6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Instant Crush |Libre|

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Libre Instant Crush |Libre|

Mensaje por Surya Candra el Dom Sep 24, 2017 3:17 am

Parpadeo un par de veces confundida, con las manos sobre la boca y uno que otro signo de tristeza en los ojos -Pe-pero yo te amo…-Se le escucho decir con fuerza, con determinación, al mismo tiempo que sus manos se apartaban de sus labios para golpearle el pecho al contrario- ¿Acaso es tan difícil de entender? -La desesperación se escapaba de sus palabras, con vibrantes y sonoros golpes en la cavidad torácica, como si golpeara un muñeco de pruebas- lo entiendo… Lo siento- Al fin se escuchó la voz masculina, resonando en los oídos de todos, grave, fuerte, pero al mismo tiempo, melodiosa, armónica, de esas que solo escuchas por la radio en aquellos programas nocturnos. El rostro se quebró, junto a los goterones que escapaban de los ojos ajenos, los brazos grandes le rodearon el cuerpo con suavidad, y al mismo tiempo firmeza, como si intentaran mantener el cuerpo femenino en pie - ¡Pero no lo entiendo! ¡Yo era tan feliz! - gruño, entrecortando sus palabras con jadeos de desesperación -Yo te amo…- Murmuro, antes de hundir su rostro en el pecho fuerte que la reconfortaba- Yo también, lo lamento…Lo lamento mucho- con la voz quebrada, una mordida en los labios propios, y un poco más de fuerza en el abrazo contra su mujer- De verdad, lo lamento…-

Los ojos de la albina se mantenían pegados en la pareja que discutía. Sentía como los parpados le pesaban, como la música de los audífonos que mantenía entre sus dedos continuaba sonando a lo lejos. Las pequeñas vellosidades de sus brazos se habían erizado al escuchar los primeros “Te amo” de la joven castaña cercana a ella, mientras un ardor en el pecho se hacía presente. Deslizo con cuidado los dedos hasta sus senos, para intentar palpar el corazón acelerado que latía, como sentía que aquel musculo iba a escapar de sus entrañas para deshacerse. Apretando la carne bajo sus ropas, respiro hondo intentando buscar la calma, al mismo tiempo que notaba como la pareja en cuestión comenzaba a alejarse, entre besos y abrazos, caricias y pequeños roces de manos. Apretando el pecho con algo más de fuerza, no pudo evitar lanzar un sonido de calma, un pequeño suspiro de resignación por lo ocurrido.
Con cuidado, volvió a colocar los pequeños auriculares en ambos oídos, alzando el cuerpo, junto a una caminara rápida. Podía sentir el rostro rojo, el corazón a un escaparse de su interior, y como la sangre caliente de vergüenza recorría cada rincón de su ser. ¿Qué había sido eso? No, no lograba entenderlo, no podía conectar aquellas palabras con algo realmente vivido, con algo sucedido, no podía asimilar las lágrimas de aquella joven, por aquel hombre, como se paria su corazón ante las palabras frías, en un principio, de este.

La música sonaba fuerte en sus oidos, mientras las piernas no detenían el movimientos, los ojos se encontraban cerrados ignorando todo a su alrededor- I didn't want to be the one to forget, I thought of everything I'd never regretted, A little time with you is all that I get, That's all we need, Because it's all we can take, One thing I never see the same when you're around, I don't believe in him, his lips on the ground…- Repetia con sus labios, acercando ambas manos frías al rostro caliente, intentando dejarse llevar por la música, por la melodía que le invadía el cuerpo. La vista había vuelto a perderse en el universo, sus ojos en un punto fijo al mismo tiempo que no se encontraban en ningún lugar, las piernas solo se dejaban guiar por lo que enviaba el cerebro, que al mismo tiempo, se encontraba inmerso en la música de fondo.

Termino por volver a dejar su cuerpo decaer en el césped húmedo de la tarde, con que los retazos de tela rozaran el piso, al mismo tiempo que sus pies y piernas desnudos. Con cuidado, recostando su cabeza en el suelo, la vista en las nubes que la rodeaban, y las manos en la panza, jugueteando entre ellas, pequeños movimientos de dedos que no encontraban el momento para estar quietos en aquel momento - And we will never be alone again, Because it doesn't happen every day, Kind of counted on you being a friend, Can I give it up or give it away, Now I thought about what I want to say, But I never really know where to go, So I chained myself to a friend, Some more again- Volvía a mover sus labios, emitiendo pequeños susurros melodiosos, temblores de su boca nerviosa.






curiosos(?):


Spoiler:
 



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
23
Dromes :
37233
Reputación :
4
Mensajes :
83

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Instant Crush |Libre|

Mensaje por Chrom | Legault el Mar Oct 03, 2017 10:54 am

Música Ambiental [Opcional~]:

Legault aquel día se encontraba rebosante de vida. Estar "dormido" o al menos en el plano de los espíritus durante siglos debía de suponer una reserva colosal de energías, al fin y al cabo.

