6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Human Flesh -Privado Nero-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

+18 Human Flesh -Privado Nero-

Mensaje por Aranea el Miér Sep 13, 2017 2:44 am

Hace 8 meses~ “La agonía”

Tambaleando a cada forzado paso, cada pisada más dolorosa que la anterior mientras el espeso liquido bordó brotaba de su gran abdomen arrastrándose por el suelo, de la carne expuesta desangrándose e impregnando su olor y marcando su huella sobre la maleza del bosque mientras débiles sonidos apenas podía articular desde aquella destrozaba mandíbula donde ahora sus débiles colmillos oscuros se encontraban casi deshechos desprendiendo constantemente un hilo de ácido caliente junto con el vapor de la temperatura. Una patética escena para nuestra gran arácnida que ya había tenido suficiente del hostil trato de la humanidad, volviendo a aquel amargo comienzo en la soledad y paz de la naturaleza, ocultándose de quien pudiera hacerle daño para seguir luchando por sobrevivir en aquella deplorable situación. Sus articulaciones aun crujían, sus dos ojos derechos no podían ya casi notarse por la santidad de sangre que también desprendía, por milagro no había perdido sus intestinos en el camino, no sorprendería que después de todo el ajetreo que había sufrido se sentía completamente indefensa, perseguida bajo la sensación de depredadores todo el tiempo… Pareciera que el mundo quería extirparla de la faz de la tierra ya que no pertenecía a ningún lado con aquel patético intento de andar, no tenía propósito ni una vida como “humana” a estas alturas, todo era dejado atrás junto con su salud.

La ciudad es muy peligrosa a estas instancias, la furia la consumía por dentro acrecentando el dolor y la desesperación por buscar un lugar donde esconderse sin contar que necesitaba alimento… Tal como hace ya mil años atrás tuvo que sobrevivir en la oscuridad de las minas, arrastrándose entre los escombros rocosos mientras aprendía de las arañas terrestres como sustentarse una horrible nostalgia en lo profundo de su instintivo ser nuevamente a la deriva con el pánico de ser descubierta buscaba una vez más su viejo hogar, no tenía sentido de la orientación, estaba muy confundida como para que aquella cabecilla primitiva pueda deducir o comprender que estaba cientos de años más adelante gracias a “La Evolución”, esa estupidez que desarrollo la curiosa contraparte desarrollada de Aranea buscando adaptarse a las criaturas que la llevaron a este límite ¿Dónde quedó la misericordia en la que creías Aranea? ¿Dónde está tu “razonamiento” y tu “inteligencia”? Mira a lo que te llevaron ser un ser de esa clase… quizás no se daba el suficiente tiempo para jugar con su presa, la sed de sangre y la adrenalina la habían convertido en lo que siempre fue: Una Xanadia Rubí, la última de aquella violenta especie que era perfecta tal como era, una bestia.

Bendita sea la espera y el largo recorrido tras días… entre los árboles y los arbustos sus débiles extremidades delanteras que arrastraban el cuerpo se toparon con una clase de formación rocosa, tanteó comprobando su dureza para estar segura, la maciza formación blanca la cual no dudó con sus últimas fuerzas buscar una entrada apartando lianas y musgo que lo cubría, una cavidad estrecha más lo suficiente grande como para que su maltrecho cuerpo lograra entrar si flexionaba sus largas piernas, como si se tratase de un “iglú de piedra” hueco y espacioso, en su interior plagado por muchas rocas pequeñas envueltas en verdín, fangoso suelo y el invasivo sonido de lo que parecía ser pequeñas ratas voladoras (murciélagos) chillando y revoloteando ante la llegada de la gigantesca intrusa, hambrienta y tentada por la carne viva de un pequeño mamífero comenzó con su poca fuerza a escupir redes de seda por todo el interior de la cueva entre chillidos propios como de los pequeños atrapados en un débil pero pegajoso manto blanco, uno por uno siendo decapitados por las fauces heridas de la araña que aprovechaba el ácido que escurría para disolver los tejidos permitiendo despedazarlos mucho más fácil bajo esas condiciones, su carne era tierna pero poca como para que uno la sacie pero sus cráneos eran débiles y muy fácil de masticarlos, con la deliciosa docena capturada tomó todo el tiempo del mundo para devorar hasta el último de ellos, sintiendo como en la lucha sus pequeños colmillos dañaban más el exoesqueleto desesperados por lograr dañarla más de lo que estaba, intentando expandir sus alas más el forcejeo hacía que se expanda más el pegamento, ahora el putrefacto olor que invadía ahora la cavidad rocosa a “muerte”. Fue suficiente para que sobreviviera la noche y poder descansar en vigila, siempre con esos dos brillantes carmines sanos desde el oscuro hoyo, apoderándose y acobijándose en su nuevo nido: El lugar perfecto.

Actualidad~

Un gran oso pardo con todo su perfil derecho con la carne expuesta por las quemaduras era arrastrado envuelto por una red blanca, muy lentamente mientras la Viuda chillaba a cada jalón entrando a su nido, primero las largas patas, luego su gran abdomen mientras con sus colmillos aferraba muy fuerte el extremo de su cuerda, obligando a que la cabeza del oso entrara con ella, arrastrando sobre la roca para dañar más la carne dando el último esfuerzo para que el cuerpo logre entrar, ahora aquella blanca formación rocosa se encontraba teñida con un desgastado y sucio rojo por todo alrededor del halo del hueco, viejas huellas de animales y cadáveres que fueron llevados hasta allí, por todos el suelo de los alrededores restos de cráneos y piezas óseas de todas las cacerías que la araña expandió a lo largo de los meses en su zona de confort, a medida que iba expulsándolos. Convirtió aquella frondosa parte del bosque en una zona libre de animales silvestres, lo cual ya la había obligado a visitar los alrededores más lejanos en busca de comida, la luz no podía colarse por la copa de los árboles debido a la cantidad de tela de araña que lo cubría todo, tanto suya como ahora de la plaga de pequeños arácnidos que viven protegidas por su más grande aliada yaciendo bajo su sombra y todo alrededor mientras el único sonido es el de la carnívora que rompe huesos y saborea la carne, ni siquiera los grillos pudieron sobrevivir en aquella zona.

Su nido por dentro había tomado un mejor aspecto, en cuanto iba recuperándose retiró las rocas que ocupaban tanto espacio para rodear todo con su particular tejido, extraños capullos colgando del techo y algunos por el suelo, a pesar de ser una simple criatura le gustaba mantener aquellos restos exhibidos por todo su lugar, tenía una colección de variedades de carne ¿Sus favoritos? Las personas que tuvieron la desgracia de ser detectados y fueron capturados, especialmente le gustaba despedazarlos y digerirlos vivos, emitiendo aquellos desgarradores alaridos mientras comenzaba a comer sus entrañas directo del vientre, lo último que dejaba era la cabeza colgada en el techo para su descomposición, le encantaba cuando el cerebro se pudría tras varios días para beber del dulce jugo de los sesos. El gusto por la carne humana la enloquecía, ellos eran lo que más deliciosas proteínas le brindaban para que su Wapen lograra regenerarse por completo, el brillo de su exoesqueleto ahora tenía el aspecto de un color más oscuro y brillante a contraluz, muy imitador del metal, los detalles rojizos de su cuerpo tenían un brillo vivaz y el filo de sus colmillos tanto como de sus extremidades eran más similares a agujas tan delgadas como letales, podía perforar con mucha facilidad cualquier cuerpo o ser ignorando su masa muscular.

No pasó mucho más tiempo para que el rumor que rondaba sobre el bosque llegara a los alrededores de la ciudad, campistas y turistas que jamás regresaron de alguna excursión en cuanto más profundo se aventuraban, la última noticia transcurrió sobre el caso de un escuadrón de rescate que se adentró en busca de alguna señal de los sobrevivientes, conformado por tres policías y tres militares que jamás regresaron pues por desgracia encontraron lo que buscaban, pero un humano común y corriente jamás se esperaría que una sábana pegajosa cayera sobre ellos y luego fueran tironeados a la guarida de una criatura tan vengativa como despiadada, se encontraron también con la criatura que condujo a todos esos inocentes a una muerte tan horrible mientras suplicaban morir cuanto antes mientras más lo prolongaba. Así Aranea desapareció junto con su fé sin dejar rastro, la viuda rubí azotó y explotó el miedo de la gente volviendo a ser como aquella prehistórica criatura insaciable, la nueva Reina de la oscuridad que se refugió en la oscuridad segregando ese horrible olor a muerte.

Las rejas metálicas y las cintas policiales con la señal “aléjese” no detuvieron a aquellos mercenarios ¿Su motivo?¿Que importaría si ahora ellos conocerían algo completamente distinto? Justo al inicio del paraíso arácnido siete hombres saltaron la valla alambrada y al caer sobre el suelo despertaron la sensibilidad del ser que nunca duerme, nuevas “presas” llegaron a la boca del lobo ¿O la araña mejor dicho? era su día de suerte, su instinto ya estaba entrenado y su amor por la cacería despertó de nuevo aquella sed, los machos lampiños azotando con machetes las ramas y cortando las telas, podía sentir atentamente como resonaban los elementos metálicos que portaban. La viuda asomó sus extremidades más esta vez había tomado sabiamente otra forma, aquella humanoide que hace mucho no aportaba su imagen, con su fría mirada y aquella sonrisa divertida llena de malicia –Estos son curiosos…- el tiempo hizo estragos con sus dulces cuerdas vocales, casi ya había olvidado la voz humana que por 300 años se esforzó en aprender, más aun rasposa y chillona podía forzarla –¿Armas? Que patéticos… ﺬ ﺅ ﺆ ﺇ ﺈ ﺉ ﺊ ﺋ ﺌ ﺍ ﺎ ﺏ ﺐ -(Moriran aquí mismo) era inevitable que después de tantos meses utilizara aquella forma, le resultaba asqueroso por demás estúpido y molesto tener que imitar aquellos simios, pero debía admitir que su temor por las armas aún estaba latente y sintió que la adrenalina sería mayor que la de simples campistas y deliciosas humanas lloronas, necesitaría algo de inteligencia para analizar mejor la situación que se le presentaba, después de todo una bala daña catastróficamente el exoesqueleto oscuro de la araña, debía ir con cuidado si quería cazarlos y divertirse.

Divisó a los primeros intrusos a ocho metros de su nido, sintiendo como los muy idiotas se habían separado para abarcar terreno, no podían imaginar que la viuda se guiaba por la vibración del terreno, si estas en tierra es mucho más fácil detectarlos con aquellos pesados pistones por la carga en su espalda, portando unos gruesos lentes de ojos verdes brillantes (Suponía que eran para ver de noche, podían imitarla más la visión de la viuda funciona perfecta en las sombras) inevitablemente no estaba errada, uno con el dedo sobre el gatillo del arma de asalto todo momento y el segundo con un arma más chica en la izquierda y el machete en la derecha, con armas de sobra colgando a sus espaldas “Vaya, que lindos juguetes… Monos lampiños, descerebrados” suspendida gracias a sus agiles y finas extremidades en lo alto de las ramas de los árboles, estiró la mano donde yacía una tarántula de voluptuoso tamaño, mucho más grande y gruesa que las ordinarias, la pequeña arácnida no dudo en ir a la palma de la viuda que observaba divertida a los humanos desde lo alto, esperando la oportunidad exacta para poner a prueba sus reflejos y jugar con el miedo tan común que había aprendido en su larga vida.

Uno de los hombres no vio donde dio la siguiente pisada, entre el manto blanco y la tierra fangosa escuchó un poderoso crujido que llamó la atención de su compañero –Ten cuidado donde pisas, idiota- susurró serio más algo alterado podía notarse por la situación –Lo sé, imbécil…- respondió al mismo tono pero más despectivo devolviendo el insulto y aparto su bota para apreciar lo que parecía ser el resto de un cráneo humano –Oye Tom... tienes que ver esto- más al terminar la frase se agachó lentamente con la intención de recogerlo con una mano, desatendiendo el arma, más sobre su palma cayó una araña peluda tan grande que la cubrió por completo -¡Maldición!- dos tiros al aire escaparon mientras el susto hizo que perdiera el equilibrio, cayendo sentado sobre el suelo, esto despertó aún más el enojo de su compañero que se acercó para ver por qué tanto alboroto -¿Qué te he dicho? Maldición, terminemos con este encargo de una vez…- siempre controlando su tono de voz, fueron advertidos que tengan mucho cuidado de despertar lo que sea que este allí –Es solo una puta araña… Marica- agregó tendiendo la mano a su compañero en el suelo, más un leve sonido muy peculiar y agudo acompañó lo último, algo que solo el caído mientras sostenía su mano pudo llegar a apreciar, con mucho cuidado alzó la mirada por encima del hombro del hombre teniendo aquel amargo presentimiento estrujándole las tripas -¡Carajo!¡Atrás tuy…- una fina cuchilla de dos metros atravesó por completo el estómago del desprevenido y se impactó con el cuello del que hablaba, el reflejo pos mortem presionó el gatillo con una de sus manos, desperdiciando dos balas al aire que rompieron con el silencio con dos destellos –¿Qué te parece esta “puta” araña ahora?  Estúpido humano- reía por lo bajo la humanoide mofándose de ellos mientras retiraba lo que extinguió sus vidas, de cabeza suspendida por aquella seda fina. El resto de los hombres fueron alertados.

El resto del equipo llegó a la escena, más cuando se adentraron a la zona donde provenían los disparos no hallaron nada más que las armas, y un singular charco oscuro sobre el manto blanco deshecho –Mierda ¿Qué sucedió?- comentó en voz baja uno mientras hundía en el suelo dos dedos, saboreando y luego escupiendo a un lado –Es sangre- fue su respuesta mientras tomaba una bocanada de aire, el más alto que parecía ser el jefe logró escuchar a lo alto de las copas un crujido más su visión fue pobre para detectar que era pero si conocer la dirección –Están muertos, manténganse juntos, estamos cerca… Ya huelo esa puta cosa- avanzaron los cinco restantes hasta toparse en el suelo las armas de sus compañeros, a unos 3 metros donde lograron divisar una figura más clara y grande entre la maleza –Atentos muchachos- se acercaron con mucha lentitud con las armas listas, asqueados observaron el distinguido liquido fresco sobre la roca, claramente mostrando que se arrastró algo sobre ese agujero, 4 atrás y quien comprobó la sangre antes se animó a tomar la delantera, acercándose poco a poco –Jeff ¿Logras ves algo?- preguntó el jefe siguiendo sus pasos por detrás, -No lo sé, no logro ver bien, parece estar vació- -No te confíes muchacho, te cubrimos- la tensión invadió el ambiente mientras se acercaban más y más… En cuanto el joven llego al metro cuatro intensos rubís brillaron y un látigo blanco fue disparado directo contra aquel rostro, expendiéndose cual red y atrayéndolo con una increíble fuerza hacía la cueva, tiró su arma y la frente de este impactó contra la parte alta de la entrada, todo pasó tan rápido que solo pudo escucharse el golpe en seco de la frente y luego el gras estallido de sangre que marcó la entrada, su cráneo fue automáticamente despedazado y la muerte rápida -¡Fuego!- las 3 armas desataron su furia sobre el pobre cuerpo del compañero que había quedado pegado allí gracias a la red del rostro, desmembrándolo y convirtiéndolo en carne molida mientras este temblaba y la sangre brotaba como una descontrolada fuente, el resto del cadáver se despegó y cayó frente a sus pies en aquel charco, los hombres retrocedieron completamente espantados más no dejando de apuntar mientras cambiaban los cartuchos -¡Maldición!¿Que rayos acaba de pasar?- entre el sonido de las armas enfriando mientras desprendían aquel vapor un chillido irrumpió cual eco de aquel oscuro lugar - ﺤ ﺥ ﺨ ﺬ ﺅ ﺆ ﺇ !-(Mi presa!). Asomó sus largas patas teñidas de rojo e impulsó a su cuerpo a salir lentamente mientras los observaba, aquellos largos y gruesos colmillos negros brotaban gotas de sangre espesa -¡Fue…!- ni la orden pudo dar el musculoso mientras su rostro era arrancado con las poderosa mandíbula de la araña de 3 metros de alto que no le costó mucho terminar de saltar desde su nido para comenzar a destruir furiosa aquella cabeza, tragando rápido y en lo posible lo que quedaba de aquellos deliciosos sesos -¡¿Qué mierda es eso!?- solo pudo decir uno mientras todos quedaron completamente shockeados viendo como en un pestañeo la araña destrozó todo rastro de la cabeza del jefe, una criatura tan grande y grotesca como agresiva con aquella mirada que helaba la sangre de los mortales, el tiempo muerto que los hombres no tuvieron el valor de disparar la araña roció un chorro de ácido rosado que de inmediato fundió las puntas de las dos armas delanteras y comenzó a consumir los guantes y la tela de los hombres, pasando directo a corroerles la carne despellejándolos de inmediato que hicieron que suelten el armamento para solo poder gritar por aquel dolor, intentando retroceder, levantó sus patas delanteras bien el alto rompiendo las ramas del árbol a su paso, su tamaño era colosal en comparación con aquellos simples humanos, al bajar furiosa una de sus patas perforó el pecho de uno de los dañados y despedazó la cabeza de este de una furiosa mordida, el segundo quemado rodó por el suelo en cuanto la punta de la araña se incrustó sobre el suelo -¡Corre Yazu!- el pánico lo invadió y aun gritando por el dolor de sus manos quemadas empujó a su compañero para que cayeran sobre los arbustos, al tiempo que la araña dio otra mordida al tronco del árbol mientras el cuerpo que había perforado fue cortado por el movimiento de aquel filo.

-¡ ﺉ ﺊ ﺋ ﺌ ﺍ ﺎ ﺏ ﺐ ﺑ ﺒ !-(¡Morira, gusanos!) Un chillido mientras apartaba sus fauces despedazando la corteza, sin dudar en ir tras aquellas presas, imbéciles que osaron subestimar la fuerza que habitaba en aquel hostil territorio, tan bien conocido por su reina. Despedazando con sus largas patas todo matorral que se atraviese en su camino, marcando los troncos furiosa mientras desataba su ira y chillaba, a unos pocos metros se acercaban a aquellos hombres que corrían despavoridos, entre tanto el aun armado inetntaba disprar, más es difícil apuntar cuando no puedes voltearte, solo impactaba sontra algunos árboles y generaban destellos de luz -¡No gaste las balas!- dijo el malherido mientras la araña solo era guiada por la adrnalina de la persecución. La araña volvió a lanzar un certero disparo de su red y aquel hilo dio con el pié del que corría detrás de su compañero, soltó el arma durante el jalón mientras el otro no decidió mirar atrás y hacer caso a los gritos de auxilio mientras era arrastrado sobre la maleza y los telares, inetntando agarrarse del sinuoso suelo, sus uñas siendo desgarradas por la fuerza de la aracnida que una vez que yacía a sus pies perforó el brazo del hombre y comenzó a escarbar con mandíbulas el vientre del ajeno, que desesperado intentaba más al intentar apartar los colmillos el brazo sano fue separado del cuerpo entre alaridos de dolor, devorando y jalando aquellos intestinos mientras la voz del hombre se ahogaba en la agonía y la más dolorosa muerte de ser devorado vivo… Ahora nuestra cazadora se encontraba masticando la mitad de una cabeza humana, sostenida con la ayuda de la mandíbula mientras sus colmillos perforaban la carne y trituraban el cráneo mientras la sangre brotaba cual fuente del resto del cuello… Buscando entre los árboles, entre aquel paraíso arácnido su otra víctima, no podía engañarla, podía sentir aquella presencia… o ¿Dos presencias? Bueno… recordemos que una criatura no sabe contar y no puede distinguir con facilidad bajo aquel instinto asesino y bestial, para ella era un grupo de presas sin oportunidad de ganar o de darle batalla, si estuviera en su forma humanoide quizás estaría muy decepcionada de lo que prometían, pero solo se trataban de seres nada especiales, brutos con armas de fuego que aceptaron un trabajo que los llevó a su fin uno por uno. Un crujido a su espalda la alertó y sistemáticamente se volteó para correr en aquella dirección, el grito del hombre confirmó su posición, con las manos completamente heridas aún con los residuos del ácido comiendo su carne corría intentando perderla, pero el bosque frondoso era su hogar, solo podía ver como desesperadamente se cubría de esas telas y varias arañas eran arrastradas, inocentes y dulces criaturas enfrascadas en esta persecución donde la viuda solo se acercaba cada vez más, a pesar de ser grande era ágil y las articulaciones de sus extremidades le permitían fácilmente pasar entre los árboles, agacharse frente a las ramas sin detener su carrera.

