image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas
» TIENDA DE ITR
Ayer a las 11:56 pm por Accel Venom

» ID. AKURA YUUMA
Ayer a las 9:16 pm por Khaeli Dunkheit

» Caso Extracurricular: El robo de panecillos [Priv.Lily]
Ayer a las 4:57 pm por Saya Vlad

» Dudas con respecto a creación de personaje
Ayer a las 3:57 pm por Everett

» Ven a mi búsqueda, pues tengo algo para ti.
Ayer a las 3:12 pm por Caim

» LIBRO DE FIRMAS
Ayer a las 3:02 pm por Everett

» RECUPERA TU COLOR
Ayer a las 12:14 pm por Rhodes Ann

» TRANSFERENCIA DE PUNTOS
Ayer a las 5:58 am por Luka Crosszeria

» Boku no Hero Roleplay {Afiliación Elite}
Ayer a las 5:43 am por Luka Crosszeria

» Ciudad Imperio - Afiliación Élite
Ayer a las 5:42 am por Luka Crosszeria





















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!












HAPPY BIRTHDAY
Hana Iwafune
¡TE DESEA TAKEMORI!
¡Y hoy inauguramos este hermoso espacio para los beios cumpleaños del mes! ¡Perdonen nuestra tardanza en volver! Pero aquí estamos para poder celebrar junto a nuestra Hanita, también conocida como Trinity su cumpleaños (un pelín atrasadito, perdón uwu). ¡Y es que esto es un momento especial! Porque ella es un usuario que siempre ha estado con nosotros desde hace muchos añitos, apoyándonos y ayudándonos un montón. ¡Siempre está allí para todos! Es que es un amor de persona y una excelente moderadora de eventos. Personalmente, les queremos desear un maravilloso cumpleaños a nuestra hermosa Trini Porque la amamos mucho en el staff. ¡Y no se queda corta! Que también es muy querida por los usuarios mismos, por supuesto que si. Así que muy feliz cumpleaños.
¡Y te tenemos un regalito!



Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

+18 La noche es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por María Jesús el Miér Dic 13, 2017 7:25 pm

La vida está llena de altibajos. A veces vas a arriba, en otras vas abajo, pero tiende a ser una auténtica montaña rusa, no sabes como serán las vueltas y volteretas a las que te diriges. Tampoco sabes si podrás aferrarte lo mejor que puedas para no caer o si vas a caer o si vas a quedar estancado o si se detendrá. Para resumir, la vida es demasiado impredecible, sin importar el tipo de desiciones que tengas que tomar.

En mi caso, yo nací en 1999 en Santiago, Chile. Tuve como la gran parte de los niños de mi generación, una infancia tranquila y feliz, y pude enfrentar en bullying gracias en parte a mi padre, que me enseñó desde pequeña las artes marciales, sin siquiera olvidar mis origenes, y jamás mostrar una inexistente superioridad hacia mis oponentes. Humilde hasta la muerte. Siempre supe enfrentar situaciones de alta tensión y salía airosa de todas. Estoy orgullosa de ello.

Sin embargo, todo llegó a su fin hace un año, cuando regresaba a mi hogar, un par de tipos salian corriendo con una pistola, y mis padres habían sido asesinados. Ellos fueron capturados, y a pesar de que las pruebas eran contundentes, fueron dejados en libertad. La justicia en Chile es un verdadero asco, los delicuentes son los verdaderos protegidos mientras nosotros, los inocentes somos los que tenemos que pagar los platos rotos. Tan furiosa estaba que decidí tomar justicia por mano propia, si tenía que volverme una fugitiva de la ley por matar a los sujetos que destruyeron a mi familia, no había vuelta atrás. Jamás miré atrás para cuando pensé en enfrentarlos. Los fui a buscar y los encontré, pero eran más de los que podían manejar, de hecho, alguien me noqueó, creí que era mi final. Pero no fue así.

Alguien me mordió el cuello, y pude sentir un par de colmillos atravesando mi carne, despojandome de forma permanente de mi humanidad. Ya no era humana, era una vampiresa, un ser que bebería sangre. No podía recordar su rostro mientras yo recuperaba la conciencia, y apenas podía escuchar una voz, la que me decía que yo había sido transformada y que los delincuentes ya estaban muertos. Pero debía dejar Chile, y me dió una dirección y un lugar. La ciudad se llamaba Eadrom y estaba ubicado en Japón, y también la dirección del Instituto Takemori, el lugar donde terminaría mis estudios. Ahora debía averiguar quién fue el vampiro que me trajo aquí.

Mientras tanto, me había perdido en la ciudad, era de noche, el cielo estaba más oscuro que el alma del peor ser humano que haya pisado la tierra, con las estrellas del firmamente como únicas compáñeras. Vestía unos zapatos deportivos de color purpura, pantalones blancos con franjas negras y una sudadera de color negro, estaba de vacaciones y no podía encontrar el camino de vuelta a mi casa; "estaba más perdida que el teniente Bello" y ni si esto no era para peor, era el momento en el que 4G de mi celular ya no daba más. No sabía que hacer, no sabía a donde ir, miraba a todos lados, en busca de alguien que me ayudara a instruirme. Pero por cada lugar que iba, no había ni un alma, nada. Esa soledad se fue disipando de a poco cuando sentí una presencia ajena y me voltié formando un vara con mi propia sangre. Mantenía la calma mientras veía que se acercaba un grupo de pandilleros hacia mi, y no con buenas intenciones (¿desde cuando las podían tener?). Se acercaban a mí y me rodeaba. El primero se me acercó y yo golpée duramente con la bara su tobillo derecho y lo hice tropezar. Los cuatro restantes me rodeaba y mis labios dispararon la declaración de guerra hacia mis adversarios.

-Quien sigue?- pregunté antes de relamer mis labios, con hambre por la sangre de aquellos hombres.


Última edición por María Jesús el Jue Mar 29, 2018 7:53 pm, editado 1 vez
avatar
Dromes : 30007
Reputación : 2
Mensajes : 20
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: La noche es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por Celty el Mar Dic 19, 2017 6:47 pm

Tras un largo viaje por todo el mundo, con una carta entre mis manos me aproximé a la joven ciudad llamada Eadrom. Desde lejos se podía apreciar que era un gran lugar multicultural al mismo tiempo de que con tanto movimiento que apenas me podrían prestar tiempo.
Llevaba poco dinero encima, pero por suerte, tenía otras cosas en mente y comida que llevarme a la boca.

Primero fuí a una agencia de información, pero esta solo daba algunas cosas como viajes para estudiantes, viajes al extranjero o actividades alternativas como deportes pocos conocidos u experiencias altamente peligrosas pero a un precio elevado al ser guiadas y dirigidas por especialistas. Por suerte o desgracia, lo único que pudieron hacer fue darme un mapa grande de toda la ciudad. Las calles principales estaban marcadas muy claramente, pero las secundarias o las que acababan en callejones cortados apenas eran nombrados.

La dirección a la que me tenía que dirigir estaba bien escrita en el sobre, donde mencionaba que era un apartamento de estudiantes, y en su interior había una llave de la puerta para acceder a esta, pero... ¿Como iba a encontrarla si no sabía ni donde estaba yo?

