FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
BÚSQUEDA DE STAFF
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
GRADUADOS Y
CONDECORADOS
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Tierra a la vista [Priv. Noir]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Tierra a la vista [Priv. Noir]

Mensaje por Charlotte Wickham el Dom Ago 13, 2017 1:24 am

[ b]Siglo VXI[/b]

-Comandante- una voz se hacía presente en el puerto mientras ella estaba alistando todo con sus hombres para la próxima expedición.  Claro nadie iba a llamarla capitana fuera del barco, ese era el trato que habían hecho desde el momento en que la habían descubierto. –Tenemos un mensaje del Rey- el joven se disponía a acercase a la albina con un pergamino que tenía el sello real en él. Por su parte ella solo revoleó sus ojos al oírlo. No hacia ni falta decirlo, ella no se llevaba bien con el actual rey, además de que él sabía de su condición de mujer, pero por alguna razón la dejaba continuar en su posición de comandante de la fuerza naval. –Claro, ¿Qué dice nuestro querido rey?- una sonrisa forzada se formaba en su rostro mientras  tomaba el pergamino para abrirlo y leer su contenido e “inspirador” mensaje.

Mi querida Lottie

-….se salva porque es solo el rey- aquellas palabras sonaron casi inaudibles para los pocos presentes que la rodeaban mientras ella misma leía el maldito mensaje.

Debo pedirte que te dirijas a unos cuantos kilómetros al sur, vas a encontrar una pequeña isla que es de nuestra propiedad, es decir, lo será porque esa es tu misión, querida. Envié las cartas de navegación y coordenadas por parte de tu padre. Recuerda que podes dejar tu posición si esta no es de tu agrado ya que la otra oferta sigue en pie.

–Tsk… Tsk- “Este maldito como se le ocurre…” No podía decirlo en voz alta, pero su ira era notable en la forma como arrugaba el papel y lo presionaba en su puño por un momento. –Aghhhh- lo hizo una pelota y lo lanzó al mar descargando su enojo sobre el inocente mensaje, bueno inocente porque no había hecho nada malo, pero lo que decía en él era demasiado molesto para la joven.  –Tu…- señalo a otro joven que venía cargando barriles al barco y pasaba por enfrente de ella. –Ve a buscar ese mensaje, y rápido!- en ese mismo instante lo empujaba para que cayera justo al lado del papel. Apenas podía moverse en la fría agua y como pudo lo devolvió sobre el puente de madera.  Se acercó y tomó el papel para pasárselo a su mano derecha  y que lo guardara con los demás –Ya puedes volver a tus tareas, pero ni se te ocurra subir todo empapado de agua, Tsk..- Se dio la vuelta y observó al pobre mensajero que estaba perplejo ante el actuar del comandante, sabían que tenía  sus malhumores pero no entendía porque tan de repente. Mas eso era sencillo, la habían fastidiado, y de alguna forma iba a desquitarse, aunque claro nadie más había leído el mensaje a excepción de ella.

Tomó las catas de navegación y las coordenadas que el mismo mensajero había traído, por su parte ella no dijo nada y se dio la vuelta haciéndole un gesto con la mano de que podía ya marcharse. Subió al barco y se encerró en su camarote por uno minutos.  Además de la rabia que la estaba consumiendo en ese momento debía cambiar su ropa y volver a ser Charlotte. Cada que tocaban puerto la chica escondía su largo cabello entre su sombrero y usaba el traje de un hombre, pero cuando estaba en la jurisdicción de su propia nave volvía a ponerse cómoda.  Tocaron la puerta y al parecer se trataba de su hombre de más confianza, ella ya estaba cambiada y sentada en su escritorio planeando la invasión y la ruta más segura para llegar a la isla. No entendía cuál era la importancia, ni siquiera se trataba de un lugar estratégico, solo era un capricho más que debía cumplir. – Ilhan, puedes pasar…- su voz resonó en el cuarto, ya estaba más calmada y sus ojos no se quitaban de las cartas. El joven solo pasó y luego de estirar el pergamino mojado sobre las paredes de maderas se acercó al escritorio de la chica. Se trataba de uno de los jóvenes con los que ella había escapado de la peor noche de su vida, y como era de esperarse se habían vuelto buenos amigos.  –Saquen el barco del puerto con dirección al Sureste y bajen las velas,  de momento ese es nuestro rumbo- Solo se dedicó a dar la orden y continuar con lo suyo. Mientras tanto el otro chico en el cuarto sabía y al mismo tiempo no lo que pasaba por la mente de la albina. No era la primera vez que tiraba un pergamino al mar, por lo que sabía de su contenido de casi todos, cuando estaban secos lograba leer un poco de ellos. Ilhan solo asintió y salió del camarote, como siempre ya tendría su oportunidad de hablar con la comandante junto con una buena botella de ron o tal vez un té también.

