6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Lets make a risky round(Priv Giana)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lets make a risky round(Priv Giana)

Mensaje por Andrew Adkins el Lun Sep 18, 2017 5:47 pm

Un toque de vainilla, uno que otra esencia de almendras y pronto todo tendrá mucha mejor forma, a decir verdad eran pocas las veces que Andrew se disponía a cocinar, mucho menos para otros, pero dado el caso en que se daría una feria benéfica de comida a las afueras de su vecindario, no podría resistirse a dar el brazo a torcer, ligeramente, para así ayudar a aquellos quienes eran poco afortunados. La mañana iniciaba ajetreada ya que tendría que presentarse en una escuela aun en horas de la madrugada para la interpretación de una “Tragicomedia”, no fue mucha la preparación que requirio dicho evento lo que agradeció, tenia demasiado para hacer y el tiempo ahora corría en contra suya como quien se encuentra codo a codo con alguien en las olimpiadas. Llevaba una máscara con la forma de una cara sonriente, ropas de color negro y un par de zapatos rojos como los de los payasos y cada una de sus acciones parecían partir de la mímica, intentando representar situaciones comunes de la vida con movimientos y/o bailes que fungian la función de metáforas.

El primer tópico que se tocó fue el que concernia a el abuso infantil donde los actores con expresiones sonrientes rodeaban al vampiro en un círculos y con una coreografía muy bien ensayaba pretendían golpearle mientras este arrodillado se retorcia, bailando, estando en cuclillas.

El segundo tópico que se toco ahora era una critica a la situación política de paises tercermundistas donde los mismos actores sin cambiar sus máscaras tendían a usar ropas con colores que hacian alusión a las banderas de los países con más altos niveles de corrupción. El vampiro sonreía nerviosamente por debajo de su disfraz aunque su máscara representara algo totalmente contrario, el sentimiento de encontrarse tocando temas tan importantes en un escenario frente a toda clase de pensamiento y criterio unico era algo que sacaba de su zona de confort a cualquiera. Jamas se habia caracterizado por ser activista de ninguna causa, pero, el sentimiento de colaboración surgia desde hace algunos días en el y por ello había aceptado la invitación a dicho evento. Los movimientos ahora parecian conversaciones separadas entre los paises mientras que el unico que no utilizaba una bandera era apartado, parecia caminar de forma erratica de un costado al otro, suplicando sin palabras algo a estas personas quienes solo pretendian reir e ignorarle, finalmente entregando una moneda y un vaso de agua acto seguido escondiendo un lingote de oro(utilería) tras sus espaldas, no sin antes mostrarlo por algunos segundos.

El último y más polémico de todos sería un acto/tópico que ha todos tocaría de alguna manera ya que sin alguna excepción todos habían escuchado sobre las tan discutidas relaciones tóxicas/abusivas. Ahora el albino anadia una peluca larga a su traje, tratando de pretender ser una mujer. La utilería semejaba un bar donde los demás estaban con máscaras sin expresión a excepción de un actor que aún se encontraba portando la ahora aparente mal intencionada sonrisa. La iluminación se centro entre el rostro triste y aquel que sonreía, ambos se encontraban uno al lado frente al otro en la barra de dicha tasca, parecían hablar.

Se podía observar como ahora caminaban por el lugar, bailaban y nuevamente se sentaban dando a entender que todo iba viento en popa en la movida del galán. Las demas personas salían del escenario dejándolos a ambos solos en lo que ahora parecía una habitacion de casa, todo este ocurría entre telones que permitian la utilería fuese cambiada.  

Una brusca iluminación reveló como ahora en las proximidades aledañas al vampiro(mujer en la actuación)  se encontraban repletos de caras tristes inmóviles en el suelo que se limitaban a observar expectantes como todo se desenvolvia. Sin escape la chica en el acto forcejeaba por escapar, pero, cada que encontraba una salida del lugar uno de los sujetos del suelo se levantaba para volverle a llevar hasta el centro del lugar. Luces azules ahora se concentraban en la protagonista que sola, sin el chico que representaba a un abusador lentamente perdió la voluntad y terminó recostandose como un cuerpo más. Siendo la más dura de las metáforas para la manipulación y abusos psicológicos. Dando a entender que no era la primera y tampoco seria la ultima.


