Bienvenido a la ciudad de Éadrom, donde la alianza entre humanos y seres sobrenaturales se hace cada vez más fuerte y posible ¿O no?
CONOCE MÁS SOBRE LA HISTORIA
AMBIENTACIÓN
CONOCE NUESTRA HISTORIA

Octubre 2018
Durante muchos años, miles de seres sobrenaturales fueron cazados hasta la extinción. Hoy, existe un "rayo de esperanza", situado en alguna zona de japón llamado "Éadrom", donde es posible la convivencia entre seres sobrenaturales y humanos.

Cubierta por un manto de protección, la también llamada "Ciudad de la Luz" sirve de hogar para muchos que aún lo creen posible, otorgándole educación a las jóvenes promesas sin importar su raza en uno de los institutos más grandes de todo Japón: el Instituto Takemori.

ESTACIONES
cambiantes cada día

SISTEMA MONETARIO
Monedas: Dromes
Billetes: Soilses

Shiki Topsite!


CONEXIÓN
bienvenido a la ciudad éadrom
Conectarse

Recuperar mi contraseña



NAVEGACIÓN
links importantes



BÚSQUEDAS DE ROL
¡Publica tu búsqueda aquí!



BÚSQUEDA
Un recuerdo, una ronda... ¿Algo más?
POR Chiasa Yokomiko
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK
A ESPERA
Título de la búsqueda
POR NICK


ÚLTIMOS TEMAS
de habitantes
Últimos temas
» ¡Felicidades, Dylan Kuroki!
Ayer a las 11:41 pm por Lariv & Laina

» This is real - Luca Expediente
Ayer a las 11:04 pm por Luca Kurosaki

» Confieso que... {Juego}
Ayer a las 10:07 pm por Mamiko Sakakibara

» Presentándome y retomando un viejo vicio(?
Ayer a las 8:22 pm por Sebastian Michaelis

» Volvi beiezas
Ayer a las 8:20 pm por Sebastian Michaelis

» Chica problema ;D
Ayer a las 8:17 pm por Sebastian Michaelis

» Cierre/Apertura de temas
Ayer a las 8:14 pm por Sebastian Michaelis

» Aeterno Amora || Libre
Ayer a las 7:27 pm por Magdalene y La muñeca

» La Maldición de Prometeo [Búsqueda]
Ayer a las 4:57 pm por Jen & Morfeo

» LIBRO DE FIRMAS
Ayer a las 3:46 pm por Kaname Kuran



MINI ANUNCIOS
¡colabora con la comunidad!

CLUB DE COCINA BUSCA MIEMBROS
¡Anímate a ingresar al club de cocina! Da click aquí para más información!
TÍTULO MINI NOTICIA
¡Muy pronto!



MEJOR POSTEADOR
¡de esta semana!




¡FELIZ CUMPLEAÑOS!
¡TAKEMORI TE DESEA LO MEJOR!






Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tema Privado Moonlight - Priv. Kogitsunemaru

Mensaje por Umaroth el Miér Jul 19, 2017 11:13 pm

Era casi media noche, todo se encontraba en completa oscuridad y solo se escuchaba de fondo el sonido del viendo silbando entre las ramas de los árboles como única melodía. Esto podría asustar a cualquier criatura normal, no cualquiera podría mantener la cordura en un lugar donde las sombras proyectadas por la luna menguante, que se alzaba digna y majestuosa sobre el bosque, reflejaban figuras de monstruos con dientes afilados y cualquier sonido resonaba 10 veces más gracias al gran silencio que se alzaba.

Umaroth no tenía miedo, claro que no. Él ya era un dragón de 7 años y a su edad no debería de temerle a la oscuridad o a los extraños ruidos del bosque. Recordaba que algunos años antes, con tan solo 5 añitos, había salido en una excursión nocturna junto a los otros chicos de su reino, en ella les enseñaban las reglas básicas para cazar en la noche. Él había sido el más valiente del grupo y había podido atrapar un buen conejo que luego disfrutó triunfante como cena, su primera caza nocturna había sido un éxito. Después de eso había tenido varias veces más para practicar y más excursiones con los grandes del reino. Por eso no debería de tener miedo en ese momento, para nada… ¿Verdad?

El dragonsito se encontraba planeando por encima del bosque de Eàdrom, más específicamente cerca al gran lago. Intentaba aletear lo menos posible para que no se escuchara el eco de sus alas rozando con el viento por toda su zona de caza, era un niño inteligente que se dejaba guiar muy bien por sus instintos dragones, por lo que aprender cuales corrientes de aire cálido le servían en ese momento y cuales lo mandarían a volar por encima de las nubes era algo que Uma controlaba casi que con facilidad. La luz de la luna le ayudaba a distinguir mejor las figuras que se movían de aquí para allá, aunque no era necesaria ya que en su forma dragón sus sentidos se intensificaban, dándole una vista nocturna perfecta.

¿Por qué se encontraba cazando a esas horas de la noche? Pues… hacía 4 días hacía cazado y a partir de ese momento el calor del verano se había vuelto tan insoportable que ningún animal cuerdo se atrevía a salir de sus refugios, ya que ni las bondadosas ramas de los árboles les daban la frescura que necesitaban. 4 días después, Uma realmente necesitaba comer. Aquel día había bajado lo suficiente la temperatura como para que el calor no golpeara tan fuerte en la noche y tal vez, si tenía mucha suerte lograra atrapar algo, aunque sea algo pequeño.

Lograba distinguir alguna que otra criatura correr de aquí para allá, pero la mayoría se encontraba ya durmiendo y no le sería fácil encontrarlos. Tuvo varios intentos fallidos donde se lanzaba directamente a atrapar alguna sombra que se le parecía ligeramente a una liebre o a un pequeño ciervo extraviado de su rebaño. Se hacía tarde y el estómago le rugía con fuerza, pero ya había perdido las esperanzas así que esperaría hasta el próximo día. Descendió en un suave planeo hasta quedar a la orilla del río y allí resopló, haciendo que salgan de sus fauces un ligero humo blanco, algo como luz. Estaba cansado.. Seguramente en poco tiempo iría a su nido a dormir.

Pero antes tomaría un poco de agua, tal vez podría nadar un poco también e ir fresquito a dormir. Se inclinó en la orilla para poder llegar al agua alargando el cuello y tomó un par de tragos, pero algo le alarmó. Escuchó algo moverse entre las ramas a su izquierda, y no parecía ser algo pequeño como un conejo, alzó la cabeza para mirar alrededor  y se quedó en completo silencio.

-¿H-hay alguien ahí?.. – Expandió su mente lo más que podía para poder rozar las conciencias más cercanas y así poderles hablar con la mente,  tal vez alguien le entendería. Sin embargo.. nadie contestó.

El dragonsito que de altura no medía mucho más que un hombre de estatura promedio, sintió como algo helado se instalaba en su pecho. No debía tener miedo, ¡era un temible dragón! No quería tener miedo.. no, Claro que no..  Pero ahora no tenía a los grandes y sabios dragones del reino protegiéndole la espalda, ni conocía este lugar en la misma forma que conocía los bosques cercanos a su hogar donde aveces cazaba con sus padres cuidándolo desde lo lejos. No.

Ahora estaba solo.

Un nuevo ruido del fuerte crujir de una rama sonó a sus espaldas, el pequeño se dio la vuelta con rapidez para estar atento a todo lo que pasaba a su alrededor. Claro que tenía miedo y mucho para ser exactos. No podía negárselo a si mismo, pero debía ser valiente; las sombras del bosque no lograría derrumbarlo, no se espantaría. Aunque si la situación se iba a mal podría salir volando, esperando que aquello que estaba a su alrededor no pudiera volar también. Todo el cuerpo de Umaroth temblaba con fuerza y un leve gruñidito se instaló en la base de su pecho como puro instinto de protección, sus escamas se erizaban un poco [más que todo en el lomo] y tenía los ojos y oídos abiertos ante cualquier cosa.

Otro sonido y una sombra detrás de los árboles corriendo. Parecía un oso. Sí, seguramente era un oso que venía a beber en el lago. Umaroth nunca había peleado contra un oso, tampoco lo quería realmente. Tenía miedo, mucho miedo. Solo quería a su madre. Solo quería volver a casa.


