6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Villancicos y té caliente [Privado WA Mozart]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Villancicos y té caliente [Privado WA Mozart]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Lun Dic 04, 2017 1:52 pm

Recuerdo del primer mensaje :

- La verdad que la situación estaba pacífica... demasiado pacífica. No había recibido "llamadas nocturnas", no desde aquella última vez que la llamaron desde el hospital; las voces ya poco y nada le reclamaban y malauguraban cuando no acudía de inmediato a los llamados de ultratumba que antes, mínimo 4 veces a la semana, la sacaban de la cama cómoda y calientita para conversar con espíritus de toda clase.


Pero por algún motivo, llevaba varios días descansando "bien", contando sus dormidas de 4 horas seguidas. Era un progreso y lo celebraría como mejor sabía... ¡Algo delicioso! En listada con su bolso y algo de abrigo, prolijo y elegante, salió de su departamento debiendo cerrar con llaves mágicas para que nada entrase... ni saliese en su ausencia. 


Con pasos firmes, que resonaban en la calzada helada y casi vacía en ese horario, pensaba en qué podría comprar para satisfacer su apetito. ¡Podría comer algo de chocolate...! No. ¡O podría comprar una copa de postre con frutas tropicales...! Tampoco. O quizá... 


...- se detuvo frente a una panadería, de la cual salía un delicioso aroma a pan recién horneado. Eso. Saboreó la nada mientras ingresaba al lugar. ¡De eso sí que tenía antojo...! Entró y compró una docena. Quería comprar más, pero... aún no podía arriesgarse a cargar algo pesado. 


Con toda la calma del mundo, avanzó por las calles heladas de la cuidad, el avanzar de cada paso, parecía adornar de forma mágica las vidrieras y las esquinas, en la medida que notaba que poco a poco que sí... era la época más linda del mundo. En silencio llegó a una banca limpia y se acomodó para comenzar a comer. Miró a su lado, la banca parecía más grande y fría, recordándole su situación actual. Estaba por cumplir un año en ese lugar, lejos de sus padres, sin tener noticias de ninguno, sin poder comunicarse con abuelos o familiares. Y venía Navidad...


... cerró los ojos, recordando a su abuela, vestida con un elegante vestido de piel, acomodándole el gorro abrigado, antes de permitirle correr detrás de sus primos, siempre más atrás por lo pequeña que fue siempre. Cayó al suelo, haciendo que el sombrero le cubriese los ojos. Dos manos inmensas la levantaron y sacudieron sus ropas; su abuela estaba acomodándole el sombrero tradicional mientras su abuelo intentaba quitarle la nieve polvo pegada a sus ropitas. Pero ella se apresuró por intentar tomar el ritmo de sus primos, feliz de poder elegir con ellos, el árbol que adornarían en casa de los abuelos. Alguien la llamó, a lo que... debió avanzar tomaba de la mano de su padre... jalándolo para no perder de vista a sus contemporáneos, quienes poca importancia le daban a la pequeña Alex, siempre allí revoloteando alrededor... 



Parpadeó, notando que los ojos se le habían llenado de lágrimas. Inhaló y exhaló con fuerza. En la quietud del parque aquellas horas, nadie sería testigo si se le ocurría llorar, más... no lo haría, respetando el código de comportamiento que tan rigurosamente había aprendido por años, por y para el honor de su familia. Sonrió y pidió un deseo a Viento que le acarició completamente con el frescor invernal. Deseaba que estuvieran bien y felices...


... sea donde sea que estuviesen.-


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
179720
Reputación :
9
Mensajes :
648

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo


Tema Privado Re: Villancicos y té caliente [Privado WA Mozart]

Mensaje por Amadeus Mozart el Miér Ene 10, 2018 9:02 pm


-...Y entonces, les presento el nuevo rostro de nuestra hermosa orquesta, el maestro Rodrigo Daconte. Disfruten este homenaje a la navidad...


Y el hombre de procedencia coreana habló retirandose con un ademan de brazo extendido hacia un lado presentado el Rubio a cargo del futuro de la orquesta por unos dos años mas. De a besos recibió el publico, sacó una rosa púrpura de su traje repartiéndose al público con un suave movimiento de muñeca repartiendo unas cuantas risas enternecidas. De lano arriba dio el aviso de prepararse y con tan solo un movimiento la magia empezó.


