FELIZ CUMPLEAÑOS
Hace 6 años se creó esta comunidad con la intención de unir a los roleros y crear una familia. Hoy me es grato decir que se ha cumplido desde el inicio. Bienvenidos a Éadrom, bienvenidos a Takemori.

Muchísimas gracias a todos nuestros usuarios. Este es un triunfo que compartimos no solo con los registrados actuales, si no también con aquellos que se fueron.
Muchas gracias!
6 AÑOS
Instituto Takemori Rol [ITR] es un foro de rol libre basado en una escuela que acepta seres sobrenaturales y humanos para que estos interactuen y se vea así que la paz es posible. Sin embargo nada puede ser utópico. No existe la paz eterna. Takemori se encuentra en una ciudad 'mágica' llamada Éadrom, la ciudad de la luz, creada por un ángel para que todo aquel que habite allí esté protegido. El ambiente es siempre agradable y puedes encontrar diversos secretos en este. Atrévete a interactuar con nosotros en un foro donde todo es posible.
¡CONFIRMACIÓN DE CUENTAS!
A partir del 8 de Junio, las cuentas nuevas deben ser confirmadas vía E-mail para evitar usuarios troll. Por favor, revisa tu correo, tanto en la sección principal como en la sección de Spam.Sí el correo no te ha llegado, por favor contáctate con la administración de ITR al Skype: lbotp-7
Conectarse

Recuperar mi contraseña


A new bond between us [Priv. Noir]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado A new bond between us [Priv. Noir]

Mensaje por Claire Ruane el Vie Jul 21, 2017 3:11 am

"¿Será el momento correcto... para intentarlo?"

Esa fue la primera pregunta que surcó la mente de Claire, quien se encontraba leyendo atentamente el raído libro que tenía en sus manos. El libro habla de los usos de la magia en general y, entre todas las cosas, menciona algunas invocaciones con sus diversos usos y debidas instrucciones. El hecho de invocar a un Servant no había sido nada más que una idea latente por un tiempo, pero cada vez que la druida leía nuevamente sobre ese asunto no hacía más que convencerse de que era algo que podía y debía hacer. Podría no ser nada más que el deseo de seguir su instinto, pero definitivamente no era un asunto que debería considerarse a la ligera según la druida en cuestión.

Respiró lentamente intentando calmar los nervios que iban aumentando paulatinamente para poder comenzar correctamente con todo lo relacionado al ritual. Primero se dirigió al salón de la casa, para asegurarse de que el espacio fuese el correcto y una vez allí, comenzó a hacer un círculo en el suelo -que vendría a ser una parte primordial en todo este asunto- con diversas runas alrededor, cada una con un significado y características que deseaba transmitir al Servant, el cual sería invocado si todo salía bien.

Eran las tres de la mañana cuando finalmente decidió comenzar con la invocación propiamente tal. Claire había elegido esa hora después de mucho pensárselo ya que, según tenía entendido y estudiado, era cuando las puertas entre los vivos y los muertos -teniendo en cuenta que iba a invocar un espíritu al fin y al cabo- se abrían momentáneamente. Sintiendo como su corazón latía nerviosamente, se arrodilló junto al círculo, intentando canalizar una pequeña parte de su magia en él. Cuando las runas comenzaron a brillar suavemente, esbozó una pequeña sonrisa de satisfacción y se puso de pie, para acto seguido alzar una mano en dirección al círculo. Fue en ese entonces cuando recordó que habían varias clases de Servants, pero... la verdad es que no tenía preferencia. Únicamente deseaba que aquel con el que fuera a hacer el pacto fuese acorde a ella y a su personalidad y poderes, que se complementaran. Cerró los ojos, posando la mano que se encontraba libre sobre su corazón y se dispuso a recitar su juramento, para el que fuese destinado a escucharlo.

Éist. (Escucha)
An féidir leat a chloisteáil mo ghlór? (¿Puedes oír mi voz?)
Tar ar ais, cabhrú liom ag fás. (Vuelve, ayúdame a crecer)
Cuimhnigh ar rud éigin, déan dearmad sé ró. (Piensa en algo, olvídalo también)
Toisc go bhfuil ár stair scríofa anois. (Porque nuestra historia se escribe ahora)


I swear agam go mbeidh mé chosaint cad is ceart. (Juro defender lo que es correcto)
Beidh mé a choinneáil ar mo spiorad láidir. (Que mantendré mi espíritu fuerte)
Ní bheidh mé a fhágann tú. (No te dejaré)
Ní sin a dhéanamh fág mé. (Por eso, no me dejes)


Lig dom troid in éineacht leat. (Déjame pelear junto a ti)
Lig dom a bheith do pháirtí. (Déjame ser tu compañera)


Aguantó la respiración un par de segundos, como si eso fuera lo que aseguraba que todo estuviese yendo bien. Pensó con antelación todas y cada una de sus palabras y fue lo más cuidadosa que pudo con el uso de éstas, pero... ¿acaso eso sería suficiente?

Off Rol ovo:
No, no sé nada de irlandés por lo que usé el traductor -como buena ignorante que soy-, en caso de que hayan fallas o algo del estilo ;v; ¡Puse entre parentesis lo que quería que dijese, en cualquier caso!


Yo hablo l "Yo pienso." l Yo actúo.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
19
Dromes :
10499
Reputación :
5
Mensajes :
42

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A new bond between us [Priv. Noir]

Mensaje por Noir el Sáb Jul 22, 2017 11:30 pm

¿Cuántas veces han sido las qué Noir había sido traído de vuelta a este mundo? ¿Cuántas vidas había vivido desde que dejó de ser un alma común y corriente para pasar a ser un espíritu heroico? Es probable que el tiempo que ha servido como un Servant haya sobrepasado el tiempo que vivió cuando era un humano común y corriente. ¿Cuántas, entonces, son las cantidades de batallas que ha librado? ¿En cuántas guerras ha participado y a cuanta gente ha asesinado? Son muchas más de las que sería capaz de contar él o cualquier otra persona común y corriente. El haber acabado con tantos ejércitos, tantos guerreros y a tantas personas, es un pesar que siempre lo acosa y que sabe qué está destinado a revivirlo durante toda la eternidad, pues es lo que conllevaba haber no solo aceptado en convertirse en un Servant, si no también haber acepado convertirse en un Guardián.

Las últimas vidas que había vivido, habían sido constantemente por las mismas razones o bien, solían acabar en lo mismo: La protección…principalmente, de otros Servants. Estaba consciente de que últimamente aquellas vidas que había vivido habían sido en otros mundos, más ya le quedaba bastante en claro que parecía ser que los magos empezaban a pelear entre ellos, enviando a sus Servants a hacer el trabajo sucio. Sin embargo, él nunca se preocupó por poder ser invocado por personas de ese estilo por una simple razón: Era imposible. Sabía que aquellos que lo pudiesen invocar tendría siempre ciertos aspectos que no cualquiera tiene, qué nunca le iba a tocar servir para algún sanguinario, arrogante o perverso mago. Es por esto qué siempre ha llevado a cabo batallas justas y casi siempre con la misión de “Proteger”, más que la de atacar. Sin embargo…siempre habían algunas excepciones, y eso ahora le hacía preguntarse…

”¿Para quién me tocará servir esta vez?”

Noir se hallaba en la más completa de la oscuridad, en medio de la nada, cuando una luz se vio allá a lo lejos, una luz que cada vez parecía estar más y más cerca. Junto a ella y a aquel lugar de completa “Nada”, una voz resonaba por todos lados, una qué no tardó en poder identificar como aquella maga que intentaba traerlo a la vida de nuevo. En aquellas palabras pudo escuchar algo que en todo su tiempo como Servant, siendo traído una y otra vez, jamás había escuchado. Aquella maga no le “hacía” venir, no lo “sacaba” de la muerte para traerlo de regreso, si no qué…se lo “pedía”. Un simple detalle, que para Noir acababa siendo bastante importante, pues el a diferencia de muchos Serants no discrimina a su Master dependiendo del poder o las capacidades qué este tenga, si no de la personalidad y el interior del mismo.

”Creo que ha llegado el momento”

Un fuerte viento empezó a soplar desde el interior de la casa, más específicamente, provenientes del círculo lleno de runas que ahora brillaba en un intenso color verdoso. El viento se intensificó lo suficiente como para llegar a abrir las ventanas de golpe, y una niebla negra parecía brotar, acompañado de algunos “Rayos” oscuros de tonalidad verdosa, los cuales se intensificaban lo suficiente como para no dejar ver bien en dirección al círculo. Así duró unos segundos, en los cuales aquellos rayos verdes empezaban a disminuir, dejando ver una oscura y alta silueta parada en medio del círculo. La silueta envuelta por aquella neblina negra empezaba a ser cada vez más visible a medida que la neblina empezaba a descender, dejando ver al chico de cabellos claros, ropas negras, con una enorme lanza negra sujeta en la mano derecha y ambos ojos azules clavados con una expresión seria en dirección a la maga que se encontraba parada justo enfrente de él.

¿Eres tú quien me ha invocado?
avatar

Dromes :
20031
Reputación :
1
Mensajes :
39

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A new bond between us [Priv. Noir]

Mensaje por Claire Ruane el Dom Jul 23, 2017 5:47 am

Pasaron algunos segundos en que la habitación se había visto sumida en un profundo silencio. La maga recién había comenzado a repasar mentalmente todo lo que había hecho, queriendo confirmar que efectivamente hubiese seguido todas y cada una de las instrucciones que había leído en su libro al pie de la letra, cuando el viento comenzó a soplar dentro de la casa repentinamente. Tomándole totalmente por sorpresa, la muchacha movió ligeramente hacia atrás uno de sus pies para poder estabilizarse, mientras que alzaba su brazo izquierdo para poder cubrir sus ojos de alguna manera, intentando observar lo que estaba sucediendo en su propia sala en aquel instante. No tenía ni la menor idea de si aquello era una señal positiva o negativa, pero la curiosidad era mayor así que no fue capaz de siquiera preguntárselo.

