6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


I don't really think we bite equally... (Ryutaro)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado I don't really think we bite equally... (Ryutaro)

Mensaje por Taro Satsuma el Vie Dic 15, 2017 5:56 pm

A medida que el invierno se instauraba, los días se volvían cada vez más y más breves. Ya poco pasaba de las seis, cuando el sol ya comenzaba a ponerse en el horizonte. Acompañado esto al fresco aire de temporada, era de esperarse que aquel día la playa se encontrase prácticamente deshabitada. La única salvedad era un pequeño de pescadores situados en el rompeolas, hombres mayores, que debían recurrir a la práctica más por tradición que verdadero deporte. Hasta los propios peces parecían poco motivados con la costa en aquella época, o al menos eso insinuaba la escasa suerte de los veteranos pescadores.

- ¿Y, ha habido suerte?

Consultó un encorbado barbudo a su compañero, el cual respondió en dar vuelta su cubo y sacudirlo: Derramando una gran cantidad de aire. Ambos rieron por lo bajo.

- Esto ya es más que mala suerte, les digo -comentó un tercero, calando de su pipa antes de proseguir- el mar anda seco con toda esta contaminación. Nadie va a pescar nada en estas ag-.

Sus palabras se interrumpieron, cuando fijó la mirada en una perturbación en el agua. Algunas burbujas salieron a unos metros de ellos, acompañado de un brusco movimiento. Los tres guardaron silencio, inclinándose en esa dirección.

- ¿Será un nadador ahogándose?

- Pues si nada en esta profundidad, se lo ha buscado.

- Diría que vayamos por ayud-.

Nuevamente interrumpió sus palabras el mismo anciano, cuando el mar se partió mientras algo se asomaba desde la profundidad…


¡Un maldito tiburón!


Los tres chillaron al hilo al ver aquella criatura abandonar el mar a tal velocidad, en una inmensa explosión de agua, elevándose mucho más de lo que su cuerpo sería capaz de impulsarlo. Pero este no salió en dirección a los ancianos, sino varios metros a su derecha, entre ellos y la costa. La criatura Cayó de lado sobre el rompeolas, y fue en ese momento que notaron dos puntos importantes: Un hilo de sangre fluía de la boca de la criatura, de ojos nublosos y apagados. El segundo era una gran mancha negra que se ilustraba en el vientre de la criatura, que al afinar la mirada comprendieron que era una melena, salvaje y abundante, que caía sobre una figura tan pálida como el abdomen del animal, vistiendo únicamente un fundoshi. De entre aquella maraña negra los observaron dos orbes dorados, tan intensos que eran prácticamente hipnóticos. Uno de sus gruesos brazos hizo un gesto de saludo en dirección a ellos, y los veteranos aún confundidos por la escena apenas atinaron a asentir en una mecánica respuesta. Pese a lo corpulento del caballero, resultó igual de llamativo cómo aferró la cola y lo arrastró sin esfuerzo hacia la arena, con una mano, pues la otra estaba ocupada rascándole una nalga.

- Bueno, alguien sí ha pescado en estas aguas.

Comentó un miembro del trío, rompiendo el incómodo silencio que se había formado ante aquella bizarra escena. Perdiendo al hombre de la vista, retomaron su infructuosa pesca con los minutos de ocaso que quedaban. Por su parte, el hombre empapado arrastró su presa hacia su pequeño cúmulo de pertenencias, donde se dispuso a abrir la piel de la criatura con sus manos, y… comenzar a comerla cruda.  


- Mis palabras. ☯️ «Mis introspecciones.»☯️ Mis acciones.

avatar

Dromes :
17055
Reputación :
0
Mensajes :
21

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I don't really think we bite equally... (Ryutaro)

Mensaje por Ryutaro Takahashi el Lun Ene 08, 2018 10:48 am

Éadrom, Éadrom, Éadrom. La ciudad mágica y supuestamente pacífica, donde el dhampir ya había sido atacado en más de una ocasión cuando no portaba sus armas encima. Si se veía raro, rarísimo ver un hombre portando una katana por las calles, imagínenselo portando seis. Pero así era nuestro estimado amigo vampiro. Despreocupado y alocado.

Caminaba por la playa lejos de la orilla, cruzado de brazos, con su rostro sereno y vestido con sus tradicionales vestimentas cuando no estaba en su uniforme militar. La parte superior de su hakama era blanca, y la parte inferior era color azul, con zanalias japonesas. No venía en planes de darse un chapuzón. Solo reflexionaba y recordaba sobre los días pasados cuando solía visitar ese lugar acompañado.

Los recuerdos pasaban por su mente una y otra vez, pero no los recordaba con melancolía, sino con orgullo. Tres amigos, en su momento, inseparables, habían visitado la playa y se habían divertido tanto. Un vampiro, un metamorfo y un lycan. ¿Quién lo diría? La amistad inseparable entre los tres ahora solo vivía en su memoria, como muchas otras batallas que tuvo en sus antiguos tiempos, los momentos de gloria de un guerrero que ansiaba encontrar rivales que simpatizaran con su antiguo estilo de vida. Compartir, entenderse. Intercambiar distintos tipos de ideología, estuviesen de acuerdo o no. Alguien diferente a su maestro y los suyos. Se preguntaba, ¿a dónde habían ido a parar los momentos de la gran época de guerra? Esta bien que el mundo haya cambiado para bien o para mal, la ciudad del sol naciente prosperó, pero las guerras seguían ahí, y esta vez sin armas blancas. Los gobernantes de hoy en día habían perdido todo respeto por la guerra, escondiéndose detrás de armas de fuego. Y peor aún, mandaban a sus soldados a pelear por ellos. Que vida tan deshonrosa. En sus buenos tiempos solían haber generales que enfundaban armas en manos y dirigían a sus tropas, y Ryutaro era uno de esos líderes.