Logró llegar a la valla metálica ¿Pero cómo podría trepar con esas horrendas quemaduras? Había estado muy cerca de lograr, sus palmas sangraban más en cuanto intentó agarrar el alambrado, hacerse más daño solo equivaldría a que el ácido seguía actuando hasta llegar a los huesos, ya su carne estaba suspendida de esos finos dedos y los músculos completamente destrozados –No.. ¡No! Por favor ¡No quiero morir así!- espantado y desesperado mientras la desesperación invadía con lágrimas y gritos, volteó al escuchar aquel horrible sonido de como la araña masticaba, contemplando a la gran criatura ensangrentada soltar parte de lo que parecía ser el trozo de carne que alguna vez fue la parte inferior de la cabeza, medio hueso de mandíbula con restos de un labio y una mejilla  - ﺙ ﺜ ﺝ ﺠ ﺡ ﺢ ﺤ ﺥ ﺨ-(Eres mío) chilló regocijándose en el placer de tener nuevo alimento que llevar… Saboreó su aroma posándose sobre sus patas traseras y levantando las delanteras amenazante y completamente extasiada por la dulce victoria, aquella particularidad que aprendió de sus amigas las terrestres hace muchos años daban una característica pose aterradora, éste sin lugar a dudas lo iba a mantener vivo para disfrutarlo como no lo hizo con el resto… devorarlo y guardar su cabeza.




"No importa cuantas veces la lluvia se lleve tu tela, solo vuelve a tejerla"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear (?
ﺘ ﺙ ﺜ ﺝ ﺠ ﺡ ﺢ ﺤ ﺥ ﺨ ﺬ ﺅ ﺆ ﺇ ﺈ ﺉ ﺊ ﺋ ﺌ ﺍ ﺎ ﺏ ﺐ ﺑ ﺒ ﺓ ﺔ ﺕ


~I will not be forgotten
I've got the scars to prove it
Only the strong survive!
I'm not afraid of dying
I've never favored weakness~


Arañita:
 
avatar

Dromes :
200
Reputación :
2
Mensajes :
81

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Human Flesh -Privado Nero-

Mensaje por Nero el Vie Sep 15, 2017 2:38 pm

Una vez la noche cayó sobre la ciudad y el reloj marcó estar ya por las 12 de la noche, fue que Nero tomaba su abrigo, se cubría el rostro con la capucha del mismo y se disponía a salir del edificio donde se hospedaba temporalmente, con las manos en los bolsillos y la mirada sobre el suelo. Tanto la actitud con la que iba como la apariencia que demostraba no eran precisamente agradables, siendo a primeras impresiones el típico sujeto que te podría robar si te lo topas en un callejón o bien en una oscura noche tal como ésta y, de hecho, más de una persona que pasaba caminando prefería cambiarse de calle a tener que pasar justo a su lado. No le importaba en lo absoluto, lo que sea que sucediese a su alrededor ahora mismo no importaba, tan solo le interesaba llegar al punto de encuentro que había acordado. Desde hace tiempo que un grupo de personas habían contactado con él por sus "Servicios" y, ya sea porque los sujetos querían ser más precavidos o lo que sea, preferían aclarar los detalles de su "Misión" en persona. Claro que esta era también la razón por la que Nero se hospedaba temporalmente en un hotel y no en su propia casa...¿Los típicos clientes que quieren saber más del mercenario de lo que el mercenario puede saber de ellos? No le sorprendería en lo absoluto que se tratase de alguna trampa o bien se quisieran deshacer de él si algo salía mal, lo que lo forzaba a actuar con cierta cautela y prevenir antes que lamentar.
 
La caminata le llevó un par de minutos. Cada vez pasaba por calles más desoladas, abandonadas y de malamuerte que la anterior. Ya sabiendo que se encontraba cerca del punto, se empezó a mover por entre algunos callejones entre los edificios de la zona, hasta que llegó a uno que se encontraba entre dos edificios abandonados. Allí, un grupo de 6 hombres se encontraban fumando y Nero se acercó a ellos – Llegas tarde - Soltó el que aparentaba ser el "líder" de ese pequeño grupo, arrojando el cigarro al suelo y cruzándose de brazos - ¿Sí? No me interesa - Habló Nero, apoyando la espalda y la suela de su zapato izquierdo contra la pared del edificio que tenían al lado. Como no, esto hizo enojar a algunos, haciendo que uno de ellos, el cual llegaba a medir dos metros, se empezara a acercar - Mas respeto niño, ¿No sabes con quien estás hablando? - Más quien parecía el líder simplemente estiró su brazo para detenerlo – Calma Dann, yo lo resolveré - Y soltando un resoplido, dio un par de pasos hacia adelante, mirando al chico encapuchado – Lo paré esta vez, pero tiene razón. Debes hablar con más....cuidado - Hablaba con un tono amenazante que no pudo hacer más que Nero bajase la cabeza mientras una pequeña sonrisa se formaba en su rostro, acompañada también de unas ligeras risas – No estoy seguro de eso. Después de todo...son ustedes los que me contratan a mi – El chico se apartó de la pared y se paró justo enfrente del hombre, plantándole cara y quitando la capucha que cubría su rostro sin haber si quiera eliminado aquella sonrisa en ella – Por lo que son ustedes los que me necesitan – El hombre se puso serio y llevó ambas manos a sus caderas, fijando su vista directa en Nero y sin apartarla por absolutamente ninguna razón - Pero...si no eres nada más que un niño. ¿Cómo sabemos que podrías sernos de utilidad y no una pérdida de tiempo? - La mirada de Nero cambió a una desafiante, colocando ambos brazos en jarra y aceptando el reto con la mirada - ¿Qué acaso quieres una demostración...? - ¡EXACTO, QUIERO UNA! - Respondió de atrás el chico de hasta 2 metros acompañado de otro, quienes se acercaban a Nero cada uno por cada costado, ya aparentemente cabreados. "Que fastidio...". El sujeto a su lado izquierdo le intentó sujetar de la chaqueta mientras el otro hombre aparentemente llamado Dann, le intentaba lanzar un puñetazo, lo típico. Con una expresión fastidiada, Nero sujetó el puñetazo del tipo a su derecha por la muñeca, para desviarlo en dirección al suelo para instantáneamente, dar un codazo en contraste hacia su rostro y lanzar esta vez todo el cuerpo del pobre hombre contra la pared, causando que chocase contra unos botes de basura que cayeron al piso con él, como no, desconcertándolo. Se volteó hacia el sujeto que lo agarraba –Ahora con algo miedo e intentando rodearle el cuello con un brazo-, para sujetarlo de la garganta con su mano izquierda, zafándose de su agarre y simplemente lanzarlo contra la pared, 1 metro levantado del suelo. El hombre no logró ni gritar para cuando chocó contra la pared con tal fuerza que, al instante de caer al suelo, unos trozos de cemento del edificio se soltaron y comenzaron a caer sobre el seminconsciente hombre, quedando este...¿Inconsciente o muerto? Bah, ¿A alguien le importaba?  En cuando escuchó como el otro chico, ese tal "Dann" se quejaba de dolor y de a poco se levantaba con una mano en el rostro cubriendo su sangrante nariz...avanzó hacia él, recibiendo su sien con un rodillazo que envió su cabeza contra la pared del edificio, estrellándola con tal fuerza que el mismo caería de vuelta al suelo, esta vez sin moverse y aparentemente...sin respirar.
 
Las armas de los sujetos se escucharon cargar y Nero se quedó totalmente quieto al escucharlo. "Estos idiotas...". Suspiró pesadamente y se volteó con una expresión claramente enfadada hacia los 4 restantes. 3 se encontraban algo asustados con la situación, enfadados también quizá, pero el líder...no, él se encontraba incluso riendo, algo a lo que Nero arqueó la ceja y no tardó en entender – Vaya.... que inteligente - ¿Yo? ¿Porqué? - Decía metiendo sus manos en sus bolsillos, aun sonriendo - Tú ya sabes perfectamente la fama que tengo detrás y no eres de la clase de persona que la pondría en duda...Tú querías que yo hiciera enfadar a ese idiota para luego hacer que me atacara y matarlo yo, sin tener que ensuciarte tú las manos, ¿Verdad? -Suspiró y hubo un breve silencio entre los dos, hasta que luego de un rato, el sujeto se encogió de hombros – Me has pillado, supongo. Era demasiado...agresivo, y tenerlo bajo mi mando resultaba un dolor de cabeza demasiado grande – Respondió sin tapujos, aún sonriente, mientras sacaba dos sobres de distinto color, uno con cheques de distintas personas y otro con papeles - ¿Acaso me harás pagar más por esa muerte adicional o algo así? - Bromeaba mientras Nero tomaba ambos sobres, revisando que el dinero estuviese bien y luego ojeando algunos papeles del otro, más sin quitarlos del sobre, antes de dejar todo donde mismo y guardarlos en los bolsillos de su chaqueta – Nah, déjalo así. Como sea...Dile a tu jefe qué en una semana, todos estarán muertos - Respondía mientras se volvía a poner la capucha y con ambas manos en los bolsillos de su chaqueta, empezaba a volver por donde vino - ¡Fue un placer hacer negocios contigo, niño! - Dijo burlonamente el hombre, a lo que Nero simplemente levantó la mano sin voltearse, para levantarle el dedo medio antes de virar por una esquina y simplemente, irse.
 
La misión que se le había dado a Nero era...bajo su propio punto de vista, sencilla. No se trataba de nada más que una mafia que quería destruir a otra, así de simple, aunque bueno...No solo se trataría destruir a la propia mafia en sí, si no, también de aquellos grupos de personas, pandillas o mercenarios que trabajaran para ellos, en resumen...una "Limpieza" total. No querían dejar ningún cabo suelto, querían que hasta los responsables de los más mínimos responsables de aquellos más mínimos tratos hechos con sus rivales....fallecieran. Y es lo que haría, no iba a dejar a nadie con vida. Durante los próximos días, Nero se dedicó exclusivamente a perseguir, rastrear, identificar e informarse de aquellos a quienes debía de eliminar. Gracias a sus capacidades tales como la teletransportación o la intangibilidad, el espiar se le hacía algo demasiado...fácil, y, de hecho, no tardó mucho en terminar con una lista completa de quienes eran todos aquellos que habían entrado por desgracia a su lista negra. Ya teniendo preparado todo, al quinto día fue cuando decidió iniciar la masacre.
 
 
El día llegó. Nero no hizo más que esperar al anochecer para ponerse en acción. No se hizo problemas y a aquellos que se hallaban "Solos" o bien en grupos de "Menor medida", fueron los primeros en ir cayendo, como no...dejando al jefe principal junto a sus guardias netamente para el final, no quería que estos últimos pudiesen informar a sus compañeros que algo pasaba, nah...sería un innecesario dolor de cabeza. Quedando solo un último punto que "Limpiar", se teletransportó en el interior del establecimiento donde los últimos sujetos a los que debía liquidar se encontraban. "¿Hm? No están todos...." Pensaba mientras se mantenía totalmente quieto, concentrándose en rastrear las auras de las personas que se encontraban a la redonda "Aquí...faltan unos....¿7 tipos?" Frunció el ceño "Qué fastidio...Espero no estén muy lejos, tendré que sacar información...por las malas".
 
Suspirando, se cruzó de brazos y tan tranquilo como si nada pasase, empezó a caminar por el pasillo de aquel edificio, aparentemente sin preocupación alguna. A sus espaldas, un total de 4 portales de color violeta se abrieron y los mismos (Ubicados dos a los costados de sus caderas y los otros, a los costados de sus hombros con cierta distancia entre estos) se movían conforme Nero se movía, pareciendo seguirle - ¡HEY! - Se escuchó cuando uno de los guardias de turno lo vio, quien obviamente corrió hacia el acompañado de otros 5 y se pararon frente a él, levantando sus armas contra el albino - ¡¿Quién rayos eres?! ¡Será mejor que tengas una buena exc-! - No pudieron terminar de hablar para cuándo un centenar de flechas negras emergía de cada portal a una gran velocidad, siendo disparadas estas contra los guardias, acribillándolos y asesinándolos casi instantáneamente. "No tengo tiempo para esto..." Sin darse rodeos innecesarios, empezó a avanzar a un paso más apresurado en dirección a donde sabía, estaba el jefe de aquella mafia junto a obviamente, sus mejores guardias. A medida que los guardias comunes y corrientes aparecían frente a él, Nero no les daba ya ni tiempo a hablar antes de acribillarlos con sus flechas de oscuridad. No tenía paciencia, quería acabar con este trabajo cuanto antes y ya.
 
Luego de tan solo unos instantes dejando un rastro de guardias armados a sus espaldas, fue que llegó a una gran puerta. Sentía a la perfección que detrás de esa puerta había un total de... ¿13 Personas? "Esto será más fácil de lo que pensé" Se dijo a si mismo con cierto aburrimiento, antes de abrir la puerta de una patada - ¡¿Quién rayos eres?! - Dijo un poco alertado el muy obvio jefe, quien yacía en el fondo de la sala, sentado en un muy cómodo sillón junto a una gran mesa - ¡HABLA AHORA O TE CONVIERTO EN QUESO! – Inmediatamente, todos los guardias pasaron a apuntarle con sus armas de fuego - Verás... - Hablaba el chico, totalmente calmado y bajando la vista con ambas manos en la cadera, para luego alzar la vista, dando calmados pasos hacia adelante – Yo, soy un sicario. Y me pagaron muy bien por traer tu cabeza y la de todos tus "Amigos", así que.... - Se encogió de hombros – Lo siento. Pégate un tiro en la cabeza y así te aseguras de hacer esto corto – Un silencio abrumador reinó en la sala. Obviamente, nadie le creía e incluso unas risas se pudieron escuchar provenientes de los escépticos guardias, quienes simplemente no creían que un simple niño como el fuera a hacer algo como eso - Sáquenlo de mi vista y denle una lección, estoy ocupado para jugar con el crío - Dijo el hombre enfadado por la pérdida de tiempo y sentándose de vuelta en su silla, haciendo un ademan con la mano para que un par de hombres se acercaran a Nero.  
 
- ... Je
 
Un sonido extraño hizo que el jefe alzara la mirada de vuelta y se encontrara con que los dos guardias que habían ido a sacar a Nero del edificio, se quedaron simplemente parados y estáticos enfrente suyo, sin entender por qué. Pero pudo entenderlo...cuando vio que los hombres perdían el equilibrio y caían de espaldas en un charco de sangre, viendo, además, al niño ese con dos barras hechas de aparentemente un metal totalmente negro, salvo por la sangre que las envolvía - … ¿Comenzamos? - ¡MATENLO! - Como era de esperar, los hombres alzaron sus armas y empezaron a disparar. Con una sonrisa siniestra en el rostro, el chico soltó la barra negra de su mano derecha, materializando en ella un escudo de oscuridad con el que recibía cada una de las balas, a la par que corría contra el guardia más cercano. Cuando lo tuvo cerca, arrojó el escudo como si fuese un boomerang (Causando que este fuese en dirección a varios guardias a la vez, interrumpiendo el fuego al intentar evadirlo) y luego se abalanzó sobre el guardia, perforando con la barra negra por su pecho y causando que la misma saliera por su espalda. Inmediatamente se volteó para usarlo a él como escudo, recibiendo ahora ese cuerpo cada bala enviada por sus compañeros. "9 Guardias...". Sujetando la barra negra que atravesaba su cadáver-escudo, empezó a avanzar contra los guardias mientras generaba ahora en su mano izquierda, una espada corta del mismo material. En el instante que los disparos cesaron para recargar, con fuerza, Nero arrojó el cadáver contra unos guardias lejanos para derribarlos y distraerlos, mientras él se abalanzaba ahora contra los dos que tenía enfrente. El primero intentó taclearlo, más fue fácilmente detenido de un corte a la garganta. "8...". Al que estaba cerca suyo, fue tan solo derribarlo de una patada en la rodilla para, una vez en el suelo, pisar su cráneo con tanta fuerza que este reventó. "7...". Al ver que unos hombres ya tenían las armas listas, el chico corrió hacia ellos al mismo tiempo que sus enemigos levantaban sus armas, sin embargo...a medio camino, lanzó con fuerza y precisión tanto la espada como la barra, causando que ambos atravesaran las cabezas de dos de los tres sujetos "6...5...". Para cuando el sujeto logró apuntarle con el arma, Nero ya estaba frente a él. Apartó el cañón en el instante justo que disparó, para luego, llevar su mano contra la garganta del enemigo y, de un fuerte jalón, arrancándola, dejando salir un torrente de sangre de aquel cadáver que ahora cayó al suelo con la espalda contra la pared. "4...". Al escuchar el sonido de las demás armas cargarse, se agachó de inmediato a sujetar la pistola del cadáver y saltó a su costado, rodando por el suelo a medida que las balas chocaban contra la pared, así continuó corriendo hasta que llegó el instante donde las balas se agotaron. Inmediatamente, se volteó y jaló 4 veces el gatillo de la pistola, apuntando a los rostros de los muy aterrados guardias. La primera bala, impactó contra el cráneo de uno. "3...". La segunda, contra el pecho de otro. "2...". La tercera, contra el pulmón izquierdo. "1...". La última, contra la mano del sujeto, lo que le obligó a soltar el arma. Nero caminaba tranquilamente ante el sobreviviente, quien gemía de dolor y en su expresión se veía un gran horror – N-no, por favor....¡M-me iré! ¡No diré nada! ¡Pe-pero por favor...! ¡No me mathg-....! - La mano de Nero, envuelta en violetas rayos de oscuridad, atravesó el pecho del hombre y salió por su espalda, llegando a levantarlo por el aire y causando, como no, un dolor abismal en el guardia – Que llorón... - Dijo indiferente antes de dejarlo caer al suelo.
 
- Bueno, ahora podemos hablar de negocios - Decía Nero mientras se acercaba al jefe de lo que una vez fue alguna mafia, quien temblaba en su silla, mirándole sin poder hablar. Nero simplemente saltó y se sentó en la mesa, mirándole tranquilamente – Este es el trato. Tú, vas a morir, no hay como cambiar eso, lo siento. Ahora, si me dices donde están estos 7 idiotas tuyos que no están aquí....bueno, puedo decir que no sufrirás mucho antes de partir - ...No diré nada Letal, ¿Eh? Honorable y todo, pero....como quieras – Se encogió de hombros – Porque...lo sabré igual ~ - No saldrás de esta habitación - Dijo el hombre con una mirada fulminante mientras múltiples pasos se escuchaban dirigiéndose hacia esa habitación - Apreté el botón de pánico. Todos los guardias de esta casa vendrán aquí, ahora - Nero suspiró, bajó la mirada y luego le miró con una sonrisa que delataba claramente que esto no era una sorpresa para él – Lose, patrón....Lo sé. Es...lo que esperaba ~.
 
...

Habían pasado ya dos días desde que terminó con toda, o mejor dicho....casi toda aquella mafia en una sola noche. Acabar a los demás guardias que el jefe llamó en el último instante no fue tarea difícil, y sacarle información mucho menos, fue cosa de encerrar el extremo consciente de su cerebro en una simple y horrible pesadilla, mientras manipulaba el lado subconsciente para que le dijese donde estaban los sujetos restantes antes de irse y dejar que la pesadilla destruyera su mente, que le hiciera creer a su cerebro que el realmente había muerte...causando como efecto que sus órganos vitales empezaran a apagarse. Lo que sabía de aquel grupo restante era que aparentemente, se les había enviado por un trabajo a un bosque lejano dentro de la ciudad de Éadrom. Ya desde hace un tiempo se habían empezado a escuchar rumores sobre las constantes desapariciones y todo ello se le fue atribuido a un posible animal peligroso, cosa que hizo pagaran a esta mafia para deshacerse de ella. Pero eso realmente no importaba mucho...o por lo menos no a Nero, a él solo le interesaba ir a buscar a los últimos sobrevivientes para terminar su tarea y nada más.

- Así que aquí es donde están... - Decía cruzado de brazos a las afueras del bosque, viendo de reojo la camioneta allí estacionada. Se acercó caminando a esta y luego de ojearla, se acercó un poco más al bosque, agachándose y palpando el césped y el barro, notando las huellas de aquellos que serían sus víctimas. O.... eso creía - 7 pares de huellas distintas...creo que los he encontrado - Sonrió para sus adentros - Y no parecen llevar más de unos minutos u horas...perfecto - Levantándose de nuevo y cubriendo de nuevo su rostro con su capucha negra, el chico empezó a adentrarse en los interiores del bosque, siguiendo gracias a sus conocimientos como cazador las huellas y rastros que los hombres habían dejado, tales como ramas rojas, pisadas, hojas aplastadas, etc....No tardó en llegar a aquella barra alambrada. Se detuvo unos segundos, mirándola y soltando un profundo suspiro - Sea lo que sean esos rumores...no tengo tiempo para lidiar con ellos.... - Y sin más, Nero dio un simple salto para llegar por encima de la reja de metal, para dar un segundo salto de esta, impulsándose hacia los árboles y logrando -Gracias a su levitación-, amortiguar la caída. A partir de ese momento, Nero empezó a concentrarse...empezaba a sentir los rastros de "Aura" que los sujetos habían dejado y que algo frescas se encontraban aún. "Me estoy acercando...". En este momento y con aquel sigilo que poseía, se ayudó para empezar a movilizarse de árbol en árbol, apoyándose además de su intangibilidad para poder cada tanto, pasar por entre algunos árboles y ramas sin necesidades de emitir ruidos innecesarios. Ya luego de haberse acercado lo suficiente aún con la altura que poseía gracias a las elevadas de los árboles, podía sentir la "Fuente" directa de aquellas auras, los cuerpos de los sujetos, pero....se encontraría con algo que no esperaba. "¿Que rayos....? ¿Porque hay.....5 muertos y.....3 vivos?" Podía sentirlo, podía sentirlo y sabía que su sentido no se equivocaba nunca, una vez funcionaba. Lo primero que llamó su atención, fue el notar que algo ya se le había adelantado y había sido el encargado de segar 5 de las vidas que él debía acabar....y lo otro.....¿Como era posible que hubieran 3 seres vivos? ¿Quién era el tercero?

