6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Don't you see the loneliness? (Priv Jié Shèng)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Don't you see the loneliness? (Priv Jié Shèng)

Mensaje por Andrew Adkins el Sáb Sep 02, 2017 2:48 am

Ya era tiempo de que la noche hiciere lo suyo y los árboles quedasen cobijados entre la variedad de violetas que se reflejaban a partir de los neones característicos en los clubes nocturnos en los callejones más noctámbulos de la ciudad, todas las almas que se mantenían hundidas en sumisión durante la semana ahora estaban en sus casas y/o festejando la llegada de el fin de semana, las personas podían ir desde vestimentas casuales hasta la más alocada combinación de colores-materiales, cueros, naranjas, grises y matices amarillos sorprendían dejaban los ojos del albino expectante ya que lo que parecía una caminata sencilla lentamente se transformaba en un profundo viaje entre avenidas y aceras con direcciones que aun a esas alturas desconocía pues aún se consideraba alguien que no conocía los alrededores, sin referencias los números de los letreros o negocios no tenían ninguna clase de sentido y la distancia entre su apartamento y su ubicación actual eran porcentualmente mayores, sus pies se balanceaban pesadamente ya que algo en su interior deseaba restringirse a sí mismo a una noche en casa con un buen libro y alguna copa de vino sin embargo la curiosidad había llamado a la puerta y ahora estaba en búsqueda de algo que fuese digno de su entretenimiento.

El dia empezo sin alguna clase de percance, la regularidad pasaba a ser el único adjetivo con el cual podría describir el letargo del dia a dia, laborar y regresar a altas horas de la noche hacían que el conocer personas fuese extremadamente difícil y que con el paso de meses aun no fuese capaz de recordar  ni siquiera su propio vecindario más allá del camino diario al trabajo. Intentaba organizar un poco las pertenencias en su departamento con el único propósito de cambiar el orden de las cosas un poco, llevando sillas, mesas, libros y ropa de un lado al otro, designando nuevamente las habitaciones aunque eso conllevase mucho más trabajo que el de la mudanza en primer lugar, absolutamente todos los libros que poseía había sido leídos hasta el cansancio y aun no conocia algun sitio en el cual reabastecerse y no es que el tiempo le sobrara como para pensar en el entretenimiento hasta que el momento llegaba y era tarde. Suspiro con pesadez y golpeó suavemente el marco de una puerta usando la zurda mientras la diestra aun se encontraba acariciando el picaporte, cobrizo, brillante y rechinante de limpio(la compulsividad hecha carne), la puerta justo frente a si no era nada más y nada menos que un baño, parecía ser una señal y al menos para con el estrés el agua caliente siempre sería una cura más que eficaz, acto seguido atravesó el portal de madera dejando la puerta abierta ya que vivía solo y la privacidad era total, dejando su camiseta a un lado su camino a la ducha fue presuroso, no se detuvo a mirarse en el espejo incluso ya que mientras recorría la habitación por todo el medio dejaba caer sus prendas una a una. El agua resbalaba por entre sus dedos, cerrando los ojos al tacto con el shampoo, su cabellera era la parte más trabajosa de tallar en su opinión personal, seguido su torso, daba pequeñas vueltas en su lugar para que el agua llegase de forma equitativa a todo su cuerpo, en el suelo yacía la espuma que como el día empezaba a escapar para perderse en el firmamento/desagüe.

Se estiró frente a un estante mientras el agua aun resbalaba por su piel, una toalla se encontraba torpemente atada a su torso cubriendo lo que vendría a ser la parte baja de su cuerpo, el dedo índice acariciaba su labio inferior mientras enarcó una ceja en son de curiosidad examinando las prendas con las cuales se dispondrá a salir, si, finalmente el vampiro haría aparición en las afueras del vecindario con propósitos meramente didácticos. Un sombrero de aquellos que solían llevar los ganster en los 80’s fue la elección para controlar un poco su cabello, el negro contrastaba perfectamente con el amarillo de sus mechones los cuales raramente poseen agregados más allá de aquel modesto accesorio, con camiseta blanca sin alguna clase de diseño y una chaqueta de color marrón se sentía listo para aventurarse al exterior, un par de pantalones de color caqui hacían juego ya que los zapatos que traía igualmente eran negros para conservar un poco la neutralidad del conjunto ya que el exceso de matices podían llegar a distraer y hacer parecer al portador como un ostentoso avestruz o a final de cuentas un ser indeciso.

Estando en paz consigo mismo finalmente se dispuso a salir de su morada, todo parecía encajar perfectamente  como para pasar un buen rato y esto nos lleva al principio de la historia. Las luces eran en factor que más le impresionaba ya que los antros no eran un sitio de el que siquiera tuviera conocimiento por el tradicionalismo con el cual estaba acostumbrado y la jovial existencia de lugares tan llenos de vida a altas horas de la noche captaban su atención con un tono agridulce ya que era una invitante situación que bailaba entre el tabú de las personas en cantidad y la posibilidad de encontrar alguna mente iluminada con la cual intercambiar alguna interesante conversación. No, al final se negó y dejo la tentación de lado para así continuar con su camino ya que las viejas costumbres  pudieron hacer mella en su andar, obligandole a retroceder ante el ruido adyacente y las multitudes que amenazaban con ahogar.