El círculo ahora se encontraba brillando con mucha más intensidad y aquel brillo había adoptado un color verdoso, cosa que Claire notaría casi al mismo tiempo en que comenzaba a ocurrir. Pero, sin haberle dado tiempo para relajar siquiera su postura de alguna manera, el viento que provenía del círculo fue aumentando su intensidad, siendo ahora acompañado incluso de algún tipo niebla oscura y varias "luces" o "rayos" con un color algo más oscuro que el brillo del círculo. La maga, quien no quería despegar la vista de todo aquello ni por un instante, se vio forzada a apartar la mirada un par de veces y a entrecerrar sus ojos en caso de no hacerlo, siendo producto del viento y la luminosidad que podían llegar a molestar. ¿Quien, en su sano juicio, querría perderse aunque fuesen detalles de algo como eso? ¿De algo que uno había preparado de antemano, desconociendo el resultado? Por favor...

Claire no cabía en sí con toda la emoción o lo que fuese que estaba sintiendo en aquel instante, mientras que su corazón parecía latir más rápido de lo usual para reforzar aquella curiosa sensación. Una vez todo comenzó a apaciguarse, enderezó su posición y miró con impaciencia la silueta que se había formado ante ella, mientras que la neblina comenzaba a disiparse poco a poco. Un chico alto, de cabellos blanquecinos y que era portador de una lanza negra como su atuendo, apareció justo frente a ella.

Claire, al notar aquella diferencia de altura entre ambos (le ganaría por casi veinte centímetros), alzó el mentón de la manera más sutil que pudi para así poder mirarle a los ojos cuando respondiera la pregunta hecha por él:

Sí, he sido yo. – no importaba lo seria que se mostrase por fuera en aquel instante, internamente no era más que un manojo extraño de nervios que se hubiera puesto a chillar como única respuesta; emocionada, alegre y asustada por haber logrado invocar finalmente a un Servant. – Mi nombre es Claire Ruane, y seré tu compañera a partir de ahora, si así me lo permites. – por supuesto, quizá debió de haber empleado el término "Master" para referirse a sí misma, pero sencillamente no terminaba de gustarle. Tendió su mano al peliblanco tras decir aquello mientras le dedicaba una leve sonrisa, dándole a elegir si quería devolver ese saludo o no – Puedo... ¿Puedo preguntar por tu nombre? O al menos, saber de qué manera puedo llamarte. – ladeó suavemente la cabeza tras decir aquello, esperando no sonar intrusiva. Quizá era algo que prefería mantener para sí, cosa que sería absolutamente respetable, pero no perdía nada con el hecho de haber preguntado.

La muchacha quería decir y preguntarle tantas otras cosas cosas... pero no tenía ni la menor idea de por dónde empezar, mucho menos de si no sería algo agotador para el muchacho y ni siquiera estaba del todo segura con respecto a lo que debían hacer a continuación. Mejor... Mejor ir poco a poco, ¿no es así? Esperaría el movimiento por parte de él para saber hacia dónde encaminar sus palabras y el resto de sus acciones.


Yo hablo l "Yo pienso." l Yo actúo.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
19
Dromes :
10499
Reputación :
5
Mensajes :
42

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A new bond between us [Priv. Noir]

Mensaje por Noir el Dom Jul 23, 2017 4:24 pm

El Servant se quedó observando a la maga qué acababa de confirmar, sería a partir de ahora su “Master”. Parecía tratarse de una chica bastante joven, a diferencia de muchos de sus antiguos Masters, que mientras muchos solían ser ya adultos o algunos incluso viejos, otros solían superar los 100 años y tan solo aparentaban su edad con ayuda de sus magias. Era la primera vez que alguien relativamente joven le invocaba y esto, al contrario de molestarle o incomodarle, simplemente le hacía preguntarse el cómo esta vida sería. Sabía que en esa etapa era cuando las decisiones, incluso en las batallas, tendían a ser mucho más inexpertas, espontáneas y menos pensadas, y eso era algo que podría llegar a resultar bastante…interesante. Habían pasado muchos, muchos años desde la última vez que trabajó codo con codo con alguien así. Tantos años, que llegaba incluso a la época en la que Noir no era un Servant, si no un humano, no del todo normal, pero un humano, al fin y al cabo.

No podría describir exactamente el “Por qué”, pero ahora, una gran nostalgia lo invadía. Aquella maga le traía bastantes recuerdos de a quien conoció y protegí en vida hasta con su último aliento. No sabría decir si era su apariencia, su forma de hablar, ¿Su estatura? O algo más, pero simplemente verla le recordaba a ella. Un recuerdo agradable del que se aseguraba nunca olvidar y siempre tener en mente para poder seguir adelante. “Claire Ruane…” Se repitió mentalmente para memorizar su nombre y asegurarse de no olvidarlo. Por como hablaba, podría notar que ahora mismo cuidaba las palabras que decía, probablemente por más nervios que otra cosa. El chico cerró los ojos mientras daba una muy corta, pequeña y casi imperceptible sonrisa. Con esos simples detalles era que podía ver y entender el porqué esa maga le recordaba a su hermana, y eso era por qué efectivamente se asemejaban en cierta manera. Algo que hace mucho tiempo no había visto y ya empezaba a extrañar.

-Pocos son los magos qué son capaces de traer un Servant de regreso a la ida y aun así conservar su humildad… -Decía mientras estiraba a un costado su brazo derecho, haciendo girar de forma circular su lanza entre sus dedos para luego detenerla tras sujetarla firmemente en su puño – Yo soy Noir, Servant Clase Lancer – Se agachó con la rodilla derecha en el suelo, bajando la cabeza pasando su brazo derecho con su arma en mano por su propio pecho como lo hacían aquellos caballeros medievales -Como es qué él mismo fue una vez, hace mucho- ante algún rey o sus superiores a modo de respeto – También conocido por mitos y leyendas como Byakuran Gesso, portador de la lanza maldita, “Draktharr” – Volvió a hacer girar la lanza entre sus dedos pasando su brazo derecho de nuevo al costado derecho y luego golpear el suelo con la lanza, deteniéndola y dejándola a la vista, en todo su esplendor – Es posible que no hayas escuchado acerca de mí, hace mucho que dejé de ser considerado como un ser histórico y pasé a ser considerado como un mito que nunca existió – Si ella lo conocía o no, no era algo qué el pudiese saber. Después de todo y a pesar de que a lo largo de sus vidas muy pocos reconocieran su nombre, algunos lo hacían. Quizá ella caía en esa minoría, o quizá no.

Una vez dicho ello, el chico se volvió a levantar, volviendo a dirigir su mirada a quien se estaba comprometiendo a proteger y servir sin importar qué – Pelear junto a ti será un honor, Claire Ruane. A partir de ahora y una vez el trato esté sellado, te serviré sin rechistar. Cuenta tanto conmigo y con mi lanza – Concluyó. Si algo caracterizaba a Noir, era sin lugar a dudas la fidelidad que podía llegar a tener si sus ideales no eran quebrantados por su Master, algo que sentía la seguridad de qué no ocurriría en esta ocasión como alguna vez pasó en el pasado, siendo obligado a hacer cosas de las que por siempre se arrepentiría y todo por los hechizos de comando. Los cuales ahora debía confiar y entregar a la pequeña maga que tenía justo enfrente de el.


○ [Byakuran Gesso] ahora es [Noir]
Don't make me angry...:
avatar

Dromes :
20031
Reputación :
1
Mensajes :
39

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A new bond between us [Priv. Noir]

Mensaje por Claire Ruane el Dom Jul 23, 2017 10:52 pm

Claire se mantuvo en silencio, escuchando con atención las palabras que provenían de aquel muchacho de cabellos blanquecinos, mientras observaba con curiosidad los movimientos que éste hacía con la lanza que traía consigo a la vez que hablaba. "Oh... ¿Pocos conservan su humildad?" No pudo evitar sentirse halagada por haber sido considerada dentro de esa minoría, por lo que de manera inconsciente esbozó una pequeña sonrisa, la cual intentó disimular lo antes posible una vez se dio cuenta de ello. Volviendo a centrarse en el tema, siguió escuchando. "Noir, ¿hm? Es un bonito... Momento, ¿Clase Lancer? Oh, por supuesto, tiene la lanza en mano y..." la muchacha alzó ambos cejas y observó con curiosidad a Noir, quien ahora se arrodillaba frente a ella, dejándola algo... sutilmente más nerviosa de lo que ya estaba. ¡C-Con un apretón de manos o incluso con un simple ademán hubiera quedado satisfecha, de verdad! Pero con eso no quiero dar a entender que le había supuesto una molestia o que llegaría a quejarse por aquel gesto, ya que no es así. Le había parecido algo sumamente elegante, de hecho.

Y sí, la pobre maga estaba mentalmente hecha todo un caos por pensarse demasiado las cosas y además porque seguía intentando asimilar todo lo que ocurría frente a ella junto a toda la información que estaba recibiendo por parte de Noir. La curiosidad de la peli naranja con mechones morados no podía hacer más que aumentar a medida que el de la lanza seguía hablando, le había entregado un par de nombres y detalles. La parte de ser un espíritu heroico la entendía perfectamente, había leído sobre ello -como podría deducirse a estas alturas-, pero... "¿Mito que nunca existió? ¿Byakuran Gesso...?"

Se le prendió la bombilla. Una vez Noir hubiese concluido con su presentación, Claire le miraba atentamente.

