6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


La Noche más Oscura, el comienzo. [Priv. Expedición a Phantasmagoria]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado La Noche más Oscura, el comienzo. [Priv. Expedición a Phantasmagoria]

Mensaje por Alaister Phantasmagoria el Vie Sep 15, 2017 3:24 pm




           Área Residencial| Día de la Reunión| 20:00 horas                            


                                El Comienzo                                


ºEste tema corresponde a la primera parte de la expedición a Phantasmagoria con los personajes que ya comentaron este post con sus divisiones de preferencia, así como también para conocer de que forma se enteraron de la invitación.
ºUna vez respondido este tema se empezará de lleno en el Reino de Phantasmagoria. A pesar de ello cualquier interesado puede unirse posteriormente, siempre y cuando responda con la división de su preferencia a la búsqueda publicada.


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El anfitrión sólo observa a sus invitados, con aires de cautela pero también procurando que estuvieran cómodos ¿acaso las personas aquí presentes serían sus compañeros? no hay forma de saberlo, no hasta que les cuente la verdadera intención del anuncio.

-Espero que lo que dispuse para ustedes sea de su agrado- comentó calmadamente al mismo tiempo que se cruzaba de manos, apoyándo su mentón sobre estas.


El ambiente se encontraba tranquilo, no había ruido alguno proveniente del exterior, es como si el cuerto estuviera completamente hermético, pero no era algo molesto, sino más bien era acogedor.
Nuevamente mira a sus invitados a la vez que se levanta de su asiento, acercándose a la mesa, usándo la cabecera de esta, pero sin sentarse en la silla allí ubicada


- Es grato saber que hubo tal cantidad de interesados en mi anuncio, simplemente no lo esperaba, aunque me temo que omití cierta información que ahora estoy dispuesto a compartir-
mencionó serio al mismo tiempo que acomodaba su capucha.

- Phantasmagoria solía ser un reino muy próspero, y protegía bajo su manto a todo ser marginado de la sociedad, dándole una oportunidad para crecer y desarrollarse en un ambiente cómodo; está algo lejos de aquí así que supongo que no muchos han oído de tal lugar, pero les aseguro que existe, y que sus riquezas tanto monetarias como en conocimiento son reales- mencionó a modo de mantener la atención de sus oyentes, pero se hizo un silencio total y pasado unos segundos volvió a emitir palabra.

- Pero últimamente algo sucedió, no sé qué exactamente y no tengo mayor información; las redes de comunicación se cortaron, perdí contacto con mis conocidos allí, en especial con la gobernate y protectora del lugar; Elizabeth Edon Phantasmagoria, cosa extraña pues nunca había pasado algo así, además...-  saca de su cuello un collar de color carmesí y negro sin brillo alguno -este collar sirve para conectarme con la esencia de vida de la ciudad, y usualmente está de un intenso color carmesí, a diferencia de ahora...¿coincidencia? yo no lo creo, además soy capaz de sentir una fuerte fuerza siniestra cada vez que toco este collar, que proviene de allá, algo sin precedentes para mi...y eso que conozco mucho de este tipo de asuntos- Deja el collar al alcance de sus invitados - pueden experimentarlo ustedes mismos si gustan-

dicho esto camina hacia el ventanal que da a la calle, mirándo a través de esta, meditando sus próximas palabras.

-Pienso que el reino de Phantasmagoria ha sido corrompido, matándo a sus habitantes, o quizás peor...prácticamente se ha convertido en un lugar de muerte y pesadilla, y yo tengo la obligación de averiguar qué está pasando, así como también tratar de solucionarlo de ser posible y asesinar al responsable, pues no habrá piedad...ya que yo soy el heredero de ese lugar...-

Se voltea a sus acompañantes, quitándose su capucha y mirándolos con mirada decidida - Mi nombre es Alaister Edon Phantasmagoria, y los invité a este lugar para pedir su ayuda en esta peligrosa misión; se que ustedes probablemente no me conozcan, pero les pido que me acompañen. Tendrán riquezas, conocimientos y aún más, se los prometo-

Terminado de hablar, sólo guarda silencio, esperando alguna respuesta.








""Yo pienso" - Yo hablo - -Yo narro-" "El Sanguinem se comunica"


○ [Nivael] ahora es [Alaister Phantasmagoria]
avatar

Salón :
1 A
Dromes :
17634
Reputación :
1
Mensajes :
125

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La Noche más Oscura, el comienzo. [Priv. Expedición a Phantasmagoria]

Mensaje por Uruk Ishi Ir el Dom Sep 17, 2017 2:12 pm

Hace algunos días atrás~

Fue a la salida de turno nocturno en el que el profesor Irmiya se encaminaba hacia el estacionamiento en busca de su vehículo, hoy tenía más panfletos que repartir por la ciudad renovando su promocional trabajo secundario más sobre uno de los murales pegado con cinta pudo apreciar un cartel a lo lejos, el cual curioso se acercó viendo de que se trataba –“ Se busca personas dispuestas a viajar a otro país con motivos de intercambio estudiantil, a atender asuntos…” blah- terminó perdiendo el interés ya que había estado todo el día leyendo en su clase, hoy tocó una literatura muy pesada sobre magia hermética lo cual desde sí las leyes del Kybalion era un tema pesado para explicarle a sus experimentados alumnos. Subió a la moto y se dirigió a la ciudad llevando su morral bien sujeto y cargado de aquellos papeles recién impresos. Sorprendido estaba de nuevo cuando vio nuevos papeles pegados justo arriba de los suyos –Pero serán condenados…- dijo arrancando uno de los papeles descubriendo que bajo este efectivamente estaba su anuncio de médico brujo, le molestaba aquella pequeña guerrilla entre los panfletos  y mucho más cuando parecía que deseaba opacarlo, más allá de que alguien no le interese el espiritismo no hay razón para tapar el trabajo ajeno, volvió a abrir aquel papel que arrugaba en la palma de la mano viendo que era tan importante que merecía cubrir su trabajo “Se busca… Un momento ¿El mismo anuncio de antes?” esto llamó poderosamente su atención, a simples instancias parecía que algún maestro o alumno estaba empapelando la ciudad ¿Qué tan importante era? Guste o no, leer era la respuesta.

