image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Liberando tensiones [Priv.: Scarlett]

Mensaje por Jonathan & Eijiro el Miér Nov 29, 2017 9:05 pm

«¿Qué fue todo eso? ¿De verdad hice lo que creo que hice? Dios… es todo tan extraño. No había pensado en estas cosas jamás, y ahora me encuentro enredado en mis propias palabras, involucrado en algo que jamás creí que sería posible.»

En la sala de su departamento se encontraba, caminando de un lugar a otro, mirando pasar el tiempo con todos los nervios posibles que una persona podía llegar a tener. Pensamientos incesantes, que no paraban de recorrer la cabeza de un atormentado Jonathan. Aquel que había muerto por la boca, tal cual los peces, y ahora debía cumplir. Fácil de notar que no se trataba de una persona dedicada a las reuniones.

«No debí pedirle eso. Fue muy egoísta. ¿Y ahora qué? No soy de socializar… ¿o es sociabilizar? ¡Agh, no tengo tiempo para ponerme a pensar en esta clase de cosas cuando tengo que salir dentro de unas horas!». Se revolvió el cabello con ambas manos y apretó los dientes, buscando a la desesperada una manera de calmar esos pensamientos rebuscados que sobre-analizaban todo lo que pasaba por su cabeza en todo momento. Pero no fue capaz de acallar esa duda que ahora le inquietaba, y fue lo antes posible a buscar algún diccionario que le satisficiese.

Bien… ambas son gramáticamente correctas, ¡pero no me ayuda a resolver esto en que me veo metido en estos momentos! —golpeó la mesa con el diccionario, dejándolo ahí en un brusco gesto del que luego se arrepintió. No tardó en acomodar el diccionario en su estantería, un mueble abominable en tamaño para un departamento mediano, que humillaba a todo lo demás, pero todo lo que importaba era el contenido. En sus estanterías podían verse innumerables libros de todos los tipos y tamaños, ordenados hasta el más mínimo detalle.

¿Y qué hacer con la ropa? No tengo un traje así… —dichos lamentos iban acompañados de la imagen del armario, plagado de camisas, pero ningún traje como ese. Muchos sweaters, pantalones de vestir y zapatos, pero nada parecido en lo más mínimo a las especificaciones que le dio la pelirroja. Dicho problema no comenzaba ahí, sino que en un principio fue imposible lograr abrir el correo electrónico que le había enviado. Su ignorancia con el aparato le hizo moverse entre interfaces sin detenerse, pero sin pararse a entender ni un solo instante. Veinte minutos hicieron falta para poder encontrar el lugar donde estaba “escondido” el correo electrónico, y abrirlo no fue menos difícil. Pero tras la «apoteósica batalla entre un hombre y su teléfono celular» logró hacerse con el mensaje—. Esto es horrible, no sé qué voy a hacer, ni dónde vamos a estar, ni qué vamos a comer… —una verborrea ininteligible empezó a escucharse en el departamento. Tan insistente e irritante, que se escuchaban golpes en la pared, provenientes de un vecino molesto que no podía concentrarse en sus quehaceres diarios por los soliloquios de Andreas.

Perchas y prendas volando de un lado a otro, víctimas de una conducta nerviosa y obsesiva. Ahora Jonathan buscaba olvidarse de las inseguridades que la salida le provocaban buscando algo decente que ponerse, que se asemejase mínimamente a aquello que le habían pedido. Así fue cómo estuvo rechazando sweaters, jeans, camisas y demás. No fue una predilección especial, ni tampoco un descubrimiento radical, pero en el momento en que vio aquella chamarra blanca, esa playera celeste y los pantalones negros no hubo duda alguna. «Esto es, de lejos, lo más parecido a lo que puedo aspirar con esta falta alarmante de tiempo. Peor es nada, supongo.» Y así, convencido a medias de su decisión, se vistió con aquello, esperando que fuese la mejor decisión posible para el suceso repentino y esperado.

Vestimenta:

Los nervios estaban presentes, por sobre cualquier otra sensación, en el pensamiento común de Jonathan. Tardó en caer en consideración de que tendría una salida con Scarlett, y en su afán de mantener todo bajo control y estar siempre preparado al detalle con tiempo de sobra estuvo desde las 6:30pm con todo preparado, como el que más.

Durante largo tiempo después su única actividad fue estar sentado en su sillón de lectura, con los brazos apoyados en los apoyabrazos, terminando en unos dedos que agarraban el tapiz con impaciencia. Durante treinta minutos no hizo más que mirar el reloj de pared que estaba frente a él, observando ese movimiento insufrible por su lentitud de la aguja más delgada. Segundo a segundo, todo lo que se escuchaba en la habitación era un constante «tic tac», junto con una respiración que hacía lo posible por no mostrarse sobresaltada. Una distracción insana para engañar a esos nervios que asediaban sin descanso. Se hicieron las 7pm, y la manera en que se puso de pie era más propia de un autómata programado, sincronizado para ponerse de pie en el mismo instante en que la aguja llegaba a marcar el giro completo. Y así, a pesar del tiempo de sobra estimado de veinte minutos que tendría al llegar, emprendió su marcha al salir del departamento.

Para asegurarse de que llegara a tiempo tomó un taxi, y durante todo el viaje no hacía más que preguntarse si aquello que estaba ocurriendo era algo de verdad. «No estoy seguro de esto… me preocupa lo que pueda pasar, o dónde vayamos a ir.» La ansiedad casi podía respirarse luego de cada exhalación de Andreas. Bajar del taxi frente a la tan mencionada calle dentro de su mente no ayudó en ningún momento. Ahora las luces y los sonidos estimulantes lo tenían agobiado, intentando escapar de todo ese bullicio de gente que iba y venía de un lado a otro. Desorientado, caminaba de un lado a otro, intentando mantener la compostura y el equilibrio, pero su gesto no mostraba más que un símil de un animal encandilado por luces destellantes, a punto de estallar ante lo desconocido o dañino.

Lo sabía, no debí venir. Este lugar es horrible —se decía a medida que iba caminando a los empujones entre la gente, o mejor dicho, se tambaleaba de un lado a otro, haciendo que la gente lo atropellase cada dos por tres. Sin siquiera haber puesto un pie en ningún local, ahora aparentaba estar ebrio e incapaz de mantener su propio equilibrio.


○ [Jonathan Andreas] ahora es [Jonathan & Eijiro]
avatar
Salón : 2 B Dromes : 45233
Reputación : 3
Mensajes : 43
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Liberando tensiones [Priv.: Scarlett]

Mensaje por Scarlett Mark el Jue Dic 28, 2017 11:41 am

“Todo saldrá bien” fue su último pensamiento antes de quedarse profundamente dormida. Las horas pasaban y la pequeña pelirroja aun se encontraba dormida, un sonido extraño el saco de su profundo sueño, era el sonido de su móvil al parecer alguien la estaba llamando, se levanto toda perezosa a contestar.