Me tuve que recorrer toda la ciudad de lado a lado, escribiendo con mi propia mano las calles que no estaban marcadas, descartándolas. Eran tantas las dichas calles y tan grande la ciudad, que solo me faltaba ver unas cuantas, pero pocas que fueran mencionadas como "apartamentos para estudiantes". Cada apartamento estaba en una punta del mapa, o así me lo parecía. Por suerte, mi transporte era mi moto de toda la vida, que con anterioridad resultaba ser un corcel. Solo cambió su aspecto físico, pero sentía su cansancio, por lo que le tomé y la arrastré con lentitud.

La noche había caído tan rápido como los deseos de encontrar aquella casa.

La travesía parecía ser algo espeluznante, pues la ciudad parecía no descansar. Mientras que en algunos sitios estaban cerrando y marchandose a descansar como eran los bares, comercios menores o incluso tiendas de ropa, otros empezaban sus jornadas, como las discotecas y los antros donde el alcohol y los jovenes alocados eran sus principales alborotadores.

Por el camino visualicé a un par de jovenes como molestando a una muchacha, siendo rodeada por varios de estos. Ví claramente la escena en la que tomó al joven y le apropinó varios golpes. No era de extrañar. Podía sentir un aroma diferente en ellos, pero no era de mi incumbencia molestar o entrometerme, sin embargo, así hice.

Disculpad que moleste este momento tan hermoso, pero ¿me pueden decir donde esta la calle de los negros numero 10? Resulta que recién llegué y....
Antes de que quisiera continuar, uno de ellos salió volando por un golpe realizado por mi corcel, que se escondía en la forma de moto. Observé como caía aquel sujeto y sobre este su propio cuchillo en la pierna.
Auchs... Eso debe de doler.. Bueno, ¿por donde iba? Ah! si, acabo de llegar y no encuentro la calle, ¿Saben donde puede estar?
Pregunté como si las cosas sucedieran como si nada, ignorando las acciones ocurridas anteriormente.


#009900  Yo hablo - Yo actuo - #0066ff .Yo escribo - #ff6600 . Yo pienso
avatar
Dromes : 29818
Reputación : 2
Mensajes : 38
Ver perfil de usuario
Celty
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: La noche es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por María Jesús el Miér Ene 03, 2018 5:25 pm

Vaya! Esta situación si que se torna un tanto extraña, viene una chica con una moto, la chica estaba vestada de forma bien sensual, un traje de motorista negro y para más remate un casco amarillo con orejas de gato. Tu no ves eso todos los días, y si eso no parecía lo suficientemente extraño, la moto "empujó" a uno de los sujetos. ¿Una moto empujando a alguien? Esto es merecedor de una explicación. Esta chica, una muy hermosa desde mi punto de vista, estaba haciendo una pregunta o dos, pero por desgracia, mi mente estaba muy ocupada como para poder responder interrogantes cuando estoy en la mitad de una pelea.

El cuarto sujeto, cuya pierna estaba sangrando por el cuchillo después del "empujón" de la moto, se levantó de a poco, en intentó apuñalarme, pero lo hice tropezarse con la bara. El tercero ya había quedado maltrecho por la paliza que le propiné. El segundo se me abalanzó encima, sin embargo, respondí agachandome en una milésima de segundos para romper su quijada con un devastador uppercut, mandandolo a volar por unos instantes, antes de finalmente aterrizar de bruces contra el pavimento. Podrá vivir otro día, pero las ganas de volver a pelear no volverá a tenerlas. Finalmente quedaba el líder del grupo, a simple vista parecería que fuera pan comido.

-Ya, es última vez que recluto humanos para este trabajo, no sirven de otra cosa más que ser carne de cañón!-
proclamó indignado el líder de los pandilleros, que se quitaba el gorro, y un aura de color anaranjado lo envolvía mientras sus ojos se ponían rojos como la ira que sentía un toro al ver ese color, una provocación, un deseo de destruir inquebrantable. Sus manos empezaban a dibujarse líneas amarillentas y en la derecha se formaba una bola de fuego. -Muy bien, lo hiciste díficil, jovencita, te daré una golpiza que jamás vas a olvidar!- dijo enfadado el sujeto antes de aumentar el tamaño de la bola de fuego al de una pelota utilizada para ejercicios con pilates, la cual arrojó hacia mí, la pude esquivar, pero justo iba en dirección de esa chica misteriosa. Sin tiempo para pedirle permiso, me abalanzé hacia ella y caímos de bruces al suelo. Ella de espalda y mi cabeza, encima de su estomago, de a poco me levanté y la miré a los ojos, si es que los tenía.

-Oye, ¿te encuentras bien?- le pregunté. -Lamento haberte hecho esto, pero tenía que salvarte de esa bola de fuego. Escucha, dejame acabar con ese sujeto y te responderé todas las dudas que tengas, ¿sí?- le dije antes de levantarme y ponerme nuevamente con mi arma improvisada en posición de combate. Tenía un cuerpo precioso, pero no disponía del tiempo suficiente como para poder admirar su físico. Tenía en mis manos la bara de sangre, pero debía terminar con rápidez contra este sujeto pues la no duraría más tiempo la bara y el sujeto podría terminar causando un incendio.
avatar
Dromes : 30007
Reputación : 2
Mensajes : 20
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: La noche es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por Celty el Dom Ene 07, 2018 4:56 am

Ya había estado peleando a lo largo de mi vida y aquel espectáculo no era más que otro escenario con distintos protagonistas, pero con el mismo resultado al bajar el telón. Aquello me aburría, tan sólo quería ir a la casa que mencioné anteriormente, por lo que me distraje con el teléfono escribiendo y dando leves pasos para los lados como si hiciera una danza, aunque en realidad estaba esquivando los golpes apropinados por la muchacha. En esto, sentí un leve brillo intenso, que hizo alzar la vista del teléfono y un escalofrío recorrió todo mi cuerpo desde los pies hasta la punta del cabello al visualizar como la chica se lanzaba literalmente sobre mi. Dijo que fue para apartarme, pero con un grito también lo hubiera echo, al menos a mí punto de vista.

Ante la  pregunta tan sólo afirme. No e había hecho mucho daño, siempre solía caerme y mi cuerpo se acostumbro demasiado "rápido". En cuanto la vi alzarse, le tomé del pie y la tumbe en el suelo, siendo yo quien ahora se enfrentaba ante aquel ser que ya estaba preparando su segunda bola e fuego.
La lanzó de inmediato, pero aunque fuera más grande que la anterior, tan sólo cruce la mano por el centro de esta a pesar de que estaba a bastante distancia y la misa energia de la bola se quebró pro la mitad desapareciendo.
No mencione como lo hice, pero el hombre comenzó a lanzar bolas más pequeñas e igual modo seguí desviandolas. Si se hubiera percatado de que portaba tan sólo una cadena de hierro infundada con mi energía, quizás hubiera tenido el poder de ganarme, pero no pudo ser así.
Su locura y nervios hizo perder su autocontrol y ni cuenta se dio del derroche de energía que había ocasionado.

Mi moto se puso tras él, volviendo a su tamaño real. Un corcel de raza frisón negro, sin cabeza de cerca 2 metros de altura y con más fuerza que cualquier animal, casi comparable a una garra de dragon. Quizás había exagerado, pero lo adoraba y sabía que podía hacer. Este golpeó con una coz en la espalda del sujeto, cual rompió su espalda fracturandole la columna vertebral. Se había quedado paralítico y siendo tirado hacia mi, tome la cadena con rabia y le tome del cuello haciendo un círculo a su alrededor.

Yo de ti me agarraría fuerte...


Le susurre antes de darle la cadena a mi corcel, que se tomó aquello cual rienda y comenzó a tirar del sujeto alejándose de nosotros.

