FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
» Agregar/Quitar Integrantes
Hoy a las 5:55 am por Kisa Hitsugaya

» Nueva busqueda del club de cocina!
Hoy a las 5:53 am por Kisa Hitsugaya

» Ausencia.
Hoy a las 5:51 am por Kisa Hitsugaya

» Este no es un simulacro o.o/
Hoy a las 2:38 am por Desgracia

» Solicitud de Desbaneo
Hoy a las 12:01 am por Harry Blume

» Dreams and Nightmares - Privado -
Ayer a las 11:33 pm por Lia Fáil

» ¿Un elemental sin poderes? [Ziro ID]
Ayer a las 10:18 pm por Alice Sadao R.

» Quiero Sangre || Libre
Ayer a las 10:09 pm por Viktor Frankenstein

» Un frio caluroso [Priv Momo]
Ayer a las 9:26 pm por Yaoyorozu Momo

» Lo que la lluvia se llevó [Priv. Enju Moe]
Ayer a las 8:45 pm por Gabrielle Curie

¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


¿Mi talón de aquiles? [Priv. Michail V.]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado ¿Mi talón de aquiles? [Priv. Michail V.]

Mensaje por Shimarima Sukuro el Miér Ago 16, 2017 5:14 pm

“Dicen que los hombres también pueden ser viudas negras, o al menos eso dicen los rumores, pero ¿Qué tiene de cierto?

Aun nadie lo ha averiguado.

Cuentan por ahí, que cuando una mujer o un hombre juega con el corazón de su contraparte hasta verlo caer, y todavía pisotearlo se pueden convertir en la peor pesadilla de cualquiera, dejando ver estelas diferentes para cazar al siguiente que se atreva a desafiarlos. Quizás esto no tiene nada que ver, pero ¿Es así?

Quizás tú seas el ser que por desgracia caiga a manos de una de estas viudas, todo porque se convierten en su talón de Aquiles o simplemente por diversión”

¿Corromper o ser corrompido?
Cuervo ~ BA!

Exactamente a las seis de la mañana ya estaba levantado, desayunado y listo en cualquier momento para cerrar su computador y retirarse a sus clases universitarias. Faltando quince minutos para la siete cerro la maquina guardándola en aquel portafolio que siempre cargaba consigo, se arregló por último la camisa y salió de su dormitorio.

Tranquilamente camino por el gran instituto cruzándose en el camino con varios estudiantes conocidos y sobre todo con la pequeña multitud que siempre le rodeaba, después de todo era un reconocido modelo y su personalidad amable y caballerosa lo llevaba a siempre lidiar con aquellos momentos en su vida, cosa de acostumbrarse nada más.

Pasados los minutos y aun después de lograrse retirar de entre tantas preguntas llego a la puerta de la Universidad; sus horas de clases transcurrieron con normalidad.

Terminando su última clase ya a nada de retirarse del salón recibió una llamada urgente por parte de su propio representante quien le informaba que las sesiones siguientes habían sido canceladas debido al jefe de la agencia, que era necesario que se presentara en la agencia al dia siguiente en punto de la mañana.

Asegurándose de que ninguna presencia estuviera cerca dejo caer en seco un golpe contra el escritorio, no imaginaba que su dia anterior afectara tanto aquel, ni muchos menos que se tomaran ese tipo de medias, o no, nadie le decía que no al ángel, eso era imposible.

— Espero que mañana me tengas todo preparado, no pretendo cancelar ninguna sesión, será él el jefe de la agencia pero que no se olvide que quien le mantiene no solo soy yo.  —

Bien las agencias de modelos se hacen de los contratos y se adueñan de  las personas sin embargo él haba puesto sus normas, todo a su alrededor él lo manejaba, por ende era una falta de respeto tratar de cortarle las alas o incluso meterse con él… en fin siempre seguiría su naturaleza.

— Con él esta falsa personalidad se acaba así que espero esté preparado para lo que le espera… —

Colgó el teléfono para retirarse del salón de clases.

Ese día muy a pesar de que su humor no era uno excelente se estaba esforzando porque todo fuera de maravilla. La noche anterior el pelimorado había tenido una fuerte discusión no solo con el jefe de la agencia en la cual trabajaba como modelo, también con aquel fuerte comprador, el cual le había metido en un fuerte aprieto, por obvias razones que no se iba a dejar manipular por un tipo como ese, simplemente él estaba en un rango superior y si él lo deseaba con un chasquido podía tumbarlo de aquel puesto y quedarse con ello; moralmente todo iba mal aunque no le importaba en absoluto más que la vida tranquila que llevaba en el instituto, los lugares prohibidos fuera de la ciudad, después de todo su mundo se había regido lejos de aquel lugar, viejas historias.