“Hola”- contestó toda con algo de sueño. “si no llamo no te dignas en llamar”- una gruesa voz se escuchaba en la línea telefónica, por el cuerpo de Scarlett recorrió cargas eléctricas haciéndola despertar por completo. Nada de eso – trato de sonar tranquila- Bueno hija te llamaba para decirte que tu mesada ya está depositada, por favor se consciente con tus gastos. Te quiere tu padre, pasa buena tarde- informó el señor padre de la pelirroja. Grac…- no alcanzo a despedirse debido a que su padre rápidamente colgó la llamada.

Suspiró pesadamente antes de levantarse de la cama – seguro estaba en presencia de su otra esposa – dejo de pensar en aquello y se fue a alistar para la salida que tenía con el peliazul. Después de darse una corta ducha se acercó a su ropero para poder sacar alguna prenda decente, sacó una gran variedad de vestidos, la ocasión daba para ponerse vestidos. Mientras se iba probando los vestidos la pelirroja se miraba al espejo que tenía en frente de ella – hmm muy serio – se sacó el vestido que tenia puesto y se puso uno morado que llamó su atención hace unos momentos. – Nada mal, espero que no sea muy revelador – se miraba fijamente en el espejo – Decidido con este voy- se puso a realizarse los últimos retoques en su peinado y maquillaje, puso su atención en estar perfecta para esa noche que no se percato de la hora, por su ventana la luz de la luna empezaba a invadir su cuarto, Scarlett tomó su celular y pego un brinco del susto era pasada las 18:30 pm, estaba muy tarde para la salida de esa noche.

Tomó una cartera pequeña, su móvil y se puso los zapatos como pudo, tomó el primer taxi que pasaba por el lugar y le indico que la llevase hacia la calle de los bares y discotecas. “espero que no se enoje por la impuntualidad” fue el pensamiento de la pelirroja.
El trayecto hacia su destino fue algo lento y la pelirroja se desesperaba, eran las 19:30 cuando llego al lugar acordado, las calles eran muy animadas, se veían grupos de personas por las calles y entrando hacia los bares, mayor fue su sorpresa al no encontrarse con el peliazul por el lugar, se imaginaba que pasaría algo así, debido a que, ella había llegado muy tarde, evitando ponerse triste empezó a caminar por el lugar, al menos tomaría una copa y luego se iría a su casa para preparar las disculpas hacia su profesor. Caminaba por la animosa calle, los hombres le lanzaban piropos a la pelirroja pero esta ni se inmutaba en hacerles caso, solo quería encontrar un buen lugar para divertirse, mientras caminaba su atención fue fijada en una persona, estaba caminaba algo perdida, parecía como si estuviera ebria, esa persona caminaba de frente a Scarlett. Se le hacia muy familiar aquella persona – Hey – trato de llamarle.

Rápidamente la pelirroja se acerco y lo tomó por el brazo – Andreas, pensé que te habías ido – dijo una vez después de reconocerlo- ¿Estás bien?, te ves algo mal – se lamentaba Scarlett.
avatar
Dromes : 44474
Reputación : 4
Mensajes : 32
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Liberando tensiones [Priv.: Scarlett]

Mensaje por Jonathan & Eijiro el Dom Ene 21, 2018 10:00 pm

Pensamientos fugaces pasando por su cabeza, metiéndolo en un debate interno. El paradigma de su presencia en ese lugar, tan atípico a él, tan incompatible. Y no podía parar de preguntarse qué le había convencido de acceder. ¿Bajo qué pretexto se convenció a sí mismo de vestirse de esa manera y salir a un lugar como ese? Para un asocial como él, cuyas relaciones públicas se reducían a cruzar palabras eventuales con otros profesores, e impartir sus lecciones, ese ambiente era hostil. Las personas a su alrededor le ignoraban, pero ver tanta gente, tan cerca, le producía una sensación de sofoco. Poco podía hacer frente a esto. Estaba sudando, a punto de caer ante el pánico. Como una presa acorralada por un cazador, que corre y corre, intentando escapar a ese destino cruel, Jonathan caminaba, intentando apartarse de ello. En su mente no cesaba de repetirse lo mismo.

«No debí venir.»
«No sé qué hacer en este lugar.»
«¿Dónde está Scarlett? Tengo que decirle que me voy.»

Y así por un largo rato, de diferentes formas, y sin poner un pie firme en tierra para pararse a pensar en sus propias palabras. Por un momento lo intenta. Nada. No hay más que nervios sociales. Ver tanta gente a su alrededor, que aunque no le presta atención, le produce un sentimiento de represión sobrecogedor. Siente deseos de abrazarse a sí mismo, pero se contiene de hacerlo. Siente que recaer en ello le hará peor, rebajando la imagen a un punto donde las personas, casi como monstruos a sus ojos, se aprovecharán de él al verle más débil de lo que ya se encuentra. Cada paso que da le hace tambalear, y la vista se le torna borrosa.

El bullicio que le rodea es ininteligible para él. Las personas hablan, se ríen; algunas maldicen, cuentan anécdotas; otras llaman a alguien a lo lejos, o tal vez a lo cerca; esas voces le rodean, casi que le atormentan. Es ese sentimiento de encontrarse encerrado, como una claustrofobia social, que le hace sentir asfixia. No es algo real, pero el sudor de su frente lo hace sentir así. Esa respiración agitada que aumenta cada vez más, y lo empuja a seguir caminando en busca de la salida. No está en un espacio cerrado, pero ver tanta gente haciendo cola para entrar a la discoteca, y que de repente esta gente le haya rodeado, le produce el suficiente rechazo como para correr… si tan sólo pudiera hacerlo entre toda esa multitud.

Aquella voz, más familiar que la de todas las demás, empieza a perseguirle. Es una voz que conoce, que ha escuchado, pero no distingue de quién es. No puede parar de caminar agitado, casi huyendo de esa paranoica sensación de ser perseguido. Así se siente, pero no se atreve a mirar hacia atrás para comprobar que sus impresiones son más reales y palpables de lo que se imagina.

«No puedo.»
«Sabía que iba a pasar esto.»
«No puedo hacerlo.»

Desvaría dentro de su cabeza hasta que la voz que escucha detrás suyo se hace más firme, más nítida y distinguible. No es capaz de reconocerla, sin embargo. Se trata de la voz de alguien que rara vez escucha, y es natural que no pueda reconocer en ella a aquella que le citó a ese lugar. Necesitóse darse la vuelta para ello. Su expresión es casi lamentable, con toda la cara sudada, traspasando parte de esa transpiración a algunos mechones de cabello desaliñados que caen por su rostro. Los ojos bien abiertos, como si hubiese visto un fantasma, y una agitada respiración marcada por el movimiento incesante de su pecho.

