Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Octubre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!



TRAMA
Mythological
Prince's Search

POR Zackary Argyreon
BÚSQUEDA
Búsqueda de un universitario
POR Rudi Di Costanzo
LIBRE
Se ofrece rol dragonil
POR Skye D.
BÚSQUEDA
Búsqueda de un
ardiente dragón

POR Nekushi Kuishiro
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas
» Descendants [Mudanza - Af. Élite]
Ayer a las 8:36 pm por Invitado

» Cree, en que Él, tu y yo, somos reales [Priv. Nero]
Ayer a las 8:26 pm por Nero Angyros

» Ryou Ice (Ficha)
Ayer a las 7:13 pm por Alice Donakis

» Reserva de físicos
Ayer a las 5:44 pm por Alice Donakis

» BÚSQUEDA DE ROL {4/6}
Ayer a las 1:31 pm por Jestro Jokster

» Se ofrece rol dragonil. Tema libre ya publicado.
Ayer a las 9:13 am por Skye D.

» CAMBIO DE NICK
Ayer a las 4:19 am por Dylan Walker

»  Vacations or adventure in the sea [Priv. Tooru Honda]
Miér Oct 17, 2018 11:20 pm por Tooru Honda

» —ID— Mihail
Miér Oct 17, 2018 8:56 pm por Alice Donakis

» LIBRO DE FIRMAS
Miér Oct 17, 2018 12:46 pm por Yuuma Nakahara



MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!
TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡TAKEMORI TE DESEA LO MEJOR!






Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Evento La Melodía del Laberinto de Estrellas. [Evento ŌJO O TASUKEMASU]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Vie Ago 04, 2017 11:43 pm

Recuerdo del primer mensaje :

-Las luces de colores estaban por todos lados, llevando sus ojitos grises de un lado a otro. Los pasos y pirotecnia ligera marcaban un ritmo agitado pero agradable, las risas y  charlas animadas entonaban la melodía perfecta de diversión y salutación, las personas escribiendo papelitos y colgándolos danzaban entre la esperanza y los buenos deseos. Cada pieza, componía la sinfonía más contagiosa: la felicidad y el entusiasmo del festival de Tanabata.


Sus pasos inseguros por el calzado novedoso, la llevaban lentamente en cada puesto, comprando con prudencia, sonriendo con recato a los dueños y a quien le dirigiese la mirada. Había niños intentando atrapar pececillos coloridos, que parecían tener dificultad con uno en particular. Curiosa, la joven se acercó sonriendo, inclinándose para verlos jugar, notando que todos los pececitos se amontonaron justo frente a ella, cual si tuviese un imán para atraerlos. Se incorporó, quizá en la sospecha de que había algo bajo sus pies que no estaba bien, haciendo que los pequeños vuelvan a su ir y venir inquieto por los esfuerzos de los infantes. Miró al dueño, que seguía animando a los niños y llamaba a más personas. Quizá había sido… su imaginación.


Quizá un poco de comida le sentase bien. Avanzó cautelosa entre la multitud, hasta dar con un puesto de mitarashi dango.-… uno, por favor… - pidió a la hermosa mujer que le atendía, vestida de seda roja y maquillada como muñeca. Ayiw se sonrojó cuando le sonrió, haciéndola apartar la mirada, en lo que buscaba para pagar. - … g-gracias… - murmuró al alzar la mirada para el intercambio, encontrándose con un ancianito vestido para su labor de cocinero y vendedor. Separó los labios, en lo que dejó sin omitir palabra alguna el dinero en la mano del hombre,  retrocediendo varios pasos sin quitarle la vista a quien continuó atendiendo.  Tuvo un escalofrío y, por inercia se llevó el dango a los labios, en lo que volvía a avanzar entre las personas. Volteó una vez hacia el hombre, que parecía tener una mano extra, en su habilidad para atender.


