image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas




















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado ¡Venga que la música te lleve! [Priv. John]

Mensaje por Invitado el Dom Oct 29, 2017 8:56 pm

Ambiente1.1:




El día de la gran fiesta solamente permitida para mayores de edad se efectuó en el teatro mas famoso de la ciudad de Eadrom. Miles de amantes de la comida, fiestas, músicas y artes de danzas todos unidos en un solo piso mediante múltiples tipos de  iluminaciones. Vamos que el baile de Halloween ha empezado. No es obligatorio usar disfraz pero sabes que es obligatorio usar una mascara. la que las personas deseen usar pero esta mascada de la gente mas rica e incluso lugar de apetitosos saqueadores y gente de mala  muerte pueden involucrarse con el corrupto guardia y así con unos cuantos Yenes dar y entrar. La fiesta ha comenzado. siempre con un repertorio de danzas  de  apertura bajo la sinfonía mas  relevante de todo Eadrom. Hoy el gran invitado es "Rodrigo" El  mas joven y apuesto director de orquestas. Alegre y espontaneo que de una mascara de loco se acercó al centro. El gran espació  contaba de dos  momentos. El teatro y el salón principal. Empecemos con lo mejor muchos dicen. Venga que solo de un movimiento de batuta las  piezas del famoso Wolfgang Amadeus Mozart serán sonadas.
-¡Les presento el  mas apetitoso Harem Turco! Mi orquesta favorita recogida y organizada por mi. Rodrigo Mozart. El espíritu libre de la musica.  Veamos aquí los coristas y  el sinfín de  instrumentos. Apreciad. Todo para vuestro rey. -Se inclinó dando  honor al organizador de la gran fiesta humilde. la gente aplaudió. La voz  oratoria de el director rubio mas de presentador de programa de concursos serviría. - Empecemos el Show y la comedia los  haga gozar y querer bailar.- De una media vuelta elevó su batuta y de movimientos fugaces armonio todo a su alrededor. A la perfección fue interpretada y los miles de el centro de tarima muchísimo mejor.
Ambiente1.2:




Aquí nadie se conoce,  perfecto para el alboroto. Hasta los mismos músicos todos los  que vayan a tocar en búsqueda de su premio o disfrazados están o con mascaras muy vistosas  tenían puestas. En la primera parte se encuentra el teatrino. Sillas de color rojo con cojines muy agradables de terciopelo dispuesto a estar  para  su cómodo asiento. El espectáculo ha comenzado.  Las danzar llenas de comedia y revuelto adueñan las sonrisas de los invitados. Música para todo el mundo, lo alegre que el compositor histórico Amadeus Mozart ha puesto en cada nota de sus  partituras son de agradar hasta la corte mas  aburrida de toda Europa Inclusive, de todo el mundo. Todo será por cortes. se presentaran diversos músicos en este caso. primero los selectos por el maestro, luego diferentes agrupaciones todas o la mayoría con la temática del músico mas fiestero de toda la historia de los clasicistas. El sentimiento ante todo. Entre cada  pieza ejecutada de duración no tal extensa será llamado alguien de el publico al azar a intelectual. Unas de esas gracias mas y luego a la comida. Feliz Halloween.

Anexo Danza.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¡Venga que la música te lleve! [Priv. John]

Mensaje por John Constantine el Dom Oct 29, 2017 10:11 pm

Siempre queda algo de mi en las ciudades por las que paso, un pedazo de historia o de sangre en las alcantarillas, olor a azufre en lugares abandonados o promesas de venganza en mi contra si es que vuelvo a poner un pie allí. Una briza de viento cruza mi cuello lo que me hace estremecer de súbita manera, alzo el cuello de mi gabardina para contrarrestar los mordiscos desdentados de esta época del año e intento mezclarme en el anonimato esperado de la ciudad.

- Maldita comida, maldito café, maldito frió, maldito Uruk...

Si lo piensas, las calles son como las arterias secas del corazón muerto de una ciudad y las personas somos lo que aun intenta mantener viva el espíritu de estos lugares, como si fuéramos parte de un sistema mas grande que intenta mantener vivo lo que ya hace tiempo espera por morir. Un farol me observa a lo lejos y me guiña su ojo enfermo y amarillo. Mis pasos resuenan por las calles. A un poco de andar recuerdo que no tengo como subsistir durante la noche. Recuerdo que ya no tengo un lugar donde quedarme por la noche, por alguna razón eso me deprime inmensamente, ni tampoco cuento con dinero para buscar algo que comer. Podría usar un truco para obligar a algunas personas a darme su dinero sin oponer resistencia, pero pareciera que ellos lo necesitan mas que yo.