Contrucciones un poco más antiguas fueron el siguiente hecho que llamó su atención, una línea parecía delimitar la calidad del asfaltado al punto en que la realidad parecía tornarse en regresión, la iluminación ahora era por parte de faroles que difícilmente habían sido retocados hace décadas y el ruido se veía ahogado por el viento que arremolinaba las hojas de los árboles que empezaban a caer por culpa del otoño. El aroma de la brisa era una de aquellas características que difícilmente le desagradarian a alguien, consecuencia, el rubio se dejó llevar por sus sentidos para así acabar en una vieja parcela, la quietud preocupaba ya que su propósito no sería completado en un lote solitario sin embargo pecaría de no detenerse al menos unos segundos a observar la natural belleza, el equilibrio entre la arquitectura y las plantas causaban un sentimiento de familiaridad que pocos parajes hacen en la actualidad. Culminando su ligera pausa con un perezoso vistazo al costado, la caminata debia continuar.
avatar

Dromes :
20165
Reputación :
0
Mensajes :
13

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you see the loneliness? (Priv Jié Shèng)

Mensaje por Jié Shèng el Vie Oct 06, 2017 10:13 pm

Cansado. Muy cansado. Extremadamente cansado. Luego de una fatídica jornada laboral en la cual tuvo que cubrir a uno de sus compañeros fatigados, finalmente la noche había arribado. Quizás, más que otros días, nunca había esperado con tantas ansias que el cielo se oscureciese a modo de indicación para poder marcharse a su hogar. No vivía lejos, el director le dio la oportunidad de residir en una de las casas estudiantiles, por ese lado incluso se encontraba más feliz. Pronto llegaría a su casa y sólo serían él, su fin de semana y sus nuevos tomos de manga por leer.

A paso lento, atravesó el camino que separaba la universidad de la parte colegial de Takemori. Su recorrido de limpieza solía finalizar en aquel sitio al cual pertenecería el siguiente año... si es que no hubiera abandonado la secundaria. Bien escondido, llevaba un sobre que contenía el pago de la quincena, ciertamente tenía temor de que algún abusivo se la fuera a quitar.

No mucho rato después, llegó a su ''paraíso del descanso''. Dejó escapar un suspiro de alivio y seguidamente se dejó caer sobre su cama, no sin antes quitarse los zapatos. De hecho, fue lo único de lo que se despojó,
ya que seguía llevando su vestimenta de conserje—¡Qué hambre tengo!— pensó en tanto rodaba sobre el colchón para llegar a la orilla que daba hacia el piso. Seguido, se bajo y dio unos cuantos pasos hacia su mini refrigerador para ver qué había de comer. ¿Sería sopa instantánea o quizás un poco de atún? —...— para su desdicha, aquello estaba más vacío que su estómago en ese instante.

Muy desganado, tomó nuevamente su calzado y se lo puso para salir a comprar alimentos a la tienda de conveniencia. Tomó las llaves de su habitación y salió para ir en busca de sustento. Debía darse prisa o iba a desfallecer.

Estando fuera del instituto, pudo notar que las calles estaban llenas de transeúntes, ¡y cómo no! Era viernes por la noche, muchos salían con sus amigos, parejas o familiares luego de una semana tan ajetreada. Jié, al ver como la muchedumbre se acumulaba, se sobó los dedos de la mano derecha entre ellos, incómodo por la acumulación de personas. Aunque Takemori solía estar lleno de personas también, era diferente la sensación. En la calle se sentía asfixiado.

Para disipar sus pensamientos, decidió devolverse algunos pasos y luego tomar ruta hacia izquierda. Era un atajo solitario para llegar a la tienda; sin embargo, lo prefería en ese momento para no entrar en pánico (aunque luego lo estaría al verse sólo e inseguro en los callejones vacíos). Aquel pequeño paraje estaba adornado por edificios antiguos, lo cual hacía parecer que había entrado en otra dimensión, otra línea temporal muy ajena a las aceleradas ciudades de la actualidad. Simplemente hermoso.

Casi de forma inconsciente, Shèng se detuvo en medio de la nada para prestar atención a un sonido en particular, ¿venía de los árboles? Curioso y siendo guiado por su obsesión de reproducir los sonidos, aceleró el paso en dirección a una pequeña arboleda que se hallaba casi al otro extremo del sitio. No mucho después, se detuvo y llevó su mirada hacia una rama, justamente, del árbol más alto de todos. Tomó aire para darse valor y pronto se vio escalando, con torpeza, sólo con un objetivo en mente: capturar aquel sonido especial.

Durante todo el trayecto, creyó que caería de manera patética al suelo, pero no ocurrió. Con mucho cuidado, se sentó en la parte más cercana de la rama al tronco y sacó su teléfono celular. Buscó la aplicación de grabadora y, de manera lenta, estiró su brazo hacia la copa para que su mano quedase entre las hojas de tonalidades naranjas. Era el silbido del viento que atravesaba un hueco del tronco y un suave crujir de las ramas en conjunto a las hojas que se despegaban y descendían. Sí, cualquier árbol podía tener las mismas características para producir tal sonido; no obstante, las distintas maderas generaban una resonancia diferente.

Muy ensimismado, estiró un poco más el brazo cuando de pronto— ¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHH!— se escuchó con fuerza el grito del joven... antes de tocar suelo, abruptamente, por su tonto descuido. ¿Quién en su sano juicio se soltaría si se encuentra casi en la cima de un árbol?



Gracias Noire, por tus hermosos diseños :'D
#17393b ~ Narro. #f9580a ~ Hablo. #80655a ~ Pienso.
avatar

Edad :
18
Dromes :
21206
Reputación :
0
Mensajes :
35

Ver perfil de usuario
RAZA ÚNICA

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.