Cansado y preparado para acabar retiro el vestuario para presuroso presentarse frente al público, mismo que anonadado rompió el silencio con aplausos. El rubio reverencio sin demora dando a entender de que el acto había terminado y el compartir de comida podria empezar, regresando a camerinos para buscar el plato que había preparado. Concreto y contornos marmolizados adornaban los interiores de la romántica-tradicional estructura que se prestaba para la celebración, alli en lo que era un gran centro de convenciones se encontraba una división entre un salon central y pequeños compartimentos para los que fueron parte del elenco. Familiares, amigos, curiosos y uno que otro intruso aguardaban a la espera del festín, el precio era exageradamente economico y Andrew era utilizado como razón principal para atraer a los clientes, era muy conocido entre los oriundos del barrio ya que en el más grande, teatro de la ciudad, solía interpretar gran variedad de papeles.

“Muy buenas noches a todos los presentes, espero que hayan disfrutado de la obra. Me llamo Andrew Adkins y si hacen una fila podre firmar lo que gusten. Les invito a probar las diferentes comidas que con mucho gusto hemos elaborado nosotros mismos y finalmente, les agradezco por estar aqui”..
Se expresó cordial esbozando una radiante sonrisa aun sin quitarse las ropas del teatro, tan solo la característica máscara que sería entregada a algún afortunado visitante, con el propósito de entregar mayor versatilidad al momento. El pequeño centro de convenciones no contaba con varios pisos, más sin embargo al ser una gran estructura en si misma, no los necesitaba, abarcando al menos 3 manzanas de envergadura, podía albergar perfectamente 300 personas en los asientos principales. Con un menor número de 50 para la celebración secundaria.


avatar

Dromes :
19865
Reputación :
0
Mensajes :
13

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Re: Lets make a risky round(Priv Giana)

Mensaje por Giana Scarlleth el Lun Sep 18, 2017 11:28 pm

Portadita~:

“Una mujer ejemplar
resistiría a los arrebatados impulsos de su corazón,
pero ¿quién más podría gobernar
nuestras insípidas mentes?...”

- Anónimo.


Ella sabía que no debía estar en aquél lugar. Podría jurar que intuyó señales de alerta que buscaban salvarla del cruel destino que le esperaba. Conocía su destreza, pero también la infortunada falta de lo que llamaban “suerte”. Así pues, se dedicó a seguir las diminutas huellas llenas de ternura, que abrían paso a la parte posterior de un gran centro cultural, o al menos, así fue como ella le asumió. Desconocía la zona en la que se encontraba, y con mayor razón debía volver. Se asustó un poco al ver la dirección del felino irrumpiendo parte de la localidad con la maravillosa agilidad típica de su especie “¿A dónde piensa que va el condenado gato?” se repetía una y otra vez; era la responsable del animal, el cual había escapado de su recién construido refugio ¿Qué podría decir? No acostumbraba a adoptar animales callejeros, pero tampoco le gustaba observar como sufría bajo la lluvia.

La bola de pelos blanca, seguía su paso ignorando el llamado de la pelirroja, hasta finalmente dar con el adictivo olor de la comida ¿Acaso su leche matutina no le bastaba? Que malagradecido podrían ser algunos. Sin embargo no lo culpaba. Aquel delicioso aroma llegó hasta sus fosas nasales, penetrando su mente y envidiando el talento culinario del autor tras ese aroma. Que mal que se le daba la cocina, y pagaba caro en las cenas la falta de habilidad en dicho arte, pero agradecía día a día el poder consumir en el comedor de su institución.

Observó como el gato entraba por un ventanal abierto. Suspiró profundamente ¡Lo sabía!
Su mente le suplicaba que no lo siguiera, que huyera y dejara al animal hacer de las suyas. Después de todo era callejero, y nunca sabrían si era de alguien. El pobre quería sobrevivir, a pesar de alimentarlo diario. Corre, corre lo más que puedas, porque si entras a una propiedad privada, no sabrás lo que puedan hacerte ¿Quiénes viven allí? ¿Qué cosas guardan en el lugar? ¿Y si era una clase de policía y la atrapaba especulando que deseaba despojarlo de sus pertenencias? Iría a prisión, al terrible lugar que el anciano Uek le comentó “Las malas personas son castigadas severamente. Su libertad ya no es suya…” ¿La privarían de sus poderes también? ¿La humillarán? ¿Le van a expulsar del instituto que tanto amaba? Tal vez, sería lo más probable. Horrendas cosas pasarían si…

“No escuchaste nada Georgiana, ¿verdad?” Habló su conciencia, pues la joven no dudó dos veces al ir a ayudar al gato. Quizás no le haga nada de gracia al dueño del lugar que un gato robe su, aparentemente, deliciosa comida. De ninguna manera permitiría que le hicieran daño.