Algunos días pasaron y ya se encontraban cerca de su destino, ella ya solo se encontraba planeando el ataque. Bajo su mando tenía otras 50 flotas más que venían acompañando su nave, claro todas estaba a su disposición y ella se comunicaba con los capitanes de las demás. –Antes de tocar puerto asegúrense de dividirse en dos grupos, en el norte de la isla está el puerto  por el cual se acercarán y asediaran la zona poblada, los demás iremos por el sur a tomar lo que haya hasta abrirnos paso y tomarla por completo. Tendremos dos frentes y para la cantidad de hombres que llevábamos será más que suficiente- Ese fue el comunicado que Ilhan escribía en los pergaminos mientras la otra dictaba en su camarote. Los pasarían a los otros barcos y pondrían el plan en marcha de inmediato.

Al llegar todo había sucedido como lo tenía pensado, en el norte el asedio estaba ganando, solo ahora invadirían por tierra y esa misión la encabezaría ella misma, pero de ninguna manera cambiaría su ropa, aquellos que la acompañaban la conocían, siempre llevaba a la misma gente con si  misma y esa era su garantía de que la conquista  sería un nuevo logro para ella y una nueva adquisición para el reino y el est#@!* rey. –Muévanse malditos, que a este ritmo solo les estaremos dando más esperanzas de las necesarias- No estaba gritando pero si lo decía en un tono fuerte a viva voz para que todos la oyeran y encontraran su motivación o de otro modo se la verían con ella cuando regresaran. Y por supuesto que regresarían porque la orden era no morir, pero como siempre los débiles no podían cumplir con su promesa y terminaba perdiendo a algunos de sus hombres en el camino.

Tomó su caballo y comenzó a adentrarse por lo caminos sobrepasando a los soldados, ella iría al centro de la isla, mataría al cabecilla importante del lugar y así solo quedaba adueñarse del lugar. Sin líder no hay nada que hacer. Una construcción grande pero normal, de piedra y madera se veía a lo lejos. Ese era el lugar, estaba segura porque era el único que se veía tan importante, las demás dejaban mucho que desear. Sonrió victoriosa y aceleró el paso con su caballo hasta aquel lugar.


Narro -Habla- "Piensa"


We march to victory or we march to defeat...
But we go forward, only forward
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
3086
Reputación :
1
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Tierra a la vista [Priv. Noir]

Mensaje por Noir el Dom Ago 13, 2017 4:48 pm

Había que decir que esta vida que Noir vivía, era compartida junto a un Master que nunca le había terminado de agradar del todo. No se llevaban dentro de lo que considerarían "Bien" ni tampoco se agradaban entre ellos los métodos que tal o cual prefería utilizar, más, sin embargo, desde que habían formado aquel pacto se habían comprometido a servir uno fiel al otro. A pesar de que tuviera una forma de actuar, pensar y ejecutar bastante distinta a la que su propio Master tenía, hay que decir que su postura terminaba siendo similar en muchas ocasiones, sin duda una mezcla bastante rara para Master y Servant que no siempre terminaba bien pero cuando así era, de verdad que todo salía a la perfección. Aquel Mago al cual servía había estado desde hace un tiempo tratando de prevenir una tal "Guerra mágica", causada entre distintos clanes de magos debido a la gran tensión que existía entre una cantidad de bandos desconocida. Tanto el cómo Noir llegaban a entender lo delicada de la situación y como el más mínimo error entre cualquiera de los mismos bandos podría desencadenar una serie de acontecimientos que, en el peor de los casos, podría terminar perjudicialmente para una gran parte de la humanidad. 
 