Pudo notar que no era precisamente un "Aliado" de ellos cuando una vez llegó hasta una de las auras aún "Vivas", esta se empezó a agotarse. "Eso explica que esa Aura se sienta....distinta" Pensaba, a medida que seguía con la mirada la dirección de ahora las dos únicas auras latentes de vida "Debe ser...la cosa. Los está....¿Cazando?" Arqueó su ceja. "Esto puede ser.....interesante". Sin dudarlo, empezó a moverse de nuevo saltando de árbol en árbol, abusando de su intangibilidad para avanzar más rápido y con menos obstáculos. De hecho, tan solo se tangibilizaba para el instante en el que su pie chocaba contra la rama, dándole un nuevo impulso para seguir moviéndose. Era obvio suponer lo que pasaba. El aura que aparentaba ser el animal perseguía ahora al último sobreviviente, mientras este se devolvía por el camino que lo llevaba contra la reja metálica. Intentaba escapar, sin embargo, se detuvo y no pareció seguir corriendo luego de cierto punto...¿Habrá caído en alguna especie de trampa? Porque por más que el animal estuviera cerca, este aún no había llegado. De hecho, Nero llegó unos instantes antes que la criatura, gracias al camino recortado que tenía producto de su intangibilidad. "¿Ja....? ¿Herido?" Pensó divertido al ver lo patético que resultaba aquel humano, incapaz de escalar por una aparente herida. Nero veía atentamente, sintiendo como la criatura se acercaba. El chico materializó un arco hecho de una aparente energía violeta en la palma de su mano, estirando su brazo en dirección a donde saldría la criatura y tensando la cuerda, preparando una flecha violeta hecha de oscuridad. "Veamos que eres.....". Bastante fue su sorpresa al ver una araña gigante emerger de entre los árboles, quedando con los ojos bien abiertos y una vez logró procesarlo, una sonrisa y una leve risa se escuchó provenir de su ser. "No lo creo...¿Así que los rumores del monstruo del bosque eran reales? Esto es....asombroso" La oportunidad de ver a un ser tan...peligroso, suelto por el bosque, no era de demasiado común. Y viendo toda la fama que ha ganado en tan poco tiempo....podría...resultar útil. ¿No?


Un muy breve sonido similar a un silbido fue la única advertencia que hubo antes de que la flecha que surcaba por el aire impactara de golpe contra el hombro del pobre hombre, empujándolo contra las rejas de metal. No le dio tiempo a gritar, antes de que si quiera eso pudiera hacer, otras dos flechas surcaron el aire e impactaron de lleno, la primera en su estómago, y la segunda en su cráneo, una muerte casi inmediata - Vaya vaya vaya...Así que eres tú quien ha estado divirtiéndose por el bosque últimamente...- Su voz resonaba por el bosque, causando un eco que daba la impresión de provenir de múltiples lados a la vez. Más no mantuvo mucho esa fachada y más pronto que tarde, se pudo escuchar el golpe de su cuerpo caer al suelo desde las alturas, flectando las piernas para amortiguar la caída. Cayó con una rodilla flectada y otra con el suelo, la mirada en el suelo y los dos brazos estirados a los lados - ¿No es... así? - Dijo en un tono prepotente, elevando su mirada hacia la araña y sonriendo maliciosamente, mientras el arco en su mano derecha empezaba a desvanecerse.


You will always have a place in my heart:
Foquita <3
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
17822
Reputación :
0
Mensajes :
58

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Human Flesh -Privado Nero-

Mensaje por Aranea el Dom Sep 17, 2017 11:26 am

Podía sentir cada segundo y pálpito el sabor de la victoria al tener la última presa que satisfaga aquella necesidad de jugar con él el tiempo que le plazca, nada le gustaba más paralizarlo, envolverlo y luego en su nido disfrutar del arrancarle la piel y comerlo mientras esté vivo, no tuvo mucho tiempo con los demás, al ser demasiados apenas pudo gozar de dos que dieron pelea, los dos primeros fue culpa de la eficacia y la rapidez de su contraparte humanoide, el otro que se había acercado a la entrada fue mero accidente que su cabeza se estrellara, tampoco nunca admitiría que gracias a ese error se salvó de las balas que luego arremetieron y despedazaron a su adorada presa. El tiempo le jugó en contra mientras se regocijaba en aquellos desesperados gritos y suplicas humanas, pues sus patas delanteras volvieron a posarse en el suelo producto de la sorpresa a contemplar que el humano había terminado de gritar y se había apenas desplazado atrás junto con las rejas que se sacudieron al impacto, ahora solo una ligera agonía escapaba de sus labios, el sufrimiento del humano se había intensificado ya no pudiendo soportar el conjunto de emociones, escupió sangre junto con una corta toz ya no pudiendo gritar ¿Qué ocurría? Le tomó algunos segundos notar que una extraña varilla oscura había dado derecho a su hombro, la sangre brotando directamente de aquella zona mientras su dolor había adormecido por completo el brazo afectado, intentó con la mano sana posarse sobre la herida y apartar aquella varilla (la flecha) pero el daño que había provocado la araña a sus manos le era imposible utilizarlas, la carne estaba completamente expuesta y ardía al intentar moverla o siquiera apoyarla, le fue imposible retirarla, más seguro conocía que no importase que era: Estaba muerto. La viuda no pudo evitar chillar por lo bajo con un tono dudoso y confuso, mientras torcía el rostro de lado a lado con esa expresión intentando comprender que ocurría, la sorpresa hizo que apenas retrocediera con un pequeño sobresalto al ver que de nuevo dos varillas “mágicamente” aparecían de la nada perforando el cuerpo una vez más ante el cual la presa ya no emitía ningún sonido alguno, ahora iniciando una fuga en el cuerpo desde la frente y el estómago, sintiendo ya aquel olor a la sangre más intenso, las manchas de la tela expandían la zona atacada y las gotas carmines bañaban aquel rostro, como un exótico perfume invadía aquella zona: A muerte y sangre tibia…

No podía descifrarlo por su pequeña cabecilla animal, solo prestaba con suma atención el curioso cuerpo humano que perecía pero sin necesidad de que ella lo tocase, todo por esas varillas que aparecieron de la nada, justo frente a ella, lo que si suponía ahora era que lo que sería su festín de juego estaba muerto, identificando el estado del cuerpo inerte comenzó a temblar eufórica mientras gruñía con aquel intermitente agudo sonido que provocaban el frotar de sus encimas mientras la saliva y la sangre escapaban de la mandíbula debido a la gran rabieta caprichosa -¡ ﺐ ﺑ ﺒ ﺓ !-(¡Muévete!) exigía con aquel chillido mientras golpeaba dos veces las patas delanteras contra el suelo, perforando la tierra dejando sus finas huellas. Luego apreció que hace poco había escuchado el cantar de un ave, aquel poco peculiar sonido que nació en las sombras del bosque, entre los árboles, no podía tener “imaginación” para no suponer rápidamente que no era otra cosa, era un condenado pájaro y fin, pero la vibración de la tierra refutó aquella teoría dándole otra agradable (o no tanto) sorpresa, confirmando que había dejado por accidente una presa viva ¿Quizás? Al contemplar a otro humano de rostro pálido y ropas oscuras le llamó poderosamente la atención una de las pocas asociaciones que pudo llegar a atravesársele por la mente, no llevaba los juguetes brillantes y metálicos que el resto, además no pudo sentirlo seguro porque el muy maldito fue meticuloso de no tocar la tierra para ser detectado, una completa ofensa a los instintos de la viuda rubí, que ahora miraba a su presa y al joven ladeando constantemente en vaivén para vincular el por qué estaba allí, aquellas varillas pudo identificarlas gracias a su color junto con el extraño objeto que este llevaba en la mano, desvanecerse más dejando aquel adejo en el aire que confirmaba algún tipo de artefacto que llevaban los humanos… Aunque las armas de fuego no se desvanecían de esa forma (No se desvanecen en realidad).

Llevó unos segundos mientras el contrario hablaba, pero para la araña no era relevante su aparición, si no descubrir juzgando por los extraños objetos que había encontrado al responsable que su comida no se mueva, lo había asimilado, lo había resumido y más allá de su primitivo instinto sea cual sea la respuesta significaría arrasarlo, después de todo ¿Qué importaba? Era carne en su territorio -ﺤ …- (Tu…) gruñó mientras su cuerpo temblaba pero no por pánico, más cada vez incrementaba aquel temblequeo dando a notarlo por su tórax con aquella gran retaguardia que por el peso se notaba esa potente vibración mientras de apoco flexionaba sus ocho extremidades, preparándose únicamente para dar un gran grito contra el contrario mientras las articulaciones hacían aquel peculiar y asqueroso sonido al destensarse y enderezarse -¡ ﺓ ﺔ ﺕ ﺤ ﺥ ﺨ ﺬ ﺅ!-(¡Me robaste SU aliento!) pero en lugar de hacerse cargo de aquel albino corrió hasta la posición del cadáver sin dudarlo, solo para con sus fuertes colmillos apretar la mitad del rostro del humano tomando especialmente la zona de las orejas y los ojos, presionando con fuerza mientras ahora su piel se desfiguraba gracias a los restantes ácidos de la saliva arácnida, partiendo el cráneo como si fuera una nuez en el cascanueces, crujiendo asquerosamente por dentro mientras ahora las tripas escapaban en cuanto ahora es escuchaba el restante aire escapar por los ojos que cuales viscosidades escapaban junto con aquellos restos rosados y la excesiva cantidad de sangre, un gran jalón para terminar de partirlo a la mitad mientras la fuente carmín ahora brotaba bañando por completo al cadáver y salpicaba el rostro de la arácnida, terminando de desfigurarlo por completo y devorando de un bocado la parte de arriba que retiró gracias a sus poderosas mandíbulas, solo se dispuso a atragantarse mientras masticaba y trituraba deprisa aquellos restos de la cabeza humana, debía de aprovechar que el jugo estaba aún tibio para tener esa falsa satisfacción de vencer sobre su último aperitivo, quizás le había quitado la vida pero algo se iba a llevar y sería la mejor parte… Una vez que hizo desaparecer todo por completo salvo el cuello y el resto del cuerpo,  la arácnida volteó hacia el intruso que interrumpió la parte culmine de su divertida cacería, el broche de oro -ﺈ ﺉ ﺊ ﺋ ﺌ -(Estaba frío…) se quejó más sin la necesidad de forzar sus cuerdas vocales, sabía que lo estaba oyendo a la perfección desde esa distancia.

-ﺍ ﺎ ﺏﺘ ﺙ ﺜ ﺝ ﺠ ﺡ ﺢ ﺐ ﺑ- (Te metiste con MI presa) el ser olvidaba que no podía entenderle, que su idioma no era el de aquellos humanos, su naturaleza era radicalmente distinta… ¿Pero que importaba? Solo bastó tomar con sus mandíbulas el hombro del cadáver y con suma fuerza arrojarlo en la posición que se hallaba el nuevo adversario, mientras la amplia gotera sangrienta se esparcía por el suelo dejando un gran camino de manchas y charcos todo a su paso, el ser arrojado implicaba que el desangre era inevitablemente asqueroso y se esparciera después de todo, antes que el cuerpo logre impactar en la zona escogida, la araña se acercaba con prisa para poder tener una posición sobre la zona que se encontraba el objetivo, comenzó a escupir repetidamente unos bolos de la pegajosa tela por su boca, disparándolo ahora como si imitara aquellas armas de fuego dispararle con furia emitiendo aquel seco sonido, afectando todo alrededor de la zona donde se ubicaba el contrario con el objetivo de llegar a darle no importase en que parte, los bolos blancos al impactar sobre la superficie se expandían y adherían de inmediato cualquier roca contra la superficie, eran pequeños pero muy efectivos a la hora de capturar a una presa, si llegaba a tener contacto con la piel no era algo tóxico, era algo sumamente pegajoso y muy difícil de quitarse fácil, además de que muchas veces instintivamente los humanos intentarían tomarlo lo que provocaría automáticamente que su mano se adhiriera a la zona quedando imposibilitado, sin contar que si tenían la desgracia de tocar alguna estructura la magia de la tela haría que se pegaran también contra el lugar dado. Daba motivo para que el contrario pudiera esquivar el cuerpo pero luego debería intentar. La araña durante estos disparos debía levantar el mentón y apuntar sin control ni puntería mientras  aceleraba el paso, ladeando la cabeza para abarcar mas zona de tiro, daba oportunidad a que el contrario pudiera evadir el cadáver más si aún estaba allí debería de esquivar los rápidos bolos y ser lo suficiente listo como para no tocarlos o pisarlos.


"No importa cuantas veces la lluvia se lleve tu tela, solo vuelve a tejerla"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear (?
ﺘ ﺙ ﺜ ﺝ ﺠ ﺡ ﺢ ﺤ ﺥ ﺨ ﺬ ﺅ ﺆ ﺇ ﺈ ﺉ ﺊ ﺋ ﺌ ﺍ ﺎ ﺏ ﺐ ﺑ ﺒ ﺓ ﺔ ﺕ


~I will not be forgotten
I've got the scars to prove it
Only the strong survive!
I'm not afraid of dying
I've never favored weakness~


Arañita:
 
avatar

Dromes :
200
Reputación :
2
Mensajes :
81

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Human Flesh -Privado Nero-

Mensaje por Nero el Mar Sep 26, 2017 8:23 pm

Ladeó la cabeza con un poco de confusión, una vez vio como aquella criatura pareció soltar un alarido luego de que aquel ser humano delante suyo fuera asesinado por sus propias flechas. No lo entendía. ¿A caso la araña gigante no quería matarlo? ¿Podría ser quizá una criatura consciente o más bien...semiconsciente, que realmente no quería acabar con esa vida? No, era muy poco probable, por como se había encargado de todos y cada una de las demás víctimas cuyos cadáveres deberían de encontrarse repartidos por los alrededores del bosque lleno de telarañas y el cual Nero no se daría la molestia de revisar, era claro que aquella bestia no buscaba más que eso: Matar. ¿Por qué entonces, la insistencia por no querer aceptar la muerte de ese mero desecho humano? Más ruidos se podían escuchar de aquella gigantesca araña quien pareció empezar a agitar de arriba abajo a aquel hombre que ahora no es más que un cadáver. "¿Qué acaso lo está revolviendo o algo parecido...?" Se decía así mismo confundido y sin explicación alguna para lo que veía. La cabeza de Nero le retumbaba....Era raro, tenía un extraño presentimiento al respecto con aquella criatura, pero al mismo tiempo...fascinante.

El chico arqueó una ceja con su mirada fija en aquel extraño ser una vez se molestó en voltearse a verle – Hasta que te percatas de mi presencia - Murmuró en un tono ligeramente jocoso y con esa socarrona sonrisa que cruzaba su rostro con el ceño ligeramente fruncido. En aquellos instantes donde la vista del albino se cruzó con la de la arácnida, al igual que la criatura, permaneció en una total inmovilidad y completamente silencioso, esperando que fuese su contraria quien diera el primer paso. ¿Intentaría atacarlo? ¿Lo ignoraría y seguiría por su camino? Por más que en un inicio no hiciera mucho, no podía sospechar más de la primera opción. Así, esperó a escuchar aquel breve sonido indescifrable para él, acompañado de un especie de vibrar en la gigantesca araña - … ¿Hablo ahora con un animal o...con una persona? - Preguntó con un tono ligeramente más serio, aunque sin la esperanza total de poder llegar a recibir una respuesta. Y más o menos, lo único que tuvo como respuesta, aunque no tenía idea de si tenía relación alguna con la pregunta que había soltado....fueron extraños movimientos por parte del animal, acompañados de un sonido mucho más fuerte que el anterior, el cual llegaba a parecer un grito. No había que ser un genio para interpretar esa pequeña escena. Racional o no.... - … Creo que te he molestado … - Dijo volviendo a dibujar esa pequeña sonrisa en su rostro a medida que estiraba sus piernas, parándose en su misma posición, totalmente alerta de los más mínimos movimientos que la criatura tuviera, lo último que quería era que por un simple descuido esa cosa le saltara encima y....no, si una araña miniatura podía resultar fatal con una mordida, no quería ni imaginar lo que podría hacer una que llegaba a pesar más que él mismo parado en su escritorio.

Abrió un poco los ojos de la repentina sorpresa al ver como la criatura fue directo a arrancar parte de la cara del sujeto que Nero había asesinado. Veía aquel espectáculo de huesos rotos, viscosidades y sangre a montón con cierto asco que no se molestaba en mostrar, permaneciendo simplemente allí, inmóvil y viendo al animal terminar lo que sería su pequeño festín. Más, viendo aquella escena, fue que todo empezaba a cuadrar "Oh, ya veo....Tal parece que los gatos no son los únicos a los que les gusta jugar con su comida". Tenía sentido, o eso quería creer. ¿Qué clase de criatura sería? Por más razas que hubiera visto, por lo menos él no se había encontrado con arañas de ese tipo. Sin dudas era una especie fascinante y como no, de la cual podría sacar provecho para sí mismo, si es que se las ingeniaba porque mucha cooperación no se esperaría de una criatura como esta...Primero tendría que averiguar si absolutamente cada centímetro de su ser estaba consumido por su lado animal, o simplemente y como un vampiro o un Lycan, se podía dejar llevar. Como sea, la mejor forma para averiguar este tipo de cosas era sin dudas...por las malas.

Suspiró en señal de aburrimiento y con una mano posada sobre su cintura a modo de jarra en lo que la araña terminaba de dejar aquel cuerpo totalmente irreconocible y tan deformado como si se tratara de simple plastilina - ¿Uhm...? - Pudo ver como un trozo del cuerpo de aquel hombre fue lanzado en su dirección. Instantánea e intuitivamente, Nero no tuvo que pensar y su cuerpo prácticamente actuó por si solo producto de sus reflejos, generando una negra barra de oscuridad en la palma de su mano derecha y llevándola diagonalmente de abajo hacia arriba por justo enfrente suyo, interceptando al instante aquella parte del hombre y desviándola a otro lado. "Definitivamente está enfadada" Comentó mientras estiraba los dedos de su mano izquierda para crear una segunda barra negra en la misma, tomando ambas por la parte de abajo – Tal parece que esto no podrá resultar siento pacífico, ¿Eh? - Decía sarcásticamente mientras flectaba sus piernas, echando su pie hacia atrás e inclinando un poco el cuerpo hacia enfrente para, tan rápido como pudo, salir corriendo en dirección a la araña, buscando ese inevitable choque. Una sonrisa confiada se dibujaba en su rostro a cada paso que daba, sintiendo aquella emoción de enfrentar una criatura totalmente desconocida. Si veía que aquella criatura realmente valía la pena....nah, no la dejaría escapar, se encargaría de que le fuese de utilidad.

A medida que corría, pudo distinguir como la araña empezó a disparar de su boca una extraña sustancia, con la cual estaría bien si no descubría que rayos era lo que hacía. Girando o cambiando de dirección, lograba evitar las primeras bolas de sustancia blanquesina que eran lanzadas en su dirección, más no era suficiente. A medida que corría, una de aquellas cosas iba a dar directo con el, por lo que interpuso una de sus barras negras en el camino y, como no, luego estiró el brazo hacia una dirección con la intención de que esa cosa se resbalara y saliera de la barra, pero... "¿Qué rayos?" Pensó mirando de reojo la barra negra cuando no notó un cambio del peso, porque tal como creía, aquella cosa no se había desprendido de su barra. "Joder...". Demasiado tiempo pensando. Cuando se percató, ya tenía otras 3 bolas que iban directo a su cuerpo, tuvo que dar un salto atrás para ganar unos pocos segundos y alcanzar a cubrirse, colocando ambas barras negras a modo de cruz enfrente suyo. La barra en su mano derecha, terminó con un total de 3 bolas pegadas mientras que la de su mano izquierda, con una. Definitivamente, tendría esta situación bastante difícil.