Haciendo uso de su atlética habilidad, escaló como pudo el lugar hasta la ventana. No estaba del todo abierta, pero invitaba lo suficiente para que el escurridizo ser entrara. Observó cautelosa la habitación, decorada de manera extraña pero agradable. Organizada, limpia y elegante. Alzó una ceja en forma de aprobación, el gusano de la curiosidad comenzó a recorrerle, y allí estaba, consumiendo un… ¿plato?

- ¡Maldito gato! –bufó en un susurro. En seguida, se elevó y con cuidado abrió por completo la ventana. Se adentró a duras penas y teniendo mucho cuidado de no romper nada y haciendo el menor ruido posible. Sin embargo, notó que el aposento estaba vacío, pues hizo más ruido del que se imaginó al tropezar con el marco del ventanal y desplomarse. Se recupera para susurrarle al animal mientras se acercaba amenazadoramente- ¡Que abusador! ¡Vamos, sal de acá antes que alguien te encuentre! -.

La miró con (lo que a ella le pareció) ojos llenos de ternura y súplica, pero al menos no le había ignorado, pues el felino salió disparado de nuevo por la ventana. Contenta, se dispuso a partir enseguida, y de nuevo, la conciencia… Frenó en seco, y volteó para ver el plato totalmente consumido ¿Y si se trataba de una mujer que preparó el plato para su cansado esposo? ¿Y ella sería responsable de una terrible separación? “¿¡Podrías dormir después de eso Giana!? “  Suspiró, debía intentarlo. Miró el tratando de analizar el contenido de la comida. Imposible, ella no sabría que tenía, pero al menos dejaría algo.

Tomó utensilios rápidamente y comenzó a preparar una extraña masa chiclosa con poca vestidura. Indagó por varias partes en busca de aromatizantes, especias, y lo que sea que podría ser agradable para el paladar. Moldeó la extraña mezcla y unos minutos después, se encontraba arrodillada, con una cocina en pésimas condiciones y entrando en pánico. Comida por todas partes y al menos tres cacerolas completamente quemadas y una con extraña forma de lava.

Sí, tal vez no debió pensar en usar su elemento de fuego para “acelerar el proceso”.
¿Podría ser peor? ¡Pero por supuesto adorable Gia! Al otro lado de la puerta de entrada, se escuchaba una multitud de personas.

- Creo que los gatos blancos también atraen los malos augurios –dijo-.
avatar

Salón :
3 A
Dromes :
6500
Reputación :
0
Mensajes :
8

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Re: Lets make a risky round(Priv Giana)

Mensaje por Andrew Adkins el Mar Sep 19, 2017 1:27 am

El público hambriento por atención reclamaba con recelo la presencia del vampiro en las gradas que conectaban el pasillo entre los camerinos, la tarima y la gran variedad de puestos en el salón donde todos intercambiarian la comida. Parecía que su apetito por el era aun mayor al que podrían mostrar por la comida, prácticamente ignorando el hecho de que los aromas eran tan fuertes que el albino tenía problemas para concentrarse. Suspiró con suavidad y así se acercó a la multitud, dejando que la seguridad permitiera que congeniasen con él, entregando autógrafos, charlando y de momento rechazando una que otra fotografía con la excusa de que su parpados eran fotosensibles y la iluminación no permitiria que se dieran sesiones sin el tan estorboso flash(ocultaba el hecho de que un vampiro no saldría reflejado en ellas, o lo haría con ojos brillantes como el escarlata de una luz policial). El tiempo pasaba rápido y las personas ya empezaban a dispersarse aprovechando el invitante esparcimiento que las instalaciones les permitian, las variadas actividades con el elenco y lo que a todos concierne al final del día, la comida.

“Creo que hay algo que estoy olvidando, definitivamente”

Examinó los alrededores en busca de cualquier indicio de aquello que no sabía, había perdido, aún. Sus orbes se posaron en las palmas vacías del rubio para darse cuenta de que aquel contenedor que tenía con un pastel faltaba, juraría que lo traía consigo pero al parecer ese no era el caso. Buscarlo era la única opción pues sería muy triste que después de todo el esfuerzo puesto para que todos lo disfrutaran, terminase por ser arrojado a la basura ya que los vampiros no tienen la necesidad de alimentarse de la misma manera en que ellos lo hacían. Suspiro con pesadez acto seguido dio un pequeño giro sobre si mismo para dirigir un paso perezoso de regreso a aquel portal de metal por donde antes había llegado, las personas se preocuparon pero al estar faltos de confianza no llegaban a emitir objeción alguna, ni siquiera sus compañeros de actuación le conocían lo suficiente como para compartir alguna clase de diálogo prolongado. Era el nuevo del lugar y simplemente se había prestado para ello por los deseos de ayudar y asi tal vez, hacerse con algo de publicidad gratuita.

