Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Diciembre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!

BÚSQUEDA
Se buscan temas
POR Jestro Jokster
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas
» Se buscan roles
Hoy a las 10:54 am por Millicent Valnor

» Dragon's Heir | Priv
Hoy a las 9:38 am por Zackary Argyreon

» La estatuilla
Hoy a las 8:43 am por Lucielle Valnor

» ¡Búsqueda!
Hoy a las 7:43 am por Troya

» ¡Juguemos juntos!
Hoy a las 7:33 am por Troya

» I can't help falling in love with you~ - Priv. Trent
Hoy a las 1:23 am por Trent Strauss

» Negocios turbios [Priv.Velkan]
Ayer a las 9:20 pm por Saya / Ayami

» ►Boisseúx Graphics◄ {Taller Gráfico} |ABIERTO|
Ayer a las 9:17 pm por Troya

» LIBRO DE FIRMAS
Ayer a las 8:17 pm por Kureiku Han

» TROYA ID *-una niña maldita-*
Ayer a las 8:16 pm por Luka Crosszeria



MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

SE NECESITAN PROFESORES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí
NECESITAMOS LICÁNTROPOS & ÁNGELES
Daremos una recompensa de 3 000 dromes. Reclámala aquí



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡colabora con la comunidad!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Alaister Phantasmagoria el Jue Oct 19, 2017 11:20 am

Era cerca de las 23:38 horas, la medianoche estaba cerca y la luna iluminaba en lo alto del bosque, bañando en una luz de plata a la flora del lugar, un resplandor verde y argenta bastante profundo, lo que a su vez le daba cierto aire de misticismo al lugar, algo que de seguro acompañaría al vampiro en su viaje por la zona, y claro, en su ocupación de cazador de engendros.

El objetivo era simple; se habían recibido alertas de que un clan de trasgos salvajes se hacía presente en el bosque, y que si seguían en aumento claramente supondrían un problema serio. Si bien los trasgos son entidades miserables en conjunto son una fuerza temible, sumando sus fuerzas y su brutalidad, cosa que el vampiro sabía y fue una de las razones por la cual decidió tomar tal encargo  – Maldita plaga de rastreros, ojalá termine pronto pues hoy tenía otros planes, ¿pero quién me obligó a venir a matarlos? Supongo que algo de emoción nunca está de más y si me sobra algo de tiempo sería excelente- mencionó el vampiro mientras caminaba sin ruido alguno por el bosque, internándose en este con cada paso, a la vez que ponía atención a los posibles movimientos a su alrededor, lo que menos quería era una emboscada de esos bastardos.

“Tch… el viento no ayuda mucho realmente y los animales nocturnos no hacen más que despistarme, puede que una de esas sea la razón de que los trasgos decidieran establecer su campamento aquí, además de servirles de comida para sus filas de miserables” Debía ser cauteloso, pues los trasgos si bien son débiles presentan un agudo olfato capaz de detectar seres a la distancia, pero especialmente buen olfato para encontrar mujeres, las cuales secuestraban y violaban para que nacieran más y más de estas criaturas, aumentando sus números y por ende su poder. Lo bueno es que el vampiro también tenía sus trucos, pues también podía sentir su esencia, ver su sangre correr dentro de ellos y ocultar su propia presencia, procurando usar siempre el factor sorpresa, algo ciertamente útil para este tipo de encuentros.

“Un clan tiene cerca de cincuenta integrantes en caso de llevar poco tiempo, y los trasgos no suelen ser nómadas, una vez que hacen su nido se quedarán allí por años y sus descendientes también lo harán, lamentablemente este lugar tan pacifico fue escogido como su futura madriguera, rompiendo así la calma del lugar, pero no hay problema, sólo debo teñirlo todo de rojo y ya estará, simple. Según la información que se me dio este nido del bosque apareció hace poco, tal vez dos o tres semanas, estimo que su número bordeará los setenta u ochenta integrantes y a juzgar por la geografía del lugar… tengo 3 opciones de madrigueras, la primera un árbol ancestral hueco, una grieta o simplemente una cueva, pero en cualquiera de los casos tendré la ventaja contras estos desgraciados, dudo que sea difícil pues ya he peleado contra ellos antes, no son muy resistentes pero si ágiles” Mentalizó todo el plan acorde a sus experiencias, todo parecía seguir un estricto orden en su mente y sería realmente sencillo cumplir su misión, pero nunca consideró que en aquella noche una invitada inesperada aparecería en la escena, dificultando todo, y poniendo su vida en un riesgo considerable.


""Yo pienso" - Yo hablo - -Yo narro-" "El Sanguinem se comunica"


avatar
Dromes : 57659
Reputación : 6
Mensajes : 161
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Rebeca Fdez. el Jue Oct 19, 2017 6:17 pm

Hacía mucho frío. Estaba cansadisima. Gracias a gastar todas mis fuerzas logré huir de esa bestia. ¿Que narices era eso? Estaba temblando, mi vestido se había roto en el intento de huida y se me veían las piernas. La izquierda me funcionaba cada vez peor. Cojeaba como nunca. En una de las pisadas tropecé con una rama maldita. Auch! TenIa que salir del bosque. Pero... A dónde iría? No podía regresar al poblado, me Matarían por ello. Estaba perdida. Me intenté levantar pero las fuerzas murieron conmigo. Caí de nuevo al suelo. Oí pasos. Volvían por mí.... No...
Cogí aire y me levanté veloz. Preparé mi cuerpo y pegué una patada hacia la cosa que se acercaba a mí. Al hacerlo escuché un quejido... ¿Humano? Al mirar me encontre conu joven de ojos color carmesí pelo azabache, mirada...curiosa. 
- Quién eres?! Que haces...aqu..?
Las fuerzas me fallaron y caí otra vez a suelo. Había Superado mi límite. Antes de caer desmayada observé un rastro de sangre por el suelo. Mío. Estaba perdiendo mucha sangre de la pierna.. Maldita sea.
Mientras me dormía escuché los pasos de las bestias. Me habían encontrado. Era mi fin... ¿Verdad?


Última edición por Rebeca Fdez. el Jue Jun 14, 2018 8:00 am, editado 1 vez



Apariencia hogareña:

Apariencia en batalla:
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 55009
Reputación : 10
Mensajes : 180
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Alaister Phantasmagoria el Jue Oct 19, 2017 11:55 pm

Aún en su viaje por el denso bosque logra sentir lo que parecía ser la esencia de vida de los trasgos y el típico aroma a bestia salvaje; ese hedor que inundaba sus sentidos y que le causaba cierto asco, pero qué le iba a hacer, era parte de su misión. Moviéndose con agilidad entre las sombras proyectadas por los enormes árboles avanzado con velocidad por la zona, siguiendo en todo momento ese aroma nauseabundo que indicaba donde estaban esos desgraciados, pero en un instante sintió una esencia dulce y tranquila, completamente diferente a la de las criaturas iracundas “¿habrá sido sólo idea mía? No lo creo…nunca antes me he equivocado en sentir enemigos en el campo de batalla, pero…esa esencia no pertenecía a un enemigo, es imposible que tuviera una esencia así de particular, menos siendo criaturas caóticas”

Pronto llegó a lo que parecía ser un árbol enorme, fácilmente utilizado por los trasgos para sus madrigueras, y el vampiro había acertado al suponer que estarían en una de esas. -no hay señales de actividad cercana, salieron hace bastante al parecer-
en un instante sus ojos brillaron de un rojo intenso, permitiéndole usar el Sanguinem para detectar enemigos más allá de lo que sus sentidos de vampiro le permitían, siendo capaz de detectar así un pulso acelerado que corría de otros, en lo que tenía un aspecto de persecución – Así que ya encontraron una víctima…mal por sea lo que sea esa cosa que persiguen- volvió a concentrarse, logrando identificar esta vez el pulso de quien o que era lo que huía. Era el pulso de una mujer y la dueña de la dulce esencia de vida que antes había sentido.[color=#cc0000]- maldición, ¿qué hace una mujer aquí a estas horas? Es demasiado peligroso -Presuroso abrió sus ojos y convocando sus colonias de murciélagos fue capaz de moverse a gran velocidad hacia la zona de la persecución.