Hablo[3399CC] - Narro - Pienso[00cc99]

avatar
Dromes : 83615
Reputación : 8
Mensajes : 61
Ver perfil de usuario
Umaroth
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Moonlight - Priv. Kogitsunemaru

Mensaje por Kogitsunemaru el Jue Jul 20, 2017 4:44 pm


— Éadrom - Bosque/Lago

Cuando su falta de alimento lo atacó de lleno casi llegando la medianoche, bastó apenas un rugir de sus tripas vacías para que el mayor despertara.

Hacía ya algo de tiempo que había comenzado a vivir en el bosque. Tras bajar de la montaña nevada y probar suerte en la ciudad, había tomado finalmente la decisión de pasarse al menos una larga temporada rodeado de naturaleza, el único entorno que tal vez tendría mucho más que ofrecerle.

En sus primeros días, había conocido a una pequeña niña disfrazada de conejo. Era cuestión de tiempo para que ella tarde o temprano se diera cuenta del lugar que el albino había tomado como su hogar; Un viejo y enorme árbol casi al centro del bosque, bastante cerca del lago. Recordaba a la perfección que aquel día la pequeña lo había seguido por todos, transformándose de inmediato en su dolor de cabeza.

Tenía la ligera sospecha de que la menor había estado dejando frutas bajo aquel árbol. Si bien, muy en el fondo agradecía el gesto, estar comiendo frutas todo el día no era muy de su gusto. Anhelaba el sabor de la carne.

Hace unos días atras y producto de la ola de calor que azotaba la ciudad, prácticamente no se veían animales en los alrededores; Todos escapaban del sol, incluso el. Para su suerte, aquella noche el ambiente se sentía mucho más fresco, ideal para plantarse la carrera en busca de alimento.

- • -

. . .Entre la oscuridad del bosque, una silueta masculina caminaba por entre los árboles como alma en pena. Ropajes antiguos, pies descalzos y una larga cabellera daban cuenta de que se trataba de alguien de una época antigua. Un perdido en el tiempo. . .

- • -

Por largo rato estuvo dando vueltas en los alrededores, ansiando encontrar siquiera un pequeño animal perdido. Para su desgracia, lo único que logro divisar, fue un extraño pájaro dando vueltas allá en lo alto.— ¿Buscará carroña..? — Murmuró, torciendo sus labios en una mueca de desagrado; Al parecer, el albino no era el único que rondaba en busca de comida.

Si su olfato no lo engañaba, estaba a unos cuantos metros del lago....y si su lógica no fallaba, aquel ave tarde o temprano bajará a beber agua. Si buscaba comida al igual que el, tal vez podría seguirlo y esperar a que atrapara alguna cosa para arrebatarselo, pero.... ¿Valdría la pena intentar?

. . .

Con algo de duda de que su plan fuera a salir bien, se encaminó directo al lago, viendo de tanto en tanto hacia arriba para asegurarse de estar en lo correcto. Cuando estuvo cada vez más cerca, adoptó su forma animal y se mantuvo oculto en las sombras. Su sorpresa fue mayor cuando al borde del lago, un dragón notoriamente pequeño se acomodo al borde para beber agua. " Entonces no era un ave..." Pensó, escabulléndose por entre los arbustos para verlo más de cerca. Jamas habia visto un ejemplar tan pequeño.

Al verlo asustarse de un momento a otro, despegó su cuerpo del suelo y rodeo el arbusto, desviando la mirada justo hacia donde él tenía puesta su atención. El aroma de otro animal comenzó a sentirse cada vez más y más cerca. Cuando se hizo visible entre los árboles, el zorro no lo dudo ni un solo segundo y volvio a escabullirse, haciéndose más y más grande a cada paso; Incluso más grande que aquella lagartija al borde del lago.

Un gruñido que escapó de entre sus dientes advirtió de inmediato al animal, que sin tiempo de reaccionar fue embestido por el enorme zorro. Entre chillidos, lo que ahora no era más que un jabalí asustado, era cruelmente correteado por el albino entre los árboles caídos.


Hablo #e18c34- Narro (Default) - Pienso #ac6720 - NPC #009999 - NPC #cc6666
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 152737
Reputación : 8
Mensajes : 76
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Moonlight - Priv. Kogitsunemaru

Mensaje por Umaroth el Vie Jul 21, 2017 1:50 am

El pequeño dragón se mantuvo alerta durante todo momento ante los extraños ruidos alrededor, tal vez no era tan horrible como él lo estaba sintiendo, pero la mente asustada de un niño de apenas 7 años daba mucho a que imaginar y también cosas que ignorar. Él podía ser un cazador por naturaleza y los mayores le habían dado las bases claras de como cazar, además de enseñarle a reconocer las presas desde lejos. El olfato. Claramente aquel animal que se acercaba no olía como un enorme oso dispuesto a atacarlo, pero Uma lo había olvidado y su mente solo le gritaba “PELIGRO”, la noche no le hacía una buena pasada a sus pensamientos.

Pero de repente otro animal apareció haciendo que el pequeño soltara un gruñido quejumbroso y asustado, algo extraño proveniente de su especie, tan orgullosos y grandes siempre. Era algo parecido a un zorro gigante, tan blanco y llamativo en la noche oscura, como él; no… incluso más grande que el propio dragonsito. El pequeño como acto de reflejo simplemente abrió las alas lo más que pudo y se alzó en las dos patas traseras para parecer incluso más grande, ungruñido solo un tono más alto se instaló de nuevo en su pecho y entreabrió la boca para mostrar los colmillos para parecer feroz, un acto de intimidación que le decía el instinto que hiciera. Aunque definitivamente no tenía ganas de pelear.

Pero todo aquello no era completamente necesario por que al parecer la atención del zorro gigante no iba dirigida hacia él, sino hacia la gran sombra que había visto entre los árboles y arbustos, a la cual atacó y.. se volvió una escena aun más terrorífica para el pequeño. Los agudos chillidos perforaban sus tímpanos sin piedad haciendo que serios escalofríos le recorrieran la espalda una y otra vez, un nuevo estremecimiento ante cada chillido. Él era un cazador, pero aun así nunca le había gustado ver como asesinaban a otro animalito le daban ganas de llorar un  poco y pedir que paren, pero no podía interrumpir y lo sabía, no debía acercarse si quiera.

Quería apartar la mirada de allí, quería dejar de ver todo aquello e ir volando hacia su cuevesita a refugiarse y volver al próximo día a cazar algo. Pero no podía moverse, sus patas no respondían y las alas después de volverse a encoger sobre su cuerpo no se desplegarían rápido, no con el ataque de nervios que estaba teniendo el pequeño dragonsito. Solo se imaginaba algo como que el zorro intentara atacarlo a él y le mordiera en el cuello, que todo se volviera negro.. y.. no, no quería morir, no quería ser cazado, no quería pelear, no quería nada de eso… tenía miedo, quería a sus padres y a sus amigüitos dragones, quería a su profesor de combate… Quería estar en su hogar.

El estrés fue tal para el chiquitín que simplemente comenzó a rugir con fuerza en todas direcciones y a menear la cabeza de un lado para otro, retorcerse un poco en su lugar haciendo que sus pies fueran de un lado a otro y su cuerpo entero temblase. Una gran luz tan blanca como él comenzaba a emanarse desde su cuerpo alrededor, creando algo parecido a niebla que le rodeaba el cuerpo  por completo, aunque no era precisamente eso. Todo a su alrededor comenzó a iluminarse, dándole una claridad a los alrededores del lago parecida a como si varias lámparas de la ciudad se instalaran de repente allí. Lo cual sin duda alguna era peor. La luz se reflejó en el zorro que al ser blanco le dio una apariencia fantasmal. Le tenía pánico a los fantasmas.. Definitivamente aún más a los fantasmas de zorros gigantes con el hocico y las garras pintadas de sangre; eso lo había decidido en ese momento.

-¡NO!¡NO ME COMAS!¡TENGO MIEDO¡- Gritaba una y otra vez con la mente, aun así la voz de un niño era distinguible, tales pensamientos seguramente llegaban directamente a la mente del gran animal, por que era a la única criatura a la que se los dirigía. La única forma que podía comunicarse al estar con esa apariencia. Los rugidos se hacían cada vez más fuertes, a tal punto que la garganta del dragonsito se veía tan forzada que se desgarraba por momentos, tenía miedo. No quería ver al fantasma. –¡ODIO LOS FANTASMAS! ¡TENGO MIEDO!- seguía exclamando, lastimero.