Sigo caminando sin rumbo entre la calles de Eadron, mientras sigo en afluente de personas que siguen la misma dirección. Me dejo llevar como un pez que ya no tiene fuerzas para nadar en contra de la corriente esperando que un punto simplemente puede descansar y dejar de pensar. La marea de personas es una corriente viva, no dobla al azar, no da un paso sin haber pensado donde podrá el otro... puedo seguir así hasta que se disipe tal rió llegando al mar donde encuentra su terrible final. En cambio yo, inesperadamente me encuentro frente a un edificio antiguo que esta a plena capacidad. Hay personas entrando y saliendo del lugar vestidos de gala y sonriendo. Una curiosidad me invade el estomago, o también podría ser hambre, y un pensamiento me cruza la mente y me invita a entrar... pero obviamente encontraría algo de resistencia con el guardia.

- ¿ Y bien ? -
pregunto para que me deje entrar sin problemas

- Yo estoy muy bien, pero tu amigo, no esta vestido para la ocasión ¡Ni siquiera tienes una mascara! Seguramente no tienes siquiera una invitación, por lo tanto no tiene nada que hacer aquí... Así que circula amigo...

- ¿Pero que dices? Si llevo una chaqueta, pajarita y un sombrero de copa ¿No es verdad?

- Claro señor, disculpe... Pase usted.


La magia no me abandona. No debería hacer cosas así, pero no quería discutir. Nada de reglas de etiqueta para mi señor. Al entrar por la puerta logro sentir la música que viene desde detrás de una gran puerta en frente de mi, por un segundo ignoro a las personas a mi alrededor que me observan con incredulidad mientras busco una mascara que me ayude a ocultarme e intentar pasar mas desapercibido. Observo a un joven con una mascara que le cubría hasta la nariz y parte de las mejillas, tenia un diseño algo aterrador al tener marcas como si fuera una calavera. Me gusta. Observo al joven directamente hasta que se me acerca.

- Sabe señor, siento un fuerte impulso para entregarle esta mascara.

La recibo con solemnidad mientras se aleja de mi y se mezcla con la multitud. Ya tenia mi mascara, intentaría pasar lo mas desapercibido posible dentro de esta multitud. Tal ves podría encontrar a alguien joven con dinero que me acepte en su hogar por la noche, o simplemente me decantaría por timar un poco de dinero para subsistir un par de semanas. Estos no parecían estar necesitado de dinero y no extrañarían un par de cientos ¿No?






"John Constantine: Clase obrera, fumador empedernido, alcoholico, bisexual, hechizero de Liverpool que tiende a sacrificar la vida de sus amigos en la mayoria de sus aventuras. Es muy confiado, probablemente sus ultimas palabras serán: "Bueno, mierda. Eso no funciono."
avatar
Edad : 26 Dromes : 40477
Reputación : 2
Mensajes : 69
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¡Venga que la música te lleve! [Priv. John]

Mensaje por Invitado el Dom Oct 29, 2017 11:10 pm


...

Vaya cambio   había  ocurrido. El gran reto de  la obra de opera y danzas se llenó de tragos y  bailes ridículos. ¿A eso se suponía que deberíamos llegar? Por supuesto que si. Mozart lo disfrutaba y el dueño de este circo de  mascaras por supuesto que tambien.  Por un momento una chica de muy buenos atributos casi que queda desnuda tras el reto del harem Turco. Este trató acerca de si haces mal los obstáculos dependiendo de la musica  y la decisión del  director  de la orquesta en acelerar o disminuir el tempo prendas afuera dependiendo de la gravedad. Claro que todo quedaba anonimato gracias a la mascara o al disfraz. Respetaban mucho eso ya que esa era la idea de una fiesta para adultos de Halloween ya a las Diez de la noche.  El rubio reía, no podría contenerse aun mas el fuerte dolor en su estomago que le producía tanto alborote. Su musica era utilizada cono una broma. Nadie sabía que  el famoso Rodrigo era en verdad el grandísimo y  prodigio Amadeus Mozart. Pero esa era la gracia. En el mundo actual sería mal visto y e incluso mal utilizado referirse a si a no ser que conozcan la verdadera razón  detrás. El director de la orquesta, rubio y de buen  rostro no era nada mas  ni nada menos que un Vampiro. Razón las lógica para determinar como un compositor del movimiento clásico aun estaría dando conciertos  en la edad moderna.