S-scarlett… —titubea por momentos, hasta que las ideas en su cabeza se ordenan lo suficiente—. Lo siento mucho, n-no puedo quedarme. Hice mal en venir, yo no puedo hacer esto —intenta hacer una reverencia, pero lo hace rápido por sus nervios, e intenta retomar camino—. S-sé lo mucho que te lo pedí… pero hay mucha gente… no me siento cómodo aquí.


○ [Jonathan Andreas] ahora es [Jonathan & Eijiro]
avatar
Salón : 2 B Dromes : 45233
Reputación : 3
Mensajes : 43
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Liberando tensiones [Priv.: Scarlett]

Mensaje por Scarlett Mark el Mar Feb 27, 2018 10:55 am


La pelirroja estaba muy preocupada por su profesor, se veía tan abatido, tan frustrado de estar en medio de tanta gente, aquellas personas no eran para nada amables, ellos con tal de divertirse les importaba un comino los demás, y allí estaba el en medio de un gran escándalo que hacían las personas para divertirse, al voltearse el peliazul la joven Scarlett se dio cuenta de lo mal que la estaba pasando en medio de tanta gente – Por favor primero respira y trata de tranquilizarte – se acercó para tomarlo del brazo y así poder salir hacia un lugar más tranquilo, debido a que a Andreas le estaba a punto de dar algo.

No digas que no debes estar aquí o te lamentes de estar aquí, solo déjate llevar y disfruta – lo llevó hacia un callejón, allí por lo menos no había ruido y las personas ni notaban quienes estaba allí. La pelirroja tomó entre sus manos las mejillas del joven Andreas – mírame – le suplicaba ya que este no quería reaccionar, estaba ideando un modo de poder tranquilizarlo, él estaba tan inquieto – solo mírame, al menos vamos a disfrutar un rato- hizo una pausa- lo que trato de decir si ya estás aquí al menos vamos a un karaoke o un bar a pegarnos unos tragos- miraba sus orbes negros- para que luego no te lamentes de que no hiciste algo como esto aún cuando eras joven- acarició sus mejillas- se que puede llegar a ser un vicio esto, pero si sales con amigos te juro que es muy divertido disfrutar entre todos pero ahora estás conmigo, así que trata de disfrutar- depositó un beso en su mejilla y luego lo soltó- además te debo confesar un secreto, es la primera vez que vengo a un lugar como este – le confesó su secreto el cual era verdad, la guapa pelirroja solo le hacía a las cosas frikis nunca en su vida se imaginó visitar un lugar como en el que estaban ambos, así que esperaba que reaccionara bien ante su confesión y no se vaya a arrepentir de estar con ella o contar con ella para hacer cosas que nunca se había atrevido en su vida.

Así que no debes temer, los dos somos “primerizos en esto” – tomo su mano para ponerse en marcha- te prometo que será divertido, al menos la parte del karaoke a mi me gusta mucho cantar, en la ducha soy una gran artista-bromeó mientras caminaba agarrando fuerte su mano para que no se vuelva a escapar- sé que no he hecho esto pero siempre he pensado que si aprendes algo nuevo será divertido, además siempre piensan que soy la típica chica que sale a divertirse y cosas así pero la verdad es otra prefiero la comodidad de mi cama y comer muchas frituras – río con lo último que dijo- yo pienso que debes sonreír más y así harás muchas amistades- le recomendó la pelirroja.
avatar
Dromes : 44474
Reputación : 4
Mensajes : 32
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Liberando tensiones [Priv.: Scarlett]

Mensaje por Jonathan & Eijiro el Mar Mar 06, 2018 8:52 pm

No puedo, lo siento. No me siento cómodo, no quiero quedarme en este lugar. No pertenezco aquí, no sé qué hacer. Hay mucha gente, me mareo, me siento mal. Por favor, déjame irme. No debí pedirte ayuda, lo siento. Quiero irme a casa, Scarlett, déjame irme, por favor —y así, continuó repitiendo varias veces.

Sus balbuceos nerviosos no cesaron, a pesar de que la mujer de cabello escarlata lo hizo a un lado de la multitud y lo llevó a un lugar más tranquilo. Allí, finalmente, hizo silencio, intimidado ante esa mirada por alguna razón.

Esa fue la primera vez que vio tan de cerca el rostro de Scarlett. Los labios le temblaron, por el reflejo impulsivo de continuar con su verborrea neurótica. Él no lo notó, pero un leve rubor le coloreó las mejillas. Se amedrentó al verla tan cerca, volviéndose incapaz de hablar durante el momento en que ella hizo lo propio para calmarle. Sus manos también temblaron.

«¿Qué hago? ¿Tengo que tomarle las mejillas a ella? ¿La abrazo? ¿Querrá que la bese? ¡¿Va a besarme ella a mí?! ¡Rayos, apenas puedo pensar con tranquilidad! ¡Cálmate, Jonathan, maldita sea!»

L-lo siento… debo ser un auténtico incordio para ti… —agachó la mirada.

Luego de respirar profundamente, entró en un estado de desánimo muy profundo. No pudo sostenerle la mirada a Scarlett por mucho tiempo, avergonzado por su actitud tan cobarde y quejica, mientras que ella le ayudaba a mantener la compostura. Se sintió mal, porque no estaba correspondiendo a ese gesto, a la ayuda que ella había accedido y que él, después de todo, había pedido en primer lugar.

No me gustan los lugares con mucha gente… —confesó, aun sabiendo que eso se había dado a entender momentos antes.

Ella continuó hablando, y él no hizo más que quedarse en su lugar. No volvió a cruzar su mirada con ella. Al bajar la mirada se cruzó con los pechos de Scarlett, y por eso subió la vista de nuevo hasta su mentón. Un lugar neutral, más seguro. Un lugar que no le dejara pensar en locuras, ahora que ambos estaban en un callejón.

No obstante, levantó la mirada momentos después.

P-pero… creí que eras de la clase de gente que frecuentaba las fiestas. ¿J-jamás? —preguntó, visiblemente sorprendido.

«Se ve como todos los demás aquí… creí que una mujer como ella estaría de fiesta todos los fines de semana, disfrutando de estas cosas. ¿No es así?»

El sorpresivo mensaje fue tan fuerte que apenas notó el beso en su mejilla al momento en que ella se lo dio. Cuando le soltó, se tocó la zona, dándose cuenta de lo que había sucedido. Perplejo, se quedó mirando la mano con que tocó el «beso». Tan atontado quedó, que ella le tomó de la mano y no se dio cuenta. En otras circunstancias, habría sufrido de la misma actitud vergonzosa que había demostrado.

