image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado "Expiación" Fallida... Bienvenida al mundo, invasora; Aloqua Cipher

Mensaje por Uruk Ishi Ir el Dom Nov 19, 2017 3:36 pm

Los días habían pasado, dedicado a su lectura y la obsesiva y compulsiva búsqueda del conocimiento del chamán jamás se había extinguido, entrando casi en la desesperación mientras daba abuso de brebajes energizantes, todos naturales claro… Pero lo habían mantenido la mayoría de las noches despierto generándoles unas buenas ojeras, le costó mucho concentrarse en sus clases dentro de instituto y en cada tiempo libre se lo veía sumergido en libros y escribiendo en un cuaderno pentaculos, anagramas, escritos y un gran listado de ingredientes sumamente necesarios para un rito “especial”, pospuso la cita de todos sus clientes y solo se concentró en hallar la forma o la variedad de conjuros que servirían para un incomprendido y especifico “exorcismo” si así se lo llamaba, pero algo muy curioso es quien busca encuentra. Un viejo diario perteneciente a su madre se halló en el revuelo de hojas y documentos que guardaba en su biblioteca, uno que dio un gran descubrimiento en Irmiya pero que poco podía conocer su efectividad “Sellos demoníacos”, la autora quien tuvo en su vientre a nuestro chamán era conocedora de como expiar y limpiar la impureza de seres, la sacerdotisa podía esta vez tener la razón y haberle obsequiado a su hijo la llave y la clave para lo que planeaba hacer; Librar a Allan de sus demonios, purificarlo para que pueda ser quien siempre fue. Tuvo que releer y estudiar varias veces la exótica metodología que explicaba esta maga de la luz, un rito muy complejo en el cual especificaba que la propia alma correría peligro de corromperse si fallaba, pero aseguraba la liberación del alma y que su esencia prevalecería vencedora, libre de cualquier posesión y rompiendo el sello que anulaba “Su sentir” –Es lo que buscaba…- musitó tomando el libro en su morral y recorriendo cada rincón de la iglesia en busca de tizas, frascos, cenizas colorida, pociones, dagas, papeles, velas, palo santo y una infinidad de materiales que amenazaban con estallar del morral, pero con mañana y paciencia todo había sido empacado, solo faltaba la gran capa oscura con el pentaculo invertido, propiedad de su secta y dar rienda para subir a su motocicleta para encaminarse sobre la hora pactada este mismo jueves.

Llegó a la entrada del teatro, pasadas las 11 y como arte de su predicción la luna llena deslumbraba al cielo con su esplendor, tan grande que hacía que las mareas se precipitaran y crecieran sus olas, la suave brisa fría que recorría las calles nocturnas, la última función había finalizado y era seguro el dejar en el callejón a lado del teatro su vehículo. El peliblanco no dudó en tomar el libro de portada gris y cuero desgastado para releer y cerciorarse de todo lo necesario, con varias hojas escritas intercaladas en cada página, cerciorándose en una lista mental de tener todo lo necesario, haber citado al joven con todo listo. Recostó su espalda y con la mirada cubierta por la oscura capucha comenzó a leer, dar vueltas las hojas mientras serio se concentraba en memorizar y repetir con voz muda ciertas frases y el cántico explicado… Y ahora que lo pensamos se había olvidado la hora que había citado a su pequeño cliente rubio, pero poco podía importar, él estaba allí en la espera, alado de la puerta cerrada con luces apagadas y las calles desiertas, los días de semana eran muy cómodos más sobre aquella calle principal, pocos autos divisibles en la cuadra siguiente y apenas algunos trabajadores muy ocupados para centrarse en el excéntrico de ojos exageradamente delineados. Pues su maquillaje era justificado para ocultar esas espantosas ojeras del insomnio que acumuló en la semana y una sombra rojiza cubría sus parpados superiores, aunque daba un aspecto muy “diva” o transexual sin contar las largas uñas pintadas de violeta que se mostraban orgullosas y exuberantes dando vuelta cada esquina de las viejas páginas, que sea la paciencia en espera del muchacho.

