Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Octubre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!



TRAMA
Mythological
Prince's Search

POR Zackary Argyreon
BÚSQUEDA
Búsqueda de un universitario
POR Rudi Di Costanzo
LIBRE
Se ofrece rol dragonil
POR Skye D.
BÚSQUEDA
Búsqueda de un
ardiente dragón

POR Nekushi Kuishiro
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas


MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!
TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡TAKEMORI TE DESEA LO MEJOR!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado There's so much to learn... [Uruk]

Mensaje por Akira Tohsaka el Dom Dic 03, 2017 6:37 pm

Ambientacion:

Universidad de Takemori, patios interiores [12:15 Pm]


Sonrisa en el rostro, una enérgica melodía de jazz en la cabeza y dedos tamborileando contra su muslo; cada gesto de Akira delataba su buen humor. Las horas de estudio (en parte por -presión- apoyo de su hermanita) habían rendido frutos, no había tenido ninguna dificultad en el examen de aquella mañana, y le sobraba confianza sobre un buen resultado. Relajado, satisfecho, sin una preocupación en su cabeza es como transcurría aquel mediodía para el primogénito Tohsaka. Sumido en el buen humor, casi pasa por alto...

“¿Mmmh?”

… Aquella curiosa perturbación. Discretamente, sus pupilas fueron ladeándose hacia su izquierda. En las raíces de uno de los árboles del jardín, camuflado entre el colchón de hojas que se acumulaban dentro del remarco de cemento. Etéreo, discreto, borroso… pero presente. Había algo allí que le causaba cierta punzada en los nervios. No quiso delatar mucho su atención hacia ese punto, en caso de que algún alumno se viese interesado en husmear. Esto resultó en que pareciese buena idea seguir la caminata con los ojos fijos en la particularidad… y eso, a su vez, resultó-

- ¡Ah!

En el choque que surgió de mutuo despiste. Las hojas volaron por los aires, en un remolino de apuntes y anotaciones. Frotándose la propia sien cada uno, tardaron un poco en darse cuenta de la situación.

[“¡Lo siento!” “¡No, fue mi culpa!” “Deja que te ayude” “Tranquila, yo puedo”]

Las torpes disculpas se intercalaron una sobre otra, mientras las cuatro manos organizaban el lío de papeles que se había extendido a su alrededor. Pero mientras unos ojos se enfocaban en el camino de sus manos, los rojizos, resguardados tras espejuelos, se desviaban cada tanto hacia las raíces de aquel árbol…


Universidad de Takemori, patios interiores [17:30 Pm]


Mientras el resto de los jóvenes se retiraban hacia sus dormitorios y hogares, el chico de brillantes rizos dio un discreto acercamiento hacia aquel árbol. Fingiendo un rostro frustrado, pulsaba teclas al azar en su móvil (instrumento que siempre le dio problemas, por lo que aquella era una escena más que habitual de ver). Sus ojos mundanos ignoraban tanto al móvil como al resto de su entorno, pues su conciencia completa se enfocaba en otro sentido, uno más elevado.

“¿Qué eres…?”

Su presencia física era muy tenue, aquello es lo que lo había vuelto tan difícil de percibir, aún por alguien enlazado a la umbra. Los ojos no captaban más que tenues hilos blancos, como un pálido humo que ondeaba sobre la tierra. Pero en las emociones era claro, un sentimiento tan arraigado que poco tardó en reconocerlo sobre propia piel. Había tensión, incomodidad. Cierta presión se hundía en el pecho poco a poco.

“...¿Estrés, acaso?”

Era cómicamente lógico un cúmulo de estrés en plena universidad, aunque aún así, llamativo que alcanzara semejante densidad hasta volverse algo casi uniforme. Con su objetivo claro, nuevamente emprendió el andar… preocupado por aquel número no agendado, a quien accidentalmente había enviado 20 mensajes en teclas aleatorias.


Universidad de Takemori, patios interiores [23:30 Pm]


Hasta las clases más tardías habían concluido, al menos por lo que sabía el pelinegro. En el patio reinaba un ominoso silencio, lo que volvía incómodo el eco de sus pasos, que por más tenue que fuese, era el único sonido que perturbaba aquellas extensiones de cemento. La noche había llegado con un notable frescor, que dibujaba su aliento como nubes de vapor en cada respirar. Discretamente se arrimó hacia su objetivo, ladeando la vista a su alrededor para asegurarse de que nadie pudiese correr peligro. Se retiró los lentes, guardándolos en el bolsillo de su camisa, y sus grandes ojos adoptaron aquel intenso brillo carmesí. Extendió la palma desnuda hacia aquellos ondeantes hilos, y con un resoplido por la boca dejó que la energía fluyese hacia la entidad. Su primer intención fueron las ataduras, envolver aquellas energías para soltar las raíces que las aferraban a aquel territorio. Pero no tardó en encontrar una dificultad cada vez más notable.

“¡...!”

Su percepción le había fallado. Fuese lo que fuese, aquello no era sólo un cúmulo de estrés, o al menos esa no era la interpretación completa de lo que el joven estaba enfrentando. La presión creció cada vez más sobre él, y por más que intentó cortar el flujo de energía, era muy tarde: No era él quien avanzaba ahora, lo que estuviese del otro lado había correspondido.

- G-gh...g-gah…

Con desesperación, una de sus manos viajó al cuello, y una explosión de su propia energía le devolvió el aire. No podía describir con claridad qué había sentido, pero fue muy semejante a un tacto helado rasgándole la tráquea, arrancándole el aliento a la fuerza. El chico crujió los dientes con frustración, y sus plantas se aferraron al suelo, al darse cuenta que el peligro apenas empezaba.



[Narro] - [Digo] - ["Pienso"]

Do you know what lies in your heart?

"Bueno, si son idiotas, alguien tiene que preocuparse por ellos, ¿No? Y quién mejor que otro idiota."
Gracias Vin ♥️:
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 54490
Reputación : 8
Mensajes : 167
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: There's so much to learn... [Uruk]

Mensaje por Uruk Ishi Ir el Dom Dic 17, 2017 5:53 pm

Universidad de Takemori~ Salones ~ 20:46 p.m

¿Qué es el destino? Muchos dirán que ya estamos predestinados, en nuestro albedrío debemos de tomar ciertas decisiones pero otros no y allí nace el; ¿Y las coincidencias?¿Existen? Sí, pero algunas son muy curiosas, no imaginamos que todo se vincule… Aquellos que radican en la fé de cada individuo dicen que las coincidencias son aquello que enlaza al mismísimo destino o la misión en sus mundanas vidas, capaz solo para romper con lo cotidiano o… A veces es algo que realmente está predestinado gracias al camino que se entregan, el conocimiento lleva a estar atento constantemente, cada pequeño momento puede desencadenar ejercitar lo que buscamos, por ejemplo aquellos que ven más allá, algunos que optan por aceptar un don por el cual viven y sirven… Están destinados a cruzarse (Aunque saltémonos del misterio, ya que aquí más que destino es lírica). En la dulce memoria del chamán siempre tenía presente lo que era ese don y eso se arraigó mucho a esta clase, pues curiosamente desde no más de 40 minutos, estaba con sus alumnos tratando un “bello” tema, algo que dentro de las artes oscuras y sacras era necesario; Y no hablamos EN SÍ del más allá (Aunque se relaciona), si no de comprender que es un “fantasma” o siquiera que es realmente la forma esta, como algo que se utiliza en cada arte sea benévola u oscura es necesaria, en su creencia o visión era el velo, la dimensión de quienes nos dejan… Pero como cada ser que necesita retroalimentarse d sus formas físicas, muchos magos necesitan la presencia de lo que está más allá, el reutilizar la estela astral o la esencia de quienes prevalecen fuera de este mundo… Este punto sirve más que nada para los aficionados de lo paranormal, pues quien desea saber las artes oscuras debe entender a que se enfrentan y qué tipo de energía ha de utilizar, comprenderla y analizarla -… y entonces apartando la observación empírica que nos separa en el arte oscura de conocer este mundo y tomando los parámetros metafísicos que relacionan la empatía espiritual con las limitaciones…- con un paso lento y sinuoso de un lado a otro frente a la pizarra sostiene una tiza entre sus manos con la que jugaba, sin mirarlos pues su mente debía escoger las palabras correctas, pero su explicación no había sido tan clara anteriormente, pues un alumno volvió a preguntar, Fujikari, aquel de anteojos redondeados y pelos rojizos que siempre se esforzaba en anotar cada punto en su libreta, pero las dudas frecuentaban, algo que adoraba el profesor, pues repetir era un gusto, explicar y que se entienda a fondo cada tema relacionado, cada clase era de dos horas, cumplía con sus dos clases diarias cada noche –Disculpe Profesor Devique pero entonces ¿Qué parámetros metafísicos debemos tomar con respecto a la materialización de un espíritu?- levantando la pluma desde el escritorio mostrando la pobre mente vagar en la explicación, pues el chamán solo rió ligeramente y se acercó a la pizarra, buscando entre tantos escritos en la pizarra comenzó a notar –Capaz no fui claro, bueno lo haré mucho más simple, volvamos a lo básico y relacionemos los temas…- y en esta misma pizarra anotó 3 preguntas:

1. ¿Qué es el ser? –Resumamoslo de una forma objetiva; Sabemos que un espíritu es una entidad. Bueno, cada ser vivo posee una energía constante afectada por sentimientos, emociones, vínculos y experiencias, estas vivencias alimentan la percepción y cargan; Carga siempre lo veremos como la influencia a un nivel fuera de lo físico ¿Hasta aquí vamos bien? Bueno… Muchos escépticos no creen en la vida después de la muerte ¿Quiénes concuerdan con eso?- y miró a sus alumnos, paseando la vista turquesa en cada uno de ellos mientras ninguno levantaba la mano –Bueno… Temo decirles, que es cierto- y se escuchó el tenue murmullo de los presentes, algunos asombrados y en silencio –Porque cuando el cuerpo muere, algo se libera, “No hay vida después de la muerte” Es otra cosa que solo los muertos conocen, vida es el presente… Muchos dirán que es alma ¿Pero que es el alma? Es todo lo que dije antes, todo sentimiento, emoción y experiencia se arraigan a los vínculos que hemos hecho en vida en cualquier forma. Cuando muere eso se libera es un plano diferente… Muchas culturas se dividen en mundos, etapas o inclusive dependiendo del tipo de energía que lleve, pero en sí; El “ser” es todo lo que fue y pudo haber sido, su presente se contrastará siempre de un recuerdo, energía que prevalece como una estela o algo que se apega a este mundo para dar paso a la magia. O bueno, a eso nos referimos con la entidad espiritual- -¿Como un “residuo energético” sensei?- interrumpió alzando la mano el mismo pelirrojo –No creo definirlo de esa forma. El espíritu no es un sobrante, es necesario para mantener el balance de la vida y lo que se haya en la muerte, hay muchas creencias pero nos vinculamos a lo simple, es “empatía” podemos comprenderlo después de todo… A esto quiero llegar-
2. ¿Qué es lo que hay? -… “Energía” todo se define de esta forma y por ende cuando aclaro este punto enfatizo en la empatía, toda energía puede comprenderse, desde un lado unívoco en el que descartamos según este enfoque en lo que dejó; El ligue físico o material pasando a ser parte de un mundo o una barrera para confirmar su individualismo o del analógico; Que entiende que sigue siendo algo con lo que convivir, son sensaciones y rastros que dejan y podemos percibir mediante el presentir. Ejemplo; Si alguien nos ve mal, podemos notar la incomodidad, si alguien nos abraza, sentimos el afecto, nos guiamos más allá de la expresión física, músculos, voz etc… En este punto destacamos los sentidos, a un nivel por encima rozando la percepción; La energía es algo que afecta el entorno, siempre-
3. ¿Por qué hay algo y no es nada? –Y con esto, englobamos lo anterior, existe porque derivamos del recuerdo, es imposible que algo termine su ciclo o desaparezca sin tenerlo en cuenta, la “carga” es algo que esta energía deja, tanto sea en personas, animales u objetos lo que le hemos dado y todo lo que uno dedica se apega a esto y es por eso que no es vacía su existencia, ha cumplido un cometido y deja su huella… Muchas cosas no comprendemos y tenemos que estar dispuestos a aceptar, nada ni nadie nos deja en sí… La energía es algo que siempre se lleva en cada uno, nadie puede decidir tenerla para sí mismo, estamos ligados siempre inclusive cuando abandonamos el mundo material.-

-Sensei- su más atenta alumna levantó la mano -¿Y estas energías tienen clases?- -Excelente pregunta pero antes ¿Todos comprendieron esto?- al unísono del sí colectivo chasqueó los dedos y con diferentes flechas explayó la última pregunta, a cada una de las explicaciones volteaba el cuerpo y hablaba a sus alumnos, siempre adoraba que vieran sus expresiones y como aquella mano gesticulaba cada frase que mencionaba
–Abstractos o “alegóricos”; refiere a entidades inconclusas, confusión, energías que desconocen que afecto los retienes… Estas visualmente en el folclore son metamórficas o inclusive sensaciones que no llegan a una forma propia-
-Naturales inanimados; Energía que ha conseguido una forma o explayarse a elementos, astros u objetos inanimados, muchas culturas creen que el alma puede elegir prevalecer en objetos o pertenencias, inclusive en la naturaleza misma. Esta energía suele ser limpia dependiente de sus sentimientos u objetivo, también como estas culturas “destino”. Un ejemplo claro que conozco; En el vuduismo se solían traspasar las almas a urnas o vasijas-
-Naturales animados; Refiere a algún tipo de apego a animales y en algunos casos personas, una fracción de la energía decide apegarse a algo que lleva en el plano dependiente del vínculo o siniestros-
-Antropomórficos; Energía que puede tomar forma pero jamás será fiel a la humana, siempre algún aspecto se le destacó; sea con quizás alguna anomalía física, extensiones, fracciones animales, objetos o… Como el caso más común, transparencia o color anormal de la forma humana-

Al escribir el último “Humana” hizo una pausa, sosteniendo la tiza sobre la pizarra, golpeteó dos veces y suspiro, volteando para ver a sus alumnos con aquella sonrisa –Esta última forma… es la más interesante y la que más depende de la forma energética… La más compleja y las más peligrosa también, ésta es muy común encontrarla; Ya que es la que más fiel se nos hace a nuestra semejanza, es quien conoce y jamás se desprende de un sentimiento, tal vez como rencor en cualquier aspecto, se caracteriza por…- No es que la clase termine, pues tras esta llevan otras dos horas al siguiente grupo, pero lo interesante del destino como nos habíamos desviado entre la habladuría del chamán, es que curiosamente nuestro último punto.

Universidad de Takemori ~ Patios Interiores ~ 23:42 P.M

Fin de las clases y han de ser un éxito, pues muy animado se veía al profesor despidiéndose de la clase en general mientras guardaba sus libros y hojas en su morral, aquel profesor de larga cabellera blanca por la cintura atado en una coleta de caballo alta, dos plumas destacadas en el nacimiento de su frente, un fino delineado que oscurece la mirada turquesa junto con una tenue sombra color rojo en los párpados, dando juego con sus finas y largas uñas carmines de igual forma y la cantidad de anillos y collares que portaba sobre esa camisa negra arremangada y arrugada y sus pantalones formales oscuros. El excéntrico profesor tomaba su campera de cuero negra y daba a resonar las llaves de su moto en la palma de la mano tatuada mientras caminaba por los pasillos de la escuela hasta los patios interiores, la razón era que camino al dormitorio planeaba buscara uno de sus alumnos que habían faltado a la clase por tercera vez en la semana y él era de una buena memoria y preocuparse, ya que no se había reportado enfermo y debía de avisar al preceptor, pero la razón más que nada era el preocuparse que no se atrase con sus tareas para el examen que entraba a final de cada semana; Las manifestaciones energéticas, siempre se dedicaba al interés por cada estudiante, el conocerlos le permitía el poder buscarlos, sabía de qué estaban interesados y que podría afectarles, no deseaba que se sientan mal por una mala nota, el tampoco deseaba eso, se esforzaba por cuidarlos.

Más obranza del destino, pues pasando frente a puertas y ventanas de la planta baja, sus plumas se erizaron, cuales antenas en alto mientras sus ojos se abrían de par en par con la brisa imaginaria que erguía su postura ante una sensación familiar “Uruk Ishi ¡Mire!” la pequeña voz resonó en su interior pero el tarado distraído chamán ha de voltear al lado de la pared del edificio “Del otro… Lado… Mi Uruk” dijo la segunda voz, aquella melodiosa fémina entre su sollozo –Oh… Si- musitó exaltándose un poco ante el descuido y allí fue cuando lo vio, al joven de rizos oscuros de espaldas en la distancia, más luego su vista se tornó al árbol que se concentraba y allí fue cuando sus orbitas se alocaron, sus pupilas se contrajeron ante el asombro pues en su percepción ha visto más que hilos –Eso es… Oh por los dioses…- lleva su mano a la boca y lentamente se acerca, apartando sus pasos del camino de cerámica al césped. Lo que él veía era a una joven, una chica de largos cabellos blancos, tez pálida y una túnica traslúcida ocultando la sinuosa forma de un cuerpo joven, más su rostro se encontraba agrietado y ojos negros, cuencas vacías mientras se levantaba de la base del árbol “Mi Uruk Ishi… ¡Alguien que lee en…” “…Energías” más seco no se preocupaba por eso, se encargaba de analizar la escena, agachado tras un arbusto muy cerca de la escena, concentrado en cómo podía ver el desprender de la estela energética del joven directo a los hilos que tendían de las ramas del árbol a la base del césped, estas cuál danza primero estaban en paz y luego se alteraron, la joven tomó con sus flácidos brazos el cuello de este mismo y comenzó a presionar mientras su rostro se agachaba con esas pupilas vacías fijas en él “¡ES UN PUTO POLTERGEIST!¡Pateemos el cul*!” “No… Hay algo que… La está atando” “Es una maldita llorona, esta resentida ¡Es dolor, joder!” “No… No es nada de eso. Esta entidad es humana, Neiwa tiene razón, hay algo que la liga a nuestro mundo, no puedo ascender al velo” y ante eso levantó la vista, fijando su atención en esa delgada cortina traslúcida del mundo espiritual ondeando entre en el cielo, la misteriosa dimensión donde cada ser permanece, egoísta de conservarlo por un oculto motivo…

