6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Seguir, perseguir, observar, malinterpretar y continuar [Priv. Tiziana Tabaré]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Seguir, perseguir, observar, malinterpretar y continuar [Priv. Tiziana Tabaré]

Mensaje por Cronirion el Vie Sep 08, 2017 3:11 pm

Hay días o épocas durante nuestras inusuales vidas, que lo inesperado, aquello jamás pensado, de verdad acaba por ocurrirnos por más que, a fin de cuentas, termine por ser algo que nunca debió haber sido, por ser algo que, para los actores involucrados, podria inicialmente haber sido fácilmente descrito como un error o una consecuencia. Pero la vida... O la muerte si es que alma ya no se tiene, no tiende a permitirnos el lujo de la explicación y generalmente no presenta obstáculos injustos o esfuerzos innecesarios que solo buscan alejarnos de nuestros verdaderos objetivos. El día de hoy vengo a presentarles la semana inesperada de la ocasión, un suceso solo comprensible como una pérdida de tiempo y una distracción de aquello que verdaderamente nos importa en la vida... A nivel subjetivo, claro.

Aunque primero la presentación, pues quizás sea la primera vez que me leen. Mi nombre es Cronirion, soy un Cronirion y, por el bien de todos, por siempre habré de serlo. Vivo mi intranquila vida devorando las almas de todo otro Cronirion que encuentre por este plano, pues ese es mi destino y misión en la vida.
Inciso, por favor recuérdenlo y ténganlo siempre presente, no se llamen Cronirion ni jamás adopten ese nombre. Tendré que devorarlos.
Pero retomando, no soy el ser humanoide que la mayoría espera y desea, tampoco soy un hombre o una mujer, lo que sí tengo es un cuerpo metálico, una existencia flotadora, una esférica vida y a la inconsecuencia como única y verdadera compañera de viaje.

Fue entonces aquella tarde de primavera, ¿o fue verano? Que mi yo falso, aquella creación mía de nanomáquinas e imaginación que solo mantenía para hacer de señuelo, avanzaba por los más complicados callejones de Eadrom.

Quizás habría sido por lo del día anterior o lo de la semana pasada, quizás me habrían visto devorando a alguien o me hubiesen tomado por otro ser. ¿Sospechaba alguien de mí por algo que no había hecho? ¿Acaso sí lo había hecho? No lo sabía, desconocía el motivo, lo único que sabía era que durante aquella tarde de primavera o verano de aquel año, el alma de un ser vivo, no sabía si de un ser humano, me seguía o creía hacerlo cuando más bien seguía a un señuelo, a una creación mía con mi misma forma que viajaba a nivel del suelo.

Yo jamás floto al nivel de los mortales sin un buen motivo, un motivo subjetivo claro está. La nubes son mi carretera y el cielo, mi hogar, o al menos esa es la imagen que algunos de mí tienden a crear. La real realidad es que vivo por los bosques de la ciudad, pero no como antes, años atrás, dentro de una extraña y maldita carpa sin leyes espaciales, no... Dicho hogar y sus cenizas yacían bajo algún árbol del bosque, había perdido mi primer hogar el año anterior durante algún incendio o fogata ajena, ahora vivía entre árboles y el follaje natural que siempre la naturaleza me ofrecía.

Pero volviendo a retomar. Desde las más altas nubes del cielo que se extinguía, que observaba atento, calmo e interesado, cómo la humana figura de aquel ser, perseguía con su mejor sigilo a mi copia por aquellos callejones.
Mi copia jamás se volteó, jamás sospechó. Desde aquella distancia no podía conectarme a ella para ver lo que sentía o creía, pero sabía bien que las instrucciones que había recibido previamente eran algo que no rompería, sabía o me juraba saber que mi copia no las rompería.

Deseo que flotes sin mirar atrás durante todo el día, hazlo a nivel del suelo y flota como si escaparas o te escondieras de alguien, te estaré vigilando.

Una amenaza era más que suficiente para mantenerle en su camino. Era una copia mía así que no sabía yo que él, mi copia, comprendería la importancia para mantener su camino sin mirar atrás, cosa que por siempre hizo.