Todo ha empezado con el misterio de la nieve. las luces se pusieron tenues y el Carol on the Bells sonó en instrumental con un bello Violonchelo. Aquel que marcó el inició de una gran presentación. Marcó una pequeña actuación en el medio de Ballet. Un Elfo ayudante de Santa con un regalo de navidad danzando con este regalo. Se notaba la presión de el camino, el marcado de los tiempos y la delicadez de un copo de nieve con tan solo hacer mover esos músculos muy bien marcados de su cuerpo. Fue una versión de Carol on the Bells muy bien marcada con la percusión, los violines el chelo. Y así corrió la primera parte. Relatando aquella historia de pasion por la navidad, de el descubrimiento del amor y el desarrollo del verdadero regalo en medio de las noches frías, el verdadero amor. Aquel que danza entre el frio del mundo cruel hasta llegar a calentar el corazón. Con un muy buen toque ruso, fomentando el frio y acogedor carisma que llegaban a ser estos compositores con respecto a el misterio y el cariño del sentimiento fueron ejecutadas con una relación en cuanto a sonidos del beats, piezas escogidas por ser las mas conocidas de los ciudadanos comunes asistentes.


Al pasar a la última parte se introduciría el coro llegando a resaltar la unión de el regalo del amor con todo el mundo. Los bailarines formaron una escena muy parecida a la de una pareja con hijos y primos celebrando bajo un árbol de navidad el canto de los villancicos. Acompañadas con relación a las dulces melodías del folklore navideño. Dio a lugar a el coro con una entrada delicada con pasos en fila india colocando en alto por detrás de la orquesta. Un ademán del Maestro musical Wolf les dio la bienvenida. La cantante principal la situaron en justo el medio de un vestido mas que hermoso los ojos de el Rubio se fueron con ella. Sus labios ligeramente abiertos olvidaron seguir el movimiento de su batuta. Esa mujer estaba mas que perfecta. El corazón le golpeaba muy fuerte el pecho. Quería sonreir en grande gritarle cuan hermosa se veia Ayiw.


El violinista de la primera línea golpeo a dos toques el peldaño llamando la atención de Wolf. De nuevo elevó su batuta dando el inicio de las canciones. Dando su abertura a las voces con la famosa White Christmas, pasando con pegadizas como We wish you a merry christmas, Jingle bell, tocando por últimas el solo de o holy Night Finalizando con Silent Night con compañía de el coro y para finalizar Hallelujah cada una con si intermedio adecuado marcando el final de la presentación de la sinfonía de Eadrom.


Ayiw sencillamente, lo tenía con los ojos cristalizados. Suspirando como si este fuera su primer amor adolescente. Al conducir sentía la conexión necesaria e inspiradora para dar un buen resultado. "Estas tan hermosa... Como una estrella hecha de nieve tan delicada y tan lejos." La última de hallelujah lo enternecia. Su interpretación era basicamente como si los sueños se hicieran realidad en la noche de navidad. Los violines en el solo se hicieron tan inspiradores. La esperanza que caracterizaba el músico lo puso todo en la orquesta. Esa chica entre muchas mujeres de gran cuerpo ella era la única que brillaba "Me encanta..." Gesticuló sin soltar su voz.


¡Como amaba y extrañaba dar su mano por el bien de la musica!


-Yo hablo. "Yo pienso." Yo actúo.
Alices es mi pastor, nada me faltará, siempre habrá rikura para mí


Spoiler:
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
24
Dromes :
43931
Reputación :
6
Mensajes :
239

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Villancicos y té caliente [Privado WA Mozart]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Jue Ene 11, 2018 9:18 pm

- Si le diesen a elegir su Edén personal... su sueño ideal... su gloria terrenal... Sería sobre un escenario, mientras cantaba. Poder compartir con tantas, tantas personas los sentimientos que fluían en su cuerpo y en su mente, por su ser entero a través de su voz, era una experiencia que no cambiaría nunca. Por nada. Siempre le había agradado poder exponer su alma completa al cantar, ya que nada en la música demuestra más sentires que una pieza cantada con el corazón: el alma misma efectúa la interpretación, con cuerpo en acción, con espíritu en intención.
 
