6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Run As Much As You Want...We Will Catch You [Priv. Mandamientos/Anemone]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Run As Much As You Want...We Will Catch You [Priv. Mandamientos/Anemone]

Mensaje por Nero el Dom Sep 10, 2017 2:57 am

La misión que Zeldris le había asignado al trío de Altruismo, Ira y Nero, era bastante sencilla o por lo menos así parecía ante los ojos del albino. Este último había sido reclutado por el propio Altruismo hace no mucho tiempo, un par de semanas o un mes quizá. No llevaba mucho tiempo con los mandamientos y quizá era esa la razón por la que aún no se le asignaban misiones "En solitario", siendo que algo tan simple como era el exterminio de un grupo de personas en específico lo podría llevar a cabo cualquiera de ellos sin muchos esfuerzos. Sea cual sea la razón para enviar a 3 del grupo a por unos simples enemigos, no iba a ser Nero quien contradijera al jefe ni nadie, realmente. Si se trataba de una cuestión de confianza, tendría que saber ganársela. Si se trataba de algo más y Zeldris tenía un motivo para creer que podrían necesitar ayuda y que solo uno no bastaba, tampoco había mucho que discutir. Es verdad que el trabajo en equipo no es lo suyo, ni de casi ninguno de los mandamientos realmente, pero es lo que les tocaba a la hora de salir en misiones. No había que discutir, tiempo que perder, ni reclamos que hacer....solo acatas las normas y ya.

- ... ¿Listos?
- Soltó con una expresión neutra y de aburrimiento en el rostro a sus dos compañeros, sin hacer contacto visual con ninguno de los dos, mientras se cruzaba de brazos y un total de tres portales de hasta 5 metros se abrían enfrente de cada uno, todos llevando a distintos puntos del bosque - Ya saben lo que hay que hacer. No hay testigos, no hay sobrevivientes. Nos quedamos con uno de ellos y ya está - Y sin decir nada más, esperó a que Altruismo e Ira cruzaran para cerrar los portales, y luego, ser el quien entrara.

- Manos a la obra...

La misión encomendada era simple. Ese grupo de personas autodenominadas "Los Testigos" eran quienes ocupaban el templo de los mandamientos para custodiarlo. Su templo. Por más que quisieran, sabían que en sus condiciones actuales lanzarse de cabeza al mismo para recuperarlo podría resultar un suicidio: No había que subestimar a aquellos "Testigos", poseían armas de gran calibre y quien sabe que tan preparados puedan estar para el regreso de los mandamientos, no, el templo no era su objetivo...si no, quienes lo custodiaban. Nero se encargó personalmente de reunir información acerca de unos guardias subordinados de los testigos, guardias los cuales ahora se encontraban en "Cambio de turnos", dejando durante aproximadamente 2 meses a otros en sus puestos mientras ellos cuidaban los bosques a los alrededores del templo. Su objetivo era ir con la guardia que una vez se encargó del templo en sí y ahora patrulla los alrededores, aniquilarlos a todos, salvo a uno...al sujeto al mando, a el lo deben capturar para luego dejar que Altruismo se encargue de sacarle toda la información que tenga y luego....¿Quién sabe? Una vez terminen con su cometido, a nadie le interesará que pasará con el cuerpo de aquel pobre sobreviviente. Con algo de suerte no acabará como macetero humano para las plantas de Desgracia o como un crucificado con quien Sentencia pueda jugar a tiro al blanco con algún hacha.

...

Cada quien fue transportado a distintos puntos del bosque, rodeando la guardia que patrullaba el bosque a los alrededores del templo. Los mandamientos y el propio Nero se hallaban a una buena cantidad de kilómetros de distancia entre ellos, posicionados a modo de triangulo uno del otro, perfecto para que cada quien se encargase de lo suyo sin molestar al de al lado. Cada quien tendría que encargarse de unos...¿20 subordinados, más o menos? ¿Un poco más, un poco menos, si es que hicieron cambios de guardias o algo así? El número es lo de menos, lo importante...matar a todos y capturar al jefe.

Una vez Nero apareció en pleno bosque, flotó hasta terminar sobre la rama de un árbol, posando sus pies sobre el mientras se cruzaba de brazos y cerraba los ojos, a la espera de que sus víctimas se acercasen. "...". Sentía las auras de... ¿27 Testigos? "Hmpf, mal cálculo" Pensó en un resoplido "Pero....no será....." Abrió sus ojos, delatando un color totalmente negro en sus corneas y un brillante color violeta de los mismos "....suficiente".