-Suficiente…- musitó apartando la correa del morral mientras se erguía y se acercaba a la escena con paso lento y tranquilo, hurgando con una de sus manos libres en el morral hasta encontrar un pequeño frasco de sal, que al contraste de la luz de la luna su tenue brillo era de un celeste intenso, arrojó su campera y el mismo morral para abrir la tapa de este mientras la base se apoyaba en la palma tatuada –Oh hija perdida en la oscuridad, Anubis ha de abandonarte a tu suerte pero yo no, el barquero no te ha encontrado… Pero te pido que abandones tu intención –Delante del joven se puso y roció la sal en una línea que como la lluvia se esparció en una sinuosa línea sobre el suelo hasta arrojar el pequeño recipiente y alzar la mano tatuada con su brillo azul tal de la carga empática, enseñándosela al espíritu… Una barrera se generó y en cuanto al frente de la entidad la ha tocado una estela la envolvió, la sal de ajo celestina se levantó como una estela de humo y la rodeo, revelando su forma en una tenue silueta que identificaría el de cabellos rizados –Muy astuto el querer desprenderse de las ataduras, pero una limpieza solo es necesario cuando el espíritu no conoce a que se apega…- dijo a un tono moderado y tranquilo mientras la entidad con sus brazos intentaba apartar el polvo de sus ojos mientras retrocedía suspendida del suelo entre chillidos, apenas perceptibles en ecos en el ambiente, la sal cargada de su propia energía la expelía, parado frente a él de espalda ladeó el rostro con una amplia sonrisa para verle –No te preocupes… También fui aprendiz… Esta es una entidad “Humana”… Es muy difícil de por sí entender a un humano vivo... Pero mira de donde vienen los hilos...-

-La forma humana, rompe con todo lo anterior… Es una entidad, un “espectro” puro, es alguien que es consciente de estar muerto, que tiene recuerdos, sentimientos, que se niega al mundo de los muertes por diversos motivos, en muchos casos definen “asuntos pendientes” pero es muy común por que estos son quienes más respetan el impulso sentimental, estan vinculados más que nadie a este mundo debido a algo o alguien, sea objeto o persona… Pero al ser humano y ser tan susceptible, tiende a corromperse, sea tristeza u odio. Humana refiere a quien mejor nos comprende y al morir toda esa energía trasmuta por si sola en lo último sentido…- Casi inconsciente, pues eso fue un recuerdo que repitió de su clase… Él mismo completando la descripción en la pizarra sobre la última forma fantasmal, la más interesante y que curiosamente ahora se encontraba. Llevó esa misma mano tatuada a su cintura, allí donde colgaba su pequeño saco terciopelo azul, al tocarlo su energía se trasmite a dos runas lunares y estas salen por sí solas, levitando frente a su rostro y luego encendiéndose cuales estrellas mientras la palma las acompaña, un chasquido de esta mano y estas runas a unos pocos metros se disparan veloces y explotan frente a la niña que alterada intenta volver hacia ellos, pero solo la encegueció, pues estas no llegan a su cuerpo, no deseaba lastimarla, solo darle tiempo.

-Oye… ¿Te encuentras bien?- pregunta tranquilo, agachándose pero con su mano libre sin verlo se estira a la pierna contraria, tocándolo –Te has encontrado con un típico, pero agresivo, creo que pasará pero no dudará en atacarnos de nuevo… Está furiosa… Está arraigada a un afecto personal, algo la vincula aquí. No se realizan limpiezas ni desligues ante ellos, primero necesitamos la fuente, una vez purgando la carga ella se verá afectada, primero se debe de interpretar la emoción, luego actuar... Ahora que la has despertado no me queda otra, tampoco serviría el que la absorba... No puedo decir del confiar en tus capacidades pero ¿Por que un joven deseó el intentar algo?- explicaba y preguntaba pero su vista se hallaba concentrada en la joven entre la nube celeste que revelaba aquella traslúcida forma, una vez esta se repuso, arrojó 5 finos hilos directo a ellos, pero otro chasquido hizo que la segunda estrella los interceptaron y explotara en otra corrosiva luz a la vista de esta. Él notaba por lo que vio a un principado o conocedor de la magia que los de su clase poseen, pero en parte por eso también deseaba aunque no pudiera reprimir, un error lo comete cualquiera, pero antes debería de conocer las cargas.


"Todo aquel que crea en la magia, está destinado a encontrarme"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear(?
Orunhé #cc0000 grita // Neiwa #0033cc llora // Mai Rai #ffcc33 ríe
Profesor de Artes oscuras y sacras ~ Chamán ~ Médico brujo

Cute Trance (?:

MAGIC!
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 32 Dromes : 197410
Reputación : 4
Mensajes : 137
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: There's so much to learn... [Uruk]

Mensaje por Akira Tohsaka el Miér Dic 20, 2017 6:10 pm

Los nervios del enrulado pelinegro estaban más que alerta, llevándose un imprevisto sobresalto cuando se descubre en compañía.

- Ahhh…

Su primera reacción fue llevarse los largos dedos a su cuello, tanteándoselo mientras el aliento volvía a ingresar a su cuerpo, captando poco a poco que el peligro se encontraba detenido. Observó atento a la criatura desplegándose frente a él, y un escalofrío le recorrió la nuca, dándose cuenta que aquello había estado a milímetros de su rostro. A medida que iba recuperándose del sobresalto, subió los ojos hacia su acompañante, buscando su mirada mientras lo escuchaba. Las orbes rojizas estaban amplias como platos, y poco a poco el temor fue reemplazado por intriga y la curiosidad, sus orbes brillaban al escucharlo.

- S-sí, estoy bien. Gracias.

Respondió con cierta duda, pues mucho se le entrelazaba en la cabeza en esos momentos. Los dedos se deslizaron por su cuello, con las yemas manchándose de sangre, tanteando la herida para confirmar que sus palabras hubiesen sido correctas. Una sombra refulgente escapaba de sus dedos y acariciaba la piel, envolviendo los cortes en un negro platinado, que al desaparecer develaba la piel nuevamente cerrada, como si la herida nunca hubiese existido. Soltó un suave siseo mientras cerraba un ojo; sus curaciones eran muy efectivas, pero traían la carga de revivir el dolor experimentado.

- No cortó el espíritu, aunque sentí el 'rencor' cuando me rasgó piel. Debe perder su etereidad al activarse, por lo que sólo pudo dañar el cuerpo.

Explicó su perspectiva, llevando una mano al bolsillo de su camisa, y retiró un pañuelo con el que limpió el rojo de sus dedos. Aquella pregunta le cayó con cierto peso, sintiéndose algo subestimado desde la perspectiva del mayor. En el pasado, había sido un sentimiento... demasiado familiar. Pero dada la circunstancia actual, estaba más que justificado en verlo al joven de esa manera. No podía culparlo.

- Pues… no es la primera vez que lo hago, aunque sí es la primera en que no pude percibir la entidad. Nunca me había pasado esto -confesó, encogiéndose de hombros, frunciendo un poco los labios-. He realizado varios exorcismos, pero por lo usual me he topado con emociones más… efímeras, digamos. Igual de fuertes pero menos definidas, más… ¿Conceptuales?

Sus palabras delataban tener una marcada experiencia en la materia, pero meramente práctica, con poca formación teórica. En falta de una tutela digna, se había desarrollado por prueba y error. Peligroso. Bajó la vista hacia la criatura, mientras se ponía de pie.

- No sabía que un espíritu podía ser consciente de su muerte. ¿Eso significa que tiene cierto razonamiento, por debajo de su rencor? -Consultó con curiosidad, volviéndose hacia el mayor-.


[Narro] - [Digo] - ["Pienso"]

Do you know what lies in your heart?

"Bueno, si son idiotas, alguien tiene que preocuparse por ellos, ¿No? Y quién mejor que otro idiota."
Gracias Vin ♥️:
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 54490
Reputación : 8
Mensajes : 167
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: There's so much to learn... [Uruk]

Mensaje por Uruk Ishi Ir el Dom Feb 04, 2018 7:14 pm

Fue oportuno e impertinente, pero es imposible ir en contra de su más básico instinto “Proteger”. La piedad marca una expresión en su rostro, una cálida media sonrisa junto con una mirada relajada, marcando las largas pestañas oscuras y el delineado que resaltaban aquellos ojos turquesas, si bien engaña la apariencia de un profesor, esos detalles que muestran extravagancia cual pavo real, pues este baja las alas para ocultar los llamativos colores y detalles de su plumaje, resplandeciendo y sorprendiendo ahora a la entidad, quien se eleva lentamente y un raspeo, un gruñido apagado y enmacullado en la delicada voz de un llanto aproximan una furia inminente. Dejando una estela entre la humareda de sus cenizas que hicieron la barrera y su mirada aclarándose tras esos estallidos de luz intensa. Más Uruk seguía con su atención puesta ahora en el joven, fracción de segundos era su prioridad el atender cualquier herida… Tanto en acercarse a unos pasos y levantar la mano tatuada, solo pudo amagar en el gesto, pues comenzó a detonar como una pizca de energía resurgía de las yemas del contrario y la piel cicatrizaba lentamente hasta que el tejido de la piel se restaurada y solo el jadeo para recuperar el aliento era la tarea del joven “Regeneración, lectura espiritual, desatadura…” varios factores parecía poseer este chico a simple vista, tanto en una vaga lectura energética por parte del profesor como de sus entidades, vagas ideas desde la visión perjuiciosa, llevando la mano a su pecho y acariciando por encima de las telas el amuleto oculto, cuyo dije de buen tamaño en una cadena larga y gruesa suspendía la cruz de Ankh, sensaciones familiares.