Supongo… —le respondió en voz baja, siguiéndole sin rechistar. Bajó la mirada al ver su mano junto a la de Scarlett.

«Estoy reaccionando muy tarde a todo… ¿qué es lo que me pasa?»

Nunca fui bueno haciendo amigos. No soy bueno en eso —replicó en tono desanimado, casi depresivo. Yo creí que lo eras… eres muy bella para vivir así —tardó varios segundos en comprender que, lo que él creyó que había pensado, lo dijo en voz alta verdaderamente.

El rostro se le enrojeció hasta las orejas. Estaban dentro del karaoke cuando lo dijo, apenas pasando la puerta. Todo el cuerpo se le paralizó, como si su cerebro se hubiese ausentado por momentos.


○ [Jonathan Andreas] ahora es [Jonathan & Eijiro]
avatar
Salón : 2 B Dromes : 45233
Reputación : 3
Mensajes : 43
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Liberando tensiones [Priv.: Scarlett]

Mensaje por Scarlett Mark el Jue Mar 08, 2018 9:00 pm

No sabía realmente como pudo decirle todo aquello a aquel hombre, ni que la vida de la pelirroja fuera tan divertida, no se consideraba ni buena amiga ni nada, a pesar de eso ella podía dar buenos consejos, quizás sea debido a todo lo que veía, a veces el leer te abre muchas puertas hacia el mundo, debido a que, llenabas tu mente de gran conocimiento, a partir de eso ella analizaba la situación y podría opinar al respecto, pero a veces simplemente podría sonar vacío porque simplemente ella no lo vivió o no había pasado por eso, asi que si podría llegar al corazón de las personas con sus palabras para ella ya era un gran logro.

Negó con su cabeza a todo lo que decía- No debes encerrarte en tu mundo, ya te lo dije hay veces en las que nos llegamos a arrepentir de todo lo que no hicimos cuando tuvimos la oportunidad- le comentaba aquello porque había veces en los que ella se arrepentía de no haber hecho algunas cosas. Mientras caminaba escuchaba todo lo que él le decía, empezó a reír en la parte en donde la mencionaba a ella – mucha gente cree lo mismo, debido a que soy una persona muy feliz y extrovertida, me llevo bien con los demás no discrimino a nadie, llego a ser un poco loca solo un poquito – bromeó- pero a veces se llevan la gran sorpresa, no todo es lo que parece- hizo una pausa- soy una caja llena de sorpresas – guiño el ojo, siguieron avanzando por las calles llenas de gente listas para empezar la diversión.

Nunca es tarde para volver a empezar, ¿Verdad? – preguntó mirando a sus ojos- yo realmente creo que puedes hacer muchos amigos y si no yo me ofrezco a ser tu amiga incondicional- le dedicó una hermosa sonrisa.


En aquellos momentos la pelirroja se sentía muy bien, no sentía nada de vergüenza de aquel primer encuentro, por ahora se preocuparía en ser su amiga y solo eso, si más adelante “surgía el amor” ella estaría muy feliz, pero eso podría ocurrir o no muy en el futuro.

La pelirroja buscaba con su mirada algún lugar tranquilo para pasar los dos, logró encontrar un karaoke en donde te daban como cuartos para divertirte con tus amigos. – Llegamos, ¿Listo? – preguntó mirándolo mientras soltaba sus manos, el dueño del lugar los llevaba hacia un cuarto karaoke en donde podrían cantar todo lo que quisieran sin molestar a las demás personas con las canciones que canten esos dos, además tenían la posibilidad de pedir comida y las bebidas que ellos quisieran. El dueño del lugar los dejo dentro de aquella habitación y les dio una Tablet con una aplicación para que pidieran todo lo que ellos quisieran.

Bueno, es momento de disfrutar – admiraba el lugar, el cuarto contaba con un plasma, micrófono, una mesita de centro y muebles que quedaban muy bien por el lugar. – Escogí este lugar para que no te sientas incómodo con las demás personas, podremos hacer el ruido que queramos y tomar todo lo que queramos- dijo feliz- yo por ahora voy a cantar – informó para luego coger la tableta y escoger una canción para poder cantar.

avatar
Dromes : 44474
Reputación : 4
Mensajes : 32
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Liberando tensiones [Priv.: Scarlett]

Mensaje por Jonathan & Eijiro el Dom Mar 18, 2018 1:29 pm

La presencia luminosa y alegre de la pelirroja contrastaba mucho con su personalidad decaída y algo apagada. Jonathan podía darse cuenta sólo con imaginarse a su lado, como un cristal opaco junto a una lámpara con brillante luz. Estaba perdido en esa idea, mirando a Scarlett con gesto embobado. Esa imagen le estremecía el pecho y le ponía nervioso. Se sentía amedrentado por esa alegría, tan fuerte y sorprendente.

Supongo que esperaba algo predecible de ti… —murmuró.

Estaba sintiendo el corazón latir con fuerza, pero sintió un poco de calma. Ella no parecía haber prestado suficiente atención a lo que dijo antes, que tanto le había avergonzado. La conversación la seguía con absoluta normalidad, y se dio cuenta de que seguir pensando en lo que dijo complicaría más las cosas para él.

G-gracias… por todo, de verdad gracias —al responderle le esquivó la mirada, sintiéndose incapaz de sostenerla frente a esa sonrisa radiante, llena de una vida que sentía que le hacía falta.

«Tengo que hacer algo… tengo que decir algo… va a pensar que soy un tipo raro, y se va a aburrir de mí si no le digo nada. ¡Di algo, Jonathan! ¡Ella te trata de esa forma tan amable y tú sólo le dices eso! ¡¿Qué tienes en la cabeza?! ¡Dile algo

Ambos entraron a una sala de karaoke que estaba absolutamente vacía. Se sintió aliviado luego de ver tanta gente a su alrededor. Ahora el ambiente era más silencioso y tranquilo, pero se dio cuenta de que estaba con Scarlett. Ambos solos, en una habitación cerrada, no provocaron un buen efecto en su cabeza, que tomó de nuevo esa maniática costumbre de pensar demasiado.

«No puede ser… ¡¿tenía que ser cerrado?! Estoy con ella. ¡¿Qué hago ahora?! Sólo vamos a cantar y tomar algo, ¿verdad? ¿Verdad? No tiene por qué pasar nada más. Ella sólo es una estudiante que se ofreció a ser mi amiga. N-no pasa nada más que eso, ¿verdad?»

Se hizo un silencio en su mente, interrumpido por las palabras de Scarlett, que le sacaron de ese abismo mental en que solía adentrarse cuando estaba nervioso.

G-gracias. Lamento todas las molestias que te he causado, Scarlett —se disculpó, agachando la cabeza mientras se sentaba en el sofá de la habitación.