Tras tanto tiempo en un longevo descanso, el pelivioleta finalmente despertó de aquel letargo. Sus músculos se sentían desde entonces algo entumecidos, rígidos... Desde hace unos días, cuando su invocación como Servant tuvo lugar. Apenas recordaba nada, sólo las últimas visiones que tuvo antes de morir siglos atrás. Sí... Aquellas últimas escenas de los Custodios acorralados, haciendo frente a un sinfín de enemigos.

Pero, aún con ello, continuaba con lagunas en su memoria. "Vacíos" misteriosos en sus recuerdos, que teñía su pasado de un desconcierto incómodo para él. Desde que se encontraba en aquel nuevo mundo, tan extraño e incoherente en muchos sentidos, su mente se encontraba llena de dudas. ¿Qué había ocurrido exactamente? ¿Acababa de revivir, renacer, reencarnar...? ¿Era un simple títere de algo más mayor, o realmente ha recibido una segunda oportunidad para llevar el control de su vida, como hasta entonces hizo?

El mismo servant le pidió permiso a su desconocida Master para explorar la ciudad en la que se encontraba, la cual juraba llamarse "Éadrom". No tenía suficiente información, la explicación que le dio su Master no le era suficiente. Debía saber más, conocer más de aquel nuevo mundo en el que acababa de despertar, y de sí mismo incluso. ¿Acaso era un muerto viviente? ¿Creía que la sangre fluía por sus venas cuando no fuera así? Tantas eran las incógnitas, y tan pocas las respuestas... Por lo que, tratando de despejar por un momento sus alocados pensamientos, cada uno más excéntrico y paranoico que el anterior, decidió dar un paseo por la ciudad. Más exactamente, buscar algún recinto natural en el que poder tomar un respiro, alejarse de todas las dudas que acudían a su mente, refugiándose en la comodidad de la naturaleza...

Caminaba en ese entonces por los pavimentados senderos del Parque Central de Éadrom.
Su melena recogida en la bandana morada de su cabello se balanceaba a su espalda a medida que caminaba, escrutando con la mirada lo que lo rodeaba. Personas, personas de vestimentas de lo más extrañas. Edificios que en su vida se imaginó que podrían llegar a ser tan altos, parecían incluso monumentos o titanes... Cuchicheos podrían ser escuchados a los costados del joven, todos acusando ya sea su aparente extraña vestimenta en aquella época, niños admirando su cicatriz en el ojo... Nada de interés, por el momento.


Hasta que, por el rabillo del ojo, vio algo que le llamó la atención. De todas las cosas, de todos los posibles puntos de interés, su mente se centró en el más discreto y sereno.

En la figura de una silenciosa fémina, de curvas notorias y con una calma en su ser realmente elogiable, recostada no muy lejos de él en el césped, mirando al cielo.




"... ¿Se encuentra dormida...? No, está moviendo su boca al parecer..."



Si fuera una presencia cualquiera, Legault hubiera pasado de largo. Puede que un cierto vistazo hubiese escapado de éste por las buenas proporciones que tenía aquella chica en sus curvas... Pero algo más había en ella, algo que hizo que un leve dolor, o más bien cosquilleo, sacudiera la cicatriz que cruzaba el ojo izquierdo del chico. ¿De qué se trataba? Cruzó junto a muchos transeúntes, a los cuales ignoró o incluso llegó simplemente a corresponder sus miradas extrañadas con sonrisas burlonas. Pero desde que despertó, fue la primera vez que sentía aquella especie de "aviso".

Como si su cuerpo se moviera solo desde ese mismo momento en que sus orbes violetas se posaron en la figura recostada de la desconocida, de pronto sus botas se encontraban pisando aquel césped, en dirección a la albina. Aprovechando la cercanía que estaba tomando, Legault pudo percatarse de que la chica estaba "recitando" algo, mientras tenía una especie de "cuerdas finas" colgando de sus oídos, con sus brillantes orbes color ámbar fijos en el cielo poblado de nubes, regalándole una mirada perezosa.



"¿Cómo debería presentarme ante esta dama...? ¿Podría ser eso que tiene en sus oídos algo de valor...?"



-Buenas tardes, señorita- Soltó una vez se encontraba a un paso de aquella misteriosa chica, en un tono de voz cordial y lo más suavizado posible, mientras guiñaba uno de sus ojos con picardía, en concreto el mismo situado en la cicatriz, a medida que hablaba -¿Puedo "robarle" un poco de su tiempo?



Irónico que dijera aquello...


Chrom Habla - "Piensa" / Yo Narro
#0099cc - #00cccc / #Default
Legault Habla - "Piensa" / Yo Narro
#9966cc - #9999cc / #Default

Chrom~ <3:




Legault~ <3:


○ [Chrom] ahora es [Chrom | Legault]
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
21152
Reputación :
5
Mensajes :
54

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Instant Crush |Libre|

Mensaje por Surya Candra el Dom Oct 15, 2017 12:02 am

La vista pegada en el cielo, un hechizo hipnótico, el que le había llevado a aquel transe perpetuo, del cual su mente no lograba escapar por completo, del cual sus pensamientos intentaban escapar abriéndose paso entre las palabras que se repetían una y otra vez en su mente. Ambos orbes brillaban, intentando casi recrear el fulgor del sol. Una briza recorrió toda su humanidad, logrando que parpadeara por fin luego de aquellos segundos que parecieron horas. Con cuidado recorrió con la vista el sector, niños jugando, gente hablando, movimiento, vida; mientras ella vegetaba en aquella posición.