¿Y bien? ¿Podemos hablar ahora?

Pregunte una vez más a la joven, sacudiendo el polvo que tenía en la ropa. Sobre i espalda se apreciaba algunos rotos y descosidos, que se iban uniendo como si fuera magia.


#009900  Yo hablo - Yo actuo - #0066ff .Yo escribo - #ff6600 . Yo pienso
avatar
Dromes : 29818
Reputación : 2
Mensajes : 38
Ver perfil de usuario
Celty
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: La noche es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por María Jesús el Lun Ene 08, 2018 8:54 pm

Vi como la chica se encargó del elemental rabioso que al final, en lugar de comportarse como un oponenente digno, simplemente arrojó bolas de fuego dignas de la pataleta de un cabro chico que se molestó por que se le cayó la paleta de helado que tanto le gustaba. Para rematar, la moto se llevó al sujeto y de a poco se transformó en un caballo, para no creerlo. Y pensar que mi transformación de humana a vampiresa había sido ya suficientemente raro. Me dí una palmada a la cara para ver si verdaderamente estaba soñando y todo lo que veía ante mis ojos no era nada más que un producto de la imaginación.

Las heridas que yo misma había adquirido de a poco se curaban por la pelea y la bara hecha con mi propia sangre ya se disolvía, me alegraba el no tener que volver a utilizar esa arma por el resto de la noche. Yo no era una hematofaga cien por ciento, yo era básicamente una vampiresa convertida. Yo antes fui humana, pero ahora estoy obligada a consumir más sangre de lo que un vampiro de raza pura necesita. Hay días en que no me gustaría consumir tanta sangre, no por que no me gustara, si no por no me gustaba la idea de morder a alguien para consumir algo que esa persona necesita.

Ahora, necesitaba hablar con esta persona, una chica que tenía un casco bastante curioso, no creo que en mi país de origen hubieran aprobado cascos con orejas de gato. En todo caso, la chica se veía bastante preciosa con ese traje oscuro. Me percaté que no era obviamente humana al ver como el traje roto de a poco se cosía solo. Con la pelea ya finalizada, me decidí a responder sus preguntas.
-Primero, quiero darte las gracias por haberme ayudado con esos sujetos, estaba en un enorme aprieto- dije en forma de agradecimiento. -Ahora, para responder a tu pregunta, desgraciadamente no conozco esa calle que mencionas y para empeorar la situación, mi 4G en mi smartphone ya se agotó por lo que no podré usar el GPS para poder ayudarte. Estoy igual de perdida que tú, asi que somos dos- hice una breve pausa, mientras me acomodaba el pelo que había quedado desordenado por la pelea con esos pandilleros, hice una breve pausa para yo poder hacerle ahora una pregunta.

-Ahora me toca a mí hacer las preguntas. ¿No te importaría mucho si te pido que te quites el casco? Me encantaría conocer la identidad de la persona que me sacó de este problema. Quizás yo pueda hacerte compañía para guardarte la espalda, andar en la calle de noche es buscar el peligro y si tienes mala suerte o te asaltan o te matan. Dos cabezas son mejor que una, ¿no te parece?-

Tras realizar más bien, una petición con sugerencia incluida que una pregunta, esperaba su respuesta.
avatar
Dromes : 30007
Reputación : 2
Mensajes : 20
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: La noche es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por Celty el Vie Ene 12, 2018 6:01 pm

Observaba como aquel sujeto era tirado por el corcel, el cual se detuvo al no notar ningún movimiento ajeno del contrario. Parecía que se quedó inconsciente al final, por lo que le dejé tirado en mitad de la calle. Por suerte o desgracia para él, era un barrio bastante feo y malo,por lo que dudaba que la gente de los alrededores se preocuparan por él. Al menos así me hacía apreciar la construcciones de las casas y su falta de mano de pintura, o arreglos en los que aun se apreciaba el cemento.

Agg.... Si anda igual de perdida que yo, de poco podremos hacer, tan solo....
Apenas guardé silencio en cuando me pidió ver mi rostro. Justo en ese instante estaba mirando las calles donde nos encontrábamos e intentando pensar a donde me tendría que dirigir. Conocía bien los laberintos y las calles eran eso, un laberinto con nombres. Por suerte tenia una fuerte memoria en la que trazaba un dibujo mentalmente por los lugares que había transitado. Saqué un mapa de la ciudad, por desgracia, no tenia ni si quiera el nombre de las calles principales, por lo que iba apuntando en muy fina letra las que he visto y marcado hasta el final. Tan solo me faltaban unas cuantas manzanas para tener la mitad del mapa. Si no lo conseguía hoy, volvería a dormir en la calle y al día siguiente volvería a trazar un poco más lo que me faltaba.
Me posicioné frente suya, y sin más, me desprendí del casco, en el que se pudo apreciar una fuerte humareda negrecida salir al sacar el casco. No portaba cabeza, o al menos, eso es lo que hice ver. En realidad mi rostro estaba dentro del casco, pero de seguro aquella impresión sería algo traumante o cómica, según para quienes vieran la situación. El "mago", se despertó, pero al verme cayó desmayado por el stock. Nunca luchó contra un demonio y tampoco sabía que forma tenían, por lo que era normal.
Deslicé la cremallera un poco hasta que se me empezó a ver el canalillo de mis pechos. Me coloqué de nuevo el casco y al sacarlo, le dediqué una sonrisa. Ahora si portaba el verdadero rostro. Un cabello corto y castaño, con los ojos azules manchados de marrón.

Si quieres puedes acompañarme un rato, pero si debes ir a una calle especifica, podría ayudarte. Me he recorrido bien toda la ciudad, o parte de ella andando y conozco al menos casi la mitad de las casas. Tan solo mencioname a donde quieres que te lleve y por ser tu, te llevo gratis esta vez. Si no, nos tendremos que despedir aquí.

Tras mencionar aquellas palabras, alcé el brazo en forma de despedida y continué caminando calle abajo para tomar el segundo cruce que tenía enfrente y visualizar el nombre de esta.


#009900  Yo hablo - Yo actuo - #0066ff .Yo escribo - #ff6600 . Yo pienso
avatar
Dromes : 29818
Reputación : 2
Mensajes : 38
Ver perfil de usuario
Celty
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: La noche es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por María Jesús el Vie Feb 02, 2018 1:13 pm

-Cielos- pensé al ver como la mujer removía su pintoresco casco amarillo con orejas de gato y sentí como si toda la neblina londinense hubiera decidido mudarse a ese cuerpo, que me imagino que debe ser igual de precioso que el mio. Cuando ya mostro su rostro, quedé absolutamente embobada; ¿era una bruja o una demonio?¿acaso yo había sido drogada antes de salir que estaba viendo cosas? Bueno, ya siento que después de ahora, ya nada puede sorprenderme. Suspiré, sabiendo que seguiría perdida y quizás en mas aprietos de los que ya tenía si seguía andando a solas. -Bueno, ¿que más puedo hacer? No puedo rechazar su oferta, ella me salvó el pellejo, aunque hubiera derrotado a ese elemental, es posible que me hubiera desmayado y hubiera quedado aún más desprevenida, y podría haber muerto por no poder consumir sangre- medité por un segundo antes de dirigirme a ella y darle las siguientes indicaciones. Pero siempre había algo que prevalecía por encima de todas las cosas.