Era hora de cambiar de movimiento, un concurso mas a fondo de opera.  La mecánica es la misma: El maestro da la música hace una muestra llena de elegancia como se debe y puedo al terminar empieza  el reto al seleccionar gente del publico para su travesura. En este caso serían  un hombre y una mujer y porqué no empezar con la Flauta mágica. Wolf aclaró su garganta y de tal manera como un juez en la sala movió la batuta esta vez hacia el publico  para determinar  la atención. Todos hicieron silencio habían unos que obviamente conversaban dando su opinión entre ellos mismos del espectáculo.  El director rubio de una media vuelta miró a su orquesta. Este hombre les guiño el ojos para luego desprender su magia. Elevó  ambas manos en silencio así como una pausa delicada empezó con la mas conocida de la opera de la Flauta Mágica llamada "Queen Of The Night" y "Papageno" En este caso la recompensa es el que lo interprete de la manera mas original posible según la orquesta vaya  una considerable suma de dinero. Por supuesto, tendrán ayuda  de un papel.


-Se que estas dos son cortas. pero les van a encantar por lo reconocidas que el Gran Wolfgang Amadeus Mozart logró  componer los últimos días de su vida. Larga vida este compositor. - Dijo animando de tal manera  los mientras enmascarados de la orquesta.- Esta es la noche de nuestros sueños. -Expresó.


Exactamente  primero comenzó "Queen of the night" Una soprano indicada para el trabajo deleitó al publico con la versión original del compositor Mozart. Este rubio disfrutaba tanto interpretar sus propias piezas que hace siglos atras  escribió. Su rostro se notaba tanta armonía y paz consigo mismo. Interactuaba hasta con los músicos y cantantes con sus expresiones faciales. Enseguida sin perder el hilo empezó la del dueto de Papageno. Chistosamente lo interpretaron una pareja disfrazada de loros completamente. Haciendo muecas al cantar y todo lo raro en el estilo.  Una vez terminado esto era la hora de llamar al publico. Locamente estaba buscando la gran luz los dos especiales y dignos de ganarse  una suma buena de dinero.  Wolf  se dio la media vuelta siguiendo la mirada de la luz. De un aullido llamo a los dos participantes.- Los tocados pro la luz son los bendecidos en esta noche de tinieblas.-


Una dama algo subida de peso de cabellos castaños. y al parecer alguien que se escondía; era un varón de gabardina y cabellos rubios. Si. TU. ¡A hacer como gallos!
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¡Venga que la música te lleve! [Priv. John]

Mensaje por John Constantine el Lun Oct 30, 2017 2:10 pm

La fiesta era de etiqueta y no me sentía cómodo en el lugar. Hombres con mascaras brillantes conversando con otros hombres con mascaras brillantes mientras las mujeres a sus lados hablaban con frases cortas para no intentar interrumpir la conversación de sus... ¿maridos? De lo mas bien podían ser novias o simplemente amantes. La mayoría de los hombres eran mayores que sus parejas femeninas, lo que no era extraño pensando en que todos harían lo posible para salir ganando. Los hombres mostrando a sus mujeres como trofeos, y no les importaba si ellas estuvieran de amantes con otros, con tal de mostrarlas en publico era suficiente para el, mientras ellas estaban bien con tal de recibieran el dinero para gastar en lo que necesitaran.

Si quieren conocer a las personas de verdad deben observarlas cuando están con la guardia baja, cuando se están divirtiendo. Así que me mezclo entre las personas de la multitud y veré de que va todo esto. El destino me trajo aquí, y debe haber alguna razón para ello. Nadie se fija en mi. Mejor. No busco hacer amistad con estos come-caviar , pero aun así intento oír su charla vacía.

- ¡Y antes de que pudiera pagarme, ya había perdido la casa y el auto! - contaba un hombre ya mayor a uno de los asistentes.

- Eso es lo que me gusta de los negocios, son tan graciosos... ¿No es así querida?

- Lo que digas cariño... - contestaba mientras se llevaba una copa de champagne a la boca.