Pero, y aquí quizás lo más importante, ¿cuál era el motivo para tal extraña persecución? ¿Qué motivos habrán habido para que dicha situación, la de un yo falso perseguido por un ser desconocido, habrían sido necesarias para dar como fruto aquellos extraños días de señuelos y caminos ajenos?
Mi memoria, que no es de manera alguna la mejor, puede tan solo recordar tres sucesos durante los que me habría dejado ver al ojo ajeno la semana anterior.

Uno: a eso de las tres de la tarde, aquel lunes y por los mismos bosques que gobernaba silencioso en mis tiempos de ocio, intentando ahuyentar a cualquier mortal con deseos de acampar o hacer fogatas utilizando a mis nanomáquinas para crear monstruosas apariciones atemorizantes, fue que acabé encontrándome con una joven inhumana. Tengo cierta debilidad por las señoritas inhumanas que este mundo habitan. No hablamos demasiado ni suficiente nos conocimos, tan solo algunas palabras cara a cara compartimos y nunca más nos vimos.
¿Quién era y qué hablamos? No lo sé ni lo sabía, aún hoy no alcanzo a recordarlo.

Dos: día miércoles, once de la noche, por las casas de estudiantes mismas. Ocurre a veces, lástima que así sea, que alguna persona joven y con un prometedor futuro, cae ante la tentación de mi nombre, con todas sus promesas de poder y demases, es en aquellas ocasiones cuando más difícil es convencer a alguien de que lo abandone, porque es a esa misma edad de rebeldía que el poder superhumano adquiere mejor sabor. Aquella noche, que aún hoy recuerdo a la perfección, peleé con una de muchachas de una de las casas, terminando por despertar a demasiada gente. Logré devorarla a tiempo y sin testigos como para marcharme por los cielos sin que muchas personas alcanzaran a verme, pero por desgracia más de alguna persona pudo haberlo hecho.

Y tres: aquella madrugada del sábado mismo, flotando por los cielos de regreso a casa, a “mi” hogar del bosque, fue que alcancé a darme cuenta como alguna persona, que no me molesté en encarar, me vigilaba con algún telescopio desde la tierra, desde la ciudad que sobrevolaba. No le tomé atención y la perdí de vista.

No lograba recordar más eventos y quizás no fueran los suficientes, quizás me perseguía alguien que me hubiese visto en otro o los motivos eran muchísimo más complicados que todos ellos, quizás mi copia, mi leal yo que no era yo, perseguía a alguien más o quizás no. ¿Cómo estar seguro de algo cuando la existencia tan llena de sorpresas e inesperadas situaciones está?

Desde los cielos, calmado y flotante, seguía con la mirada el paso mi yo metálico por los callejones de la ciudad, también seguía los pasos del humanoide que lo perseguía sin dejarse ver. Mi copia desconocía que le seguían, solo flotaba siguiendo mis instrucciones. Pero aún así y al final de todo, no podía quitarme de encima la extraña e imposible misma sensación que mi mirada al humanoide le provocaba... Unos ojos ajenos me han atrapado, se concentran en mí y no me los puedo sacar.


Así pienso o piensa la gente
Así hablo y hablo genial
Así narro todo lo que ocurre... Y aquí mi ficha está,
¿Falta algo más?
avatar

Dromes :
50794
Reputación :
4
Mensajes :
76

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Seguir, perseguir, observar, malinterpretar y continuar [Priv. Tiziana Tabaré]

