6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


La Venganza azota las costas -Medusa-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado La Venganza azota las costas -Medusa-

Mensaje por Bloop Brothers el Jue Oct 12, 2017 1:17 pm

Rodeando la costa de la basta playa de la ciudad a lo lejos existe un viejo y extenso puente de madera abandonado, allí era un lugar casi inhóspito ya que la costa se alejaba de la ciudad bordeando ahora lo que sería parte del inmenso bosque, la naturaleza y su estado salvaje junto con la cantidad de ramas, hojas secas y algunos que otros deshechos basura que daba la casualidad o tema de la corriente que llegaban allí, al final de la gran extensión del puente podía apreciarse ahora un barco varado, un barco de carga para ser exactos pero un poco más chico que los de tamaño industrial, en su interior portaban cajas de madera con una gran cantidad de estatuillas con un interior “especifico” referido al narcotráfico, que más podría ser si mencionamos el oficio de este fascinante ser que ahora estaba con la forma física de dos hermanos con diferencia de edades y facciones gemelas, sentados en el límite del puente agitando sus pies suspendidos al ensordecedor sonido de las olas chocando con las vieja madera de las columnas que sostenían la estructura con el bello atardecer frente a ellos, Raciel recostado jugando con su teléfono móvil con un juego de disparos, gritos y el gimoteo de unos zombis, por otro lado estaba Sergei envolviendo en un fino papel como si fuera un cigarro y lamiendo la extensión de esta para sellarlo –Oh vamos, luego me dices a mí- dijo inexpresivo el menor sin dejar de prestar atención a su juego, después de todo no necesita ver para saber lo que su contraparte hacía –Esto es distinto… Tu sigue matando bichitos virtuales- -Dudo que entiendas la estrategia de este juego- -Por desgracia si, piensas en cómo realizar tu campaña mientras avanzas cada puta plataforma… ¿Por qué crees que hago esto? Me obligas a llenar nuestra mente de esas idioteces, pues ahora sabrás lo que es la fantasía de escuchar mis absurdos planes- colocó el misterioso “cigarro” armado sobre sus labios mientras se disponía a buscar un mechero en los bolsillos de su chaqueta –Dame el fuego- -No- -Ahora- -No- -Raciel- -Sergei- simplemente se quedaron en silencio, si a eso se le podía llamar de aquella forma entre el disparo de los zombies, más Sergei ahora observaba el mechero en forma de collar que llevaba el menor. Lo malo de compartir una mente es que ambos no pueden tener un pensamiento o una idea sin que sea escuchada o vista por el contrario, a lo cual ahora el cigarro y el celular caían a la par perdiéndose en el agua tras un “glup”, enfrentados cara a cara con un brazo extendido sobre la masa acuática bajo sus pies –Lo hicimos a propósito- -Me irrita tanto eso de mí…- -… El no poder joderse a uno mismo es algo molesto…- -… Aunque equilibramos el habernos ganado…- -… Acompañando el amargo sabor de nuestra pérdida a su vez…- -Irritante- se sincronizaron al final, ahora ambos viendo al frente sin dirigirse la palabra mirando el ocaso, justo a tiempo ya que una embarcación podía divisarse a lo lejos –Ya están aquí- sonrió el mayor mientras el menor retiraba del bolsillo de su pantalón un paquete de cigarros, dando uso del mechero colgante –Oh claro, para tus vicios si los usas- -Por algo lo uso yo y no tu- -Es mío tambien…- -Relativamente-.