Si bien parecía alguna tarea extracurricular no le había llamado la atención tanto como antes ahora mismo, así que arrojó aquel papel echo un bollo al cesto de basura y comenzó a recorrer las calles volviendo a pegar sus nuevos panfletos procurando enseñar el respeto de no cubrir el contrario, esperaba que la próxima vez este puedo apreciarlo de igual forma así no debía arrancarlos, una de las pocas veces que en la primer taberna se acercó a preguntar amablemente de promocionar su publicidad se la aceptaron, lo cual mientras lo pegaba en el ventanal de la parte de adentro pudo alcanzar a escuchar a dos hombres, que curiosamente estaban leyendo ese condenado cartel que había visto antes, si bien estaba molesto el recordar lo antes sucedido más le molestaba el echo que la gente parecía comentar sobre este mismo al señalarlo ¿Qué es tan llamativo de un intercambio estudiantil? Pero la conversación se tornó interesante mientras el chamán con total silencio intentó escuchar de que hablarían, haciéndose el tonto mientras terminaba de cortar la cinta para su papel “He visto cosas igual de extrañas que resultaron ser ciertas... ¿Será esta la excepción?” El colmo del Uruk que no pudo evitar voltear hacia ellos, siempre fue un interesado en casos sobrenaturales y rumores, no podía descartar alguna pista si se hablaba de fenómenos que muchas veces eran causadas por el velo, no tuvo más remedio que acercarse a los caballeros de la mesa con una amplia sonrisa y preguntar –Disculpen mi atrevimiento caballeros, los veo conocedores del tema, escuche a medias algo... ¿Qué clase de rumores rodean a ese “Phantasmagoria”?-.

El esperado día X~ Zona residencial ~ 20:12 pm

Así es, el curioso chamán cayó redondo al ser cautivado por las historias que había escuchado por parte de los desconocidos en la taberna, conservó el panfleto para asegurarse de llegar al lugar acordado, había tardado un poco más sobre la hora puntual ya que después de clases tuvo que ir a una rápida visita con uno de sus estimados clientes aparte, estacionó la moto frente a la casa y se dirigió a la puerta. Vestido con sus peculiares túnicas blancas, todas sus joyas, anillos, una capa oscura desgastada cubriendo su cabello salvo los dos largos mechones que se asomaban al frente, acomodó el cargado morral y antes de tocar la puerta pudo notar que ya estaba medio abierta “Bueno, supongo que soy bienvenido ¿No?” se adentró al lugar contemplando que algunos presentes ya estaban sentados y un joven en el extremo estaba comenzando a hablar, cerró la puerta mientras esbozaba una amplia y amigable sonrisa “Vaya impuntual soy, espero no haberme perdido algo importante” –Lamento la interrupción- sacó el panfleto arrugado de su bolsillo para dejarlo sobre la mesa y colocarse en el primer asiento que vió disponible, en la izquierda justo al final –Vine por… Olvídenlo, prosigan- quiso explicarlo más decidió cerrar el pico mientras se retirabael morral y la colocó delante de él para recostarse encima mientras cruzaba los brazos y fijaba su vista al anfitrión, al parecer el dueño de la casa “Es grato saber que hubo tal cantidad de interesados en mi anuncio, simplemente no lo esperaba, aunque me temo que omití cierta información que ahora estoy dispuesto a compartir” no eliminó aquella sonrisa dibujada más tal como sospechaba los rumores eran ciertos, nada peculiar rodeaba aquel intrigante apellido, ese panfleto tenía un motivo oculto después de todo, a cada palabra del menor no pudo evitar observar una buena canasta de frutas con manzanas, uvas, banas y naranjas… Algo de hambre tenía, así que estiró la mano tanteando e intentando acercarse al borde de esa canasta, por accidente en cuanto su uña logró llegar, presionó con algo de fuerza haciendo que éste se diera vuelta y la fruta cayera comenzando a rodar por toda la extensión de la mesa… Simplemente se quedó estático mientras ahora observaba al anfitrión nuevamente con el dedo aún levantando aquel canasto, aunque justo se dio la casualidad que invadió el silencio en el ambiente en medio de la explicación, quedando desde luego nada bien (La de un medio-idiota más bien), como veía que no interrumpía nada y todo fluía normal, ni siquiera pidió disculpas ya que con sus ojos abiertos de par en par solo tanteó en busca de una manzana y comenzó a comer, desde ya también dejo la mesa tal como estaba, desordenada y actuando como si él no lo hubiera hecho “Vaya profesional te ves ahora Irmiya, tarado” a si mismo se insultaba mientras mordía aquella manzana volviendo a refugiarse arriba de su morral negro, desde ya a pesar del desastre en ningún momento desvió su atención de toda la información que se estaba expresando, el interés estaba.

Más su expresión se tornó seria mientras tragó un buen trozo de aquella fruta, tosió una vez al sentir que la cascara raspó un poco su garganta en el paso y golpeteó su pecho mientras ahora su mirada se tornaba fija en el amuleto “Interesante ¿Estará relacionado con alguna energía?¿Algo que habrá escapado del velo?” muy temprano para sacar conclusiones, solo desvió su atención unos segundos hacía aquel amuleto a la mano de los comensales, mientras terminaba de dar las últimas mordidas a su fruta, le pareció sumamente intrigante que un amuleto que lograra tener un vínculo tan en específico y personal, algo así como una especie de comunicador mágico que desde luego Irmiya estudiaría más adelante, después de todo lo que es joyería mágica le interesaba, luego analizó en base a los viejos rumores escuchados sobre aquel lugar, sin contar que parecía que se trataba de una petición en busca de excursionistas que se tendrían el placer de conocerlo en persona, que también lograran ayudarlo a averiguar lo que ocurría en sus tierras “Parece algo muy serio” siguió con la mirada al joven hasta el ventanal, el instinto del chamán le dictaba que esta tarea no sería fácil, que debía agradecer a los dioses que quizás colocaron en su camino esta misión, él podría ser de utilidad… Realmente quería participar.

Además deseaba reponer el pequeño incidente siendo el primero en hablar, no fue la gran cosa pero su comportamiento no mostraba su verdadero ser. Se levantó de la silla volviendo a sonreir de aquella agradable forma y retiró su capucha dejando esas dos plumas blancas delante de su cabeza bien derechas junto con su rostro y su larga cabellera elfica(? blanca –En nombre de la constante búsqueda del conocimiento: Será un placer formar parte de esto Alaister Edon Phantasmagoria, mi nombre es Irmiya Devique, pueden llamarme por mi título Uruk Ishi, me especializo en canalización de energías espirituales y poseo conocimiento en diversidad de la magia, también soy un médico brujo lo cual si necesitan mi asistencia estaré a su disposición, me siento realmente intrigado por averiguar cual es el misterio que se desencadenó en tus tierras, el reino de Phantasmagoria debe prevalecer- “Espera… que horrible frase de terminar ¡Por los dioses!” luego volteó a ver el amuleto el cual hace rato ya tenía ganas de tocar –Con permiso- pasó su brazo frente a uno de los invitados y tomó el collar para sentarse y colocarlo sobre la palma tatuada de su mano, cerró el puño haciendo que no se distinga el leve brillo azul que desprendía al canalizar su magia y llevar a cabo una “Lectura empática” del objeto en cuestión, intrigado esperaba a que su energía espiritual lograra llegar a estudiar aquel objeto y su composición, sintiendo como aquel canal que une el entorno actual junto con la lejana tierra "Fascinante, quiero 3 de estos", más por alguna extraña razón intentando concentrarse en intentar aumentar la señal aplicando algo de Carga empática… Sentía algo muy similar a lo que había descrito Alaister, un tipo de esencia densa que rechazaba su carga de una forma muy agresiva, la cual como se tratasen de esquirlas afectaba el canal del trasmisor al receptor "¿Algo que estaba afectando quien portara la otra fracción de este material?" Por una parte un gran escalofrío recorrió su espina dorsal y sus dos plumas blancas comenzaron a sacudirse instintivamente como un temblequeo, el joven estaba en lo cierto, esto no hacía más que decidirse por completo en encontrar ese extraño fenómeno, toda fuente exótica debía de ser estudiada por el chamán, era lo que mas le incitaba –Vaya… Que "simpático" extraño tenemos aquí- dijo en voz baja –Me fascinaria realizarle una limpieza, apartar el resto de esencia ajenas para centrarme y catalogar bien en el tipo de fenómeno que lo afecta, pero no conozco las propiedades como funciona este... colgante, desde ya quiero conocer el otro lado, a donde lleva la señal- lo dijo en voz no muy alta mientras ahora hacia colgar aquel collar cual péndulo teniendo su mano bien en alto, sin mover la mano más el tatuaje lograba que el collar se meciera en círculos al recibir más de aquella carga de su energía (Cosa que en teoría no debería pasar) “Que extraño, inestabilidad emocional? En un lugar? Bah... Dejaré de suponer, no se que rayos trata, ni siquiera tengo suficiente información” - Específicamente ¿Alguna vez se ha registrado alguna clase de entidad enemiga en las tierras? No estoy muy bien informado de su historia... No es mi materia- Estiró la mano sobre la mesa en caso de que alguien desee tomarlo, más no sería la primera vez que Irmiya vuelva a pedir prestado aquel amuleto para su completa apreciasión.