Mientras caminaba su mente se dispersaba planeando en detalle en su mente calculadora como maniobraría sus cartas para que todo volviera a su control total, sin esperarse en absoluto algún inconveniente.


Última edición por Shimarima Sukuro el Sáb Ago 26, 2017 1:13 pm, editado 1 vez
avatar

Edad :
25
Dromes :
123673
Reputación :
8
Mensajes :
186

Ver perfil de usuario http://kanda-yuu-ba-kanda.tumblr.com/
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Mi talón de aquiles? [Priv. Michail V.]

Mensaje por Michail V. Ivanov el Miér Ago 16, 2017 10:10 pm

¿Clases? ¿Para qué? No se encontraba de ánimos para sentarse dentro de cuatro paredes a escuchar un profesor sobre cosas que podría comprender al leer el libro de referencias así que no tenía problemas en saltarse una que otra clase, sin embargo, tampoco quería pasar su día encerrado en su pequeña habitación que para él era como una solitaria celda en ciertas ocasiones, así que dejó de lado el uniforme para salir con sus mejores ropas que consistía en un estilo casual, por supuesto, sin faltar su amplio hoodie y un pasamontañas gris para protegerse del molesto y persistente sol del día.

¿A dónde iría esta vez? Ya lo sabría una vez que se pusiera en marcha. Así pues, caminó sin rumbo alguno cuando después de un rato pensó que sería buena idea darse una vuelta por el campus de la universidad del cual, hasta los momentos no había pisado.

Vagando por el lugar, se hacía pasar por universitario caminando a su acostumbrado paso relajado mientras masticaba goma de mascar y esperaba que su estatura ni facciones le delataran ante cualquier individuo lo suficientemente ocioso como para prestarle atención a un ser más que pasaba por allí. Aunque no estaba de más causar un pequeño alboroto con eso. Pronto se vio rondando entre los pasillos de la gran universidad de Takemori, encontrándose con incontables caras desconocidas quienes se retiraban hacia sus respectivos aposentos o cualquier otro destino que tuvieran en mente. Parecía que había llegado un poco tarde.

Cada salón que husmeaba, ya se encontraba vacío o cerrado. ¿Qué? Es lo mismo que el instituto pero más grande. Comenzaba a aburrirse con su recorrido, pensando que ya con el tiempo empleado allí bastaba con su día y cuando ya por fin se había rendido y retomando el camino a la salida, oyó un fuerte golpe repentino proveniente del salón más cercano a su derecha. Con increíble curiosidad echó un vistazo por la rendija de la puerta entre abierta. Lo que pudo observar esa un hombre hablando con un tono bastante molesto y Michail tenía la sensación de haberlo visto con anterioridad esa persona por lo que al ver su rostro con más detenimiento, tuvo la idea.

Pero miren nada más lo que uno se encuentra. Había reconocido claramente el rostro del profesor que le había impartido clases sobre el manejo de armas. Ahora sabía por qué no le veía en el instituto aunque era de suponerse. Pudo escuchar parte de su conversación aunque no era capaz de comprenderla por completo. ¿Personalidad? ¡Ah! Abrió grande los ojos al ver que el pelivioleta se disponía a salir de la habitación. Retrocedió rápidamente sin hacer el más mínimo ruido, pegándose a la pared y por suerte, pasó desadvertido. Una sonrisita bailó por los labios del ruso al momento de seguir los pasos del profesor.

Hizo un globo con la goma de mascar y al momento de la pequeña explosión, lanzó su navaja predilecta hacia la espalda del mayor, todo para probar sus habilidades de respuestas y por supuesto, llamar su atención. —¡Sensei!— Si al principio no le había notado, ahora sí lo haría. Le hizo gracia pronunciar aquella palabra. —¿Por qué se le ve tan malhumorado? ¿Tuvo un mal día?— Arqueó una ceja, hablando tranquilamente como si momentos antes no le hubiese atacado por sorpresa. —Si frunce tanto el ceño, se arrugará.— Ya comenzaba a soltar tonterías con la esperanza de entretenerse un buen rato con el desafortunado profesor. ¿O el desafortunado era él?