Allí estaba, junto a la pelirroja, observando con detenimiento cada uno de sus gestos. Toda esa euforia que le avasallaba, mostrando frente a sus ojos una actitud que él nunca supo tener. Había tomado la delantera, ansiosa por cantar en primer lugar. Jonathan no supo qué hacer. No había más nada en esa habitación que le permitiera distraerse. La pantalla frente a él era un estímulo, pero la ignoró por completo.

Su atención se había fijado en la muchacha, una vez más. Sin saberlo, se perdió en la mirada enérgica y jovial de esta; en esas expresiones llenas de vida que le hacían latir el pecho; en todo lo que ella representaba, tan opuesta a él. Por momentos, su mente se ausentó. Había dejado de pensar, para detenerse a contemplar en un silencio, tanto externo como interno, a la estudiante con quien estaba.

«No pasa nada más que eso… ¿verdad?» se preguntó, una vez más, dudando de la seguridad que intentaba darse a sí mismo.

Tragó saliva y volvió a agachar la mirada. Se puso a jugar con sus dedos, dando giros con los pulgares para enfocar su atención en otra cosa. Estaba algo encogido en sí mismo, intentando contener esos pensamientos que le estaban dando tantos conflictos.

¿Qué vas a elegir? —le preguntó en voz baja.


○ [Jonathan Andreas] ahora es [Jonathan & Eijiro]
avatar
Salón : 2 B Dromes : 45233
Reputación : 3
Mensajes : 43
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Liberando tensiones [Priv.: Scarlett]

Mensaje por Scarlett Mark el Lun Abr 02, 2018 5:30 pm

Seguía pasando la gran lista de canciones que le presentaba de opciones aquella tableta, “espero que tengan el álbum completo de la nueva banda que empecé a escuchar”, pensaba muy ansiosa la pelirroja. – por favor, no soy nada predecible – una risa se escapó de sus labios, las personas solo miraban el exterior y veían a una alegre y sensual jovencita, pero nadie se percataba del interior – no se debe juzgar solo con la apariencia – miró fijamente a los ojos de Andreas por un momento- total una persona te puede sorprender, para bien o para mal – comentó antes de volver su mirada nuevamente en la Tablet.

La banda que actualmente escuchaba Scarlett se llamaba “in NO hurry to shout”, las letras de las canciones te mostraban una realidad en la que parecía tener sentido, quizás por el simple hecho de que a veces tenía aquellos sentimientos que las canciones expresaban, por esa razón esa banda se estaba convirtiendo en su favorita. Pasaba feliz sus dedos por la Tablet, ya estaba llegando a la letra I – no tienes por qué agradecer, solo diviértete, solo por existimos los dos y nadie más– mientras prestaba atención a la Tablet, aun estaba atenta a lo que dijera Andreas, allí se aplicaba el dicho de que las mujeres pueden hacer muchas cosas a la vez, río por eso. Al fin había llegado a la letra I- lo encontré – su sonrisa aumentó al encontrar la canción que estaba buscando.

Se levantó de su asiento para posesionarse del micrófono – prepárate para esta mala voz- bromeó - espero que no salgas corriendo – con la Tablet aun en la mano, dio clic en la canción “Canary” acto seguido lanzó la Tablet al asiento más cercano. Una fuerte melodía empezó a resonar por todo el lugar, la pelirroja estaba un poco nerviosa, ¡con sus manos temblorosas tomó el micrófono fuertemente - Habatake!  -gritó con todos sus pulmones antes de empezar cantar.

Canary:
Netemo sametemo saezuru no
Atashi marude kanariya
Hikaru amai risou no naka
Netemo sametemo tsuibamu no
Nannimo kowakunai ya
Nemuru amai mitsu no soko

Utatteireba sore de suteki na no
Dakara koko no isasete
Sakendeireba sore dake de muteki na no
Dakara akenaide onegai!

Ochiteku no, massakasama ni

Riaru to kuukyo no nami ni
Nomikomarete
Choko to miruku to kyandi subete sarawarete

Nagare nagasare mezameru no
Atashi no na wa kanariya
Moreru amai uso wa kara
Nafare nagasare mogareru no
Mou hane nanka nai ya
Fukeru amai yoru no soko

Me somuketereba sore de yokatta no ni
Dakara koko ni ita noni
Yokei na koto wa shinaide yo atashi wa ne
Koko ga dokodatte, utau no!

Maiagare
Mahou toketemo
Nureta tsume de garakuta hajiki warai
Gumi to taruto to kuriimu zenbu kechirashite

Tobitate ima

Utatteireba sorede suteki na no
Dakedo are wa iranai mou
Sakendeireba sore dake de muteki na no
Dakara hotteoite, onegai!

Mezameru ko
Atashi no naka de
Uzuku no yo
"Kaibutsu" ga ne?

Doku mo koi mo marunomi shite kuchi o akete
Hane nadk nakutemo utau
Tooku tooku e to

Maruhadaka demo ii moi kowaku wa nai wa
Utau no yo atashi kanariya





Sentía la adrenalina de aquel momento, cantaba sin parar, en esos momentos se sentía con tanta energía y la única manera de pararlo era cantando aquella canción.
avatar
Dromes : 44474
Reputación : 4
Mensajes : 32
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Liberando tensiones [Priv.: Scarlett]

Mensaje por Jonathan & Eijiro el Mar Abr 10, 2018 10:02 pm

Sus inquietudes fueron desvaneciéndose poco a poco. El corazón en su pecho a latir con menos intensidad y velocidad. El gesto en su rostro a volverse más apacible y calmado. Pero aunque todo aquello fuera desapareciendo de a poco, ese mínimo permanecía fijo. Se sentía encerrado, aunque estuviese lejos de estarlo, a solas junto a Scarlett.

No pudo evitar recordar lo que había pasado la última vez que ambos se quedaron por completo solos. Y, esta vez, el ambiente se prestaba más intimista, fomentando una imaginación hiperactiva de malas intenciones. Pero se frenó a tiempo, plagado por estímulos más que suficientes para provocar en él reacciones que, aun si no se le descubrían, le avergonzarían por el resto de su eternidad.

Jonathan no podía comprender la liviandad de Scarlett, que ignoraba ese hecho hasta el punto de no dar siquiera un atisbo de atención a este. Ella sólo cantaba, soltando una intensa ráfaga de palabras que desconcertaba no por esa pasión, sino por la carencia de inhibición. Llegó a dudar sobre su propio ser. Intentó, pero no pudo imaginarse a sí mismo de esa forma. Ni siquiera con aquellas canciones que más le apasionaban habría sido capaz de liberarse con tanta efusividad. La vergüenza se comportaba como un ancla encadenada atada a su cuello, que le obligaba a ir con la cabeza gacha a todo sitio.