El hechizo acabo, y como si el mundo volviera a rodearla de la nada, una voz masculina llego apenas a sus oídos. El universo le había soltado, expulsado de sus brazos para volverla a dejar sobre el césped húmedo a sus espaldas. Con cuidado, se inclinó, levantando el cuerpo, acomodándose para tener una mejor vista del sujeto. Las manos se apoyaron en el piso, mientras las piernas se doblaban levemente - ¿Ahmmm…?- Retirando los audífonos de sus oídos, a la vez que ladeaba levemente el rostro, analizando la faz contraria en busca de entender que había sido lo primero salido de sus labios -Buenas tardes- Parpadeo, nuevamente algo perpleja, intentando que la voz saliera fluida, sin interrupciones de pequeños suspiros, o faltas de aire. Peino de sus cabellos blancos con delicadeza, sacando toda la maleza que pudiera haber sido atrapada durante su pequeña desconexión de la realidad. El vestido que cubría sus piernas se subió un poco ante los movimientos del cuerpo femenino, dejando ver ambas piernas pálidas, torneadas, con aquel color parecido a la porcelana. La mirada vaga, distraída de aquella que se encontraba aun algo atontada subió, del color verde del césped a los ojos contrarios que le observaban con cierto interés escondido.

Suspiro, para darse el tiempo de responder a la petición contraria -Claro…-En un susurro que se llevó el viento con rapidez, contesto a su pregunta ¿Necesitaría ayuda? ¿Seria, quizá, algún conocido que ella no recordaba en aquellos momentos? Intentando parecer lo más amable posible, formo una sonrisa pequeña en sus labios, entretanto terminaba de arreglar los mechones plata que se desparramaban por todos lados, como una especie de melena. Cerro de ambos orbes unos segundos antes de bostezar, quitando toda la atención de los mechones para llevarla a sus ojos, los cuales comenzaban a cerrarse casi por inercia, como si de la nada el cansancio hubiese llegado a su cuerpo, tanto tiempo perdida en sus pensamientos, le habían gastado la suficiente energía ¿Cómo para hacerla dormir de nuevo? No, esta vez, aguantaría lo mas que pudiera -¿En qué puedo ayudarlo?- Murmuro, un poco más fuerte, frotándose un ojo con cuidado de no lastimarlo, al mismo tiempo que enrollaba de los audífonos, para seguidamente esconderlos en su escote.






curiosos(?):


Spoiler:
 



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
23
Dromes :
37233
Reputación :
4
Mensajes :
83

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Instant Crush |Libre|

Mensaje por Chrom | Legault el Lun Oct 16, 2017 8:08 am

Los orbes violeta de Legault se fijaban con cierta curiosidad e interés en la figura relajada de aquella desconocida a la que acababa de interrumpir en su... Aparente "trance". Él mismo se dio cuenta de lo somnolienta que se mostraba la chica al responder a su saludo, como si acabara de despertarla de un longevo letargo. "Quizás... ¿Llegué en mal momento?", pensó el pelivioleta mientras asentía un par de veces con suavidad ante la imagen de la contraria incorporándose sobre sí misma, reclinándose para de dicha forma dar mejor la cara.

El mismo chico se percató de cómo ella misma se despojaba de aquel artefacto extraño que se encontraba hasta entonces adherido a sus oídos... ¿De qué se trataba? ¿Quizás fuera un objeto con valor? No era posible, y si tal fuera el caso... ¿Sería tan despreocupada como para mostrarlo abiertamente, sin miedo al hurto? El rostro de Legault mantenía vigente en él una sonrisa leve cordial, correspondida por la sonrisa ajena, la cual se mostraba de lo más vaga y perezosa, para entonces escuchar aquella pregunta que le hizo la chica... La cual vio él mimo venir, pero sin embargo no fue capaz de pensar con anterioridad una respuesta...

-Oh... Bueno...- La mirada del joven comenzó a moverse de un lado a otro con suavidad mientras erguía por completo su espalda, como si quisiera evitar de dicha forma la mirada de la albina y con ello tener más facilidad para pensar -¡¿No me reconoce?! ¡Pero si hace poco nos vimos!- Sacó una excusa el chico de la nada, con un tono algo teatral y gentil, mientras volvía a relajar sus propios músculos mientras hablaba, guiñándole un ojo a la albina con picardía a mitad de la frase -Mi noble corazón está quebrado en dos...



"Está bien, será mejor que termine con la broma antes de ganarme cualquier riña..."