Los italianos dejaron a los pies de los hermanos un bolso rojo rebalsando de billetes a lo cual Raciel arrojó las llaves de la embarcación a uno de los socios tras ver que el contenido es el deseado -E con questo dotiamo “el negosiiio”- el japonés del jefe no era del todo correcto más se entendía por contexto –Cosi é… Amico mio- respondía con una amplia sonrisa Sergei más la sorpresa y como toda mafia siempre hay un trucaje, puesto la docena de socios que llevaba el mafioso retiraron pistolas de sus bolsillos, sacando los seguros y apuntando ahora a los hermanos que se veían tan inexpresivos, Sergei dentro de todo serio con la frente arrugada –Un peccato doppo tanti anni di servicio- -No te molestes en “disculparte” cariño, ya me han plantado el "No eres tú, soy yo", deseaba con terminar esta jodida relación… Bastardo- uno de los socios sin dudarlo dio un rodillazo en el estómago del insolente mayor con una brutal fuerza para que este arqueara la espalda más no que se agachara, al intento de golpearlo con la retaguardia del arma Raciel intervino dando un golpe seco a su muñeca para que este soltara el arma y defender la espalda de su hermano, enseguida sintió clavarse en su nuca la punta de dos pistolas haciendo que ladeara el rostro, más su gesto seguía careciendo de miedo, alegría, furia o alguna otra expresión humana -Ammiro il suo personaggio “B brothers”… No morianno por questo- un chasquido del mafioso para que le retiren la bolsa roja dando culminada su traición al último negocio pendiente, más tuvo también la osadía de arrebatar de los labios del menor el tabaco para fumarlo él mismo y darle la espalda, dejándolos solos mientras Sergei se reponía aún presionando su vientre más dedicándoles una fría y afilada mirada a los encantadores que tomaban posesión de ambos barcos en estos momentos y comenzaban a alejarse, cada bastardo con una sonrisa en su rostro creyendo que tenían la victoria sobre estos tramposos y solitarios mafiosos –No hubiera servido traer a tus niños…- -No somos tan estúpidos… Para apuntarle a una docena de bastardos sin contar los que lleva en la otra embarcación…- -…Pero ese maldito si que es imbécil de no dispararnos…- -…Igual ni que le hubiera valido de algo- Sergei aun hablaba con algo de dificultad debido a que poco a poco retomaba la respiración, más recostando las palmas de su mano sobre sus rodillas y Raciel con las manos en los bolsillos y ahora con el ceño fruncido –Serán imbéciles…- -…Nunca nos agradó y ahora nos dan un motivo…- -… Si, me quitaron el cigarro…- -… Y se atreve a estafar a los estafadores- -A Bloop no se le puede burlar- Al unísono unieron estrecharon sus manos y saltaron por la borde del puente desapareciendo tras un chapoteo, poco comprendieron los mafiosos más aún se asomaban por la popa en busca de alguna señal en el agua sin éxito –Lasciarli moriré… é la sua vergogna- (Déjenlos morir… Es su vergüenza) comentó el jefe dando una calada de aquel cigarro mientras indicaba que abran una de las cajas de cargamento para ver la mercadería.