Yo... – se había emocionado nuevamente como una niña pequeña por dentro -¿mencioné que le gustaban mucho las historias sobre diversos personajes medievales? ¿No? Pues ahora conoces una pequeña parte de lo que vendría a conformar toda la emoción en general-, por lo que prefirió detenerse un par de segundos cosa de así reformular lo que iba a decir a continuación, de la manera que le pareciese más... adecuada – Yo seré quien se sienta honrada de tener a un caballero como tú a mi lado, Noir. – le dedicó una leve inclinación de cabeza, acompañada de una leve sonrisa – Sé que puedo confiar plenamente en ti y en la lanza que portas contigo, desde ahora y lo seguiré creyendo fielmente una vez el pacto se haya sellado. – hizo una breve pausa – De veras, Noir, agradezco el que hayas escuchado mis palabras y que ahora me aceptes como tu compañera. – alzó nuevamente el mentón para mirar mejor los ojos de Noir, quien era un gigante se encontraba frente a ella – Pero... has asumido algo erróneamente. Sé quien fuiste alguna vez, Byakuran Gesso. – ahora se estaba relajando paulatinamente, por lo que volvió a sonreír levemente sin mayor problema antes de continuar: – Eres aquel chico que se adentró por voluntad propia en el "temible coliseo", el que poco a poco comenzó a ganar prestigio debido a que todas las batallas que libraba poseían una ejecución... perfecta, por decirlo de algún modo. – hablaba suavemente, esperando no estar nada que fuese algo poco agradable para los oídos de quien se encontraba frente a ella – Eventualmente, los demás empezaron a reconocer tu valía, ¡mientras que luchaste inclusive con guerreros del rey! – eso último lo dijo en un tono que delataba su entusiasmo a medida que seguía hablando – El rey te vio pelear cuando eras un adolescente y fue entonces cuando descubrió todas tus destrezas, por lo que inmediatamente supo que debías formar parte de sus filas, a lo cual accediste a cambio de muy poco... – de manera inconsciente, iba moviendo las manos cada tanto, cosa de hacer énfasis a lo que decía – ¡Y a los dieciocho ya estabas liderando las tropas del rey! Éste último decidió revelarte una arma que mantenían oculta por estar maldita y corromper a quien la tocase. Draktharr. – miró de reojo la lanza en cuestión – ¡Tu nombre comenzó a resonar por todas partes, todos...! – ahora estaba haciendo movimientos demasiado amplios con los brazos, por lo que se detuvo en seco y soltó una risita nerviosa – Lo siento, creo que me estoy yendo por las ramas... ¿pero ese fuiste tú, no es así? – ahora no era capaz de esconder la pequeña sonrisa y la ilusión que brillaba en sus ojos, pero tampoco tuvo intensión de disimular ahora. Ya había quedado en claro que le tenía muchísimo respeto y admiración, tanto por como se mostraba ahora frente a ella y por quien fue alguna vez.

Además de hacerle muchísima ilusión ser compañera de Noir, el hecho de que sus caminos se hubiesen topado por azares curiosos del destino... No dejaba de ser algo impresionante, al menos para ella. ¿Quién hubiera imaginado que esos dos llegarían a toparse?

Por cierto... ¿Prefieres Noir o Byakuran? – ladeó la cabeza al decir aquello – Me parece mejor preguntar, antes de incomodarte o algo...


Yo hablo l "Yo pienso." l Yo actúo.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
19
Dromes :
10499
Reputación :
5
Mensajes :
42

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A new bond between us [Priv. Noir]

Mensaje por Noir el Lun Jul 24, 2017 4:25 am

En su manera de actuar, hablar e incluso por los gestos que hacía, podía discernir lo nerviosa que la pobre se debía sentir. Debía de ser, seguramente, la primera vez qué tenía contacto con un Servant que ella misma había invocado o, quizá, el primer Servant que haya visto alguna vez para empezar. Con tanto tiempo habiendo sido invocado por aquí y por allá, uno ya aprendía a diferenciar a quienes tenían ya más o menos experiencia en el tema, así como quienes intentaban aparentar -O quienes simplemente, no podían- aparentar la emoción, los nervios, a veces la decepción -Usualmente por no tomar la clase que tanto querían- o a veces, nada. Cuando ya están tan acostumbrados que realmente la presencia o ausencia de otro Servant en sus vidas llega a considerarse insignificante. Sin lugar a dudas y bajo la opinión de Noir, aquellos mejores Master siempre eran los novatos, los novicios. No solo por ese ánimo que suelen tener…sino también porqué son los que más hozados suelen ser.

Otro detalle del que se había percatado, aunque no hiciera cuenta de ello, fue en cuanto se refirió a el como “Caballero”. ¿Cuándo había sido la última vez que le habían llamado de esa forma? Cuando estaba vivo, sin duda. Desde que cruzó el umbral de la vida y la muerte que había sido llamada única y exclusivamente como “Servant”. Sin embargo, Claire parecía aún no querer utilizar ni el termino de “Servant” Ni tampoco el de “Master”. A diferencia de otros magos, no parecía tener ese aire de superioridad con el qué los magos solían tratarlos por el mero hecho de que una vez tuvieran los hechizos de comando, podían hacer lo que quisieran con ellos. Sin dudas, algo que lo dejaba mucho más tranquilo. Una muy buena primera impresión – No hay nada que agradecer – Dijo inclinando ligeramente la cabeza, para luego levantarla con una mirada algo confundida - ¿Hm? – Ladeó un poco la cabeza, a la espera de que explicara a qué se refería con qué en algo se había equivocado.

No tardó demasiado en darse cuenta a que era a lo qué Claire se refería y la expresión en su rostro poco a poco iba cambiando a uno ligeramente sorprendido. Tal parece que Claire acababa cayendo justo en ambas minorías, tanto la de magos no-prepotentes, como la de los que conocía su pasado y su historia, pero… ¿Hasta qué punto la conocería? No le interrumpió en lo absoluto, dejando que contase todo lo que sabía acerca de él. Atento a sus palabras, apoyaba su peso sobre la lanza en su mano derecha mientras posaba su mano izquierda sobre el costado izquierdo de su cintura. El coliseo, su alisamiento en el ejército del rey, su ascenso a general, su obtención de Draktharr…Era una verdadera sorpresa que aquello lo conociera aparentemente bien. Si, hablaba a grandes rasgos, pero precisamente por esa forma de hablar podía entender que había más cosas que sabía. Probablemente no hablaba con todo lujo de detalle para no ocupar demasiado tiempo, o quizá solo era la emoción del momento.

Una vez la chica decidió volver al punto y disculparse, Noir cerró los ojos bajando la vista con una sonrisa divertida por la situación de la pequeña maga, a la cual seguramente se le había escapado completamente aquellas muestras de emoción – No te preocupes. Y con respecto a la historia…has dado en el blanco. Ese soy yo – Dijo mientras volvía a elevar la vista y abrir los ojos, mirándole directamente a los ojos con una leve y calmada sonrisa en el rostro, como era habitual en el – Fuerte contra la oscuridad, débil en la luz, combatiente físico, débil a los ataques sorpresa… - Resumió, refiriéndose con este último precisamente a aquel ataque que quitó su vida. Sin embargo, lo decía como si ya fuese algo normal, por qué realmente para él, lo era. Quizá en un principio hablar sobre eso le era más difícil, pero con el paso del tiempo eso ya había sido sobrellevado. Además, ya tenía la costumbre de tener que relatar tanto sus capacidades como debilidades ante su Master. Prácticamente, le era una obligación. ¿No es así?


- No es qué me incomode por cómo me llames, en lo absoluto – Aclaró, antes de proseguir – Sin embargo, llamarme por mi nombre real no es una muy buena idea. Incluso… llamar a Draktharr por su nombre no sería lo idóneo – Decía mientras veía la lanza negra sujeta entre su mano – Para un Servant, el simple nombre de quien fue en vida lo es todo. Cuando sabes su nombre real, sabes qué capacidades tiene, que debilidades tiene, como falleció, como enfrentarlo… Es por eso que el nombre real tan solo se le revela al Master, a quien se supone le tienes la confianza suficiente – No sabía si bien lo habrá preguntado por un simple desliz en el que se le habrá olvidado el detalle de lo que un simple nombre puede significar para un Servant, o si era algo de lo cual ella aún no estaba enterada. Sin embargo - …Por lo que preferiría ser llamado como “Noir”, si no es mucho problema, Master – No le dio importancia, y lo demostraba con esa pequeña y agradable sonrisa en su rostro - ¿Y por tu parte? ¿Prefieres qué te llame de alguna forma en específico?


○ [Byakuran Gesso] ahora es [Noir]
Don't make me angry...:
avatar

Dromes :
20031
Reputación :
1
Mensajes :
39

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A new bond between us [Priv. Noir]

Mensaje por Claire Ruane el Jue Jul 27, 2017 10:48 pm

Claire era bastante consciente de que quizá su recientemente exteriorizada emoción infantil podría llegar a ser ridícula, pero... ¿acaso se le puede culpar? De por sí se había visto frente a un aliado/compañero que parecía acoplarse de manera perfecta a su manera de pensar y actuar, cosa que ahora se sumaba al hecho de que aquel muchacho resultó ser nada más ni nada menos que uno de los héroes medievales que a ella le parecían interesantes, además de ser poseedor de una historia como ninguna. Era... ¡era algo que no pasaba todos los días, oye!

Soltó una ligera risita nerviosa cuando notó la sonrisa que se formó en el rostro de Noir, intentando dejar de lado momentáneamente el que incluso podría haber llegado a verse como algún tipo de acosadora al haber soltado toda esa información sobre él tan... de golpe. Al menos a ella le hubiera parecido algo extraño estando en la posición de él. Pero dejando eso de lado, la peli-naranja escuchó las fortalezas y debilidades que el otro mencionaba, asintiendo luego para darle a entender que había recibido la información.

Ya veo... Gracias. – gracias a que el comentario habia nacido únicamente de él, la muchacha se quitaba una "pregunta de peso" de encima y, además de eso, podía hacerse una idea más completa sobre Noir y las que vendrían a ser sus capacidades en una batalla. Era un aliado excepcional definitivamente, aunque ella no dudó en ningún momento sobre aquello – ¿Hm? – e, imitando al peliblanco que ahora se disponía a responder su pregunta con respecto al nombre que debiese utilizar, ladeó ligeramente la cabeza.

Oh, vaya. Claire se quedó unos segundos en blanco, entendiendo entonces que su pregunta se encontraba totalmente fuera de lugar y que se le había pasado algo que vendría a ser crucial para mantener la identidad de quien sería su Servant en el anonimato. "C-Claro, por supuesto que no debiera revelarse a nadie más que al 'Master'... ¿Qué me pasa? ¡No puedo meter la pata a estas alturas!" fue una equivocación vergonzosa, por supuesto. Estaba enterada en parte sobre aquello, solo que no había hecho aquella conexión hasta la explicación de Noir.