-... Está bien. La verdad, es que ando algo perdido por la zona. ¡Soy extranjero, y como tal necesito indicaciones! Pero la gente acaba huyendo de mí, ¡no creo que mi rostro dé tanto miedo!- Explicó en ese momento Legault con un tono algo avergonzado pero a la vez pesado, como si estuviese ya cansado de ser un repelente de personas andante. Aún con ello, una cierta sonrisa burlona se mantenía vigente en su expresión, al fin y al cabo estaba diciendo todo aquello con cierto tono cómico. ¿Quizás fuera por su extravagante vestimenta por el que espantaba a los demás? ¿Su cicatriz en el ojo izquierdo? Oh... ¿Quizás sus dagas asomando en ocasiones en el cinto de cuero que llevaba en la cintura? -Y, por ello, tengo la esperanza de que sepa brindarme usted algo de compañía.

Tras decir aquello, el chico hizo el amago de sentarse junto a la desconocida albina frente a la que se acababa de presentar. Con cuidado, plegó la tela de su capa hacia atrás para que no estorbara al sentarse en aquel fresco césped. De un ligero movimiento se sentó de piernas cruzadas en la tierra que reposaba junto a la contraria, situándose a un par de pasos de ésta y, una vez sentado, giró el rostro en su dirección, esbozando una nueva sonrisa amistosa de medio lado.

-¡Oh! Siento la falta de modales. Mi nombre es Legault. A su servicio, señorita. ¿Me podría decir su nombre?- Saltó el pelivioleta en ese mismo momento con las presentaciones mientras agachaba un poco su cabeza en señal de pequeña reverencia al revelar su propio nombre, sin quitar sus orbes violetas de los ámbar ajenos. Aquel era su "Modus Operandi"
con sus víctimas femeninas, el usar lengua afilada y cortejarlas de tal forma para poco a poco ganarse su confianza con rapidez. ¡Aunque alguna que otra reprimenda le acababa cayendo, por desgracia! Podía apreciar un cierto brillo en ellos... Uno que contrastaba con la vagancia que transmitía su semblante en sí, con rostro incluido. Sin embargo, luego de presentarse como era debido, sus ojos comenzaron a posarse en diferentes zonas del cuerpo ajeno. Apreció en primer lugar su suave y liso rostro, algo pálida tez, piel de porcelana, cuello de curvas suaves, pechos... "Muy agraciados"... Ahora que se encontraba más próximo a la misteriosa albina, Legault apreció mejor sus curvas de escándalo. Debía andarse aquella chica con cuidado, ¡era la típica a la cual acudían los pervertidos en las calles para abusar de ellas! O era una chica de lo más despreocupada, o un ser de un poder oculto muy discreto... O, quién sabe, ¿quizás fuera ambas cosas?


Aunque, realmente, no era quién para quejarse de dichos desgraciados que buscan problemas con aquel tipo de mujeres. Al fin y al cabo, el fin con el que había acudido frente a la misteriosa chica fue por cierto interés inusual y, en parte, para ver si llevaba algo de valor encima... ¡Si tan sólo el dichoso dolor en la cicatriz de su ojo izquierdo dejara de molestar...!


Chrom Habla - "Piensa" / Yo Narro
#0099cc - #00cccc / #Default
Legault Habla - "Piensa" / Yo Narro
#9966cc - #9999cc / #Default

Chrom~ <3:




Legault~ <3:


○ [Chrom] ahora es [Chrom | Legault]
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
21152
Reputación :
5
Mensajes :
54

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Instant Crush |Libre|

Mensaje por Surya Candra el Dom Nov 12, 2017 1:22 pm

Durante unos segundos su rostro distraído paso a ser uno de preocupación absoluta, casi mortal. Llevándose el puño al mentón, intentando recordar el rostro ajeno, las mejillas subían su color piel normal a unas tonalidades más rojas, mientras sus ojos buscaban algún punto en la figura contraria que pudiera ayudarle a encontrar alguna pista para identificarlo. Cientos de nombres rondaban por su cabeza, al mismo tiempo que con sus dedos contaba los rasgos parecidos entre los dueños de aquellos seudónimos y el desconocido frente a ella- Yo… yo lo lamento, no recuerdo…- Con pequeños golpes a los lados de su cabeza, intentando hacer que la maquinaria a carbón, que llamaba “cerebro” funcionara para encontrar al fin el nombre de aquel hombre. Parpadeo perpleja unos instantes, aquella mirada picara sobre los ojos propios, logro que su mente se perdiera aún más en sus recuerdos, intentando encontrar el nombre de aquel extraño ente frente a ella.

Una mano cayo lentamente hasta el inicio de ambos senos, en busca del corazón, los latidos que antes se habían vuelto locos por la desesperación de la incertidumbre ahora, de a poco, volvían a tomar su ritmo lento, calmado, como todo ella, al mismo tiempo que los parpados cansados volvían a posicionarse en la mirada distraída y perdida de la joven. Asintió con la cabeza, al mismo tiempo que volvía a analizarle con detenimiento, cada movimiento, ese rostro amable, y aquella sonrisa que lograba generar una pequeña mueca en los labios de Surya, un intento de gesto alegre.

