6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Do You Really Are Going To Trust Me? [Priv. Uruk Ishi Ir]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Do You Really Are Going To Trust Me? [Priv. Uruk Ishi Ir]

Mensaje por Nero el Lun Sep 11, 2017 9:35 pm

Había pasado ya una buena cantidad de tiempo desde que Nero había llegado a este plano dimensional y era sorprendente la poca y nula información que podía llegar a encontrar respecto a sus mundos de procedencia. Eso tan solo hablaba mal de los habitantes de este universo ante sus ojos, considerando que sus avances en cuanto al ámbito mágico eran bastante "Pobres". No podía decir que en su mundo no fuese difícil conseguir este tipo de información, producto de lo sumamente prohibido que lo sobrenatural se encontraba y después de la caza de brujas...ni hablar, llegar a encontrar el más mínimo objeto mágico sin que estuviera bajo las garras de la humanidad era algo muy similar a un milagro. Sin embargo, la diferencia radicaba en que su mundo por lo menos si tuvo un punto de auge en el que los avances arcanos dejaban en comparación a otros mundos como este mismo como simples cavernícolas. Simples cavernícolas con los que prácticamente está forzado a convivir...o por lo menos, lo estará hasta que logre someter este universo ante Aoz.

Sabía que de alguna forma y por más poco posible que fuera, debía encontrar la forma de conectar su antiguo y ya casi destruido mundo con este. Necesitaba recobrar aquellos vestigios de su verdadero poder, para volver a ser quien era y así poder convertir el mundo de Aoz en la realidad, pero, ¿Es que había alguna forma, si quiera? Por más que detestara el estudio, por más poca paciencia que tuviera y por más poco probable que fuera, tenía simplemente que insistir en intentarlo, en averiguar cómo lograrlo. Desde hace mucho que el chico viajaba (Gracias a su teletransportación) de una región, país, ciudad, etc a otra, indagando en tantas bibliotecas como pudiera hasta la más mínima pizca de información acerca del tema. Y no contento con ello, se molestaba en buscar y buscar distintos textos, pergaminos, libros y demás que se supone no existían o bien, fueron destruidos. Bastante era la frustración que sentía cuando cada vez que parecía empezar a tomar el camino correcto, resultaba que terminaba donde mismo, enterándose que todo lo que había seguido, o bien era el hechizo, ritual, magia o demás...erróneas. ¿Cuántas veces lo había intentado ya? ¿Cuántas vidas había tenido que segar para conseguir que ciertas personas hablaran al respecto? Tantas que ya simplemente no podía contar.


Irónicamente y hace poco tiempo, producto de su oficio como Mercenario, contactaron con él para terminar con la vida de una secta de magos. ¿Quiénes eran? ¿Quién llamaba? ¿Qué motivos tenía para querer terminar con la vida de esas personas? - … Acepto. Por la mañana estarán muertos – Poco y nada le importaba a Nero. No era del tipo de persona que se molestaría en lo absoluto en preguntar que rayos sucedía porque simplemente, no le interesaba. No se molestó en nada más que preparar su traje para evitar ser reconocido en caso de que hubiera algún testigo presente y partió en busca de aquel grupo de magos.


Adquiriendo su forma real, tomó un abrigo grueso, acompañados de unas pequeñas armaduras y como no, con su fiel arco "DeathEdge". Sin esperar nada más, su cuerpo empezó a ser absorbido por una especie de vórtice que se originaba en su ojo izquierdo hasta finalmente, desaparecer. Instantáneamente, re-apareció, teletransportándose en medio del bosque, más concretamente por encima de una de las ramas de los árboles. Según las indicaciones que el tipo del teléfono le había dado. "Hmprf, que fastidio..." Pensaba sentado de cuclillas sobre la rama y con el arco en mano, listo para ser utilizado en cualquier momento "No sé si maldecir a estos idiotas que no son capaces de ocuparse de sus propios asuntos, o agradecerles porque su ineptitud me pague la vida..." Refunfuñaba una y otra vez a medida que las horas de la noche pasaban y pronto las 11 de la noche (Hora a la que había aparecido en el bosque, confundido entre las ramas, la oscuridad y las sombras de la noche) pasaban a ser las 2 de la mañana. Finalmente y luego de una larga espera, pudo ver a lo lejos, a un kilómetro y medio de distancia, una pequeña luz, una fogata donde hombres encapuchados, con todas las características que le habían dado, encajaban a la perfección - Bien, creo que por fin los encontré - Bromeó en un murmullo para sí mismo mientras se levantaba con cierta flojera y se estiraba, antes de apuntar con el arco en dirección a los hombres, esperando a que parecieran estar "Completos", contándolos uno por uno – 12....Perfecto - Tras haber contado que eran los magos exactos, una sonrisa socarrona se formó debajo de la máscara del chico mientras tensaba la cuerda del arco, creando en el una flecha de pura energía oscura, la cual resplandecía en tonalidades violeta. Para cuando uno de los aparentes magos notó que algo raro sucedía debido al brillo violeta, ya era demasiado tarde, Nero había soltado la cuerda y la flecha se encontraba a escasos centímetros del impacto contra la fogata.

- … Bum

En el instante que su flecha envuelta en oscuridad tuvo el más mínimo contacto con la fogata, una explosión de oscuridad se liberó. La explosión fue tal que la misma fogata expulsó el fuego omnidireccionalmente, causando que restos de fuego y oscuridad chocaran brutalmente contra el grupo de magos. Todos y cada uno de ellos fueron arrojados a la distancia, chocando contra algunos árboles algunos y otros directamente desplomándose en el suelo. Eran todos débiles físicamente y ninguno contaba con las resistencias físicas como para poder levantarse, incluso después de solo un ataque – Eso fue sencillo – Dijo con un profundo suspiro de resignación, saltando del árbol para caer de pie en el suelo y empezar a avanzar en dirección a los hombres, trotando. A medida que se acercaba, la energía vital o "Aura" de los presentes entraban en su "Radar", lo que le permitía detectar como se encontraban en esos momentos. Aparentemente, 8 habían muerto instantáneamente, ya sea por la propia explosión o por el golpe. "Que aburrido" Pensaba a medida que se acercaba, hasta que logró ver allí a la distancia...1 se levantaba cojeando, y el otro, se arrastraba, intentando escapar – Por lo menos podré practicar un poco mi puntería.... - Alzaba de nuevo su arco, tensando la cuerda y creando esta vez, dos flechas, más estas a diferencia de la anterior, eran normales. Veía con cierta gracia como aquellos hombres intentaban huir...y cómo es que ambos cayeron muertos al instante luego de que Nero soltase las flechas y las dejara atravesar el cráneo del primero y el pecho del segundo. Resignándose a terminar con todo para volver a casa tranquilo, desvaneció su arco para luego materializar una pequeña daga de oscuridad. Se volteó a ver a los dos sobrevivientes, uno inconsciente y otro que no podía moverse y tan solo gemía de dolor – Bien, lo haré rápido. Ya me aburrí... - Caminaba hacia el inconsciente para acabar con su vida en el mismo instante que lo tuvo enfrente. Cuando se volteó al otro....el muy....se había muerto desangrado, cosa que realmente decepcionó a Nero, quien esperaba más de un grupo de magos para quien contrataron sus servicios – Como sea...

En aquel bosque recubierto por los cadáveres de lo que una vez fue un grupo de magos, sacó de su gran abrigo su celular, con el que comenzó a fotografiar el escenario en general para enviar luego estas fotos hacia su cliente. Inmediatamente, le llegó la notificación de que se le había depositado el dinero acordado y sin más, guardó el teléfono donde mismo, se estiró y se propuso simplemente, irse. "Que molestia...". Se quitaba la chaqueta, así como la armadura y la máscara, para simplemente dejarlas caer a restos de fuego que habían terminado por la zona, más que nada para evitar que pudieran rastrearlo por esas mismas prendas...Vamos, lo que siempre hacía para evitar dejar un rastro que seguir. Empezó a caminar con las manos en los bolsillos mientras su apariencia volvía a adquirir su forma "Humana". Ya alejándose de aquel sitio de reunión para los magos, pateó por accidente una pequeña "Bolsa" o "Mochila", de la cual cayeron unos cuantos escritos y textos que terminaron desparramados en el suelo – Tsch... - Apartó la mirada con la intención de seguir su camino, pero...no, la curiosidad le ganaba – Ya que.... - Se agachó y tomó uno de los tantos libros, los cuales se hallaban llenos de polvo y se levantó. Quitó un poco el polco de uno de los libros con su mano mientras ojeaba la tapa del título, reconociendo que se trataba de un idioma arcano prácticamente muerto y del cual apenas sabía un poco - ¿Ja....? ¿Qué estupideces debieron de haber estado intentando? - Arqueó la ceja y empezó a leer parte del mismo. Su mirada despreocupada y relajada iba cambiando a medida que leía, denotando cada vez una mayor seriedad en su rostro y también un incremento del interés - No es....posible - Efectivamente, los libros y pergaminos que aquellos hombres portaban, parecían involucrarse fuertemente con el tema de romper lo que separa las dimensiones. ¿Sería esto...el posible primer paso que tendría para lograr el cometido que tantos años ha intentado lograr? Sin arriesgarse a perder una oportunidad así, guardó todo en la bolsa y partió a casa.

Descifrar aquellos textos fue para Nero, sin dudas, un martirio. Si bien conocía parte de aquel extraño idioma, sus conocimientos eran demasiado vagos como para poder leer fluidamente. ¿Serviría si quiera esto para ayudar a sus energías cruzar el velo de la realidad de su mundo para llegar a este? No tenía otra oportunidad, este era su único método para lograrlo...Lo muy poco que llegó a descifrar, era que necesitaba utilizar por completo la energía oscura de distintos seres, principalmente, espíritus, para luego mezclarla en un ritual que...¿Abriría una brecha temporal...permitiendo...? Le costaba seguir leyendo aquellos textos, pero apostaría todo a que funcionaría. Tenía que funcionar. Es por eso que sin molestarse en continuar intentando inútilmente descifrar que rayos decía, se aventuró a intentar seguir las indicaciones del ritual...lo hiciera a medias o no, tuviera el resultado deseado...o no.

...

Una semana después, a las 11 de la noche, el chico yacía en su forma humana, caminando tranquilamente por los pasillos del edificio abandonado en busca de más almas perdidas que pudieran funcionar como su "Combustible". Se habían extendido bastante rápido esa semana de que aquel edificio debía de estar embrujado y....no era para menos. Toda esa semana, Nero se dedicó a perseguir, capturar y poner bajo su control cuanto ente oscuro u maligno pudiera. Cuantos más pudiese aniquilar para robar su esencia...mejor. A medida que capturaba a esas pobres almas abandonadas por el mundo, las encarcelaba en su propio mundo de pesadillas, mientras era él quien controlaba "Las entidades" en sí. Hacía que estas se reunieran cada vez más en aquel edificio abandonado, cosa que obviamente empezó a aumentar la "Paranormalidad" que allí te encontrabas a un nivel espeluznante, además de obviamente, ayudarlo a cazar más espíritus o criaturas.

Un espectro, seguramente de un hombre que debió fallecer a la edad de 26 años, escapaba inútilmente del demonio - ¿A dónde vas? ¿No han aprendido ya que el intentar escapar de mi es inútil? - Dijo con frialdad y seriedad mientras miraba al espectro –Qué de hecho, era el menos "Maligno" que había capturado, aunque obviamente inocente tampoco era- antes de crear una esquelética mano de la más pura oscuridad a su costado derecho, producto de su poder, "Soul Armor". La misma se abalanzó sobre su presa, sujetándola incluso aunque este debiese de ser intangible - ¿E-eres tú quien me llevará...a-al infierno? - Hablaba aquel espectro a medida que la mano lo arrastraba hasta posicionarlo enfrente de Nero, quién con manos en los bolsillos de su chaqueta, echó una pequeña carcajada antes de alzar la mirada - ¿Yo? ¿Infierno? Oh, no, tranquilo - Una siniestra sonrisa se formó en su rostro a medida que su ojo izquierdo, el que poseía el sello blanco, brillaba con mayor intensidad - Desearás haber terminado allí luego de lo que te haré.... - No pudo decir nada. La mente de aquel hombre fue atrapada por las ilusiones de Nero y a saber cuánto durarían estas. Simplemente...su alma sería liberada una vez Nero se encargase de dejarlo seco y carente de energía alguna. ¿O eso lo haría desaparecer, o lo llevaría al limbo....? En primer lugar, ¿Le importaba a Nero que fuese a pasar con el pobre hombre o las pobres almas en cuestión? No, claro que no.

- Una más - Dijo con una pequeña sonrisa, mientras aquella espectral mano de su "Soul Armor" se desvanecía y luego de hacer un pequeño gesto con la cabeza, el alma en pena empezó a moverse como si de un ser sin mente propia se tratara, empezando ahora a moverse por el edificio en busca de otra pobre alma en pena a la cual Nero pudiese darle caza - Creo que solo me faltan 4 –Se estiró con un profundo bostezo. Dio media vuelta con la intención de salir del edificio, encaminándose ahora al bosque a ver si allí se encontraría más seres a quienes capturar, pero....se detuvo en seco antes de si quiera llegar a la escalera que conectaba el segundo piso con el tercero (En el cual el estaba ahora) - …. Tengo....un mal presentimiento....


Última edición por Nero el Mar Oct 10, 2017 4:44 pm, editado 1 vez


You will always have a place in my heart:
Foquita <3
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
17822
Reputación :
0
Mensajes :
58

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Do You Really Are Going To Trust Me? [Priv. Uruk Ishi Ir]

Mensaje por Uruk Ishi Ir el Sáb Sep 16, 2017 2:19 am

Universidad de Takemori~ 18:26 p.m

Irmiya nunca logró tomar la postura “que debía ser” como aquella figura de autoridad tal como expresaban sus colegas profesores, la pasión del chaman por enseñar y explayar las jóvenes mentes a la experimentación de las artes mágicas era guiada por su corazón, su dedicación y el amor al conocimiento, su misión como médico brujo siempre fue el de aliviar el dolor de las almas, tanto del plano material y tangible como el del velo espiritual, curarlas y nutrirlas, lograr una conexión empática que llegue hasta su espíritu, que inspire al individualismo y explote sus capacidades para proponerse lo que sea … Quizás así deseaba verlo, bajo el traje de aquel profesor común y no tan corriente que se encontraba escribiendo en la pizarra, esta semana en su clase tocaba profundizar la teoría y el desarrollo de su magia secreta a los ojos civiles “La magia espiritual” la base de hechizo, conjuros y la más celebre practica de muchas culturas esotéricas, si bien ante los civiles él lo traía como un estudio teórico conocía que habían naturalezas particulares en aquel colegio, al igual que él muchas criaturas habitaban este mundo, no iba a dejar que el estudio mágico se viera como solo datos para una prueba, se esforzaba en poder llegar siempre a un buen desarrollo y enriquecer la explicación, después de todo cuando la universidad cerraba sus puertas la vida privada de cada uno contiene secretos y sorpresas, él quería que aquellos que puedan llegar a tener aunque sea un poco de interés logren tomar sus clases disfrazadas para poder adentrarse en aquella fabulosa magia que muchos escépticos humanos tachaban como historia “fantasía” o datos inservibles, después de todo en su materia quienes tomaban sus clases era porque su destino era atraído a profesores, catedráticos o quien sabe… Brujos el día de mañana.