Así será entonces, Noir. – le devolvió la sonrisa levemente, agradeciendo internamente aquel pequeño gesto – Ha sido una especie de confusión mía, gracias por la explicación. Pero descuida, te llamaré Noir sin problema a partir de ahora. Con respecto a mí... No tengo ninguna preferencia en ese sentido, por lo que si es más cómodo para ti llamarme "Claire" como tal o de alguna otra manera que se te pueda ocurrir, no hay problema. – se encogió de hombros – Solo te pido que evites el concepto de 'Master', por extraño que suene. Eso, y que tampoco hagas referencias a mi estatura. – se cruzó de brazos al decir esa última oración, sin borrar la sonrisa que se había formado en sus labios. No era ciega como para no notar que aquella obvia diferencia de altura podría terminar en algún apodo o algo similar si es que había confianza suficiente... Quizá Noir lo considerase a pesar del comentario o sencillamente lo dejase de lado después, ni idea.

La maga, después de que hubiese pasado un momento, repasó mentalmente los pasos que se indicaban en el ritual, apretando ligeramente los labios. Por mucho que el Servant ya se encontrase tangente y precisamente en la misma habitación que ella, quería asegurarse de haber efectuado todo correctamente hasta el momento.

Ahora... Iba a invitarte a tomar asiento para que nos conociéramos mejor, quizá prepararte también un café o algo del estilo si se te antojaba, pero antes se supone que sellemos el pacto, ¿no es así? – alzó ambas cejas tras decir aquello, esperando la confirmación – La verdad es que en el texto de donde saqué todas las indicaciones, usaron varios ejemplos de cómo se debería sellar, por lo que fueron bastante generales y eso me deja en una situación poco confortable. ¿Tienes alguna idea o sugerencia, Noir? Estoy segura de que posees muchos más conocimientos que yo en este ámbito en general. – teniendo en cuenta de que debió de haber sido invocado más veces que la actual, era obvio que tenía una visión mucho más clara con respecto al tema de las invocaciones en general. Claire le miraba con curiosidad, atenta a la respuesta.


Yo hablo l "Yo pienso." l Yo actúo.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
19
Dromes :
10499
Reputación :
5
Mensajes :
42

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A new bond between us [Priv. Noir]

Mensaje por Noir el Lun Jul 31, 2017 1:42 am

Con esa constante y agradable sonrisa suya, más un ademan de su mano, decía un indirecto “No hay de qué” a las gracias de Claire, su actual Master. Revelar su persona, su nombre, así como las fortalezas que había desarrollado en vida, como las mismas debilidades que había contraído tanto con su vida como con su propia muerte, siempre fue algo de lo que se sentía incómodo al hablar y a veces incluso terminaba desconfiando de sus Masters como para revelarlo en sus primeras instancias tras ser invocado.  Solo con algunos, siendo Claire parte de las pocas excepciones, era qué se veía lo suficientemente a gusto y confiado para poder decirlo con tanta soltura y sin la propia necesidad de qué ella lo preguntara en primer lugar, mientras que en otros casos incluso tuvieron que usar un Hechizo de Comando para hacerlo hablar. Sin dudas, un Servant algo “Único” en su especie, a veces favorablemente, y a veces…no tanto.

“Noir”. Era el apodo favorito que tenía. Desde que entendió quién o mejor dicho, qué cosa era ahora, había entendido también que su nombre real debía de ser su mayor secreto, tan solo disponible para quien fuese su actual Master en ese minuto. Eso constantemente lo dejaba con apodos, siendo tres los más frecuentes entre ellos. El menos común y más simple, “Servant”, usado generalmente por aquellos magos en épocas de guerra o en desconfianza, quienes no querían ni si quiera revelar la clase a la que pertenecía, más frecuentemente por viejos con complejos de superioridad sobre a quién habían invocado. “Lancer”, usado por magos no muy comprensivos, que no temían en dar a conocer su clase más no lo veían a él como a una persona, sino como a otra herramienta a la cual darle un nombre sería inútil. Y el último, Noir, como el mismo se presentaba cada vez y como la mayoría de sus Masters le acababan llamando, siendo este el único nombre al cual siempre respondía inmediata y respetuosamente. Un simple detalle, pero un apodo que tiene más significado e importancia de lo que una persona podría llegar a creer. Un simple recuerdo…como aquel en su cabello.


¿Hum? – Ladeó su cabeza, notablemente confundido cuando Claire le pidió llamarla de cualquier forma, como a él le pareciera más cómodo, siempre y cuando evitara usar el concepto de “Master”. Si bien había pasado por todo tipo de Masters, como algunos soberbios que preferían ser llamados de esa forma, como otros con los que se podía tomar la confianza suficiente como para llamarlos por su apellido, su nombre, por apodos (Siendo estos dos últimos el caso actual, al parecer) pero…¿Evitar el concepto de Master? Muchas veces lo había hecho, solo que era raro que alguien se lo pidiera. De hecho, era la primera vez – Está bien, Cl – Fue interrumpido por Claire, quien terminó de especificar qué no hiciera alusiones a su tamaño - … - Una sonrisa divertida cruzó su rostro, mientras apoyaba su mano izquierda sobre el costado izquierdo de su cadera y apoyaba todo el peso sobre su pierna derecha – Supongo tener terminantemente prohibido llamarte “Mi pequeña Master” o algo por el estilo – Realmente, le caía bien. Incluso, le recordaba ya no un poco, si no bastante a su hermana menor… - Claire será, entonces – Confirmó, dejando esa pequeña broma de lado.

- ¡Claro!, el sello – Se le vino a la mente de inmediato una vez la pequeña pelinaranja lo mencionó. Era una parte fundamental en la invocación del Servant para evitar que llegase a desaparecer en un par de horas, además de ser, tanto de forma simbólica como literal -Gracias a los hechizos comando- el instante en el qué pasaba oficialmente a servir a su invocadora - ¿Cómo hacerlo? Bueno…hay unos cuantos métodos – Dijo, parándose recto y colgando su lanza de una vez en su espalda, enrollada entre las cadenas que surcaban sus ropas negras prácticamente por cada extremidad – El pacto de sangre lo debe de hacer exclusivamente el Master. Es decir, tú – Se sentó en el suelo con las piernas cruzadas y quitando con el dedo índice y de en medio, unos cabellos rebeldes que habían caído encima de su propio rostro – Los más fáciles de llevar a cabo y los más recurrentes, suelen ser dos. La primera, el pacto se termina de sellar a través del mutuo contacto labial. La otra opción y la cual es algo más trabajada, suele ser sellar el pacto con una recitación de parte del Master y luego del Servant, jurándose lealtad mutua – En ese instante, elevó la mirada para verle directamente – Tu me has  invocado, así que yo seguiré la elección que tomes.


○ [Byakuran Gesso] ahora es [Noir]
Don't make me angry...:
avatar

Dromes :
20031
Reputación :
1
Mensajes :
39

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A new bond between us [Priv. Noir]

Mensaje por Claire Ruane el Lun Jul 31, 2017 12:44 pm

Claire alzó una ceja, sin cambiar su postura, al notar la sonrisa que se acababa de formar en el rostro del albino... y terminó rodando los ojos de manera exagerada, intentando darse aires de ofendida o lo que fuese, sin borrar la leve sonrisa propia – 'Mi pequeña Master'. Mimimi~. – repitió el apodo que acababa de inventarse el otro, en un tono ligeramente más chillón del habitual, como si se tratara de una niñata molesta. Le habia hecho gracia el comentario, claro, pero no iba a perder la oportunidad de reaccionar así... Vete tú a saber el porqué. Pero luego asintió más tranquila cuando Noir terminó el asunto de los apodos y Claire quedó por ser llamada con su nombre.

Pero dejando todo eso de lado, la conversación ahora se veía orientada a la manera en que podrían sellar el pacto correctamente. Claire recordaba los ejemplos sobre los cuales leyó y las respectivas ilustraciones que les acompañaban, claro, pero abarcaban ese asunto de una manera tan general que era difícil seguirlo estando totalmente segura de que hacía lo correcto. Se saltaban pasos o simplemente los omitían, como si el receptor supiese de antemano todo lo relacionado a ese asunto. Como sea... La maga asintió, para demostrar que estaba atenta a las palabras de Noir, cuando éste mencionó que habían varias maneras de realizar es tan famoso sello. "Pacto de sangre... Vale. Creo que mejor vemos otras opciones." pensó, obviamente para sí, y se dispuso a continuar escuchando las explicaciones por parte de Noir. Le miraba atentamente e inclusive con una expresión que delataba lo concentrada que estaba en ese momento, haciendo uno u otro ademán para darle a entender que iba siguiéndole el hilo. Quería hacer algo acorde a ambos, que fuera de la mano con todo el ritual que ya habían efectuado hasta entonces, por lo que fue sopesando inmediatamente las alternativas que le estaban siendo entregadas. "Así que son dos... 'Contacto labial' y 'Juramento de lealtad mutuo'. De acuerdo, de acuerdo... Al menos no tengo que cortarme algo para sangrar, no sé." Posó su mano izquierda sobre su cadera, devolviéndole la mirada a el peliblanco que se encontraba aún frente a ella.

Agradezco el voto de confianza, Noir. – se llevó la mano derecha, la cual estaba libre, a la mejilla – Pero es que... E-Espera. – ahora es cuando por fin hace ciertas conexiones de manera tardía, mientras que un rubor infantil comenzaba a subir a sus mejillas – ¿Por 'contacto labial' te refieres a un beso, no es así? – no siendo capaz de darle tiempo siquiera a contestar -si así lo quería-, prosiguió: – Ha sido una pregunta tonta, ¡está claro que es así! Pero bueno, teniendo en cuenta que estos rituales se llevan a cabo desde hace mucho tiempo, el beso no podría ser catalogado como nada más que una especie de conexión corporal para terminar de unir ambas almas, viéndose totalmente normal y acorde dependiendo de las épocas o lo que sea, p-pero aún así... – todo eso lo acababa de soltar tan aprisa, que se tuvo que detener un momento para volver a respirar con normalidad. Intentando no espantar al muchacho, además de sentirse incómoda por haber soltado tanta cosa innecesaria, rió por lo bajo por la propia reacción y se tranquilizó. ¿No se suponía era una maga madura y completamente apta? – Lo siento, lo siento. Ha sido una especie de monólogo sinsentido y no era lo que tenía en mente. Quería decir que... tenemos el beso y el juramento como opciones, ¿no es así? – ahora gesticulaba con ambas manos de manera inconsciente, haciendo énfasis en ciertas partes de las oraciones – Pues... Creo que, teniendo en cuenta el cómo habíamos llevado todo hasta entonces y el ambiente que se había formado... Optaré por el juramento, si no te supone una molestia. – consideró tenderle la mano para que ambos estuviesen de pie... Pero finalmente se sentó en el suelo de piernas cruzadas, imitando a Noir – Además... No me has invitado a cenar siquiera como para darte un beso, lo siento. – aquello lo dijo en un tono divertido, mientras que esbozaba una sonrisa. Noir le había caído sumamente bien, de eso no podría haber duda alguna.