-Admirable, has podido librarte y atenderte. Pero debía de advertirte, te has topado con alguien muy particular, no estaba seguro si sabías de que se trataba- comentó mientras acrecentaba el acercamiento, específicamente buscaba colocarse entre la entidad y el joven mientras, pero algo ha llamado poderosamente su atención y a su vez serviría para dar una rápida explicación, no sin antes la pregunta retórica que marca a lo que se debe -¿Te ha podido tocar? Entonces por que has intentado empatizar, el rencor que has sentido ella lo ha interpretado como amenaza, estos espiritus son muy solitarios y algo….—Pero antes eso tomó al joven por los hombros y lop llevó de un gran salto junto con él a un lado, justo listo para esquivar 5 finos hilos quye se incrustaron en el suelo, justo en la posición donde ellos se encontraban, perpetrando la tierra y delatando cada uno de estos con una pequeña polvareda -… Ariscos, se debe evitar el contacto, estos son muy perceptivos y actúan como "espejismo", reveen sus emociones ante alguien neutral, es como ver su reflejo y reaccionar a la defebnsiva todo el tiempo en palabras sencillas, su energía solo se manifestará cuando pueda recrear o sea reavivado su lazo a este mundo, en este caso, cualquier ser que intente un contacto de cualquier tipo, soy muy sensibles aunque eso da muchos indicios de como ayudarla-. A lo siguiente dicho Uruk no podía observarlo, pues este con un ademán de su mano le indicaba al joven que caminara, que rodeara aquella entidad furiosa mientras algo del polvo delataba su trasparencia, una pequeña parte de su forma física, estaba mirándolos, acechándolos entre sus fantasmales sonidos y moviendo esos hilos que recubrían el árbol, desde sus ramas descendían y danzaban como serpientes y otras desde el suelo emergían rodeando a la niña.

-Cierto o no, aunque puede debatirse… Todos los días se aprende algo nuevo, exorcismo implica liberar su energía, dividirla de una emoción prevaleciente, no es efímera por que tal parece que su conciencia aún esta activa. Tampoco se puede desatar, necesitamos llegar a su fuente para descargarlo, solo así podremos ayudarla… Claro, si es lo que buscas ¿O me equivoco?- emoción y una sonrisa se dibujaba en su rostro mientras la mano ahora buscaba un frasco mucho más pequeño, lo virtió rápido mientras el espíritu arremetía una vez más con sus finos hilos, pero tiempo suficiente dio al Uruk para que sobre la mano tatuada cargara ese polvo y cerrando el puño, dejando solo un pequeño espacio en la abertura de sus dedos, para de un soplido este se esparciera, un particular brillo blanco estalló frente a los hilos, logrando evitar el daño… Más ahora si buscaba en su morral dudaba de encontrar más recursos -Solo retrasamos lo inevitable… No es razón. El espectro del tipo humano entiende mejor el rencor, reacciona solo con él, está perdida entre el velo y el mundo carnal sin ninguna otra opción, debemos de evitar que siga creciendo… Escucha, yo puedo distraerla, intentaré darte tiempo, pero necesito que rastrees lo que la retiene. Si puedes realizar desataduras estas vinculado con el chamanismo ¿Sabes algún tipo de canalización espiritual?¿Cargas espirituales? Debe estar muy cerca de aquí, si puedes hacer algo para…- Interrumpido se ha visto, pues la torpeza lo distrajo, los hilos pasaron por suerte muy cerca de él, un perdido reflejo y la protección de Elegua solo dieron con el rozar de la mejilla, sintiendo la fricción de ese pequeño hilo que le ha marcado la mejilla y por el cual ahora unas gotas carmines escapaban, dos más justo en las muñecas, cortando la tela de la camisa, más la sangre luego se deslizaba en picada sobre el fino hilo delatándolo -¡Nolo Ira Tua!- y los hilos se apartaron mientras una carga de energía era expulsado directo de su pecho, seguido recurrió a retroceder y buscar en su pecho de sus tantos amuletos la aclamada cruz y del morral retiró un pequeño muñeco vudú, lo empapó con la sangre que recorrían de sus manos y de inmediato coloco ambos elementos contra su pecho juntos -Oh Anubis, tal como tus hermanos han hecho, piodo tu bendición, protégeme de tus tierras…- musitó deprisa mientras ahora esquivaba una segunda ola de hilos, un resplandor de aurora blanca lo ha rodeado y seguido esos tres cortes habían desaparecido, solo dejando la sangre seca.

No deseaba delatar al joven, pues si Uruk se movía de lado a lado y volvía a cargar dos runas sobre su palma era solo para estudiar que tanto ella podía alejarse, observar cada fracción y emoción, pues poco a poco el polvo desaparecía dejando solo una mancha flotante, de no ser por su capacidad de ver los límites espirituales volvería ser dañado. Llegado un punto logró obtener toda su atención, pidiendo pro sus adentros perdón a su padre pues jugaba con la esencia de un alma perdida, era necesario, pero aún así rompe ciertos esquemas y el respeto que le debe a la muerte. Un chasquido y una de las runas cual estrella se disparó, dejando una incandescente explosión en la cercanía de la joven, esta entre gruñidos desapareció, podía sentirla, pero ese reflejo había delatado algo fundamental -No desea ser vista, muestra una similitud con su atadura ¡Esta oculto!- dijo sin más, pero eso fue un error que pronto sería corregido, antes de imaginar que el espíritu volteara y dirigiera sus hilos al joven moreno, pues la segunda runa impactó en el suelo, cubriéndolo una vez más y dejando esta vez un haz de luz para espantarla, que no intente acercársele. Uruk solo esperaba que el joven logre encontrar algo, después de todo si sus instintos no se confundían, solo quienes pueden verla y se han dado cuenta de su presencia podían hacer algo, esto era un compromiso, tanto como el proteger ambos mundos como también dar una lección a un joven, Uruk también lo fue y su fortuna siempre le había puesto enfrente maestros que le han de explicar cada cosa… Claro que como ahora, muchas veces por la fuerza y la presión se tiene mayor memoria, cada experiencia sube la frecuencia cardíaca y marca en la memoria.


"Todo aquel que crea en la magia, está destinado a encontrarme"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear(?
Orunhé #cc0000 grita // Neiwa #0033cc llora // Mai Rai #ffcc33 ríe
Profesor de Artes oscuras y sacras ~ Chamán ~ Médico brujo

Cute Trance (?:

MAGIC!
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 32 Dromes : 197410
Reputación : 4
Mensajes : 137
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: There's so much to learn... [Uruk]

Mensaje por Akira Tohsaka el Jue Feb 08, 2018 9:23 pm

Ambientación:

- ¿Muy particular? Entiendo… siendo así, siento menos culpa por no haberlo identificado.

Soltó con cierto tono de broma, pese a que su vergüenza era más que real. No era la primera vez que un exorcismo se le salía de las manos, pero sí la primera donde resultaba salvado en el proceso.

Decir que sabía con qué trataba habría sido darse demasiado crédito, pensó el enrulado para sus adentros. Lo cierto es que, en sus amparos a los espíritus y entidades, muy rara vez podía dar nombre a lo que hacía, él sólo ‘sentía’, empatizaba el pesar de la entidad, y obraba acorde a ello. De ojos grandes y amplios observó a su tutor. En el rojo de sus orbes brillaba la curiosidad, su emoción más obvia de todas, aunque cierta tensión en su ceño insinuaba que no todo era procesado con la misma facilidad. Tal como un músico iletrado que ha aprendido de oído, muchos términos carecen de sentido para él. Y sumido en su discurso es que sus sentidos le fallan, viéndose víctima de aquel ataque del que el mayor lo ha apartado.

- Gracias… de nuevo -Se tomó un instante de sus antebrazos mientras se reincorporaba- Llegó a tocarme, pero sólo ha sido una herida física. -explicó, con los dedos índice y medio recorriendo el punto donde el corte ya no existía- no parece tener la densidad espiritual para dañar el alma. Ha de ser por su carácter más ‘humano’ como dijo, así que busca dañar a lo que recuerda: el cuerpo.

Teorizó en base a sus conclusiones y experiencias, apresurando el paso tras él mientras circundaban a la entidad. No apartó la mirada del espíritu, penetrando la penumbra y la neblina con sus ojos, estudiando su figura, su composición, su densidad.

- Eso mismo es lo que pretendía, sí -confesó, siguiendo el movimiento de sus dedos, estudiando cómo obraba y contrarrestaba los intentos de la criatura- ¿Cargas? Canalización… -desvió la mirada a un lado y al otro, rascándose un poco sus rizos- … ¿Quizás? No lo sé, desciendo de chamanistas, pero no conozco esos térmi-

Se interrumpió a sí mismo cuando la criatura repitió sus intentos, ahora con una ferocidad aún mayor. No tardó en darse cuenta que sus reflejos no darían abasto…

“Time Accel!”