Un paso tras otro , no podía dejar de pensar en lo estorboso que era tener que recorrer todo ese espacio nuevamente con el único propósito de recoger su platillo, culpaba a su distraída mente de tener que hacerlo. No era la primera vez que algo tan importante se le olvidaba y todo aquello consecuencia de su desorganizada forma de actuar, pensando en todo y nada al mismo tiempo. El entorno poco a poco cambiaba de un corte algo general a elegantes retocados en el mármol de las esquinas, se notaba el detalle en la arquitectura y como el “V.I.P” se apreciaba sin ser un profesional. Usando la diestra se dispuso a buscar la llave de su camerino(este se encontraba cerrado), jugueteo con el metálico objeto entre sus falanges por escasos instantes mientras aún intentaba recordar cual de todas las llaves correspondía a el portal de madera que le separaba de la privacidad( y amarga sorpresa) que le aguardaban.

Con lentitud se dispuso a entrar a el pequeño compartimiento que se le había designado como suyo, la escena que presenciaba sería catalizadora para una situación que haría perder los estribos de Andrew, al menos por unos segundos.

“Se puede saber porque has irrumpido en propiedad privada violentando una ventana y aun peor, porque haz hecho un desastre mientras nadie te observaba?”

Se cuestionó respirando profundamente para si evitar hacer un escándalo, prefirió otorgar el beneficio de la duda y averiguar que sucedía entre tanto caos. El iris de sus ojos apenas si podía distinguir entre los colores que antes solían ser su creación, admitía que no era la mejor del mundo sin embargo le dolía en el orgullo que alguien hubiere tenido la osadía de arruinarlo sin más. Después cayó en cuenta de que el responsable era una chica, la verdad poco tiempo se le había dado como para analizar todo lo sucedido, una tez blanca, expresión inocente y un cabello rojo ardiente como la luz del sol eran las características que podía destacar de la intrusa, era dificil aumentar el enojo que sentía pero al menos el atractivo superficial sería suficiente para disminuirlo con levedad.

“Antes de proceder de alguna forma, quisiera entregar la oportunidad de que des alguna clase de declaración, defensa o excusa, como quieras llamarlo”.


Sentencio mientras su semblante se tornaba fría y con la diestra cerraba la puerta que se encontraba tras de si, dejando a ambos convenientemente solos en la habitación, si alguien más se percataba de la presencia de la chica seria seguro que le entregaría a la policia y en el fondo, no deseaba ser tan estricto si podía reñirle por mano propia. Observandole como si de una presa se tratase.
avatar

Dromes :
19865
Reputación :
0
Mensajes :
13

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Re: Lets make a risky round(Priv Giana)

Mensaje por Giana Scarlleth el Miér Sep 20, 2017 3:54 pm

Pocas eran las situaciones que suponían un severo temor en Georgiana. Suele ser vivaz y atrevida, sin mencionar terriblemente problemática que, para colmo, le causaban gracia. Sin embargo, existía algo que ni siquiera ella podría tenerle una pizca de humor: La ley.

Imaginaba un sinfín de situaciones. Entre ellas su ejecución, o peor, que la expulsen.

Sabía que no tenía escapatoria. Podía oir fácilmente la puerta principal abrirse y cerrarse de nuevo. Habían llegado ¿Y si también se encontraban los niños? ¿Pensaría su esposa que era la extraña amante de su esposo y sería fruto de una pasional discusión marital? Pensó que debía dejar de ver las telenovelas prohibidas en su infancia, pues debía preocuparse por el cantar de las llaves acercándose.

Se incorporó inmediatamente y a gran velocidad, tratando de ordenar y limpiar lo que estaba a su alcance, pero era imposible el reparar el daño causado ¡Oh! ¡Si tan solo su elemento fuese agua! Terminaría más rápido, pero luego vagó un pensamiento: O tal vez, causaría una inundación… Sumida en sus pensamientos, divisó como la encontraban con las manos en la masa (literalmente). Un caballero de larga melena rubia, alto e imponente. Su voz resonó en la cocina con un deje de molestia en ella, lo cual era sorprendente, pues esperaba una furia total.  “Antes de proceder de alguna forma, quisiera entregar la oportunidad de que des alguna clase de declaración, defensa o excusa, como quieras llamarlo”.

¿Excusas? ¡Já! ¡Jamás! Si bien es cierto que la idea de mentir era tentativa, la mejor manera de poder librarse lo mejor posible, era la pura verdad. Desconocía la clase de ser que era él, y temía que tuviese un extraño poder para leer la mente, o algo así.