Aunque la verdad detestaba todo esto de la improvisación, intentaría hacerlo lo mejor posible. Llevó su mano derecha sobre su corazón, mientras que la izquierda quedaba sobre una de sus piernas. Aquella era una postura bastante curiosa para hacer un juramento, sin duda, pero... ya estaba allí. Además, lo que era realmente importante eran las palabras dichas, ¿no es así?

De ahora en adelante, una vez este ritual se de por finalizado, nuestras almas se verán unidas como si se tratase de una sola. Es por esa misma razón que ahora, frente a ti y de todo corazón, juro mi más honesta fidelidad hacia tu persona. Si bien soy inexperta en muchos sentidos, mientras te encuentres a mi lado, intentaré ser siempre alguien que sea digna de tu compañía y de ser considerada como tu aliada. Velaré y defenderé todo lo que consideremos correcto, manteniendo mi voluntad firme y sin darte motivos en ningún momento como para dudar de mí. Mis palabras son totalmente honestas y es por eso, noble caballero, que no debes dudar de que me entrego totalmente a tu servicio confiando plenamente en ti. – se quedó unos segundos en silencio, mirando al peliblanco y finalmente dijo en voz baja: – Eso... ¿Eso está bien?


Yo hablo l "Yo pienso." l Yo actúo.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
19
Dromes :
10499
Reputación :
5
Mensajes :
42

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A new bond between us [Priv. Noir]

Mensaje por Noir el Miér Ago 02, 2017 3:56 pm

¿Hm? ¿Qué sucede? - Preguntó, ladeando la cabeza de lado con una aparente confusión en cuando Claire, su Master, pasó a interrumpirse a sí misma en lo que decía...algo. No supo por qué ese repentino cambio en su actitud, ni tampoco el porqué de su tan espontáneo sonrojo. ¿Es que había dicho algo fuera de lugar? ¿Quizá hecho algo malo? Solo faltaba que ahora sentarse en la posición en la que se encontraba ahora fuera un tipo de ofensa o algo parecido, quien sabe, entre tantos mundos que ha estado y cómo ha visto el gran cambio que han ido sufriendo las culturas con los años, todo era posible y eso era lo único que se le lograba ocurrir – Ehm...Si, así es como creo que les dicen ahora, ¿No? - Preguntó, aún igual de confuso. Con tantos años dejando de ser considerado una "persona" para ser nada más que un "Servant", ya se había acostumbrado netamente a que algo como eso era una forma de sellar el pacto y nada más. De hecho, es probable que incluso en vida no le hubiera dado importancia alguna a algo como eso, pero en este caso…No sabría decir si era qué en este mundo, eso podía significar algo más -Tanto bueno como malo- O si simplemente le había tocado una Master algo rarita. No le juzgaría por ello, pero debía admitir que se traía sus cosas raras.

Noir simplemente se cruzó de brazos y se le quedó mirando con la ceja arqueada y una sonrisa socarrona mientras la pequeña Master terminaba de dar ese mini discurso, intentando Just- no, ¿Des-justificando su propia reacción? Claramente y por el repentino cambio de su actitud, tanto por el repentino cambio en la velocidad de su hablar, uno podría concluir que se había puesto a tope de los nervios. "Qué mona" Pensó para sus adentros, pensando también en levantarse y pararse firme de nuevo, más la flojera le ganó - ¿Terminaste? - Preguntó a modo de burla, cruzándose de brazos y mirándole de nuevo, hasta que se disculpase – Que va, no te preocupes. Y si, tenemos esas dos opciones – Repuso. Casi siempre dejaba la elección a mano de sus Masters, puesto que cómo eran ellos los encargados en sí del propio Servant, era lo que ya muchos supondrían, "Debían" hacer luego de invocarlos. Aunque claro, ahora y con la reacción que Claire tenía, ya le iba a decir que mejor dejasen de lado aquella opción que tan nerviosa la puso y que se limitasen a usar el juramento para evitar causarle un mal rato o algo parecido. Pero antes de decir algo, su Master pareció llegar a la misma decisión que la que él había llegado.

- Claro qué no es una molestia - Dijo con una sonrisa, dispuesto a levantarse, más se detuvo y se quedó en esa misma posición cuando vio a Claire agacharse junto a el. Curiosa, muy curiosa forma de llevar a cabo un ritual tan importante como el que era este, el cual terminaría de sellar el pacto que los uniría hasta el fin de la vida del otro - ¿Qu-? Ah... Ya entiendo - Rodó los ojos divertido ante aquella broma. Si, lograba recordar en sus más recientes invocaciones que un significado "amoroso" se le había comenzado a atribuir al beso, cosa que Noir no terminaba de entender ni de importarle mucho, pero bueno. Aquella chica no era precisamente "Simple". No tenía ese tan mal complejo de superioridad que muchos Masters poseían sobre sus Servants, no era tan estricta -Cosa que notaba con ciertos detalles tomados más a la ligera en estos momentos, como el terminar el pacto sentados o el haberle dado tantas libertades a él mismo- y también, no parecía tener problemas con algún que otro chiste, simplemente para hacer humor. Estaba claro que esta vida que le tocaría vivir, sea cual sea esta época o mundo en específico, no iba a ser una de esas en las qué simplemente, todo te harta. Nah, esta parecía ser prometedora, interesante, incluso...¿Divertida?.

Noir se quedó completamente quieto y escuchando atentamente las palabras de su Master. Bajó la mirada, cruzado de brazos con una leve sonrisa en su rostro, sin perderse ni una sola palabra de lo que ella decía. Lo hizo excelente, más aún si tomabas en cuenta que era algo que había improvisado en el último instante - Perfecto, diría yo - Confesó, para luego alzar su vista y mirarla directamente, mientras quitaba su lanza de las cadenas en su espalda y la ponía por enfrente de su pecho, chocando su puño en donde estaría su corazón. Debía de retirar el arma y hacerlo con Drakthar en mano, después de todo, era ya una parte de el, tanto simbólica como literal mente - A partir de ahora, y hasta que mi vida termine, juro, tanto por mi, Byakuran, como por Drakthar, serviros a ti y solo a ti. Mi alma ahora pasa a formar parte de tus pertenencias, y esta se asegurará de acompañarte allá a donde sea que vayas, ya sea si vas de hasta un simple paseo hasta el mismísimo infierno. Sin doblegarme, sin titubear, sin dar un paso atrás, lucharé cada guerra en la que he de luchar, libraré cada batalla que deba librar, y participaré en cualquier conflicto en el que deba participar, siempre en tu nombre y con el único propósito de resguardarte a ti y aquello que consideres realmente de importancia. En honor a la vida que me has otorgado, juro, noble maga, que mi existencia solo estará dedicada en su totalidad hacia ti, y hacia tu seguridad - Y terminando, agachó la cabeza en señal de respeto hacia quien tenía enfrente, mientras todo el pacto...terminaba.

Aquella oscuridad que había surgido en una primera instancia, volvía, resplandeciendo en rayos de oscuridad verdosos tal y como lo habían hecho cuando Noir había sido invocado por primera vez. Sin embargo, esta vez toda esa luz, provenía desde un rincón del cuerpo de la propia maga. El pacto había finalizado, y aquella oscuridad verdosa que, no causaba dolor y literalmente no dejaba rastro alguno de haber existido en primer lugar, dibujaba aquella marca que caracterizaría al Servant, dibujaría en ella, los sellos de comando, aquellos sellos que simbólicamente representaban la unión del Master y el Servant...además de ser aquellos hechizos tan poderosos que los Masters podían usar sobre sus Servants a simple placer.


○ [Byakuran Gesso] ahora es [Noir]
Don't make me angry...:
avatar

Dromes :
20031
Reputación :
1
Mensajes :
39

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A new bond between us [Priv. Noir]

Mensaje por Claire Ruane el Dom Ago 06, 2017 1:32 pm

La pequeña maga ya había comenzado a dudar, nuevamente, de si las palabras que había elegido en ese momento habrían sido las correctas, considerando que posiblemente podría ser tachado de un juramento "tomado a la ligera" o poco elaborado en comparación a la mayoría, sumando a eso la expectativa que de antemano podría verse impuesta en ellos. No pudo hacer más que improvisar, claro está, pero al menos sus palabras habían sido sinceras e intentó que reflejaran todo lo que estaba pasando por su mente y corazón. ¿De qué iba a servirle explayarse con palabras innecesarias y sin significado alguno? Aquel muchacho de cabellos blanquecinos sentado en el suelo frente a ella iba a ser su compañero para, literalmente, el resto de su vida y se verían unidos de una manera mucho más espiritual -literalmente, otra vez- que cualquier otra relación que ambos pudiesen tener a partir de entonces. Es por ello que lo mínimo que Claire podía hacer, era ser lo más honesta y transparente que le fuese posible.

Volviendo al asunto que nos concierne... Claire esbozó una sonrisa, totalmente agradecida, al escuchar la respuesta de Noir a la pregunta que le había hecho recién y de paso tranquilizando esa sutil crisis existencial que podría haber empezado a formarse en su interior. Lo de siempre. El hecho de que Noir pensara que sus palabras habían sido correctas fue un alivio tremendo -además de que se había sentido halagada por el hecho de haberle dicho que era "perfecto", ya que estamos-. La pelinaranja se ponía tan ansiosa con todo este asunto del ritual de invocación porque le parecía algo sumamente importante. Quería seguir los pasos que correspondían al pie de la letra, cosa de que todo saliera bien y así demostrar que era apta para volverse una "Master". Así que, ojalá ahora sea algo más comprensible el porqué se estresa al simplemente pensar que había metido la pata en cualquier sentido. Y eso que no se considera perfeccionista...