De a poco los rugidos fueron menguando, el pequeño quedándose sin voz y sinceramente las energías no le alcanzaban para mucho más. Al liberar toda esa luz de su interior su energía interior había disminuido en gran medida. A duras penas quedó hecho una bolita enrollado en la orilla del río, tembloroso y demasiado asustado como para “pelear”.  Casi había olvidado el hambre que sentía también, todas esas emociones no eran para alojarse juntas en un solo chiquito. El pobre no aguantaba más la presión.


Hablo[3399CC] - Narro - Pienso[00cc99]

avatar
Dromes : 83615
Reputación : 8
Mensajes : 61
Ver perfil de usuario
Umaroth
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Moonlight - Priv. Kogitsunemaru

Mensaje por Kogitsunemaru el Vie Jul 21, 2017 6:44 pm

Tras aburrirse de "jugar con su comida", dejó de acorralar y corretear al jabalí contra los árboles, dándole un solo zarpazo para empujarlo contra una roca con tal de aturdirlo. Tras abalanzarse sobre él para morder su cuello con la fuerza necesaria para atravesar la gruesa piel, aquellos fuertes y desesperados chillidos poco a poco fueron disminuyendo. Los intentos de escapar y los bruscos movimientos del animal se hicieron nulos después de un rato, señal suficiente de que el juego entre ambos había terminado.

Una luz blanquecina que hizo crecer aún más su sombra sobre el cuerpo inerte del animal, llamó de inmediato la atención del zorro. Por un momento pensó que la luna estaba brillando aun mas, pero el ángulo de su sombra daba cuenta de que aquel resplandor provenía del suelo.

— " ¡NO!¡NO ME COMAS!¡TENGO MIEDO¡ " —

Aquellos gritos suplicantes de piedad, claramente no provenían del jabalí, la sangre que brotaba de la profunda herida en el cuello y vientre, eran claros signos de que ya no había vida alguna en el.

Con firmeza, sujeto al animal desde el lomo y volteo, notando de inmediato aquello que había ignorado apenas su presa se había asomado por entre los árboles. El pequeño dragón, notoriamente atemorizado por la violenta escena que acababa de presenciar, parecía estático junto al lago.

— " ¡ODIO LOS FANTASMAS! ¡TENGO MIEDO! " —

Las sospechas del albino en ese momento quedaron claras; Se trataba de un simple mocoso. A paso lento se fue acercando sin despegar la mirada del muchachito que poco a poco se hacía más pequeño a cada paso. Aquella luz blanca que antes había notado tras sus espaldas, provenían de las blancas escamas del dragón, tal vez un simple reflejo de la luna sobre él.

" Cuánta valentía..."

Mencionó con notorio sarcasmo al estar frente a él, dejando caer al jabalí muerto frente a sus narices.

" ¿En qué momento los de tu clase se volvieron tan cobardes? "

Agrego, inclinándose ligeramente sobre aquella bola de nervios, abriendo sus fauces lo suficiente para que gotas tibias de sangre cayeran sobre el pelaje de lo que sería su festín. Era divertido de cierta forma ver a un ser mítico e imponente, aterrado en el suelo como si jamás hubiera visto un animal morir en garras de un depredador.

. . .

Un innegable sentimiento de culpa comenzó a invadirlo ante lo que estaba haciendo. Si bien, ver a un dragón asustado era un espectáculo poco usual, sabía que en el fondo....aumentar aún más el miedo en aquella criatura temblorosa no estaba del todo bien, era solo un niño después de todo.

" ...Aquí no sobrevives con miedo "

Gruñó, volvió a tomar al animal entre sus fauces y dio un par de pasos hacia atras antes de voltear, alejándose de él. Cuando estuvo por adentrarse nuevamente en el bosque, detuvo su andar y vio de reojo hacia atras, recordando lo que antes había visto sobre el cielo.

Si aquel pequeño estaba dando vueltas por el bosque a esas horas, dudaba que solo buscara algo de agua.


Hablo #e18c34- Narro (Default) - Pienso #ac6720 - NPC #009999 - NPC #cc6666
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 152737
Reputación : 8
Mensajes : 76
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Moonlight - Priv. Kogitsunemaru

Mensaje por Umaroth el Lun Sep 18, 2017 11:40 pm

Todas las condiciones se estaban dando correctamente para que el pequeño dragón estuviera sintiendo el primer ataque de pánico de su vida. Pero no podía hacer mucho más, toda la situación se había acomodado de tal forma en que el pobre niño estuviera tan aterrorizado que apenas pudiera distinguir Si el ser frente a él era bueno o malo, en realidad poco le importaba. La falta de comida, La noche oscura, la soledad, la incertidumbre de cuando volverán a por él para llevarlo de vuelta a su reino y vivir con sus padres tranquilo, querer crecer como un chico normal pero aun con su inocencia saber que hay una posibilidad de que nunca regresen a por él.

En una sola noche la realidad lo golpeó con el más duro y pesado de sus mazos, sin piedad a pesar de ser un chiquitín de 7 añitos de edad.  En ese estado no podía seguir escapando de lo que era su vida ahora, fantaseando en que todo se veía de color y parecía que el mañana se llenaría de alegría por siempre. No, claro que no… Menos para ese momento en que moría de hambre y además de miedo. Ni siquiera cuando había sido dejado en la montaña más alta y cercana a la ciudad de Éadrom se había sentido tan solo y.. cobarde, asustado.

Se mantenía enroscado sobre sí mismo, las alas plegadas a su cuerpo por completo, la punta de la cola enrollada en la pata delantera derecha, el hocico tembloroso debajo de la pata izquierda delantera y el incesante temblor que lo recorría. No venía nada gracias a la para que le cubría los ojos, de igual manera no se atrevería a abrirlos, sumergido en su lugar oscuro  intentando convencerse a si mismo que en ese “lugar” no pasaría nada malo. Su mente podría sentirse un poco refugiada, como cuando dormía en su cuevesita, pero su cuerpo aún sentía la brisa fría de la noche, aún podía oír los pasos de el ser que aún no descubría que era, aún podía sentir como su estómago gruñía por la comida que le faltaba y más importante de todo aún podía oír los pensamientos del zorro. Ahora su mente no parecía un lugar tan seguro.

" Cuánta valentía..."

El pequeño dragón solo pudo sobresaltarse al escuchar aquella voz en su mente y además el seco golpe de algo pesado estrellándose contra el piso, justo al frente de su hocico. Lentamente quitó la garra de sus ojos y fue acostumbrándose a la luz que salía de su propio cuerpo. Vio el cadáver del chanchito y  las escamas en su lomo se erizaron. Se asustó, de nuevo, pero esta vez no rugió, simplemente gruñó por lo bajo y su estómago reaccionó, hambriento.  Se relamió los labios, parte de su instinto le decía que devorara y la otra parte, aún más fuerte, le decía que no podía confiarse de ese ser gigante.

" ¿En qué momento los de tu clase se volvieron tan cobardes? "

De repente como si aquello que escuchó en su mente hubiera sido magia logró ver la figura grande y blanca del zorro, alzó la mirada y se encontró de primeras a su hocico ensangrentado, medio abierto, chorreando aquel líquido oscuro. Un profundo gruñido creció en su pecho. Desde cerca parecía aún más grande y peligroso, sentía el instinto de huir de allí tan rápido como pudiera, pero al tenerlo tan cerca no podría hacer mucho, a pesar de ser dragón aun era prácticamente un cachorro y como era común su motricidad no era la mejor. Además aquello que dijo se le había quedado en la mente grabado con luz.

No degradarían a los de su raza así, tenían honor y eran las criaturas más valientes que jamás se pudiera llegar a ver. Como por ejemplo Saphira, su mejor amiguita en todo el mundo, ella no le tenía miedo a cambiar entre corrientes cálidas y frías del viento  aunque aún no les habían enseñado bien a hacerlo. O el mismísimo rey de Vroengard, su homónimo, un dragón tan grande como una montaña y tan valiente que todos le tenían el mayor respeto. Incluso sus instructores de caza, que no temían enfrentarse a los jabalíes gigantes que se criaban por esas tierras, tan grandes que incluso los pinos más viejos y altos parecían pequeños a su lado. No su raza no era débil para nada y le ofendía un poco aquello que dijo.