"Todo aquel que crea en la magia, está destinado a encontrarla"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear(?
Orunhé #cc0000 grita // Neiwa #0033cc llora // Mai Rai #ffcc33 ríe
Profesor de Artes oscuras y sacras ~ Chamán ~ Médico brujo

Cute Trance (?:

MAGIC!
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
32
Dromes :
39321
Reputación :
2
Mensajes :
108

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La Noche más Oscura, el comienzo. [Priv. Expedición a Phantasmagoria]

Mensaje por Zephyr el Mar Oct 03, 2017 7:12 am

Off:
Aclaración: Tengo permiso de hacer un pequeño control del personaje de Alaister. Cualquier duda, él puede corroborar.

Con la noche pisándole los talones, y la amenaza de una muerte sanguinaria repitiéndose nuevamente tras su espalda, Zephyr vagabundeaba por las calles de Éadrom, intentando sobrevivir tal como lo hacía todas las noches. Sin embargo, esta vez había algo distinto en sus objetivos. Durante el día había avistado unos carteles en reiteradas ocasiones, pues estaban por todas partes en la ciudad, que habían logrado llamar su atención. Cosa increíble, pero posible, ciertamente. No halló particular interés en viajar, ni tampoco en una reunión tan trivial como se escuchaba. De hecho, tenía nulo interés en el primer momento en que leyó ese cartel. Fue el estigma en su nuca, sí, aquel estigma, el que estaba revelándole algo oculto en las intenciones tras ese llamado a la población. Algo despertaba inquietud en él, pero no la suficiente para amedrentarse y echarse atrás.

Por sobre eso, la gente rumoraba por las calles al respecto. Seres mucho más perceptivos que él hablaban de una posible presencia que iba más allá de lo humano. Escuchar palabras así sólo le permitía pensar, a pesar de la enorme vastedad de criaturas inhumanas en el planeta, en la presencia de ESA persona. En la presencia de aquel que había destruido todo lo que era años atrás, todo lo que había conseguido y todo el potencial que tenía en la vida. La sangre le hirvió, su respiración se había alterado completamente a la hora de pensar en ello. Con todo su cuerpo tensionado, no sentía miedo. La adrenalina le corría por las arterias, empujándolo a cometer un acto descabellado. Sin interés en mediar palabras, sin interés en preguntar nada sobre la auténtica misión para la que se había reunido esa gente.

Ahora estaba allí, corriendo a toda velocidad, alejándose de cada abominación que la noche traía hacia él mirando hacia un único objetivo: el convocador de la reunión. Todas las dudas apuntaban hacia él. No tenía manera de estar seguro, y los rumores eran vagos. Pero toda la rabia que sentía en su cuerpo era lo suficientemente fuerte para nublar su juicio e impedirle pensar fríamente el asunto. La puerta frente a él fue la primera víctima de su arrebato irracional, partida en pedazos tras una fuerte patada lograda con todo el peso de su cuerpo sobre la madera. Era una puerta robusta, pero su propio peso, sumado al de sus armas y su armadura, hizo sencillo el quebrar la madera como si de cartón se tratase. Una vez que estuvo dentro decidió actuar rápido y no perder tiempo en presentaciones ni palabras heroicas. Su reacción instantánea fue abalanzarse hacia aquel que sostenía la presencia más densa, fácil de reconocer habiendo sólo dos personas en el lugar.

Con ambas manos tomando firmemente la empuñadura de su espada, un potente giro de esta dirigido hacia el suelo tras haber cortado las distancias entre ambos con una sencilla carga. Un corte capaz de partirle por la mitad gracias a la envergadura colosal de su arma, pero que fue detenido con dificultad por el vampiro al hacer uso de su especialidad. La sangre liberada por el nosferatu se solidificó, convirtiéndose en un eficaz escudo improvisado con forma de filo saliendo de su brazo ante Zephyr, quien no retrocedió, sino que ejerció más poder bruto en su espada, incrementando la tensión en el aire. Ahí, y sólo ahí, pudo darse el lujo de tomar aire nuevamente, porque parecía querer hablar.

¿Eh? ¡¿Quién diablos eres?! —fue en el momento en que vio de cerca a Alaister que se dio cuenta de que no se trataba de aquella persona que él creía. A pesar de eso, no dio un simple paso atrás. La propia presencia de Alaister era muy abrumadora, y se había dado cuenta de que no era alguien a quien debía dejar con vida, aunque no fuese su objetivo original. Ignoró por completo al otro presente. No le interesaba en lo absoluto. Ahora estaba concentrado en el Phantasmagoria frente a él, sólo por su propia paranoia justificada ante los peligros que noche a noche le acechaban, y que incluso ahora aguardaban fuera de los muros por un descuido del humano. —¡Criaturas repulsivas como tú merecen volver del infierno del que vienen! —retrocedió unos pasos, pero sólo para tomar impulso y lanzar un corte desde su derecha, también detenido por Alaister usando su Sanguinem. El choque del arma causaba estruendos bastante abrumadores, y la brutalidad con la que imprimía cada movimiento mostraba la sombra de una bestia canina asomándose por su espalda, amenazante.