Allí el profesor Irmiya Devique, pelo blanco atado en una cola de caballo, camisa blanca y pantalón gris (Pareciendo no más que un simple civil) con una relajada postura dejó de escribir y ahora continuaba explicando mientras iba de lado a lado gesticulando cada frase en el proceso con sus manos -… Bien una vez entendido su procedencia y canalización ¿Alguien tiene una pregunta? Vamos ¿Qué es lo importante en el uso de esta peculiar energía?...- con la tiza señaló a cada uno para hallar la mente curiosa que indagaría –Maestro- levanta la mano una de sus alumnas –Dispare- un ligero chiste mientras con la mano libre la apuntaba como si se tratase de una pistola –Según los pasos de la magia serian: Origen, canalización y seguiría…  ¿Su uso?- algo insegura su preguntaba al final –Exacto! Muy bien “¿Qué clase de usos o para que fines puede utilizarse esta magia?”- volvió al pizarrón y escribió en él la misma pregunta dicha bifurcadas en dos flechas apuntando en direcciones contrarias -… Bien uno de los usos principales tomaríamos como ejemplo al chamanismo o curanderos mejor dicho, era con tal de esta energía tomarla “prestada” de los difuntos, que como bien recordamos es energía queda registrada como una “esencia” dentro del plano carnal, lo intangible pasa a ser una fuente de calor que se transmuta en algo que simbióticamente puede beneficiar a él, usuario y “paciente”, a la vez que la energía se “limpia” en el usuario produce que fluctúe su energía viva para sanarlo, descentraliza todas las tensiones emocionales o si bien para muchas tribus vigorizar el espíritu de sus guerreros sumando más facultades a sus limitaciones mentales. Si bien esto actúa a través de un canalizador estable siempre y cuando logra esta transmutación sobre el espíritu, ya que la energía espiritual es la única que allega al alma de la persona viva, también en el vudú el uso de esta misma se consideraba exclusiva para aplicarle propiedades a su “amuletos” como traspasar las almas sin dañarla en el proceso ya que también “contiene y resguarda” al usuario durante traspasos al ser una transmisión limpia que no daña la vasija carnal. Es una fuente de energía potable que tiene doble filo, lo cual si no logras que los espíritus estén a favor o consientan su transmutación estos se ven “corrompidos” o dañados siendo pocos eficaces y pueden destruirse tras un pequeño uso debido a que desgasta su esencia en el plano del velo. También creían que al colocarlo en la fabricación de utensilios con fines de sanar o como nuestros sacerdotes en la época japonesa de “Edo” lograr dañar a entidades demoniacas… En resumen…- para sintetizar el tema anotó en la pizarra seguida de unas flechas “Sanación, protección, vigor, contención y limpieza” -… El uso positivo de esta magia une al velo espiritual temporalmente con nuestro plano, permitiéndonos hacer cosas que la medicina o la ciencia no logra llegar, que es el uso de una energía que afecta a modo espiritual, allegando física y emocionalmente, que entra dentro de la facultad mental- -¿Y si se usa para un propósito malo, Maestro?- se le escapó a un alumno que yacía recostado sobre el escritorio, con los brazos cruzados –Excelente Kurama! Por favor, levanta la mano para la próxima y… siéntate derecho. Como bien existe siempre una contraparte en el uso de cualquier práctica mágica, el uso de esta energía se creía una de las más potables y peligrosas como reitero “arma de doble filo”… Si el usuario desconoce por completo el cómo trasmutar esa energía, se corrompe y la magia espiritual surte a un efecto “destructivo” para el ente en sí, su energía no tiene respiro lo cual se limita hasta su extinción atrapada en el hechizo o propósito para el que se utilice, un claro ejemplo sería quebrajar el alma humana logrando que la entidad dañe su espíritu y que esta obedezca al usuario bajo un hechizo de dominio mental, si bien esto es autodestructivo para los 3 tiene un tiempo limitado que necesitara retroalimentarse de más espíritus, lo cual acabaría con el registro y la esencia de los espíritus que se le acuden o fuerzan. La magia oscura utiliza las entidades demoniacas para imitar la magia del diablo y acceder a sus poderes, pero es inestable ya que esto conlleva a un mayor sacrificio físico, dando a cambio de vidas vivas en rituales tales como los satanistas diabolistas, pero la de un espíritu atrapado en el plano carnal sigue siendo tan avanzado y fuerte para romper con planos, rasgar el velo, inclusive proporcionar a armas y armaduras una clase de “aura energética oscura” que se cree que brindara protección de aquellos que intenten trasmutar o sanar lo corrompido, de ahí la rivalidad del mago negro y blanco, si bien las almas corrompidas son fuertes se necesita provocar el mayor daño posible con muchas, solo abarca a fines dañinos en tal caso… La magia blanca limpia, la negra corrompe, pero si se sabe utilizarla no requiere el desgaste físico, sería más que nada mental y espiritual, por eso su allegado, es la fuente sustentable “perfecta”- mucho no le agradaba la idea de profundizar este uso ya que era “un mal ejemplo” para su manipulación, anotó en la pizarra en la flecha contraria “Destrucción, corrupción y control mental, daño del plano carnal e incremento de fuerza oscura” -… Tengan en cuenta en todo momento que el uso negativo de los espíritus muchas veces no solo corrompe a ellos, si no al portador si intenta utilizar un canalizador externo al de su alma, como bien hablamos antes, el portador consiente que estos logren un vínculo con el mismo para luego ser transmutados mediante el “trance de posesión”, que es una transformación temporal en la cual se debe saber cómo acarrear al espíritu para que este no nos domine o que este se sienta augusto de ayudarnos, purificar y limpiar la energía es esencial para hacerlo mucho más potable y poder utilizar una pequeña fracción de espíritus a diferencia de la negra que debe renovarlo cada poco tiempo, repito, el uso destructivo de este tiene consecuencias que muchos pagan a largo plazo por que absorben el rencor de aquella energía que fue usurpada… Anoten eso por favor estará en el examen del trimestre.- la clase continuó mientras el profesor escribía y continuaba con aquella explicación, desde ya todo esto abarcaba a un método teórico, simplemente a nivel cultural sobre una de las tantas magias existentes en el plano, debía de aparentar gustarle todas por su materia, pero esta era su campo particularmente especial y el cual era conocedor, si fuera por el prefería llevarlo a la práctica más ese derecho le correspondía a sus alumnos especiales fuera de la universidad. Muchos recuerdos de su querido maestro llegaban, después de todo un nigromante es un poderoso usuario que logra captar la energía espiritual para darle vida a sus viejos cuerpos, si bien esta es utilizada para un mal, era la única excepción de “energía prestada” desde ya inquietaba el espíritu, pero siempre Irmiya y él se entendían como un buen grupo después de todo el chamán sabe perfectamente como limpiar cada espíritu después de utilizarlo, quizás se sentía melancólico por aquellos recuerdos pero le daba gusto saber que todo lo que el enseñaba en parte fue gracias a su difunto maestro y compañero que pudo afianzarse con esta práctica mágica.

Calles de Eadrom ~ 23:31 p.m

La clase terminó y aún o era la hora de volver al hogar, antes que nada debía pasar por la casa de uno de sus clientes por los barrios bajos a llevarle algo de la medicina natural que fabricaba además de una limpieza semanal de su morada, particularmente era normal ya que varias veces el chamán aclaraba que las urnas era una mala idea, la energía es más inestable cuando el cuerpo es incinerado con sus restos espirituales, pero al ser terco su estimado cliente debía de acudir al chamán para evitar que estos fantasmas se manifiesten a atormentarlo, era su trabajo después de todo. Pasaron las horas y siempre después de alguna limpieza sus desgaste mental y físico eran notables, ya que como ejemplo de la clase de hoy, ser un canalizador conlleva a aceptar ayuda de los mismos espíritus y la limpieza lleva transmutarlos (lo cual a cabo de 3 horas termina) se hizo muy tarde pero finalizó, remontó a su moto listo para volver a su iglesia y al fin descansar plácidamente, ya estaba recordando que no había dejado suficiente comida para sus canes y tampoco para su gato, lo cual ya estaba imaginando que se encontraría en su puerta algún que otro conejo y algunas plumas de aves despedazadas en su patio trasero, odiaba cuando lo hacían pero no podía contradecir la libre naturaleza salvaje de sus mascotas, después de todo también fue su culpa que no les dejo una reserva de comida…

Tan distraído iba pensando en banalidades cotidianas, que antes de darse cuenta frente a la moto en fracción de segundos la aparición de una niña de unos 8 años la cual en cuanto atravesó su cuerpo le llevó un buen susto que hizo que perdiera el control completo del vehículo, tan poca agilidad que resbaló y la moto giró acostada media cuadra más adelante mientras el chamán derrapó contra el suelo rasgando el brazo de su camisa por completo mientras era arrastrado por la fricción de la caída, exhibiendo una buena quemadura del asfalto -¡Por los dioses!... Maldición- recostado en el suelo arqueó la espalda mientras su mano sana cubría aquella herida latente, su morral había caído a tan solo un metro de su ubicación, la moto no sabría en qué estado estará en cuanto avanzo en espiral unos metros más adelante, esperaba que no se haya dañado, lo que le faltaba para cerrar aquel mal episodio que se haya estropeado. La sensación de escalofríos lo recorrió, no se sorprendía que no hubiera nada en cuanto volteó a confirmarlo, después de todo estaba susceptible tras una sección espiritista, no era la primera vez pero era extraño que a tan poca distancia pudo recién verla ¿No estaba concentrado para detectarla antes? -¿Hola?- tras un quejido se levantó del suelo aun sobando la extensa quemadura -¿Estás ahí?¿Esta es tu zona?- comenzó a caminar juntando su morral del suelo, intentaba conectarse con ella de algún modo, no deseaba sensibilizarse más en caso de encontrarse con una zona de fantasmas ya que corría peligro de que quieran acercarse a utilizarlo como vasija –No te haré daño, lamento lo de antes ¿Sigues aquí?- se paró en medio de la calle, buscando señales de la entidad, pero no encontró nada.

Se dirigió a su moto, la volvió a parar colocándola sobre la cera y se agachó a revisar que no se haya dañado nada del equipo, reviso el tanque, el caño de escape, las ruedas… Solo la pintura de la chapa había sufrido un desgaste –Vaya “suerte”- más cuando estaba pensando en subir, su sangre se heló y de nuevo ese escalofrío lo recorrió “Oye oye oye Siento muchas cosas divertidas” la voz de Mai Rai entre risas y jadeos desesperados resonó por su cabeza, un pequeño dolor en la frente hizo que el chamán por segundos se sintiera mareado tras sentirlo tan vibrante “No pequeño, no ahora, es tard…” pero al ladear el rostro por accidente volvió a ver a la niña, parada en medio de la calle una vez más, descalza y con un vestido violeta, pálida con aquel cabello largo castaño, esta solo lo observaba con aquella mirada vacía –Eres tú… ¿Necesitas ayuda?- se cargó el morral y comenzó a caminar hacia ella, con mucho cuidado y manteniendo las manos en alto en señal de calma, la niña dio un paso atrás asustada –No! Tranquila… Hey, no te haré daño ¿Necesitas ayuda?¿Estas perdida?¿Has muerto aquí?- comenzó a delicadamente con su voz más suave a preguntarle, hasta quedar frente a ella y agacharse colocándose de cuclillas –Háblame, soy amigo ¿Qué pasa?- la niña comenzó a temblar mientras sollozaba, esto sorprendió al chamán, suponía que sería alguna clase de llorona más era muy joven para tener esa sed vengativa, tenía curiosidad el por qué su estado, no podía dejar a un espíritu deambular sola por estos lares, el lugar desbordaba de aquel peculiar aroma… El aroma que solo una fracción del velo perturbado podría ofrecer, habían más, muchos más… los sentía –¿Cómo te llamas?- preguntó una última vez el chamán intentando acercar su mano, utilizando la palma tatuada para concentrar su energía y que este brillara, realizaba una pequeña lectura empática a lo cual pudo presentir algo muy familiar que uno de sus espíritus sabía reconocer “Miedo… Tristeza… Mucho terror… Pobrecilla…” lloraba Neiwa en su cabeza –Mi … Mi…- la niña se le dificultaba hablar con aquel temblequeo en su tono, aquel gesto tan triste y tan desolador en su rostro -¡Ayúdame!¡Él tiene a mi padre!¡Nos quiere destruir!¡Rápido!- la niña desesperada gritó y solo volteó para correr entre las calles -¡Oye!¡Espera!- no dudó en seguirla, correr guiado por la sensación desesperada que desprendía la pequeña ¿Por qué ella desprendía eso? Sea lo que sea Neiwa y Mai Rai estaban desesperados por saberlo de igual modo.

Al final de la calle tras varias cuadras el chamán estaba agitado, con algunas gotas de sudor rodando por su frente contempló que la niña ahora en un edificio abandonado levitaba con altos saltos a uno de las destruidas ventanas de un viejo lugar en el tercer piso, allí no pudo evitar sentir aquel velo, como si una fracción haya sido rajada y ahora una energía inquieta se manifestaba salvaje “Estas muy cansado viejo ¿No? Juju~” “Ni lo digas… Mai Rai ¿Puedo pedirte un favor?” estaba resignado, su condición física no podría alcanzarla y por alguna extraña razón no podía permitirse dejarla sola “A tus ordenes Uruk Ishi~ Solo pídelo” ansioso el pequeño diablillo comenzaba a excitarse, hace mucho tiempo que no salía y esta era una oportunidad perfecta “Vamos! Vamos! Algo la está espantando ¿No deseas llegar allí cuando antes?” incitaba y provocaba al chamán para su dulce momento, este solo pudo dar una buena bocanada de aire y abrir su camisa rompiendo los botones, exhibiendo los tantos collares que llevaba, entre ellos aquella plaquita de madera la cual desprendía aquella leve aura amarillenta notando la desesperación del espíritu “Búscala y averigua que sucede” esperaba no arrepentirse de la decisión que estaba por tomar “¡¡Oye ¿Por qué él?!!” interrumpió Orunhe molesto “Porque tú no eres el más apto para perceguir, imbécil Jajajaja”. El recuerdo de su madre y el caminando por la playa, un alegre y maravilloso recuerdo que tiñó su cabello de rubio en segundos, 5 golpes de su índice contra la medalla entonando aquel gracioso “ta-tatata-ta” seguido de dos campaneos que hicieron que las plumas de Uruk se tiñera de rojo mientras un aura amarilla lo rodeara entrando en su trance, sus ojos violetas neón y desde las raíces desde su cabello comenzó a bajar todo el juego de plumas hasta rodearlo por completo mientras su estatura se reducía a la de aquel niño apenas pasando el metro de altura, con una amplia y macabra sonrisa en su rostro mientras torcía las cejas, aquella cola de mono roja, desprendiendo aquella incontrolable energía ardiente, vivaz y tan alegre -¡¡Aquí estoy!!- Mai Rai reía mientras no se detenía en brincar y temblequear en el lugar completamente emocionado haciendo resonar todos los amuletos del cuello que colgaban, tomó la daga del morral modificandolo con su energía con aquella empuñadura y corrió al edificio.

Bastó con su agilidad, rapidez y la ayuda de su daga para poder subir por fuera aquel edificio, clavando la cuchilla en las paredes, perforándola para tomar impulso y seguir escalando en dirección a donde la fantasma había desaparecido, llegando a aquel piso la pequeña entidad emplumada se posó sobre el marco de aquella ventana y lanzó el morral a un lado -¡Oye! Niña~ juju ¿Dónde estás?¿Jugamos a las escondidas?- revisó todo el tercer piso, hasta hallar en una esquina a la pequeña, acurrucada y sollozando temerosa –Oye oye- bajo de la ventana como un pequeño animal en 4 patas y se desplazó con unos graciosos brincos hasta ella –Dime ¿Dónde está tu padre one-chan?~- gracioso y ladeando el rostro con aquel gesto retorcido la observó, cuchilla aun en mano más mantenía aquella infantil esencia, juguetona y traviesa. La pequeña fantasma con mano temblorosa señaló a una puerta de metal -Él... él... El mal esta tras la puerta-, oxidada y algo vieja -¡Bien!¡Vamos a salvarlo!- poca información tenía, mas Mai Rai era de acciones antes que preguntas, por lo poco que recordaba como voluntad del chamán era responder aquellas tres preguntas:

1.“¿Quién tiene a su padre?” corrió aun en cuatro patas hacia la puerta y se enderezó
2.“¿Quién es el “destructor” que menciona?” alzó la daga y con ella perforó el metal cortándolo a la mitad
3.”¿A qué o quién le tiene miedo?” Pateó la puerta haciendo que se abra, la parte que no estaba sujeta a la pared fue directamente rodando por las escaleras del segundo piso

Allí estaba el “niño” emplumado de rojo con aquella desbordante aura dorada, aquella perlada sonrisa blanca con dientes tan afilados como tiburón y esos ojos rosas brillantes, observando a un extraño sujeto que poco tiempo tenía para identificar “Mai Rai … Encuentra la respuesta y calma a los espíritus”. El niño observó detenidamente más no cambiando su posición, con la mano ocultando la daga tras la espalda –Vaaaaya~ jajajaja Tu no pareces ser un padre espectraaaaal~- rio al final divertido y exasperantemente –Tu…¿Qué llevas ahí? Mocoso, sí que apestas ¿Te bañas seguido? Puedes engañarme quizás con eso… pero también noto que llevas una colonia “espectrus varius”~- cambiando frecuentemente el tono de su voz entre mofón y charlatán, aquel desubicado ente que ahora ocupada el cuerpo del chamán tampoco era de quedarse quieto -¡Como sea! Mi mami dice que no debo hablar con desconocidos- dando uso de su destreza y la velocidad dió un amplio salto en el aire directo a el desconocido, envolviéndose cual bola solo para luego por encima de la cabeza contraria exhibir su daga, descendió abruptamente con el filo apuntando fijamente a su rostro, aquella sonrisa macabra y divertida… “Por el diablo!¡Mierda! Sí que extrañaba ser yo! Jajajajaja”.