[ Hablo ] — [ Pienso ] — [ Actúo ]
[ Ficha ] | [ Cronología ] | [ Me? A Liar? ]
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
62725
Reputación :
7
Mensajes :
269

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Mi talón de aquiles? [Priv. Michail V.]

Mensaje por Shimarima Sukuro el Miér Ago 16, 2017 11:57 pm

Empezando sus pasos y tras dejar ir su mente a lo lejos de cualquier cosa, planeo minuciosamente en su cabeza no solo el plano perfecto de rutas libres de radares de cualquier gobierno que pudiera meter sus narices o sus manos en sus negocios, también una forma eficiente de como tener de nuevo en sus manos al que era su jefe, nada podía escapársele ahora ni nunca más, suficiente tenía ya con un pasado terrible por confiar en los demás.

Estaba concentrado en el camino delante que él que no hasta que se escuchó el ruido de la goma de mascar romperse con su mano izquierda detuvo aquella navaja que iba directo a su espalda deteniendo su paso al instante de manera tranquila sin romper su postura recta que llevaba al caminar lográndole sacar una media sonrisa mientras miraba de reojo para devolver aquella arma blanca con la misma fuerza y velocidad con la cual había sido enviada.

— Pero que grato saludo… — respondió al momento de escuchar la exclamación del menor. Giro su cuerpo en dirección de aquel ser que si su memoria no le fallaba le era conocido.

“Michail Van Ivanov”

Aquella media sonrisa mostraba amabilidad absoluta, no había ningún rastro de molestia, inclusive en su rostro no se le podía leer absolutamente nada; nada extraño en él.

Escucho atento las siguientes palabras del menor que simplemente soltó una suave risa, tan real que parecía que el rubio estaba mintiendo en cuanto a su estado de ánimo.

“Parece que alguien se ha saltado las clases y no solo eso, también observo un pequeño cambio de humor… aunque eso es normal para todos… nada fuera de lo común aún.”

— Tan animado como siempre Michail — respondió, primeramente. — La verdad los cambios de humor y el estar malhumorado en este oficio es de lo más normal, después de todos hay alumnos que no cumples con sus obligaciones. — ¿Qué si se estaba refiriendo a él? Oh por supuesto que no (Sarcasmo).

En vez de molestarse nuevamente río levemente. — Yo no me arrugo ni aunque haga el coraje más fuerte de mi vida, llevo años así querido Michail —, mentiras piadosas siempre hay en sus palabras. — Al parecer aquí tengo a un estudiante que en vez d cumplir esta vagando por un espacio que no le corresponde en absoluto, es común encontrarme a alumnos de grados inferiores, pero siempre me salen con la misma excusa prudente de que solo quieren visitar a un conocido, pareja, familiar o cualquier otra cosa, inclusive hasta para avisar del “fallecimiento del perro” —.

En lo que explicaba su mano izquierda hacia ligeros movimientos suaves; cruzo ambos brazos mientras su diestra seguía sosteniendo el portafolio de cuero negro.

— ¿Alguna situación parecida a esa o solo evades deberes que son para tu beneficio? — Preguntó con calma y recargaba su peso sobre una de sus piernas. — Además utilizar armas blancas sin un permiso es ilegal querido Michail. —

No, no lo estaba regañando, solamente le estaba preguntando, aunque obviamente que el mayor le llevaría de regreso, realmente sabía de sobra que no se podían ver alumnos de niveles inferiores en aquella parte del instituto Takemori, si aquel alumno estaba desde hace tiempo ahí…

“La presencia que presentí era la suya, entonces quiere decir que… ¡Oh vaya! Mirar que es entrometido, escuchando conversaciones ajenas”

Lo que más odiaba el japonés no era ni más ni menos que la gente se metiera en sus asuntos, ¿Acaso no tenían mejores cosas que hacer? ¿Acaso tenía que conseguirles a los demás una vida propia? Háganle el favor.
avatar

Edad :
25
Dromes :
123673
Reputación :
8
Mensajes :
186

Ver perfil de usuario http://kanda-yuu-ba-kanda.tumblr.com/
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Mi talón de aquiles? [Priv. Michail V.]