Sintió el agridulce agradable de la salsa de soja azucarada, lo que ayudó a darle calma, haciendo que se centre en lo novedoso una vez más. Toda aquella tradición era nueva para ella, la ropa era nueva así como la comida, la bebida, las personas. Siendo la primera vez en un festival tan grande, deseaba explorarlo todo. Un puesto asediado por niñas, la hizo detenerse. Eran muñecas, hermosas muñecas de porcelana, vestidas con colores vistosos y elegantes. Se inclinó para mirar de las más pequeñas, las más costosas, con sedas teñidas a mano, bordes dorados de labor artesanal, y rostros tan pulcramente labrados, que los ojos parecían brillar al devolverle la mirada, y los labios rojos, devolverle la sonrisa.  Por inercia se acercó un poco más hacia el rostro artificial, antes de notar que, no solo eran los labios moviéndose frente a sus ojos, sino una voz diciéndole, claramente: “Ayúdame”.


Se incorporó de golpe, asustando a las personas a su alrededor. Contuvo la respiración, mientras miraba con ojos abiertos desmesuradamente la muñeca estática, vestida de rojo. -- miró a las niñas a su lado, que seguían dando atención a muñecas más grandes y menos delicadas. La vendedora, incluso, parecía más atenta a que no ensucien quienes tocaban que a las muñecas.
Avanzó con toda la velocidad que pudo, sin dejar de mirar aquella muñeca sobre el hombro. Quizá… esos dango tenían algo a lo que no estaba habituada y… y le estaba haciendo ver cosas. Se detuvo, con la mano libre sobre el corazón, intentando sofocar el veloz bombeo. Se debía calmar. Chasqueó con la lengua y volteó para continuar.


“¡Ayúdame, por favor…!”


El resuello silbó en su garganta al cruzarse con la mujer del puesto de dangos estirándose para tomarle el rostro, justo frente a ella. Retrocedió con brusquedad, torciéndose el pie, chocando con alguien a quien se aferró con fuerza para no caer. – L-la mujer…  - murmuró volteando a buscarla con la mirada, encontrándose el espacio vacío. Su corazón dio un vuelco, sin notar que sus manos se apretaban,  atrapando la ropa de un desconocido, mientras volteaba a un lado y a otro, a por la mujer vestida de rojo. - … usted la vio ¿verdad? – volteó a buscar a apoyo en, prácticamente su prisionero. – Dígame que usted ha visto a la mujer de rojo… - en una súplica, los ojos se le llenaron de lágrimas, buscando alguna prueba de no haber caído en la locura.-


Última edición por Bubymisibunny el Dom Ago 06, 2017 5:40 pm, editado 1 vez (Razón : Firma. Gracias por el aviso.)
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 19 Dromes : 235840
Reputación : 10
Mensajes : 819
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo


Evento Re: La Melodía del Laberinto de Estrellas. [Evento ŌJO O TASUKEMASU]

Mensaje por Invitado el Miér Ago 23, 2017 2:40 pm

Como un niño se inspira con ver a una tienda de dulces mover sus carruceles coloridos en sus narices provocó una gran sonrisa en Mozart. El ánimo de la chica, la noche en conjunto con las estrellas enmarca la presencia entera de Ayiw tal cual  el aura haría, simplemente hermosa. Sus acciones bailaron con respecto a las de ella. Cerró los ojos y sujetó sutil su pecho de una pequeña sonrisilla justo antes de extender sus manos tal cual  en un teatro. Los abrió con amor a causa de escuchar  la melodía del romance.

"Lo escucho Ayiw, tus sentimientos, sus deseos. No solo los tuyos. Aquellas sensaciones de los amantes atravesar nuestros subconscientes y ordenarlos a su conveniencia una unión con la música."


Entonces, Wolf rió suave, divertido, enternecido por todo. Las luciérnagas  que reposaban levantaron sus alas con tanta sincronía justo antes de elevar su vuelo. Sólo necesitaba cuatro golpes al aire de una batuta imaginaria para así hacer brillar las estrellas como adornos de navidad. Extendió sus manos hacia arriba rápido y luego hacia los lados alejando sus manos del frente, las movió de tal manera  si con esto comandara las estrellas, para luego, juntarlas con delicadeza hacia el frente en el que comenzó a mover el ambiente. Unos rayos de luces danzaron al rededor, casi como si fuera magia y así de tal manera como los músicos del festival del mundo real tocaron una cálida melodía abrazó todo el espacio. El río brillaba al compás de la luna y las luciérnagas atrajeron un montón de amigos.