Unos segundos me convencen de que necesitare una copa, busco al camarero que reparte las bebidas hasta que mis oídos se concentran en la tonada que se escucha de fondo. Intento concentrarme aun mas en la música, se que la he escuchado en alguna parte. Observo a mi alrededor para ver desde donde viene la melodía. Me abro paso entre la multitud hasta llegar donde una hermosa puerta doble que llevaba a una nueva cámara llena de personas que escuchaban con alboroto la melodía que resonaba en mi cabeza como una alarma de despertador. Un súbito silencio cubrió a la sala cuando el director de la orquesta ponía su atención en el publico. No entendía bien que ocurría cuando el director se preparaba para una nueva presentación de canciones cortas sobre una historia que había olvidado en una infancia desaparecida.

Al parecer había un concurso para volver a representar las canciones que hace un par de minutos habían resonado por la cámara de la opera. Los nuevos representantes serian elegidos desde el publico. Siempre he salido ganador en todo lo que se concursaba. Apuestas, bingos, rifas, carreras de caballos... pero esta era la primera vez que ganaba en algo que no conocía bien. Habia sido seleccionado para representar una opera. El perfil bajo que quería mantener desapareció mientras la luz me apuntaba desde el techo hacia parecer que era un elegido por Dios. Los aplausos no se hicieron esperar para los dos seleccionados de entre el publico que, muy a mi pesar, me obligaba a ponerme a disposición del rubio director.






"John Constantine: Clase obrera, fumador empedernido, alcoholico, bisexual, hechizero de Liverpool que tiende a sacrificar la vida de sus amigos en la mayoria de sus aventuras. Es muy confiado, probablemente sus ultimas palabras serán: "Bueno, mierda. Eso no funciono."
avatar
Edad : 26 Dromes : 40477
Reputación : 2
Mensajes : 69
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¡Venga que la música te lleve! [Priv. John]

Mensaje por Invitado el Lun Nov 27, 2017 8:42 pm

Estaba con sus ojos cerrados disfrutando la música que sus seguidores hacían en medio del Stop del escenario, ese momento en el que los nuevos concursantes entraron a flote a dar supuestamente lo mejor de sí. En eso el rubio abrió uno de sus ojos. Sus manos se movían como olas hacia el frente. Ya bía visto quieres eran los siguientes. Fue allí en el que el sentir vampírico de moz, aquellos sistemas mas agudos de un simple mortal notaron una presencia descomunal. Este hombre de cabello rubio corto y gabardina se sentía que traía un peso del pasado por atras y... algo ¿talentoso? El director sonrió.


-No tengas miedo. Solo es un pequeño juego mas. Luego de esto si tienes hambre arriba estará el salon de evento disponible para todos los invitados. -Bajó sus manos guardando la batuta en la manga derecha de su vestimenta negra regresando la atención a el impaciente público. Este se inclinó y señaló con elegancia a los dos nuevos y últimos participantes. Su mirada tan relajada como siempre a los ojos de el detallista se enteraría que entre ella siempre mantendría un profundo misterio. Enderezó su cuerpo y hablo en voz alta aprovechando la acústica del teatro.- Damas y caballeros. Veamos quien puede interpretar mejor esta pieza. pero con sus disculpas será solo una. El tiempo se nos ha venido como cuchillas en nuestro cuellos. -Se escuchó el público abuchear, querían obviamente mas premios.- Será solamente la bella parte de Papageno. Si muy bien la recuerdan como nuestros cantantes y bailarines la interpretaron, el que mejor se le vea mejor será nuestro ganador de esta hermosa suma de dinero. ¿Están listos? La letra se las dará mi bella acompañante.-Preguntó con especialidad a los dos concursantes, La mujer y obviamente a John. La hermosa chica vestida como un papagayo les llevó unas hojas en donde estaría lo que deberían cantar en el idioma entendible en la sala para su facilidad. Una vez entregado ella se retiró de asaltos muy alegres del escenario.


Dio el espacio requerido para ambos. Sería como un trabajo en equipo pero a la vez uno individual. El dinero solo sería para uno solo. Mozart quería divertirse un poco al igual que el público ver como esa pareja el ridiculo podría hacer... o no? Elevó las manos musicales y de una sonrisa cálida Wolf empezó sin previo aviso la pieza. Es hora de actuar bien el Papageno.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¡Venga que la música te lleve! [Priv. John]

Mensaje por John Constantine el Mar Ene 09, 2018 10:05 pm

Esta situación era demasiado nueva para mí. No es que me moleste ser el centro de atención de las masas, más bien eso me sienta cómodo... pero claro, en situaciones en las que tengo el control y me siento cómodo. Aquí debo cantar una ópera, en un teatro frente a una gran multitud. Cantar no es extraño para mí, mis viejos tiempos de cantante de punk en mi banda Membrana Mucosa. Pero esto es distinto, en mi banda simplemente era gritar insultos y criticas sociales frente a un grupo de personas que estaban demasiado ebrias como para ver si era afinado o no.… y todo esto dentro de un bar de mala muerte.