Haciendo su mayor esfuerzo plantó todas sus cuatro patas en el suelo y se levantó, tembloroso pero un poco digno. Se irguió lo mejor que pudo y mantuvo aquel constante gruñido profundo en su pecho. Intentando vencer su miedo. Pero de allí no se movió, mantuvo la mirada escarlata sobre él y simplemente proyectó a su mente. –N-no somos cobardes..-  Aún con sus pensamientos se sentía el titubeo, los nervios y el gran miedo que sentía hacia el zorro gigante. Escuchó sus últimas palabras y su cuerpo entero titubeó un poco, algo nervioso, pero se mantuvo allí. Obsrvando como tomaba el cadáver y se alejaba sin mas.

Cuando estuvo a unos pocos pasos más lejos el pequeñín simplemente se dejó caer allí en su lugar, las patas extendidas y el mentón apoyando en la tierra. No tenía ahora ni siquiera la suficiente fuerza para levantarse y volver a su casa. Le faltaba comida, le faltaba energía, le faltaba la luz que había desperdiciado en un ataque de pánico. Su fuerza vital estaba casi al mínimo. Sabía que no podría volver, así que se resignó a pasar la noche allí tumbado.

Dejó escapar de sus fauces un largo resoplido que salió en forma de humo blanco, resplandeciente, y cerró los ojos derrotado por el cansancio. Ya  nada le importaba en ese momento, seguía sintiendo miedo pero por alguna razón su cuerpo le decía que se relajara. Lo hizo a tal punto que poco a poco fue tomando su apariencia humana, que no consumía tanta energía como lo hacía cuando era dragón pero sí sentía aún más el hambre de 4 días sin comer. Habías llegado a su límite, solo era cuestión de tiempo que aquello pasara si no había comido aún. El pequeño niño quedó recostado en posición fetal justo a la orilla del lago, expuesto a toda clase de peligros. Había logrado desmayarse del cansancio.


Hablo[3399CC] - Narro - Pienso[00cc99]

avatar
Dromes : 83615
Reputación : 8
Mensajes : 61
Ver perfil de usuario
Umaroth
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Moonlight - Priv. Kogitsunemaru

Mensaje por Kogitsunemaru el Dom Nov 19, 2017 2:30 am

Detuvo su andar antes de perderse en la espesura del bosque, volteando apenas para ver justo a tiempo al pequeño dragón desplomarse en el suelo.

"..Ese niño.."

Pensó, dejando escapar un tenue gruñido antes de regresar la vista al frente, retomando su camino.

" No pienso hacerme cargo de otro mocoso, más que suficiente he tenido con aquella niña.."

Reclamó, viendo de tanto en tanto hacia atrás mientras caminaba ligeramente "preocupado" por lo que sería la suerte de aquella lagartija cobarde. El sentimiento de culpa por haber atemorizado de aquella forma al pequeño, se hacía cada vez más grande a cada paso que daba para alejarse de él, pero no fue apenas que estuvo frente al árbol en el cual dormía hace semanas, que decidió regresar.

. . .

Con cuidado acomodó el cuerpo del jabalí sobre las ramas mas firmes y altas, tratando de evitar que su comida fuera a ser robada por otro animal. Tras asegurarse de que no hubiera nada en los alrededores, emprendió camino nuevamente al lago, esperando que el dragón continuara ahí.

. . .

Para su buena y a la vez…mala suerte, una pequeña silueta aún se veía al borde del lago, sin embargo, esta era mucho más pequeña de lo que recordaba. Al acercarse un poco más, torció ambas orejas hacia atrás y detuvo el paso, ligeramente sorprendido de que efectivamente se trataba de un pequeño niño.

“..Vaya problema en el que te has vuelto a meter…”

Se dijo a si mismo luego de haberse acercado por completo. Durante un rato, un tiempo bastante corto a decir verdad, se quedo pensando en que demonios haría con el niño. Un par de veces le olfateo el cabello y pegó la nariz contra su espalda para asegurarse de que seguía respirando.

Con un recuerdo y una escena grabada en la memoria, se decidió a ayudarlo. Cargar sobre su lomo un cuerpo tan pequeño no sería tarea sencilla, tampoco podría envolverlo entre sus colas ya que fácilmente podría resbalar y caer, la unica forma más segura de llevarlo, sería cargarlo entre sus brazos.

De mala gana y sin perder más tiempo, volví a tomar su apariencia humana, inclinándose junto al menor para voltear su cuerpo y cargarlo sin problema. — Espero que no sea ruidoso..— Murmuró, alzando la vista al frente al momento de caminar.


Hablo #e18c34- Narro (Default) - Pienso #ac6720 - NPC #009999 - NPC #cc6666
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 152737
Reputación : 8
Mensajes : 76
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Moonlight - Priv. Kogitsunemaru