Ambientación:

-¡Ayiw. La melodía es la única que escucharás. Transmitela. Conmigo! -Sonrió en grande. Sus movimientos eran como los de una doncella japonesa.

-Esto es... ¿Magia? -Susurró la princesa mientras observaba con rapidez cada movimiento luminoso. Sentía paz ella, sentía tanto amor. miró a su amado y de una sonrisa cerró los ojos. Ellos se entendían perfectamente, después de todo el final de su hilo rojo estaba en el meñique de el. Una vez la melodía comenzó  la princesa apoyó la Melodía con  su voz cuando la flauta sonó por segunda  vez.

Las flores de los pétalos danzan
asi como tu
mi corazón trabaja con mi dia diario.
Cada parte de mi, sueña y  cose el telar de mi destino
Cada petalo de el arbol, vieja tan suave posible
cada brisa de esta
...
Te entrega todo mi labor.




La princesa abrió sus ojos suavemente, Sabía que aquellas palabras cantadas al ritmo de una flauta creada por aquel compositor  su verdadero amor estaría cantandolas al mismo tiempo de ella. Se amaban y se confiaban tanto uno al otro. Mozart miró a Ayiw, esta melodía sería perfecta si todos aportan. Si, las luciérnagas amaban la voz de la castaña. Ellos volaban pero aún no se juntaban para hacer el puente.

-Ayiw...- Cerró los ojos un momento, sonreía con ternura.- ...Adorna este árbol. -Susurró.
avatar
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Evento Re: La Melodía del Laberinto de Estrellas. [Evento ŌJO O TASUKEMASU]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Sáb Ago 26, 2017 10:01 pm

- Cerró los ojos un momento y todo se tornó en blanco. Estaba en un salón grande, con paredes blancas, piso y techo de color oscuro. Estaba en una habitación donde tomaba clases de música desde pequeña, allá en Rusia. Entró su profesor, de largos cabellos oscuros recogidos en una coleta alta, mirada tan seria y fría que solía silenciar ante la atención pasajera del soslayo, pero que parecía brillar al verla a ella, tan pequeña y enérgica, pero tan prolija y.... prodigiosa. 


"Recuerda... a veces la mejor armonía, es la inarmonía..." había dicho en una ocasión, sentados uno al lado del otro frente al piano blanco de cola de la niñita "al componer puedes poner en orden cada matiz, cada nota y cada tempo. Los compaces son tus dominios y puedes hacer y deshacer. Pero hay ocasiones, donde de la composición nace la maravillosa improvisación... y ocurre todo lo contrario" el hombre esbozó una sonrisa, elevando casi imperceptiblemente las comisuras de los labios al ver la mirada ilusionada y atenta de su pequeña alumna "la melodía se torna en un laberinto, y en cada dirección que tomas, cada compás con el que te encuentras, es una maravilla milenaria que necesita ser interpretada... Solo debes tener cuidado de no perderte..." acarició su cabeza  y se colocó en pose indicada para comenzar a tocar "... pero no temas. Si interpretas, si cantas lo que te encuentres en el camino del laberinto, no podrás perderte"


Abrió los ojos y comenzó a cantar sin pensarlo siquiera, en lo que miraba a Hikoboshi para que le ayudase a marcar el ritmo con sus palmas. Debían estar todas las partes al menos al principio. Comenzó con suavidad en la medida que notaba cómo los tonos altos y bajos afectaban la actividad de las luciérnagas, cómo un piano o un forte modificaban la dinámica de las luces... y para darse el tiempo de escuchat y deleitarse con la interpretación de la princesa. 


Los ojos se le llenaron de lágrimas en lo que podía percibir la pureza del sentimiento que unía a esas dos personas. ¿Eso era amor verdadero...? Si es que lo era... ella jamás lo había experimentado, nunca. En la maravilla de poder percibir algo tan... precioso como el amo que se tenían Orihime y Hikoboshi, continuó cantando con voz clara la melodía... logrando que las luciérnagas se acomoden en una línea no muy gruesa, que surcó de lado a otro el río oscuro. 

