image
NORMAS
image
EVENTOS
image
PREMIOS
image
STAFF DE ITR




















Instituto
Takemori
¡BIENVENIDO A A ÉADROM!

¿Estas preparado para escribir tu propia historia en el Instituto Takemori? Adéntrate en el mundo mágico de Éadrom en donde casi todo es posible. Convive junto a otros seres sobrenaturales y humanos. Comprueba si es posible que ambas especies vivan en paz y armonía. Diseña tus propias aventuras, persigue los objetivos que te trajeron hasta aquí y por sobre todo pásatelo en grande! Estas a un paso de formar parte de esta gran historia! Adelante!
¡Felicidades por los 7 años!




















Últimos
temas
¡LA ACTIVIDAD DE
NUESTRA COMUNIDAD!
Últimos temas
» Reserva de físicos
Hoy a las 12:32 am por Aziz Atef Sadah

» Trozos de luz.
Ayer a las 11:37 pm por Stella Maris

» So Far Away [Priv. Ariel]
Ayer a las 11:31 pm por Lucian

» Búsqueda para un sin memorias
Ayer a las 10:48 pm por Aziz Atef Sadah

» RECUPERA TU COLOR
Ayer a las 10:37 pm por Sophie Drawlya

» La hija del pecado (Liesel ID)
Ayer a las 10:36 pm por Liesel Morgenstern

» ♡ Trucos & nuevas amistades || Priv. Amne ♡
Ayer a las 10:22 pm por Sophie Drawlya

» CAMBIO DE NICK
Ayer a las 10:12 pm por Aziz Atef Sadah

» Too much tequila? (priv. Yeye)
Ayer a las 10:03 pm por Yeye

» Identificación de Saya Vlad
Ayer a las 9:59 pm por Saya Vlad





















¡Vota por
nosotros!
¡APOYA A NUESTRA COMUNIDAD!



Shiki Topsite!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Hey, need help? || Priv.

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 26, 2017 9:17 pm

Con los ojos cerrados y arrodillada frente a un asiento, eran las doce en punto, su segunda oración del día empezaba ya. Se persigna, y empieza a hablar suavemente, calmada. —El Ángel del Señor anunció a María, y concibió por obra y gracia del Espíritu Santo. . .— seguida de esa frase, el Ave María se escuchó salir de sus labios. Terminada, prosiguió: —He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra—  nuevamente el Ave María. —Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros— una oración más— Te suplicamos, Señor, que derrames tu gracia en nuestras almas para que los que, por el anuncio del Ángel, hemos conocido la encarnación de tu Hijo Jesucristo, por su Pasión y Cruz seamos llevados a la gloria de su Resurrección. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén. — volviendo a persignarse para terminar su oración, abrir los ojos y sonreír a su alrededor.

Una sala del hospital es su instancia en ese momento, en especifico, ¿era la sala de pacientes psiquiátricos o sala de espera? Pues. . . Parecía una de las dos salas mencionadas, que la gente andaba muy nerviosa allí.  El llegar recientemente a una ciudad no significaba el perder sus costumbres, el rezar y ayudar la acompañarían siempre, fuese a donde fuese. —Tengan muy buenas tardes, todos~ —comenta, sabiendo que ya eran pasada las doce, la tarde había empezado. Levantada ya, sacude levemente su falda y mirando alrededor, ella les indica que es momento de pararse con unas señas de mano.

Notó que algunos no se pararon, bueno, no era nada grave. Debía de comprender si algunos estaban en su propio mundo entre preocupaciones, dirigiéndoles una mirada de pena y deseando internamente que encontraran una fortaleza para que salieran adelante. Aplaudió, siempre sonriente, para llamar la atención de quienes ya andaban levantados. —No es nada difícil lo que realizaremos, solo intentamos subir el ánimo, estoy segura que con fe y esperanza se puede todo, ¿si~?— volteando a mirar a todos, levanta la mano —No tengan miedo y participen, necesito un voluntario. Si nadie se ofrece, yo elegiré~— alguien debía de aparecer, y si no, ya había explicado que ocurriría. Su dedo incluso índice ya estaba posando sobre su barbilla.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Hey, need help? || Priv.