Finalmente, los hombres pasaron caminando por debajo suyo y aparentemente no se percataron de su presencia, algo que haría las cosas mucho más fáciles para él. Nero simplemente se tronó el cuello y de un salto, se dirigió de golpe hacia el centro donde todos estaban. Una vez sus pies tocaron el césped del bosque, el impacto hizo que los demás guardias que caminaban tan tranquilamente hablando entre ellos, se callaran de golpe y se voltearon hacia él. - ¡¿Q-quién rayos eres t-!? - Nada pudo decir aquel inocente hombre antes de que Nero lo tomase por el cuello, levantándolo y obviamente, pasando a alertar al resto - ...Aoz...ha vuelto - Sonrió con malicia, sabiendo que pocos de los presentes entenderían sus palabras y eso...sembraría el pánico entre ellos. Rápidamente, giró sobre su propio eje para lanzar con fuerza al hombre que sujetaba del cuello contra otros 4, derribando a todos y escuchando el *Clack* que indicaba que el cuello del pobre proyectil había sido destrozado. "26...". Vio como algunos hombres desenfundaban sus armas recubiertas por runas mágicas y corrían directo a por él, mientras algunos guardaban la retaguardia y preparaban armas de fuego. Una buena estrategia, lástima que quienes la aplicaban eran personas débiles.

Nero alzó sus manos y en cada cual, una espada de oscuridad fue materializada. A medida que los hombres se iban acercando a él, Nero sin mucho esfuerzo, se hacía a un lado ante el ataque del enemigo para responder con una cortada certera, causando una muerte inmediata en el oponente. Luego, cuando el siguiente se le aproximaba, hacía lo mismo, a veces jaloneando un poco el cadáver para usarlo de escudo ante otros ataques y así, seguir acabando con la vida de quien se le acercara. "25, 24, 23, 22, 21, 20, 19..." Entonces, escuchó el sonido de las armas de fuego cargándose y para cuando alzó la mirada en dirección a su costado, ya tenía a unos 7 hombres apuntándole y gritando - ¡FUEGO! - Más una sonrisa se dibujó en su rostro. No hizo más que crear unos cuantos y diminutos portales justo por enfrente suyo, los cuales interceptaron las balas, siendo estas un total de 15. Luego, abrió nuevos portales detrás de sus oponentes, dejando que cada bala perforara la nuca o la sien de sus enemigos, dejándolos caer al suelo inertes y muertos. "...5....." Contaba mientras empezaba a caminar tranquilamente hacia los 5 sobrevivientes, de los cuales 2 eran de los combatientes físicos y los otros 3, tiradores. Veía como temblaban, como ya sabían que no había vuelta atrás y que no iban a escapar, sin embargo...1 tirador y 1 combatiente físico echaron a correr despavoridos, dejando a sus amigos atrás, quienes desesperados les gritaban para que se quedasen a pelear.

- Nunca le des la espalda a un oponente.... - Para cuando los 3 chicos que pedían ayuda se voltearon, ya era tarde. Directo hacia sus cabezas, vigas creadas de oscuridad y generadas en la palma de su mano habían ido directo a perforar sus cráneos - 2... - Estiró la palma de su mano, invocando en ella su arco negro "DeathEdge" y tensando su cuerda, a la par que una flecha de oscuridad hecha de energía violeta aparecía en el arco - Veamos si no he perdido el toque - Y con una leve risa, pasó a hacer que la flecha de energía se dividiera en dos para luego, soltarlas y dejarlas viajar por entre los arboles hasta interceptar las espaldas de sus enemigos, atravesando sus corazones casi de forma inmediata - Nop, no lo he perdido - Comentó jocoso y victorioso mientras el arco se desvanecía entre sus manos y se estiraba un poco - Bien, iré a ver cómo le va a Ira. A ver si el idiota no anda llamando mucho la atención con esa forma de lagartija gigante suya... - Calmado, empezó a caminar con las manos en los bolsillos de su chaqueta, hasta que una extraña sensación inundó su ser - ¡¿...?! - Se detuvo y se volteó. Allí, muy a lo lejos, sentía el aura de aquel jefe a quien buscaban, aquel jefe que aparentemente, había logrado escapar - ¡¿Que dem...?! ¡¿QUIEN RAYOS LO DEJÓ IR?! - Repuso iracundo y apretando tanto los dientes como los puños al sentir como su enemigo se salía del rango que le permitía rastrear - Joder......