Con cuidado arreglo los pliegues de su falta, notando como estos dejaban ver más piel de la necesaria, al mismo tiempo que ambos tirantes de su vestido caían a los lados, aumentando el escote, que ya era bastante grande. Ladeo el rostro levemente, para terminar con una pequeña reverencia al escuchar su presentación -Mmmh…Surya, un gusto Sr. Legault – Con algo más de naturalidad, presento a su primer ser, mientras la misma mano que había intentado calmar su corazón había subido a sus ojos para frotarlos ante el sueño que se presentaba sobre ella. Un pequeño bostezo y ya había vuelto a sentir aquella somnolencia que gobernaba su interior. Con cuidado de no volver a enseñar de más, sus piernas se doblaron hacia el cuerpo, logrando rodearlas en un abrazo, dejando reposar su cabeza sobre las rodillas, adoptando casi la posición “bolita”.

-Aunque…-Comenzó como un silbido en el viento, palabras delicadas y de un tono algo agudo, que escapaban de sus labios -No soy muy buena compañía, ni guía…- Con algo de dificultad al hablar, palabra a palabra, tomaba un poco más de aire, ahogada, llegando a sentir que el poco calor de la zona la sofocaba, pero no, no, la temperatura no era tan alta para aquello. De a poco el cansancio iba llenándole el cuerpo, succionándole el alma- Suelo quedarme dormida en todas partes, y… me pierdo con mucha facilidad…- Inocente, sincera, bastante infantil al hablar a pesar de poseer una apariencia más bien madura. Sus orbes amarillentos con cuidado, se dirigieron hacia lo que de un momento a otro llamo su atención, aunque algo ocultas entre los pliegues de su ropa, podía diferenciar cualquier tipo da arma, aun cuando se encontraba tan cansada como en aquel momento. Si, había dormido un par de minutos y el cuerpo se había repuesto de una manera casi mágica, pero de a poco las energías se habían perdido en sus movimientos y el ser había vuelto a la inercia, a las ganas de mantenerse en esa posición para siempre a descansar los músculos.-¿Uhmmm…?- La sonrisa que demoro tanto en aparecer en su boca, se había ido, para dejar ver una mueca de curiosidad, junto a la mirada de niña pequeña que se dirigía hacia las dagas, ser cuidadosa con su curioseo no era algo común en ella, la discreción era una palabra, una forma de ser totalmente alejada a la propia.






curiosos(?):


Spoiler:
 



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
23
Dromes :
37233
Reputación :
4
Mensajes :
83

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Instant Crush |Libre|

Mensaje por Chrom | Legault el Vie Dic 01, 2017 1:09 pm

Música Ambiental [Opcional <3]:



-Ya veo, Surya. ¿Está bien que te llame Sury? Oh, ¿y que pueda tutearte? Las formalidades se sienten algo extrañas cuando trato con... ¿Gente de mi edad? Creo que eres más joven y todo...

"Hm, me siento viejo... ¿Soy viejo?"


Pensaba en ese entonces Legault al escuchar al fin la presentación de la chica misteriosa. Surya... Un nombre único y exótico, el cual llamó mucho la atención del joven. En aquella época ya hay de por sí nombres que le sonaban de lo más extraño... Pero la rareza de aquel nombre de la contraria era diferente a las demás. Era raro el nombre por el simple hecho de ser típico de la época de origen del pelivioleta.

Puede que la atención del chico en ese entonces estuviera curiosa por el nombre de la extraña chica, pero una parte de dicha atención siempre estaba fija, inevitablemente, en el cuerpo de la contraria. Sus orbes violetas parecían tener dificultades de mantenerse lejos de la figura ajena, sobretodo de aquellos pliegues de su vestimenta tan reveladores... "Vamos, amigo... Viviste lo suficiente como para que no pasen ya estas cosas...", se reprochaba a sí mismo mientras se esforzaba en mantener su mirada fija en aquellos orbes color ámbar tan brillantes de Surya.

En ese momento, la misteriosa joven comenzó a dar muestras de cansancio. ¿No se encontraba hacía un momento descansando, antes de que Legault la interrumpiera? Quizás éste hubiese intervenido en su momento de relajación justo al empezar. ¿Quizás estuviera estorbando? Tendría que darse prisa en ese caso en saciar su propia curiosidad y, como extra, llevarse algo prestado de la chica. ¡No había que hacer esperar a una dama!


-Vaya... Entonces, aparte de miedo, ¿doy sueño?- Comentó con tono burlón el pelivioleta mientras mantenía sus orbes fijos en la chica, observándola de reojo mientras se acomodaba él mismo al hablar, estirando sus piernas sobre el césped y posando ambas de sus manos atrás suya, apoyándose en ellas para reposar y sentir su melena mecerse ligeramente al son de la brisa. Escuchando de fondo las perezosas palabras ajenas, el joven no pudo reprimir una ligera sonrisa paciente asomando por las comisuras de sus labios. Aquel tono de voz ajeno le resultaba tierno, parecía arrastrar de forma vaga cada palabra que soltaba, y la postura que acababa de adoptar no hacía más que sumarle puntos de ternura. ¿Quizás tuviera Legault suficiente a partir de entonces con sólo "saciar su curiosidad" que ella le despertó? Éste estaba convencido a cada vistazo que echaba a la chica de su lado de no ser así.