Mensaje por Tiziana Tabaré el Lun Sep 11, 2017 3:50 pm

Un día muy peculiar, la rubia ignora su despertador como cada odiosa mañana desde que lo compró, la jornada laboral fue ardua en el bar de anoche lo cual tenía los brazos cansados de tanto servir copas y cargar bebidas, más era normal que a esas horas de la tarde continua en su lecho completamente adormecida, una vez más el despertador suena es arrancado de la pared por la rubia y arrojado por el gran ventanal de su habitación, cuesta abajo recorriendo los pisos del edificio ¿A dónde cae?¿A quién le importa? Lo importante es seguir descansando, después de todo es muy normal el ocio y las excesivas horas de sueño que necesita la rubia al mantener una vida nocturna. Ladea su rostro entre aquella melena rubia, abrazando la almohada con fuerza enrollada en la sábana blanca, más por un instante al abrir los ojos y cerrarlos, se dio cuenta de algo muy extraño -¡¿Qué demon…?!- salta abruptamente de la cama más con la poca ayuda de las sabanas enredándose en sus piernas solo puede sentarse y luchar con el equilibrio al haberse apoyado en el límite de la cama, sacudiendo los brazos mientras grita y cae de espaldas contra el suelo –Ay ay… Mi columna...- se queja casi llorando de una cómica forma mientras ahora las manos se asoman sobre la cama y luego su cabeza, allí estaba, lo que parecía ser un maniquí femenino con su mismo tipo de pelo revoltoso rubio, ojos azules abiertos de par en par, desnuda tal como una mujer, pero sin boca ni nariz -¿Qué mierd… hice anoche?- solo podía preguntarse mientras su ojo derecho palpitaba cual tic nervioso, ¿Por qué había una extraña figura femenina tan parecida a ella?.

Capaz por sentirse lo suficientemente incomoda buscó una remera del suelo para tapar su desnudez, luego al ver que esta no se movía logró acercarse con sumo cuidado y comenzar a picarla con el dedo, su brazo, su estómago, su cara, luego prosiguió a masajear los pechos mientras como toda infante se reía –Ok… No se dé donde habrás salido, pero eres muy guapa… Cosa o lo que seas- tras comentarlo ladeó el rostro hasta su ventanal, logrando divisar algún extraño objeto oscuro en lo alto del cielo, no dudó en buscar algo para poder verlo mejor, no era muy común ver alguna extraña forma flotar por la ciudad, aquel viejo telescopio que alguna vez encargó y jamás usó ahora podía ser útil, sosteniéndolo con el trípode lo mantuvo allí mientras lo seguía por la mirilla, una bola metálica con una tela ¿Un globo podría ser? Desde esa distancia más allá del telescopio no podía lograr saber con exactitud lo que realmente era –Que día más raro…- comentó y luego volteó para observar aquella humanoide imitadora -¿Dónde lo habré visto?...- el objeto volador no identificado le resultaba de alguna extraña forma muy familiar, no era uno de aquellos días normales, pero haciendo memoria capaz cuando comenzó esta semana podía tener la respuesta…

“La rubia se encontraba en los bosques de Eadrom ¿Motivo? Venía de una salvaje fiesta en las afueras, una fogata, bebidas y jóvenes parrandeando con el equipo de música inalámbrico a todo lo que daba, una buena resaca se había llevado y se había quedado dormida (o mejor dicho desmayado) en el mismo lugar junto con sus compañeros fiesteros, ahora debía volver a la ciudad y estaba algo perdida. Luego entre los matorrales escuchó un ruido y al voltearse allí estaba, un extraño globo de acero brillante con la tela negra a su alrededor, al principio quedo perpleja ya que sentía que lo estaba observando y gran susto fue el que se llevó cuando hablo –H-ola…- intentaba mantener la compostura portando aquel demacrado rostro –Emm… ¿Eres de por aquí… tú?- Tampoco sabía muy bien como dirigirle una conversación, su cabeza latía debido al abuso de sustancias.“

No recordaba mucho aquel día, la resaca no ayudo mucho, lo último que recuerda de ese lunes es haber entrado al departamento y desplomarse (como siempre) sobre la cama –Ooooh- exclamó en voz baja tras aquel pequeño fragmento que recordó, ya sabía (Bueno… a medias) lo que había descubierto en el suelo, ese extraño ser que se encontró en el bosque hace algunos días atrás, tampoco luego le importó, ahora debía recordar en que momento de su alocada noche había encontrado ese humanoide femenino con la mirada estática y tétrica –Creepy…- se quitó la remera y lo aventó hacia su rostro, cubriéndolo para dejar de sentir aquella sensación y se volvió a recostar.