-Bien, tu ganas. Pero antes, ¿no te importaría darme un casco? Si es que tienes uno por supuesto, no me gustaría que mi cabeza terminara hecha puré, y menos aún después de que me ayudaras con esos pandilleros- le dije, esbozando una linda sonrisa. -Mira, yo vivo en la calle El Alamo 254. No se si ubiques la calle, pero está un poco retirada de estos sitios. Si tengo que ayudarte de alguna forma el lugar al que quieres ir, gustosa lo haré. Me corresponde devolverte el favor, te ayudaré en lo que necesites- finalizé.

Bueno, ya le dije mi propuesta, era de esperar que pudiera ubicarse y no tuviera problemas en encontrar la dirección de mi hogar. -Antes de que me olvide, ¿tienes al menos una bolsa de sangre? Soy una vampiresa convertida, es decir, antes fui humana en algún momento de vida, pero ahora estoy obligada a consumir una cantidad más contundente de la que un vampiro debe consumir, me hace falta.- El haber utilizado la hemokinesis me consumía gran parte de mi sangre y algo del agua acumalada en mi cuerpo. Estaba familica y debía hacer algo al respecto pronto.

Sin embargo, el silencio de las calles terminó cuando se escuchaban unas sirenas, al parecer, alguien llamó a la policía. -Creo que debemos irnos a otro lado y apuranos en encontrar el lugar que buscas. ¿De Los Negros 10 dices que se llama? Quizás si encontramos un sitio público con wi-fi abierto tendremos suerte, solamente habrá que trazar un recorrido-
avatar
Dromes : 30007
Reputación : 2
Mensajes : 20
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: La noche es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por Celty el Sáb Feb 17, 2018 11:15 am

Mis pasos al lado de mi motocicleta era el sonido que más me agrada. Estaba sola, pero bien a veces el rugir de este hacia que me acordara que podía contar con él siempre que lo necesitaba. Escuche las palabras de la chica que estaba por detrás mía, aunque no le prestaba mucho caso a fin de cuentas. Necesitaba sangre y la policía se aproximaba con cierta rapidez. Sin lugar a dudas la cosa pintaba muy mal para ella. Yo podía escaparme fácilmente en tan sólo unos instantes aunque no podía dejar a mi "cómplice de batalla". Zen se transformó de una motocicleta en un carruaje tirado por el mismo caballo. Este no debería portar cabeza, sin embargo, hizo una imitación con las fotos de otros caballos que he visto en revistas y por periódicos.
Agarre a la joven del cuello de la chaqueta y la tiré al interior del carruaje. Detrás suya iba a ser lanzado el cuerpo del elemental que comenzaba a perder sangre al haber sido arrastrado por el suelo. No mencione nada y tal cual cerré la puerta, esta se cerró con el sonido del pestillo girando se solo. Me monte en la parte delantera del vehículo en cuestión y comenzamos a irnos del lugar. Estaba bien claro que iba a ser muy cantoso que un carruaje negro fuera en dirección contraria  donde se dirigía los policías. Pero era tal la misma oscuridad de las calles y la alta velocidad de estos, que ni si quiera se dieron cuenta de que habían pasado de largo a nuestro lado. Mientras inicie el camino a la dirección que ella misma me había mencionado, abrí una pequeña rejilla para hablar con ella.

Si quieres puedes tomar toda la sangre que te ha echo perder antes. Me parece que ese joven está a punto de morir y sería una lástima que sus 4 litros de sangre se fuera a la alcantarilla. Además, será como saborear un delicioso caramelo de fresa. Era un elemental de fuego, por lo que tienden a tener más fosfatos y fósforo en su cuerpo que la media de las personas normales. Quizás te pique algo la garganta al final, pero para adaptarse será como una guindilla picante.
El joven intento alzar la voz para pedir auxilio, aunque si voz fue rápidamente callada al decapitarle con unos finos hilos que aparecieron de la nada en el interior del carruaje. Mentí en que estaba a punto de morir, aunque sabía que el destino era tan fino como intentar enebro un hilo en la aguja minúscula. Su muerte se anticipó al intentar continuar con su vida. Si desde un principio no hubiera reaccionado así, quizás fuera posible que tan sólo hubiera tenido una mala noche, sin embargo, todo acabó con un final trágico para él. Al decapitarle, la sangre comenzó a brotar de su cuerpo frío, y está sangre se colaba por los espacios vacíos que el mismo carruaje comenzaba a abrir para no mancharse de repugnante viscosidad. Mientras todo un show ocurría en el interior del habitáculo, yo continúe mis palabras como si no supiera nada al respecto, a pesar de ser muy consciente de la acciones que stab a sucediendo.

Tienes suerte de que le caiga bien a zen, si no, el mismo te estaría inmovilizado agarrandote las piernas  las muñecas. Dime unas cosas jovencita. Para empezar, ¿cuál es tu nombre? Y continuando con la ayuda prestada, ¿que tal se te da la zoofilia? Zen es un semental bastante sexy  eso dicen algunos demonios, pero me parece que tu aun no lo has visto del todo. Puede cambiar de forma, aunque su forma real es la que muestra actualmente aquí adelante, pero dudo que puedas verlo por la misma noche.


Apenas tardamos unos cuantos minutos hasta que el carruaje paró de pronto. Se volvió a su forma habitual de motocicleta, llegando a soltar bruscamente a todos sus ocupantes, dando quizás una sorpresa y haciendo que la joven cayera en el suelo. No era la primera vez que me lo hacía, y fue por ello que caí de pie en el asfalto, apoyando mi cuerpo sobre el asiento del vehículo.

Ya estamos en la puerta de tu casa. Pasaré esta noche aquí, mañana continuaré con la búsqueda de mi "hogar". ¿Entramos?


#009900  Yo hablo - Yo actuo - #0066ff .Yo escribo - #ff6600 . Yo pienso
avatar
Dromes : 29818
Reputación : 2
Mensajes : 38
Ver perfil de usuario
Celty
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: La noche es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por María Jesús el Vie Mar 02, 2018 5:45 pm

Siendo que el elemental al que le dimos una soberana paliza ya estaba expirando y era lo único que tenía a mi alcance, no quedaba otra alternativa más que chuparle la sangre. Tras contemplar totalmente perpleja y sorprendida como el maldito quedó decapitado,  agarré lo que quedaba del sujeto y succioné la sangre, devorándola como si fuera un mósquito con demasiada hambre, pensar en como el interior de ese insecto hematófago se hinchaba al sacar la sangre humana, me hacía recordarme pensando en que podría engordar, pero al ser sangre, esta de a poco se transformaba en nutrientes para mí y mi cuerpo quedaría igual, en forma, en buen estado. Sangre, nada más que eso. Bebía lo que le quedaba de líquido vital y luego de a poco se fue disolviendo gracias, en parte, al "vehículo" negro que la contraria manejaba. La punta de mi lengua sentía algo de picor tras haber palpado la garganta del ya fallecido elemental. Mientras merendaba, ni siquiera le presté atención a la policía, pese al estridente ruido de las sirenas.