Mensaje por Michail V. Ivanov el Jue Ago 17, 2017 2:07 pm

Y como suponía, logró su cometido al hacerse notar como el ególatra que era y comprobó nuevamente que aquel profesor realmente hacía honor a su cargo con el manejo de armas. Se sintió satisfecho con la reacción obtenida por lo cual sonrió al volver a esconder sus manos en los bolsillos de su pantalón y hacerle frente. Vio como el pelivioleta se volvía hacia él y se sorprendió en gran medida con lo que presenció. ¿Uhm? Michail observó fijamente las facciones del mayor quien hacía uso de sus mejores gestos ante él como si quisiera demostrar la maravillosa persona que era delante de cualquiera, hasta del ruso mismo. Por un momento le miró en blanco, pestañeando un par de veces mientras su cerebro ataba cabos rápidamente. No podía creer la increíble naturalidad en que le hablaba después de haber presenciado ese atisbo de un aura oscura que manaba en su andar durante ese mínimo descuido que para desgracia del profesor, fue capaz de atrapar. Una sonrisa zorruna se dibujó con curiosa lentitud en su rostro.


¡Ah! Recuerda mi nombre. Me siento halagado.— Exclamó con emoción para después soltar una pequeña risa. —Que buena memoria tiene a pesar de contar con una gran cantidad de alumnos bajo su tutela.— Espetó con bastante familiaridad como si conociera al profesor desde hace mucho más tiempo del que en verdad era.

Hmmm...— Soltó con una nota de escepticismo en medio de su travesura. Ahora intentaría tantear el terreno... ¿delicadamente? —Que curioso que diga aquello de esa manera. Cualquiera diría que está más que acostumbrado a ello pues es parte de su personalidad.— Arqueó una ceja con cierta malicia. —Ah, quiero decir, esta.— Hizo un gesto con la mano, señalándolo entero. Tuvo cuidado de enfatizar sólo las palabras clave para dar a entender de manera más llamativa que sabía un poquitín más de lo 'debido'. Si no había obtenido demasiada información, podía hacerse una idea con el lenguaje corporal del mayor y también era capaz de estirar más las cosas; todo depende de lo que sus ojos puedan captar. —Con que no se arruga, ¿eh? Eso quiere decir que ya hecho el coraje más grande de su vida... quizá ¿como el de hace un momento?— Fingió inocencia tras eso.

Escuchaba tranquilamente mientras el profesor deducía las razones de su paseo dentro de la universidad, se hacía bastante gracia por lo que su sonrisa nunca desaparecía del rostro hasta que decidiera creerse actor. —Uhm, ¿en serio? Yo no veo a nadie más. Ah, ¿se refiere a mí? Está equivocado, yo soy universitario. El hecho de que no esté bajo su tutela no quiere decir que soy de grados inferiores. Después de todo, tampoco soy capaz de envejecer.— Sonrió ampliamente. A excepción de la última parte, todo lo que salió de su boca eran claras mentiras pero aún así intentaba ver qué tan lejos podría llegar con su actuación.

Comenzó al dar unos pasos hacia el contrario, acortando la distancia entre ambos lentamente. —Pero sensei, lo uso como defensa personal. Debe saber muy bien que la situación de la ciudad no es como era antes, con eso de la Secta causando alboroto. Sólo es una manera para sentirme más seguro~— Y él seguía hablando como si nada, fingiendo una inocencia que nunca ha tenido y que le gustaba interpretar bien. Estiró su mano, mostrando su palma arriba, pidiendo de vuelta su navaja, después de todo era su favorita y no quería perderla tan rápido(?). En el peor de los casos, según él, le enviarían a la dirección para reprenderle aunque eso no era nada nuevo.



[ Hablo ] — [ Pienso ] — [ Actúo ]
[ Ficha ] | [ Cronología ] | [ Me? A Liar? ]
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
62725
Reputación :
7
Mensajes :
269

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Mi talón de aquiles? [Priv. Michail V.]

Mensaje por Shimarima Sukuro el Jue Ago 24, 2017 11:58 pm

Algo que le había gustado del contrario es que tenía una actitud un tanto, única; en cierta manera el que quisiera recibirle de esa forma solo le decía una cosa y esa era que quería llamar su atención, claro iba distraído como no hacerlo con algo tan “simple”; el menor no era el único que podía pensar de manera rápida. Aunque él era un buen mentiroso pudo notar en cómo le observaba como no se tragaba ni medio centímetro de su actitud; era interesante y no lo negaba pero eso le decía una sola cosa, el rubio si había presenciado el cambio de humor y aura de su persona, y esa precisamente no era una gran notica, si algo que odiaba más que nada en este mundo, aunque no lo diera a notar, es que notaran su personalidad “doble”; no tenía un trastorno, después de todo, simplemente sabia manejar bien su humor pero esta vez se había confiado, primer error y única vez que lo cometía.