Se trataba de una joven de cabellos de un suave color marrón, su vestido rasgado por el ataque de los trasgos, a su vez que caminaba con dificultad, "parece tener su pierna lastimada" - pensó el vampiro mientras sus colonias de murciélagos cubrían el cielo, en una nube negra que emitía un chirrido desgarrador, observando al mismo tiempo como la joven caía al suelo, exhausta, sin fuerzas, si el vampiro no actuaba ahora aquella mujer moriría sin dudar –Al parecer la noche será interesante…-

Tras estas palabras los enjambres de murciélagos descienden a toda velocidad, golpeando con fuerza tremenda a los trasgos que estaba próximos a la joven, enviándolos a volar por los aires, pero no sin llevarse varias heridas sangrantes hechas por los colmillos y garras de los murciélagos, al mismo tiempo que la otra colonia actuaba como escudo para aquella mujer vulnerable, y el vampiro apareciendo a su lado, recibiendo al mismo tiempo una patada casi instintiva de la contraria en un intento de repeler a sus atacantes, dando un leve quejido pero nada grave –hey, no golpees a quien te salvará la vida- y ella volvió a caer pero por lo que parecía ser una hemorragia bastante severa en su pierna, a lo cual el vampiro observó con cautela evaluando la profundidad de la herida, también logrando ver las características de la sangre contraria “es liviana y de un rojo brillante… no es algo que se vea muy a menudo”

Tomando a la chica en sus brazos ordena que ambas colonias de murciélagos comiencen a atacar a cada ser que se le acercara al vampiro y a la muchacha en un ademán violento, atacando ojos, nariz, oídos y más – No esperaba encontrar a alguien por aquí…eso ciertamente lo hace un tanto más difícil. Pero no importa, aunque quede alguno vivo Hemoplage se encargará de matarlos, además no detecté más en el árbol, a pesar de su inoportuno encuentro Los murciélagos atacaron e infectaron a cada trasgo enemigo, por lo cual sólo quedaba esperar hasta que sus cuerpos se detengan, y por otro lado el vampiro llevó a su “invitada” a un lugar seguro, para atender sus heridas y evitar que muriera.


Última edición por Alaister Phantasmagoria el Vie Oct 20, 2017 7:01 pm, editado 3 veces


""Yo pienso" - Yo hablo - -Yo narro-" "El Sanguinem se comunica"


avatar
Dromes : 57659
Reputación : 6
Mensajes : 161
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Rebeca Fdez. el Vie Oct 20, 2017 5:28 pm

Abrir los ojos fue muy duro. Estaba teniendo un sueño tan maravilloso... Me encontraba en un castillo, y yo era la dueña. Una niña de mejillas sonrojadas, alegre, tímida. Y muy sana. No dejaba de sonreír. Esa sensación era tan maravillosa...
Pero la vida real me atraía de forma violenta. Mi cuerpo, al principio, comenzó a temblar. El calor del ambiente me atrajo más hacia la luz. Al abrir los ojos pestañeé varias veces. ¿Se había hecho de día? ¿o es que había muerto en el intento de vivir? Total, qué más daría. Venía mejor la muerte. Así no tendría que luchar cada día por sobrevivir en un mundo tan cruel.
- Mh... -gimoteé al intentar incorporarme de donde estaba. Alguien me detuvo y me dijo algo. ¿Qué sería? ¿Que me quedase quieta? Supuse eso. - ¿He muerto? -Pregunté sin una pizca de emoción. -¿Esto es el cielo o el infierno?
Miré alrededor. Lo veía todo aún borroso. Noté de golpe un pinchazo en la pierna. ¡Ay! Si estaba muerta no debería dolerme la herida. Eso quería decir...
-¿Dónde estoy? ¿Quién eres? ¡Sácame de aquí!
Me levanté de golpe ignorando los calambres del cuerpo. Viendo sin ver, fui a dar un puñetazo al hombre que tenía delante, pero la acción me salió rana. El mareo regresó junto con náuseas y devolví en una de las esquinas de la cama, (por suerte, manchando solo el suelo).
-Uf... ¡Cof! Maldita sea... Si has venido a matarme, hazlo...
Espera, ¿una cama? ¿Me habían traído a mi cabaña? En el centro del bosque, escondida entre varios árboles, estaba mi "casa". No era gran cosa, solo cuatro paredes mal hechas de ramas y una cama hecha de hojas y palos sujetándolas. A decir verdad era muy fácil encontrarla. Lo extraño era que aquel chico me trajera a ella.
Le miré de soslayo. Era un joven alto, guapo y... extraño. ¿Iba a matarme en mi propio hogar?


Última edición por Rebeca Fdez. el Jue Jun 14, 2018 8:01 am, editado 1 vez



Apariencia hogareña:

Apariencia en batalla:
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 55009
Reputación : 10
Mensajes : 180
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Alaister Phantasmagoria el Vie Oct 20, 2017 11:17 pm

Mientras cargaba a la chica herida e inconsciente en sus brazos se preguntaba de dónde pudo haber salido esta; atuendos se veían rasgados, pero curiosamente no descuidados a propósito “¿acaso será una especie de vagabunda en busca de un lugar?” no podía saberlo, pero de algo si estaba seguro; el rostro contrario era suave y bien parecido, una expresión sutil se dibujaba en esta, aunque un tanto cambiada debido al susto de la escena ocurrida con anterioridad. Era extrañamente cautivadora.

Siguiendo la esencia de la mujer desperdigada por el lugar pudo llegar a lo que parecía ser un refugio improvisado; algo precario pero suficiente para resguardar de las inclemencias de la noche y el clima, muros hechos de ramas de apariencia un tanto frágil y una cama hecha con palos como base y hojas a modo de colchón “¿acaso es aquí donde vive esta joven? Debe ser una vida complicada…” pensó el vampiro mientras atendía las heridas de la muchacha aún inconsciente, parando la hemorragia y permitiendo a la pierna lastimada recuperarse con normalidad –Esto servirá por ahora, lo demás dependerá de su sanación natural…podría sanarla con el Sanguinem pero…no sé si sea buena idea hacerlo-

Pero rápidamente en lo que pareció menos de un segundo intercepta el puñetazo casi inadvertido de la mujer con su mano, ella parecía haber recobrado la consciencia mientras él estaba sumido en sus pensamientos terminaba la curación. – oye tranquila, aún estás débil por la pérdida de sangre, mejor relájate y descansa un poco- mencionó con calma a la contraria que fácilmente demostraba un malestar físico que parecía fuerte. Pero tras oír la exclamación contraria de letal significado, solamente esboza una leve sonrisa - Descuida, no busco hacerte daño ¿no crees que si quisiera hacerlo, ya lo habría hecho?- dijo mientras se sentaba en el suelo del lugar, tomando la distancia de la contraria para no incomodarla, pues entendía que él era un extraño para ella, y posiblemente una amenaza a sus ojos. – Te noto cansada, bebe algo de agua- de su maletín usual de su trabajo como cazador saca una pequeña cantimplora y se la entrega - necesitas beber un poco para ayudarte a reponer tu cuerpo, también tengo algo de comida por si gustas, no es mucho pero es suficiente para satisfacer el hambre por algo de tiempo y probablemente te haga sentir relativamente mejor-

- Tuviste suerte de salir de la trampa de los trasgos, esos miserables son capaces de hacerte cosas terribles que es mejor no mencionar, pero por suerte pasaba por allí y pude darte una mano, o ahora no estaríamos charlando- mencionó mientras revisaba dentro de su maletín en busca de las provisiones, encontrándolas y dejándolas al alcance de la muchacha por si esta quería darse un bocado, cosa que sería útil para recuperar energías después de esa persecución.


""Yo pienso" - Yo hablo - -Yo narro-" "El Sanguinem se comunica"


avatar
Dromes : 57659
Reputación : 6
Mensajes : 161
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Rebeca Fdez. el Sáb Oct 21, 2017 5:38 pm

- ¿Que descanse con un desconocido en mi casa? ¡Fuera de aqu...! Me has curado. -Miré mi pierna. -¿Me has curado? -Ahora a él. Estaba  un poco ida. 
En cuanto me ofreció el agua casi se la quité de las manos. ¡Agua! Dios mío, era agua limpia. Qué rica que estaba. 
- ¿Hay más? -Pregunté cual niña pregunta si puede repetir plato. -E-Está muy buena. -Me sonrojé.
El muchacho me sacó también un poco de comida, la cual devoré como si llevara días sin comer. Su mirada me hizo detenerme un poco.
- Pe-Perdona por la patada y el puñetazo. No sabía que era una persona. Creí que eran esos monstruos raros. Incluso llegué a pensar que eras del... Bu-Bueno, que no eras malo, me refiero.
Me dejé caer de nuevo en la cama, andaba aún muy cansada. 
-Gracias, por el alimento y el agua... Lo necesitaba de veras. Pero no tengo nada a cambio... Siento la necesidad de darte un trueque pero no se me ocurre qué. Mi nombre es Asuna, por cierto. -Sonreí.
La verdad es que me había dedicado a hablar por los nervios. No solía ser tan parlanchina. Es más. Hacía tanto tiempo que no hablaba con nadie que tenía la necesidad de hacerlo con ese muchacho.
Le miré de reojo, era guapísimo. Nunca antes había visto a alguien tan...así.
-Tus ojos son tan...rojos. Dan miedo. -Susurré sin querer en voz alta. -Hm. Si quieres algo de cocina caliente tengo ramas atrás de la cabaña. Suelo cocinarme ahí los animales que cazo... Y... Hm... Me duele la pierna... -Me había empezado a sangrar de nuevo. -Mierda, me moví demasiado. Lo siento...
Pedí disculpas por instinto. 
- ¿Qué hacías en el bosque?