"Ayúdame... sé que si dejo de cantar, ellas se dispersarán..." pensó en lo que miraba a los ojos, del otro lado, a Wolf, antes de tomar a Hikoboshi y guiarlo hacia el puente, sin dejar de cantar en ningún momento, salvo por cortas respiraciones. Lo miró un momento  y sonrió, antes de empujarlo suavemente hacia el puente.



De verse disperso e inestable, a penas Hikoboshi puso un pié en él, pareció dejar quietas a los insectos, que sostuvieron perfectamente su peso. El pastor dio otro paso, vacilante, pero envalentonado ante el deseo de abrazar a su amada. Todo sería igual de firme como si estuviese en la rivera, por lo que tomó impulso y corrió hacia ella. - 


¡Orihime...! - gritó con fuerza corriendo directamente hacia ella. A penas la tuvo en frente la miró fijamente, desesperado, cada detalle de su rostro, con manos temblorosas. - ... mi querida princesa...- masculló con la garganta estrangulada, sin saber qué hacer en ese momento si tocarla o qué hacer, sintiéndolo todo como un sueño.-
avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 19 Dromes : 235840
Reputación : 10
Mensajes : 819
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Evento Re: La Melodía del Laberinto de Estrellas. [Evento ŌJO O TASUKEMASU]

Mensaje por Invitado el Dom Ago 27, 2017 1:31 am

Ultima melodía:

Por fin estaban juntos. Si. La princesa corrió a por su amor verdadero sin pensar en ningún momento en que las luciérnagas la traicionara y la dejasen caer en el río. Sabía desde un principio que así como las urracas fueron casadas y espantadas  la naturaleza con ayuda del espíritu de libertad y amor de otros seres con grandes deseos y metas podrían ayudarla a unir las piezas del puente que  unía las orillas del río. Ella soltó lágrimas sin detener su canto hasta caer en los brazos de su amado pastor. Allí ambas voces se vincularon y cantaron una sola melodía, esta vez la continuación de la letra de Ayiw dirigió. Moz de a  saltos se adentra en el escenario quedando justo de frente a los cálidos ojos de la castaña. Él le sonrió muy divertido, sin soltar la batuta y sin mirar hacía abajo sujetó su propia frente y bajó la mirada ocultando sus ojos cristalizados por la emoción.

Las luciérnagas  crearon un soporte individual a cada uno, tres en realidad. Ellas se encargaron de elevar a cada uno a los cielos nocturnos estrellados alejandolos de tierra firme. Las estrellas se movieron, llovieron cometas y rafagas de estrellas fugaces danzaron por todo el horizonte. La música rodó por sí sola. Mozart tras sentir como cada uno se elevaba como bombas de jabón al infinito  bajó sus manos hacía los lados tratando de conseguir el equilibrio. Su compañera se había perdido tal cual como él mismo se perdió tras no escucharla. Buscó con la mirada encontrándose flotando gracias a las luciérnagas. Extendió sus brazos y de un salto temerario tiró su cuerpo hacía ella consiguiendo abrazarla y acercar la cabeza de ella hasta su pecho descansando su nariz en el cabello castaño de ella.

-Oh Ayiw. La música no es mas que un laberinto de emociones. Si te pierdes es porque no la escuchaste con el corazón. Si la encuentras, sin dudar, será como encontrar la felicidad. -Levantó la mirada hacía la pareja que como dos plumas danzaban  mientras ascendían a las estrellas. Brillos emanaba, caricias suaves entre ellos afloran.

El cielo poco a poco se aclaró dando paso a pequeños altos de pa pareja entre las nubes. Estos tenían algo mas importante que hacer. la princesa postrada entre una nube llena de estrellas tomada de la mano de su amado observó con felicidad profunda a sus salvadores. El espacio en el que se encontraban todos era mistico, inexplicable, como si estuvieran flotando en el espacio nocturno. levantó su mano, la cerró con suavidad y sopló  su palma hacía Ayiw y Wolf, miles de estrellas se dispersaron al rededor de ellos dos, telares rojos de seda  fueron usados como  un portal. La mision estaba lograda.