Recordaba en cada momento posible gracias a su mente acelerada, los sintomas y como el joven se expresaba, tampoco era de olvidar como las cartas del tarot hermético habían mostrado 3 posibles finales a este culminante día, era peligroso que el chamán se hubiera ofrecido pero necesario vagando en su moralidad, tan abrupta y altruista para ayudar a quien lo necesitase sin necesidad de algun beneficio o lucro, solo para dejar su alma tranquila y descansar con la idea que "Él puede ayudarlo.
Quizás también refiere a la idea de un salvador espiritual que haría lo indispensable para llevar a cabo el ritual que aseguraba la liberación del cuerpo, poco conocía a ese chico, pero su cariño y apego nacían y velaban por su seguridad, su tranquilidad y la virtud. Estaba al tanto de las atrocidades que justificaba él mismo como el accionar de los demonios... Ya deseaba extirparlos de ese dulce joven y que pudiera cumplir con sus sueños "Ir a la universidad y enamorarme", conmovedores recuerdos con la voz clara del menor que hacían sonreír levemente a nuestra trasnochador chamán.


"Todo aquel que crea en la magia, está destinado a encontrarme"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear(?
Orunhé #cc0000 grita // Neiwa #0033cc llora // Mai Rai #ffcc33 ríe
Profesor de Artes oscuras y sacras ~ Chamán ~ Médico brujo

Cute Trance (?:

MAGIC!
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 32 Dromes : 191510
Reputación : 4
Mensajes : 137
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "Expiación" Fallida... Bienvenida al mundo, invasora; Aloqua Cipher

Mensaje por Invitado el Lun Nov 20, 2017 12:42 am

Los días que pasaron después de su primer encuentro fueron desastrosos a razón de que cada noche era una lucha para intentar dormir con tantas voces enloqueciendo, muchas le suplicaban la muerte  otras le decían acerca que solo polvo eres y polvo serás. Obvio, sin olvidar las propias que señalan de no ser real pero sin duda  siempre encontraba al fondo aquel ser de traje amarillo muy parecido a el en todos los espejos de su casa, esté siempre sonriendole, este siempre marcando su ojo amarillo en él causándole alivio pero a la vez un terror tras recordar todo lo hablado con su nuevo maestro en las artes Esotéricas. Sin elecciones algunas lo único que podría hacer por sí mismo era  repetir tareas mil veces incluso si ya las habia terminado a la perfección para de esta forma  bloquear cualquier pensamiento o muy bien de nuevo terminaría al hospital.


El día anterior a él citado a causa de tanto disparate e ideas alucinantes acerca de poder llegar a cumplir el sueño de  tanto tiempo impuesto por su único amigo y aceptado por él mismo, cayó en una recaída que por suerte no lo llevó a tener que internarse de nuevo. La mañana de ese dia  pudo ser un dia perfecto para el. Allan se levantó con energía de dedicarse a otros tres libros de teología. Su lectura fue profunda y cómica, iba caminando de un lado al otro mientras leía en otros momentos de cabeza y con los pies en alto seguía su lectura hasta que  encontró una nota entre esos libros, era algo parecido a un gran folleto tenía mucha información muchas imagenes de invocaciones. A medida que el rubio iba leyendo la sangre de su cuerpo al piso se iba, cierta información que había allí lo estaba asustando. Una coincidencia en escritos con respecto a un libro viejo de su posesión, cuyo nunca llegó a entender muy bien por el tema profundo que trataba. El chico desesperado busco desordenando toda su habitación. Las prendas las hojas todas al piso hasta que lo encontró y busco entre las páginas. ¿Contenedores? Era extraño pero esa lectura muy bien arruinó todo el dia del chico. La sensación de pánico recorrió todo su cuerpo, la necesidad de correr de obedecer de simplemente  poder cerrar sus ojos que quedarse con todo en silencio. Lo trató en vano. Su mundo le daba vueltas, su cuerpo no le respondía como él quería.