Mensaje por Umaroth el Vie Dic 08, 2017 10:09 pm

El niño sintió como lentamente iba cayendo en la inconciencia, sentía como cada músculo de su cuerpo se relajaba, como cada uno de sus sentidos se iba esfumando de a poco. Su estómago rugía de hambre y su cuerpo reclamaba debido al cansancio que sentía. Poco a poco perdió el sentido del olfato y seguido a éste el de la vista, ahora no podía saber si el zorro enorme se encontraba cerca y no podía saber si algún otro animal salvaje lo atacaría. Además, ahora estaba como un pequeño niño indefenso tirado completamente solo a la orilla de un lago. Definitivamente la situación no podía ser peor para él. Vio el mundo volverse negro y después de eso no recordaba nada más que la ligera brisa cálida de verano golpeando su piel.

~~~~~~

El pequeño despertó lentamente, justo de la misma manera en que cayó inconsciente. Su mente fue saliendo del letargo en el que estaba consumido y lo primero que sintió al recuperar su conciencia fue el enorme dolor en el estómago debido al hambre que sentía. No sabía cuanto tiempo había pasado, donde se encontraba y ni siquiera recordaba que había pasado antes. –Ugh… -Se quejó el niño por lo bajo llevando ambas manos aletargadas a su pancita y encogiéndose en si mismo, acostado de lado en posición fetal.  Sentía un punto de calor desde el frente suyo y no entendía que sucedía.

No se atrevía a abrir los ojos para mirar a su alrededor, por alguna razón en su pecho sentía una leve presión diciéndole que algo estaba mal. En su memoria solo recordaba un ataque de pánico, pero.. ¿Por qué lo tuvo? No, no podía recordarlo. En su mente solo podía pensar que tenía mucha hambre y que en realidad no comía desde hacía 4 días atrás. Además ese lugar donde se encontraba no olía como su cuevecita o incluso los alrededores de ésta; se encontraba lejos y eso lo preocupaba aún más. Pero.. Olía como a carne asada y eso solo hizo que el estómago le rugiera aún más.

Se atrevió a abrir los ojos lentamente después de pensarlo por tan solo unos segundos. Tuvo que parpadear varias veces para acostumbrarse a la luz de la fogata que tenía en frente. Se incorporó para sentarse en su lugar y así llevar ambas manitos hasta sus ojitos y restregaros intentando despertarse mejor, no estar tan adormilado. Observó alrededor, todo parecía completamente desértico además de él, la fogata y el enorme muslo asado de lo que suponía era un Jabalí, enterrado en el suelo con un palo. Al verlo se le hizo agua la boca de inmediato, además de que olía supremamente bien.

-¿B-buenas noches?...- Casi gritó, asegurándose de que no había nadie cerca, aunque seguramente silo habían dejado allí solo era por alguna razón. -¿H-hay alguien allí?- Volvió a gritar con fuerza, miraba a su alrededor buscando a alguien, olfateaba el aire para intentar reconocer algo pero en el esa forma le era muy difícil saberlo, agudizó el oído y volvió a girar su cabecita buscando algo. Nada. No había nada.

Él era un chico demasiado honesto y por eso podía aveces pasar por tonto. No se comería el muslito de jabalí sin permiso, por que seguramente era de alguien más y él no robaba. Eso era lo que pensaba mientras se levantaba de su lugar y se sacudía la ropa quitando el exceso de tierra de la misma, volvió a mirar alrededor. -¿N-no hay nadie?- Debía asegurarse bien, por que no quería irse de allí si alguien había dejado eso para él y no lo sabía. Pero nadie respondió. Miró una última vez el pedazo de carne y negó con la cabeza para si mismo. Estaba teniendo una fuerte lucha interna por si era correcto comerlo o no. Al final su parte de niño bueno ganó así que comenzó a caminar lentamente  hacia alguna dirección. Suponía que era por allí aunque no podía saberlo por completo. No tenía conocimiento de astronomía para guiarse por las estrellas y tampoco podía transformarse en dragón.

Un mareo lo invadió al dar un par de pasos más y calló al suelo de rodillas. No podría regresar a casa así.


Hablo[3399CC] - Narro - Pienso[00cc99]

avatar
Dromes : 83615
Reputación : 8
Mensajes : 61
Ver perfil de usuario
Umaroth
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Moonlight - Priv. Kogitsunemaru

Mensaje por Kogitsunemaru el Dom Dic 10, 2017 3:01 am

Mantuvo su vista al frente durante casi todo el camino, viendo de tanto en tanto al pequeño que cargaba entre sus brazos. "Su aroma me molesta...", pensó, deteniendo su paso al estar unos cuantos metros cerca del gran árbol en el cual dormía.

Inexpresivo, se quedó con la mirada fija en un punto invisible, preguntándose en qué maldito momento se había vuelto tan "bueno con los niños". En un suspiro resignado, retomo camino hacia aquel árbol, dejando con cuidado al niño recostado cerca de una enorme raíz que sobresalía de la tierra.— Pronto comenzará a hacer frío..— Murmuró al incorporarse, desviando la mirada hacia ambos costados antes de voltear, apartándose un par de pasos.

. . .

Mientras el pequeño seguía inconsciente, el viejo zorro se dispuso a recolectar ramas y piedras en los alrededores, lo necesario para hacer una pequeña fogata y así generar una fuente de calor. Al regresar, dejo todo a una distancia prudente del árbol, buscando un punto en el cual casi no hubiera grama.

Tras acomodar todo, agarró una de las ramas y comenzó a soplarla, encendiendo la punta en un fuego de color azul el cual poco a poco comenzó a tornarse rojizo al quemar el resto de palos secos.— Bien, eso será más que suficiente..— Susurro para si mismo, sacudiéndose las manos luego de incorporarse y voltear de regreso en dirección niño.

. . .

Luego de un rato y tras haber devorado al jabalí casi por completo, acomodo junto a la fogata uno de los muslos que había dejado aparte para el pequeño. Con el estómago lleno, trepó por el árbol para reposar sobre una de las ramas, recostando su espalda contra el tronco al momento de bostezar. Mientras esperaba a que el dragón diera señales de vida, cerró los ojos y se dispuso a tomar una pequeña siesta, descanso que lamentablemente no llegó a durar ni dos minutos. "Maldita sea..", gruño apenas, con las orejas torcidas hacia atras y el ceño ligeramente fruncido.

Un quejido bastante ahogado fue señal necesaria para saber que su pequeño acompañante estaba con vida. Al abrir los ojos y apartar la espalda del tronco, bajo la vista al suelo y mantuvo silencio, arqueando una ceja al ver cómo el niño gritaba y no se atrevía a tomar la carne.— Al parecer no es tonto..— Murmuró, dando un salto para bajar de la rama.— No llegarás muy lejos con el estómago vacío, niño..— Mencionó en tono ronco al verlo caer de rodillas, cruzándose de brazos mientras permanecía de pie detrás de él a una distancia bastante prudente.— Esa carne es para ti..— Hizo un gesto con la cabeza aunque no pudiera verlo, acercándose para tomarlo desde la ropa a la altura de la espalda y levantarlo.— No tiene nada extraño, descuida, puedes comerla sin miedo..— Agregó, dejándolo de pie junto a la fogata.


Hablo #e18c34- Narro (Default) - Pienso #ac6720 - NPC #009999 - NPC #cc6666
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 152737
Reputación : 8
Mensajes : 76
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Moonlight - Priv. Kogitsunemaru

Mensaje por Umaroth el Jue Ene 25, 2018 1:17 am

En niñito yacía de rodillas en el suelo mientras una de sus manitas se apoyaba en la áspera tierra y la otra se movía con delicadeza sobre su adolorida pancita. Sentía unas terribles ganas de vomitar debido al cansancio, pero como no tenía nada en la pancita se le hacía imposible calmar el dolor y la acidez que le subían por la garganta en ese momento. Veía ligeramente borroso y sentía sus extremidades temblar como nunca antes, el pequeñín nunca había tenido que sufrir a casusa de hambre por que tenía a sus padres que lo cuidaban y amaban con locura. Pero ahora estaba tan solito que cualquier error de novato podría costarle la vida, tan solo era un cachorrito y tenía que vivir un crudo verano, nada piadoso.

Cuando escuchó la voz de quien andaba cerca intentó girarse para mirarlo, pero su temblorosa manito perdió el equilibrio e hizo que de alguna forma cayera de lado, por ende luego rodó hasta quedar de espaldas al suelo. El pequeño se sentó en su lugar achicando sus ojitos para poder ver la figura del hombre, alto y de voz gruesa; pero la luz de la fogata lo deslumbraba un poco así que solo podía distinguir su silueta. –¿E-es para mi, Señor?- Logró pronunciar con vocesita débil y cansada.

Antes de darse cuenta ya estaba siendo levantado de su lugar, no intentó patalear si quiera. Su instinto de cachorrito le decía que aquel señor no era una mala persona, después de todo  lo había llevado hasta un lugar seguro y ¡también le había cocinado un trozo gigaaante de carne! Definitivamente no podía ser malvado. Incluso su voz grave no le causaba temor a pesar de que sentía haberla escuchado antes y no en una muy buena situación. No recordaba como había llegado allí o por que razones estaba dormido, solo sabía que le dolía la pancita y debía calmar el hambre.

Cuando estuvo sentado nuevamente frente al fuego pudo levantar la mirada al señor, lo detalló bien, cabello blanco y largo, ropa extraña, ojos que parecían molestos o disgustados y un par de orejitas blancas que se le asomaban por encima de la cabeza, para la opinión del pequeño, esas orejitas eran geniales; casi le brillan los ojos de emoción al verlas. Soltó una pequeña risita débil al escucharlo, no se estaba burlando, simplemente le hacía muy muy feliz tener algo para comer al fin.

-M-muchas gracias, Señor- Exclamó el pequeño antes de levantarse del lugar con dificultad,  en el cual había caído sentado ya que sus piecitos temblorosos no le habían servido de soporte. Antes de dirigirse a la carnita que olía tan bien se acercó al señor y le abrazó una de sus piernas con toda la fuerza que pudo emplear. Le estaba agradeciendo por todo, por que le había dejado un pedasito de su comida para que no muriera de hambre, por la cálida fogata y por cuidarlo aunque no fuera su responsabilidad. Después de unos breves segundos se  apartó del señor Zorro y caminó tambaleante hasta su comida.

Era un muslo grande, podía deducir que el jabalí era enorme pero ni siquiera teniendo la enorme pieza de carne al frente suyo los recuerdos de hacía unos minutos atrás llegaron a su mente. La carnita estaba frente al fuego, pero él era tan pequeño a su lado y tenía tan pocas fuerzas que optó por comerse la partesita que quedaba abajo y lejitos del fuego. Ante el primer bocado dejó escapar un gruñido gustoso y su estómago se revolvió feliz en su pancita.

-¡Señor!- Exclamó el niño después de masticar varios bocados de carne y tragarlos. pequeñas lagrimitas de felicidad le rodaban por los ojos al comer, por fin sentía el estómago llenito. –¡Esto está muy muy delicioso! – La energía volvía a su cuerpo con rapidez y con ésta la aparente felicidad que el niño mantenía. Un  par de bocados más fueron suficientes para que de la nada se transformada de nuevo el dragón y comenzara a devorar con gusto la pierna de jabalí. Mordisqueó el hueso con sus fuertes madíbulas a tal punto que no dejó nada más. Se relamió el hocico con insistencia intentando borrar el sabor y el olor del mismo y luego siguió con las garras, le tomó más o menos 5 minutos “asearse” lo suficiente para que quedara satisfecho.

El dragonsito que no medía más de 1,75 se acercó a paso lento hasta donde estaba el zorro, inclinó la cabeza y cerró los ojos para poder apoyar la parte de arriba del hocico contra el pecho ajeno. –Muchas gracias Señor.. – E transmitió por medio de la mente en lo que si fuera el niñito sería un susurro sincero. – Mi nombre es Umaroth, Señor- Dijo luego de haberse separado para darle su espacio personal de nuevo. -¿Cuál es el suyo? – lo observaba co los ojos grandes y rojos, curioso de saber quién era su salvador.


Hablo[3399CC] - Narro - Pienso[00cc99]

avatar
Dromes : 83615
Reputación : 8
Mensajes : 61
Ver perfil de usuario
Umaroth
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Moonlight - Priv. Kogitsunemaru

Mensaje por Kogitsunemaru el Dom Abr 01, 2018 7:53 pm

Un escalofrío, casi un cosquilleo desagradable recorrió su espalda y parte de sus orejas ante el repentino abrazo sobre su pierna. Sin decir o hacerse a un lado, torció los labios en una mueca y volteo el rostro hacia el costado, intentando de cierta forma ignorar aquel gesto.

Cuando el menor se apartó, casi de inmediato volteo el rostro en su dirección, atraído por aquel torpe caminar — No es nada, niño. — Respondió cuando estuvo ya distraído con la pieza de carne, quitando trozos pequeños de la parte inferior antes de llevarlos hasta su boca. Con los ojos ligeramente cerrados y los brazos cruzados, el albino vio de reojo hacia atras y apoyó su espalda contra el árbol.

. . .
— ¿Acaso no recuerdas nada...? —

Murmuró, muy para sus adentros, enterrando con suavidad las uñas en su brazo derecho. Con expresión neutral, recorrió con la mirada los alrededores, torciendo los labios ligeramente hacia abajo ante el sonido que estaba haciendo el niño mientras comía.— ¿No te hara daño comer los huesos...? — Mencionó con cierta molestia, apoyando por completo su cabeza en el tronco, ignorando el repentino cambio de apariencia en el menor.

— Cuando termines de... —
. . .
— ¿Comer..? —

Agregó luego de una pequeña pausa, extrañado ante una suave presión que se alojó casi al centro de su pecho. Confundido, lentamente fue agachando el mentón hasta toparse con el dragón; Incluso en su apariencia humana era mucho más alto que él. — No es necesario que hagas eso, Umaroth.. — Menciono, ahora sabiendo su nombre, negando con la cabeza un par de veces — Mi nombre es Kogitsunemaru — Respondió a secas, frunciendo apenas el ceño mientras se sacudía y se acomodaba la ropa. Sus ojos brillaron casi de igual forma al momento de cruzarse con los ajenos, por su cabeza, se cruzaba la idea de decirle todo lo que había ocurrido antes, pero por otro lado, prefería mantener el "secreto" hasta que se diera cuenta por si solo, tal vez...queriendo evitar el posible "lloriqueo" del niño. — Creo que no deberías estar aquí — Murmuró, relajando un poco su expresión. — Eres demasiado pequeño. ¿Te perdiste o los tuyos te abandonaron? — Mencionó, intentando a duras penas no sonar demasiado duro.


Hablo #e18c34- Narro (Default) - Pienso #ac6720 - NPC #009999 - NPC #cc6666
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 152737
Reputación : 8
Mensajes : 76
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Moonlight - Priv. Kogitsunemaru

Mensaje por Umaroth el Vie Abr 13, 2018 2:47 pm

Mientras se limpiaba aún las garras y el hocico por la grasa que se le había quedado pegada, abrió los ojos para observar al señor al escucharlo preguntar sobre si le dolería el estómago. El pequeño dragonsito parpadeó y negó con la cabeza. –No me duele el estómago.. –Le transmite con la mente algo distraído mientras mordía algún pedacito de carne que se le resistía en una de las garras, tan concentrado en que no quede carne por ahí.. –Normalmente siempre me como los huesos.. –Dijo con simplicidad sintiéndose ahora victorioso por que su garrita ahora no tenía carne o grasa, parpadeó un par de veces y ahora continuó limpiándose la otra garrita. Igual de concentrado que con la otra.