"Gracias a ustedes dos... Puedo escapar con mi amor. Sé que él será fuerte y enfrentaremos a mi señor. El y yo nos amamos. Y mi padre no es malo. Me distraje y el tambien. Seremos mas cuidadosos para que las urracas nos ayuden de nuevo... Muchas gracias mis guías" Lágrimas de felicidad descendieron por la pálida mejilla de Orihime. Ella abrazó a su amor y volvió a mirarlos enternecida. Ese era su lugar.


El espacio tiempo creado por viajar en el tiempo tras aceptar la tarea impuesta por quienes solo pueden escuchar la melodía había acabado. Era hora de regresar a casa. Un deseo será concedido a cada uno de sus ayudantes siempre y cuando  lo escriban en lo mas alto de un bambú. Los amantes de las estrellas tan felices por encontrarse lo harán realidad. Solo, escuchen siempre su melodía.

-Creo que... Lo hicimos. -Mozart miró a Ayiw quien suave soltó a la chica de entre sus brazos. Acarició sus hombros bajando hasta sujetarla de las manos tal cual a una princesa. Risas rompieron el momento. El compositor no pudo evitar reír.- Parece todo esto un cuento de hadas.

Poco a poco el lugar se fue tornando oscuro y un rayo de luz adorno el telar rojo. Este marcó la salida al mundo real.

-¿Tu que dices? -ladeó su rostro en pregunta. Estaban a pasos de despedirse de el mundo antiguo de japón y de la princesa y su verdadero amor.
avatar
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Evento Re: La Melodía del Laberinto de Estrellas. [Evento ŌJO O TASUKEMASU]

Mensaje por Ayiw Kryomi el Miér Ago 30, 2017 9:56 pm

- Sintió un repentino cansancio, como a cada nota que saliese de ella, tomada por una luciérnaga enfilada sobre el puente luminoso, tomase un pequeño cuánto de sí misma... como si la energía sobre ella se fuese por medio de la música y la luz. Ella estaba formada de esas cosas, lo sabía porque la luz de Luna la fortalecía y la melodía de Naturaleza le daba vida. Era casi una cuestión literal... ¿Por qué... entonces de su tan abrupto cansancio...? 

Parpadeó, sintiendo la vista nublada, distinguiendo en un punto difuso la cabellera rubia de Wolf. De súbito, el suelo bajo sus pies, dejó de ser el firme borde del río, para tornarse en algo cálido y algo mullido, como caminar sobre hierba tierna, lo que casi le hace perder el equilibrio. Miró alrededor, sorprendida, de la repentina "voluntad" de las luciérnagas, llevándose con ellas también a los dos músicos. Y solo cuando sintió la melodía haciendo eco  en el movimiento de las luciérnagas y resonando en las estrellas que poco a poco les rodearon, acalló su cantata, pudiendo apreciar la que interpretaban los dos enamorados. 

Describir en palabras, la maravilla del espacio y de la noche, entre cuerpos luminosos y constelaciones danzantes en celebración al reencuentro de dos seres que se aman de la forma más profunda y pura... sería malgastar palabras, la verdad. Quedó obnubilada por la belleza del rededor, pudiendo tatuarlo en sus pupilas, pues dudaba poder olvidar algo tan fantástico como aquello. Notó que por encima de ella estaban Orihime, aferrada con ambos brazos a Hikoboshi, quien no hacía más que abrazarla y depositar suaves besos en su cabeza y frente. Y cuando volteó a buscar a su compañero... -

