6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7


STAFF
PARA AYUDAR...

Rhodes Prince

ADMIN PRINCIPAL
MP
Mamiko Sakakibara

ADMIN SECUNDARIA
MP
Demian Serkin

ADMIN SECUNDARIA
MP
Sebastian Michaelis

MOD GENERAL
MP
Alice Sadao R.

MOD FICHAS
MP
Noire N. Reiss

MOD GRÁFICOS
MP
Luka Crosszeria

MOD EVENTOS
MP
Trinity

MOD EVENTOS
MP
Kisa Hitsugaya

MOD FICHAS
MP
Aries Star

MOD EVENTOS
MP
Trent Strauss

MOD GRÁFICOS
MP
Harry Blume

MOD CHAT
MP
KHAELI DUNKHEIT

MOD
MP
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Un día para nada (muy) común.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un día para nada (muy) común.

Mensaje por Satoi Madarame el Vie Dic 15, 2017 3:28 am

Las horas se volvían pesadas. No sabía cuánto tiempo llevaba exactamente haciendo fila para ser atendido. Sólo una transferencia, una maldita y rápida transferencia que no tomaría ni cinco minutos (al menos en su imaginario); pero ahí estaba, esperando desde hacía casi ya dos horas. Ya que se acercaba la Navidad, parecía que la gente se interesaba por sacar dinero,
pedir préstamos y regalarlo a más no poder. El banco estaba tan lleno que la sensación de asfixia y disgusto también se marcaba en los rostros ajenos.

Tengo tanta hambre... pensó resignado al ver la larga fila. No podía creer que se encontrara en uno de los países tecnológicamente más avanzados del mundo y que un banco de ese país que, aparte, era tan puntual, fuera tan deficiente.

De un pronto a otro, sintió sin aviso previo como una persona lo empujó con gran fuerza. Era un tipo alto, con expresión prepotente y molesta. Madarame cayó sentado al suelo y, desde el piso, solo pudo observar a las dos personas que se encontraban haciendo fila adelante y detrás de él: un hombre de cabellera castaña, también alto y fornido y una señora de cabellos cortos y azabaches, se veía bastante asustada.

— Disculpe, ¿tiene algún problema conmigo?— cuestionó Satoi en tanto el tipo le quitaba el lugar en la fila.

—No es nada personal, sólo la ley del más fuerte— dicho esto, el sujeto soltó una carcajada y se cruzó de brazos, feliz por su victoria. Luego de tanto rato haciendo fila, claro que Satoi estaba molesto. Por el aura que emitía el otro, podía aseverar que no era humano, se notaba bastante creído como para meterse con una persona en Éadrom a la cual no conocía.

Despacio, se puso de pie para aparentar el dolor de la caídaCalmado, calmado. Muestra tu serenidad; quien se molesta, pierde ...— Perdone, pero está usted en mi lugar—  intentaba seguir siendo cortés; pero el hombre no pareció nada contento con sus palabras. El contrario infló el pecho e irguió la espalda, logrando así verse de mayor tamaño. Satoi no es que fuera bajo, pero sí era delgado, a su lado parecía una frágil pluma a punto de romperse; no obstante, lo encaró. Se quedó frente a él con la mirada clavada a sus ojos.

La tensión se podía respirar y era inminente que, si no los detenían, aquello iba a terminar mal.


Gracias, Dante.

| HablaPiensaActúa |
avatar

Dromes :
106644
Reputación :
6
Mensajes :
390

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día para nada (muy) común.

Mensaje por Jake Haynes el Vie Dic 15, 2017 5:58 pm

No pude evitar ver la hora en mi reloj en lo que me apuraba hacia el banco, sabía que venía atrasado pero no podía estar todo tan mal ¿O sí? A estas alturas ya tenía asimilado que el lugar iba a estar repleto, pero tenía la esperanza de que iba a poder hacer mis trámites de forma rápida igual. Claro, esa concepción no duró mucho, pues cuando llegué me di cuenta que el lugar estaba extremadamente lleno y de pura suerte tuve la oportunidad de comenzar a hacer fila en una cola que parecía moverse rápido.

Eso creía, pues cuando me puse a hacer la cola, la señora que se encontraba frente mío se aburrió de esperar y se fue, dejando un caballero bastante alto en frente mío. Digo que era bastante alto puesto que era más alto que yo, lo cual no se veía tan a menudo, y aunque atlético, no parecía tener mi misma capacidad. Seguramente entrenaba, pero no en serio. El lugar estaba un poco asfixiante, mucha gente y habían varios que se encontraban bastante molestos al decir verdad debido a que se estaban demorando mucho, incluso, varios hicieron sus quejas públicas y alzaron la voz, sin embargo, yo acababa de llegar, por lo cual no tenía razón de quejarme todavía, de hecho, menos la tuve cuando el hombre frente a mí avanzó nuevamente. "huh, al parecer esta cola es bastante rápida" Pensé mientras daba un paso más al frente. Solo faltaban como cincuenta más. Ya daba por hecho de que iba a salir después de la hora de cierre del banco y que iba a terminar almorzando a eso de como las 5 de la tarde, ya me había resignado al decir verdad pero uno nunca sabe que es lo que depara el destino.