No paso mucho tiempo hasta que la rubia una mañana mientras miraba la televisión y comía sus cereales con leche en la cama seguía enigmáticamente intrigada por la presencia de esa cosa, lo cual esa misma tarde volvió a interactuar con su muñeco, lo vistió con ropa interior, una falda negra, una remera de Black Sabbath y la maquillo un poco, tras prender el cigarrillo y fumar parada delante de esa cosa se le ocurrió quizás intentar hablarle “Dios mío ¿Y si me responde? Me muero del infarto aquí mismo” –Em… ¿Puedes hacer algo?¡Hazlo! Lo que sea…- y su cabeza se ladeo, lo cual la rubia pegó un buen grito mientras rojaba el tabaco y se deslizó por la cama hasta caer de otro lado –Hijoepu… ¡Esta viva!- temblando y exageradamente espantada la contemplaba asomando su vista por encima del colchón, más luego este ser comenzó a caminar erguida hasta chocar su nuca contra la puerta queriendo avanzar -¿Qué hace esa cosa? Ay santos cielos…- se quedó observándolo un buen rato. Luego el aburrimiento llegó y al ver que la cosa no era peligrosa y seguía tratando de caminar con la frente pegada en el mismo sitio, se le ocurrió abrirle la puerta, su réplica comenzó a caminar y Tizi quizás por su curiosidad la persiguió, sin llevar ni su teléfono ni dinero, solo las llaves en los bolsillos de sus jeans –Espero no arrepentirme…- comentó tras cerrar la puerta.

Extraño motivo, comenzó a seguir a la falsa Tiziana Tabaré, doblaba esquinas, esperaba que los semáforos se pudieran en verde, parecía que tenía mente propia y un gran instinto, podía tranquilamente ambientarse a la ciudad y hacer como si nada, además ya se veía más “humana” tras dibujarle una boca con el labial y las fosas nasales con rímel. Mientras caminaba por la calle de la avenida, su clon pasó de largo por la entrada de un callejón y fue cuando de nuevo pudo encontrarse con el globo metálico envuelto en la tela, automáticamente la súcubo real se ocultó tras un poste, al parecer no había sido vista –Ahí esta…- más luego mientras veía como comenzaba a seguirla levanto apenas la vista “¿Otro de esos?” no podía ser más rara la situación pues ahora otra réplica de la bocha metálica estaba en el aire, siguiendo a otro de su especie que seguía a su extraña replica… No pudo hacer más la rubia que continuar con la vista en alto a una buena distancia por detrás, siguiéndolo hipnotizada por la intriga… "¿Que se supone que hacemos?" se preguntaba sin dejar de ser llevada y arrastrada por aquella sensación, no privarse hasta del mas pequeño instinto que la llevaría a una situación desconocida sea cual sea la de esos dos seres metálicos, la misteriosa figura de Tizi y la misma Tiziana Tabaré.



"Las tentaciones como -tú-, merecen pecados como -yo-"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear(?


~ Súcubo ~ Universitaria ~ Bartender ~
I wanna rock your body~:

Ty 4 Ever Enzo:
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
22
Dromes :
7426
Reputación :
0
Mensajes :
61

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Seguir, perseguir, observar, malinterpretar y continuar [Priv. Tiziana Tabaré]

Mensaje por Cronirion el Jue Sep 14, 2017 7:59 pm

Cronirion
Pero el problema de cualquier seguimiento volador se hace visible en cuando se entra a un territorio sin cielo, como lo sería un túnel o un edificio con demasiados interiores. Este fue el caso de mi copia que, entre su andar y propios caprichos del momento, acabó por entrar a lo que parecía un edificio abandonado. Al menos desde aquí, desde el cielo, se podían ver todas las ventanas rotas y apartamentos vacíos en su interior, pero quizás allá abajo, por el laberinto de callejones y caminos que la ciudad escondía, se veía como una entrada más a cualquier otro lugar más. Aunque claro, para mí, todo era un lugar más, ninguno resaltaba por sobre los demás... Excepto ese, que como no tenía cielo me iba a forzar a descender para seguirle de cerca.