La canción terminó. Sólo en ese momento se dio cuenta de que había estado mirando con tanta atención a Scarlett que cuando la música finalizó, todo ese silencio le apabulló hasta traerlo de nuevo a la realidad.

V-vaya… —recuperó el aliento, retenido durante casi la mitad de la canción. Su respiración fue afanada por la impresión repentina—. Cantas muy bien… no esperaba eso… —quiso decir otra cosa, pero se contuvo, por miedo a ofenderla. Sus palabras no eran tales, pero las reacciones que imaginaba le preocupaban.
«Es muy expresiva… se ve algo raro, creo…»

Por un momento, estuvo sintiendo esa adrenalina que recorría el cuerpo ajeno. Se sentía animado, contemplando esa demostración tan viva de un karaoke. No tenía una mala voz, y aunque pudiese desafinar un poco, la pasión que dedicó a esa canción arreglaba cualquier fallo. Lo tapaba, como si no estuviera, o no se quisiera ver. Jonathan estaba perplejo, asombrado por muchas razones. No lo comprendía. No podía comprender a qué se debía ese atractivo que encontró en un karaoke que no era perfecto, atrapándolo a prestar atención a cada gesto, a cada palabra.

Jeh… sí que te gusta esa banda… —le mencionó con timidez. Una sonrisa de lado y sus dedos entrelazados, con una postura cerrada sobre sí mismo que adoptó luego de recobrar la atención en el exterior y no sólo en Scarlett.


○ [Jonathan Andreas] ahora es [Jonathan & Eijiro]
avatar
Salón : 2 B Dromes : 45233
Reputación : 3
Mensajes : 43
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Liberando tensiones [Priv.: Scarlett]

Mensaje por Scarlett Mark el Lun Abr 16, 2018 7:46 pm

Cantaba con tanto sentimiento aquella canción, no importaba si se quedaba sin voz después, realmente esa música la llegaba y aprovecharía esta oportunidad para cantar hasta quedarse sin aliento. De igual manera no le importaba que descubran que era otaku, en este caso que su profesor lo descubriese, un secreto de dos personas puede guardarse, así que por ese lado la pelirroja estaba tranquila y disfrutaba de todo lo que esta noche pudiese brindarle, ahora solo le importaba cantar y pasarla bien, además de enseñarle a su profesor todo lo que había aprendido en toda una noche, puede que no sea fuente confiable pero de alguna u otra manera el ver vídeos servían de algo, además algo es algo para alguien que no sabe nada del tema, después de todo el aprender se aplicaba en todo, ya sea lo bueno o lo malo.

La canción estaba llegando a su fin, agarró el micrófono con mucha fuerza antes de cantar la parte final y así o hizo canto con todas sus fuerzas y la canción llegó a su fin, una gotita de sudor cayó por su rostro, en ese instante Scarlett dejó el micrófono en su lugar y se dirigió a tirarse en el sofá más cercano – esto ha sido muy cansado – dijo mientras regulaba su respiración – yo tampoco me lo esperaba, siempre canto en la ducha – hizo un broma, agarró la botella de agua que se encontraba en la mesa y procedió a beberla, se bebió media botella – vaya esto si es realmente cansado, me emocioné al cantar canción – confesó Scarlett mientras soplaba suavemente tratando de recuperar su compostura.

Cerró sus ojos para tratar de descansar un poco y luego continuar con la diversión. Un silencio nada incómodo invadió el lugar, por una parte, la pelirroja estaba tranquila porque así podría descansar un poco. Un gran suspiro salió de su boca – ha sido increíble- regresó a mirar a Andreas, ahora estaba completamente recuperada y con todas las ganas de conversar y divertirse. – Si me encanta esa canción, le tomé el gusto después de ver un anime, además de que su letra expresa libertad y eso me encanta- confesó – aunque no lo creas soy bien fanática de la animación japonesa, eso me convierte en una otaku – hizo una pausa- aunque no estoy tan loca como las otakus actuales, ni digo soy una nekita kawai desu ne – trataba de aguantar la risa ante lo que decía, en la actualidad se podía ver una sociedad otaku algo tóxica, por el simple hecho de que las personas no entendían el concepto de ser un fanático y actuaban de manera rara, pero Scarlett era distinta era una Otaku sana, le gustaba inclusive haces cosplay, a ese pasatiempo le dedicaba todo su esfuerzo y tiempo, le gustaba que las cosas siempre le salieran bien, se podría decir que era algo perfeccionista.


Ha puesto a que no te lo esperabas
– miraba atentamente a Andreas, le gustaba ver alguna de sus reacciones, realmente le parecían divertidas.

avatar
Dromes : 44474
Reputación : 4
Mensajes : 32
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Liberando tensiones [Priv.: Scarlett]

Mensaje por Jonathan & Eijiro el Vie Mayo 18, 2018 10:27 pm

Sí que lo fue —le dijo su profesor. Ella había demostrado un nivel de emocionalidad asombroso, dejando boquiabierto a Jonathan durante el tiempo que la canción duró. La pasión con la que Scarlett había plasmado cada una de las palabras, ante cada nota y tono distinto, tomó los conceptos que el joven de cabellos azules tenía sobre ella y los alteró de una forma casi inmediata.

Tampoco soy muy capaz de entender a la gente… —murmuró por lo bajo.

Su experiencia en ese ámbito era más bien poca. Mostrarse reacio a las charlas ocasionales, incluso con sus compañeros de trabajo, le había privado de la experiencia social. Carecía de conocimientos externos a su trabajo, incluso cuando tenía que socializar. Tenía muy presente que, para él, formar etiquetas o descubrir a la clase de persona que tenía enfrente era más difícil. Necesitaba valerse de detalles explícitos, como el arrojo que la muchacha expresó en la canción. Al menos, ahora podía entender un poco más de quien estaba junto a él. La imagen mental que él tenía sobre ella era ligeramente diferente a lo que antes había concebido, ya una vez abandonó la sospecha de que tan sólo se trataba de una pervertida a la que le gustaba jugar con la gente en lugares públicos. Sin embargo, seguía preguntándose lo que pasaría por su mente para cometer tales cosas.

«Quiero preguntarle tantas cosas. No me deja de perseguir la sensación de que podría molestarse si lo hago, o podría volver muy incómoda la situación. Vamos, piensa en algo. Ella está ahí, esperando una respuesta. No se me ocurre nada. ¡Soy un desastre! ¡No puedo ni mantener una conversación medianamente sana! ¡Piensa en algo, Jonathan!»