¡Wolf....! -a penas le sintió tan cerca, en automántico, lo abrazó, hundiéndose en su pecho, realmente feliz de poder estar nuevamente, junto a la persona con la cual había entrado en aquel mundo tan diferente del que pertenecían en realidad. Algo percibió... que quizá buscaba poder escuchar: un latino fuerte y vigorozo, como el propio que emocionado por todo lo vivido bombeaba con velocidad y vida... más nada de eso encontró en el pecho del joven. Ante sus palabras, solo pudo sonreír, en lo que volvía a dirigir su mirada con parsimonia hacia arriba. Ella le hablaba algo... algo que no podía comprender del todo. Sus ojos parpadeaban con lentitud y el poco calor que sentía por el abrazo de Wolf, parecía relajar aún más su cuerpo. Cabeceó una vez, antes de sentir que el rubio la soltaba. Escucharlo la hizo sonreír ampliamente, haciendo que hasta las estrellas y los astros la mirasen de soslayo... 


Parecía más bella en sus horas de dormancia. - Lo... hicimos... - repitió y percibió que algo sucedía... ¿Qué era aquel torbellino rojo que pareció acercarse a ambos, como pidiendo permiso antes de proseguir? Era... ¿La salida...? A penas y podía recordar en el momento cuál era su nombre, luchando como su fuese una niña pequeña contra el sueño. - ¿Qué digo...? - Negó con la cabeza con fuerza, sin notar que las piernas comenzaban a dejar de responderle. - Wolf, quiero ir a casa... - balbuceó, cayendo de rodillas en el lugar. Ya no podía...

Realmente, en su condición actual, no podía dar un solo paso más. Había sido quizá, demasiado para su cuerpo frágil, deseando esforzarse siempre al límite. Utilizó toda su concentración para permanecer consciente mientras Wolf hablaba, procurando entenderle... ¿Qué... decía..? ¿Algo sobre... regresar...? 


Sí que quería regresar, pero... aquel portal de seda, pareció aferrarla con fuerza, sin la chance de dejarla ir. Intentó luchar por escasos segundos, sentía a Wolf algo... ¿inquieto...? 
Y claro, Ayiw no notaba, que cual arenas movedizas, las telas parecían tragarla. Entreabrió los ojos, viendo los ojos azules de Wolf por un instante. Sonrió ligeramente y alzó una mano, para acariciarle el rostro con cuidado... y las telas terminaron por tragarla, cual si hubiesen estado esperando a que se despidiese para apartarla definitivamente del músico.

Sí... ellos, ambos, juntos habían podido cumplir su misión en ese lugar... más no habían considerado jamás, cuál sería el precio a pagar por realizar tal viaje, por alterar en el tiempo y en el espacio a los cuales no pertenecían. Las consecuencias a por realizar tan trascendental viaje. -

0-0-0-0-0-0-0-0

- La castaña abrió los ojos y se quejó por lo bajo... La cabeza le dolía horrores. Miró alrededor y se encontró acurrucada en sus propias ropas mojadas... ¿MOJADAS...? Inhaló, mirándose con cuidado, notando lo feo y viejo que parecía su kimono. ¡Lo había hecho ella misma, especialmente para ese día! 

Miró alrededor con cuidado, en lo que reconocía algunas tiendas que había transitado esa tarde, obviamente más temprano. Le corrió un escalofrío y se colocó de pié, dejando a un lado un bello kimono rojo que la cubría del frescor de la noche, ante su ropa mojada. 

Vaya... creía haber soñado que había sido mojada por la bebida de un joven, por haber estado al pendiente de un ternerito. Se incorporó y avanzó con el kimono rojo colgado en un brazo... creyó haberlo visto en otra tienda, lo devolvería y agradecería las molestias. 

La joven, mojada y cansada, ni sospechaba que acababa de olvidar uno de los sucesos más grandiosos que le habían sucedido. Al devolver el kimono, a un vendedor de dangos, se cruzó con un sujeto rubio, al que, quizá en un sueño, había escuchado cantar. -



Al lector.:
Bien... no hemos querido dejar las cosas tiradas, por lo que se acabará casi de forma abrupta. Pero... tendrá final. Creemos que es lo importante.

avatar
Salón : Universitario(a) Edad : 19 Dromes : 235840
Reputación : 10
Mensajes : 819
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Evento Re: La Melodía del Laberinto de Estrellas. [Evento ŌJO O TASUKEMASU]

