FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
Últimos temas
BÚSQUEDA DE STAFF
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
GRADUADOS Y
CONDECORADOS
Conectarse

Recuperar mi contraseña


De las montañas vine, a las montañas regreso [Minae]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado De las montañas vine, a las montañas regreso [Minae]

Mensaje por Taro Satsuma el Dom Ago 13, 2017 9:20 pm

Noche fresca, delatando la cercanía del invierno. Viento muerto, dejando al frío estático en el aire. Entre los densos bosques de la montaña, hay un pequeño claro que resalta por lo fácil de su acceso. Una pequeña cascada se abre paso entre las vertientes rocosas, desencadenando en la laguna que corona aquel claro, de escasa profundidad y ocupantes, cristalina e inmaculada.

Su piel pálida como la porcelana hace un enorme contraste con las oscuras agua, donde su cuerpo flota desnudo, vuelto hacia el cielo, rodeado por la estela de su abundante melena azabache. El agua ha de estar helada, pero él no lo siente, hace muchos siglos que se volvió indiferente a las temperaturas. Sumido en cierto trance meditativo, su mirada divaga por el cielo nocturno, totalmente despejado. Allí refulge una inmensa luna llena, rodeada por su manto negro, plagado de estrellas. Aquel es uno de los tantos espectáculos que sólo puede disfrutarse lejos de la civilización, quizás no el más bello, pero sí el más conocido. Deambulando por erráticos pensamientos, admite para sus adentros que son realmente hermosas. Pero para él son iguales que una rosa: Hermosas, pero efímeras. Muchos habrán contado emotivos relatos sobre el astro cielo y sus constelaciones, pero carecen de significado para él.

«Y acaso, ¿Qué tiene significado aún?»

Ahora un suspiro para sus adentros. No hace muchos días que ha despertado, pero aquella pregunta se hace más pesada con cada día en que no encuentra respuesta. No le interesa bajar las montañas y ver la nueva sociedad, ya ha asumido que su evolución es igual de nula. Se lo han demostrado los malvivientes que surcan las montañas, demasiado sucios e impuros para siquiera saciar su sed. Ese es otro punto importante, y aprieta los labios ante aquel recuerdo. Aunque ya es escaso, se puede sentir el sutil aroma de la muerte en el aire: No muy lejos se encuentra el cuerpo de un enorme lobo negro… si es que a esos restos se los puede llamar cuerpo. Prácticamente pelado hasta los huesos, escasos órganos quedan en su cuerpo. La piel, retirada con gran habilidad, se seca colgada al otro lado de la laguna, se volverá una bella y abrigada manta o alfombra. Taro se relame los labios, algo frustrado por el sabor que aún hace eco en su boca. No es lo peor que ha probado, pero dista mucho del dulce sabor de la sangre humana, algo que no ha recorrido sus labios por más de dos siglos.

Aunque su cuerpo se mantiene relajado, flotando sobre el agua helada, sus sentidos se tensan cuando sienten que no está solo. Fingiendo ignorancia, se mantiene inmutable sobre el agua cristalina, sintiendo el eco de un palpitar. ¿Un humano, acaso? El aroma no era muy diferente, y debió tragar saliva cuando ésta empezó a acumularse dentro de sus fauces. Escuchó atento aquella entidad acercándose, juzgando su actuar aún antes de que sus ojos pudiesen reconocerla entre las tinieblas de la noche.


- Mis palabras.«Mis introspecciones.»Mis acciones.

avatar

Dromes :
1785
Reputación :
0
Mensajes :
12

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: De las montañas vine, a las montañas regreso [Minae]

Mensaje por Minae el Dom Ago 13, 2017 11:09 pm

Aun cuando su departamento se encontraba en la periferia de la ciudad, el ruido que emanaba la ciudad era molesto en ocasiones. Por lo que había adoptado el hábito de salir fuera de este y aventurarse a caminar los alrededores donde era mucho más pacífico y podía mantener contacto con la naturaleza; los años pasaban pero su indiferencia a los humanos se mantenía intacta, aquellos rumores habían provocado que la azabache creara resentimiento ante esos seres, aun cuando estos ya habían quedado en el olvido.

En varias excursiones pasadas, había encontrado una pequeña cabaña alojada en medio del bosque, parecía ser un refugio de algún cazador; sin embargo, en ese momento se mostraba como si varios años hubiera sido abandonada por el dueño, continuo visitándola en diversos días para asegurarse de poder tomar posesión en ella.

Y hoy era el día, decidida a tomarse unas breves vacaciones empaco sus libros, frascos, ropa y algunos alimentos para su estancia. Dejo caer la noche para coger su gabardina que le ayudaba a mezclarse entre las sobras, aseguro su departamento con un pequeño encantamiento Kero, una alma invocada para servirle de guardián ante cualquier curioso. Sin dudar más tomo el medio más rápido para situarse en el lugar, no deseaba perder más tiempo para disfrutar la frescura del bosque y ese sombrío aspecto que lo rodeaba en la oscuridad, impaciente en el camino adentro su mano en su bolso para sacar su cuadernillo donde realizaba las mezclas de las pociones que solía realizar para repasar aquella ultima – quizá esta vez lo logre –musita emocionada.