- ¡No hay excusas! -alzó la voz- Bueno… es una larga historia… -titubeó. Esa cobardía no era digna de ella. Sacudió su cabeza levemente, irguió su cuerpo dándose la mayor confianza y nuevamente habló, esta vez, con rodeos- ¡Pues no quería que lastimaras al gato! ¡Sería muy cruel! ¿Es acaso usted una mala persona? –Esta vez, su manos reposaron en su cintura, en colocación de una madre que reprendía a su hijo. Gina no estaba es posición de alardeo o molestia, al contrario, ni siquiera trató de parecer una víctima el grave ambiente. ¿Era tonta, o su confianza ante su inocencia era mayor que su cordura? Era una chica que soltaba las palabras sin pensarlo, ni siquiera había explicado el porqué de la invasión a la privacidad, y como un rayo de luz, lo recordó.

- Resulta, que había un gatito –comenzó su historia, señalando más de lo que debía- una blanca y hermosa bola de pelos. Lo encontré en la calle, solo… Desamparado… -su voz recalcaba un tono melodramático, digna de la peor actriz del planeta-  Y tenía hambre, a pesar de que le di comida por un mes –eso último, se palpaba el enojo de la pelirroja- Y bueno… Terminó aquí adentro. Pensé que podrían hacerle daño, y traté de rescatarlo, pero ya había consumido  su… -dudó un poco, señaló donde anteriormente estaba el plato- Pero, también me sentí mal por el dueño de la comida, así que, traté de preparar algo –y con una amplia y sincera sonrisa, llevó su mano hacia su melena roja y con un inocente gesto, dijo: - Pero no se me da muy bien la cocina –concluyó-.

Un buen resumen para lo que había pasado, y sin rastro de farsa entre líneas ¿Qué tan difícil era poder escuchar por una vez su mente y evitar esa clase de escenarios que sólo provocarían arrastrar con ella problemáticos momentos? No era una mujer estúpida, pero sí demasiado noble, que ponía en riesgo muchísimas cosas, por un simple gato o postre.

Para su sorpresa, una porción abundante de masa cayó sobre la cabeza del hombre, ensuciándole parte de su vestuario y cubriéndole el rostro. Ahora sí, temía por su preciada libertad. Miró hacia el techo, que estaba cubierto por lo que sea que aquello era, y goteaba con abundancia  ¿¡Cuándo demonios llegó eso allí!? Se acercó hacia el hombre, y retiró con sus manos la pegajosa comida.

- Juro que lo compensaré –musitó en una expresión nerviosa-.
avatar

Salón :
3 A
Dromes :
6500
Reputación :
0
Mensajes :
8

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Re: Lets make a risky round(Priv Giana)

Mensaje por Andrew Adkins el Jue Sep 21, 2017 10:57 pm

-Todo parecía haber escalado a dimensiones estratosféricas con una prontitud que evitaba all albino poder tomar alguna clase de conclusión al respecto, opiniones, raciocinio o alguna salida lógica para ello se habían perdido desde que entró en la habitación donde  el sentido se habría extraviado por completo- ¿Siquiera sabía el nombre de la chica?, ¿Era alguna fan que buscaba acusarle y se había topado justamente con las más imaginativa de todas?-Le estresaba en gran medida el que tantas cosas fuesen plausibles al punto en que el más frío de los estrategas, como lo era Andrew había sido confundido por la torpe artimaña de una adolescente que de primeras se podía observar estaba diciendo la verdad. No se preocupó de dar muchas vueltas al asunto ¡El Tiempo apremia!, de alguna forma tendría que actuar antes de que en la muchedumbre que le estaba esperando alguien tuviere la suficiente astucia como para llegar a sospechar de que algo no andaba bien, teniendo en consideración que una de esas cosas que el joven odiaba era el hacer esperar a sus seguidores, vivía de la apariencia-.

“Entonces.. ¿Se supone tendría que creer algo tan barato como que has entrado, sin saber a la habitación de un actor reconocido en el medio de una presentación pública por un gato, ingrato?“

-La seriedad del momento se había perdido ante la rima al final, la sonrisa en su semblante fue muy difícil de disimular, prefiriendo mostrar sin vacilación que no temía perder la compostura algunos instantes. En realidad le creía a la joven, principalmente por su pésima actuación melodramática, no sentía lastima por ese hecho, es más, era parte de la gracia en todo aquello sin embargo para colocar la cereza en el postre(irónicamente), una pieza de la poco apetitosa masa generada ahora caía sobre el rostro disolviendo su alegre expresión por completo, tanto así, que era posible reconocer el segundo exacto en que había perdido la paciencia.-

“Puedo asegurar que tienes razón, a leguas puedo reconocer tu falta de práctica con la cocina. Te felicito, has arruinado una presentación especial y para colmo intentando arreglarlo lo has empeorado“.