Después, la muchacha se mantuvo en silencio en lo que observaba con curiosidad los movimientos que iba haciendo Noir antes de hablar y, finalmente, escuchando con atención todas y cada una de las palabras que se le estaban siendo dichas en aquel momento. La sonrisita que antes se había hecho espacio en su rostro apareció nuevamente, a medida que el peliblanco hablaba, aunque esta vez de una manera algo más desapercibida para así evitar incomodar o lo que fuese al muchacho. Lo que estaba diciendo Noir era algo bastante dulce y propio de un caballero como él, así que ella no dudaría ni siquiera un mísero segundo de sus palabras. Ella supo, si bien no precisamente desde el instante en que le vio pero bastante cerca, que Noir era alguien en quien se podría confiar plenamente. Estaba siendo más que claro que ambos se veían dispuestos a proteger al otro, cosa que parecía un muy buen indicio para la relación entre ambos.

Le devolvió el gesto una vez todo fue dicho, agachando levemente la cabeza en lo que cerraba momentáneamente los ojos. Cuando después alzó la vista y le miró, se sorprendió de que aquella oscuridad con ciertas tonalidades verdosas hacía nuevamente su aparición... "¿Y de dónde...?" Y aquella sorpresa no hizo más que aumentar -y quedando reflejado en su expresión- cuando, apenas unos segundos después, se dio cuenta de que todo aquello provenía del dorso de su mano derecha. Los hechizos de comando estaban siendo "dibujados" en su piel, de manera indolora pero bastante... curiosa, teniendo en cuenta de que ella nunca había visto nada de ese estilo. Una vez los rayos se hubiesen desvanecido, alzó su mano y se le quedó mirando. Luego, enseñó el dorso a Noir, como si el hecho de que él también lo viese podría terminar de asegurarle de que era de verdad. Ahora, su relación de Master-Servant se había vuelto finalmente "oficial", cosa que le emocionaba por dentro como si de una niña pequeña se tratase.

Entonces... estos son los hechizos de comando... – mentalmente se abofeteó por lo obvia que era su afirmación. Apretó ligeramente los labios, siendo consciente de la importancia que tenía aquel diseño en el dorso de su mano – Si te soy totalmente honesta, la verdad es que no tengo intenciones de utilizarlos. Si puedo evitarlo, lo haré. – posó nuevamente su mano derecha sobre su pierna, dedicándole una sonrisa de lado al muchacho. Quiso darle a entender de que confiaba en él, por lo que no le forzaría a nada y no los usaría a no ser que fuera algún tipo de caso extremo. ¿Demasiado idealista? No, pero ella no era su superior ni mucho más. Se veía como una igual, inclusive admiraba el poder que sabía muy bien poseía Noir y lo consideraba alguien sencillamente excepcional. Se quedó un par de segundos pensando y, finalmente añadió: – Ahora que hemos terminado... Creo que mencioné que iba a invitarte un café o lo que se te antojase, ¿qué opinas? – esbozó una amplia sonrisa, poniéndose de pie – Eso y podemos hablar luego en la sala, supongo. Así nos conocemos mejor, ¿no? – se encogió de hombros y le tendió la mano, cosa de que si gustaba, le ayudaba a ponerse de pie. Claro que tiene en cuenta de que es una enana debilucha en comparación, dejadla, que no pierde nada ayudando.¿Te vas a quedar allí o vienes conmigo a la cocina? – alzó una ceja, divertida y ya más relajada. Claire pensaba que esa era una buena manera de empezar tras el ritual... Ojalá estuviese en lo correcto, porque no había leído más pasos que seguir tras los que hablaban sobre sellar el pacto.


Yo hablo l "Yo pienso." l Yo actúo.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
19
Dromes :
10499
Reputación :
5
Mensajes :
42

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A new bond between us [Priv. Noir]

Mensaje por Noir el Vie Ago 11, 2017 5:43 pm

Finalmente, aquel pacto de iniciación que cada Servant estaba forzado a hacer con su Master si quería mantenerse en este mundo, había finalizado con aquella marca característica de Noir en la parte posterior de la mano derecha de Claire. Los hechizos de comando habían sido finalmente traspasados hacia su nueva Master, y esta vez el chico no tuvo esa constante preocupación por "¿Qué tipo de Master será?" Por el simple hecho de que creía ya saberlo, y le agradaba esa situación. Confiaba en que Claire no abusaría de los hechizos de comando o por lo menos, no los usaría con pésimas intenciones como muchas personas en el pasado a lo largo de sus vidas y sus muertes los han usado. Quizá también hiciera falta que le contase algo sobre aquellos hechizos de comando o quizá eso era algo que ya tenía claro, no era como que Noir pudiera saber al respecto, más no había ningún apuro en especial por lo que dejar esa conversación para un rato más tarde no tendría problemas, así como el entrar en más detalles sobre qué era lo que Noir podía o no hacer. Algo fundamental para saber cómo reaccionar cada cual ante cualquier demostración de un posible peligro.

No podría negar que le pareció algo divertido ver las expresiones de asombro que la chica tenía a medida que el sello se terminaba de implantar de su mano, callándose totalmente como si estuviera petrificada o algo por el estilo, cosa que Noir imitaría hasta que le escuchó hablar - Sep, lo son – Dijo, respondiendo ante su pregunta, sin terminar de entender si estaba pensando en voz alta o no, más tampoco le daría mucha importancia a ello. Eso respondió su recién formulada pregunta, entendiendo que Claire si sabía acerca de los hechizos, algo que hacía las cosas mucho más fáciles - ¿Huh? - Ladeó su cabeza con una ligera sorpresa, pues si bien ya creía que Claire no abusaría de aquellos hechizos, no esperaba que se comprometiese a simplemente, no usarlos. Una grata sorpresa, algo que le hizo sonreír ligeramente – No te preocupes, a veces, los hechizos comando pueden resultar de una gran utilidad. Además... - Le miró detenidamente - Confío en que si los usas, los usarás bien – No recordaba haber vivido otra ocasión en la que él tuviera que ser quien "permitiese" al mago usarlos. Claro que lo mejor es evitar el abuso de ellos e intentar no usarlos si es posible, pero tampoco se puede negar que son una poderosa arma a la cual se le puede sacar provecho dependiendo de la situación. 

- Creo que es una buena idea
 – Repuso afirmativamente. Ya se iba a colocar de pie cuando la chica le tendió la mano, algo que realmente le hizo gracia...principalmente por la gran diferencia de estatura, peso, y.… todo lo demás. Más de todas formas estiró la mano de vuelta para sujetar la suya y -Haciendo algo de fuerza el mismo para ayudar a Claire a levantarlo- se alzó del suelo hasta acabar de nuevo totalmente erguido y de pie. Ya estando de pie, volvió a sujetar su lanza negra por su espalda para luego, apretar y tensar un poco más las cadenas que rodeaban su cuerpo por todos lados y así mantenerla firme en su lugar, siendo esta una extraña forma de llevar su lanza, más era el método por el que se había acostumbrado y aunque no lo pareciera, tenía un uso efectivo. Aunque le costó un poco, miró de evitar esta vez hacer algún comentario acerca de la gran brecha de estaturas o directamente llamarle baja o algo por el estilo. Por lo menos por el momento, porque muy seguramente a medida que el tiempo pasara y aquel vínculo entre los dos se llenase de más confianza, el apodo de enana –O alguno relacionado u similar- se le iba a quedar grabado de por vida.

- ¿Ja? - Arqueó la ceja ante su pregunta con una sonrisa divertida y ambas manos sobre sus caderas – Voy, voy, supongo – Dijo mientras le dejaba pasar a ella primero para luego dirigirse el hacia la cocina de la casa. Le daba cierta curiosidad el ver todo a su alrededor debido al hecho de que aquello que estaba viendo a todo su alrededor, no era algo para nada...  ¿Normal? A juzgar por las decoraciones, las vestimentas que tenía Claire y.…todo su alrededor en sí, podría decir que o bien se encontraba en otro mundo, o en algún sitio al que en ninguna de sus anteriores vidas haya ido, o algún tiempo en donde aún no haya sido invocado. Aparecer en sitios tan desconocidos como este muchas veces resultaba algo incómodo por el no saber cómo reaccionar apropiadamente ante prácticamente nada, así como tampoco estar del todo informado acerca de aquellos peligros que podría haber alrededor, quizá incluso enfrente de sus narices sin que él se pudiera si quiera percatar de ello. Sin embargo y como siempre había estado haciendo desde la primera vez en ser invocado en un lugar o tiempo extraño, simplemente le quedaba...adaptarse. Y lo iba a hacer lo mejor que pudiera, o incluso más.

Ya en la cocina, miraría todo lo que le rodeaba antes de romper ese silencio que había mantenido durante unos segundos - ¿Puedo...preguntarte algo? - Dijo, volviéndose hacia ella - ¿Donde estamos? - Preguntó, ladeando la cabeza - Y también...¿En que año? Ya sabes, para saber...ubicarme un poco, con respecto a la última vez que fui invocado - Se llevó la mano a la nuca, como si hubiera preguntando quizá algo muy "Estúpido", cosa que muchas veces resultaba ser así. A veces, su época de renacimiento acababa concordando con la época en la que el había fallecido -O aveces incluso antes- causando que su accionar con respecto a tales y cuales cosas fuese mucho más acertada, en diferencia a lo que pasaba ahora, por ejemplo.