Pero ahora solo le tocaba esperar y desear que esos días de gloria llegaran de nuevo. A menos que se le ocurriera alguna locura y los trajera por su cuenta.

Lo que no esperaba era encontrarse un tiburón en plena arena. A lo lejos visualizaba el selachimorpha inmóbil. Dudaba mucho que fuera del pequeño bote de pescadores que estaba en alta mar, y mucho menos probable lo había traído la marea ahí. Así que quizás alguien había llevado el animal y lo ubicó en ese lugar, fuera por vicio o por alguna otra razón. Pero mientras se iba acercando pudo visualizar una persona comiend... No, no era una persona. Ese era lycántropo, demonio, vampiro o algún alocado ser que le gustaba comer tiburón sin cocinar. Lo cual no estaba mal a menos que no supiera como su estómago iría a soportarlo y terminara como un idiota en el hospital.

-¡Yo! - Se acercó a paso lento hacia el tiburón y su mortal amigo. -¡Buen provecho!

El dhampir dejó salir una ligera sonrisa leve al ver como el hambriento ser se alimentaba del escualo. Sabía muy bien lo que era el hambre y lo que pasaba cuando esta apretaba. Le llamó la atención que el individuo comiera ahí, así sin más. No era algo normal, así que por si las moscas, se acercó en caso de que fuese un ser sobrenatural fuera de control, lo que no parecía, pero quien sabe. Mejor precavido e intervenir, a que fuese por la vida comiendose personas así. No era que lo estaba juzgando por comer un tiburón en pleno atardecer, pero tenía que asegurarse de que estuviese todo normal para mantener la vida de los inocentes a salvo.

-Así que es el menú del atardecer, huh.

Se quedó allí parado mirándolo comer. Ya no tenía las manos cruzadas. Ahora las tenía dentro de los bolsillos de su hakama.


[Ficha] [Relaciones & Cronología]



"A Dragon's scales never come off until it dies. Not a single one."



Gracias por la firma, Mitsuki-chaaaan ~ Y Trinity por el avataaaar. ~
Familia Kiwi:

I'm too sexy for my shirt, too sexy for my shirt. So sexy it hurts ~:
And I'm too sexy for your party ~
Too sexy for your party ~

https://i.imgbox.com/ZKYc2IpW.png

avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
85598
Reputación :
12
Mensajes :
507

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I don't really think we bite equally... (Ryutaro)

Mensaje por Taro Satsuma el Vie Ene 12, 2018 9:41 pm

Los movimientos del arcaico hombre devoraban al animal sin el mínimo recato o formalidad, hundiendo los afilados dientes en la carne y jalando grandes pedazos, masticando con fuerza y chupando los restos hacia su boca. Se relamió la sangre que caía por una de sus comisuras, y con cierta sorpresa subió la mirada hacia el hombre que le dirigió la palabra.

- Mmh.

Murmuró con la boca llena y labios cerrados, alzando la palma en alto en un sencillo saludo oriental. Bajó levemente la cabeza a la par que cerraba los párpados, una leve reverencia en agradecimiento por el buen provecho. Repentinamente abrió los párpados, pues aquel gesto le hizo dar cuenta una terrible ofensa que había cometido, una de las pocas que aún podían darle culpa: No había agradecido la comida. Soltó el tiburón por unos instantes, apoyando una palma contra la otra frente a sí mismo, dándole una reverencia a su comida.

- Itadakimasu.

Exclamó con extrema formalidad, tan contrastante con lo… salvaje y desalineado de su completa persona, y remarcado cuando en el acto volvió a arrancarle un gran pedazo al animal al retomar la comida. Subió nuevamente la mirada hacia su acompañante cuando éste volvió a dirigirle la palabra, moviendo marcadamente la mandíbula con cada masticar.

- Una pesca no planificada.

Respondió tras tragar el enorme bolo alimenticio. Extendió una de sus piernas, señalando con el índice los gemelos de la misma.

- Me mordió primero, y le devolví el favor.

El punto al que marcaba su índice resaltaba las numerosas cicatrices de los incontables dientes del animal, pero era importante recalcar que éstas marcas casi habían desaparecido de su pálida piel. No hacía falta ser biólogo marino para razonar que un mismísimo tiburón blanco no dejaría tan poca cosa.

El pelilargo semi-desnudo siguió con su cena, arrancándole otro trozo al animal. Desde el momento que había llegado su acompañante, ya había comido más carne de la que su estómago debería poder guardar, y aún así sus marcados abdominales no se habían alterado en absoluto. Sin disimulo alguno, el comensal recorrió a su compañero con la mirada de arriba a abajo, estudiándolo. Olfateó con un remarcado movimiento de sus fosas nasales. Observó curioso sus vestimentas clásicas, algo con lo que era más que familiar. A continuación observó sus katanas, analizando la forma de sus mangos y sus vainas, como si estuviera calculando el filo que éstas envolvían.

- ¿Qué haces con seis katanas a la vez?

Soltó la pregunta sin disimulo alguno, claramente intrigado por la particularidad de aquel armamento. Aún si empleaba una esgrima dual, llevar más de dos armas de reserva le pareció ridículamente impráctico.


- Mis palabras. ☯️ «Mis introspecciones.»☯️ Mis acciones.

avatar

Dromes :
17055
Reputación :
0
Mensajes :
21

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: I don't really think we bite equally... (Ryutaro)

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.