Bien, esta era la situación: Yo y esta señora debemos cantar esta canción que tengo en la mano, se supone que algún premio obtendré si logro hacerlo bien. Se que yo podría hacer algo decente pero no quiero ser el hazme reír del lugar si esta señora no sabe hacerlo bien. Lo mejor sera que intente algo para ver si es buena en esto.

- Parece que estamos juntos en esto...


- ¡Qué vergüenza!

- Dígamelo a mi. No soy bueno hablando frente al público y mucho menos cantar...

- Seguramente yo soy peor que tu... ¡Que cualquiera!

- [Genial] Vaya... Con tu permiso…

Esto debería ser fácil. Mientras mas simple la mente de la persona a la que se le aplica la hipnosis mas control se puede tener sobre ellas y lograr que hagan lo que uno desee. Puede ser algo peligroso si este tipo de magia cayera en manos equivocadas… Aunque en las mías tampoco están seguras. Me acerco a ella y le pongo los dedos cerca de sus ojos obligándola a mantenerlos abiertos. Le hablo.

- Ahora voy a dormirte, no te vayas a molestar…


El entrar a la mente de las personas es bastante simple. Freud fue el primero en perfeccionarlo y los demás lo mejoramos. Solo debes intervenir en la línea de pensamiento de las personas y comenzar desde allí a introducir tus propias ideas, es fácil cuando lo comienzas a aplicar. En este caso necesito que esta mujer deje su pánico escénico y se convierta en Cecilia Bartoli. No es complicado, es media tonta, así que intervenir en su mente no es tan difícil y logro convencerla de ser la famosa soprano.

La mujer esta lista, ahora falto yo. Observo el papel pensando en como hacer esto, aunque imagino que lo mejor sería salir de esta situación rápidamente y esperar que el esfuerzo valga la pena. Supongo que no me tendré que disfrazar. Habla de un premio así que no me vendría sea lo que fuere que me va a dar cuando cante con éxito… espero.

OFF:
Imaginemos que ya hice el acto ¿Ok? xd

Creo que no debí haber forzado mucho la voz. Los años de cigarrillo han hecho que no aguante mucho la voz y los pulmones me arden. Me cuesta respirar y necesito un poco de tiempo para recuperarme. La hipnosis salio bien. La mujer estuvo genial, creo que nadie esperaba que sucediera así. Espero que se haya llevado todas las miradas lejos de mi pobre actuación. Pero el publico no reaccionaba ¿Esperaban para reírse o para aplaudir? Creo que la espera me esta matando... aunque tambien puede que sean las 2 cajetillas diarias de cigarros.






"John Constantine: Clase obrera, fumador empedernido, alcoholico, bisexual, hechizero de Liverpool que tiende a sacrificar la vida de sus amigos en la mayoria de sus aventuras. Es muy confiado, probablemente sus ultimas palabras serán: "Bueno, mierda. Eso no funciono."
avatar
Edad : 26 Dromes : 40477
Reputación : 2
Mensajes : 69
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¡Venga que la música te lleve! [Priv. John]

Mensaje por Invitado el Jue Feb 22, 2018 8:12 pm

Los movimientos de el director comenzaron, dando la indicación de la orquesta en emplear los instrumentos su turno seleccionado y el tiempo perfecto para estos entonar la pieza. Pero cuando todo empezó aunque los movimientos del rubio no se detuvieran ni los instrumentos lo hicieran captó la atención de este. ¿Qué fue lo que había pasado? Estaban haciéndolo de una forma...Interesante para el vampiro. De cejas levantadas y la mirada hacia lo que pasaba por detrás suyo intentó no reír de a carcajadas y que el nuevo show sea el maestro de la sinfónica riéndose a mas no poder. Retorciéndose en el suelo con la batuta en mano de un lado a otro. Por lo que el músico apretó los labios muy fuerte conteniendo la risa regresando su atención a las divertidas expresiones de los demás músicos. Que se meaba, literalmente que se meaba el hombre.