La habitación de el en ruidos desesperantes se tornó dañando la paz de ese piso del dormitorio. Si tan solo  el compañero de la habitación de al lado hubiera llegado mas tarde a casa  allan podría llegar a destrozarse el cuerpo hasta por fin dejar de escuchar tantas voces lastimandolo. El sentia como su cuerpo polvo se hacia, como  perdía todas sus partes; llegó a creer que si salía del baño algo estaría al frente de el. Esa noche, en el hospital se quedó hasta el día siguiente a las horas de la tarde, justamente el dia de la cita con Irmiya cuyo hombre le tendría extremada desconfianza después de todo esto si no fuera por  el famoso Allan Junior. Este ser de su imaginación durante su estancia en el  hospital siempre ha sido el único que nunca se esfuma cuando de calmantes lo dopan. Esa voz tan similar a la suya mas apoyo de demostrar mejora no pudo lograr, necesitaba de verdad Allan  no perder la cita con él.


Así que  una vez le permitieron salir ya se había hecho de noche. Tuvo que apurarse para llegar  con la esperanza de que aquel hombre no se hubiera aburrido de esperar e ido. Sentía la necesidad de verlo, ese hombre lo ha ayudado tanto  que nunca lo dejaría ir. ¿Esto será lo de encontrar la persona ideal?  Allan se preguntaba en el camino. Una vez atras aquel ser de colores amarillos de un solo ojos, tanto le decía a él sobre que algun dia encontraras a alguien especial que te hará sentir. lo amaras y necesitarás protegerlo. Un tema que durante toda la noche de espera lo  hizo infundirse en esos pensamientos sin cansarse.  Regresando al momento en el que llegó  trató de buscar por todas partes al peliblanco largo. No encontró nada pero vió que una función estaba en curso lo que lo hizo inferir que todo sería cuando el teatro estuviera libre. El chico no creía que la verdadera sesión sea en la calle por  lo que  relajado se sentó en el Lobby del teatro a esperar. Miraba hacia el techo pensando en tantas cosas a la vez y a la vez en nada. Temas como la decoración, el amor, la persona ideal, la comida.


-¿Será que ya todo acabó? -Regresó a su realidad echando un vistazo a su alrededor.


Las personas estaban saliendo y los que cuidan el lugar ya iban apagando los focos. Era hora de irse todo el mundo  a su hogar. Allan trató de buscar un reloj. Percibió que su celular en casa lo había dejado. El chico con las manos en el rostro echó su cabeza hacia atras emitiendo un quejido. -Yo deje... - Bajó sus manos y suspiró pesado. Luego elevó su mirada y volvió al ruedo de buscar de nuevo al Maestro.


-¡Ah! ¡Allí estás! -Expresó  sorprendido cuando de entre su caminata giro a la derecha por las afuera en la parte de atras. Estaba a unos cuantos metros de Irmiya. Cabe recalcar el estado actual de Allan y era un cuerpo con varios rasguños en su piel visible, cara, cuello y brazos; además de unas que otras bandas  en dos zonas que fueron lastimadas serias como su mejilla derecha y  dedos. Sobretodo su vista agotada.- llegue a pensar que perdí la cita contigo. -se acercó a él a tomarlo de ambas manos buscando su rostro.- Tienes una apariencia muy de ti. Si yo no estuviera esperando y ni hubiera conocido tu hogar, pensaría que fueras un espanto. -Bromeó.- ¿Está todo bien?
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "Expiación" Fallida... Bienvenida al mundo, invasora; Aloqua Cipher

Mensaje por Uruk Ishi Ir el Miér Nov 29, 2017 9:30 pm

Recostada su espalda contra la pared del edificio repasando las hojas del libro, volteando con esas finas y largas uñas esculpidas pintadas, repasando cuidadosamente cada renglón y el gorgoteo de los deslices de tinta que aun así en esa bella cursiva eran de apreciarse “Expiación en un alma quimera…” ante eso arqueó una ceja alejando el libro y contrayendo sus pupilas en completo asombro y desentendimiento –Por los dioses ¿Qué cuernos es esto?- comprobaba dando vuelta repetidamente cual abanico esa página y la de atrás, tal parece que se la había saltado antes, más volvió a acercarse, hundiendo su nariz entre las hojas mientras entrecerraba los ojos para ver aquel dibujo; Un hombre con múltiples espectros, una sombra de varias caras saliendo de sus ojos y boca… “Jo… Madre, eres una increíble maestra” alababa a su progenitora el conocer tanto de purificación y exorcismos, nada como una wicanna instruida en el balance de la vida, allegada a la luz y la naturaleza para el comprender del alma y extirpar la oscuridad acechante de cualquier ser vivo, inclusive la trasmutación de las criaturas demoniacas del bajo rango… Una erudita que siempre admiró y que lo ayudó en el desarrollo de la magia empática, su propia energía espiritual. Dentro del apartado de los sellos demoníacos había gran cantidad de temas, pero algunos en particular con definiciones propias de las sacerdotisas de Canarias, las magas blancas autónomas de cualquier tipo de clan o magia pagana más que de un principio de la pureza de la energía pura.