Los minutos pasaron para que el camión la dejara en una parada en medio de la nada en la carretera, el conductor algo asustado y preocupado por la dama la cuestiono sobre su decisión, siendo entonces que la dama simplemente le miro de reojo dejando que una sonrisa ladina le contestara bajándose inmediatamente de este, colocándose de nuevo la capucha para adentrarse en los arbustos. Camino unos cuantos metros hasta apartarse de las luces de la carretera, se detuvo en medio de una arboleda llevo su diestra a su cintura soltando un suspiro – me perderé si continuo – cogió el pompero creando una diminuta burbuja, cerro sus ojos y alzo su diestra dibujando unos signos en el aire- Anig ramuf veknhig – un pequeño conjuro donde otorgaba una pequeña alma a la burbuja que le serviría de guía en el bosque, tomando una leve luz azulada la burbuja comenzó a andar siguiéndole la dama. El tiempo para que llegara a su destino fue poco, rápidamente la azabache acomodo sus pertenencias y se despojó de esa vestimenta pesada, quedando en su simple vestido de aspecto oriental.

Una vez terminados los arreglos decidió dar una pequeña visita a la cascada que se encontraba a unos cuantos pasos de la cabaña; cogió su bata, sus esencias florales para limpiar su cuerpo. El lugar era perfecto, escondido entre medio de arbustos, el sonido del caer del agua era relajante y tamaño del espacio era inigualable. Busco un pequeño estanque donde la profundidad fuera mínima que el agua le cubriera la mitad de su cuerpo sin que corriera el peligro de ahogarse, pues aunque fuera increíble ella no sabía nadar; se comenzó a desnudar dejando su ropa en una de las rocas, con cuidado bajo por estas tocando el agua con los dedos de los pies creando un estremecimiento por la temperatura –demasiado fría –murmuro abrazando su cuerpo una vez que se adentró al estanque, llevo sus manos a su cabellera deshaciendo las coletas dejando su extensa cabellera flotar en las aguas tranquilas – debería aprender a controlar el elemento del fuego – comento en su interior mientras tomaba un poco de sus esencias y bañaba su cabello.
avatar

Edad :
23
Dromes :
4212
Reputación :
0
Mensajes :
23

Ver perfil de usuario http://www.institutoroltakemori.com/u7442
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: De las montañas vine, a las montañas regreso [Minae]

Mensaje por Taro Satsuma el Lun Ago 14, 2017 2:35 pm

Ambientación:
http://www.dailymotion.com/video/x5wzx3r

Olfatea. Efectivamente, huele a sangre humana, pero…

«Hay algo extraño... no es sangre común.»

Se deja hundir bajo su propio peso, sumergiéndose en las heladas aguas. Sus ojos de vampiro abren las tinieblas sin dificultad; son aguas inmaculadas, la fauna parece evitar esos lares por alguna razón. Taro culpa a la serena aura que reina en ese territorio, es casi un santuario de las montañas. A pocos metros suyos, reconoce la pálida figura entre las aguas. Mientras sus instintos aprueban lo que ven, su razón se sorprende unos instantes. Calculaba su presencia mucho más lejos.

«La falta de buena sangre me está afectando…»

Protesta para sus adentros, rascándose la nuca. El agua empieza a removerse a unos metros de la mujer, delatando al vampiro acercándose a la superficie, y desde debajo de ésta surge aquel hombre. Remueve un poco la cabeza, sacudiendo su inmensa melena del agua, como si fuese un lobo secándose tras su baño. No muy lejos de la orilla, surgió del agua hasta los inicios de su pelvis, exponiendo su torso pálido y trabajado, sin una pizca de vergüenza por su obvia desnudez.

- Hey, mujer.

Exclamó en un tono grave, una voz profunda que venía desde el fondo de la garganta. Se corre los cabellos hacia atrás, para despejar su rostro y poder verla cara a cara. Es difícil decir si sus facciones son agraciadas o duras, pues contrastan sus rasgos naturales con lo estoico de su expresión. Lo que más resalta de su rostro son aquellos grandes ojos violáceos: No hay perversión ni malicia en aquellas orbes, y sin embargo, su fulgor es de una hipnótica intensidad, el punto más fuerte de sus encantos vampíricos. Más grande aún es el descaro de sus ojos, pues la analiza con la mirada en una seria expresión, tal parece que las normas de pudor no son lo suyo. Su piel parece albina, pálida como el mármol bajo la luz de la luna, lo que resalta aún más los relieves de su cuerpo ante las sombras nocturnas, y el brillo azabache de su inmensa melena.

- Es peligroso bañarse a estas horas, no es un bosque seguro.

Exclamó firme, sin recato alguno al inmiscuirse en los asuntos ajenos. Hizo un ademán con la cabeza para señalar a orilla a su izquierda, donde se encontraban los restos de un enorme lobo; había sido de al menos de un metro de altura. Luego de aquel consejo, se recostó de espaldas contra una de las rocas del claro, llevando los dedos a la nuca para tronarse el cuello. Se había quedado quieto más de la cuenta en esa agua helada.


- Mis palabras.«Mis introspecciones.»Mis acciones.

avatar

Dromes :
1785
Reputación :
0
Mensajes :
12

Ver perfil de usuario
VAMPIROS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: De las montañas vine, a las montañas regreso [Minae]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.