-Estuvo delicioso... creo que me sentiré bien mañana por la mañana al amanecer- comenté a la chica, tratando de ignorar como el tipo se transformaba en... absolutamente nada. -Me llamo María Jesús Armijo Seguel, pero puedes llamarme Mary Jay, si te acomoda más. Soy estudiante del Instituto Takemori, voy en 3er Año y pertenezco a la Casa Verde- respondí. -Por ser vacaciones, vivo en mi casa, no puedo acceder al Instituto debido a que está cerrado por la temporada. Hoy se me antojó explorar por la noche, para comprenderme mejor como vampiro y ver si podía pasar una noche conociéndo a alguien, aunque a decir verdad... ya lo estoy haciendo. Estoy en deuda contigo-

Al llegar a mi casa, me sentía ya, más tranquila. El "vehículo" que en realidad, por lo que entendí, se trataba de un caballo demonio o algo así, se agitaba para que salieramos. Me hubiera caído si no fuera por el hecho de que yo podía volar. Yo me mantuve en el aire por unos segundos antes de aterrizar con delicadeza en el suelo. -¿Zoofilia?- pregunté, sabiendo a que se estaba refiriendo. -Me considero abiertamente sexual, pero no creo que llegue a los confines de dormir en un establo, sin animos de ofender, aunque has picado mi curiosidad, espero verlo un día para saber si es tan sexy como los demonios dicen- respondió mirando la forma actual que tenía ahora, la de una moto. Sentía la tentación de acariciarlo de todos modos.

-Bienvenida a mi hogar- dije mientras le indicaba. -Puedes acostarte en mi sofa, puedo ofrecerte un vaso de agua, lamentablemente mi refrigerador está repletado de sangre en bolsas y no tengo otra cosa que no sea sangre- le expliqué. -Voy a cambiarme de ropa, justo al llegar a mi casa me iba a probar un traje que recién me llegó, esperame unos minutos, no me tardaré.- Mientras subía a la escalera, en el cual estaba ubicado mi segundo piso. Habría una caja de cartón y abría una bolsa de plastico, en el cual había un traje de latex negro, de cuerpo entero, sin manos ni pies. Me encantaría mirarme al espejo, pero obviamente al tratarse de una vampira, me era imposible ver mi reflejo. Pero ahora que tenía a alguien que podía verme y de ahí quizás una opinión. Me baje de a poco, descalza y me dirigí a mi invitada. -Ya sabes mi nombre, ahora quiero saber el tuyo, y de paso, quiero tu opinión, como me queda este traje?- le dije, escuchar una opinión me vendría bien.
avatar
Dromes : 30007
Reputación : 2
Mensajes : 20
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: La noche es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por Celty el Dom Mar 04, 2018 11:52 am

A penas el intercambio de palabras había empezado a fluir y cada uno terminaba las oraciones y frases que se quedaban en el aire. Pasada la puerta, zen no parecía muy convencido en querer quedarse fuera, por lo que se "unió" a mi sombra y pasó al interior de la casa. Me acerqué al sofá, estirando el cuerpo e intentar sacar la tensión que me habría producido todo el transcurso del viaje. Zen, pro el contrario, se hico un pequeño niño , como si se tratara de un joven de unos 5 años de edad por las dimensiones, pero apenas lo hizo para poder acomodarse sobre mi regazo y sentir "los latidos de mi corazón". Tenía órganos, pero por el contrario, no era la forma en la que me alimentaba y como tal, no ejercían sus funciones. Me preguntaba en algunas ocasiones si aquello podía servir para otro ser o para otras cosas como investigaciones y similitudes.
No te preocupes, no soy de las que toman alimentos como carne y líquidos y esas cosas, pero gracias por ofrecerte. Y si, con el sofá me va bien, no creo tener ningún problema si es espacioso. Ah! Y a lo que me refería, no quería indicar nada de establos ni otra forma de vivir ni nada parecido. El sexo casi siempre suele disfrutarse más en lugares conocidos donde al volver ahí puedas acogerte a ese calor y sensación tan agradable...

Mencioné mientras que la veía retirarse a lo que parecía ser su cuarto.  Me acomodé un poco echando la cabeza hacia atrás y con la mano acariciar el pequeño cuerpo que zen había portado. Daba igual la forma que tomara, siempre pesaba lo mismo, excepto cuando se materializaba en algo denso como un ser humano o un ser vivo. Pero aunque se tomara la forma de corcel, no destrozaría el sofá. Principalmente porque sabe las consecuencias que llevaría, y de segundo por que no le agrada verme enojada con él. En cuanto salió, mostró su cuerpo detallado con el traje de latex. Aquel material siempre iba a ser util para marcar zonas especiales o incluso para excitar a otros, fuera en el sadomasoquismo o por portar un corset acompañado de una falda bombacha.

No te queda mal, pero, creo que sería mejor ....

Me alcé del sitio parandome detrás de ella, metiendo la mano por dentro de su zona del cuello, realzando los pechos y colocandoselo de una manera en que el traje mismo fuera quien se los sujetaba y mostrara sus dimensiones.
Que te vieras a ti misma..

Chasquee los dedos y en el instante en que zen nos miró, se acercó parandose frente a ella. Se había echo un clon de MJ, identica a la perfección, e incluso imitaba sus gestos a la inversa.
Zen puede ser tu "espejo" por el momento, si quieres probarte otros modelos aprovecha ahora.


Mencioné aun quedándome tras ella. Pasé las manos por debajo de sus pechos y lo deslicé para estirar el cuero por su cintura, parta de su estomago hasta descender por los bajos. No me cortaba ni un pelo, como si fuera una amiga de toda la vida, incluso el filo de los dedos indices se clavaron en el roce de su vagina al estirar para que se le marcara todo.
Si vas así, seguro llamarás la atención de gente con tus provocaciones y insinuantes movimientos, pero dime.
Me puse a un lateral estirándole suave del pezon. Tu que eres "tan joven" ¿por que no buscas algo mejor para tu vida? No creo que esta clase de vida que me estas mostrando te vaya a ir bien... ¿Has pensado en ser modelo o profesora?

Intenté dar algunas preguntas a una mente loca. Aquel traje parecía más de DBMS que uno que llevaría cualquier persona. En cierto modo me compadecí de ella, y volví a mi sitio, sentandome con las piernas algo rectas. Zen seguía imitandola, pero estaba algo inquieto. Aquel traje le había supuesto un aprieto y llevaba tiempo sin mostrar sintomas de satisfacción. Mantuve una actitud neutra, pero amigable al mismo tiempo.
Mi nombre real es Celty Sturluson, pero puedes decirme Celty para abreviar. Y bueno.. Si no te importa y dudo que te moleste, voy a ponerme cómoda.
Tras aquellas palabras, comencé a descender las cremalleras de mis botas de moto, dejandolas a un lateral del sofá. Mis pantalones eran de un tacto rasposo y algo duro, pero ser pequeña hacía que se me vieran como anchos. A su vez, descendí la cremallera de la chaqueta para liberarme de esta y desprenderme la camiseta de tirantes que tenía debajo, quedandome solo en sujetador y los pantalones. Estiré un poco las piernas, tomando una pequeña butaca que había algo alejada y dejé reposar las piernas teniendolas en el aire.


Última edición por Celty el Jue Mar 29, 2018 7:21 pm, editado 1 vez


#009900  Yo hablo - Yo actuo - #0066ff .Yo escribo - #ff6600 . Yo pienso
avatar
Dromes : 29818
Reputación : 2
Mensajes : 38
Ver perfil de usuario
Celty
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: La noche es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por María Jesús el Miér Mar 28, 2018 5:24 pm

Mi corazón latió cuando sentí sus dedos rozando mi intimidad, sentí una especie de aceleración en mi flujo sanguineo, con un rubor decorando mis pomulos, y solamente incrementó aún más las revoluciones por minuto al ver como el "espejo" imitaba a la perfección todos mis movimientos. Mi mente procesaba la pregunta que me había hecho la chica, llamada Celty Sturluson. Ninguna de las profesiones que me había sugerido me vendría mal, aunque siento que estaba más inclinada a ser modelo que a ser profesora. Podría terminar modelando este tipo de prendas o quizás algunas aún más incitantes, yo nunca eligiría una profesión que fuera quizás la más antigua del mundo. No pude evitar el dejar de pensar lo que me había hecho recién. Asi que pensé en algo que podría hacer que ella entrara aún más en confianza. -Volveré en un instante... gracias por el "espejo"- le dije a modo de agradecimiento, antes de retirarme por unos instantes.