~~~~~~~~~~

El dragonsito al escuchar lo siguiente simplemente agachó un poco más la cabeza y se apartó un par de pasitos del señor zorro. Para él parecía como un adulto demasiado serio y..¿ tal vez enojado? No quería molestar a quien se había convertido en su benefactor, pero no sabía que era aquello que hacía que el señor pareciera tan molesto con él. Tal vez había sido una molestia.. o tal vez, algo había sucedido en ese momento de tiempo que no recordaba las cosas que habían sucedido. Al intentar recordar algo comenzaba a dolerle la cabeza, levantó el labio superior y cerró los ojos con fuerza haciendo una ligera mueca de dolor. Desistiría de pensarlo al menos por el momento.

Lamento Si.. –Comenzó a susurrar con su mente, sonando avergonzado y ya no ten alegre como antes, no sabía muy bien como comportarse cuando los adultos eran antipáticos o demasiado serios. Él siempre había sido un niño muy alegre y además cariñoso con las demás personas, más cuando se sentía agradecido por alguna razón. –He sido una molestia para usted, señor Kogitsune.. ¿kogetsunemara? –Recordar nombres largos y complicados no se le había dado muy bien nunca. El dragonsito cerró los ojos y poco a poco se fue transformando hasta quedar con su apariencia de niño como antes.

Uhm… Yo vivo aquí en el bosque…. –Comenzó a decir bajando la mirada y juntando las manitas en frente a él, sus deditos jugando entre ellos y balanceándose de adelante hacia atrás algo nervioso. Su tono de voz era ligeramente triste ahora, por que bueno, ese tipo de preguntas siempre le lastimaban, más al ser tan directa como la acababa de hacer el señor kogitsune. Hacía tiempo se había comenzado a preguntar si De verdad sus padres volverían a por él. Incluso, con las pesadillas que le atacaban a veces cuando dormía, viendo a su reino completamente destruido y a veces a los cuerpos de sus padres muertos frente a sus ojos, dudaba que ellos aún vivieran. Sentía que por alguna extraña razón esas pesadillas eran algo como recuerdos.. aunque no tuviera sentido. Ahora no estaba muy seguro de si todos en su hogar estuvieran como él esperaba. Bien.

N-no me abandonaron.. –murmuró algo dubitativo, aguantando el nudo que se le formó en la garganta, No quería llorar, no quería molestar más al señor frente a él, así que sintiéndose como un niño grande se aguantó las lágrimas que luchaban por salir. –Dijeron que volverían pronto por mi.. y yo le creo a mis padres.. Aunque.. –Se mordió el labio inferior y negó con la cabeza, la imagen de sus padres muertos le había llegado a la mente y comenzó a sacudir más rápido la cabeza como si eso ayudara a sacarse aquello de la mente.

Oh.. –Mientras sacudía la cabeza por alguna razón comenzaron a llegarle los recuerdos de hacía unos minutos, antes de que se desmayara, todo el problema con el jabalí y el zorro gigante. Un mareo le invadió unos segundos y el dolor de cabeza volvió. Levantó la mirada a el cabello y las orejitas del señor, recordaba su voz gruesa y naturalmente hiló todo en su mente. Abrió los ojos con sorpresa y dio un par de pasitos hacia atrás, sorprendido. –Señor Kogitsune—Decidió llamarlo así, era más sencillo que el nombre completo, al menos un poco. –Usted.. eh.. –Esbozó un pequeña sonrisa chueca, nervioso. –Es el zorro de antes, ¿verdad?.. –llevó la manito derecha hasta sus propios cabellos algo confundido. No le tenía miedo a él ahora, pero.. si se encontraba algo.. confundido.

¿Por qué.. me salvó, Señor?—Ladeó la cabeza hacia la derecha, mirándolo entre confusión y un poco de temor, después de todo.. ahora sabía que era un zorro muy feroz y peligroso. Aunque seguía siendo su benefactor… no sabía ni que pensar ahora.