¿Quien rayos es Mai Rai?:

El pacto con el Leviatán
Espíritu: Mai Rai
Aura: Amarilla
Mai Rai es un espíritu alegre, burlón e hiperactivo, habla aceleradamente y en cantidad, es tanto su energía que cada vez que es invocado su cuerpo automáticamente tiembla mientras ríe constantemente.
Invocación: Su estado de animo debe ser el de un recuerdo alegre hasta que su cabello llegue al tono rubio, luego se golpea el colgante de madera 5 veces con un determinado ritmo (Ta-tatata-ta). El colgante golpeara sobre el pecho dos veces en respuesta.
Leyenda: Mediados del siglo XV Mai Rai era un niño de 9 años vivaz, alegre, mañoso y pequeño ladrón. Vivía con su padres y sus hermanos en una camarada ambulante de brujos y estafadores que recorrían toda la Europa Occidental. Cuando la Santa Inquisición comenzó a perseguirlos sus padres dieron el alma del joven niño al Leviatán para que este le diera la velocidad y aguante para mover todas las carrozas de su gente simultaneamente, su corazón se detuvo cuando llevó a todos a un lugar seguro en los bosques.
Habilidad:
-Su cuerpo llega a la altura de 1,25 mts y posee dientes afilados (Como un goblin) lo cual le hace sencillo moverse con facilidad (También utilizado para "robar" en trama).
-Es muy ágil y rápido.
-Habilidad en la daga de Irmiya (Véase mas adelante en "armas").
Ventaja:
-Aumenta su agilidad fisica un 25%
-Alcanza los 100 km por hora
-Puede dar largos saltos hasta de 8 metros de largo.
Desventaja:
-Su fuerza se reduce a un 25% (Inferior a la de un humano)
-Débil contra ataques de agua y tierra (No sabe nadar)
-Después de cada salto desciende muy lentamente lo cual queda vulnerable hasta llegar al suelo.
-Debido a su actitud energética se agota muy fácil después de cada ataque.
Duración: 4 posts
Recarga: 4 posts
-Contra- Es un espíritu inestable y sin paz, lo cual este puede desaparecer fácilmente durante el combate, luego de abandonar el cuerpo del chamán este pierde la movilidad de sus piernas (1 post) debido al desgaste físico.
Modo trama este peculiar espíritu no necesita ser invocado, este puede manifestarse para hacer de sus maldades si Irmiya se queda dormido (En ocaciones x o especiales)


"Todo aquel que crea en la magia, está destinado a encontrarla"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear(?
Orunhé #cc0000 grita // Neiwa #0033cc llora // Mai Rai #ffcc33 ríe
Profesor de Artes oscuras y sacras ~ Chamán ~ Médico brujo

Cute Trance (?:

MAGIC!
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
32
Dromes :
61621
Reputación :
3
Mensajes :
118

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Do You Really Are Going To Trust Me? [Priv. Uruk Ishi Ir]

Mensaje por Nero el Dom Sep 17, 2017 2:07 am

Una súbita pérdida de energías hizo que sintiera un muy repentino mareo, casi como si su cerebro se desconectase durante unos muy breves segundos. Cerró los ojos con fuerza, escuchando un fuerte pitido pasar por sus oídos mientras su equilibrio se veía afectado, causando que tuviese que apoyar su mano izquierda contra el concreto que conformaba la pared del edificio en donde estaba. Su respiración era un poco agitada y un agudo dolor de cabeza le había subido bastante de repente, más de a poco y con el pasar de los segundos, fue que tanto el dolor como el pitido de sus oídos empezaba a desvanecerse, regulando de a poco su propio cuerpo – Que fastidio... - Decía aún con los ojos cerrados y apoyando su mano derecha ahora encima de su cabeza. No se encontraba en las mejores condiciones, y era algo que terminaba siendo algo obvio si tomabas en cuenta como había pasado su última semana. Podría tener ciertos aspectos superiores a los de un humano producto de ser él un demonio, pero incluso los demonios requieren de cierto descanso, cosa de la cual Nero se había estado privando con la intensión de poder conseguir cada vez más víctimas de las cuales conseguir esa energía y poder necesarios para romper el velo que separaba este mundo del mundo del cual, el viene. No contento con ello, no era del todo fácil mantener bajo control mental a múltiples veces al mismo tiempo, sobre todo a aquellos que resultaban más fuertes de mentes y trataban de resistirse a aquellas pesadillas a las que eran sometidos. Y ni hablar de aquellos que deciden aguantarlas...Entre más horribles debía volver aquellas pesadillas internas para ser capaz de doblegarlos, mayor era el esfuerzo mental que debía aplicar sobre ellos. Definitivamente, no estaba en sus mejores momentos, y ninguno de sus 6 sentidos estaba al máximo en esos instantes.

Tras esos breves segundos de descanso en los que su cuerpo empezaba a recuperarse -Por lo menos, temporalmente y hasta que otro lapsus viniera de la nada-, tomó aire y despegó la palma de su mano, abriendo de a pocos los ojos y... - ¡Hgh! - Cerró instintivamente su ojo izquierdo al sentir de nuevo ese pitido, seguido de un dolor que pasó por su cabeza al instante que abrió el mismo y desapareció una vez lo cerró. "Creo que lo he forzado bastante..." Pensaba un tanto molesto por haber llegado al punto en donde se limitaban un poco más sus capacidades. Lo que más le fastidiaba, es que posiblemente sería incapaz de terminar la colecta de almas ya que dudaba ser capaz de controlar más por el momento, aunque claro, esto no sería algo que lo detendría por lo menos para intentarlo – Como sea... a seguir buscando – Con la vista seria, estirando y tronando su cuello, se dispuso a continuar con su búsqueda, más apenas dio el primer paso, se detuvo en seco al sentir una presencia literalmente a tan solo unos cuantos metros de distancia, más específicamente, de la habitación continua que tenía en este mismo piso. "¿Por qué no la sentí antes....?" Se dijo a sí mismo, mirando algo confuso en esa dirección hasta que, con cierta molestia, lo dedujo "No puedo creer que incluso mi detección de auras esté fallando....Tsk" Sin perder el tiempo, cambió su dirección con la intención de avanzar ahora hacia donde esa presencia –Algo "borrosa" y "mal percibida", debido a su estado-, más sin embargo, su paso se detuvo en seco cuando poco a poco, su mente despejaba una segunda presencia en esa misma habitación -- No, espera, era algo....¿Confuso? En un principio sintió una segunda presencia al lado de la otra, una que parecía más "Viva", pero....¿Qué era esto? Sentía como si media parte de él dijera "Hay dos seres", al mismo tiempo que su otra mitad le gritaba "Son 5 presencias". Si, de alguna forma, habían 5. Podía detectar un alma muerta común y corriente, y con respecto a las otras...era como si fuera una fuerte y predominante presencia que mantuviese otras a su alrededor, o mejor dicho...¿En el interior? No sabría describirlo, era demasiado confuso.

Como cuando la señal de televisión va y viene a medida que juegas con las antenas del mismo para captar la señal, Nero los sentía aparecer y desaparecer, a los 5. Su estado no le permitía mantener aquella capacidad para detectar auras del todo funcional, cosa que ahora mismo, le frustraba. Enfadado, empezó a avanzar en esa dirección, intentando ser capaz de indagar en aquellas auras para saber quienes era a quienes tenía delante. Viendo que no podía, a medio camino suspiró profundamente, abriendo su ojo izquierdo totalmente... y sintiendo un dolor mucho mayor que hizo al chico cerrar los dientes con fuerza, dar un paso atrás y llevarse la mano izquierda a la cara, cubriendo medio rostro. "Los vi" Se decía a si mismo, respirando agitadamente. "Un alma, de un infante probablemente, la de un ...¿Niño...mono...? y....lo demás deben de ser....argh, armas vivas o ...tsch, ligadas a él. Seguro". Se intentó calmar e intentó volver a concentrarse, decidido a abrir nuevamente su ojo para ver con mejor detalle qué o quienes eran con quienes posiblemente tendría que lidiar, más el sonido de la puerta de metal siendo destruida, lo desconcertó totalmente y le hizo voltear la vista en esa dirección - - Pudo ver entonces una figura humanoide, pero que obviamente, no era humano. Era como un mono rojo enano, y si algo le llamó más la atención que su muy peculiar aspecto...era precisamente ver que su alma contenía otras 3 al mismo tiempo. Nero se paró firme, mirando al desconocido con la mirada seria y la mano derecha aún sobre media cara - ¿Quién er-? - Fue interrumpido por el aparente mono - ¿Padre...espectral? ¿De qué rayos estás hablando? - Entrecerró los ojos el ojo, mirándole con una muy clara confusión. "¿Esto es una broma?" Pensó a medida que el extraño ser soltaba estupidez tras estupidez, primero aludiendo a su mal olor y luego a...espera. ¿Se refería a los espíritus que mantenía bajo su control....? Si no era eso, no tenía idea de que rayos estaba hablando, aunque fuera lo que fuera, de seguro solo era otro lunático y ya...- Mira...no tengo tiempo que perder. ¿Porque no cierras la boca o el hocico y vas a joder a otr-…? ¡¿?! - Antes de que pudiera si quiera percatarse de ello, el enano mono había pegado un salto directo hacia él y de hecho ya lo tenía por los aires, descendiendo en su dirección con armas en mano y aparentemente dispuesto a herirle. ¿Tendría una razón acaso? ¿O se trata de un simple enfermo? Sea como sea...iba a hacerlo arrepentirse.

Inmediatamente y apenas pudo reaccionar –Producto de los dolores que pasaban por su ojo izquierdo-, apartó la mano derecha de su cara -Aún con el ojo cerrado- mientras daba un paso hacia atrás con su pierna derecha para posicionarla de lado a sus espaldas mientras llevaba su antebrazo izquierdo verticalmente, justo por encima de su rostro, echando también instintivamente un poco su cuerpo hacia atrás. Pudo sentir como la daga de su enemigo daba de lleno sobre su brazo, rasgando sus ropas y causando un severo corte sobre su piel y carne, algo que le hizo cerrar con fuerza los dientes. "¡Este bastardo....!" Lo enfadado se le veía claramente en el rostro, y era algo que ahora reflejaría en su actuar. Para evitar que la daga de su oponente continuara avanzando sobre su brazo debido a la fuerza de inercia que esta debía tener por los giros que dio el mono girando como un ovillo por el aire, Nero apoyó horizontalmente su antebrazo derecho contra su propia muñeca izquierda y con tanta fuerza como pudo usar en ese instante -Ayudándose también de su pierna derecha estirada hacia atrás-, se impulsó hacia adelante, moviendo el brazo izquierdo que chocó contra la daga en la dirección opuesta a la que su oponente la hacía girar, con la intención de desconcertarlo unos simples segundos - ¡No debiste hacer eso...! - Gritó antes de mover su pie derecho un paso por delante de él, justo enfrente de su enemigo, para luego mover su cuerpo en 360 grados, llevando su talón izquierdo a modo de una patada en dirección al torso u cabeza del muchacho -Puesto que al no estar acostumbrado a pelear con alguien tan bajo, prefería no apuntar a la cabeza y apuntar un poco más bajo por si llegaba a mal calcular el golpe-, llevando independientemente si su golpe era acerado, bloqueado o esquivado, directo al suelo, terminando bien posicionado de piernas y con ambos brazos firmes con sus puños a la altura de la barbilla en su habitual postura de pelea –Aunque con la guardia más baja para proteger más su propio torso que su cabeza, de nuevo, debido al tamaño del contrario-, aprovechando la anterior patada que intentó utilizar como "Distracción", para lanzar un gancho derecho hacia el estómago del mismo, canalizando además, su energía oscura por su cuerpo para trasladarla a través de sus tatuajes hasta el puño ofensivo - ...¡NIÑATO! - Y una vez estiró totalmente el brazo para dar ese golpe, una fuerza oscura, similar a un muy fuerte empujón, surgió de su ser y salió disparado enfrente suyo, con la intención de o bien apartar al mono, o bien arrojarlo contra las paredes para aprovechar de hacer un golpe doble.

Luego de dar esa secuencia de golpes, Nero retrocedió rápidamente, siempre con la vista fija en el otro y sin perder con ningún paso aquella postura de pelea suya. Ya estando a unos pasos de distancia, se miró molesto el brazo izquierdo, el cual tenía un ardor por el corte, sangre que empezaba a brotar y como no, la chaqueta rota. Chasqueó con molestia su lengua contra su paladar en lo que se quitaba la chaqueta, sin perder la vista seria y enfadada en su contraria – Era mi chaqueta favorita, niño - Hablaba mientras la lanzaba a un costado por el suelo de la habitación y su postura volvía a estar preparada para la batalla, quedando ahora tan solo con su playera violeta – No seré suave contigo solo porque vengas de pitufialdea – Un pequeño humo surgió de los tatuajes en su brazo izquierdo, humo que vendría siendo el elemento de la oscuridad, el cual rodeó su herida y empezó a materializarse en forma de unas vendas negras que impedían que se llevara un desangro o algo similar - ...Te haré trizas. A ti, y a tus.....amiguitos - Con esta última frase, claramente refiriéndose a aquellos seres que lo acompañaban, aunque claro, no sabía si ellos si quiera podrían interferir en esta pelea, ni tampoco si es que él podría llegar a alcanzarlos....¿O si lo sabía? ...."Tengo una idea...". Abrió un poco sus puños, dejando correr su oscuridad por estos y pasando a crear dos objetos muy similares a unas simples barras de metal, con el pequeño detalle de que estas barras eran totalmente negras y, como no, hechas de oscuridad. Solo un pequeño trozo de estas sobresalía por el lado de sus pulgares, puesto que las agarraba de tal forma que gran parte de las mismas sobresaliera por el extremo contrario de su mano - ... ¡ADELANTE! - Inmediatamente, empezó a correr en dirección a su oponente con ambas barras en mano, girando entre sus dedos la barra de la mano izquierda para sujetarla bien y llevar una estocada al muchacho, llevando luego un golpe diagonal con la barra en su mano derecha sujetada del revés.

Poder usado:
•Siniester Force:
El usuario exterioriza su energía oscura a su alrededor (En un radio de 20 metros), canalizando dicha energía sobre un punto en específico y así, generar una "Fuerza", fuerza la cual es capaz de sujetar algo, arrastrar, empujar, apretar, funcionando en sí como una "Mano" a distancia. Aquella fuerza que genera es igual a la propia fuerza del usuario aumentada en un 35% y la misma puede dividirse en un máximo de 10 fuerzas distintas (Todas con las mismas propiedades que la fuerza original aunque con mucho menos poder), con la única diferencia de poder mover cada una un objeto diferente al mismo tiempo (Ej: Cada fuerza puede levantar/arrastrar/empujar/apretar una canica distinta). El número de turnos que esta técnica puede ser usada es de hasta 2 turnos, seguido de 3 turnos de recarga. Las debilidades de esta técnica son que cada vez que la fuerza original se divida, causará que cada división posea tan solo un porcentaje equitativo de la fuerza original (Ej: De dividirse en 2, cada fuerza poseerá 1/2 de la fuerza original (Y por ende, más débil que la fuerza común y corriente de Nero). De dividirse en 10, cada fuerza poseerá 1/10 de la fuerza original) y qué además de que el ataque pueda ser considerado predecible (Debido a que tiene que apuntar con alguna parte de su cuerpo hacia donde va la fuerza, generalmente con la mano completa, los pies o los dedos de las manos), el mismo se corta de golpe y entra en enfriamiento de hacer recibir Nero un golpe directo que lo desoriente. En tramas, el rango máximo del poder será de hasta 500 metros de diametro, además de poder exagerar los turnos y la fuerza del poder.