Se hizo un silencio. El hombre de pelo azul agachó la cabeza, dejando que su mente se inundara en los pensamientos llenos de adrenalina y desesperación, en la búsqueda de un tema de conversación con el que mantener la situación en orden. Pero era tarde. Ya se había generado una interrupción. El karaoke parecía divertido, pero no se movió del lugar. Le asustaba hacer el ridículo, y un sentimiento de intimidación empezó a formarse en su pecho luego de ver el “concierto” de la fémina. Sintió que nada de lo que hiciera sería remotamente comparable a lo que ella hizo, y le asustaba la idea. El rechazo se hizo más fuerte, como una pesada carga que le ató a su asiento.

«¡Di algo! ¡Ella está mirando porque espera que digas algo! Dios, no sé qué hacer… Esto es terrible, ¿de qué puedo hablar? ¿Del clima? ¿Y cómo sigo luego de eso? No veo televisión, ni voy al cine, o hablo de gente en general. ¿Y si le hablo de las clases? No, probablemente la aburra si le cuento de estas cosas en horario extra-escolar. ¡¿Entonces?! ¡Piensa algo, torpe! Ay, no puede ser, estoy perdido. ¡Va a pensar que no estoy interesado porque no digo nada!»

Su mente iba más rápido de lo que su boca podría moverse. Las ideas iban y venían, intercaladas por una larga serie de desvaríos, dudas y problemas que él mismo intentaba resolver mentalmente.

N-no entiendo de lo que me hablas, pero su-supongo que está bien —rio. Difícil sería que ella no se percatara de los nervios salían casi como si los vomitara.

Levantó la cabeza, pero sólo por unos segundos. La volvió a agachar, escondiéndose con los mechones de cabello que colgaban y sombreaban su rostro. Su voz apenas se escuchaba. De repente, empezó a murmurar tan bajo que, de no ser porque pensaba antes de hablar, ni él mismo se entendería. Continuó así, soltando las palabras de su boca, aunque estas no fuesen fáciles de entender ni siquiera prestando atención.


○ [Jonathan Andreas] ahora es [Jonathan & Eijiro]
avatar
Salón : 2 B Dromes : 45233
Reputación : 3
Mensajes : 43
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Liberando tensiones [Priv.: Scarlett]

Mensaje por Scarlett Mark el Vie Mayo 25, 2018 11:44 pm

Cuando Scarlett empezaba a hablar, no habría nadie quien la parase, hasta que ella mismo se diese cuenta de lo que pasaba a su alrededor, ponía mucha pasión en lo que comentaba a la gente, por el simple echo de que lo ha vivido y sin duda eso eran experiencias que quería compartir con la gente, pero no todo el mundo lograba entender, aunque lo intentase mucha gente, ella se sentía menos, pero esto en el sentido de no llegar a la gente, debido a que, esta bien charlar siempre y cuando la otra parte se involucre, pero si la otra parte no mostraba interés o simplemente se quedaba callado, eso llegaba hacer un poco incomodo para ella, por lo que su voz se fue apagando poco a poco, respiro profundamente hasta dar una respuesta a su acompañante.


-Tampoco hay que entender del todo a las personas, aunque se podría hacer el intento – dijo aquello con un poco de desánimo, trataba de estar lo más alegre posible, pero su mente siempre le hacía recordar la triste realidad, “cállate Mark, no ves que lo estás aburriendo”, cerro sus ojos para tomar nuevamente aire – Pasa eso siempre, las personas no logran entenderme, pero al menos no se deberías ¿pararme no? – tomó la Tablet y pidió unos shots de tequila.

Esperaba que con eso la noche se animase un poco – si ya no quieres escucharme, solo debes decirme basta, no te sientas obligado a tratar de seguirme el ritmo o tratar de entablar una conversación conmigo – apoyo su espalda sobre el sofá. No pasaron ni dos minutos y el camarero trajo a su sala unos 5 shorts de tequila con limón y sal. Nuevamente la pelirroja se reincorporo en su asiento y acto seguido tomo un shot de tequila y se lo tomo rápidamente, aquel líquido paso por su garganta como si fuera un ácido que quemaba todo a su paso, Scarlett hizo mueca con sus caras después de tomar aquel líquido – esta un poco fuerte – dijo para que su acompañante no se riera de sus caras graciosas, respiró profundamente y empezó a chupar el limón con sal para que le pasase aquel sabor que dejaba el tequila en su boca y garganta. Miró a su acompañante y le ofreció un poco de aquella bebida – deberías probarlo, se siente un poco bien después de tomar, quizás así te sueltes un poco – tomo el shot para entregárselo en las manos ajenas- no temas – estiró sus brazos para entregarle aquel líquido – si no acostumbras a beber, esto te agarrará muy fuerte, por lo que debes tomar con mucha mesura y tratar de no emborracharte, si te sintieses mal me avisas – hizo una pausa - te ayudaré en todo lo que pueda, peor al menos trata de sonreír o trata de divertirte un poco – sonrío apenas – no es que me esté desesperando contigo, solo que… -miro hacia aun lado, evitando el contacto con sus ojos – pienso que te estoy aburriendo y eso me hace poner mal a mí – confesó sincera.

Aunque aquella pelirroja pareciese una persona sin ningún tipo de problemas emocionales, debido a que, siempre se la veía sonriendo, pero la verdad era otra, bajo aquella máscara, residía una pequeña niña triste que hacía cualquier cosa para olvidarse de sus problemas, su principal problema era el rechazo de las personas y el suyo propio.

avatar
Dromes : 44474
Reputación : 4
Mensajes : 32
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Liberando tensiones [Priv.: Scarlett]

Mensaje por Jonathan & Eijiro el Mar Mayo 29, 2018 8:31 pm

Cada palabra de Scarlett era fuerte.

«No puedo creerlo. Ella es tan diferente a mí, a pesar de todo. Es de esas chicas que la sociedad estigmatiza y trata mal, pero no parece molesta por eso. ¿Y yo? Soy un gusano de biblioteca que se la pasa escondido… ni siquiera puedo resistir que la gente me hable, incluso si es para hacerme un cumplido o preguntarme algo totalmente al azar. ¿Por qué? ¿Por qué ella sabe sonreír de esa manera y hablar sin pudor sobre las cosas que le gustan? ¿Cómo puedo aprender de ella?»

Preguntas que se formaban en su mente mientras ella hablaba. Aunque no lo pareciese, prestaba atención a lo que le decían. No había nada más en su mente además de sus pensamientos. No la veía, pero sentía que estaba cerca. Su sola presencia era enérgica, capaz de hacerle saber que estaba allí siempre.

¡N-no, no es eso! Pero… supongo que te aburres de que no diga nada y seas sólo tú la que habla, ¿verdad? D-digo, no he abierto la boca para decir nada y debes conocer a gente muy conversadora… me siento algo mal, porque no sé de qué puedo hablar contigo —confesó.