Mensaje por Invitado el Dom Ago 27, 2017 2:29 am

De tal manera como odiaba que sucediera ocurrió, de nuevo en el hospital aunque este fuera diferente por ser nuevo en la ciudad el chico ya era hora que tarde o temprano se lo terminara estrenando. Nada sería perfecto para toda la vida y aun mas si no se sigue el tratamiento rigurosamente. El piensa que ya esta roto y nadie lo puede reparar aun así cuando el hecho de tomar pastillas para la mente sean necesarias para evitar este tipo de episodios vergonzosos. ira, euforia, paranoia, sentimientos de que el mundo se acabara, todos acaparados por una dosis diaria de tres pastillas muy bien coloridas. En ese hospital de cuidados menores se encontraba nuestro protagonista o co-protagonista dependiendo del camino que lo vea el Dios que rugue este mundo de la cuarta pared. Un chico de aproximadamente diecinueve años ya a cumplir en unos días a llegar de contextura delgada y múltiples rasguños sobre su cuello, cara y brazos esperando que en unos dos días le den el alta. En esa habitación había un gran numero de pacientes y familiares observando la charla o quizás momento de esparcimiento  por una chica muy joven y guapa. Allan, su nombre era así desde que tiene memoria, estaba observando hacía  la chica sin ganas de seguir sus delegaciones. Estaba muy entretenido recordando que había sucedido en el momento que entró. Vio sombras de las personas presentes elevarse y unas que otras desplazarse por el cuarto sin embargo el no estaba concentrado en su realidad, simplemente sentado sobre una silla de brazos cruzados permaneció su mirada elevada hasta que, un fotograma de un recuerdo atropello su sedada mente. Pegó un grito. Tumbó la silla llamando la atención de dos enfermeras que paseaban por el pasillo.

;;
Flash-Back
El momento que entró a el hospital.




las puertas de la sala de urgencias se abrieron de a golpe dejando pasar a un grupo de enfermeros, dos paramedicos y un doctor a cargo quien leia una tablilla de indicaciones del paciente a llegar. Menos mal ya fue registrado o si no se hubieran demorado aun mas con la suministracion del tratamiento adecuado.

-¿Qué es lo que pasa Mrs. Harmilton? -Dijo el doctor observando con detenimiento la tablilla.

-El paciente fue remitido a urgencias por ataques de pánico grave y auto lesiones. No deja de... -Se vio interrumpida la enfermera que apuraba el paso tratando de seguir al doctor encargado.

-¡BASTA BASTA BASTA!¡NO ME LLEVES ANTE ELLOS!¡DETENTE MISERABLE, CALLARLOS, ESPÍAS, ENSEGUIDA! NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO NO.- Y fue eso lo que mas repitió el joven rubio.

Este estaba amarrado por la cabeza, muñecas y tobillos a la camilla mientras ferozmente trataba de safarse. Estaba agonizando a causa de su mente. La cabeza de Allan lo estaba destrozando por completo, un segundo mas con conciencia podría llegar a tener problemas mas serios por el grave ataque de panico que su cuerpo estaba resistiendo. No aguantaba su debil cuerpo de humano necesitaba apagarse si o si. Su piel estaba roja, despellejada en la cara y claviculas a causa de las uñas que compulsivamente desgarraron su piel llegando el punto de hacerlo sangrar. Sus prendas cubietas de sangre alertaban a los medicos.

-¡Rápido! El procedimiento clave en esta situación. -Ordenó.

-Eh.... No...Basta. -Sonrió torpe. Sus ojos comenzaron a soltar lagrimas, su vista casi en negro se tornó en agresividad. Impulso su cabeza hacia adelante tratando de soltarla del amare que lo aprisionaba en toda la frente.- ¡ME PONES ESA ASQUEROSA MI*RDA DE NUEVO Y TE JURO QUE TE MATO! Ellos simplemente nunca se calmaran... te amenazaran.. acabaran contigo... Así como todo el medio lo hace. Oh no Harold... ¡YAAA! ¡No tienes porqué gritarme mientras el numero seiscientos cuarenta y ocho esta contando el plan de los doctores de envenenarme!-Continuó hablando disparates.

-¿Esta bien esta dosis? -Una enfermera interrumpió la atención del medico.
-Por supuesto.

-Je... Voy a morir aquí por culpa de él... -Cerró sus ojos, su cabeza le estaba doliendo excesivamente.

-Todo estará bien. Solo es un mal sueño.

...

Puertas se cerraron a un cuarto apartado del gran hospital. El joven Allan fue ingresado por una recaída de su enfermedad. Sufría una esquizofrenia que al no ser tratada aquellas voces y aquella depresión aumentaría exorbitantemente llegando a que su ansiedad acabara con el tras dejarse llevar por la presión de lo que escucha y siente. Esa fue una noche llena de tormentos. Entrevistas con psiquiatras, medicamentos obligados a tomar  y por supuesto una terapia en búsqueda del sentido de la vida fueron los pasos a seguir impuestos.