-Refunfuño, irascible ya que ni si quiera podía ver por culpa de la combinación de azúcar, crema y frutas varias que ahora decoraban su rostro. ¿Podría hacerlo pasar por maquillaje?, las respuestas para una situación tan ridícula bien podían ser igual de irrisorias que el mismo percance. Las manos de la chica no podían solucionar nada, ella no parecía caer en cuenta de ese detalle ya que seguía batiendo una y otra vez la mezcla a lo largo de su ropa, extendiendo a esta hasta la cremallera del disfraza. El belcro poco podría absorber y lastimosamente debía estar presentable para su público, se veía obligado a cambiarse con sin sacar a la chica de la habitación ya que de esa forma la policía seguramente la llevaría presa sin dilación, el allanamiento es un delito grave sin importar que tan linda fuese la cara de quien lo cometió. Problemas y más problemas se juntaban a la discordia que una extraña le había generado en tan solo un par de minutos de conocerse. No podría imaginar siendo su amigo, acabaría muerto en un accidente de avión o algo similar. -

“A ver, no tienes que intentar compensar nada ya que creo que has hecho suficiente. Si te saco de esta habitación es casi seguro que la policía vendrá a por ti y saldrás en los periódicos como la loca que gusta invadir la privacidad de los actores y arruinar su comida“.

-Sentenció sin alguna clase de duda, respirando y exhalando con notoria fuerza para intentar relajarse y así tomar una decisión con la mente fría. Flexiono ambas piernas arrodillándose para así tomar un pañuelo que siempre llevaba entre sus pertenencias, el pequeño bolso de cuero que guardaba a un costado del cubículo parecía intacto(de milagro) y esto era lo único bueno que podría extraer del alboroto. Se alejó de la chica para así poder limpiar su rostro y cabello con especial atención, acto seguido analizó  su ropa, era incómodo moverse con la pegajosa pasta adherida a su piel gracias a lo ajustado de su vestimenta. Sin vergüenza tuvo que desajustar el cierre para abrir el mismo y empezar a cambiar este por el que traía para la gala que sucedería más tarde, hacer pasar vergüenza a la chica era parte de su penitencia por ser una entrometida de cuidado. -

“Tendras que fingir que nos conocemos, me da igual si decimos que eres mi amiga, mi prima, mi novia o mi amante. Los medios se van a encargar de hacer lucir esto de la peor manera posible, lo único que podemos rescatar es lo que mostremos al salir. Te pido que te comportes y si quieres solucionar algo o compensarlo de alguna manera, no hagas un escándalo“.

-Sermoneaba con preocupación ya que todo era apoteósicamente ilógico y sería imposible explicar a la prensa sin sacrificar la inocencia de la contraria. Suspiro con pesadez y dio una vuelta en sí mismo para volver a mirarle, ahora calmado y sereno, ya tenía la solución en su mente pero para esto necesitaría cooperación.-

“Ok, si te preguntan mi nombre me llamo Andrew, nos conocimos hace algún tiempo en una firma de autógrafos y nos hicimos amigos íntimos.. Si sugieren una relación de noviazgo o similar simplemente vas a negar a menos que yo lo haya aceptado, no te vas a separar de mi y te irás en cuanto acabe la actividad, ningun segundo menos.“

-Le tomó con suavidad por los hombros y le sacudió un poco, agachándose para estar a su altura y que ambos pudieran mirarse directamente a los ojos. Hacia esto para llamar su atención y que así no olvidase aquellas instrucciones tan importantes que de ser desobedecidas tirarian el disparate o intento de excusa que salvaría a la contraria de las rejas.-
avatar

Dromes :
19865
Reputación :
0
Mensajes :
13

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Re: Lets make a risky round(Priv Giana)

Mensaje por Giana Scarlleth el Lun Sep 25, 2017 8:23 pm

No. No y no, y no; una y mil veces ¡NO!

Su mente divagaba un poco en lo que podía ser el destino del ausente gato. Se preguntaba si estaría bien, en donde se encontraba o si había concurrido a otro hogar, y lo había usurpado como en el que se encontraba en aquél momento. Trató de concentrarse de nuevo, porque su condición no era precisamente favorable para ella. Si bien el guapo hombre había escuchado su versión completamente verdadera de la historia, no le aseguraba que le creería. Sin embargo, en su innegable positivismo, auguraba que se tragaría caga palabra y la dejaría libre, para así ocuparse de reparar su cocina mientras ella reprendía al inquieto animal, colocándolo en su caja por 5 minutos; un castigo muy leve para sus acciones, pero simplemente, no era una joven estricta.