Miraba tan rápido como podía en todas direcciones mientras retrocedía, evadiendo aquellas cosas blanquecinas que sin dudas le ocasionarían una gran desventaja si llegaran a alcanzarlo. "Maldición, piensa, piensa, piens-...lo tengo".  De nueva cuenta, una sonrisa arrogante se formó en su rostro. De golpe, apoyó su pie con fuerza en el suelo, causando qué de golpe, dejara de retroceder y así, se impulsó corriendo derecho contra la araña, ya sin mucha preocupación en evitar esas cosas. Recibió con las barras negras las dos siguientes bolas blancas que fueran en su dirección, para luego dejar caer las mismas al suelo, debido a que el peso extra que tenían por tantas de esas cosas las volvían una desventaja. Cuando notó que ya se acercaba otra oleada de esas cosas.... alzó la palma de su mano derecha hacia enfrente, mientras alzaba la palma de su mano izquierda hacia su costado. De golpe y cuando vio que las esferas ya estaban lo suficientemente cerca, estiró de golpe su brazo derecha, dejando fluir su poder oscuro y creando una "Fuerza Oscura", que "Empujaría" las esferas, desviándolas, como si un campo de fuerza hubiera sido creado delante suyo - … Je – Hizo una seña con los dedos de su mano izquierda apuntando en esa otra dirección y, los restos del cadáver del cual esta cosa se había alimentado, fueron levantados por una fuerza idéntica a la que lo defendió hace pocos segundos. Dicha fuerza movió el cadáver justo enfrente de Nero, funcionando este como un escudo que recibía el impacto de las esferas, siendo totalmente indiferente para Nero cuantos llegaran - ¡Necesitarás más que eso para devorarme! - Soltó entre risas a medida que se acercaba.

Una vez estuvo lo suficientemente cerca, utilizó aquella "Fuerza" oscura que impulsaba el cadáver enfrente suyo, para lanzarla contra la criatura y pasando a arrojar también los propios restos al cadáver para que dicho golpe sirviera como distracción, intentando desconcertarla tan solo un par de segundos, mientras que con la "Segunda" fuerza simultanea que llevaba activa, la dirigió justo por debajo de sus pies, causando que el siguiente salto que diera llegara a posicionarlo unos metros por el aire, encima de la criatura. Estando en el aire, caía en dirección a la araña, alzando ambas manos al cielo y generando en cada cual, una espada negra hecha también de oscuridad – Racional o no..... - Una vez cayó encima de lo que sería su cefalotorax, dirigió ambas espadas con fuerza hacia la criatura, con la intención de encajarlas - ¡TÚ VIENES CONMIGO!

Poder utilizado:
•Siniester Force:
El usuario exterioriza su energía oscura a su alrededor (En un radio de 20 metros), canalizando dicha energía sobre un punto en específico y así, generar una "Fuerza", fuerza la cual es capaz de sujetar algo, arrastrar, empujar, apretar, funcionando en sí como una "Mano" a distancia. Aquella fuerza que genera es igual a la propia fuerza del usuario aumentada en un 35% y la misma puede dividirse en un máximo de 10 fuerzas distintas (Todas con las mismas propiedades que la fuerza original aunque con mucho menos poder), con la única diferencia de poder mover cada una un objeto diferente al mismo tiempo (Ej: Cada fuerza puede levantar/arrastrar/empujar/apretar una canica distinta). El número de turnos que esta técnica puede ser usada es de hasta 2 turnos, seguido de 3 turnos de recarga. Las debilidades de esta técnica son que cada vez que la fuerza original se divida, causará que cada división posea tan solo un porcentaje equitativo de la fuerza original (Ej: De dividirse en 2, cada fuerza poseerá 1/2 de la fuerza original (Y por ende, más débil que la fuerza común y corriente de Nero). De dividirse en 10, cada fuerza poseerá 1/10 de la fuerza original) y qué además de que el ataque pueda ser considerado predecible (Debido a que tiene que apuntar con alguna parte de su cuerpo hacia donde va la fuerza, generalmente con la mano completa, los pies o los dedos de las manos), el mismo se corta de golpe y entra en enfriamiento de hacer recibir Nero un golpe directo que lo desoriente. En tramas, el rango máximo del poder será de hasta 500 metros de diametro, además de poder exagerar los turnos y la fuerza del poder.


You will always have a place in my heart:
Foquita <3
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
17822
Reputación :
0
Mensajes :
58

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Human Flesh -Privado Nero-

Mensaje por Aranea el Miér Sep 27, 2017 9:27 pm

Sus glándulas no detenían el trabajo generado en su paladar de segregar cuanto pudiera aquella sustancia, expulsarla cual bolo mientras frecuentaba el ritmo e incrementaba la velocidad, podía presentir que la nueva presa era más rápida y ágil que las pobres escorias con las que se había divertido, su principal diferencia era que no usaban aquellos tribales y sucios juguetes de fuego a diferencia del último, su cuello iba de lado a lado intentando interceptarlo con los escupitajos, su tamaño aparentemente podía resultar una gran ventaja de visión más por el volumen y su peculiar anatomía que presentaba el cuerpo segmentado su cabeza debía de privarse de la puntería al mantenerla en alto, si bien su visión no era su única ventaja ya que las vibraciones y las palpitaciones del suelo lograba darle su ubicación, si bien sus movimientos no eran comprendidos podía estar segura que sus pasos se alejaban lentamente por la continuidad del ataque, incentivaba a la arácnida a avanzar lentamente hacia adelante ganando acortar la distancia y ganando terreno, en estos momentos si la viuda tuviera una voz interna estaría mofándose y saboreando que el contrario al parecer perdía el control de la situación cediendo ante la tela, la viuda solo estaba esperando un error o desliz para cómo cual mosca lograr atraparlo y enrollarlo, sus presas hiperactivas normalmente solían gustarle más, eran los que más peleaban durante el desmembramiento…

Más la imaginación era muy poco alusiva en estos momentos ya que a pesar de “estar ganando” según su parecer, tuvo que detenerse por unos pocos segundos para retomar aire y dar espacio a que los fluidos se regeneren, si aceleraba mucho el hilo pronto no podría escupir con el mismo efecto o fuerza, esa pausa le bastó para volver a divisar a su objetivo, entablar de nuevo el contacto visual… Tal parece que había fallado o la pequeña “mosca” ya que había encontrado la forma de lograr desviar sus ataques y frenar los disparos, las extrañas armas que tenía en su poder le estaban dando una gran ventaja, con sus varios ojos podía apreciar que aquel atuendo no tenía ni una sola partícula blanca en el traje y todos se encontraban amontonados en aquellas extremidades incomprensibles para la criatura, más solo esto ocasionó una reacción negativa en ella, otro fuerte chillido amenazante tras una clase de “graznido” similar al de un cuervo, aparentemente su risa la cual hace rato no expresaba -ﺘ ﺙ ﺜ ﺝ ﺠ ﺡ ﺢ ﺤ ﺥ ﺨ ﺬ ﺅ ﺆ ﺇ!- (Eso no te salvara por mucho, Já!) abrió una vez más sus fauces para comenzar con la segunda carga, levantando la vista para que nuevamente sus glándulas produjeran nuevamente aquella tela, esta vez pudo retomar un buen impulso y mantener la velocidad que había logrado a la mitad de la primer secuencia.

Una vez más el contrario retomaba la ventaja, sentía como la tierra temblaba ante la cercanía lo cual la araña se vio obligada retroceder por su seguridad mientras sus disparos ahora se entorpecían ya que estaba agachando la cabeza para ver que estaba efectuando el que pretendía capturar, en cuanto cesó sus ataques pudo divisar que 3 bolos volvían cual reflejo a ella, bastó con expulsar un pequeño chorro de ácido para consumirlas antes que la tocasen mientras no detenía su retroceso lento del paso a paso de sus finas extremidades, una vez que se concentró en aquellas esferas perdió de vista su objetivo, atacando y deteniendo los restos de la carne deshecha que se despedazaba en al aire y escurría sangre en el camino, la arácnida instintivamente lo capturó con sus colmillos al ver que se acercaba, quizás por momentos el instinto la traiciono al apresar lo primero que se topara a su vista, más vaya sorpresa: Sus fauces fueron obstruidas por su misma tela que poseía el señuelo, comenzó a sacudir la cabeza intentando que se suelte entre chillidos apagados y obstruidos por la boca ocupada, volvió a abusar más de aquel ácido para terminar de consumir los tejidos y el cadáver mismo logrando que se desprendiera de una vez, deshaciéndose más algunas partes de piel y carne quemada quedaron adheridas al contorno de sus largos colmillos, tonta distracción había captado su atención ya que cuando comenzó a ladear el rostro de lado a lado al son de sus quejidos furiosos no divisó a contrario, lo había perdido de vista - ﺊ ﺋ ﺌ ﺍ ﺎ ﺏ ﺐ ﺑ ﺒ - (Sucia escoria) y la voz ajena delató la posición más temida, en el aire justo sobre ella, sus ojos se posaron sobre él recuperar la atención sobre la mosca, pero en cuanto levantó la vista ya era tarde, sintió como unas pisadas empujaron su cuerpo obligándola a agacharse precipitadamente mientras emitía un grito a causa del impacto, si bien su Wapen era resistente podía sentir como su organismo interno se sacudía (Susceptible ya de no poseer un esqueleto) y su peso ligero la obligaba a sumirse ante aquella sucia criatura, más otro grito del contrario solo alimentaba el cólera de la criatura que no dudó en comenzar a levantar su gran abdomen y tratar de unirlo con su cabeza, contrayendo el cuerpo mientras flexionaba la articulación de las extremidades y comenzaban a sacudir el cuerpo abruptamente, agitándolo de arriba hacia abajo y lado a lado mientras el abdomen y la cabeza trataban de evitar que la golpeasen chocando con el cuerpo ajeno para que se bajara - ¡¡ﺓ ﺔ ﺕ- ﺓ ﺔ ﺕ - ﺓ ﺔ ﺕ!!-(¡¡Bájate – Bájate – Bájate!!) odiaba que la tocasen, mucho más despreciaba el tener un horrible mamífero pisándola como si se tratase de una vulgar montura, más eso era la desventaja cuando enfrentaba a criaturas más pequeñas que ella y “voladoras” (Si salta ya cree que vuelan) podían ubicarse en posiciones difíciles de capturar cuando se escabullen, a causa del movimiento su éxito se vio reducido, la inercia de su cuerpo en continuo movimiento y los choques a las piernas contrarias (exigiendo las articulaciones de su cuerpo lo cual traerían consecuencias ya que el Wapen era exigido) solo logró sentir como uno de los dos objetos punzante (rechazando uno) penetraba la coraza oscura de su exoesqueleto, la sangre bordó brotaba de esa nueva cavidad, cálida, pegajosa y espesa que hacía que la araña emitiese un alarido de agonía y dolor, enviolentada y cegada por el daño no dudo en reaccionar, esperando que el contrario seguirá insistiendo en intentar penetrarla, apostando a que su exoesqueleto resistiría.

Corrió deprisa en dirección al frondoso bosque, justo al límite del falso camino fue de frente y luego ladeó el cuerpo para aplastar o capturar al insecto que estaba arriba contra el árbol y comenzar a frotarse de arriba abajo, sintiendo como aquella arma abría la herida más la furia sellaba más su falta de conciencia por el nuevo estado de su cuerpo y obligaba al cuerpo a seguir reaccionando, hasta que dé su último aliento no iba a permitir que un asqueroso ser la volviera a lastimar, sin dudarlo comenzó a su vez a expulsar un largo hilo al aire justo sobre ellos con la intención de capturarlo si intentaba saltar, jalándolo hacia abajo con la intensión que no se alejara de ella (si era que intentara escapar), luego levantó la cabeza y sin pensarlo sus colmillos se retrajeron expulsando sobre ellos su más aclamado “Veneno Exozia” una fina lluvia dorada furiosa que recubrió 15 metros a su alrededor, aquella fina lluvia contenía un desagradable olor potenciando y asimilando al de su aliento arácnido, el olor a descomposición, podredumbre y muerte, las hojas de los arboles comenzaron a desprender un leve vapor mientras las hojas de deshacían causa a esta, más también las telas ya que todo lo procedente de la arácnida siempre se le afectaría, por desgracia sentía que su mandíbula ardía ya que esto ocasionaba un síntoma particular en ella pero compartiría gustosa los síntomas causante de su mismo veneno, no iba a permitir que ese maldito saliera ileso después del daño y dolor que le causó, estaba acostumbrada desde hace milenios en su memoria genética a llevar ese veneno encima, daño sufriría pero se aseguraría que fuera a ambos.

Veneno de Exozia”:
“Una lluvia que induce a la demencia y al dolor” Expulsa de sus colmillos un roció de toxinas incolora, una vez entre en las vías respiratorias, ojos o cualquier orificio de su enemigo actuando lentamente. Este veneno atraviesa 3 síntomas lentos: Oscurece la visión irritando la vista, lentamente revienta los vasos sanguíneos desde las vías respiratorias hasta por dentro del cuerpo ocasionando un síntoma febril, una vez sangrante empieza con un ardor seguido de un potencial daño a largo plazo en el rostro.
Efecto: Visión oscura y Veneno.
Duración: 3 posts
Recarga: 10 posts
Daño: 45% total al terminar el efecto (15% cada post)
Rango: 15 metros
-Contra: Ella es afectada, al ser una lluvia donde ella debe elevar la cabeza parte del rocío la toca, la mitad del daño reducido más comparte los síntomas con la víctima. La mitad de daño, visibilidad nublosa, síntoma febril, boca dañada. En caso de evitarse estar dentro del rango de la lluvia el enemigo no será afectado.


"No importa cuantas veces la lluvia se lleve tu tela, solo vuelve a tejerla"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear (?
ﺘ ﺙ ﺜ ﺝ ﺠ ﺡ ﺢ ﺤ ﺥ ﺨ ﺬ ﺅ ﺆ ﺇ ﺈ ﺉ ﺊ ﺋ ﺌ ﺍ ﺎ ﺏ ﺐ ﺑ ﺒ ﺓ ﺔ ﺕ


~I will not be forgotten
I've got the scars to prove it
Only the strong survive!
I'm not afraid of dying
I've never favored weakness~


Arañita:
 
avatar

Dromes :
200
Reputación :
2
Mensajes :
81

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Human Flesh -Privado Nero-

Mensaje por Nero el Sáb Sep 30, 2017 8:35 pm

El instante en el que su cuerpo cayó justo encima de la arácnida, lo desconcertó unos instantes y casi hizo que perdiera el equilibrio a la par que el cuerpo de su contraria se sacudía por su caída. No estaba acostumbrado a pelear contra criaturas de esta índole, tenía procesado qué en casi todos sus encuentros con criaturas gigantes o similares, estas se mantuvieran firmes incluso cuando uno se las arreglaba para subírsele encima. Tenía sentido que esta vez la cosa fuera así, al ser esta una araña gigante, era de suponer que su estructura biológica debía de carecer de algún tipo de esqueleto. En definitivamente no se lograba acostumbrar a batallar con los malditos Artrópodos gigantes. Una vez el chico logró estabilizarse sobre el cuerpo gigante de su enemiga, fue que intentó llevar ambas espadas en dirección a su persona, pero el continuo movimiento que empezó a efectuar y el continuo intento por empujarlo con su abdomen y cabeza, le dejaba las cosas bastante complicadas, teniendo que preocuparse más por evitar ser derribado y mantener el equilibrio que de encajarle sus armas. "¡Quédate quieta de una vez, maldita sea...!". Ignoró aquel sonido proveniente de su boca, ya sin esforzarse en intentar entender que rayos estaría diciendo, concentrándose totalmente en mantener el equilibrio sobre su espalda mientras intentaba mantener sujetas firmemente sus armas. Finalmente, logró mantener estable su equilibrio unos breves instantes que le fueron suficientes para dirigir con ira ambos filos directos a su cuerpo. Sin embargo, entre empujones y empujones, un empujón que le dio por sorpresa en el hombro fue suficiente para que, mientras encajaba la espada en su mano izquierda, dejara que la espada en su mano derecha pasara de largo y por un mal reflejo, la soltara - Maldición... - Chasqueando su lengua con desagrado, apoyó su mano derecha sobre el cuerpo de la arácnida para tener un mayor equilibrio, en lo que presionaba la espada en su mano izquierda contra la araña, encajándola tanto como le fuera posible, ignorando totalmente los alaridos y movimientos bruscos que el animal hacía - ¡Te dije que vendrías conmigo....!

De golpe, sintió como todo se empezó a mover mucho peor de cómo había sido en un principio, empezando la araña a empezar a correr desenfrenadamente - ¡¿QUE COÑO HACES?! - Gritaba agachándose y sujetándose con fuerza de la espada encajada en ella para evitar ir a perder el equilibrio o caer de su cuerpo, pasando quizá a profundizar un poco más el corte con la espada, aunque esta vez no hubiera sido con la intención de aumentar el dolor de la arácnida como hace unos instantes, si no, simplemente el evitar caer. Una vez notó hacia donde es que corría tan desesperadamente y una vez comprendió cuál era la intención que tenía, abrió los ojos como platos, creyendo que un animal primitivo como este no iría a razonar algo como eso tan rápido. "No puedo subestimar a esta cosa", se dijo a sí mismo en lo que se aferró con tanta fuerza como pudo al arma con ambas manos y echaba todo su cuerpo sobre la araña, casi como recostándose boca abajo y agachando la cabeza, buscando limitar el daño que pudiese lograr. Una vez la araña llegó contra el árbol y lo estampó contra el mismo sin importar la propia herida que él se había encargado de hacerle con la espada, pudo sentir como el golpe lo aturdía unos instantes, habiendo impactado para su mala suerte su cabeza contra el tronco del mismo y soltando una delgada línea que salía de entre sus cabellos y se deslizaba por encima de su ojo izquierdo, para terminar goteando y cayendo desde su barbilla, junto a un fuerte e insoportable pitido que cruzaba sus oídos - H-hrf... - Una vez logró abrir los ojos y empezar a ajustar su visión -Que empezó borrosa durante unos breves 2 segundos-, pudo ver como la araña dejaba salir un extraño hilo hacía por encima de sus cabezas - ¡...! - Instintivamente y como pudo, se puso en cuclillas, alistándose para alejarse, pensando que quizás aquella cosa que lanzó iba a caer sobre su espalda. Más una vez vio esta simplemente se enredó en sus alturas, la duda le invadió - ... ¿Qué rayos planea...? - Murmuró, bajando de golpe la cabeza contra su adversaria, notando ahora una extraña sustancia de su boca - ¡TSK! - Inmediatamente y aún con el horrible dolor de cabeza, dio un salto hacia atrás, tomando cierta distancia de la criatura y logrando caer de pie, derrapando un poco en el césped y deteniéndose con la mirada fija en ella - Eres insistente – Dijo con una expresión iracunda – Pero eso no te va a... …. - La lluvia empezó a caer, y nada bueno podía significar eso para Nero. Más pronto que tarde, aquel horrible olor hizo acto de aparición. Inmediatamente, se llevó la mano al rostro, tapando su nariz y boca mientras empezaba a toser por lo mismo. Tomando en cuenta que se trataba de una araña la que había provocado esta lluvia...podía suponer que se encontraba en peligro, y más peligroso era no poder decir que tan dañino podría resultar esta lluvia. Definitivamente, tenía que terminar este combate lo antes posible si no quería acabar él mismo convertido en el reemplazo para el matón que atravesó con sus flechas hace tan solo unos cuantos instantes atrás.

Su respiración se empezaba a agitar, y el mal olor no hacía más que aumentar. Su preocupación aumentó considerablemente cuando un síntoma, esperando que no fueran demasiados los que continuaban, empezó a hacer efecto. Poco a poco su visión se deterioraba, pasando a sentir ahora también un dolor que provenía de sus ojos. El chico apretaba sus dientes con fuerza mientras daba un par de pasos hacia atrás, intentando inútilmente fijar su mirada sobre la araña - Esto.....ESTO..... - La ira que poseía se le empezaba a hacer notable tanto en su tono de voz como en las expresiones que su rostro empezaba a formar, aunque claro, posiblemente y siendo esta criatura tan primitiva, pudo no haberse percatado de ello - ¡NO SERÁ SUFICIENTE PARA DETENERME! - Alzó cada brazo a cada lado, empezando a emerger de la palma de su mano tal cual las anteriores espadas, un par de largas lanzas hechas de pura oscuridad, las cuales llegaban a superar su propia estatura y cuyos extremos inferiores dejaban salir cada cual, una cadena que se arrastraba contra el suelo - ¿Te gusta jugar al cazador y la presa, eh? - Empezaba a hacer girar las lanzas a sus lados entre sus dedos, para luego detenerlas en seco tras sujetarlas firmes e inclinándose ligeramente hacia adelante, demostrando alistarse para correr – Que bien...Pero....No tengo la menor intención de dejar mi puesto como cazador – Sin decir más, empezó a correr contra la araña, aunque siendo prácticamente imposible diferenciar la distancia real que se tenían entre ellos. ¿La solución? Simplemente...tendría que atacar a lo bruto, y luego atacar siguiendo los sonidos que su oponente ocasionara.