Ilusos son los escépticos, que solo necesitan ver para creer que hay una fuerza mayor que la delincuencia, la vida delictiva de los hermanos es solo una pequeña manifestación de lo que puede ser la verdadera crueldad pero no de la humanidad, sino de un terror que emerge de las profundidades, algo que a si mismo se hace llamar el rey del mar y el único semejante a un Dios que puede decidir a su juicio el castigo por ofenderlo o creerse el ser supremo en su propio terreno, si necesitan pruebas de una señal divina que los castiguen por sus acciones este era el momento justo, pues un remolino hizo que los barcos se alertaran entre sí para dividirse antes de ser arrasados por el terremoto que azotaba las costas y enturbiaba el fenómeno natural que presenciaban con terror y asombro tan cerca de la orilla… De allí emergieron una gigantesca melena blanca seguido de 4 brillantes ojos, un coloso de casi 20 metros agitando las grandes embarcaciones por el oleaje salvaje que lo rodeaba, con una estruendorosa, grave y lenta carcajada de la gran criatura, alevoso de sus fieros dientes blancos, una piel tan brillante y exótica que parecía moverse por sí sola con ese pigmento verde marino tornándose en oscuros y claros -¡É LEVIATANNO!- el pánico de los hombres al ver un coloso tan tenebroso como imponente que los observaba, que se mofaba de su mortalidad con aquella alocada risa mientras ahora 3 grandes manos cerraban sus puños y se levantaban para aplastarlos y destrozar la superficie del primer barco, comenzando azotarlo hasta hacerlo añicos mientras estallaban las maderas y se retorcía el metal ante su gran fuerza, el jefe italiano solo podía ponerse de cuclillas y abrir la boca mientras el cigarro caía, el iracundo miedo que la bestia olía mientras se divertía de despedazar la nave y capturar a los hombres que intentaban saltar por la borda, siendo aplastados por sus palmas hasta escurrir sangre y con esa misma seguir apagando las pocas vidas a bordo mientras se hundían, los disparos comenzaron a lloverle a la criatura, como picaduras de mosquito se sentían sobre su espalda ¿Qué no eran idiotas los descerebrados italianos? Deberían usar armas más poderosas que calibres tan pequeños al encuentro con una criatura que tan solo con levantar una de sus tantos manos levantó una mano de agua de 15 metros que detuvo los molestos proyectiles -¡Per l amore di Dio!- el mafioso casi se echaba a llorar mientras sus secuaces corrían buscando escapar de la nave descontrolados cuales animales –CONTEMPLEN SU FIN- proclamó la egocéntrica criatura mientras se volteaba lentamente a la embarcación y bajó la mano de agua limpiando y desequilibrando a toda la flota mientras el coloso abrazaba con sus 6 brazos aquel barco, acercó sus grandes fauces directo al mafioso y lo devoro dando un buen mordisco a esa zona de la nave, ahora arrastrándola a las profundidades entre el caos, los gritos y la explosión del motor mientras la humareda negra ascendía, apagándose en cuanto el coloso y el barco desaparecieron.


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~


A los pocos minutos podía observarse ahora una gran cantidad de los restos de ambas naves flotando junto con penas restos de cuerpos, Bloop siempre se aseguraba que no quede ningún ser vivo o sus contundentes ataques llevaban a la desmembración de estos en el proceso. La criatura volvió a emerger pero tan solo parte de su rostro, observando de lado a lado con sus brillantes ojos que nada quedase con vida, luego asomó el resto del cuerpo y su torso mientras contemplaba como el cielo rojizo pasaba al morado y luego a la noche mientras reía cínico y maquiavélico –Nadie se pasa de listo… Con Bloop- su modismo lento y casi distorsionado por esa voz grave y fuerte mientras cerraba sus puños y exhibía la musculatura de sus fuertes brazos, alzándolos victorioso y complacido por la muerte de sus enemigos con toda aquella expresión rebozando de "alegría", aun no estaba muy lejos del puente y de la orilla, un movimiento peligroso pero poco le importaba al vengador.


Bloop:


Oye Sergei, te estoy hablando... // También yo Raciel ¿Qué ocurre? //
"¿Puedes oírme cuando pienso? Estoy comprobando" // "Claro, Somos la misma mente después de todo"
-Juntan sus manos para fusionarse y ser lo que és-

"Nosotros"... Mejor dicho: Yo, soy Bloop, el enigma de las profundidades.


Sergei:

Raciel:
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
5188
Reputación :
0
Mensajes :
38

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La Venganza azota las costas -Medusa-

Mensaje por Viktor & Medusa el Vie Oct 20, 2017 1:22 pm

El trabajo se había vuelto complicado con tanta tarjeta de débito dando vueltas, aquella mujer de profesión: ladrona. Se había visto con días difíciles y noches de hambre, pero gracias a un giro de la fortuna había conseguido una buena suma de dinero gracias a un desafortunado el cual tuvo la desgracia de perder todo su sueldo en una simple maniobra callejera, lo que le había dado suficiente para comer por una o dos semanas. Luego de haberse alimentado y visitado el casino de la ciudad, aquella a quien apodaban Medusa, se encontraba recostada en la arena, con una cerveza en su mano derecha, observando el inmenso cielo nocturno. Las estrellas, titilantes a lo lejos, hacían sentir que esa soledad que inundaba el alma de la chica, como un manto oscuro que la consumía lentamente, pero lentamente, menguara su paso dándole una satisfacción pocamente vista por el corazón de aquella mujer de los barrios bajos.

