ignorando a la extraña.

Casi se habían olvidado de la existencia de la ajena de no ser porque Bebé termino ocultándose detrás de unos cubos de pinturas abiertos que la Torikami termino lanzando sobre la chica al ni siquiera pensar las consecuencias de lo que hacia hasta que lo hizo. Miro rápidamente hacia atrás porque el bicho se lo advirtió tarde “¡CUIDADO!” No dijo por qué ni nada, no obstante, el solo hecho que lo hiciera hizo que apartara la vista y su concentración de la absurda pelea que llevaban hace buen rato se desvaneciera.


[Trinity] ahora es [Hana Iwafune]
Cositas viejas ♡:

MAMUH SEÑAL:
Gracias Anji ♡:

Fc ♡:



avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 22 Dromes : 30623
Reputación : 15
Mensajes : 577
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¡CASTIGADAS! [Priv. Mamiko]

Mensaje por Mamiko Sakakibara el Dom Ene 14, 2018 9:05 pm

— ¡SAKAKI, A DETEN...! No, espera, hace poco uno de mis compañeros llevó a una alumna a... ¡VIENES CONMIGO, JOVENCITA!

— Sí, sí— pronunció con claro desinterés. Ya estaba acostumbrada a ello, básicamente desde que piso por primera vez en su vida un salón escolar. Un castigo que consistía en realizar una reflexión, escribir tantas veces equis frases o kanjis, juntar basura de los alrededores, elaborar el doble de tarea de matemáticas que sus compañeros, pedir disculpas personales a padres de familia, encargados alumnos y hasta al mismísimo director. Bueno, con los años acumulados en fechorías, había aprendido a esquivar el 98% de los castigos que le aplicaban. Muchas veces se quedaba en detención para faltar a su trabajo y así tener una buena excusa para Daichi (su jefe).

¿Qué había hecho aquel día? Lo de siempre, intimidar a un niñato. El tipo era nuevo, pero al parecer tenía algo de coraje, ya que tuvo los huevos para ir a acusarla con un profesorLa que les espera en estos días pensó mientras caminaba junto al maestro. Y no es que fuera en el justo momento que la acusaron que la llamaron a detención, no, no; estando en el receso, Mamiko tuvo la osadía de acercarse al mismo sujeto y propiciarle... ciertas amorosas caricias con sus puños para robarle el almuerzo, cosa que por pura casualidad acabó viendo otro maestro. Bueno, no todo podía ir perfecto siempre.

El profesor tocó la puerta varias veces hasta que le abrieron—La dejo en tus manos— murmuró al que ya se encontraba adentro junto a otra chica. Mamiko largó un suspiro en tanto metía las manos dentro de su pantalón. Y es que para terminar de fregar su situación, andaba el uniforme de educación física un día que no le correspondía tal clase.

Mamiko puso una expresión de repulsión a lo ajeno y largó un suspiro luego de rebolear los ojos. ¿De verdad tenía que quedarse con otra persona? El viejo comenzó a explicar que debían hacer y la verdad... soñaba muy alto si creía que ella, al menos, obedecería a sus palabras— Ajám...— pronunció con un tono de voz monotono. La rubia asintió, lo cual era buena señal de no trabajo hacia su persona. A menos que fuera esa clase de niñas ricas perras que jugaban de santas, estaba segura de que la otra no mentía del todo al asentir a lo que el tipo decía— ¿Jaa? ¿Se refiere al perdedor idiota cuatro ojos con complejo de perro mojado? Créame que somos más competentes nosotras que ese pedazo de mierda— dijo justo antes de que cruzara la puerta el maestro. Quizás no valía la pena para el docente ni responder, de todos modos ya estaba allí la castaña para recibir su castigo (?).

Una vez el otro cerró la puerta, Mamiko apoyó la espalda contra una pared y la otra... la otra empezó a hablar ¿sola? No, parecía que estaba platicando con una clase de animalejo amarillo. Soltó aire por la boca con un leve carraspeó, de todas las cosas, ¿por qué le tocaba una compañera de castigo y además de eso una subnormal con una mascota parlanchina? Se revolvió los cabellos de atrás de la cabeza. De un pronto a otro, ambos comenzaron a armar un desastre descomunal, dejando en peor estado aquella bodega, quizás lo único bueno es que ahora olía a desinfectante y no a polvo y humedadYo no voy a limpiar eso pensó al notar como varios productos de limpieza caían al suelo, derramándose sin pudor alguno (?).

Y sí, quizás su alto nivel para ignorar a otros estaba funcionando en ese instante que, bajo otras circunstancias, habría terminado en golpes; pero... oh, al parecer esta circunstancia también terminaría igual que las otras. Un suave ''¡PLAF!'' sonó en la bodega cuando aquel cubo de pintura, no conforme con haberla pringado en el aire, rebotó en su cabeza para luego caer a sus pies. El sonido metálico del cubo fue lo último que sonó y, tras ello, se hizo el silencio, uno MUY incómodo.

La de cabellos cortos tenía la cabeza agachada. Parte de su cabello, rostro y sobre todo su indumentaria, escurrían pintura de color verde limón. Sakaki resopló y dio un paso hacia adelante, lento, lleno de suspenso y que no indicaba si le gritaría furiosa o se echaría a llorar por la rabia. Justo cuando su pie pisó la cercanía del cubo (así, en primer plano de cámara (?)), con el otro le dio una brutal patada a la cubeta la cual chocó contra la pared del otro lado, provocando así que se abollara en cierta medida.

—TÚ...— se acercó dando largas zancadas y fuertes pisadas, mientras habría la cremallera de su ahora sucio abrigo. Estando sólo a unos centímetros de ella, lanzó el abrigo en dirección a la rubia cabeza de la otra y acercó su rostro al contrario, con una sonrisa tan tétrica que seguro si la otra conociera bien a Sakaki, sabría que ella usualmente sólo tenía o cara de disgusto o cara de póker— Lo limpiarás todo, ¿verdad? la pregunta en sí, no indicaba otra posibilidades más que sí o sí. Si aquello fuera un anime, la de cabellos rubios y su arañita posiblemente podrían ver detrás de Mamiko una oscura aura o un fondo de llamas (?).



Fan:



¡Feliz Aniversario, Take!:
avatar
Salón : 3 A Edad : 19 Dromes : 558156
Reputación : 66
Mensajes : 1447
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¡CASTIGADAS! [Priv. Mamiko]

Mensaje por Harry Strauss el Miér Mar 14, 2018 10:49 pm

Tema Cerrado
Éste tema ha sido cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de 2 meses de inactividad.
Si desean volver a abrirlo pueden pedirlo Aquí

Lugar: Ciudad de Éadrom - Otros.



avatar
Dromes : 221908
Reputación : 7
Mensajes : 892
Ver perfil de usuario
Harry Strauss
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¡CASTIGADAS! [Priv. Mamiko]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.