Última edición por Rebeca Fdez. el Jue Jun 14, 2018 8:03 am, editado 1 vez



Apariencia hogareña:

Apariencia en batalla:
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 55009
Reputación : 10
Mensajes : 180
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Alaister Phantasmagoria el Dom Oct 22, 2017 1:05 am

Ver que la muchacha aceptaba sus alimentos lo llenó de cierta tranquilidad, pues se encontraba mejor de lo que esperaba, y como dicen en estos casos “El que come, no muere” bastante simple, pero útil en esta ocasión.
-Así es, te he curado mientras estabas inconsciente, pero te recomiendo guardar algo más de reposo, por si acaso- un tanto divertido sólo observa a la mujer devorar los comestibles y beber el agua, pero sin demostrarlo en su rostro. “Es muy probable que no haya comido en días, se le ve un tanto pálida, pero sus ojos siguen llenos de vida…que interesante”
-Descuida, fue tu instinto de supervivencia lo que te hizo dar aquella patada y también el puñetazo, no te preocupes, pues ya estás a salvo de aquellos monstruos- Simplemente se limita a ver como la contraria se tiende nuevamente en su cama “ de seguro su fatiga física era demasiada, una nutrición un tanto ineficiente y es probable que el estrés post-emboscada le estén pasando la cuenta, pero aun así se las arregló para escapar, nada mal para una persona que se ve tan frágil” –No es necesario agradecer, para mí es un agrado poder haber salvado a una vida en estas circunstancias, y no pediré nada a cambio por ello, es mi deber después de todo- mencionó con suma calma, mirándola con cierta curiosidad, pues la información que hasta ahora recolectó en su mente no le era suficiente para elaborar un perfil de qué podría hacer esa joven en el bosque, viviendo en precarias condiciones, pero dejando eso a un lado cuando escuchó que ella le había revelado su nombre, a lo cual él respondió con el suyo y una sutil reverencia – Alaister Phantasmagoria, para servirle- La joven parecía motivada a charlar; quizás como forma de demostrar gratitud o porque realmente sentía la necesidad de hacerlo, no es posible saberlo a ciencia cierta.

-Oh…perdona, no quise asustarte con mi mirada – mira a otro lugar para evitar el hecho de que sus ojos la alarmaran; por suerte Salió el comentario de la cocina caliente, cosa que le restó importancia a lo antes dicho respecto a sus ojos rojos como la sangre- Gracias, podría cazar algo y prepararlo, pues se da la suerte que también soy un gran chef y el bosque ofrece muchas especias naturales junto a otros ingredientes para poder hacerlo, no sería mala idea, ¿no crees? – Pero tras ese comentario pudo oler el aroma de la sangre en el aire, fijando su vista de inmediato en la herida nuevamente abierta en la pierna de Asuna, preocupándole un poco - Ya veo…al parecer la herida era más profunda de lo que parecía a simple vista…- En un ademán inusual del vampiro, este se queda observando la sangre contraria; de un ligero brillo, liviana y color carmesí inusual. Es cierto que por un segundo la idea de beber la sangre contraria cruzó su mente, pero con el pasar de los años este vampiro pudo aprender a controlar sus instintos de cazador vampírico, pero…la sangre de ella le llamaba la atención, no como forma de alimentarse, sino más bien por mero interés - Si quieres puedo sanarte con un pequeño truco, y es muy probable que tu pierna se recupere por completo en segundos…el problema es que el proceso es realmente doloroso- Realmente necesitaba curar esa herida, pues la hemorragia no se detenía y si seguía así todo terminaría mal –Si aceptas te pido que seas valiente, pues dolerá mucho más que cualquier otra cosa que hayas experimentado – sin esperar respuesta contraria sólo se le acerca tendiéndole una mano – Si llega a doler mucho, sólo presiona mi mano con fuerzas que yo te ayudaré – Dicho estas palabras una ligera aura negra y roja descendía por el cuerpo del vampiro, en dirección a la herida, comenzando a detener la hemorragia, juntando y multiplicando el tejido faltante de la piel contraria, pero no sin causar un dolor tremendo, casi insoportable.- Se fuerte Asuna- mencionó mientras comenzaba a sanarla -Tengo un par de asuntos en el bosque, pues soy un cazador, aunque uno un tanto inusual para ser honesto


Última edición por Alaister Phantasmagoria el Lun Oct 23, 2017 11:19 pm, editado 1 vez


""Yo pienso" - Yo hablo - -Yo narro-" "El Sanguinem se comunica"


avatar
Dromes : 57659
Reputación : 6
Mensajes : 161
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Rebeca Fdez. el Dom Oct 22, 2017 8:01 am

- Alaister... Suena un nombre tan antiguo... Parece que tienes mil años. 
En ese momento desvió la mirada. ¡No! Es decir, no hacía falta... No quería insinuarle que me daba miedo. Es más. Me sentía reconfortada por él. Parecía tan buena persona que...
- ¿Eres buen cocinero? Yo soy malísima. Llevo sin comer un buen plato de asado desde que huí de.. -Me callé. ¡Calla, idiota! -¿Hm? Tranquilo, la pierna se curará sula, no me duele apenas.
Mentira. Sí que dolía, peor no me iba a mostrar débil por muy bien que me cayera el muchacho. Su mención de cura me dio mala espina. Iba a doler más que cualquier cosa. ¡Ni loca le dejaría tocarme!
Pero no hubo manera de escapar ni negarme. Me había cogido la mano, comenzando así la curación. De pronto noté un escalofrío por el cuerpo. Au... 
- A-Ah... ¡¡AHHHH!! -Empecé a chillar sin quererlo. Dios mío. ¡Sí que dolía! 
No podía aguantarlo. Apreté su mano con rabia, temblando, retorciéndome. No obstante, el muchacho no frenó con la tortura, es más siguió y siguió sin parar.  Mantuve el aire cuanto mi cuerpo pudo aguantar. El mareo vino de nuevo a mí. 
Al cabo de un rato, por fin el dolor cesó. Tanto que incluso el dolor de la pierna se me pasó, sin más.
Parpadeé cuando Alaister me preguntó como estaba. Veía doble, es más.Casi ni veía. Alcé la mano hacia el chico y cogí su camiseta. Me dormí, agarrándola con fuerza.


Apenas unas horas después, un olor a carne me despertó. Estaba mucho mejor. ¡Muchísimo! Me incorporé en la cama y miré alrededor. Estaba sola. El olor venía de fuera. Salí de la cama improvisada. La ropa la tenia rota por completo. Debería cambairme... Saqué de debajo de la cama una caja de madera lujosa, una de las pocas cosas personales que me quedaban, y saqué un conjunto, a la vez que las orejeras para escuchar mejor por el bosque. Una vez me lo puse, salí de la cabaña a paso de tortuga. Cojeaba bastante, pero apenas me dolía. Al salir, me encontré con el lago. Me sentía sucísima. Decidí meterme para lavar los restos de sangre seca de mis piernas.


Físico de Asuna (imaginar sin alas):


Última edición por Rebeca Fdez. el Jue Jun 14, 2018 8:04 am, editado 1 vez



Apariencia hogareña:

Apariencia en batalla:
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 55009
Reputación : 10
Mensajes : 180
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Alaister Phantasmagoria el Lun Oct 23, 2017 12:25 pm

Debido al dolor insoportable de la sanación hecha por el vampiro, Asuna pareció caer rendida nuevamente, en un estado de inconsciencia – Lo siento, pero era necesario hacer esto, espero me perdones- Y lentamente se aleja de la joven, pero al notar que ella tomaba su camiseta con fuerzas, dudó un poco de qué hacer “Simplemente podría jalarla hasta que la suelte, pero eso la despertaría… y necesita descansar un poco, ya la he asustado suficiente por ahora, un movimiento un tanto atrevido no creo que importe, al menos en esta ocasión ” terminada su conclusión simplemente se quita la camiseta, quedando con su torso desnudo; el cual se veía bien tonificado en cuanto a sus músculos debido a sus entrenamientos, brindándole una apariencia fuerte, varias cicatrices de variados tamaños cubrían este en totalidad, así como también su espalda. Sin más sólo sale de la improvisada cabaña, hacia donde se encontraban los instrumentos para poder realizar la hoguera y cocinar algo; para su suerte en el lugar había todo lo que necesitaba, incluyendo una olla para poder cocer correctamente los alimentos, vajilla bastante gastada, pero aún funcional, los cubiertos en igual condición, una cubeta de gran tamaño para agua, recipientes varios y leña en cantidades suficientes para realizar todo. Era perfecto.

Tras haber observado todo sus materiales y elementos con detalle, invoca a sus 5 canes de Sanguinem, dividiéndolos en grupos para recolectar alimentos; 3 de ellos a cazar animales para traerlos y aprovechar su carne y sangre, otro fue encargado en la misión de recolectar setas y vegetales comestibles, basado en los conocimientos de supervivencia del vampiro y claro, también su saber gastronómico, y el último a recolectar agua en la cubeta, procurando ordenarle no derramar ni una sola gota y que sea suficiente para los platillos a preparar.

Tras cerca de una hora pasó y los canes regresaron; los encargados de la cacería traían dos ciervos con el cuello roto debido a las fauces de sus atacantes, otro traía varias setas en su hocico, junto a otras especias encontradas en capaces de ser encontradas en el bosque,  para ser cocinadas, y el último venía con la cubeta llena de agua y como le fue ordenado, sin derramar ni una gota, dejando todo a los pies del vampiro. Organizando todo sólo comienza a faenar a los ciervos, cortando sus cabezas y dándoselas a sus canes, los cuales las devoraron en un santiamén, y la sangre que salía era juntada en varios recipientes, pues el vampiro le daría uso para preparar otro platillo a base de esta, bastante nutritivo e ideal para recuperarse luego de una hemorragia como la que tuvo la joven que descansaba. Tras haber abierto los cuerpos y retirado la piel de estos, sólo deja la carne a la vista, junto a los huesos, colocándolos sobre la hoguera, no sin antes sazonarlos un poco con la misma sangre mezclada con especias encontradas, brindándole a la carne un leve matiz rojizo que a medida que era alcanzado por el fuego se volvía de un interesante color marrón tostado, liberando a la vez un sutil pero delicioso aroma a carne y especias.