No descendí hasta que vi a mi copia y al desconocido entrar al edificio, fue justo entonces cuando bajé desde las nubes hasta aquellos oscuros senderos que casi nadie utilizaba. Era increíble la diferencia que había entre moverse por lo alto y por lo bajo en aquella ciudad, pero ya no había nada que hacer, solo me mantuve a cinco centímetros del suelo, tratando de que mi capa no tocara ninguna de aquellas inmundicias que reposaban o se movían a esa altura, antes de avanzar y pasar por aquel portal sin puerta a un pasillo que escapaba por mucho las más normales normas de lo aceptable. Daba por hecho que lo tirarían abajo pronto, las paredes no tenían pintura y tanto ellas como el suelo contaban con innumerables grietas, a lo largo del pasillo habían  varios marcos de puerta a cada lado, pero ninguno de ellos contaba con una, a lo más era posible encontrarse trozos de puertas o manillas mismas por el suelo. La habitaciones tampoco tenían nada importante, solo escombros, basura sintética, trozos de madera y a veces algo brillante, pero que siempre terminaba siendo algún trozo de metal o losa demasiado limpia, así que finalmente opté por seguir mi camino hacia arriba, pero no por las escaleras, puede que el edificio no tuviera ascensor o rastro de uno, pero si que tenía grietas tan grandes como para dejarme flotar entre pisos, así que subir o bajar no era un mayor problema para mí

Copia
El camino que seguí en aquel momento, aunque no uno mi creador hubiera preferido, me permitía escabullirme lo suficiente como para escapar de la visión de quien me perseguía y comenzar a seguirlo de vuelta. Aquel edificio en ruinas era lo mejor para jugar al gato y al ratón sin que los ratones supieran que había gato, así que una vez dentro de el, me escabullí por una de las primeras grietas del techo, luego de otra y así hasta el tercero, un piso que contaba con balcones y ventanas que daban al callejón, pero par cuando logré llegar a uno, Cronirion ya no estaba por los cielos ni tampoco podía ver al desconocido que me había estado siguiendo, ¿habían entrado ambos al edificio?

Mi misión había fracasado totalmente al perderme dentro de aquel edificio, pues ya no sabía por donde me podría topar a quien me estaba persiguiendo al haber tantos caminos diferentes. Subí un piso más por fuera del edificio y por el cuarto busqué alguna habitación más o menos ordenada, luego una caja vacía y me puse dentro de esta, por aquella habitación, a observar escondido entre los tablones del cubo que tenía encima, era espacio suficiente como para ver al pasillo desde aquella sala que posiblemente había sido alguno de esos departamentos de soltero en algún punto de la historia, aunque para mí, en aquel momento, solo era un escondite más. Entonces, escondido, esperé.

Media hora después fue que la vi, una silueta vivaz, curiosa, quizás hasta coqueta y viva, quizás hasta femenina. La vi pasar por fuera de la habitación y hasta echarle un vistazo a la mía, luego seguir y marcharse.

¿Hay más? -Las palabras resonaron en mi mente, esto no me lo esperaba, no sabía si buscar a Cronirion y avisarle o si ponerme a seguir al ser que acababa de ver minutos atrás. Me tomó uno o dos minutos decidirme a levantar la caja y salir de la habitación para perderme con cautela por el edificio. Mi misión ahora era encontrar a cualquiera de los perseguidores y así seguirlos sin que supiesen que les seguía.


Así pienso o piensa la gente
Así hablo y hablo genial
Así narro todo lo que ocurre... Y aquí mi ficha está,
¿Falta algo más?
avatar

Dromes :
50794
Reputación :
4
Mensajes :
76

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Seguir, perseguir, observar, malinterpretar y continuar [Priv. Tiziana Tabaré]

Mensaje por Tiziana Tabaré el Sáb Sep 23, 2017 7:25 pm

Pasos apurados pero fieles a su rítmica marcha, aun paseando por aquellas calles, de tanto por tener su vista siempre en alto era normal que a veces chocara los hombros de algunos despistado o hasta en una ocasión llevarse por delante la correa de un can pequeño, sus piernas al contacto se enredaron y con las piernas casi imposibilitadas cayó de frente más primero aterrizando con las rodillas sobre el cálido y áspero asfalto de la misma calle, también tirando a la dueña y el pequeño perrito a su paso, cómica más descuidada cadena de accidente entre los 3, la rubia ni se le cruzó el disculparse, solo levantarse rápido y decir “-Persigo un globo-“ mucho no le importaba el que si entendieran o no, pues eso creía ella con sinceridad que hacía, o podía nombrar a su “objetivo”… La caída si bien había sido un momento un poco dolorosa no dudo en volver a retomar camino, esta vez algo desorientada mientras corría por los cordones de la vereda en busca de aquel extraño ser o de la copia rubia o el otro ser que la perseguía, más bien recapitulando ¿El globo metálico también estaba tras la copia de Tizi? Más no podía tener respuesta del extraño fenómeno situacional(?.