Sus iris se vieron circundados por un halo amarillo, a medida que sus sinapsis empezaron a acelerarse más y más y en consecuente, el mundo a su alrededor fue ralentizándose. Calculó sus medios disponibles. ¿Qué opciones tenía? No llegaría a agitar el látigo a tiempo, y la cadencia de su arma no era lo bastante rápida. Canalizar ectoplasma tampoco sería lo bastante rápido. ¡Las cartas!

El mundo es lento en comparación a la velocidad de su cerebro, por lo que tiene el tiempo suficiente de calcular la trayectoria, aunque tener que apuntar en simultáneo a dos puntos diferentes resulta complicado. Ambas manos se deslizan al interior de su camisa, deslizando los dedos a la altura del pecho, y cuando vuelven a salir, dos destellos brillan en cada mano, reflejando la luz ante el metal pulido. Pequeñas hojas, no más grandes que una carta de poker, y ambas salen disparadas a la cercanía del profesor. Una junto a su mejilla y otra junto a su muñeca, ambas silbando al cortar el aire hasta impactar con los hilos que habían amenazado al mayor, frenándolos en pleno trayecto y resguardándolo del peligro. Aquella contramedida no tomó más de un par de segundos en el tiempo ‘real’, pero en la mente del pelinegro fueron largos y extenuantes minutos de análisis, cálculo y planificación… quizás un poco excedido, acostumbraba exagerar cuando se trataba del bienestar de terceros. Se secó con el dorso de los dedos una gota de sudor que caía junto a sus ojos, mientras volvía la vista hacia el mayor quien volvía a tomar la palabra. Esta vez pudo comprenderlo sin dificultad.

- Entendido -Accedió, confiando en la obvia experiencia que delataba aquel hombre. Se retiró sus lentes y los resguardó en el bolsillo de su abrigo-. Veamos...

El brillo de sus ojos no fue figurativo en esta ocasión, sino algo bien real. El iris rojizo se tiñó de un intenso dorado, mientras sus pupilas se dilataban aún más de lo usual. Sus rizos rebotaban suavemente alrededor de su cabeza, producto del flujo de energía que fluía desde la Umbra: Había abierto el lazo que compartía con aquel plano intermedio, y ahora sus ojos percibían más allá de lo físico, ya no había barrera material que le ocultase secretos. Los sonidos del plano material igualmente se habían atenuado, tal como si ahora Akira lo percibiera todo desde el fondo de unas profundas aguas, mientras que los murmullos de las energías eran ahora mucho más intensos. Sus ojos viajaron por todo el entorno, en busca de aquella… ¿Atadura, era la palabra? Las terminologías tardarían en ser asimiladas por el enrulado.



[Narro] - [Digo] - ["Pienso"]

Do you know what lies in your heart?

"Bueno, si son idiotas, alguien tiene que preocuparse por ellos, ¿No? Y quién mejor que otro idiota."
Gracias Vin ♥️:
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 54490
Reputación : 8
Mensajes : 167
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: There's so much to learn... [Uruk]

Mensaje por Uruk Ishi Ir el Miér Feb 21, 2018 10:43 pm

“Deja vú”… No es el término correcto para definir como en cuestión de segundos el Uruk percibió algo distinto en el joven, algo que hizo que su mirada lo buscara, aunque su cuerpo danzaba en el esquive de los hilos, pero una vez más esos despistes serían castigados ¿Oh no? Pues en cuestión de segundos siente una pequeña ráfaga de aire cerca de su rostro, seguido del timbrar de los hilos, cortados y delatados por el reflejo del claro de luna y las tenues luces a la lejanía del patio, agachó por completo en el suelo y colocó la mano tatuada sobre el suelo mientras esta emitía un brillo, antes de cuestionarse la naturaleza de ese ataque o de las luces que apenas puede percibir el rabillo del ojo era mejor dar una pequeña descarga de energía al suelo, desinhibir su preocupación dependiente al propio bienestar para solo realizar una pequeña lectura, lograr canalizar la energía espiritual a través del tatuaje, una sonda que viaja cerca de las raíces del gran árbol… Allí estaba, aunque no era seguro, no tenía tiempo de analizarlo y esperaba que el joven pudiera tener el tiempo para desarrollarlo mejor. El vínculo de esta entidad era de un objeto, una clase de amuleto o colgante con gran valor sentimental envuelto en un papel recubierto de figuras en tinta, de él se desprenden cadenas apenas percibidles… Era rencor, ese odio exclusivo de la entidad al objeto, que de alguna forma la mantenía capturada, arraigada con aquellas espesas raíces que protegían con recelo en una pequeña celda el bien preciado… Más esto el Uruk lo deduce, pero no puede leerlo con exactitud para buscarlo… Fue un puñado de segundos antes de tener que levantarse para correr, tomando precaución más centrándose en la corta distancia que la entidad pudiera detectarlo y se sintiera amenazada, tal como es el apego al plan inicial solo por conocer la rareza de este tipo.

Más fuera de ese plano, por la mente de un ocurrente varias piezas se alinean, se juntan y dan forma a un albedrio de ideas o hipótesis, más conocido inconsciente como una prueba, ya Uruk se especializaba en la lectura empática (Lectura del estado emocional) más ahora estaba imposibilitado, mientras esquivaba la lluvia de hilos una y otra vez, enfureciendo a aquella entidad -Tiene mayor control en el daño material, significa que esta hace mucho tiempo, pudo establecer un fuerte vínculo con su atar… Somos blancos fáciles también por la sensibilidad espiritista…- murmuraba mientras tomaba de su pequeña bolsa dos runas, comenzando a cargarlas con el brillo insistente “¿Y no sería mucho más fácil derribar el árbol?” “¿Y que mierd* tiene que ver ese put* árbol?” “Oh joder, no comienc… Espera ¿Por qué el árbol?” Tercer error, el quedarse quieto ante su pregunta interna, arqueando la ceja, de no ser por la tercera voz que lo alertó “¡URUK!” y cuerpo al suelo, cayendo de espalda mientras sentía como un retazo de tela fue capturado directo de su brazo, corte limpio seguido de una fina gota carmín… Daño reducido por el reflejo imprevisto, pero aun así se notaba muy cerca, casi que tranquilamente se replanteaba hasta donde podría desmembrar a un incauto “Es peligroso…” “Y no se dan cuenta que esa put*da está ahí ¡No se mueve!¡Mire!” y tenía razón el pequeño demonio, pues el chamán sin omitir esa visión comenzó a gatear rápido, observando como la joven espíritu no se alejaba del radar a un metro fuera del tronco del árbol “Entonces está aquí y si lo sentí en la tierra cuando tuve contacto puede ser…” “¿Y si… está en tronco?”-No, eso sería del tipo Inanimado, esta energía se compone del recuerdo… De haber tenido todo este tiempo usaría el árbol a su favor es indepen… ¡Oh, por los dioses!- Ni tiempo de divagar en su explicación a si mismo, pues vio como ahora la joven de un giro fue rodeada con un enjambre de hilos hasta hacerse una fortaleza céntrica y en movimiento, rodeándola mientras se abalanzaba contra él en cuerpo.

-¡Nolo Ira Tua! ¡Nolo Ira Tuaaaaaaa!- el primero se ha defendido con la explosión de una de sus runas, pero esta se regeneró y volvió a arremeter a lo cual el Uruk mientras de un chasquido activaba su segunda runa se repuso del suelo y comenzó a correr muy poco agraciada y poco profesional con párpados abiertos de par en par y manos en alto ante cada agite, más ya no quedaba otra vuelta, con quitar su vista de la joven y ver de frente se daría cuenta que estaba volviendo hacia el joven moreno -Corre corre corre ¡Corre!- repetía mientras lo tomaba del brazo, ahora la entidad furiosa los perseguía en esa esfera, culminando con una explosión, retrayendo sus hilos para si y luego expandiéndolo para que cubriera toda la zona, no había remedio, Uruk ya tenía previsto que -Mientras más tiempo pase, ella más se alimenta… ¡ABAJO!- segundos eran, tomar su amuleto de piedra roja y acércala a su propia mejilla, forzar a que aquella lagrima se desprendiera de su parpado y rociara el metal mientras la punta de su cabello blanco se teñía de azul y seguido cuando los hilos impactaran al chamán que se interpuso entre ambos una explosión de luz azul los cubriera, los encandilara a ambos…