Se quedó hasta altas horas de la noche. Tocaba su barriga por debajo de sus vestimentas negras, satisfecha por el manjar de sangre de aquella noche, una sonrisa en su rostro, tocado por la briza del mar. Estiró sus brazos hacia el infinito cielo, cuando de repensé, el sonido de armas disparando, la hicieron poner en alerta. Estas sonaban como truenos a la distancia, para para finalizar con un solo impacto, de mayor magnitud y fuerza que los demás, luego de ello una calma extraña y absoluta. De repente sus ojos observaban como el mar se retraía dejando al descubierto la playa. “¿La marea?” se preguntó por el extraño comportar del mar. Pero la preocupación comenzó a invadirle el corazón, al ver un muro de agua de unos 8 metros que se aproximaba hacia ella. Rápidamente trato de introducir a modo de anclas unas flechas de color negro sobre la superficie, atravesando la arena para no ser arrastrada por el inmenso oleaje.

Pero hubo un pequeño detalle que no tuvo en cuenta, la superficie donde se sujeto era arena, si hubiera sido en un lugar donde el suelo fuera un poco más firme, tal vez aquella idea hubiera funcionado, pero esta vez no fue así. Medusa, fue arrastrada tierra adentro por aquella gran ola, golpeando, raspando el fondo de aquello que hace unos segundos era una playa tranquila y calmada. Se levantó de una capa de arena mojada y barro, al punto de escupir el agua salada, de manera brusca casi vomitiva, se pasó la mano por el rostro, para quedar más manchada aun y dirigió su vista llorosa hacia el mar.

Nunca en su vida, había observado algo similar. Un gigante brotaba desde las profundidades, el temor envidiado el corazón de la mujer, tanto que su cuerpo no reaccionaba, un helado escalofrío sacudía su columna vertebral. Era tanto el miedo, que había cerrado los puños y los apretaba con tal fuerza, que sus uñas traspasaron la piel y parte de sus tejidos, para dejar salir aquella sangre negra, maldita, la cual era su orgullo, Black Blood. Cayendo finas gotas manchando la arena del mar, mientras que su cuerpo se sanaba rápidamente de aquellas heridas provocadas por el oleaje.

Movida por la curiosidad, más que por el temor mismo, formo una barra de unos 2 mtrs de largo por unos 5 centímetros de ancho, con la sangre proveniente de sus manos. “Tengo que ver con mis propios ojos a esa criatura” dijo en la mente mientras apoyaba su trasero en esta misma, se elevó en el aire, como si de la escoba de una bruja se tratase y se acercó con cuidado a las inmediaciones. Bajo el brío azul de la luz lunar, podía ver las embarcaciones destruidas hundiendo en el lugar, pobres almas marchitas, se encontraban flotando en aquel sitio, la muerte había pasado por aquella zona y tenía un nombre que hasta el momento la joven desconocía.

Se acercó con cuidado a la enorme criatura, que superaba por más de 10 veces su tamaño, sentía aquella extraña presión en el pecho y un impulso irrefrenable de salir huyendo. Firme en su convicción de saber que sucedía Medusa se quedó observando por unos minutos a la enorme criatura. El miedo afectaba su habla, sus labios se encontraban sellados por el mismo, por más que quería emanar alguna palabra de su boca, simplemente, no podía.


-Hablo- || "Pienso" || Narro

○ [Viktor Frankenstein] ahora es [Viktor & Medusa]
avatar

Edad :
29
Dromes :
22788
Reputación :
4
Mensajes :
135

Ver perfil de usuario
SERES ARTIFICIALES

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.