Firma
○ [Hampnie Hambart] ahora es [Zephyr]
avatar

Dromes :
112688
Reputación :
11
Mensajes :
362

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La Noche más Oscura, el comienzo. [Priv. Expedición a Phantasmagoria]

Mensaje por Kode Noel el Jue Oct 19, 2017 4:35 pm

Éadrom, ciudad de secretos, ciudad de rumores, ciudad de la luz, muchos nombres los cuales atraen a turistas debido a los múltiples puntos de interés y vivencias las cuales rozaban los limites del sentido común. Este detalle era quizás el mayor atractivo de la ciudad, luego de haber vivido un tiempo en la misma aprendías a apreciar el hecho que lo real y lo mítico, no eran conceptos tan definidos en la ciudad, después de todo, era usual encontrarse criaturas de la noche, animales humanos, incluso algunos seres sin apariencia humana. Aunque esto solo solía ocurrir cuando la situación lo meritaba, lo normal y lo mítico eran conceptos que en esta ciudad perfectamente podrían ser combinados.


-Intercambio estudiantil... Supongo que vendría bien volver un tiempo a la normalidad...-


Iluso yo al creer que ese anuncio no tendría un mensaje oculto al ver que el panfleto era lejos de ser un anuncio escolar. Quizás fue las ganas de aferrarme al poco sentido común que me quedaba luego de adaptarme a las cosas que la ciudad me mostro en mi estadía, aunque eso no evito que me preparara para enfrentarme a lo sobrenatural que podría ser la situación. Mi confiable Dessert Eagle, una ronda de balas de Salva, una con tranquilizantes musculares y otra con balas normales, añadido a una pequeña modificación que le hice a unos zapatos deportivos colocándoles un mecanismo para sacarle unas ruedas con un simple botón dentro de los mismos.

Bien hice al estar preparado al encontrar en el lugar acordado, aparentemente una casa del terror, aunque teniendo en cuenta lo que hay en las sombras de Éadrom, podría perfectamente ser una casa de muñecas y seria igual de intimidate. Parecía no tener ninguna puerta cerrada al no solo poder entrar sin ningún impedimento, si no que al revisar una puerta por curioso buscando alguien que me indicara la habitación de la reunión imagine que el resto de habitaciones estarían igual de vacías exceptuando la acordada por el mensaje

Luego de estar caminando un par de minutos, una presión familiar invadió mi cuerpo, a la cual respondí equipando las balas de plata en la Dessert y colocándola en uno de mis bolsillos en caso de necesitarla. Al observar un par de figuras humanoides en la distancia me aparte un poco del camino principal y entrecerrando la puerta note como discutían diciendo que no tenían en mente aceptar el trato del Intercambio si había que hacerlo en un lugar como ese. Eso fue la confirmación que necesitaba para saber que me encontraba en el lugar correcto, y en un par de minutos mas llegue sin mas distracciones a lo la habitación acordada.

Aun habiendo llegado un poco antes de la hora acordada, pude notar revisando la habitación con la mirada que ya había alguien mas dentro de la habitación ademas del anfitrión el cual solo me tomo una mirada para reconocerle. Cerrando los ojos durante un segundo di un suspiro antes de volver a abrirlos para encontrarme con los de el, los cuales dibujaban una leve sonrisa la cual fue apenas perceptible antes de que desapareciera. Su mirada por otro lado se mantuvo firme durante un par de segundos mas hasta que decidí romper el contacto visual al acercarme a la mesa decidiendo ignorar la misma, dude un segundo antes de tomar una manzana del canasto que se encontraba en el centro. Aunque no me sintiera del todo a gusto con la situación, ya sabia que esto seria mas que un simple viaje, por lo que negando con la cabeza comencé a comerla mientras me apoyaba en una de las paredes a un lado de la entrada de la habitación.

A los pocos minutos llegaron otras personas aunque me encontraba mas concentrado en terminar el bocadillo que tome mientras terminaba de llegar la hora acordada, tarde un poco mas de lo que me hubiera gustado aceptar en acostumbrarme a la presión que sentía por la presencia de nuestro anfitrión, aunque motivos precisamente no me faltaban.

-Espero que lo que dispuse para ustedes sea de su agrado-

Con estas palabras comenzó a hablar, cosa a la que no pude evitar bufar algo fastidiado, sin embargo a lo que me dispuse a empezar a prestar atención llego otro invitado, algo que solo podría describir como el bufón de una corte medieval.

–Lamento la interrupción-

Aunque causo una pequeña interrupción, no haría falta repetir nada debido a que solo se perdió de lo que podría ser llamado un saludo a los invitados. Sin ninguna otra interrupción decidí cerrar los ojos mientras me disponía a escuchar. Comenzó la explicación que para la sorpresa de nadie faltaba en la invitación, aunque debía de ser justo, era evidente que había algo extraño si el intercambio era coordinado desde esta casa abandonada. Dicho esto, comenzó a explicar como era el reino de Phantasmagoria, "era" siendo esa la palabra clave de la oración. Aparentemente ahora estaban viviendo un infierno, incomunicados, en guerra con los no-muertos, sin posibilidad de ayudar ni prepararse

Nos estábamos inscribiendo en una guerra para defender a personas que no conocíamos, contra amenazas no documentadas, para resolver una situación de la que no teníamos información fiable. Nos estaba pidiendo algo similar a que muriéramos por el, por su causa, por su reino. A un grupo de desconocidos, a un grupo que perfectamente podría tener seres débiles, personas que vinieron por un "intercambio escolar", por una búsqueda de conocimiento, por ser ofrecidos riquezas.

-Mi nombre es Alaister Edon Phantasmagoria-
-...Alaister Edon Phantasmagoria-

Mencione en voz baja su nombre al mismo tiempo que el en un tono apenas audible incluso para mi mismo terminando de escuchar las recompensas por ayudarlo. Al terminar hubo un segundo de silencio, seguido de que aquel que había imaginado fuera un bufón me sorprendiera

-...Mi nombre es Irmiya Devique, pueden llamarme por mi título Uruk Ishi...-

Precisamente humilde no seria, aunque se presento como algo similar a un sanador, no puedes juzgar a un buffon por su apariencia. Aceptando sin dejar mucho espacio a los demás a aceptar, esto conllevaría a otras personas a aceptar la propuesta solamente por el hecho que alguien ya lo había hecho. El que alguien fuera imprudente o valiente le daba coraje a los demás para seguirlo, una esperanza ilusoria se podría llamar, algo que no dejaría que los demás siguieran.

-Aunque Irmiya, el "Uruk Ishi", este dispuesto a aceptar sin ningún problema, quiero ver si comprendí bien.... nos estas pagando para que viajemos a un lugar desconocido a resolver tus problemas, o bien morir por tu causa, en una situación en la cual ni siquiera el heredero del reino posee información-

Mis palabras resumieron el otro lado de la moneda de la historia de Alaister, en un tono tranquilo y audible para todos los oyentes, explicando los riesgos de la misión de forma clara, ya el se había encargado de las recompensas de la misma. Irmiya realizo una pregunta la cual aclararía un poco mas de la situación y daría un poco mas de contexto e información para saber si valía la pena o no el contratarles casi como si fueran mercenarios

>CRASH<

Hasta ahí llegaría la puerta, la cual cabe destacar se encontraba entreabierta anteriormente al haber sido dejada abierta por Irmiya, al ser destruida por virtualmente un coloso el cual saludo al resto del grupo atacando al anfitrión con un corte el cual fue detenido por este. Esto definitivamente no volvería mas ni menos atractiva la idea de aceptar el viaje por los motivos correctos. Aunque habían preguntas bastante importantes en mi cabeza, primero era necesario poner algo de orden en la situación.