You will always have a place in my heart:
Foquita <3
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
17822
Reputación :
0
Mensajes :
58

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Do You Really Are Going To Trust Me? [Priv. Uruk Ishi Ir]

Mensaje por Uruk Ishi Ir el Dom Sep 24, 2017 10:25 pm

La rapidez no pareció suficiente para darle la ventaja a la pequeña entidad, pudo apreciar el ruido de la tela desgarrarse al paso de la hoja pero el filo pareció rozarle apenas el tejido de la piel ya que no sintió perforar ninguna dureza que retuviera el corte o alguna dificultad indicando un músculo de mayor profundidad, la vulnerabilidad del ataque dio para que el contrario reaccionara, Mai Rai pudo apenas verlo venir con aquella patada, más usando la lógica que el contrario sabía que intentaría algo en caso de que el pequeño fallara y su agilidad nata podría apenas ayudarlo, teniendo las dos manos en el arma pudo girar medio cuerpo aprovechando el desvió de la daga que facilitó el movimiento de su brazo, el antebrazo y hombro sirvieron para su defensa en cuanto los exibió frente al ajeno en ese segundo, pero el impacto directo marcó la fuerza contraria haciendo que Mai Rai soltara un alarido de dolor ya que justo estaba sobre la gran herida de carne viva que las plumas no llegaron a ocultar gracias a el accidente que había tenido el Uruk cuando estaba en posesión del cuerpo, el tamaño y el peso del niño solo ayudaron a que este de inmediato se estrellara con la pared de las escaleras, creando toda una grieta a su alrededor por la vieja y gastada consistencia del edificio. Su costado sano ahora se veía algo percudido, hasta algunas plumas rojas se habían desprendido cayendo grácilmente desde el lugar donde ocurrió el contra-ataque.

El pequeño niño que solo emitió un largo y distorsionado suspiro dando a conocer que una herida ya azotaba su físico, sosteniendo la daga fuerte con las manos en reacción mientras apretaba los dientes con fuerza, sintiendo como el filo casi podía tocar la carne de sus labios –O-ouuuuuuch…- con mucho cuidado se movió de la pared donde estaba incrustado y cayó sobre los últimos 3 escalones rodando y golpeando más aquella herida, dejando un rastro de sangre espesa y oscura –Eso dolió… “Mocoso”- el burro hablando de orejas nuevamente mientras permanecía en el suelo, se repuso arqueando la espalda con mucho cuidado y resentido, ladeó el rostro para observar el brazo cual desprendía carmín camuflándose con sus plumas –Oh Uruk Ishi… Que cuerpo tan delicado tienes “señorita” jaja-jauuuch- se recostó por completo y flexionó las rodillas mientras levantaba sus pies, mantuvo sus codos como un sólido soporte y de un impulso del pequeño cuerpo logró pararse nuevamente retomando la postura con algo de dolor y quejidos, más no pudo evitar volver a quejarse sobre el antebrazo dañado en cuanto intentó estirar sus brazos.

-Oh?~- volvió su vista al mayor y luego soltó una gran carcajada ante el chiste –Joder, tanto espamento por una chaqueta? Ni siquiera te queda bien, pareces un cantante idol emo~- sacó su lengua para concretar aquella burla, si bien su voz se oía una vez más animada pero rasposa por los quejidos, sus plumas comenzaban a encresparse con aquel peculiar agite, el temblor natural de su cuerpo mientras volvía a retomar el ritmo comenzando a ladear sus caderas para alejar ese resentimiento del cuerpo, no había tiempo para lamentar su cuerpo durante una pelea, sonrió ampliamente y entrecerró sus ojos desafiantes –Ok, ven que voy a “pitupatear” tu feo trasero- arrojó con cuidado la daga un poco más arriba de su cabeza, girando 4 veces en el aire antes que cayera sobre su palma justo en el mango, su brazo sano podía responderle bien, aunque sintiera que bajo esas plumas hallaría moretones, comenzó a temblequear sus rodillas comicamente acompañando sus caderas, solo para luego comenzar a saltar alternando los pies como una pequeña danza energetica mientras sobre la madera se oía aumentar el golpeteo de las plantas de los pies, acelerándose cada vez más junto con el ritmo cardíaco mientras su cuerpo comenzaba a emocionarse, sus músculos estaban recalentando listos para la acción, ya la pelea esta divisada. Analizando como el oponente podía fabricar sus propias armas de la nada la sorpresa invadió la mente e imaginación del niño, tambien algo de celos ya que esa habilidad se veía muy "cool" para él –Joder Uruk ¡Quiero hacer eso! Dame luz maldición…- se dijo lo último como susurro, con el tono exigente y caprichoso esperando a que el dueño original del cuerpo lo escuchara mientras compartían aquel vinculo.

El pequeño goblin solo podía zarandear su larga cola de lado a lado durante su baile manteniéndose en el lugar entre saltos precipitados, atento al ver cómo el contrario con ambas varas iniciaba su primera jugada acortando su distancia, mantuvo su posición hasta el último segundo, sin mostrar intenciones de atacar o siquiera correr (aunque diera esa impresión al estar en constante movimiento) solo tenía que asegurar que las acciones contrarias sean dadas tal como él lo quería: Que la estocada sea firme y ya no pueda revertirla en cuanto su brazo se tense y la barra diagonal descienda a uno de sus costados sin trucaje a desviarla, al segundo que el aire abanicó su piel evitó el roce agachandose con todo el peso de su cuerpo, flexionando las rodillas lo maximo posible hasta quedar de cuclillas y aprisionando su emplumado pecho contra sus piernas cual posición fetal, a su vez que sus brazos extendidas a cada lado (la herida del brazo derecho no le permitía extenderla por completo ya que sangraba, más algo de flexión tenía permitido mientras empeoraba por todos sus movimientos) y la cabeza baja, apenas algunos de sus rojizos mechones fueron rozados y dos plumas rojas se desprendieron del brazo herido en el descenso, logró esquivarlo dándose a jugar con la suerte, le había costado la salud de un brazo pero su cuerpo ya estaba lo suficiente a salvo de momento.

Durante el descenso en cuanto sus rodillas otcaron el suelo y las armas rozaban su cabeza el menor exclamó -¡ABAJO! JJAJAJA- entre carcajadas imitando la referencia al aviso del ataque que deseaba efectuar nuestro albino enemigo, su brazo izquierdo que sostenía la daga comenzó a cerrarse al cuerpo de Mai Rai en cuanto terminó de contener su cuerpo, con la intención de rasgar la rodilla derecha del contrario con el filo, era difícil poder contemplar la profundidad de la carne, más allí donde ocasionaba la flexión tuvo la ventaja de verlo cuando este corrió hacia él, tras aquel corte (hágase sobre la piel o no) aprovechó para abrazarse en cuanto el brazo efectuó el ataque y abalanzarse sobre el suelo hacia adelante, pasó entre las piernas dando una vuelta carnero cual pelota nuevamente comprimiendo lo más posible su cuerpo, dos rodadas bastaron para que luego se reponga de un salto, -¡ATRÁS!- otro giro en el aire durante el salto extendiendo la hoja, intentando provocarle un corte horizontal a lo largo (La cercanía le dio una idea más no podía verlo con claridad ya que estaba girando) de la espalda, luego de terminar en el descenso ambos pies se apoyaron con fuerza (Con la intensidad de dos patadas simultaneas) sobre la zona lumbar enemiga, generando gracias a aquel movimiento una base que ayudo a propulsar su cuerpo adeante una vez más, al otro lado de la habitación dando por terminado su esquive y contrataque, ahora tomando la posición donde el enemigo se encontraba antes de acercarse, tomó aquella distancia más su aterrizaje esta vez no fue muy buena que digamos, ya que cayó con la frente en el suelo haciendo que pierda el “control” (que no tenía, no había tomado suficiente rapidez mental para calcularlo) y rodó hasta la próxima pared que lo interceptó, quedando con las piernas extendidas hacia arriba y su cuerpo apreciando el techo recostado, solo podía reírse descontroladamente ante aquello (con algo de dolor y dificultad), volviendo a reponerse lentamente y agitado mientras alzaba la vista y jugaba girando su daga entre sus dedos tal como imitaba al contrario antes-Joder Uruk… te dolerá la espalda luego, viejo jajaja- lo decía gracias a aquella pequeña molestia en la zona de los omóplatos, esas dos caídas le estaba costando una tensión en sus músculos a largo plazo, el desgaste físico que Mai Rai que requería dentro de todo dañaba poco a poco al Uruk, más como podía intentaba aprovechar cada momento que estuviera presente en el plano carnal. Volvió a verlo, comprobando que tan efectiva fue su jugarreta.

El tiempo estimado de todo aquel teatral movimiento habían sido: 2 para agacharse mientras intencionada el primer corte, 2 para rodar sobre las piernas, 3 para el segundo corte mientras giraba en el salto y 2 más para las patadas que ayudaron a que su cuerpo se dispare a la dolorosa caída, más tomó 6 segundos para reponerse y comenzar a danzar una vez más para que los músculos no se enfríen y mostrar una gran sonrisa divertida, como si se tratase de una carrera sin perder tiempo comenzó a correr de lado a lado de la habitación, presionando la planta del pie contra cada tramo de la pared solo para tomar impulsó y aumentar su ritmo, rodeando la habitación hasta la ubicación del peliblanco -¡AQUÍ VA MAI RAI!- avisó mientras retraía la cuchilla curva con el brazo bajo, alzando la mano con la intención de generar un corte ascendente, no apuntaba esta vez a donde.


"Todo aquel que crea en la magia, está destinado a encontrarla"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear(?
Orunhé #cc0000 grita // Neiwa #0033cc llora // Mai Rai #ffcc33 ríe
Profesor de Artes oscuras y sacras ~ Chamán ~ Médico brujo

Cute Trance (?:

MAGIC!
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
32
Dromes :
61621
Reputación :
3
Mensajes :
118

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Do You Really Are Going To Trust Me? [Priv. Uruk Ishi Ir]

Mensaje por Nero el Vie Sep 29, 2017 11:11 pm

Por más que no le agradase la idea, tenía que admitir que aquel enano, excéntrico y extraño, no aparentaba ser precisamente un "Novato" en lo qué es el combate y eso se convertiría en un horrible dolor de cabeza para el chico, peor del que ya tiene. Aquellos movimientos que hacía, ágiles y rápidos, le demostraba que tendría que tener más cuidado del que le gustaría con respecto a esas dagas y a saber si es que el desconocido llegaba a tener o no algún As bajo la manga, cosa que haría de esta situación aún más problemática, aunque él mismo poseyera también unos cuantos As bajo la manga. Sin embargo y a pesar de demostrar poder ser un buen adversario, su primera impresión pareció verse confirmada con respecto escuchaba cada idiotez que salía de la boca del mono rojo - ¿Mocoso? …. ¿Emo? …. Tsch – No perdería demasiado el tiempo con las palabras, prefería ir directo a los golpes y encargarse de que el otro se arrepintiera de haberse cruzado en su camino. Aunque.... "¿Quién rayos es ese tal Uruk....? ¿A que se refería con.....? Quizá ….eso explicaría las múltiples presencias que vienen de su interior". Su mente se llenaba de pensamientos, como era de esperarse de un ser que incluso en las batallas, se dispone a ser tan analítico como puede, con la esperanza de que eso lo ayude a descubrir los puntos débiles de sus oponentes. "Si tantas entidades tiene en su interior, esto ha de servir contra él...." Pensó antes de echar a correr contra su oponente, ya armado con esas armas creadas por sí mismo.

Para desgracia del albino, los ataques que intentó lanzar contra su oponente no resultaron ser de lo más efectivos como él hubiera querido. Actuando y luchando tan escurridizo como le había parecido el mono en un inicio, este se las arregló para esquivar tanto la estocada como el golpe diagonal, agachándose. Si hubo algo en ese instante que realmente le molestó, fue aquella mofa suya, cosa que ya empezaba a agotar su paciencia - ¡CÁLLATE! - Gritó instantes antes de que pudiera sentir el filo de su daga pasar por encima de su pierna, causando un corte no extremadamente grave, pero que no podría pasar por alto por el resto de la pelea - ¡Hgh! - Producto de la repentina pérdida de fuerzas en su pierna, producto del corte que pasó por sobre su músculo, el chico pasó a caer con una rodilla al suelo junto con la barra negra sostenida en su mano contraria para utilizarla como apoyo, en los instantes que el enano se deslizaba por debajo de sus piernas, peligrosamente hacia sus espaldas - ¡QUE TE CALL- HGH! - Pudo sentir un profundo corte pasar esta vez por su espalda, más no lo fue tanto como el anterior, siendo este más que nada un simple y espontáneo dolor, además de un claro golpe a su paciencia, causando que ya simplemente deseaba acabar con el mono a toda costa y se distrajera por breves instantes producto de esa pequeña ira que le hacía sentir. Intentó voltearse tan rápido como pudo, con el brazo derecho totalmente estirado y la barra negra también, en un intento por hacer que la misma lo lograse interceptar antes de que el salto que había dado lo alejara de más, aunque no alcanzó y como máximo, pudo haber alcanzado a tocar la punta de una de sus plumas y nada más.

Se mantuvo viendo al chico girar hasta finalmente, verlo terminar chocando contra la pared, tan solo por ir saltando y actuando como un idiota, cosa que ya le estaba quedando más que claro que lo era - ….¿Es enserio....? - Se preguntó a sí mismo en voz baja con un cierto tono de desprecio en el voz. Ignorando la herida en su pierna, el chico se empezó a levantar, ignorando totalmente el dolor que allí sentía. Se miró de reojo la herida en la pierna y, al igual que como se había encargado de crear a base de su oscuridad las dos barras negras que utilizaba como armas ahora mismo, oscuridad empezó a envolver la zona de la herida, la cual se empezó a materializar, tomando la forma de un vendaje totalmente negro. Luego, se miró por derriba del hombro –Hasta donde podía- la espalda, empezando a repetir el proceso con la herida que tenía allí, pasando entonces una venda negra por su espalda y pecho - ¿Uruk? -  Preguntó indiferentemente mientras volvía a cambiar su mirada hacia en dirección del mono, notándose la molestia que poseía en su rostro – La espalda será el menor de los problemas que tú o "Uruk" llegarán a tener - Alzó la barra negra en su mano izquierda, apuntando directamente al sujeto como si lo estuviera amenazando o retando – Porque no habrá ningún "Luego", una vez acabe contigo – Dicho eso, volvió a su común posición de combate, flectando un poco las rodillas y alzando ambos antebrazos por la altura de su rostro, con ambas manos bien cerradas y sujetando firmemente las barras negras desde sus extremos superiores. "Acabaré con este mono y...quizá así consigo las almas que me faltan de un solo tiro" Pensó, formándose una confiada, socarrona y arrogante sonrisa de oreja a oreja en su rostro.

La iniciativa del enano le facilitó las cosas, decidiendo él correr más apresuradamente hacia el propio albino. Cuando el mono estaba a medio camino, Nero echó a correr en su misma dirección, igualmente con una leve sonrisa en el rostro y buscando apresuradamente el choque entre ambos. A medida que corría, el chico echó ambos brazos hacia atrás, quedando con la guardia totalmente nula y al descubierto, mientras hacía rodar las barras negras entre sus dedos, viendo como cada vez la distancia entre él y su enemigo se acortaba más y más, peligrosamente. "Solo un poco mas...". Abusando de sus sentidos y reflejos sobrehumanos, esperó al último momento, cuando ya ninguno de los dos tenía vuelta atrás y cuando su oponente, ya planeaba ir a atacarlo con su daga, en ese instante, los dos ojos de Nero se vieron envueltos en la más profunda oscuridad, aumentando de golpe aún más, sus capacidades cognitivas, así como sus reflejos y capacidad de reacción. Fue como si todo se volviera lento, dejando a Nero analizar cada centímetro del brazo oponente, viendo como lo movía, como flectaba el brazo con la intención de herirlo...aumentando también, la facilidad para predecir como culminaría dicho movimiento. Gracias a ello y a una velocidad sorprendente, producto de sus altos reflejos sobrehumanos aumentados, se detuvo de golpe, dejó de hacer girar la barra negra en la palma de su mano derecha y dirigió esta "Aparentemente", en dirección a la daga del enemigo, pero....no. A sabiendas de como movía en lo más mínimo cada rincón de su brazo, pudo aventurarse en dirigir aquella barra negra contra el bíceps del brazo en donde sujetaba su daga de forma recta -Sujetándo la barra por el extremo inferior-, interceptándolo y así, evitar que pudiera culminar su ataque, además de buscar o causar algún tipo de golpe en el cuerpo del oponente o bien, en el mejor de los casos, encajarle la barra negra por completo. Adicionalmente y en el instante que la daga estaba en el aire en camino a impactar, el chico dejó fluir su aura por todo su cuerpo, así como por la de su arma, permitiendole así, golpear directamente el aura de su enemigo, y así, aumentando la sensación de dolor que el golpe otorgaría. Sabía que el chico poseía más de un aura dentro de sí, perteneciente a distintos seres, pero...desconocía que efecto tendría esto. ¿Causaría mayores estragos en el alma del enemigo? ¿Aumentaría su sensación de dolor? ¿Todos los seres en su interior sentirían el golpe? No tenía la menor idea, pero algo era seguro: No había forma de que fuera algo positivo para el mono.