Hasta ese momento no había levantado la mirada del suelo, oculto tras la «barrera» que la sombra proyectada sobre su cuerpo emitía y le resguardaba.

Levantó la cabeza cuando el ruido del vidrio sobre la mesa llegó. Sobre esta había cinco vasos con alcohol. Unos «shots» de tequila que Scarlett había pedido al momento de distraerse. Se sorprendió, pero olvidó dicha sorpresa al recordar que ambos eran adultos y que no había ningún problema en que bebieran. El problema venía por otro lado, de hecho.

«¿Quiere que tome?» se preguntó a sí mismo, sorprendido.

Ella dio el primer paso. La expresión que puso a continuación, lejos de ser graciosa, era algo inquietante. Jamás había visto a alguien tomar tequila, y ese gesto no podía hacer otra cosa más que preocuparle.

Y-yo no tomo, Scarlett… ni siquiera he tomado vino antes —confesó, revelando su inquietud al ver el shot frente a él. Estaba nervioso, sin lugar a dudas—. ¡N-no es eso! ¡Me divierto contigo! Pero como dije, siento que soy yo el aburrido… —intentó reír al decir estas palabras. Ella quería algo más de energía viniendo de él, e hizo el intento por retribuirle el enorme esfuerzo que hacía de esa forma, por muy complicado que fuera.

Recibió el cristal entre ambas manos. Largo rato estuvo observando en ansioso silencio su contenido, con los labios temblorosos y el gesto preocupado. No paraba de preguntarse, asediado por el miedo y los nervios.

«Nunca he tomado alcohol. ¿Qué va a pasarme con esto? ¿Tengo que emborracharme? No, ella dice que lo tome con calma si no he bebido antes. ¿Por qué no pidió algo más suave? No me está mirando. Tal vez, logre evitar beberlo y ella no lo noté. ¡No, ¿qué estás diciendo?! Haz el esfuerzo, condenado fracasado. Ella hace esto por ti, lo mínimo que puedes hacer es valorar sus esfuerzos cumpliendo con lo que te pide. Pero… ¿qué va a pasar luego? ¿Podré divertirme si bebo un poco? Esto actúa como des-inhibidor. Tal vez logro relajarme un poco si me lo bebo. ¿Pero, cómo? ¿Cómo se bebe esta cosa? Bueno, es poca cantidad. Ella se lo bebió de un trago, así que supongo que no debe ser tan fuerte si es tan poco…»

Y así, envalentonado por los razonamientos de su hiperactivo cerebro, acercó el shot a la boca y se lo bebió de un trago.

«¡Sabe horrible!»

Lo retuvo unos segundos en la boca, arrugando cada músculo de la cara por el desagrado. Tuvo que hacer un gran esfuerzo para contener las ganas de escupirlo, hasta que lo tragó con mucha dificultad. El sabor agrio se quedó en su garganta, y ahora se hallaba un poco mareado por el fuerte golpe de alcohol que se había dado. Suspiró, desahogándose del sabor desagradable.

S-sabe muy mal… —exclamó—. ¿Por qué la g-gente toma esto…? —se preguntó en voz alta.

Se frotó la cara con la mano derecha. Necesitaba despejarse un poco. Lentamente, el sabor fue desapareciendo, y con este, la sed aparecía. La tensión apareció en su cuerpo nuevamente pero, esta vez, por el contradictorio deseo de tomar un poco más. Estaba asqueado, pero ahora quería probar un poco más. Tomó otro shot, inconsciente de que beber más le haría mal a su sistema, y se lo bebió de un trago también.

«Es muy poco. No me va a hacer daño», pensaba.


○ [Jonathan Andreas] ahora es [Jonathan & Eijiro]
avatar
Salón : 2 B Dromes : 45233
Reputación : 3
Mensajes : 43
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Liberando tensiones [Priv.: Scarlett]

Mensaje por Scarlett Mark el Sáb Jun 09, 2018 10:04 pm


Scarlett con toda confianza fue diciendo el cómo se sentía, pudiese que en ese momento se sintiese un poco mal, pero de verdad no era un persona que le gustase hablar demasiado, por el contrario lo suyo era escuchar a las personas, le encantaba  imaginar el modo en como estas estuviesen en las diferentes situaciones que le contaban, pero ahora se sentía un poco frustrada pero no estaba enojada, ella también entendía que Andreas era muy diferente a ella, quizás estaba así de callado por el hecho de ser profesor y no era adecuado que ellos salieran, por el simple hecho de que eso causaría problemas a los dos en la universidad, pero a la pelirroja no le importaba aquello, debido a que, estaban saliendo en plan de amigos, por lo tanto, él le inspiraba un poco de confianza así que no estaba molesta por que no dijera nada, solo quería ayudarlo a explorar el mundo y divertirse.

Tenia en su mano el shot de tequila para dárselo al peli azul- la verdad no estoy para nada aburrida, solo que .. – miro hacia aun lado – pensé que ya te estaba aburriendo de mi palabrería- parpadeo un par de veces – cuando salgo con las personas no suelo conversar mucho, solo lo necesario o cuando sale algún tema de interés – se acercaba un poco más – lo mio es escuchar a las personas – confesó.

Le entrego aquella bebida – nada de no – sonrió – si ya estás por aquí, al menos bebe un poco, tampoco te pido que te emborraches – le rogaba - hazlo por mí, ¿sí? – le estaba animando- como te mencioné bébelo con calma y no, no eres aburrido– lo miraba atentamente.

Volvió a tomar la Tablet, pero esta vez para poner algo de música y bailar un poco, esperaba que ahora la noche se animará un poco, tampoco quería que Andreas terminé tirado en el piso sin poderse levantar, por eso le dijo que bebiese con mesura. Mientras buscaba la una canción que poner, su ojos se concentraban en esa Tablet, por lo que, dejó de mirar a Andreas y solo escuchaba lo que este le decía, con una sonrisa en su rostro le respondió ante su queja – al principio sabe así, luego el sabor cambia y solo nos dan ganas de beber aquello- pasaba su dedo por la pantalla de aquella cosa – con limón y sal pasa tranquilamente- le comentó.

Después de unos minutos puso la canción, la cual empezó a sonar con mucha fuerza, en ese momento la pelirroja aprovechó para levantarse e ir a tomar a Andreas para sacarlo a bailar, pero al acercarse a él notó que estaba un poco raro- Hey, ¿estás bien? – preguntó preocupada, mientras se ponía en frente de él – te ves… - miró que en sus manos tenía otro shot de tequila – te dije que bebieras con mesura – le reclamaba, provechando lo tomaba por los hombros y lo ayudaba a sentarse en el sillón.

avatar
Dromes : 44474
Reputación : 4
Mensajes : 32
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Liberando tensiones [Priv.: Scarlett]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.