—¡Criaturas repulsivas como tú merecen volver del infierno del que vienen!—

Desenfundando mi Dessert Eagle dispare tres veces hacia el techo, balas las cuales quedaron incrustadas a cierta distancia de mi, aunque el ruido causado seria suficiente para tomar la atención de los presentes, en especial del guerrero el cual ni siquiera estaba seguro fuera uno de los invitados de la expedición

-Ok, pongamos algo de orden, antes que empieces a intentar matarlo de nuevo, ¿puedes primero dejarnos terminar de discutir sobre la ciudad donde el reino de la muerte esta matando a sus habitantes debido a una especie de maldición? Phantasmagoria, luego si quieres lo acompañas al infierno o lo que sea y tu, Alaister, asumo que lo que dije antes es otra interpretación correcta de tu propuesta-

Me referí directamente al hombre con problemas de autocontrol algo molesto e irritado por no solo interrumpir nuestra conversación, si no también por que sus acciones habían vuelto nulo cualquier efecto que sus palabras pudieran haber tenido en los otros invitados. Decidí terminar la frase recordándole al Phantasmagoria el comentario, aunque ya había tomado mi decisión independientemente de lo que respondiera. Definitivamente había perdido mi sentido común al vivir en Éadrom


-Hablo- "Pienso" Actuo


[Casa Verde] [Kode Noel] [3ro B][Ficha][Humano] [Sin Club]
avatar

Salón :
3 B
Edad :
22
Dromes :
16693
Reputación :
0
Mensajes :
47

Ver perfil de usuario
HUMANOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La Noche más Oscura, el comienzo. [Priv. Expedición a Phantasmagoria]

Mensaje por Killua Zoldyck el Sáb Oct 21, 2017 10:49 pm

Aquella noche me sentía mal, mi cuerpo pedía a gritos algo de emoción. Mis músculos dolían, a pesar de no haber hecho nada que necesitara de mucho esfuerzo, en particular. Simplemente decidí deambular por las calles de Eadrom, era algo tarde, no sabía ni que era lo que buscaba, solo quería salir de aquella cárcel que yo llamaba hogar. La noche era fría, como siempre, en las noches solo se escuchaba el sonido de los borrachos en las tabernas, un sonido que personalmente, me daba asco. La iluminación era poca, y cada vez me alejaba mas de la zona "segura", me iba por los callejones y los barrios peligrosos, pero, algo llamo mi atención. Un anuncio, no era cualquier anuncio, era uno pegado en pleno barrio de maleantes y todo esto para un...¿Intercambio estudiantil? Si llegara a ser verdad, ¿A quien se le ocurre pegar un anuncio tan común en un lugar como este?. Mis pensamientos se habían vuelto liosos, mi mente no lograba asimilar.

—Tsk...simplemente fue una persona idiota, eso debe ser. Lo habrán matado a puños en cuanto lo vieron pegando el anuncio—. Mis palabras eran algo cínicas, pero era la única forma de que mi mente dejara el tema a un lado. —Mierda...me llevare el anuncio solo por curiosidad, nada mas—. Mi cerebro actuó por si solo, a pesar de que mi lado pensante decía que al creador de aquella información ya lo habían matado, mi lado curioso y estúpido no quería dejar atrás el tema. Me estaba empezando a dar asco a mi mismo. Me guarde el papel en el bolsillo y luego entre a una taberna, no sé porque a veces hago cosas que odio, mi masoquismo se presenta de vez en cuando.

Una vez dentro de lugar, todos los ojos se posaron sobre mi, me miraban con el típico aire de superioridad, idiotas, me gustaría darles una lección de lo que es superioridad. El que atendía en la mesa me miro, pensando si echarme del lugar o esperar a que yo mismo lo hiciera. En una mesa,
mas apartada que las demás se hallaban 4 chicos, quienes empezaron a contar ciertos relatos, en ellos incluyeron el nombre "Phantasmagoria". Mi corazón empezó a palpitar de repente, salí de la taberna enseguida, revise el papel unas 3 veces más, efectivamente, ahí se tallaba aquel nombre. A pesar de todo, decidí ignorarlo, aquellos chicos no eran una fuente fiable. Ande por esos mismos lares, buscando un lugar en el que entretenerme, si no recordaba mal, cerca se hallaba un sitio donde se solían armar peleas ilegales, no estaría mal ir a humillar a unos cuantos.

Antes de que siquiera llegara al lugar, escuche de nuevo el nombre, esta vez era entre un pequeño grupo de vagabundos, uno con una barba que le cubría toda la cara empezó a tocar el tema. Mis instintos me decían que lo ignorara, pero no podía, según el anuncio, quedaban unos 40 minutos para que el plazo de llegada iniciara, con la curiosidad a tope y la adrenalina corriendo por mis venas, me dirigí al lugar que ponía en aquel papel. No es como si estuviera presentado de la mejor manera, me hallaba con lo típico, un pantalón y una sudadera verde oscuro. La ubicación era en un tanto elegante, pero daba mala espina pues las luces se encontraban apagadas y a los alrededores no se visualizaba una sola alma. Me llevo un par de minutos encontrar la sala que se supone era el punto de reunión, pude ver la puerta entre abiertas hasta que sentí un viento cruzándome por el lado, justo después aquella puerta desapareció y escuche algunos gritos dentro de la sala.
Observe la situación, algunas personas sentadas y dos hombres en lo que parecía un enfrentamiento un poco peculiar puesto que ambos detonaban una gran fuerza solo con su presencia.


—Disculpen la interrupción, mi nombre es Killua. Vine aquí porque estoy interesado en su invitación—. Posteriormente agarre dos manzanas, tenía bastante hambre. —Gracias por las manzanas...están deliciosas—


"¿YOU THINK I'M CRAZY?"