De una gran bocanada de aire tragó lo suficiente para calmar las ganas de burlarse, aspecto muy típico en el hombre cuando algos sale totalmente diferente a lo que el lo planeaba. Esa su pieza, le tenía respeto y claro que muchísimo amor, pero por lo mismo no podría que alguien diera una interpretación de esa manera en la época contemporánea.


Cuando por fin todo terminó Wolf no pudo mas y corrió del escenario. ¿Se rieron o aplaudieron? El público por supuesto realizó las dos acciones a la vez pues era una fiesta al final. De una voz en altavoz dieron finalizado todo invitándolos a pasar a la zona de comidas, tragos y música ambiental para una fiesta mas o menso formal, terminando el anuncio con la lectura de ganadores. Puesto que el Rubio estaba acojonado lanzado en el suelo por detrás de la cortina riéndose.


-O..Oye! -Estiró la mano recobrándose cuando vio al hombre seguir su camino. Apuró el paso hacia John sujetándolo por un hombre le palmeó el pecho. - ¿Como hiciste eso? -Preguntó mientras los demás seguían el camino a el gran salón. Wolf le hizo caminar, lo dirigía atrapándolo entre miles de preguntas curiosas.- Es.. Joder. ¿Enserio? ¿Como? Ganaste con todo esto. Y yo ni se como. -Rió suave.- Vamos. Quédate a comer al menos. Me abriste la curiosidad de charlarte.-Enfrente del contrario se detuvo con los brazos semi-abiertos.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¡Venga que la música te lleve! [Priv. John]

Mensaje por John Constantine el Dom Mar 25, 2018 9:26 pm

Tras el aplauso final solo quería bajarme de ahí y volver a pasar desapercibido. Culpaba en mis adentros a no poder controlar la sincronicidad que siempre me hacia ganar en los concursos y sorteos. La mayoría de las veces era algo bueno, ganar en las maquinas, en los casinos, en la carrera de caballos o de perros, siempre gano y esas es una de las razones por la que ya no aceptan mi dinero ni mis apuestas. Debo enviar a mis contactos para que apuesten por mí. Ahí está, para que sepan de donde saco dinero para vivir sin tener que trabajar en mucho tiempo, además de que mi trabajo no siempre deja mucho dinero… sin contar que mis clientes casi siempre terminan mal.

Aquí estaba de nuevo, gane el concurso que estaban haciendo en la ópera y solo había entrado a buscar comida y tal vez conocer a alguien interesante para tener un buen lugar donde dormir también. La pobre señora que tuvo la “suerte” de cantar conmigo en el escenario volvía del trance en la que había puesto y volvía a ser ella, no se si era bueno que volviera ser ella, pero estaba siendo felicitada por las personas a los pies de la escalera para bajar de allí. Yo por mi parte baje por una parte lateral tratando de escapar de las manos y las risas de los presentes, pero creo que no servía de mucho cuando vi acercarse a mí al que parecía ser el director de la orquesta… y el responsable de que haya tenido que cantar frente a todos. Me tomo del hombro y me comenzó a hacer preguntas, no sabia que responderle, un “solo ha sido suerte” podría haber resumido todo, pero creo que hubiera quedado satisfecho con esa respuesta. Me invito al salón principal donde parecía que iba a estar el banquete, así que asentí con la cabeza y lo mire mientras se me quedaba mirando con una sonrisa en la cara y los brazos medio extendidos.

- No creo que les moleste si fumo ¿no? – no espere a la respuesta y ya ponía un cigarro en los labios – Supongo que tu tienes que ver con todo este espectáculo y sobre todo con ese concurso.

Saqué el encendedor de mis bolsillos y encendí el cigarrillo mientras avanzábamos en dirección al salón. Era una habitación gigante adornada con cortinas rojas en el techo que colgaban apoyadas en las paredes como si estuvieran sangrando. La gente se había desparramado por todo el salón mientras los garzones recorrían cada rincón del lugar con sus bandejas llenas de copas semi llenas con algún tipo de trago que desconocía pero que me parecía demasiado poco si es que quería pasar una buena noche. Los otros garzones pasaban con comida en pequeñas porciones también. Me sentía fuera de lugar y tampoco estaba vestido para la ocasión. Mi gabardina color caqui y una camisa blanca con la corbata manchada de color negro no era muy buena presentación en la vida diaria y menos aun en un evento de etiqueta… además con el cigarro en la boca me veía aun peor, pero no iba a dejar mi cigarro por nada del mundo, aunque la mayoría me veía con mala cara. Seguía al rubio jefe de orquesta entre las personas, mientras el saludaba a los invitados y les daba las gracias por asistir al evento. Para mí la mayoría solo eran snobs.