Estando lo que él creía lo suficientemente cerca de la bestia, se abalanzó contra la misma y empezó a dirigir golpe tras golpea diagonal con sus lanzas, cosa qué, si el filo de las mismas no llegara, el movimiento de la parte posterior de la lanza pudiera mover sus cadenas contra ella, cosa que debería facilitar el acierte de sus golpes por el gran tamaño que la araña poseía. Aguantando como podía sus malestares y dolores, Nero no se limitaba y simplemente, se arrojaba con un profundo grito de ira a atacar como un completo animal, intentando hostigar a su contraria sin darle el menor instante para descansar, enviando golpe tras golpe, pasando a llevar claramente algunos daños contra los arboles a sus alrededores y ocasionando que uno que otro, simplemente cayese. Que si ese chico no era un humano...había quedado más que claro - ¡UNA MALDITA BESTIA DESCEREBRADA NO ME DETENDRÁ! - En uno de sus ataques, envió con furia un golpe horizontal con su lanza, más esta vez con la neta intención de que el golpe pasara de largo y la cadena que la lanza sostenía por su parte posterior, se deslizara por los árboles, cortando algunos y causando un efecto en cadena, para que empezaran a caer, intentando que algunos o la propia tela que la araña había cocido en sus cabezas, cayese sobre ella. Era el problema que tenía, la poca visión que poseía ahora mismo lo forzaba a hacer ataques más...salvajes e insistentes, o simplemente ataques en área y poco certeros, era la única forma de batallar que podía utilizar en estos precarios instantes, y no lo iba a desaprovechar.


You will always have a place in my heart:
Foquita <3
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
17822
Reputación :
0
Mensajes :
58

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Human Flesh -Privado Nero-

Mensaje por Aranea el Miér Oct 04, 2017 10:24 pm

Fortuita acción el utilizar algo que ahora le carcomía la comisura de la mandíbula emitiendo chillidos y quejidos tras haber dejado atrás ese ataque, sacudiendo su cabeza cual criatura confundida mientras sus ojos carmines poco a poco perdían su lucidez, dejando una nube grisácea que distorsionaba la imagen de la realidad atormentándola. Pero -ﺘ ﺙ ﺜ ﺝ  ﺤﺘ ﺙ ﺜ ﺝ ﺠ ﺡ ﺢ ﺤ- (Jamás se olvida como respirar en una batalla) una de las pocas veces que la arácnida primitiva mostraba tener el atópico dicho de su sangre, la memoria genética era maravillosa a veces, pues ella estaba acostumbrada a pelear, puede que hace un milenio enfrentaba criaturas mucho menos desarrollada que la criatura de ahora, seres sin capacidades de este tipo… Guerreros tan peculiares existían en la tierra, hace mucho no sentía la necesidad de peligro, todas sus anteriores presas caían fáciles, era cuestión de astucia y paciencia, la suerte era una ventaja que pocos aprovechamos y si el contrario llegaba al frenesí en el cual la araña gustosa conocía, el eterno cólera, su visión sea mejor o peor, ella ya no necesitaba ver, cubrió sus ojos y colocó las 4 extremidades derechas delante conformando un costillar que la cubriera del primer ataque,  claramente golpeó parte de su wapen,  un chillido desgargante resonó de sus fauces mientras su abdomen disparaba un largo hilo de seda blanca hasta lo primero que impactase, caso de un bosque: Uno de los árboles que los rodeaban, en cuanto la telaraña se explayó cubriendo el tronco la Viuda Rubí comenzó a enredarla para que ayude a su cuerpo a retroceder, el dolor de la parte alta de su abdomen presentaba ahora una zona débil, una gran brecha de carne que borboteaba restos de sangre oscura a cada movimiento.

La tela consiguió arrastrar el cuerpo, alzando sus patas, dejando un carril de tierra en la húmeda tierra que provocó su veneno, la zona estaba infestada de aquel dolor que la forzaba a permanecer en la oscuridad de sus 4 ojos cerrados mientras retrocedía. Sus patas examinaron los movimientos, podía divisar la distancia gracias a la brutalidad de los ataques enemigos, giró su cuerpo y paralizó todo el Wapen sano existente, cortó la tela y aprovechando que el contrario con mucha más rapidez azotaba la zona donde recién había impactado, donde ella estaba en segundos, deshaciendo la copa de los árboles y dejar un resto de telas blancas cayendo de los insectos que repoblaron este terreno tras la barrera de metal, la araña corrió con el asqueroso sonido de sus articulaciones derecho, retroceder y en el mismo lugar avanzar en cuanto la tela soltó su cuerpo.

La furia la invadía, sus colmillos estaban dañados y resentidos por el veneno de Exozia que plagaba su boca, su piel desgarrada sentía el olor y el sabor gracias a su vista nula, sus sentidos redactaban el deleite de su propia sangre bailando y jugando en sus recuerdos, de su comida favorita: Estaba extasiada. Unos cuantos pasos justo sobre el furioso albino, sus patas delanteros brillaron y desprendían el color de una cuchilla metálica emergiendo de la fundición: cien grados del calor más abrazador de la injuria del sabor que la provocó, sus agujas por brazos comenzó a atacar repetidas y seguidas veces el cuerpo enemigo con la intención de quemarlo y picarlo, penetrar su carne repetidas veces como el acribillado de un arma mientras avanzaba. Que dulce reacción espejo de lo que el joven lograba hace segundos, mientras su boca desprendía restos de ácido teñidos de un color oscuro, plagando su garganta de su propia carne mientras con dificultad chillaba con el tono tan agudo y alto, la distorsión de las cuerdas vocales vibraban con más intensidad en el crescendo de su habla inentendible mientras agitaba furiosa sus extremidades delanteras, cada vez más rápido y salvajes -¡ ﺥ ﺨ ﺬ ﺅ ﺆ ﺇ ﺈ ﺉ ﺊ ﺋ ﺌ ﺍ ﺎ ﺏ ﺐ ﺑ ﺒ ﺓ ﺔ  ﺅ ﺆ ﺇ ﺈ ﺉ ﺊ ﺋ!- (¡Hoy somos luchadores, no simples trofeos. Siente la Rabia Rubí!) Esta era la tercera vez en su mera existencia que una criatura osaba en lastimarla, su paz siempre veía quebrantar su estado.

Queriendo azotar al cuerpo enemigo, acelerando y corriendo siempre por delante al son de un chillido cual gruñido, estaba molesta, su cuerpo dolía y poco a poco sentía ese espeso liquido envolver su lomo, ensangrentada criatura mostrando su furia, si bien confiaba únicamente ahora en la inercia del cuerpo que fue impulsado, uso de sus instintos cuando se encontraba en peligro bajo los efectos de su propia naturaleza dañina reaccionar cual furia con lo que se atravesase en su camino. El olor invasivo ahora generaba un sangrada nasal (Dos pequeños orificios apenas visibles en medio de su rostro que ardían) más ella solo podía sentir el calor abrazador en su cabeza, el síntoma febril que no podía controlar debido a su emoción, a su pasión y deseo que pulverizar a la molesta “mosca” frente a ella. Más tengamos en cuenta que el desangre aumentaba, parte de aquella mente poco atractiva en estrategia y solo habilidades la conduciría a una desmejora pronta, recibía su propio daño.

Rabia Rubí:
“Saboreando su sangre induce a los más primitivos sentimientos”, sus extremidades delanteras (las primeras patas de su estructura/manos) levantan una temperatura superior a 100° de temperatura, se vuelve mucho más ágil de su forma natural y su rabia la lleva a una incontrolable marea de puños como humanoide o en su forma original ataca con sus dos patas cuchillas delanteras.
Efecto: Incremento 35% de la velocidad de ataque y de su fuerza.
Duración: 1 post
Recarga: 3 posts
Daño: 25%
-Contra: Esta habilidad activa su instinto primitivo alterándola por completo y aumentando su ira, estos golpes impulsan su cuerpo solo atacando hacia adelante quedando inmune a los costados o retaguardia, no se detiene siguiendo a su víctima (Pierde por completo su sentido sensorial) también se agota con más facilidad, abuso de esta habilidad ocasiona desgarres que tardan mucho en curar.


"No importa cuantas veces la lluvia se lleve tu tela, solo vuelve a tejerla"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear (?
ﺘ ﺙ ﺜ ﺝ ﺠ ﺡ ﺢ ﺤ ﺥ ﺨ ﺬ ﺅ ﺆ ﺇ ﺈ ﺉ ﺊ ﺋ ﺌ ﺍ ﺎ ﺏ ﺐ ﺑ ﺒ ﺓ ﺔ ﺕ


~I will not be forgotten
I've got the scars to prove it
Only the strong survive!
I'm not afraid of dying
I've never favored weakness~


Arañita:
 
avatar

Dromes :
200
Reputación :
2
Mensajes :
81

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Human Flesh -Privado Nero-

Mensaje por Nero el Sáb Oct 07, 2017 5:06 pm

Aquel horroroso chillido ya característico suyo, le ayudó a dirigir los primeros golpes en una dirección. Y el sentir como rasgaba algo que definitivamente, no era un árbol, le ayudaba ahora a confirmar en qué dirección es que la araña gigante se encontraba, algo que fue mucho más fácil de deducir tras escuchar también el inconfundible grito de la araña. "Te tengo". Ya sabiendo que dirección debía de golpear y atacar, empezó a hacer eso, abusando de las cadenas, aunque fue relativamente rápido el instante en el que sintió como sus golpes pasaban de largo, ya sin lograr rasgar el cuerpo arácnido de aquel monstruo. Escuchaba el arrastrar y sabía que se movía, pero.... "¿Cómo se puede mover tan rápido en esas condiciones....? … ¿Cómo se mueve tan rápido...sin moverse con las patas?" Se decía a sí mismo, deduciendo aquello último al escuchar el ligero sonido de la tierra que producía el arrastre, además de que, sabía que si la araña se estuviera moviendo por cuenta propia...a esa velocidad, sin duda lo hubiera atacado. No, había algo de por medio, algo extraño. Sin embargo, para su pesar, no podía descubrir qué es lo que estaba haciendo por las pésimas condiciones en que su visión se encontraba. Solo habían dos opciones que tomar, arriesgarse a continuar atacando o retroceder a la defensiva....No iba a dejar que un simple animal lo hiciera retroceder, por lo que sin dudas, avanzó atacando tal cual lo había estado haciendo hasta ahora.

No pudo distinguir que rayos fue lo que golpeó con sus armas para ocasionar que telas e insectos empezaran a caer del cielo por montones, pero no le importaba, ensuciarse y lidiar con simples insectos como estos sería solo una molestia a costa de conseguir hacerse con una araña que bastante utilidad podría darle - ¡...! - Pudo escuchar sin dudas, el venir furioso de su enemiga. No sabía cómo o cuando había llegado a esa dirección, tan solo supo con certeza que se avecinaba en su contra por el fuerte sonido de sus patas al correr hacia él. Sin embargo, hubo otra cosa que pudo sentir...y fue sin dudas, algo que lo empezaba a preocupar mucho más. Sentía como su salud se deterioraba, como ya la visión no era el único síntoma que experimentaba, si no que ahora parecía casi como si la fiebre se le empezara a subir o algo por el estilo. "¿Cuántos malditos síntomas tiene esta neblina....?" Murmuraba por lo bajo, mientras subía las armas en dirección a de donde provenían los ruidos, buscando que no pudiese llegar totalmente hasta él sin que chocase con las armas y así, ayudarle a detectar su posición para contratacar "Esto se vuelve peligroso...debo encargarme de ella de una maldita vez, lo último que quiero es enterarme de que esta neblina pueda resultar letal". Impaciente, serio y con una salud más deteriorada, esperaba al impacto...el cual, finalmente, llegó hasta él.

Aquel segundo y fuerte chillido le alertó, pasando a mantener ambas piernas firmes contra el suelo y las armas bien listas para el instante en el que estas chocaran contra las patas de la araña - ¡...! ¿Qué dem....? - Se estaba preparando para una embestida o algo por el estilo, más no para una brutal secuencia de ataques tan contundentes. Aquella sorpresa causó que los repetidos golpes que se llevó por sorpresa le hicieran soltar la lanza de su mano derecha e incluso hacerle retroceder. Peleando a ciegas, intentaba mover la lanza que le quedaba, haciéndola girar enfrente suyo y buscando impactar contra las patas que usaba como armas, siendo sumamente difícil intentar seguirle el juego sin mirar y como no, hubieron varias fallas - ¡Hgr....! - Apretó los dientes con fuerza al sentir como una de esas patas se deslizaba por su brazo, causando un considerable corte en su biceps izquierdo, llegando a arder como el infierno por mantener el más mínimo corte unos simples segundos. ¿Qué rayos estaba haciendo aquella araña? No tenía idea, solo sabía que atacaba rápido, frenética, y aparentemente quemaba como si hubiera sido un arma recién herrada. Retrocedía, moviendo tan rápido y ágil como podía la lanza, buscando chocar y desviar –Por el hecho de que ya veía que era imposible detener- los constantes ataques de la araña, siendo a veces esto no muy efectivo. Si bien se salvó de bastantes golpes certeros que hubieran sido extremadamente graves –Desviando golpes que hubieran atravesado su estómago, piernas, hombros y convirtiéndolos en muy dolorosos cortes a los costados de los mismos- habían algunos golpes que no podía interceptar por el hecho de no ver, llegando a recibir una severa apuñalada en el hombro derecho –Que hubiera pasado quizá a atravesarlo de no haberse quitado a tiempo-, y uno en el costado izquierdo de su pierna izquierda. Cada golpe ardía de una manera indescriptible, y la fuerte fiebre que parecía azotarlo solo causaba mayores dolores y malestares en el chico, que ya empezaba a perder la paciencia. "Necesito quitármela de encima...HHGH......¡YA!" La situación se volvía demasiado riesgosa, por lo que no tuvo más opción...que jugar su carta secreta.

Nero cerró los ojos y sintió como uno de los múltiples ataques de la arácnida se encargó de mandar a volar la última arma que poseía, producto de que dejó de concentrarse en el uso de la misma para empezar a canalizar su energía oscura tan rápido como pudiese. Aquellas patas, filosas y ardientes como espadas recién sacadas del fuego, se acercaban peligrosamente hacia Nero, quien no se movía y parecía no moverse....Hasta que estas estuvieron a escasos centímetros de su cuerpo, instante en el que abrió los ojos con ira y un fuerte viento sopló, liberando su poder – Me has hecho...enojar - Unas especies de costillas espectrales (Casi como si fuese un espectro directamente) de oscuridad habían aparecido por el aire alrededor de Nero, protegiéndolo de los ataques en forma de escudo. Claro que antes de que este fuese a ser roto completamente por la araña, el chico tomaría medidas contra la misma. Aquel esqueleto, a una gran velocidad, se empezó a "construir", dejando de ser simplemente unas costillas para ser todo un esqueleto de hasta 4 metros que resplandecía una energía oscura, en cuyo interior, yacía Nero. Movió su mano izquierda hacia enfrente, como si intentase golpear con la palma de su mano el costado de algo y, tal cual como el hacía, aquel espectro le imitó, pasando a llevar la palma de su esquelética mano contra el costado de la araña a modo de manotazo. Nero, al igual que el espectro de oscuridad que lo rodeaba, alzaron sus brazos completamente hacia los lados, chocando árboles y causando que un par cayese – Tuviste mala suerte al meterte conmigo... - Musitó, moviendo ambos brazos hacia adelante mientras la estatura de los brazos crecía desproporcionalmente al cuerpo del espectro, pasando a llevar los árboles con los que se cruzaba, con la intención de lanzar tantos árboles pudiera hacia donde estaba –O donde creía que podría estar- su enemiga. Finalmente y luego de haber causado un fuerte destrozo en unos 6 o 7 metros a la redonda, el espectro se abalanzó hacia adelante, intentando dar también con la araña, claramente intentando aplastarla o embestirla. Sin embargo, Nero se quedó allí, parado. Una vez el espectro se "desprendiera" de Nero, este empezaría a desaparecer a medida que chocaba con el suelo y lo que tuviera por encima, hasta finalmente, desvanecerse por completo.

Nero respiraba sumamente agitad, con la mano izquierda sobre su hombro derecho y con una clara que demostraba claro dolor físico. Se encontraba con quien sabe cuántos grados, con múltiples heridas que ardían como el infierno y dolores por montones. En ese estado, no habría podido mantener a aquel espectro mucho tiempo, por lo que lo usó y se deshizo del mismo lo antes posible, para evitar que llegase a ser más una carga que una carta a su favor. "Para mi desgracia....." Pensaba, en lo que empezaba a retroceder de a poco, con la vista totalmente borrosa en dirección al montón de restos de árboles que había dejado enfrente suyo con el espectro "Dudo que eso haya sido suficiente....Tsch". Se quitó y tiró su abrigo por ahí, en lo que vendas negras empezaban a materializarse en sus heridas, aferrándose a su cuerpo con fuerza, causando un ligero aumento del dolor temporalmente en Nero. Una vez sintió como su sangre no salía tanto de su cuerpo, aunque continuase el horrible dolor a "quemado", supuso que podría volver a darle batalla a su oponente. Aunque solo esperaba no tener que soportar un segundo frenesí como ese.....sería el colmo.

Spoiler:
•Soul Armor
Canaliza su oscuridad como si fuera una especie de energía espectral. Este mismo poder tiene el mismo efecto todo el tiempo, con la diferencia de que se puede usar en distintos niveles. En el primer nivel, genera un aura de tonalidad violeta que lo rodea por todo el cuerpo junto a lo que sería similar a unas "Costillas" de un esqueleto, el cual funciona como un escudo de oscuridad del 35%. En el siguiente nivel, es capaz de crear una figura espectral esquelética de medio cuerpo de hasta 10 metros. En su siguiente forma, deja de ser una forma esquelética para tener una forma más parcialmente humana (Cubriéndose del equivalente a "Piel" y ropas en estética, más aumentando la cantidad de oscuridad que se utiliza en el poder realmente), ganando además la fuerza física de Nero aumentada en un 35% y la habilidad de Nero para la creación de armas (De acuerdo a su estatura). En su forma final, el espectro de oscuridad alcanza una forma totalmente humanoide de pies a cabeza, con un total de 20 metros, el cual supera su propio poder y daño en un 35% e incluso adquiere la capacidad de volar gracias a sus alas. El número máximo de turnos que se puede utilizar este poder es de 5, y el número de recargas será siempre de 6. El espectro de oscuridad creado, es creado en base a la propia alma de Nero mezclada con su elemento de oscuridad, por lo qué es totalmente obligatorio que Nero se encuentre dentro de la armadura de oscuridad, deshaciendo la misma si el sale de ella, siendo esta una de sus contras. Otra contra de ella, es que su uso es excesivamente agotador, causando que no pueda realizar la técnica más de 3 veces consecutivas por tema (Aunque en tramas esto variará más), además de ser un poder claramente débil ante la luz y/o ataques relacionados a este tipo. En tramas, el tamaño máximo del poder en sus fases en general, será mayor (Siempre con un límite total de 35 metros), además de poder usarse con menos restricciones de turnos, de poder, fuerza y resistencias.


You will always have a place in my heart:
Foquita <3
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
17822
Reputación :
0
Mensajes :
58

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Human Flesh -Privado Nero-

Mensaje por Aranea el Vie Oct 13, 2017 10:00 am

La mosca tenía muchas más artimañas bajo la manga, sorpresa fue aquella especie de defensa que se esforzaba en cubrirlo, más el olor a la carne quemada solo la incentivaba a no detenerse por esa insaciable necesidad de saborear su carne, el frenético y repulsivo deseo de que sus colmillos penetrasen su carne, tras varia pelea que exigía su cuerpo y todas las heridas sangrantes que llevaba deseaba más que nunca romper aquel acorazado y llevarlo desmembrado a su guarida, sin lugar a dudas ese humanoide sería su más preciado trofeo, mostraba ímpetu y coraje, despertando las viejas y terribles épocas del circo romano donde se veía obligada a pelear incontables veces con otros seres y criaturas, aceleraba su pulso, la sangre que bombeaba su corazón solo provocaba que el desangre y las heridas se abrieran mas ¿Qué dolía? Por un demonio que estaba encarnando el infierno en cada extremidad de su cuerpo, pero no la detendría, eso la incentivaba a ser más agresiva y explayar esa necesidad violenta - ﺋ ﺌ ﺏ ﺍ ﺎﺐ ﺑﺢ ﺤ …- (Cuantos han intentado partirme al medio…) comenzaba a chillar entre ataques -ﺝ ﺠ ﺈ ﺉ ﺊ ﺋ ﺌ ﺍ ﺎ ﺏ ﺐ…- (Cuantas basuras mediocres intentaron devorarme…) el calor de su Wapen iba apagándose poco a poco pero llevaba la consecución de sus ataques lo más prologado posible -¡ ﺜ ﺝ ﺠ ﺡ ﺅ ﺆ ﺇ ﺈ ﺉ ﺢ ﺨ!- (¡Tu Hoy caerás, nada conseguirás de mí!) más su último ataque una onda energética paralizante recorrió el exoesqueleto de la araña e hizo que se detuviera alejándose tan solo un metro… Una criatura que apenas superaba su tamaño por un metro y unos cuantos centímetros más hizo su aparición, desde luego la araña no lograba entender que el contrincante estaba en su interior, solo podía apreciar aquel enorme esqueleto como un fantasma de tantos humanos que devoró a su paso… La araña lo contempló por segundos, hace mucho que no tenía que levantar la cabeza por un ser que lograba superarla en tamaño, la adrenalina continuaba recorriéndola, pero se había vuelto riesgoso teniendo aquellas heridas sin contar que ahora corría peligrosamente la posibilidad de ser aplastada - ﺉ ﺊ ﺋ- (Mierda) clásica reacción, aquella palabra aprendida en la tierra por su contraparte abandonada Aranea ante una situación incomprendida para la arácnida.