Inmediatamente y una vez el golpe fue enviado contra su enemigo, Nero no perdió el tiempo. Movió el brazo izquierdo, el contrario con la otra barra negra sujeta por el extremo superior de la misma, buscando golpear con dicha barra de forma diagonal-ascendente, el rostro de su enemigo. Su aura rodeó la barra de la misma forma que lo hizo con la barra interior, buscando aumentar el dolor que le fuese a producir al enemigo, además del efecto desconocido que podría tener o no en él por poseer más de un aura conjunta. La fuerza con la que lo intentó golpear fue tal que, de acertar el golpe, la barra negra no hubiera logrado más que romperse. Independiente de si fallara o no, con lo que le quedase de la barra negra, la bajaría de forma descendente en línea recta, contra el hombro derecho del contrario - ¡Última oportunidad! - Gritó mientras se abalanzaba contra su oponente con su pose de pelea y antebrazos elevados, empezando a lanzar fuertes, rápidos, ágiles y entrenados puñetazos, uno tras otro, como si estuviera boxeando. Cada golpe era bien efectuado y claramente siguiendo un tipo de arte marcial, siendo dirigidos tanto a su rostro como torso en golpes diagonales, rectos, horizontales o ganchos, además de estar envueltos sus puños en aquella aura suya que le permitiría golpear el aura enemiga - ¡DESAPARECE-DE-MI-VIS-TA! - Gritaba a medida que lanzaba golpe tras golpe, avanzando con cada cuál, intentando "Acorralar" y evitar que su enemigo escapara, como lo había visto hacerlo ya varias veces antes. "Sabes golpear y correr, idiota. Pero...¿Que tanto puedes evadir y bloquear?". Sin embargo y a pesar de las fuertes energías que estaba presentando...un agudo dolor de cabeza empezó a surgir en su cabeza, un agudo dolor, seguido de un fuerte pitido. El continuaba con los golpes, sin parar ni descansar un segundo, pero de a poco, aquella certeza y precisión en sus puños empezó a fallar...producto de su vista, la cual empezaba a volverse borrosa intermitentemente como consecuencia del uso de aquellos "Ojos negros".


You will always have a place in my heart:
Foquita <3
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
17822
Reputación :
0
Mensajes :
58

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Do You Really Are Going To Trust Me? [Priv. Uruk Ishi Ir]

Mensaje por Uruk Ishi Ir el Miér Oct 04, 2017 10:17 pm

Variemos en que era inevitable que soltara la daga en cuanto un impacto terminó por azotar el musculo del antebrazo del menor, eso significaba que la suerte estaba echada y no pintaba nada bueno si poníamos cartas en la mesa, soltando el arma y apartando la mano para neutralizar (sin éxito) aquel golpe, donde ahora un nuevo dolor azotaba en su brazo sano por el momento, un grito que nace de su frenética voz como un quejido infantil y chillón siguiendo de un insulto a medio terminar –Mierd…- la latencia se incrementaba “Esto no es nada bueno Uruk ¡Nada-Nada-NADAA!” la desesperación en esa fracción de segundos mientras su agilidad permitía contemplar como las plumas se desprendían de aquella parte por la fuerza aplicada, su cuerpo en aquella forma presentaba menor fuerza lo cual no tuvo oportunidad de defenderse, tensando los músculos mientras el sonido de la hoja metálica de la daga rebotaba contra el suelo hasta quedar lejos de su alcance, sin su arma principal Mai Rai quedaba casi obsoleto, además de que ya estaba dañando el cuerpo de su portador más de lo que debía “…Detente… Dolerá…” solloza la voz “¡ESTAS JODIENDOLO TODO DEMASIADO, NIÑO DEBIL” la segunda con gran furia retomaban el control de su mente ahora generándole por breves segundos un pitido en sus oídos, aquellas entidades brotaban de desesperante ensamble y preocupación por el cuerpo del chamán, su único recipiente terrenal que le quedaban para manifestarse por lo que alguna vez fueron. El niño es impulsivo y no conoce sus limitaciones, había flanqueado una debilidad y ahora debía de redimirse, el aura oscura que desprendía el contricante se fundía en una batalla cual llama junto con el vivaz dorado del pequeño cuerpo emplumado del chamán en trance, visualmente era increíble como jugaba el contaste de la clásica pelea de luz y oscuridad en el mismo ámbito más consecuente parecía que la luz sería tragada por un torbellino vengativo de acciones.

Logró divisar el siguiente ataque, colocando el brazo sano delante del rostro mas su peso pluma hizo que este lo bateara hacia arriba -¡NOOO!- seguido de otro quejido “¡ESTAS PERDIENDO MOCOSO!” la furia del orisha era casi incontenible, frenético del deseo de participar, la derrota se acercaba y sus nervios igual, que otra entidad invadiera su mente no facilitaba su concentración y mucho menos lograba que el joven mono fuera paciente, pero solo quedaba una cosa por hacer ante el grito de batalla del joven, todo fluía a cámara lenta mientras descendía: “… Defiéndete… Resiste… Ten cuidado…” la voz maternal avispó al joven, el orgullo debía tragárselo y pagar por el atrevimiento de alardear de sus facultades al menor, la mirada del sujeto mientras levantaba las barras, iniciando el contrataque que capaz acabaría con su vida, pero no, algo encendió lo que quedaba del pequeño espíritu gitano “ ¡Última oportunidad! –“ ¿Cómo dijo el ciclope canoso? Nadie sabía la naturaleza del pequeño, mucho menos lo que eso significaba -¡No necesito tus oportunidades!- con el antebrazo dormido por el reciente daño y el otro casi incinerado en una fea cicatriz decorando el tocado de plumas, sus últimas fuerzas serían para obedecer a la sacerdotisa azul “Tengo algo que dar aun, Uruk, creeme!” posó sus piernas sobre el suelo y flexionó las rodillas mientras comenzaba a agitar los brazos con las fuerzas que pudo tener en lo restante de su cuerpo, forzando a que los omóplatos por la inercia que exigía en cada flaqueo del cuerpo intentaran evitar los golpes, las barras se convirtieron en aquella lluvia de fuerza incontrolable, imparable, que a toda costa intentaba evitar agitando cuales abanicos aquellos delgados y finos brazos. Acrecentaba a cada golpe un grito reprimido en su garganta, algunos podía bloquearlos y desviarlos con éxito, más solo fueron los primeros, así comenzaba la batalla de “bloqueo” y “Hundido” cada vez que uno de esos puños oscuros impactaban contra su cuerpo, poco a poco quitándole algunas de aquellas plumas rojas, mientras el empujón de la fuerza contraria hacía que sus talones se deslizan por la sucia madera del suelo acercándose peligrosamente a la pared.

3 golpes en el abdomen, los golpes lograban cada vez cansar más aquellos brazos que brindaban sus últimas oportunidades, cada vez incrementaban más el dolor en ambos lares, generando horribles hematomas que teñían su piel de morado y algunos golpes abrían el cutis debido a la insistencia en la zona, estaba asustado… El niño estaba asustado ya que sentía que pronto la habitación llegaría a su final y quizás se convertiría en carne molida en poco tiempo “Tranquilo” la voz del chamán contempló lo que su cuerpo sentía, mientras bloqueaba y se debilitaba el aura dorada, dejando que el miedo lo consumiera y lo sumergía en la oscuridad del aura contraria “Uruk ¡LO SIENTO! Les... Fallé…” algunas lágrimas escapaban mientras sus brazos seguían agitando contra aquellos golpes, no podía esquivarlos, los golpes percudían cada vez más intensos “Mai… Solo yo puedo darte una oportunidad, presta atención a lo que te diré… Si sigues, desaparecerás, morirás ¿Entiendes?” “Si Uruk ¡Sáqueme de aquí…!” –Lo escucho, Maestro…- musitó una vez que su espalda golpeara contra la pared. Pero no era el final, pues las instrucciones del chamán dictaban cada segundo que duraría el último ataque de Mai Rai para liberarse de la opresión:
“AGACHATE” el joven prácticamente flexionó las piernas hasta que su cola tocara el suelo esquivando la última seguida de los puños, la energía espiritual volvío a brillar con una gran intensidad, más no era amarilla, se aclaraba hasta que quedara blanca, las plumas comenzaban a despegarse del cuerpo
“SALTA” una vez juntando sus rodillas en el suelo con toda la rapidez que poseía se impulsó, dirigiendo su cabeza directo sobre el rostro del peliblanco (Su nariz y boca debido a que es un impacto desde el suelo), con la intención de impactarlo y tratar de aprovechar el cólera de los ataques que seguían en el punto medido con todo el peso de su cuerpo
“IMPULSATE” una vez que el dolor de cabeza se provoque por el fuerte impacto, levantaría las piernas, flexionándolas una vez más sobre el pecho ajeno, impulsándose en un fuerte empujón, las plantas del pie listas para el impacto con la pared y el último impulsó hacia detrás del peliblanco, por arriba de su cabeza mientras llegaba al otro extremo de la habitación, lejos del ataque, con lágrimas en sus ojos mientras dejaba a su camino una nube de plumas rojas.

Rodó por el suelo hasta que su espalda impactó contra la otra pared y sentado en el suelo reincorporándose a medias mientras llevaba sus cansados y maltrechos brazos a un costado de su abdomen -¡LO HICE!- Y tras eso un haz de luz recubrió su cuerpo, desapareciendo de inmediato, ahora presentó el cuerpo de un adulto, alto y esbelto, el pelo blanco, su ropa y su ser: Irmiya, que gracias a las instrucciones Mai Rai conservaba la mano a un costado de su abdomen, lo cual estaba la bolsa única del chamán, su bolsa de runas lunares, la retiró señalando al contrincante -¡Estela del pentáculo!- 5 runas salieron por si solas mientras brillaban cuales estrellas de luz y formaron un circulo, girando mientras se dirigían cual proyectil contra el enemigo que dejó atrás y recrearon una gran explosión que derribaron la pared por delante. Aún en el suelo sentado.

Estela del pentáculo:
El poder de los espíritus le permite a Irmiya controlar 5 runas lunares, levitan frente a él hasta formar un circulo el cual disimula ser las cúspides de un "pentagrama", acumulan energía como girando sobre el eje de la mano y cuando él lo decide puede expulsarlas a la vez creando un remolino (Proyectil) que juntas a la par impactan sobre lo primero que crucen en linea recta, generando una onda expansiva extra ampliando el rango del choque.
Modo: Agresivo
Distancia: Hasta 15 metros (En caso de no cruzarse objetos impactan en el suelo)
Proporción del proyectil: 2 metros de diámetro (Aprox: el tamaño de este es la altura de Irmiya)
Proporción de la onda: 1 metro de radio desde el punto de impacto.
Daño: 25%
Duración: 1 post
Recarga: 3 posts
Contra:
.Esta habilidad va en línea recta lo cual puede ser esquivada y el enemigo no será afectado, Irmiya no debe moverse mientras carga esta habilidad o será cancelada y se tendrá tomado el enfriamiento de este poder.
.Tras utilizarlo necesita un post de enfriamiento para usar las runas debido a que estas necesitan "descargarse" antes de otro hechizo o su control.
.El poder es inmune a seres que pueden "volar" o se encuentren fuera del rango del suelo.
.Provoca desgaste energético.
Punto ciego: Las esferas "explotan" cuando una de ellas impacta con algo, funcionan juntas, si se coloca justo en el centro del torbellino seguirán de largo sin ocasionarle daño, también Irmiya puede controlarlas haciendo que estas no toquen a la persona pasándolos por el hueco de este proyectil.

-Trama- Irmiya puede controlar en la dirección que fueron dirigidas si el punto ciego puede pasar por su objetivo evitándole el daño pero condicionadle un buen susto.


"Todo aquel que crea en la magia, está destinado a encontrarla"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear(?
Orunhé #cc0000 grita // Neiwa #0033cc llora // Mai Rai #ffcc33 ríe
Profesor de Artes oscuras y sacras ~ Chamán ~ Médico brujo

Cute Trance (?:

MAGIC!
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
32
Dromes :
61621
Reputación :
3
Mensajes :
118

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Do You Really Are Going To Trust Me? [Priv. Uruk Ishi Ir]

Mensaje por Nero el Sáb Oct 07, 2017 1:49 pm

Había que reconocerlo, aquel extraño mono no cedía y parecía querer arriesgarse a atacar con todo hasta que no tuviera más que dar. Sin embargo, ya sea valentía o simple estupidez, era algo que no hacía más que fastidiar al albino de ojos violeta. Su paciencia se agotaba tras cada golpe que daba, incapaz de dar "Ese golpe" que sirviera para dar finalizada la batalla de una maldita vez. La cosa se había prolongado un poco más de lo que le habría gustado, y el mantener la concentración tanto en la batalla como en la manipulación de los espectros a los alrededores había ido escalando de difícil hasta imposible. A cada golpe que daba, con mayor fuerza e ira, perdía el control sobre uno de los espectros, empezando de a poco a dejar de lado aquella misión por la que estuvo en ese edificio para empezar. Quizá no se daba cuenta, o quizá simplemente ya no le importaba. Totalmente guiado por sus emociones y empezando a dejar la razón de lado, ya su único objetivo actual era deshacerse de la molesta mosca que tanto dolor de cabeza le estaba causando - ¡¡¡TE LO ADVERTÍ!!! - Gritaba, con el ceño fruncido y una sonrisa de satisfacción en el rostro al notar como a medida que la secuencia de golpes empezaba a surtir efecto. Había dado en el clavo, aquel niño era ágil, veloz, hábil, pero de poco llegaba a servir eso cuando lo acorralaban sin darle un instante para escapar. Podía verlo en su expresión, podía verlo en cómo sus defensas bajaban y en aquel llanto, ambos lo tenían claro...parecía que la pelea llegaría a su fin más tarde que pronto - Esto se acaba, aquí - Musitó una vez llegó a tenerlo contra la pared, justo donde quería...para formar con fuerza un puño en su mano derecha y dirigirlo directo hacia el mono, decidido a terminar con todo esto de una vez por todas.

Sin embargo, para su enorme enfado, el chico de alguna forma se las arregló para esquivar el golpe, simplemente agachándose - Tsk... - Su puño pasó de largo, llegando directamente contra la pared y llegando a atravesar la misma de la fuerza con la que había atacado, partiendo el cemento y tirando trozos de la pared al suelo. "En ese estado....¿Como rayos logró....?". Sin terminar de poder formular su pregunta mientras bajaba la vista hacia su oponente, intentando dirigir un rodillazo para recibirlo, el mismo logró dar un golpe que Nero ni si quiera fue capaz de llegar a ver. Para cuando había bajado la mirada, simplemente ya había impactado en su rostro, ni si quiera supo qué o como lo golpeó - ¡¡¡HHHGRR!!! - Debido al fuerte dolor que tenía ahora en la cara, retrocedió con una pisada izquierda hacia atrás, los ojos cerrados y ambas manos en la cara, cubriendo principalmente su boca y nariz, dejando expuesto sus ojos cerrados - Tú.....¡Te voy a.....! - Pudo sentir ahora, como el chico lo usaba a él para saltar contra la pared y luego usar esta para dar un segundo salto y así, distanciarse de él, obviamente causando que Nero retrocediera otro par de pasos debido al empuje que tuvo por parte del mono rojo y con el cuál, no mucho faltó para hacerlo tropezar. Un simple error, una simple abertura fue todo lo que necesitó ese desgraciado para escapar utilizando esa agilidad que ya se notaba a leguas de distancia, era su principal arma de combate. El chico se volteó a ver a quien ahora rodaba por los suelos hasta llegar a la pared contraria, abriendo los ojos y gruñendo por lo bajo – Me las vas a pagar.... - Murmuró, quitando ambas manos de su rostro y limpiando con el antebrazo la sangre que había salido de su nariz por el impacto anterior.