Así pues, escuchó un poco las palabras del rubio. Le observó detalladamente, alto y con un fornido cuerpo, no dudaba que sería un gran rival en lo que a fuerza respecta, y al instante una enorme sensación recorrió su sangre… Quería en gran medida medirse en una batalla con él. Un pensamiento muy estúpido, sin lugar a duda. Finalmente, prestó su atención a la palabrería que le cruzaba el dueño de la habitación, y para su horror, no estaba nada contento. “…de un actor reconocido…”. Olvidó lo anteriormente dicho; ignoró lo que siguió diciendo. Aquella aclaración le marcó en seguida… Entonces, era un actor… ¡Pero por supuesto que estaba perdida! Pensará que era una extraña fanática que deseaba algún cabello de su larga melena que vendería en internet, o su saliva, o una pestaña… Sería más precisa alguna prenda de su guardarropa, pero Gina era singular, y le costaba pensar en lo que comúnmente se toparían, tal vez porque ella habría sido tan problemática, como para tratar de tomar la saliva de su actor favorito… ¿Cuándo esté dormido tal vez? ¿Cómo podría hacerlo? Seguramente lo conseguiría  si se escondía cerca del baño, y tomara en un frasco sus gárgaras cuando se asee los dientes. No, sería muy obvio y la atraparían…

¡Concéntrate Georgiana!

“…Si te saco de esta habitación es casi seguro que la policía vendrá a por ti y saldrás en los periódicos como la loca que gusta invadir la privacidad de los actores y arruinar su comida…” Escuchó. Ella no estaba loca, solo quería salvar a un astuto félido de un desdichado evento, ¿podría ser eso tan grave? Por el amor a su fuego interno, no podría ser tan difícil de entender, ni mucho menos es tan descabellada su historia, después de todo fue una realidad. Lo que sí agradecía en gran medida, era su descartada idea de llamar a la policía. Podría arrodillarse y musitar mil manera de decir gracias; bailaría en un pié; le prepararía un rica comida; le daría un beso; sea lo que sea que mostrara su felicidad, pero era demasiado orgullosa y digna para que siquiera se le cruzara por su mente, aún teniendo una personalidad tan impulsiva. La liberaría, que día tan absurdo y maravilloso, todo aquél lío estaba resuelto, o eso creía ella.

“… Tendrás que fingir que nos conocemos… “
¿Perdón? “… Te pido que te comportes…” ¿Acaso estaba alucinando? Un actor famoso le estaba pidiendo salir con él, o mejor dicho, le obligaba a salir con él. Esa era la pena que debía pagar. Salir con un completo desconocido aun queriendo que fuera su prima, tía o su mascota, no podría. Ella era una mujer de libre pensamiento y elección. Sí, había elegido compensarlo, pero no en volverse su esclava. Tal vez limpiar el desastre, o tener que pagarlo con trabajo duro; sí, eso definitivamente le resultaría mejor, pero ¿ir a una especie de fiesta en un largo vestido con luces, reporteros y cámaras a las que debía mentir? No, ni pensarlo. Era un pésima mentirosa, y no era para nada buena “comportándose”, simplemente la idea de que le controlaran hasta la última palabra, donde debía parase y demás, le aterraba.
“… y nos hicimos amigos íntimos.. Si sugieren una relación de noviazgo o similar simplemente vas a negar a menos que yo lo haya aceptado…” Pero eso nunca pasó ni pasará. No sabía quién era él., no sabía que era actor. Maldijo hasta el último pelo del animal que la había metido en aquél lío, entonces recapacitó:

- ¡Espera un momento! ¡No puedo hacer todo aquello! –reaccionó después de unos segundos de silencio en la que asimilaba toda la información- Primero, no sabía quién era. Es decir, no es por ofender, pero vengo de un pequeño pueblo… -explicó- Segundo, ¡ni siquiera tengo un vestido! –bajó su mirada señalando su vestuario. Apenas y llevaba unos jeans blancos con una camiseta holgada azul, que no cubría del todo su abdomen, mientras era combinada con unos zapatos bajos del mismo color, y por supuesto, su alta coleta roja. Sabía que no iba tan mal, sin embargo, no estaba presentable para dicho baile, fiesta, o lo que sea que tenga pensado- O… -le miró con suplicantes ojos jade. Se le acercó emocionada y con una disimulada sonrisa preguntó:- ¿O me vas a dar un hermoso y elegante vestido? –preguntó ilusionada ante la idea.