Corre que te alcanza pequeño insecto… El primer golpe de la mano hizo que el movimiento cínico de la tierra la perturbe, esquivándolo más con la gran herida del abdomen se volteó en un gran alarido, no había mucho tiempo, agitó sus patitas boca arriba para volver a voltearse y ahora se encontraba corriendo apresuradamente al ritmo cómico de sus extremidades de un lado a otro, chillando a cada impacto del gigante, no lograba salir de su rango, este solo avanzaba y sus brazos tapaban el camino que planeaba recurrir a los bosques, como animal asustado e inmergido en la paranoia iba de un lado a otro evitando sus manos, pero los arboles comenzando a desquebrajarse aún más descentraban sus agudos sentidos sensoriales, los sonidos fuertes junto con el temblar de la tierra apenas la hacían dar sobresaltos mientras cambiaba su rumbo incontables veces dejando a su paso un camino de fluidos carmines oscuros, uno de los golpes del esqueleto empujaron su cuerpo completo de un manotazo directo a un árbol, la arácnida por la inercia fue expulsada quedando boca abajo y el abdomen arriba mientras exhibía todo su vientre, dejado en sí una gran explosión de sangre sobre el tronco. Más al caer agitó la cabeza y esquivó el último golpe del gigante, tambaleándose al son del asqueroso ruido de sus articulaciones completamente espantada entre alaridos por el persecutor que aplastó una parda de árboles… Uno la alcanzó apenas comenzaron a caer, siendo atrapada por las ramas de este y sus propias telas, el esqueleto había desaparecido para su suerte, pero comenzaba a sentir el cuerpo resentido por aquellas heridas, ahora la fuerza de aquella madera ejercía más presión, solo podía sentir la carne de su boca arder, agitada mientras su ritmo cardiaco seguía desenfrenado y acelerado por la pérdida de sangre, ella misma comenzaba a temer que no le quedaba tiempo… Pero más tentador aún era la idea de devorarse a ese pequeño bastardo con ella ¿No sería prudente aprovechar ese tiempo para escapar? Demonios que sí, pero la viuda rubí es terca y orgullosa, utiliza algo de ácido soportando el querer agrietar por el quemado de sus fauces, más solo era necesario para poder corroer las ramas que la capturaban para poder salir de allí, tambaleando y con mucho cuidado caminó por el amplio bosque, rodeando el camino en la búsqueda de aquel albino, utilizando a su favor la oscuridad de la desolada maleza que proporcionaba la naturaleza, para buscarlo, hallarlo en la mitad de aquel campo de batalla, apreciando el gran desastre que había concluido y la temible deforestación anti-natural de su hogar.

Lentamente se desplazó cerca del oponente, estaba mal herida lo cual llevaba a tener que usar de soporte algunos árboles, recostándose por breves segundos mientras intentaba acallar el control de su respiración… Hasta el final la tozuda reina lo seguiría e intentaría herirlo, matarlo de ser posible, daría cada segundo de su aliento en intentar capturar a la mosca aprovechando ahora la pequeña brecha que tomaba como oportunidad, estando ahí de pie ahora envuelto en vendas ¿Se burlaba de ella acaso? La arácnida comenzaba a creer que era una ofensa para ella el que no desee exhibir sus marcas de derrota, aunque era admirable como la diversidad de humanoides mostraban ese talento de poder contenerse en la batalla, saber utilizar los puntos muertos y las pausas… pero Witzy araña comenzó a tejer su telaraña, cotoneando sus caderas para que la tela que expulsaba por su abdomen comenzara a enrollarse entre dos árboles, creando una pared blanca de espeso blanco a sus espaldas salvo con una pequeña abertura en el centro donde la arácnida se ubicó detrás, aun estando a unos metros del contrario, permaneciendo en el basto bosque… luego levantó el abdomen manteniendo su cabeza por debajo, estiró sus lastimadas extremidades delanteras y comenzó a guiarse por las vibraciones del suelo para saber su ubicación, agitó los arbustos de adelante con aquellas extremidades, atenta a que lo que sea que intente el contrario, prestara atención al movimiento de estas hojas, quizás por curiosidad o quizás por acto del contrario se acercaría… Y si no, aun así expulsó su mejor tela, la espesura que su abdomen podía provocar para querer capturar su cuerpo y traerlo de un fuerte jalón mientras la enrollaba a su trampa diseñada.


"No importa cuantas veces la lluvia se lleve tu tela, solo vuelve a tejerla"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear (?
ﺘ ﺙ ﺜ ﺝ ﺠ ﺡ ﺢ ﺤ ﺥ ﺨ ﺬ ﺅ ﺆ ﺇ ﺈ ﺉ ﺊ ﺋ ﺌ ﺍ ﺎ ﺏ ﺐ ﺑ ﺒ ﺓ ﺔ ﺕ


~I will not be forgotten
I've got the scars to prove it
Only the strong survive!
I'm not afraid of dying
I've never favored weakness~


Arañita:
 
avatar

Dromes :
200
Reputación :
2
Mensajes :
81

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Human Flesh -Privado Nero-

Mensaje por Nero el Vie Oct 27, 2017 3:07 pm

Sus heridas aparentemente quemaban yacían ahora listas para comenzar a sanar o mejor dicho cicatrizar, si bien a una velocidad ligeramente por derriba del promedio, esto no sería algo que le ayudaría ni mucho menos....apenas si lograría contener un poco la sangre que salía de él. Su respiración debido al esfuerzo de llevar a cabo aquel exigente poder en condiciones no del todo óptimas, debido a la extenuante batalla y las múltiples heridas que se había abierto en el proceso. Ahora, yacía con la respiración más estabilizada, totalmente quieto, respirando hondo y sin emitir sonido alguno que no fuese el de su profunda respiración. Se mantenía totalmente alerta, observando los alrededores y fijándose en aquello que tanto lo perturbaba en estos instantes: El inquietante silencio que se había formado. Intentaba observar a los alrededores con la intensión de divisar el cuerpo de la araña gigante, el cual había logrado recibir perfectamente los golpes y el brutal arrase de su gigantesca armadura, sin embargo, no estaba convencido de que eso hubiera sido suficiente para acabar con esa cosa, y el hecho de no poder encontrar su cuerpo inconsciente o muerto por los suelos le aseguraba que la batalla aún no había acabado. "¿Donde estás....?" - Se decía a sí mismo internamente, frunciendo el ceño y centrando su atención tanto en cada punto por donde su vista pasaba, como en el abrupto silencio que envolvía todo, con la esperanza de poder escuchar un pequeño y simple sonido que le advirtiera de su presencia y así le facilitara evitar el posible placaje sorpresa que se le avecinaba a cada simple segundo que pasaba. Totalmente atento y en guardia, empezó a dar pequeños pasos, siempre mirando de reojo a sus costados y avanzando en dirección a donde se supone que había lanzado a la araña anteriormente con su "Invocación" o "Poder".

Sus pasos eran cuidadosos. Lentos, suaves e insonoros. Obviamente, alguien que sabía bien como moverse entre el bosque, especialmente para la caza, aunque en estos momentos los puestos de cazador y presa parecieran haberse invertido a favor de la araña. Fue lo que comprobó cuando llegó al montón de árboles rotos, cortados y caídos, donde podía encontrar muchas cosas salvo lo que buscaba: Aquel gigantesco cuerpo arácnido. Esa cosa definitivamente continuaba con vida. Y no parecía precisamente del tipo de criatura dispuesta a escapar, por lo que podía suponer que lo que creía, era verdad. Esa cosa está ahora, en cualquier sitio a su alrededor, esperando, acechando..... cazando. Chasqueó la lengua contra su paladar en una muestra de disgusto, dando un par de cuidadosos pasos hacia atrás los cuales se detuvieron una vez un nuevo dolor comenzó. Se llevó de golpe la mano izquierda al rostro, una vez esta empezó a ser víctima de un horrible dolor, siendo este el tercer síntoma presentada por la lluvia venenosa que la araña había liberado hace tan solo unos instantes atrás. Una delgada línea de sangre empezaba a salir de su boca – Cuantos efectos tenía esa cosa.....Tsch...es peor que cualquier "Ácido" – Se murmuró en voz baja -Refiriéndose sarcásticamente a las drogas-, respirando de nueva cuenta agitadamente. La fiebre no se había ido y podría decirse que alcanzó su punto más alto ahora mismo, algo que se sumaba a la visión ligeramente borrosa y los cortes y quemaduras que poseía por varios rincones de su cuerpo. Ahora mismo tenía muchas más desventajas que ventajas, y eso le posicionaba inmediatamente en el puesto de cazado. Tenía que girar la balanza, volver a tomar el puesto de cazador cuanto antes posible, partiendo por localizar a su cazadora antes de que esta usara esa ventaja que tiene.

Respiró profundamente, cerró sus ojos y se puso en guardia. En las palmas de sus manos, nuevas armas hechas de oscuridad empezaban a engendrarse. Estas eran esta vez unas muy extensas cadenas, las cuales tenían en sus extremos (De los cuales Nero sujetaba), guadañas sumamente afiladas. Ya había acabado aprendiendo que las armas largas no tenían demasiada efectividad en ella, por lo que optaría por directamente intentar desgarrar y/o, en el mejor de los casos, amarrarlas a lo que pudiera alcanzar de aquella criatura. Sin embargo, para ello obviamente, debía esperar a que se dignase en mostrarse....o por lo menos, esperar a encontrarla, cosa que ahora mismo, parado allí en total silencio con los ojos cerrados, intentaba hacer. No era fácil por su estado actual, sus heridas, dolores y fiebre, y de hecho era eso lo que tanto lo estaba retardando ahora, más aun así, intentaba ser capaz de encontrar aquel rastro en el "Aura" de la criatura y así, rastrearlo para saber por dónde y hacia donde se movió. Poco a poco el rastro se empezó a mostrar, sin embargo, este era intermitente y rápidamente se desvanecía debido a la dificultad de concentrarse con tantas molestias en su cuerpo – Tsk … - Se empezaba a impacientar. Cuidadosamente, empezó a retroceder con unos pasos cuidadosos y silenciosos como todo el tiempo los había estado dando, tratando de llegar al punto con el mayor radio de "Distancia" entre árboles. Aunque este no fuera demasiado grande ni nada por el estilo, simplemente era el que más seguridad brindaba en comparación a los otros - ¿Qué estás esperando? Salta de una vez, sé que estás ahí - Dijo mientras refunfuñaba entre dientes, apretando la mandíbula y alistando su cuerpo para el inevitable ataque sorpresa.

Comenzó a soltar las guadañas, dejando que estas empezaran a resbalar de sus manos. En el instante que estas caían al suelo y las cadenas pasaban deslizándose por las palmas de su mano, este cerró ambas en fuertes y apretados puños, sujetando ambas guadañas-cadena desde la mitad de sus cadenas, dejando el filo de las mismas colgando. Una vez las tuvo sujetas, las empezó a hacer girar a sus costados a una gran velocidad, mientras flectaba sus rodillas, alistando su postura de combate para poder responder y/o tomar la iniciativa del siguiente ataque contra la araña. Poco a poco el rastro del aura iba quedando más y más claro, facilitando a Nero el saber por dónde se había estado moviendo dicha criatura. Si no era ella quien tomaba pronto la iniciativa, prontamente Nero se daría cuenta de donde es que se ocultaba, lo que le dejaría más fácil el poder responder a su ataque o, directamente, ser el quien la atacara primero. Sea como sea....el chico estaba listo, solo tenía que esperar, ya casi lograba descifrar donde se encontraba y, para su gran alivio, los síntomas como la fiebre, el ardor y la mala visión de sus ojos, empezaban a desvanecerse. Parecía que el efecto estaba pasando....era hora de volver a tomar el puesto de cazador.


You will always have a place in my heart:
Foquita <3
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
17822
Reputación :
0
Mensajes :
58

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Human Flesh -Privado Nero-

Mensaje por Aranea el Lun Nov 13, 2017 7:40 pm

El silencio del bosque, la calma y la ausencia de algún otro ser vivo, la gran zona que fue aparcada por el caos y los infortunios de la batalla era ahora la zona de “confort” de la pequeña mosca blanca, quien podía olfatear el olor de su sangre en la disipación de su veneno el cual solo de ella quedaba apenas un pequeño rastro, la zona ya estaba librándose mientras las pequeñas arañas terrícolas retomaban la tierra, saliendo de los arbustos, entre las redes de los pocos árboles sanos y de los restos de tronco destrozados de la zona, no se acercaban al extraño, pero querían, presentía que su aliada más fuerte comenzaba a emanar de su cuerpo la pestilencia de la espesa sangre oscura, como sus heridas estaban abiertas, como retenía las contracciones del abdomen en su respiración que si bien era silenciosa retenía el dolor dentro de sí misma. La criatura paciente tejió la gran red con sus hilos más gruesos, por más que el cólera era lo único latiente debía de ser cautelosa, debía retomar el rol de cazadora para así de una vez por todas deleitarse con quien se atrevió de atacarla (No fue así según se expresó correctamente el caso, pero para la Viuda todo era amenazante y quien cumplía con esto se topaba con sus ansias asesinas). Observó estática, cortó el último hilo de su tejido y solo contemplaba en calma los movimientos del contrario… Más eran confusos, ya que la visión de esta no funcionaba del todo bien, aunque deseosa se encontraba, pues las extremidades que posaban sobre la tierra podían presentir esos movimientos bruscos, el agite de unas cadenas que si bien no sanaban metálicas el concéntrico movimiento del cuerpo en el campo de batalla le daba una mejor comprensión. No había planes conclusos pero si llegaba a descuidarse temía que de nuevo ese gigante la aplastara, tampoco era capaz de usar sus ácidos o toxinas ya que sentía que su cuerpo no lo resistiría ¿Con que este es el límite?... Qué pena que si bien Aranea comprendiera su estado se encontraba dormida en algún lado del subconsciente de esta gran criatura, que apagaba el brillo de su carmín para camuflarse con la oscuridad.

El asqueroso sonido de las articulaciones de las arañas resonaba, esas pequeñas patitas, el crujido de algunas ramas ante las amenazas más grandes al pasar y rodear al agresivo macho humanoide, levantando sus patas delanteras, tal actitud amenazante aprendida por la susodicha gigante, pero en cuestión de su tamaño en comparación con la amenaza eran obligadas instintivamente a retroceder y seguir una gruta sin sentido ni objetivos claros al fin y al cabo, pequeñas criaturas en la basta infinidad del terreno eran inútiles, pero… Una Reina necesita de esbirros ¿No es así?...

“… En el campo de batalla, el ejército arácnido enemigo avanza, arañas con mayores proporciones que el de la Viuda, las arañas Lobo poseen extremidades mucho más fuertes, una mordida de ellas parte con facilidad el cuerpo de la especie más pequeña… Pero las Viudas son inteligente y rápidas sin contar lo venenosas, se basan en una estrategia detallada… Y todo es plan dependía de la Reina Aranea III. Su infantería, los machos más pequeños y numerosos debían de rodearlas, mientras eran arrasados por las gigantes las hembras tejían poderosas redes y cubrían el cielo desde la oscuridad del frondoso bosque la cantidad de arácnidas posibles, batallando ocupadas para no ser devoradas por las toxinas, las hembras enrollan y las atrapan, son atadas mientras reducen la cantidad de soldados entre gritos bélicos furiosos y tiñen el oscuro suelo con la sangre”

Pero esta vez era distinta… Las condiciones eran extremadamentes desventajosas, pues su enemigo podía superar en inteligencia a sus enemigas, este planeta mostraba una inteligencia que la Viuda no comprendía y omitía cada aullido de sus años en la tierra, su memoria solo recordaba la sangre y la euforia de la batalla, más esto ayudaba a recurrir a la vieja artimaña que le dio la victoria ¿Y que más fiable que recrearla en base a los familiares más cercanos?. Sacudió su abdomen con un sorbido y tenue sonido, casi un silencio pero que paralizó a las arañas, algo aprendido es que las arácnidas son capaces de luchar hasta la muerte, tal como ella. “Lucharán por su reina, aquella que conquistó sus tierras” bella frase transmitida en un silencio particular oculto al nivel del susurro de las hojas bailando con la fría brisa en el entorno. Los insectos han de reaccionar y comenzaron a acercarse como un cardumen de pirañas al enemigo, corriendo sin importar cuantas veces abaniquen, guiadas por la locura y la furia consecuentes para acercarse por todos los ángulos, casi todas las criaturillas del bosque de diversos tamaños llegando a él, siendo masacradas mientras se apegaban a sus telas y comenzaban a clavar sus colmillos. Tranquilos que el veneno de una arácnida no lleva a la muerte, algunas… Pero crearan una repulsiva alergia que marcará la piel, dolores y espasmos que afectan directo al torrente sanguíneo, vivaces para darle tiempo a la Viuda, quien expulsaba de su abdomen otro hilo mucho más grueso, ayudándose de sus 4 patas traseras para comenzar a entrelazara y tejer una gran red, pero siempre sus extremidades delanteras puestas en tierra firme atentas a los movimientos abruptos de la mosca blanca quien lidiaría con la infinidad de arañas de la zona, todas dispuestas a ganar tiempo.

La Viuda preparó una extensa red, un gran tejido que terminó de unir con una amplia cuerda que nacía de su orificio y entre sus patas con cuidado la llevó a las extremidades delanteras, con mucho sigilo y cuidado se aproximó a los arbustos limítrofes de la zona vacía, su rojo apagado y ojos rubí cerrados para que la oscuridad sea su manto de camuflaje, seguido esperó la oportunidad, cuando las arañas se amontonen sobre el contrario y con su furia lo atacaran y fue allí cuando corrió (Hasta donde se moviera) encendiendo cual faros la intensidad de su carmín marcado, arrojó cual lazo la gran red, extendiéndose sobre el objetivo, una red tan pegajosa y tramposa, sea cual sea que lo tocase automáticamente se adherirá al contacto y de ella jalaría y correría enrollando la tela, atraerlo al bosque, a la oscuridad de la naturaleza para allí sufrir la ira descontrolada de la araña que ahora chillaba -¡ﺢ ﺤ ﺥ ﺨ ﺬ ﺅ ﺆ ﺇ ﺈ ﺉ ﺊ ﺋ ﺌ !- (¡Serás mío aunque mi vida tienda de ello!) su entrañable idioma con la distorsión única mientras la sangre de su abdomen y enzimas escurría, el leve mareo que no cedía al enrollar la tela, quedaba poco para ella… Pero si ha de irse, valdría la pena como cazadora llevarse una fracción de la carne enemiga, atraerlo a la gran pared blanca suspendida entre tantos árboles y que en la lucha se atrapase por sí solo.