En eso pensaba cuando de repente escucho un poco la conversación que ocurre frente a mí. Al parecer el caballero frente a mí se puso violento y se hizo paso hacia adelante a la fuerza. Con ceja alzada no pude evitar preguntarme sobre quién rayos se creía que era, la pregunta que siguió a esa fue cuando me di cuenta que los de seguridad no parecían estar haciendo nada, "¿Donde rayos están?" Obviamente el chico delgado del frente no era oponente para el grandulón. Comencé a mirar a mi alrededor en busca de algún guardia y fue ahí cuando me fijé que estaban ocupados al otro lado del banco tratando de calmar a una viejita que se encontraba histérica porque al parecer la habían estafado o algo por el estilo. No pude evitar suspirar, sabía que iba a lamentar esto pero no podía dejar que el chico del frente lo dejaran atropellar así, menos después de que escuché la justificación del otro idiota.

- ¡Hey! - Le dije al alto mientras le tocaba el hombro para que me prestara atención. Cuando se dio vuelta inmediatamente le tiré un derechazo al rostro. Justo en el ojo le di. - Metete con los de tu tamaño - Le dije en lo que el otro caía al piso.


Thanks Nymphea


avatar

Edad :
32
Dromes :
7212
Reputación :
1
Mensajes :
35

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día para nada (muy) común.

Mensaje por Satoi Madarame el Sáb Dic 30, 2017 9:21 pm

Las personas a su alrededor estaban incómodas, podía sentirlo y los de seguridad parecían ocupados con otro asunto. Agh, ¿qué iba a hacer? No podía quedarse por siempre mirándolo a los ojos esperando a que hiciera su primer movimiento. No estaba de ánimos siquiera para fingir el dolor equivalente a la posible oleada de golpes que el tipo le podía dar.

En ese instante, un tercero se metió en medio de todo ese embrollo. Un simple "Hey" llamó la atención del grandulón y seguidamente el sonido del doloroso puñetazo resonó en las inmediaciones. Muchos se quedaron observando, quietos, preferían no meterse en asuntos ajenos. El otro sujeto se hallaba en el suelo, con el ojo hinchado. Difícilmente se alzaría tan prepotente frente al castaño que lo acababa de derribar con un sólo golpe.

El azabache tenía una mano detrás de su nuca. Se quedó boquiabierto y no pudo evitar contener una risilla por lo acontecido. Tan pronto dejó de reírse, se acercó al de piel morena y extendió su mano— Amigo, eso fue increíble. Gracias.— ellos no se conocían, pero Satoi tenía la costumbre de referirse a los otros como amigos cuando se encontraba en situaciones más casuales.

La fila avanzó un poco más, ya casi llegaba al frente— La gente se pone un poco histérica llegadas estas fechas, ¿no crees?— le dijo tranquilo mientras observaba al musculoso de antes retirarse y a la anciana molesta que aún estaba siendo tranquilizada por los oficiales. Satoi, por su parte, se veía demasiado relajado siendo que, segundos atrás, se encontró envuelto en una situación tan tensa y desagradable.

Antes de decirle otra cosa, uno de los guardas al lado de una mujer se acercaron al de cabellos castaños— Disculpe señor, me han dicho que usted ha golpeado a uno de los clientes del banco. Tendrá que acompañarme un momento — Madarame se quedó frío. No deseaba que aquel hombre se metiera en problemas sólo por haberlo ayudado.

— Ehmm, perdone, pero este hombre lo único que hizo fue ayudarme—señaló al moreno—. El sujeto que golpeó momentos atrás me empujó para sacarme de la fila y ninguno de ustedes intervino en el asunto. Quise regresar a mi lugar, pero el otro insistía en no darme campo el campo que me pertenecía y se estaba poniendo agresivo. Ese tipo de personas parece que no se detienen a menos que lo hagas con fuerza. Me parecería muy mal que saquen del banco, luego de hacer la fila, a una persona que básicamente hizo el trabajo que le corresponde a ustedes— tanto la mujer como el guardia se miraron y luego al más alto.

— Lo dejaremos pasar por esta vez, discúlpennos ambos— dándoles una corta reverencia, se retiraron de sus vistas.

— Vaya, parece que ya estamos a mano~


Spoiler:
Disculpa mucho la tardanza Jake, tuve mucho trabajo esta semana. Espero hayas podido entrar al censo.


Gracias, Dante.

| HablaPiensaActúa |
avatar

Dromes :
106644
Reputación :
6
Mensajes :
390

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día para nada (muy) común.

Mensaje por Jake Haynes el Vie Ene 05, 2018 10:29 pm


Honestamente no tenía idea del porqué había sido tan impulsivo, pues usualmente no era así... además, tampoco me consideraba una persona violenta, pero... no estaba seguro si fue la expresión del chico, o la forma de actuar del otro hombre. El punto es que simplemente le dí. Y le dí bastante fuerte al decir verdad. En ese instante me puse nervioso, la mano me comenzó a tiritar tras hacer contacto e inmediatamente me puse tenso, a la defensiva. Estaba esperando por un golpe de vuelta, un gancho al estomago o un puñetazo a la boca, no obstante, el otro hombre se quedó en el piso para mi fortuna.