Yo Narro - Yo Hablo - Yo Pienso

Gracias Surya:
avatar

Salón :
2 B
Edad :
17
Dromes :
17193
Reputación :
2
Mensajes :
145

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La Noche más Oscura, el comienzo. [Priv. Expedición a Phantasmagoria]

Mensaje por Bloop Brothers el Dom Oct 22, 2017 4:11 pm

-¿Crees que esto sea cierto?- -¿Por qué lo preguntas? Ya sabemos lo que debemos creer- En la azotea del instituto el menor de cabellos picudos y uniforme completamente desaliñado, recostado sobre el suelo mientras mantenía en sus manos lo que parecía ser un panfleto que estaba esparcido en algunos rincones del instituto, justamente estaban debatiendo ya que si bien parecía un anuncio aburrido y sin sentido había algo que no cuadraba –Es extraño en ese punto…- -¿Cuál?- -El que estas pensamos… Ya sabemos- -Cierto…- a diferencia de Raciel Sergei estaba apoyando sobre el barandal, con una pequeña botella de whisky que siempre llevaba bajo el chaleco durante sus clases, el motivo de estar allí es que Sergei había culminado su clase y Raciel había faltado de nuevo a las suyas, siempre buscaban razón o excusa para juntarse a debatir sobre estos temas, esos fenómenos que casualmente el mayor debía de estar enterado -¿Por qué un ajeno que afirma ser por algo referido a la institución informa de un intercambio estudiantil…- -… Sin tener la aprobación o sello del director o una figura de autoridad que remarque el intercambio?- -El director ni otros profesores están al tanto de esto- -Tampoco presenta el presupuesto, los sistemas se destacan en sobresalientes, no voluntarios…- -… A menos que claro, una asociación lo avale- -Lo cual no es el caso- -Que extraño- Pero una perversa sonrisa se dibujaba en Sergei, no importase cuantas fallas legales presente seguía siendo extraño el mero hecho de la insistencia que daba hincapié al tema, el conocimiento previo y su necesidad de buscar respuesta entre sus compañeros del profesorado hacía dentro de la misma mente de los hermanos un deja vú el cual ambos al mismo tiempo no dudaron en anunciar –Tijuana- Sergei rió por lo bajo mientras Raciel seguía inexpresivo releyendo una y otra vez aquel pequeño fragmento del anuncio –Que gloriosa época…- -… Cuando jugamos con el tráfico de personas, pobres ilusas…- -… Tan fácil era decirles que podían estudiar en Francia, muchos incautos caen y luego “Bam”…- -… Llegaban al lugar, las noqueábamos y al barco derecho a Bangkok- -Que bellas épocas ¿Por qué dejamos de hacerlo?- -Por que tu metiste la pata cuando te metiste con los hijos de Dario- -Oh si… Ese narco era un imbécil- -Si, apenas llevábamos 4 años de diversión hasta que decidiste que fuéramos buscados- -Oye oye… Ellos tropezaron con mis balas- -Los violaste antes- -Ellos tropezaron en mi p…- -Entendí entendí ¿Vamos a investigar?- -No creo… Si es un depravado o un negocio como esos que le vaya bien- Aquí Raciel terminó por comenzar a hacer una bolita de ese panfleto y arrojarlo desganado a un lado, siguiendo con su reposo mientras esperaban que el día finalice, después de todo él sabía que este panorama sospechoso no terminaría.

__________________________________________________________________________________

En el día esperado: -“No creo, no creo… Soy el imbécil más grande de este mundo”- burlando al mayor, cruzado de brazos e inexpresivo se encontraba el menor en el auto, jugando con su teléfono móvil mientras un cigarro prendido posado sobre sus labios, mientras Sergei estaba frente a la casa en el auto acompañante, con unos binoculares observando la entrada de la casa –Oh vamos, sabias que íbamos a venir, fue tu idea- -Lo sabía, lo que no entiendo es por qué te esfuerzas en decir idioteces, sé cuándo mientes- -Oh relájate pequeño- -Tenemos la misma edad- -Sh sh! Viene alguien…- seguían sin mirarse, la curiosidad de ambos era de admirar, más Raciel pauso el juego solo para alzar la vista, apreciar que el primer presente llegaba al lugar, más… Por más que pensaran de la misma forma en una extraña variación de decir sin explicar el motivo, Sergei aparentaba ser ridículamente torpe, ya que estaba estacionado DELANTE de la misma casa, ni siquiera se había esforzado en la cuadra contigua o en la vereda de enfrente, hasta a Raciel le parecía torpe de la gente que no se esmeraba en voltear para ver a un excéntrico entrajado de blanco con un aparato barato de espionaje observar una puerta, solo chocó la palma de la mano contra la frente en un clásico gesto de fastidio –Odio esa parte mía- -Oh vamos, veíamos esta serie cuando el agente... Número y pico…- -¿Enserio otra referencia?- -Ya sabes del agente que…- -Ya sé, todo el viaje estuviste recordándome ese puto capitulo, piensas pura basura- -Oh habla el que piensa todo el tiempo como matar zombis- -Por eso mismo- A eso ahora Sergei dejó de espiar para ladear el rostro encarnando una ceja, ese choque de miradas en silencio como solían actuar bajo el papel de hermanos regañándose la mayor parte del tiempo… Bien dice que uno se autocritica, ellos eran la variación en carne y hueso. El mayor tomó el cigarro y lo arrojó por la ventanilla –Ya bájate y vamos- -¿Y si son violadores como suponemos?- -Nos los follamos, de momento solo vi a un tío y desde la ventana divisé a otro, una fiesta de salchichas puede tornarse interesante si las cortamos a todas- -Eres repulsivo…- se negaba a seguir escuchándolo, bájense del auto pequeños… Hora de entrar en escena.

__________________________________________________________________________________

Más al bajar Sergei abrió las puertas traseras y con un chasquido hizo que dos sujetos salieran, dos hombres fornidos de casi dos metros, gafas de sol (Aunque era de noche), sombreros fedora y rostros vendados, sin necesidad de tener orejas, boca o nariz destapada, portando dos grandes sacos que acrecentaban su tamaño, los cuales solo en silencio y aun marchar robótico e unísono seguían las espaldas de su jefe. Aquí es cuando ambos hermanos abren la puerta y allí se presenta alevosamente el mayor –Muy buenas noches señoritas~- divertido mientras coloca las manos en los bolsillos, una amplia sonrisa para dar una rápida mirada a solo los dos presentes –Jo que fiesta…- musitó y se ubicó en una de las sillas, justo la más próxima al anfitrión en cuestión, seguido fue Raciel… El cual estaba con auriculares puestos y la mirada perdida en su teléfono celular, el cual sus dedos se movían con rapidez ya que le interesaba más su juego que presentarse o ver lo que había allí, después de todo bastaba con que Sergei prestara atención, luego los dos sujetos fornidos agachando levemente la cabeza para pasar y cerrar sin delicadeza la puerta. Raciel colocó los pies sobre la mesa y se recostó en el respaldo, suspendiéndose en el asiento solo con las dos patas traseras fijas en el suelo, en cambio nuestros fornidos y misteriosos hombres se colocaron detrás de la silla del jefe sin más que decir.