— Nunca subestimes la buena memoria de un profesor, no sería difícil para mí nombrarte los nombres completos —, si de algo estaba orgulloso era de su buena memoria, ¡Bendita memoria que tenía! — Quizás sea debido a la práctica, quien sabe —, menciono mientras se hacia el que recordaba cómo comenzó.

Por un ligero segundo su mente tuvo un pequeño tick en el cual le advertía de algo: la persona delante de él estaba tramando algo, y para que mencionarlo si se le notaba a leguas, o al menos si para el mayor.

— Todos tenemos una personalidad compleja, es normal enojarse o molestarse. No siempre, pero sí de vez en cuando, es un estado de ánimo que todos tienen, unos más fáciles de notar y otros más complicados, ya depende de cada quien —. Al momento de ser señalado no pudo evitar una suave carcajada, realmente esto se estaba poniendo divertido ¿Desde hace cuánto que nadie le retaba de esa manera? ¿Años? ¿Décadas? Ya ni lo recordaba, pero sin duda este era un único día, muy a pesar de querer molestarse, era bienvenida la actitud. — Bueno que te puedo decir de lo que ha pasado, ya te dije, es normal en cualquier ser… aunque es de mala educación escuchar conversaciones ajenas —. No daría su brazo a torcer tan fácilmente, por el amor de a quien crean, era más terco que una maldita mula, ni decir que no podía ser amenazado… O quien sabe.

— Tampoco es que vaya a decirte que no digas algo o parecido, al fin de cuentas realmente no es importante, son cosas comunes del trabajo —, es decir que le importaba poco lo que se comentara, era famoso, era alguien importante y de excelente reputación, no había prueba alguna físicamente que probara su arrogante personalidad de mierda que se cargaba en el trabajo y ni hablar del narcicismo, traía a todos por debajo y no habría excepciones con nadie… ni quiera con el rubio … ¿Enserio?

Suspiro internamente y suprimió perfectamente una risa, sin duda tenía delante a alguien que lograba decir mentiras piadosas, tan dulces como la miel, pero a la vez tan venenosas como la belladona, muy deliciosa combinación, además…

¿¡Por qué no estaba teatro?! Ese desperdicio de talento era un sacrilegio, oh sí, claro.

Mientras, le seguiría la corriente, él también quería actuar.

— Oh bueno, se perfectamente que no puedes envejecer, no por nada estuviste bajo mi tutela un tiempo —, fue sincero. — En fin, tampoco es de mi interés saber qué haces tan tarde en la Universidad, es algo común en los estudiantes, mientras no me vengas con excusas, todo está perfecto —; se amaba a sí mismo, realmente estaba en cierta manera emocionado, era imposible para el no seguir estándolo… mentiras, oh dulces mentiras combinadas con verdad, más hermoso que un diamante, aunque claro, él era más hermoso; narcicismo de nuevo señores.

En vez de alejarse, no se inmuto por el acercamiento del rubio, al contrario, se relajó un poco más dejando aquella típica sonrisa en sus labios.

— Buen punto Michail —, no dijo más y simplemente dejo ver ambas palmas de sus manos. — Tu daga, está en el mismo lugar de donde la sacaste ¿No lo notaste? —, pregunto como si nada mientras dejaba ambos brazos a su costado. Efectivamente él no contaba con la daga que el contrario le había lanzado, claro, si él quería revisarlo podía hacerlo, no tenía nada que ocultar. — Esos reflejos Michail, debes enfocarlos más y nunca bajar la guardia, podrían apuñalarte y tu ni en cuenta —, simple consejo.

Y bien… ¿De a como les iba tocar actuar ahora? ¿Clímax? ¿Nudo?

Quien sabe, pero era en cualquier forma éxtasis total.


Última edición por Shimarima Sukuro el Mar Ago 29, 2017 4:44 pm, editado 1 vez
avatar

Edad :
25
Dromes :
123673
Reputación :
8
Mensajes :
186

Ver perfil de usuario http://kanda-yuu-ba-kanda.tumblr.com/
ÁNGEL CAÍDO

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Mi talón de aquiles? [Priv. Michail V.]

Mensaje por Michail V. Ivanov el Mar Ago 29, 2017 1:24 pm

Hizo un ligero asentimiento con la cabeza, dándole la razón pero sin apartar la mirada escrutadora de éste. Poco a poco podía hacerse una idea de la persona que era el profesor entre más avanzaba la conversación pero aún necesitaba despachar la fachada de dicha profesión. Se podía decir que le agradaba esa parte entrenada de actuar y que en pocos, además de él mismo pero sin tanta efectividad, había conocido. Ciertamente, los años y la experiencia se los llevaba el japonés muy por encima. —Ya veo que sí. Pero, diga la verdad, se acuerda de mí porque le causé gran impresión.— Comentó con ese aire engreído y bromista mientras se medio acomodaba el pasamontañas gris en un intento de aparentar grandeza que no poseía, más que un juego para él.