Spoiler:

Luego de unos minutos, regresaba con otro vestido, uno de diseño más victoriano, pero aún así, muy atrevido. Me miré de nuevo, aunque esta vez tenía más ganas de estar con la demonio. -Celty... tienes un bonito nombre, aunque me imagino que tienes atributos igual de hermosos- le dije, la verdad es que la estaba conociendo apenas y ya le estaba dando cumplidos, ¿estaba enloqueciendo yo o que? Luego de mirar un rato frente a Zen, le dí un beso en la mejilla de mi reflejo que él estaba mostrando a modo de agradecimiento, y me senté junto a la demonio. -Te gusta? Creo que tengo un futuro en el modelaje- le dije mientras gentilmente le tome de la mano y le deposité un beso. -Si mal no recuerdo, te ofrecí dormir en mi sofa, pero quizás ahora no tendría problemas en compartir la cama contigo, si hay algo más que necesites, pues, aquí estoy- le dije, ¿que me estaba suceciendo? Yo no hago ese tipo de ofertas a personas que apenas conozco, pero había una parte de mi que había despertado, quizás por el leve roze que había hecho con mi area delicada. -¿A que te dedicas precisamente? Deberías tener una buena fuente de trabajo me imagino- le comenté mientras flexionaba mis piernas, juntandolas y poniendolas en el asiento del sofa, como si yo fuera uno de los famosos pieles rojas, poniendo mis manos en mi falda y mirando directo a Celty, cuyo rostro pareciera que hubiera sido creado por algún pintor de la era renacentista.

Para llamar su atención, no encontré nada más incitante que ponerme encima de las piernas de la contraria, de a poco posicionandome sobre la chica, mientras mis rodillas se ponían en el asiento y a los lados del cuerpo de Celty. Mis muslos estaban rozando los suyos, y yo mirándola a los ojos, mientras mis brazos rodeaban su cuello. Bajé mi cabeza para mirar en detalle su rostro, sus ojos preciosos, sus suaves pomulos. Lentamente acerqué mi frente con la de ella, y mis dientes lentamente mordisquearon sus labios. Todavía seguía creyendo que estaba pensando más con el corazón que con el cerebro. -Dime... ¿por que eres tan hermosa?... eres como una diosa que vino a mi... una diosa que me ha elegido a mi para ser profeta, una diosa que llegó para expandir su palabra y hacerla ley... Celty. Dime... dame una respuesta...- supliqué, pensando en que me había vuelto totalmente loca. Mis pomulos se apoyaban en los suyos mientras mis suaves y delicados labios palpaban sus hombros y mis delicadas manos recorrían su espalda, de a poco sacando el sujetador para ver la obra de arte de cuerpo que tiene para venerarlo. Mi corazón bombeaba cada minuto, sentimientos de pasión, devoción y lujuria.
avatar
Dromes : 30007
Reputación : 2
Mensajes : 20
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: La noche es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por Celty el Sáb Mar 31, 2018 5:00 pm

Nah, no hay de qué...  Apenas le resté importancia mientras que me desprendía de mis botas. Miré de reojo. Zen estaba bastante... ¿Intranquilo? quizás es que no le gustaba que le usaran de ese modo, sin embargo, me debía muchísimos favores. En cuanto ella volvió a asomarse con su nuevo atuendo realicé un silbido. Sus prendas eran bien llamativas y hermosas. Le quedaba bastante bien. Me recordaba a algunas de las sirvientas que tuve en la antigüedad, en mi antigua vida. Una de la cual me desprendí hace mucho, mucho tiempo. Mi mirada apenas era como una niña que recordaba el pasado con alegría y una triste realidad que volvía al sentirla apoyarse sobre mis piernas. ¿Esta es la misma chica que había ayudado antes? Parece más atrevida de lo que aparenta.. Dijo que era una vampiresa ¿Pensará comerme?

Quizás tengas un buen futuro, vuestra raza no cambia de aspecto físico tan fácilmente como un humano y os veis siempre jovenes y sexys como los demonios... Y sobre tu oferta... Ya veremos donde acabaré durmiendo, tampoco es que vaya a exigir nada y a lo que me dedico es cosa mia.
En ese instante fuí bastante borde y fria con ella. Se podía ver la distancia que intenté mantener, pero tampoco iba a privarle de aquella información, tan solo, debía ganársela...

Mis palabras sonaban fuertes, pero el recordar como era cuando la había conocido hasta ahora hizo que el pensamiento anterior volviera y esto causó unas leves risas entre mis labios. Tiré los brazos hacia atrás, apoyando la cabeza como si restara importancia sus palabras, pero sus actos decían otras cosas... Zen se aproximó, sentándose aun con la forma que ella misma portaba sobre mis piernas pero atrás de ella. En lugar de tener ese traje victoriano mantuvo el anterior, el ceñido, quizás por la misma comodidad y libertad que le brindaba.

¿Esta muchacha ha tomado algo? Quizás la sangre del pajarraco ese de antes le ha afectado para mal, pero de todos modos.... yo no puedo hacer nada, tan solo cuidaré de ella de mientras....
Sentia sus labios comenzar a recorrer mi cuerpo y sus delicadas manos pasar por mi espalda llegando a quitarme el sujetador. Aquel juego había comenzado y zen quería ser participe de este. Desde la misma espalda de la joven, desabrochó los que estaban por encima de la cintura, llegando tambien, no solo a descender aquella prenda dejandola un poco con los brazos con la movilidad reducida, si no, que se adentró a quitarle tambien el sujetador y tomando los pechos de ella, llegando tambien a rozar los mios con los pezones de ella.

¡Vale ya, yo no soy una mesa!
Mencioné en voz alta pateando como pude aquel taburete que era mi punto de apoyo y de la misma inercia, lancé a la muchacha contra mis labios. Le desprendí lo que portaba de ropa, casi arrancándole los botones, pero como me encantaba como le quedaba, tan solo se lo desabroché de forma rápida, dejando al frente su "desnudo" cuerpo. Si quieres venerare puedes, e incluso di lo que quieras, yo no soy ninguna diosa ni nada así. La muerte es algo atrayente, pero si tanto quieres... Puedo ofrecerte una noche loca que podrás repetir en tus sueños más humedos..

Las ultimas palabras apenas eran pronunciadas a través de susurros. El filo de mi lengua pasó sobre su ovulo antes de agarrar fuerte sus nalgas. Zen esta deseando entrar en este cuerpo... ¿ le dejas a él o me lo cedes a mi ? Te advierto que me gusta azotar a las personas... Algo de lo que podía estar "orgullosa" era de que muchas de mis palabras eran ciertas. El alocado corcel quería tener sexo y le importaba poco quien era el profanado, pero seguramente aquella joven sería vilmente rota en su interior si se lo dejaba tal cual estaba. Pasé los labios por su cuello descendiendo hasta comenzar a hacer pequeños circulos alrededor de sus pezones y dar algunos cachetes en el trasero de forma un tanto divertida y a la vez atrevida. Si quieres hacerme cosas puedes, luego sufrirás algunas consecuencias según me gusten... o no...