- ¡¡¡NO HAS LOGRADO AÚN NADA, MALDITO ENANO PELUD....!!! ¿....? - No pudo terminar de procesar en qué momento fue que el chico mono rojo pasó a transformarse en un hombre bastante similar, aunque de cabello blanquecino como el suyo y sin dudas, más alto - ¡¿...?! - Menor aún fue el tiempo que el enemigo tardó en realizar una especie de hechizo o algo por el estilo, tomándolo totalmente desprevenido y desprotegido, aunque por suerte sus "Ojos negros" seguían activo y eso le ayudaban a tener unos reflejos arriba de lo ordinario, incluso para su raza. Vio como aquellas esferas negras se precipitaban en su dirección y, como no, apresuró a generar un par de barras negras en sus manos nuevamente. Flectó sus rodillas, listo para reaccionar ante ellas una vez ya prácticamente las tenía encima. La primera, la logró esquivar ladeando el hombro izquierdo hacia atrás y dejándola pasar de lado. La segunda, dio un salto, dando una leve maroma en el aire, girando sobre su propio eje para evitar que su pierna fuese a chocar con la misma. Una vez cayó al suelo, fue que dirigió la barra negra en su mano derecha a una de las esferas con la intención de desviarla, sin embargo, a la par, escuchó como a sus espaldas una fuerte explosión lo sacudía. Eran esas esferas que había esquivado, impactando contra la pared. "Eso significa qué...." - ¡Mier....! - Tarde había captado la idea, aquellas esferas eran explosivas y su barra negra ya había impactado contra la misma. Esta, al instante de estallar, logró forzarlo a soltar la barra negra de su mano derecha, además de desequilibrarlo y causarle heridas y daños no menores. Aquella explosión, hizo que su cuerpo se ladeara, moviendo por culpa de la fuerza de la explosión su hombro derecho hacia atrás y quedando de espaldas ante la cuarta que, también, estalló - ¡ARGH! - Esta, la cual le dio totalmente desprotegido debido a que la anterior lo desestabilizó, lo mandó girando contra la pared ya bastante destrozada por las explosiones anteriores, chocando su espalda contra la misma y terminando tendida en esta con los brazos estirados, semi-enterrado en la pared para cuando la quinta vino a rematar. Aquella explosión fue suficiente para terminar haciendo ceder a la pared, rompiéndola y lanzando el cuerpo de Nero girando por el suelo de la habitación siguiente.

Con el cuerpo adolorido, algunas partes del mismo ligeramente dañadas y cubiertas del polvo del cemento destruido, yacía Nero de cara contra el suelo a una mayor distancia de su oponente - - Apoyaba sus manos en el suelo, para empezar a levantarse de nuevo, apretando tanto los puños como los dientes con una profunda ira que fácilmente se hacía notar tanto por la expresión de su rostro, como en la oscura aura que empezaba a desprender por cada poro de su cuerpo - No sé quién demonios eres... - Hablaba en tono bajo, ya una vez estuvo totalmente de pie con la mirada bajo – No sé qué demonios eres.... - Se volvía a poner en posición de pelea, ignorando los fuertes dolores que sufría su cuerpo, cegado por la ira y ya sin importarle en lo absoluto el resto de los espíritus bajo su control, quedando todos libres nuevamente, salvo por los que ya habían sido destruidos – No sé cuantos demonios eres.... - Alzó la vista mientras se preparaba de cuclillas, como si planease saltar – Pero....TE VOY..... ¡¡¡A DESTRUIR!!! - Gritó directo desde sus pulmones, iracundo y con una más que notable rabia, antes de que sus tatuajes empezaran a brillar en esa tonalidad negra y violeta, al mismo tiempo que daba un impulso hacia adelante y, producto de su capacidad para levitar, fue prácticamente "volando" a una gran velocidad contra su oponente, mientras una nebulosa energía oscura y negra parecía empezar a ser engendrado alrededor del chico. Dicha oscuridad generaba se movía siguiendo el paso de Nero a modo de "Vigas" de oscuridad, casi como si fuesen serpientes, moviéndose por alrededor de la habitación, serpenteando y rompiendo el suelo, pared o techo, dependiendo de por donde pasaran. Estas se empezaron a adelantar un poco al rápido impulso de Nero, pasando a dirigirse abruptamente contra el hombre de cabellos blanco, intentando alcanzarlo por cualquier flanco. Casi llegaba a parecer que aquellas vigas de oscuridad tenían vida propia por la ira con la que se movían, cuando realmente, simplemente estaban siendo guiadas por la propia furia del albino.

Para cuando el propio Nero llegase hasta él, esperando haberle distraído o dañado con su anterior poder, se detuvo de golpe y con fuerza, posando su pie izquierdo contra el suelo, pasando a romper parte del mismo por la fuerza a la que se movía y levantando escombros del mismo, los cuáles por inercia, se movían en dirección al desconocido. Inmediatamente y aprovechando lo que fuese a hacer contra los escombros, Nero avanzó rápido contra él, concentrando aquella energía oscura generada en la palma de su mano, al mismo tiempo que concentraba su propia aura en ese sitio - ¡NO VAS..... - Y con tanta fuerza como pudo, dirigió la palma de dicha mano totalmente abierta contra el estómago del sujeto, intentando golpearlo en un sitio sensible, sumándole a ello el dolor de golpear directamente a su alma y que la oscuridad se encargara de darle la potencia suficiente al golpe, para mandarlo contra la pared, esperando romperla....o romperlo a él - A VENCERME!

Poder usado:
•Darkness
Poder qué puede usar con su elemento de oscuridad. Nero exterioriza su elemento para controlarlo (A modo de ráfagas, disparos, vigas de oscuridad afiladas o rayos) de una tonalidad violeta, el cual es capaz de controlar y mover con la mente a voluntad propia para cubrirse o atacar (Como si de un tipo de telekinesis se tratara), dándole forma de qué se le venga a la mente en un rango máximo de hasta 20 metros. El máximo número de turnos que puede mantener este poder activo es de 3, y el tiempo de recarga será igual al doble de turnos qué el poder estuvo en uso (Pues también se puede utilizar solo un turno o dos). El daño máximo que puede alcanzar es del 45% (Daño total causado en todos los turnos), y puede repartir este 45% a placer entre tantos ataques quiera (Puede dividir de forma equitativa el 45% de daño, o repartirlo en distintos ataques de 5% y uno de 20%). Su debilidad será siempre el elemento de la luz. Además, entre mayor sea la distancia qué sus ataques recorran, menor será el poder (Cada 5 Metros de distancia que su poder recorra por sí mismo, el daño de dicho ataque bajará un 2%). En tramas, el poder tendrá un rango máximo de hasta 500 metros, además de una mayor libertad de tiempo para ser usado, igual que su potencia.


You will always have a place in my heart:
Foquita <3
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
17822
Reputación :
0
Mensajes :
58

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Do You Really Are Going To Trust Me? [Priv. Uruk Ishi Ir]

Mensaje por Uruk Ishi Ir el Jue Oct 12, 2017 4:54 pm

El chamán no tenía mucho tiempo, en cuanto la explosión se dio a lugar escuchó a su costado el ruido de los inconfundibles frascos de cristal chocar entre si junto con una pesada tela yacer en el suelo, al ladear el rostro en el pie de las escaleras a unos pasos de él se encontraba su morral, cosa extraña ya que lo había dejado atrás antes -¿Cómo es…?- tan solo levantar un poco la vista observó a la pequeña niña fantasma asomarse por la pared de la habitación, tan solo asentir con la cabeza con aquel rostro asustado mientras volvía a subir a la habitación contigua donde se refugiaba a llorar “La suerte está de nuestra lado, hacer el bien tiene sus beneficios” “¡Dale su merecido a ese caramelo, Uruk Ishi!” resonaba la voz del que recién abandonista de la escena mientras el chamán comenzaba a arrastrarse por el suelo con todo su cuerpo adolorido lleno de heridas, cortaduras y golpes por la reciente batalla, alcanzó su morral y de allí retiró un frasco de polvo azul y uno de sus muñecos vudú, tomó la cruz que yacía colgando de su cuello y los juntó mientras utilizaba la carga en el tatuaje de su palma, fijó su vista delante suyo observando como el oponente entre la polvareda de escombros se erguía una vez más, la distancia lo beneficiaba, ya que la sangre de sus heridas cubrían al muñeco y así de esta forma comenzó a deshacerse las costuras dejando que la arena, los huesos y todo el relleno escapara entre sus dedos mientras el collar brillaba y sus heridas lentamente sanaban, las cicatrices se cerraban, los hematomas retomaban su color y su cuerpo brillaba con su aura blanca como la luz mientras ahora volvía a un estado más saludable con apenas unos roces… Claro que aún estaba adolorido y no podía dar uso de sus piernas por un tiempo hasta que el efecto del trance cese. Divisó como el enemigo mientras balbuceaba amenazas las presencias escapaban rodando el lugar hasta atravesar las paredes escapando de allí, ante eso Irmiya sonrió triunfante y confiado e haber frustado sus misterioso planes –Bien echo Mai Rai… Estoy orgulloso de ti- “Uruk…” sollozaba pero no quitaba su tono alegre el pequeño duende por la felicitación del contrario, lo había conseguido, lo único que buscaba era poder devolverle a la pequeña fantasma su padre por el cual tanto sufría, más esto no se terminaba tal parecía ser el cólera del contrincante, alguien muy fuerte y con un ímpetu que hace mucho no lograba ver en un luchador, las runas no podían utilizarse, ya había hecho demasiada carga y necesitaban limpiarse tras el uso de la Estela del pentáculo, si bien su cuerpo mostraba una mejoría aún estaba agotado físicamente por todo lo que tuvo que resistir la pequeña entidad anterior, estaba sin recursos y sin opciones, no quedaba otra si quería detener esta infame locura.

Respiró hondo mientras colgaba el morral al hombro pasándolo por su cabeza, aun sentado en el suelo mientras escuchaba la inminente amenazaba, brillando de forma contraria al tatuaje de su palma, Irmiya solo levantó la mano y la colocó enfrente de su rostro para contrastar ambos brillos, el azul limpio contra el oscuro violeta que presentaba el aura del mayor entre las matices de sombras de sus armas –Sin lugar a dudas fascinante potencial… Lástima que estas condenado al mal uso de la energía espiritual, corrompida alma en pena- al mismo tiempo su cabello volvió a teñirse de rojo comenzando con sus dos plumas en la cabeza, seguido del brillo de sus ojos turquesa al rosado dispuesto a entrar en trance, tan solo pensar en el iracundo odio que habitaba en ese ser lo enfurecía dejando que ese sentimiento mientras arrancaba con su otra mano el collar de cuencas de madera y lo envolvía alrededor de su muñeca, aquella energía irradiaba y se acercaba amenazante, el chamán solo espero con aquel ceño fruncido en total calma mientras con la mano brillante de su energía tomaba el frasco de polvos azules y abría la tapa, el edificio comenzaba a temblar su estructura por el caos emanado de esas bellas serpientes negras pareciendo a buscar el alma del chamán y sus otras deidades ocultas, no mostraba miedo, no le dejaba otra salida, tal parece que no quedaba más opción que utilizar aquel ser que lo llevaría al suicidio, aquel orisha furioso que lo llevaría al límite de la muerte y tuviera que dejar de lado su vaga existencia en este mundo, solo por una misión que le importaba y por el peligro que el contrario representaba. Como si su final se acercaba en cámara lenta el contrincante acercarse por el aire junto con esas vigas, Irmiya arrastraba su espalda contra la pared irguiendose con el consistente flaqueo de sus piernas aproximándose a su próxima y quizás última jugada, acercó el frasco a su rostro estando peligrosamente a centímetros de esas puntiagudas fuentes de oscura energía ¿No la esquivaría? Por supuesto que no… No era necesario si alguien está dispuesto a perder su vida –No te venceré, será el fin para ambos- musitó y sopló aquellas cenizas cargadas de su propia esencia mágica, invadiendo la habitación y cubriendo por completo la visión de ambos mientras esas vigas impactaban sobre su cuerpo en una explosión de sangre que cubriría al albino que ahora impactaba sobre el suelo, pareciera que ese viejo edificio iba a demolerse por como temblaba y los escombros del techo caían cual lluvia por la fuerza y explayación ajena, la ceniza no dejaba ver al albino lo cual atacaba, el humo era muy espeso y azulado… Impactó sobre su vientre, victorioso y con total eficacia… ATRAVESÓ la capa de piel y carne sintiendo por dentro el estómago, la sangre que brotaba a borbotones envolviendo y atrapando el puño con los músculos estomacales que se tensaban y cerraban a su alrededor, más la niebla no cedía para apreciar aquella hermosa imagen del chamán derrotado y perforado. Pero… ¿Por qué no emitía algún sonido tras varios segundos?¿Y por qué ese fuerte impacto no empujó el cuerpo? Simplemente lo atravesó como si fuera inamovible y no cediera ni un paso atrás, fácil sería deducir que las vigas al haberlo atravesado lo habían incrustado al suelo, pero la fuerza contraria era mayor a la de Irmiya, el prácticamente no poseía fuerza ¿Sera por el pos mortem? No, La respuesta era sencilla para el trance: Orunhé.

-¡PEGAS COMO NIÑA, PEQUEÑO HIJO DE PUT*!- y de la polvareda azul dos fuertes brazos con dos grandes manos se alzaron a buena distancia de la cabeza del albino atrapado, envueltas en plumas metálicas y brillantes rojizas tal como era del pequeño diablillo de antes, pero desprendían una furia aura roja y el volumen era mucho mayor, Mai Rai era chiquito, delgado y de una voz chillona de niño, esta voz era mucho mas grave, rasposa por el grito y de una fuerte intensidad. Con el brazo inhabilitado del contrincante los puños impactaron con una fuerza sobrehumana, el impacto repercutió sobre el suelo que hace segundos el albino se encargó en destrozar su superficie, tras una onda expansiva en circulo sobre ambos afectándolos al unísono, atravesaron el concreto del suelo y cayeron entre escombros al piso bajo mientras el edificio temblaba peligrosamente. Orunhé flexionó las piernas para caer de pie mientras los escombros los aplastaban envolviéndolos en un gran pilón más esperando que su vientre haya capturado por completo al albino dio otro fuerte golpe de su puño derecho al rostro ajeno al igual que su pierna derecha impactando en una firma patada el costillar -¡MALDITO BASTARDO!- con esa fuerza libraría el puño del contrincante de su vientre y lo estrellaría contra el montículo de escombros alrededor, luego la palma de su mano tomaría su rostro y se echaría a correr con él como escudo para atravesar la siguiente pared agrietada de la planta baja saliendo del edificio mientras su estructura cedía derrumbándose todo el segundo piso a sus espaldas -¡INFELIZ!¡ESCORIA!- sin soltarlo su otra mano daría firmes, lentos y fuertes golpes directo al vientre mientras su palma ejercía presión sobre el rostro queriendo asfixiarlo, el sentimiento del odio y la furia en carne viva, una entidad guerrera de más de 2 metros de alto con una musculatura exagerada que no le interesaba el estado de su portador, no sentía el dolor de su vientre chorreando sangre y mucho menos el preocuparse que cuando desaparezca el chamán moriría, solo quería insultar y moler a golpes a esa pequeña rata -¡SABANDIJA!- cargó el puño con el anillo de la estrella del caos y lo estiró dando a conocer un golpe mucho mas fuerte que el anterior mientras su desecho cuerpo sufría.