Los órganos tales como los corazones, estómagos, intestinos, hígados los utilizaría para cocinar una sopa, al mismo tiempo comienza a hervir agua para poder realizar este segundo platillo; los órganos de los ciervos son ideales para dar consistencia y sabor a la sopa que pensaba hacer, y tras abrirlos, limpiarlos a la perfección con agua, junto a una gran maestría pues no era primera vez que hacía algo así, y ya una vez todo listo, los deposita en el agua que ya hervía, la cual alzaba un reconfortante vapor, pelando las setas y cortándolas rápidamente con sus cuchillas hechas de Sanguinem, haciendo que acompañaran al resto de materiales dentro del agua hirviendo, revolviendo con un cucharón de metal que allí estaba, sólo espera, aderezando de vez en cuando con un poco de sangre para la consistencia, un sabor un poco más fuerte y un carácter más nutritivo, a la vez que se combinaba con la grasa de los órganos formando el delicioso caldo.

-Sólo debo esperar que esté listo, no creo que tome mucho tiempo- En un chasquido hace desaparecer a sus canes que seguía en la escena – Asuna debe de estar descansando aún, aprovecharé para ir a lavar mis manos y brazos, faenar un animal es un tanto crudo y sucio, sin mencionar que estoy cubierto de sangre- Debido a esto decide dirigirse al lago que había observado en su pasar, caminando mientras se recreaba observando el vasto bosque; un lugar con una densa vegetación, una atmósfera fría pero de cierta forma tranquilizadora debido al silencio casi total del lugar. Tras haber caminado un tanto logra llegar al lago, arrodillándose frente a este comienza a lavar sus brazos de la sangre animal, pues siendo honestos no tenía ánimos de manipularla ni consumirla, antes de comenzar su misión ya había consumido una gran cantidad, cosa que el hambre no lo afectaba y no lo haría por un largo tiempo, pero aun así comería con la joven, pues no quería ser descortés y bueno, quería probar de primera mano su habilidad gastronómica.

Pero luego notó que no estaba sólo en el lugar; la joven ya había despertado de su sueño reparador, ciertamente se le veía mucho mejor. El agua cristalina recorría su cuerpo mientras ella removía la sangre seca de sus delgadas piernas, de su piel blanca con gracia e incluso algo de sensualidad, pero el vampiro se mantuvo expectante, no quería interrumpirla, pero tampoco es como si realmente se esforzara en hacerlo. Bajo aquella noche y la luz de la luna, la joven se veía más radiante de lo que él presenció anteriormente en su primer encuentro.


""Yo pienso" - Yo hablo - -Yo narro-" "El Sanguinem se comunica"


avatar
Dromes : 57659
Reputación : 6
Mensajes : 161
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Rebeca Fdez. el Mar Oct 24, 2017 5:30 pm

Nuestras miradas se cruzaron. Por un momento me quedé inmóvil. Esa mirada roja imponía. Llevé mis brazos a la pierna curada y sonreí levemente a modo de agradecimiento. Lo pasé muy mal en la curación, pero valió la pena. Podría volver a correr, a nadar, a todo. Mis ojos bajaron unos centímetros. Mis mejillas se encendieron. No llevaba camiseta, ¿qué había hecho con ella? Oh no. ¿Sería eso que tenía en las manos al despertar?
Salí del río lentamente por donde había entrado. Miré al sol y cerré los ojos. El viento soplaba fuerte, esa sensación era muy similar al de...
- Tormenta. -Miré al muchacho. -Esta noche habrá tormenta. ¿Comemos?
Me dirigí hacia la cocina campestre y abrí la boca. ¡Wo! ¿Había cocinado así de bien? Sí que se le daba estupendo. Menudo festín nos íbamos a dar. 
Me senté en una piedra alta y sonreí. Hacía tiempo que no me "sentaba en una mesa", con gente. No sabía si podría confiar en él 100%, pero valdría la pena descubrirlo. Se lo debía, al fin y al cabo.
- ¿Sirvo la comida? -Pregunté, haciéndolo sin esperar respuesta. - ¿Cómo has podido cocinar todo esto tú solo? Es casi como un banquete de Castillo. 
Cerré los ojos y me puse a recordar aquellos banquetes. Era una de las pocas cosas que echaba de menos de él. 
Nunca se lo iba a decir a nadie. ¿Quién se creería que era la bastarda del Rey? Nadie. Y menos un forastero como Alaister. Quizá incluso fuera uno de los caballeros que iban en mi busca hacía varios meses... Giré la cabeza con fuerza. No tenía que pensar en ello. Si fuera uno de ellos ya me habría llevado ante mi padre, ¿no?
- Y... ¿tienes familia? -Tenía ganas de hablar. Me sentía extraña. Feliz. Hacía tiempo que no.
Me senté en la piedra y comencé a comer sin esperarle. El estómago me rugía con fuerza. El pelo calaba mi vestido. 
- Y... Otra cosa... La camiseta... ¿Qué pasó anoche? ¡No lo malinterpretes! Es solo que amanecí con ella y... ¿Lo siento? -Parpadeé. Estaba avergonzada. Me entró la risa floja. 
Qué tonta parecía en ese momento. Tenía que callarme. Continué comiendo.


Última edición por Rebeca Fdez. el Jue Jun 14, 2018 7:59 am, editado 1 vez



Apariencia hogareña:

Apariencia en batalla:
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 55009
Reputación : 10
Mensajes : 180
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Alaister Phantasmagoria el Miér Oct 25, 2017 6:44 pm

Las miradas inevitablemente se cruzaron, no pudo evitarlo, pero tampoco es como si quisiera hacerlo, pudo admirar con mayor detalle a la joven, notando a la vez un ligero rubor en sus mejillas, uno bastante inocente a lo cual el vampiro simplemente sonrió de forma leve, pero honesta. El sol ya aparecía por el horizonte, había pasado casi toda la noche en aquel bosque, pero no lo había notado aunque por suerte para el vampiro el denso follaje del bosque no permitía que los rayos del astro rey lo alcanzaran, dándole cierta tranquilidad ante la escena; el viento se sentía salvaje como una fiera, y a la distancia nubes de oscuro color se podían ver acercarse, señal clara de que se avecinaba una tormenta, lo cual la contraria afirmó, al parecer también sabía diferenciar esos detalles del clima.

-Claro, ya está listo- Se levanta con sus brazos ya limpios, mirando nuevamente a la joven ligeramente hacia abajo debido a su propia altura, algo que le parecía de un modo bastante particular, adorable. Ya una vez en la improvisada cocina el vampiro no pudo evitar dar una suave carcajada al notar la reacción contraria ante la comida preparada – No es mucho, pero me las arreglé para tener una buena comida, te ayudará para recuperar tus fuerzas, puedes comer todo lo que gustes, y por supuesto, sirve tu si así lo quieres- aunque realmente ella ya había comenzado a servir los alimentos antes de expresar su respuesta, al parecer estaba hambrienta, pero ello alegró un poco al joven, pues sabía que de una forma bastante simple había ayudado a una persona, y también conocerla –Bueno, es sencillo, he aprendido varias cosas respecto al arte culinario a lo largo de mi vida, se me da bastante bien, o al menos eso creo yo. Me gustaría tu opinión, espero que sea de tu agrado-

Pero pudo notar que la mujer cambió su actitud, parecía recordar algo, una expresión algo nostálgica lleno su rostro, cosa que no pasó desapercibida ante Alaister “No parece ser una chica salvaje, menos una vagabunda…me pregunto qué hará aquí y quién realmente es” Esta reflexión recorrió su mente mientras comía con calma; a su juicio había quedado bastante buena, tenía un buen sabor y la grasa de animal se mezcló de forma perfecta con el caldo y el poco de sangre que la sazonaba. Levantándose saca la carne del fuego directo para evitar quemarla, colocándola un tanto más lejos de este para que mantuviera el calor y por ende el sabor, pequeñas gotas de grasa caían al suelo, inundando con un agradable aroma el bosque, la carne estaba en su punto ideal y si bien quería probarla, primero debía terminar su sopa. Un tanto desperdigado en sus pensamientos sólo vuelve en sí cuando ella menciona el asunto de la familia; se mostró pensativo, como si hubiesen tocado una fibra sensible, pero no lo demostró por mucho, para luego darle a la joven una respuesta - Si, tengo familia, pero están muy lejos de aquí y no los he visto hace bastante tiempo, podríamos decir que prácticamente estoy solo, lo que ciertamente no es malo si lo piensas- Pero luego salió el comentario de la camiseta, algo bastante cómico a su parecer – Ah, lo que pasa es que te vi dormir tan plácidamente que no quise interrumpir tu sueño, por cierto, tienes un agarre bastante fuerte ¿practicas con espadas? – preguntó a modo de empezar una charla más o menos trivial pero ideal para el momento que acababa de pasar y la confesión del vampiro, sin notar la vergüenza en el rostro ajeno, pues continuaba comiendo. El silencio llenaba el lugar de forma agradable, no había ruido excepto por el sonido de las pequeñas chispas que saltaban al aire desde el fuego, y el romper de la madera siendo consumida por este.