- ¿Y se hacen muy seguidos estos eventos por estos lugares? – pregunte, solo por hablar de algo – Si es así, podría pasarme mas seguido por aquí, aunque sus porciones de comida y trago son muy poco.

No tenia ni idea de adonde me llevaba, yo solo lo seguía pero ya parecía que estábamos llegando al final del salón, miraba alrededor y las miradas se volvían a concentrar en mí. Supongo que era momento de recibir mi premio.






"John Constantine: Clase obrera, fumador empedernido, alcoholico, bisexual, hechizero de Liverpool que tiende a sacrificar la vida de sus amigos en la mayoria de sus aventuras. Es muy confiado, probablemente sus ultimas palabras serán: "Bueno, mierda. Eso no funciono."
avatar
Edad : 26 Dromes : 40477
Reputación : 2
Mensajes : 69
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¡Venga que la música te lleve! [Priv. John]

Mensaje por Invitado el Jue Abr 12, 2018 5:42 pm

Los concursos antes de los eventos de recaudación  eran muy comunes  bajo la dirección de los administrativos de la sinfónica, era la manera para animar a los  invitados da donar  todo lo que puedan bajo una infección de dopamina suministrada. ¿Qué mejor manera que el mismo director? Pues de esta manera los ricachones verían  que el dinero que invertirían sería de calidad y que por ende el talento estaría siempre asegurado. Vaya alivió sintió Wolfgang al finalizar y escuchar tantos aplausos y risas conmovidos por lo visto haciéndolo sentir un total excito en su tarea.  Pero vaya que ese hombre si se lució con respecto a los demás participantes en los distintos juegos. Tal cual como si fuera un simple acto de magia. ▬ ¡Hahaha! No no, Adelante, no pasa nada si fuma, muchos lo hacen por igual. ▬ Quizás lo era y el rubio lo había oído con su sentido del olfato avanzado por el vampirismo. Este no se le iría a escapar tan fácilmente.


Siguiéndolo como perro al cartero se desplazó escuchándolo con gran emoción, mostrando una perpetua sonrisa  al dar los pasos largos acortándolos al ir entrando en un pasillo con las demás personas.


Es normal que hagan este tipo de cosas al finalizar algún evento importante. Hace poco hubo una temporada en la  que la sinfónica de Eadrom hizo una pequeña gira por  el sur de Japón.  Entonces los directivos hacen  algo especial para incentivar a los donantes a que donen por supuesto.  ▬ Explicó  continuando  con los pasos  de vista al frente.


En un momento el pasillo terminaba y se aliviaba de la presión de las personas muy bien arregladas y con mascaras cada una puestas a entrar en lo que seria el gran salón,  donde podrían sentarse y disfrutar sis típicas charlas burguesas con alcohol en copas largas; realizar un brindis adjuntando el momento  de la charla comunitaria por el fin de recaudar el mayor dinero posible. Eran necesarias para el mantenimiento y el buen  servició a los músicos. Antes de entrar habían unos camareros con antifaces en las manos repartiendo a algunos invitados que no llevaran uno consigo, pues ese era uno de los requisitos para el salón. Puede ser que todos se conocen con todos inventen miles de rumores. Primero el orden y luego lo demás. Moz, agarró dos pasandole uno  en un guiño, agitando para que este lo agarrara.


▬  Lo acompaño hasta la mesa donde escriben lo de los premios. De lo que recuerdo, el suyo fue dinero. Nada mal, nada mal; yo amaría incluso tenerlo por igual. ▬ Comentó sin prejuicios colocándose el suyo, era dorado al estilo Vienés ▬ Se me hace que esta con un punto fijo en la cabeza, tenso como una varilla. No parece para nada lo que mostró en tarima. ¿Me equivoco? ▬ Rió de nuevo  borrando sus palabras con la mano.▬ No lo acuso. La curiosidad termina siento un don tambien... Justo por allá al fondo es la mesa. ▬ Le señaló  con la vista.

avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¡Venga que la música te lleve! [Priv. John]