Sumergido en el recuerdo de ella quedó con una sonrisa pasando la yema de sus dedos sobre el dibujo característico de su trazo, recordando su perfume, su tez blanca y ese largo cabello por los tobillos como una de las más bellas mujeres que jamás conoció, hasta había olvidado de leer lo fundamental ¿Qué demonios era un alma quimera? Dejémoslos a la duda, pues ahora el encapuchado levantó la vista, ladeando el rostro a cada costado para ver donde estaba, era ese niño que tanto esperaba; Allan. Su vista descendió cuando logró ver esos revoltosos mechones rubios a la altura de la comisura de sus ojos y fue cuando en una cálida sonrisa guardó el libro en su morral y bajó la mano para acariciar su cabello, apenas arqueando la espalda por la diferencia de estaturas, pero muy contento de verlo, apenas soltando una risa por el chiste dado –Nope, llegaste bien- Ni siquiera tenía reloj para calcularlo, igual esperaría con gusto, se dejó tomar ambas manos aun manteniendo aquella sonrisa e irguiendo su postura –¿Un espanto? Jo! Debería ponerme a la moda, luego me darás algunos tips ¿Qué te parece?- luego asintió dos veces seguidas a la pregunta, tomándole solo una mano y dando un ademán a un costado mientras giraba su cuerpo en sí –Vamos, acompáñame- lo llevó hasta el callejón a un lado del edificio donde la oscuridad aparcaba, las altas paredes producían sombra y la motocicleta estaba aparcada sin ningún miedo que la robaran, mientras caminaban hasta el fondo de ese estrecho y largo pasillo había de preguntarle al joven, viéndole de costado con su clásico carisma y humor -¿Y tú cómo has estado?¿Te han tratado bien las clases en el instituto? Has cenado algo ¿Cierto? Ya sabes, no es bueno hacer rituales con el estómago vacío- dijo alzando el dedo índice…

No era ningún dicho popular, solo cosa suya y el delirio protector y paternal, dándole espacio a sus preguntas aún guiaba en la oscuridad al joven hasta unas escaleras metálicas, conformando en 3 plataformas en el costado del edificio, se apartó de su mano solo para tomar los finos escalones en barra de éstos y voltear a verla –Andando~- sí, irrumpierían ilegalmente en el edificio, subió las plataformas a la par que seguía hablándole al joven –No tengas miedo y recuerda: Entrar a edificios de uso público es I-le-gal… Solo estamos… Por el bien de la magia ¡Pero solo esta vez! Ni se te ocurra volver a hacerlo…- llegando al final, el tercero y más alto volteó y colocó sus manos cerradas a cada lado de su cintura -¿Listo? Toma aire y aprecia la vista una última vez, porque saldrás aquí como nuevo, totalmente revitalizado~- dijo extendiendo sus manos a lo largo del paisaje nocturno, las luces de los edificios, el sonido de los autos del fondo y el cielo despejado del manto nocturno, contaminado con las luces pero algunas estrellas resplandeciendo cuales guiños a lo lejos, tomó una buena bocanada de aire –Respira conmigo, bien hondo- se apoyó sobre la baranda retirando su capucha y exhibiendo su larga melena blanca, cerrando los ojos mientras inhalaba y exhalaba la suave brisa que los acompañaba en la altura.


"Todo aquel que crea en la magia, está destinado a encontrarme"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear(?
Orunhé #cc0000 grita // Neiwa #0033cc llora // Mai Rai #ffcc33 ríe
Profesor de Artes oscuras y sacras ~ Chamán ~ Médico brujo

Cute Trance (?:

MAGIC!
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 32 Dromes : 191510
Reputación : 4
Mensajes : 137
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: "Expiación" Fallida... Bienvenida al mundo, invasora; Aloqua Cipher

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.