Claro está que mi fortuna solo llega hasta ciertos puntos, pues no fue después de que di el golpe que recordé bien el lugar en el que me encontraba. No estaba ni si quiera en la calle, sino que en el banco de Éadrom! Sabía que estaba en problemas, en particular cuando vi que los guardias se movían hacia mí. No estaba seguro de qué decir ni como explicarme, pero inmediatamente comencé a tratar de buscar las palabras correctas para salir del embrollo en el cual me había metido, sin embargo, para mi sorpresa, el pelinegro al cual defendí salió en frente mío y habló con los guardias antes de que yo pudiera hacer algo al respecto.

Aún más sorprendente fue el hecho de que en realidad las palabras del otro joven si pudieran calmar la intensidad de la situación e hicieron que los guardias de seguridad eventualmente se fueran sin si quiera tocarme un pelo. Ante esto, no pude evitar flashearle una sonrisa en lo que escuchaba su comentario. Pues tenía razón, estábamos a mano ahora y pues lo unico que quería hacer en el momento era reírme un tanto, no obstante, no pude hacer eso en lo que veía como el otro hombre de antes se paraba y nos veía a ambos con furia en su rostro. Bueno, furia y un moretón en el ojo.

Inmediatamente levanté mis puños y me preparé para pelear completamente. Pero, contrario a mis expectativas, el hombre solo escupió en el piso y se fue sin decir palabra alguna.
- Bueno... así es como se hace un amigo y un enemigo con una sola acción - Le dije al pelinegro mientras le sonreía. Luego de eso, tomé un paso hacia adelante, quedándome en el lugar donde se había encontrado el alto hace un rato, y extendí mi mano. - Soy Jake,
¿Te encuentras bien?-
Le pregunté con genuina preocupación en mi rostro.

El chico se veía como buena persona, pero, por sobre todo, se veía frágil. Quería pensar que la decisión que tomé fue la correcta, no obstante, la unica forma de asegurarme de que ese fuera el caso era preguntándole y viendo su reacción ante mí. Pues uno nunca sabía y puede que solo me haya quitado los guardias de encima para pagar su "deuda" y ya. Por lo mismo, con la incertidumbre en mi mente, esperé su respuesta.


Thanks Nymphea


Off:
Haha, no te preocupes, pues yo suelo demorarme también usualmente! Así que relax haha


avatar

Edad :
32
Dromes :
7212
Reputación :
1
Mensajes :
35

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día para nada (muy) común.

Mensaje por Satoi Madarame el Lun Ene 22, 2018 12:57 am

Aquel sujeto no se animó siquiera a acercarse. Era esa típica clase de personas que ladraban pero no mordían, seguramente, un matón de segunda. Satoi quiso reír al notar como reaccionó el otro, pero prefirió aguardar en silencio mientras lo veía retirarse, ya había sido suficiente la humillación para él.

El comentario del castaño fue muy acertado. Al observar su mano extendida, estiró la suya y le dio un apretón—Yo Satoi, y sí, estoy bien. Gracias por ayudarme— al soltar su mano, se alejó un paso hacia atrás y le hizo una rápida reverencia.— No me agrada meterme en peleas, menos si son sin sentido. Esperaba que los guardas intervinieran, pero por poco me muele a golpes ese sujeto cuando le di la cara— rió nervioso— Entiendo que todos queremos avanzar en la fila, pero no creo que a la fuerza sea la manera de hacerlo— no es que el azabache no supiera defenderse, al contrario, había recibido entrenamiento anteriormente; no obstante, le decía la verdad a Jake al mencionar que prefería no meterse en problemas innecesarios.

No conocía los detalles del oponente y se veía mil veces más corpulento que él. Aún si tenía la fuerza o astucia para derrotarlo, no lo iba a subestimar, no lo conocía y, aunque el otro tipo fuera en teoría débil, un golpe mal conectado podría serle muy perjudicial a Satoi. Tampoco quería ser el causante de un alboroto dentro del banco y, aunque casi sucede, al menos de esa otra forma todo acabó bien.

Muy metido en sus pensamientos, fue llevado de vuelta a la realidad por un ruido que sus propias tripas emitieron. Cerró los ojos algo apenado, sobre todo porque la señora de adelante se volteó a mirarlo. Se rascó la nuca y observó a Jake— Entonces, ¿cuánto tiempo llevas haciendo fila? Y espero no te moleste que te hable, estoy algo aburrido. Al menos por mi parte, he estado aquí durante más de dos horas— prefería obviar que tenía hambre e ignorar a la mujer que lo miró para no sentirse tan terriblemente avergonzado.


Gracias, Dante.

| HablaPiensaActúa |
avatar

Dromes :
106644
Reputación :
6
Mensajes :
390

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día para nada (muy) común.

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.