Fin del Flash-back
;;



Tapó su boca con ambas manos tratando de relajarse. Tomó una gran bocanada de aire y cerró sus ojos con fuerza. ¿Por qué le tocó a el el guante de una enfermedad mental? Dios no estaba de su lado. Poco a poco bajó sus manos y su mirada se apagó por completo. Tragó saliva y remojó sus labios antes de mirar a su alrededor y lanzar una sonrisa amable a las personas que probablemente lo tacharon de raro. Pareció como si estuviera apenado, eso trató de demostrar aunque el por dentro no este sintiendo nada de pena por exaltarse en publico de esa manera tan escandalosa. Allan, bajó su mirada y desvaneció su sonrisa. El teatro en ese momento no le serviría. Reposó sus manos sobre las piernas y apretó su ceño.

"Creo que necesito un poco mas de calmantes hoy."Pensó.

"Ni loco vuelvas a tomar eso..."

-Tu ni te vas aun así este medicado...-Susurró para si mismo antes de desviar la mirada de nuevo al techo.

"Sus oraciones me hacen vomitar, callarla..."

Miró por el rabillo del ojo la presencia de la chica alegre en la habitación sin expresión alguna hacia ella, solo vació en sus ojos miel. Aun el rubio tenia unas cuantas vendas tras sus lesiones.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Hey, need help? || Priv.

Mensaje por Invitado el Dom Sep 03, 2017 10:09 pm

Tarareaba una canción en lo que esperaba a ver si alguien se ofrecía como voluntario, poniéndose en puntillas y balanceándose de lado a lado, observaba animadamente a su alrededor. Nadie parecía muy ansioso de salir al frente de todos, quizá debía esperar un minuto más para elegir y no perder la atención de la mayoría. Otra vez sus ojos recorrían la habitación y veían quienes serían posiblemente sus víctimas en lo que quedaba del minuto. Jugaba con sus manos, uniéndolas y separándolas, ansiosa de lo que podría pasar. ¡Y se acabó el tiempo!

Dio un pequeño saltito como si esa se tratara de la señal que el minuto se había agotado y que cualquiera de los que se hallaban ahí podría ser quien ella buscaba. Unos pasos lentos y seguros se dirigió a una zona algo alejada a la que se encontraba antes, pero, ¡tenía sus razones! Y agachándose, señalo a un chico de cabellos rubios con una pequeña sonrisa. —Te escogí a ti~— le guiño el ojo derecho y de paso le tomó la mano derecha al contrario, notando vendas en estos por lo que el agarre no fue tan fuerte, sino delicado. Delicadamente envolvió su mano entre las de ella. —Uh, disculpa, no pude notarlo bien. . .— Primero era su deber el pedir perdón, fue su error el no notar que el chico estaba herido.

La razón de haberse dirigido a él fue por el hecho de que el chico poseía casi la misma edad que ella  y en si, la sala estaba repleta de personas ya adultas casi nada jóvenes, pensando que sería más fácil. Lo miró apenada y al voltear su cabeza un poco, notó perfectamente que su alrededor posaba las miradas sobre ella y el chico.  —Oh, esto debe de ser molesto también, discúlpame. . . — Dejó por un momento la mano del chico y volvió a ponerse de pie, llamando la atención un poco más con un leve movimiento de manos.

—Ey, disculpen, creo que sufrí un pequeño percance, lo intentaremos la próxima vez. Muchísimas disculpas, la verdad. . . — mostró una sonrisa avergonzada, mientras las mejillas le ardían, en verdad lo sentía mucho. Se despidió con la mano y sus ojos se fijaron otra vez en el joven. Ni siquiera se había presentado como debía, y ya se mostraba tan familiar. Bueno, ¡no había tiempo que perder! —Oh, por cierto, mi nombre es Saiko, ¿cuál es el suyo?— otra sonrisita se dibujó en su rostro, y viendolo a los ojos al tiempo que señalaba los brazos vendados, preguntó. . . —¿No necesita ayuda por eso, cierto?—
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Hey, need help? || Priv.

Mensaje por Invitado el Dom Sep 03, 2017 11:55 pm

El vistazo hacía ella se vió interrumpido por un glitch en la imagen, por un segundo su rostro angelical cubierto de sangre estaba mientras sonreía con tanta amabilidad. Allan apretó los ojos concentrándose en si mismo mientras la chica le intentó hablar, tomó el aire necesario y al abrir los ojos todo a su al rededor volvió a la normalidad, esos eran efectos secundarios de una grave recaída. "Todo lo que ves diferente a el plano de lo normal consideralo una fantasía, olvida el dolor y concéntrate en la vida que deseas tener" palabras anunciadas por el psiquiatra de cabecilla en el hospital de Eadrom. Los ancianos y adultos mayores  sentados y unos que otros conversando entre si presentes en la habitación estaban pendientes de las acciones de la chica invitada. Muchos susurros hablan sobre los beneficios de tener a alguien  tan vinculado con la religión entre ellos, a muchos le presentaba una luz de esperanzas. habían hombres de edad  muy pendientes de la palabra anunciada por el contrario de los no creyentes que han pensado que aunque alguien así llegará a aconsejarlos nunca regresan al camino de lo moralmente aceptado. Entre esos estaba Allan. El cree estar roto, solo y abandonado por el Dios de su padres adoptivos. Tazó la chica al mirarla de pies a cabeza y luego la mano que le ofreció. Miró con atención las vendas de su muñeca izquierda  y luego la pálida y aromática piel de la fémina sin mostrar expresión alguna a por ella. Sus labios agrietados y descuidados sintieron la humedad de la lengua al ser frotada contra estos, humedeciendose por primera vez después de varios días interno.