Si había algo que tentaba sin poder evitarlo a la pelirroja, era un largo y hermoso vestuario

¡Que débil que eres Georgiana!
avatar

Salón :
3 A
Dromes :
6500
Reputación :
0
Mensajes :
8

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Re: Lets make a risky round(Priv Giana)

Mensaje por Andrew Adkins el Lun Oct 02, 2017 5:59 pm

-Las mente débiles pueden ser manipuladas- Pensaba el vampiro mientras trataba de hilar todos los aspectos de su plan para poder llevarlo a cabo, debía tener todas las variables en consideración ya que como un río que fluye con piedras en su caudal, era imposible predecir a dónde caería cada trozo de sedimente. Las personas representaban dicho material y cada comensal, reportero, invitado y actor invitado tendrán una reacción diferente ante el inesperado panorama que se avecinaba- No son tontos.. Algunos de ellos conocen a mi familia más cercana, mis amigos.. !Mis amantes!-mascullaba en voz baja con agitación y cierto deje de desesperación en su timbre, presionaba sus dientes en una fuerte mordida que rivalizaba con aquella que utilizaba para robar el último aliento de sus víctimas al alimentarse, había sido víctima de una jugada del destino que intempestuoso ponía a la chica con carácter más inusual de la ciudad en su habitación. Una vez más su tranquilidad le era arrebatada y por nadie más qué sí mismo quien en inquieto por las aristas que podrían contrariar su plan, no se hallaba cómodo y tendría que modificar algunas cosas. Era imposible depositar su confianza en la contraria, es decir, ella podría ser la peor mentirosa del mundo, tal y como su actuación y esto sería suficiente para que no solo tuviera que dar explicaciones si no que también terminase respondiendo un interrogatorio donde el verdugo inmisericorde serían sus seguidores y el yugo de la presión pública terminará aplastando su reputación.-

“Como has de suponer a estas alturas, la verdad no me interesa si vienes de un pueblo, la ciudad o del mismísimo infierno, lo único que quiero es evitar que ambos tengamos que pagar por tu intromision. Deberías entender que me juego el pellejo de forma muy seria mintiendo para no mandarte a prisión, no es tan fácil como solo no presentar cargos, es una institución pública y el estado tiene el derecho de procesarte“.

-Exclamó ante las negativas recibidas, moviendo sus dedos con algo de nerviosismo teniendo que regresar a una respiración profunda ya que el mantener la calma era crucial. Ya estaba vestido y esperaba que tras un discurso tan certero y tajante la contraria estuviere dispuesta a cooperar, tendría que hacerlo ya que si no el embrollo recaeria únicamente en sus hombros.-

“¿En serio te preocupas por un vestido en una situación como esta? Oh vaya, que tal.. Tenía que tocarme la única intrusa con mente infantil en la ciudad, creo que a estas alturas agradecería que fueras una maniática, sería mucho más fácil entregarte a la justicia, sin remordimientos.“

-Se removió del lugar donde estaba aun acuclillado, acercándose a un closet de vestuarios que tenía en su camerino, allí el se encargaba personalmente de dar fe sobre lo que se usaría o no, en la obra ya que su experiencia le hacía ser ligeramente adulado por el grupo de trabajo y esto le permitia hacer las veces de crítico. No era para menos, poseía experiencia en variedad de tópicos como era la costura y diseño de las telas y a su vez el era el compositor de el guión orquestado algunos minutos atrás.-

“Separa tus brazos y no te muevas, porfavor.“

-Le ordeno mientras proseguía a tomar una cinta métrica con la cual media las dimensiones de la joven de forma superficial, sin tocarle deslizaba de forma imaginaria está por su cuerpo, las zonas más importantes radicaban en su cintura, abdomen y busto equitativamente ya que normalmente son las más problemáticas para hacer encajar una vestimenta nueva-

“Parece que puede que haya algo para ti, pero esto sera con la condicion de que actues tal y como te lo he dicho. Si sospecho que de alguna manera vas a causar más problemas, me las arreglare para que la policía te lleve“.


-Sentencia con sinceridad ya que estaba yendo demasiado lejos como para que todo fuese a irse al traste por una tontería producto de la contraria. Tomo un vestido de color purpura y lo arrojo a la chica mientras que se daba media vuelta sin realmente cubrir sus ojos porque era virtualmente innecesario, no estaba observando en su direccion y tendría que conformarse a esa privacidad-.
avatar

Dromes :
19865
Reputación :
0
Mensajes :
13

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Re: Lets make a risky round(Priv Giana)

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.