La encomienda a Oggum:
Espíritu: Orunhé
Aura: Roja
El espíritu de un guerrero violento, plagado por una gran ira y descontrol. Su voz es grave siempre grita y suele ser un oponente violento que no le ineteresa el cuerpo del chamán.
Invocación: Debe sentir ira hasta que su cabello se tiña de rojo, luego toma su collar de cuencas y lo envuelve en su mano izquierda como una pulsera.
Leyenda:
Hace 400 años Orunhé era un un Masai Orisha, un guerrero de una tribu africana local Africana, sus tierras fueron invadidas por los hombres blancos a mano armada declarando el exterminio de las etnias "primitivas", siendo el último guerrero de pié tras la masacre de sus hermanos, para salvar a su pueblo se encomendó al dios de la guerra y la venganza Oggum, este le ofreció los poderes para enfrentar al ejercito invasor y resistir hasta que el último soldado blanco cayera, luego Orunhé caería de rodillas.
Habilidad:
-Aumenta su musculatura y su tamaño (alcanzando los 2,50 metros de altura)
-Las plumas que lo cubren se endurecen.
-Ignora el daño inmediato en esta transformación.
Ventaja:
-Incrementa su fuerza (20%)
-Incremento de la resistencia (15%)
-Tácticas y conocimiento en pelea cuerpo a cuerpo.
Desventaja:
-Reduce su movilidad física (20%)
-Reduce su agilidad (15%)
-No puede sanarse/curarse ni recibir buffs o ayuda aliada (En este estado suele atacar aliados).
Duración: 4 posts
Recarga: 4 posts
-Contra- Una vez el espíritu deje el cuerpo todo daño que le fue causado lo recibe inmediatamente en forma humana (descontando el absorbido por su defensa) resintiendo todas las heridas y desangres que haya recibido, su forma humana puede provocarle desde heridas graves, entumecer sus músculos o la muerte.


off:
U: No se que pasó que apareció por debajo el dado y el mensaje de Derven, no recuerdo haberlo utilizado tampoco, sinceramente, creo que apreté algoUu


Última edición por Uruk Ishi Ir el Jue Oct 12, 2017 4:56 pm, editado 2 veces


"Todo aquel que crea en la magia, está destinado a encontrarla"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear(?
Orunhé #cc0000 grita // Neiwa #0033cc llora // Mai Rai #ffcc33 ríe
Profesor de Artes oscuras y sacras ~ Chamán ~ Médico brujo

Cute Trance (?:

MAGIC!
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
32
Dromes :
61621
Reputación :
3
Mensajes :
118

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Do You Really Are Going To Trust Me? [Priv. Uruk Ishi Ir]

Mensaje por Derven Greyback el Jue Oct 12, 2017 4:54 pm

El miembro 'Uruk Ishi Ir' ha efectuado la acción siguiente: Juegos


'Defensa' : 8


Voz:
avatar

Dromes :
194433
Reputación :
23
Mensajes :
10891

Ver perfil de usuario
ELEMENTALES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Do You Really Are Going To Trust Me? [Priv. Uruk Ishi Ir]

Mensaje por Nero el Lun Oct 30, 2017 7:55 pm

Apretó su mandíbula con fuerza, enseñando iracundo los dientes durante los rápidos y muy breves instantes que se acercaba ante el inevitable impacto contra el mago de cabellos blancos (¿O rojos...?). ¿Cuál era la razón por la que, aunque estuviera más que claro el peligro que era recibir un ataque así de golpe, no intentase absolutamente nada? ¿Por qué rayos se quedaba ahí quieto, como si no fuese más que un simple juego? ¿A qué rayos se refería con "Vencer a ambos"? ¿Es que, este tipo, realmente, después de todo el combate que habían estado llevando...era posible que el mago lo estuviera subestimando o aún no considerase este asunto lo suficientemente serio? Esos simples pensamientos, se encargaban de hervir la sangre del chico albino y hacerlo enfadar –Si era posible-, Aún más de lo que ya lo estaba. Eso tan solo logró estimular su furia y la intensidad con la que se dirigía hacia su oponente. Todo pasaba lento a su alrededor, y a medida que se acercaba, una siniestra, confiada y orgullosa sonrisa se iba dibujando en su rostro. "Hora de terminar con esto", pensó una vez ya tan solo unos centímetros eran los que los separaban. Fue entonces cuando algo pasó, pudo sentir como de golpe, la magia y el poder del mago "Cambiaban" de una forma radical, logrando verlo propiamente tal con sus ojos, una vez todo aquel poder mágico se encargó de inundar la habitación completa, impidiendo a Nero ver lo más mínimo, incluso a pesar de tenerlo más cerca. "¡No huirás....!" Se dijo a sí mismo, especulando que intentase usar alguna distracción para escapar, alguna teletransportación o algo por el estilo. En ese simple medio segundo, se echó tan hacia adelante como pudo, extendiendo su puño con los dedos estirados buscando alcanzarlo antes de que lo que sea que intentase hacer, pasara. Las puntas de sus de sus dedos alcanzaron a sentir el ligero roce con las ropas del mago: Aún no había desaparecido, seguía allí, un simple y rápido impulso con su pierna contraria y su velocidad sobrehumana, fue la que le ayudó a hacer todo ello tan rápido...a llegar hasta él y terminando el movimiento de su brazo, logró no solo hacer que el golpe lograse chocarle como cualquier otro, sino que incluso se le llegó a "Pasar la mano". Sintió la carne siendo perforada, como su mano pasaba por su interior y acaba por rasgar las capas de piel, saliendo por su espalda. Finalmente había acabado con ese maldito payaso de una vez por todas. O eso creyó...

Respiraba agitadamente. Su cuerpo se había detenido debido a un frenón brusco de sus piernas una vez su brazo alcanzó el torso del enemigo y lo perforó, siendo este ahora empezando a llenarse bajo la sangre del enemigo. No dijo nada, mantenía la mirada baja, recuperando el aliento, cuando algo le llamó la atención...."¿Una muerte instantánea....? ¿Eso....?" No, no tenía mucha lógica. Ni si quiera un golpe como este era del tipo que aniquilaba al otro sin si quiera dejarle balbucear, gritar, quejarse, decir algo...lo que sea. "No me digas qué él...." No, claro que no, no había forma de que un simple mago aguantara un golpe como ese....¿Verdad?. Su mirada, con un ligero aire de preocupación y confusión, empezó a dirigirse de nuevo hacia el ser que debería de estar muerto u agonizante con su brazo clavado justo por su torso, más aquel polvo levantado no le permitía ver nada en lo absoluto - ¡....! - Apretó los dientes y abrió los ojos como platos una vez escuchó aquel iracundo grito venir justo de enfrente suyo. Apretó su mano izquierda en un puño, listo para lanzar un improvisado puñetazo contra lo que sea que tuviera enfrente, más de aquel polvo que no dejaba ver, fue que salieron aquellos dos fuertes brazos que, con mucha más fuerza física de la que había demostrado a lo largo de toda la batalla, le dio un gran golpe con ambos puños, el cual no tuvo tiempo alguno en intentar esquivar, evitar, o si quiera bloquear. Su cuerpo se dirigió estrepitosamente contra el suelo, chocando con una potencia tal que prácticamente todo el suelo de la habitación se resquebrajó, rompiéndolo y dejándolo caer un piso abajo. Aquel golpe le hizo soltar un quejido, abriendo la boca y dejando salir sangre de esta a medida que caía al suelo con los ojos fuertemente cerrados y sorprendentemente, aún "Atrapado" literalmente por la carne y huesos de su contrincante. Sin poder si quiera pensar en que rayos era lo que había pasado recién, fue que un segundo golpe impactó sobre él, un puñetazo sobre su rostro junto a un rodillazo los que desprendieron totalmente la mano derecha de Nero del torso de su oponente, siendo, además, enviado contra los escombros. No puedo evitar toser, obviamente acompañado de manchas rojas saliendo de su boca y el, intentando inútilmente levantarse, con una expresión anonadada, perpleja y hasta algo desesperada - ¡H-hrg...! ¡¿Q-que dem...?! - Su cara fue sujetada, a lo que intentó sujetar la muñeca del tipo con la intención de apartarlo, pero no pudo. Lo arrastró sin problemas para destrozar ahora la pared del edificio, saliendo de él, para luego empezar a recibir golpe tras golpe en su estómago. Apretaba los dientes con fuerza, apretando con aún más fuerza la muñeca del hombre que lo sujetaba, contrayéndose debido al constante dolor sobre su estómago, intentando soportarlo. La sangre salía cada vez más de su boca, la capacidad para respirar cada vez fallaba más y el mantenerse despierto cada vez se complicaba más. Su brutal secuencia de golpes, culminó finalmente con un poderoso puñetazo, el cual lo mandó a volar, terminando por caer su cuerpo sobre el suelo, derrapando y dejando roto el cemento por donde se deslizaba hasta que finalmente, se detuvo.

Apoyó ambas manos contra el suelo, intentando levantarse, temblando sus brazos y su cuerpo en general. La respiración era entrecortada, y la sangre de su boca no dejaba de salir. Los ojos le temblaban del coraje, así mismo, mantenía los dientes cerrados con una enorme fuerza – T-tú.... - Su respiración se aceleraba. Con dificultad, el chico consiguió ponerse de pie de nuevo. Tambaleaba, mantenerse así sin caer le era difícil, casi tanto como soportar la constante punzada que tenía sobre sus costillas y sobre la cual, debía de posar su mano contraria. Alzó la otra palma de su mano enfrente suyo, observándola detenidamente. Esta, al igual que el resto de su cuerpo, se encontraba llena de rasguños, cortes, moretones y demás heridas, además de temblar incesantemente por todos los golpes que había recibido. Cerró su mano en un puño, sabía que su cuerpo ya estaba en su límite -Quizá, ya lo había excedido- y que no importara que hiciera, que habilidades usara, que poder efectuara, que técnica hiciera, lo más probable es que su cuerpo no lo resistiría por mucho tiempo y si lo hacía, seguramente lo podría mantener por tan solo un rato - ¡¿QUE DEMONIOS ERES TÚ?! - Gritaba con una enorme ira contenida. Ya sin pensarlo, y sin preocuparse de cuánto tiempo es que podría mantener el combate, decidió jugar la última carta que podría utilizar. La oscura energía que emitía, aquel poder u aura demoníaca que desprendía por cada poro de su cuerpo, empezó a aumentar, tiñendo su esclerótica cada vez más de un color totalmente ennegrecido. Aquello no sanaba en lo absoluto sus heridas ni mucho menos servía para aliviar el profundo dolor que pasaba por casi cualquier extremo de su cuerpo, si no que simplemente le ayudaba a aumentar sus capacidades, con la única intención de prolongar un poco más su capacidad en el combate y quizás, encontrar la abertura para parar a aquella bestia. Sintió como su fuerza, su velocidad, su agilidad aumentaban, más sin embargo juró llegar a sentir como el dolor que poseía también lo hacía...seguramente por estar exigiéndose más de lo que podía hacer ahora mismo - Seas lo que seas.... ¡¡¡NO ME VAS A FRENAR MIENTRAS SIGA RESPIRANDO, MALDITO PRIMATE ENLOQUECIDO!!!

Dio un paso hacia enfrente, sin embargo...una vez su pie se posó contra el cemento, el simple impulso que se dio, fue lo suficientemente fuerte como para agrietar el suelo, saliendo entonces el chico disparado contra el mono gigante rojo. Se notaba en su expresión, en cómo le tiritaban aquellos ennegrecidos ojos y como apretaba los dientes: Moría de dolor internamente, exigiéndose más de lo que podía soportar, pero eso no era suficiente como para hacerlo retroceder. Una vez le alcanzó, dirigió un puñetazo con todas las fuerzas que poseía en ese instante. Mientras su puño se dirigía al rostro del oponente, este comenzó a engendrar un especie de guantelete metálico, hecho -Al igual que todas las otras armas que ha usado- de pura oscuridad, rodeando su puño. Más, sin embargo, una vez chocó contra la mejilla del otro, con la fuerza suficiente como para levantarle, el impacto del golpe fue lo suficientemente fuerte como para destrozar en ese mismo golpe el guantelete. Fue rápido: En el instante que el corpulento y voluptuoso cuerpo del mono rojo se desprendió del suelo, y con ayuda tanto de su propia levitación como la de su velocidad sobrehumana mejorada, se desplazó -Levitando unos cuantos centímetros del suelo- hacia su costado izquierdo. Allí, elevó y dejó caer con un profundo grito su talón derecho, golpeándolo justo por el vientre, encima de la herida que aún poseía abierta, dirigiéndolo contra el suelo de espaldas y estrellándolo contra el cemento, del suelo, con la suficiente fuerza como para agrietarlo en un radio de un par de metros - ¡¿PORQUÉ SIMPLEMENTE NO MUERES?! - Gritó, frustrado, justo antes de que, a esa misma velocidad, se movilizara un metro justo por encima del hombre y se dejara caer con ambos talones justo sobre sus piernas -Entre las rodillas y las caderas-, buscando en lo posible, fracturar o mínimo, lesionar - ¡¡¡NO DEJARÉ QUE UN SIMIO COMO TÚ ME VENZA!!! - Engendró en su mano izquierda aquella barra negra tan usual en él y la dirigió tan rápido como pudo contra su hombro, con la intención de empalarlo contra el suelo justo en el instante que pretendiera moverse, con tal de inmovilizarle – NO - Elevó unos centímetros su cuerpo, dejándose caer esta vez d rodillas sobre sus costillas - LOGRARÁS - Aprovechando la ventaja de estar encima de él, empezó a lanzar puñetazo tras puñetazo, de forma consecutiva, a su rostro - ¡¡¡VENCERME!!! - La frecuencia con la que le golpeaba, empezó a aumentar, siendo cada vez más rápidos y continuos conforme Nero gritaba, segado por la ira y la negación de perder contra, a quien el en su arrogancia, consideraba de alguna forma "Inferior". Golpeaba tanto como podía, tan fuerte como podía y tan rápido como podía, sin embargo....luego de alcanzar su punto máximo, fue que la velocidad de los puños dejó de aumentar y empezó a decrecer. Se le acababa el tiempo...


You will always have a place in my heart:
Foquita <3
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
17822
Reputación :
0
Mensajes :
58

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Do You Really Are Going To Trust Me? [Priv. Uruk Ishi Ir]

Mensaje por Uruk Ishi Ir el Miér Nov 29, 2017 8:37 pm

La carcajada de Orunhé retumbó con ese semblante seco, malicioso y sorbido de una fuente característica del descontrol fuera de lo humano, acercándose a paso lento, ignorando las fracturas, el hueco cual ensangrentado dejaba un rastro y cubría sus fuertes plumas rojas, cada gota caía al suelo a la par de esas pisoteadas, arrastrando los pies mientras la respiración ronca y sorbida refunfuñaba dando unos halos de vapor de aquella nariz, todo musculo de las facciones de su rostro contraídas y arrugadas por la ira, deseaba exterminarlo, deseaba hacerlo sangrar y bañarse con cada gota que este posea, de tener un corazón se lo arrancaría y devoraría como esa caótica y vieja tradición de los guerreros, un Masai que solo buscaba la destrucción del enemigo, sin importarle como el cuerpo del chamán lo estaba matando lentamente, se encontrarían atrapados en lo más profundo de su mente mientras él tenga el control, se llevaría al límite, su pasión estaba en la batalla y como todo guerrero de terminar en esas condiciones su más glorioso final solo la lucha otorgaba para que Oggum lo reciba en las puertas celestiales. Casi ingenuo había creído que este pequeño mocoso ya yacía en la dulce muerte o en la punzante agonía del abismo… Pero nó, el titubeo de su voz hizo que este emitiera una carcajada de labios sellados y dientes cuales caninos asomaban en la comisura de su boca opacasen esa grave y fuerte voz -¡ASÍ QUE EL PUTIT* SIGUE VIVO!- mofón y tan sádico en el vulgar modismo al hablar, afán de corajudos son aquellos que no sienten dolor, ignora ese umbral que en poco tiempo el misterioso destino o la limitación humana daría entrada a vivir o morir del chamán, pero Irmiya lo advirtió y fue consiente “No te venceré… Será el fin para ambos” antes de abandonar su voluntad a su último recurso, el único capaz de subexistir en el cólera de los ataques del oscuro… Mai Rai era rápido pero se había exigido al límite, Neiwa estaría imposibilitada por la habilidad en combate… Solo quedaba quien pudiera hacer frente -… ¡¿Y ROMPERLE EL HOCICO A ESTE PATÉTICO CACHORRO?!¡DÁS LASTIMA, BASURITA!- prepotente anunciaba alzando ambas manos, poderosos brazos recubiertos de una exagerada musculatura y plumas tan duras como ásperas, ojos rojos y propicios de una extensa melena cual león.

-¡SOY QUIEN TE PARTIRÁ ESA COLUMNA DE SEÑORITA EN DOS Y USARÉ TUS HUESOS PARA SACARME LOS RESTOS DE TU ASQUEROSA PIEL ENTRE MIS DIENTES!- Ego rebosante de una gran vanidad, furia, ansias de sangre, una estela de muerte que lo envuelve… (Vamos macho, toda la inmundicia que puede albergar a un sádico oponente esbozado en un radiante ser encabronado, imaginar lo peor; Lo tiene ahora esta entidad). -¡VAMOS CAMPANITA, BRILLA PARA MÍ!¡VEN A CONOCER TU DESTINO; LA MUERTE!- enardecido flexionó sus piernas en la espera que este terminara de cargar su ki(? Implacable furia, reflejada desde la distancia por oscuros ojos plagados de la maldad pero notando como el cuerpo flaqueaba al último instante. El carraspeo de la carcajada que esbozaba Orunhé era tan comparable como el allanado del rugir de una bestia, éste se acercaba a alta velocidad por los aires… No era más claro y expresivo aquel gesto; Excitado, adoraba ese espíritu de lucha y gustoso ofreció su rostro descubierto, brazos tendidos a cada lado que descendían y cerraba los puños, sin pestañear y con todas las heridas expuestas en el borde del suicidio podría avecinarse o inclusive compararse.