Pero… ¿Como es que podían prevenir aquel catastrófico suceso? 
 
Esta tensa situación era claramente movida por los intereses personales de aquellos en el liderazgo en busca de más recursos o simplemente mayor poder, más concretamente en ciertos objetos con grandes capacidades mágicas...o destructivas. ¿Cuál fue entonces la decisión que tomó para forzar a aquellos bandos a dejar aquellas discusiones y posibles futuros enfrentamientos de peligro? Simplemente, una distracción, un enemigo en común. El mismo, junto a su Lancer Noir, fueron los responsables de ello. Empezaron a moverse en "Secreto", atacando y robando aquellos objetos a todos por igual, causando muertes discretas y aparentemente "Sin rastro", aunque siempre dejaban pistas a propósito...pistas tan mezcladas y variadas que les impedirían empezar a acusarse entre ellos mismos y en vez de eso, obligarlos a empezar a unir fuerzas para descubrir quién es qué estaba tras esos clanes mágicos. Principalmente, se encargaban (O más bien, Noir se encargaba) de asesinar a sangre fría a aquellos que su Master denominaba "Parásitos", quienes vendrían siendo las personas de influencia que más influían a favor de la guerra, aquellos que más la alentaban, focalizándose sobre todo en aquellos seres corruptos al liderazgo que buscaban principalmente una excusa para saquear y obtener ganancias personales. A pesar de que sus fines eran nobles, fue algo que Noir nunca pudo terminar de aceptar y nunca le terminó de agradar de recordar, puesto que no se podría negar que personas inocentes tuvieron que fallecer en el proceso. 
 
Sin embargo…era un Servant, gracias a los hechizos de comando, no tenía opción. 
 
El tiempo había empezado a pasar, cada vez aquellos clanes se unían más entre ellos hasta acabar siendo una alianza a la cual, Noir poco a poco ya simplemente se volvía incapaz de atacarlos. Es claro que una vez sus acciones pararon, aquella alianza se empezó a desvanecer y un leve resentimiento quedó entre ellos, sin embargo, habían evitado aquella posible guerra.... y ahora, en cambio, tanto Noir como su Master, eran buscados por cielo en tierra, aunque afortunadamente todos aquellos objetos de poder habían quedado ya para sus ojos "Perdidos en la nada". Dese ese día ambos tuvieron que adoptar una postura y forma de vivir mucho más nómada, no podían quedarse mucho en un sitio tanto por la exhaustiva búsqueda que tenían detrás, como por la razón de tener que esconder aquellos objetos en su poder. Tardaron unos cuantos meses, más sin embargo llegó el día en el que ellos consideraron, estaban ya a salvo y en buenas manos, sus aliados. Así lo habían creído, hasta que luego de un largo tiempo...un ave entrenada por quienes custodiaba una de esas tantas zonas, llegó a las manos de su Master con un pequeño mensaje atado en su pata.

- ¿Qué sucede, Master? - Preguntó Noir al observar su cara de seriedad producida instantes después de leer aquella simple nota.

- …. Tendremos que ir a uno de los sitios donde dejamos las armas - Repuso con cierto disgusto y volteándose a la ventana- Me informaron que Britania los ha invadido.

- ¿¡EH!? ¿Qué dices? ¿Crees qué el clan que habitaba allí se hayan…?

- No, hasta donde se no tienen nada que ver - Soltó en un profundo suspiro – Por lo que sé, no tuvieron nada que ver. Sin embargo, no podemos permitir que los británicos las obtengan, tarde o temprano caería en manos de "Ellos" y todo volvería a empezar...Iremos de inmediato – Dijo mientras miraba de reojo a Noir, quien asintió con la cabeza afirmativamente - Nos llevaremos esas cosas y ayudaremos a sus guardianes a escapar. Tú los distraerás, ¿entendido?  

- Entendido, Master.

- Solo... recuerda no exagerar. A ojos de todos serás un humano, y es mejor que sigan pensando eso. No utilices a Draktharr de no considerarlo totalmente necesario, ¿Entendido?

- … Entendido, Master - Repitió, no del todo conforme, pero sin elección alguna.