Mensaje por Invitado el Miér Ago 30, 2017 10:41 pm

Los telares rojos absorbieron cada parte de los cuerpos de los viajeros del tiempo, deslizando sus finas fibras de seda por toda la extensión de la piel, nublando su vista a un color rojo tan amargo como la sangre misma es cuando recién sale del cuerpo. El trato estaba hecho y la música cada vez se distanciaba dejando en el escenario ecos de la miseria del silencioso y frio espacio. Todo se tornó de rojo a negro, no mas sonidos alegres, no más caras perfectas. Entre las visiones que obtuvo Wolf se encontraban dos esqueletos gigantes pasando sus manos con movimientos robóticos por el negro espacio rompiendo la brecha de las dimensiones consiguiendo escapar hacia el universo que el chico venía. Tan aterradores abrieron sus mandíbulas y sangre se filtró de sus huesos sucios. La brecha de las dimensiones se rompió totalmente y la luz blanca proveniente del mundo en donde salieron aquellos esqueletos gigantes cegó cada partícula de la composición atómica del lugar. Todo al rededor de Wolf estaba blanco, silencioso hasta que un instrumento asiático muy parecido a un arpa desencadenó una melodía melancólica, típica de un funeral Japonés. La flauta sonó y wolf se despertó.

De a grandes parpadeos y fuertes golpes en sus ojos tras cerrarlos con fuerza desempolvó su mirada borrosa enfocando a varios establecimientos del cual reconoció al instante. Estaba con ambos pies sobre la tierra, de pie y con las manos relajadas a lado y lado de su cuerpo. Una gran laguna mental dominó su mente, no recordaba ni que estaba haciendo antes de quedarse de pie mirando al infinito. Desvió la mirada a los Japoneses que pasaban cerca de él y lentamente subió sus manos a la altura de su cara. miró cuan mugrosas estaban sus manos.


"¿Eso es sangre seca entre mis uñas?" Pensó antes de echar un vistazo a sus muñecas.


Suciedad, lo único que recolectó fue suciedad. Retiró la chaqueta que tenía puesta colgando sobre su brazo además de dar pasos hacia el frente en donde estaba un llamativo puesto de dangos. había un anciano atendiendo con tanto carisma, niños y niñas aferrados a sus padres deseando ir a por los apetitosos dulces de época. El músico sabía muy bien que tenía algo en común con aquella tienda, pero, su mente estaba tan confundida en el momento. Llegó a sacar como conclusión de que comio algo raro o que simplemente no se ha alimentado bien de Sangre como debería hacerlo a causa de su verdadera naturaleza vampírica. llevó una mano hacía la frente y suspiró recobrando su atención al plano actual. Estaba angustiado, confundido.

Ha explotado el primer fuego artificial, el primer cohete de prueba para la gran noche a venir en una hora. Mozart levantó la mirada unos segundos buscando el punto de origen del único sonido de prueba. Frunció su boca y suspiró de nuevo reaccionando con una suave sonrisa forzada en su mirada. Caminó hacía el puesto de dangos cuando en su camino apareció un rostro de una castaña. Sus pies se detuvieron tras experimentar un "dejá vu" Sintió tener algo en relación con aquella chica, probablemente en algún sueño obtenido hace dos noches. Cerró sus ojos por unos instante dejando pasar las explosiones de sensaciones ocurridas por ver a esa chica.


-Al parecer solo tengo hambre.
-Murmuró entre una sonrisa misteriosa. Había encontrado la persona que lo haría descansar. Dejó que ella siguiera su camino pasando justo al lado de él y antes de que ella se perdiera entre la gente de acción inmediata le echó un vistazo con aquellos ojos rojos bien profundos por encima del hombro.


"Buen provecho"

...
YOU!:
Doy por terminado mi parte de Rol-On ewe Si algo sucede después de esto si deseas continuación de esto abriremos otro tema ♥
avatar
InvitadoInvitado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Evento Re: La Melodía del Laberinto de Estrellas. [Evento ŌJO O TASUKEMASU]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.