No había otra forma, era protegerlo, no había tiempo ni mucho más rango donde huir… Más al abrir los ojos, hilos pasaban muy cerca del menor, de ellos corrían esas densas gotas carmines… Pero algo aún se presentía en la oscuridad, salvo el cálido abrazo de un pecho cubierto de plumas suaves y el chillar de lo que parecía metal con metal mientras el “chamán” se erguía… -Estas… Bien?...- Un sollozo, la voz tan dulce y triste de una mujer o lo que parecía ser por la perspectiva de una figura estilizada y ojos rosados cual faroles cubiertos de lágrimas… Una mujer con el rostro del chamán pero cubierto de un plumaje rojo y en lugar de brazos dos grandes alas, todas atravesadas y ensangrentadas por el ser atravesada. Neiwa estaba presente y solo ha aparecido a petición del Uruk “Protege” y no hay nada más sacrificado y que no mida ningún costo como una madre. -¿Has… encontrado… La fuente... de su atadura?- y agitó sus alas para desprenderse de los hilos, cortarlos con el resplandecer del filo de sus largas plumas, varias fueron desprendidas junto con sangre, pero estas al caer eran tan rígidas como cuchillos, su cuerpo fue el escudo perfecto -Tenemos… Hipótesis… Pero… Apresúrate… por favor... O avisanos...- Y en el cantar de la entidad avistando otro ataque, la harpía roja dio un giro levantando las alas, cortándolos y luego agachar su cuerpo, un feroz chillido mientras mantenía las alas en expandidas de lado a lado, cubriendo de su visión al joven, ladeó el rostro, apenas para que el rabillo de un ojo lo viera tras sus espaldas, cual sangre se disimulaba en el mismísimo carmín de su naturaleza -Seguimos… Distrayendo- un aura azul la rodeaba, densa y tan melancólica como solo su canto puedo dársele. Cond olor remontó vuelo, presionando los dientes para ahogar aquel gemido y tratar de embestir a la chica, pero esta retrocedió hasta desaparecer en la copa del árbol, en lugar de piernas Neiwa poseía esas afiladas garras de ave y con ellas se aferró a las ramas más cercanas, agitando en el fuerte aleteo la copa del árbol, que la llvuia de hojas rodeara el lugar mientras entre ellas intercambiaban gruñidos, gritos y lamentos. El tiempo de nuevo corre…

~Canal espiritual~ (Mente de Irmiya)
-Ne Uruk Ishi… ¿Por qué deja que ese chico busque el objeto? Si la ha fregado con eso de intentar exorcizarlo- flotante se vé el pequeño mono de plumas amarillas, piernas cruzadas y brazos detrás de la nuca como un cómodo respaldo, en la inmensidad del cuarto oscuro sin suelo, sin cielo y sin paredes -Por eso mismo… Yo también recuerdo ser un jovencito chamán, la experiencia se obtiene a mano propia, el no sabía de la importancia de la materialización o el lugar del velo que corresponde para excomulgar un entidad, si detecta el objeto puede compensarlo y redimirse- casi simple sonaba, manteniendo el pulgar en alto mientras yacía recostado en la nada, a eso el pequeño y el gran Orisha se cruzaron miradas confundidos -Uruk… ¿No cree que eso es algo que dá por sabido y no es así? Esas cosas se deben avisar - -…- -Mi Uruk Ishi, ha mandado a ese chico a ciegas… ¡¡Es un idio…- -Wo wo aguarden, confío en él- -¡Ni lo conoce!- -¡Que sé lo que hago!- Ni la paz dentro de esa mente podría hallar, pues quien ahora luchaba en la distracción obligando a la entidad a esquivar las afiladas garras y plumas, sus únicas armas amenazantes dentro del árbol era Neiwa y ella no podía apoyar la decisión de Uruk en ese debate“


"Las alas de Isis:

Espíritu: Neiwa
Aura: Azul
Es un espíritu femenino muy compasivo, triste y desolado. Su voz es suave y neutral todo el tiempo se la caracteriza por siempre tener ojos cubierto por lagrimas cuando es invocada.
Invocación: Irmiya debe sentir tristeza haciendo que su cabello se tiña de azul, luego deja caer una lagrima sobre la piedra roja del colgante.
Leyenda:
Hace miles de años en el antiguo Egipto Neiwa era una joven sacerdotisa del templo de Isis, mantuvo dos hijas en secreto ya que sus leyes no le permitían tener progenie, cuando el secreto salió a la luz el mismo sacerdote mandó a los guardias a ejecutar a las niñas de Neiwa, ella escapó al basto desierto para no ser ejecutas y rogó a Isis que la ayudara a llevarlas a un lugar seguro a cambio de su vida. La diosa en la gracia de la noche escuchó su llanto y le concedió dos apabullantes alas rojas para cruzar las vacías tierras y llevar a sus niñas a la ciudad mas cercana para encontrar una familia que las cuide.
Habilidad:
-Vuelo.
-Utiliza sus plumas como dagas arrojadizas en pleno vuelo (No puede ser una metralleta, es una por cada aleteo)
-Sus manos desaparecen estando recubiertas por las plumas, transformandolas en dos alas.
Ventaja:
-Vuela hasta una altura máxima de 50 metros .
-Ataca a distancia: Sus plumas pueden ser arrojadas hasta 10 metros (Estas son muy afiladas y cortan a su paso, no ocasionan otro efecto más que el dolor de un corte) .
-Sus plumas se vuelven metálicas lo cual permite cubrirse de proyectiles de baja o igual fuerza que la de ella.
Desventaja:
-Reduce su fuerza un 20% (más débil que un humano)
-Cuerpo a cuerpo.
-Sus plumas al ser de metal son conductores de la electricidad y el fuego, lo cual al dañan gravemente.
Duración: 3 posts
Recarga: 4 posts
-Contra- Una vez el espíritu deje el cuerpo la visión del chamán se vera afectada, imagen borrosa y muy sensibles como para abrirlos lo cual demora 1 post en retomar su visión en forma humana.


"Todo aquel que crea en la magia, está destinado a encontrarme"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear(?
Orunhé #cc0000 grita // Neiwa #0033cc llora // Mai Rai #ffcc33 ríe
Profesor de Artes oscuras y sacras ~ Chamán ~ Médico brujo

Cute Trance (?:

MAGIC!
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 32 Dromes : 197410
Reputación : 4
Mensajes : 137
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: There's so much to learn... [Uruk]

Mensaje por Akira Tohsaka el Miér Abr 18, 2018 11:06 am


El pelinegro trascendió de la percepción material en búsqueda de aquel elemento perdido. Ya no veía cuerpos, ‘sentía’ energías a través de sus brillantes pupilas, enfrentándose a un mundo más conceptual, etéreo. Y en aquel estudio de su entorno, no pudo evitar encontrar llamativa la figura de aquel profesor: Él no era una sola energía, había una borrosa amalgama de fluctuaciones entrelazándose alrededor de aquel hombre. Aquello raptó su atención por preciados instantes…

¿Quién era aquel enigmático hombre?

Pero pronto sus sentidos lo alertaron de que había algo mucho más urgente reclamando su atención. Bajo aquella ‘visión’ distintas gamas cromáticas dan distintas advertencias. El rojo es el color el peligro, y desde el rabillo del ojo captó un intenso carmesí que se expandía hasta abarcar prácticamente toda su visión. Un intenso escalofrío le recorrió la espalda al comprender lo que aquello implicaba, reconfirmado por aquel tutor que corría con todas sus energías en su dirección.

- ¡Svart slør!

Su voz adquirió un timbre más grave al realizar aquel cántico, y una estela sombría se expandió desde sus pies hasta alcanzar los de su tutor, simulando unas llamas negras que fluían de sus tobillos. Tanto la velocidad de sus cuerpos como de sus sinapsis se habían acelerado enormemente, la mente trabajaba a gran velocidad, pero volviéndose sobre su hombro Akira descubrió que no era suficiente. No había aceleración que valiese cuando se encontraban a punto de verse envueltos desde todos los ángulos. Y cuando ya se creía alcanzados por la entidad…

- ¿¡...!?

Aquella encandilante luz le arrancó la visión. Y extrañamente, no hubo miedo… un suave calor lo envolvió. No sólo metafóricamente, pudo reconocerse resguardado por algo semejante a un plumaje. Aquella era una sensación muy nueva para Akira, siempre acostumbrado a ser el sostén ajeno. Descubrirse a sí mismo siendo resguardado era una experiencia… ¿Reconfortante? Sintió una peculiar seguridad que no estaba acostumbrado en absoluto a sentir. Más aún, aquella pudiese ser la vez primera en que lo experimentaba.

- ¿E-eh?

Lentamente se separó con timidez de aquel abrazo, alzando la mirada a aquella misteriosa entidad que lo había protegido. Podía reconocer las facciones de su tutor, pero se quedó un momento encandilado ante aquella exótica imagen que le presentaba ahora. Una sensación solmente lo invadía al intercambiar miradas, pero hubo de regresar en sí al notar las heridas que envolvían sus plumas.

- S-sí, ¡Sí!

Se apresuró a responder, resumiendo ambas respuestas en una. Sin pensárselo mucho, su palma se apoyó en uno de los hombros del tutor, y dejó su maná fluir de un cuerpo al otro, formando pequeñas llamas negras en las perforaciones del mayor. Las heridas no tardaron en cicatrizar, mientras el pelinegro se clavaba una fuerte mordida en el labio inferior: las heridas eran atendidas, pero el dolor era robado. Un pequeño pago por aquella protección que se le había ofrecido; el chico tenía dificulades para no jugarse el papel de héroe.

- Y-yo me ocupo, ya mismo. ¡Gracias!

Exclamó en palabras aceleradas y entrecortadas, antes de separarse de él con esa misma endemoniada velocidad que aún le compartía con su magia. La entidad rugió, soltando un agrio eco donde resonaban su dolor y rencor

“¡ARSENE!”