Poco tardó su Master en comenzar a preparar los círculos mágicos y terminar los preparativos para llevar a cabo una teletransportación hacia esa pequeña isla que estaba siendo víctima de la invasión. Una vez estuvieron allí, acordaron su plan. Su Master se encargaría junto a sus aliados de encontrar y tomar cada una de las armas allí escondidas y reunir a cada aliado que pueda llevarse consigo mientras Noir, defendería la zona como si se tratase de otro guerrero más. Su misión aparente sería la de defender las zonas más importantes de aquella isla, donde se deberían de encontrar los principales líderes, mientras que su verdadera misión oculta sería evitar que aquella isla sucumbiera por el momento, mantenerla peleando para hacer tardar más el avance del ejército británico que parecía tener una victoria inminente. Habiendo cada uno alistado sus posiciones, preparando un punto de encuentro y marcando específicamente puntos de los cuales no podrían alejarse demasiado para no interrumpir la transmisión de maná de Master-Servant, ambos se dispusieron a separarse, cada uno por su lado. En el peor de los casos, tendrían que tomar una distancia mucho mayor durante el menor periodo de tiempo posible, o simplemente usar un hechizo de comando, algo que ambos creían y esperaban que no llegase a ser necesario del todo.

Esperó desde las alturas de aquella estructura que su Master le había pedido que vigilara, viendo como el ejército enemigo se acercaba peligrosamente a ella. Pudo distinguir como una figura se acercaba mucho más veloz que el resto de sus compañeros: La figura de una chica bastante joven en comparación, la cual iba a caballo. Se le quedó viendo, observando cómo se acercaba, sin mover el más mínimo músculo. Esperó y esperó hasta que la chica llegase, un poco más apartada del resto, para entonces lanzar su lanza en dirección al caballo, o mejor dicho un poco por delante de él. La lanza se incrustó en el suelo ferozmente a unos pocos centímetros de distancia del caballo, forzando al mismo a detenerse o quizá, incluso a asustarlo u caer – Lo siento, señorita - Dijo el alto hombre de negro y cabellos casi blanquecinos bajando del techo de saltos y saltos, hasta terminar en el suelo, jalando de la cadena que la lanza tenía atada y causando que la misma llegase a sus manos – Pero no puedo permitir que sigas avanzando – Una vez tuvo la lanza sujeta, dio un rápido movimiento con su brazo, causando que la cadena girase y se enrollase de nuevo alrededor de su cuerpo, tanto en brazos como piernas y torso.

"¿Serás una líder, o ....." Pensaba a medida que tensaba su cuerpo y sujetaba firmemente su lanza, analizando las reacciones que su contraria pudiera tener "....¿Una soldado entusiasta?".


○ [Byakuran Gesso] ahora es [Noir]
Don't make me angry...:
avatar

Dromes :
8521
Reputación :
1
Mensajes :
32

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Tierra a la vista [Priv. Noir]

Mensaje por Charlotte Wickham Ayer a las 6:20 pm

Su carrera era mucho mas apresurada que la de los demás y se mantenía adelante para poder llegar a aquella estructura. Tenía en mente que no sería fácil tomar el lugar por si sola, seguramente iba a haber mas de una persona que estuviera aguardando por la llegada del ejercito. Pero para ella no era problema, los hombres que se ocuparían de aquel sector junto con ella llegarían en algunos minutos mas o menos, nada que ella  no pudiera manejar por si misma. “Veamos que tanto sabían de nuestra visita…” pensaba mientras esbozaba una sonrisa en su rostro. Observaba a sus lados intentando ver que no se tratara de una emboscada a la que se estaba metiendo. Hubiera sido un gran plan el que la estuvieran esperando todos escondidos mientras ella sola se metía en la zona, la rodearían fácilmente, mas a la vista estaba que eso no era así.