#009900  Yo hablo - Yo actuo - #0066ff .Yo escribo - #ff6600 . Yo pienso
avatar
Dromes : 29818
Reputación : 2
Mensajes : 38
Ver perfil de usuario
Celty
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: La noche es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por María Jesús el Dom Abr 15, 2018 1:47 pm

¿Acaso había escuchado bien? Mientras dejaba que Celty recorriera mis hermosos y suaves terrenos en aquél campo que era mi cuerpo, cuyas pasiones fueron despartadas al sentir su lengua dibujando circulos alrededor de mis pezones y sus manos en mis naglas, una especie de sorpresivo shock llegó a mi mente. ¿Dejar que un caballo entrara al cuerpo de la hermosa deidad demoniaca a la que si fuera una religión legitima yo me convertiría? En una situación normal, nadie en su sano juicio, permitiría que un corcel le follara. Pero esto era algo inédito. Como yo le dije antes, yo no era zoofilica, pasaban ideas locas por mi cabeza. ¿Podría terminar durmiendo en un establo junto con varios caballos y terminar trayendo al mundo híbrido de humano y equino? No, a estas alturas ya nada parecía raro. La posibilidad de terminar en un circo de fenomenos era inexistente. Estaba en Eadrom, ya no estaba en una sociedad donde todo lo que fuera considerado raro o incluso extraño. Ya todo estaba hechado, así no encontré nada mejor que arrojar los dados y dejar que el azar me llevara a donde las pasiones ocultas duermen y cuando despiertan no hay quién pueda frenarlas.

-Adelante...- dije gimiendo levemente y mirando a la demonio, que a simple vista parecía humana con ese rostro. -Deja que tu corcel se adentre en tu cuerpo... se lo ha ganado... me ayudó a ser mi espejo por esta noche... quizás un dia me deje montar sobre él junto a ti y cabalguemos en el campo...- sugerí mientras procedí a dar besos y mordiscos en su cuello para permitir que Celty pudiera seguir jugueteando con su lengua mis senos. Dejaba caer mi vestido, asi no dejaría nada a la imaginación de Zen y que el hiciera lo que le dara la gana. -Bien, Zen. Esta noche, me has dado algo que nosotras las vampiras no podemos tener, te has ganado el derecho de entrar a mi templo... el templo donde yo soy el oraculo y Celty es la diosa a quién he de adorar... esta noche... hagamoslo involvidable....- dije con una voz digna de una sumisa que imploraba que sus ruegos fueran escuchados y al excitar a un demonio como él, era más que un hecho que Zen cumpliría. Mis manos seguían la espalda de Celty aunque ahora me enfocaba en la cintura, con mis pulgares llegando a rozar su intimidad. -Yo... vengo de Santiago de Chile, yo fui humana alguna vez en mi vida... estoy en busca de alguien que me vampirizó... quizás un día me ayudes...aahh!... a encontrarlo-

Dejaba que mis nalgas se acomodaran encima de los muslos de la demonio, dejando que ella hiciera lo propio con sus manos. -Mi cama es suave... podemos dormir ahí, no es muy grande, pero mi corazón lo es lo suficiente...ahhhh...-
avatar
Dromes : 30007
Reputación : 2
Mensajes : 20
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: La noche es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por Celty el Miér Abr 18, 2018 10:15 pm

Por si quieres ponerle fondo:

Miré a un lateral, donde una vieja radio fue perfecta para ocultar nuestros golpes, gemidos y gritos. Me alcé un momento, acercándome a esta, subiendo el volumen para luego poner una emisora que ya conocía. Solo era instrumental, por lo que parecía que estuviéramos practicando algo... Sin embargo...

Vamos mejor al cuarto.. Agarré a la joven de la muñeca llevándola contra la cama para tirarla sobre esta, despojándole de toda la ropa que portaba, al igual, terminé por quitarme mi ropa, incluso aquel pantalón que pesaba. Zen tan solo se sentó en el sofá, aguantando las ganas. No le di orden alguna a pesar de que ella si lo hizo. No sabía masturbarse por si solo, por lo que se hizo una pequeña bola con los brazos cruzados aun manteniendo la forma "humanoide" y oscurecida.
Cual cuchilla, pasé de abajo, cerca de su ombligo hasta el cuello de la muchacha recorriendo todo su cuerpo, sujetándole de ambas piernas , comenzando un suave y apasionante restregón, un combate entre las dos. Me relamí los labios y sin evitarlo, un silbido hizo que detrás mía ya estuviera zen ahí. Aunque portaba la imagen de una mujer, su verga era la de un caballo.

Zen... Mitad....
Alcé un poco el trasero, y este se acercó acariciando la punta con la entrada de la concha de Maria. Le agarré la verga, pues veía su intención de querer meterla, pero tan solo dejé que acariciara su borde, donde al sentarme encima de él, presioné parte de su gruesa polla contra ella.
Se siente diferente a cuando te la meten pero igual es delicioso...


Susurré al oído, pasando los labios por encima del ovulo, mordiéndola con suavidad. Mis pechos aplastaron los ajenos, y aunque no estaba muy contenta, golpee estos con la mano abierta intentando estimularla antes de ofrecerle un fuerte abrazo intentando unirme a ella. La tomaba de su cabello. Era algo más largo que el mio y aquello me encantaba. Sentía mis fluidos descender lentamente, manchando aquel cilindro tan caliente que no paraba de balancearse casi tocando los pechos de lo largo que era.
¿Por que no pruebas a lamersela? Le pregunté haciéndome un poco más hacia adelante, donde zen se tiró más, y la punta de su verga hacia suaves roces entre los pechos de MJ. Seguro que deseará correrse pronto.. Ademas... Yo también estoy muy caliente y quiero hacerlo.... Pero dentro de ti...
Le guiñé el ojo con una tonta sonrisa, sujetando sus pechos con firmeza, donde en medio estaba la verga de aquel corcel que daba tanto juego como peligrosidad....


#009900  Yo hablo - Yo actuo - #0066ff .Yo escribo - #ff6600 . Yo pienso
avatar
Dromes : 29818
Reputación : 2
Mensajes : 38
Ver perfil de usuario
Celty
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: La noche es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por María Jesús el Vie Abr 20, 2018 6:23 pm

Una parte de mí seguía dudando, no podía creer lo que estaba diciendo y a que estaba consintiendo: Un caballo demonio cuyo falo estaba a tan solo unos pocos centímetros de mis labios, y sentía más las ganas de dar rienda suelta a mis pasiones ocultas cuando la demonio agarró mis cabellos y ejerció presión encima del pene que rozaba mis pechos que de a poco se volvían unos melones al ver como este pasaba rozándolos. Era demás de decir que después de lo que vendría. ¿Me transformaré en zoofilica y terminaré durmiendo con él en un establo en algún momento de mi inesperadamente larga vida? Mientras esa interrogante se llevaba a cabo, si opté por darle ese gusto a Zen, era por que él también me ayudó a escapar de ese elemental loco y salir ilesa de la policía, que podría haberme acusado de un crimen que no cometí. Además, me ha servido como espejo, tomando en cuenta mi condición de vampira, que no podemos mirarnos al espejo.