-¡Todo lo que dices es tan relativo!- Exclamó con energía el joven mientras sonreía de oreja a oreja y torcía su rostro para mirar de frente a la albina, contrastando todo ésto con la pereza y dejez con la que actuaba en ese instante la contraria -¿Mala compañía, mala guía? Yo te diré si de veras eres como dices. Estoy seguro que conoces miles de lugares apacibles donde descansar y echarse una siesta. Y estoy deseando de conocerlos, Surya, cuenta con ello.



En ese mismo instante, al terminar de hablar y animar a la chica de ejercer de "guía turístico" para él, observó discretamente el pelivioleta, de reojo, cómo la atención ajena parecía posarse, curiosa, sobre sus dagas enfundadas en el cinto. Una leve sonrisa de medio lado apareció en el rostro del joven, quien giró un poco su cuerpo para mostrar mejor su par de dagas envainadas en aquel cinturón de cuero marrón que rodeaba su cintura y, acariciando con la yema de sus dedos las empuñaduras de ambas, comenzó de nuevo a conversar en un tono cordial y amigable.


-Vaya, vaya. ¿Acaso te llaman la atención? Es sorprendente la de gente que viaja desprotegida hoy en día... ¿Qué pasaría si les asaltara un ladrón?


Frase irónica viniendo de Legault, quien en ese momento tomó una de sus dagas, en concreto "Ninian", para desenvainarla y mostrar con cuidado el filo a los ojos ajenos.




-Observa esta belleza. ¿No es maravillosa? Me costó mucho conseguirla- Murmuraba con cierta fascinación notoria en su voz el chico, mientras manipulaba la daga, moviéndola de lado a lado y haciendo que gire sobre su propia mano como si de una hélice se tratara, con precaución de no herir a Surya por error -Aunque se puede llevar bien contigo. Igual de bellas son. ¿Quisieras sostenerla?

Era un movimiento arriesgado de Legault, quien tenía mucho apego por sus propias dagas, como si de hermanas se trataran. Pero no pensaba que aquella albina representara peligro alguno para él realmente, ni mucho menos. Puede que causara cierta molestia a su cicatriz su sola presencia, al parecer y como a tales alturas el chico ya intuyó, pero su presencia se hacía tan vaga y perezosa que incluso dudaba si sería capaz la joven de portar la daga en ambas de sus manos, con lo pesada que era gracias al acero reforzado que conformaba su filo.


-Ten. No es un juguete para niños, ni mucho menos. Trátala con mimo, cariño y cuidado, ¡y ella te tratará igual!


Chrom Habla - "Piensa" / Yo Narro
#0099cc - #00cccc / #Default
Legault Habla - "Piensa" / Yo Narro
#9966cc - #9999cc / #Default

Chrom~ <3:




Legault~ <3:


○ [Chrom] ahora es [Chrom | Legault]
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
21152
Reputación :
5
Mensajes :
54

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Instant Crush |Libre|

Mensaje por Surya Candra el Miér Dic 06, 2017 10:58 pm

Para nada, lo lamento… -Entre pequeños carcajeos, intentando mantener los parpados separados, al mismo tiempo que sus labios volvían a abrir de la boca, con un pequeño bostezo -Tengo…ahmmm ¿Narcolepsia? Creo que ese era el nombre, algo asi- Confundida, volviendo al estrés de intentar recordar algo que en los archivos de su mente parecían haberse perdido para siempre en un agujero negro. El cuerpo volvió a acomodarse, manteniendo la postura, sus manos jugaban entre sus piernas, al mismo tiempo que los pies descalzos se encontraban, jugando con los dedos, tironeando el vestido algo veraniego hacia abajo. Los ojos volvieron a cerrarse unos minutos, buscando descanso, para volver en si buscando la mirada fija del desconocido sobre ella.

-Lo lamento, no soy muy buena con las cosas puntuales- Murmuro en un tono algo berrinchudo, avergonzado, no era una ofensa, pero que le recordaban que era algo ambigua para todo, le hacía sentir aún más vergüenza de lo normal, tornando sus mejillas a un tono rojo algo más fuerte y notorio en su blanca piel- Solo conozco un par de cuevas buenas para dormir, y… un buen lugar para cazar, mas que eso… el camino a mi casa- Otra vez a la fuente de información menos confiable, aquella cabeza algo hueca que no recordaba ni si quiera el nombre del lugar que pisaba en aquellos instantes. El juego de sus dedos había terminado, y las manos se habían acercado a los cabellos blancos esparcidos por todo el lugar, para comenzar a trenzarlos con cuidado.