○ [Byakuran Gesso] ahora es [Noir]
Don't make me angry...:
avatar

Dromes :
20031
Reputación :
1
Mensajes :
39

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A new bond between us [Priv. Noir]

Mensaje por Claire Ruane el Jue Ago 17, 2017 10:45 pm

Tras la repentina y curiosa aparición de los hechizos de comando en el dorso de su mano, la muchacha prácticamente embobada por la sorpresa había soltado una afirmación ligeramente... inútil y posiblemente estúpida, teniendo en cuenta el hecho de que ambos podían ver con claridad y conocían de sobra el significado que traían consigo aquellos diseños que ahora se encontraban "dibujados" en su piel. ¿A qué quería llegar con todo esto? A que sí, Claire no había hecho nada más que pensar en voz alta debido a la sorpresa, pero de igual manera agradeció la confirmación por parte de Noir (así se aseguraba de no estar viendo cosas ni nada del estilo) y le dedicó una leve sonrisa como respuesta. Aunque esa bofetada mental que mencioné con anterioridad no se la iba a quitar nadie: ¡No podía mostrarse así de... lenta frente a Noir, eso ni de chiste! Ella conocía lo relacionado, al menos la gran mayoría, de lo que venía con el paquete de volverse Master y quería demostrarle a él su valía como maga, por lo que era una pena el estar empezando así con las primeras impresiones, la verdad.

Dejemos eso de lado por un momento. Claire, tras haberse comprometido a no utilizar innecesariamente los hechizos de comando, alzó ambas cejas al notar la repentina sorpresa que parecía reflejarse en el rostro del peliblanco sentado en el suelo frente a ella y le observó con curiosidad. "¿Me habré expresado mal, tan extraño fue el comentario o...?" O simplemente había estado muy fuera de lugar. O podría ser una opción también el que se hubiese malinterpretado el sentido de esa frase, dando a entender que tomaba todo ese asunto con una ligereza que sencillamente no era apropiada. "No era lo que tenía en mente." Estuvo a muy pocos segundos de intentar reformular la frase y lógicamente transmitirle la idea a Noir, aunque se detuvo al ver la sutil sonrisa que se había formado en el rostro de él. "Oh." Escuchó entonces las palabras por parte de Noir con atención, asintiendo suavemente tras la primera oración dicha y luego ladeando la cabeza, sin comprender el porqué de esa pausa que hubo tan de golpe... para luego curvar sutilmente sus labios en una tímida sonrisa: – Gracias. – y con eso se refería, obviamente, a la confianza puesta sobre su persona. Tenía sumamente presente que, al menos para ella, sería algo realmente incómodo el hecho de que alguien totalmente ajeno a ti hasta hace unos cuantos minutos tuviese ese poder sobre ti, en sus manos -literalmente-, de tal calibre que te puede hacer doblegar en cuestión de segundos con nada más que unas cuantas palabras. Era por eso mismo que se sintió halagada y bastante contenta porque Noir confiase en ella de esa manera – Aunque sigo pensando igual: de ser posible, no los usaré. – y tras una breve pausa, añadió: – C-Claro, me refiero a utilizarlos solo en casos en que supongan una e-especie de ventaja o beneficio... Ya entiendes. – lo último lo murmuró, apartando sutilmente la mirada. Era rídiculo que incluso ella se hubiese enredado un poco con su manera de hablar, por lo que prefirió dejar el comentario hasta ahí. Si él había captado, genial.

Después de todo eso, la enana le había tendido la mano y tal para poder ayudarle a ponerse de pie nuevamente. Él había aceptado el gesto, a pesar de la muy notable y obvia 'desventaja' en la cual se veía su Master. Ésta última ignoró, principalmente para poder mantener su honor intacto, el hecho de que a pesar de tirar fue Noir quien tuvo que poner casi que más de la mitad de la fuerza para, efectivamente, ponerse de pie. Básicamente... ella cumplió la función de un bastón, pero no pensaba hacer ningún tipo de referencia a ello por el momento. Ni después. ¿Sabes? Lo ideal era no hacer ninguna referencia y listo.

Entonces, vamos~ – le sacó la lengua burlonamente y se encaminó a la cocina. Iba a su ritmo, siguiendo una especie de vaivén con los brazos para acompañar cada paso, dejando bastante claro el que ahora se encontraba muchísimo más relajada en comparación a cuando recién habían iniciado todo ese proceso del ritual y demás. Bueno, eso y el simple hecho de que se encontraba en su casa, razón más que suficiente para hacer lo que se le diese la gana. Pero eso es secundario. Una vez en la cocina, Claire se acercó al mesón que había allí y acercó dos tazones que habían sobre el mueble en cuestión. Hizo ademán de abrir una puertecita de otro mueble -en donde estaba el café como tal y todo eso-, pero se detuvo al escuchar la voz de Noir. Volteó para poder verle mejor antes de responder: – Claro, cualquier cosa. – ladeó suavemente la cabeza tras decir aquello y escuchó las preguntas que vendrían a continuación. Le dedicó una leve sonrisa al darse cuenta de la vergüenza que le causaba preguntar eso -al menos eso asumió por el gesto de llevarse la mano a la nuca-, en un intento de hacerle ver que no tenía porqué preocuparse por ello – Si entiendo, descuida. – cargó todo el peso en una pierna y alzó la vista para poder verle un poco mejor – Estamos, actualmente, en el año 2017. En Japón, aunque si soy más concreta: en la ciudad de Éadrom. – hizo una breve pausa, para que el muchacho hiciese las asociaciones correspondientes o lo que necesitase, antes de seguir – Veamos... Éadrom. Su población se ve compuesta por seres de diversas razas... Y está el Instituto Takemori. – ¿debería ser menos específica? ¿Más, quizás? Hum... Mejor ir de a poco con todo esto – A decir verdad, prefiero que preguntes lo que quieras y en base a eso me explayo más o no... ¿Alguna duda con lo que dije recién? ¿Otra cosa? No sé, lo que gustes. – se encogió de hombros tras decir lo último y volvió a los tazones. Sacó el tarro de café para comenzar a hacer el café, no tiene mucha más ciencia y no pienso extenderme con eso – Oh, por cierto, ¿cuántas de azúcar? Creo que tengo unos chocolates también por si quieres. No sé... Si quieres comer algo en concreto podemos salir. – era muy probable que la pelinaranja estuviese hablando hasta por los codos, pero... era bastante difícil evitarlo por alguna razón. Quería conocer a Noir, ayudarle a ubicarse mejor con todo eso espacio temporal y de paso quería ser una buena anfitriona. Varias cosas a la vez, claramente.


Yo hablo l "Yo pienso." l Yo actúo.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
19
Dromes :
10499
Reputación :
5
Mensajes :
42

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A new bond between us [Priv. Noir]

Mensaje por Noir el Sáb Ago 26, 2017 12:05 pm

Realmente es que le había tocado una Master bastante… ¿Peculiar? Y eso no era nada malo, en lo absoluto. Era agradable pensar que no tendría que verse afectado por los hechizos de comando como muchas veces había sucedido a lo largo de su vida, a veces para hacerle atacar cuando no debía, a veces para hacerlo escapar cuando no era necesario o no era lo correcto, hacerlo asesinar cuando la opción no era la correcta…e incluso, una vez, usarlo para forzar a Noir a limpiar una casa. Tal y como escuchan. Otro Master inexperto, sin embargo, uno que en vez de resultar “Interesante” como veía a Claire, resultaba torpe, idiota y estresante, quien para empezar había usado el hechizo de comando por accidente. Por segunda vez. Ahora, creía…y, esperaba, que Claire aunque fuese también una aparente maga novata, no fuese de esa calaña. No se preocupaba demasiado puesto que si tenía esperanzas en la chica y eso era algo que había dejado bastante en claro desde el instante en el que la misma se presentó hacia él y, él mismo, se presentó y declaró como su guardián, protector y Servant – Claro que entiendo – Comentó con una ligera expresión de diversión, arqueando su ceja y con la mirada en su pequeña -Muy pequeña- Master. Era divertido ver cómo es que llegaba a preocuparse o avergonzarse por cosas que, a él, luego de tantos años viviendo una y otra vez sin parar, se había convertido en algo tan simple como una rutina que se repetía una vez en la vida. Literalmente. Sin embargo, y aunque poco le faltaba para simplemente no aguantar y soltar alguna risa o alguno de sus comentarios -Obviamente relacionado con el cómo actuaba y su estatura-, se mantenía sin decir nada para evitar pasar a poner a la pobre más nerviosa de lo que ya se encontraba de por sí. Ya habría más tiempo para hacer cosas de ese estilo una vez la confianza entre ambos aumentase un poco más.

El no decir absolutamente relacionado a su estatura en cuanto se convirtió en una especie de bastón humano fue sumamente difícil para el Lancer, pero por simple suerte, magia, fuerza de voluntad o como quieran llamarlo, lo logró. Ya luego de eso, sería que ambos irían a la cocina de la misma , a la cual, por cierto, Noir no se terminaba de acostumbrar, debido a que a pesar de haber sido invocado miles de veces, nunca había sido invocado en un instante del tiempo tan tardío, ni siquiera en los otros mundos, siendo este instante de los más “Raros” que ha tenido a la hora de reencarnar, debido a que las demás épocas en general terminaban siendo más sencillas y fáciles de digerir para alguien de su época…Además de haber sido revivido más de una vez en sitios en las mismas épocas, llegando a memorizar el cómo funciona tal o cual época dependiendo de donde y como se traiga a la vida. Era curioso pensar que ahora, de hecho, podría suceder que fuera a revivir en estos años una y otra vez, casi sin descanso, o quizá todo lo contrario y jamás volvía. Pero dejando aquello de lado…ahora si eso sucedía o no, era irrelevante, tenía que orientarse independientemente de ello, y era un alivio que Claire lo fuese a ayudar con ello.