Durante la explicación del moreno Sergei solo observaba divertido y mofón todo lo presentado, tal parecía ser que no era lo que esperaba (Lo cual desilusionó bastante, un secuestro de jóvenes era lo que tenía en mente después de todo) Pero la fantasía del relato y la aventura que prometía no era del todo en lo que se vería envuelto, salvo por la parte de riquezas y tesoros, eso sí le llamaba la atención. Luego escuchó al extravagante, la segunda persona que se presentó como si nada, seguido del reproche del niño a lo cual allí si se vió interesado –Tómalo como tu primer día de clases, dejas la seguridad de tu hogar consentido para ir a un lugar nuevo e inexplorado, que puede estar lleno de depravados conserjes y sociópatas infantiles que pueden matar a todo un curso con accionar un botón… Puede ser divertido una tierra que seguro tiene oro ¿Es un reino rico no?¿La paga de cuanto es?- EN medio de la charla y la ida por las ramas volvió a ver al anfitrión, como bien dijo no le importaba que la gente muriera o lo que sea, por el dinero bailaba, ni bien de igual forma ante eso si bien parecía que el menor no escuchaba ladeó el rostro frunciendo el ceño a su hermano el bocón –Debes dejar de ver películas, pudren la mente- comentó solo dirigiéndose a él, otra ridiculez esbozada por quien no se estaba tomando en serio (Ninguno de los dos llegado al caso), pero la emoción toca… Bueno, atraviesa la puerta, un moreno salvaje aparece amenazante, a lo cual seguido el otro presente saca un arma mientras el amanerado se paraliza ante la escena

-¡Estas son las reuniones que me gustan!¡Yo me apunto! Joder, que alguien comience a matarse por favor- Sergei por instinto reaccionó levantándose del asiento mientras retiraba dos calibres ocultos en el pantalón detrás de su espalda, allí donde el traje puede ocultarlos sin ningún problema, luego retiró los seguros apuntando al del arma y al grandote que amenazaba al anfitrión, seguido sus guardias inmóviles tomaron acción siguiendo a su jefe, solo que ellos con abrir sus tapados dejaron ver dos rifles de asalto los cuales reforzaron la puntería del jefe… Raciel solo allí se retiró los audífonos, ladeando el rostro con aquel semblante serio a todos en cuestión, la desmedida reacción que en segundos podía apreciarse –Joder… Es la peor trata de blancas a la que asistí…- musitó dejando el teléfono sobre la mesa y con sus manos fingió que eran armas, apuntando al anfitrión y al recién llegado que atravesó la puerta y tomo una manzana –Bang bang… Muertos- ni emoción mostraba en aquellos disimulados disparos, después de todo si la situación se descontrolaba enfriaría las cosas, aunque poco le interesaban si comenzaban a matarse, Sergei vibraba por hacerlo, pero el menor volvió a restarle importancia al asunto, volviendo a la musica y al juego de su celular sin mover un dedo más -literalmente-.


Oye Sergei, te estoy hablando... // También yo Raciel ¿Qué ocurre? //
"¿Puedes oírme cuando pienso? Estoy comprobando" // "Claro, Somos la misma mente después de todo"
-Juntan sus manos para fusionarse y mostrar su verdadero ser-
"Nosotros"... Mejor dicho: Yo, soy Bloop, el enigma de las profundidades.
BLOOP:

Sergei:

Raciel:
avatar

Salón :
2 A
Dromes :
8354
Reputación :
1
Mensajes :
62

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La Noche más Oscura, el comienzo. [Priv. Expedición a Phantasmagoria]

Mensaje por Weed el Dom Oct 22, 2017 10:36 pm

Rayner volvía de casa luego de una completa jornada laboral, no era tan cansado porque solo contaba con una mísera cantidad de alumnos. Parece que el Instituto pasaba por un momento complicado, pero como le pagaban un sueldo completo estaba feliz con ello. Llevaba en la mano una bolsa de supermercado que contenía un poco de cerdo para la cena, cubierto por un par de verduras frescas.

Al pasar por un callejón notó un panfleto suelto que se arrastraba con ayuda del viento hasta llegar justo a sus pies. En un principio creyó que era una cartilla de descuentos así que su corazón comenzó a latir más rápido producto de la emoción; pero la algarabía solo duro hasta ver que era un anuncio estudiantil para un agradable intercambio estudiantil, si que si. Nada mejor para aprender nuevas experiencias en tierras lejanas; con suerte un poco de inspiración para nuevas esculturas.

"Si claro, ¡Y un carajo!"


Sonó burlón en extremo, pues una mentira tan obvia solo sería parte de un engaño a estudiantes incautos. Tal vez para estafarlos con contratos o promesas de viajes a cambio de un adelanto en efectivo, casos como aquellos eran comunes en cualquier época y cualquier ciudad. Pero mientras más leía sobre ello, sentía que tal vez albergaba un secreto distinto, sobre todo al mencionar el nombre de esa ciudad de la que no escuchó jamás.

Después de meditar al respecto, decidió asistir al día señalado. No confiaba plenamente en la noticia, pero la posibilidad de escuchar por información interesante valía el pequeño trayecto hasta el punto de reunión. Por ello, el día prometido, partió temprano de casa, avisando a su abuela la posibilidad de ausentarse un tiempo para que no se preocupara. Y finalmente, ya entrada la noche, se apareció sin mucha pompa en la zona residencial donde le recibió el anfitrión.

Se recostó en una esquina, comiendo de los manjares ofrecidos a la par que prestando atención a cada detalle del relato. Obviamente no era el único en dicho lugar, y ninguno de los otros, con excepción de uno, tenía pinta de ser un estudiante normal en búsqueda de intercambio pero de la nada sacó un arma  para disparar al musculoso violento de la espada.

La existencia de tesoros era el punto clave, pero tan solo era un "quizá". E incluso de encontrarlo apropiarse de todo no era tan simple como estafar a turistas. Con un viaje a ciegas a tierras desconocidas los contras excedían en mucho a los pros, pero el sexto sentido de Weed le exigía a gritos asistir junto con esta panda de extraños maniáticos.

Ya que todos pasaban de él, no dijo nada hasta que se hubiesen calmado. Tomaría una apuesta después de casi seis años, esperando que su estupidez no lo llevase a una muerte prematura.


— Diálogo — | «Pensamiento» | Ficha



— ¡Enfrenta al Legendario Escultor de la Luz Lunar! —

Fines de semana(?):
avatar

Dromes :
4775
Reputación :
0
Mensajes :
11

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La Noche más Oscura, el comienzo. [Priv. Expedición a Phantasmagoria]

Mensaje por Alaister Phantasmagoria el Vie Oct 27, 2017 9:37 pm

Sin duda alguna la reunión se había salido de control, un sujeto con bastantes problemas de ira irrumpió la escena, Kode; un viejo conocido disparaba en un ademán de establecer orden, pero sin mucho éxito, dos sujetos de apariencia desaliñada se integraban al descontrol, pero sólo uno de ellos se mostraba exaltado, quizás emocionado, el otro parecía enfrascado en su mundo, cosa bastante práctica pues no tenía una actitud hostil, al igual que aquel sujeto que parecía sumamente interesado en el collar entregado con anterioridad y un muchacho albino que parecía ajeno a toda la situación, sólo mentalizado en degustar las manzanas dispuestas con anterioridad y un hombre de apariencia normal, casi sospechosa. No es lo que el vampiro esperaba ciertamente, pero una parte de él agradecía que hubieran aparecido interesados, con lo que parece ser una actitud fuerte, o un severo caso estupidez crónica, pero no podía ser selectivo, eso ya no importaba.

Consentimiento:
Se me autorizó a incapacitar a Zephyr por el mismo usser.