Había dos opciones en su mente, o no tenían los suficientes hombres como para distribuirse por toda la isla o en realidad la mayoría de encontraban defendiendo el norte que se encontraba en medio del asedio por los barcos y demás hombres que ella había llevado a escena. La vegetación era  bastante espesa en la isla, pero eso no afectaba al área que se encontraba la construcción, parecía estar escondida por  alguna razón ¿Qué podía haber tan importante allí? ¿Oro, algunos documentos importantes o simplemente alguna reliquia del lugar? De tan solo pensarlo eso le intrigaba  más y sus ganas por averiguarlo crecían a medida que se acercaba. A unos pocos metros de la entrada la albina pudo divisar un joven bajando desde el techo de la antigua construcción a la vez que una lanza caía al suelo y se clavaba justo en frente de su caballo el que asustado por la repentina caida del objeto se había posicionado sobre sus patas traseras levantando las de a delante en el aire. Charlotte hizo que el animal virara a un lado rápidamente, ya que no quería quedarse sin su corcel a tan temprana hora del combate. Tenía que supervisar la invasión y para eso lo necesitaba o solo iría más lento  una vez que terminara con el joven que al parecer defendería ese lugar.

Se deshizo de su montura y bajo de un salto del caballo mientras a este lo dejaba lejos. Su mano derecha se posó en una de sus dos espadas precisamente en la que era más delgada como un sable de esgrima y se encontraba en su lado izquierdo. Su otra mano rápidamente se posaba sobre el arma de fuego que se encontraba en su saco, mas aun no tomaba acción con esta, solo la sostenía a un lado. Vio como una cadena estaba sujeta a su lanza, y esta a su vez la mantenía sobre su cuerpo por el momento. -Deberías huir en cuanto puedas, no hay nada por hacer ya- respondió mientras se acercaba unos pocos pasos más al sujeto hasta guardar una distancia prudencial, aunque sabia que con esa cadena se encontraba dentro de su rango. -Se que este es su hogar, y nadie dice que no puedan vivir en él, solo habrá unos pequeños cambios-sonrió maliciosamente desbordando su característica seguridad que poseía.

Si bien las conquistas eran lo suyo y ya había estado en demasiadas batallas, no le gustaba la idea de masacrar a la gente a la que se enfrentaba, pero claro ¿Quién aceptaría pacíficamente? En verdad no conocía a ninguno, mas por intentarlo no perdería nada, después de todo le gustaba ser generosa en algunas ocasiones y a diferencia del día en que habían partido del puerto eso día se encontraba de bastante buen humor. – El rey de Gran Bretaña ha reclamado esta isla como su territorio, o se rinden o tendrán que sufrir las consecuencias de oponerse- aquellas palabras “Aghh” cuantas veces la había tenido que decir a lo largo de todos estos años. Era prácticamente en automático que esas palabras salían de sus labios a la hora de pasar el mensaje del querido monarca a los habitantes del nuevo territorio, raras eran las ocasiones en las que dejaban a alguno de los habitantes originarios por si acaso se les ocurriera armas algún tipo de revolución y valerse por si mismos, pero bueno a veces hacía un par de excepciones, además de que este lugar no parecía estar muy llena de guerreros.

Tomó de su sacó otro pergamino que mostraba la proclamación del rey, al final del mismo se encontraba la firma y el sello de la marca real como se acostumbraban. Charlotte pensaba que mostrar aquel documento era una pérdida de tiempo ¿A quién le importaría el mensaje que mandaba un tipo que ni siquiera se hacía presente en el lugar? Solo seguía ordenes, y por protocolo era lo primer que debía hacer como un alto rango. Ya le había dado su tiempo de retirarse, si ello no ocurría no le dejaba más opción que abrir fuego –Si no te vas supongo que entonces te vas a oponer- comenzó a caminar camino a él mientras tomaba su pistola y le apuntaba desde una distancia de unos 10 pasos. No estaba tan lejos como para no atinarle, pero le devolvería el favor de lanzarle la lanza cerca suyo. Bajo su pistola a la altura de los pies, y apunto al costado más cercano, allí donde solo había una diferencia de 1 o 2 centímetros. Apretó el gatillo y el proyectil salió dirigido al suelo donde un poco de tierra se levantó del lugar en el momento en que impacto. –Esta es la última oportunidad, la próxima te aseguro que no la voy a fallar- sonrió mirándolo fijamente a los ojos, manteniéndose atenta a cualquier reacción que el pudiera tener para con ella.


Narro -Habla- "Piensa"


We march to victory or we march to defeat...
But we go forward, only forward
avatar

Salón :
Universitario(a)
Dromes :
3086
Reputación :
1
Mensajes :
16

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Tierra a la vista [Priv. Noir]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.