Su sonrisa era... casi somnolienta. Sus ojos intentaban ver a todo el público, para mostrarles todo lo que su corazoncito sentía cuando cantaba aquellas piezas; sobre todo, intentaba distraerse a sí misma de cierto rubio, que... tenía justo enfrente.  Sentía el peso de la mirada del rubio... justo sobre su pecho. Varias veces, casi... casi-casi se quedó si aliento, sintiendo que se ahogaba bajo el escrutinio del director que se había distraído cuando ingresaron. En el fondo... deseaba que la aquella distracción fuese por... ¿ella? Se había esmerado mucho al elegir el vestido, había utilizado maquillaje y había ondulado su cabello, quería verse diferente para él.
 
Agradecía tener nervios de acero, puesto que fue él, quien logró ponerla nerviosa. No temía cantar, no temía al público, no temía a la crítica, al menos cuando interpretaba... pero... la mirada de él hacía cosas que nada antes había logrado hacer en ella. Al comenzar el solo... en ese momento le miró. Se veía demasiado bien con aquel traje... el negro le sentaba... aunque sospechaba que se veía bien en rosa, amarillo o verde manzana. Sus mejillas ganaron color mientras sentía que la sincronía entre su voz y la orquesta, era como... una conexión entre ella y el director. Era un abrazo perfecto, era un beso en el momento justo... era perfecto. 
 
Las lágrimas inundaron sus ojos cuando el concierto iba finalizando. La satisfacción de su trabajo bien hecho, y la felicidad de haber podido sentir aquello con respecto a Wolfy. Pero... una cuestión surgió en su mente cuando orquesta, coro y director se colocaron para reverenciar al público que los bañaba en un aplauso emotivo y enérgico. ¿Sería prudente… permitir que ese tipo de sentimientos aflorasen en ella? El último hombre del que se había enamorado, varios años mayor que ella, había abusado de su cuerpo. ¿Cómo… aprender a confiar nuevamente? ¿cómo no recordar que todo lo “bueno” que había sido con ella, aquel sátrapa, se había perdido en el peor día de su vida? Aplaudieron a la orquesta, quienes reverenciaron… aplaudieron al coro, que referenció… y luego, aplaudieron a las 3 voces femeninas y las 3 masculinas principales. Para cuando Ayiw recobró el presente, las lágrimas rodaban por su rostro, a lo que con ligera torpeza intentó secarlas sonriendo al escuchar un incremento en los aplausos a causa de su emoción. Dio un paso al frente y extendió las manos al público, como si les recibiese para un abrazo… para cerrar las manos contra su pecho, encogiendo los hombros. Alguien la abrazó, alguien grande y corpulento, olí a vergüenza; se dejó consolar por él, antes de que el aplauso fuese para el director. Aplaudió con ganas sonriendo en todo momento… notando tras varios segundos que… el corazón se le encogía cada vez que cruzaban miradas.
 
¿Era aquello una señal…? Porque sus ojos no abandonaron los del rubio, aún cuando el público dejó de aplaudir y los músicos se comenzaron a retirar… al menos hasta que alguien se le colocó en frente.- Oh… gracias, vamos… - quien se había acercado a abrazarla, un clarinetista joven, no tanto como ella, le rodeó los hombros para guiarla fuera del escenario. Se sintió incómoda… por la cercanía del sujeto, y porque… quería ver y saludar y felicitar a Wolfgang con todo el corazón. – Si, debe estar por allí… - señaló un montón de gente alrededor del rubio. Alzó una mano e infló los pulmones para llamarlo, pero… notó que dos violinistas, de las más jóvenes… se le acercaban… y también le revoloteaban la segunda y tercera voz del coro. Quedó con la mano alzada un segundo, antes de bajarla. Bajó el rostro y se deshizo del agarre del clarinetista, excusándose que su abrigo estaba del lado opuesto del escenario, ella debería haber hecho mutis por la derecha. A penas emprendió rumbo, se frotó los ojos con fuerza, rehuyendo entre los telones y cortinas de vestimentas caras, de quienes la nombraron, quienes la buscaron a ella. No podía lloriquear como una niña frente a todos, tenía que demostrar madurez y seriedad si quería seguir allí, pero… no podía controlar el amargo llanto que le brotó del pecho… tan intenso como la felicidad antes demostrada en cada acorde… ahora sus sollozos intentaban ser aplacados, del otro lado del escenario, mientras buscaba por todos lados su abrigo, con el rostro húmedo de lágrimas…
 

Frustrada, se detuvo un momento, apoyándose en una de las mesadas colocadas allí, para intentar recuperar el aliento del último sollozo… ¿En qué diablos estaba pensando al enamorarse de Mozart? -