Hablo[3399CC] - Narro - Pienso[00cc99]

avatar
Dromes : 83615
Reputación : 8
Mensajes : 61
Ver perfil de usuario
Umaroth
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Moonlight - Priv. Kogitsunemaru

Mensaje por Kogitsunemaru el Dom Jul 22, 2018 8:48 pm

Aun con la espalda contra el árbol, mantuvo su atención sobre el menor y el cómo limpiaba sus garras con ayuda de su lengua, quitando hasta el más pequeño resto de carne y grasa. En silencio, torció los labios en una mueca ante la notoria mala pronunciación de su nombre — Kogitsunemaru...— Murmuro seguido de ello, intentando corregirlo.— No negare que para mí es bastante molesto tener que cuidar de niños ajenos...— Menciono en tono ronco, desviando la vista hacia el costado luego de ver como el niño regresaba a su forma humana.— Sin embargo...en ese momento no tenía otra opción — Agrego, apenas en un susurro, lo suficientemente bajo como para que no lograra entenderlo.

Luego de un suspiro y de lograr relajar su gesto, regreso la vista hacia él y arqueo la ceja derecha — ¿Vives en el bosque y no sabes cazar tu comida..? — Pregunto, volviendo a torcer los labios en una mueca algo confundida . — ..De cierta forma es comprensible, aun eres un...cachorro... — Hizo un ademan con la mano y negó un par de veces con la cabeza, despegando su espalda del árbol ante la incomodidad que generaba el tronco. Algo confundido, guardo silencio justo después de darse cuenta del repentino cambio de humor en el pequeño; De tímido a...triste.

Tras el murmullo, alzo ambas cejas y dio un par de pasos para estar más cerca, acuclillándose más a su altura y así escucharlo mejor. — Si no te abandonaron...— Menciono, ladeando ligeramente la cabeza hacia el costado derecho al tiempo que levantaba apenas la mano para señalar su rostro — ¿Por qué estas dudando..? — Aquella frase incompleta le daba a entender que de cierta forma estaba perdiendo las esperanzas de que sus padres llegasen a venir por él algún día. Al verlo sacudir su cabeza, volvió a torcer los labios y poco a poco fue bajando su mano, apoyando parte de ella en el suelo al momento de incorporarse. — ¿Tratas de acomodar tus ideas...? — Pregunto en tono ronco, frunciendo ligeramente el ceño al ver que ahora lo miraba con sorpresa y se apartaba un poco de él.

Una sonrisa de medio lado se dibujo lentamente en sus labios ante cada palabra, con las cejas en alto, los ojos ligeramente cerrados y ahora los brazos cruzados, guardo silencio un momento antes de asentir — Veo que lo de sacudir tu cabeza te sirvió de algo, niño. — Suspiro, regresando su expresión a una más neutral. — Lo dije antes y lo vuelvo a repetir... — Volteo el rostro hacia el costado y frunció el ceño con profundidad. — No tenía otra opción, quizás ahora estarías siendo devorado por lobos...— Encogió los hombros y volvió a mirarlo.— ...Aunque tal vez eso sería mejor... — Murmuro para sí, descruzando los brazos. — De cualquier forma, lo hecho, hecho está....— Suspiro resignado, llevando la mano izquierda hasta su cuello para rascar con suavidad el costado.


Hablo #e18c34- Narro (Default) - Pienso #ac6720 - NPC #009999 - NPC #cc6666
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 152737
Reputación : 8
Mensajes : 76
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Moonlight - Priv. Kogitsunemaru

Mensaje por Umaroth el Dom Ago 12, 2018 2:16 am

El pequeño dragón bajó la cabeza instintivamente después de haber escuchado la directa pregunta del peliblanco. Claro que él si sabía cazar y lo había bastante bien, teniendo en cuenta que él tan solo era un pequeño cachorro que estaba viviendo por su cuenta desde hace tiempo. El único problema que él había tenido había sido el clima, hacía demasiado calor como para que los animales se atrevieran a salir de sus frescos refugios a la sombra. El pequeño dragón no había tenido ni la más mínima oportunidad de hacerlo.

Claro que sí se cazar.. — Mencionó entre dientes y haciendo un pequeño puchero de reproche. Se sentía como cuando su padre lo reprendía por no hacer las cosas debidamente, como un pequeño aprendiendo lo más básico. —Solo que.. en estos días no.. no encontré nada.. — Sorbió por la nariz, aguantando un poco la respiración temblorosa que amenazaba con salir, por todo lo lloroso que se sentía aquella noche. Al menos tenía la pancita llena y eso era un alivio.

Siguió con la mirada como el señor zorro se ponía a su altura, el niño ladeó la cabeza hacia la derecha en un gesto confundido y sonrió apenas de medio lado, hasta que escuchó su afirmación; pues de pronto su sonrisa se volvió una línea recta y amarga, sus ojitos se pusieron llorosos de nuevo y tuvo que bajar la mirada a sus manitos, que jugaban inquietas una con la otra, aún.

Yo.. — El niño torció los labios, dudando si contarle o no al señor que apenas conocía. Tal vez no quisiera escucharlo pero.. él necesitaba desahogar todo aquello en su corazonsito, si el señor no quería escucharlo pararía. —He tenido sueños.. donde… veo a mis padres muertos.. — Murmuró sintiendo un inmenso nudo en la garganta, atragantando su voz infantil y haciendo que se le dificultara incluso respirar. — Pero.. no parecen completamente sueños.. parecen.. recuerdos.. pero.. — Hizo un puchero, era la primera vez que se lo contaba a alguien. —Eso no tiene sentido.. por que.. en esos sueños tengo el cuerpo de señor grande y yo aún soy pequeño.. — Aunque le costara bastante admitirlo, siempre quería ser tratado como un niño grande.

Soltó un suspiro pesado, sintiendo un peso caerse de su pequeña conciencia y se sentía más ligero que antes. Hay preocupaciones que no deberían de pesar en un niño de esa manera, no debería pasar por tanto estrés aún teniendo Siete, el pequeño se estaba convirtiendo muy pronto en niño grande.

Y-yo quiero agradecerle, señor.. p-pero no tengo dinero para pagarle o alguna pertenencia especial.. ¿Cómo podré pagarle? — Preguntó volviendo a alzar la mirada a él y sonriendo apenas un poquito. — Dígame algo que pueda hacer por usted, haré lo que sea que quiera, señor.. Puedo.. pintar y.. ¡conseguirme gomitas! Me gusta explorar y buscar cosas.. puedo hacer lo que quiera.. — Propuso, intentando quedar a mano con el gran zorro. Sin temerle de nuevo, ahora no como antes. — Muchas.. muchas muchísimas gracias.. Señor Kogitsune..  me salvó la vida… — dijo cariñoso, sabiendo que esas palabras tenían gran peso incluso para él que era un cachorrito. —Estoy feliz de no ser comida para lobos en este momento… por eso.. gracias… — Sin poder evitarlo, se acercó más a él y lo abrazó con fuerza en una pierna, justo como antes. Completamente agradecido.


Hablo[3399CC] - Narro - Pienso[00cc99]

avatar
Dromes : 83615
Reputación : 8
Mensajes : 61
Ver perfil de usuario
Umaroth
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Moonlight - Priv. Kogitsunemaru

Mensaje por Kogitsunemaru el Miér Sep 05, 2018 11:15 pm

Mientras el albino rascaba con suavidad el costado de su cuello, mantuvo total silencio, escuchando con atención cada palabra pronunciada por el menor. — Lo que me cuentas no suena del todo extraño, ¿Sabes...? — Murmuró, bajando la vista por completo al ser abrazado nuevamente, dibujándose casi de inmediato un gesto de desagrado en su rostro. — ..Una buena forma de "pagarme", es evitando este tipo de cosas... — Con suavidad, apoyó la mano izquierda sobre su cabeza y lo fue apartando. — No soy mucho de abrazos, y espero que lo entiendas...— Agregó, quitando la mano al tiempo que caminaba directo a la fogata, notando como esta poco a poco se hacía más pequeña. — Hay seres mágicos que pueden cambiar de forma sin problema.. —  Murmuró, inclinándose junto al fuego para tomar algunas ramas que tiempo atrás había traído.