"Eh, Tannin"
Pensaba cerrando los ojos, esperando que el dragón pudiese escucharlo. Se supone que él los mantendría conectados telepáticamente para poder comunicarse entre nosotros...y el albino apostaba a que era así, de lo contrario tendrían un muy grave problema entre manos. "Nose a quien coño se le escapó, luego lo discutiremos, pero el jefe acaba de escapar del bosque. Tenemos que seguirlo, AHORA. Comunica a Altruismo y luego echen a correr hacia los barrios bajos. No podemos permitir que alerte a los demás Testigos."

No perdió el tiempo y el chico se teletransportó a sí mismo hacia la zona de los barrios bajos, tomando su capucha y cubriéndose la cara para poder pasar desapercibido del resto de los humanos. Había aparecido justo en la zona donde lo perdió, en un callejón de mala muerte donde no podías ver a muchas personas más que algún drogadicto o vagabundo. El albino empezó a caminar en busca del sujeto, corriendo por allí, siguiendo las pistas que veía tales como periódicos más arrugados que denotaban que alguien pasó corriendo, las marcas de barro y agua en el suelo, etc....eventualmente, le siguió hasta que vio al hombre aquel correr y doblar por una esquina "Ahí estás..." Y sin pensarlo, corrió detrás de el, hasta girar a su esquina, sin saber con quien se encontraría en ese instante...

PD:

PD 1: Los turnos serán: Nero-Altruismo-Ira-Anemone
PD 2: Nero está en su forma real (?)
PD 3: La sensual ropa "normal" de Nero (?):


You will always have a place in my heart:
Foquita <3
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
20
Dromes :
12586
Reputación :
1
Mensajes :
64

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Run As Much As You Want...We Will Catch You [Priv. Mandamientos/Anemone]

Mensaje por Altruismo el Lun Sep 11, 2017 7:32 am

En los últimos días nuestro jefe nos había otorgado varias misiones a todos los mandamientos, la verdad era que la mayoría de todos esos eran trabajos que podrían resultar sencillos pero en ellos tenían una gran importancia. No nos encargaba hacer algo por nada o por una razón, era cuidadoso y todo tenía su impacto; por lo que no se molestó en discutir la nueva tarea que le tocaba hacer a lado de Ira y del nuevo subordinado Nero… o más bien otro sirviente para que me traiga mi café del medio día (?) Si bueno… no soy el mejor en tratar a los demás o por lo menos hablar bien con ellos. Mi falta de tacto se nota en estos momentos de trabajo en equipo.
Por lo que no me sorprende la frialdad por la que nos hablaba o nos daba la ordenes que el mismo Zeldris había mencionado. Entendía lo que quería decir y no faltaba el mencionar otra cosa para hacer nuestro trabajo, suspiraba y daba respuestas cortas como —De acuerdo—  No estaba realmente emocionado con esto, la verdad era que estos días habría sido algo más movido de lo esperado. El tener toda la agenda llena no es lo mío me gustaba más el tomar tiempo libre, pero órdenes son órdenes y no es muy buena idea el tener que negarse.

Asi que sabiendo lo que tenía que hacer lo siguiente que hice fue el atravesar el portar para ir al terreno enemigo. Nero había puesto los puntos donde podríamos aparecer y eso era en los lugares donde se encontraban los guardias, esperaba por lo menos enfrentarse a un grupo y encontrar rápidamente el objetivo para poder irnos de ahí. Faltaba el poder sacarle información al testigo pero eso era lo divertido; por lo menos para mí lo era ya que se quedaría un buen tiempo disfrutando de mi compañía~~