-Pero ahora cuéntame de ti ¿qué haces en un lugar como este? No es con ánimos de ofender pero…no creo que estés aquí por decisión propia- mencionó con seriedad, pero no la suficiente para volver incomoda aquella circunstancia ni menos intimidar a la joven que disfrutaba de su comida- ¿Gustas un poco de carne? Puedo darte un poco mientras piensas tu respuesta – Se levanta y va hacia el lugar donde estaba el ciervo asado, cortando velozmente un trozo del muslo de este, dejándolo sobre los rústicos platos, para llevárselo a Asuna – Aquí tienes, cuidado que puede estar un poco caliente- Dicho esto sólo se sentó a su lado, mirando el fuego, esperando la respuesta a la pregunta hecha por él.


""Yo pienso" - Yo hablo - -Yo narro-" "El Sanguinem se comunica"


avatar
Dromes : 57659
Reputación : 6
Mensajes : 161
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Rebeca Fdez. el Jue Oct 26, 2017 7:25 am

Recordé mi época buena con mi padre. Cada tarde me hacía una clase especial de esgrima. Me tenía un cariño especial. Él mismo me enseñaba el arte de la espada con la suya propia. Hasta que un día me regaló una especial. Me puse tan feliz que acabé poniéndola nombre: Aguja. Uno muy tonto, pero, ¿qué mas quería? Tenía ocho años cuando me la regaló. Fue una de las pocas cosas que rescaté el  día que me fugué de allí, justo después de la muerte del Rey... Miré a Alaister y sonreí. Sí. Sabía mucho de espada. Era una de las mejores del reino, pero si se lo decía, cantaría demasiado
- Sé algo de ellas. Tengo una que me encontré en el pueblo, abandonada. La restauré como pude. Anoche estaba recolectando comida, por lo que no la llevaba encima cuando me encontré con esos monstruos. No sabía que habían de esos por aquí. Se supone que no se internan tan dentro del bosque. 
Su pregunta me sorprendió. ¿Y ahora qué le decía? Gané un poco de tiempo comiendo. Estaba todo delicioso. No podía dejar de comer.
- Hm -Tragué. -Pues... No es que quiera estar aquí, pero es un buen sitio para vivir. El pueblo es un sitio muy ruidoso y lleno de guardias. Es más agradable estar por aquí, por el río. Cuando te marches tendré más cuidado con los monstruos. No te preocupes.
Evadí la pregunta como pude. No sirvió de gran cosa, pues su mirada me decía que no me creía. Su insistencia me hizo pensar en un plan alternativo para que olvidase la respuesta.
- ¿Tú sabes usar la espada? Podrías enseñarme unas cosas en caso de que sí. 
¡Bien! Buena idea, si decía que me había enseñado él, podría usar todas mis fuerzas sin causar "confusión". Así nadie creería que me enseñó el propio Rey a luchar. 
- Estoy más recuperada. Si deseas, me cambio de ropa, cojo la espada, y nos entretenemos un poco. Si gustas, claro. Si no, puedes marcharte ya. No me debes nada. Estoy curada de la pierna ya... Un momento. Ahora que caigo...
Me quedé pensativa un segundo. ¡Pero qué tonta que fui! Estaba tan hambrienta que no caí en una cosa. Me había curado con magia. ¡MAGIA! - No eres humano. -Susurré. - ¿¡Qué demonios eres!?


Última edición por Rebeca Fdez. el Jue Jun 14, 2018 7:58 am, editado 1 vez



Apariencia hogareña:

Apariencia en batalla:
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 55009
Reputación : 10
Mensajes : 180
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Alaister Phantasmagoria el Jue Oct 26, 2017 9:52 pm

Pudo notar en el rostro de la contraria esa clara expresión que uno hace al pensar, al internarse en sus ideas y sueños, como si se estuviera ajeno al mundo, recordando lo que fue o preguntándose lo que será, con esa mirada perdida tratando de encontrar alguna respuesta, aunque muchas veces sin éxito.

-Lo supuse para ser honesto, tienes una apariencia fuerte aunque sutil, y eso ciertamente es algo que no todos logran – comió un poco de carne- Pero aun así tuviste suerte, esos miserables de anoche te hubieran superado en número fácilmente, y dudo que puedas repelerlos a todos con una espada, sin ánimos de ofender claramente, no cuestiono tu habilidad, sólo soy objetivo-

Guardó silencio por unos minutos, mirando el fuego danzar entre la leña con gracias y fuerza, como una coreografía ensayada muchas veces a lo largo de los años, para luego contestar al comentario de ella respecto a su razón de esta allí – Si bien puede sentirse más tranquilo…ciertamente no lo es, las criaturas pueden dañarte de muchas formas, cada una más terrible que la anterior, la comida no es abundante y se debe aprovechar hasta la última sobra, sin mencionar las inclemencias del clima…sabes bien que hay otros motivos Asuna, te pido que por favor no mientas, no es que vaya a delatarte o algo, ni menos difamarte. – come un poco más, rasgando la carne con sus dientes, pero sin enseñar sus colmillos, pues no había necesidad – ¿Huyes de algo o de alguien? Es más común de lo que crees, pero no por ello aceptable – preguntó de forma directa, sin intenciones contrarias, pues sólo quería conocer las verdaderas circunstancias de aquella chica en el bosque, aunque en esta ocasión permitió que el tema se desviara, pues quizás le resultaba sumamente incómodo, más aun siendo él un extraño – Pues sí, tengo maestría en el uso de armas variadas, he entrenado mucho en todos mis años, pero nada excepcional – trataba de ser modesto, pues era bastante seguro de su habilidad, sólo que no quería que la conversación se basara en eso último -Y claro, no tendría problema alguno, si gustas puedo esperarte y comenzamos un sparring-

Pero se hizo un silencio incómodo por parte de la contraria, apelando contra al vampiro en un súbito cambio de ánimo que sonaba casi amenazante, pero respondió tranquilo a este, pues no tenía intención alguna de empezar un conflicto, menos con aquella chica. Si no respondía podía que ella adoptara una actitud más agresiva, y de hacerlo puede que la consuma el terror, aunque podría esperarse algo más de la mujer en el bosque, por lo que decidió arriesgarse un poco, revelando su raza, todo esto mientras comía un poco más de carne.

-No, no soy humano… soy un vampiro- sin quitar la vista de las llamas que habían ganado su atención nuevamente -Pero no temas, como ya te había dicho antes no busco hacerte daño. Si así lo hubiera querido habría dejado que los trasgos te atraparan, o te habría asesinado mientras descansabas, incluso ahora mismo, pero no lo hice y no planeo hacerlo, no todos los vampiros somos seres son sed de sangre insaciable que matan y violan por diversión, créeme. - Exclamó con suma calma, dedicándole una mirada tranquila que de cierta forma reflejaba honestidad.


""Yo pienso" - Yo hablo - -Yo narro-" "El Sanguinem se comunica"


avatar
Dromes : 57659
Reputación : 6
Mensajes : 161
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Rebeca Fdez. el Jue Nov 02, 2017 3:54 pm

- Lo habría conseguido. -Dije, a pesar de saber a ciencia cierta que era mentira. ¿Yo, contra más de un monstruo como esos? Imposible. Pero el orgullo me pudo en ese momento. -Bueno, quizá no con cinco, pero con dos, seguro. -Intenté arreglarlo. 
Sabía que mentía. No me extrañaba, no sabía mentir... Pero, ¿y qué le decía? Me quedé embobada observando sus ojos. Había algo que me reconfortaba demasiado. 
- Un... vampiro. -Susurré. 
Era un vampiro. ¿Acaso existían de verdad? No supe qué responder a eso. Su respuesta me había dejado en blanco. De pequeña, los cuentos que me contaban eran sobre vampiros, monstruos que no se sabía si existían o no, si eran un mito para asustar a las niñas. Mi padre, por ejemplo, no creía en ellos. Pensaba que eran bulos contados para que las mujeres no salieran a las calles a solas, sobre todo por las noches. 
- Soy hija del rey. -Dije, sin querer. Cuando me di cuenta de lo que había dicho, era ya demasiado tarde. Alaister me miraba sorprendido. Tragué saliva. ¿Qué podía perder? -Soy... Asuna Aizawa, hija del Rey y de una criada. Una mujer maravillosa. El rey me tuvo oculta durante años. Cuando mi madre murió, me llevó al castillo, me dedicó parte de su tiempo pero... cuando él murió me llevaron a los calabozos y me condenaron a muerte. La nueva reina no quiere que gobierne una cría que no es de sangre pura. No pienso regresar, no tengo nada que hacer por el pueblo. Y menos en ese maldito castillo. Como me delates, me da lo mismo que seas vampiro o no. Te mataré con mis propias manos si es necesario. Hay gente maravillosa en el pueblo, pero no puedo ayudarles. Si la reina quiere controlarlo todo, que lo haga.
Había sonado ruda. Seca. Mala gente, pero era la verdad... La nueva reina, una vez se proclamara Reina por completo, mandaría tropas por el pueblo para matar a quien se revelara ante ella. ¿Qué podría hacer yo? No sabría ser reina de ninguna forma... Si ese muchacho decía donde estaba, moriría.
- Sé usar la espada. Ni se te ocurra delatarme. -Añadí, esta vez más asustada que enfadada.