-¡Suficiente!- alzando su mano derecha, una ola hecha de Sanguinem golpea al berserker iracundo, estrellándolo contra el muro más cercano, tomando la forma similar a una dama de hierro para contenerlo, todo usando su habilidad de vampiro innata para moldear su vil poder, inmovilizando con éxito al guerrero - Podría matarte por tu atrevimiento ahora mismo, pero tengo una propuesta para ti. En tu nuca, puedo sentir una energía maligna salir de allí, un denso olor a muerte te rodea, de seguro hacer años, no es algo que un humano pueda hacer, pues sé que lo eres, tienes ese hedor típico de los humanos, aunque bañado con sangre de engendros, cosa que cambien he experimentado. Ese estigma en tu cuerpo, lo he visto antes, he sentido sus influencias abrumadoras, un ser con gran poder se refugió por mucho tiempo en mis tierras, y despedía un aura similar, no sé si le era innata, o si la adquirió mediante algún pacto con el mal. Por tu actitud no pediré que seamos compañeros, pero si te pediré que utilices tu ira contra lo que posiblemente sea un enemigo común que tarde o temprano se cruzará en nuestro camino, y si aceptas, en el tuyo también – dicho esto libera al guerrero, pero sin bajar la guardia por si este trataba de hacer algo otra vez, y de ser ese el caso, no tendría más opción que matarlo, aunque pudiera ser un integrante valioso - Piénsalo bien, puede ser la única pista que obtendrás en tu vida respecto a que o quien te hizo eso, y quizás obtengas la forma de como librarte de ese estigma-

Una vez terminado con el berserker, liberó sus ánimos en un suspiro cansado - Caballeros, les pido que bajen sus armas y que me permitan explicar todo con detalle, pues veo que el anuncio generó más dudas que respuestas, pero eso es lo que buscaba pues me da a entender que su interés se superpuso al miedo a lo desconocido, lo que los hace candidatos ideales para esta misión-

Diálogos de convencimiento.

Irmiya

-De seguro sentiste esa densa presencia hostil del collar, tu expresión y comentarios me lo dieron a entender, y agradezco sinceramente que así sea. No sabría decirte con exactitud que o quien está causando esto, pero es realmente poderoso, pues cortó el vínculo con el éter, lo que nos mantiene unidos, y en mi caso, lo que me mantiene unido a mi reino y a mi familia, algo que nunca antes se había visto en la historia de la magia, brujería e incluso en pactos con el demonio. Es una energía maligna de la que estamos hablando que escapa de toda compresión y que lentamente está matando a todos los residentes de Phantasmagoria, así como al mismo reino; pudriendo sus tierras, contaminando sus aguas, transformando a cada ser vivo en criaturas necrófagas y famélicas, seres de pesadilla que no aparecen en ningún libro de criptozoología…ni tampoco en el necronomicón. Te pido que me brindes tu ayuda para poder salvar a mi reino, o al menos matar al responsable. Te ofrezco conocimientos que no encontrarás en ningún otro lugar; conocimientos antiguos e incluso prohibidos sobre magia más antigua que el tiempo mismo, por ende muy poderosa, ojalá aceptes mi petición.

Kode:

-Nos vemos de nuevo Kode, ha pasado tiempo-  mencionó con calma mientras organizaba su siguiente respuesta - No sólo es eso Kode, pues si esta energía maligna se libera, consumirá al mundo entero y ninguno de nosotros estará a salvo, entenderás que no es sólo mi problema, aunque hubiera querido que así fuera, pues yo me encargaría y ustedes no estarían aquí, pero necesito su ayuda, esto está más allá de mi control– adoptando una expresión seria -Tengo información bastante limitada de lo que ocurre; rara vez puedo contactarme con los supervivientes de Phantasmagoria debido a que la energía vil parece fluctuar, aunque por leves segundos, por ello necesito personas dispuestas a investigar que sucede y ayudar a usar ese conocimiento a nuestro favor. Para nuestra fortuna te presentaste, pues sé que tus capacidades analíticas son superiores a la media, sin mencionar que tu sentido común siempre está allí, algo típico de un humano que vive entre seres extraños, por ello bastante útil. En tu caso sólo puedo ofrecerte una promesa de hacer uso sin precedente de tus habilidades, y claro, el saber del lugar que por cierto, no es poco, pero si aun así no es suficiente, puedes marcharte, se te dará una compensación y seguirás tu vida con normalidad en Eadrom, lo que ya acostumbras hacer, y si, será realmente peligroso

Killua

-Desconozco tus motivaciones joven albino, pero te ofrezco riquezas, poder, artilugios inimaginables por este mundo y una gran cantidad de enemigos para “perfeccionar tus habilidades” sin importar las consecuencias, pues ellos ya no son personas, por ende no debe existir remordimiento al terminar sus vidas-

Bloop Brothers

-Les agradezco que hayan bajado sus armas, no quise darles una recepción tan violenta, pero ustedes entenderán que suelen pasar estos incidentes al tratar con personas como nosotros, y ustedes – Enfocando su vista en el hermano que parecía más problemático, impulsivo, pero por ende un candidato digno, pero con altas probabilidades de morir debido a esto, cosa que no descartaría pues se enfrentarían a lo desconocido, sin tomarle verdadera atención al otro que parecía no importarle la situación, en fin, si se mostraban interesados sobre la marcha aclararía más detalles, si es que ellos se lo solicitaban - A juzgar por sus matones puedo asumir que son mercenarios, asesinos tal vez, quizás algo más bajo que eso, sin mencionar sus armas, pero quien soy yo para decir esto, un vampiro pidiendo ayuda a mala calaña de Eadrom, cosa que ciertamente nos coloca en la misma situación. A ustedes en ese caso le puedo ofrecer riquezas del reino, pues como el lugar prácticamente cae en podredumbre y muerte, dudo que los monstruos de allí necesiten su oro o sus joyas preciosas, más lo encontrado en las diferentes arcas a lo largo del reino que han acumulado riquezas en divisas y especias varias, cosa que asumo llamará su atención, una recompensa que fácilmente puede superar todo lo que han obtenido en su vida – apunta a ambos hermanos- ambas de sus vidas, multiplicado por cientos e incluso miles, eso les puedo decir-

Weed

- Las riquezas llaman a la puerta de los que se atreven a abrir hacia de lo desconocido; tu apariencia mezquina me da a entender que buscas riquezas fáciles, pues aquí no las encontrarás, pero si eres capaz de meter las manos en algo de sangre y vísceras, lo valdrá-

Todos

-Será realmente peligroso y es muy probable que muchos de nosotros sean asesinados en el camino, pero si están dispuestos a asumir el riesgo, las recompensas serán más de lo que hayan imaginado, se los prometo… y bienvenidos a Phantasmagoria-


""Yo pienso" - Yo hablo - -Yo narro-" "El Sanguinem se comunica"


○ [Nivael] ahora es [Alaister Phantasmagoria]
avatar

Salón :
1 A
Dromes :
17634
Reputación :
1
Mensajes :
125

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: La Noche más Oscura, el comienzo. [Priv. Expedición a Phantasmagoria]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.