Hmm... Claro, la mejor manera de desviar el tema es dar una respuesta técnica, definiendo ese algo. Bastante obvio, diría yo. Le miraba con expresión de obviedad, manteniendo esa leve sonrisita masticando su chicle con lentitud mientras escuchaba sobre la psicología de las ciertas emociones que quería expresarle el profesor. No me trago eso. Por muy convincente que sea esa técnica, y por mucho hábito que tenga de su profesión, no se sentiría satisfecho con semejante cosa y mucho menos al ser como es, tan... bueno, en realidad, hasta que consiga lo que quiere o se aburra en el intento de ser un fallo. Se sonrió aceptando el hecho de su “terrible” educación al escuchar conversaciones ajenas y no era que le importase mucho que le vieran de esa forma. —Bueno, es cierto, pero no lo habría hecho si no hubiese escuchado un fuerte golpe de la nada. En serio dudo mucho que usted se haya golpeado o tropezado con algo.— Se encogió de hombros, restándole importancia al tema. —También me parece curioso que se empeñe en explicarse cuando lo “normal” sería decirlo una vez y después ignorar a este muchacho necio. Y sé que entenderá porqué lo digo.— Hace comillas aéreas cuando menciona la palabra “normal” demostrando su punto nuevamente de forma indirecta.

Suelta una pequeña risa al escuchar el poco interés que tenía el mayor ante sus intenciones. —No sé a qué excusas estará acostumbrado pero le podría decir que no tenía ninguna... hasta ahora.— Se llevó la mano al mentón, en un intento de pose pensativa pero realmente estaba considerando algo. Había sido sincero, si al principio quería conocer la universidad de Takemori, ya no era así. —Creo que me parece muy interesante su persona, sensei. Seguro que está consciente de ello por sí mismo y no sólo lo digo por su habilidad en las armas.— Alabó al mayor como si no hubiese dicho nada de lo anterior y mostrara verdadera admiración hacia él.

Hizo una pausa deteniendo su andar situado bastante cerca del mayor. Miró las palmas desnudas de éste, turnándose entre la izquierda y la derecha, comprobando que no tenía nada en ellas. Al escuchar explicación, la sonrisa en los labios de Michail se desvaneció en un instante al mismo tiempo en que afilaba los ojos. ¿En qué momento pudo haber pasado aquello que insinúa el mayor? Se preguntaba. Quizá había bajado la guardia al verse entretenido en su propio discurso o el del contrario. ¿Podría haber sido tan rápido sin él siquiera sentirlo? Chasqueó la lengua con un leve deje de irritación al tiempo en que sus labios se volvían a curvar de medio lado, encontrando la situación divertida. Con su mano revisó con cierto disimulo el bolsillo donde había estado la navaja con anterioridad, buscando aquella sensación de tan familiar material entre sus dedos. Balanceó el peso de su cuerpo de un pue al otro y terminó arqueando una ceja. —Por un momento, casi logró confundirme.— Comentó manteniendo el ambiente ambiguo mirándole significativamente.

¿Eso era un regaño? Más que un consejo, lo había tomado como un regaño y vaya, se sentía algo extraño ser hablado de esa forma cuando las clases habían terminado hacía bastante rato y la conversación no era exactamente del tópico de un profesor-alumno pese a seguir en las instalaciones universitarias. —A pesar de mis pobres reflejos, sigo aquí.— Añadió con cierto tono de malicia aunque predominaba su diversión ante el tema. —Por algo pasé su clase, ¿no? Además, no sólo cuento con suerte y créame que me he metido en un montón de problemas. No por nada trabajo en un bar bastante peculiar.— Se sentía bastante orgulloso de su capacidad de involucrarse en situaciones que la mayoría no desearía o simplemente no busca.



[ Hablo ] — [ Pienso ] — [ Actúo ]
[ Ficha ] | [ Cronología ] | [ Me? A Liar? ]
avatar

Salón :
2 A
Edad :
18
Dromes :
62725
Reputación :
7
Mensajes :
269

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: ¿Mi talón de aquiles? [Priv. Michail V.]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.