El primer impacto de la onda oscura, el guantelete mejor explicado hizo crujir la mandíbula de Orunhé, desacomodándola en lo que sería un dolor para el dueño del cuerpo durmiente en su interior… Sus pies se levantaron, su cuerpo se desprendió del suelo tras una onda masiva en el choque, su cuerpo era duro y resistente, pero la gravedad jugaba en desventaja juntando la fuerza del enemigo, claro que… Un fanático de la pelea lo necesitaba cerca, quería explotar ese cuerpo para que sea gustoso el gozar de los músculos desgarrados. Segundo golpe; Con éxito logró hundirse y expandir más la carne del inexistente abdomen, abriéndose paso entre los músculos y donde supuestamente los órganos del chamán yacían, expulsando una colosal cantidad de sangre de su boca pero aun manteniendo esa jocosa risa decorada con el blanco de sus dientes como si le divirtiera, no había dolor, solo el escuchar como la carne era molida y su espalda dio contra el suelo en otra honda que agrietó el pavimento en un cráter a su alrededor, la columna crujió y las costillas lo acompañaron. Sus ojos estaban fijos desde lo bajo, emocionado y parpados bien abiertos cual desquiciado en como volvía a la carga el enano blanco, se emocionaba y relamía con esa grietada lengua plagada de sangre, el oponente perfecto que daría fin a su vida mientras rompía su cuello y hundía sus ojos dentro del cráneo… Que pensamiento tan asqueroso pero propio de los arcaicos masais. Tercer impacto, el crujir de la pierna casi desgarrante, la derecha inhabilitada… Para el chamán, El alma enardecida de esa sofocante aura roja arrebatada cada porción de oxígeno a su alrededor en el éxtasis de la risa.

Pero ya era suficiente daño, en el suelo recostado, el no poseía reflejos, pero su tamaño brindaba una cobertura única para el cuarto impacto de la barra negra, alzando el brazo y flexionando el codo en un movimiento circular que frenó y desvió el golpe al hombro, sus plumas duras se desprendieron ante la punta, pero el sinuante y la fuerza de la defensa del brazo sano lo recubrieron. Quinto impacto; El enemigo se elevó con rodillas impacientes de llegar a una porción de su cuerpo, su otro brazo casi en la miseria se juntó con el otro antebrazo y con la firmeza de sus plumas restantes bloqueó la caída, sus brazos crujieron pero aun así pudo evitarlo, mantener algunas fracciones del cuerpo estables. Sexto impacto; fue un desenfrenado de puños, bastó con levantar un poco más la defensa y cubrirlos mientras las pluma una por una se desprendían cubriendo su rostro…

-¡¡¿TE CANSAS, INFELIZ?!!- al notar el decreciente de la velocidad apartó las manos dejando ver esa amplia y desfigurada sonrisa, arqueó su espalda al son que sus piernas también lo hacían, ambas rodillas juntas y su amplia frente supieron sacar provecho de que el menor estaba encima. Cual pinzas, la frente atrapó el rostro ajeno y las rodillas la espalda, obligándolo a retorcerse del dolor mientras envuelto en su propio cuerpo cual bola comenzaba a presionar hasta el dulce crujir de los huesos de ese pequeño cuerpo en la fricción del propio casi devastado… Bastó con alejar sus piernas y con una mano tomarlo del cuello, presionando para cortarle la respiración y dar otro cabezazo en el intento de reventar su nariz -¡¡MUÉVETE Y TE HAGO ESTALLAR LA CABEZA!!- amenazó cerrando sus dedos para anunciar que iba en serio, pensaba dejarlo sin aire pero prefería no destruir el momento tan dulce que esperaba. No contemplemos lo inhumano -¡NIÑATO ESTÚPIDO!¡NO PUEDES MATAR LO QUE NO ESTÁ VIVO!- lentamente se sentó en el suelo alzándolo y con la mano libre acomodó su mandíbula en un asqueroso crujir del cráneo. Se levantó de un salto y alzó bien en alto ese cuerpo, estrujando cada vez más y más mientras la sangre cual catarata comenzaba a caer, empapando la superficie por completo -¡OH PEQUEÑA CAMPANITA NEGRA!¡NOS IREMOS JUNTOS!- mirándolo desde lo alto flexionó sus piernas y comenzó a golpear su cuerpo, todo el lateral derecho del enemigo sobre el suelo, solo para alzarlo una vez más y ladearlo en el agite para destrozar su parte izquierda, luego a la tercera vez que lo alzó aun estrujándole el cuello lo incrustó de espaldas al suelo, abriendo aquellos ojos con pupilas carmines contraídas –ESTAS ACABADO…- sentenció presionándolo en el suelo y levantando el puño en alto.

~Canal espiritual~
“Uruk se desplomó en el suelo, de cuclillas mientras presionaba su estómago y largaba cuanta cantidad de Bilis por su boca, agonizante dolor que perpetuaba en cada rincón de su tembloroso cuerpo, no emitía otro sonido más que la distorsión de la voz y ojos casi en blanco. –Lo está… Matando…- anunció Neiwa intentando rodearlo con sus alas más no podía tocarlo mientras esa aura roja lo rodeaba -¡Tenemos que hacer algo!¡Uruk morirá!¡Ese hijo de perra!- Patalea en el lugar el pequeño diablillo amarillo, solo par luego a todo pulmón en el vació de ese espacio blanco -¡Ya basta maldito!¡Deja de drenar energía!¡Si quieres matarte hazlo solo puto loco, no nos arrastres a tu demencia!-. –Falta poco… Una vez desaparezca… Uruk puede… Puede…- -¡No lo digas! Ni se te ocurra…- volteó para ver el estado de su querido Uruk Ishi empeoraba a cada segundo. No iba a quedar mucho para que canal colapsara y las entidades escapasen, Orunhé no era consciente del cuidado del único recipiente que podía albergarlos…  lo cual ambas auras se miraron entre sí en ese espacio en común y asintieron, debían de detenerlo…”


En el puño podía apreciarse en uno de sus dedos el anillo con una estrella de 8 puntas, esta comenzó a cargarse en un resplandor blanco y a temblar, estaba cargándolo de su energía, lista para el impacto… Pero antes del rugido que definiría la extinción del joven, quedó paralizado al notar un haz de luz azul atravesarle el pecho, justo donde se haya el corazón “Ya… Basta… Esa energía ya… No te…. Corresponde” sollozaba la sacerdotisa creando una punzada en Orunhé… Primer umbral de dolor -¡¡TSK!!¡SAL DE AQUÍ MALDITA BRUJA!- gritó a la nada intentando bajar el puño, pero su aura roja se vió corrompida por el mismo astro de luz azul que trepó cual enredadera a su brazo. Segundo umbral de dolor; Un haz de luz amarilla se situó justo en su pierna derecha, contaminándolo con mayor rapidez y rodeándolo con el aura dorada “¡Perdiste el control!¡No te permitiremos que lo mates!¡Es nuestro Uruk!¡Me vale verg* que no lo respetes!” -¡TU TAMBIEN VETE MALDITO ENANO METICHE!- y su pierna temblequeaba y forcejeaba incontrolable en el mismo lugar… “Suficiente” casi adolorido un haz de luz blanca se abrió cual tercer ojo en la frente de la entidad de rojo y este soltó al enano, siendo levantado en el aire y empujado hacia atrás para que a unos metros se coloque de cuclillas en un horrible augurio mientras tomaba con sus manos la cabeza y esbozaba ese grito al profundo manto de la noche -¡¡NO, DÉJENME EN PAZ!!¡¡ES MI REDENCIÓN A OGGUM!!- la locura lo atormentaba, esos tres haces de luz intentaban tomar posesión del cuerpo mientras teñían su aura.


"Todo aquel que crea en la magia, está destinado a encontrarla"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear(?
Orunhé #cc0000 grita // Neiwa #0033cc llora // Mai Rai #ffcc33 ríe
Profesor de Artes oscuras y sacras ~ Chamán ~ Médico brujo

Cute Trance (?:

MAGIC!
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
32
Dromes :
61621
Reputación :
3
Mensajes :
118

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Do You Really Are Going To Trust Me? [Priv. Uruk Ishi Ir]

Mensaje por Nero el Jue Dic 07, 2017 9:00 pm

Estaba irritado, estaba irritado como no lo había estado en mucho tiempo y aquella ira parecía quemarlo intensamente en el interior de su cuerpo mientras no hacía más que crecer. Por su culpa, por su maldita culpa aquel trabajo que había estado haciendo durante tantas semanas, a punto de romper la barrera interdimensional que separaba este mundo con su antiguo mundo, se había ido completamente abajo por la simple aparición de aquel estúpido y entrometido ser que ahora yacía bajo él, mientras Nero no se limitaba a soltar continuos golpes uno tras de otro. No suficiente con ello, su ira se abrumaba con forme el sujeto o, mejor dicho, "Esa cosa", parecía alentarlo o incluso "Burlarse" de él al no verse prácticamente afectado por ninguno de sus golpes. Aquella sensación de ser ridiculizado de esa forma segaba totalmente su juicio y lo hacía arrojar cada uno de sus golpes con más ímpetu. Más al ver cómo estos golpes no solo continuaban sin servir, si no, que incluso comenzaban a decaer por la carencia de fuerzas en él, toda aquella ira comenzó a transformarse en una profunda angustia y desesperación, la cual obviamente, ocultaba aún debajo de esa máscara de ira. Sin embargo, internamente, cada simple microsegundo pasado le preocupaba más y más. Su cuerpo ya había llegado al punto máximo de esfuerzo, ya no podía continuar con la batalla y parecía que esta cosa, sea lo que sea, apenas si sentía como un raspón o menos el agujero que tenía en su vientre, ni hablar de alguno de los otros golpes....Prácticamente no le estaba haciendo nada. Y era precisamente eso, lo que tanto ahora le preocupaba.

Para su desgracia, el contrario se percataría de esa muestra de debilidad y como era de esperar, aprovecharía ese instante para atacar. Con la posición que lo dejó, pudo sentir y escuchar a la perfección el horrible sonar de sus huesos, cada vez acercándose más a la rotura e incluso escuchando algunos, romperse- ¡H-HmmrPF....HHGRHH.......!  - Como podía, el chico cerraba la boca con fuerza, negándose rotundamente a dejar salir cualquier tipo de alarido de dolor por más difícil que fuera. No lo haría, se negaba a hacerlo, incluso recurriendo a morderse la lengua con tal fuerza que una delgada línea de sangre empezaba a asomarse por su boca por ello mismo. Sin embargo, eso no era suficiente, no para aquella bestia. Repentinamente y sin llegar a darse cuenta por estar totalmente concentrado en soportar el dolor de los huesos de sus piernas rotas, la mano del contrario pasó a sujetarle directo al cuello, cortando de golpe su respiración - Ghahg.... - Cerró los ojos y llevó ambas manos ya con una fuerza física mucho menor a la que poseía originalmente contra la muñeca del sujeto, intentando inútilmente apartarlas. Apretaba los dientes y hacía un gran esfuerzo en lograr respirar, algo claramente, inútil. Cuando observó cómo ni se inmutó a la hora de arreglarse él mismo la quijada, quedó anonadado, con los ojos bien abiertos y aun intentando lograr recuperar el aire. "E-esa cosa....no es humana" Se repetía internamente una y otra vez, intentando explicarse QUÉ RAYOS era esa cosa. Sin dudas era el mejor ejemplo que tenía hasta ahora de lo que era un auténtico Berserker, y la experiencia no era para nada agradable.

La cosa fue para peor cuando los golpes comenzaron. No tenía la capacidad para defenderse y cuando intentaba bloquear, de nada servía, cada golpe hacía trizas sus defensas y pasaban de largo para golpearlo directamente una y otra vez. Se vio allí, atrapado y arrinconado, forzado a recibir golpe tras golpe ya sin la capacidad alguna de defenderse de cualquier forma. Podía sentir como sus huesos se resquebrajaban con cada golpe y como cada uno se llevaba consigo las últimas fuerzas que en su cuerpo quedaba. La sangre empezaba a brotar de sí, la visión e incluso su audición empezaban a verse gravemente distorsionadas por su pésima condición actual, en la cual incluso de no haber sido capaz de contener y guardarse aquel horrible dolor por el que pasaba en esos instantes para sí mismo, hubiera sido de todas formas incapaz de dejar salir el más mínimo alarido de dolor por la total falta de aire en sus pulmones. Apretaba cada vez con menor fuerza la muñeca del hombre, de la bestia o lo que fuera que sea esa cosa, hasta que finalmente llegó el punto en el que sus dedos prácticamente colgaban de su muñeca y se vieron ya luego de un rato recibiendo golpe tras golpe, incapaces de mantenerse sujetos a esta. Totalmente debilitado, no logró si quiera mantener sus manos allí y, tras soltarle, ambos brazos quedaron colgando a la deriva. Su expresión denotaba un total agotamiento, el cual lo dejaba en el borde de la consciencia, pasando justo por encima de la línea que lo dejaría totalmente inconsciente, más, sin embargo, se aferraba al otro extremo, se negaba a caer inconsciente incluso en ese momento. A esas alturas de la batalla, ya estaba dando por hecho que no podría salir de ese sitio vivo, por más que le doliese admitirlo. Pero, aun así....Simplemente se negaba a darle una "Rendición" por su parte, incluso estando tan mal e inutilizado como se le ve ahora.

Apenas si pudo sentir como su cuerpo se estrellaba contra el cemento, rompiendo el mismo y haciendo un agujero con él. Todo pasaba en cámara rápida y el chico ya no podía si quiera continuar reaccionando. El corazón le latía rápido, sus nervios empezaban a fallar y su cuerpo ya ni si quiera le respondía correctamente. Todo había acabado para él, ya no tenía forma de sobrevivir. Cuando vio como levantaba su puño, supo que aquel golpe sería el que terminaría con él de una vez por todas...."Siempre pensé que sería otra persona quien me asesinaría" Se dijo así mismo, agachando la cabeza y cerrando los ojos, aceptando su derrota. Sin embargo, algo ocurrió. Poco a poco y al notar como con el paso de unos instantes de tiempo seguía sin recibir aquel golpe de gracia, abrió con dificultad los ojos mientras daba un ahogado y profundo respiro, intentando conciliar parte del aire que había perdido aunque difícil lo tenía por la enorme cantidad de sangre que ahora salía de su boca. Lo que le sorprendió, fue ver cómo, aparentemente, aquel ser luchaba con la intención de bajar ese golpe y destrozarlo definitivamente aunque.....algo parecía impedirlo, algo que no sabría definir o por lo menos, no lo supo inmediatamente. Luego de que su vista pudiera enfocarse medianamente bien, pudo visualizar intermitentemente y con una "Pésima señal", aquel plano donde veía las propias auras de la criatura. Tan solo pudo verlas unos segundos, pero pudo notarlo. ¿Esas cosas lo retenían....? ¿Porqué? Chasqueó la lengua en muestra de desagrado, volviendo a sentir en él aquella ira al sentir que estaba siendo salvado por su propio enemigo "Incluso así......n-no deberían subestimarme......I-idiotas....." Maldecía una y otra vez, mientras con cada fuerza que quedase en su cuerpo, intentaba levantar unos centímetros la palma de su mano. Al principio, esta tan solo temblaba, pero luego de un gran esfuerzo, pudo despegar unos simples centímetros la mano del suelo, estirando temblorosamente los dedos – Brgh....b-b-...b-rh...... - Balbuseaba, estirando finalmente, el dedo pulgar hacia arriba y el dedo índice y medio en dirección al hombre - …..Bang - Despegándose totalmente hasta del más mínimo rastro de energía en su cuerpo y aprovechando aquella distracción, esperando que aquel fuera el punto culminante para ganar tiempo o por lo menos, por mero orgullo, lanzó un último disparo de oscuridad en dirección al centro de su pecho, enfocado principalmente a su corazón. Un fino y delgado disparo, el cual era similar tanto en largo y grosor como a un meñique. Hecho esto y no aguantando más, el chico dejaría de nuevo caer su mano al suelo –Aunque no pudo si quiera levantar el brazo en primer lugar-, para luego, dejar su cabeza totalmente recostada sobre el suelo, respirando jadeantemente y con la sangre saliendo a montones de él por heridas y boca.


You will always have a place in my heart:
Foquita <3
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
17822
Reputación :
0
Mensajes :
58

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Do You Really Are Going To Trust Me? [Priv. Uruk Ishi Ir]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.