Última edición por Rebeca Fdez. el Jue Jun 14, 2018 7:57 am, editado 1 vez



Apariencia hogareña:

Apariencia en batalla:
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 55009
Reputación : 10
Mensajes : 180
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Alaister Phantasmagoria el Dom Nov 05, 2017 10:12 am

-Eso dices tú, pero ambos sabemos que no hubiera sido así ¿acaso crees poder pelear contra un clan de al menos 50 trasgos sola? Eso es ser valiente, contra 5– come un poco de carne- o quizás muy desconsiderada al pensar en pelear con los demás– sentenció con una mirada severa, sin tomar atención a los comentarios de su raza aún, no gustaba de saltarse mucho respuestas de esa índole, y el tema de los trasgos le era sumamente relevante.

Pero luego el detalle de su origen impío; detalle que respondió con total calma, pues no consideraba a Asuna como una amenaza, no por subestimarla, sino porque sentía que su naturaleza no era así, ella no mataba por matar, no conocía los detalles de esa vida y es muy probable que tampoco quisiera hacerlo- Te ves algo pálida, no creo que el hecho de que sea un vampiro te haya sorprendido de esa forma, a fin de cuentas en esta ciudad se puede encontrar muchos seres como yo; extraños e incluso antinaturales y no tener la mente abierta a esto puede causar grandes problemas, no es una amenaza, más bien un consejo-

Luego vino lo que ansiaba escuchar; la joven de manera involuntaria y fugaz reveló su origen noble, lo que sembró un par más de preguntas en la mente del vampiro, preguntas que a medida que la charla avanzaba eran respondidas, aunque claro, sin mucho lujo de detalles – Así que hija del rey, interesante…- Termina su carne con una ligera expresión de sorpresa “¿qué hacía la hija del rey aquí? Debería de estar cubierta de lujos y placeres” Pero luego fue revelado el detalle que aclaró esa última idea que cruzó su mente; era una hija fuera del matrimonio real, por ende una hija ilegítima, sin beneficios ni consideraciones- He escuchado rumores sobre este rey que mencionas, y ciertamente rumores de una hija nacida fuera del matrimonio real, pero nunca imaginé que encontraría a esa persona aquí, bajo estas circunstancias, pero no es como que vaya a juzgarte, ni menos tratar algo en tu contra, eso ya lo dejamos claro. Lamento la muerte de tu madre y padre, pero lamento aún más tu situación actual; debe de ser difícil vivir cuando quieren ejecutarte por algo así – concentró su mirada carmesí a los ojos de la joven, con cierta compasión pero también con una leve intención inquisidora que prácticamente le era natural- Pero no debes vivir con temor; eso hará que tu vida sea día a día más amarga, miserable y cada día corromperá más y más tu naturaleza. Aunque digas que el pueblo no tiene salvación y que no te importa quiero creer que no es así, no tienes que correr, pero tampoco ser temeraria ¿acaso no te hace sentir incomodidad al pensar en la gente, tú gente que sufre? Quiero creer que tienes corazón, y sentido de la justicia… ¿y por qué digo todo esto? Pues resulta que no eres la única descendiente de un noble en este bosque – menciona con una leve sonrisa en su rostro

Sólo escuchó el intento de amenaza con calma, sin dejar de observar a la chica ni un segundo – Pues bueno, dudo que quieras matar a quien te preparó este festín, menos a un potencial aliado, piénsalo bien Asuna, además no te delataría, no es mi estilo-


""Yo pienso" - Yo hablo - -Yo narro-" "El Sanguinem se comunica"


avatar
Dromes : 57659
Reputación : 6
Mensajes : 161
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Rebeca Fdez. el Mar Nov 21, 2017 6:48 am

Su mirada pudo conmigo. Agaché la mía aguantando lágrimas. No. Cierto. No hubiera podido sobrevivir. Sobretodo sabiendo las muchas criaturas que había en el mundo. El muchacho tenía razón. No tenía porqué sorprenderme tanto al descubrir que era un vampiro. Aunque la verdad, nunca había visto uno en persona. Siempre creí que eran seres... Horribles, monstruosos. No esperaba que fueran así. Tan... hermosos.
Su comportamiento después de contarle mi "vida" me dejo atónita. Lo dijo de una forma tan suave que me hizo sentir como en casa, querida incluso... Ya no pude evitar las lágrimas. Dos resbalaron por mis mejillas. Cuando me di cuenta, ya era tarde, me había visto llorar.
Me sentía tan débil. Llevaba tanto tiempo haciéndome la fuerte que no podía más. Apenas era una niña, por Dios... Necesitaba que alguien se repartiera mi peso del mundo... Me senté en el suelo, abracé mir rodillas y gemí con la cabeza entre ellas, en silencio. El llanto vino más fuerte. No pude evitarlo. Me sentía más niña que nunca. 
En un momento recordé aquellos días hermosos con mi madre, jugando en el jardín. Ayudando en la cocina, alegre. Jugando con los perros. Con mi padre, montando a caballo, torpe, pero ilusionada. Con la espada, feliz. Risueña. ¿Dónde quedó todo aquello? ¡Maldita sea, dónde! Llevaba demasiado tiempo a solas, intentando huir de mi vida, huir de mí. Había deseado muchas veces mi muerte. Llegué a pensar que si moría todo volvería a ser como debía ser. Pero por mucho que lo había intentado, mi cuerpo, o el destino, se interponían. Esa misma noche me había rendido. 
Había visto a esos seres. Sabiendo que no podría con ellos....
- Fui adrede. -Sollocé en voz alta. -Sabía que no podría con ellos. Lo sabía. Quería morir. Quería morir una vez por todas. Me metí entre ellos y maté a dos... -Miré a los ojos del muchacho. Los tenía hinchados y rojos por el lloro. -Fui a matar al tercero pero no pude... Me mordieron la pierna y caí. Sin embargo huí. Fui una cobarde. ¡No sirvo ni para matarme! -Grité. -No debí haber nacido. Mataron a mi padre para conseguir el poder. Todo ha sido mi culpa. No merezco.. -Me costaba hablar. Estaba temblando. -No tuviste que salvarme.... 
Esas últimas palabras apenas se escucharon.


Última edición por Rebeca Fdez. el Jue Jun 14, 2018 7:54 am, editado 1 vez



Apariencia hogareña:

Apariencia en batalla:
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 55009
Reputación : 10
Mensajes : 180
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Alaister Phantasmagoria el Miér Dic 06, 2017 1:04 pm

No acostumbraba a ser tan comprensivo con las personas, de hecho compartía lo justo y necesario con estas, pero ante aquella chica simplemente no pudo evitar confortarla; tal vez por el hecho de entender su situación mejor que otros, o por el hecho de que ambos compartieran algo del linaje noble, tal vez porque ella realmente lo conmovió o quizás era sólo por gentileza, pero cualquiera que fuese el caso, en ese momento él se encargaría de apoyarle. Tras verla colocarse en tal posición lamentable, Alaister se sentó a su lado, posando una de sus manos en su espalda, un gesto simple pero que le haría sentir que en ese momento no estaba sola realmente, y para tratar de que ese pensamiento fatídico se alejara de su mente.

-La vida es dura en muchos sentidos, a veces más dura para unos que otros, a veces sentimos que todo el peso del mundo cae sobre nuestros hombros y nos sentimos vulnerables, solos y que no valemos la pena, pero en momentos así es cuando no se deben bajar los brazos y seguir adelante, pues siempre hay esperanzas, aunque sea la más mínima las hay, y esta sólo perece cuando tu dejas de luchar. Tú lo hiciste hasta el día de hoy, aunque trataras de morir, llamado el destino, la buena o la mala suerte de que eso no pasó, y considéralo como una segunda oportunidad. Si, quizás no debí haberte salvado y sólo haber matado a los trasgos, pero lo hice, pues es lo que yo creía correcto, es porque así lo quise y nadie ni nada me impedirá hacerlo otra vez de ser necesario.

Asuna, tu no debes estar sola más tiempo, no debes cargar ese peso sobre tus hombros mucho más. – Sus miradas se encontraron de nuevo, esta vez Alaister esbozaba una leve sonrisa reconfortante destinada a ella- no debes sufrir en solitario más, pues si quieres yo puedo darte una mano, tratar de buscar una solución y salvarte de toda esta adversidad – al parecer se estaba comprometiendo con una causa ajena a él, pero en ese momento le pareció lo correcto por hacer, y como ya lo dijo, no daría marcha atrás- entonces dime Asuna… ¿qué harás? Considerando tu nueva circunstancia claro – con su pulgar limpió las pequeñas lágrimas que caían por las mejillas de ella, en un acto de compasión- ¿qué sientes que debas hacer?