Su voz hizo un estridente eco en su mente, reclamando la fuerza de aquel espectro que aferraba a sí por sus férreas ataduras. Envolviéndose las manos en una estela semejante a garras rojas y negras, el enrulado se agachó frente al árbol, cavando la tierra con brusca velocidad. Apartó el barro sin cuidado, hasta sentir que rasgaba algo, un chirrido metálico. Las toscas garras envolvieron el objeto, trayéndolo hacia la superficie. Era una vieja y desgastada caja metálica, derruida con el paso del tiempo, casi desarmándose en sus manos mientras estas volvían a sus rosados dedos humanos.

“...Pesa. Y mucho.”

Como ya era habitual aquella noche, no se refería al peso material, había una inmensa pena arraigada a aquel frágil contenedor. Apartando la oxidada tapa se encuentra con un colgante, un hermoso camafeo con volados barrocos, y una pieza de esmeralda en el centro. Una reliquia de generaciones, presumió el joven. Soltando una minúscula perilla detrás de la piedra preciosa, se abre un compartimiento. Una fotografía en sepia de una familia de dos: Un padre uniformado, y una hermosa pequeña de bucles dorados, que le resulta extrañamente familiar. Akira cierra los ojos al acariciar la fotografía, escarbando aquel inmenso rencor que carga consigo…


Hay mucho miedo. La pequeña no entiende los detalles, pero comprende que hay peligro. No sabe quiénes son “los otros”, aquellos conceptos de adultos la eluden, pero entiende que hay quienes les desean mal a su tierra. Su padre le explica que ella ayudará a aquella señora mayor a limpiar ese “hogar de viajeros” hasta su regreso, que él debe irse a protegerla a ella y a los suyos. Ella no comprende, pero cree, y confía, despidiéndose con el más fuerte abrazo que le ha dado a aquel enorme hombre, quien sólo repetía lo breve que sería su ausencia.

Una gran mentira.

La vida no es agradable para ella. La madre de aquel hogar le grita mucho, y le exige más aún. No tiene juguetes, y sus pocos vestidos son amarronados y gastados, no como los que su madre le hacía antes de irse “a un lugar mejor” como decía su padre. Un hombre barbudo y mayor que allí vivía le desagradaba en particular, le hacía jugar juegos que a ella no le gustaba, y buscaba partes de ella que le dolían, la ponían incómoda. Pero todo era ignorable mientras aferraba su camafeo: Sabía que era todo temporal, que él vendría por ella.

Y finalmente llegó la noche en que volvió. La pequeña acostumbraba pasar su tiempo sin trabajo entre los animales, donde era difícil que el hombre barbudo la encontrase. Un hombre alto salía entre risas de uno de los establos, aferrándose a una mujer que se tambaleaba al caminar, compartiendo su mismo humor. Invadida con una inmensa sonrisa al reconocer aquel rostro, la pequeña lo llamó a gritos. Su padre la vio, pero no la escuchó, pues se fue en la dirección opuesta. Quizás no la reconocía en aquel vestido tan feo, así que lo llamó más fuerte, y más fuerte. Pero no importaba qué tanto alzara la voz, su padre no la escuchaba. ¿Qué lo habría dejado sordo a su padre? Preocupada, corrió en su dirección, pero él no tardó en hacer lo mismo en la dirección contraria a ella. Y claro, sus piernas largas no tenían ninguna dificultad en aumentar la distancia entre ambos.


Ahí fue que comprendió, pese a su temprana edad, que no se trataba de que no la escuchase.

Él estaba eligiendo no oírla.



Akira negó con un furioso movimiento de la cabeza, desconectándose de aquellos recuerdos. No sólo había visto más que suficiente, no sabía si soportaría más. Las lágrimas le caían sin contención por el rostro, mientras sus puños se presionaban con tanta fuerza que sus brazos temblaban. El abandono paterno era una experiencia que el bien conocía. Soltando un agrio suspiro, se secó el rostro mientras se forzaba a recuperar la compostura. Aquel hombre estaba en peligro todavía, no era momento de flaquear; él debía cumplir su parte.

Sus manos brillaron con un opaco azulado mientras tomaba el pendiente sobre sus palmas, transmitiendo la calidez de su maná a través del abandonado metal.

- Ya no estás sola.

Le susurró al collar, deslizando su pulgar por el borde de la fotografía. La furiosa entidad, que en esos momentos arremetía con ira sobre el mayor, se detuvo en seco en pleno trayecto. Los agrios vacíos de luz que representaban sus cuencas se expandieron en una mezcla de confusión y terror. Un encolerizado


¡AaaAaaaAaaAaahhHhhHh!


Su errática voz soltó un chillido, mientras el enrulado arrimaba la pieza a sus labios.

- Nunca más estarás sola.

Le susurró en un tono tan dulce como solemne. Palabras que él mismo había prometido a su propia pequeña, por lo que comprendía a la perfección el peso de las mismas. Envolvió el relicario contra su pecho, apretándolo con firmeza pero tesura entre sus cálidos dedos. El espectro soltó otro chillido aún más fuerte que el anterior, pero en el que se exponía una clara confusión. Y su voz tembló, hasta romperse en un doloroso llanto, mientras sus ataduras poco a poco comenzaban a deshilarse.


[Narro] - [Digo] - ["Pienso"]

Do you know what lies in your heart?

"Bueno, si son idiotas, alguien tiene que preocuparse por ellos, ¿No? Y quién mejor que otro idiota."
Gracias Vin ♥️:
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 54490
Reputación : 8
Mensajes : 167
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: There's so much to learn... [Uruk]

Mensaje por Uruk Ishi Ir el Lun Mayo 07, 2018 10:53 am

Cual ave rapaz sus garras se sujeta y apartan las ramas dl árbol mientras su poderoso aleteo sacude la copa y desprende una parvadera de hojas, la tensión del espíritu se intensifica cuando la abruma la harpía roja  con su aura, buscando acorralarla para que se desprenda del deber de proteger el objeto, Neiwa a través de su llanto la más dulce voz de desquebraja cuando presiente su someter, más era guiada por el bien de su primer objetivo; El joven mágico por el cual Irmiya estaba en su deber de proteger. Fue fructífero el tiempo y la dedicación que exhibía, el alejarla de la fuente, de las raíces del árbol por el cual ahora buscaba refugio… Pero más se acercaba asustando, más cumplía un roll que pareciera molestarla, era ese estremecer interno, algo que atrae y endulza poco a poco la vista de la entidad cuanto más pasase el tiempo en acorralar al espíritu humano. El viento que sopla por sus plumas, la furia de su rostro mientras sus garras hacen crujir las ramas, Neiwa se detiene mientras en cuanto un dulce aroma perfuma ahora la mera distancia entre ambas y esboza un gesto de desagrado mientras pezan los párpados de aquellos ojos llorosos. A través de sus orbes de vivaz rosado podía distinguir la forma del espíritu, su vista se torna nublada unos segundos como si las lagrimas comenzaran afectarle más de la cuenta… La ntidad se había esfumado, lo que tenía delante de ella era una pequeña y preciosa niña de ojos brillantes con lagrimas cuales perlas que brotan del iris café claro, labios rosados, tez tan pálida como la porcelana, frágil, tan delgada y también… Castigada, su cuerpo parecía desatendido y desnutrido, aquel zarrapastroso vestido parecía cubrir algunas heridas de la muñeca. Pero su cara de horror ante la arpía roja era indescriptible… Algo cambiaba en el cuerpo prestado, algo no estaba bien… Su mente era sacudida y era como si la presencia de Uruk, Mai y Orunhé se desvanecieran, su tristeza se propaga mientras su aura, aquellas llamas de fuego azul se adhiere y tiñe todas las plumas lentamente del carmín al color de la noche, inclina su cuerpo para acercar su rostro a centímetros de ella, verla de enfrente mientras las lagrimas brotan cual manantial y ele gimoteo hace que el pecho de la sacerdotisa se agite, tristeza, dolor, decepción y desesperación… El aire se enviciaba con esas emociones y desinhiben a Neiwa de todo trato humanizado, ella ya no veía una amenaza, era un rostro angelical como el de sus hijas hace milenios atrás –Eres… Solo una niña- su voz se apaga, se apagulla con aquella mueca de dolor, dientes perlados cerrados con fuerza enmarcados con labios curvados bajos, era incapaz de seguir… Le tomó cariño a la pequeña entidad de las hebras cepa.