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
179720
Reputación :
9
Mensajes :
648

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Villancicos y té caliente [Privado WA Mozart]

Mensaje por Amadeus Mozart el Vie Ene 12, 2018 7:01 pm

Espléndida. mas que perfecta dió su mano en alta a la felicitación de la orquesta, agradeciendo con el cuerpo su leal servicio y amor por la musica que permitió tan muy buena obra. A la cantante principal que endulzó la noche con sus hermosas notas que llegaron a el corazón de muchos. Como se veía de hermosa esa noche. El mar de aplauso los bañaba a los dos. Siendo la canción de el fondo en tan pegadizas miradas. Tan agradecido por ella aceptar cantar para él y obviamente para todas las personas a pesar de todo lo negativo que esto la involucra. Era muy obvia. Se le sentía como la chica tanto se esforzó. A Wolfgang esto lo enternecia. La mirada azul chocaba con aquellos palidos aun, POr un momento su mundo se apagó quedando en un escenario negro con ella. Las manos hacia abajo sosteniendo con la derecha la batuta paralizado con la maravilla. Deseaba tomarla por la cintura y elevarla hacer que ese gran vestido rojo de gala ondea con el movimiento.


De una sonrisa cálida, como un adolescente descubriendo la fantasía, dibujó en su rostro. Debía terminar todo los rollos y poder acercarse a ella; era lo unico que quería. Tantas cosas quería decirle, tantas cosas no pudo comentarle durante los ensayos debido al poco tiempo. la noche era perfectamente para tomarla de la mano y escapar por detrás del escenario, un lugar calmado donde puedan relajarse tras tanto ajetreo. Burlarse de la burguesía y disfrutar la verdadera música de la sangre. No le importaba si se le acercaban a ella, igual la tomaría y la llevaría muy lejos. Al menos eso quiso.


El camino se lo bloquearon. El trató de disculparse con las pocas con la tipica excusa de "tengo algo importante" Sin embargo no solo fueron dos, habían mas bloqueando su paso. No era un hombre malos calibres, aquellas mujeres querían al menso un poco de su atención y educación. Les sonrió a cada una con su mejor porte escuchando lo mas pronto lo que querían decirles( Felicitaciones en su mayoría) Cuando quiso elevar la mirada a buscar la castaña la mujer del piano se le acerco. Su nombre, Catherine, una mujer norteamericana que siempre en los ensayos trataba de aprovechar cualquier espacio libre para hablarle al maestro, se puso en toda la mitad de la vista de él justo cuando la chica que tanto miraba se alejó de aquella compañia masculina y corrió a través del escenario con el rostro bien bajo. Wolf se acercó a aquella dama justo al oído de esta a susurrarle palabras que ella pueda escuchar muy bien.


-Si es tan urgente, llamame en diez minutos.. NO. Quince. Lo tengo encima y estaré pendiente. Pero debo hacer algo. ¿si? -La acarició un poco y de un beso en la mejilla la apartó. Aquella dama lo miró irse, repitiendo para si misma. "¿En Diez...?"


Trató de seguirle el rastro a la pequeña. cruzándose en el camino con aquel violinista que hace un minuto atras tenia a Ayiw en sus garras. Era la persona menos indicada de acercarse. Quería saber qué fue lo que vió de Ayiw cuando ella de rostro en bajo se cohibió de la ceremonia.

-Maestro, felicitaciones.

-No tengo tiempo para esto. ¿Qué le hiciste a Ayiw?-Molesto interrumpió.

-...¿Disculpa?

Wolf tomó aire desviando la mirada relajando esa sangre hirviente.

-¿Donde esta Ayiw? -Volvió a preguntar mas calmado.

-Ella dijo que tenía que recoger sus cosas...

-Bien. -Respondió al final dándole unas palmadas al contrario en el hombro. Lo apartó y se bajó del escenario.


Caminó entre las personas despacio. Se dejaba guiar de el aroma de la chica, por lo menos lo recordaba a la perfección. Estaba tan curioso de la retirada de la chica, que esos Diez minutos le quedarían tan pocos si no la encontraba pronto. De entre los jardines de la plaza principal se metió en donde habían unas mesas cerca de la barra de bebidas. Caminando entre los rosales de colores rojos intensos con rosas(Muy característicos en el Jardín Romántico) siguiendo el aroma de la chica. Ella estaba.. ¿Sentada o apoyada en la mesa apartada de todos? No lo distinguía bien, pero al menso a lo lejos la vió.