Los ojos cansados, de un momento a otro habían pasado a mantenerse alerta y sorprendidos -Es increíble, que estes armado y tan confiado de mostrarlo en la via publica…-susurro, al mismo tiempo que sus dedos dejaban los hilos plata, para viajar entre el césped hasta alcanzar, asintiendo a sus comentarios, casi en un tono automatico, mientras su mente y cuerpo se concentraban en llegar hasta él. La posición se desarmo y el cuerpo de la fémina termino tendido en el piso, mientras sostenia con cuidado de la daga, deslizándola entre las yemas de sus dedos, como si acariciara a un bebé. Con cuidado, un juego de manos rápido,ya había tomado costumbre del peso y la forma, los movimientos en su mano para tomarla se habían vuelto ligeros y rapidos, casi como si atacar a una persona con aquello fuera un baile, y esta fuera la que lo gobernara.

Un pequeño suspiro escapo de sus labios nuevamente, al mismo tiempo que devolvía el arma a su duelo, los dedos se habían escapado y buscaban entre los cabellos revueltos, la ropa y el cuerpo algún especie de objeto, que termino saliendo de la parte alta de su espalda, un delgado pedazo de metal aparecía entre sus dedos, el cual giro un par de veces, cambio de mano y acerco al cuerpo contrario -No soy buena, con las armas de corto alcance, lo mío es o tocarlo directamente o apuñarlo a lo lejos…-Sonrojada por sus palabras, volviendo a la vergüenza. El delgado material, cambio de forma alargándose de manera casi instantánea en una lanza de aproximadamente 2,3 metros, la cual caía al suelo, generando un fuerte golpe al lograr contacto. Sonrio, manteniendo la vergüenza, de volver a tomar de su arma, para acomodarla bien, notando como la poca gente que se encontraba cerca, generaban un halo de miedo a su alrededor, alejándose lo más rápido que podían de ambos.

Las piernas subían y bajaban, golpeando los pies contra el césped algo húmedo, un juego de niños que intentaba mantener la energía de la muchacha en marcha, en un continuo ciclo para no dormir en aquella platica que había tomado un giro interesante- ¿Y de dónde… proviene? ¿Que le hizo venir a una ciudad como esta...? - La adrenalina, de a poco dejaba el cuerpo femenino, para volver a la sumisión del sueño, de los bostezos, y la mirada adormilada de una niña. Froto sus ojos, intentando mantener la maquina en marcha, sonriendo atontada -¿Y cómo es que consiguió aquella…arma tan linda?- en un tono algo tonto, el rostro se acomodaba entre las manos de la joven. La mirada no salía de encima del desconocido, anotando mentalmente, cada movimiento, palabra, acción que este realizara frente ella. La información se perdería al cabo de unas horas, pero, estaba bien mantener un poco la duda ante lo extraño que se acercaba -Creo que estoy haciendo muchas preguntas…-Aunque no eran demasiadas, a su mente volvieron las palabras de la abuela del bosque, regañándola por ser tan entrometida, por buscar, por curiosear en la gente sin permiso, mientras la mirada demostraba que era aun mas inocente de lo que ya se creía.






curiosos(?):


Spoiler:
 



avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
23
Dromes :
37233
Reputación :
4
Mensajes :
83

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Instant Crush |Libre|

Mensaje por Chrom | Legault el Sáb Dic 09, 2017 10:55 am

Legault no pudo reprimir en ese instante una ligera sonrisa burlona al observar con diversión a Surya tomar con cuidado entre sus manos su preciada daga. Comenzó ésta a inspeccionarla y curiosearla con dedicación, adaptándose a su peso y manejándola con una repentina agilidad que dejó ciertamente asombrado al pelivioleta. ¿Quizás hubiese hecho mal al dar por sentado que aquella joven jamás pudiera haber blandido una hoja antes...? Se la prestó con la certeza de que no supondría peligro alguno para su persona... Pero al verla manejar con tal brío su propia daga, debía admitir el chico que su respiración se estaba volviendo algo más pesada y le costaba un poco más de la cuenta tragar saliva, del asombro y el cierto temor que comenzaban a inundarlo en ese entonces.

Aunque debía admitir, a su vez le halagaba la curiosidad que aquella daga pareció haber despertado en la albina, la cual mostraba un interés especial en ésta, dejando de lado ligeramente su pereza y somnolencia para escrutarla con la mirada mejor. Finalmente, tras un rato con su daga en las manos ajenas, Legault tuvo de vuelta su arma, seguido aquello de un suspiro aliviado por parte de éste, mientras observaba a la joven recostada sobre el césped -Bueno. ¿No es mejor mostrar que ando armado, para así evitarme asaltos innecesarios? No me gusta perder el tiempo con novat--... ¡Con ladrones de poca monta!- Rectificó a mitad de la frase el chico al darse cuenta de la metedura de pata que estaba a punto de cometer, para con ello dejar paso a una cierta curiosidad creciente en su interior al percatarse de cómo Surya parecía estar "rebuscando" algo en su espalda...

Para con ello, dar paso al asombro propio nuevamente. Una especie de artilugio extraño emergió en manos de la contraria... Los orbes violetas del joven se posaron en éste con interés, desprendiendo algún que otro destello eufórico. ¿¿Quizás se trataba de un objeto de valor?? ¿¿Una arma legendaria?? ¿¿Un mito...?? Fuera como fuese, ante sus ojos acababa de aparecer un artilugio que supo llamarle la atención nada más con su apariencia... Y qué decir de sus capacidades. Aquel pequeño filamento de metal, de la nada, creció en proporciones al punto de volverse una enorme vara de metal, mucho más grande que él mismo y su propia portadora...