Una vez Claire empezó a hablar, Noir miró de guardar silencio para escucharla atentamente, más sus primeras palabras lograron hacer que una pequeña expresión de sorpresa se formara en su rostro casi de inmediato - ¿Japón? – No pudo evitar soltar aquella palabra con una gran nostalgia. “¿2017, dijo?” Se preguntó a sí mismo “Entonces solo han pasado un par de décadas… ¿Qué habrá pasado con...? …. Bah, no debo concentrarme en eso ahora” – Logrando apartarse un poco de sus pensamientos, los cuales eran invadidos por la curiosidad, la nostalgia y una gran cantidad de recuerdos de la última vez que había sido invocado aquí, en 1900 y pico….Ya luego se iba a concentrar en aclarar aquellos temas pendientes que tuviera si es que estos se habían mantenido o no con el tiempo, sin embargo y ahora mismo, estos no importaban. Más las sorpresas para el Servant no terminarían ahí, si no, que seguirían aumentando cuando escuchó que Éadrom, la ciudad en la cual parecían estar habitando en estos precisos momentos, era una ciudad en la cual distintas razas vivían en….¿Paz? Qué irónico, si se tomaba en cuenta que en sus tiempos y en la gran mayoría de sitios y tiempos en donde había sido alguna vez invocado, aquellas razas vivían prácticamente a la sombra de los humanos, si es que no era en medio de alguna especie de guerra por territorio o simplemente por su libertad. Guerras en las que, aunque a él no le guste, participó, y no a favor de quienes les hubiera gustado apoyar en su momento, batallas y asesinatos de los que no sé sentía ni tampoco se llegaría a sentir orgulloso alguna vez en la vida. Lo que tenían los Hechizos de Comando…

- Creo…creo que no tengo dudas, aunque creo que también me sería…un poco más fácil de entender lo de que hayan varias razas por estos lares viéndolo yo mismo – Comentó – No he visto muchos sitios de ese estilo…¡Oh! Ehm…Cuanto quieras, supongo – Respondió, sin tener idea de cómo rayos es que se hacía un café en estos tiempos – Y estoy bien, gracias – Dijo en relación al chocolate, para luego ver por la ventana – Creo que salir sería una buena opción, preferiría empezar a conocer ciertas zonas para empezar a ubicarme y conocer también un poco más sobre el resto de razas que por aquí habitan, pero… - Le miró de reojo - ¿Tanto han cambiado los tiempos como para que se pueda salir a comer a estas horas? Digo…a juzgar por la luna…. – Dijo volviendo a ver por la ventana – No han de ser más de las 4 o 5 de la mañana, creo – Se encogió de hombros – Bueeeeno, no es como que critique eso. Después de todo, a quien no le gusta madrugar para ir a conseguir comida a las tantas de la mañana – Comentó con un aire un poco más burlón. Realmente dudaba que en tan pocos años como lo había sido su anterior invocación -Precisamente en el Japón- llegara a ese punto, pero…¿Quién sabe? No había que descartar la idea de que podía estar en otro rincón de Japón un poco más extraño, en otro mundo, en un tiempo donde las culturas y costumbres simplemente habían sufrido un cambio radical, que se esté refiriendo a negocios más extraños a los que ella misma conozca y que si tengan abierto, o ….que simplemente esté loca, o -Lo que cree que pasa y por lo que soltó todo lo anterior- que simplemente los nervios le impidieron terminar de procesar todo y le están jugando una mala pasada, cosa de la cual, Noir obviamente aprovechará para burlarse un rato.


○ [Byakuran Gesso] ahora es [Noir]
Don't make me angry...:
avatar

Dromes :
20031
Reputación :
1
Mensajes :
39

Ver perfil de usuario
SERVANTS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A new bond between us [Priv. Noir]

Mensaje por Claire Ruane el Dom Sep 17, 2017 11:44 pm

Después de que la pelinaranja finalmente logró expresarse -aunque claro, de una manera que terminaba siendo prácticamente cómica en comparación a la seriedad que intentaba demostrar en una situación como aquella-, Noir respondió de manera corta y precisa, cosa que hizo que la muchacha esbozar a una pequeña sonrisa de lado, aunque al haber apartado la mirada en un inicio, el gesto podría pasar desapercibido a los ojos del muchacho. Y... si, Noir parecía captar a la perfección el estado en el que se encontraba su inexperta Master: se descuidaba un momento y parecía volverse un manojo de nervios incomprensible en cuestión de segundos. No había mucho por donde perderse tampoco, ya que era un tanto raro que cualquiera se trabase de tal manera con sus propias palabras. Y... en defensa de ella, ¡todo eso era nuevo para ella! Creo haberlo mencionado, pero no importa. Claire podía manejarse a la perfección en el ámbito teórico,  por supuesto, pero frente a ella se encontraba un muchacho que ya tenía la experiencia gracias a la práctica de antemano.

Como sea, volvamos a lo importante: ambos se encontraban en la cocina, Claire preparaba un café para cada uno en lo que el muchacho preguntaba sobre donde y cuando estaban actualmente, a lo cual la muchacha intentaba responder de la manera más "general" y simple por el momento. Creo haberlo mencionado igualmente, pero poco y nada servía el soltar tanta información de golpe a alguien que carecía de un contexto mínimo o al menos una vaga idea general, fuese la que fuese. Por eso mismo era que ella prefería ir de a poco, como podrás podido apreciar antes. Mencionó el año, el país... – ¿Hm? – con la pregunta proveniente de Noir producto de haber mencionado, efectivamente, el país en el cual se encontraban actualmente, asintió como respuesta y sin complicarse demasiado tampoco. Consideró preguntar algo, pero en cualquier caso, no iba a ser más que una estupidez si se pensaba meramente lo obvio: Ha sido invocado otras veces -vete tu a saber el número exacto-, por lo que ha estado en varios sitios distintos, entre los cuales podría considerarse sin mayor problema a Japón. Además... podría ser un tema sensible, ¡uno nunca sabe! Por lo que era mejor dejar el tema de lado por el momento, claramente. Entonces, ella continuó hablando sobre la ciudad y mencionando la particular variedad de los habitantes en ésta, y de paso sacando a flote al conocido Instituto Takemori en la conversación. Para cualquiera que fuese un recién llegado en Éadrom, todos esos datos podrían venir a conformar algo así como la "información base" -según Claire-, solo que lo complicado aquí era el mero hecho de que Noir venía de otra época, y de manera bastante literal. Por eso, de nuevo, Claire prefería responder y moverse en base a las preguntas que fuese teniendo él, surgiendo en el momento o de antemano, daba igual. Al menos ella, si estuviese en su lugar, consideraría eso algo mucho más cómodo, pero obviamente iba a adaptarse a las preferencias del peliblanco y todo eso.

Cuando terminó de hablar, se dispuso a escucharle como corresponde (¡ya que esto no es un monólogo, claramente!). Le quedó mirando con curiosidad y asintió pensativamente, de paso dando a entender de que le estaba siguiendo en la conversación – Claro, entiendo. – le dedicó una sonrisa, y con su mano derecha llevó un mechón de su cabello tras la oreja en lo que añadía divertida: – Aunque no es como que vayan con carteles o diciendo a cualquiera '¡oye, mirame, que no soy humano!'. Aunque pueden haber excepciones... yo solo aviso. – y terminó la frase encogiéndose de hombros, con una leve sonrisa en su rostro. Sus bromas podrían considerarse un tanto extrañas o directamente simplonas e infantiles, pero... no quedaba de otra. Noir tendría que ir acostumbrándose~ – Si sirve de algo: en lo que a mi respecta, esta ciudad me parece un sitio donde cualquiera puede encontrar donde encajar. Eso, y... – volteó para ver las tazas que había dejado en espera, ya que ahora caía sobre ella la gran decisión sobre el azúcar y eso – Te echaré dos cucharadas. Tengo entendido que ese es el promedio o algo así. Como sea, en el peor de los casos puedo prepararte otra taza. – en lo que decía eso último, acercó el tarro que contenía el azúcar, asintiendo también a a negativa sobre el ofrecimiento del chocolate – Vale~. – Ahora, por mucho que quiera rellenar el párrafo para alcanzar tu numero de líneas, Noir, no pienso narrar el como cole también las dos cucharas para echarle el azúcar a cada taza, pensando que eso queda implícito en el hecho de haber mencionado la acción de por sí. Como sea, Noir quedó con las dos cucharadas mencionadas y Claire con una, en caso de que la duda te estuviera carcomiendo por dentro (?).

En lo que hacía todo eso y terminaba revolviendo ambas tazas, escuchaba con atención las palabras del muchacho y seguía asintiendo cada tanto... "¿Hm? ¿Que quiere decir con...?" Alzó ambas cejas y volteó a verle, haciéndose una idea de a donde quería llegar con ese comentario y... en un acto totalmente inconsciente al confirmar sus sospechas, se golpeó la frente con la palma de la mano y quizá un poco más brusco de lo deseado, ya que una sutil expresión de dolor cruzó por su rostro un par de segundos – Cierto, cierto... Es muy temprano. – retiró la mano de su frente para poder coger la taza de él y entregársela al fin. Mira cuanto tarda con el café... Luego, le miró e infló los mofletes de una manera bastante madura y acorde a su edad, claro – N-No sé que tanto habrán cambiado los tiempos en ese aspecto, pero e-es bastante probable que algo esté abierto, ¡hmpf! Aunque posiblemente no haya nada cerca... – una sonrisita nerviosa asomó por sus labios – Me confundí y pensé que había pasado más tiempo, como podrás imaginar. Pero aún así, podemos salir propiamente tal en unas cuantas horas, si gustas. Ahí seguro hay algo abierto. – le sacó la lengua burlonamente, siendo consciente de lo torpe que se veía ahora su propuesta – Ahora... Podemos hablar un rato más, o puedo enseñarte tu habitación y dejamos todo para mañana. Como prefieras. – tomó su taza y le dio unos cuantos sorbos, mirando al muchacho con una ceja alzada. Ambas opciones le parecían viables, por lo que si Noir tenía preferencia por alguna, no iba a suponer ningún tipo de problema ni nada del estilo – Oh y... ¿quieres que compremos ropa, pijamas y eso? La verdad es que no me manejo en ese aspecto. – ... ella no tenía la menor idea de si él podía cambiarse el atuendo a voluntad o algo, por lo mismo prefería preguntar de paso.


Yo hablo l "Yo pienso." l Yo actúo.
avatar

Salón :
Universitario(a)
Edad :
19
Dromes :
10499
Reputación :
5
Mensajes :
42

Ver perfil de usuario
MAGOS

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: A new bond between us [Priv. Noir]

Mensaje por Contenido patrocinado



Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
El SIGUIENTE DISEÑO HA SIDO CREADO POR JONSEI ESPECIALMENTE PARA ITR. varios de los códigos aquí son de mi autoria y algunos otros editados. agradecemos a sr.smith, Mikae y Roshio por guiarme y prestarme sus códigos.