-Ayiw, Pequeña. ¿Te vi correr dejando todo tirado? ¿Qué te ha pasado? Hay unas bebidas por allá alante que creo que te irían bien... -Hizo una pausa deteniéndose a un metro de ella.- ...Estuviste grandiosa...


-Yo hablo. "Yo pienso." Yo actúo.
Alices es mi pastor, nada me faltará, siempre habrá rikura para mí


Spoiler:
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
24
Dromes :
43931
Reputación :
6
Mensajes :
239

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Villancicos y té caliente [Privado WA Mozart]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Dom Ene 14, 2018 8:20 pm

- Debía parar todo aquello. Debía pararse a sí misma y comenzar a pensar con la mente fría. Inhaló, secando sus mejillas de las lágrimas con un ligero pañuelo bordado que escondía en la manga del vestido. Hipó con cuidado, mientras intentaba pensar una forma, alguna forma en la cual... ¿dejar de verlo? ¿Dejar de conversar con él? ¿Dejar de cruzarse con él? Era menos probable que cualquier otra cosa, el dejar de estar en contacto con el rubio. Si estaba en el coro de la orquesta de la cuidad, siempre estaría en contacto con él. Era casi exasperante tener que estar en esa situación. 


Habiendo conseguido un empleo decente, teniendo esas... dificultades emocionales, para ella no era nada sencillo lidiar con ese tipo de cosas, esas situaciones siempre terminaban superándola. Inhaló profundamente y contuvo la respiración un par de segundos, ya tenía que para, tenía que ponerse firme consigo misma y... hacer algo al respecto. Aún no sabía bien qué, pero... ¡Eso no impediría que encontrase una resolución que ayudase a tomar decisiones indicadas en el momento indicado!


Exhaló, en un suspiró que, primero, le relajó, y segundo terminó siendo uno de los ejercicios para luego de haber cantado. Su diafragma, abdomen y pulmones debían estar lo mejor posible. Bien, ahora... ¿cómo... haría? ¿Qué haría? Para dejar de estar tan al pendiente del rubio, para evitar sentirse la persona más fea por compararse con las mujeres que solían rodearlo tan a menudo, por no decir siempre; qué haría para dejar de encontrar perfección en cada uno de los pequeños detalles que apañaban al director y maestro. Suspiró, bajando los hombros, abrazándose a sí misma, con rostro gacho, ladeado... notando una hermosa rosa azul, sobresalir entre todas las rojas... 


Antes de notarlo, estaba sonriendo, entendiendo la mano para acoger los pétalos en una mano. Eran casi del mismo tono que de... - 


¡Eh...! - susurró tensándose, al escucharlo a su espalda.- ... - volteó el rostro, mirándolo con ojos enormes.- ... y-yo... abrigo... olvido... - balbuceó mirándolo de reojo, pasando de él al suelo, a la rosa azul, a él, a... cerró los ojos, suplicando porque no estuviesen muy rojos e hinchados, antes de sonreír.- Gracias... maestro... - le reverenció y sonrió, volteando de cuerpo entero hacia él. 


Con 3 pasitos cortos, por los zapatos de tacón, acabó frente al rubio. Le tomó la mano y le besó con respeto. - Mis felicitancias... maestro... - sonrió antes de... 


Que varias personas, de los músicos viejos sobre todo, se acercasen a felicitar al par de novatos. Una de las chelistas se acercó a abrazarla y alguien quiso tomar al rubio de la mano, pero... la castaña se movió  con velocidad, para... terminar escondiéndose entre los brazos del rubio. 


Gracias al cielo que se acercaron los mozos con copas de champan y pequeños bocadillos, los cuales fueron atacados por los elegantes pero hambrientos músicos. - Lo siento... yo, solo no quería... - murmuró su disculpa aún sin soltarlo... al menos hasta que escuchó la irritante voz de aquella americana exigenada que orbitaba al rededor del director. Lo soltó de forma un tanto brusca, repentina, para girarse y... tomar un vaso con escosés en las rocas, para beberlo de un solo sorbo, alejándose... sin más explicación de donde estaban los dos rubios. - Tranquilo, quédate con "MissIdiot" el tiempo que necesites...  - habló para el rubio, más a varios pasos ya de distancia. 


Quizá... sería mejor aprender a controlarse a partir de la siguiente vez. Comenzando por sus irrefrenables e injustificados celos.-


"Como cuando ves algo que te hace feliz. 