Regresando a nuestra aparición, se me fue fácil el ubicar a los primeros enemigos ya que literalmente aparecía frente a ellos para su enorme sorpresa. Antes de que pudieran levantar sus armas mis sombras ya le habían cortado la cabeza. Me apetecía más el luchar frente a frente antes de utilizar mis poderes… No siempre sale la oportunidad de hacer un entrenamiento improvisado, ya si me daba más problemas, el plan B era quemarlos a todos. Claro sin llamar demasiado la atención ya que eso se lo llevaría Ira una vez en su forma real. —¿Cuántas personas hay cerca de mi posición? — Pensaba una vez que observaba los cuerpos caer de las primeras dos víctimas, la sangre brotaba a montón creando rápidamente un charco debajo de ellos  —Bueno, eso no es importante… cualquier persona que no sea el objetivo será partido en dos ~~ —

Las dos sombras que salieron detrás de mí se dirigían rápidamente a los siguientes enemigos que habían notado la situación, cada uno de ellos tenían algún tipo de arma por lo que primero se enfocó en los que tenían armas de fuego. Por los demás se encargaría personalmente, debería aprovechar que no tengo ahora mis grilletes y cadenas que pudieran limitarme en mis movimientos. Con esas cosas juntas los cuerpos caían uno por uno hasta que un mensaje de Tannin le hizo detenerse antes de acabar. — Debe ser una maldita broma...— Sonaba claramente fastidiado por lo que acababa de suceder.— Hay que acabar rápido aquí e ir por el ratón que se nos ha escapado— le comunicaba una vez que acababa su trabajo. Tres personas para hacer una misión y enfrente de nuestras narices se escapa lo mas importante. No sabia si tomárselo con humor o suspirar de enojo.

—¿donde estas?...¿donde estas?— Intentaba localizar a Nero, era mucho mas fácil encontrarle a él que al objetivo, por lo que una vez que lo encontré me teletransporte  a pocos metros de él dejando a Ira que llegara por su cuenta, sabía que no tendría problemas en llegar a donde ellos. Una vez llegando a los barrios bajos empece a correr y a tomar callejones para no ser visto por algunos civiles. Mi apariencia era el foco de atención siempre por lo que aquí debería tener un poco mas de cuidado para no tener que alertar a alguien mas. Ya tenían suficientes problemas. No tarde mucho en ver a vuestro compañero así que sin dudar me acerque a él.


○ [Simon Blackquill] ahora es [Altruismo]


Shall i show you what a truly sharp blade is capable of?:


10 mandamientos:



avatar

Dromes :
25786
Reputación :
5
Mensajes :
45

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Run As Much As You Want...We Will Catch You [Priv. Mandamientos/Anemone]

Mensaje por Tannin el Mar Sep 12, 2017 4:26 am

Por fin, luego de esperar lo suficiente, se me había encomendado una misión que parecía muy importante y divertida, después de todo era la hora de probar mis poderes, desde que desperté sentí que nada había cambiado en mí, por suerte mis poderes permanecieron intactos, pero era aburrido no usarlos y no aumentarlos. Y debido a que llamaba demasiado la atención con mi tamaño y por ahora debíamos mantener un bajo perfil, tuve que mantenerme oculto en la guarida, pues era algo vergonzoso para mi ser un miserable humano. Seguía sin comprender porque Zeldris me enviaría a una labor tan simple con otros dos hermanos, ¿es que acaso había un oponente realmente poderoso que nos llevaría al límite de nuestras habilidades?, solo de pensar que algo así pudiese suceder ardía mi sangre, oh bueno un poco más de lo habitual.

Mi única queja por el momento es que se me obligo a ir al sitio de la misión usando mi apariencia humana, lo que además de ser un insulto para mí, resultaba humillante una forma tan débil, pero no desobedecí al camarada Zeldris, acompañé a Altruismo y a ese sujeto Nero, quien aparentemente se había autonombrado el líder de la misión, me daba perfectamente igual, siempre y cuando ninguno de los dos interviniera en mi camino o tratase de imponer su voluntad encima de la mía. – Sera un desperdicio no matarlos a todos, pero aceptare las órdenes. – Se abrió el portal justo delante de mí, para llevarme a una zona específica del bosque, ver tanta belleza y prosperidad me daba nauseas, me enfurecía que el paisaje hermoso de mis montañas ardientes, haya sido remplazado por la inmundicia de un mundo pacífico y solo estar caminando bajo los árboles, me daba ganas de querer vomitar.