Mensaje por John Constantine el Sáb Jun 09, 2018 5:05 pm

El dinero no venia mal... nunca. Es decir, que persona dejaría de lado el dinero después del espectáculo que había hecho frente a tantas personas. Tenia suerte de que aun sea algo nuevo en la ciudad y nadie que me conociera tuviera esta divertida historia de mi cantando opera en un teatro de la ciudad junto a una señora que ya ni recuerdo como era, pero que probablemente no tuviera problema con que me quedara con su parte del premio también. Avance hasta donde me había dirigido con la mirada el joven jefe de orquesta (el culpable de haberme puesto en aquella situación) y en la mesa se encontraba un joven vestido de la misma manera que los garzones que revoloteaban por entre las personas repartiendo alimento y con sus antifaces blancas que cubrian la mayor parte de la parte superior del rostro, con sus ojos que no tenían casi expresión, usadas solamente para no desentonar con los asistentes del lugar. Llegaba a dudar si es que fueran personas reales ya que tampoco hacían ningún sonido con su voz.

Pero este chico que estaba en la mesa tenia algo que lo diferenciaba en su mascara. Ciertas marcas rojas que se ubicaban dentro de la comisura de los ojos que extrañamente tenían una especie de tela oscura que cubría los ojos. Claramente no era solo uno mas de los garzones, tenia un rol especial en toda esta reunión de burgueses para recolectar fondos. Con su mano me señalo una lista que estaba sobre la mesa para que pusiera mi nombre y mi firma.

- ¿Debo colocar mi nombre real? Porque entonces el usar antifaz no tiene mucho sentido

No respondió. Ni una pequeña sonrisa asomo en su rostro imperturbable y perfectamente afeitada. Así que revise los otros nombres que estaban anterior a mi en la lista y solo habían sobrenombres como "La Muerte Roja" o "Don Juan Triunfante". Interesantes nombres por lo demás, así que no me quise quedar atrás y puse mi sobrenombre mas (o menos) conocido "Hellblazer" y firme con un par de lineas sin sentido

- Espero no estarle vendiendo mi alma al diablo... aunque no se si valga mucho en este punto...


Ninguna respuesta de nuevo.

- Tu no eres divertido.


Finalmente el hombre se agacho y me hizo entrega de un fajo de billetes que no era tan grande pero que seria suficiente para mi. Al menos me alcanzaría para una buena botella de whisky y no esos meados que había estado bebiendo últimamente, ademas de poder pagar una buena habitación de hotel. Quien sabe, incluso podría dormir acompañado hoy. Aproveche de mirar a mi alrededor por si había alguna candidata para tal oportunidad que no se presenta todos los días. Entre el recorrido de mis ojos me di cuenta que el joven rubio que me había acompañado hasta ese momento ya no estaba por ningún lado. Tal vez tenia cosas que hacer en todo esto de la organización.

Pero mientras observaba los alrededores de la gran habitación atestada de gente un fuerte ruido se escucho que hizo parecer que la habitación temblaba. Era un sonido tan fuerte que incluso los músicos que animaban la situación tuvieron que detenerse momentáneamente para escuchar ese ruido mientras las parejas que bailaban estaban forzadas a parar su danza al son de la música debido a la interrupción. Durante cerca de un minuto las personas se habían paralizados al oír el fuerte estruendo. Después de la primera impresión de ese ruido intente buscar con los ojos la ubicación de desde donde salia aquel sonido y en la esquina de la habitación vi un gran reloj antiguo con un péndulo en su interior que parecía hecho de cobre. Logre ver como algunas personas se pasaban la mano por la cabeza nerviosos, mientras otros simplemente estaban paralizados por la sorpresa del ruido.

Pero apenas el ruido se acabo, unos susurros y algunas risas tímidas comenzaban a inundar nuevamente el lugar. Muchos reían y se prometían a si mismos no volver a reaccionar de la misma manera cuando el reloj vuelva a dar la vuelta completa. Yo, por mi parte, intentaba entender que había sucedido y justo cuando me di vuelta para preguntarle al tipo que me entrego mi premio me llevo la sorpresa de que ya no estaba.

Algo raro pasaba... ¿Pero que?






"John Constantine: Clase obrera, fumador empedernido, alcoholico, bisexual, hechizero de Liverpool que tiende a sacrificar la vida de sus amigos en la mayoria de sus aventuras. Es muy confiado, probablemente sus ultimas palabras serán: "Bueno, mierda. Eso no funciono."
avatar
Edad : 26 Dromes : 40477
Reputación : 2
Mensajes : 69
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¡Venga que la música te lleve! [Priv. John]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.