""Yo pienso" - Yo hablo - -Yo narro-" "El Sanguinem se comunica"


avatar
Dromes : 57659
Reputación : 6
Mensajes : 161
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Rebeca Fdez. el Lun Dic 18, 2017 5:06 pm

Su mano me dio un calambre. No de esos que te dan, dolorosos, al tocar algo de metal. No. Fue un calambre distinto a todos los que había sentido en mi vida. Tragué saliva. Me puse tensa al notar su cercanía. Tensa y segura.
Su discurso me hizo frenar el llanto. Aún tenía pequeñas convulsiones, por las cuales me apoyé en el pecho de Alaister. Cuando me di cuenta de ello me separé, sonrojada. Nuestras miradas se encontraron. No sabía qué decirle. ¿Acaso me estaba diciendo que vendría conmigo al pueblo? 
- Yo... -Mi rostro se pegó a su mano, la cual quitaba lágrimas de mis mejillas. - No sé que hacer. No tenía pensado sobrevivir por más tiempo. -Susurré. -Me...gustaría salvar a mi gente, las cosas como son. -Reí, sin reír de verdad. -Pero no sé hacerlo. En serio. Sólo soy yo. ¡Mírame! Soy una mentira. Me obligo a pensar que soy especial. Que puedo hacer todo lo que... lo que me...propongo. ¡Pero no puedo ni siquiera matarme! Ni siquiera... 
Callé, pues el llanto regresaba a mí. Me aparté justo antes de que Alaister intentara volver a abrazarme. Si lo hacía, lloraría sin parar durante días enteros. Me di la vuelta rápido para ir ala cabaña. Necesitaba coger aire, estar sola. Pensar. Fui borde, sí. Mucho. Tenía que darle aunque fuera las gracias pero cuando fui a hacerlo, me di cuenta de que había salido corriendo sin decirle nada. ¿Me seguiría? No tenía por qué... 
- Dios, Asuna, ¡eres idiota! -Me dije. 
Fui a regresar a su lado cuando unos arbustos sonaron al lado mía. Me puse en posición de lucha. De pronto salió un Trasgo, directo hacia mí con una rama enorme de árbol. Instintivamente, salté hacia atrás para esquivarlo. Pero al tocar el suelo, la pierna me flaqueó. Estaba bastante curada, pero aún me dolía la herida de la noche anterior. Salí disparada hacia donde estaba Alaister, no obstante, el Trasgo fue más rápido que yo. Me agarró la pierna y caí al suelo. Gemí de dolor. Me agarraba muy fuerte. Me trajo hacia él. Comencé a chillar, deseando que alguien me escuchara. No quería morir. Ahora lo veía claro... 
- ¡ALAISTER! -Grité. Nunca antes había pedido ayuda. Nunca...
El Trasgo, ahora que me fijaba, era más pequeño que los comunes. Me tapó, sorprendentemente, la boca con su mano asquerosa. Acercó su rostro al mío y callé súbitamente. Me bloqueé. Era la segunda vez que veía a un monstruo de esa raza. La primera fue ni más ni menos que la noche anterior, en la cual casi...
Una lágrima cayó al césped cuando noté que me rozaba la zona. "No...Eso no...¡Alaister...!". No podía moverme. Puso su cuerpo pegado al mío. Ni siquiera podía respirar. ¿Iba a morir, al fin? ¿Justo ahora que no quería? ¿De esa manera tan asquerosa? Cerré los ojos con fuerza, a la espera de lo peor.


Última edición por Rebeca Fdez. el Jue Jun 14, 2018 7:53 am, editado 1 vez



Apariencia hogareña:

Apariencia en batalla:
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 55009
Reputación : 10
Mensajes : 180
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Alaister Phantasmagoria el Mar Dic 26, 2017 8:26 am

Al parecer sus palabras no habían sido suficientes, al menos no como él esperaba, todo evidenciado por el momento en el que Asuna escapó, quién sabe dónde, pero lo hizo, así que el vampiro volvió con su vista al frente, observando las llamas que cedían a causa de la falta de leña, pero que ya no eran necesarias seguir avivando, simplemente debían extinguirse. Cubrió la olla en la cual estaba la comida, y la dejó allí por si la chica gustaba un poco más después, y volvió a cubrir su cuerpo con su gabardina, pues a pesar de no sentir frío, le pareció correcto hacerlo.

Asuna no daba señales de querer volver, y el silencio en el bosque era sepulcral, incómodo y sospechoso – Creo que es hora de que me retire, los trasgos ya no existen más, así que no hay real motivo como para seguir aquí – ajustando su gabardina, lentamente se retiró del bosque, con sus manos en los bolsillos de su abrigo, pensando en lo que había ocurrido en esa noche, y si realmente estuvo bien en dejar huir a Asuna de esa manera.

Tal vez fue la apatía que lo volvió a invadir lo que le hizo pensar que quizás era lo mejor, o quizás realmente era así, como sea el caso, ya estaba hecho, y no sabía si inmiscuir más en el asunto sería lo ideal, pues empezaba a perder el interés, a pesar de lo que le había dicho antes a la chica, pero qué más da.
O al menos eso pensaba hasta que desde las entrañas de la noche y el silencio se escuchó un grito que llamaba su nombre, desesperado, asustado y agudo, que hizo que el vampiro detuviera su andar en seco, tomando atención, tratando de descubrir la fuente de este, aunque esto sólo tomó unos segundos, pues la voz que clamaba por ayuda ya le era conocida, además que nadie más en el bosque podía conocer su nombre, o al menos que él sepa. Cerró sus ojos como había hecho al inicio del encuentro, y el Sanguinem comenzó a investigar el lugar, detectando, escuchando latidos, pero ninguno era el que buscaba en ese momento, siguió concentrándose, aumentando el rango de detección, hasta que finalmente, en menos de un segundo, logró identificar el pulso y la circulación de dos seres, que parecían forcejear, y uno de ellos era sumamente familiar, era Asuna, y al parecer el otro ser trataba de violentarla, todo expresado por su actitud corporal.

Alaister no lo pensó y no dudó, simplemente comenzó a correr en dirección a la chica en peligro, envolviéndose en una nube oscura hecha de un centenar de murciélagos que inundaban el ambiente con sus chirridos y aleteos, moviéndose raudos por el aire hasta la zona del conflicto. A medida que se acercaba veloz por el bosque, pudo sentir una vez más el fétido olor de los trasgos “Mierda, no creí que habrían más en la zona, de seguro me despisté por el encuentro con Asuna, grave error” Pero no sacaba nada con reprocharse en ese momento, claro, él no, pero si es una oportunidad perfecta para que el Sanguinem manifestara su voz, y se aprovechara de la tensión del momento, las emociones y la confusión del vampiro – Deberías dejarla morir ¿no es eso lo que ella quería? Le estarías haciendo un favor, y además sabes bien que todo lo que le dijiste fue únicamente para hacerla sentir mejor, no porque realmente tuvieras compasión con ella. Deja de jugar al héroe y veamos como el trasgo la viola y la mata, será divertido- La voz maligna resonó en su cabeza, aletargando los movimientos del vampiro justo antes de llegar al lugar donde estaba ella luchando por vivir, viéndola desde lo alto de un árbol, pero sin ser capaz de moverse, pues el Sanguinem detuvo sus extremidades con esa sustancia negra y carmesí, cubriendo su boca, torciendo su cuello para que viera directo a dónde estaba ella – Todo esto por una chiquilla bastarda del rey, no me vengas con esas estupideces- La voz se burló entre risas malintencionadas, presionando el cuerpo del vampiro mientras este trataba de zafarse para ir a auxiliar a aquella mujer en peligro, sin éxito- Podríamos matar al trasgo, y nosotros violar a la chica, sabes que lo disfrutarás – La idea se quemó en su mente, no lo quería, pero el ser maligno le manipulaba para hacerle creer que si lo hacía “¡Suéltame bastardo malnacido!” Alaister no podía pensar en calma, lo que hacía que el monstruo dentro de él se volviera más fuerte, lastimando su cuerpo “Desgraciado ¡déjame ayudarle!” Sus ojos se teñían de un color rojo intenso, y gotas de sangre carmín y negras caían de sus ojos; el Sanguinem poco a poco estaba tomando control de su cuerpo, todo por culpa de la preocupación que sentía, y la ira en contra de aquel que lo aprisionaba – Mírala como trata de luchar ¡MIRALA! Indefensa, patética, alguien como ella no debería vivir- Seguía riendo mientras Alaister seguía tratando de liberarse, sin poder hacerlo una vez más “Asuna ¡maldita sea!”