A los pocos minutos de estar ahí, me topé con quienes parecían los hombres que nos habían mandado buscar, continúe caminando con mi apariencia humana acercándome a ellos, de lo que se percataron de inmediato y amablemente me pidieron que me retirara, que esa área estaba restringida para los visitantes. – ¿Por qué? – Dije con un tono hostil. – Porque te atreves a hablarme con tan poco respeto, miserable humano. – Sujete al tipo del cuello y lo levante. – Los débiles como ustedes deberían arrodillarse, mostrar respeto y humillarse diciendo o poderoso amo y señor. – Terminé por aplastar la garganta de ese insolente quien trataba de todas las formas de respirar, de inmediato quienes lo acompañaban comenzaron a dispararme hiriendo mi cuerpo, vi la sangre escurrir de esa forma. – Tanta fragilidad, que les da el derecho a si quiera pensar que son dignos de gobernar este mundo. Es por esto… que la humanidad me enferma. – Bañe mi forma humana con fuego lo que de inmediato quemó la carne y asumí mi verdadera apariencia imponente atravesando la copa de los árboles más grandes y dando un poderoso rugido que cualquiera pudo haber escuchado. – Escuchen con cuidado sabandijas miserables… Aquello que traicionaron volvió. Los mandamientos, se han levantado una vez más. Soy Tannin, mandamiento de la ira. Obsérvenme y desespérense. – Tras mis palabras comenzaron a disparar sus arcaicas armas, se les dio tanto tiempo y no fueron capaces de mejorar para nada, no era diferente a sus espadas y flechas, no podían atravesar mi piel.




Lance una poderosa llamarada que bañó el área en el que yo estaba y convirtió cualquier ser viviente en cenizas, esto era muy emocionante, el olor a la carne quemada, los árboles ardiendo y el azul del cielo ennegrecido por el humo negro de mi fuego, tal era mi fascinación que no pude percatarme de algo. En el centro del lugar al que atacábamos, los testigos anunciaban a su líder que estaban atacándolos seres de tremendo poder, solo mencionar el nombre de Aoz, había hecho nacer mucho temor en el corazón de aquellos hombres, quienes valiente pero inútilmente se ofrecieron a quedarse y enfrentarnos mientras permitían que su líder escapara y fue así, cada testigo ahí fue rumbo a nosotros, eran tan insignificantes y sus armas tan risibles que los pise como las cucarachas que eran, hasta que recibí un pensamiento por parte de Nero, en mi forma dragón era capaz de transmitir y recibir las palabras de otros por medio de mi mente, alguien se nos había escapado y parecía ser el que estábamos buscando o eso me dio a entender Nero, por lo que de inmediato contacte con Altruismo. – Camarada, se nos ha escapado uno, tenemos que seguirlo o nuestro plan se vendrá abajo. – Posiblemente debí hacer caso y no jugar con la comida, levanté el vuelo y me dirigí hacia donde Nero me había indicado para atrapar a esa pequeña rata.

Pero ya que esta era una misión de aparente cautela, no tenía permitido mostrar mi verdadera apariencia en aquel sitio. Mi olfato era el mejor de todos, y reconocía con facilidad los olores de mis camaradas así que no iba a tomarme demasiado toparme con ellos. En lo personal con gusto habría incendiado todo ese lugar y convertirlo en la advertencia perfecta de que el reino ardiente del poderoso Tannin se levantaría de nuevo y con él, la llegada de mis hermanos y hermanas para nuestro señor Aoz, pero debía regresar a mi forma humana si quería conservar la poca o ninguna cautela que aún le quedará a esta misión. Con aparente repudio volví a mi forma más débil con las heridas causadas antes ya aliviadas, podía sentir el olor de mis hermanos en las proximidades y por suerte también sentía el mismo olor que tenían los testigos con los que me había topado antes de volverlos carbón, no importa que tan bien se ocultase, no podía engañar a mi olfato. – Hermanos, ya sé dónde está, sigan mis indicaciones y lo atraparemos. – Comencé a caminar entre la multitud que entre más miraba más me hacían enojar, un rey como yo caminando entre estas escorias, era una ofensa muy grave para mi orgullo. Ese tipo que escapó enfrentaría todo el peso de mi ira por hacerme pasar tal humillación.