Verdaderamente feliz."

Улыбается девушка:


- Actúo - 
... Hablo... 
"Pienso"

~Music's time~:
~Gracias Crash c:~
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
179720
Reputación :
9
Mensajes :
648

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Villancicos y té caliente [Privado WA Mozart]

Mensaje por Amadeus Mozart Hoy a las 2:46 pm

Las gotas de la húmeda noche bajaron a través de las hojas de los rosales dando su caida sobre estas de tal manera como los ojos del rubio se abrieron en sorpresa, a duras sus labios se separaron y observaron todo el conjunto de la ternura de aquella estudiante. La habilidad de atraer mediante la sutileza y elegancia todo por medio de un cálido beso adjuntado a una sonrisa de labios rojos. Por un momento desde hace mucho tiempo atras Wolf sintio como los puntos de rubor se asomaron en la piel pálida deseando apreciar aquel cuadro perfecto para una pintura. Por un momento sus palabras fueron agotadas y convertidos en tan solo una suave risilla nerviosa.


-No es necesario tanta formalidad conmigo. -Tal cual como un toque a una tecla del piano en pianissimo golpeó la nariz fina de Ayiw y sonrió.


De tan inesperadamente las personas se fueron acercando, era un evento publico, que se esperaba, por supuesto un "Nunca a la privacidad" Todos estos dias ha estado a una gran distancia de la pequeña. El le gusta su compañía, sobretodo compartir palabras y ahora que porfin puede hacerlo de una forma mas seguido resultó ser abrumado de nuevo con la cantidad de supuestas responsabilidad. Aun asi, este no era el fin, lo llamaban el famosos escapista para lo importante. Quiso moverse hacia el frente tomar a Ayiw por la muñeca y correr con ella hacia quien sabe donde. Pero las condiciones del exterior complicaron su tarea, apegándose mas a ella. La sostuvo con cuidado cuando fue a parar con la castaña en sus brazos. Enseguida la miró buscandole los ojos. Como la cautivaba cuando estos se cruzaban. Tontamente negó con la cabeza y sin deseos de dejarla romper el abrazo sencillamente la dejó ir.


La dama de procedencia norteamericana caminó con el movil en la mano encontrandose con la situación. Esta mujer sin verguenza alguna llamó la atenión del rubio cuando pasó sus finos dedos por el brazos y luego hombro de Wol enganchandose a su costilla. Ella escuchó el comentario de Ayiw, compartió su semblante serio con tal soes comentario.


-Me dijiste quince minutos. No aguante en verte. ¿Esto es lo importante que tenías? -Dijo forzando una sonrisa hacia el Músico al tiempo que aumentaba su voz con el fin de que Ayiw alcanzara a escuchar un poco. Despues de todo, muchas mujeres son víboras y claramente esta era una de esas.


Wolf por el contrario no estaba del todo cómodo con la situación. Al tiempo se le acercó uno de la junta pidiendo que vaya a hablar con uno de los donantes que tanto debes darle su felicitación
personalmente. Estaba él en una situación en la que deseaba salir corriendo. Ella se había convertido su amiga, una de las pocas que podría considerar que disfruta el momento de una forma mas relajada. Podría no entender el sentimiento que transmite Ayiw pero al menos por el tono de voz, sabía que algo no le iba del todo bien. Sostuvo a Catherine por las manos y se las beso, dándole unas agradables palabras para poder zafarse de ella de nuevo. Caminó hacia Ayiw, pero allí estaba el hombre de la junta que este si no lo dejó ir. Practicamente tomó al músico por la oreja y de jalones se empujó hacia el lado de los cerdos burgueses. La orquesta necesita dinero, necesita donantes siempre.


-¡Ayiw! ¡Te llamaré! -Encaramado sobre el directivo usandolo como escalera usó su derecha como megáfono. Esperanzado que la pequeña mancha de colores castaños y rojos que nadaba entre las personas a una dirección contraria de él lograra al menso escucharlo. Como realmente quería haber podido hablar mejor con ella.
"Que pereza... Me hubiera quedado de profesor y ya."


-Yo hablo. "Yo pienso." Yo actúo.
Alices es mi pastor, nada me faltará, siempre habrá rikura para mí


Spoiler:
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
24
Dromes :
43931
Reputación :
6
Mensajes :
239

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Villancicos y té caliente [Privado WA Mozart]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.