-¿Pero qué...?- Una ligera exclamación atónita escapó de los labios de Legault, quien se mostraba algo ojiplático ante la escena que acababa de presenciar, para con ello, tras unos segundos de silencio y reflexión interna, cabecear de lado a lado mientras su expresión se torna de una asombrada a otra más burlona y... ¿confiada? Como si se estuviera riendo de sí mismo. "Esta es una prueba más de que uno no debe juzgar un libro por su portada...".


Música Ambiental [Opcional]:


-¿Hm? Oh, ¿de dónde vengo?- Salió finalmente del trance el pelivioleta en ese entonces, al escuchar aquellas preguntas ajenas y, mientras asentía a cada cuestión en silencio pacientemente, comenzó a hablar en un tono amistoso, como antes. Como si la sorpresa que le invadía hacía cuestión de segundos jamás hubiera existido.

-Veamos... Vengo de tierras muy lejanas y poco conocidas...- Hizo una breve pausa dramática mientras recostaba un poco más su cuerpo en el césped, al punto de tumbarse por completo sobre éste boca arriba, dejando su largo cabello desparramarse en todas direcciones -¿Conoces Ylisse...? Lo dudo. Resumiré en que vengo de un reino muy lejano y de costumbres algo... diferentes a las de esta extraña ciudad. Curioso, ¿cierto?- Acomodó en ese momento sus manos tras su cabeza, posándolas en su parte trasera para que ejercieran éstas de almohada propia mientras continuaba hablando con sus ojos cerrados y disfrutando de las caricias que la brisa del ambiente le estaba ofreciendo en el rostro -Se puede decir que estoy aquí por cuestiones de "trabajo"... Aunque tengo tanto tiempo libre, que me veo en la necesidad de explorar cada rincón de la ciudad para mantenerme ocupado. De vez en cuando, incluso me tomo el capricho de jugar un poco con la gente que conozco...


Obviamente, con aquello último que acababa de decir hacía alusión a su segundo oficio de ladrón. Él se lo tomaba realmente como un juego, una forma de pasar el tiempo. Incluso en ocasiones, simplemente les regresaba las pertenencias robadas a sus víctimas al darse cuenta luego de sustraerlas que realmente no le interesaban.


-Hm... ¿Mi daga? Se llama Ninian, y bueno...- En ese instante, Legault abrió finalmente sus ojos y, incorporándose con cierta paciencia y tranquilidad de nuevo sobre sí mismo, quedando sentado sobre el suelo, dirigió una confidente mirada de frente a Surya, prosiguiendo con la conversación en un tono algo más bajo, casi como si estuviera susurrando -... Puede que no lo creas, pero he conseguido esta belleza como trofeo al haber derrotado un dragón.



Una pausa en la conversación, un silencio se hizo luego de pronunciar el joven aquellas palabras, como si fuera una especie de "método" de éste para que la contraria tuviera tiempo para digerir aquella revelación. Si había algo en que se había percatado Legault sobre aquella ciudad, era que muy pocos de sus habitantes creían sus historias antañas de dragones, magos, seres sobrenaturales variados, etc... Escepticismo por doquier. Era por eso mismo por el que, en ese entonces, el chico se mostraba algo inseguro al decirle aquello a la albina. ¿Le creería, creería en su historia...? ¿O lo tomaría por un loco, como todos?

-¿Ves el mango?- Comentó de repente el pelivioleta, cortando con ello el silencio que se había formado entre ambos -Está hecho de los huesos del mismo dragón del cual forjé la daga. Y las piedras brillantes, aunque no lo creas, son sus escamas pulidas... Era un dragón realmente legendario y duro, él es el culpable de mi cicatriz en el ojo... Por eso mismo he decidido llevar la experiencia conmigo en forma de daga, y no sólo de cicatriz... ¡Y vaya si valió la pena! Su belleza es impresionante.

En ese momento, cierta inseguridad comenzó a inundar a mayor profundidad el interior de Legault. Quizás fuera realmente por la presencia ajena... ¿Y si estuviera subestimando la mismísima existencia de Surya? ¿Y si no fuera alguien tan normal como en un principio pensaba el joven que era? Al fin y al cabo, no conocía a muchos que poseían un artefacto del cual presumía en ese entonces la albina.


-Bueno, dejemos de hablar de mí. Me interesas más tú, Sury. ¿Qué clase de historia trepidante se esconde tras esos ojos perezosos, y tras esta... vara extraña? ¡Cuenta!


Chrom Habla - "Piensa" / Yo Narro
#0099cc - #00cccc / #Default
Legault Habla - "Piensa" / Yo Narro
#9966cc - #9999cc / #Default

Chrom~ <3:




Legault~ <3:


○ [Chrom] ahora es [Chrom | Legault]
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
21152
Reputación :
5
Mensajes :
54

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Libre Re: Instant Crush |Libre|

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.