Spoiler:
avatar

Dromes :
15080
Reputación :
0
Mensajes :
7

Ver perfil de usuario
DRAGONES

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Run As Much As You Want...We Will Catch You [Priv. Mandamientos/Anemone]

Mensaje por Anemone el Dom Oct 01, 2017 11:34 am

No estaba de humor esa mañana. No, la verdad era que tenía encima un sentimiento de odio terrible y hasta su propio ornitorrinco pudo dar fe de ello de muy malas maneras. Tampoco es que en esos momentos se sintiera especialmente culpable por haber hablado mal a todo aquel que se le acercara: ¿para qué? Pocas veces se disculpaba y esta no sería una de esas ocasiones.

Acarició un tanto brusca el pelaje de su mascota, algo pensativa. ¿Cómo se puede tener tanta cara de ofrecerme unas míseras monedas a cambio de un trabajo tan costoso? Los humanos son demasiado... tontos. Frunció el ceño como en pocos momentos hacía, pues muy indignada debía estar para ser capaz de imitar algún ejemplo de emoción o sentimiento humano exteriormente. Hoy, era la ocasión. Había enfurecido de tal manera que, por un instante, pensó en acabar con la vida de aquella impetuosa hormiga. Sus servicios no eran precisamente baratos y no consentiría que un señor tan rico como era él, le ofreciera menos de cien mil yenes por un asesinato doble. ¡Qué molestia! No valía tan poco, eso lo tenía bien claro y se aseguró de que él también estuviera seguro de ello.

Pasó una mano por su pelo, peinándoselo con toda la suavidad que le era posible en aquella situación. —Quizá deba pasear por la zona de los pobres, mugrienta como ella sola y repleta de peleas —le dijo a su ornitorrinco. Ver batallas solía calmarla, pues aunque sus principios le impidieran hacerlo, era entretenido. ¿El único lugar donde siempre había este tipo de problemas? La zona prohibida, como llamaban algunos. Ese sitio tenebroso al que una vez fue y terminó por frecuentar en múltiples ocasiones, siempre con ropa adecuada... claro está. No usaría vestidos caros para luego tirarlos, sólo se pondría una camisa vieja junto con una falda vaquera —todo muy elegante porque, después de todo, es Anemone— y un par de zapatos que escogería al azar. Todo minuciosamente preparado.

Se despidió del pobre animal con una última caricia antes de salir del instituto y emprender paso hacia el lugar que tanto despreció en un principio. Era un día normal, con algunas nubes grisáceas y un sol no tan imponente como otras veces. Sin embargo, en menos de lo que presintió, ya estaba adentrándose en el oscuro mundo de los barrios bajos. Donde tanto odiaba ir pero que ahora necesitaba desahogarse viendo peleas y, ¿quién sabe? Meterse también: ¿acaso no ofrecían dinero por ello? No obstante... no era muy estúpida como para dejar mostrar su gran capacidad de lucha a sucios mundanos que ni siquiera sabían contar hasta tres. Sus servicios y capacidad de ganar dinero no se rebajarían hasta tal nivel: ¡jamás!

Miraba de reojo todos los rincones habidos y por haber, en busca de algo interesante con lo que desquitar su terrible mal humor. Estaba tan ensimismada que, cuando quiso darse cuenta, ya tenía a un hombre disculpándose por haber chocado con ella. —¿Huías tan rápido que no pudiste verme, pequeño ser? —observó al desconocido de arriba a abajo, un tanto curiosa por la situación. Nadie era tan idiota como para ir chocándose con gente altamente agresiva a menos que estuviera corriendo de algo... o alguien. —¿Y quién querría atraparte, en caso de que sea así? —Preguntó a sabiendas de que no obtendría una respuesta.

Efectivamente, no la tuvo. Por eso, agarró al hombre por uno de sus brazos antes de caminar en la dirección de donde huyó el desconocido.

Normalmente no se entrometía en asuntos como aquel, pero su sentimiento de odio podía controlar a veces su manera de hacer las cosas. Hoy, era uno de esos días.

PD:
Disculpad la tardanza, no dejan de poner exámenes llamadrama1
avatar

Dromes :
15462
Reputación :
2
Mensajes :
22

Ver perfil de usuario
ALIENS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Run As Much As You Want...We Will Catch You [Priv. Mandamientos/Anemone]

Mensaje por Altruismo el Miér Oct 18, 2017 9:37 am

Me encontraba molesto, jodidamente molesto. De hecho todo lo que se relacionaba misión me molestaba. ¿Por qué?  Acaban de darme más trabajo de lo que debería y eso era un lio lo suficientemente grande para perder el tiempo. Ya no me importaba si era a los otros dos o mía la culpa de que nos haya escapado el objetivo; solo me concentraba en lo que pasaría una vez que lo agarráramos. Mi rostro ya se mostraba de poco amigos y el humor que tenía no hacía nada más que empeorar;  un dato sobre mi es que si ya me veías fastidiado es que ya era hora de parar, no me gustaba pasar un mal rato y mucho menos con personas que pensaba que no valian la pena.