En una pequeña pausa, el zorro fue quebrando rama tras rama, arrojándolas al fuego. Sin quitarle aun la vista de encima, se fue acuclillando hasta quedar sentado en la tierra. — A decir verdad, no se mucho de dragones... — Habló por fin, viendo de reojo al pequeño, haciendo un gesto con la cabeza para que se sentara cerca del fuego. — Pero tal vez, la forma que ahora posees, no sea realmente la tuya... — Mencionó en tono ronco, sonriendo ligeramente de medio lado sin poder evitarlo. — ...Hay seres que al perder parte de su fuerza, reducen su tamaño. Y tal vez, ese sea tu caso... — Hizo una leve mueca con los labios y arqueo una ceja, arrojando la última rama que tenía entre los dedos. — ...Aquello que ves, puede que sí sean parte de tus recuerdos... — Dicho esto, frunció el ceño y fue cerrando los ojos. La apariencia del albino poco a poco fue cambiando, su tamaño disminuía notoriamente, sus rasgos se hacían más juveniles y hasta su cabello se notaba más corto. — ..Hay quienes pueden controlarlo... — Menciono, ahora con un timbre de voz infantil, acorde con su nueva apariencia. — Y hay quienes...., no pueden. — Con cuidado, se puso de pie y llevó ambas manos hasta su pecho, acomodando el traje que ahora se notaba mucho más holgado. — Me atrevería a decir que...aquello con lo que sueñas, fue lo último que tus ojos presenciaron. Tal vez....no eres un niño, tal vez...eres un adulto desmemoriado... — Suspiro, dando pasos suaves hasta quedar de pie junto a él, llevando el dedo índice hasta la frente ajena. — Puede que tu subconsciente haya preferido hacerte regresar atrás en el tiempo..., y darte la apariencia que tienes ahora... — Con lentitud, fue apartando su dedo para ver el rostro del menor.

. . .

Nuevamente en una pausa silenciosa, se fue acuclillando para estar más a su altura, manteniendo siempre una distancia prudente. — La única forma de saber si aquello no son más que...sueños o simples pesadillas, es ir a aquel lugar. — Murmuró, manteniendo su mirada fija sobre la ajena y un gesto neutral en el rostro. —...Tal vez este no sea el momento, pero tarde o temprano debes acabar con aquella incertidumbre... — Murmuró una última vez y volteo el rostro hacia el costado; Al parecer aquellas ramas no habían sido de mucha ayuda para avivar el fuego. — Será mejor que vaya por más ramas.. — Suspiro, incorporándose — ...Eres libre de quedarte aquí o...marcharte. — Volteo y seguido de ello le dio la espalda, caminando para adentrarse en el bosque.


apariencia:


Solo para este post, kogitsunemaru tendrá esta forma, ya en el siguiente volverá a ser adulto.


Hablo #e18c34- Narro (Default) - Pienso #ac6720 - NPC #009999 - NPC #cc6666
avatar
Salón : Universitario(a) Dromes : 152737
Reputación : 8
Mensajes : 76
Ver perfil de usuario
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Moonlight - Priv. Kogitsunemaru

Mensaje por Umaroth Ayer a las 12:07 am

Dejó de abrazarlo justo como él le pidió, su rostro se tiñó ligeramente de carmín y alcanzó a bajar la mirada en señal de vergüenza. Él no sabía definir cuando a una persona le gustaba el cariño o no, él al ser un chico tan afectivo y siempre enseñado a agradecer con un abrazo,  claramente no se dio cuenta que el señor zorro no quería más abrazos, hizo las manos en puñitos y asintió suavemente. —L-lo siento.. Señor, Kogitsune.. — dijo en respuesta y se quedó allí de pie aunque el contrario se fue hacia la fogata. Lo escuchaba atentamente, intentando comprender todas las palabras que él decía.

Era difícil, para él era muy complicado comprender todo lo que le estaba explicando el señor, sabía muy bien que muchos seres podían cambiar de forma, justo como él que tenía su forma de dragón además de aquella humana. ¿Pero que era eso de tener otra forma aparte de la que ya tenía? Él solo tenía recuerdos de él mismo siendo así como era, junto a sus padres y amiguitos en el colegio, ¿Cómo más podía haber sido él? No lo comprendía del todo. Vió el gesto que él mayor le hizo con la cabeza y asintió corriendo con cuidado para hacerse a su ladito. Se sentó junto a él en la tierra, asegurándose de tener bastante espacio entre ellos, por que ya sabía que al señor zorro no le gustaba que estuviera cerca.

Pero yo no recuerdo haber perdido fuerza, señor, si lo hiciera.. sería así así de chiquitito — Levantó la mano derecha y le mostró el dedo índice y pulgar en un gesto donde casi casi se tocan entre ellos, dejando apenas un espacio pequeño para demostrar el tamaño diminuto que se imaginaba teniendo. Pero en realidad, una pequeña parte en su cabeza le decía que tenía sentido a pesar de no comprenderlo completamente. Si entendía que podía haber sido grande y haberse encojido por.. algún suceso en su vida que lo llevó a eso.. ¿Qué había sido?

¡W-woaah! — Abrió tanto los ojos que sus orbes casi saltaron de sus lugares,  ver como el cuerpo del señor zorro cambiaba había sido demasiado genial, ahora no parecía un señor señor sino un señor muchacho [¿], ¿Eso mismo le había pasado a él? —¡Eso fue genial, Señor Kogitsune! — Exclamó con una sonrisa, fascinado. — ¿Usted cree que yo me encogí así como usted lo acaba de hacer? — Preguntó, llevándose una mano hacia su propio mentón y manteniendo la mirada fija en la ajena, atento a lo que él decía. Es verdad que cuando llegó a Éadrom raras veces soñaba, pero ya había pasado cierto tiempo desde eso y con cada día que pasaba tenía más y más pesadillas al respecto. — Adulto desm.. me.. mo.. riado.. — Lo pronunció lento, era una palabra realmente difícil. — ¿Que significa desmomeriado? — Al intentar decirlo rápido, obviamente no le saldría del todo bien.

Bajó la mirada al escuchar lo siguiente, sus deditos jugaban inquietos con la tierra e intentaba pensar en todo lo que había aprendido, entendido. ¿Volver a Vroengard? ¿Cómo haría eso él solito? Estaba seguro de que sería muy muy lejos y tendrían que ser varios días sin parar.. Pero, le causaba curiosidad, aprender, ver, ir a su casa.. y… oh no..

No escuchó al señor decirle que si quería se podía ir, él solo se quedó allí sentado con la mirada fija en un solo punto y es que lo que acababa de pensar le había causado un fuerte shock.. ¿Si los sueños eran reales.. entonces eso significaba que sus padres estaban muertos? Sin darse si quiera cuenta, lágrimas gigantes comenzaron a descender por sus mejillas abultadas y sentía que le faltaba de nuevo el aire. ¿Sus padres muertos?.. pero, le habían dejado una carta.. le habían dicho en ella que volverían por él.. ¿Eso era mentira entonces? No quería que ellos estuvieran muertos, no quería estar solo, no quería estar más allí.. ¿Por qué era un niño de nuevo?

Se quedó allí sentado, se llevó ambas manitas hasta sus propios ojos, tallándoselos para borrar las lágrimas, todo en un inútil intento, ya que éstas no dejaban de salir en ningún momento. Aquello era demasiada información para él, aquello le causaba terror por que significaba que no tendría un hogar al cual volver nunca más.. Necesitaba recordarlo todo.. ahora estaba seguro de que él había sido grande una vez, su corazonsito se lo decía y sus pesadillas de lo confirmaban. Poco a poco se convenció de ello y simplemente estaba completamente aterrado, incluso mucho más de lo que había estado frente al zorro gigante hacía apenas momentos atrás.

Sollozó y sollozó sin parar ni un momento, intentando limpiar la humedad de sus ojos y nariz. ¿Qué debía hacer entonces? No tenía idea.. No sabía que debía hacer. —Señor K-kogitsune.. u-usted c-cree que..  ¿p-pueda recuperar mis r-recuerdos de a-alguna otra manera?.. — Se encontró diciendo sin saber exactamente por qué, solo sabía que.. no podría llegar a Vroengard solo vagando por el mundo, no sabía su ubicación y no tendría tantas fuerzas de hacerlo solo. —¿Q-que cree que deba hacer.. señor?.. — Suplicó, perdido y sin dirección.. necesitaba a alguien que lo guiara.. el único adulto allí.. era ese señor zorro, podía confiar en él pero… ¿él le ayudaría?


Hablo[3399CC] - Narro - Pienso[00cc99]

avatar
Dromes : 83615
Reputación : 8
Mensajes : 61
Ver perfil de usuario
Umaroth
DRAGONES

field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Tema Privado Re: Moonlight - Priv. Kogitsunemaru

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
field_id-18

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.