~Canal espiritual~
-¡Neiwa!¡¿Qué ocurre?!¡NEIWA!- el eco de sus gritos en el vació del canal, había desaparecido el rastro azul, más ahora Uruk se encontraba completamente desinhibido de sus sentidos físicos pero muy consternado ante la duda de que ocurría, observaba sus manos y un carecer de frío, calor, nada sensible ni palpable cuando frota sus yemas entre sí… Siquiera podía ya sentir nada en su cuerpo, comprobándolo mientras golpea su pecho repetidas veces, pero ni siquiera el aire escapa –Oh joder…- -¡P*** PÁJARO!- protestan las entidades presentes -¿Está ocurriendo lo que creo?- -He perdido el vínculo con Neiwa, algo la ha incentivado a trasmutar mi cuerpo… Ya no es mío- un recuerdo basta para sentir esta sensación tan conocida, esta situación representante cual deja vú y ante ello fija su atención en Orunhé quien a diferencia del confundido pequeño, el Orisha evitaba el contacto visual con el Uruk, de brazos cruzados, molesto más de la medida por el crujir de sus grandes dientes y el pronunciado ceño fruncido. Poco ha tardado el pequeño demonio cuando altrna el ladear su rostro entre ambos, poco a poco cae en la cuenta; Una que Uruk desconocía o hasta la fecha no se había percatado –Oh viejo no es justo…- -Solo contigo me ha ocurrido...- señeala al corpulento, quien ahora llamó su atención y lentamente levanta aquella cruda mirada, con aquel semblante serio, mirada afilada del chamán portando tanto la duda como el desconcierto insistentes en una respuesta –No me provoques Uruk- -…¡Todos han sentido el "poder supremo" con cuerpo propio ¿Por qué yo no? Yo si salgo a jugar “debo estar vigilado por papi”¡Nunca yo solo!¡Yo solo debo compartir!¿No?¡Tengo siglos!¡No soy un niño!- -¡Mai Rai, ahora no!- un grito exasperado cortó el berrinche del niño, tomándolo del hombro junto con el contrario –Entonces…¿La manifestación de sus elementos pueden darles poder sobre mí?¿Es eso?- -No busque sobre lo que no le incumbe Uruk ¡Céntrese y cumpla como niñero, porque a ese crío lo harán m***!- -¡Estamos hablando de mi cuerpo! Si voy a entregárselos debo saber las con...- -¡QUE VUELVA AL MUNDO CARNAL!- replica ele Orisha y este toma el hombro del Uruk, a su vez el pequeño el otro lado y sus auras brillan, el fuego que los nvuelve se convierte en un haz de luz sobre Uruk, sintiendo un shock en su pecho, una presión aberrante, dolor punzante que le quita el aliento y priva sus gritos cuando este lo intenta, pero su voz es extrangulada.”


“¿Neiwa?” Siente que despertó, tanto la harpía como el chamán, en cuanto su vista corrobora lo que ocurre, teme por lo peor, pues la entidad de aquella niña cual ve la harpía con misericordia no es más que la distorsión de un cuerpo humano, con grandes fauces cual cocodrilo alzándose directo al joven que al pie del árbol escarbaba –No…-  aquella nula expresión se desvaneció hasta mostrar el pánico, su error costaría una vida de no actuar rápido. Reacciona; Apegaba sus alas al cuerpo  impulsa el cuerpo cayeren do cual picada, colisiona en un impacto con el espíritu, la aparta del joven “¡Neiwa!” -¡Lo siento… Mi Uruk!- Mientras su aura volvía a incomodar aquella forma, las finas y largas hebras cual acero se incrustaron en parte de sus alas desprendiendo algunas plumas, el dolor tensa sus músculos más no se aparta del tronco, dividiendo o intentando a detectar la esencia cual abruma, el perfume que nos rodea es tan denso como lo son las emociones, auras y desprendimientos energéticos cual nova que a todos los susceptibles presentes alborotan, confunden y pesa sobre sus pechos. –No sé… Que me… ha ocurrido…- sollozos cual siempre fueron característicos mientras acepta el espantar a la criatura, su verdadera forma, ya no era aquella pequeña y por ende podía volver a retenerla de la fuente, cubrir al moreno mientras la sangre brotaba de las hebras metálicas cual escudo humano. “Esta bien Neiwa, tu energía funciona para poder tocar lo intangible… Tienes más fuerza, pero recuerda por favor; Hacemos esto por su bien, está confundida…” el chaman recupera el control a tiempo. La entidad vuelve a tratar de llegar a rastras al joven, gritos y lamentos furiosos cuando intenta arrebatarle el dije, pero Neiwa la intercepta, sus garras s posan sobre la pierna del espíritu y con el filo de sus plumas corta el resto de los hilos metálicos cubriéndola, un grito mientras Neiwa pide al Uruk poder sustentar su cuerpo para soportar la presión emocional que la azota cuya corriente, la paraliza y la retuerce sobre si mientras la brisa resopla.

El espíritu en su desespero arremete incontables veces sobre las alas ajenas, desde el suelo, la daña y rasguño, más ella misma se lastima en estos intento, Neiwa resiste y el cuerpo del chamán a su vez resiente todo, pero debe dar tiempo… Por el rabillo del ojo, su mirada por encima del hombro contembla ele espectáculo del ajeno, corrientes de energía que lo cenetran cual ojo dele huracán y lo rodean… Trasmutando y afectando a la furiosa entidad del árbol–Eso es…-“¡Genial!” “¡Este chico tiene aquella luz!” –Su corazón…- “Es impresionante… Ha logrado hacer una asimilación, un “expelió” espiritual tan solo con una unión… Empática”. Neiwa por otro lado, vé despedazada la imagen de la niña que fue en vida… Se lamenta y llora por ella, quien de cuclillas ahora clama al cielo, un alarido, gesto de dolor incesante mientras sus manos se posan sobre su larga cabellera en la expiación. Las ondas eran intensas y todo a su alrededor comenzaba a dividirse en la brusquedad del viento. –Uruk… He cumplido...- La harpía se acercó, a rastras de sus garras por el sueleo, sangre brotando de las azuladas plumas mientras sus hombros caídos mostraban el agotamiento, sus alas rodean al ajeno… Del collar lazos fantasmales, vectores y adejos de tenue luz comienzan a desprenderse, anudados desaparecen, se esfuman con la suave brisa del velo, respirando mientras iniciaba la carga empática a medida que el viento la desprende de sus plumas, cada azulada cual puntas muestra un creciente carmín, el aura que la rodea se desvincula de su piel y ahora recubre al joven –Tranquilo, sigue así- poco a poco su forma humanas volvía, más el tatuaje ahora se identificaba ente el plumaje, manos humanas como lo eran, palma latente en el brillar que ahora se ubicaba en el hombro del ajeno, drenando y ayudando aligerar su mente, intentando captar algún rastro o vestigio de la abrumadora sensación que pudiera tomar al joven, aquel torrente de energía que poco a poco se desprendía del amuleto. –Resiste, resiste…- sus brazos se deslizaron hasta las contra palma ajena cual ciego y la boca del Uruk se acerca, absorbe cual vapor la débil señal del amuleto, hasta limpiarlo, hasta que nada quedara… Librándolo de la atadura y ese amargo sabor de sentimentalismo humano… Brilla cual luz y luego llega la calma, el silencio… El susurro de la brisa y el desvanecer de la presencia.

Ninguna otra presencia se halla, la calma ha llegado… Solo el respirar y el oír de sus voces con el entorno se haya –Funcionó…- Susurra pero en su voz se encuentra la fatiga -¡Lo hiciste!- y entre una risilla un tanto agotada lleva sus brazos a los hombros ajenos, mangas casi desgarradas y sangrantes, heridas que parecen poco importarle al peliblanco, quien ahora torpemente lleva la mano al rostro ajeno, la palma tatuada desvanece aquel brillar y tantea la mejilla y nariz ajena –¡Lo has conseguido! Eso fue increíble, lo has hecho perfecto… ¿Estás bien?- Por más animado que al chamán se lo veía, algo pasaba a sus ojos… Estaban completamente ene blanco, carecía de sus iris rosados o los azulados, pero claro que el chamán no era experto en simular –Realmente has conseguido una expiación… Estoy asombrado ¡Realmente! Lograste desprenderla de su pesar, puedes entender el canal energético espiritual, debo saber tu nombre… "Joven Chamán" Ha sido un honor presenciar lo que has hecho- Ahora su rostro se encuentra viendo a la nada misma, a un costado mientras quieto aun tiene sus manos sobre él. No había miedo en la ceguera, por lo contrario, una gran felicidad lo invadía al punto de notársele cual paginas abiertas, la sorpresa y la intriga que aquel joven le genera. Le es imposible no sentir esa emoción, tanto por la ausencia espiritual, como el inevitable recuerdo de encontrar lo que es el reflejo de sus inicios, el encontrar quien siga el camino del equilibrio. Tantas cosas desea decir, pero tropezaría sus palabras, sus entidades de igual forma clamaban que se calme, que poco a poco acostumbre su vista tras el efecto del trance que la haría ha dejado, más por que desea ver el rostro ajeno, debe de conocerlo...


"Todo aquel que crea en la magia, está destinado a encontrarme"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear(?
Orunhé #cc0000 grita // Neiwa #0033cc llora // Mai Rai #ffcc33 ríe
Profesor de Artes oscuras y sacras ~ Chamán ~ Médico brujo

Cute Trance (?:

MAGIC!
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 32 Dromes : 197410
Reputación : 4
Mensajes : 137
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: There's so much to learn... [Uruk]

Mensaje por Alice Donakis el Sáb Ago 04, 2018 4:59 pm

TEMA CERRADO
Tema cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de dos meses inactivo.
Si desean volver a abrirlo pedirlo aquí.

➢ Lugar: Edificios/Universidad


Mi ship favorito <3:



Dime, ¿Cuán grande debe ser el abrazo para olvidar mi soledad?
avatar
Salón : 2 B Edad : 19 Dromes : 908991
Reputación : 47
Mensajes : 2763
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: There's so much to learn... [Uruk]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.