-Pues bien, Zen... preparate... te lo has ganado...- susurré antes de correrme un poco, para acercar mis labios y poner mi lengua encima de éste. Me corrí lo mejor que pude, aunque no podía hacerlo mucho más por que ni quería perderme tampoco como el clitoris de Celty, a duras penas me levanté los hombros y lamí de a poco la punta de la intimidad del corcel. Tenía un sabor extraño, aún así provocador para tratar de acercarme aún más, mi lengua recorría de a poco la punta. -Ahhhh....mmmmm....- gemí mientras dejaba que Celty diera palmadas a mis pechos, sintiendo las ganas de dejar que entrar en mi mundo e hicieran lo que les diera la gana. Por mi parte, mi mano derecha masturbaba el organo de Zen para excitarlo un poco, mientras que la otra acariciaba la cintura de la chica. -Vamos, quiero jugar con ústedes dos... quiero beber el líquido de corcel, mientras tu dejas tu marca en mi carne... ahhhh....ahhhh....- gemí mientras esperaba dichosa que Zen pudiera acercarse a mí para que yo pudiera realizar la llamada felación.

-Provoquénme...- les dije en un tono desafiante.
avatar
Dromes : 30007
Reputación : 2
Mensajes : 20
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: La noche es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por Celty el Sáb Abr 21, 2018 7:12 pm

Zen estaba que quería desbordarse varias ocasiones, pero las palabras de MJ le ayudaban a querer aguantarse y depositar todo aquel fluido sobre sus labios y a su vez, manchar todo a su paso. A mi padecer, creía que estaría indignada o molesta que la tratara de aquella manera, sin embargo, que quisiera hacerlo tan facil me hacía preguntas internas de si "aquello estará bien" "no estaré creando una vampira/sucubo" o situaciones similares, donde la duda era mayor a las respuestas. Pero mi cabeza no entendía bien aquellos conceptos y por ende, tan solo disfrutaba de su cuerpo.

Descendí mientras continuaba restregandome un poco sobre la verga de zen, el cual me dio palmadas con la mano abierta en el trasero. Mis labios bajaron hasta los pechos de MJ, lamiendole y mordiendo con cierta suavidad, que a veces llegaba a doler ante el efecto "ventosa" que realizaba con mi boca. Se sentia muy rico, pero zen tenía ganas de llegar y no permitiría que la fuera a manchar. Agarré el tuvo de su verga, aquel que expulsaba el semen y lo tiré hacia atrás, introduciendomelo en mi interior. Hacia tanto tiempo que no la sentía que en principio me dolió. MJ pudo verlo al visualizar como me mordía el labio inferior tanto de placer como de un suave dolor. La tomé en un fuerte abrazo dandome la vuelta con ella e intercambiando posicinoes, ahora era ella la que estaba arriba, y yo abajo abrazandola.  Zen le golpeó en el trasero con un par de palmadas.

Si quieres que jugar con los dos, primero deberías prepararte... y dudo un poco que puedas ahora, por lo que, te prepararé y cuando vea que estes lista.. Sentiras nuestro ser en tu interior...
Susurré al final, apropinandole un beso con lengua. Le abrí el trasero con las manos, donde para la vista de zen era espectacular. Quizás era virgen, o le parecía a él. Puso la mano frente sus orificios e introdujo el indice y el corazon en el ano, y los otros dos en el interior de su intimidad. Quizás fuera algo bruto, pero aquello era lo menos doloroso que hubiera llegado a recibir de ambos. Por otra parte, él se estaba moviendo, sintiendo como el clitoris de MJ se rozaba contra el mio y la verga del corcel alocado tambien rozaba su intimidad mientras presionaba la mia interna....

No tardó mucho en  que él se corriera en mi interior, llegando a saltar fuera de mis capacidades parte de su semen dejando en la atmosfera un fuerte olor. Pero no se detuvo, continuó haciendolo

Dime Maria... ¿Quieres sentirme a mi o prefieres que te la meta él?
Pregunté azotando su trasero mientras él continuaba masturbandola...


#009900  Yo hablo - Yo actuo - #0066ff .Yo escribo - #ff6600 . Yo pienso
avatar
Dromes : 29818
Reputación : 2
Mensajes : 38
Ver perfil de usuario
Celty
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: La noche es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por María Jesús el Sáb Mayo 19, 2018 9:22 pm

Era una sensación bastante extraña, sentía que el calor había invadido mi cuerpo particularmente mis pezones. Un torrente de pasión se había desatado tanto hacia aquella preciosa demonio quién me había abrazado y yo ahora estaba encima de ella, y podía sentir que Zen ya tenía muchísimos deseos de jugar conmigo, gemí y reí de forma muy excitada tras recibir aquellas palmadas del demonio. Mi voz entrecortada recorría las paredes de mi garganta, mientras reforzaba el abrazo y le propiné en beso francés en los labios de Celty. -Pues bien... deseo sentirte a ti... y luego... me gustaría beber del líquido de Zen... deseo probarlo...- mientras tanto apreté con desición mi clitoris contra el pene del corcel y subsecuentemente, sobre la intimidad de Celty. Me acerqué a su oido para lamerlo y decirle unas cuantas cosas, que lentamente iban saliendo quizás de los rincones más ocultos de mi persona.

-A partir de esta noche... este podría pasar a ser vuestro hogar, siempre serán bienvenidos... sé que estamos apenas conociéndonos en tan solo un par de horas, pero habeis despertado una parte de mi que ha dormido por mucho tiempo... quiero anudarme a ti... y no soltarte nunca...- a duras penas voltié mi cabeza posteriormente para mirar a Zen. -Si tu quieres... puedes manosear mis pechos... y posteriormente lamer mi intimidad, mi corcel...- ¿acaso ahora le decía eso para excitarlo también? esta noche en verdad me desconozco,¿ desde cuando hago un menage-a-trois con una demonio que siempre anda vistiendo un casco amarillo con orejas de gato y un demonio que supuestamente es un caballo? Empezé a dar saltimbancos para presionar ambas partes íntimas, pero sin dar tanta presión para no lastimarlos. Volví a acercarme a Celty para hablar un poco al oido. -¿Que dices...? Estoy segura que Zen no se opondría, pero deseo saber tu opinión...- mientras le hacía la propuesta, golpeaba los pezones de la chica con la punta de mis dedos, como si fueran canicas, pequeñas pelotitas artesanales de vidrio que rodaban a una gran velocidad cada vez que las golpeabas. Una vez que terminaramos, quería abrazarla y no soltarla nunca más. Era hermosa y quería que formara parte de mi vida. -Mmmmmm- gemía yo mientras sentia su miembro rozando mi intimidad, mientras esto sucedía ahora mis manos daban palmadas a los pezones de Celty con deseos de verlos duros.
avatar
Dromes : 30007
Reputación : 2
Mensajes : 20
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: La noche es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por Demian Serkin el Mar Ago 14, 2018 2:19 pm



TEMA
CERRADO
Tema cerrado por inactividad.
Este tema lleva inactivo más de dos meses y por tanto, muy a nuestro pesar, debe ser cerrado y enviado a la papelera, pero ¡No temas! Si deseas recuperarlo solo tienes que pedir su apertura aquí.
Lugar: Casas.
Atte: Staff ITR.
RHODES PRINCE PARA ITR



Otras cosillas:

Gracias a la genialosa de Noire por la firma ♡
avatar
Edad : 24 Dromes : 771666
Reputación : 29
Mensajes : 1171
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: La noche es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.