-Allan... -Susurró su nombre cuando desvió la mirada hacia el suelo. Se sentía vacío como para ser el adecuado de estar ante la presencia de alguien tan floreciente como ella. Tragó saliva y recogió su mano abrazandola contra el pecho. -No se a lo que te refieres... Pero... -Apretó su boca y la miró por debajo  del plano en el que se sitúan, estaba un poco retraído hacia sus hombros. - ¿Podrías seguir haciendo lo que hacías? Creo... Creo que podría ser interesante. -Dijo refiriéndose a las enseñanzas traídas gracias a la biblia.
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Hey, need help? || Priv.

Mensaje por Invitado el Dom Oct 08, 2017 3:31 pm

Asintió levemente, en su mente se había grabado ya el nombre dicho. Deletreándolo en su mente mientras sus dedos se cerraban también por cada letra. A-l-l-a-n.  Cinco letras, y esas cinco letras conformaban el nombre de su acompañante. Lo siguiente que salió de sus labios fue un:—Es un bonito nombre, Allan~—. Dicho en un tono sumamente suave, ella no trataba de sonar muy brusca, pero siendo sinceros, ¿alguna frase dicha por ella podría ser considerada dura? Además, el nombre era muy bonito y a ella le gustaba. Allan.  Repitió una vez más, para sí misma.

Confundida, parpadeó. ¿No sabía a lo que ella se refería? Se detuvo a pensar un momento, escuchando lo demás que tenía que decirle el chico rubio a ella. —Umm. . .— Bueno, su mente ahora maquinaba con la información reciente. ¿Cómo explicar que ella quería saber si quien estaba frente a suyo necesitaba ayuda? Y de paso, seguir en su dinámica que, por un error de ella, había cancelado. Mejor dicho, pospuesto, a Dios nunca se le podía cancelar algo. El camino para llegar al cielo, además de la cruz, era la oración.

—¡Bien! Tengo una idea!— pasó ambas manos por detrás de su propio cuello, desabrochando el Rosario que llevaba siempre. Una vez suelto, lo posó en sus manos suavemente, como si se tratara de un cristal. Hizo la señal de la cruz e hizo lo mismo con el contrario. Rezaría por él, por él y su salud. —La oración se fortalece con la fe, ¿así que recemos con mucha fe, si~?— vino a su mente los recuerdos de como las religiosas reaban con ella. ¿Que sería de tan amables mujeres? Las tenía mucho en cuenta, asi que las sumaría en su rezar, ¿por qué no? —¿Está listo~?—

Y posando una mano sobre la cabeza ajena, empezó con su oración: —Yo pido a Dios que te bendiga, y tú pide a Dios que bendiga a aquel ser humano que no conoces, pero que está atravesando por una situación similar a la tuya, o aún más grave. Y unidos en el espíritu a Jesús, levantemos nuestra voz a Dios: Padre eterno, dador de amor y bondad, de paz y fortaleza. Santo Dios fiel y verdadero, mira a mi hermano y a mi hermana que desde el fondo de su corazón gritan en desesperación por una respuesta. TÚ ERES EL DIOS DE LOS MILAGROS, el que abre camino en medio de la mar y que  levanta al pobre y al necesitado.— Se sentía débil, debía esforzarse por Él. Cada uno carga con su cruz, de lo contrario, no podría ver la cara de su Señor.

Créditos:
Oración
Oración sacada de la anterior pagina, soy creyente, pero no me da la cabeza para tanto (?)
avatar
InvitadoInvitado

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Hey, need help? || Priv.

Mensaje por Harry Strauss el Vie Ene 05, 2018 10:52 pm

TEMA CERRADO
Éste tema ha sido cerrado y trasladado a la papelera debido a que lleva más de 2 meses de inactividad.
Si desean volver a abrirlo pueden pedirlo Aquí

Lugar: Ciudad de Éadrom - Hospital.
avatar
Dromes : 216193
Reputación : 7
Mensajes : 891
Ver perfil de usuario
Harry Strauss
PROTECTORES DE LA NATURALEZA

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Hey, need help? || Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.