Desinterés, era lo que mejor me describía por ello siempre me encomendaban tareas con compañeros para que verificarán que en verdad estaba haciendo mi trabajo. Realmente no los culpaba era mas cosa mía y de Aoz que otra cosa, tal vez había cosas que no me llamaban especialmente la atención por lo que simplemente no las hacía y por supuesto eran otras las que tenia que realizar por que era necesario. Si ese era el caso trabajaba, con desinterés pero lo hacía. Seguía las indicaciones no solo de Ira sino también en donde se encontraba el otro enano, con nosotros vigilando los alrededores teníamos una buena posibilidad de atrapar al testigo.

Entre caminos y callejones era por donde transitaba esperando no toparme con alguien lo suficientemente tonto como para obstruirme el paso. Sabía que por estos andares se tenía que tener cuidado y por la apariencia que poseía seguramente la policía me detendría por actuar tan sospechosamente, algo que le fastidiaría el intentar someterlos o evadirse de ellos cortándolos en dos. —Ni creas que podrás escapar pequeña rata~— ya le empezaba a agarrar un cierto cariño al verlo intentar correr de ellos, hubiera sido un juego divertido si fuera otra situación… con otro estado de ánimo por supuesto.
Esperaba ponerle las manos antes que su compañero Ira ya que era necesario por el momento, no quisiera explicar en como nuestra rata quedo rostizado y sin poder sacarle ni una sola palabra. Primero se divertiría con él y cuando le dijera lo que buscaba lo dejaría en manos de los otros dos, ya ellos lo que quieran hacer con él.

Al final de mi camino dando la vuelta a una esquina de acuerdo a la ultima ubicación de mis compañeros pude tomarme de frente a nuestro hombre, diría que me sentía feliz de verlo... bueno en verdad quería molerlo a golpes en ese momento pero me contuve ya que a lado del sujeto se encontraba una ¿dama?. ¿Que rayos hacia él con ella? o mas bien la pregunta era al revés.
El hombre de alguna manera supo que era él quien lo estaba buscando, ya que una vez viendo mi mirada este reacciono con miedo. Lo único que hice fue observarlo y con una sonrisa pícara se acercaba a hacia ellos —¡Oh hombre con que aquí estabas!— mi voz sonaba algo divertida, si bueno realmente quería ver su rostro de miedo puro — Sabes... no deberías correr así de nosotros, eso a menudo no funciona— una sonrisa cínica antes de ver a la chica que estaba a su lado — ¿Has pedido ayuda a una amiga tuya?— mencionaba esperado a que esta dijera algo, en verdad ni se molestaría en dirigirle la palabra no se sentía de humor para ello.

Nota (?):
Si preguntas por que he posteado yo anoche hubo unas apuestas a ver quien era el más fuerte... Y pues por problemas médicos Nero no podrá venir (??????)

Bueno, no es cierto xD por algunos problemas no ha podido responder Nero y me ha pedido que yo siguiera ya mas adelante retomaremos los turnos.
-Fin del comunicado(?)-


○ [Simon Blackquill] ahora es [Altruismo]


Shall i show you what a truly sharp blade is capable of?:


10 mandamientos:



avatar

Dromes :
25786
Reputación :
5
Mensajes :
45

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Run As Much As You Want...We Will Catch You [Priv. Mandamientos/Anemone]

Mensaje por Harry Blume el Sáb Ene 06, 2018 6:01 am

TEMA CERRADO
Éste tema ha sido cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de 2 meses de inactividad.
Si desean volver a abrirlo pueden pedirlo Aquí

Lugar: Ciudad de Éadrom - Zona prohibida.
avatar

Dromes :
228189
Reputación :
6
Mensajes :
691

Ver perfil de usuario
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Run As Much As You Want...We Will Catch You [Priv. Mandamientos/Anemone]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.