Logró divisar dos cuadras enfrente de donde estaba uno de los globos metálicos, este recién había entrado a un desolado lugar, al parecer un edificio muy grande ventanas rotas y muy ajetreado por el tiempo, no dudó en cruzar la calle para retomar dirección a continuar con la intriga y curiosidad del descabellado día, más al entrar se encontró con un largo pasillo y que bifurcaba en dos caminos ¿Izquierda o derecha? De aventuras se vive más ahora corría con el riesgo de encontrarse con alguno de los dos seres metálicos, sea su cometido encontrar a su copia para que no ronde libre y sin control algunoDespués de todo… tiene mi ropa la muy maldita… Pasillos tranquilos, con el suelo cubierto de polvo, restos de vidrio, papeles y algunos restos de basura, su caminata era calmada más ahora su vista se paseaba por todo lugar para estudiar el panorama, aprovechando cada habitación o puerta que veía para atravesarla y buscar sin decir una palabra, solo esperaba que su copia haga como antes y quede pegada contra la pared intentando avanzar, más no parecía ser esa su suerte ya que no encontraba nada, hasta por momentos creía que ya pudieran haber salido de allí ¿Pero en qué momento?.

Subió al primer piso y cuarto por cuarto comenzó a revisar el interior, revisar que no haya nadie y tratar de localizar a ese extraño señuelo -¿Estás aquí? Tiiiziiii~- llamaba e cada habitación con un tono un tanto cuidadoso, no iba a forzar la voz, solo debía esperar de encontrarla y no dejarla vagar por este edificio (O donde sea que esté, Tabaré no estaba muy segura ahora mismo ni donde esta exactamente ella). Pasando de habitación a habitación, con el sonido del eco de sus pisadas retumbando por aquellas destrozadas y mugrientas instalaciones, no paso mucho para que lograra perderse y comenzar a caminar sin dirección o plan alguno, cual robot o militar podría decírsele al comenzar a sentir que de apoco, un extraño sonido se acoplaba a la de sus pisadas, un escalofrío recorrió toda su espina dorsal paralizando su espalda mas las piernas seguían caminando, más de la nada mientras doblaba por unos pasillos aceleró el trote hasta ocultarse detrás de una columna y asomarse, no era más que so copia, caminando con aquella inexpresividad en su rostro, giró al sentido contrario y fue cuando nuestra súcubo (la original) la siguió ¿El por qué? Era interesante y mejor que ir a clases, más pasado unos minutos su copia dobló pero Tiziana no logro ver a donde en cuanto llegó al pasillo, no pudo fijarse donde había ido. Nuevamente perdida tomó el camino de la izquierda, pero al tomar aquella curva rodeando una de las habitaciones, llegó a encontrarse con la espalda de uno de los seres metálicos, la rubia abrió los ojos de par en par y comenzó a apegarse a la pared, si bien este flotaba sin rumbo o sin siquiera verla, Tizi caminaba cautelosamente, espiando en cada esquina a donde se dirigía “Es el globo” pero no sabría distinguir cuál de los dos, la sensación paranoide de que la estaban viendo no dejaba de palpitarle, no quería ser descubierta por el acosado, más ahora sobre su espalda (sin que ella lo sepa) la seguía su propia copia.



"Las tentaciones como -tú-, merecen pecados como -yo-"

Hablar // Pensar // Actuar // Stalkear(?


~ Súcubo ~ Universitaria ~ Bartender ~
I wanna rock your body~:

Ty 4 Ever Enzo:
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
22
Dromes :
7426
Reputación :
0
Mensajes :
61

Ver perfil de usuario
DEMONIO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Seguir, perseguir, observar, malinterpretar y continuar [Priv. Tiziana Tabaré]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.