"No importa cuantas veces la lluvia se lleve tu tela, solo vuelve a tejerla"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear (?
ﺘ ﺙ ﺜ ﺝ ﺠ ﺡ ﺢ ﺤ ﺥ ﺨ ﺬ ﺅ ﺆ ﺇ ﺈ ﺉ ﺊ ﺋ ﺌ ﺍ ﺎ ﺏ ﺐ ﺑ ﺒ ﺓ ﺔ ﺕ


~I will not be forgotten
I've got the scars to prove it
Only the strong survive!
I'm not afraid of dying
I've never favored weakness~


Arañita:
 
avatar

Dromes :
200
Reputación :
2
Mensajes :
81

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Human Flesh -Privado Nero-

Mensaje por Nero el Lun Nov 20, 2017 6:12 pm

Desde hace un rato que los efectos de aquel extraño veneno que la araña soltó hace un buen rato habían empezado a disminuir la potencia y frecuencia de sus síntomas, hasta llegar al punto de directamente desaparecer, volviendo su temperatura a regularse de nuevo, disminuyendo los dolores hasta nada más que simples molestias o incluso menos y sobre todo, lo más importante, su visión se empezaba a aclarar y enfocar hasta volver a ser como antes. Pasaban los segundos, y su cuerpo ya estaba un tanto mejor aunque claro, el único inconveniente que aún poseía eran los constantes dolores y/o cortadas que llevaba consigo. Sin embargo, aquello es algo a lo que se termina acostumbrando con relativa facilidad...Ahora el real problema es lograr descifrar donde rayos es que se encuentra la criatura. Creyó que la araña sería más "Impaciente" a la hora de atacar, en vez de tomarse tanto su tiempo para hacer algún movimiento. Realmente, creyó que sería mucho más pronto que tarde el ataque sorpresa que esta le haría. ¿Será que acaso se estaba preparando? De ser así, probablemente el reaccionar ante su maniobra sería más difícil de lo que hubiera imaginado, un dato a tener en cuenta y el cuál procuraría mantener en su mente constantemente mientras intentaba encontrar cualquier pista que le indicase su paradero. Un ruido, una silueta moviéndose, una hoja cayendo por ser empujada, una rama rota, lo que sea....pero no, no aparecía nada. Lo único que lograba divisar, era la presencia de unos pequeños seres por las cercanías.....Algo que en un principio fue algo sin importancia para él, aunque luego vino algo a su mente. "Espera....creí que cada insecto y animal se había alejado de esta zona ya" Fue cuando concentró más su atención en aquellas pequeñas cosas que había por los alrededores y pudo ver, entonces, la presencia de unas cuantas arañas. "Sabía que no escaparías" Se dijo a sí mismo con una leve sonrisa orgullosa. La presencia de aquellas arañas, le indicaba también que muy posiblemente, estuviesen siguiendo a "La reina". Y realmente, dudaba en que la presencia de una araña de ese tamaño y la repentina presencia de múltiples arañas -Tomando en cuenta también la huida o escape de todos los demás seres a la redonda- fuera nada más que pura coincidencia.

Continuaba caminando, esperando al momento indicado para arrojar esa guadaña con cadena que sujetaba en cada mano. Sin embargo, ahora y a medida que caminaba, se le hacía cada vez más difícil el simplemente ignorar la presencia de las demás criaturas que parecían estar amenazándolo o algo por el estilo. Aunque quisiera, no podía evitar que su atención se enfocase sobre aquellas criaturas, como si su intuición le gritase que serían un mayor peligro del que suponía ahora mismo, pero a Nero no le importaba....intentaba simplemente ignorarlas para encontrar a la otra criatura, a la araña gigante. Cuando escuchó un ruido un poco más fuerte, se volteó inmediatamente, arrojando instintivamente la guadaña hacia aquellos arbustos donde la escuchó, logrando escuchar como las ramas de dicho arbusto se cortaban y abrían paso a la guadaña hasta que esta se encajara en el suelo. "Tch...¿Lo habré imaginado....?" Más cuando dudaba sobre su propia acción, pudo ver como arañas salían de aquel arbusto "¿A caso, ellas hicieron ese ruido....?". Mayúscula fue su sorpresa cuando pudo entender cómo fue que simples arañas tan pequeñas pudieron hacer que él confundiese el sonido de un gran animal con ellas. No eran solo un par, una gran cantidad de arañas empezó a salir de ellas. Instintivamente, Nero adquirió una faceta más seria mientras daba un par de pasos atrás, y su preocupación no hacía más que aumentar a medida que veía como el número de arañas que surgían ya no solo de ese sitio, si no de los alrededores en general, crecía precipitadamente. "¿Qué rayos.....?". Fue cuando lo entendió. Aquellas arañas no solo estaban ahí siguiendo a su reina, estaban ahí obedeciendo a su reina. Tenía sentido, y cobró mucho más sentido cuando notó la euforia con la que estas se acercaban hacia él. Si, son pequeñeses, pero un montón de pequeñeses juntas y luchando al unísono, terminan siendo un grave dolor de cabeza para casi cualquiera.

Nero bajó la mirada, ahora más concentrado en las miles de arañas que se le acercaban. Obviamente, intentaba pisar a la que se le acercara, intentando también pisar a varias en el proceso. Lo hacía con bastante rapidez, intentando levantar el pie para pisar otro sitio seguro –Sobre otras arañas, claro está-, intentando evitar constantemente que más arañas se le subieran encima. Llegó un punto en el que esto ya prácticamente se le volvía imposible, por lo que llegó a tener que hacer uso de las cadenas de las guadañas, intentando moverlas a la par que las intentaba pisar, todo con la intención de aplastar cuantas arañas pudiera de una vez. No obstante, alguna que otra lograba subirse sobre sus ropas e incluso llegaban a ser capaces de morderlo, más aquella que lo mordía, moría instintivamente producto de un golpe por parte de Nero, si es que no moría mientras escalaba. Sus movimientos eran frenéticos, apurados, y un tanto desesperados pues era obvio que este no sería su ataque....Y de hecho, era eso lo que más le preocupaba. No podía quitarse de encima el cardumen de arañas y por eso mismo, no podía ignorarlas. Peor aún fue cuando logró ver a la araña salir de su escondite, sin este poder atacarle como respuesta debido a la gran cantidad de arañas que lo rodeaban. Apenas, si quiera, pudo intentar inútilmente evadir aquella red que lanzó con la intención de atraparlo y que, realmente, logró.


¡...! ¡Jod...! -Se echó hacia atrás, buscando escapar de la red, más esta lo alcanzaría de todos modos. El chico se escudó con el antebrazo de su brazo izquierda para detener un tanto el alcance de la red, la cual tan solo llegó a atrapar su pierna izquierda, la mitad izquierda de su torso (Y un poco más), y su hombro/antebrazo izquierdo, pues afortunadamente logró desvanecer aquella guadaña oscura que sujetaba en la mano izquierda antes de que esta fuera atrapada y dificultara aún más su movimiento - ¡Mal..di...ción! - Forcejeaba con tanta fuerza tenía, más aquel agarre le dificultaba debido a tener, literalmente, la mitad de su cuerpo siendo arrastrado por ella. Sabía que no tenía forma de escapar esta vez y tampoco tenía forma de cortar aquella tela, aquellas no eran opciones válidas y rápido tenía que pensar en una alternativa si quería evitar un desenlace fatídico. "Vamos, piensa, piensa...." - Se decía a sí mismo mientras sentía como sus pies se resbalaban en la tierra en dirección a la araña que constantemente jalaba. "…..¡LO TENGO! ". Debido a que la cadena de la guadaña en la mano derecha del chico también se había enrollado con la tela, este decidió deshacerla - ¡¿Sigues creyendo que podrás conmigo?! - Estiró un poco su mano izquierda –La cual estaba enrollada en aquella tela- para poder sujetar un trozo del hilo de la tela por el cual tironeaba la araña, para ahora empezar a jalar él, de esa misma cuerda - ¡¿QUIEN CREES QUE ES LA PRESA AQUÍ!? - Flectaba sus piernas. Aquella guadaña volvía a su elemento de "Oscuridad", para moldearse y adquirir una nueva forma. Esta vez, era como si un guantelete negro y delgado rodease la mano derecha del albino, la cual poseía un filo similar al de una espada, saliendo del antebrazo y mostrando su filo por encima de los nudillos - ¡EL CAZADOR....SOY YO! - Y sin más, dio un muy fuerte jalón con su mano izquierda a aquella tela al mismo tiempo que pegaba un fuerte salto en dirección a la araña, dirigiéndose entonces vertiginosamente hacia ella, con el puño derecho –Y libre- enfrente, apuntando directamente hacia ella con el filo que salía de su mano derecha....


You will always have a place in my heart:
Foquita <3
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
17822
Reputación :
0
Mensajes :
58

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Human Flesh -Privado Nero-

Mensaje por Aranea el Lun Nov 27, 2017 6:11 pm

El ataque surtió efecto, esto dio a creer a la arácnida que ya lo tenía, todo un lateral del cuerpo izquierdo cubierto por el pegajoso y envolvente blanco de la red, el sentir como cada hebra se unía a la tela, la carne y a ese cuerpo era percatado por el vibrar que viajaba por la extensión de la cuerda hasta la sensibilidad de los sensores que poseía la Viuda Rubí. El timbrar del forcejeo ayudaba a que estos se adhieran, se expandan y absorban con fuerza… Era el más primitivo instinto que llama a la acción de la araña a comenzar a enrollar la tela, clavando firme de dos pisotones en una gran sincronización las 4 patas de cada lado, ignorando el deplorable estado de las articulaciones, los cortes, el temblar de estas en el forcejeo y el sangrar de sus heridas que cada vez eran un torrencial creciente de gotas carmines oscuras en la parte de su abdomen… La batalla no le era favorecida, este medio si bien presentaba más estratégico de lo que acostumbraba, debía de intentar aventajar los recursos que poseía y las facultades propicias de su naturaleza, el contrario era una mosca fuerte, veloz, un luchador que sin conocer el empecine a la Viuda debía de acabarlo.

Succionada la tela y con sus patas delanteras enrollaba para así cediera, apenas unos centímetros era arrastrada generando unos hoyos desplazables sobre la tierra, pero agitaba el cuerpo furiosa entre sus chillidos -¡ﺌ ﺍ ﺎ ﺏ ﺐ ﺑ!¡ﺌ ﺍ ﺎ ﺏ ﺐ ﺑ!- (¡Te tengo!¡Te tengo!) Casi animada pero entre distorsiones cuestión del aire que debía guardar para exigir al límite máximo su cuerpo era necesaria, antes que complete de desangrarse al punto del mareo, antes que la balanza se incline una vez más al favor del albino tan molesto como peligroso, cada oportunidad y cada aliento era y debía de ser exclusivo para dar batalla, para ganar… Cosa que estaba lejos por poco, porque comenzaba a incitar la idea de que casi lo atraía, hasta pudo dar unos cuantos pasos hacia atrás, cubriéndose de los arbustos; el siguiente paso era llevarlo a la red suspendida entre los árboles y capturarlo, que el forcejeo y la cantidad de telas entremañadas lo agote y así envolverlo por completo… Como degustaría la carne del pequeño bastardo.

De la nada los ojos entrecerrados de la araña se abrieron de par en par (los 4) al ver que la tela no cedía más, ya el contrario no era jalado por su agarre y la araña por más que intentase tironear en rápidos movimientos en el enrollado, este no cedía, es más, se vió forzada a estirar sus extremidades y casi apegar el cuerpo al suelo, la tensión sus patas debían de darle la fuerza pero ahora ella se encontraba desequilibrada y lentamente jala, la cuerda de red estaba adelgazando, mucho tiempo expuesta y en fricción comenzaba a debilitar, era peligroso, pues notaba como las fuerzas aún estaban desmedidas, ella estaba debilitándose con el sangrar, el contrario no, podía generar vendajes oscuros… Cosa que a la tonta criatura no se le ocurrió por considerar otras prioridades; La violencia y la batalla. -¡ ﺐ ﺑ!- (¡No!) Se quejaba repetidas veces ante la pregunta retórica del albino, ella no podía comunicarse con él pero si entenderlo, pocas veces hacía caso omiso a las provocaciones, la respuesta debía de ser más fuerte al respecto. Pero ahora el peligro acechaba… Pues la tensión de esta cuerda la había dejado desconcentrada, tanto en no fijar las acciones contrarias…

La vez que decidió alzar la vista fue cuando la cuerda se hallaba floja, el maldito utilizó la poca elasticidad que ofrecía la cuerda para ahora dirigirse a ella en un ataque frontal, tuvo que cortar el restante de tela de la cavidad trasera y alzar el abdomen en un agite mientras chillaba, divisando como este a gran velocidad se acercaba y ese golpe certero sería su fin, ya lo sabía… Por más que jamás se rinde, debía de admitir que ya no estaba su wapen en un estado excepcional para defenderse, tampoco podía enfrentar con sus extremidades al contrario en el campo abierto… Por más que lo odie admitir, el instinto animal colapsó en “huir”. Con al abdomen elevado expulsó un chorro de hilo blanco y succionó este dejándose arrastrar entre los arbustos y los restantes de tela, esquivando por apenas una milésima de distancia el corte… Por así decirlo, la araña en cuanto se impactó en el árbol que había disparado atravesando la gigante trampa de red, una catarata sangrienta cual grifo se explayó de su cabeza, un corte adyacente con el roce del filo fue lo suficiente rápido para no sentirlo en el momento, pero el estado tierno y débil del Wapen deshizo las pocas esquirlas de esta, la mitad de su rostro presentaba un derrame el cual la Araña al son de un chillido comenzó a corretear en reverse, alejándose lo más posible mientras sus pataleos y llanto resonaban al no poder ver, la sangre había cubierto por completo sus ojos y ahora encausada tomaba las redes que había arrastrado con ella para cubrir esa herida, sin detener los torpes pasos del retroceso dentro del bosque, chocando su gran abdomen con los árboles dejando una gran marca sangrienta, inundando cada lado que recorría con su pestilencia, un rastro que se sumergía en el bosque desierto, ya que las pequeñas arácnidas terrestres estaban en el campo de batalla, ahora correteando a socorrer a su reina herida.

La araña como pudo detuvo el sangrado, pero ya había perdido suficiente, por más que ahora se hallara en vendas blancas estas se teñían de inmediato y provocaban un borbotear. Escapaba corriendo entre los arbustos y los árboles, a unos pocos metros del albino, se delataba con el rastro, poco a poco pareciera que arrastraba sus pies… No sabía a dónde iba, estaba casi entumecida y adolorida, su percepción estaba enjuiciada y desconocía a donde estaba su cueva… Se detuvo tras unos minutos en el bosque, al chocar el lateral de su cuerpo contra un árbol se dejó caer al suelo, contrayendo su cuerpo en agitadas respiraciones y desesperados pálpitos por la adrenalina y el dolor… Su límite la había llevado al extremo de convertirse en la presa ahora, esperaba de no encontrar al “cazador” o que este no lo siguiera.


"No importa cuantas veces la lluvia se lleve tu tela, solo vuelve a tejerla"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear (?
ﺘ ﺙ ﺜ ﺝ ﺠ ﺡ ﺢ ﺤ ﺥ ﺨ ﺬ ﺅ ﺆ ﺇ ﺈ ﺉ ﺊ ﺋ ﺌ ﺍ ﺎ ﺏ ﺐ ﺑ ﺒ ﺓ ﺔ ﺕ


~I will not be forgotten
I've got the scars to prove it
Only the strong survive!
I'm not afraid of dying
I've never favored weakness~


Arañita:
 
avatar

Dromes :
200
Reputación :
2
Mensajes :
81

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Human Flesh -Privado Nero-

Mensaje por Nero el Mar Nov 28, 2017 10:15 pm

La reacción de la araña, incluso en las condiciones en las que se encontraba, logró ser bastante rápida y efectiva, cosa que no le sorprendía del todo luego de haber visto las habilidades que aquella bestia poseía. Sin embargo, y aunque hubiera sido rápida a la hora de evitar que aquel golpe de gracia la rebanara por completo, no pareció ser lo suficientemente rápida como para salir totalmente ilesa del mismo. Pudo sentir a la perfección como la hoja que salía del guantelete rasgaba el cuerpo de la arácnida, manchándose este con su sangre e incluso forzándole a retroceder. Aquella repentina huida, gracias a que realmente el chico de cabellos blancos esperaba detenerse luego de clavar el arma totalmente sobre la araña, no pudo evitar hacer que el mismo perdiera el equilibrio y cayera en los arbustos donde debió de haber atravesado a la araña - Tsk... - Enfurecido por no haber logrado causar aquel daño que esperaba causar –A pesar de haber resultado bastante efectivo de todas formas-, se levantaba de nuevo, ahora ya sintiendo de nuevo la libertad de su cuerpo al no estar siendo jalado más por la criatura y aprovechando ese momento para, una vez de pie, cortar con esa misma hoja los más grandes trozos que pudo quitar de aquella tela de araña, aunque aun quedando algo de esta en sus mangas, vendajes y demás.

Inmediatamente, avanzó entre los arbustos para intentar encontrarse de nuevo con la araña, pero este no fue el caso – De nuevo desapareció.... - En un inicio hubiera creído que, igual que antes, simplemente se había escondido para intentar un movimiento sorpresa o algo por el estilo. Pero no, no tenía aquella misma sensación de "Peligro" que hace unos minutos atrás. Esta vez, no tenía el instintivo sentimiento de supervivencia de estar "Siendo vigilado". Y fue, mirando en todas direcciones en busca de rastros de la araña, que encontraría la razón - ¿...? - No fue mucho lo que tardó en ver el trozo de tela restante en el árbol donde la sangre de la araña yacía bastante fresca. Apresuró a correr hacia el árbol, verificando que se debía de tratar del árbol que utilizó para evadir el ataque - Así qué.... - Una maliciosa y arrogante sonrisa se empezó a dibujar en el rostro del albino mientras volteaba a ver el interior del bosque - Has empezado a escapar.... ¿No es así? - Murmuró, totalmente convencido. Era obvio, aquella maniobra tan repentina, aquella sensación de seguridad, y sobre todo, la repentina y enorme carencia de arañas.....Era su retirada. Finalmente, los puestos habían cambiado. Y era el momento de que la cacería...llegara ya a su final.

Se quitó la muy dañada, rasgada y rota chaqueta para simplemente lanzarla por ahí. A estas alturas, ya era un desperdicio traerla consigo y la misma no serviría más que para estorbarlo. Luego de ello, desvaneció aquel guantelete en su brazo, con la intención de no quitarse a sí mismo la facilidad de movimiento y agilidad qué, ahora más que antes, necesitaría. Inmediatamente, subió un árbol a unos pasos de distancia del árbol que la araña había utilizado y, observando cuidadosamente las pistas que se encontraba en el terreno como el camino de sangre que cada tanto se marcaba en el suelo, o simples detalles como las marcas de sus pisadas, se dedicaba a seguir el mismo camino de la araña, aunque claro, este se desplazaba cuidadosa y sigilosamente a través de las ramas de los árboles, saltando de una rama a otra e intentando no causar mucho ruido. Ahora la adrenalina y la emoción le inundaban. Lo suficiente como para poder sobrellevar aquellas molestias que inundaban gran parte de su cuerpo. Por aquel muy grande rastro de sangre que estaba dejando atrás, por aquellas muy marcadas, continuas, descoordinadas y erráticas huellas que dejaba....podía notar como aquel ser se había percatado de ya no poder continuar con aquel juego. Parecía que ya aceptó que era incapaz de llegar a vencer y que su única oportunidad de supervivencia sería el escape, lo que le decía a Nero lo derrotada que se debía de encontrar. Era ese el momento que tenía que aprovechar, era ahora cuando tenía que acabar con esa cosa de una vez por todas y no dejar ni que se recupere, ni que recupere la confianza en caso de que se esté subestimando.

No tardó demasiado en llegar a notar movimiento más adelante. Aquel ser enorme, abriéndose paso desesperadamente en busca de un escape....era imposible de no reconocer. La había encontrado.

La siniestra sonrisa volvió a su rostro y esta se quedó firmemente en él. Por el momento, se limitó a seguirla desde la distancia, moviéndose a una buena cantidad de árboles de distancia para evitar que esta lo detectara a él. Así, le siguió desde las alturas de las ramas que las copas de los árboles ofrecían hasta que finalmente se detuvo, y fue el instante que Nero aprovechó. Se movió entre otro par de árboles, buscando reposicionarse y adquiriendo una dirección diagonal trasera desde el punto de vista de la arácnida - Agradece que lo usaré contra ti... - Murmuró para sí mismo, alzando su mano y dejando qué en esta, un arma diferente a las que solía utilizar, se generara. Un arma la cual no era "Creada" por él, si no, "Invocada" por él. Su fiel arco, "DeathEdge", un arco de tonalidades blancas y negras...capaz de causar más daño que un arma común - Te lo dije, 8 ojos... - Murmuró mientras apuntaba con el arco vacío en dirección a la araña, tensando la cuerda mientras una flecha de una energía oscura de tonalidad violeta se creaba en la cuerda del mismo – El cazador.....soy yo – Una vez estuvo listo, soltó la flecha, dejando viajar la misma entre los árboles directo en dirección a la araña, pero la cosa no terminó ahí. Apenas soltó la cuerda y con una enorme velocidad, claramente practicada anteriormente, preparó y lanzó un total de 3 flechas adicionales, las cuales fueron disparadas con un tiempo de diferencia promedio de un simple segundo cada una. Apenas dejó revelar su posición, el chico, igual de rápido que en un inicio, se movió entre las ramas de los árboles, moviéndose en una dirección "Semicircular" alrededor de la araña y dejando salir una oleada de flechas igual a la anterior cada poco. Atacaba oculto desde las copas de los árboles, y el instante de tiempo en el que atacaba variaba, buscando así rodear a la criatura y además, en el extraño caso de que lograse razonar....no pueda establecer un "Cuando" o "Desde donde" atacará.