""Yo pienso" - Yo hablo - -Yo narro-" "El Sanguinem se comunica"


avatar
Dromes : 57659
Reputación : 6
Mensajes : 161
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Rebeca Fdez. el Dom Ene 07, 2018 4:15 pm

off rol:
¡Siento la tardanza! Las navidades me consumieron, ¡ya estoy 100% disponible! n.n


Última edición por Rebeca Fdez. el Jue Jun 14, 2018 7:52 am, editado 1 vez



Apariencia hogareña:

Apariencia en batalla:
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 55009
Reputación : 10
Mensajes : 180
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Harry Strauss el Miér Mar 14, 2018 10:01 pm

Tema Cerrado
Éste tema ha sido cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de 2 meses de inactividad.
Si desean volver a abrirlo pueden pedirlo Aquí

Lugar: Ciudad de Éadrom - Bosque.



avatar
Dromes : 235150
Reputación : 8
Mensajes : 898
Ver perfil de usuario
Harry Strauss
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Rebeca Fdez. el Lun Jun 04, 2018 6:31 pm

Sentí su cercanía. El bosque estaba en silencio, como si sólo la bestia y yo estuviéramos ahí, pero le noté. El monstruo actuaba sin emitir sonido alguno. Noté sus brazos enormes y sucios adentrarse bajo mis telas para intentar meter su asquerosa mano en mi intimidad. Lo noté brutalmente doloroso, tanto que llegué a notar asfixia. Fue ahí cuando le vi. Alaister se encontraba mirándome desde un árbol. Por un momento creí que me miraba deseando que la bestia me hiriera, pero sus ojos decían todo lo contrario. En un arrebato del Trasgo, éste me giró de forma poderosa. Mi pecho y barbilla chocaron contra el césped. Pensé rápido. Al lado mía había una piedra. Pequeña, pero muy redondeada. Sin miramientos, la cogí y le golpeé la mano más cercana a mí. Su sorpresa hizo que pudiese dar media vuelta para golpearle de nuevo, esta vez en la cabeza. El monstruo se tambaleó y me dejó libre de su peso. Me arrastré un par de metros hasta lograr levantarme. Una vez lo hice, salí corriendo hacia el árbol donde mi compañero estaba. Fue entonces cuando percibí las gotas de sangre resbalar por su mejilla. En el primer momento me aterré. ¿Qué le pasaba? 
- ¡Alaister! -Grité, temblorosa. Quería que bajara, pero no me prestó atención alguna. Su cuerpo se encontraba ahí, pero su mente no... 
El trasgo se había acercado demasiado a mí. Me agarró como pudo, pero fui más ágil que él. ¡No iba a morir esta vez! Iba a luchar por mi vida.
Salí corriendo hacia el interior del bosque. No estaba muy lejos de mi choza, por lo que llegué bastante más rápido que la bestia. Una vez allí tuve el tiempo necesario para rescatar mi espada y desenfundarla. El trasgo destrozó la entrada para ir por mí. Hice el primer amago de embestirle con mi acero, pero él se lanzó más rápido y me empujó contra la pared. Gemí de dolor. Aún me notaba asustada, no cesaba mi temblor. Pero no me rendí. En cuanto se acercó a por mí, le clavé la aguja en plena entrepierna. Su chillo me mareó. Volví a embestirle una, dos. Hasta cinco veces. Su sangre me empapó entera. No me percaté de su muerte hasta que mi respiración se calmó. Le había apuñalado más de diez veces. Me levanté tambaleándome hacia la salida. "Alaister... Te necesito...".


Por desgracia, la espada me pesaba demasiado. No obstante, antes de mirar hacia la salida, me percaté de que de mi zona caían gotas de sangre. "Mierda. ¿Me ha logrado herir?" Maldita sea... No importaba. Eso era mucho menos importante. Salí corriendo tirando la espada al lado del monstruo. Pero la mirada de Alaister ensangrentada, me detuvo. Me miraba de una manera extraña. 
- Al...Alaister... -Susurré. - Perdona... Quiero vivir. Lo juro. -Susurré sin pensar. -Alaister, yo... -No pude añadir más. Se había tirado hacia mí. 
Su cuerpo me pesó con fuerza, noté sus manos por mi cuerpo. ¿Qué narices estaba haciendo? 
- ¡Para, qué estás haciendo! -Mis temores me bloquearon como nunca antes lo habían hecho. Mi cuerpo se contrajo, mis piernas estaban abiertas, la tela completamente destrozada. - ¡¡Alaister!!


Última edición por Rebeca Fdez. el Jue Jun 14, 2018 7:51 am, editado 1 vez



Apariencia hogareña:

Apariencia en batalla:
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 55009
Reputación : 10
Mensajes : 180
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Alaister Phantasmagoria el Mar Jun 05, 2018 4:38 pm

Su mirada teñida de un violento carmesí observaba a Asuna como la presa más fácil de cazar; Sus manos sostenían las contrarias con tal fuerza que causaban laceraciones con el simple roce que suponía el forcejeo entre ella y él, inevitable, salvaje, casi con intención asesina. No, era completamente así, el vampiro deseaba a aquella mujer, pero no de forma carnal, sino que deseaba matarla, beber y regar su sangre por el césped cubierto por el rocío causado por las temperaturas descendientes hasta el punto que vaho salía de la sangre y de sus bocas, sumado a los jadeos constantes que emitía casi en frenesí. Una extraña mezcla de textura repugnante salía de su cuerpo, caía de sus ojos y comenzaba a brotar de las comisuras de su boca a medida que su propia mandíbula se dislocaba para dar más espacio a la mordida; sus colmillos salían abruptamente, rompiendo sus encías con agresividad, dejando que algo de este líquido repulsivo cayera en el rostro de Asuna, el cual parecía tomar vida al contacto con su piel, pues se esparcía sobre esta, formando venas y arterias que a su vez irritaban su dermis al punto de ser doloroso. Sus fauces se acercaron al cuello de la mujer, deslizando en primera instancia sus colmillos por la erizada piel como si disfrutara causar temor, sumado a una extraña tensión que se dejaba traducir por el momento. Ya no era Alaister, era un monstruo.

- ¡Este vampiro mucho tiempo se ha negado a consumir sangre como se supone que debería ser! Y tú serás la que sacie esta sed que sentimos hace mucho. Tú, una cualquiera dejada a su suerte en el mundo, tú, una mujer que no tiene salvación. ¡TÚ una miserable cualquiera! - Rugió el monstruo, mientras que de manera dolorosa clavaba sus colmillos en la tersa piel de su víctima, dejando que finos hilos de color rojo comenzaran a brotar de los surcos hechos, los que desgarraban la piel hasta el punto de perforar el músculo. No sólo buscaba satisfacer sus ansias, sino también matarle en este macabro festín.

Con necesidad imperante comenzó a beber de ese néctar vital que emanaba del cuerpo contrario, llevándose un poco de su vida con cada trago, acercándole más y más a una muerte terrible en medio de los rayos argentos de la luna, la fría brisa de la noche y la desesperanza causada por lo que parecía ser una muerte destinada.


""Yo pienso" - Yo hablo - -Yo narro-" "El Sanguinem se comunica"


avatar
Dromes : 57659
Reputación : 6
Mensajes : 161
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Rebeca Fdez. el Jue Jun 14, 2018 7:50 am

Aquel hombre que me había salvado había desaparecido de mi vista. Quien estaba atormentandome no era más que un monstruo. Un monstruo con su mirada... Cerré los ojos e intenté calmarme. Tenía que salir de ahí, apartarlo y salir corriendo por la espada. ¿Dónde la tenía? No me acordaba en absoluto. Ni siquiera sabía si sería capaz de matarlo. Sentí como intentaba acercarse a mi cuello. Gimoteé desesperada al ver que iba directo a morderlo. ¿Iba, al fin y al cabo, amorir así? No. Me negaba. ¡Había decidido vibir, maldita sea! Lo primero que hice fue relajar el cuerpo. Cuanto más tenso más dolor sentiría.


Mis ojos se abrieron de golpe al escuchar aquella voz. Era.. Muy distimta a la suya original. Le miré a los ojos. Estaba aterrada, debía admitirlo. Mi cuerpo temblaba a pesar de tener los músculos relajados. Le miré atentamente buscando algo en lo que aferrarme de él. Y entonces lo vi. Tenía la mirada perdida. Tan perdida que pedía auxilio. Una ayuda que incluso yo, ina princesa estúpida conocía. En ese momento clavó los dientes en mí y chille de dolor. Escocia tanto que llegué a pensar en dejarme matar para dejar de sentirlo.


En un segundo sentí cómo sus brazos dejaban de aprisionarme para incar más los colmillos y aproveché: rodee su cuello con mis brazos y Susurré en su oido como pude.


-Alaister... Alaister... Regresa en ti. No estás so-solo...mh...Estoy cont-contigo. - Comencé a marearme. Me estaba dejando sin sangre. Empecé a ver borroso. Una sola lagrima cayó por la mejilla hasta llegar al cuello. - Des... pierta... Regresa a mi lado...- dije, acariciando su "mejilla" antes de cerrar los ojos, medio ida. - No me dejes sola. Te necesito... Mi Alaister...



Apariencia hogareña:

Apariencia en batalla:
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 21 Dromes : 55009
Reputación : 10
Mensajes : 180
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por M. Levka Nikoláyevich el Mar Sep 04, 2018 5:25 pm


Φ CERRADO Φ

Debido a la falta de respuestas en éste tema durante dos meses o más, y muy a nuestro pesar, el tema ha sido cerrado y retirado de la zona correspondiente. Sin embargo puedes recuperarlo, pidiendo su reapertura, aquí.
Lugar: Bosque
Atte: Staff ITR.





avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 47724
Reputación : 4
Mensajes : 256
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Re: Sangre bajo la luna [Priv. Rebeca Fdez]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.