Arma:

•NightFall & DeathEdge
Armas personales de Nero (Arco y espada). Estas armas tienen la característica especial de "Atacar" con el elemento de oscuridad a quien las porte si es que el dueño actual de las mismas sigue con vida (En este caso, Nero), además de poder desvanecerse (Si estas están en la mano del dueño) o ser invocadas (Si no están ya invocadas) por el propio Nero. Las armas tienen la capacidad de aumentar en un 35% el daño que los ataques relacionados con estas inflinjan y también en las características físicas del dueño o la dureza propia de las armas. Habilidad pasiva que se podrá exagerar en tramas.


You will always have a place in my heart:
Foquita <3
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
17822
Reputación :
0
Mensajes :
58

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Human Flesh -Privado Nero-

Mensaje por Aranea el Dom Dic 03, 2017 12:58 pm

~“¿Qué es aquello que separa al hombre de la bestia?“~

Quien sigue el instinto, el salvajismo y los impulsos asesinos esta ahora agonizando, al pie de un árbol mientras su pecho se contrae frenéticamente, el respirar se oye tosco, abrumada con un horrible crujir de la caja torácica, señal que la carne por dentro se halla hinchada, lesionado y los órganos al no tener un reposo adecuo comienza a mostrar fallas, de su boca se desprende insistente una mezcla de sangre y ácido, un olor del cual no se está acostumbrado, similar y aterrorizando su próxima muerte… Tal vez, pues sus patas tiemblan mientras el Wapen intenta contraer y apegar las dañadas, sumando donde el exoesqueleto está roto, luchando en el dolor de chillidos apagados por que la sangre deje de brotar y deshacer lentamente la tela que uso de vendaje, estaba mareada y aturdida el dolor era completamente intolerable a estas instancias que se hallaba emanando su peste sobre el césped y contra el tronco de ese árbol. Que el animal aprenda de sus errores, que la Viuda Rubí en la inestabilidad de sus emociones más básicas; Ira y temor, hallé la respuesta en el genoma del recuerdo genético, en la evolución que ofreció Aranea y ahora no existía… “… Y el científico perforó con una larga picata eléctrica su carne, incrustando justo en la división del tórax y abdomen, perforando la carne mientras la araña se hallaba con pies tendidos y atrapados en cadenas sobre la mesa de cirugía, los científicos anotando y computando cada reacción, extrayendo en cada contracción dolorosa mediante agujas y jeringas su sangre. El dolor era atroz, sentir ese aparato que la atravesaba y no la mataba aletargaba sus ansias de morir…  Fue cuando explayó sus colmillos y las toxinas paralizadoras se incrustaron con su filo en la parte inferior de la mandíbula, que el veneno fluya y afecte el torrente sanguíneo para dar rienda al néctar que la tranquiliza, anestesia su mente y su cuerpo, la punzada se sentía como un hormigueo y alteraba los planes de los científicos, pero ya el dolor no se sentía…”

~”¿Y cuál era el lema de las Xanidas?”~


-ﺤ ﺥ ﺨ ﺬ ﺅ ﺆ ﺇ ﺈ ﺉ- (Estúpida mosca) De creer que una pequeña parte de la razón saldría a flote o esperar algo inteligente de un ser arcaico es alucinar, pero tal como en las oscuras épocas donde no tenía escape y no podía combatir con el resentir del cuerpo lo repitió; Sus largos colmillos oscuros se expandieron y en la curvatura se posaron sobre la carne quemada y esquivada de la quijada, cerrando fuerte sus ojos mientras sentía como ese ardiente liquido viajaba por su cuerpo. Se destensa lentamente el Wapen, sus extremidades comienzan a relajarse y ese temblor deja de ser visible, su cuerpo se relaja e inclusive su respiración es de decrecer más aun con esa extraña distorsión, su mente se relaja y la adrenalina también desciende como un palpito más suave que late dentro de su mente, funcionaba, la Toxina Azax estaba dándole estabilidad al cuerpo y restablecía poco a poco una quietud que minimiza el umbral de dolor. Pero la paz es tan efímera, más cuando no se puede huir del campo de batalla, cuando la provocación se convierte en agresión y cada acción arrastrará un siniestro como la avaricia del cuerpo, el deseo impertinente de poseer el control sobre el otro a su vez que los cazadores intentan predominar en su rol, quien tiene el poder, quien tiene la fuerza “Y quien probará su carne; La victoria”. Sus sentidos se adormecen, ya no poseía el control de sentir sobre sus pies cualquier clase de movimiento, además cuando la voz irrumpió, era claro que su enemigo había utilizado algo que escapa de la araña, la altura favorecida con la agilidad y el sigilo… Esa voz retumbó en ella y alzó la vista, muy lentamente entendiendo esa amenaza, más la droga natural de su toxina le hacían escuchar con un doble eco, suficiente para advertirla pero lenta en reflejos, pues con demasiada calma y lentitud al son de estar atontada tensaba sus patas para levantar su cuerpo y ver como este seguía con la amenazante batalla del poderío.

~”Nunca favorecemos la debilidad, tenemos cicatrices para probarlo. Solo el más fuerte sobrevive, no temamos el morir hoy”~


Estando de lado al tronco de la árbol, levantó dos patas de un mismo lar y las posó sobre esta superficie, no podía bajar los brazos, no tenía salida ni escape, lo que comenzó debía de terminarlo o insistir un poco más… Pero ya es tarde, esta pelea sería definida por cuanto más resista la arácnida, contando con una gran desventaja; Contusión. Primera flecha intentó esquivarla, girando su cuerpo y caminando por el troncó, pero la flecha se incrustó en su abdomen y esto la hizo bajar al son de un mudo sonido, su cuerpo se adormecía, no debería empezar una riña mientras la toxina se apodera del cuerpo, pero estaba obligada a responder; Huir de la escena y posicionarse, no tenía la fuerza para alcanzarlo. Así que al bajar deslizando sus extremidades pro el tronco y dejando marca, comenzó a un paso rápido pero torpe a correr, esquiva dos flechas seguida de la primera, pero otra dio un roce en una de las heridas de vendajes ensangrentados, abriéndose una vez más para dejar el rastro de sangre como un fino camino, al son que ahora entre el retumbar de los confusos ruidos y las destellantes luces por una gran sensibilidad en el contraste de las flechas al suelo, la araña corría entre los árboles, chocando contra ellos, tambaleándose pero insistiendo en cada momento en aumentar la velocidad, su cuerpo sufría pero aunque sea ahora la anestesia le aligeraba la pena del dolor, Las flechas llovían como un torrencial por cada lado del bosque, no veía de done se dirigía el estruendo la perturbaba y entre algunas que lograba esquivar, otras se incrustaban sobre el gran abdomen, era un blanco fácil; Su tamaño entre los matorrales la desfavorecían por completo, no podía esconderse y este la perseguía, de salto en salto era imposible interceptarlo y por más que rodee los árboles y pase entre algunos arbustos las flechas seguían atacándola.

El límite había llegado, pues ya con la cantidad de flechas y sangre que brotaba de cada herida… La habían hecho lenta, no sentía dolor pero sus órganos la resentían en un síntoma febril, su cuerpo ardía y esto pesaba en su fatiga… Estaba harta, si bien su cólera se vió reducida por los efectos de tu toxina… Era hora de contratacar, claro que en un acto desmedido, mientras su paso se volvía más lento recibió tres flechas más, el abdomen era un campo completamente cubierto de esas flechas oscuras, algunas de sus articulaciones también y hasta era de apreciar cómo es que no emitió aquellos desgarradores gritos… Fácil, se mostraba de qué forma en su andar el equilibrio la había abandonado, como también su boca se encontraba dormida… Pero solo apenas, ya que necesitaba dar el golpe, una prueba del ímpetu luchador una última vez antes de yacer y sucumbir a los brazos de esa mosca, rápido molesto y con la cabeza mejor situada que la del insecto sub desarrollado.

~”Y estamos de pie, la muerte se estremece y nos espera en sus fríos brazos… Pero no cedemos”~


Se detiene en el ajetreo de las hojas, el agite de las ramas de cada árbol situaba el jugar del oponente, pero esta vez con sumo esfuerzo intenta mantenerse, tambaleante y con el cuerpo en constantes temblores que tensionaban las grietas de su exoesqueleto, esperó la próxima flecha y fue directo a ella, dejando que rozas y desgarrara la parte inferior de su boca, un chillido y la sangre inundó por completo, plagó de su sabor todo su paladar y fue cuando el rojo del wapen y sus ojos brillaron con suma intensidad, el carmín se marcó a la par que el recuerdo de la carne de las Xanidas reborboteaba y estimulaba sus sentidos, cuerpo dormido pero imbatible para la rabia de la Viuda… Se encegueció y sus patas volvieron a arder, al rojo vivo mientras la sangre la inundaba… Su último golpe; La “Rabia Rubí”. Comenzó a arremeter contra cada árbol a su alrededor, la madera se partía por sus poderosos golpes, la araña ciega, enfurecida cual bestia en su estado más salvaje exigía a su cuerpo una vez más que intenten atraparlo, todo lo que se topaba era atacado, guiándose por el sonido de la ramas y las hojas siguiendo al maldito enano que tanto dolor había causado, poco a poco se iba apagando,  el descuido de verse completamente sumergida en la devastación, generando el sonido ensordecedor de cada árbol derribado… Pero las consecuencias yacían en el corte de sus extremidades al rojo vivo, cada corte dejaba brasas y la madera comenzaba aplacarlo, la humareda se hacía visible… El campo de batalla comenzaría a arder al igual que la euforia de la araña.


Toxina Azax:
“Una mordida fría que paraliza inmediatamente a su víctima” solo afecta a los seres orgánicos sin causar daño, esta toxina viaja por el torrente sanguíneo imposibilitando glóbulos blancos y defensas que tenga el organismo, ataca de inmediato el sistema nervioso y hace que el cuerpo se paralice por completo como si estuviera congelado, tensa músculos, nervios y anestesia por completo el cuerpo haciendo que todo daño que Aranea provoque impacte completo tras descongelarse. Vista, respiración y oídos no son afectados.
Efecto: “Parálisis”
Duración: 2 posts
Recarga: 5 posts
Daño: nulo
-Contra: Organismos no orgánicos (Sin sistema circulatorio donde la toxina se expanda) nunca serán afectados, la cura para este parálisis es reanimar el sistema nervioso mediante electricidad. Solo puede usarse 2 veces en un mismo organismo.



Extra: Si este jugo se extrae de sus colmillos sin necesidad de morder, los químicos de las toxinas al tener contacto con el oxígeno terrestre se debilitan creando ligera droga que puede utilizar en bebidas, entumece los músculos, ocasiona mareo y somnolencia depende de la fuerza del organismo –Solo uso de Trama-
Rabia Rubí:
“Saboreando su sangre induce a los más primitivos sentimientos”, sus extremidades delanteras (las primeras patas de su estructura/manos) levantan una temperatura superior a 100° de temperatura, se vuelve mucho más ágil de su forma natural y su rabia la lleva a una incontrolable marea de puños como humanoide o en su forma original ataca con sus dos patas cuchillas delanteras.
Efecto: Incremento 35% de la velocidad de ataque y de su fuerza.
Duración: 1 post
Recarga: 3 posts
Daño: 25%
-Contra: Esta habilidad activa su instinto primitivo alterándola por completo y aumentando su ira, estos golpes impulsan su cuerpo solo atacando hacia adelante quedando inmune a los costados o retaguardia, no se detiene siguiendo a su víctima (Pierde por completo su sentido sensorial) también se agota con más facilidad, abuso de esta habilidad ocasiona desgarros que tardan mucho en curar.


"No importa cuantas veces la lluvia se lleve tu tela, solo vuelve a tejerla"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear (?
ﺘ ﺙ ﺜ ﺝ ﺠ ﺡ ﺢ ﺤ ﺥ ﺨ ﺬ ﺅ ﺆ ﺇ ﺈ ﺉ ﺊ ﺋ ﺌ ﺍ ﺎ ﺏ ﺐ ﺑ ﺒ ﺓ ﺔ ﺕ


~I will not be forgotten
I've got the scars to prove it
Only the strong survive!
I'm not afraid of dying
I've never favored weakness~


Arañita:
 
avatar

Dromes :
200
Reputación :
2
Mensajes :
81

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Human Flesh -Privado Nero-

Mensaje por Nero el Vie Dic 08, 2017 2:34 pm

Notaba como el comportamiento de la araña no era el que debía ser, como si algo raro hubiese cambiado en ella a último momento. Algo no estaba bien, y eso mismo le podría suponer problemas. Notaba como incluso cuando aquellas flechas que arrojaba eran impactadas en ella, esta no emitía los mismos alaridos que hacía hasta hace tan solo unos instantes atrás. De hecho, no llegaba a emitir ningún tipo de alarido, como si repentinamente aquello dejase de hacerle daño o, mejor dicho....como si de un momento a otro el dolor para ella no significase nada en lo absoluto. En un inicio, no pudo entender que ocurría, aunque pensando luego en cómo se movía, como se tambaleaba y como su movimiento se había visto sumamente entorpecido, pudo deducir que simplemente su sistema nervioso debía de estar por los suelos. ¿El por qué? Era aquella la duda que tenía en esos instantes y por la cual intentaba averiguar cómo atacar. Podía ser que simplemente su cuerpo ahora empezaba a fallar por haber llegado a un punto extremo en el que ya no podía continuar, eso, o....o entró en un estado que altera su cuerpo, como una droga, o como un estado semi inconsciente. Si significaba lo primero, es que la victoria la tenía en la palma de su mano, pero sin embargo, las demás opciones significaban que aún jugaba sus últimas cartas con tal de vencer. ¿Debía entonces, abandonar sus defensas para atacar frenéticamente de una vez por todas y acabar con ella, apuntando a la primera opción? ¿O debía continuar como estaba ahora, atacando desde una posición segura a la espera de que aquel estado finalizara si apuntaba por la segunda o tercera opción? Ya había visto el potencial peligro que la araña era, por lo que subestimarla no era una opción. Tomaría la medida más segura, aquella en la que continuaría atacando desde las sombras, y así aunque se equivocase....Eventualmente, la haría caer. Si tenía suerte, no habría necesidad de asesinarle, tenía otros planes para una criatura de esas capacidades. Una araña gigante, capaz de llevarlo a una batalla así de reñida....sin dudas le sería de mucha utilidad.

Flecha tras flecha, algunas lograban dar con el cuerpo de la araña, otras simplemente le rozaban y otras se encajaban en el suelo del terreno sin si quiera llegar a tocarle. Desde aquella perspectiva, parecía que no habría esperanzas para la criatura que luchaba por sobrevivir, aunque era visible como esta no cedía y continuaba, incluso con su cuerpo desequilibrado e inestable, intentando escapar del alcance de las flechas negras que Nero arrojaba una tras otra. Claro que, desde el punto de vista de Nero, no era más que otra criatura intentando escapar de su inevitable destino, aunque.... - ...¿Qué rayos....? - Murmuró cuando distinguió como la criatura, como si acaso lo hubiera visto, se fijó en su dirección. "¿Una coincidencia?" Creyó, mientras dejaba salir la siguiente hilera de flechas. Sin embargo, entendió que la cosa no fue un simple azar y que, de alguna forma, aquella araña lo había ubicado. ¿Cómo lo notó? Simple...fue cuando vio a la gigantesca araña correr veloz y furiosa en su dirección. Tanto así fue, que corrió de hecho en la misma línea que la flecha iba y no pareció importarle en lo absoluto recibir el filo de esta en medio de su corrida - ¡Mier...! - No tenía a donde escapar, no tan rápido como la araña se le avecinaba. La adrenalina comenzó a subir y pareció empezar a ver todo en cámara lenta en lo que intentaba tomar una decisión. No quiso saltar en dirección al árbol subyacente para continuar con los disparos de flechas, sabía que la araña podría interceptarlo antes de llegar y que lo pillase en el aire era demasiado riesgoso. Detenerse justo antes de saltar, al ver lo cerca que la araña estaba ya, le hizo perder el equilibrio y caer de espaldas sobre la propia rama en la que estaba. Miró a los lados, no tenía a donde huir y la araña ya la tenía prácticamente encima. Aquel resplandor, aquel fuerte rojo que vio provenir de ella mientras empezaba a mover desenfrenadamente sus patas....reconoció aquel movimiento a la perfección, era aquel que había utilizado anteriormente para causar esos cortes que incluso ahora mismo, continuaban ardiendo. No podía dejarse atrapar por sus patas, no si no quería convertirse en un par de rebanadas de queso derretido. No viendo otra solución, y ya con la araña dirigiendo sus patas hacia él en medio de todos los ataques aleatorios que soltaba, destrozando los árboles que tenían a los alrededores...se impulsó y saltó de espaldas hacia atrás, mientras en el aire cargaba el arco con una última flecha de oscuridad y alzaba el extremo del arco, apuntando directo al centro de la criatura en los breves instantes que la tuvo a quemarropa y, instantes antes de que su pata llegase contra su brazo, soltó la flecha, dejándola salir imbuida de tanta energía oscura como alcanzó a cargar en ella - ¡AAAAARGH! - Sintió el fuerte desgarro pasar por su codo y deslizarse por todo su brazo derecho hasta los nudillos, mientras otra de sus patas lograba causar un corte un poco menos profundo a ese por su pecho y finalmente, mientras caía del árbol, otro corte pasó por su rodilla izquierda.

La adrenalina en su cuerpo empezó a bajar a medida que el chico caía del árbol, dejando ya de ver todo tan lento como hasta hace unos segundos atrás. Podía apreciar como su cuerpo descendía a una gran velocidad junto a múltiples ramas y troncos cortados por la araña, quien esperaba o no hubiera sido capaz de verlo caer para que no saltase sobre él o por lo menos esperaba haber empujado con la flecha para evitar que le saltara encima. Finalmente, pudo sentir y escuchar el fuerte choque de su espalda contra el suelo, levantándose unos segundos del mismo por el fuerte impacto de la caída y abriendo de golpe la boca para dejar salir sangre de esta - ¡GHAGH! - Soltó, quejándose del dolor y tosiendo fuertemente mientras alzaba la mirada e intentaba volver a enfocar la borrosa vista que tenía - Te tengo.... - Alzó la palma de su mano izquierda abierta, apuntando al cielo. La flecha que había arrojado antes, entonces, empezó a resplandecer en un fuerte color violeta – justo.....DONDE QUIERO – Y una vez apretó su mano izquierda en un puño, aquella oscuridad que había imbuido en esa flecha se contrajo profundamente hasta llegar a su límite, pasando entonces de aquella "Implosión" a convertirse en una explosión de grandes proporciones. Aquella flecha literalmente estalló en pura oscuridad, destrozando y dejando caer una gran multitud de los árboles que por allí había, sin contar las múltiples ramas y troncos que arrojó aleatoriamente por la brusquedad de esa explosión. Apenas vio toda esa energía violeta liberada bruscamente, el chico rodó por el suelo para luego levantarse, apretando los dientes con fuerza y sujetando en su mano izquierda, su muy herido e inutilizado brazo derecho. Inmediatamente y tambaleando, se apresuraba a alejarse de los árboles que aún caían uno tras otro hasta que finalmente se detuvo una vez llegó a un pequeño extremo en donde los árboles cercanos ya habían caído – Veamos si sobrevives a la caída - Murmuró sarcásticamente con una arrogante sonrisa en el rostro. Su respiración era agitada, y sus sentidos no se encontraban en las mejores condiciones al igual que su estado físico, aunque creía que sería suficiente para poder divisar a la araña si es que esta no lograba escapar. Se mantenía atento a la constante caída de los árboles, la cual poco a poco ya estaba llegando a su fin. Y, ¿Quién sabe? Probablemente esta pelea también, esté llegando a su fin....

Spoiler:
•Darkness
Poder qué puede usar con su elemento de oscuridad. Nero exterioriza su elemento para controlarlo (A modo de ráfagas, disparos, vigas de oscuridad afiladas o rayos) de una tonalidad violeta, el cual es capaz de controlar y mover con la mente a voluntad propia para cubrirse o atacar (Como si de un tipo de telekinesis se tratara), dándole forma de qué se le venga a la mente en un rango máximo de hasta 20 metros. El máximo número de turnos que puede mantener este poder activo es de 3, y el tiempo de recarga será igual al doble de turnos qué el poder estuvo en uso (Pues también se puede utilizar solo un turno o dos). El daño máximo que puede alcanzar es del 45% (Daño total causado en todos los turnos), y puede repartir este 45% a placer entre tantos ataques quiera (Puede dividir de forma equitativa el 45% de daño, o repartirlo en distintos ataques de 5% y uno de 20%). Su debilidad será siempre el elemento de la luz. Además, entre mayor sea la distancia qué sus ataques recorran, menor será el poder (Cada 5 Metros de distancia que su poder recorra por sí mismo, el daño de dicho ataque bajará un 2%). En tramas, el poder tendrá un rango máximo de hasta 500 metros, además de una mayor libertad de tiempo para ser usado, igual que su potencia.


You will always have a place in my heart:
Foquita <3
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
17822
Reputación :
0
Mensajes :
58

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

+18 Re: Human Flesh -Privado Nero-

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.